Month: א׳ במרחשוון ה׳תש״פ (October 2019)

Deuteronomio Lección 39 Capítulo 28 Continuación

image_pdfimage_print

Deuteronomio

Lección 39 – Capítulo 28 Continuación

Comenzamos el largo capítulo 28 de Deuteronomio la semana pasada y lo terminaremos esta semana. Pónganse cómodos, porque tenemos mucho que cubrir esta noche. La primera sección que fue los versículos 1 – 14 implica el recital de las bendiciones que Israel recibiría del Señor si lo escuchaban y le obedecían. La forma habitual en que Israel “escuchaba” a Dios era aprendiendo los mandamientos y las leyes que Moisés les había enseñado y luego HACIÉNDOLO. Con demasiada frecuencia, los cristianos modernos pensamos que para saber con certeza lo que Jehová quiere de nosotros necesitamos algún tipo de revelación espiritual personal sobre cada una de las innumerables circunstancias que encontramos en nuestra vida (algo a menudo referido en sermones como buscar de Dios voluntad específica). La Escritura nos enseña que casi todo lo que tiene que ver con la voluntad de Dios para nosotros ya se ha establecido en la Palabra de Dios, y por lo tanto es allí donde debemos recurrir para la mayoría de nuestras respuestas. Pero nuestra esperanza es generalmente encontrar un buen tecnicismo para evitar lo que sabemos que debemos hacer (o no hacer).

El resto de este capítulo trata de lo opuesto a las bendiciones, que se llaman “maldiciones”. Una buena manera de pensar en estas maldiciones es como amenazas divinas. De hecho, los sabios de antigüedad, y más tarde los rabinos, han dado un título a esta lista de maldiciones en Deuteronomio 28: Tokhahah, que significa “advertencia”. Y la advertencia es que, así como la obediencia trae una serie bien definida de posibles bendiciones sobre Israel, así mismo la desobediencia trae una serie bien definida de posibles maldiciones…consecuencias… sobre Israel.

Nosotros leímos acerca de estas maldiciones la semana pasada y no lo volveremos a hacer, pero puedes referirte a los versículos comenzando en el 15 para esta lista de maldiciones. Les recomiendo encarecidamente que sigas con tus Biblias abiertas en Deuteronomio 28 para que no te pierdas.

Le advierto con anticipación, que vamos a estrellarnos de cabeza con algunos de los principios inmutables de Dios que han sido prácticamente doctrinados en nuestra era, y por lo tanto puede desafiar algunas cosas que siempre ustedes han dado por sentado que no se aplican a usted.

Recuerden que lo que está sucediendo aquí, es que Moisés está re-enseñando las leyes del Pacto del Monte Sinaí a la segunda generación del éxodo, y exponiendo esas leyes en un estilo de sermón. La primera generación del éxodo está ahora muerta y enterrada como resultado de una maldición de Dios sobre ellos, porque se negaron a seguir adelante y tomar la Tierra Prometida al principio de su viaje por el Desierto. Fue esa primera generación la que tembló al ver el humo que ondeaba desde la cumbre del Monte Sinaí, oyó la voz atronadora de Dios que los hizo caer instintivamente de rodillas y gritar de miedo, fue testigo de la entrega del pacto a Moisés, y unánimemente declaró que todo lo que Dios ha dicho ellos harían. Treinta y ocho años después Moisés presenta ahora los términos de ese mismo pacto a la segunda generación (los hijos e hijas de los que salieron de Egipto) y les dice que deben jurar aceptar sus términos tal como lo hicieron sus padres.

Hay un gran principio aquí: cada uno de nosotros NO somos redimidos por lo que nuestros padres y madres aceptaron e hicieron, sino por lo que nosotros aceptamos y hacemos. Podemos ser criados en el más maravilloso hogar cristiano, ir a la iglesia con nuestros padres, unirnos a las oraciones y hermandades de la congregación, y hablar toda la jerga cristiana; y eso no cuenta exactamente para nada, cuando se trata de nuestra salvación personal. Cada uno de nosotros debe declarar nuestra lealtad al pacto que Dios ha puesto a nuestra disposición. Si no lo hacemos, entonces NO somos nombrados miembros del pacto y vivimos fuera de sus términos. Así mismo fue para Israel, y sigue siendo así para nosotros hoy en día.

Las primeras 6 maldiciones son de naturaleza general y son premisamente lo opuesto de las 6 bendiciones enumeradas en los versículos 1-6. El versículo 3 corresponde al versículo 16: mientras que la obediencia a los términos del pacto que Israel ha aceptado (el Pacto Mosaico) te trae bendiciones, ya sea que estés en la ciudad o en el campo, la desobediencia te trae maldiciones en la ciudad o en el campo. El versículo 4, fecundidad, corresponde al versículo 18, que la bendición de la abundancia versus el retener la abundancia. El versículo 5 corresponde al versículo 17, y así sucesivamente. ¿Cuál es la lección obvia? La obediencia y la desobediencia traen resultados opuestos.

A partir del versículo 20, las maldiciones se expanden y se hacen más específicas. Dependiendo de su traducción bíblica, hay 3 palabras descriptivas que se utilizan para lo que Dios hará para derrotar a un israelita rebelde (o la nación rebelde de Israel) en todo lo que traten de lograr: la traducción de la lista que a mí más me gusta usar es que Jehová causará maldición, carga y confusión; y la razón por la que me gusta más estos 3 términos que otros es porque todos comienzan con la misma letra (“C”) (en inglés y no en el español). Esto refleja exactamente cómo lee el hebreo, porque la lista de las 3 palabras descriptivas en hebreo también comienza con la misma letra hebrea (un mem); y al igual que en inglés el propósito de hacer esto es para hacerlo más significativo.

La primera consecuencia de las 3, es (en hebreo) me’erah, que significa “maldición” en el sentido de soportar una calamidad. El 2ndo es mehumah y significa confusión y se refiere al pánico y el caos típicamente causado por la guerra y la intensa agitación social. El 3ro es mig’eret; significa una pesada carga. Esto lleva consigo la idea de frustración y la incapacidad para progresar. Y lo que trae consigo estas condiciones es que Israel ha cometido un gran mal al abandonar al Señor.

¿Qué significa, abandonar al Señor? La traducción CJB dice que es abandonar a Dios. Sin embargo, lo que encontramos cuando vemos a los exiliados y los castigos de Israel en retrospectiva, es que en general ellos no dejaron (en sus propias mentes) de adorar a Dios o reconocer a Jehová como el Dios de Israel. No encontramos a Israel diciendo: “No hay un dios llamado Jehová” o “vamos a desobedecerlo”. En su lugar, con el tiempo agregaron algunos otros dioses mientras se aferraban a Jehová. Encontraron razones para torcer las leyes y pacto Mosaico para adaptarse a sus propios placeres y deseos; u obedecer las leyes que les gustaban e ignorar las que no eran convenientes. El punto es que abandonar o renunciar a Dios, no significa que una persona que en algún momento lo adoró ahora lo renuncia plenamente. Más bien significa que una persona que ha aceptado los términos del pacto ahora está rompiendo esos términos.

Bíblicamente hablando el abandonar o renunciar a Dios sólo significa darle la espalda a Él; dejar de obedecer y seguir Sus caminos. Significa alejarnos y hacer lo nuestro, poner al Señor en la estantería y diluir nuestras vidas con cosas del mundo que no tienen lugar en la vida de alguien que ha sido redimido. Eso es lo que significaba hace 3000 años, y eso es lo que todavía significa para un creyente.

A partir de los versículos 21 y 22 vemos surgir 3 categorías de maldiciones: las que involucran enfermedades, sequías y guerras. La primera categoría que Moisés le dice a Israel es la pestilencia, la enfermedad virulenta. Tres palabras hebreas (shahefet, kaddahat y dalleket) son utilizadas para describir las enfermedades humanas, pero el hecho es que nadie sabe realmente cuáles son los equivalentes modernos de estas; por lo tanto, veremos que prácticamente cada versión bíblica tiene su propia lista. Sea lo que sea, las mismas son dolorosos y mortales. El siguiente par de términos podría referirse a humanos o cultivos, y puede significar que los seres humanos “queman”, sin duda alguna refiriéndose a la fiebre, o podría ser un calor abrasador que destruye los cultivos.

A continuación, en el versículo 23, dice que el cielo (o los cielos) serán como de bronce y la tierra como hierro; esto se refiere a la falta de lluvia y como resultado la sequedad extrema del suelo. En lugar de la lluvia de humedad, habrá una lluvia de polvo causada por la tierra seca tal como nuestra nación vio en la crisis del “Dust Bowl” a principios del siglo XX y conmemorada en la gran novela de Hemmingway, Las uvas de la ira (The Grapes of Wrath).

También se añade el aspecto de la guerra; el Señor, que ha prometido desafiar a los enemigos de Israel si Israel es obediente, ahora derrotará a Israel a manos de sus enemigos por desobediencia. La frase para “marchar por una sola carretera, pero huir por 7 carreteras” es un modismo; simplemente significa que mientras se presentarán a la batalla en una línea de batalla debidamente organizada, se dispersarán y correrán por sus vidas en todas direcciones cuando su enemigo los abrume. De hecho, la derrota será tan completa que aquellos que lo oigan verán a Israel como un horror en lugar de con el miedo respetuoso que Dios promete como una bendición en el versículo 10. Esto recuerda a uno de los cobardes ataque de los hijos de Jacob en contra los hombres debilitados de Siquem como una represalia totalmente no llamada en respuesta a que el hijo del rey violó a la hija de Jacob, Dina. Jacob les dijo a sus hijos que como resultado de sus acciones ahora era un hedor en las fosas nasales de las tribus y naciones circundantes; es sólo otra forma de decir “horror”. Pero con toda franqueza también me recuerda una de la reciente guerra entre el Líbano e Israel por la que Israel fue derrotado y humillado y el gran respeto y temor en todo el mundo árabe por la capacidad militar de Israel se ha convertido en una preocupación real en el mundo occidental de si Israel puede defenderse por más tiempo y ser un aliado útil en la guerra contra el terrorismo. Israel está una vez más en camino de convertirse en un “horror” para el mundo, y esto jugará un papel en el ataque de los últimos tiempos contra Israel.

Pero Jehová dice que las maldiciones en contra de Israel empeorarán aún más. El número de soldados hebreos muertos será tan grande que los sobrevivientes ni siquiera podrán enterrarlos antes de que sus cadáveres estén sujetos a las aves carroñeras y animales salvajes.

Si bien esta es una imagen bastante grosera para nosotros, la misma palidece en comparación con el asunto REAL que estaba en la mente de los hebreos: si no están debidamente enterrados, entonces cualquier vida después de la muerte que sus espíritus podrían haber disfrutado, nunca ocurrirá; su existencia espiritual cesaba.

El versículo 27 comienza entonces un tema que se expandirá durante el resto de este capítulo: Egipto. A diferencia de sus padres, esta segunda generación del éxodo NO fue testigo de los terribles golpes que Dios visitó sobre Egipto. Ciertamente escucharon sobre los relatos de testigos oculares de estas calamidades mientras se sentaban alrededor de las fogatas; pero aquí Moisés está empezando a pintarles un cuadro de esos horrores que Egipto experimentó, y que mientras Dios separó a Israel de Egipto y permitió que sólo Egipto sufriera estos terrores, ISRAEL sufrirá esos mismos terrores si se rebelan en contra de Jehová. Así que el Señor dice que pueden esperar sufrir de esas (principalmente) aflicciones de la piel de las que solo desearías morir, pero que se aferran a ti, sin alivio ni esperanza todos tus días. Una de esas aflicciones de la piel se traduce literalmente como “forúnculo maligno”; cabe señalar que estas son exactamente las mismas palabras utilizadas para describir esa devastadora enfermedad de la piel que Dios permitió infligir a Job.

Pero las aflicciones puramente físicas y externas no serán el fin de esto. Dios maldecirá la mente de las personas de tal forma que ellos van a sufrir de demencia. Los términos utilizados son locura, ceguera y confusión total. Es el tormento psicológico, la enfermedad mental, que se está describiendo aquí y donde vemos la palabra “ceguera” no significa la pérdida de la vista. Más bien significa que uno no será capaz de discernir, comprender o “ver” la verdad. Esto está destinado a recordarles a ellos de Egipto, cuando Dios trajo una oscuridad sobre Egipto que era tan espesa que la gente literalmente perdió la mente y no sólo su camino. Era una oscuridad malvada y espiritual que descendía sobre Egipto de tal manera que ni la luz del sol ni la iluminación de Dios brillaban sobre ellos. Esencialmente fue la ausencia de la presencia de Dios la que está siendo amenazada. Es una condición muy similar a la que los no creyentes enfrentarán por una eternidad.

¿Alguna vez has estado en una situación o en un lugar donde sentiste maldad abyecta? ¿Has experimentado el tipo de sensación que hizo que el pelo de la nuca se erizara en el extremo, pero no podías ver nada o poner el dedo en lo que era? ¿Alguna vez has estado en un lugar donde sentiste que la luz de Dios no penetró ni iluminó, y en cambio sólo había oscuridad y muerte? ¿Y todo lo que querías hacer era huir del mismo? Esa es la ceguera mental que se describe aquí; pero el Señor dice que huir no funcionará porque te seguirá a dondequiera que vayas.

Permítanme parafrasear los versículos 30 a 35 para ustedes: nada más tendrá sentido. Todas las cosas que solías hacer que resultaron bien ya no saldrán bien. Tus peores temores se harán realidad cuando suceda lo imposible de imaginar. Algún enemigo desconocido matará tus fuentes de comida y sustento; tus hijos e hijas terminarán en lugares extranjeros donde algunos se convertirán en esclavos y otros morirán. La lógica dice que esto terminará (como suele hacer todo) pero no lo hace. La gente te odiará, pero no entiendes por qué. Todo por lo que has trabajado y ha llegado honestamente de repente se convierte en propiedad de otro; con el tiempo tienes una crisis nerviosa como resultado del estrés de no ser capaz de lidiar con el caos y la locura de la situación.

Entiendan que hasta este punto todo lo que Israel ha sido amenazado iba a suceder dentro de la tierra de Israel. El espectró de estas cosas terribles que la ira de Dios podría derramar sobre los israelitas ocurrirá mientras estén en su propia tierra. Pero entonces, justo cuando no puede empeorar, sucede lo impensable: el exilio.

