Month: י׳ באב ה׳תש״פ (July 2020)

There Is A Scripture 07-31-20

image_pdfimage_print

“Now that I have become a man, I have finished with childish ways.”

I wish I could say that Father. I wish I could say I am not easily angered, do not become impatient, rude even unkind.

I wish that in forgiving I could say there is no record of wrong done me.

I wish I didn’t have the jealousy that makes another’s falling short a source of satisfaction for me, a way I make for imagining myself to be better than they.

I wish the truth of things were always my desire and delight, a source of rightness and peace.

I wish I could live each day bearing up under the circumstances of life with an enduring hope and trust for sure and final good.

In a world where our knowledge and understanding is partial, where our strength of body and mind is temporary Father, we do await for all things to be made new.

The mirror into which we look now, reflects back to us our image that is supposed to be You. But it is obscure, not perfect.

We pray Father for the work of Your Spirit in us to transform what we see now obscurely and only in part, to be Your image clearly and wholly looking at us.

May the characteristics of love Father… Your love be in us towards one another,

May we truly be towards one another, patient and kind, not remembering of wrongs done, delighting in truth, living enduringly with trust and hope that Your Spirit will work in us an outcome that is going to be good… even Father…when these attributes are difficult, even painful to exercise.

Teach us Father, what love really is and what it takes to do it, then the strength and desire…to do so.

You have told us: “…trust, hope, love; and the greatest of these is love. Pursue love!”

May the final outcome be hearts within us that have pursued after love and captured it and it has become our nature…just like it is Yours.

In Yeshua’s name we pray,

Amen.

May…the Father’s love be in us all.

Elder.

1 Corinthians 13:1-13. CJB. 

Minchah Prayer 07-29-20

image_pdfimage_print

Our praying Father, is for You alone. We take this time to find a quiet spot and be alone and focused on being with You.

Thank You Father for this season of rain we have been having. The grass it seems we just cut is shooting up and needs cutting again. It looks, the brush looks, the leaves of the trees look… wet and clean and lush. Plants are blossoming.

Sunshine in the day gives way to thick dark clouds at some point. Sometimes the wind comes up. We can watch the line of storm as it approaches, overtakes us and engulfs us. The branches and leaves of trees are tossed to and fro, loose limbs break loose, and are blown away, a flood of water drenches the ground. Other times that same power in black clouds, darkening our world, moves silently overhead and the rain drops straight down in a silent water falling, soaking the earth. That earth that groans for healing Father, opens up every pore and drinks in life giving water. The beauty and power of it is something worth surrendering our attention to.

Where do the birds go when it rains Father? We can look out into the trees and not see a one anywhere on a branch. Somewhere, to be sure, You’ve made a shelter for them. Then there they are again after the storm, marching across the ground, probing the earth with long curved bills in search of food, others chasing about from tree to tree through mazes of limbs on a mission You have set them to. The storm is passed and life goes on.

In our prayer Father, we visualized dry places that need Your rains. We pray You would send them there for clean, clear water to drink, for fields of crops to be nourished by, to cool and wash away the dust that coats everything, parches and makes brittle what vegetation does grow. Restore cleanness and beauty, health and productivity to the lands and people that need it so. May cool droplets splash on uplifted faces and hands and invigorate the bodies, hearts of those people with such a need.

We pray to You for a deluge of Living Water. Rain it down on us Father and wash away the confusion and fearfulness, the hatefulness, the mindlessness and lawlessness drying up and hardening our hearts. The plants growing are bringing forth wrinkled and shriveled up and bitter fruit Father.

We’ve stopped looking up Father. We’ve thrown away our compass. Lack of Your Word and Your Spirit has addled our minds, destroyed reason.

We pray to You… take to heart Your Word and apply it to the living of our lives.

We trust Father and obey and wait with anticipation the appearance of thick dark storm clouds laden with Cleansing Water, arriving and engulfing, on the Wind of  Your Spirit.

When it comes Father, we are attentive as the Wind clears out the dead wood and the waters wash and soften and nourish us, restore us to right thinking and bring about fruit in our lives that is colorful, clean and lush and swollen with love, joy, peace, goodness, kindness, patience, faithfulness, humility and self control.

We pray for and watch searchingly for the Rain that gives life to be in our lives through all seasons.

There is no one like You Abba, Dear Father.

We love You so.

In Yeshua’s name we pray.

Amen.

There Is A Scripture 07-24-20

image_pdfimage_print

My grandson has been staying with us this last week while his mother is away on a trip. So in the morning he gets ready for work at a part time job, his grandmother fussing after him to eat his breakfast, brush his teeth and comb his hair.

He is opening the front door to leave, hair sticking out, not combed yet and half awake. In half step out the door he pauses and is kind of looking off into space. And I think to myself, “He is going to come back here and give me a hug.” Well he does…walk back, bends down to me and gives me that hug.

“Last day huh?” “Yea.” “Well have a good day, be careful.” And he leaves.

