Month: כ״ח בתמוז ה׳תשע״ט (July 2019)

Minchah Prayer 07-31-19

image_pdfimage_print

“Your eyes could see me as an embryo,

but in Your book all my days were already written;

My days had been shaped before any of them existed.”

You’ve given us an unknown number of days to live Father, allotted to each of us a determined amount of the treasure of time which we are to be good stewards of and for which You will require an accounting when You come.

May it be that each and every new day we organize the time You have placed in our hands so that we spend a portion of it privately with You, in Your Word and in prayer, that this time spent with You will strengthen our closeness to, and love for, You, and set the motive and mood for all the goals and activities we have before us.

May these be goals and activities we have set… after expressing them to You and committing them to You for Your approval and blessing.

May our first purpose be, as we pursue the day, to be successful in representing You well and bringing You glory in whatever task we are engaged, however it plays out before us.

May those we touch today experience reception of a spirit of Your peacefulness and goodness and that it counters the distractions of this world that stir up agitation and impatience, irritation and anger, that can stir up uncertainty and even a sense of helplessness, and may it be such a blessing that they happily and generously pass it on.

May what we do with the time You have given us be determined as a result of having sought Your will and may it be lived out and characterized with a will to please You Father… because we love You.

In Yeshua’s name we pray,

Amen.

Psalm 139:16 CJB.

Deuteronomio Lección 30 Capítulo 23

image_pdfimage_print

Deuteronomio

Lección 30 – Capítulo 23

 

Deuteronomio Capítulo 22 tomó el concepto de adulterio a un nuevo nivel y lo explica en el motivo de “mezclas ilícitas”. Mientras que nosotros tendemos a pensar del adulterio en términos puramente sexuales, en realidad el cometer adulterio es tomar cualquier cosa pura o limpia o en su forma adecuada o inmaculada y contaminarlo con algo que lo corrompe. La misma es un uso correcto del término “adulterar” para describir (por ejemplo) el agua fresca siendo contaminada con agua de mar, haciendo así que la mezcla resultante sea inadecuada o menos que deseable para satisfacer la sed, su intención y propósito original.

Por lo que el adulterio (aunque mayormente se utiliza a menudo para describir el crimen de una pareja en una relación matrimonial rompiendo la fe al tener una relación sexual con otra persona que no es su cónyuge) es de hecho la unión prohibida de dos cosas (o más supongo) que el Señor dice que no deben mezclarse entre sí. Puede ser en la esfera sexual, la esfera de trabajo (un buey y un burro en yugo al mismo arado), la esfera de la comida (comer animales impuros), la esfera vegetal (2 tipos diferentes de semillas sembradas en el mismo espacio), la esfera de la ropa (una prenda de sha’atnez, lino y lana tejidas juntas), y otros.

Como hemos visto en la Torá, el Señor ha dado muchos ejemplos de uniones que Él dice que no deben formarse. A veces nosotros no podemos ver fácilmente Su lógica para elegir los dos componentes de la mezcla prohibida, y de hecho APARTE DE UNA ILUSTRACION TANGIBLE de un principio de Dios superior puede ser que no haya ninguna otra razón para Sus elecciones que nosotros jamás podremos discernir este lado del Cielo.

Generalmente la unión no autorizada de dos cosas no se trata de mezclar una cosa “buena” con una “cosa mala”. En el ejemplo de tejer lana y lino juntos en un paño no hay nada malo o maléfico con el lino como una tela o con lana como una tela. Un tipo de hilo no es inferior o menos aceptable para Dios que el otro. Cuando se trata de sembrar dos tipos diferentes de semillas juntas, no es que un tipo de semilla sea una buena semilla que produce buena comida y el otro tipo es una mala semilla que produce alimentos malos (ambas semillas son perfectamente aceptables y cada una produce su propio tipo de buena comida). Cuando se trata de la sexualidad humana y la prohibición de las relaciones íntimas entre 2 hombres o 2 mujeres, no es que un hombre sea inferior o superior a una mujer (cada uno es perfectamente aceptable para Dios). El asunto es que SOLO el uso adecuado y la unión de las creaciones de Dios para la intención y el propósito que Él las creó es autorizado, y todo lo demás no lo es. Y como el Creador conoce el propósito de cada una de Sus creaciones y cómo diseñó cuidadosamente cada una para encajar perfectamente en Su universo, no es nuestro trabajo o nuestro derecho a desafiar o juzgar Su justificación divina, sino simplemente descubrir y seguir el plan y los patrones como ÉL los creó.

Ciertamente, estas leyes sobre mezclas ilícitas debían ser tomadas literalmente y debían ser obedecidas por Israel. Igualmente, es cierto que el seguimiento mecánico de estas ordenanzas sin confiar en el Señor y comprender los principios espirituales primordiales que las mismas están demostrando hace que uno no lo entienda.

Y el punto es que, desde lo Celestial hasta lo terrenal, desde lo espiritual hasta lo físico, desde las dimensiones no vistas (más allá de nuestra capacidad de sentirlas) hasta las 4 dimensiones familiares que componen el Universo en el que operamos, el Señor creó todo en un orden divino preciso y con perfecta armonía. Usar algo de una manera que no sea consistente con Su orden de las cosas, es perverso y caótico; tomar algo destinado a un propósito en Su orden y fusionarlo con algo que tiene un propósito completamente diferente en Su orden, el Señor lo llama “adulterio”. Por lo que el adulterio tiene un significado espiritual mucho más amplio y profundo que tener relaciones sexuales fuera del compromiso matrimonial de uno.

Así que al inicio del capítulo 23 nosotros vamos a estudiar la esfera particular de mezcla prohibida que podría estar titulada “relaciones prohibidas”.

Leamos Deuteronomio capítulo 23. Pero antes de hacerlo, tienen que saber que su versión de la Biblia (si no es el CJB o JPS estas versiones son en inglés) probablemente tiene un orden muy ligeramente modificado de versos. La mayoría de las biblias en español tienen el primer versículo del capítulo 23 que les leeré en el CJB (Biblia en inglés) colocado como el último versículo del capítulo 22. Así que, si no estás leyendo conmigo en el CJB (Biblia en inglés), empieza en el verso final del capítulo 22 y podras seguirme. Esto es simplemente el resultado de una diferencia de opinión entre los eruditos hebreos y cristianos en cuanto a dónde poner fin a un capítulo antes de comenzar el siguiente, el cual era generalmente arbitrario, ya que de todos modos no había tales cosas como marcadores de capítulos y versos en el original.

LEER DEUTERONOMIO CAPÍTULO 23 completo

Los primeros 9 versículos de lo que nosotros hemos leído, forman parte de una serie de 7 leyes (comenzando con el último capítulo) que es un comentario de Moisés sobre el 7mo Mandamiento (adulterio). Las primeras 5 leyes estaban en el Capítulo 22; el que figura en el primer versículo del capítulo 23 es el 6to de la serie. Esta 6ta ley sobre el tema del adulterio es que un hijo no debe casarse con la EX ESPOSA de su padre.

No estoy seguro de cómo transmitirles este importante mensaje: Moisés (o mejor, Dios A TRAVÉS de Moisés) NO está creando una nueva ley en Deuteronomio, aparte de lo que se pronunció en Éxodo, Levítico y Números. Moisés, el mediador, no estaba añadiendo a la Ley ni estaba reemplazando lo antiguo por lo nuevo; él estaba explicando las aplicaciones, los contextos y los matices de lo que significaban esas leyes y sus principios subyacentes y cómo el Padre esperaba que se llevaran a cabo. Un cambio inminente en las circunstancias físicas de Israel (de estar errantes a establecerse en Canaán), significaría que los detalles de CÓMO ellos llevaron a cabo la Ley, sería necesariamente diferentes en algunos casos. Este es un principio crítico para nosotros para comprender por qué el reto al que nos enfrentamos constantemente es cómo debemos aplicar la antigua Ley a nuestras circunstancias contemporáneas y culturas modernas, sin tratar esencialmente de retroceder en el tiempo y vivir de una manera primitiva.

Yeshua abordó esencialmente el mismo reto con respecto a la Ley durante Su Sermón del Monte.

Yo enfatizo esto una y otra vez porque el hecho es que alrededor de 4 siglos después de la ejecución del Mesías una nueva y errónea doctrina comenzó a dominar dentro de la Iglesia; una doctrina que dice que Cristo nos estaba dando NUEVAS leyes para reemplazar las leyes VIEJAS cuando Él habló Su famoso sermón (como se registra en Mateo 5) allí en ese hermoso anfiteatro natural con vistas a las aguas azules del Mar de Galilea. Más bien, el Mesías abordó la situación tal como existía sobre y en contra de lo que siempre había sido la intención y de lo que estaba a punto de llegar a ser. Él se dirigió al estado corrupto de las doctrinas del judaísmo sobre y en contra de la verdadera religión que siempre había sido intencionada y esperada por el Señor. En un sentido muy real de la palabra, Jesús estaba haciendo comentarios profundos sobre la Torá cuando Él estaba dando Su Sermón en el Monte, sin cambiar los principios fundamentales sobre los cuales estaba parado.

Probablemente su Biblia no se lee como la CJB en Deuteronomio 23 versículo #1. Probablemente tu Biblia dice algo parecido a, “… Un hombre no tomará a la esposa de su padre para que no descubra la falda o vestidura de su padre”.

¿Descubrir la vestidura de su padre? ¿Qué significa eso? Es por eso que la versión CJB y algunos otros harán que este versículo lea lo que ellos piensan que significa en lugar de lo que dice palabra por palabra. Primero entiende que, en el lenguaje bíblico, y en este contexto actual, “tomar” una mujer significa “tomar a una mujer en matrimonio”. Recuerda; en la economía de Dios el acto de las relaciones sexuales entre un hombre y una mujer ES el matrimonio (vamos a tratar con eso un poco más en unos minutos). Esto es lo que está sucediendo en este primer versículo: esto NO está hablando de un hijo que se casa o tiene relaciones sexuales con su madre. Eso sería incesto y hay otras leyes que se ocupan de eso. Y tampoco está hablando de un hijo que tiene sexo con la esposa actual de su padre (la madrastra de un hijo) porque eso, también, está cubierto por otras leyes y habría sido impensable en casi todas las culturas de Oriente Medio.

Más bien esto trata de un hijo teniendo sexo con su madrastra ANTERIOR, quien actualmente NO está casada con su padre. Y esto también cubre los asuntos de las concubinas quienes actualmente se encuentran en la casa del padre O las concubinas que le pertenecían al padre fallecido. Aunque no lo parezca en la superficie, esta ley tiene mucho que ver con las leyes de herencia porque varias culturas conocidas del mundo de esta época tradicionalmente pasaban a lo largo las esposas y concubinas del padre fallecido (como si fueran algún tipo de posesión) al hijo heredero. Por lo que en una situación como esa la madrastra de un hombre, literalmente, se convertía en su esposa, y las concubinas de su padre ahora formaban su harén, y todos los derechos sexuales habituales que iban con estas relaciones también eran incluido. El Señor dice que mientras el mundo gentil hace eso habitualmente, en Israel ese NO debe ser el caso.

Hay otra costumbre similar de esa época de la que también se está refiriendo y que aparece en Génesis en la historia de Rubén tomando una de las concubinas de su padre (Jacob). Y la costumbre es que si un hombre tiene la intención de usurpar el trono (ya sea su reinado, o de un líder tribal, o de su propio clan, o cualquier cosa de esa naturaleza) él va mostrar su poder y autoridad al tener relaciones sexuales con las esposas del líder actual o anterior y concubinas.

Yo mencioné hace un par de semanas atrás las referencias sexuales implícitas detrás de gran parte de lo que sucede en la Biblia, pero generalmente la misma está oculta de nuestra visión moderna debido a las traducciones de la Biblia que tienden a suavizar las cosas para no ofendernos. Bueno, esto no es más que otro ejemplo.

Vamos a leer rápidamente esa historia de Rubén y el resultado. Busquen en sus biblias el capítulo 35 de Génesis; nosotros vamos a leer del versículo 19-23.

LEER GÉNESIS 35:19 – 23

Nosotros obtenemos varias piezas de información en este pasaje: Raquel muere, Jacob estaba en movimiento y acampando cerca de Migdal-Edar, Rubén era el primogénito de Jacob. Bilah era una de las concubinas de Jacob que había producido varios hijos para Jacob y también sirvió como sirviente de la ahora fallecida Raquel. Rubén tuvo sexo con Bilah y Jacob se enteró. ¿Acaso este incidente es un problema familiar menor o un problema importante? Vamos a leer Génesis 49: 1-4.

LEER GENESIS 49:1 – 4

Aquí vemos que HUBO una consecuencia (una consecuencia grave) por Rubén haber tenido relaciones sexuales con Bilah. Los hechos son: Jacob estaba en su lecho de muerte. Era hora de que pronunciara la bendición sobre sus hijos, que esencialmente significa leer el testamento, en la proximidad de su muerte, los términos de las bendiciones del testamento, la división de la propiedad y el poder, se lleva a cabo. Rubén (reconocido como el primogénito de Jacob) NO va a recibir lo que se debe dar legítimamente al primogénito porque tuvo relaciones sexuales con la concubina de su padre, Bilah.

Al tener relaciones sexuales con Bilah, Rubén estaba demostrando simbólicamente que se estaba apoderando de todo lo que pertenecía a Jacob. Estaba usurpando el liderazgo de Jacob. Este no fue un acto vago o impulsivo con un significado psicológico sutil; así era como se hacían las cosas en el Medio Oriente. Todo el mundo entendía que realmente no había diferencia entre este acto y Rubén literalmente marchando con un ejército en contra de su padre o incluso tratando de asesinarlo. Parece que en este caso Jacob decidió no enfrentar de inmediato y abiertamente a Rubén. Más bien optó por dejar que las cosas tomaran su curso y en el momento adecuado castigar a Rubén de la manera más humillante y de largo alcance; A Rubén se le negaría el derecho de nacimiento que él naturalmente pensó que era suyo, el convertirse en el líder de la nación que estaba en crecimiento rápido, Israel.

Esta ley del versículo 30 del capítulo 22 de Deuteronomio, simplemente toma una “ley no escrita” que Dios había impreso en la humanidad en los tiempos más antiguos (como se demostró en el asunto de Rubén) y lo codificó.

Ahora, vamos hablar de la redacción original de este versículo, porque hay un importante modismo hebreo en él que especialmente en el AT será útil reconocer. Ese modismo está al final del verso donde dice que un hijo “no descubrirá la falda de su padre”. Por favor, siga conmigo de cerca porque voy a darle una idea de las mentes de los hebreos de la biblia, y cómo también concierne al matrimonio.

Primero, veremos variaciones de este tema en una serie de lugares en la Biblia; frases como “descubrir la desnudez” y “ver la desnudez de alguien” no significan algo así como que un niño esté entrando en el baño de las niñas en un momento inoportuno y vea algo. Esto es un modismo que quiere decir tener relaciones sexuales.

Segundo, en el simbolismo hebreo idiomático, la esposa de un hombre es su prenda. ¿Entiendes? En el pensamiento y en el habla, de esa época se pensaba y se le hacía referencia a la esposa de un hombre como su ropa, o cubierta, o falda (una vestimenta estándar del hombre). Esto no es de ninguna manera una referencia degradante. Más bien es el concepto de que la esposa de un hombre es tan importante y valiosa y cercana a él, que es como si la llevara como una prenda; ella es una especie de cobertura para él. Por lo tanto, para este hijo haberle “quitado la ropa de su padre” es robar lo que es más cercano y más significativo para su padre (esposas y concubinas de su padre) y vestirse el mismo con ellas. Él está tomando lo que es exclusivamente para el padre dentro de la unidad del matrimonio (la relación sexual con sus esposas y concubinas) y está participando ilegalmente de las mismas. Es una mezcla prohibida, una unión ilícita que el hijo está tratando de formar.

Por el contrario, al igual que descubrir la desnudez (quitar una prenda) significa tener relaciones sexuales, CUBRIR CON una prenda significa COMPROMETERSE y luego casarse. Vemos este escenario en particular con el antepasado del Mesías, Rut. Busca en tu Biblia Rut 3.

LEER RUT 3: 6-9

Por lo que el acto de Rut decirle a Booz, “cúbreme con tu falda” o ropa o túnica significa “comprometerse para casarse”. Esta es una gran ilustración de por qué tenemos tantos problemas de traducción de la Biblia que dan lugar a problemas de comprensión. La mayoría de los gentiles traductores de la Biblia cristiana eran excelentes eruditos de la lengua hebrea y/o griega, pero no sabían nada de la cultura hebrea. En muchos casos (Martín Lutero, por ejemplo) evitaron saberlo intencionalmente (sus mentalidades eran antijudías). El resultado fue que ellos no entendieron la mente hebrea o los modismos hebreos comunes o la naturaleza simbólica y acostumbrada de muchas cosas que sucedían en las Sagradas Escrituras, que parecen claras para la mayoría de la gente (pero para los hebreos son de todo menos). Como les dije hace un tiempo atrás, el uso simbólico del vocabulario de las Escrituras que gira en torno a la ropa, el sexo y el matrimonio, y la guerra santa es fundamental para la Biblia; se entreteje e intercala a lo largo de. Pasa desapercibido a nuestro propio riesgo porque muy a menudo este vocabulario es el que describe la relación deseada de Jehová con nosotros, y cuál debe ser nuestra respuesta para Él.

Bien, continuemos con Deuteronomio. Una de las cosas que hace esta ley en el versículo 30 es que toma un entendimiento cultural reconocido culturalmente de aquellos tiempos y lo usa de una manera equivocado. Dios dice que mientras todos los demás en el mundo (gentiles) pasan a sus esposas y concubinas como parte del paquete de herencia, en Israel no se debe hacer eso.

Vamos a retomar otro matiz que será útil captar. A menudo vemos el término bíblico “tomar” en lo que respecta a un hombre y una mujer.

Leemos que Rubén “tomó” a Bilah o aquí en Deuteronomio 22:30 (en algunas versiones 23:1) que un hijo no debe “tomar” a la ex esposa de su padre. “Tomar” en realidad tiene un doble significado en el hablar Bíblico: el mismo significa que AMBOS tienen relaciones sexuales Y quiere decir que se casan. Ante los ojos de Dios tener sexo ES el matrimonio. El sexo y el matrimonio son inseparables. En la Ley un hombre y una mujer primero se comprometen. Legalmente son reconocidos como que se pertenecen el uno al otro. La ÚNICA cosa que falta para hacer de esto una unión matrimonial completa es la consumación. En la tierra, en la era del hombre, la consumación significa relaciones sexuales. ¿Por qué las relaciones sexuales son tan importantes en la era actual de la humanidad? Porque es el comienzo de la creación de una familia; es el primer paso para tener hijos. Y fundamental para el Pacto de Abraham es la fecundidad y la fertilidad. Dios espera que todos los israelitas sean participantes activos en el convenio de Abraham multiplicándose a través del plan de procreación de Dios. Por lo tanto, el matrimonio no es sólo una cuestión de una unión deseable y permitida entre un hombre y una mujer, es la línea de partida para el deber de todo hebreo ante Jehová: participar en el Pacto Abrahámico siendo fructífero.

Por lo que, con ese entendimiento, lo que a simple vista parece ser una ley que tiene muy poco que ver con el sexo y el matrimonio es presentada en el versículo 1 del capítulo 23 (algunas versiones es el versículo 2 del cap.23); la ley que dice que ningún varón cuyos genitales son destruidos, alterados o eliminados pueden UNIRSE a la asamblea de Israel. ¿Por qué se le impide unirse a Israel a un eunuco o a un hombre estéril? Debido a que es incapaz de engendrar descendencia y así cumplir el convenio de Dios con Abraham (¿ves cómo todo esto comienza a unirse?).

Esta ley del eunuco (o un extranjero que es estéril) comienza una serie de regulaciones que tratan con las restricciones sobre quién puede y no puede unirse a Israel. Ese tema es bastante interesante porque desde la época de Abraham, el Señor dejó claro que no sólo es el resultado del plan de Dios a través de Abraham que tiene la intención en algunos aspectos para el beneficio del mundo entero, sino que a los gentiles deben ser permitidos unirse a Israel como el medio de expandir ese beneficio más allá de la raza hebrea. Sin embargo, aquí estamos encontrando toda una serie de exclusiones que parecen alterar este objetivo.

Para discutir esto inteligentemente primero tenemos que abordar algo más básico: el significado de la palabra “asamblea” o mejor “asamblea del Señor” (que significa Israel). Las Biblias varían grandemente no sólo entre las versiones, sino dentro de la misma versión en cuanto a cuando se emplea la palabra “asamblea” o “congregación”. La palabra que está siendo traducida es en hebreo kahal. Literalmente kahal significa simplemente “reunión”. Sin embargo, encontraremos la palabra “asamblea” o la palabra “congregación” utilizada para la misma palabra en varios lugares de las Escrituras. El contexto de su uso lo es todo porque la misma puede significar una reunión religiosa, que es generalmente cómo usamos la palabra en español “congregación”, pero kahal también puede significar un sinnúmero de otras cosas. Kahal puede significar Israel como un entero o puede significar el cuerpo de gobierno de Israel. La misma puede indicar un comité reunido para un propósito oficial (como los 70 ancianos que Moisés seleccionó para ayudarlo a gobernar Israel por un tiempo) o puede referirse a los líderes tribales. Incluso puede significar un grupo de ciudadanos que se han unido para hacer negocios públicos o para hacer guerra.