El versículo 36 es uno de esos versículos misteriosos de los que hablé al principio de esta sección de 4 capítulos, porque todo el tono cambia repentinamente de ser hipotético (“Si haces esto, entonces esto es lo que sucederá”) a ser profético e inevitable (“Esto es lo que va a “). Esto pasa de ser una posibilidad a ser una garantía; Israel será removido de la Tierra de la Promesa porque se rebelará en contra de Jehová y derribará estas maldiciones sobre sí mismo. Observa también que 300 años antes de que Israel tuviera pensamientos de instalar un rey para gobernarlos, el Señor dice que conducirá a los israelitas y a su rey a una nación desconocida a sus padres; una nación que esencialmente no existía en los días de los Patriarcas.

Como nosotros sabemos que los exilios de Israel para otra tierra realmente sucedieron. Primero encontraremos a Isaías y Jeremías citando estas maldiciones de Deuteronomio 28 para advertir a Israel que cambie sus costumbres y luego para recordarles por qué les ocurrieron estas calamidades. Les sorprenderá a algunos, saber que debido a la desobediencia de Israel y la falta de fidelidad a YHWH sólo fueron una nación soberana durante unos 80 años. Así es, el estado moderno de Israel que apenas tiene 70 años de edad no está lejos de acercarse a la cantidad total de tiempo que Israel fue una nación unificada en toda su historia. Bajo los reyes David y Salomón Israel próspero y las 12 tribus vivían bajo una sola bandera. Pero dentro de 3 o 4 años después de la muerte de Salomón Israel cayó en la guerra civil y se dividió en dos reinos a los que se hace referencia de varias maneras en la Biblia; entre estas designaciones se encuentran el Reino del Norte y el Reino del Sur. El Reino del Norte también fue llamado Efraín-Israel, y el Reino del Sur fue llamado Judá. El Reino del Norte estaba formado por 10 de las 12 tribus de Israel, y fue el Reino del Norte de Efraín-Israel el que fue exiliado primero. Alrededor del año 725 A.C. el poderoso Imperio asirio (que había estado quitándole el territorio de Efraín-Israel durante aproximadamente una década) fue utilizado como una herramienta de juicio sobre los hebreos por Jehová, y los asirios completaron su conquista del Reino del Norte. Esas 10 tribus de Efraín Israel fueron retiradas de la tierra y esparcidas por todo el vasto Imperio asirio, y la mayoría de esas personas fueron absorbidas en las decenas de culturas que formaron Asiria. Aquí es donde comenzó la leyenda de las 10 tribus perdidas.

Unos 135 años más tarde había una nueva amenaza en el área: Babilonia. El Reino del Sur fue todo lo que quedó de Israel hasta alrededor del año 596 A.C. cuando el rey Nabucodonosor de Babilonia invadió a Judá, destruyó a Jerusalén y llevó a gran parte de la población (empezando por la más aprendida y útil) a Babilonia. Este fue el segundo exilio.

El tercer y último exilio del pueblo de Dios está marcado en el tiempo del70 D.C., porque es cuando los romanos se apoderaron de Jerusalén y quemaron el templo. Lo que vemos hoy en el resurgimiento del estado moderno de Israel, es el regreso del exilio romano del pueblo de Judá, el Reino del Sur. El Reino del Norte debe, según las profecías, regresar también, y a un grado cada vez mayor está sucediendo.

Volvamos a Deuteronomio; en el lugar de su exilio los israelitas pasarán de ser anfitriones superiores a ser extranjeros inferiores. Ellos servirán a las necesidades de otros dioses y no a Jehová. Y en este lugar de exilio ellos plantaran viñedos, y sembraran cultivos, pero la langosta lo destruirá todo. Incluso la pequeña alegría que pueden haber ganado al hacer y beber vino se les va a quitar. Una vez más observen que el LUGAR donde todas estas maldiciones de Dios sobre los hebreos están ocurriendo se ha cambiado; ellos estaban experimentando todas estas calamidades en Israel, pero ahora todavía las están experimentando en alguna otra tierra después de su exilio. Ser expulsado de la Tierra Prometida NO fue el fin de las maldiciones; las maldiciones los siguieron dondequiera que iban.

Esto demuestra tal vez una de las lecciones más grandes que todos nosotros podamos aprender: no hay que huir de Dios, sólo hay que correr hacia Él. Jonás es un gran ejemplo de esta lección traída a la realidad.

Busca en tus Biblias el libro de Jonás, capítulo 1.

LEER JONÁS capítulos 1 y 2

No voy a pasar mucho tiempo hablando de los antiguos sistemas de creencias del Oriente Medio, porque les he presentado mucha información sobre el tema durante nuestros años juntos de estudio. Permítanme simplemente refrescar sus mentes que antiguamente se consideraba el conocimiento común de que un dios o dioses ocupaban un territorio terrenal (o a menudo el cielo que estaba por encima) al igual que el hombre. En otras palabras, cada nación de personas tenía sus propios dioses y diosas que operaban dentro, y cuyos poderes estaban limitados por, los límites de esa nación. Cuando uno va a través de la frontera y entra en otra nación, un conjunto diferente de dioses se hacía cargo. Aun cuando es difícil de aceptar, los hebreos de la era Bíblicas continuaron creyendo esto (y es bien atestiguado en las Escrituras) a pesar de que tenían la Torá y tenían a Jehová. Jonás tuvo que aprender de la manera difícil que lo que el mundo afirma como políticamente correcto y el conocimiento común no es necesariamente la verdad.

YHWH le dio a Jonás la asignación de ir a Nínive y hablarles del Dios de Israel; él no quería ir, así que decidió que se escaparía. Saldría del territorio de Israel, donde Jehová tenía poder, e iría a Tarsis, donde Jehová no existía o al menos no tenía autoridad espiritual. Entiende: Jonás NO estaba renunciando al Dios de Israel, simplemente escapaba de la jurisdicción nacional de Jehová (o eso pensaba).

El capítulo 2 de Jonás habla de la gran realización de Jonás de que no puedes escapar de Dios porque está en todas partes y Su autoridad es universal. Supongo que Jonás nunca había leído Deuteronomio 28 porque hace que este punto sea más enfático. En Deuteronomio 28 Jehová estaba aclarando que dondequiera que los hebreos pudieran ir, las maldiciones estarían con ellos porque Jehová todavía estaba con ellos. No hay escapatoria de Dios.

En Deuteronomio 28:43 y 44 otro aspecto de las maldiciones sobre la vida de los israelitas es pisado por Dios: sus finanzas. Se está produciendo una reversión completa de los roles; los extranjeros (que llegaron a Israel humildemente y necesitados) ahora se vuelven más altos y más ricos que los israelitas.

Dios había ordenado a Israel que le prestará a los extranjeros debido a preocupaciones humanitarias; ahora en su estado maldito, Israel se convertirá en el prestatario de esos mismos extranjeros. La humillación va más allá del límite.

Más allá de las enfermedades, el trauma psicológico y la privación, la próxima serie de amenazas divinas implica la conquista por otras naciones. El resultado será el hambre, la pobreza y la servidumbre a esas naciones y sus dioses.

La causa de este próximo grupo de maldiciones es la misma que todas las otras categorías de maldiciones: Israel desobedeció a Dios. O más literalmente, Israel no “shema” a Dios; Israel no escuchó ni obedeció. Si pudiera agitar una varita mágica sobre la iglesia moderna y cambiar algo, creo que sería reinsertar la palabra “obedecer” en nuestra fe. De alguna manera, la obediencia ahora se considera irrelevante; hemos comprado nuestro seguro contra incendios, así que ¿a quién le importa si jugamos con fósforos y quemamos la casa? He hecho que varias personas que ven la obediencia como legalismo me expliquen porqué creen que todo lo que debemos hacer desde el advenimiento de Cristo es amar. El amor ha reemplazado la obediencia, así como el Nuevo Pacto ha reemplazado al Antiguo. Sin embargo, las Escrituras dicen que amar a Dios es ser obediente a Él.

El versículo 46 nos trae otra referencia al tema de “Egipto” (como les había dicho que observaran mientras nosotros estudiamos de estas maldiciones). Moisés dice que estas calamidades nacionales interminables y las reversiones de la fortuna servirán como una “señal y maravilla” en contra de Israel por todo el tiempo que no sirvieron a Dios. Es esta misma frase la que se utilizó para explicar el propósito de las 10 plagas sobre Egipto.

Permítanme hacer una pausa aquí y ver si esta referencia de Egipto está cada vez más clara; esencialmente lo que está sucediendo es que la redención de Israel de Egipto se está deshaciendo. Dios está revirtiendo el estatus y la condición de Israel, y devolviéndolos a Egipto y a la esclavitud, porque Israel está rechazando los términos del convenio al romper los términos.

Recibir la bendición del Señor, y no tener gozo en la misma; recibir la redención y no estar agradecidos por medio de mostrar obediencia, es invitar las maldiciones de Dios. ¿Qué lección mayor se está demostrando aquí si no es esto?

No puedo decir lo suficientemente claro que las maldiciones sobre Israel que estamos leyendo en Deuteronomio 28, son Dios amenazando con revertir la historia de salvación de Israel. Los sacó de Egipto, donde sirvieron al gran enemigo, y luego los redimió y les dio Su Palabra, la Torá. Pero debido a que con el tiempo rechazaron Su amor y Sus mandamientos esencialmente están renunciando a Jehová; por lo tanto, una vez más serían asignados a servir a un enemigo como esclavos, y perderían el estatus privilegiado de santidad que Dios les había otorgado, así como las bendiciones que había allí para la toma expresada en el Pacto Mosaico. Una tragedia incalculable.

Pero esto también plantea un problema terriblemente difícil con el que la iglesia ha luchado durante siglos y diferentes segmentos de la iglesia han llegado a diferentes soluciones. La cuestión es que una vez que hemos sido redimidos podemos, hoy, volver a Egipto por así decir.

¿Puede una persona que acepta al Mesías Jesús como Señor y Salvador renunciar a esa lealtad y tener su propia historia de salvación personal revertida? Nosotros ciertamente no vamos a descubrir un nuevo aspecto de esa pregunta terriblemente difícil que ha causado un poco de división dentro del cuerpo de Cristo, pero por otro lado tampoco puedo simplemente mirar hacia el otro lado cuando se establece un patrón definido aquí en la Torá.

No se puede negar que el Nuevo Testamento está lleno de advertencias y ejemplos de personas que en algún momento declararon su lealtad a Yeshua, y luego renunciaron al mismo o se alejaron a tal punto que se encontraron de vuelta en Egipto; el Señor los llevó de nuevo a la servidumbre de un amo maligno.

¿Recuerdan la parábola de Yeshua de las semillas que era una metáfora de que el Evangelio se enseñaba a la gente y que había resultados variables?

LBLA Lucas 8:13 “ Y aquéllos sobre la roca son los que, cuando oyen, reciben la palabra con gozo; pero éstos no tienen raíz profunda; creen por algún tiempo, y en el momento de la tentación sucumben.

Hay dos elementos importantes en este pasaje. La primera es entender lo que significa la frase “caer”; significa que una persona se ha vuelto apóstata. Significa que alguien ya no tiene suficiente confianza para ser contado como entre los seguidores de Dios. NO se refiere al mal comportamiento o a cometer un pecado. Segundo, demasiadas doctrinas modernas de la iglesia pasan por encima este pasaje de las Escrituras y dicen que “los que creyeron por un tiempo” en realidad nunca creyeron; más bien eran farsantes. No sólo no es eso lo que dice, sino que no encontrarás en ninguna parte del Nuevo Testamento ninguna referencia a aquellos que se alejaron de la fe como nunca haber creído realmente. Por definición, no puedes “alejarte” de algo que nunca tuviste. Alejarse esencialmente significa dejar la fe de una manera u otra.

LBLA Romanos 11:22 Mira, pues, la bondad y la severidad de Dios; severidad para con los que cayeron, pero para ti, bondad de Dios si permaneces en su bondad; de lo contrario también tú serás cortado.

Observe aquí la naturaleza condicional “SI, ENTONCES” del pacto. SI continúas en Su bondad, entonces te quedarás unido como una rama en el Olivo. Nuestro Nuevo Pacto es un pacto condicional. La condición NO es que debamos comportarnos perfectamente; más bien es que DEBEMOS confiar y seguir permaneciendo en la fe O (si renunciamos a lo que sabemos que es verdad) seremos aislados de la fuente de nuestra fe, Dios.

LBLA Gálatas 5:4 De Cristo os habéis separado, vosotros que procuráis ser justificados por la ley; de la gracia habéis caído.

Había en los días de Pablo (y hay esos hoy en día) que piensan que la obediencia a la Ley MÁS la confianza en el Mesías EQUIVALE a la Salvación. No sólo esto no es cierto, uno cancela el otro.

Si tratamos de mezclar la auto justificación de la obediencia a la Ley con la justificación de Cristo por parte nuestra, entonces terminamos SIN justificación alguna. NO confundas esto con que seamos justificados por Yeshua y luego que seamos obedientes a toda la Palabra de Dios como respuesta apropiada de todo Creyente a una gracia tan abrumadora.

LBLA Apocalipsis 2:4 Pero tengo esto contra ti: que has dejado tu primer amor. ‘Recuerda, por tanto, de dónde has caído y arrepiéntete, y haz las obras que hiciste al principio[c]; si no, vendré[d] a ti y quitaré tu candelabro de su lugar, si no te arrepientes.

Que te quiten la menora (la lámpara) es perder tu iluminación. Yeshua es nuestra iluminación; y aquí está amenazando con retirarse de entre nosotros. Ahora escúchame con mucho cuidado porque no quiero que me malinterpreten o me citen incorrectamente: de hecho, ningún hombre y ningún ser espiritual de ningún tipo puede nunca forzar y en contra de tu voluntad eliminar tu salvación en Jesucristo. Pero el mismo Yeshua (aquí en Apocalipsis) se lo quita a aquellos que amaban y creían al principio, pero se detuvieron por su propia voluntad, y volvieron al pecado; perdieron su amor por Él.