I’m having a cup of tea and turn to look out the Florida room widows into the back yard and remember something.

Years ago, when his mother was just a little girl my wife and I would pack up for a long weekend at the springs in Ocala. After work we’d load up and drive down the drive way to let Gram and Pop know we were leaving. We’re standing in their living room, my wife and kids talking to Grammy and I look out those same Florida room windows and see Pop standing by himself looking out at the river. Maybe I was told, “Go say bye to Pop” or maybe I just headed for the back door on my own but I did go out and we stood there together for a brief minute or two. Little small talk. “Gettin’ ready to go Pop.” “Ok.” “See Ya when we get back.” “Ok, have a good time. Be careful.”

That was the last time I saw my father-in-law alive. Two nights later there was a knock at the cabin door and an old fella from across the lake who knew where we were, was standing there in the dark telling us Pop had had a heart attack and we should get going. By the time we got back it was already over. Over!

Thoughts like this can lead in a lot of directions but for me this morning I’m impressed by how death is so final and inevitable…for the past person yes, and also for the living ones.

Solomon reflects: “…the dead know not anything, neither have they any more a reward…neither have they any more a portion forever in anything that is done under the sun…”  Ecclesiastes 9:5-6 AKJV.

He firms up the finality: “…Then shall the dust return to the earth as it was, and the spirit shall return unto God, who gave it…” Ecclesiastes 12:7 AKJV.

Physical death comes inevitably, its finality characterized by a reality that there are no more opportunities, no more effort. Yet death and its end to opportunity and effort can also visit other aspects of our lives as we live them.

In our lives we have things that are vulnerable and we don’t want to have die. If we are married we don’t want to see it somehow die, or for death to come to the love of, or respect that our children, our friends, our loved ones have for us. We don’t want to suffer the death of other’s trust in us or a loss of a good reputation, things that are not physical but are just as precious to us as life itself.

We don’t want death to come to these things in others towards us…nor to suffer that death in our own hearts, as well, towards others. How tragic the death of these other things in our lives and the knowledge that all opportunity is gone, all effort would be to no avail to bring them back to life.

Inevitable as physical death is, just maybe… it is not so in these other areas. It may hover about, be a real possibility but is it unavoidable, unpreventable on our part?

If we are yoked with our Creator and respond to His directing we avoid… have a defense against… the pitfalls that bring death to the greatest living treasure in our lives, our relationships with others. We can be lost to others, others lost to us, in spirit as well as in body. But, and, when we do fall short there is hope that all effort and opportunity is not gone because in Yahweh’s, Abba Father’s ways, forgiveness is included making restoration a real possibility. It is His pattern for all His creation and we’re living in it.

Be His child. Walk with Him as with a close and constant friend. Get to know Him. Listen to and obey His Word and the prompting, however seemingly unnecessary it may seem in the moment. From the start avoid the regret of missed opportunity or effort, for a word or two, a brief moment in loving or respectful attention, or more. Be willing to forgive and be willing to seek forgiveness.

Father. Gracious and loving, just and forgiving Father, may we become one with You, be studied and practiced in Your instruction and be sensitive and obedient to Your promptings…to glorify You and preserve life in our hearts and minds and in the hearts and minds of others, forever.

We thank You that as long we live “under the sun”, Father, yoked with You, there is guidance for preventing falling short, forgiveness when we do and the gracious gift of another opportunity to bless you and to bless one another.

Thank You Dear Father.

In Yeshua’s name we pray,

Amen.

May God’s love be in us all.

Elder.

Hechos Lección 31 – Capítulos 13 y 14

image_pdfimage_print

EL LIBRO DE HECHOS

Lección 31, Capítulos 13 y 14

En Pisidia Antioquía (había muchas Antioquías), Pablo dijo esto a la congregación de la sinagoga a la que se dirigía según se registra en Hechos 13:38 y 39:

Hechos 13:38-39 LBLA

38 Por tanto, hermanos, sabed que por medio de Él os es anunciado el perdón de los pecados;

 39 y que de todas las cosas de que no pudisteis ser justificados por la ley de Moisés, por medio de Él, todo aquel que cree es justificado.

Nosotros discutimos esta declaración detalladamente, porque la misma es el núcleo de nuestra fe. Pero también es crucial ayudarnos a entender el Pablo histórico, y lo que quiere decir cuando habla de cómo ve la Ley en algunas de sus varias cartas que forman los libros bíblicos del Nuevo Testamento que llamamos las Epístolas. Haré poco más que resumir en cuanto al significado claro de los versículos 38 y 39. Claramente, no importa qué traducción al español decidas leer, el punto crucial es que Pablo dice que hay cosas en la Torá de Moisés para las cuales el perdón no fue posible usando el sistema de expiación de la Torá. Sin embargo, la confianza en “este hombre” (Yeshua) puede borrarte esos pecados que antes eran imperdonables. El pensamiento cristiano dominante en este versículo es que la Torá no perdonó ningún pecado en absoluto; jamás. Sólo Yeshua puede hacer eso. Esa conclusión que nos deja rascándonos la cabeza, es un buen ejemplo de una doctrina hecha por el hombre que se ha formado para satisfacer una determinada agenda, y luego, independientemente de lo que la Biblia pueda decir, la Escritura se contorsiona o se alegoriza para sostener la doctrina.