Por lo tanto, es muy improbable que SI usamos el término en español “congregación” para significar una reunión religiosa que debamos usar ese mismo término aquí en Deuteronomio 23:2 porque cuando la Torá se refiere a una reunión de significado religioso la misma es un grupo generalmente compuesto de Levitas y sacerdotes que son las autoridades religiosas separadas que están sobre Israel. Por lo tanto, “congregación” no es una buena opción ni palabras en este caso.

Además, cuando tratamos de descubrir lo que esta sección de Deuteronomio 23 significa al decir kahal, también es muy poco probable que pueda significar “todo Israel” en general. Es decir, estas restricciones probablemente no puedan referirse a que se impida a ciertas personas unirse a Israel sin excepción debido a todas las demás leyes que invitan específicamente a los extranjeros a unirse. No sólo eso, sino que nosotros encontramos que (en realidad) Israel mismo se ha vuelto enormemente genéticamente diverso que se remonta a cientos de años antes de la época de la conquista de Canaán. Un ejemplo de esto es la absorción en Israel de las mujeres y los hijos hivitas de Siquem después de que Levi y Simeón dirigieran la matanza de todos los hombres de la ciudad en represalia por la violación de su hermana Dina. Es inimaginable que muchos israelitas vivos de la época de Moisés tuvieran sangre genéticamente pura que sólo trace de vuelta a Abraham.

Entonces, ¿a qué se refiere el término hebreo kahal en este contexto y por qué ciertas personas no pueden ser parte del kahal? Probablemente el mejor término para traducirlo en el uso actual es “asamblea” y la asamblea debe ser tomada como el cuerpo de gobierno más amplio posible de Israel en el sentido de todos los que eran ciudadanos en plena posición y dados todos los derechos que pertenecen a esas personas. En Israel había MUCHAS excepciones y varios grupos sociales que tenían diversos grados de privilegio de participación en Israel. Por ejemplo, había lo que podríamos llamar extranjeros residentes (el término hebreo es nokri). A los nokri No se les permitía ser parte de la “asamblea”, el kahal. Un nokri es un extranjero que vive CERCA de Israel, en territorio israelita, bajo términos amistosos, pero que NO es un miembro oficial de Israel y uno que no tiene intención de convertirse en un ciudadano israelí. El nokri ha elegido seguir algunas de las leyes de la Torá como Dios requiere de los extranjeros residentes; pero no son adoradores de Jehová y, por lo tanto, lo que pueden hacer en Israel es limitado.

Luego está el ger; este es un tipo de extranjero quien vive entre Israel, adora al Dios de Israel, obedece las leyes de la Torá del Dios de Israel, pero no es un ciudadano de pleno derecho porque no ha dado el paso final de la circuncisión. Un ger no puede ser tampoco parte del kahal, la “asamblea”. A un nokri nunca se le podría permitir poseer tierras en Israel, un ger podría poseer tierras bajo ciertas circunstancias. Por otro lado, un israelita nativo era un ciudadano con todos los derechos que podía poseer tierras, estar en el ejército, casarse con una muchacha hebrea, sacrificar en el Tabernáculo y así sucesivamente. Fue ESTA clase de persona la que se incluyó en la “asamblea”, kahal, en esta sección de Deuteronomio.

Por lo tanto, para ponerlo en términos de inmigración moderna, para decir que uno era elegible para convertirse en un miembro del kahal Adonai, la Asamblea del Señor, la asamblea de Israel, significaba que potencialmente ellos tenían los requisitos para la ciudadanía plena.

Si usted tiene la suerte de conseguir un permiso de residencia para estar en Estados Unidos, usted tiene todos los derechos bajo nuestras leyes, pero usted no puede actuar como miembro de una de las partes más amplias del cuerpo de gobierno de América: ciudadanos con pleno derecho, aquellos que votan por nuestros representantes gubernamentales, entran en el ejército, sirven como jueces y abogados, y son elegidos para cargos públicos. Así que como analogía: así como hay una diferencia entre una persona que es bienvenida a venir a América y participar hasta cierto grado en nuestra sociedad versus un ciudadano estadounidense que puede participar en todos los niveles, también hay una diferencia en esta ley de Deuteronomio entre un extranjero que podría participar en la sociedad israelí hasta cierto grado versus un ciudadano de Israel que podía participar completamente.

Así que, un eunuco extranjero (o posiblemente incluso un extranjero varón estéril) no puede convertirse en un ciudadano de Israel. Una persona se convertía en eunuco por una variedad de razones; a veces era como resultado del castigo. Otras veces las sectas religiosas paganas que adoraban a las deidades femeninas (diosas) requerían la emasculación de sus sacerdotes. Hubo períodos de tiempo en los que se practicaba la castración voluntaria como parte de la ceremonia religiosa. Y sin embargo, otras veces los funcionarios del gobierno fueron castrados e hicieron parte de un grupo especial llamado saris.

No está claro si ser un eunuco por la razón que fuera era causa de exclusión de Israel, o sólo en los casos que implicaba castigo por criminalidad o era más o menos voluntario para servir los propósitos de un gobierno o dios extranjero. Esto probablemente NO incluyó a los varones nacidos con defectos genitales o como resultado de una enfermedad o lesión. La intención estaba probablemente en el centro de la exclusión. Yo sé que esto puede ser confuso, pero probablemente la forma más sencilla de verlo es que los hombres extranjeros que fueron emasculados como resultado de su paganismo fueron la clase excluida.

Permítanme profundizar un poco más. El problema con los eunucos se centra en sus órganos reproductivos (o la falta de ellos). Y el requisito de ciudadanía en Israel (para un extranjero) tiene mucho que ver con sus órganos sexuales porque un varón debe ser circuncidado en ese órgano para ser considerado un miembro plenamente con derecho a Israel Y en general hablando, debe ser capaz de engendrar niños. Un eunuco ha mutilado su órgano sexual de tal manera que ya no es adecuado (y en algunos casos desafortunados ni siquiera disponibles) para la circuncisión. Nosotros podemos burlarnos de la idea de la circuncisión como símbolo religioso, pero el Señor se la toma en serio. Y me gustaría darles un ejemplo de lo serio que es este tema y lo mucho que juega en el orden y el plan de redención de Dios.

Por medio del pacto de Abraham, el Señor dio a la circuncisión un significado espiritual; la misma indicaba inclusión en Su Reino. EL utilizarlo para cualquier otro propósito es, por lo tanto, perverso. Los hijos de Jacob, Simeón y Leví, usaron la circuncisión de una manera incorrecta y fueron maldecidos por eso. Echemos un vistazo brevemente a esto:

LEER GÉNESIS 34:1- 19 y 25, 26

Aquí el ritual sagrado de la circuncisión para unirse a Israel se utilizó sólo para el engaño; fue utilizado como una oportunidad para cometer venganza y asesinato.

Leví y Simeón esperaron 3 días después de la circuncisión de todos los varones de Siquem cuando ellos estaban físicamente enfermos y los masacraron rápidamente. Hubo una consecuencia para esta acción. Vamos a buscar en Génesis 49:5-7.

LEER GÉNESIS 49:5-7

En su lecho de muerte, Jacob más o menos puso una maldición sobre Simeón y Leví por este horrendo acto. Y aunque en la superficie fue debido a su asesinato, el mismo fue más debido al mal uso del ritual sagrado de la circuncisión.

Así que la circuncisión es la clave en hacer especialmente a un extranjero un miembro de Israel. Debe suceder con el órgano reproductivo porque la fecundidad humana tiene que ver con la reproducción ordenada en el Pacto Abrahámico.

Escucha lo que dice Pablo en Romanos 2:

LEER ROMANOS 2:25 – 29

Ahora nuevamente escucha lo que dice Pablo en Colosenses 2:9-11

LEER COLOSENSES 2:9 – 11

Pablo dice que, aunque la circuncisión era un requisito físico para ser parte de Israel, siempre fue una cuestión espiritual (y ahora más que nunca con el advenimiento de Yeshua). Los gentiles (así como los judíos) deben tener corazones circuncidados. Y a esta altura debe quedar muy claro que la circuncisión es la única entrada en la Asamblea del Señor (Israel), y que la ilustración de la circuncisión es MÁS apropiada para un Creyente porque parte de estar unido al Reino de Dios es nuestra capacidad (y la expectativa del Señor) de que seamos FECUNDOS. Por supuesto que lo más importante es la fecundidad espiritual, pero la fecundidad física también es algo bueno.

Ahora mira esto: Simeón y Leví usaron incorrectamente la circuncisión con el propósito de negarle a los residentes varones de Siquem unirse a Israel (una cosa perversa porque la circuncisión es SOLAMENTE con el propósito de INCLUIR a alguien en Israel). Gentiles, estoy hablando principalmente con ustedes ahora; cuando tomas tu circuncisión espiritual del corazón y dices que NO te has convertido en parte de Israel (el Reino terrenal de Dios) tú estás usando mal erróneamente la circuncisión.

ROMANOS 11:13-22

Gentiles, cuando negamos que hemos sido injertados a Israel hacemos mal uso de nuestra circuncisión espiritual de la misma manera que Simeón y Leví maltrataron el propósito de la circuncisión. Cuando negamos nuestra unión a Israel como el Reino de Dios (que es el único propósito de la circuncisión), hemos hecho mal uso de la circuncisión espiritual que Cristo ha realizado sobre nuestro corazón, al determinar excluirnos de la asamblea.

Terminaremos aquí y comenzaremos la próxima semana en la siguiente clase de los excluidos de Israel: los que se llaman mamzer.

Deuteronomio Lección 29 Capítulo 22 Continuación

image_pdfimage_print

Deuteronomio

Lección 29 – Capítulo 22 Continuación

 

Nosotros comenzamos Deuteronomio capítulo 22 la semana pasada y lo continuaremos hoy. La primera parte del capítulo aborda una serie de leyes sobre lo que el apóstol Santiago llama “verdadera religión”, lo que significa la actitud espiritual adecuada que un discípulo del Dios de Israel emplea al observar los mandamientos y las leyes de Dios. También es una llamada a la santidad y a exhibir el espíritu de la ley en lugar de tratar de realizar mecánicamente la letra. La clave que siempre debemos recordar en nuestras discusiones de la Torá y la Ley, es que esto es SOLO para aquellos que ya son redimidos. La Torá y la Ley fueron dadas a Israel DESPUÉS de su redención, no como un medio de redención. Por lo tanto, el seguir el Código De la Ley de la Torá no va ser como se logra la redención, es simplemente la respuesta adecuada que Dios espera como resultado de la redención que nos ha dado por gracia como un regalo gratuito (primero a Israel en Egipto , y más tarde a todos los que confían en el Mesías).

Debido a que las culturas cambian y evolucionan con el tiempo, son los principios de estos comandos los que nosotros debemos comprender y luego volver a aplicar a nuestro estado actual. No siempre será fácil determinar cómo hacerlo; por lo que un debate y un desacuerdo razonable es lo que se debe esperar. Pero lo que NO es discutible es que estas leyes y mandamientos permanecen, tal como Yeshua dijo que permanecieron en Su Sermón del Monte según se registra en Mateo 5.

Nosotros terminamos nuestra última lección discutiendo el concepto de mezclas ilícitas, que se define como la creación de uniones ilegales entre cosas que un adorador de Jehová no debe hacer. Desde un punto de vista Bíblico, la definición de adulterio ES una mezcla ilícita y una unión ilícita. Así es mientras pensamos en el adulterio como un crimen que gira en torno a cuestiones sexuales, de hecho, incluso el Diccionario Webster deja claro que adulterar algo es mezclar lo puro con lo impuro, o lo inferior con lo superior, no importa cuál sea el material. Ante los ojos del Señor, el adulterio significa mezclar lo santo con lo profano, lo puro con los inmundo y los justos con los injustos. Las ilustraciones dadas fueron el travestismo (hombres disfrazándose de mujeres y viceversa), sembrando dos tipos diferentes de semillas juntas, mezclando dos tipos de hilo (específicamente lino y lana) para formar tela para una vestimenta, y el yugo de dos clases diferentes y tamaños de animales juntos para un arado.

Vamos a volver a leer una parte de Deuteronomio 22 para preparar el camino.

VOLVAMOS A LEER DEUTERONOMIO 22:12 – hasta el final

Yo terminé la última lección señalando que los eruditos, maestros y líderes judíos y cristianos han intentado todo tipo de razones para explicar el “¿Por qué?” detrás de la elección del Señor de elegir los animales y los materiales y las acciones que hizo y luego dividiéndolos en categorías de puro e impuro, lícito e ilegal, aceptable e inaceptable. En todos los estudios que he hecho sobre este asunto no he encontrado una sola explicación de la supuesta justificación de Dios para Sus elecciones, o algún tipo de sistema racional lógico dentro de esas opciones que resiste un escrutinio minucioso. No está claro por qué una oveja puede ser sacrificada, pero un cerdo no lo está.

Por qué una pezuña hendida o el rumiar hace tal diferencia es algo que no computa. Por qué una paloma se puede sacrificar, pero una gallina no parece encajar en ningún modelo discernible. ¿Por qué las ranas están fuera de los límites? ¿Por qué se prohíbe el sexo fuera del matrimonio?

En Deuteronomio 22 yo hice la pregunta: ¿acaso el tejer junto el lino y lana sobrenaturalmente crea una tela que es mala? ¿Acaso la siembra de maíz y pepinos uno al lado del otro hace que ambos sean incomibles? Mi conclusión sobre este asunto es que si bien estas leyes y mandatos ciertamente están destinados a ser tomados en serio, como es, el asunto más grande es que estas son ilustraciones de los principios divinos de Dios. Él ha creado las cosas con un cierto orden, y cada una para un propósito determinado, y el adulterar este orden y Sus propósitos está mal. Es pecado. Debe evitarse. Y si bien la búsqueda de “¿por qué?” es ciertamente un esfuerzo comprensible, la misma es completamente secundaria a nosotros actualmente su aplicación observar (si no) la ley literal el principio claro que demuestra. Como dijo el gran sabio hebreo Rashi: no tenemos que saber por qué el mandato es, es para obedecerla.

Permítanme hacer algunas conexiones y al hacerlo señalar por qué debemos adoptar la actitud de Rashi para obedecer los mandamientos de Dios. En primer lugar, en las leyes de prohibir el uso de una prenda de lino y lana mezclados, esto SÓLO se aplica a ciertas personas en la comunidad israelí, no a todos. Los sacerdotes (que estaban de servicio) se les requería usar ciertas prendas hechas de una mezcla de lana y lino. SÓLO eran los laicos (no sacerdotes) los que no podían usar tela de este tipo. Además, no hay ninguna ley en contra del mero tejido de lino y lana; es sólo el uso de la misma lo que presenta el problema. Teóricamente uno podría hacer un saco de grano o incluso una tienda de campaña de tal mezcla de tela. Por lo tanto, si fuese que el mal estallara espontáneamente con la mezcla de lino y lana no hubiera habido manera de que el Señor hubiera obligado a Sus propios siervos (sacerdotes) a usarlo.

Curiosamente había un artículo que todos los hebreos usaban, que consistía en esta mezcla prohibida de lana y lino: tzitzit. Borlas. El versículo 12 de Deuteronomio 22 hace que sea una ley para los hebreos usar estas borlas. Cuando volvemos a Números 15 y luego estudiamos las obras más antiguas de los Sabios, nosotros vamos a ver cómo estas borlas han de ser construidas; las mismas deben estar hechas de hilos de lino, con un hilo de lana (uno azul) añadido. Así que los Tzitzit tradicionales están hechos de una mezcla de lana y lino que para otros usos y propósitos está prohibido para los laicos de Israel (por cierto, como ha de esperarse, no todas las sectas del judaísmo están de acuerdo sobre este asunto).

La palabra hebrea para tela hecha de lino y lana es sha’atnez. Sha’atnez se traduce generalmente como “material mixto” y esa es una traducción bastante buena. Pero es clave recordar que estas leyes de mezcla ilícita tienen que ver con el séptimo mandamiento: el adulterio. Por consiguiente, encontramos que, si bien sha’atnez más literalmente puede significar material mixto, de hecho, el uso común y el sentido de ese término llevaban un mensaje muy diferente. Sha’atnez es un modismo hebreo para la prostitución. Más específicamente en la época bíblica una prostituta USABA sha’atnez (ropa hecha de material mixto).

No dejes que eso te confunda, sino que tengas la mente abierta porque casi todos los idiomas hacen lo mismo; dice una cosa, pero a veces en la manera en que un cierto orden de palabras es usado en una circunstancia en particular significa otra cosa. Nosotros estamos tan inmersos en nuestro propio idioma y cultura con sus propios modismos que los usamos inconscientemente y ni siquiera nos damos cuenta. Por ejemplo: en español escuchamos un rumor como: “Escuché que tu amigo Steve se está acostando con esa chica Connie”. Ahora, por supuesto, todos sabemos que lo que se está diciendo es que Steve y Connie están teniendo relaciones sexuales. Pero eso ciertamente NO es lo que dicen las palabras, ¿verdad? Si dentro de 1000 años alguien se topa con esa declaración se preguntarán cuál es el problema que Steve y Connie se hubieran ido a dormir cerca el uno del otro. Todo el mundo tiene que dormir. ¿Desde cuándo dormir es algo malo? ¿Qué posible daño o maldad podría haber en ellos durmiendo cerca el uno del otro? Ni hace como cien años atrás, en Estados Unidos como en otros lugares, era completamente común que hombres y mujeres, solteros y en algunos casos apenas conocidos, durmieran varios en una cama. Dije, DORMIR. No era diferente de un grupo de personas durmiendo en sacos de dormir junto a una fogata. Mira: es sólo que, en nuestra cultura, las palabras literales “dormir juntos” no significan lo que dicen, indican algo completamente diferente que la gente fuera de nuestra cultura probablemente no entendería, e incluso dentro de nuestra propia cultura hace un siglo atrás significaba otra cosa.

Es la misma idea con Sha’atnez, material mixto. La implicación de la palabra Sha’atnez era entendida entre los hebreos de antigüedad. Literalmente lo que dice esta ley en el versículo 11 es: “No usaréis sha’atnez, lana y lino juntos”. Bastante simple; simplemente no use material mezclado de lana y lino (por cualquiera que sea la razón de Dios). Pero eso NO es lo que quería decir. Lo que QUERIA DECIR para los israelitas de la época bíblica es que “no usarás la ropa de una prostituta, que son lana y lino juntos”. Una prostituta en tiempos de antigüedad llevaba ropa encantadora, y perfumes caros, porque era lo que ayudaba a atraer a sus clientes masculinos. La tela más fina en esa época era a menudo una mezcla de lana y lino; los paganos ricos llevaban habitualmente este material. Así que aquí hay un entendimiento directo entre los hebreos de antigüedad, que mezclar lana y lino para su uso como vestimenta entre los laicos era simbólico a la prostitución, porque eso era en realidad lo que las prostitutas de esa época generalmente usaban. Pero también era simbólico de lo que la prostitución es esencialmente en un sentido mucho más profundo. La prostitución es, por definición, una forma de adulterio; adulterio es efectivamente una unión no autorizada; una unión no autorizada es una mezcla ilícita; y por lo tanto cualquier mezcla ilícita es simplemente un acto de adulterio ante el Señor. Y eso, amigos míos, es un principio bíblico muy importante que debemos comprender al leer las palabras de la Biblia.

Así que lo que vemos es que si bien una mezcla de lana y lino generalmente se considera como una tela que Dios prohíbe completamente (y hacemos la suposición equivocada de que es inherentemente malo hacerlo), eso simplemente no es verdadero a las palabras y órdenes de la Torá. Las Escrituras hacen claro que los sacerdotes de Dios pueden y DEBEN usar algunas prendas hechas de lino y mezcla de lana (lo encontramos en Éxodo 28). Además, algunos artículos de ropa del sacerdote deben ser solo de lana y otros de lino solamente.

Y el ejemplo del tzitzit nos muestra que incluso los laicos pueden usar algo hecho de este material mixto a pesar de que un tzitzit no puede ser clasificado realmente como una prenda, sino más bien como un símbolo.

Por consiguiente, lo que vemos es que las uniones puras e impuras, las mezclas aceptables e inaceptables no sólo tienen que ver con lo QUE son los materiales de la mezcla, sino que la circunstancia e incluso QUIÉN está involucrado. Permítanme ser claro: esto no nos da licencia para simplemente aplicar las circunstancias de manera firme con el fin de racionalizar nuestro comportamiento. La Torá nos da una Buena cantidad de información para que podamos entender el propósito y el espíritu detrás de estas leyes.

