Month: ט׳ בכסלו ה׳תשפ״א (November 25, 2020)

Minchah Prayer 11-25-20

image_pdfimage_print

Father may we be a “now is the time” people and not an “if only I had, if I could go back” people.

There is no comfort, when looking back, in being sorry for not having done something we should or could have and let the moment pass.

It could become a habit Father to avoid listening to the prompting of Your Spirit, thinking that later heartfelt regret will make up for the loss, ease our conscience,  and use that… combined with a promise to do better the next time…and use that… as a means to avoid the “now is the time” moment.

Where is our trust in You, that something good is meant for those moments and You are giving us an opportunity to be a part of it?

Father we have a Thanksgiving Day, a day to reflect on the good that blesses our lives and to express our gratitude to You for it. And it is our heart’s desire to make this an observance because every good thing is from You and You are worthy.

But remind us and may we be daily aware that our gratitude and thanks to You is not bound to a single day. May that day be merely a double portion to You, but may we be daily moved with a sense of gratitude and thanksgiving  and daily offer these up to You.

May we wake and live out each day, not waiting for another time but with the mind that now is the time, to thank You, to honor You, to be obedient to You.

When we bow our heads and offer up our prayers of thanksgiving to You may it be so with sincere hearts, and may the day, the moment be a celebration of You and the good You have blessed us with… and the more good You have in store.

May our focus be on You, our trust be in You, our celebration be of You for in doing that there is no error, no misplaced honor and we do not glorify the flawed history and the present day conduct of Your created beings regardless of their/our good or not so good intentions.

We cannot help what is past and that we know imperfectly.

Now is our time. Now is the time.

Thanksgiving Day is and always has been, a celebration of Thanksgiving to You…Father.

May that be our focus, we pray…

In Yeshua’s name…

Amen.

There Is A Scripture 11-20-20

image_pdfimage_print

“You never miss your water till the well runs dry.”

We who live here in an area that has a storm season each year can appreciate that old adage because on occasion we have lost power and or lost water because of a storm and in that situation who hasn’t automatically tried to flip a switch or turn on a faucet when we know full well there’s nothing there. In those situations we realize how we take for granted something common to us anytime day or night.

In moments like that we may think about where that water or power comes from, the history of its progress and improvement over time and how it has blessed our lives. And amidst grumbling about the inconvenience of it all we have the assurance that we’ll get it all back in a relatively short time and life will return to its former comfortableness and convenience.

Sometimes that’s the way we are with people, family members and others less close. There they are on a regular basis and our interactions are immediate and have to do with tasks at hand so our knowledge of them is superficial in a sense, even though, I think, there are opportunities to know more through even casual conversation and interaction that leaves the door open for augmented insights, if you will. It’s just a matter of making up our minds to be curious about people and in a friendly way get to know them better. It means making an effort to gradually become more personal…carefully, respectfully, genuinely. In many cases it may mean investing just a little more time and attention than the moment might require.

So because life is what it is, these people we know or know of, pass out of our lives and we realized that person is no longer there and is not going to come back. In the aftermath we find things out we never knew and we wish we had. We are curious about things we could have found out if we had taken the time to inquire, but now may never know.

There is a certain richness to be had in our own lives through relationship with others that goes beyond their usefulness to us in circumstances. Their past, their qualities whatever they might be, rub off in our contact with them and have an influence on us. In a way I think God’s goal for us was not just to do the work of life but that that work be a means for we, His children, to be a blessing to one another, reap benefit through obedience to His council, His command, to love one another. And in so doing we glorify Him.

So we love You Father.

May that love we have for You move You to make of us people who look to know one another beyond the demands of circumstance with a genuine heart of friendliness and appreciation.

May we see the blessing in the call to not forsake the gathering of ourselves together, in Your desire that we take an interest in and care for one another as we would ourselves.

We pray to reap the blessing of knowing the person and character and accomplishments of our neighbor.

Thank You Father for our neighbors, our fellow human beings all of whom You created and gifted and who You placed here  along with us.

May we be just as interested in them and value them as You do.

In Yeshua’s name we pray,

Amen.

May God’s love be in us all.

Elder.

Hechos Lección 57 Capítulo 28 Fin del Estudio

image_pdfimage_print

EL LIBRO DE HECHOS

Lección 57, Capítulo 28 Fin del Estudio

Hoy llegamos al final del Libro de los Hechos. Ha sido una larga odisea y cuando completemos el capítulo 28 revisaré brevemente y resumiré el libro.

Cuando concluimos la última vez, Pablo estaba en presencia del liderazgo judío de Roma. Tal vez había hasta 50,000 judíos viviendo en Roma en ese momento, por lo que habría habido muchos líderes. Encontramos que los judíos romanos no tienen una gran conexión con los judíos de la Tierra Santa. Podría ser demasiado fuerte para caracterizarlo como una relación de nosotros /ellos, pero claramente la larga distancia entre Jerusalén y Roma, y los estilos de vida totalmente diferentes representados por los residentes de cada lugar, crearon una barrera desafiante entre los judíos tolerantes de Roma frente a los judíos celosos de Jerusalén. Probablemente sea justo decir que los judíos de Roma tenían un deseo similar de una convivencia pacífica con los romanos al igual que los Saduceos de Jerusalén. Por supuesto, había un precio que pagar para alcanzar ese objetivo de convivencia pacífica, y el precio era comprometer la religión judía con las formas paganas romanas, y aceptar y apoyar el gobierno político romano y el estilo de vida helenístico.