Nosotros leímos la semana pasada Levítico 4:32-35, como un ejemplo de la Torá afirmando que si el pecador tenía un corazón contrito y si seguía los procedimientos rituales (que significa ofrecer un sacrificio) entonces ese pecador era perdonado de ese pecado. Lev. 4:35 afirma: Así el cohen hará expiación por él con respecto al pecado que cometió, y será perdonado. Esta misma declaración se hace en numerosas ocasiones en la Ley de Moisés, por lo que no puede haber sido un error de traducción ni puede ser nada más que un patrón de Dios establecido. Obviamente, la Biblia nos dice que el sistema de sacrificios ofrecía el perdón real por los pecados, por lo que lógicamente no puede ser que Yeshua represente la primera vez en la historia en que los hombres podrían lograr el perdón de los pecados. Más bien, como dice la evidente lectura de Hechos 13:39, había ciertos pecados en la Torá de Moisés que no podían ser perdonados; pero el Mesías Yeshua puede perdonarlos.

Aunque lo he dicho antes en nuestros estudios anteriores de los libros del Antiguo Testamento, merece repetir: o el perdón de los pecados ocurrió como resultado de un sacrificio animal administrado correctamente a través del sacerdocio levítico, o no ocurrió. Si un sacrificio animal no proporcionó el perdón como se prometió, entonces la Torá simplemente está equivocada.

Así que, si el sistema de sacrificios falló en expiar por los pecados como la Torá afirma, entonces Dios creó y dio a los israelitas un sistema roto o Él engañó a Israel haciéndole creer que los sacrificios de animales perdonaban el pecado, pero los mismos no lo hicieron.  Y como Dios Mismo le dio a Moisés la Torá, entonces la conclusión es que Dios debe haber cometido un error o ÉL cambió de opinión. Y ambas posibilidades son tan impensables para el cristianismo como para el judaísmo. Una vez más: Pablo está señalando que es sólo que Yeshua podía perdonar los pecados que el sistema de sacrificios de la Torá no fue diseñado para perdonar; pecados como la idolatría, el adulterio y el asesinato. De hecho, la Mishnah dice que hay 36 pecados por los cuales ningún sacrificio animal puede proporcionar perdón.

Pero lo que también vemos en los versículos 38 y 39 es una comprensión fundamental de la teología de Pablo. La misma es que el tipo de perdón de Yeshua es mejor y más abarcador que el tipo de perdón disponible en la Torá de Moisés. Echemos un vistazo a esto de esta manera: hay dos lados del libro divino de la justicia con los que la Torá trata: por un lado hay una serie de leyes escritas que deben obedecerse. Por el otro lado del libro es lo qué hay que hacer cuando una de esas leyes es desobedecida. El sistema de sacrificio para la expiación sólo se ocupaba del lado del libro de lo que hay que qué hacer cuando una ley es desobedecida. Este lado del libro también se llama la maldición de la Ley porque se ocupa de las consecuencias negativas por romper la Ley. Por lo tanto, es lo mismo con Yeshua; Él sólo vino a lidiar con el lado del libro de justicia, que tenía que ver con lo que sucedió cuando una ley fue desobedecida; el lado que se ocupa de la maldición de la Ley. Es por eso que, durante Su Sermón del Monte, después de abordar algunas leyes de la Torá y explicar su significado e intención más profunda, Él hizo una pausa en Mateo 5:17 – 19 para declarar que el lado del libro de la justicia, que establecía las muchas leyes y mandamientos que forma la Ley de Moisés, no es con lo que vino a tratar. O como dice el pasaje, “No vine a abolir la Ley ni a los Profetas”. Terminar o editar la lista de leyes divinas en el libro divino, este no fue Su propósito. Por consiguiente, cuando Pablo habla de La Ley y del perdón del Mesías, es en este contexto que él lo dice. Es en el lado del libro que se ocupa de las consecuencias de romper la Ley por la cual Pablo establece el concepto de que Yeshua es mejor que los remedios que la Ley puede proporcionar cuando se trata de perdón. Por lo tanto, Yeshua es la respuesta a la maldición de la Ley; no a la Ley misma.

Vamos a Volver a leer los versos finales de Hechos 13.