LBLA 1 Timothy 4:1 Pero el Espíritu dice claramente que en los últimos tiempos algunos apostatarán de la fe, prestando atención a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios,

Y aquí tenemos a Pablo diciendo sin rodeos que en nuestra época (los últimos tiempos) algunos creyentes caerán lejos de la fe. No sólo es posible que sea inevitable que ALGUNOS cristianos se alejen de lo que habían creído y, en su lugar, pongan su fe en las DOCTRINAS engañosas inventadas por los hombres. La idea de que una vez que confiamos en el Mesías es imposible que renunciemos a nuestra fe, o que transfiramos lentamente esa fe a un conjunto de doctrinas hechas por el hombre, se refuta en las Escrituras. Ciertamente es cierto que NINGÚN SER, humano o espiritual, puede alejarte de Jesús en contra de tu voluntad… EXCEPTO si ese ser eres tú. Mientras cada uno permanezca en la fe por medio de la confianza en Dios, estamos seguros y protegidos. El mal comportamiento (cometer pecados) NO es renunciar a nuestra fe, no es “caer”, y eso NO es lo que se expresa en estos versículos del NT que les he mostrado. Así que no salgas de aquí hoy preocupándote de que si quebrantan un mandamiento de Dios de que estás en peligro de que te despojen de tu salvación; no lo estás. Más bien, la resignación de nuestra fe significa negar expresamente nuestra creencia anterior de que Yeshua es el Señor. Estos pasajes del NT que acabamos de leer indican que aparentemente somos tan libres para renunciar a nuestra fe como éramos libres de aceptarla. Estas advertencias del NT simplemente siguen el patrón establecido en Deuteronomio; en medio de todo lo que Dios ha hecho por ellos, Israel se ha alejado de Dios y así Él los ha devuelto a Egipto.

Ahora bien, la buena noticia es que quien fue redimido (en Deuteronomio esto es Israel) y el que renuncia a Su fe, PUEDE volver a sus sentidos; puede ser llevado de vuelta a Dios. Y cuando lo haga, PUEDE reclamar Su redención. Por supuesto, veremos lo mismo con respecto a Israel un poco más tarde en el AT, pero en el NT nosotros tenemos al Apóstol Santiago explicar:

LBLA Santiago 5:19 Hermanos míos, si alguno de entre vosotros se extravía de la verdad y alguno le hace volver, 20 sepa[r] que el que hace volver a un pecador del error de su camino salvará su alma de muerte, y cubrirá multitud de pecados.

Santiago, hermano de Jesús, dice que, si un Creyente cae, está en peligro de muerte. ¿Qué clase de muerte? Obviamente la muerte eterna porque ese es el contexto; y debido a que a todos, salvados o sin salvar, se les asigna que su cuerpo físico muera una vez. Y Santiago dice que, si alguien ayuda a un antiguo Creyente a regresar a la fe, lo salvará de la muerte eterna.

No estoy aquí hoy para confirmar o negar cualquier doctrina que puedas creer sobre este difícil tema; pero voy a señalar que la respuesta está en los patrones.

El versículo 49 hasta el 52 de Deuteronomio continúa con la profecía de las maldiciones venideras sobre Israel en su inevitable caída. Una nación extranjera se abalanzará sobre Israel rápidamente, con fuerza y velocidad, y no mostrará piedad. Todo lo que los israelitas han trabajado durante siglos para lograr será aniquilado casi de la noche a la mañana. La gente se encerrará en sus ciudades y se enfrentará a la hambruna y la muerte; esto es hablar de la guerra de asedio, que por supuesto es exactamente lo que Israel enfrentó en contra de los babilonios y los romanos.

No quiero ser demasiado gráfico, pero estos versos finales son bastante espantosos, así que permítanme explicar lo que se está diciendo. El versículo 53 contempla el canibalismo. Algunas personas tendrán tanta hambre que se comerán a sus propios hijos. ¡De hecho, el versículo 54 hace un juego de palabras y explica que el más melindroso para comer, y el más aristocrático entre la élite de Israel no sólo se rebajará tan bajo como para comer a sus hijos (y estar contento por la comida), tampoco no querrá compartir nada con los suyos ni con esposa hambrienta!

Y para hacer el punto aún más completo, la esposa que es la más melindrosa para comer y de la élite aristocrática en realidad se comerá los restos del parto. Por cierto, de los 2 asedios en Jerusalén se registra que estas cosas horribles realmente ocurrieron.

Los versos finales de estas imágenes enfermiza son de la enfermedad y el desperdicio que viene como resultado de los miles de cadáveres que ya estaban apilados como leña en la ciudad asediada. En el versículo 68 se completa la reversión de la redención de Israel. El Señor enviará a los sobrevivientes (metafóricamente) de vuelta a Egipto. En el pasado, los señores egipcios aceptaban a Israel como esclavos y al menos les proporcionaban una vida de subsistencia; pero el Señor Dios dice, que esta vez Egipto ni siquiera los aceptará como esclavos (tan despreciados se han convertido).

Y para que NO haya malentendidos, las últimas palabras del capítulo 28, confirman que el pacto dado en Horeb (otro nombre para el Sinaí) y en Moab, es uno en el mismo pacto para que los israelitas no se confundan y piensen que las cosas han cambiado.

Voy a cerrar por hoy con este pensamiento: así como los términos del Pacto Mosaico no cambiaron entre el Sinaí y Moab, tampoco cambiaron entre Moab y el Calvario. Dios no dio un pacto “para siempre” en el Sinaí, lo revocó y dio uno nuevo “para siempre” en Moab. Tampoco nos dio lo que comúnmente se llama el Nuevo Pacto y revocó el anterior. ¿Cómo puedo saberlo? El Mesías lo dice.

LBLA Mateo 5:17 “ No penséis que he venido para abolir la ley o los profetas; no he venido para abolir, sino para cumplir. 18 Porque en verdad os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, no se perderá ni la letra más pequeña ni una tilde de la ley hasta que toda se cumpla. 19 Cualquiera, pues, que anule uno solo de estos mandamientos, aun de los más pequeños, y así lo enseñe a otros, será llamado muy pequeño en el reino de los cielos; pero cualquiera que los guarde y los enseñe, éste será llamado grande en el reino de los cielos.

Deuteronomio Lección 40 Capítulo 29

image_pdfimage_print

Deuteronomio

Lección 40 – Capítulo 29

La semana pasada terminamos examinando la larga lista de amenazas en Deuteronomio 28 que Dios hizo sobre Israel en caso de que violaran los términos del Pacto Mosaico. Estas amenazas se llaman maldiciones y algunas son de la naturaleza más extrema. De hecho, el capítulo 28 en realidad profetizó que Israel asumiría esas maldiciones porque inevitablemente con el tiempo ellos violarían el pacto.

Yo entré en algunos detalles sobre el asunto de separar los dos términos diferentes “maldiciones” y “La Maldición”; o como mejor lo sabemos, “La Maldición de la Ley”. Las maldiciones se refieren a las sanciones individuales asociadas con varias ofensas en contra de Dios; algunos leves, otros fatales. La Maldición se refiere esencialmente a la muerte y al mal. La Maldición es más o menos la suma de todas las maldiciones que termina con la destrucción personal y a veces (como en el caso de Israel) con la destrucción nacional. Pero tal vez lo más aterrador es que estar sujeto a La Maldición significa que el nombre de uno será borrado. Nosotros vamos a explorar exactamente lo que significa tener tu nombre borrado cuando lleguemos a ese verso.

Yo pasé tal vez un poco más de tiempo con el significado de la “La Maldición” de lo que tal vez algunos podrían considerar necesario, sin embargo es un término que encontramos utilizado en un puñado de versículos cruciales en el Nuevo Testamento; y casi universalmente dentro de la Iglesia su significado ha sido terriblemente mal interpretado. Probablemente uno de los diez versículos más citados en todo el NT es Gálatas 3:13:

LBLA Galatas 3:13Cristo nos redimió de la maldición de la Ley, habiéndose hecho maldición por nosotros –porque escrito está: “Maldito todo el que cuelga de un MADERO” —

Este versículo es la prueba número uno en la mayoría de las creencias doctrinales que giran en torno a que la Ley es inherentemente negativa y una institución mala o defectuosa que, afortunadamente, el Señor ha abolido. Y la explicación es que Pablo dijo que la Ley ES la maldición misma. En otras palabras, la frase “la maldición de la ley” es como decir “la maldición del cáncer”. El cáncer en sí mismo es una cosa maldita; la Ley en sí misma es una cosa maldita. Nada podría estar más lejos de la verdad. Ya debería quedar claro para ustedes que la Ley (la Torá) consistía de 3 elementos principales: las leyes y los mandamientos, la lista de bendiciones por ser obedientes a esas leyes y mandamientos, y la lista de maldiciones por ser desobedientes a esas leyes y mandamientos. Las maldiciones de la ley no son más que un elemento de la Ley; representan las consecuencias, las sanciones por violación.

Pero fíjate que Pablo dice “la maldición”, singular, no “maldiciones”, plural. Nunca pienses que se trata de un asunto trivial; Pablo incluso entró en algunos detalles al explicar la diferencia entre la “semilla” (singular) proveniente de Abraham, frente a “las semillas” (plural) y por qué esto era tan importante. Pablo era un excelente comunicador y no mezcló descuidadamente singulares y plurales. La maldición de la ley, la condenación, es lo que le sucede a una persona cuando uno elige la muerte y el mal sobre la bondad y la bendición al alejarse intencionalmente de Dios.

La Maldición de la Ley fue la muerte eterna y la separación de Jehová entonces y sigue siendo la misma hoy en día. Lo que Pablo está explicando es que Yeshua se convirtió en el objeto de la Maldición de la Ley en nuestro lugar, por lo que un seguidor de Jesús NO tendrá la posibilidad de la muerte eterna colgando sobre su cabeza por sus malos comportamientos.

Sin embargo, las penalidades individuales (las maldiciones) que NO implican la separación eterna del Señor permanecen. Es una enseñanza de teología de la dispensación que el Señor ha entregado la administración de Su sistema de justicia a los gobiernos humanos; y hasta cierto grado estoy de acuerdo con eso. Nosotros robamos, nos meten en la cárcel. Asesinamos, estamos para ser ejecutados. Engañamos a alguien, tenemos que proporcionar reparaciones.

Por lo tanto, esta noción de que no hay consecuencias divinas para los creyentes por nuestros malos comportamientos terrenales (excepto que tal vez vamos a obtener una joya menos en nuestra corona en la eternidad) es simplemente doctrina hecha por el hombre y no de la Escritura. El Señor, ya sea de intervención divina directa o por medio del gobierno humano que Él nos ha permitido, nos disciplinará cuando violemos Sus mandamientos. PERO…lo que se ha puesto a un lado para los creyentes es LA MALDICIÓN de la Ley, la condenación eterna, porque Cristo se llegó a ser condenado por nosotros. Por otro lado, la Maldición de la Ley merodea sobre aquellos que no confían en Él. Las personas no creyentes ya están condenadas por la Maldición de la Ley.

En resumen muy breve para que no haya ninguna duda sobre lo que les estoy diciendo: 1) La Ley no es una maldición y Pablo nunca dijo que lo fue (o francamente Pablo habría ido en contra del Sermón del Monte de Jesús y probablemente no hubiese sobrevivió bajo la Ley Judía un día más) , 2) las consecuencias (maldiciones) de quebrantar las leyes de Dios siguen siendo hasta cierto punto, y 3) un Creyente está sujeto a enfrentar las consecuencias por el pecado, pero esas consecuencias NO (generalmente hablando) incluyen la condenación eterna.

Lo que estamos a punto de leer en Deuteronomio 29 generalmente es llamado el “Tercer Discurso de Moisés” por los académicos de la Biblia. En otras palabras, Deuteronomio es en gran medida un mensaje de 3 partes, un sermón de Moisés, dado antes de que Israel realmente entre en la tierra de la promesa. En cada parte del mensaje de 3 partes Moisés ha repetido, expandido y explicado más en profundidad acerca de la Torá, la Ley dada en el Monte Sinaí, y su intención y propósito.

Al comienzo de este capítulo Israel todavía está en el estado fronterizo de Moab, esperando la orden de Dios de seguir adelante y tomar la tierra. Moisés ha dado la Ley a la 2nda generación del éxodo, la mayor parte de la primera generación (pero no toda) han muerto en el desierto como juicio divino de su negativa a entrar y conquistar a Canaán 38 años atrás. El capítulo 29 es esencialmente Moisés pidiéndole a esta nueva generación que ratifique el pacto tal como lo hicieron sus padres.

Es bastante esclarecedor cuando vemos que Israel tuvo ceremonias de ratificación del pacto en 3 lugares: Monte Sinaí, en Moab, y luego inmediatamente después de cruzar el Jordán y entrar en la Tierra Prometida.

Tres lugares, tres territorios diferentes y tres ceremonias de pacto: Madián, Moab y Canaán. Parte de la razón de esto radica en las antiguas creencias de que cada territorio identificable tenía su propio conjunto identificable de dioses. Madián tenía sus dioses, Moab los suyos propios, y Canaán otro grupo de dioses. Jehová no era autóctono de ninguno de estos territorios. Los hebreos creyeron esto plenamente. No entendían en absoluto que sólo había un Dios, Jehová, que era Dios de todo y de todas partes. Y nosotros realmente ni siquiera vemos que el Señor presione este asunto demasiado duro con los israelitas; de hecho, el Señor hizo todo lo posible para trabajar DENTRO de esas creencias (no importa cuán fuera de la marca estuvieran) mientras desarrollaba a Israel como Su pueblo. Por lo tanto (desde el punto de vista de los hebreos) Jehová se estaba estableciendo como el Dios más alto en cada uno de estos territorios en los que entraron los israelitas. Después de todo, como Israel (hasta ahora) no tenía territorio propio, Jehová no tenía territorio sobre el que gobernar; por lo tanto, Dios (en su manera de pensar) tendría que confiscar un territorio de algunos otros dioses y hacerlo Suyo.

Cada vez que celebraban una ceremonia de pacto, los hebreos veían al Señor como si se estableciera NO como el único dios de ese territorio, sino como el, El (el dios más alto de ese territorio). Recordemos mucho los estudios anteriores de la Torá que era la norma para las culturas del medio oriente tener una jerarquía de dioses con uno de sus dioses como el dios más alto y el resto más o menos bajo su autoridad. El término utilizado en Canaán para “dios más alto” fue IL: “I” “L”. La palabra cananea IL fue adoptada y adaptada a la religión hebrea y se convirtió en la palabra hebrea “El”, como en El Shaddai, El Roi, El Elyon y así sucesivamente. Pero todavía significaba lo mismo y trajo consigo la misma imagen mental: el dios más alto entre los varios dioses DE ESE TERRITORIO. Es sólo que, para los israelitas, Jehová era su “EL” (o IL). La idea del monoteísmo aún no se había afianzado completamente en sus mentes.

Vamos a leer Deuteronomio 29.

LEER DEUTERONOMIO CAPÍTULO 29 completo

Lo primero que Moisés hace es recordarle a Israel su historia de redención. Les recuerda que muchos de los que se le precedieron eran testigos oculares de las increíbles maravillas con las que Jehová azotó a Egipto para liberar y redimir a Su pueblo.