Muchos judíos ortodoxos de hoy, por ejemplo, NO incluyen el hilo de lana azul en su tzitzit. En su lugar, hacen el tzitzit enteramente de lana. Dicen que es porque no están seguros de cuál debe ser el color exacto del azul para ser utilizado para el hilo, así que simplemente lo dejan fuera por completo. Sin embargo, aquí vemos en Deuteronomio 22 que mientras que el color de ese hilo de lana juega un papel, el problema mucho más grande está en la mezcla de la lana y el lino juntos; así que, para mí en mi mente, el dejar fuera el lino sólo porque el tono exacto de hilo de lana azul no es seguro se pierde todo el propósito y el espíritu de la ley del tzitzit.

Amigos, aquí es donde los judíos y los cristianos pueden irse por la deriva tan fácilmente. Los judíos pueden desviarse dejando de lado la Escritura en favor de la Tradición que es principalmente el comentario y las reglas de los rabinos y las autoridades religiosas judías. Los cristianos pueden salir de la deriva dejando a un lado las Escrituras (o incluso simplemente el AT) en favor de las doctrinas y costumbres de denominaciones establecidas por nuestro liderazgo religioso. Podemos concentrarnos tanto en hacer cosas buenas que se nos olvida el amor y la misericordia con los que se espera que pongamos sal a todo lo que intentemos. Por otro lado, podemos concentrarnos tanto en el amor y la misericordia que declaramos a todos y a todo “bueno” (para ser pacíficos) y terminamos poniendo obediencia a las leyes y principios de Dios en el estante.

Ahora tengo una pregunta para aquellos de ustedes que, como yo, consideran la amonestación del NT que nosotros (como creyentes en el Mesías Yeshua) somos literalmente verdaderos sacerdotes del Señor y que Dios nos ve como Sus siervos separados en esta época. Como Sus creyentes debemos ser los maestros de la Palabra, así como los que observan la Palabra. También debemos darle al Señor nuestros sacrificios (las cuales son nuestra voluntad) y debemos darle a Él un sacrificio de alabanza con nuestros labios. Además, debemos considerarnos como una especie de sacerdotes menores que trabajan y toman nuestra dirección de nuestro Sumo Sacerdote Yeshua. Nosotros debemos ungir con aceite y orar por las necesidades de los demás; todas las cosas que anterior a Yeshua se reservaban como una función del Sacerdocio de Israel, según ordenado por Jehová.

LBLA 1 Pedro 2:9Pero vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido para posesión de Dios, a fin de que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable;

Dado que a los sacerdotes no se les permitía, sino que también se les ORDENABA que usaran ciertos artículos de ropa que tuvieran una mezcla de sha’atnez, lino y lana, ¿debemos nosotros evitar usarlo como lo hacen muchos de la comunidad ortodoxa judía? Algunos creyentes hoy creen firmemente que usar una mezcla de ropa de lino y lana es malo; aquellos que típicamente se burlan de esa idea sin embargo casi unánimemente dicen que la razón por la que no tenemos que hacerlo es porque la Ley está muerta y desaparecida y no tenemos que observarla.

Creo que los que están en ambos extremos del espectro necesitan reconsiderar. Como miembro del sacerdocio real de Dios, yo estoy totalmente autorizado, por la Torá y por el autor de la Torá, Yeshua nuestro Mesías, a llevar una mezcla de lino y lana. Yo reconozco que soy mucho más sacerdote espiritual de Dios que un sacerdote terrenal en el sentido de que (hasta donde yo sé) no soy un descendiente físico de Jacob, y mucho menos de Aarón quién formó el sacerdocio israelita. Sin embargo, yo (y ustedes) tenemos deberes físicos terrenales y mis acciones, actitud y espíritu deben reflejar en todo momento la opinión de Dios de que yo soy Su siervo, Su sacerdote, apartado SOLAMENTE para Él.

Y como yo soy hecho santo y separado para Él, eso significa que lo que yo mismo me uno, con quién y con qué me uno, debe ser cuidadosamente considerado. Podría darles innumerables ejemplos de esto en el Nuevo Testamento. Lo que espero es que a medida que sigamos discutiendo sobre la sexualidad humana, las mezclas ilícitas, que usted pueda ver que los principios para todo esto se establecen en la Torá y es ahí donde obtendremos nuestra mayor comprensión de las uniones ilegales y legales. 1 Corintios capitulo 6 es casi exclusivamente de mezclas adecuadas versus mezclas inadecuadas. Como solo un pequeño ejemplo, escucha a Pablo suplicando en LBLA 1 Corintios 6:16 ¿O no sabéis que el que se une a una ramera es un cuerpo con ella? Porque Él dice: Los dos vendrÁn a ser una sola carne.“;

Aquí el da la prohibición en contra de una unión ilegal entre una persona que ha sido hecha santa y pura con una persona que no es santa y es impura. Luego, en el siguiente versículo, el da la lógica para este punto de vista en la forma positiva: LBLA 1 Corintios 6:17, pero la persona que está unida al Señor es un solo espíritu (con Él).

En otras palabras, como con todas las mezclas ilícitas, el concepto es que una persona que es apartada para Dios no tiene derecho alguno a entrar en unión con esas cosas o con aquellas personas que no lo son. El hacerlo es una mezcla no autorizada; hacerlo es esencialmente adulterar lo que era puro. No sólo adulteramos las leyes de Dios cuando hacemos eso, sino que también adulteramos nuestra relación personal con Dios. Sé que esto es muy difícil, pero no son mis reglas de las que te estoy hablando, es simplemente la Escritura. Y con todo mi ser creo que lo que les estoy diciendo es plenamente el contexto y plenamente lo que se nos está comunicando.

Bueno, hemos tocado ligeramente los problemas de sexualidad humana que yo les dije la semana pasada nos iban a desafiar; pero ahora empieza a calentarse de verdad. Comenzando en el versículo 13 hay algunos ejemplos de relaciones (o mejores, uniones) entre hombres y mujeres de las cuales algunas están bien, algunas están equivocadas y todas afectan a aquellos involucrados.

El primer caso es de un hombre que acusa falsamente a una mujer de no ser casta antes de casarse. Para decirlo más directamente, un marido se casa con una mujer y decide acusarla de tener relaciones sexuales con otro hombre ANTERIOR a su compromiso. Ahora en nuestra sociedad eso es considerado prácticamente normal y generalmente hablando no es visto como motivo de preocupación por parte del nuevo novio. De hecho, una chica que NO ha tenido relaciones anteriores al compromiso es vista hoy como ignorante, mojigata y un poco atrasada. Ella es burlada y a menudo despreciada por sus amigos, considerada extraña y anormal, por lo que en nuestro tiempo una chica como esta podría realmente mantener su virginidad en secreto para que no se sienta avergonzada. Nada podría ser más opuesto a los mandamientos de Dios, la realidad Bíblica y lo que se esperaba en la sociedad israelita temprana.

Este primer ejemplo es fascinante: un hombre se casa con una mujer y decide que ya no la quiere. Lo que dice en el versículo 13 es que él la odia. El odio no significa que haya desarrollado una intensa aversión emocional por ella; significa que él la rechaza por cualquiera que sea la razón. Dado que la Ley tiene sólo las razones más estrechas para permitir un divorcio, y aparentemente el marido no tiene una de esas razones para usar, inventa una acusación falsa. Y si esta acusación fuera realmente cierta (que en este caso no lo era), constituye una razón legal para deshacerse de su esposa. Y la razón del marido para querer el divorcio es que descubrió que esta mujer no era virgen cuando se casó con ella. La difaman, anuncia públicamente su queja, y por supuesto esto causa una enorme pérdida de honor tanto para su esposa como para su familia (y especialmente para el padre de esta niña).

Por consiguiente, una solución cultural estándar al problema se desenrolla ante nosotros: para contrarrestar estos cargos la madre y el padre llevan “prueba” de la virginidad de la niña a aquellos que están facultados para juzgar el asunto, los ancianos de la ciudad. Este versículo habla de que los ancianos están ubicados en la puerta; He mencionado un par de veces que la corte se llevó a cabo por lo general junto a las puertas de entrada principales de la ciudad (si era una ciudad amurallada). En esa época, el área junto a las puertas era donde se encontraba el patio principal de una ciudad. Era donde los hombres de negocios se congregaban, los extraños eran detenidos e interrogados por los agentes del orden, las ceremonias de matrimonio podían ocurrir, y donde el tribunal local se reunía. La idea era que estas eran todas las cosas que iban a ser presenciadas públicamente.

El padre ahora habla y dice que este hombre nefasto al que le dió a su hija la ha rechazado sin una buena razón, y ha inventado cargos falsos de fornicación para divorciarse de ella. Sin embargo, de hecho, el padre y la madre tienen la evidencia necesaria para PROBAR la virginidad de la niña anterior al compromiso. Y la evidencia requerida es la “ropa de matrimonio”, o la prenda de matrimonio o algún otro término que se refiere a un pedazo de tela que tuvo un papel muy importante en el proceso matrimonial.

Es difícil exagerar la gravedad de este asunto. Una chica que ha tenido relaciones sexuales anterior al compromiso puede ser apedreada hasta la muerte. El padre es deshonrado por el acto tan horrible de la hija porque era su trabajo protegerla y supervisarla hasta que él la entregara a otro hombre, su esposo; la vergüenza va más allá de ser enorme y la misma afectará a la familia para las generaciones venideras.

Además, debido a que era costumbre que el pretendiente pagara un precio monetario sustancial al padre como “precio de la novia”, el padre tendría que devolver el dinero. En la mayoría de los casos, esto podría ser un retroceso significativo en las finanzas de la familia. El marido ciertamente quería recuperar su dinero porque lo necesitaría para la otra novia y, además, había sido defraudado.

Antes de ir más lejos vamos a definir un par de términos. En primer lugar, encontramos que el término “virgen” se utiliza a menudo en la Biblia. En la era moderna, el término se refiere a una mujer que nunca ha tenido relaciones sexuales con un hombre. En la Biblia significaba principalmente que esta mujer nunca ha estado casada. Por supuesto, lo que es parte integral de una chica que nunca se casa es que a) nunca ha tenido relaciones sexuales, y b) todavía vive en casa bajo la autoridad de su padre. Debido a que las niñas generalmente se casaban alrededor de la edad de 15 años, también significaba que eran niñas JOVENES (sólo rara la vez una niña podía haber alcanzado sus 20 años y seguir siendo soltera y vivir con sus padres).

En segundo lugar, está el asunto de la tela de matrimonio, en hebreo llamado simlah. En la cultura israelita y según la Ley Bíblica, el primer paso hacia el matrimonio era que se organizara la misma entre el padre y el potencial novio, y un precio era pagado. Una vez alcanzado el acuerdo y se intercambiaba el dinero, la pareja estaba oficialmente comprometida. El estado de compromiso hizo que la pareja, para todos los efectos prácticos, casados. El compromiso No era alargado ni noviazgo. Este NO era un tiempo en el que las partes podían razonablemente cambiar de opinión. Para romper un compromiso se requería una muy BUENA razón legal. Sólo UNA COSA separaba a los comprometidos de la consumación oficialmente del casamiento…. Por lo general, una ceremonia de matrimonio muy simple y rápida ocurría ese día y luego el hombre tomaba a su novia y tenían la unión sexual. SOLO bajo esto la pareja estaba legalmente casada.

Durante la noche de bodas la consumación debía ocurrir mientras la pareja se acostaba juntos sobre un paño limpio; en tiempos antiguos no era un paño, como una sábana o una manta, sino simplemente una ropa interior nueva y limpia que la novia llevaba durante la consumación. Sólo más tarde se hizo habitual tener un paño especial utilizado para este propósito. Antes de que se pretendiera usar el paño, o prenda, era entregado a mujeres mayores especialmente seleccionadas para verificar que estaba completamente limpio, virginal (y lo más importante) sin mancha con cualquier cosa que pudiera pasar remotamente por sangre, porque esta tela de matrimonio estaba a punto de convertirse en una pieza permanente de evidencia legal.

Debido a que la niña era joven y nunca había tenido relaciones sexuales anteriormente, se esperaba que se produjera algo de sangrado. No necesito entrar en las razones anatómicas para esto, porque ya las conoces. La mancha de sangre estaría en el paño limpio de boda, y voila, tenemos pruebas de que la chica era de hecho una virgen. Ahhhhh. Pero, ¿qué pasaba si por la mañana se descubría que no HABÍA mancha de sangre? Para el esposo de esa época era una prueba de hecho de que su nueva esposa no había permanecido pura antes de su compromiso. Ahora empieza el problema.

A la mañana siguiente, si todo saliera según lo planeado, la niña presentaría con orgullo el paño de matrimonio manchado de sangre a su madre y a su padre como prueba de que había sido una hija buena y fiel. Los padres, a su vez, visualizaban con orgullo la tela en su hogar y mostraban a todo el bien deseados, amigos y familiares de que se había producido un matrimonio honorable. Hoy en día nosotros los padres tenemos maravillosos 8 por 10 fotos colgadas en nuestras paredes como recordatorios de la boda. En ese día, los padres dispusieron la tela de matrimonio manchada como un recuerdo matrimonial. Les dije que esto se iba poner delicado.

Después de un tiempo, la tela fue cuidadosamente almacenada como una clase de documento de evidencia por si acaso algo como este caso en particular que se prevé aquí en Deuteronomio 22 realmente sucedía. Esto explica la necesidad de que las mujeres mayores confirmaran la naturaleza de la tela sin mancha antes de que se utilizara para que, si fuera necesario, pudieran testificar de la misma. Después de todo, las mujeres sabían muy bien si era virgen o no, y podían haber preparado un paño pre-manchado para su uso en este caso; al menos esa era la mentalidad.

La tela era toda la prueba que los ancianos necesitaban; el marido es juzgado como un mentiroso y su castigo es apropiadamente severo. En primer lugar, por definición, su deshonestidad y falta de confianza está expuesta para que todos la vean. Segundo, debe ser castigado públicamente siendo azotado. Luego debe pagarle al padre una multa de 100 shekels de plata, una cantidad sustancial de dinero para esa época. Y, por último, no sólo el hombre no puede divorciarse de la mujer como había planeado, sino que, no importa lo QUE suceda en el futuro, el NUNCA podrá divorciarse de ella. No importa lo que haga, él se tendrá que quedar con ella hasta el día en que muera.

Ahora, permítanme añadir que era reconocido por todos, que hay una serie de circunstancias por las que este escenario de la noche de bodas podría ir de una manera como no se suponía y de esto suceder no habría culpa alguna por parte de nadie. Es decir, una mancha de sangre puede ser que no aparezca en la tela y hay razones anatómicas para eso, que son bien entendidas y normales. Por lo tanto, encontraremos normas rabínicas que podrían requerir un examen físico sobre la novia por parte de las mujeres mayores, para que puedan actuar como testigos para ayudar a determinar si es necesario alarmarse.

La ilustración del segundo caso comienza en el versículo 20; y es básicamente la misma, EXCEPTO que resulta que las acusaciones del marido son ciertas. En caso de que se encuentre que la novia tuvo relaciones sexuales antes del matrimonio, ella es llevada a la puerta de la casa de su padre y ALLÍ es apedreada (no es ejecutada por sus padres sino por la comunidad). Supongo que podríamos argumentar que esto es injusto y demasiado severo; pero recuerden anteriormente en el capítulo anterior que un hijo rebelde se enfrentó básicamente a la misma consecuencia. La forma principal en que una hija es rebelde es rechazando la supervisión de su padre; jugueteando con los hombres que no están comprometido con ella, y por lo tanto trayendo gran deshonra a su hogar. La máxima rebelión de una joven es tener relaciones sexuales antes de un compromiso. La máxima rebelión de un joven es ser un inútil; un glotón y un borracho. Por lo tanto, la justicia de Dios es la misma: la muerte para ambos. Y de nuevo en ambos casos la razón de este gran precio a pagar es “purgar el mal de Israel”.

El crimen que la chica cometió se llama comportarse como una zanah; significa comportarse como una prostituta. Y mientras que nosotros en Occidente damos a este acto la designación de fornicación (y muchas Biblias lo traducen de esa manera) en realidad la palabra cubre el punto. El significado mismo del acto de prostitución es acerca de una unión sexual física ilícita. Se trata de una mezcla ilícita, de una unión no autorizada. Y todas las uniones ilícitas son una forma de adulterio. Así que mientras tendemos a hacer una distinción en la sociedad moderna entre fornicación y adulterio, todo está contenido bajo el mismo principio Bíblico de Dios y es parte del séptimo mandamiento.

A continuación, se muestra el tercer ejemplo: el de un hombre que comete adulterio con una mujer casada. El caso es bastante sencillo; si esto resulta ser cierto, ambos son ejecutados (¡aquí no hay favoritismo!).

El 4to ejemplo está contenido en los versículos 23 y 24. Es el caso de una chica comprometida que tiene sexo con otro hombre que NO es con el que ella está comprometida. Una vez más la pena para ambos participantes es la muerte porque a excepción de la consumación entre la novia y el novio bajo la Ley no hay casi ninguna diferencia entre el compromiso y el matrimonio. Así que la pena es la misma que para la mujer y el hombre casados porque esto es, una vez más, esencialmente adulterio.

Ahora hay algunas advertencias en este caso provocadas por las circunstancias. Esta es una situación que ocurre en una ciudad. Las ciudades en tiempos antiguos estaban densamente pobladas y la pared de una casa se construyó generalmente incorporando la pared de la casa vecina. El agua y las carreteras determinaban tanto como hasta DÓNDE una ciudad podría ser construida; por consiguiente, cuando existía un lugar adecuado de tal manera que había disponibilidad de agua y la seguridad de tener varias familias en un solo lugar era importante, allí crecería un pueblo. La idea es que un ataque en contra de una chica dentro de la ciudad es prácticamente imposible pasar desapercibido. Una mujer poco dispuesta habría gritado y alguien la habría escuchado; tal vez para rescatarla o tal vez simplemente para ser capaz de testificar que ella gritó. Pero el grito fue un indicio de que se trataba de un caso de violación y no de un acto voluntario de unión sexual ilícita.

Sin otras pruebas, por el contrario, que nadie la oyó gritar significa que ella no protestó lo suficiente y, por lo tanto, fue culpable de participación voluntaria. Esto es adulterio y su vida (junto con la del hombre) es castigada. La idea aquí es una de resistencia razonable; si no hubo resistencia entonces no hay excusa.

Sin embargo, como dice en el versículo 25, cuando la ubicación del mismo tipo de crimen está en el campo donde las casas podrían estar separadas bastante la una de la otra y por el cual los gritos de la niña muy posiblemente nunca podrían haber sido escuchados, si ella afirma que NO estaba participando voluntariamente entonces su palabra es tomada por eso. Ella es inocente y él es culpable y él será ejecutado.

El caso final es de un hombre que tiene sexo con una chica que no está casada ni comprometida y vemos un cambio interesante en el castigo; la muerte no está prescrita para ninguno de los dos. La mejor manera de comparar esto con los tiempos modernos es que una adolescente, viviendo en casa, tiene una cita con un chico y deciden tener relaciones sexuales.

Si bien esto es cualquier cosa menos que lo ideal y esta unión sexual no está autorizada, la misma no tiene el mismo peso que para una persona que estaba casada, comprometida o fue violada. Dos parejas dispuestas y solteras han establecido su rumbo, aunque, ellos lo han hecho mal.

El resultado final es que DEBEN casarse. ¿por qué? Porque según las reglas de Dios, una unión de un hombre y una mujer que ha sido dispuesta indica el matrimonio; una chica ha decidido que quiere que la autoridad sobre ella sea transferida de su padre a un marido. El Señor dice que un hombre que tiene unión sexual con una mujer que NO está comprometida con otro hombre ya ESTA involucrado en el matrimonio y AHORA él es responsable de ella.

Por lo tanto, como dice el versículo 29, el hombre debe pagar al padre un precio de novia y se establece el precio como 50 shekels de plata. Este es un precio alto, probablemente más alto de lo habitual. No tan alto como la pena que el marido pagó por acusar falsamente a su nueva esposa de no haber sido virgen cuando se casaron. Por otro lado, el hombre en este caso ha quitado para siempre el estatus de virgen de esta chica; por lo tanto, hay muy pocas posibilidades de que el padre pueda conseguir que alguien se case con esta chica en el futuro y eso significaría que nunca recibiría dinero por un precio de novia.

Además de que este hombre tenga que casarse con la chica, nunca tendrá derecho a divorciarse de ella en el futuro, sin importar cuán legítimo sea el caso o cuan ofensiva sea la razón.