Volvamos a Leer Hechos Capítulo 13:30 – hasta el final

Después de explicarle a la audiencia mixta de judíos y gentiles temerosos de Dios acerca de que Yeshua era el que el Pacto Abrahámico había prometido, y que Él perdona los pecados, Pablo emite una severa advertencia. Y lo hace tomando prestado un pasaje de Habacuc capítulo 1. La advertencia es que en Yeshua Dios, está haciendo una obra asombrosa que es difícil de creer incluso cuando alguien lo explica a fondo. Pero para aquellos que se burlan de lo que Dios ha hecho, la pena de muerte eterna les espera. Y por cierto; la redacción de este pasaje como se cita, es excelente evidencia que Pablo estaba enseñando desde la Septuaginta griega, porque esta es la forma precisa que utiliza allí. La forma bíblica hebrea de este pasaje es ligeramente diferente (la diferencia mayor es que no agrega “ustedes que se mofan”). Y, es de esperar que Pablo enseñe desde la Septuaginta griega, ya que, después de todo, está tratando con hablantes griegos en tierras extranjeras.

Aquí está la cosa: Pablo esencialmente está declarando a Yeshua como Dios a pesar de que no lo dice explícitamente. Todo niño judío sabía que sólo Dios podía perdonar los pecados, así que cuando Pablo dice que Yeshua podía perdonar los pecados, inmediatamente comprendieron la implicación. El Mesías Yeshua se encontró ÉL MISMO siendo interrogado porque ÉL dijo que Él podía perdonar los pecados.

Marcos 2:5-7 LBLA

Viendo Jesús la fe de ellos, dijo al paralítico: Hijo, tus pecados te son perdonados.

 Pero estaban allí sentados algunos de los escribas, los cuales pensaban en sus corazones:

 ¿Por qué habla este así? Está blasfemando; ¿quién puede perdonar pecados, sino solo Dios?

Sin duda, la enseñanza de Pablo sobre el perdón de los pecados en Yeshua, fue la principal razón por la que Pablo fuese golpeado y echado de unas cuantas sinagogas y pueblos. Para los judíos que simplemente no podían aceptar la gran obra que Dios había hecho, esta declaración parecía blasfemia e idolatría.

Shulam y Le Cornu han hecho un trabajo maravilloso de excavar a través de los documentos de los Rollos del Mar Muerto, y al hacerlo han encontrado muchos escritos que suenan exactamente como el mensaje del Evangelio. Esto tiene sentido; los Esenios se separaron del Templo y de la Sinagoga y estudiaron diligentemente el Tanak (la Biblia Hebrea). Por lo tanto, no es sorprendente que ellos encuentren al Mesías o a alguien como él en los pasajes de los Profetas. Escucha este pasaje del documento de los Rollos del Mar Muerto que es esencialmente un midrash (un comentario) sobre el libro de Habacuc:

Habacuc 1:5………. Mirad entre las naciones, observad, asombraos, admiraos; porque haré una obra en vuestros días que no creeríais si se os contara. La interpretación de la palabra concierne a los traidores con el Hombre de la Mentira, ya que ellos no creen las palabras del Maestro de la Justicia de la boca de Dios; y la misma se refiere a los traidores del nuevo pacto, ya que ellos no creían en el pacto de Dios y ellos deshonraron Su santo nombre. Ellos no creerán cuando ellos escuchen que todo esto le sucederá a la generación final, de la boca del Sacerdote, a quien Dios ha puesto dentro de la Comunidad, para predecir el cumplimiento de todas las palabras de sus siervos los profetas, por medio de los cuales Dios ha declarado todo lo que va a suceder a su pueblo Israel.

El Maestro de la Justicia es un claro concepto paralelo al ungido, el Mashiach, Mesías, a pesar de que no hay evidencia de que los Esenios pensaran que Yeshua de Nazaret era su esperado Maestro de la Justicia.  Ellos pensaron que este Maestro sería uno de los suyos.

El discurso de Pablo golpeó tanto el corazón de muchos de la congregación en Antioquía que le suplicaron que regresara en el siguiente Shabbat y enseñara de nuevo. Recuerden: dentro del judaísmo, el Shabbat se había convertido en un día en el que los más piadosos de la comunidad judía se reunían en su sinagoga para la oración, la adoración y el estudio. Esto era Tradición, no Ley de la Torá. Ustedes no van a leer en el Antiguo Testamento sobre una reunión de adoración comunitaria en el día de reposo ya que para el cierre o conclusión del Antiguo Testamento, la Tradición aún no se había establecido.

Por lo que nunca debemos tomar la reunión en Shabbat como bíblicamente indicado. Dicho esto, ciertamente no hay nada de malo en ello, y reunirse el sábado, o el viernes después del atardecer, es algo bueno y apropiado para cualquier creyente. Está claro que Yeshua fue a la sinagoga en Shabbat, y encontramos a los discípulos haciendo lo mismo no porque Yeshua lo hizo, sino porque era la norma cultural al igual que el servicio dominical es una Tradición para el mundo cristiano y se ha convertido en la norma cultural.

Es importante ver que el enfoque de Pablo, para decirles a estos judíos y gentiles temerosos de Dios de Antioquía acerca de Yeshua y el Evangelio fue tratarlos con respeto y no acusarlos ni degradarlos, ni incitarlos. En cambio, les enseñó, comenzando con Abraham y explicando el camino a la redención a través de los Patriarcas, luego David, hasta Yeshua. Lo hizo en términos e historia que los judíos, y los gentiles educados en la religión judía, entenderían y encontrarían familiar. Más tarde, cuando Pablo está hablando con otros gentiles que no le temen a Dios (paganos), y por lo tanto no saben lo más mínimo sobre el Dios de Israel, él toma un enfoque diferente y utiliza términos que sabe que ellos van a entender.