Las matemáticas simples nos dicen que los hebreos que habían vivido más tiempo en este momento (fuera de Josué, Caleb y Moisés) se acercaban a los 60 años (aunque algunos más viejos podrían haber sobrevivido, pero morirían en cuestión de unos días más). Cuando Israel abandonó Egipto, la edad de rendición de cuentas era esencialmente la misma que la que un varón podía servir en el ejército, y eso era alrededor de unos 20 años. Así que cuando Dios condenó a esa generación del éxodo responsable a morir en el desierto y nunca se le permitió entrar en Canaán, eso sólo incluía en ese momento a personas que tenían alrededor de 20 años de edad y personas mayores.

Por lo tanto, miles de jóvenes israelitas (que estaban hasta bien entrada en su adolescencia) fueron personalmente testigos no sólo de las plagas de Dios sobre Egipto, sino también del pacto dado a Moisés en el monte Sinaí. Sin embargo, dado que todavía no había una edad de responsabilidad, no podían aceptar personalmente los términos del pacto, pero sus padres podían estar de acuerdo por ellos. Dicho esto, una vez que cada menor alcanzó la edad de responsabilidad, tuvo que aceptar personalmente (o no) ser miembro de la comunidad del pacto.

Por consiguiente, nosotros vemos surgir este modelo de Dios: los padres de un niño israelita que aún no tenía la edad de responsabilidad podrían incluir a su hijo en las disposiciones del pacto. De hecho, como veremos, este concepto avanza en el sentido de que cada generación futura de israelitas que nace, es considerada automáticamente que nace bajo el pacto (con algunas advertencias en las que no necesitamos entrar). Sin embargo, una vez que ese niño alcanza la edad de responsabilidad, él y ella DEBEN declarar por sí mismos su lealtad al pacto o ellos no son considerados miembros del pacto. En un sentido amplio ese es el propósito de una ceremonia de Bar Mitzvah (y bas Mitzvah) y por qué leer de la Torá es un elemento clave de la misma. Podríamos llamar a este acontecimiento cuando un niño alcanza la edad de responsabilidad y declara lealtad a Dios por él o por sí mismo una ceremonia de renovación del pacto; y eso es exactamente lo que estamos viendo en Deuteronomio capítulos 26 – 30.

Esta noción es probablemente familiar para todos los que están escuchando. Dependiendo de su educación y de si usted es judío o gentil, y en qué denominación está involucrado, la cuestión de si un niño está bajo la protección del pacto de Dios, y a qué edad se considera responsable, es algo que varía. Pero el concepto sigue siendo el mismo y Deuteronomio es la fuente. Si uno va estrictamente de acuerdo con la Escritura, entonces la edad de responsabilidad es la edad en que puede ocurrir el reclutamiento militar. Al mismo tiempo hasta la edad de rendición de cuentas, ese niño está bajo el mismo estatus que sus padres. Si los padres están bajo el pacto, entonces su hijo está bajo el pacto. Si los padres están fuera del pacto, entonces su hijo está fuera del pacto. Funciona de la misma manera, por supuesto, con el Nuevo Testamento a menos que el niño haga una profesión de fe por su cuenta.

Moisés dice, que muchos de ustedes fueron testigos personalmente de las maravillas de Egipto y del Monte Sinaí, pero luego en el versículo 4 dice que a pesar de eso el Señor no les ha dado la mente para entender, ni ojos para ver ni oídos para oír; lo que significa que no entendían el significado de todo. Déjenme decirles, esta es una declaración poderosa.

Hay un juego interesante de palabras que extrañamos debido a la traducción al español. Esencialmente dice que has “visto” pero no “ves”. Pero también dice que a pesar de que tienes oídos, no “escuchas”. Lo que realmente dice es que, aunque tengas oídos, tú no shema. Puede que eventualmente te canses un poco de que te lo recuerde, pero Shema NO significa simplemente oír. Inherente en la palabra es que debes ser obediente a lo que has oído. NO significa escuchar (como es el sentido pasivo de la misma en la que pensamos hoy en día). Sin HACER LO que oíste, entonces no tienes shema.

Cualquiera que haya ido a la iglesia durante unos meses sabe que hay muchos que vienen y ESCUCHAN; el sonido de las palabras y frases entra en sus oídos y entienden las palabras y oraciones y se registran, pero luego no hay respuesta. Esto es lo que Moisés está tratando de que entiendan: tienes oídos (tus órganos sensoriales están registrando los sonidos de las palabras que te estoy dando) pero hasta ahora no estás HACIENDO lo que las palabras te mandan hacer.

Todo este versículo que habla de mentes que no entienden, ojos que no ven y oídos que no escuchan están describiendo la ceguera espiritual. Sin embargo, no malinterpretes este versículo; esto no está hablando en absoluto como un rabino o pastor castigando a su congregación diciéndoles que son espiritualmente ciegos. Más bien esto es Moisés diciendo que hasta este momento Dios no les había dado el don de la conciencia espiritual, pero ahora Él lo ha hecho, y por lo tanto finalmente ellos están listos para aceptar el pacto y cumplir sus términos en un sentido mucho más completo que por meras acciones mecánicas.

Les dije al entrar en el capítulo 26 (el primero de esta sección especial de 4 capítulos) que había grandes misterios, profecías y cosas no reveladas en el mismo que han confundido a eruditos hebreos y maestros cristianos por igual. La declaración acerca de que Dios no ha dado a Su pueblo hebreo la mente para entender ni los ojos para ver y oídos para escuchar es uno de esos misterios. Seamos sinceros; tomado en su sentido más claro esto significa que Dios debe dar a cada uno de nosotros conciencia espiritual o nosotros no vamos a poder comenzar a llevar a cabo adecuadamente Sus instrucciones. O dicho de otra manera, la conciencia espiritual puede ser RETENIDA por Dios hasta que (si alguna vez) Él considere que Él quiere que la tengas. Y sin esta conciencia espiritual no hay esperanza de comprender el significado de las leyes y mandamientos de Dios y su plan y proceso de redención.

Recuerdo en una visita con el padre de Becky (cuando Becky le estaba testificando) su insistencia en que, aunque trataba él no podía entender la Biblia. Lo lee, pero son sólo palabras que evaden su capacidad de comprender. Este era un hombre inteligente y educado; un maestro de escuela jubilado que estaba frustrado porque podía ver que la Biblia eran palabras, oraciones, párrafos y capítulos, pero no tenía ningún significado para su mente.

Unos 6 meses antes de su fallecimiento aceptó a Yeshua como Su Salvador y pasó gran parte de sus días restantes leyendo y disfrutando y finalmente comprendiendo las Sagradas Escrituras. Sólo puedo llegar a una conclusión razonable: se necesita una intervención divina para darnos la percepción necesaria para entender la Palabra divina de Dios. Sin embargo, aquí estaba su pueblo redimido, vagando por el desierto, armado con las Leyes de Moisés, pero constantemente encontrándose en problemas con Dios por su desobediencia. La implicación es que si bien el Señor les había dado la Ley, NO les había dado la capacidad de entender su significado subyacente.

El aclamado erudito de la Torá Judía Jeffrey Tigay (que no es creyente), llega a esta conclusión de lo que leemos aquí en Deuteronomio: “Esto parece implicar que Dios da al corazón la capacidad de fe, pero lo hace sólo para aquellos que la buscan…..el hombre debe tener el deseo de obedecer a Dios y sólo entonces Dios le ayudará a hacerlo.”

La fe, confiar en Dios, era la clave. La Ley se le dio a Israel NO porque la estuvieran buscando o porque eran fieles (no lo eran), sino porque DIOS era fiel. Pero incluso la entrega de la Ley en el Monte Sinaí no liberó automáticamente a los israelitas de su ceguera espiritual. Sólo a los hebreos que tenían fe y confiaban en Jehová se les dio el “código de desbloqueo” a la Palabra de Dios. Sólo aquellos que amaban a Dios y QUERÍAN ser obedientes se les daba la mente para entender, los ojos para ver y los oídos para escuchar.

Naturalmente, este modelo es continua y es la base para el Nuevo Testamento y nuestras vidas modernas.

LBLA Gálatas 3:2 Esto es lo único que quiero averiguar de vosotros: ¿recibisteis el Espíritu por las obras de la ley, o por el oír con fe?

Como Tigay descubrió por sí mismo, Moisés estaba diciendo que recibir la Ley es una cuestión separada de recibir la capacidad de comprender la Ley. Dios ya ha dado el don de la Ley incluso a aquellos que no buscaban recibirla. Pero el don de entenderla como es la intención divina, sólo llega a aquellos que personalmente lo BUSCAN con confianza y desean ser obedientes a Él. Pablo está diciendo exactamente lo mismo. Cuando determinamos por nuestra voluntad buscar a Dios, y ser obedientes a Él, y entendemos lo suficiente como para aceptar al Mesías Judío Yeshua como nuestro Redentor necesario, entonces se nos da el Espíritu Santo. El Espíritu Santo es el código de desbloqueo para la era de la iglesia a la Palabra de Dios. Sin el Espíritu Santo ciertamente podremos leer las palabras de la Biblia, memorizarlas y recitarlas, y hasta cierto punto incluso hacerlas; pero sin el Espíritu Santo nunca podremos entenderlas ni su intención. Y hacer la Ley sin confiar en Dios es un esfuerzo hueco y sin sentido que NO agrada al Señor. Ese es, de hecho, la verdadera definición de legalismo.

El versículo 6 comenta que mientras estaban en el desierto los israelitas no comían pan, ni bebían vino ni bebida fuerte (y esto era para que conocieran a Jehová). Mira: esto no es un ataque verbal en contra del vino y “shekar” (bebida fuerte) más que un ataque verbal en contra del pan. Es simplemente decir que en lugar de los alimentos básicos de la dieta hebrea (pan y vino) comieron maná, codornices y bebieron agua; todas las cosas que se proporcionaron sobrenaturalmente. El pan, el lechem, es el producto del esfuerzo humano. El vino es el producto del esfuerzo humano. Maná vino listo para comer, y se derramó del cielo. La codorniz no fue criada y cuidada; la misma llegó lista para comer y literalmente cayó del cielo. El agua no provenía de construcciones de pozos excavados o canales que estaban dragados ni cisternas para capturar las aguas de inundación repentina. Siempre que el agua natural de un manantial no estaba disponible, Dios simplemente la proporcionó de la fuente más absurda e improbable: las rocas. Y todo esto fue para que ningún israelita pudiera tomar crédito por las provisiones de vida y sustento durante esos 40 años en el desierto, la mayoría de los cuales equivalieron a un exilio. Ahora, ESO es misericordia.

Un par de cosas que debemos tener en cuenta: el vino y la bebida fuerte es perfectamente permitido de acuerdo con las Escrituras. No hay NADA malo con bebidas alcohólicas. El vino es el símbolo bíblico y metáfora de la alegría. Yeshua convirtió el agua en vino porque las bodas iban a ser alegres y la boda a la que él y su madre estaban asistiendo se estaba quedando sin vino y, por lo tanto, sin alegría. ¿Por qué el vino se asoció con la alegría? Porque la gente se ponía un poco mareada.

Olvidaban algunas de sus penas y sentían menos dolor en sus cuerpos; se rieron un poco más y pusieron algunas de sus cargas mundanas a un lado por un corto tiempo. El vino sabía bien y olía bien. Incluso la bebida fuerte (lo que hoy podríamos llamar licor duro y cerveza) era aceptable (pero por supuesto no hasta el punto de la embriaguez y la irresponsabilidad).

Fíjate en las 3 “esferas” de la existencia de las que vino el sustento de la vida para Israel: Maná vino del Cielo, codorniz del cielo (los cielos) y agua de la tierra. Cielo (el mundo espiritual), el cielo (los cielos, lo que vemos cuando miramos a las estrellas por la noche), y la tierra en la que vivimos. Dios es soberano y Él es el Señor de todas estas áreas que representan no sólo todo nuestro Universo visto y conocido, sino también el reino espiritual invisible y no conocible. Provee nuestras necesidades de cada una de estas áreas. ¡Nuestro Dios ciertamente es un Dios impresionante!!

Desde los versos 10 al 21 nosotros somos testigos de la ceremonia actual de ratificación. Y las primeras palabras de esta ceremonia son “…ustedes están en presencia del Señor…” la palabra “en presencia” es significativa. En hebreo la palabra es nitsavy la misma quiere decir que tú te estás “presentando” delante del Señor. Recuerde que mencioné que la lengua hebrea no emplea tiempos (pasado, presente, futuro) per se. Más bien emplean algo llamado perfecto e imperfecto o completo e incompleto. La idea es que algo se ha establecido y se ha completado, o que algo se ha establecido y está en curso, pero aún no se ha completado. Aquí nitsav se utiliza en el perfecto; no está diciendo que en este momento ahora se están presentando al Señor, más bien significa que ustedes se han estado presentando al Señor y continúan haciéndolo. Y el texto hace todo lo posible para incluir a todas las personas que viajan con y entre Israel: líderes, hombres y mujeres, niños, incluso extranjeros. La persona que cortaba la madera y los que sacaban el agua era considerado las tareas más humildes, por lo que esto significa que ningún grupo social se quedó fuera; todas estas personas están presentes en la ceremonia de ratificación del pacto.

Y el pueblo estaba presente para tener la oportunidad de llegar a ser miembro de la comunidad del pacto o de reafirmar su membresía; un pacto que dice el versículo 12 es “un pacto con sus juramentos”, u otras versiones dicen, “un pacto con sus sanciones”. Estos son correctos, pero se pierde el punto; lo que este versículo SIGNIFICA es “un pacto con sus maldiciones”. El hebreo es berit ve-‘alah, que lo más literal es, “un pacto custodiado por maldiciones”. En cierto sentido, esto fue una advertencia y una advertencia de no entrar en este pacto a la ligera porque las repercusiones de romper sus términos podrían ser fatales. No es sorprendente que esta misma advertencia se encuentre en el Nuevo Testamento para aquellos que entrarían en el pacto israelita por medio del sacrificio de Yeshua.

LBLA 1 Corintios 11:26 Porque todas las veces que comáis este pan y bebáis esta copa, la muerte del Señor proclamáis hasta que El venga. 27 De manera que el que coma el pan o beba la copa del Señor indignamente, será culpable del cuerpo y de la sangre del Señor.