Por lo tanto, los judíos de Roma estaban un poco preocupados por Sha’ul (Pablo) que llegó encadenado. ¿Acaso era él un alborotador; un fomentador de la rebelión? Ellos habían oído hablar del Camino y sabían de Pablo como evangelista de este movimiento, y ahora aparece como prisionero. Ellos no tenían ningún deseo de ser asociados con Pablo si pudiera dañar la relación entre ellos y los romanos. Pablo lo sabía, por lo que se apresuró a decir que no había hecho nada en contra de la ley romana o la Ley judía. De hecho, dice que los romanos habían decidido liberarlo, pero algunos judíos de Judea se opusieron y por eso apeló a César, por eso ha venido a Roma como prisionero.

Vamos a volver a leer parte de Hechos capítulo 28

Volvamos a Leer Hechos Capítulo 28:17 – final

Naturalmente, nosotros solo estamos leyendo unas pocas citas y memorias seleccionadas elegidas por Lucas del primer encuentro entre Pablo y los líderes judíos romanos, no la totalidad del diálogo, por lo que tenemos que hacer un poco de lectura entre líneas. Los líderes judíos querían saber porqué Pablo estaba en este aprieto y Pablo sabía que serían escépticos, así que inició una defensa preventiva y pidió esta reunión. Pero en lugar de abordar cualquier acusación específica, o aparentemente incluso identificar quién hizo exactamente las acusaciones en su contra, Pablo ofrece que la razón por la que está aquí y quiere hablar con estos distinguidos judíos es debido a la esperanza de Israel. ¿Cuál es la esperanza de Israel? ¡Resurrección! Es decir, vino a Roma voluntariamente, en cierto sentido, porque deseaba tanto contarle al pueblo de Roma sobre el Evangelio y cómo la resurrección es el eje del Evangelio de Yeshua. Así que, es realmente la devoción de Pablo a la esperanza de los antepasados de Israel lo que le ha costado su libertad personal en lugar de haber cometido algún crimen en contra de los romanos o judíos.

Como era la típica manera romana, el liderazgo judío de Roma responde a Pablo de una manera educada y diplomática diciendo que no habían recibido “ninguna carta” de Judea, y además que ningún judío que ha venido a Roma desde Judea les ha dicho nada malo sobre Pablo personalmente. Así que están dispuestos a al menos escuchar lo que Pablo tiene que decir. ¿Cuál es su interés? Es que lo poco que han oído acerca de El Camino, como una secta, no es bueno. Y debemos seguir señalando que los judíos, incluyendo el liderazgo judío de Roma, consideraban el Camino como una secta del judaísmo (como dicen claramente las Escrituras). Así que a partir del momento de esta reunión (alrededor del 60 o 61 D.C.) nadie conocía a los creyentes en Yeshua como parte de otra cosa que no fuera una peculiar secta judía. No era visto de ninguna manera como una religión separada y ciertamente no era vista como una nueva religión gentil. Por lo tanto, debemos tener en cuenta que cualquier mención de “cristianos” que encontramos en nuestro Nuevo Testamento durante esta era es un anacronismo (que está leyendo algo que ocurrió más tarde en el tiempo antes de que realmente existiera). Así que no debemos imaginar a los creyentes en este momento tan estrictamente divididos en judíos y gentiles, con los gentiles perteneciendo a la “Iglesia” mientras que los judíos pertenecían a la sinagoga. Los creyentes en Yeshua permanecieron controlados casi por completo por los judíos, con su sede en Jerusalén. Si bien esto cambiaría más tarde, esto no ocurre dentro del plazo del Libro de los Hechos.

Es difícil saber lo que quieren decir los judíos romanos al decir “no recibimos ninguna carta” de Judea sobre Pablo o de los Del Camino. Yo supongo que significa proclamaciones del Sanedrín diciéndoles que no se asocien con los creyentes que podrían venir a Roma, y que declaren el Camino como un movimiento herético del judaísmo. Así que, esencialmente el liderazgo está diciendo que no hay ninguna queja o instrucción oficial en contra de Pablo o El Camino y así se sienten libres de tener una conversación con Pablo y escuchar lo que tiene que decir al respecto. Como señala David Stern, un judío mesiánico, en su comentario sobre Hechos, desafortunadamente los judíos modernos no son tan abiertos de mente referente a escuchar lo que los mesiánicos tienen que decir acerca de Yeshua y el Evangelio de Cristo. Hace mucho tiempo, el judaísmo decidió que los judíos que aceptan a Cristo no debían tener audiencia ni asociación con los judíos convencionales; los ultra-religiosos siendo especialmente inflexibles en este asunto.

Esta primera reunión fue esencialmente una reunión preliminar; la misma resultó en la fijación de una cita para otra reunión en la que Pablo explicaría su posición. El versículo 23 explica que “un gran número” de judíos vino a escuchar a Pablo a la siguiente reunión. Todo el día (desde la mañana a la noche) se quedaron y escucharon mientras Pablo los acompañaba a través de su teología del Evangelio. O, como Lucas lo ha llamado, Pablo les instruyó sobre el Reino de Dios. Permítanme mencionar que los términos Reino de Dios y El Reino de los Cielos significan exactamente lo mismo; los dos términos son intercambiables. Y fíjate que Pablo utilizo para tratar de persuadir a estos judíos romanos a pensar igual que él: la Torá de Moisés y los Profetas. Seamos claros: esto significa que se refirió a la Sagrada Escritura como la frase “la Torá y los Profetas” usada de esta manera no indica la Halajá, la Ley Judía.

Como con cualquier grupo de personas (judíos o gentiles), algunos creyeron en Pablo, pero otros no. Y como siempre sucede en estos casos los que acudían a la reunión se fueron, y al salir ellos estaban debatiendo y discrepando los unos con los otros.