Hay mucho que nosotros debemos aprender de esto. Permítanme terminar la lección señalando algunas cosas:

  1. Cuando nosotros mantenemos el estado de nuestra cultura a la luz de estas leyes, nosotros no tenemos base para suplicar que debemos ser tratados de manera diferente, corporativamente, de acuerdo con la justicia de Dios porque somos una llamada nación cristiana absolutamente llena de iglesias y sinagogas. Nosotros somos, como dicen, culpables como pecado. Somos tan culpables como si fuéramos una nación de ateos; tal vez más porque sabemos la verdad y a menudo elegimos ignorarla. 2. Un padre tiene el deber de proteger a las mujeres que viven bajo su techo. Esta no es una demanda social ideal o una machista; este es nuestro PAPEL como hombres ordenados por el Dios que nos creó como varones. Dios ha puesto a estas mujeres bajo nuestra autoridad no como esclavas, sino como nuestra responsabilidad de velar por su bienestar. La conducta sexual de nuestros hijos no debe dejársele al sistema escolar para que lo enseñe y para que dispense su punto de vista humanista progresista y secular. No sé hasta qué momento un padre y una madre deben ir a protegerse contra esto, pero cualquier cosa dentro de las leyes de nuestra sociedad debe ser considerada. 3. También necesitamos ver que mientras que el comportamiento sexual ilícito que tiene lugar aquí tiene sus propias consecuencias, Jesús deja claro que todo comienza en nuestras mentes. Nuestros cuerpos son esclavos de nuestras mentes, no al revés. Ya sea una chica que decide tratar su cuerpo como el de una prostituta o un hombre que decide actuar como un violador, o de dos adultos en consenso que participan en una unión sexual ilícita, comienza con el pensamiento de ellos.
  2. Por eso Yeshua dice que un hombre con solo mirar a una mujer con lujuria (lo que significa que ha formado la idea de sus intenciones sobre ella en su mente y por lo tanto dio el primer paso) ya es adúltero. 4.
  3. Si bien hemos tenido los ejemplos de animales unidos, semillas plantadas juntas, dos tipos de hilo entrelazados y el engaño de un hombre disfrazándose de mujer, ningún acto de mezcla ilícita es tan grave como el acto de unión sexual ilegal entre un varón y una hembra. Pablo argumentó que el cuerpo físico de un Creyente debe ser considerado como el templo del Espíritu Santo de Dios y por lo tanto debe ser tratado de acuerdo al mismo. Violar ese templo es violar la propiedad de Dios y profanar Su morada.

A nosotros todavía nos queda un largo camino por recorrer con el sermón de Moisés que involucra la sexualidad humana y las mezclas ilícitas (porque es un tema tan serio con efectos de gran alcance), con esto concluye el capítulo 22. La próxima semana comenzaremos con Deuteronomio 23 y continuaremos el tema.

Minchah Prayer 07-24-19

image_pdfimage_print

Each day the sun comes up Father. A new day is born.

And in concert with the birthing of creation’s new day, is the birthing of new life emerging with the pain and tearful smile of labor, from the womb of woman.

All in obedience and harmony with Your command to be fruitful and multiply.

Creating us in Your likeness You enable us to create life as well.

Father…that we would understand and value this gift, willingly and gladly take on the responsibility that comes with it.

May the seed be planted in love. May the life that is conceived grow that love… for one another… and for the new one.

May the child be wrapped tightly in warmth of blanket and arms, held tightly and tenderly to the breast.

May the new one be fed and cleaned and clothed and sheltered.

May our children be reared with discipline and instruction, love and affection, accountability, grace, mercy and forgiveness.

May we accept gratefully, the knowledge we gain from them and understand that there will be times when we need their grace, mercy and forgiveness.

May they never feel rejected or abandoned.

May we not be stingy in providing any of these.

Father…give us the strength to say “no”, to deny, to be demanding.

May we be just as strong to acquiesce, praise and reward.

May we do so for the betterment of our children, and may we do so out of love for them.

When they arrived, they came nakedly crying out, arms outstretched and reaching.

May they and we continue in that same behavior, crying out, arms outstretched and reaching, but to You Father…for You.

Each and every morning Father…a new day is birthed, a new life is born.

We thank You Father…for life.

You are so good. We are so blessed.


 
In Yeshua’s name we pray,
 
Amen.

Minchah Prayer 07-17-19

image_pdfimage_print

”These words…are to be on your heart; and you are to teach them carefully to your children. You are to talk about them when you sit at home, when you are traveling on the road, when you lie down and when you get up. Tie them on your hand as a sign, put them at the front of a headband around your forehead, and write them on the door-frames of your house and on your gates… Some day your child will ask you, ‘What is the meaning…?’ then you will tell him…It will be righteousness for us if we are careful to obey all these mitzvot before ADONAI our God, just as He ordered us to do…”
 
Father, may Your Word be on our hearts so that out of our hearts will come thoughts and words and actions that have in them Your spirit of goodness, Your intent for good.
 
May Your Word on our hearts be present with us at home, on the road, when we lie down and when we get up.
 
May Your Word always govern and temper even the touch of our hands and the thought we give to the world in which we live.
 
May Your Word be the power under which we enter and leave our homes, our protection and our guide there in our homes and outside them as well.
 
When our children ask what is the meaning, the purpose of our fear and our carefulness and our desire to hear and know and do Your Word Father, when they… and others ask… may we be able to answer… honestly and sincerely out of our own trust and experiences of the rescue You performed in our own lives.
 
May we answer because of the trust and experience in our own lives, of Your accompanying Spirit with us, the certainty in our own hearts and minds that we are headed for the land of milk and honey You promise, of the certainty that walking in Your Ways, according to Your instructions will be righteousness for us.
 
Thank You for Yeshua, for the Word through which, through Whom, You have done all things and accomplish all things, that IT… He… was given to be on our hearts from the very beginning and that there is no other but Him who can mediate for us before You, that He is a wall between wrath and us but… and also, a door through which He accompanies us to personally approach You and live in Your presence and… not die.
 
Your Word, He, is the Way for us to have life and have it abundantly.
 
Thank You… most awesome and wonderful… dear Father.
 
In Yeshua’s name we pray,
 
Amen.

Deuteronomio Lección 26 Capítulo 21

image_pdfimage_print

Deuteronomio

Lección 26 – Capítulo 21

Hoy nosotros comenzamos Deuteronomio capítulo 21, y este capítulo comienza con un ritual muy extraño que los rabinos judíos y los antiguos sabios hebreos han tenido dificultad para explicar. Los eruditos cristianos ni siquiera se molestan en intentarlo. Exploraremos este ritual y veremos qué sentido podemos hacer del mismo.

Este capítulo está realmente dividido en dos partes: versículos 1-9 que discuten el problema de un agresor desconocido que asesinó a alguien; y luego el resto que comienza una sección de 4 capítulos que trata de varias leyes diversas para Israel.

La clave para entender la primera parte del capítulo 21, es que gira en torno al tema de la sangre culpable.

Leamos juntos el capítulo 21 de Deuteronomio. Sólo leeremos la 1ra sección.

LEER DEUTERONOMIO CAPÍTULO 21: 1-9

El enfoque típico de este capítulo de eruditos y maestros es centrarse en tratar de dar sentido a cada uno de los elementos rituales involucrados en esta misteriosa ruptura del cuello de una vaquilla (una vaca hembra) que se hace en respuesta al problema de un asesinato que no ha sido resuelto y que fue llevado a cabo en la comunidad local. Ciertamente nosotros haremos lo mismo, sin embargo el tema mucho más grande con el que vamos a comenzar hoy trata con el terrible efecto espiritual negativo que el asesinato sin resolver tiene en la ciudad más cercana al lugar donde se encontró el cuerpo de la víctima, y más correctamente cómo esto afecta a Israel como un entero.

El problema es que el pecado de la culpa de la sangre (o mejor, la condición o el estatus de tener culpa de sangre) se ha puesto sobre Israel como resultado de este asesinato sin resolver.

Hablemos de la sangre y la culpa de la sangre por un tiempo, porque los creyentes (especialmente los cristianos de las culturas occidentales) saben muy poco acerca de lo que es la culpa de la sangre y por qué la sangre es tan importante en el sistema de justicia y jurisprudencia de Dios. En pocas palabras, la culpa de la sangre es una condición grave de profanación y pecado que se lleva sobre una persona que viola las leyes de Dios que conciernen a la sangre. Quisiera comenzar ofreciendo una declaración bastante amplia que espero que al final de hoy haya explicado con suficiente profundidad para darles una mejor perspectiva sobre este delicado tema: la sangre está en el centro del sistema de justicia de Dios en la forma en que se encuentra un punto de apoyo en un sube baja. A medida que se balancea completamente una dirección hay un efecto, y a medida que se balancea de nuevo a otra hay un efecto opuesto. En un extremo del espectro, el mal uso de la sangre es la causa para que el Señor busque la retribución de un hombre, pero en el otro extremo el uso adecuado de la sangre es el remedio para el crimen de sangre.

Como estadounidenses que viven en una sociedad cuidadosamente desinfectada, no sabemos casi nada sobre la necesidad, el papel y la centralidad de la sangre en las Escrituras porque ofende nuestros oídos, nos hace desviar nuestros ojos, y vira nuestros estómagos simplemente para hablar de ello más que para cantar algunas cancioncillas cristianos acerca de la sangre de nuestro Salvador que nos hacen blancos como la nieve.

Sin embargo, a medida que hemos estudiado la Torá, encontramos que la Biblia tiene esta fascinación por la sangre y al mismo tiempo mantiene el valor y la necesidad de la sangre en la más alta consideración. Como cristianos tenemos decenas de canciones que celebran y lamentan “la preciosa sangre de Jesús”. A los no creyentes, en particular a los ateos, les gusta señalar lo que consideran este espantoso y bárbaro hilo de sangre que deja y derrama que va desde el Génesis hasta el Apocalipsis. Los cristianos evitan el Antiguo Testamento en gran medida debido a toda la sangre que se derrama y al mismo tiempo de alguna manera minimizan mentalmente el papel de la sangre en el Nuevo Testamento y especialmente en el libro de Apocalipsis.

Cuando uno estudia la Biblia cuidadosamente, nosotros encontramos que la sangre es el principal elemento necesario para hacer convenios, así como para expiar las ofensas. Está prohibido comer y está prohibido tomar la sangre (la vida) de una persona inocente. La sangre causa profanación, por un lado, y por otro es el purificador supremo de la profanación en la tierra. Para los hebreos de antigüedad y para la mayoría de las otras culturas antiguas también, la sangre era central e indispensable en la adoración.

La Biblia no pierde tiempo en traer el tema de la sangre, porque en el tercer capítulo de Génesis la propia mano del Señor produce la primera muerte registrada en la historia cuando él mata a un animal y usa su piel para cubrir la desnudez de Adán y Havah (Eva). ¿Por qué Dios mató a un animal inocente para proporcionar ropa cuando había otras posibilidades como hojas o lana? Porque a partir de este momento en adelante se hará el caso de que sólo la sangre puede expiar pecados contra el Padre. Por lo que Dios tenía una opción: Él podía quitarle la vida a los criminales (Adán y Eva) O Él podía proveer un sustituto y aceptar la vida de ese sustituto como reparación y expiación por los pecados de los criminales.

Otro principio de Dios relativo a la sangre también se presenta al principio en las Escrituras: la vida orgánica que está llena de sangre es diferente de la vida orgánica que existe sin sangre. Es decir, la vida animal es totalmente diferente a la vida vegetal. La vida vegetal, aunque valiosa, es de menor valor ante los ojos de Dios que la vida animal. La vida vegetal se puede ofrecer a Dios para el agradecimiento y como una ofrenda de primicias, pero NUNCA puede plantar la vida expiar el pecado. Y esto se demuestra en que cuando Adán y Eva sintieron vergüenza, ellos usaron la vida vegetal (hojas de higo) para cubrirse. Desde un punto de vista físico racional, esas hojas de higo funcionaron perfectamente bien en su papel como ropa. Entonces, ¿por qué Dios reemplazó esas hojas de higo con pieles de animales? Dios no encontró esas prendas de hoja de higo inaceptables porque de alguna manera ofendieron Su sensibilidad de la moda, ni Él pensó que las pieles de los animales eran más duraderas; más bien fue que la vergüenza que Adán y Eva sintieron fue el resultado de su culpa, y su culpa fue el resultado de la transgresión en contra del Señor.

Y transgredir en contra del Señor sólo puede ser pagado con sangre, nunca con la vida vegetal. Por lo tanto, el Señor hizo que Adán y Eva se PUSIERAN el resultado de su ofensa; sobre su desnudez física estaba los restos físicos del animal inocente cuya sangre fue tomada para expiar y pagar por su pecado. La sangre del animal satisface espiritualmente la exigencia de justicia de Dios.

Sin embargo, a pesar de que el ACTO pecaminoso fue pagado, toda la naturaleza entera de Adán y Eva estaba ahora infectada con el pecado; ellos habían quebrantado el único mandamiento de Dios: el NO comer de ese fruto del árbol del conocimiento del Bien y del Mal. Adán y Eva sabían intrínsecamente que su naturaleza del pecado tenía que ser cubierta; ellos trataron de hacerlo con la vida vegetal, pero Dios dijo que eso era insuficiente. Sólo la sangre puede cubrir el pecado. Por supuesto, Adán y Eva no estaban pensando conscientemente en términos de pecado; ellos sólo sabían que sentían vergüenza y pensaban que debía ser debido a su desnudez física. Así que buscaron un remedio físico para cubrirlo. La sangre es física, por supuesto, y toda carne requiere que la sangre exista; sin embargo, seres espirituales como ángeles y Querubines, incluso Satanás y sus demonios, no requieren sangre para existir. Aun así, la sangre física tiene un efecto espiritual y es este efecto espiritual lo que le importa a Dios y así debe importarnos a nosotros.

La Biblia utiliza un término para describir el ritual de la toma de la vida de un animal como un sustituto de la muerte que se debe con razón al ser humano que ha transgredido en contra de Dios: sacrificio. Acabo de mencionar que al principio de la Biblia se estableció el principio de sangre de que la vida con sangre es distinta de la vida que sale sin sangre (vida animal versus vegetal); y encontramos en etapas tempranas que la humanidad (aunque reconocían la necesidad de sacrificarle a Dios) por lo general preferiría hacerlo de la manera que cada hombre prefería en vez de hacerlo de acuerdo con los principios de Dios. Por consiguiente, nosotros tenemos el ejemplo de Havel y Kayin (Abel y Caín) a quienes se les dice que traigan un sacrificio a Dios y Abel trae un animal y Caín trae productos agrícolas. El producto agrícola es, por supuesto, rechazado porque esto es aparentemente una ofrenda que implica expiación y por lo tanto la vida vegetal no es aceptable para ese propósito. Esta regla enfurece tanto a Caín que decide matar a Abel y por consiguiente tenemos el primer asesinato registrado. Permítanme ponerlo en otro sentido; tenemos el primer asesinato ilegítimo de un ser humano hecho por otro ser humano. La Biblia también llama a este acto de asesinato la toma de sangre.

Así que ahora tenemos otro principio sobre la sangre que es establecido: el asesinato ilegal e injusto de un ser humano crea la culpa de sangre sobre el perpetrador. Y la culpa de sangre es tan grave que SÓLO puede ser satisfecha por la sangre del culpable como reparación. La culpa de sangre es una profanación tan extrema de la persona que cometió el crimen que causa una separación instantánea entre esa persona y Dios.

Para ser claros, hay otros pecados que involucran sangre que también causan la culpa de sangre y uno de ellos es el que un humano ingiera sangre de cualquier tipo. Más adelante encontramos en la Biblia que no era permisible hasta la época de Noé, después del Gran Diluvio, tomar la vida de un animal como ALIMENTOS; hasta entonces, la única fuente autorizada de alimento eran las plantas.

En otras palabras, hasta el momento del Gran Diluvio el que un hombre matara a un animal y lo comiera era un crimen contra la sangre (un crimen en contra de las leyes de Dios concernientes a la sangre), que por consiguiente incurría en culpa de sangre. Y de esto también vino la prohibición de comer sangre, que es diferente a comer carne. Comer sangre significa beber directamente la sangre de un animal o matar a un animal por estrangulación o por algún otro medio que NO permita que su sangre se drene, y luego comer su carne. O puede significar usar sangre como ingrediente en los alimentos.

Por lo que entonces, simplemente hablando, la culpa de sangre surge cuando una persona viola cualquiera de las leyes del Señor con respecto a la sangre: desde el comer de ella, hasta el asesinato injusto de un humano, hasta un mal uso de ella (o la negligencia de usarla) en un procedimiento ritual. Sin embargo, la historia de Caín y Abel nos da un fuerte indicio de otro aspecto negativo de la culpa de la sangre. La culpa de la sangre profana no sólo al perpetrador, sino que también profana la tierra en la que ocurrió; incluso profana la comunidad de personas en la que ocurrió. Escucha lo que dice Génesis 4 en cuanto a uno de los resultados no deseados del asesinato de Abel:

LBLA Génesis 4:10 Y el Señor dice, “9Entonces el Señor dijo a Caín: ¿Dónde está tu hermano Abel? Y él respondió: No sé. ¿Soy yo acaso guardián de mi hermano? 10 Y Él le dijo: ¿Qué has hecho? La voz de la sangre de tu hermano clama a mí desde la tierra. 11 Ahora pues, maldito eres de la tierra, que ha abierto su boca para recibir de tu mano la sangre de tu hermano. 

Aquí tenemos quizás el caso bíblico más conocido de la culpa de sangre y el resultado es que la tierra en sí misma está afectada. NO es que la sangre de Abel necesariamente “tocó” el suelo (aunque ciertamente debió de haber sucedido) y por lo tanto el contacto entre la sangre de Abel y la suciedad hizo que esa suciedad se contaminara con una maldición. Más bien la culpa en la tierra fue el resultado de su proximidad al acto de asesinato. La misma produjo un efecto espiritual negativo; la culpa de la sangre trajo consigo una consecuencia física y espiritual. Este asesinato tuvo el efecto espiritual de maldecir el suelo porque la tierra aguanto el efecto de la sangre de culpa que se cometió sobre ella causando así que el efecto físico de la tierra se degradara y por consiguiente no produjo cultivos tan bien (o tan fácil) como lo hizo antes de que la culpa de sangre ocurriera.

Yo no puedo enfatizar lo suficiente que esto no es alguna superstición antigua registrada en la Biblia. Si las leyes de la sangre no eran más que los productos de la fértil imaginación de los hombres, entonces el sacrificio de Yeshua era totalmente innecesario. Así que por favor entiendan que, aunque nosotros podemos encontrar estos principios de sangre y culpa de sangre extraños, no sólo están todavía plenamente en vigor, sino que también son la razón para que la historia de la ruta de redención proceda a lo largo de un camino muy significativo. Y yo tengo el más profundo pesar de que aquellos de nosotros en la iglesia del Mesías que somos responsables de enseñarles acerca de este principio de sangre, en su lugar, hemos optado por tomar el enfoque más gentil, y simplemente ignorar hablar la verdad sobre las terribles consecuencias de la culpa de la sangre que se acumulan sobre nuestros hombros hora a hora. Me gustaría remediar eso y nosotros hablaremos de eso más en un rato.

Con ese entendimiento continuemos con Deuteronomio 21 y diseccionemos esos primeros 9 versículos. El único caso que se está discutiendo aquí tiene que ver con alguien que descubre a una víctima de asesinato, pero nadie parece saber quién cometió este acto. La suposición es que como el asesino no ha sido identificado, entonces no puede ser castigado de acuerdo con la Ley (que es ser ejecutado). Tenga en cuenta que el problema NO es acerca de encontrar al asesino y llevarlo ante la justicia; más bien se trata de qué hacer con el muy grave problema de la culpa de la sangre que ahora descansa sobre la tierra y sobre la gente de la comunidad local.

Tenga en cuenta que este caso se define además como haber descubierto el cuerpo “de conocimiento público”. Este cadáver fue encontrado en un campo, o a lo largo de una carretera. Técnicamente esto no cubre qué hacer en una situación por la cual alguien fue encontrado muerto dentro de una ciudad o un pueblo. Sin embargo, dado que no hay nada en la Torá que aborde específicamente ese matiz, los rabinos y los sabios han asumido que ciertas partes de esta ley podrían aplicarse a un asesinato sin resolver que tuvo lugar dentro de una ciudad.

El versículo 2 habla de ancianos y magistrados (en realidad la palabra en hebreo es shofet, jueces) que van a ir donde la víctima fue descubierta y van a comenzar un procedimiento legal. Dado que esta ley visualiza esa época en que Israel se establece en la Tierra de Canaán, y la tierra se ha dividido en 12 territorios (uno para cada una de las 12 tribus), entonces estos funcionarios gubernamentales (ancianos y jueces) son, por supuesto, los que presiden los asuntos en el su propio territorio.

Por lo que, si el crimen ocurría dentro del territorio de Judá, entonces serían los ancianos y jueces los que son miembros de la tribu de Judá los que oficiarían sobre el asunto.