Pablo volvería a Pisidia Antioquía y aparentemente su énfasis esta próxima vez fue animarlos a aferrarse a lo que habían aprendido. El hablar a una congregación, hacer algunos creyentes, luego irse y volver más tarde para alentarlos, parece ser un patrón de Pablo.

El versículo 45 habla de muchos judíos que habían oído a Pablo, pero no habían creído; ellos vinieron en contra de Pablo y trataron de interrumpir su misión. La razón de su malestar es que sintieron que Pablo estaba blasfemando. Mencioné anteriormente que sin duda la blasfemia comenzó con la idea de que Yeshua podía perdonar los pecados, lo que significa que era Dios; y ese es realmente el punto crucial para los judíos hasta el día de hoy. Sin embargo, el siguiente versículo da crédito a la idea de que algunos de estos judíos que vinieron en contra de Pablo, estaban molestos por la inclusión de los gentiles. Porque en respuesta a los disgustos y acusaciones de los judíos no creyentes, Pablo dijo esto en el versículo 46:

Hechos 13:46 LBLA

46 Entonces Pablo y Bernabé hablaron con valor y dijeron: Era necesario que la palabra de Dios os fuera predicada primeramente a vosotros; más ya que la rechazáis y no os juzgáis dignos de la vida eterna, he aquí, nos volvemos a los gentiles.

Este problema de los gentiles es ciertamente un poco difícil de entender, ya que estos gentiles que eran temerosos de Dios ya formaban parte de esta congregación sinagoga antes de que Pablo y Bernabé llegaran. Así que tal vez el malestar fue que una cosa era que los gentiles vinieran a adorar al Dios de Israel como invitados, pero otra era el que ellos llegaran a ser liberados y santificados por un Mesías exclusivamente judío. En otras palabras, una cosa es permitir que un inmigrante extranjero en nuestro país trabaje y pague impuestos; y otra cosa es ofrecerles la ciudadanía y todos los derechos que tienen los ciudadanos.  En mi opinión, todas estas objeciones relativas a los gentiles se reducen a la cuestión de la circuncisión, que es el mecanismo por el cual un extranjero puede convertirse en un judío.

 Y a medida que vemos desarrollarse, Pablo está abiertamente en contra de la necesidad de que un gentil se convierta en judío para ser injertado en los pactos judíos con Dios, y por lo tanto disfrutar de los beneficios de la salvación. No hay duda en mi mente de que lo que estudiaremos en Hechos 15, está directamente ligado a esta cuestión de la conversión de gentiles, los problemas de pureza ritual que causan y su elegibilidad para ser salvados por el Mesías Judío.

Como dice el versículo 48, los gentiles estaban muy contentos de escuchar este mensaje de Pablo, y especialmente cuando citó a Isaías 49, el cual él aplicó a esta situación directa por la cual Pablo y Bernabé eran la luz para el goyim. Pero más tarde en el versículo 48 vienen unas palabras que han sido la chispa detrás de la creación de la doctrina de la Iglesia de la predestinación. Las palabras son: “……y tantos como habían sido nombrados para la vida eterna llegaron a confiar.”  He comprobado esto en el griego y en un número de traducciones al inglés y todas dicen lo mismo. Las palabras parecen decir que Dios nombró a muchos para la vida eterna y fueron ellos quienes llegaron a confiar. Y por extensión, aquellos que Dios en el pasado de la eternidad NO designó a la vida eterna, NO llegaron a confiar en Yeshua. La doctrina de la predestinación dice que desde la eternidad más allá, Dios determinó por Su propia voluntad quien sería salvo y traído al Reino de Dios y quién no. Esta doctrina es un pilar del calvinismo. La famosa Confesión de Westminster define esta doctrina como el significado de que Dios, “desde toda la eternidad lo hizo por el consejo más sabio y santo de Su propia voluntad y ordena libre e inmutable lo que sea que sucede”. Y entonces se suele citar Efesios 1:11.

Efesios 1:11 LBLA

11 también hemos obtenido herencia, habiendo sido predestinados según el propósito de aquel que obra todas las cosas conforme al consejo de su voluntad….  