Claramente, el punto principal que Pablo hizo a estos líderes (más allá de su creencia de que Yeshua es el Mesías), es que uno puede llegar a ser miembro del Reino de Dios sólo por medio de un arrepentimiento sincero y honesto. Y es una negativa a arrepentirse lo que bloquea el acceso a la vida eterna. Aprendemos esto debido al pasaje de las Escrituras que Pablo uso, una última vez, para tratar de persuadir a los ingenuos con el mismo. El mismo fue Isaías 6:9. 10.

Isaías 6:9-10 LBLA

Y Él dijo: Ve, y di a este pueblo: «Escuchad bien, pero no entendáis; mirad bien, pero no comprendáis».

10 Haz insensible el corazón de este pueblo, endurece sus oídos, y nubla sus ojos, no sea que vea con sus ojos, y oiga con sus oídos, y entienda con su corazón, y se arrepienta y sea curado.

El rabino Yojanán dijo esto sobre este pasaje de Isaías: ” Tan grande es el poder del arrepentimiento que el mismo anula la sentencia final de un hombre”.  Así que no es como si Pablo fuera único en su teología de que es el arrepentimiento lo que allana el camino a la vida eterna con Dios. Pero lo que Pablo estaba tratando de ayudar a estos líderes entender es que el arrepentimiento por sí solo no lo hace. El Evangelio de Cristo requiere el arrepentimiento MAS una dependencia de la obra de Yeshua en la cruz para obtener la vida eterna. Esto es algo que la mayoría de los judíos no podían y, hasta el día de hoy, no pueden aceptar.

Pero ahora llegamos a uno de esos pasajes que ha sido contorsionado y tergiversado para encajar en una agenda; versículo 28. El mismo dice que la salvación ofrecida por Dios ha sido enviada a las naciones gentiles y que ellos escucharán. Mucha de la doctrina cristiana se ha creado con este versículo como su referencia central para afirmar que esto significa que los gentiles reemplazaron a Israel como el pueblo elegido por Dios. Es decir, Dios rechazó a los judíos y aceptó a los gentiles reemplazando así al pueblo antiguo con el nuevo pueblo. Nada aquí dice tal cosa. Como demostré en nuestra última lección, la idea de que los judíos como comunidad de personas rechazaron a Cristo, pero los gentiles como una comunidad de personas lo aceptan es ridícula. Sabemos de decenas de miles de judíos en el Libro de los Hechos que aceptaron a Cristo, y mucho menos gentiles. Los gentiles superaban en número a los judíos al menos 200 a 1 en este momento. Y como la tabla que les mostré anteriormente revela, en nuestros días no más de 1/3 de los gentiles han aceptado a Cristo, con 2/3 rechazándolo. Así que la mayor parte de los gentiles han rechazado a Cristo al igual que la mayor parte de los judíos han rechazado a Cristo. La salvación es individual, no un colectivo de personas.

Cuando volvemos al Pacto Abrahámico para encontrar la base legal para la salvación, nosotros aprendemos que siempre fue la intención de Dios que todas las familias de la tierra fueran bendecidas por lo que Dios hizo por medio de los descendientes de Abraham…los hebreos.

Esto afectaría no solo a los judíos o no solo a los gentiles. Por lo tanto, el propósito de esta declaración del versículo 28 no es mostrar una transferencia de salvación o preferencia de un pueblo a otro, sino que Dios dijo hace mucho tiempo que difundiría el Evangelio hasta los confines de la tierra, y eso necesariamente incluye gentiles.

El Libro de los Hechos termina diciéndonos que Pablo se quedó en el lugar que había alquilado durante 2 años. Y durante todo ese tiempo se le dio la libertad de proclamar el Reino de Dios y de enseñar sobre Yeshua. Por qué Pablo estuvo allí durante 2 años sin que su caso fuera escuchado no lo sabemos. Dios dijo que Pablo se pondría delante de César; pero nunca aprendemos si lo hizo o no. De hecho, realmente no sabemos si Pablo alguna vez salió de prisión en Roma. Muchos eruditos creen que murió en prisión. De hecho, hay un fuerte indicio en 2Timoteo (que se escribió mientras todavía estaba bajo arresto) que Pablo sintió que su muerte era inminente.

2Timoteo 4:1-9 LBLA

1 Te encargo solemnemente, en la presencia de Dios y de Cristo Jesús, que ha de juzgar a los vivos y a los muertos, por su manifestación y por su reino:

2 Predica la palabra; insiste a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con mucha paciencia e instrucción.

Porque vendrá tiempo cuando no soportarán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oídos, acumularán para sí maestros conforme a sus propios deseos;

 y apartarán sus oídos de la verdad, y se volverán a mitos.

 Pero tú, sé sobrio en todas las cosas, sufre penalidades, haz el trabajo de un evangelista, cumple tu ministerio.

 Porque yo ya estoy para ser derramado como una ofrenda de libación, y el tiempo de mi partida ha llegado.

 He peleado la buena batalla, he terminado la carrera, he guardado la fe.

 En el futuro me está reservada la corona de justicia que el Señor, el Juez justo, me entregará en aquel día; y no solo a mí, sino también a todos los que aman su venida.

Procura venir a verme pronto,

Esto ciertamente suena como una declaración de alguien que estaba convencido de que les quedaba muy poco tiempo en esta tierra.

Así que ahí lo tienes. Hemos llegado al otro lado del puente del que hablé cuando comenzamos hace 57 lecciones atrás. Un Evangelio hebreo del Antiguo Testamento como lo predijeron los antiguos Profetas Hebreos ha sido transportado a través de un vasto abismo de tiempo y cultura y ha llegado al mundo del Nuevo Testamento con la sinagoga, el judaísmo y el dominio gentil del mundo.