Su primer trabajo es medir cuidadosamente la distancia desde la ubicación del cuerpo hasta las ciudades cercanas y determinar qué ciudad estaba más cerca de la escena del crimen. Hay que tener mucho cuidado porque la ciudad que esté más cerca se le asigna la culpa de sangre provocada por el crimen. Ahora medita en esto por un minuto porque este no es algún procedimiento que los hombres hebreos idearon. Este es el procedimiento que el Señor ha creado. Date cuenta cuán real y vital es el principio que Jehová creó un gobierno humano para administrar Sus leyes en la tierra, y que su autoridad para determinar DONDE RECAE la CULPA DE SANGRE está completamente válida ante Sus ojos. Se depende de estos funcionarios gubernamentales para determinar, como agentes terrenales de Dios, cual comunidad va a ser responsable de lidiar con la culpa de la sangre causada por este asesinato que no ha sido resuelto. La ciudad que estaba más cerca no sólo llevaba la culpa, sino que ellos eran responsables de deshacerse de la culpa (para expiar por la misma). Si ellos NO hacían esto, ellos permanecían en la culpa de sangre ante Dios en perpetuidad.

El procedimiento ritual para absolver esta culpa de sangre comienza en el versículo 3. Y es que los ancianos de la ciudad situada más cerca de la escena del crimen deben proporcionar una vaquilla que nunca ha sido utilizada para el trabajo de campo o para cualquier propósito de trabajo en general. Deben llevar la vaquilla a un wadi cercano y allí romper su cuello, matándolo.

Un wadi es un lecho de río; uno que generalmente esté seco en partes del año o y tiene agua que fluye en otros momentos. La instrucción sobre el wadi es un poco incierta. La traducción típica es que esto debe ser un wadi “que está desbordado”, o uno que está “fluyendo fuerte”. Esto es un oxímoron en Israel porque hay muy pocos wadis que fluyen con fuerza en momentos predecibles (es muy raro al menos en los tiempos modernos). ¿Por lo que la pregunta lógica es que como la ceremonia debe hacerse cerca del cuerpo de la víctima de asesinato, en la proximidad local a la aldea designada, y ciertamente dentro de los confines del territorio tribal, qué sucede en el caso MÁS frecuente donde no hay wadi que ESTE fluyendo fuertemente? La mayoría de los nuevos estudios académicos están de acuerdo en que la traducción de la palabra hebrea ‘eitan como “desbordamiento” o “flujo fuerte” no está correcta. En otros contextos de la Escritura la palabra tiende a indicar “fuerte” como en el sentido de “duro”. En la Biblia, por ejemplo, cuando se habla de un rey (o incluso el Señor) que gobernando con una “mano fuerte” una mejor traducción para el sentido de las palabras del siglo XXI sería una “mano dura”. Significa gobernar sin tolerancia, firme e inflexible. Por lo tanto, lo más probable es que esto se refiera a llevar a la vaquilla a un típico wadi israelí, uno que es inflexible, lo que significa que es tan resistente y rocoso que no se puede cultivar y que no proporciona agua útil. Aquellos que han estado en Israel pueden imaginar esto con bastante facilidad. Los wadis allí están secos la mayor parte del año, y sólo ocasionalmente tienen agua en forma de una inundación momentánea. Encontrarás una línea de arbustos de matorral y acacias (en hebreo, Shittim) árboles a lo largo de estos wadis, pero también hay rocas edesparramadas y el suelo es generalmente arena inorgánica. Si tratabas de quitar las rocas para plantar cosas, la próxima inundación repentina simplemente traería más rocas. Si plantabas un cultivo, la próxima una inundación repentina la destruiría en unos segundos. No sólo eso, el agua que está presente debajo de un wadi es generalmente en forma de tierra húmeda varios pies hacia abajo y rara la vez es adecuada para un pozo.

Así que probablemente esto está hablando de llevar la vaquilla a un lugar que no puede ser usado y que no se utilizará para cultivar u obtener agua. Es allí donde los ancianos de la ciudad deben romperle el cuello a la becerra. Permítanme señalar un par de cosas sobre este procedimiento. En primer lugar, es bastante cruel. Tu no rompes fácilmente el cuello de una vaca. El proceso sería doloroso y tomaría un poco de tiempo. En segundo lugar, en el libro de Éxodo (capítulos 13 y 34) se habla de este método de matanza ritual como el medio para sacrificar al primogénito de animales impuros (animales que debido a su especie no son aptos para el sacrificio O son descalificados para usarse como sacrificio debido a las imperfecciones). No hay nada sobre esta becerra utilizada en este ritual que indique que NO era adecuado para el sacrificio ritual o que era de alguna manera impuro.

Luego, durante este ritual nosotros vemos que los sacerdotes se presentan; cuál es el papel que ellos juegan nosotros no sabemos. Parecen estar allí principalmente para oficiar y asegurar que el procedimiento se realice correctamente. Esto plantea un punto muy importante: el asesinato de la vaquilla en respuesta al descubrimiento de una víctima anónima de asesinato, NO es un sacrificio. Ya ha sido establecido por Dios que un sacrificio SÓLO puede ocurrir en el Tabernáculo (más tarde el Templo), en tierra santa, y por supuesto este procedimiento ritual en particular que estamos estudiando puede ocurrir en un sinnúmero de lugares.

Además, los sacerdotes no son los que matan, no hay altar, y el animal no es quemado con fuego. Por lo tanto, esto no es de ninguna manera un sacrificio y más bien es otra cosa.

Luego, hay otro aspecto curioso del ritual. Los ancianos de la ciudad asignados con la culpa de sangre se lavan las manos (con agua) sobre el cuerpo del novillo y recitan la declaración como se describe en los versículos 7 y 8. Muchos traductores de la Biblia dicen que esas palabras pronunciadas por los ancianos son un voto a Dios; Yo no estoy de acuerdo con eso. No sólo no se invoca el nombre de Dios (algo absoluto que se debe hacer en un voto), sino que la estructura de la oración no emplea el participio hebreo ‘im al principio de la oración, lo que lo convierte en un voto. En otras palabras, con el ‘im incluido la traducción se convierte en “Lo juro”, pero sin el ‘im es simplemente ” Yo declaro”. Este versículo de Deuteronomio 21 NO, tiene el ‘im y por lo tanto no tenemos ninguna razón para concluir que lo que los ancianos pronunciaron fue un voto o juramento.

El lavado de manos es probablemente una indicación simbólica de la inocencia de los ancianos en todo el asunto y que están diciendo la verdad. Están diciendo que no deberían soportar la culpa de la sangre porque no estaban involucrados con el asesinato, no sabían la identidad del asesino, y no podrían haberla razonablemente anticipado o impedido. Este lavado de manos era tan común en su significado en el Oriente Medio de antigüedad que esto es casi seguro lo que significaba. Recuerden que mucho tiempo después el significado de ese gesto de lavado de manos todavía existía mientras leíamos en el Evangelio de Mateo de Poncio Pilato haciendo algo similar en la corte convocada para condenar a Jesús a muerte, cuando (mientras el se lava las manos) le dice a la muchedumbre, “Soy inocente de la sangre de este hombre”. Hasta el día de hoy es un dicho común casi en todas partes del mundo que nosotros “nos lavamos las manos del asunto” indicando nuestra inocencia.

Ahora volvamos a la declaración de inocencia de los ancianos de la ciudad. Más que un voto, lo que su declaración equivale es más que cualquier otra cosa una ORACIÓN a Dios. Una declaración a Dios que NO es un voto, por definición es, una oración. En esta oración, los ancianos están pidiendo directamente al Señor que los absuelva de la culpa de sangre causada por la muerte de la persona inocente (la víctima del asesinato). Ves aquí está la cosa: como este procedimiento ritual NO es un sacrificio, el mismo no puede tener una cualidad expiatoria; su propósito sólo puede ser de ilustración y demostración para el pueblo, pero también de obediencia a los mandamientos del Señor. La realidad es que esta oración fue la clave para el perdón en esta situación. Y los ancianos se apoyan en su estatus de redimidos para la absolución. Esto es bastante literal en el mismo molde que todo Creyente le pide perdón a Dios: somos redimidos y nuestro estatus de redimido nos da el derecho de pedir perdón y misericordia a Nuestro Padre (los no redimidos no tienen tal cosa disponible para ellos).

Fíjense en las palabras finales del versículo 8: “y serán absueltos (perdonados) de la culpa de la sangre”.

Perdóname por repetir algo que he tratado de enfatizar tantas veces, pero invariablemente alguien no lo entiende: una y otra vez en la Torá cuando el Señor establece estos procedimientos rituales expiatorios el pasaje termina con el Señor diciendo, “y serán perdonados”.

Hermanos esto significa exactamente lo que dice; estos sacrificios rituales (y en nuestro caso hoy una oración hablada dentro de un procedimiento ritual que NO es un sacrificio) traen perdón verdadero, real, completo e inequívoco. No el perdón parcial, no algo así como perdón. He oído a muchas veces predicadores decir que los pecados de AT estaban “cubiertos”, pero en realidad no fueron perdonados. Que ese perdón real sólo sucede en el Nuevo Testamento. Eso es completamente FALSO. Este problema sobre los pecados “cubiertos” versus los pecados “absueltos” o “perdonados” es una maniobra de distracción. No existe tal concepto como un pecado cubierto, pero no perdonado en la Biblia, Antiguo o Nuevo Testamento. Decir que un pecado está cubierto es sólo un coloquialismo y es simplemente una palabra elegida por un traductor. Cubierto, absuelto y perdonado significa lo mismo y traduce la misma palabra hebrea (kipper o kaphar) y lleva el mismo peso y tiene el mismo efecto. Aquellos hebreos del AT que siguieron el sistema de sacrificios fueron perdonados por sus ofensas; Completamente. Si uno está decidido a seguir con la palabra “cubierto” en el AT (y no hay nada de malo en eso) entonces no hay absolutamente ninguna base para cambiar repentinamente el significado a “absolver, expiar o perdonar” en el NT. Este cambio se hace para tratar de probar, o disfrazar, una doctrina impulsada por la agenda de los hombres.

Entonces, ¿qué fue lo que el sacrificio del Mesías trajo a la mesa que era diferente de lo que sucedió con los sacrificios de animales? Bueno, al menos Su sacrificio era capaz de expiar las cosas que el sistema de sacrificios no podía. Su sacrificio podía expiar por un asesino. Su sacrificio podía expiar por un idolatra. No existe tal cosa dentro del sistema de sacrificios como un procedimiento ritual para expiar por un asesino o un idolatra; tal persona era simplemente permanentemente “karet” (cortado). Él era ejecutado físicamente y espiritualmente, separado de Dios. Sin embargo, si uno realmente confiesa y se arrepiente y confía en Yeshua, su culpa incluso por asesinato es expiada. Dicho esto, NO se te absuelve de que tomen tu vida física para expiar la culpa de la sangre, ni te escapas de la justicia terrenal; sólo la vida espiritual está asegurada a que continúe.

Además, el sistema de sacrificios Levíticos NO creó un camino por el cual un ser humano pudiera cambiar su naturaleza malvada por una nueva santa. El efecto de esto es que ningún ser humano podría encontrar su camino al Cielo. En cambio, en los tiempos del Antiguo Testamento, si moría en un estado justo, bajo las leyes de la Torá, entonces su alma o espíritu fue a un lugar que la Biblia llama el Seno de Abraham. El seno de Abraham NO era el cielo, porque ningún hombre que no haya tenido su naturaleza intercambiada por una nueva y santa puede ser lo suficientemente puro como para entrar al Cielo. Es cierto que los sacrificios de ‘Ola y Minchah se ocupaban de la naturaleza pecaminosa de los hombres hasta el punto de que el sacrificio permitía a un hombre estar en comunicación con Dios y en paz con Él. PERO estos realmente NO limpiaban la naturaleza impura del hombre. El sacrificio de Cristo allanó el camino para que el espíritu pecaminoso natural de un hombre (su naturaleza) fuera intercambiado por un Espíritu Santo (una naturaleza nueva y santa). Con esta nueva naturaleza santa nosotros PODEMOS estar ante Dios en Su Cielo.

Y, por supuesto, bajo el sistema de sacrificios Levíticos había necesariamente sacrificio tras sacrificio.

Cada nuevo día requería sacrificios nuevos para la nación de Israel, y cada nuevo incidente de un pecado requería un ritual expiatorio adicional. Sin embargo, sólo hubo UN solo sacrificio por parte de Yeshua (de Sí mismo) que satisfizo una multitud de sacrificios dentro del sistema de sacrificios. ADEMÁS, Su sacrificio actuó de una manera que no se necesitan sacrificios adicionales en caso de que vuelvas a pecar.

Por último, Su sacrificio podía (en general) expiar los pecados intencionales de alto rango, mientras que el sistema de sacrificios no tenía tal disposición. Les recuerdo a aquellos que han escuchado esto de mí antes que la palabra “involuntario” como se refiere a los pecados no intencionales no es precisamente en todos sus aspectos lo mismo que la forma en que pensamos (en el vocabulario moderno) del término no intencional; es similar, pero hay diferencias sutiles pero importantes.

Esas fueron las principales diferencias entre lo que hizo el sacrificio de Yeshua en contraste con el sacrificio de toros y ovejas. Pero la integridad del perdón de Dios fue la misma en ambos casos.

Ahora volvamos a otros aspectos de la culpa de sangre. Espero que estés empezando a recibir una mejor imagen de lo que significa la sangre y lo que la culpa de la sangre significa y lo grave que es. Cuando yo dirijo la Comunión, los que hayan estado presentes saben que siempre leo un versículo que Pablo pronunció en 1 Corintios; y este versículo trata precisamente de lo que hemos estado discutiendo: la culpa de sangre.

LBLA 1 Corintios 11:27De manera que el que coma el pan o beba la copa del Señor indignamente, será culpable del cuerpo y de la sangre del Señor. 28 Por tanto, examínese cada uno[l] a sí mismo, y entonces coma del pan y beba de la copa.

Observen que un hombre será culpable de la sangre de Cristo si participa en lo que hemos llegado a llamar “Comunión”, si lo hace indignamente. En mi mejor comprensión de lo que significa indigno en este contexto, creo que significa ser a) un incrédulo, y/o b) alguien que puede profesar ser creyente, pero ha caído tan lejos de la unidad con Dios que el sacrificio de Cristo no es eficaz para él.

Hay más que UNA sola excepción en todas las Escrituras que permita el consumo simbólico de sangre (o para el caso, comer simbólicamente de carne humana); y eso es la Comunión. La conexión del tiempo de la Pascua de Jesús de beber vino como símbolo de Su sangre no tiene absolutamente ningún paralelismo en la Biblia. El vino siempre estaba asociado con la alegría, nunca la sangre. El beber sangre realmente o simbólicamente para un hebreo era algo tan horrible y repulsivo que no creo que tenga las palabras para expresarlo. Y esta repugnancia al ingerir sangre fue ordenada y cultivada por Jehová, y se explica en Sus muchas leyes sobre la sangre (varias de las cuales hemos discutido hoy). La gravedad de esta situación en lo que se refiere a comer sangre escapa al cristiano promedio. Hay una historia fascinante en el Evangelio de Juan que podría, ahora, tener más sentido para ustedes. Vayan a sus Biblias a Juan 6:49 – 69.

LEER JUAN 6:49-69

En el versículo 61, después de que Yeshua haya pronunciado la necesidad absoluta de comer Su carne y beber Su sangre, hace una pregunta retórica mientras observa a muchos de Sus seguidores alejarse de Él (en disgusto podría agregar). Su pregunta es: “¿Acaso esto te ofende?” ¿A qué “esto” Él se refiere? ¡Por supuesto, que fue este mensaje de comer Su sangre lo que causó repugnancia absoluta entre incluso aquellos que se habían dedicado a Él! Y luego Él continúa diciendo que estas palabras son “en espíritu”, indicando lo que todos sabemos intrínsecamente, que es que de NINGUNA MANERA Él estaba hablando de comer carne y beber sangre literal y físicamente; era simbólico de una decisión espiritual llegar a la unidad completa con Él.

Mucho después de que Cristo muriera, Pablo advierte en 1 Corintios que los que son indignos no deben beber de la sangre de Yeshua (tomar la Comunión) o de lo contrario esa persona tendrá la culpa de la sangre. ¿Y cuál es la pena por la culpa de sangre? Si se conoce al perpetrador, su vida debe ser tomada. Una regla central de sangre en el sistema de justicia de Dios, es que cuando se derrama sangre inocente, la sangre de los culpables es requerida por Dios como pago, sin excepciones y sin sustitución. Y esta sangre requerida de los culpables NO es la sangre de la expiación; es la sangre de la retribución. Es la sangre de la deuda con Dios.

Quiero terminar esta lección señalando algunos principios adicionales de la culpa de la sangre. Y la razón por señalar esto es como un desafío para todos nosotros. Vivimos en una tierra tan contaminada por la culpa de la sangre que nuestro futuro nacional es completamente predecible: la destrucción junto con el resto del mundo. ¿Cómo podríamos nosotros, una supuesta nación cristiana, merecer la culpa de la sangre y dónde está nuestra culpa de sangre? En nuestra negativa a quitarla la vida de los asesinos y en su lugar decir que es mejor simplemente encarcelarlos hasta que mueran al final de una vida relativamente normal. Gran parte de la iglesia (y gran parte del judaísmo) llama a esto misericordia humanitaria. Recientemente hemos tenido ese horrible caso de un terrorista musulmán no arrepentido que planeó y ejecutó el bombardeo del avión que explotó sobre Lockerbie, Escocia, matando a casi 300 personas, siendo liberado de prisión por “razones humanitarias”. No sólo su vida no fue tomada por esta masacre, fue liberado simplemente porque estaba enfermo (basado en alguna macabra y secular filosofía humanista de misericordia y perdón). Pero Dios dice que tal cosa es una negativa a obedecer Sus mandamientos. El asesinato trae sangre a la tierra y a la comunidad, no sólo al criminal. La única manera de que esa culpa sangrienta sea absuelta es por medio de quitarle la vida al asesino. Esa es la ley de Dios. Ahora nuestra propia nación se ha negado a hacer esto en muchos estados, durante décadas. Incluso estados que TIENEN la pena de muerte han encontrado innumerables razones para salvar la vida de un asesino premeditado. Todos vivimos hoy en una tierra empapada de sangre, y el Señor actuará.

Una vez más, sólo hay UN método prescrito para tratar con la culpa de la sangre; ejecutar al perpetrador DE LO CONTRARIO toda la comunidad lleva la culpa junto con él.

Una pregunta que cualquier cristiano que ha sido salvo por años ya debería haberse hecho a sí mismo es: ‘¿Por qué la próxima batalla de Armagedón, dirigida por nuestro Salvador, es tan sangrienta y sin misericordia?’ como puedes ver Armagedón es una Guerra Santa de aniquilación completa y absoluta. En muchos sentidos, es muy similar a la inundación de Noé, donde las ÚNICAS personas salvadas eran las de esa arca. Los únicos sobrevivientes de la Guerra de Armagedón en todo el mundo serán aquellos que profesaron a Yeshua ANTES de que comience la batalla. Aquellos que tratan de convertirse durante la batalla reciben el mismo tratamiento que los que no lo hacen: la destrucción.

Cristo es llamado el Vengador de Sangre en la Batalla de Armagedón. ¿Entiendes ahora lo que significa ese término? El Señor ha declarado al mundo entero culpable de culpa de sangre. Nosotros en esta sala somos culpables de sangre porque (entre otras cosas) somos parte de una nación que no sólo no enjuicia a los médicos abortistas, sino que también lo hace legal y lo pronuncia bien. En esta sala somos culpables de sangre porque en nuestra nación tenemos asesinos convictos que no están teniendo sus vidas tomadas para absolver nuestra culpabilidad de la sangre, y en cambio simplemente están cumpliendo largas penas de prisión; por lo tanto, ya que no haremos lo que se requiere para eliminar la culpa de sangre, el Señor está enviando a Su Vengador de Sangre, Yeshua HaMashiach, para hacer lo que la ley siempre ha sido: la sangre de los culpables es necesaria para derramar la sangre de los inocentes. Y una comunidad o sociedad que se niega a tomar la justicia de Dios sobre los culpables de sangre, es culpable por el hecho de ser miembro.

Permítanme señalar que no se trata ni de una llamada ni de una excusa para el vigilantismo. Tenemos un sistema de justicia, y tenemos que trabajar duro para cambiarlo. Pero también señala una de las principales razones por las que necesitamos estudiar la Palabra de Dios a fondo, y también apresurarnos a aceptar lo que Jesucristo ha hecho por nosotros. Aquellos de nosotros que debemos cargar el precio de nuestra sangre lo tenemos pagado por el Mesías. Pero eso sólo se aplica a aquellos que realmente CONFÍAN en quién Él es y lo que Él ha hecho.

La próxima semana continuaremos en Deuteronomio 21 en lo que se refiere a las familias y el botín humano de la Guerra Santa.

Deuteronomio Lección 27 Capítulo 21 Continuación

image_pdfimage_print

Deuteronomio

Lección 27 – Capítulo 21 Continuación

Nosotros continuaremos esta semana en Deuteronomio 21. La última vez discutimos el capítulo 21 versículos 1-9 y el tema fue asesinato sin resolver. Como vimos, esto se estableció en el contexto mucho más grande de la culpa de la sangre. La culpa de la sangre ocurre cuando una o más de las leyes de Dios con respecto a la sangre han sido violadas.