En otras palabras, la doctrina de la predestinación dice que el curso de la historia humana está irrevocablemente establecido; todo lo que tú o yo seremos o hacemos hace mucho tiempo se ha decidido, y si seremos salvados o no ya ha sido predeterminado. Por lo tanto, la idea de elección es una ilusión; Dios nos ha programado sobrenaturalmente a cada uno de nosotros para tomar todas las decisiones que quiere que tomemos. Puede parecer que estamos eligiendo por nuestra propia voluntad humana, pero de hecho somos como computadoras preprogramadas que hacen sólo lo que nuestros programadores nos construyeron para hacer. Dependiendo de la denominación que provenga, su doctrina de la predestinación tomará formas muy diferentes de otras denominaciones. Algunos niegan la predestinación por completo; otros (como Calvin) esencialmente hacen de cada detalle de la vida y la historia uno que ha sido escritos antes de nuestro nacimiento.  Una especie de enfoque de terreno medio está a lo largo de las líneas de Dios pre-saber (en lugar de predeterminar) lo que cada persona haría, y si esa persona elegiría seguir a Yeshua o no.

No hay duda alguna de que estos pasajes de Pablo dan un golpe a la idea de la predestinación. ¿Dónde podría Pablo tener tal idea que todo ha sido predeterminado por Dios; ¿se puso el destino de la historia humana, y el destino de todos y cada uno de los humanos, en piedra, antes de Adán y Eva?  En los días de Pablo, había 3 corrientes principales de pensamiento judío y filosofía religiosa: la de los saduceos, los fariseos y los Esenios.

Los saduceos negaron cualquier interferencia de Dios en los asuntos humanos y las decisiones. Los fariseos dijeron que ciertamente algunas cosas están predestinadas por la voluntad de Dios, pero que otras cosas están determinadas por la voluntad de cada hombre y Dios sabe de antemano lo que serán. Los Esenios creían como Calvino: todo fue preordenado por Dios, y queda de cada hombre el vivir ese destino predeterminado para averiguar lo que ese destino era, pero sólo después del hecho.

Po lo que claramente Pablo creía igual como lo hacían los fariseos (después de todo él era un fariseo), o creía como lo hacían los Esenios. No quiero convertir esta lección en un debate sobre la predestinación, pero lamentablemente este tema nos enfrenta aquí mismo. Sin profundizar demasiado en el asunto, esto es lo que creo que Pablo creyó, y lo que yo creo. La versión de los Esenios (que es lo mismo que el calvinismo) esencialmente cancela el libre albedrio que no sea para las opciones más triviales (helado de chocolate sobre fresa, por ejemplo). Yo no veo eso en Pablo la persona o en sus escritos. Más bien él está a favor de que cada individuo tome decisiones. Incluso su declaración en Hechos 13:46, donde dice: “Era necesario que la palabra de Dios fuera pronunciada primero a ustedes. Pero como lo están rechazando y se juzgan así mismos indignos de la vida eterna, por qué, nosotros estamos volviendo a los Goyim”, la idea es que los judíos a los que habló eligieron rechazar su mensaje, por lo tanto, eligiendo renunciar a la vida eterna, y por lo tanto como resultado él está llevando ese mismo mensaje a los gentiles. Hay un tono definido de elegir opciones individuales del libre albedrio. El elegir y voltear, de hecho, son dos de los temas típicos de Pablo en sus cartas: Él nos exhorta a elegir hacer la voluntad de Dios sobre la nuestra, y a apartarnos del mal y hacer el bien. Si estos no son actos de la voluntad humana entonces no se cómo definir lo que hace una voluntad humana, o por qué Dios nos equipó con una.

De hecho, ciertamente es un patrón frustrante el que encontramos con Pablo que tiende a hacer una declaración fuerte que parece inequívoca, sólo para dar la vuelta en otro momento y decir algo un poco diferente, pero igual de fuerte, sobre el mismo tema. Si buscas en el Internet, verás muchos sitios web cristianos que tienen secciones enteras sobre dónde ven a Pablo en conflicto directo con Yeshua en ciertos temas. O Pablo en conflicto con Pablo; en otras palabras, él se contradice a sí mismo. No creo que ninguno de estos sea el caso, pero es fácil ver por qué parece así. Hemos pasado mucho tiempo con Pablo la persona y nosotros, encontramos que lo más influyente de su vida, fuera de su experiencia personal con Yeshua, es la sinagoga y los que dirigen la sinagoga, los fariseos. Estas influencias no se apartaron repentinamente de él, aun si parte de su teología concerniente al Mesías ciertamente cambió, simplemente porque él aprendió y aceptó que Yeshua es el Mesías.

Pablo pensó como fariseo porque era fariseo, y la salvación no cambió eso. Veo a Pablo como ocupando ese punto medio farisaico sobre la predestinación; es decir, algunas cosas están predeterminadas por Dios, pero otras cosas no lo son. Exactamente lo que es y que no lo es, no está del todo claro. Nosotros tenemos aquí un misterio del que podemos debatir y nunca saber realmente con certeza. Pero este mero sentido común puede llevarnos a: ¿por qué diría Cristo que el Evangelio debe ser llevado a los confines de la tierra, si todo el mundo ya está predestinado a elegir una de las dos opciones? Aquellos a quienes contamos y rechazamos estaban predestinados a rechazarlo para que nacieran para ir al Infierno. Aquellos a quienes contamos y aceptamos estaban predestinados a la salvación, así que pase lo que pase, serán salvos antes de su muerte.