Sin embargo, “un pacto custodiado por las maldiciones” era una frase bastante común utilizada en todo el Medio Oriente para describir los tratados hechos entre un rey poderoso y las ciudades vasallos y los estados sobre los que gobernaba.

Estos tratados siempre tuvieron el propósito y los términos deletreados; las obligaciones que ambas partes acordaron; y finalmente las maldiciones que le pasarían al estado vasallo si rompían el tratado. Así que los israelitas comprendieron plenamente la naturaleza sobria y seria de lo que estaban aceptando. ¿Me pregunto si los creyentes modernos nos lo tomamos tan en serio?

Entonces el Señor deja muy claro que Canaán era la tierra que había prometido a Israel; siempre había sido la Tierra Prometida. No era ningún otro territorio adecuado en el que los israelitas vagaban y preferían. No se dejó al azar y a la serenidad ni los caprichos de la historia o la política humana. Es muy fácil ver la tierra de Israel como un lugar donde viven los judíos. ¿Por qué es tan necesario que sea ese lugar en particular? De hecho, gran parte del mundo, hoy en día, está haciéndose esa pregunta. Dado que los musulmanes insisten en que la tierra sobre la que se sienta la nación judía debe ser suya, ¿por qué no trasladar a los judíos a otro lugar que no causará tales problemas? Y de hecho hace un siglo atrás tal cosa se estuvo a punto de suceder.

El padre del sionismo, Theodore Hertzl, hace unos 100 años atrás se acercaba a varios gobiernos de todo el mundo para tratar de adquirir un lugar para una patria judía. Quería Palestina, por supuesto, pero los árabes no querían nada que ver con eso. Finalmente, los británicos le ofrecieron un gran territorio colonial en el que habían perdido interés; hoy conocemos este lugar como el país de Uganda. El Congreso Sionista Mundial había acalorado debates sobre si aceptar la oferta británica y en una votación muy cercana rechazaron a Uganda como la nueva patria judía. El resto, como dicen, es historia.

Incluso si hubieran votado a favor de aceptar Uganda, no habría representado su regreso del exilio como prometieron los Profetas. La tierra de Canaán es especial para Dios por Sus propias buenas razones. La Tierra Prometida no es cualquier tierra suficiente para albergar a Israel; es un lugar divinamente ordenado y muy específico. Dios estaba aclarando eso a la 2nda generación del éxodo, lo dejó claro por Su divina providencia a finales de 1800, y lo está haciendo más claro todavía hoy en día. Pero, ¿tiene la Iglesia ojos que ver y oídos que oír? El mundo ciertamente no, y muchos judíos tampoco.

El Señor dice que no sólo está haciendo este pacto con los que están hoy delante de Él (en Moab), sino con aquellos “que no están aquí hoy”. Dado que los versículos anteriores hacen claro que TODO israelita vivo estuvo presente para escuchar a Moisés esto se refiere a todos los descendientes de los presentes; las generaciones futuras. Curiosamente, el Midrash Tanhuma se ocupa de este asunto y dice que las almas preencarnadas de todos los hebreos futuros estaban presentes en esta ceremonia del pacto, y así ellos también escucharon a Moisés y se convirtieron en parte del pacto. Podríamos llamar ese pensamiento uno fantasioso, pero el cristianismo moderno en general acepta una doctrina muy similar, en que cada alma que vivirá alguna vez fue creada en el principio y está con Dios hasta que crea ese individuo en una forma física y Él pone esa alma eterna dentro de él o ella.

Aún si tu no aceptas esa interpretación, al menos el pacto se ofrece a todos los hebreos de las generaciones futuras, así como el Nuevo Pacto se ofreció a todas las generaciones futuras de la humanidad y no sólo a la que estaba cuando vino Yeshua.

A partir del versículo 16 Moisés advierte que la comunidad del pacto debe mantener su ingenio sobre ellos y estar atento a cualquiera que haya tomado el juramento del Pacto Mosaico, pero luego se da la vuelta y decide que ahora que han declarado que son parte del pacto (seguros y protegidos) pueden simplemente entrar en funcionamiento como les plazca sin tener en cuenta los términos del pacto. Esto se ilustra como un hombre o una mujer que recordaría a las naciones que la multitud de 3 millones de israelitas deambuló en su camino a Canaán, y recordarían a los dioses de oro y plata que esas naciones adoraban, y eligieron servir a esos dioses falsos. Tal persona es vista como veneno amargo y como un ajenjo. En otras palabras, son peligrosos para la comunidad en general porque podrían inducir a otros a hacer lo que ellos han hecho.

Entienda: por mucho que este escenario sucediera exactamente en la historia de Israel (y leemos sobre ello extensamente en Jueces y todos los libros de los Profetas), era raro que un hebreo renunciara a Jehová y decidiera adorar a otros dioses en Su lugar. Más bien simplemente continuarían con lo que hablamos hace unos minutos: verían a Jehová como el El, el dios más alto del territorio, y lo mantendrían, pero agregarían algunos de los dioses “menores” a su repertorio. Esto se sentía perfectamente razonable para ellos; iban al templo, asistían a las fiestas bíblicas, traían sus diezmos y sacrificaban en el Altar de Holocausto; pero entonces también tendrían pequeños ídolos de madera y piedra de otros dioses en sus hogares y les rendirían homenaje también (a menudo en secreto para que sus vecinos no lo supieran). No hace falta decir que se sorprendieron cuando las maldiciones de Dios cayeron sobre ellos con su excusa habitual: pero Dios, ¿no llamamos a tu nombre? Leemos de este escenario una y otra vez hasta el cansancio en los libros de los Profetas.

Algunos de ustedes saben a dónde lleva esto, ¿no? Este modelo se presenta naturalmente también en el Nuevo Testamento; y la caída y la adoración de otros dioses pueden ser tan frecuentes en la iglesia institucional hoy como lo fue con los hebreos en los días de los malvados reyes de Israel.

Quien no ha escuchado la tan repetida frase de Jesús que dijo, “LBLA Mateo 7:22 22 Muchos me dirán en aquel día: “Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros[i]?” 23 Y entonces les declararé: “Jamás os conocí; apartaos de mí, los que practicáis la iniquidad.”

Aquí, en Deuteronomio 29, Jehová estaba advirtiendo por medio de Moisés que aun cuando la redención y la firma del pacto eran cosas buenas, uno tenía que continuar en su confianza y obediencia para mantener su posición dentro de la comunidad del pacto. ¿Crees que eso ha cambiado con Jesús? Me temo que la gran mayoría de especialmente el ala evangélica del cristianismo lo cree así. Pero como con tantas doctrinas de este tipo, las Sagradas Escrituras nos dicen lo contrario: LBLA Romanos 11:19 Así que dirás, “Las ramas se rompieron para que yo pudiera ser injertado.” 20 Verdadero, pero ¿y qué? Estaban separados debido a su falta de confianza. Sin embargo, usted mantiene su lugar sólo debido a su confianza. Así que no seas arrogante; ¡por el contrario, estar aterrorizado! 21 Porque si Dios no perdona las ramas naturales, ¡ciertamente no te perdonará! 22 Así que miren bien la bondad de Dios y su severidad: por un lado, la severidad hacia los que se cayeron; ¡pero, por otro lado, la bondad de Dios hacia ti- siempre que te mantengas en esa bondad! ¡De lo contrario, usted también será cortado!

Sabes que es muy preocupante para mí que muchos de nosotros pensamos que podemos levantarnos del banco y caminar por el pasillo, decir las palabras, rezar la oración de los pecadores, y luego pensar que hemos completado nuestras obligaciones con Dios. Que ahora que nos hemos unido a la comunidad del Nuevo Pacto no tenemos deberes, no tenemos reglas, y no hay consecuencias para nuestras acciones. No hay UNA Escritura en el AT o NT que incluso implique tal cosa. La única razón por la que este tipo de pensamiento existe dentro de demasiadas doctrinas cristianas, es para hacer frente al supuesto problema del legalismo y funciona como un medio para la salvación. Que de alguna manera u otra obedecer los mandamientos escritos de las Escrituras de Dios es legalismo; hacer obras buenas y justas es tratar de obtener nuestra salvación mediante obras para auto justificarse. Creo que es hora de que la Iglesia se arrepienta de esto y vuelva a examinar estas cuestiones antes de que sea demasiado tarde para millones de asistentes a la Iglesia que honestamente piensan que están a salvo dentro de la congregación del Señor, y sin embargo no tienen interés en Su Palabra o Sus caminos.

El versículo 20 es francamente aterrador. Dice que el Señor no perdonará a los que se caigan de esta manera y que la suma total de toda maldición de la Ley estará sobre esa persona, y que Jehová borrará su nombre de debajo del cielo. Te dije al comienzo de la lección de hoy que averiguaríamos lo que significa “borrar su nombre”. Para la mayoría de ustedes creo que el significado ya ha quedado claro: está hablando de la muerte eterna. Está hablando de La Maldición de la Ley. Es una condena absoluta. Quien firme el pacto y luego se caiga sufrirá el mismo destino que aquellos que adoraron al Becerro de Oro. Sufrirá el mismo destino que Dios impuso a los amalequitas: la ira permanente de Dios y la separación permanente de El.

El versículo 21 explica que el Señor señalará a la gente por este destino y se hará de acuerdo con los términos del pacto. La aspirante a persona apóstata no debe pensar que podría “perderse” y esconderse entre la comunidad del pacto, y escapar de su destino al pasar desapercibido. Tampoco debe pensar que todos los castigos y disciplinas divinas ocurren sólo a nivel nacional (experimentado por la comunidad en su conjunto). Más bien el Señor tratará con los infractores del pacto, persona por persona y no hay ningún escondite de Dios. Y uno de los propósitos para Jehová condenando apóstatas individualmente, y lidiando con ellos de la manera más devastadora y horrible, es para que otros que vengan más tarde vean lo que les sucedió. Los malditos serán una señal para que las generaciones futuras no pongan a prueba al Señor.

Quiero señalar algo interesante que ahora se dice que arroja luz sobre algo de un rompecabezas que se remonta al Génesis. Estos versículos utilizan la destrucción de Sodoma y Gomorra, así como las ciudades de Adamah y Zeboiim, como ilustraciones de la aniquilación completa que los apóstatas pueden esperar. Y dice que estas ciudades estaban tan completamente devastadas por el azufre y la sal que estaban más allá de cualquier capacidad para producir cultivos o incluso pastar tierras para animales salvajes o domésticos. Estas ciudades fueron esencialmente arrojadas al Lago de Fuego y abandonadas por Dios y el Hombre para siempre.

Recuerda que Lot y su familia fueron rescatados por un ángel, de la malvada ciudad de Sodoma y que al huir se les instruyó que no miraran hacia atrás; pero la esposa de Lot desobedeció y se convirtió en un pilar de sal.

De sí misma la sal es útil y buena. Puede preservar y puede sazonar. Sin embargo, la sal también puede ser destructiva. La idea es que a pesar de que a la esposa de Lot se le dio la oportunidad de escapar de la destrucción (y de hecho se había escapado) ella todavía no confiaba (se alejó de Dios) y terminó sufriendo el mismo destino que ella habría tenido si ella simplemente se quedaba en Sodoma con los paganos. Ella se convirtió en sal; se convirtió en el mismo agente del suelo que destruye el veneno (sal) que hizo que Sodoma y Gomorra fueran inhabitables e inutilizables.

Como puedes ver era habitual que un rey poderoso que tenía tratados con muchas ciudades vasallos más pequeñas viniera y destruyera por completo esa ciudad en caso de que se rebelaran contra él. Sería una señal de advertencia a sus otras ciudades vasallos NO seguir su ejemplo. En el proceso, los hombres del rey traerían azufre y sal y lo esparcían por toda la tierra cultivable. Los dos productos químicos combinados hicieron la tierra totalmente inutilizable para cualquier cosa; el azufre creó un mal olor y la sal envenenó el suelo y nada crecería.

El que la esposa de Lot fuese un “pilar” de sal se traduciría mejor como un “monumento” de sal. Es decir, se convirtió en una señal, una advertencia, un marcador de peligro para todos los que se apartarían de su redención y de su Redentor.

LBLA Jeremías 17:6 Será como arbusto en el yermo y no verá el bien cuando venga; habitará en pedregales en el desierto, tierra salada y sin habitantes.

LBLA Mateo 5:13 “ 13 Vosotros sois la sal de la tierra; pero si la sal se ha vuelto insípida, ¿con qué se hará salada otra vez? Ya para nada sirve, sino para ser echada fuera y pisoteada por los hombres.

Terminaremos el capítulo 29 la próxima semana y luego pasaremos a Deuteronomio 30.

Deuteronomio Lección 41 Capítulos 29 y 30

image_pdfimage_print

Deuteronomio

Lección 41 – Capítulos 29 y 30

Nosotros continuamos hoy con nuestro estudio de Deuteronomio 29 donde Moisés está presentando las maldiciones y las bendiciones de la Ley de una manera de resumen. Todo Israel está presente, hasta los forasteros que se han unido a Israel. Para este sermón de exhortación por el líder ungido de Israel cuyo tiempo de vida ahora es muy corto.

Él ha estado recordando a esta segunda generación del éxodo (sólo unos pocos de los cuales fueron testigos personalmente de los horrores visitados sobre los egipcios) que estos golpes contra Egipto fueron la ira de Dios con el propósito de obtener la liberación de Israel de la mano del enemigo. Sin embargo, el Señor visitaría también cada uno de estos juicios sobre Israel si no cumplían los términos del Pacto Mosaico. No sólo eso, sino que devolvería a Israel al enemigo (en lo sucesivo metafóricamente denominado Egipto); es decir, Israel sería exiliado de la Tierra Prometida que sólo ahora están a punto de ocupar y en su lugar estarían obligados a vivir en subyugación a otro pueblo en otra tierra.

Terminamos nuestra última lección discutiendo el versículo 23, en el cual la tierra de la promesa misma sufriría realmente de las maldiciones de Dios junto con el pueblo. El suelo ya no produciría; sería como la tierra de Sodoma y Gomorra; muerto e infértil. El agente para esta infertilidad de Sodoma y Gomorra era el azufre y la sal, y el suelo de Israel se comportaría como si algún enemigo hubiera propagado azufre y sal sobre la misma.