Esta semana comenzamos una sección bastante bien delineada de la Torá (comenzando en el 21:10 y continuando hasta el capítulo 25) que muchos eruditos y maestros llaman una lista de leyes diversas. Mi única disputa con esa descripción es que da la impresión de que estas leyes no se establecen de ninguna manera estructural concreta ni tienen un tema común; cuando en realidad no es el caso. Más bien esta sección de 4 capítulos trata de 4 problemas principales: Guerra Santa, sexo y familia, atención a los más pobres y a los vulnerables, y preocupaciones humanitarias.

Yo les mencioné al comienzo de nuestro estudio sobre el libro de Deuteronomio, que lo que Moisés está haciendo es exponer las leyes que se habían establecido casi 40 años antes en el Monte Sinaí. Moisés está dando un sermón que tiene un interesante paralelo en el Nuevo Testamento con el famoso Sermón del Monte de Yeshua, tal como se encuentra en el libro de Mateo. En ambos casos, el propósito y el enfoque es tomar estas leyes antiguas y vigorizarlas con un significado espiritual más profundo en algunos casos, y una aplicación de vida mejor definida en otros. Así que lo que encontramos cuando retrocedemos y miramos esta sección desde un punto de vista más alto es que estas leyes no son más que extensiones de los mandamientos 6to, 7mo, 8vo, 9no y 10mo. Por lo tanto, los temas giran en torno a la matanza, el adulterio (incluyendo la esencia del adulterio que es una combinación de infidelidad y mezcla ilegal), robo, testigo falso y codicia.

La lección de hoy se centra principalmente en el matrimonio y la ley de familia. Lo primero con lo que trataremos tendrá que ver con el matrimonio de una mujer que ha sido capturada en la guerra.

Este sería un buen momento para recordarles que el tema del capítulo 20, el cual era la Guerra Santa, continúa en el capítulo 21; y que cualquier tipo de guerra por definición trata con la matanza de humanos. Esto es lo que tenemos que entender especialmente en lo que se refiere a la guerra ordenada por Dios y dirigida por Dios llamada Guerra Santa: el matar bajo las reglas que Él ha establecido es justificado y aceptable para Él, mientras que todo lo demás no lo es. No es asesinato si una persona mata de acuerdo con esas reglas y por lo tanto el asesino (el soldado) permanece en paz con Dios. Matar fuera de las reglas de la guerra que Dios ha ordenado NO está justificado y, por lo tanto, trae a la persona, a la comunidad y a la tierra donde sucedió bajo la culpa de la sangre.

Vamos a leer Deuteronomio capítulo 21: 10 hasta el final.

LEER DEUTERONOMIO CAPÍtulo 21:10 hasta el final

Si bien nuestras dos lecciones anteriores trataron con las responsabilidades de los funcionarios públicos israelíes, esto cambia de curso y trata con las personas individuales y las familias y sus vecinos. Y el primer asunto trata sobre el botín humano de la guerra. Era común en tiempos antiguos entre la mayoría de las sociedades tomar a mujeres y niños cautivos y hacerlos esclavos como parte del botín de la guerra. Cuando leemos los clásicos griegos encontramos que ocurre lo mismo. Muchas de las leyes que veremos aquí son bastante similares a las leyes que se encuentran registradas en el Código de Hammurabi, y en los documentos del código de la ley Mari. Pero hay una diferencia notable: las leyes hebreas dan a las mujeres prisioneras de guerra el estatus de humanos de valor y no simplemente bienes muebles que equivale a animales o muebles.

Por lo tanto, el tema que se está tratando aquí es sobre una mujer tomada como prisionera a la que un soldado encuentra atractiva, por lo que quiere hacerla su esposa. No perdamos el contexto importante de esta exposición’: nosotros estamos hablando SOLAMENTE de soldados hebreos tomando mujeres extranjeras (prisioneras extranjeras) como esposas. Señalé hace un tiempo atrás en nuestro estudio de Génesis que hablar de pureza genealógica en lo que respecta a los hebreos es realmente casi un oxímoron. Desde el momento en que Dios apartó a Abraham como el primer hebreo (lo que significa que todos los demás en el planeta eran goyim, gentiles, y por lo tanto también ger, extranjeros al clan de Abraham) Jehová definió un camino para cualquier ger, cualquier extranjero, que quería unirse al clan de Abraham fuese capaz de hacerlo. Y al unirse al clan de Abraham y a las tribus de sus descendientes hebreos, este ex extranjero gentil es considerado hebreo.

Permítanme darles un ejemplo bíblico de extranjeros que se unen a Israel. Cuando Jacob, el nieto de Abraham, regresó a Canaán de sus 2 décadas de estancia en Mesopotamia, y se estableció fuera de Siquem, un trágico incidente llevó al tamaño de su propia familia a multiplicarse prácticamente de la noche a la mañana. Fue cuando el hijo del rey de Siquem violó a la hija de Jacob, Dinah, sus hermanos atacaron la ciudad de Siquem y mataron a todos los hombres adultos. Génesis nos dice que los hijos de Jacob, los futuros líderes tribales de Israel, también tomaron a todas las mujeres e hijos de Siquem como sus esclavos. Con el tiempo, casi todos estos habitantes cananeos de Siquem se convirtieron en parte de un clan israelita u otro. Era costumbre que una tribu o nación tomara prisioneros a otra como un medio para aumentar el tamaño de su comunidad mientras disminuían el tamaño de la comunidad enemiga. La riqueza se midió en parte por el tamaño de la familia, el clan, la tribu y la nación.

El punto es que como resultado de esa incursión en Siquem, Israel se convirtió casi inmediatamente en una familia étnicamente mixta compuesta por hebreos descendientes de Abraham, y de cananeos que con el tiempo se convertirían en miembros naturalizados de Israel. Así que antes de que Jacob llevara a su familia a Egipto (para permanecer allí durante 400 años), Israel era aproximadamente 50% hebreos genealógicos y 50% gentiles. Durante su tiempo en Egipto se nos dice que hubo una enorme cantidad de matrimonio entre la familia de Jacob y los egipcios, así como con otros extranjeros (porque Egipto tenía una gran población extranjera viviendo allí). Incluso Moisés (hebreo) se casó con una mujer madianita. Vemos que la misma tendencia continúa aquí en Deuteronomio con un conjunto de leyes diseñadas para que sea legal que un soldado israelita tome a una mujer prisionera extranjera y la haga su esposa.

Por definición, en el momento de la ceremonia del matrimonio ella se convirtió en hebrea y así el grupo genético que comienza con Abraham se diluyó aún más. La preocupación de Dios nunca fue la pureza de la raza de Su pueblo escogido, sólo su pureza espiritual y fidelidad a Él.

Antes de ir más lejos sobre lo que le va a suceder a esta mujer prisionera, y qué derechos se le otorgan, quiero señalar algo que está enmascarado por las traducciones de la Biblia en inglés; la misma ocurre en el primer versículo de nuestro estudio de hoy, el versículo 10. La versión LBLA dice (con respecto a la captura de estas mujeres extranjeras), “…y cuando usted toma cautivos.”. Otras versiones dicen algo como, “…y cuando tomas algunas de ellas prisioneras.” Bueno, literalmente dice algo que podría ser familiar para tus oídos; dice, “…cuando tomas cautivos a los cautivos…” Si te estás preguntando dónde podías haber oído esto antes, escucha Efesios 4:8.

LBLA Efesios 4:8 “… Por tanto, dice: Cuando ascendió (Jesús) a lo alto, llevo cautiva una hueste de cautivos, y dio dones a los hombres. Esta expresión: Ascendió, ¿qué significa, sino que Él también había descendido a las profundidades de la tierra?

La semana pasada les expliqué que, según el AT y el NT, existían tales personas a las que nosotros llamamos “santos” incluso ANTES de que Jesús naciera. Estos santos hebreos del AT eran aquellos que murieron confiando en Dios y viviendo en la Torá, que habían seguido fielmente el sistema de sacrificios y así murieron en un estado justo ante los ojos de Dios. Estos santos del AT NO fueron al Cielo; más bien fueron al Seno de Abraham, el nombre de una de las dos cámaras para las almas que existen bajo la tierra (el otro se llama Hades, un lugar de tormentos). Yeshua también se refirió al Seno de Abraham como “Paraíso”.

Estos santos hebreos de antaño permanecieron cautivos en el Seno de Abraham (un lugar de gozo y shalom) hasta que el Mesías completó Su ministerio terrenal y luego ascendió y en ese momento Él llevó a los habitantes con Él al cielo. La frase de Efesios 4 que habla de cómo Yeshua “condujo a la cautividad al cautivo” es una extraña con la que todos hemos luchado por entender. Bueno, aquí hay otro caso por el que el estudio de la Torá hace que la pregunta se resuelva fácilmente. En Deuteronomio 21:10 nosotros tenemos esencialmente la misma frase y significa lo mismo que significa en el NT. Esta extraña frase es simplemente el resultado de la estructura de palabra hebrea. Sí, los documentos del NT (incluyendo Efesios) fueron escritos en griego; aunque, es el pensamiento HEBREO, y la cultura HEBREA, y la fraseología HEBREA la que se está transmitiendo. Sencillamente fue escrito (exactamente podría añadir) en griego.

Por lo tanto, lo que se entiende en Efesios 4:8 es que aquellos Santos del AT (llamados cautivos) que habían sido aguantados de forma segura (mantenidos cautivos) dentro del Seno de Abraham, Jesús ahora los llevó con Él al Cielo. Así que lo que vemos tanto en Deuteronomio 21:10 como en Ef.4:8 es un cambio en el ESTATUS de aquellos que están siendo afectados. En Deuteronomio estas mujeres gentiles están cambiando su estatus de ser cananeos libres, a ser prisioneros de Israel (algunas de las mujeres eventualmente se casarán con hombres hebreos y perderán toda la identidad cananea).

En Efesios 4:8, los cautivos del Seno de Abraham están cambiando su estatus por el Mesías. Van de ser ciudadanos de un área de detención que NO está en el Cielo, sino que es un lugar piadoso, a ser ciudadanos del Cielo en la misma presencia de Dios. Por cierto, desde el momento en que Yeshua llevó a esos cautivos al Cielo con Él, el Seno de Abraham quedó permanentemente vacío porque todos los que confían en Dios (por medio de la fe en el Mesías Yeshua) ahora van directamente al Cielo y no a un lugar intermedio de espera.

Así que una mujer extranjera es tomada cautiva como resultado de la guerra, un soldado israelita se siente atraído por ella y quiere casarse con ella. El procedimiento es que él debe llevarla a su casa por un período de un mes lunar, 30 días: y la mujer extranjera debe afeitarse el pelo, cortarse las uñas y desechar la ropa en la que fue capturada. Durante este tiempo estos versículos dicen que también debe llorar a sus padres.

¿Qué significa todo eso? ¿Qué está pasando aquí? Bueno, si bien no hay un consenso completo, el significado está siendo más generalmente acordado por los eruditos bíblicos. Al afeitarse el pelo (esto NO significa afeitarse la cabeza, sólo significa cortarse el pelo, cortarse las uñas y cambiarse a prendas hebreas (de sus prendas cananeas) un proceso de cambiar su identidad de un gentil a un israelita ha comenzado. Cada cultura tenía un peinado más o menos único, estilo de ropa, y al igual que hoy en día las mujeres decoraban sus uñas. Al deshacerse de todas estas cosas, sus lazos con su antigua vida se quedan atrás simbólicamente. Esto se extiende aún más a la idea de que ella llora a su madre y a su padre. No es necesariamente que sus padres fueran asesinados (aunque sin duda eso sucedió con cierta regularidad como resultado de la guerra). Más bien es que se le está dando la oportunidad de “olvidar” a sus padres por así decirlo. Renunciar a sus asociaciones familiares naturales en las que nació, teóricamente a favor de las nuevas por medio de su marido hebreo y su nueva identidad hebrea.

Nosotros obtenemos exactamente la misma imagen en el Nuevo Testamento para los nuevos creyentes:

LBLA Marcos 10:29 29 Jesús dijo: En verdad os digo: No hay nadie que haya dejado casa, o hermanos, o hermanas, o madre, o padre, o hijos o tierras por causa de mí y por causa del evangelio, 30 que no reciba cien veces más ahora en este tiempo: casas, y hermanos, y hermanas, y madres, e hijos, y tierras junto con persecuciones; y en el siglo venidero, la vida eterna.

También tenemos la misma instrucción con respecto al matrimonio en que una pareja debe dejar a sus padres (renunciar a su identidad principal como parte de la casa de sus padres) y en su lugar la pareja debe aferrarse el uno al otro (creando una nueva identidad como pareja casada).

Por lo que el concepto en el AT es que esta mujer prisionera deja atrás su identidad gentil con su familia original (una familia cananea) por una nueva (una israelita); y si supieran, ese es exactamente el sentido ESPIRITUAL en el NT de lo que Yeshua estaba comunicando acerca de dejar atrás tu identidad como miembro del mundo (de gentiles), a favor de ser miembro del Reino de Dios (hebreos).

El versículo 13 deja claro que SOLO después de este período de espera de un mes puede el hombre casarse con esta mujer y luego consumar el matrimonio. Inherente en esto es que, si la mujer es miserable y firmemente resistente a su nueva realidad, el matrimonio no se llevara a cabo; probablemente porque si ella es una persona miserable para estar alrededor, él no va a querer casarse con ella.

Por lo tanto, como dice el versículo 14, si el hombre cambia de opinión antes del final de los 30 días y decide que no quiere que esta extranjera sea su esposa, ella debe salir libre. No como esclavo, sino como persona libre. No puede cambiar de opinión y luego venderla a otra persona; no puede cambiar de opinión y simplemente convertirla en su esclava involuntaria. Así que vemos aquí la decencia y el gran respeto que tiene la Ley por las mujeres, incluso las presas extranjeras. Ahora bien, entiendo que en la Sociedad Occidental moderna incluso ESTO no se considera una perspectiva encantadora para una mujer. Pero entiendan que en esta época todas las sociedades estaban totalmente dominadas por hombres. Que Dios haría una ley para que los hebreos dieran derechos a las mujeres y el sostenerlas tan valiosa como los hombres era un cambio de normalidad. Se convertiría en una piedra angular del modo de vida hebreo.

Comenzando en el versículo 15, el tema cambia a lo que sucede en una familia polígama cuando una esposa es más amada que la otra por el esposo. Algunas traducciones dicen sobre esto “cuando una esposa es amada y la otra es odiada”; nuestra CJB (Biblia Completa Judía) llama a un amado y al otro no amado. Entiende que el significado aquí no es un caso de “me gusta” intensamente versus “disgusto” intenso; o devoción completa a una esposa y desdén absoluto por la otra. Más bien es que una esposa es más favorecida que la otra. Y la realidad es que ESTO está en la raíz de por qué Dios no quiere la poligamia entre Su pueblo. La poligamia no causa más que problemas. No hay manera de que un hombre pueda tener dos esposas y no tener alguna preferencia de una sobre la otra (incluso si el grado es pequeño en su mente). ¿E incluso si él es tan imparcial, humanamente posible, que mujer va a creer honestamente que ella está siendo tratada de manera justa en comparación con su rival? ¿Y qué esposa no va a tratar de convertirse en la esposa más favorecida?

Este mismo escenario se desarrolló varios siglos antes de las Leyes de Moisés en la historia de la vida de Jacob. Fue engañado para casarse con Lea, y luego tuvo que aceptar mantenerla como su esposa para casarse con la que realmente tenía la intención de casarse, la hermana de Lea, Raquel. Lo peor de todo esto: este hombre se ha casado con hermanas (rivales naturales en la mayoría de los casos), y una de ellas ni siquiera quería casarse. Naturalmente, él ama a Raquel más que a Lea y esto causa grandes problemas en la casa de Jacob. No es que él no amaba a Lea, pero sus afectos eran mucho más hacia Raquel (y debe haber sido obvio). Rubén, el hijo de la pobre Lea, incluso planeó con su madre alimentar a Jacob con un afrodisíaco (Mandrágora) con la esperanza de hacer a Lea más deseable para Jacob y así calmar los sentimientos e inseguridad constantemente heridos de Lea.

Pero el tema de múltiples esposas se complica una vez que llega a ser el momento de transmitir la herencia familiar a la próxima generación. Los siguientes dos versos prevén un problema muy típico entre una familia polígama; un padre va a querer dar los derechos del primogénito al hijo de su esposa favorita sobre el hijo de su esposa menos favorecida, incluso si el hijo de la esposa menos favorecida nació primero.

Una vez más, el primer ejemplo de lo que puede suceder es con Jacob; de hecho, su primogénito era Rubén, el hijo de la esposa menos favorecida, Lea. Así que a pesar de que fue por lo que parece ser una razón legítima, Rubén fue pasado por alto y los derechos primogénitos fueron dados a José, el undécimo hijo de Jacob, el hijo de su esposa favorita, Raquel; por costumbre y tradición era algo incorrecto. Aquí en el versículo 16 está la declaración explícita de que un padre NO debe pasar por encima del hijo mayor, incluso si es el hijo de la esposa menos favorecida; pero Jacob hizo exactamente eso.

Nosotros no tenemos que trabajar muy duro para conjurar una imagen mental de todo esto, ¿verdad? En nuestra era de divorcios siendo comunes, y la inclusión estándar de los hijastros en lo que el sociólogo ahora llama familias mixtas, dividir la atención entre estos hijos de diferentes padres y madres es bastante difícil, pero dividir la herencia es incluso más difícil. Es casi imposible complacer a todos los involucrados o para todos sentir que la división fue justa.

Otro tema conectado es tratado ahora a partir del versículo 18; el mismo es lo que hay que hacer cuando un hijo esta descarriado. Dicho de otra manera, ¿qué se debe hacer con un niño rebelde y desafiante? Los siguientes versículos responden a esa pregunta. Primero este hijo rebelde se define como aquel que no obedece a su madre y a su padre incluso después de haber tratado de disciplinarlo de todas las maneras estándares. En segundo lugar, es que la madre y el padre deben estar de acuerdo en que hay que hacer algo muy serio. Tercero, esencialmente lo entregan a las autoridades civiles.

Si las autoridades civiles piensan que este hijo es un hijo particularmente inútil (la expresión hebrea para esto es “un glotón y un borracho”), entonces es apedreado hasta la muerte. ¿Te suena un poco fuerte? ¿Consideraría la ejecución como una opción viable si estuviera tratando de plantear un caso particularmente difícil? No estás solo; los rabinos decidieron que el castigo era tan severo que tomaron resoluciones que requerían que un conjunto muy extremo e improbable de circunstancias se desenrollara para que el hijo rebelde fuera ejecutado, lo cual realmente nunca sucedió. De hecho, no encontraremos un solo caso en toda la Biblia de los padres entregando a su desafiante hijo a los ancianos para ser ejecutado. Básicamente esta ley sólo se utilizaba como un medio para infundir miedo en un niño incorregible.

El famoso erudito bíblico J.C. Maxwell hizo esta observación sobre este tema de la rebeldia y la desobediencia, y me gustaría compartirla con ustedes.

“Cuando una persona (un cristiano) es enfrentado con su propia desobediencia a los mandamientos bíblicos, es muy probable que ‘escuche y mire con desdén’ que de ‘oír y temer’. ¿Por qué? El cuerpo de la iglesia carece de disciplina. El mayor elemento disuasorio para pecar en una sociedad es que el pueblo ame a Dios y le tema (reverencia) por medio de la obediencia a Sus mandamientos. El amor sin temor no es más que papilla. El miedo sin amor es simplemente legalismo. Sólo los dos juntos en un equilibrio adecuado traerán consigo la obediencia requerida por Dios”.

Permítanme señalar un par de cosas sobre los procedimientos con el hijo desobediente y pasaremos al siguiente tema. Primero, tenga en cuenta que ambos padres deben estar de acuerdo.

La madre tiene el mismo peso que el padre en este asunto, mostrando lo inusualmente poderosa que era una madre en una familia hebrea en comparación con la mayoría de los demás en esa época (no creo que haya cambiado mucho) además, esto no es un asunto que los padres hayan tomado la decisión de que su hijo muera, y así llevar a su hijo a los ancianos para su ejecución. La ejecución no es más que la sentencia máxima permitida que se puede imponer, y otros recursos normalmente estaban disponibles y eran preferidos. El punto es que los padres NO eran juez y jurado. Simplemente llevaron un caso duro a la corte de la ciudad, y los tribunales investigaron e hicieron una sentencia sobre la mejor manera de tratar con el niño problemático.

Además, date cuenta que son los hombres de la ciudad quienes (teóricamente) apedrearán al niño rebelde hasta la muerte. A los padres no se les pide que participen, por supuesto, debido a muchos otros principios establecidos por el Señor acerca de lo que se puede esperar razonablemente entre los padres y sus hijos.