Pero ¿fue quitado el Evangelio a los judíos y entregado a los gentiles como afirma el cristianismo? El Libro de los Hechos expone la falacia de esa doctrina cristiana fundamental. También hemos visto que el Evangelio hebreo-judío no fue modificado para permitir gentiles; más bien, los gentiles siempre habían sido bienvenidos a unirse a los Pactos hebreos bajo ciertos términos y condiciones. Es que los propios judíos tuvieron que aprender que sus Tradiciones, su Halajá, que se había desarrollado desde Babilonia, tuvo que ser reformado para recuperar el significado y la verdad de la Sagrada Escritura. Yeshua de Nazaret no solo fue Dios encarnado y el Mesías; También fue el gran reformador que trajo una nueva claridad al Evangelio y a las Sagradas Escrituras en general y a la Ley de Moisés en particular. Una vez que las reformas necesarias que Él engendró estaban en marcha, entonces la aceptación de gentiles en el Reino de Dios se convirtió en una progresión natural, a pesar de que la mayoría de los judíos retrocedieron en tal pensamiento y lucharon en contra de este con uñas y dientes. Es irónico que hoy (y durante los últimos 1900 años) ese cristianismo gentil haya retrocedido ante la idea de que toda la Biblia es un documento hebreo, que Nuestro Salvador fue y es judío, que los judíos no tienen que abandonar su judaísmo para aceptar a Cristo, y que nuestra fe es, en realidad, una fe con raíces hebreas y no es una nueva creación gentil.

Mientras que Pablo recibe tanto mérito por llevar el Evangelio a los gentiles, Hechos revela su ferviente y continua actividad con la comunidad judía de la diáspora. También vimos que fue Pedro quien hizo rodar la pelota al mismo tiempo que Pablo todavía era un enemigo de Yeshua. Recuerden que Pedro fue uno de los 12 Discípulos originales; Pablo sólo llegó a la escena mucho después de la muerte y resurrección de Yeshua. Así que Pedro se sentó a los pies del Maestro durante un par de años (al menos) para escuchar la verdad sin filtro. Fue Pedro, no Pablo, quien estuvo allí para la monumental fiesta de Shavuot (Pentecostés) en Jerusalén cuando el Espíritu Santo descendió como fuego sobre los creyentes. También fue Pedro quien fue enseñado por el Señor que los gentiles NO eran intrínsecamente impuros y que ellos también eran parte de la promesa hecha a Abraham.

Repasemos brevemente nuestro viaje paso a paso a través del Libro de los Hechos y veamos cómo nos lleva de la mano a través del puente del Antiguo al Nuevo Testamento, con solo abrir nuestros ojos y oídos y ser receptivos a su mensaje.

El capítulo 1 comenzó identificando al autor del Libro de los Hechos como Lucas. Él había escrito una obra anterior que ahora llamamos el Evangelio de Lucas que se ocupaba de la vida y el ministerio de Yeshua. Pero su secuela, el Libro de los Hechos, trata de lo que aquellos hombres a los que Yeshua levantó como discípulos, y a quienes Él confió Su obra en la tierra, hicieron después de Su muerte.  Tristemente, aprendimos que durante los primeros siglos del cristianismo gentil con sede en Roma el Libro de los Hechos fue suprimido intencionalmente y por lo tanto pocos cristianos sabían que existía. Nosotros también aprendimos porqué se guardaba en el armario: los primeros Padres de la Iglesia (todos los gentiles) lo consideraban demasiado judío, y por lo tanto peligroso para su doctrina cristiana solo gentil.

El capítulo 2 documenta la impresionante llegada del Espíritu Santo a la celebración anual de Shavuot en Jerusalén. Esto era algo que Yeshua prometió que era necesario, pero que ocurriría solo después de que partiera al Cielo.

El poder del Espíritu permitió a los judíos ordinarios de la Tierra Santa hablar espontáneamente idiomas extranjeros que no conocían. Este acontecimiento inesperado le dio a Pedro la oportunidad de dirigirse a las multitudes asombradas de judíos y hablarles de Cristo. Les dice que Yeshua es el descendiente Mesiánico de David que fue profetizado desde tiempos pasados. Con anterioridad a este día, Lucas dice que solo había unos 120 creyentes en total. Al final de Shavuot, la congregación de creyentes creció a 3,000…todos judíos.

El capítulo 3 se centró en el discípulo Pedro; el que Yeshua obviamente favoreció. En su camino al Templo (donde los discípulos solían congregarse) Pedro se enfrenta a un hombre lisiado que quería limosna. Pedro, en cambio, lo sanó por el poder de Dios. La multitud asombrada volvió a darle a Pedro una plataforma para hablar donde explicó que el Dios de Abraham, Isaac y Jacob ha glorificado a Su Hijo Yeshua de Nazaret; y a pesar de que los hombres lo mataron, se levantó de la muerte y derrotó a la muerte. Pedro le dice al pueblo que este mismo Yeshua es el profeta como Moisés al que Moisés dijo que vendría después de él.

Pedro se había hecho muy conocido y estaba hablando con el pueblo del Templo acerca de la resurrección. Aprendemos que mientras los Fariseos y la gente común creían en la resurrección de los muertos, los Saduceos (aristócratas que dirigían el Templo y el sacerdocio) no creían. Esta cuestión de la resurrección es una fuente de conflicto a lo largo del Libro de los Hechos. Así que Pedro y Juan fueron arrestados por la guardia del Templo Judío y llevados ante el Sanedrín donde fueron interrogados. Los ancianos judíos querían saber cómo habían logrado sanar al lisiado. Los discípulos dejaron claro que fue a través del poder de la corte superior judía del que habían crucificado. A Pedro y Juan se les ordenó que dejaran de hablar en nombre de Yeshua; se negaron rotundamente. El número de creyentes, todos judíos, continuó creciendo.