Es un hecho de la historia que, desde la conquista de Canaán por parte de Israel bajo Josué, las únicas veces que la tierra de Israel fue fértil y fructífera fueron cuando los israelitas vivieron allí. Cada vez que eran exiliados, la tierra se iba en barbecho. Israel, el pueblo sin Israel la tierra está incompleta. Las hermosas granjas e invernaderos que dominan el paisaje de Israel hoy en día sólo comenzaron a reaparecer a principios de 1900 cuando los judíos comenzaron a buscar refugio de su difícil situación en Europa. A medida que llegaron más personas, la tierra parecía responder al igual que una víctima de neumonía responde visiblemente a los antibióticos modernos. Los pantanos infectados por la malaria fueron drenados y se convirtieron en tierras de cultivo; el desierto floreció. Las laderas se hicieron exuberantes con olivos y pistachos, y ahora incluso mangos y guineos.

Podría ser una sorpresa, pero la Franja de Gaza se había conocido como el invernadero de Israel. Produjo alrededor de 1/2 de todos los productos alimenticios kosher para Israel. En el poco tiempo transcurrido desde que Israel se abrochó a la presión internacional y la ha evacuado y se la ha entregado a los palestinos, la producción de alimentos ha disminuido tan drásticamente que ni siquiera puede alimentar a la población palestina de Gaza.

Vamos a volver a leer una sección corta de Deuteronomio capítulo 29 para comenzar.

VOLVAMOS A LEER DEUTERONOMIO CAPÍTULO 29:21 – hasta el final.

Sabemos por muchos de los documentos antiguos descubiertos en el Medio Oriente que varias naciones emplearon este formato reutilizable en sus tratados que expuso amenazas de lo que sucedería si la ciudad o estado subyugado violaba el tratado y, por lo tanto, se les presentaría la ira del rey más poderoso que dominaba sobre ellos.

Ellos podían llegar a ser muy gráficos y específicos sobre el terrible resultado de la rebelión, por lo tanto, no deberíamos sorprendernos al ver el mismo formato utilizado aquí en relación con Dios, Israel, y las bendiciones y maldiciones del pacto entre ellos.

La diferencia entre los tratados terrenales estándar establecidos con los estados vasallos y los Imperios que los controlaban, frente a lo que se pronuncia en Deuteronomio, es que los acontecimientos exactos previstos para la violación de tratados eran proféticos para Israel. En esos tratados terrenales entre las naciones había amenazas exageradas diseñadas para suscitar miedo con la esperanza de mantener a los subyugados en línea. Pero en el caso de Deuteronomio, este era Dios hablando a Israel y Él no hace amenazas ociosas, ni toma represalias con consecuencias injustas demasiado duras, como medio de control. Encontramos que todo lo que Jehová dijo que Israel eventualmente haría, lo hizo; y todo lo que les haría como consecuencia de su rebelión Él lo hizo.

Estos versículos afirman que el nivel de devastación sobre Israel por su rebelión será tal que los extranjeros que viajen a Israel, y la próxima generación de israelitas que soportarán la carga de estas maldiciones, preguntarán qué podría haber causado que esto sucediera. La razón de este asombro por lo que le sucedió a Israel es doble: primero porque se hizo evidente para los vecinos de Israel que el Dios de Israel era muy poderoso y que había bendecido abrumadoramente la tierra con más fecundidad de la que había disfrutado nunca. En segundo lugar, no tenía sentido que el Dios de Israel se diera la espalda y fuese en contra de Su propio pueblo al que había hecho tantos esfuerzos de establecer en Canaán.  Por lo tanto, se pregunta: “¿Cuál es el significado de tal frenética, furiosa, ira (por Dios)?”  En otras palabras, ¿qué podría haber hecho Israel para traer esta ira sobre sus cabezas?  Los vecinos y descendientes de Israel no entendían lo que Israel había hecho mal.

Es interesante cómo la rebelión en contra de Dios suele suceder; la mayoría de las veces no es dramático, sino que es sutil y todo se siente y parece ser perfectamente normal. La rebelión puede pasar desapercibida porque a veces la actividad rebelde parece ser de naturaleza incluso piadosa, ya que la mayoría de la gente está de acuerdo con ella y avanza alegremente a su posición precaria. Incluso en los casos más extremos como la Inquisición por la cual la iglesia quemó a miles de personas en la estaca, encarceló y torturó a innumerables miles más, y trató de expulsar a los judíos de Europa, pocos dentro de la Iglesia cuestionaron si lo que estaban haciendo era o no era de Dios. ¿Qué podría ser más piadoso que buscar y destruir herejes?

Si bien, hoy en día no tenemos nada como la Inquisición sucediendo dentro de la iglesia, hemos adoptado lentamente y seguramente hábitos y costumbres que nos acercan al mundo (y por definición nos alejan de Dios); el objetivo es hacer que el mundo se sienta más cómodo con nosotros. A menudo la única protesta real entre los seculares contra la iglesia es cuando un segmento de la iglesia hace algo escandaloso como atreverse a hablar en contra del aborto a petición, o negar la legitimidad del matrimonio homosexual, o defender a Israel como perteneciente exclusivamente al pueblo judío. E incluso entonces la protesta generalmente proviene de otro segmento de la iglesia que se pone del lado de los enemigos de Israel y no encuentra nada particularmente malo con el aborto y abraza la homosexualidad.

Varias Escrituras del Nuevo Testamento hablan del regreso del Mesías y de las secuelas de ese regreso; y uno de los resultados va a ser que las personas (los asistentes a la iglesia y otros también) se sorprenderán y confundirán como un gran número de personas aparentemente agradables y piadosas, incluyendo muchos que llenan los bancos cada domingo, se encuentran directamente en el punto de mira de la ira de Dios. El mundo (y gran parte de la iglesia y la sinagoga) hará la pregunta planteada retóricamente en Deuteronomio 29:24: “¿Cuál es el significado del enojo frenético, furioso de Dios?”  No lo entenderán; después de todo, todo parece estar bien. Y Yeshua ha explicado Su respuesta personal a las masas que levantan sus manos a los cielos y gritan a Dios, “¡¿por qué?!”  en absoluto la calamidad que viene es la siguiente: LBLA Mateo 7:22 “ Muchos me dirán en aquel día: “Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros[i]?” 23 Y entonces les declararé: “Jamás os conocí; apartaos de mí, los que practicáis la iniquidad.”

La respuesta de Yeshua fue que aquellas personas que serán objetos totalmente sorprendidos de la ira de Dios son los “trabajadores de la iniquidad”. ¿Qué significa eso, “los trabajadores de la iniquidad”? ¿Significa eso que la gente que roba autos va al infierno? ¿Significa eso que si alguien conduce 10 mph por encima del límite de velocidad van a estar destinados a la ira? Después de todo, ¿no es la posición del liderazgo cristiano que una vez que somos salvos no hay cantidad de iniquidad (comportamiento pecaminoso) que pueda traer la ira de Dios sobre nosotros?

La respuesta es en realidad bastante lógica: cuando la Biblia habla de la ley, sólo se habla de las Leyes de la Torá, de los mandamientos bíblicos. La única ley que cualquier judío llamaba “ley” era la ley de Dios. Si bien Yeshua ciertamente no abogó para que los judíos se inclinaran hacia el código de la ley romana, tampoco podemos pensar seriamente que si un judío se negaba a seguir las leyes del Imperio Romano (como inclinarse ante César u observar un día de adoración a Zeus, o no pagar debidamente sus impuestos) que esto equivalía a la iniquidad.  La declaración de Cristo no se refería a los diferentes códigos de derecho nacional civil o penal de los diversos estados y países del mundo actual o el que llegaría en tiempos futuros; la declaración se refería a la única ley que había para un judío: la Torá. ¿Me estás escuchando? El trabajador de la iniquidad de Yeshua es un trabajador de la falta de Torá. Jesús está hablando de la ley desde el punto de vista de Dios, no del punto de vista terrenal. Yeshua está diciendo, “Aléjate de mí, tú que ignoras los mandamientos de Dios, pero juegas todos los buenos juegos de ir a la sinagoga o a la iglesia sin falta; u observar todos los días santos (o inventar los suyos) o comportarse piadosamente en las reuniones de la congregación, pero en realidad no tienen ninguna relación con el Señor en absoluto.

Esta respuesta del Nuevo Testamento es (no debe de sorprendernos) la misma que la respuesta del Antiguo Testamento a “¿qué le pasó a Israel?” porque el Antiguo Testamento estableció el modelo. Deuteronomio 29:25 dice que la ira de Dios vino sobre Israel porque abandonaron el Pacto Mosaico; fueron y sirvieron a otros dioses; sirvieron cosas que no se les asignaron (cosas reservadas para el mundo en general, pero no para la gente apartada de Jehová).

Y fue por esta razón que aquellos que parecían externamente ser parte de la comunidad de creyentes en buen estado (en este caso Israel) fueron retirados de la Tierra Prometida DESPUÉS de haber sido redimidos, después de haber sido dados los mandamientos, y después de haber llegado a la tierra del descanso del Señor y haberse establecido allí. Dado que los exilios de Israel siempre fueron juicios nacionales y no individuales, todos los hebreos se vieron afectados sin importar cuál fuera su condición personal e individual ante Dios.

Como Pablo le dice al nuevo grupo de creyentes gentiles en LBLA Romanos 11:19 Así que dirás, “Las ramas se rompieron para que yo pudiera ser injertado.” 20 Verdadero, pero ¿y qué? Estaban separados debido a su falta de confianza. Sin embargo, usted mantiene su lugar sólo debido a su confianza. Así que no seas arrogante; ¡por el contrario, estar aterrorizado! 21 Porque si Dios no perdona las ramas naturales, ¡ciertamente no te perdonará! 22 Así que miren bien la bondad de Dios y su severidad: por un lado, la severidad hacia los que se cayeron; ¡pero, por otro lado, la bondad de Dios hacia ti- siempre que te mantengas en esa bondad! De lo contrario, usted también será cortado!

La redención se revirtió porque los redimidos se alejaron de ella por voluntad propia.

El verso final de este capítulo es uno que podría enseñarse durante horas (puedes relajarte, no voy a hacer eso). Dice que hay cosas reveladas de Dios que pertenecen a Israel y a sus hijos para siempre, y eso es para que esas cosas puedan ser observadas (seguidas, obedecidas). Esas cosas reveladas son la Palabra de Dios, la Torá (toda la Escritura si vamos al caso). Por otra parte, hay esas cosas ocultas que pertenecen sólo a Adonai; son para que Él lo sepa e Israel se pregunte. Mientras nos acercamos al final de los sermones de Moisés, voy a aprovechar esta oportunidad para sermonear un poco sobre un tema que creo que es importante para nuestro tiempo.

Hay tanto que podemos tomar de este principio de las cosas reveladas para que el hombre pueda comprender, en contraposición a las cosas que Dios sólo conoce para Su propio placer y propósito. Una de las mayores herramientas que tenemos como creyentes es la Torá, porque en ella se establecen los cimientos de la redención; y dentro de las leyes y órdenes encontramos lo que complace a Dios y lo que le disgusta. Encontramos lo que está bien y lo que está mal, lo que es bueno y lo que es malo. Sin embargo, desde principios del siglo III D.C., la Torá ha sido desechada por la iglesia institucional orientada a los gentiles como no sólo irrelevante sino abolida. Los tristes resultados son evidentes para aquellos que tienen los ojos para ver.

Sin embargo, también hay esos efectos más sutiles que pueden pasar desapercibidos y sin vigilancia incluso para los vigilantes. Me gustaría citar al notable erudito y autor bíblico Thomas Scott, ya que él hace el punto bastante elocuentemente: “Casi todas las herejías y controversias, que han corrompido la pureza o perturbado la paz de la iglesia en todas las épocas, se han originado del desprecio a esta distinción: es de vanados intentos basados en razonamientos humanos y autoridades eclesiásticas, con el fin de llenar supuestos abismos en la revelación de Dios; y hacerlo más aparentemente consistente y sistemático de lo que complació a Dios hacerlo (en Su Palabra para nosotros).

Desde deducir las consecuencias discutibles de las Escrituras de la revelación de Dios, o de rastrear los misterios sagrados de la Palabra a alguna causa no revelada, el silencio puede ser una respuesta más apropiada frente a los misterios finales…”

Lo que el profesor Scott está diciendo es que es nuestra inclinación por querer saber el porqué de todo en las Escrituras lo que nos lleva a imaginaciones fantasiosas de lo que los propósitos de Dios PUEDEN ser; y esto ha creado el cuerpo de Cristo irremediablemente dividido del que somos hoy. Además, especialmente en el mundo occidental, hemos decidido que Dios necesita nuestra ayuda para narrar y estructurar Sus leyes y principios como si la Palabra no estuviera completa. Hemos decidido que nuestros intelectos no están suficientemente satisfechos si no podemos tomar la Biblia y formarla en un sistema bien definido que tenga una respuesta lista para cada pregunta teológica y social (si la respuesta a esa pregunta se aborda directamente en la Biblia o no). Las jergas modernas de la iglesia para estas respuestas son, “doctrinas de fe”.

En nuestra época el cristianismo ha quitado el ojo de la pelota y se ha enamorado con el futuro. Todos estamos convencidos de un nivel u otro de que estamos viviendo en el período de tiempo que la Biblia llama los últimos días. Para satisfacer este enamoramiento tenemos todo tipo de teoría teológica que pretende tener la mayoría, si no toda, la verdad sobre lo que va a suceder en un futuro cercano. Estas teorías teológicas van por todo tipo de nombres elegantes: post y pre-milenialismo, media y post-tribulación, éxtasis de pre-ira, etc. La serie de libros más vendida “Left Behind” se ha beneficiado de esta fascinación y ha creado un seguimiento leal hasta el punto de que un gran segmento de la iglesia da gran credibilidad a las especulaciones de la historia ficticia de los tiempos finales del autor. Yo tuve un pastor de una mega iglesia decirme a la cara que si uno no creía en un momento de éxtasis de tribulación-media, que esa persona no tenía lugar en su congregación y que tendría que cuestionar la autenticidad de la experiencia de salvación de esa persona.

Lamentablemente nosotros hemos hecho que si suficientes personas en autoridad, o que son famosas, se ponen de acuerdo en un cierto camino de un futuro profético (aunque la Escritura no haga ninguna mención concreta de la misma) entonces se convierte en hecho y a menudo en la base de algunos pilares de fe de las denominaciones. También se convierte en una causa de escarnio y exclusión para aquellos que piensan lo contrario.