Nosotros también vemos el propósito del Señor detrás de esta dura consecuencia que se ordena en el versículo 21: “Así quitarás el mal de entre medio; todo Israel escuchará y tendrá miedo.” Las sociedades totalitarias saben muy bien cómo utilizar el miedo para controlar a las personas. El miedo es la herramienta principal utilizada en un grado u otro en prácticamente todas las sociedades en las que yo conozco de mantener el orden. Desde un punto de vista Bíblico, el miedo a las consecuencias por hacer el mal no es sólo una cosa buena y saludable; es indispensable. La diferencia entre el tipo de miedo que Dios está ordenando versus el provocado por las sociedades totalitarias, es que en uno de los casos el verdadero mal se está combatiendo y eliminando de la comunidad, y en el otro el mal está provocado sobre la comunidad. La razón entera por la que el Señor exige consecuencias tan severas para la rebelión maligna en contra de Él (al transgredir Sus principios más fundamentales) es para el beneficio de todos los demás. Me temo que nuestras sociedades progresistas modernas han olvidado cómo es que el mal debe ser erradicado o afectará e infectará a otros; y el mal ciertamente no se trata efectivamente por medio de la educación del criminal.

El tema final de Deuteronomio 21 tiene muchas ramificaciones que creo que la mayoría de ustedes reconocerán instantáneamente. El mismo es que si un hombre es ejecutado justificadamente por un delito capital, y si una parte del procedimiento es tener su cadáver empalado en una estaca él debe ser bajado antes del anochecer. ¿Dónde hemos escuchado ese principio antes? Por supuesto; en la historia de la crucifixión de Yeshua HaMashiach.

Era la norma en los tiempos bíblicos que el cuerpo de un criminal muerto era puesto en un poste o una estaca para exhibición pública; esto estaba destinado a actuar como un recordatorio bastante espantoso de lo que le sucede a un transgresor de la Ley. A veces la “estaca” era un gran poste puntiagudo sobre el cual el hombre era empalado para matarlo, o en otras ocasiones DESPUÉS que moría era empalado. SIN EMBARGO, la frase “colgado en un poste” o “estaca” NO indica que los medios de su colocación allí eran necesariamente empalados. Dos cosas sobre esto: en primer lugar, el término “colgado” en la Biblia no significaba estrangulación por el cuello en una horca. Los hebreos no empleaban el colgar del cuello como medio de ejecución.

En segundo lugar, más a menudo que el cadáver tenía los brazos atados a un travesaño, el cual luego se montaba en la parte superior de un poste que estaba situado al lado de una carretera o algún otro lugar muy visible. El empalamiento del cuerpo no era el método habitual o de costumbre, aunque si sucedía.

El trato adecuado y respetuoso de los muertos (incluso de un criminal) era la norma para las culturas de Oriente Medio (aunque lo “adecuado y respetuoso” no siempre era lo mismo). Aquí el Señor NO trata de disuadir la práctica de colgar el cadáver de un criminal en un lugar público; más bien es que al final del primer día de su muerte, ya era suficiente y debía ser derribado y enterrado. Además, el cuerpo del criminal no puede ser arrojado por un precipicio o dispuesto a pudrirse o para los carroñeros para hacer lo que hacen los carroñeros. Más bien el cuerpo debe ser enterrado al final del día de la ejecución.

Ahora bien, lo que este versículo final nos dice es que, si bien el respeto por los muertos es apropiado, hay una razón ESPIRITUAL para este tratamiento del cadáver; el mismo es que el NO enterrar ese cuerpo es una afrenta a Dios. Si el cuerpo no es enterrado la consecuencia es que la tierra será profanada. ¿Qué te recuerda esto de lo que acabamos de estudiar la semana pasada? Correcto; culpa de la sangre.

El principio que dije al comienzo de nuestra lección, es que matar a un hombre no es automáticamente incorrecto. Pero uno debe seguir los procedimientos de Dios para determinar si la muerte es apropiada o no, y si es apropiada CÓMO se debe llevar a cabo el asesinato. Y ahora esta instrucción tiene que ver con el tratamiento del cadáver del criminal. Si uno sigue todas estas instrucciones, entonces este asesinato no sólo NO trae la culpa de la sangre sobre la gente o la tierra, sino que en realidad ELIMINA la culpa de la sangre que había sido creado por el acto del criminal. Pero si las instrucciones NO se siguen (incluso si el acusado es completamente culpable) entonces este asesinato justificable trae culpa de sangre a la comunidad y la tierra.

Pongamos fin a la lección de hoy con este paralelismo entre las declaraciones sobre la muerte de Jesús en la cruz y estas declaraciones aquí sobre ser colgado en un poste. Primero, veamos la declaración aquí en Deuteronomio 21:23. Dice, “…porque una persona que ha sido ahorcada ha sido maldecida por Dios…”   Por definición (y muchos traductores añaden las palabras) ser “colgados” significa ser colgado en un poste porque, como dije antes, no se colgaba por el cuello en la sociedad hebrea hasta que estaba muerto. Antes de ir al versículo del NT vamos a estar muy claros sobre lo que esto está diciendo. Lo que NO está diciendo es que el RESULTADO de estar colgado en un poste es que la persona es maldita por Dios. Más bien esto SI significa que la persona está maldita de Dios POR LO TANTO ellos están siendo colgados en un poste. El estar colgados de un poste es porque ellos fueron maldecidos por Jehová.

Se entendía que la muerte por ejecución era una separación legal, formal y final de una persona de la comunidad de Dios. Con ese entendimiento echemos un vistazo ahora al conocido verso en el NT que habla del estado de una persona que es ahorcada en lo que se relaciona al Mesías:

LBLA Gálatas 3:13 Cristo nos redimió de la maldición de la ley, habiéndose hecho maldición por nosotros porque escrito está: Maldito todo el que cuelga de un madero.

En primer lugar, cuando Pablo dice, “está escrito”, se refiere a las Sagradas Escrituras, que era, por supuesto, lo que llamamos el Antiguo Testamento porque eso es todo lo que había en su época. En este caso, el pasaje que estaba citando es el lugar exacto en la Torá que estamos estudiando hoy: Deuteronomio 21:23. Los judíos de la época de Pablo comprendieron plenamente la dramática y contundente declaración que estaba haciendo, incluso si no entendían completamente todas las implicaciones espirituales y redentoras. Cristo tomó sobre sí la maldición de la Ley (que es la pena de la muerte tanto en el sentido de muerte física como de separación espiritual del Padre) como un pago de redención para nosotros para que no tuviéramos que enfrentar esa maldición.

Por favor, escuchen con mucho cuidado y guarden esto en sus memorias: cuando el NT habla de la “maldición de la ley” la misma está hablando de UNA COSA: la muerte, la muerte completa, la muerte física y espiritual. La maldición de la Ley es la muerte. La bendición de la Ley es la vida. Otro término paralelo para esto en el NT es “la paga del pecado es la muerte”. Recibes la maldición de la Ley (muerte) porque tu pecado se la ganó. Te mereces, o ganas la muerte, por el pecado. Estas declaraciones sobre la maldición de la ley y el pago del pecado son simplemente dos maneras de lidiar con lo mismo.

El Padre MALDIJO a Cristo (la prueba de la cual, dice Pablo, es que Yeshua fue colgado en una estaca). La separación de Jesús de la comunidad de Dios (Su muerte física), y por unos momentos Su separación del Padre (CJB Mateo 27:46 a eso de las tres, Yeshua pronunció un fuerte grito: “Eli! ¡Eli! ¿L’mah sh’vaktani? (¡Dios mío! ¡Dios mío! ¿Por qué me has abandonado?) fue la sustitución sacrificial por lo que debería sucedernos legítimamente.

Por lo que al estudiar la Torá podemos ver mejor lo que sucedió en la crucifixión de Cristo. Fue la ley de Deuteronomio 21 que cualquier criminal ejecutado tuvo que ser removido de la estaca de la muerte al anochecer. Que las mujeres se apresuraron a sacar a Yeshua de esa cruz y enterrarlo porque el día de reposo se aproximaría al atardecer es cierto, pero secundario al hecho el NO hacerlo habría roto la Ley de Deuteronomio 21. Incluso SI el día siguiente no hubiera sido un sábado de festival, era fundamental que el cuerpo del Mesías fuera sacado de ese poste y enterrado. ¿Y cuál habría sido el resultado si no hubieran sido capaces de persuadir a los romanos para bajar a Jesús? Como se dice aquí en Deuteronomio 21:23 la tierra habría sido profanada de sangre y la comunidad local de Jerusalén (estas mujeres discípulas incluidas) habría sido llenas de la culpa de sangre.

Es un comentario verdaderamente fascinante y triste el estado depravado de los lideres religioso judíos de la era de Yeshua, que los sacerdotes que lo vieron morir no parecían preocuparse por de la Ley de Dios sobre este asunto; no les importaba si ese hombre judío podría colgar en ese poste toda la noche hasta la mañana, por consiguiente, empapando así a todos en la culpa de la sangre. Más bien era el pueblo judío común quien sabía lo que había que hacer para obedecer a Dios, y asi lo hicieron.

La semana que viene comenzaremos con el capítulo 22.

Deuteronomio Lección 28 Capítulo 22

image_pdfimage_print

Deuteronomio

Lección 28 – Capítulo 22

 

Al nosotros abrir nuestras Biblias hoy en Deuteronomio 22, recuerdo haber pensado mientras preparaba esta lección lo siguiente: “¿Cómo yo voy a encontrar las palabras para explicar el impacto profundo y de gran alcance de estas leyes de Dios a los creyentes modernos?”

Este es uno de esos lugares en la Biblia que es similar a una intersección importante de la carretera, porque hay tanto que se une. Hemos pasado, ahora, 4 años desde que comenzamos el Libro del Génesis para llegar a este punto en la Torá. Se ha recorrido un largo camino, se ha desarrollado mucha comprensión, y tal vez ahora podamos hablar de algunos de los conceptos subyacentes más desafiantes que se extienden y envuelven secciones de la Torá que ya hemos estudiado. Nosotros estaremos estudiando Deuteronomio 22 por un par de semanas.

Mi reto en la enseñanza de la Torá siempre ha sido cuánto debo de profundizar en un momento dado antes de que sea suficiente y sea tiempo de movernos a lo próximo; especialmente en este capítulo.

Pero en el estudio de este capítulo nosotros también tenemos otro reto: cómo lidiar con el contenido de esta parte del sermón de Moisés de una manera que no sea tan ofensiva para nuestras sensibilidades occidentales y que nuestros oídos simplemente se cierren; porque en el centro de este capítulo, y mucho más de la Biblia de lo que se podría pensar, está el asunto de la sexualidad humana. Los gentiles traductores del AT tal como lo leemos hoy en día eran europeos refinados y urbanos que trajeron consigo la mentalidad cristiana europea reservada y puritana, así como un desdén, que no estaba oculto, por todas las cosas judías. Por lo tanto, gran parte del contenido sexual que esta inherente en la Palabra de Dios está muy enmascarado, y no nos damos cuenta.

En nuestros días (especialmente en el Occidente) el manejo del sexo reside en su mayor parte en dos extremos de un espectro y hay muy poco término medio. La misma trata de una manera estéril y puramente pragmática científico /médica; o como algo tan intensamente sensible y privado y por lo tanto incómodo que la mayoría de los buenos cristianos realmente quieren simplemente ir alrededor del tema. En los últimos tiempos, por supuesto, hemos visto el movimiento progresista/secular para normalizar lo que históricamente, y bíblicamente, ha sido visto como prácticas sexuales desviadas y abominables.

La realidad bíblica es que las culturas antiguas veían la sexualidad de manera muy diferente a la nuestra; era simplemente parte de la vida cotidiana y no se escondía. Y debido a que tener familias numerosas era fundamental para la sobrevivencia del clan y la tribu, todo lo que rodeaba la reproducción humana era un tema abierto y público que los niños comenzaron a entender desde edad más temprana. Debido a que prácticamente todas las familias hebreas vivían (literalmente) entre los animales de granja domesticados, la función del sexo era constantemente visible y entendida y la gente no era aprensiva al respecto.

No me malinterpretes; la gente de esa época era generalmente mucho más modesta sobre su sexualidad en público de lo que somos hoy en día.

Por otro lado, particularmente en lo que respecta a las familias numerosas que viven en pequeñas cabañas de una habitación, o como los nómadas que viven abarrotados en tiendas de tela y piel de animal, la privacidad era de primera calidad y rara vez era posible la privacidad completa.

La sexualidad humana y su papel en la sociedad hebrea estaba entrelazada en su lengua y cultura; la misma impregna el AT desde el principio hasta el fin y a menudo se utiliza para presentar imágenes y principios espirituales mucho más grandes; pero al mismo tiempo está en gran parte oculto de nuestra vista en las Escrituras, debido tanto a las expresiones idiomáticas que leemos que en realidad son sobre el sexo (pero no las reconocemos como tales), y el intento bastante insolente de los traductores bíblicos europeos de ocultarlo por completo porque lo encontraron ofensivo.

Por favor entienda que lo que nosotros vamos a estudiar no tiene nada que ver con la “educación sexual” como se ha conocido en nuestros sistemas de escuelas públicas. Más bien tiene que ver con la creación de Dios de la humanidad y la naturaleza santa y sagrada de los roles definidos de Dios para los hombres y las mujeres. También tiene que ver con ciertos deberes que un sexo tiene con el otro, el concepto de uniones lícitas e ilegales, y cómo los principios subyacentes de la sexualidad humana se juegan de una manera física y espiritual en un contexto mucho más amplio de lo que normalmente pensamos en él o hasta queremos reconocer.

Así que abramos nuestras Biblias y nuestras mentes a la mente de Dios y Sus propósitos para ordenar la vida humana como Él lo ha hecho. Leamos juntos el capítulo 22 de Deuteronomio.

LEER DEUTERONOMIO CAPÍTULO 22 completo

Los primeros 5 versículos de Deuteronomio 22 nos presentan algo que Santiago, el hermano de Jesús, tenía mucho que decir: la verdadera religión. Comenzó diciendo que la verdadera religión se ilustra mejor para cuidar de viudas y huérfanos. En la sociedad hebrea, las viudas y los huérfanos representaban a los socialmente desfavorecidos de esa época; los más débiles y vulnerables. Además, el practicar la verdadera religión mantenía a uno sin mancha por los caminos del mundo. Santiago, Pablo y Yeshua explicaron que la verdadera religión no se trata de la obediencia mecánica a las leyes, sino que es el ESPÍRITU que uno adopta cuando se siguen esas leyes lo que importa. Es la obediencia a esas leyes realizadas en el contexto del amor y la confianza del dador de la ley lo que produce el tipo de rectitud que Jehová busca de Sus adoradores. Tenemos un dicho legal en Estados Unidos por el que corremos el riesgo de separar la LETRA de la ley del Espíritu de la Ley. Cuando uno busca justicia de acuerdo con la letra, pero sin el espíritu requerido, entonces el amor, la misericordia y la justicia pueden perderse. Si eso es cierto en nuestro sistema de justicia hecho por el hombre, así mismo es mucho más en el sistema de la Torá ordenado por Dios.

Por lo tanto, especialmente en lo que respecta a estos primeros 5 versículos de Deuteronomio 22, las instrucciones giran en torno a la ACTITUD general del adorador.

Aquí nosotros no vemos la fórmula típica de las leyes de la criminalidad que estamos más acostumbrados a ver en la Torá; no vemos, “SI usted hace esto, ENTONCES esto es lo que le sucederá a usted; y para volver a la paz con Dios hay que expiar por medio de este y este sacrificio”. En cambio, estas leyes se hacen en el espíritu de lo que el Mesías dice que es la base de todos los mandamientos y leyes de la Torá: ama al Señor tu Dios con todo tu ser, y “ama a tu prójimo como a ti mismo”. Amar a su prójimo no es una regla o regulación; no es una ley que tenga una consecuencia directa de violación; es un llamado a todos los que llaman a Jehová su Dios a tener una mentalidad santa. Es un recordatorio de que el esfuerzo por la santidad es el objetivo de la Ley y que este tipo de santidad se expresa en la tierra, en esta era de la historia humana, amando a su prójimo como a ti mismo.

La primera ilustración de CÓMO amar a tu prójimo como a ti mismo (en una aplicación práctica) considera lo que sucede si el buey u oveja de tu hermano se desvía, y te tropiezas con esos animales. Observe el uso del término “hermano” al describir quién es el que se define como el vecino. En hebreo la palabra es ach, y técnicamente la misma se refiere a un pariente. En el sentido de lo que significa aquí significa un miembro de su clan o tribu, y en un sentido más amplio, un miembro de su nación, Israel. Más tarde Yeshua continuó explicando que ante los ojos del Señor tu “hermano” se extiende a cualquiera que lo necesite y utilizó el ejemplo del Buen Samaritano para demostrar su punto. Sin embargo, en el sentido más estricto, este pasaje podría leer fácilmente: “No debes ver el buey u oveja de un compañero israelita alejándose…”.

Y el Señor dice que cuando ves a los animales domésticos de un hermano extraviados tú NO tienes la opción de inacción. Uno no puede dar la espalda a lo que sabe que es una circunstancia que exige su ayuda activa a pesar de que esta ayuda no es de beneficio personal.

El concepto es que la indiferencia a la necesidad de otro humano (especialmente tu ach, tu hermano) es inaceptable para Jehová. La indiferencia a la necesidad de otro es lo opuesto a “amar a tu prójimo”. Esta ley se da en realidad en su primera forma en Éxodos 23:

LBLA Éxodo 23:4 “ Si encuentras extraviado el buey de tu enemigo o su asno, ciertamente se lo devolverás.

Por lo que estos versículos de Deuteronomio 22 elaboran en la ley básica de Éxodos 23. Recuerda yo he mencionado en numerosas ocasiones que Deuteronomio es un sermón de Moisés, y este sermón es un predecesor y un patrón que Yeshua seguiría por Su cuenta en el Sermón del Monte. Este sermón de Moisés generalmente está en la forma de tomar una ley básica de Éxodo y exponer sobre la misma y a menudo añadir aplicaciones de la vida como ejemplos de cómo se debe aplicar una ley.

Por lo tanto, en el versículo 2 vemos la complicada situación de lo que hay que hacer si tu hermano no está cerca para reclamar al animal extraviado, o si no vive cerca, o si no tienes idea de quién es el dueño de la bestia. La indiferencia no es una opción, ni es aceptable seguir la filosofía que todos aprendimos de niños: el que se lo encuentra se lo queda. Más bien uno debe capturar al animal, llevarlo a la casa y cuidarlo como suyo, y esperar a que el dueño lo reclame y luego devolvérselo.

Curiosamente la frase acerca de traer al animal a la casa literalmente instruye: “traerlo dentro de su casa!” Y eso es exactamente lo que se quiere decir porque en esa época (y en muchas partes del Oriente Medio hasta el día de hoy) la casa de una persona fue construida alrededor de un patio al aire libre, o la casa era de dos niveles. Los animales y los humanos habitaban juntos el primer piso y el patio; los animales eran valiosos, por lo que necesitaban ser protegidos de los depredadores y ladrones y las inclemencias del tiempo al igual que los miembros de la familia.

Moisés (como líder de 3 millones de personas) debe haber aprendido a ser todo un psicólogo durante sus 40 años como líder porque él sabía que esto no era suficiente información y que la búsqueda de tecnicismos comenzaría inmediatamente; por lo que continúa explicando que esta actitud con respecto a la búsqueda de la propiedad perdida de alguien no se limita sólo a la búsqueda de bueyes y ovejas; se refiere a un burro, un abrigo, o cualquier otra cosa que le pertenezca a otro. Por favor, observe algo más que esta siendo enfatizado aquí que hemos tocado en una serie de ocasiones en la clase de la Torá: amar a su prójimo no es tener una “preocupación” emocional o un sentimiento cálido por su prójimo, la misma es ayudar a su prójimo activamente en tiempos de necesidad.

Luego en el versículo 4 hay una regulación que está relacionada con la anterior: si ves que la bestia de carga de tu hermano colapsa bajo el peso de su carga debes ayudar al ANIMAL. El reglamento anterior trata sobre la preocupación por el bienestar de su hermano; esta trata de la preocupación por el bienestar del animal de su hermano. En ninguno de los dos casos el ignorar la situación es la actitud adecuada de un adorador del Dios de Israel.

La siguiente ley en el versículo 5 es una que ha causado mucho debate. Parte del debate es, francamente, una tontería académica sin sustancia y la otra ayuda a aportar claridad. Las palabras explican que un hombre no debe usar cosas que una mujer normalmente haría, y viceversa. La mayoría de las traducciones dicen que esto se refiere a la ropa; de hecho, la traducción más precisa no es la ropa, sino que son las “cosas más generales que le conciernen a” un hombre o una mujer. Por lo tanto, particularmente en lo que respecta a esa época, podría significar armas de guerra, o joyas, o peinados, o (por supuesto) prendas de vestir. De seguro que el travestismo está en el centro de todo esto. Para aquellos de ustedes que han llevado vidas más protegidas que otros, en nuestros días un travesti es una persona que usa la ropa del sexo opuesto (hombres que llevan ropa de mujer o mujeres que usan ropa de hombre). Pero eso es SOLO como lo vemos hoy; más correctamente se refiere a una persona de un sexo que toma las características del sexo opuesto, ya sea apariencia, papel que juega o ropa. Esto NO está hablando de operaciones de cambio de sexo más bien es acerca de la confusión y el engaño; se trata de fingir ser, o identificarte como, el sexo que no eres.