En el capítulo 5 conocimos a Ananías y Safira, creyentes, que poseían una propiedad y la vendieron. Aparentemente habían prometido dar las ganancias al liderato de los Del Camino para ser distribuidas a los pobres, pero mintieron y solo dieron parte de esta. Ananías fue golpeado de muerte por Dios por esto, y poco después también lo fue su viuda. Un temor reverente ahora se extendió entre los creyentes; este no era ningún juego el que estaban jugando. Los milagros de curaciones continuaron y esto preocupaba al Sumo Sacerdote ya que los creyentes se estaban volviendo muy estimados por la gente común. Algunos discípulos fueron arrestados y llevados ante el Sanedrín y se les ordenó que dejaran de sanar en nombre de Yeshua. Mientras era interrogado, Pedro le dijo al Sanedrín que Dios había exaltado a Yeshua a Su mano derecha en el Cielo. El Sanedrín llamó esto blasfemia y algunos querían que Pedro fuera ejecutado por su herejía; un anciano aconsejó que era mejor dejar que este movimiento continuara y se fuese apagando como lo habían hecho innumerables otros movimientos similares. Pedro fue azotado y liberado.

El número de creyentes estaba creciendo a diario y, por supuesto, había dolores de crecimiento. Los judíos de habla griega (que significa judíos de la diáspora) y los judíos hebreos de la Tierra Santa tenían una desconfianza, si no un desagrado, los unos de los otros. Los hablantes griegos sentían que a sus viudas no se les estaba dando una parte igual de caridad que a las viudas de los hebreos.

El consejo de liderazgo de los Del camino (el nombre que habían dado a su secta) decidió que 7 hombres de la congregación debían administrar los fondos caritativos; y sabiamente para difundir la situación eligieron a 7 hablantes griegos para hacer el trabajo. Uno de los elegidos fue un hombre llamado Esteban. Para este momento ya los sacerdotes se estaban uniendo a las filas de los creyentes, lo que solo aumentó la alarma y la ira del Sumo Sacerdote. Una de las más de 400 sinagogas de Jerusalén se opuso vehementemente al mensaje de Esteban (principalmente porque era un odiado samaritano) y contrató a algunos hombres para mentir y decir que escucharon a Esteban hablar en contra de Moisés y el Templo. Él fue arrestado y llevado ante el Sanedrín bajo cargos de blasfemia.

El capítulo 7 cuenta la historia del martirio de Esteban. Su discurso de defensa ante el Sanedrín les recordó que sus antepasados mataron a los profetas por decir la verdad, y ahora esta generación actual hizo lo mismo con el profeta más grande de la historia, Yeshua. La ejecución de Esteban puso en marcha una serie de retribuciones en contra de otros creyentes y se dispersaron. Pero toda su dispersión logro difundir aún más el mensaje evangélico entre la comunidad judía.

El movimiento de Yeshua se está extendiendo rápidamente en el área de la Tierra Santa y el capítulo 8 muestra cómo algunos engañadores siempre tratarán de beneficiarse personalmente de un ministerio exitoso o secuestrarlo. Leemos la historia de un hechicero llamado Shim’on que fue testigo del increíble poder del Espíritu Santo que fue ejercido por Pedro y otros de los discípulos, y él quería ese poder para sí mismo; como mago profesional su pensamiento era comprarlo. Pedro le reprendió fuertemente.  Pero entonces ocurrió algo más con gran significado; un ángel mandó al discípulo Felipe que interceptara a un eunuco etíope que era un temeroso de Dios. Felipe obedeció, le mostró un pasaje en Isaías 53 sobre el Mesías, y el eunuco creyó. Felipe lo bautizó y ahora un gentil creyente en Yeshua se unió al redil.

El enfoque comienza a cambiar de Pedro a Pablo. En el capítulo 9 encontramos a Sha’ul (Pablo) teniendo un encuentro con el Mesías resucitado; la conversación toma lugar en hebreo. Pablo está actualmente empleado por el Sanedrín para ir a Damasco para encontrar y arrestar a algunos de estos creyentes que habían huido de las persecuciones del Sumo Sacerdote en Jerusalén. La experiencia es tan poderosa que Pablo deja caer toda resistencia llega a ser un creyente. Yeshua dice que los gentiles deben ser el objetivo de Pablo.

Mientras que en ese momento el movimiento consistía en casi el 100% de los judíos, estaba quedando claro que Dios pretendía que se ofreciera a los gentiles la membresía. Pero ¿cómo puede ser eso? Los gentiles eran los enemigos de los judíos, y por lo tanto se pensaba que eran enemigos de Dios. La tradición, Halajá, era que los gentiles nacieron impuros y permanecieron impuros y por lo tanto los judíos no deberían tener nada que ver con ellos. Y los gentiles ciertamente no deben ser invitados a poner su confianza en el Mesías Judío. Para contrarrestar esta creencia errante, el Señor se enfrenta a Pedro en una visión que le ayuda a entender que Dios no ve a los gentiles como inherentemente impuros, y nunca lo ha visto. Utiliza animales bajando en un paño del Cielo como imágenes visuales.

Al principio Pedro piensa que Dios está poniéndole a prueba sobre la comida kosher.