Si esto es cierto, entonces los esfuerzos evangelísticos de las Iglesias de todo el mundo, y los sufrimientos e incomodidades que pasaron los Apóstoles fueron ejercicios inútiles. Si este es el caso, entonces un juego cruel se está jugando con nosotros como poco más que marionetas desafortunadas siendo manipuladas por un Dios de serendipia; y ese no es el Dios que yo conozco y ese no es el Dios que Pablo describe.

Para terminar con el capítulo 13, nosotros aprendemos que un grupo de judíos que no creen, fueron adonde algunas de las mujeres temerosas de Dios y las incitaron a perseguir a Pablo y Bernabé. Es interesante que las mujeres son caracterizadas por tener un alto nivel social. Las mujeres adineradas en esa era, especialmente las aristócratas, tenían vidas de ocio y sus maridos controlaban todos los aspectos financieros del matrimonio. Sin embargo, un área fuera de la familia en la que a menudo se permitía a las mujeres entrar, era como benefactoras de varios grupos sociales y religiosos. Así que encontraremos que no sólo en los libros de historia, sino en nuestras Biblias, las mujeres adineradas organizaban reuniones en sus hogares, o dieron comida o ropa a los pobres o apoyaron alguna causa u otra; por lo general era en las cosas que sus maridos tenían poco interés, pero le dio a la mujer un sentido de valor y mérito.

Nosotros también debemos notar que, dado que el término “persecución” se utiliza con bastante frecuencia en el Nuevo Testamento, el mismo tenía una amplia gama de intensidad desde el mero acoso hasta la violencia y el asesinato. Aquí parece significar sobre todo acoso que involucró a los emisarios que se les dijera que se fueran porque ya no eran bienvenidos. Pablo y Bernabé eligieron irse. Como veremos más adelante, a menudo regresaban a lugares que habían sido maltratados, por lo que ellos eran cualquier cosa menos hombres tímidos o temerosos. Aparentemente, en consulta con el Espíritu Santo, decidieron que el mejor curso de acción por ahora era irse. Después de todo, habían establecido un grupo central de creyentes en Pisidia Antioquía, y ese fue un muy buen comienzo. Así que se fueron a Iconio con la esperanza de hacer lo mismo. Pasemos al capítulo 14.

LEER HECHOS CAPÍTULO 14 COMPLETO

Como era su costumbre, Pablo y Bernabé fueron a la sinagoga local en Iconio, y se les dio la oportunidad de hablar. Muchos confiaron como resultado: judíos y gentiles temerosos de Dios (gentiles paganos no asistirían a las sinagogas). Iconio fue una importante ciudad romana situada a unas 95 millas al este de Pisidia Antioquía, situada en un cruce de las principales rutas comerciales. Una considerable comunidad judía vivía allí sin duda alguna debido en parte a las oportunidades de negocio.

Pero aun, cuando muchos habían llegado a creer, también había un número considerable de judíos que se oponían y se molestaban por el mensaje evangélico de los discípulos, por lo que buscaron una alianza con los gentiles locales para causar problemas en contra de Pablo y Bernabé. Como siempre, tenemos que preguntarnos de qué se trataba el mayor disgusto. En la diáspora, las cuestiones de la religión eran menos evidentes que en el ambiente religioso hipersensible de Jerusalén; pero, sin embargo, las cuestiones religiosas permanecieron. En Jerusalén, los temas se referían principalmente a asuntos doctrinales internos y muy matizados dentro del judaísmo que implicaban combates de facciones. Pero fuera de la Tierra Santa los temas de la religión eran más sobre el judaísmo frente a las diversas religiones paganas que dominaban el Imperio Romano.

Yo creo que puede ser un desafío para los cristianos y los estudiantes bíblicos, entender lo que sonaba para los paganos de la era del Nuevo Testamento cuando los judíos les hablaron de su único Dios, y luego cuando hablaron duramente en contra de los males de la idolatría. Tú puedes ver que el concepto de idolatría sólo existe en una religión por la cual los ídolos están prohibidos; y que la prohibición de los ídolos generalmente se limita sólo al judeocristianismo. En otras palabras, hasta el momento de los tiempos del Nuevo Testamento sólo los judíos que nivelaban el cargo de la idolatría, porque en todas las demás religiones el uso de ídolos era habitual, normal y costumbre. El ser castigado y regañado por una pequeña pero vocal minoría que vivió sus vidas de maneras no convencional diciendo que eres malo por tener a tus adorados ídolos domésticos, y por adorar sinceramente a los dioses y diosas griegos/romanos que prácticamente todos tenían, incluyendo a sus estimados líderes políticos y sociales, era algo que no le caía bien a la mayoría que se sentía bien con esos ídolos y su religión.