Ahora las tonterías académicas huecas de las que hablé se centran en un debate furioso sobre por qué Dios no quiere que un sexo finja ser el otro. La realidad es que la razón subyacente para tener este debate es que los eruditos progresistas y liberales quisieran probar que Dios ya no ve este tipo de comportamientos desviados que la Biblia dice (como lo hace aquí) son abominables ante el Señor, como todavía válidos.

Así como se ha vuelto frecuente en la iglesia que la homosexualidad ya no debería ser vista como un pecado, por lo que estos eruditos en particular quieren decir que ese comportamiento como el travestismo estaba estrictamente limitado a una cierta era, entre una cierta cultura, y además de la nueva “ley de Cristo” de amor” significa que cualquier comportamiento que sea personal y que no dañe a nadie más ahora está bien ante los ojos del Señor. O que el comentario de Pablo en Gálatas 3 que bajo Yeshua, “….no hay hombre ni mujer.” significa que Dios ha anulado todo ese concepto de sexualidad. Permítanme asegurarles que ese comentario en Gálatas simplemente significaba que el ESTADO espiritual de un ser humano ante el Señor (ya sea que la persona fuera aceptable o inaceptable para Él) dependía de su relación con el Mesías; no sobre si una persona era un hombre o una mujer.

En el otro lado de la moneda es interesante ver desde un punto de vista práctico de donde esta idea jugó un papel por primera vez en las sociedades antiguas. Tenemos registros históricos, de que entre las culturas mesopotámicas era costumbre que un sacerdote masculino se pusiera ciertas prendas femeninas, o que usara joyas femeninas expresamente, o incluso que fueran pintadas con cosméticos femeninos cuando la deidad que adoraba era una diosa. La idea era “disfrazarse” a sí mismo como una mujer para identificarse con los atributos femeninos del dios femenino.

Otra circunstancia bien atestiguada de los tiempos antiguos era de hombres que se vestían como mujeres y se escondían a plena vista con la esperanza de que no fueran reclutados en el ejército. Por el contrario, teníamos mujeres que se cortaban el pelo, vestían ropa y armadura de hombre, y usaban armas del tamaño de un hombre con la esperanza de ser vistas como un hombre para poder luchar en batallas.

Yo no tengo ninguna duda de que esta ley del versículo 5 cubre este tipo de cosas, e incluso podría haber sido utilizada con bastante frecuencia para contrarrestar directamente a los hombres y mujeres que las intentaron; pero el verdadero propósito era más amplio y profundo que simplemente estos ejemplos que te di. Y algo de eso está claro cuando vemos el contexto de las leyes que rodean este en Deuteronomio 22. Una vez más, esta ley en contra del travestismo está hablando de actitud y condición del corazón; habla al espíritu de obedecer las leyes de Dios y permanecer fiel a la manera en que Él ordenó el Universo. Aquí, al menos en parte, habla del engaño y la confusión que siempre es malo en la economía del Señor. También habla de la homosexualidad que también es una cuestión de actitud y elección moral. Nosotros vamos a ver otro aspecto de este comportamiento sexual prohibido más adelante.

Estas leyes de la “verdadera religión” (que se refiere al adorador operando dentro del espíritu de la ley) continúa con la amonestación del versículo 6 que prohíbe la captura del pájaro madre junto con sus polluelos.

Hay dos puntos principales a esta ley: el primero es que extiende el manto de seguridad humanitaria de preocupación para los animales domésticos (que vimos con el reglamento que requiere asistencia para el buey o burro que se ha derrumbado o caído debido a su carga) a salvaje animales (en este caso un ave). Parte de la razón por la que esto debe ser declarado es que un ave silvestre tiene poco o ningún valor en comparación con el valor económico considerable de una oveja o un burro o un buey para un israelita.

Por lo tanto, el Señor está demostrando que el principio del humanitarismo se extiende a todas las criaturas de Dios, y su valor económico debe ser considerado como secundario. Aún más, así como Santiago dice que la verdadera religión se demuestra en el cuidado de los más vulnerables y menos valiosos de la sociedad humana, este mismo principio se aplica a los más vulnerables y menos valiosos del reino animal.

El segundo punto es que la reverencia a una relación padre-hijo no termina con los seres humanos. Los rabinos a menudo utilizan esta explicación como la razón de la extraña ley de Deuteronomio 14:21 que dice que un niño (una cabra bebé) no debe ser hervido en la leche de su madre. Podemos estar seguros del vínculo entre la pájaro madre y sus hijos, y los humanos y nuestros hijos, porque el autor de Deuteronomio estructuró su narrativa de una manera que conecta a los dos de una forma familiar.

Recuerda el 5to mandamiento de LBLA Éxodos 20:12 “Honra a tu padre y a tu madre, para que puedas vivir mucho tiempo en la tierra que Tu Dios te está dando.

Aquí dice: LBLA Deuteronomio 22:7 sin falta dejarás ir a la madre, más a los hijos los puedes tomar para ti, para que te vaya bien y prolongues tus días.

Es esencialmente el mismo pensamiento básicamente con el mismo lenguaje que el 5to mandamiento; al mostrar el debido respeto al valor del padre y su relación con su descendencia (perdonando la vida de la pájaro madre) vivirás mucho tiempo y las cosas te irán bien (experimentarás el shalom de Dios como una bendición).

El tema de la exigencia de un israelita de ser humanitario en actitud y acción ahora toma otra luz en el requisito de construir un parapeto alrededor del techo de su hogar. Obviamente esto está esperando el tiempo que estaba a unos meses de distancia, cuando Josué llevaría a Israel a conquistar Canaán y los israelitas guardarían sus tiendas de campaña y comenzarían a vivir en viviendas permanentes.

Un parapeto es esencialmente una barandilla de balcón que va alrededor del borde del techo de una casa. Su propósito es para que alguien no se cayera accidentalmente. La casa típica de Oriente Medio fue construida usando un techo plano, y el techo era esencialmente sólo otra área de la casa para vivir que eran utilizados como los pisos debajo. Se construyeron escaleras para que el techo siempre fuera accesible. En el techo secaban y almacenaban productos y peces, como uno socializaría en un día agradable, o incluso dormir durante los meses calientes de verano. Por lo tanto, era sólo el sentido común que se construyera una valla alrededor de los bordes del techo para que una persona no cayera y resultara gravemente herida o incluso muerta.

Esto se verifica porque el final del versículo 8 declara que la razón ESPIRITUAL por la que esta precaución era necesaria, es que el peligro era suficiente para QUE EL NO construir ese parapeto constituía una negligencia criminal. En otras palabras, uno podría esperar razonablemente que eventualmente alguien se cayera de ese techo desprotegido. La muerte como resultado de tal desprecio sin límites por el bienestar de los demás traería la culpa de la sangre al dueño de la casa, a la familia que vivía allí y a la comunidad cuyo gobierno no hizo cumplir esta ley de Dios.

Ya estas alturas ya deberían comprender la grave consecuencia espiritual y física de la culpa de la sangre: el responsable debe perder su vida. Una persona que construyó una casa sin una barandilla en el techo era culpable de homicidio negligente si alguien moría como resultado. Esta fue una muerte injusta y la vida de la parte responsable sería requerida como pago.

Esto termina la parte fácil y directa de Deuteronomio 22; a partir de aquí comienza a complicarse y un poco peligroso.

Los siguientes versículos nos dan tres leyes sobre lo que comúnmente se llama “mezclas ilícitas”; ya nos han dado una mezcla ilícita, pero se habló de ella en un contexto diferente: el travestismo. Ilícito significa no autorizado, no aprobado. Es un mal uso de algo. Así que la idea de estas 3 mezclas prohibidas que discutiremos (más la que concierne a los travestis) es que se trata de combinaciones que crean uniones que nunca deben permitirse. Estas diversas uniones vuelan frente al orden de creación de Dios y son una forma severa de rebelión. No sólo la acción es el problema; es la actitud blasfema del violador que es el punto crucial.

El primero de este grupo se encuentra en el versículo 9; es que un agricultor no debe sembrar 2 tipos de semillas en la zona del suelo que se encuentra entre las hileras de las vides de uva en su viña. El segundo está en el versículo 10: un buey y un burro no deben ser unidos para tirar de un arado. Y el tercero es el versículo 11: uno no debe usar ropa hecha de dos tipos distintos de hilo que se han tejido entre sí: lana y lino.

Estas 3 leyes son repeticiones y extensiones de Levítico 19:19:

LBLA Levítico 19:19 “‘ 19 “Mis estatutos guardaréis. No ayuntarás dos clases distintas de tu ganado; no sembrarás tu campo con dos clases de semilla, ni te pondrás un vestido con mezcla de dos clases de material. “‘

Cualquier tipo de mezcla o unión que esté en contra de la ley de Dios se llama kilayim en hebreo, que se traduce literalmente a “más de un tipo”. Los hebreos consideraron la violación de estas leyes muy seriamente que le dedicaron todo un tratado en el Talmud; su nombre: Kilayim.

Sin embargo, aun cuando ellos sabían la seriedad de este asunto, el por qué Dios prohibió el travestismo cruzado, 2 tipos de semillas sembradas juntas, el uso de una prenda hecha de 2 tipos de material, y un burro y un buey para ser yugo al mismo arado era un misterio incluso para los más grandes rabinos. Rashi los explica como simplemente decretos soberanos de Dios para los cuales no es necesario dar ninguna razón. Si bien entiendo la gran humildad de Rashi en este asunto al negarse a profundizar el porqué de estas leyes, creo que podríamos ser capaces de añadir al menos un poco de provisión al molino. Así que despejen sus cabezas y prepárense para ver algunas conexiones increíbles crecer justo delante de sus ojos.

Para empezar: cada una de estas 4 leyes sobre mezclas ilícitas están asociadas con el 7mo Mandamiento; la ley en contra del adulterio. Tal vez eso te parezca extraño, pero pronto yo creo que verás que no pueden ser nada más. Permítanme decir una vez más: estas leyes sobre mezclas no autorizadas representan varios aspectos del adulterio.

Observe que desde un punto de vista puramente práctico y racional ninguna de estas leyes de mezclas causa un daño grave a nadie o a cualquier cosa, y de hecho puede haber un gran beneficio en un sentido físico de hacer algunas de las cosas que están prohibidas. Por ejemplo, durante mucho tiempo se ha sabido y practicado que la plantación de dos tipos diferentes de semillas (plantas, cultivos) juntos puede traer todo tipo de buenos resultados. Esto se llama inter-cultivo y se ha empleado especialmente en áreas donde se hace la agricultura en áreas más primitivas. A veces un tipo de planta atrae un tipo de insecto que puede ser beneficioso para ambos tipos de plantas con fines de polinización. En otros casos, un tipo de planta produce un nutriente necesario que la otra toma del suelo, disminuyendo así el agotamiento del suelo. En otro nivel uno puede hacer el máximo uso de la tierra cultivable mediante la plantación de dos tipos de cultivos en el mismo espacio que son simbióticos y proporcionar la máxima producción de alimentos utilizando una cantidad mínima de tierra. Incluso puede proteger contra el fracaso de los cultivos mediante el cultivo de dos tipos diferentes de plantas que son cada una susceptible a diferentes peligros.

El caso de Deuteronomio 22:9 (de no plantar un cultivo de otro tipo entre los viñedos) es tal que las vides deben plantarse en hileras que estén bien separadas para que puedan prosperar. Entonces, ¿qué buen propósito tiene el dejar que una cantidad significativa de tierra entre esas filas se desperdicie? Dios mío, si el agua preciosa que se utiliza para regar las vides se puede utilizar doblemente para regar las verduras o el grano que crecen en el suelo debajo de esas vides, ¿acaso ese hombre no es un buen pastor de sus recursos limitados ambientales?

También es una realidad que tejer lino fino y lana juntos produce un paño de alta calidad de belleza y durabilidad; así que, ¿por qué eso es tan malo ante los ojos de Dios? Era casi imposible en la mente de los grandes sabios hebreos encontrar cualquier falta terrenal o mal inherente en el uso de tal material. Sin embargo, existe esa ley que prohíbe y no puede ser visto como un error o una interpretación errónea, ya que es tan explícita y directa. Por lo tanto, la prohibición era estrictamente impuesta y estrictamente observada por los hebreos más piadosos, hasta hoy en día.

¿Realmente hay daño en el yugo de un buey y un burro en un arado? No; a pesar de todos los esfuerzos de los maestros y predicadores de explicar que el arado siempre estaría girando hacia la dirección del animal más débil o que el animal más fuerte dañaría al más débil, o que sería terriblemente ineficiente, en la vida real esto no es realmente así. De hecho, tal cosa como tener dos tipos diferentes de animales tirar de un arado o una carreta juntos era muy común en el mundo antiguo tanto porque un hombre era bastante afortunado si era dueño de UN buey junto con UN burro. Un buey era mejor tirando de algo que llevarlo, pero podía llevar cosas. Un burro estaba mejor diseñado para llevar cosas que para tirar de cosas, pero podría hacer cualquiera de los dos. Cuando un arado necesitaba el caballo de fuerza que tomaba a dos animales proporcionar, los antiguos no veían nada malo en que esos dos animales fueran un burro y un buey trabajando juntos; y desde un sentido terrenal ningún daño duradero llegó a ninguna de esas bestias de carga sólo porque no eran iguales en fuerza.

Doy gran crédito a los rabinos que al menos han sido mucho más directos sobre su falta de comprensión del PORQUÉ de estas leyes en lugar de crear las grandes explicaciones alegóricas que han impregnado el cristianismo y tienden a llevarnos por caminos cuestionables. Al mismo tiempo, siempre ha sido la tendencia de los rabinos a ver el lado físico terrenal de las leyes y profecías de Dios en lugar de su lado espiritual celestial. Veamos si podemos ver todo esto, desde un ángulo un poco diferente.

Basta decir que es obvio que estas leyes de mezcla ilícita no pueden haber sido ordenadas por Dios para que al evitar hacer estas cosas los animales, plantas u hombres se beneficiarían desde un punto de vista físico. Es igualmente obvio que no hay nada inherentemente malo al plantar 2 tipos diferentes de semillas en las proximidades; la maldad no estalla espontáneamente cuando el hilo de lino se mezcla con la lana; y no es diabólicamente inhumano adjuntar un burro y un buey al mismo yugo de arado.

Esta realidad no debe sorprendernos. He discutido con ustedes que cada intento de los eruditos bíblicos de explicar por qué ciertos animales fueron designados por Dios como ritualmente limpios, mientras que otros como ritualmente impuros ha sido una frustración. Cada vez que ellos vienen con un sistema racional o científico, algo más en las Escrituras lo derriba. ¿Por qué ciertos alimentos son kosher, pero otros no? ¿Por qué está bien sacrificar una cabra, pero no un cerdo? ¿Por qué se puede ofrecer un toro a Dios, pero no un camello? ¿Qué tal si no tiene una pezuña o no rumea hace que ese animal no sea adecuado para propósitos de santidad?

Como dice Rashi sobre las 4 leyes de la mezcla ilícita: Dios es soberano, lo decretó, y no es necesario que sepamos el por qué para poder observar estas leyes. De hecho, sostengo que la búsqueda del “¿por qué?” en la Biblia es un engaño de proporciones mayores en la mayoría de los relatos. El problema para los seguidores de Dios no debe ser “¿por qué?”, sino “¿cuál?” Cuál modelo o ley debe aplicarse a cualquier circunstancia dada es lo que debe importar, NO PORQUÉ Dios ordenó esa ley.

Sostengo además que, al igual que las leyes alimentarias kosher y las leyes de los animales que se consideran adecuadas para el sacrificio, estas leyes de mezcla ilícita ilustran de manera física visible algunos principios espirituales inmutables. El punto es la ilustración y lo que se aprende de ellos. No es que las acciones o materiales o criaturas en sí mismos sean el principio; es lo que demuestra que es el principio.

La próxima semana continuaremos examinando algunas conexiones en las Escrituras (AT y Nuevo) que entrelazan mezclas ilícitas, sexualidad y adulterio.

There Is A Scripture 07-12-19

image_pdfimage_print

“…Your donkey will be taken away from you by force as you watch…Your sons and daughters will be handed over to another people; you will watch for them longingly all day but not see them; and there will be nothing you can do about it… a nation unknown to you will eat the fruit of your land and labor…” Deuteronomy 28:31,32,33 CJB.

All these things, as we watch, and there is nothing we can do about it.

I don’t know about you but that’s the way I feel sometimes, that’s the way it seems to me we are going. The frightening thing is that it is happening from within. There are people among us, native sons and adopted ones, who somehow gain positions of power and influence, and a following it would appear, who belittle, defame and blacken the character and reputation of our country and give little regard to our God.

I feel like it’s the beginning of a force invading me with the potential to change and control everything I hold dear as I watch and against which I can do nothing. I believe no choice will be given. I believe it will happen just that way.

What to do?

Our system is a good one. But no system succeeds unless the character and attributes of Jehovah God are in the hearts of the citizenry. That’s the way laws and statutes and rulings are made and lived by that result in the common good.

It means we must aspire to a higher calling which means subjecting our will to His, redefining our own concept of good and happiness and success and justice and love if need be and bring it into agreement with His definitions and then being happy with that.

That’s the trick don’t you think… achieving peace and joy under God’s Way, by submitting to it, by sacrificing our desire to do things our way?

We have biblical history that shows what happens when men do things according to what is right in their own minds versus what happens when they live in obedience to Yahweh. It is the contrast of curses and blessings in real life.

I have fears about what is coming and what people do now and will do to one another out of some high minded ideal at best, but also out of the real pure evil that is at the root of it all.

The hope for me and maybe you, isn’t that we won’t have to suffer trouble but that when we do, we do so fully clothed in the complete armor of God, fully engaged with the enemy. The hope is that I won’t, you won’t stand passively by, and allow the enemy to go unopposed.

If we can take that stance then the temporal consequence to us mean nothing. The battle after all is Yahweh’s. It is already won and we will be collected to Him from the four corners, the depths, the living and the past, in victory and alive forever.

Father, we bow before You in honor of You and with love for You.

Form in us hearts and minds like Yours that will serve as a foundation for all our rule making and treatment of one another.

May it be our true joy to live in such a way and be such a people.

May You be glorified in our eyes and in the eyes of those who don’t know You.

May they be captivated and captured to You.

Strengthen our determination and our eagerness to contend for You, to stand strong in active opposition to any idea or person or spirit that opposes You.

Grant us power so that we actually do have an affect and make a difference.

May Your Word, may Your Truth be engraved on our hearts and in our minds and may Your Spirit give us understanding and guide us so we don’t misstep. Please Father, keep us from misrepresenting You.

Be with us Father;

Oh that we might be faithful to You.

Oh that we might be courageous for You.

Thank You Father.

Thank You for Yeshua.

In Yeshua’s name we pray,

Amen.

May God’s love be in us all.

Elder.

Minchah Prayer 07-10-19

image_pdfimage_print

Yeshua, You “speak…and eternity filled with Your voice…

               re-echoes the praise of the Lord.”

You speak to the Father.

You know the sound of His voice.

You inquire of Him and speak what He would have You speak.

You do what He would have You do.

You glorify Him.

We watch You Yeshua, and strive to do as You do.

You are the perfect example of what a beloved son should be.

Father, thank You so much.

In the beginning You created perfection.

And though we have marred it, it is back to perfection that You are leading us.

Even the defect we have brought into it cannot change or hide the wonder and order and beauty of Your creation and Your created beings.

The more we look into and ponder Your creation seeking to know and understand how any of this could be, the more apparent it becomes that You indeed are… and it is…we are… all Your handiwork.

Despite the cracks and smudges, tears and distortions to the original design our disobedience has brought about and even increased, these pale before the order and beauty and wonderment of Your creation, before the potential for good from out of the hearts of Your created ones.

Despite the harm we do to each other we also see and are moved by the power that kindness exercises… that it changes realities of bad to realities of good.

And that good we see, that good that is Your character and will, captivates us.

Who is like You?!

Oh to be like You and the world be changed.

Father…we look and see with physical eyes, what You have created in all its vastness, beauty and perfect order.

As we look at it and live in it with one another, reveal more and more of Yourself to us.

May the physical manifestations of Your nature and character and attributes, that we see in Your creation, bring us close to You and unite us with You in a spiritual way.

May we be a physical manifestation in our bodies, in this world, of the spirit of goodness that is You.

May we like Yeshua, speak to You, listen to You, inquire of You and do as You would have us do, physically in our bodies, and spiritually through hearts and minds transformed to be like Yours.

In Yeshua’s name we pray,

Amen.

  • 1
  • 2
6355 N Courtenay Parkway, Merritt Island, FL 32953

Copyright © 2022 Seed of Abraham Ministries, Inc.
All Rights Reserved | Copyright & Terms