Pero después de pensar en ello, de repente se da cuenta (en el verso 14) “Ahora entiendo que Dios no juega a tener favoritos, sino que quien le teme y haga lo correcto es aceptable para Él, sin importar a qué gente pertenezca”. Por alguna razón, hasta el día de hoy, a pesar de que Pedro dice que ahora entiende que esto no tiene nada que ver con la alimentación kosher, la doctrina institucional de la Iglesia es que Dios le dijo a Pedro que esta visión era todo acerca de la comida y que ha abolido las leyes alimentarias kosher. Pedro está ahora preparado para ir a otro gentil, esta vez un odiado soldado romano llamado Cornelio, que Dios dijo que en su corazón tenía hambre de verdad. Pedro fue a la casa del soldado, le hablo el Evangelio, y Cornelio y toda su familia creyeron y fueron salvos. De hecho, Pedro presenció personalmente el Espíritu Santo caer sobre ellos.

Las palabras clave del capítulo 11 son sus primeras palabras: “Los emisarios y los hermanos de todo Judá oyeron que los gentiles habían recibido la palabra de Dios”. Pero con la adición de más gentiles, la resistencia aumentó entre muchos judíos que exigían que los gentiles que se ofrecieron a unirse a los pactos de Israel primero tenían que ser circuncidados y convertirse en judíos. En lo que respecta al Sacerdocio Judío, las cosas se estaban saliendo de control. Este creciente movimiento fue visto como una amenaza a la estructura de poder del Templo, por lo que Pedro fue nuevamente arrestado y, Santiago, el hermano de Juan, fue ejecutado. Pero el Señor rescató una vez más a Pedro porque el ministerio de Pedro aún no había terminado.

Los capítulos 13 y 14 cambian la escena de Tierra Santa a Antioquía, donde un par de discípulos llevaban el Evangelio a los judíos en esa ciudad y luego a la isla de Chipre. Pablo luego viajó a otras naciones y como se convirtió en su costumbre, cada vez que entraba en una nueva ciudad iba a la sinagoga local a predicar. Muchos gentiles, temerosos de Dios, se habían convertido en invitados bienvenidos en las sinagogas, y como Pablo y los otros discípulos predicaron el Evangelio muchos judíos y gentiles llegaron a creer en el Mesías Yeshua; pero otros, la mayor parte, se negaron. Cada vez más regiones de Asia y el Mediterráneo estaban siendo evangelizadas con buenos resultados de las poblaciones judías y gentiles.

Sin embargo, el tema de la circuncisión para los gentiles se había convertido en una actuación sensacional. Incluso los discípulos estaban en desacuerdo entre ellos, amenazando con dividir al grupo. Así que Pablo y algunos otros discípulos fueron a Jerusalén para poner el asunto ante el liderazgo de El Camino con la esperanza de llegar a algún tipo de resolución definitiva. Al final se acordó que, si bien los creyentes gentiles necesitaban obedecer las leyes de pureza bíblica para estar en comunión con los creyentes judíos, ellos NO tenían que convertirse en judíos (por medio de una circuncisión), ni obedecer la Halajá judía, para ser miembros de pleno derecho del Camino.

En los capítulos 16, 17 y 18, el enfoque se centra en Pablo, ya que él viaja extensamente por los lugares donde los judíos vivían en tierras extranjeras. Durante este tiempo él hizo de Timoteo un discípulo, el cual era judío por nacimiento por parte de su madre (su padre era un gentil). Así que ahora tenemos creyentes que son judíos, algunos son gentiles, y algunos son de sangre mezclada. El Espíritu Santo siguió impulsando a Sha’ul (Pablo), ampliando aún más el alcance de su ministerio para incluir a Macedonia. Hay otro incidente documentado por Lucas por el cual el Diablo trata de secuestrar el ministerio de Pablo. Parece que una chica con un espíritu de serpiente comenzó a seguir a Pablo gritando y chillando que Pablo era un seguidor del Dios Altísimo. Pablo no solo reprendió a la niña, sino que ordenó que el espíritu de serpiente saliera, demostrando el poder de Dios sobre el mundo de los demonios. A Pablo se le agradeció esto encarcelándolo, porque los amos de esta chica se estaban beneficiando de su don satánico de adivinar, y ahora el mismo había desaparecido junto con el demonio.

En Atenas, Grecia Pablo comenzó a debatir con sus famosos filósofos sobre quién es el verdadero Dios. Él les dijo la verdad del Evangelio y, sorprendentemente, algunos llegaron a confiar, incluso estando en ese lugar espiritualmente oscuro. También oímos de un creyente judío llamado Apolo que provenía de Alejandría, Egipto; pero parecía no saber nada del Camino ni del Espíritu Santo. Había sido seguidor de Juan el Bautista. Así que vemos que varios grupos independientes de creyentes habían surgido, pero no todos tenían la información necesaria o tenían la doctrina correcta.

Algunos exorcistas judíos vieron lo que Pablo y otros discípulos eran capaces de hacer y así comenzaron a tratar de exorcizar demonios en nombre de Yeshua; ellos no eran creyentes. Estos exorcistas se encontraron con un demonio en particular que no estaba impresionado por su recuento mecánico de un nombre que pensaban que tenía poder místico; los exorcistas fueron golpeados hasta la pulpa por el demonio. Sorprendentemente, esto tuvo un efecto positivo en los creyentes y los no creyentes por igual, ya que comenzaron a darse cuenta de que la confianza, no el ritual sin sentido era la clave para conocer a Dios y tener un tipo de fe que Él aceptó como real y sincera y que fue capaz de traer salvación.

Mientras estaba en Grecia, después de otro viaje, Pablo descubrió un complot de judíos incrédulos para asesinarlo. Como siempre sucede, cuando un movimiento como este comienza a crecer y llamar la atención, la oposición crecerá más vehemente. Algunos hombres ayudaron a Pablo a escapar. Después de más viajes a las naciones más lejanas, Pablo decidió que era hora de que fuera a Jerusalén de nuevo; habían pasado varios años desde que había estado allí. En su camino a la Ciudad Santa, se detuvo en Cesárea Marítima, donde un profeta llamado Agav le dijo que si iba a Jerusalén sería arrestado. Él se fue de todos modos.