Los judíos mostraban un desprecio abierto por el panteón de dioses que dominaba todas las sociedades gentiles entre las que vivían en la diáspora, y esto hizo que los ciudadanos del Imperio Romano se sintieran como que los judíos y el judaísmo eran aislacionistas de cultos, que pensaban que todo lo que hacían con respecto al mundo de los espíritus era correcto, y todo lo que los demás hacían con respecto al mundo de los espíritus no era sólo diferente , sino que malo. Por otro lado, la Sociedad romana de gentiles era bastante tolerante con las muchas creencias religiosas y sistemas de dioses diferentes, incluyendo el judaísmo, a menos que los judíos se volvieran demasiado radicales e irritantes para su forma de pensar.

Y hay que darse cuenta de lo diferente y separado de todas las demás religiones del mundo que era y permanece el judaísmo. El historiador romano Tácito que nació en el momento de los acontecimientos que estamos leyendo en el Libro de Hechos, dijo esto acerca de la religión judía: “Los judíos consideran profano todo lo que nosotros consideramos sagrado”. Medita en esto por un momento. Los romanos pueden haber sido vistos paganos ante los ojos de los judíos; pero ciertamente ellos no se consideraban paganos. Los romanos, en general, eran bastante religiosos. Oraban regularmente, tenían templos, sacrificaban, diezmaban y creían en seres divinos superiores a sí mismos. Se veían a sí mismos como personas generalmente piadosas y buenas. Pero las Leyes de Moisés eran tan contrarias a la mayoría de las costumbres religiosas que existían en el Imperio Romano, y los judíos eran tan diferentes en lo que comían, en lo que llevaban y en sus observancias religiosas; y tan resistentes a reconocer o unirse a las celebraciones religiosas paganas de sus vecinos, que a menudo eran vistos como distantes, antipáticos, poco cooperativos y altamente intolerantes.  Los griegos y los romanos tenían la mente abierta hacia la religión; Los judíos tenían la mente cerrada. Y, por supuesto, en nuestro tiempo, al igual que hace 2000 años atrás, las cualidades de tolerancia y mente abierta con respecto a todas las cosas (incluyendo la moral y la religión) eran muy valoradas por la sociedad en general. Así que, cuando una cierta religión, como el judaísmo o el cristianismo, aparece y levanta sus narices a la tolerancia y la mente abierta, o rechaza la aceptación de todas las religiones y todos los libros sagrados como buenos, entonces los seguidores de esa religión son considerados por otros como odiosos y retrasados; un problema social con el que hay que tratar.

Y al igual que hoy, la mayoría de los judíos en el Imperio Romano se esforzaron mucho por caminar una línea fina entre observar su religión, y tener una actitud viva hacia sus vecinos paganos. Así que cuando Pablo y Bernabé vienen y mueven el avispero (prácticamente dondequiera que iban), no eran muy bienvenidos por la mayoría de los judíos o gentiles. Y esa es la razón por la que vemos a Pablo ser atacado y echado de la ciudad casi rutinario. Pero nunca se rindió, porque la causa era mayor que él mismo.

Vamos a terminar con este pensamiento. El Libro del Apocalipsis revela que los tiempos finales serán muy parecidos a la época del Imperio Romano. Y especialmente en cuanto a los desafíos que enfrentarán los adoradores del Dios de Israel. Así que, como creyentes que viven en el siglo 21, ¿qué haremos? ¿Haremos lo que la sociedad quiere que hagamos?  ¿Acaso debemos aprender de la historia a ceder y hacer lo que hicieron los romanos y unirnos a su tolerancia para cualquier cosa y todo como lo que vieron como una expresión de amor e inteligencia? ¿Debemos estar de acuerdo en que la fe en algo es una fe buena e igual a nuestra fe? ¿Practicaremos nuestra fe como un asunto puramente privado y la mantendremos en privado al no revelar ningún elemento de ella en público o en nuestro lugar de trabajo… a veces ni siquiera a amigos o familiares?

¿O debemos nosotros hacer como los judíos de la época de Pablo y en los años posteriores, y adheriremos obstinadamente a nuestra fe, aunque el mundo nos malinterprete y piensen de nosotros como distantes, intolerantes, poco amorosos y aislacionistas? Esto es lo que nuestro Salvador tuvo que decir sobre este desafío.

Juan 15:17-21 LBLA

17 Esto os mando: que os améis los unos a los otros. 18 Si el mundo os odia, sabéis que me ha odiado a mí antes que a vosotros.

 19 Si fuerais del mundo, el mundo amaría lo suyo; pero como no sois del mundo, sino que yo os escogí de entre el mundo, por eso el mundo os odia.

 20 Acordaos de la palabra que yo os dije: «Un siervo no es mayor que su señor». Si me persiguieron a mí, también os perseguirán a vosotros; si guardaron mi palabra, también guardarán la vuestra.

 21 Pero todo esto os harán por causa de mi nombre, porque no conocen al que me envió.

Nosotros continuaremos con Hechos 14 la semana que viene.

6355 N Courtenay Parkway, Merritt Island, FL 32953

Copyright © 2022 Seed of Abraham Ministries, Inc.
All Rights Reserved | Copyright & Terms