De alguna manera debemos volver a contentarnos con el hecho de que se dice tan clara y sucintamente en Deuteronomio 29:29; las cosas ocultas son de Dios y las cosas reveladas nos pertenecen. Dicho en negativo las cosas ocultas NO son para nosotros para que lo sepamos. Debido a nuestra preocupación moderna por esas cosas ocultas (cosas proféticas) a menudo prestamos escasa atención a las cosas reveladas (la Palabra escrita, Sagrada Escritura, con sus instrucciones y mandamientos claros). Supongo que es mucho más fácil pensar en un futuro glorioso y emocionante como lo imagina alguien con autoridad que acatar las leyes y órdenes reveladas que pueden ser inconvenientes y a veces sofoca nuestro individualismo. Pero pensar que podemos discernir con cualquier detalle real los misterios proféticos no revelados que Dios sostiene es algo muy peligroso.

Los sabios judíos y las autoridades religiosas de las décadas previas al nacimiento de Yeshua esperaban ansiosamente la venida profetizada de su Mesías Judío.

Sus circunstancias insostenibles de estar bajo la opresión a largo plazo de Roma, llevaron a muchos a una preocupación de esperar y planear ese glorioso advenimiento del Libertador, en algún momento en un futuro próximo. Toda clase de teorías sobre quién sería, y cómo y dónde aparecería y bajo qué circunstancias, y cuándo se revelaría, condujeron a una serie de doctrinas intransigentes que dejaban poco espacio para el desacuerdo. Las diversas autoridades religiosas estaban tan convencidas que el Señor supuestamente les había revelado ideas secretas sobre la venida del Mesías Judío que hasta ahora no había sido revelado públicamente a los hombres, que cuando el Mesías llegó la mayor parte de la población de los judíos que fueron terriblemente engañados lo descartó por completo. El Salvador judío de Nazaret simplemente no encajaba en el molde rígido de las doctrinas erróneas hechas por el hombre que los intelectuales y líderes religiosos habían inventado y declarado como verdad inexpugnable. Y por lo tanto todos los que pensaban lo contrario eran herejes.

Isaac Newton, un teólogo mucho antes de ser científico, dijo una vez que el propósito de la profecía bíblica no era darnos una idea del futuro; sino que era para que pudiéramos mirar hacia atrás en las profecías ya cumplidas y ver la fidelidad inmutable de Dios.

Estemos satisfechos con lo que Jehová ya nos ha revelado, y con dejar que el futuro no revelado se lleve a cabo como sólo Él sabe que lo hará, para que no estemos trabajando con propósitos cruzados para el Señor o a ciegas a los acontecimientos divinamente ordenados a medida que se producen. Determinemos centrar nuestro tiempo y esfuerzo en las cosas reveladas de Dios y dejemos que los misterios de Dios permanezcan así hasta que sucedan. Concentrémonos en Su Palabra, Su Torá, Toda Su Biblia y oremos para discernir acerca de lo que ya nos ha dado claramente y espera que observemos. Hay más allí de lo que podemos tragar en toda la vida tal como está.

 Vamos a continuar con el capítulo 30.

LEER DEUTERONOMIO CAPÍTULO 30 completo.

Moisés toma un breve desvío de su invocación de Israel a la renovación del convenio en los primeros 10 versículos del capítulo 30.

Si a este capítulo se le diera un nombre sería “Retorno y Restauración”. Los primeros versículos, de hecho, emplean una repetición de varias formas de la palabra hebrea shuv que significa girar o regresar. Así que el tema de al menos la primera mitad del capítulo 30 es que, si los israelitas exiliados regresan a Dios, Dios los devolverá a la Tierra Prometida. Si los hebreos se apartan de su apostasía, Dios apartará Su ira de ellos.

Por favor, observen cuidadosamente algo en el versículo 1 que he hecho un punto de énfasis en las últimas lecciones: el versículo emplea los términos “la bendición” y “la maldición”. Dice que Dios ha puesto ante Israel dos caminos diferentes; uno que conduce a la bendición de la Ley, y el otro que conduce a la maldición de la Ley. El énfasis que he estado haciendo es tratar de deshacer una doctrina errónea de la iglesia que ha ensuciado y contaminado tantas otras doctrinas; y esa falsa doctrina es que cuando Pablo dice que los creyentes ya no están bajo la maldición de la Ley, quiere decir que la Ley es de sí misma una maldición y por lo tanto no tenemos ninguna obligación con ella.

Y es por eso que la iglesia ha estado tan ansiosa durante 1800 años en denunciar la Ley como algo malo y defectuoso que ya ni siquiera existe.

Es mi oración que aquellos de ustedes que han estado estudiando la Torá con nosotros vean ahora que la maldición de la Ley está bien definida en la Biblia como la consecuencia de quebrantar la Ley, alejarse de Dios, posponer; la maldición no es la Ley en sí. De hecho, a medida que avanzemos en este capítulo, Moisés expone un poco sobre exactamente lo que significan los términos “la bendición” y “la maldición” de la Ley.

Así que Dios dice que mientras Israel está en el exilio, si Israel acepta Su veredicto por lo que es (bien merecido juicio divino), y se da cuenta de que la causa de ello fue su rebelión; y vuelven al Señor por medio de seguir Sus mandamientos (la Torá), entonces el Señor los tomará de vuelta con amor. El versículo 2 dice que este arrepentimiento debe ser “con todo nuestro corazón y alma”, lo que significa que deben ser sinceros y estar completamente listos para comenzar de nuevo bajo los términos del pacto.

Hay una diferencia sustancial entre arrepentirnos de nuestros caminos pecaminosos y simplemente darse cuenta consciente de que hemos estado desobedeciendo al Señor, y por lo tanto deseando alivio de una mala situación que nuestra desobediencia nos ha causado. Hay una diferencia aún mayor entre desear un cambio en todo nuestro ser que refleje una nueva relación con Dios centrándose en la obediencia, que simplemente querer que nuestras circunstancias difíciles cambien. Por supuesto, el Israel exiliado quería que sus circunstancias de ser extranjeros no deseados en una tierra extranjera bajo la subyugación de un rey pagano, fueran cambiadas (¿quién no quisiera eso?) Pero esa esperanza de cambio no suavizaría la postura del Señor sobre Su pueblo. Más bien tuvieron que apartarse del camino de la iniquidad que habían escogido, y volverse hacia Él.

Moisés dice que si uno de los hebreos exiliados está en los confines de la tierra (más lejos de la Tierra Prometida) que incluso de allí el Señor irá y traerá a esa persona de vuelta…. SI se arrepienten. Veremos este tema resonado en los libros de los Profetas mientras profetizan que el Señor devolverá a Israel a la tierra, y traerá a la gente a casa desde los confines más remotos del planeta. Pero este mismo tema no termina ahí; Jesús también lo emplea.

LBLA Lucas 15:3 3Entonces Él les refirió esta parábola, diciendo: ¿Qué hombre de vosotros, si tiene cien ovejas y una de ellas se pierde, no deja las noventa y nueve en el campo[c] y va tras la que está perdida hasta que la halla? Al encontrarla, la pone sobre sus hombros, gozoso; y cuando llega a su casa, reúne a los amigos y a los vecinos, diciéndoles: “Alegraos conmigo, porque he hallado mi oveja que se había perdido.” Os digo que, de la misma manera, habrá más gozo en el cielo por un pecador que se arrepiente que por noventa y nueve justos que no necesitan arrepentimiento.

El Señor VA a regresar a cualquiera que se vuelva de su pecado al Reino de Dios. Esto es muy central para todos los Creyentes. Miramos cuidadosamente al patrón del AT como el modelo del NT coincidente que muestra que, si bien ningún ser humano o espiritual puede tomar con fuerza a alguien que está con el Señor lejos de Él, una persona puede elegir alejarse del Señor o renunciar a Él como su Dios. Al mismo tiempo, si esa persona llega a sus sentidos y se arrepiente y desea una relación nueva y sincera con Dios bajo los términos del pacto, entonces el Señor está dispuesto a traerlos de vuelta.

Es por eso que Santiago, hermano de Jesús, dice tan conmovedoramente que si un hermano va tras un hermano que se ha alejado de la fe y lo trae de vuelta,esto será salvar a ese hermano caído de la muerte eterna. Así como el Señor envió a Sus jueces y profetas a castigar a Su pueblo a medida que se acercaban cada vez más a esa línea en la arena que sólo es visible para Dios (esa línea que una vez cruzada destruye nuestra relación con él), después de que Israel inevitablemente cruzó esa línea y fueron exiliados, los profetas también exhortaron al pueblo a arrepentirse y volver a Dios.

Comenzando en el versículo 6 Moisés dice, que es DIOS quien abrirá su corazón y el corazón de sus hijos para amar completamente al Señor. Comprender la secuencia; primero está el deseo sincero para con Dios, LUEGO Él toma la acción de tratar con tu corazón. Permítanme recordarles una vez más: el corazón significa mente. Corazón es una traducción literal del hebreo. Pero en los tiempos antiguos (de hecho, hasta alrededor de 400 D.C.), se creía universalmente que el órgano del corazón era donde se producía el pensamiento de los procesos. En otras palabras, mientras que sabemos que el órgano cerebral es donde ocurre el pensamiento, los antiguos pensaban que era el músculo del corazón. Los antiguos pensaban que nuestras mentes estaban ubicadas dentro de nuestro pecho, en el corazón. Así que a menudo veremos las palabras corazón y mente utilizados indistintamente. Dondequiera que veas la palabra corazón, simplemente reemplázala con mente y tendrás el significado deseado.

Por lo tanto, Dios dice que tratará con la mente de aquellos que regresan a Él y ponen el amor en sus mentes hacia Él. Una y otra vez los pastores han pronunciado correctamente las palabras, “el amor es una decisión”, porque el amor es una función de nuestro cerebro, nuestras mentes, así como algunos han comenzado correctamente a señalar que el amor es también una acción. El amor como sentimiento es válido hasta un punto; pero es como resultado del amor en nuestras mentes que tenemos este sentimiento (emoción) de calidez y afecto.

El punto que debemos comprender de este versículo es la intervención divina de Dios en la mente de los seres humanos para darles un amor pleno de Él para aquellos que lo desean. Ese probablemente no es en absoluto un nuevo principio para ustedes porque ese es un principio fundamental del cristianismo del Nuevo Testamento. La cosa es (como hemos estado aprendiendo) estos principios que se describen casi universalmente como principios del NT son de hecho principios establecidos de la Torá de hace mucho tiempo.

Moisés también dice que el Señor ahora infligirá a las naciones que conquistaron Israel y las envió al exilio, el mismo conjunto de maldiciones que ha infligido a Israel. Es verdaderamente fascinante cómo operan la mente y las acciones de Dios. Levanta a las naciones para usarlas como Su mano de ira contra Su propio pueblo; y luego, cuando lo infligen con guerra y pelea con Israel, los castiga por eso.

Verdaderamente este es uno de esos muchos misterios de Dios. Puedo entender la razón en un nivel muy superficial, pero no puedo entrar por debajo de ella porque esta es una de esas cosas ocultas de las que nos habló el capítulo 29; una cosa oculta que por definición pertenece sólo a Jehová. No sé si es algo que no quiere que sepamos; o algo que nuestras capacidades mentales muy limitadas no tienen la capacidad de saber.

Lo que Dios ha revelado es que en Su divina providencia permite que las naciones se vuelvan inicuas y le alejen. Permite que las naciones crezcan en odio irracional o celos contra Israel. Al mismo tiempo, le da a Israel el libre albedrio de elegir el camino hacia las bendiciones o el camino a las maldiciones. Y cuando Israel elige el camino hacia las maldiciones, utiliza esa nación inicua para castigar a la Manzana de Su Ojo PARA QUE ISRAEL SE ARREPIENTA Y REGRESE. Pero debido a que esa nación era malvada (que es lo que colocó ese odio satánico e irracional hacia Israel en ellos en primer lugar), Dios está perfectamente justificado para traer Su ira contra ellos por tratar tan mal a Su pueblo.

Permítanme recordarles algo sobre la palabra hebrea para las naciones: goyim. Goyim significa naciones, pero también significa gentiles; nunca es una palabra aplicada a Israel por una buena razón: goyim son todas personas en la tierra excepto Israel.  Así que en aras de que obtengamos una mejor imagen del significado y la intención del uso de esa palabra en la Sagrada Escritura, haríamos bien en decir siempre “naciones gentiles” en lugar de sólo “naciones”.

Mi punto es que, por definición, siempre son los gentiles los que vienen en contra de Israel. Dios siempre está usando gentiles para Su propósito de que Israel regrese a Él, para salvar a Israel. Por lo tanto, siempre son los gentiles a quienes Dios está castigando por su maltrato a Israel, al mismo tiempo que está castigando a Israel mediante el uso de los gentiles. Eso nunca ha cambiado. Pablo dice esto sobre eso:

 LBLA Romanos 11:25 25 Porque no quiero, hermanos, que ignoréis este misterio, para que no seáis sabios en vuestra propia opinión: que a Israel le ha acontecido un endurecimiento parcial hasta que haya entrado la plenitud de los gentiles; 26 y así, todo Israel será salvo; tal como está escrito: El Libertador vendrá de Sion; apartará la impiedad de Jacob.

 Dios está usando a los gentiles hoy como un palo y una zanahoria para traer a Israel de vuelta al Reino de Dios. La zanahoria es el Evangelio que los gentiles cristianos han traído recientemente al pueblo judío de una manera amorosa. El palo son las naciones gentiles que se han vuelto antisemitas y han llevado al pueblo judío al único lugar donde pueden vivir bajo un gobierno judío: La Tierra Prometida, Israel. El palo son también las naciones gentiles que rodean a Israel (musulmanes) que quieren aniquilar a Israel.

Sin embargo, como siempre, el núcleo del propósito de salvación de Dios es para el beneficio de Su pueblo. Por lo tanto, como dice Pablo, “Los romanos no se imaginen que saben más de lo que realmente saben……… porque es de esta manera (de usar los gentiles) que todo Israel será salvo”. Bueno creyentes gentiles, si eso no os humilla y al mismo tiempo os muestra el inmenso valor del pueblo judío para nuestro Señor; No estoy seguro de lo que lo hará.

En el versículo 11 Moisés vuelve al camino después de explicar que el regreso y la restauración son posibles cuando Israel se cae; no tienen que permanecer en el exilio permanente. Y reanuda diciendo algo que refuta completamente otra doctrina cristiana bastante común que necesita ser relegada a la papelera. Moisés dice que los términos del pacto… la Torá…la Ley NO es demasiado difícil de hacer para Israel. La Torá no es ininteligible, no es inaccesible, y no es parte de esas cosas ocultas de Dios. Se revela y así lo tenemos y debemos obedecerlo.