A su llegada a Jerusalén fue recibido por Santiago, todavía el líder supremo del Camino. Santiago le dijo que decenas de miles de judíos se habían unido al movimiento y que todos ellos seguían siendo observadores firmes de la Torá. Pero llegó la noticia de Pablo de que había estado enseñando en contra de la Torá y la Tradición Judía. Se organizó una demostración que implicaba una ofrenda de votos para que Pablo probara su lealtad a la Torá y a su judaísmo; él cumple con lo acordado. Sin embargo, algunos judíos extranjeros de Asia estaban en Jerusalén para la fiesta de Shavuot, y reconocieron a Pablo y lo calumniaron diciendo que había profanado el Templo trayendo gentiles al Templo. La multitud entró en un frenesí furioso y la guarnición romana local tuvo que rescatar literalmente a Pablo de la multitud. Esto llevó a una oportunidad para que Pablo contara su historia de su giro hacia Yeshua, y porqué todo el mundo también debería. Los romanos presentaron a Pablo al Sanedrín para ser juzgado, pero el comandante romano no pudo hacer sentido de los cargos presentados en su contra.

Pablo le dijo al comandante que era un ciudadano romano, así que ahora estaba obligado a asegurarse que Pablo tuviera un juicio justo bajo el sistema legal romano. Cuando una conspiración para asesinar a Pablo fue descubierta, él fue llevado a Cesárea para que apareciera ante el gobernador Félix.

Se llevó a cabo un juicio con miembros del Sanedrín presentes haciendo las acusaciones. Félix no pudo hacer cabezas o colas de los cargos y vio que esto parecía ser una cuestión de matices triviales de la Ley judía, pero nada que merezca la muerte o la cárcel. Sin embargo, sin querer ofender al Sumo Sacerdote, Félix se negó a dar un veredicto, por lo que Pablo permaneció en la cárcel durante 2 años hasta que llegó un nuevo Gobernador: Festo. Festo tampoco podía entender los cargos y le preguntó al rey Agripa (un judío) si podía ayudarle a entender. Agripa escuchó a Pablo y decidió que no había nada que pudiera añadir. Pablo ahora jugó su carta de triunfo: usó sus derechos como ciudadano romano para apelar al Emperador.  Este era su boleto para ir a Roma; algo que Dios le dijo que debía hacer.

Los últimos 2 capítulos de Hechos detallan el viaje de Pablo, como prisionero, a Roma. Y aquí nos encontramos con una fascinante historia de terror en el mar mientras una tormenta gigante interrumpe el viaje y casi mata a todos a bordo del barco. Pablo naufraga, pero todos sobreviven porque Dios prometió a través de un ángel que este sería el resultado. Otro barco es llevado a las costas de Italia y finalmente Pablo llega a Roma. Todavía bajo custodia, se ha vuelto tan confiado que se le asigna sólo una guardia romana, e incluso se le permite alquilar un apartamento propio para vivir. Durante los siguientes dos años se reúne con los líderes judíos locales, les dice el Evangelio, y muchos llegan a creer, aunque muchos rechazan a Yeshua. Parece que Pablo ha terminado todo lo que el Señor había querido para él en la tierra, y Pablo muere en prisión en Roma o poco después de ser liberado.

Si usted ha escuchado y estudiado diligentemente las 57 lecciones, usted está debidamente equipado para leer el Nuevo Testamento a la luz de lo que siempre fue su intención; como un documento hebreo, sobre un Salvador hebreo y Sus discípulos hebreos, como se relata dentro de un telón de fondo cultural hebreo. El próximo: el Libro de los Romanos.

Hechos Lección 56 Capítulos 27 y 28

image_pdfimage_print

EL LIBRO DE HECHOS

Lección 56, Capítulos 27 y 28

Hoy llegaremos al capítulo final del Libro de los Hechos. Aunque parece que todo el libro ha sido sobre Pablo, la primera mitad de Los Hechos se centró en Pedro y el movimiento de Yeshua en la Tierra Santa. Cuando el foco finalmente gira hacia Pablo, la ubicación también gira a las tierras extranjeras del Imperio Romano, donde más del 90% de los judíos vivían en la época del Nuevo Testamento.

Antes de terminar el capítulo 27 y luego leer el capítulo 28 quiero señalar algo que probablemente se ha vuelto claro para ustedes; y es que, si bien Pablo suele ser llamado apóstol de los gentiles, eso es solo así en el sentido más amplio porque desde principio a fin de los Hechos, y en todas las Epístolas de Pablo, él también está ministrándole a los judíos. De hecho, cada vez que entra en una nueva ciudad o un pueblo, su primera parada es en una sinagoga judía. Creo que un título mejor y más descriptivo para Pablo sería el Apóstol de la diáspora, ya que sus principales tratos eran con los judíos. Y recordemos siempre que cuando Pablo fue a los gentiles no fue con la idea de iniciar una religión separada para los gentiles (que al principio tomó el nombre de cristianismo), sino más bien fue una oferta para los gentiles a unirse a los judíos en sus pactos con Dios. Además, cuando vemos a Pablo llevar el mensaje a los gentiles debemos entender que, aunque de alguna manera es una nueva obra del Señor, por otro lado, no es como si este tipo de cosas no hubieran estado sucediendo ya. Los judíos habían estado haciendo proselitismo a los gentiles durante siglos, y con cierto éxito (a menudo leemos acerca de los muchos temerosos de Dios en el Libro de los Hechos y también escuchamos acerca de algunas de sus historias personales…… gentiles temerosos de Dios como el Eunuco de Etiopía y Cornelio el Centurión Romano).