En un capítulo anterior Moisés instruyó que en el monte Gerizim y el monte Ebal se debían levantar enormes piedras planas, enlucidas y luego escritas con las palabras de la Torá, y las palabras que se colocaran sobre ellas debían ser claramente escritas. La idea expresada aquí es que si bien los sacerdotes y levitas son en verdad maestros y administradores de la Torá, ellos no son la fuente de la Ley, ellos son los únicos capaces de comprender su significado o de observar correctamente las leyes y los mandamientos.

Así que no sólo la Torá es conocida, sino que también está a la mano, es factible y Dios espera plenamente que se haga. ¿Cuántas veces hemos oído que la razón por la que se instituyó el Nuevo Pacto es porque el Pacto Mosaico era imposible de mantener? Incorrecto. Aquí mismo, en los versículos 11-14 Jehová, a través de Moisés, dice explícitamente que la Ley NO es demasiado difícil de mantener.

Por lo tanto, dice el versículo 15, aquí está el resumen de todo lo que la Torá trata: por un lado, la vida y la prosperidad, y por el otro la muerte y la adversidad. La vida y la prosperidad equivalen a la bendición de la Ley; la muerte y la adversidad equivalen a la maldición de la Ley.

Pero (y aquí está el secreto para vivir la vida de la Torá como Dios quiere), hay 3 ingredientes necesarios para mantener nuestra relación con el Señor. El versículo 16 dice que estos 3 ingredientes son: 1) Ama a tu Dios, 2) anda en Sus caminos y 3) guarda Sus mandamientos.

Permítanme parafrasear esto en términos más modernos: 1) confiar en Dios (y por supuesto eso significa confiar en Su Mesías), 2) vivir su vida de acuerdo con los principios bíblicos, y 3) obedecer la Torá. Confía, vive, obedece. Obedecer los mandamientos sin confiar en Dios no vale nada. Confiar en Dios, pero ser desobediente es una vida infructuosa. Observar los mandamientos bíblicos, pero no confiar en Dios (tener una relación personal con él) nos relega a la separación permanente de Él.

Y en el versículo 17 Moisés vuelve a advertir que conocer la Ley, pero apartarse de Dios significa exilio. Mezclar en la adoración de otros dioses con la adoración de Jehová significa exilio. Así que, elige la vida. Esto es lo que significa cuando dice en el Nuevo Testamento que es la voluntad de Dios que TODOS serán salvos. ¡Está diciendo POR FAVOR, ELIGE LA VIDA! Es la voluntad de Dios que Israel, y nosotros, elijamos la vida y la bendición del pacto por medio de confiar en que Yeshua es Salvador y que Yeshua ES Dios. Pero observen el mandamiento de 3 partes; para vivir el tipo de vida que un Creyente debe, la obediencia a los mandamientos de Dios es necesaria. La desobediencia nos acerca cada vez más a esa línea en la arena; la desobediencia llevada a un nivel lo suficientemente alto (y sólo Dios sabe dónde está ese nivel) nos pone a través de esa línea en la arena y nos separa de Él.

La próxima semana comenzaremos el capítulo 31 que es el registro de los últimos días de vida de Moisés.

There Is A Scripture 10-25-19

image_pdfimage_print

My wife and I were watching the morning show “Fox and Friends” the other morning and at one point they announced that on what I guess is an “app”, of some sort, they were going to begin a daily or weekly (I don’t remember which) bible study, a time of delving into God’s Word.

Now it remains to be seen whether their thoughts and interpretations agree with the bible but initially that’s not the point for me.

You can go to channels that deal only with “bible” and ministries but to have a secular, major TV station even use the word bible or God openly and in a positive way, to me is a big thing, let alone include bible study and bringing God onto the set before millions of viewers as part of the news.

I’m cautious and again it remains to be seen what the aim is and does it primarily focus on the goodness of God, the God of the Bible, the evidence of His goodness in the lives of people who know His Word and apply it.

My daughter was out of town, in DC this last week on work related stuff. It’s a busy city and from my perspective the center of quite a large group of “vipers”. So much self focus, zealous effort at fault finding and expressions of hatefulness all in the name of the Land of the Free and Home of the Brave. It’s a city of innuendoes and lies, character assassination, logic and morality that continually morphs depending on the latest goals, a very good example of the adage, “The end justifies the means.” It’s just me. I’m angry that the place and people that have the greatest opportunity and talent and power to rise to soaring heights of statesmanship, care giving and protectiveness, unification and just conduct, nobility, that they squander that opportunity, and those whom they represent they use as pawns. They are far from the wisdom and character of God.

So she is taking a cab to her meeting place and the cabby doesn’t speak English well, has music on in which my daughter hears the Name, Yahweh, sung. She asked the driver about it and here it seems, in the midst of Babylon is one who knows God and in her little closed in world, inside that car, He riding with two of His children. What would you think are the chances? What a blessing.

My wife and I, my children and grand children were in the hills of Tennessee during the start of Sukkot and we had time to ride narrow, twisty, windy back roads into the hills and woods where we were. It was common to see the flag flying, and little placards that had the Ten Commandments written on them displayed at the front doors or signs posted at the mailbox or on a tree declaring that the folks inside that house were Bible believers.

There were several opportunities to stop and talk. What we were blessed by was their friendliness and willingness to put time on the side and talk, to share what was going on with themselves and to let them know a little about ourselves.

Elijah ran and hid in a cave.

““What are you doing here, Eliyahu?” He Answered,”I have been very zealous for ADONAI the God of armies, because the people of Isra’el have abandoned Your covenant, broken down Your altars and killed Your prophets with the sword. Now I’m the only one left, and they’re coming after me to kill me too.’’ 1 Kings 19:9-10 CJB.

I love that part…”What are you doing here, Eliyahu?” What was God’s tone of voice do you think? It may have been stern and demanding. But sometimes I picture it as if God acts as if He has stumbled upon Elijah and with genuine curiosity asks him what he’s doing there, a rhetorical question we know, but spoken affecting surprise and curiosity. And of course Elijah proceeds to explain things instead of, on hearing the question, pausing and in realization, asking “Why do You ask me that question Father? You know everything already.” And in that moment, in the presence of Almighty God, being a bit ashamed… in His presence what was there really to be afraid of… really to be downcast about.

But I’m starting to wander.

This last week has not been a spiritual high for me. The world is full of trouble and wrongness. There is incessant argument and discord. There are no discussions only attacks and accusations all around. If some sort of decision is made there isn’t the peace that any rightness has been achieved. And I have a tendency to be overcome by that.

Then I hear over here, someone talking about bible and using the address “God”, God of the bible, in a forum which it has become normal to exclude it.

Then I hear that two people are hearing the name of God, Yahweh in a song of worship inside an island of light rolling through a street in a city of so much darkness.

Then on a drive through remote places I discover friendly people who know God and His Word.

And it’s:

“My soul, why are you so downcast?

Why are you groaning inside me? Psalm 42:12(11) CJB.

And God has lifted my spirits.

“…Still, I will spare seven thousand in Isra’el, every knee that hasn’t bent down before Ba’al and every mouth that has not kissed him.” 1Kings 19:18 CJB.

It’s dark at times and the darkness can make it seem as if we are alone and things are just never going to be good.

But

The Light shines in the darkness,

and the darkness has not suppressed it. John 1:5 CJB

never could, never will.

Father, may we reflect Your light,

“before people, so that they may see the good things”

we do and praise You…

Thank You for Your light in others that we see and the encouragement it gives us. May we in turn be a light as well.

In Yeshua’s name we pray,

Amen.

“My soul, why are you so downcast?

Why are you groaning inside me?

Hope in God, since I will praise Him again

for being my Savior and God. “ Psalm 42:12(11) CJB.

May God’s love be in us all.

Elder.

Minchah Prayer 10-23-19

image_pdfimage_print

“Cheer up my brother,

live in the sunshine…”

So the song goes Father.

It could have been a word of encouragement You gave to us through the song writer for times when things are hard.

But could it also have been a reminder for when things aren’t really hard but just aren’t as good as we would like them to be?

We know You and we follow after You but sometimes Father…it’s not that things are bad…it’s that things…well things aren’t all that great. It doesn’t seem like we’re in the right place or in the right spirit as we go about daily living.

We are so blessed. Are we just a little spoiled?

Maybe there is something wrong and this spirit of pointlessness or sense of insignificance or importance that comes over us from time to time is Your way of getting our attention.

Or maybe we are slack in acknowledging our blessing, that You do love us and have become dull to the joy that that knowledge should give us.

Maybe we have become insensitive to…gratitude… chosen not to focus on, take count of , be truly appreciative of so much good in our lives and let… just little things distract us into a mood of sorts.

I don’t know Father. There is so much good. No, we shouldn’t pretend all is well when it isn’t. But those things shouldn’t interfere or prevent us saying “It is well…with me…” and having peace and confidence that we have value, our actions are important, life is meaningful, every day is something to be looked forward to, we do accomplish things .

Father, increase in us a greater ability to seek and find good and to be truly grateful for it, in the non-spectacular and common occupations of everyday life and to be able to see the miraculous in what we have gotten used to seeing and hearing. There is so much good Father. Enable us to appreciate it and be glad in it.

We look to You and we listen for You and we trust in You.

We hear Your words of encouragement Father through the song writer ,

Cheer up my brother,

live in the sunshine.

We’ll understand… it…

all bye and bye.

We love You Jehovah, Yahweh, Abba Father.

In Yeshua’s name we pray,

Amen.

From song “Farther Along”

By: uncertain

Credited to W.B.Stephens,

Most versions use Stamps-Baxter arrangement.

From song “It is Well With My Soul

By Horatio Spafford

Minchah Prayer 10-30-19

image_pdfimage_print

“Doing wrong is firmly tied to the heart of a child

But the rod of discipline will drive it far away from him.” Proverbs 22:15 CJB.

..Foolishness is bound up in the heart of a child…” AKJV

“Fathers, don’t irritate your children and make them resentful; instead, raise them with the Lord’s kind of discipline and guidance.”   Ephesians 6:4 CJB

“…provoke not your children to wrath.” AKJV

“For ADONAI corrects those He loves

like a father who delights in his son.”   Proverbs 3:12 CJB

“…even as a father the son in whom he delighteth.” AKJV.

Yahweh, Abba, plant in us the seed of love for our children.

May it be a love that drives us to You for the guidance to bring them up rightly, to correctly teach them and be an example of obediently living according to Your ways.

May we not be blind, in our love for them and the favor which we have towards them over all others… be blind to the inclinations they, like we, have towards foolishness, towards wrong doing and neglect schooling them in their youth, so that they will know what right, wise behavior is and what wrong, foolish behavior is.

May we not neglect to be disciplined in disciplining and punishing when these are the rightful rewards for errancy on their part. But may the necessary discipline we impose, that they need to experience, be determined in a balance that includes mercy and forgiveness and instruction in what is right.

May we not be overbearing or condemning, only bringing up their shortcomings and prophesying future failure. May we not by doing so create in them a hopelessness of ever doing well of ever being pleasing.

May we focus also on their good and be quick to recognize it and express our approval and pride in them.

May our children realize, even in a painful moment, that they are loved and cared for, that discipline and punishment work for their good and that that is the desire of their father’s and a mother’s heart for them.

Father…school us and enable us to be towards our children as You are towards us.

And may we know and accept Your discipline. May we desire to learn and apply what You are teaching so that we can indeed be a delight to You.

Thank You Father, Abba Dear Father for caring for us so.

In Yeshua’s name we pray,

Amen.

Minchah Prayer 10-10-19

image_pdfimage_print

“I love that Yahweh heard my voice when I prayed;
because He turned His ear to me,
I will call on him as long as I live.”

Father…we humble ourselves, bow quietly before You.

“To You, God, in Tziyon, silence is praise…”

The world is full of troubles, great and small, laughable and tragic.
We suffer, the victims… cause suffering… the victimizers. We bring trouble upon ourselves.

“I was finding only distress and anguish.
But I called on the name of Yahweh:
‘Please… Yahweh! Save me!’”

We pray:

“For I know my crimes,
My sin confronts me all the time…
Create in me a clean heart, God,
renew in me a resolute spirit.
Don’t thrust me away from Your presence…

Thank You Father for:

for your provision
for the grassy banks next to clear, clean, quiet waters,
for the righteousness of Your Son and righteous paths,
for protection,
for goodness and grace and fellowship with You.

We acknowledge,

“Our God is merciful and righteous;
yes, our God is compassionate.”

So we pray to You in the morning and the afternoon and evening.
We read Your Word and ponder on it and listen for the voice of Your Spirit to give us instruction and direction.

We commit to obey…because we love You…because You are holy…because You are worthy…yes Father… You are.

May Your Goodness and Glory find a place in us and flow through us… towards one another.

May we have hearts for all Your created ones just as You do.

May we say;

“Yah is my strength and my song,
and He has become my salvation.”

We do pray:

“Give thanks to Yahweh; for He is good,
for His grace continues forever.”

And we do do it,

In Yeshua’s name…we pray,

Amen.


Psalm 65:2(1) CJB
Psalm 116:1-2, 3-4 CJB
Psalm 51:5(3), 12(10-13(11) CJB
From Psalm 23
Psalm 116:5 CJB
Psalm 118:14 CJB
Psalm 118:1 CJB

Minchah Prayer 10-02-19

image_pdfimage_print

“Let not your heart be troubled…” John 14:1 AKJV.

We spent a special day with You Father, one of happy fellowship, food, drink, Your Word and a calling out to You with a voice and shofar.

We called to memory how You created all we know, how You created us from earth, breathed into us the spirit of life and housed in us, being, meant to live forever in fellowship with You, how You made us to love and be loved by, for Your glory and Your good pleasure.

We recall the history of humankind and how it has fallen short of Your vision and expectations and we recall our personal histories and how we each of us has fallen short with You and with one another.

Father, our remembrances are a mixture of marveling (all the good You have done, and do) and apprehension (because we have been a disappointment, even maybe, endangered everlasting fellowship with You).

Then we remember Your mercifulness and willingness to forgive, how You provided the living and the written Word so that we can come to, return to, closeness with You and remain there.

You comfort us Father, bid us not to be troubled but instead to “Make a joyful noise unto”: You.

Father…in this season of introspection of remembrance, of atonement may we be humble before You and before one another, forgiving and forgiven, drawn closer to You and to one another and joyful as we look forward to tabernacling with You and one another forever.

In Yeshua’s name we pray,

Amen.

6355 N Courtenay Parkway, Merritt Island, FL 32953

Copyright © 2022 Seed of Abraham Ministries, Inc.
All Rights Reserved | Copyright & Terms