Lamentablemente, el mensaje de Hechos fue distorsionado por la mayoría de los primeros Padres de la Iglesia que eran antisemitas en un grado u otro, por lo que el mensaje se retorció para ser uno de “los judíos” rechazando a Yeshua mientras los “Gentiles” lo aceptaban. Esto es bíblica e históricamente incorrecto. Leemos de decenas de miles de judíos que aceptan a Yeshua en Jerusalén; de hecho, todos los “Iglesia” de antigüedad eran judíos. Solo después encontraremos a los gentiles uniéndose. Y si la norma para afirmar que los judíos como pueblo rechazaron a su Mesías es que no 100% de todos los judíos lo aceptaron, entonces también los gentiles han rechazado a Cristo porque ciertamente el 100% de los gentiles no lo han aceptado, anteriormente o ahora.

Los últimos estudios sobre el desglose de los adherentes a las diversas religiones del mundo realizados por el Informe Pew ocurrieron en el 2010. Ellos dicen que el 33% de la población mundial es cristiano, y que representa la religión única más grande en el siglo XXI. Es maravilloso. Pero eso también significa que más del doble de ese número (67%) no ha aceptado a Cristo. De los 7 mil millones de personas en este planeta sólo unos 15 millones son judíos, entonces el 99.9% de todas las personas vivas hoy en día son gentiles. Y como 7 de cada 10 personas vivas hoy rechazan a Cristo, ¿cómo nosotros podemos mirarnos en el espejo y decir: “¿Los judíos rechazan a Cristo, pero los gentiles lo aceptan?” Y el número de los gentiles que aceptaron a Cristo en contraposición a los que lo rechazaron fue mucho más pequeño en los primeros siglos D.C.

Así que cuando se lee honestamente y a fondo, el Libro de los Hechos refuta algunas doctrinas cristianas comúnmente mantenidas que elevan a los gentiles y denigran a los judíos ante los ojos de Dios.

Al continuar con nuestra historia del naufragio, Pablo y todos los 276 pasajeros están atrapados a bordo del barco, que está anclado por la popa para que la proa apunte hacia la orilla. La tormenta sigue estallando y el bote salvavidas fue hundido intencionalmente para evitar que la tripulación del barco abandonara el barco y dejara a los pasajeros valerse por sí mismos. Así que la única manera de que alguien sobreviva es que nadará hasta la orilla o usará algunos de los escombros como salvavidas. Pero cualquier intento de salir de la nave tendrá que esperar hasta la mañana, cuando puedan ver exactamente dónde han anclado y qué tan lejos de la tierra podrían estar.

LEE HECHOS CAPÍTULO 27:31 – hasta el final

En el versículo 33, justo antes de que saliera el sol, Sha’ul (Pablo) instó a todos a comer. Claramente, a pesar de que algunos versículos antes Pablo había instado lo mismo, pocos deben haber sido capaces de tomar alimentos. No es como si todos hubieran tenido la misma oportunidad de comer; cada persona en un barco era responsable de traer y preparar su propia comida. Sin duda algunos estaban demasiado enfermos de mar o nerviosos para siquiera pensar en comer. Así que el siempre práctico Pablo estaba siendo simplemente pragmático; lo que estuviera por delante en la próxima hora crucial o dos iba a tomar un esfuerzo físico considerable y la gente necesitaba comer para ganar algo de energía y fuerza. Les recuerda que sabe (por una apariencia divina) que todos sobrevivirán, por lo que no hay necesidad de estar tan ansiosos por el miedo que no pueden comer. Probablemente el barco estaba mucho más estable en este momento, por lo que un nivel mínimo de preparación de alimentos era más factible.

Entonces aprendemos que Pablo partió el pan, dijo la bendición y todos comieron. Al escuchar un sermón o leer un comentario sobre este pasaje, tú puedes darte cuenta muy rápidamente si el maestro o pastor tiene familiaridad con la cultura judía, la historia o el judaísmo por sus conclusiones en cuanto a lo que estaba sucediendo aquí.  He aquí un ejemplo de lo que quiero decir. F.F. Bruce, una persona de doctrina clásico, en su comentario sobre este pasaje dice esto: “Hay un grupo de palabras y frases aquí… “tomó pan”, “dio gracias”, “lo rompió”. Esto apoya la opinión de muchos comentaristas de que la comida aquí fue una comida eucarística”. En otras palabras, F.F. Bruce y muchos otros comentaristas del Nuevo Testamento insisten en que aquí tenemos un registro de Pablo realizando la Comunión. Este es un ejemplo de alguien que ha elegido inyectar su doctrina cristiana gentil y sus creencias personales sobre lo que en realidad denotó en la sociedad judía de ese día, y hasta el día de hoy. Los judíos comenzaron casi todas las comidas con la Berajá, la bendición. El procedimiento que leemos aquí de tomar el pan y romperlo, decir una oración, y luego pasarlo alrededor era normal y habitual en la mayoría de las situaciones de alimentación para los judíos y no tenía absolutamente nada que ver con la Iglesia que creó el sacramento de la Comunión. La mayoría (o al menos muchos) de los pasajeros de esta embarcación eran probablemente judíos y si Pablo no lo hubiera hecho, habría sido visto como alguien que no sigue las costumbres judías. Una de las razones por las que la Iglesia institucional QUIERE que esto sea la Comunión es porque Pablo supuestamente, por ahora, ha renunciado a sus formas e identidad judías y se ha convertido en cristiano (lo que, por definición, significa que el adorador es gentil). Encontrar a Pablo guiando a los pasajeros del barco en un preámbulo judío estándar a una comida (romper el pan y decir una bendición) pone una abolladura sustancial en esa afirmación.

Usando un poco del grano que el barco llevaba para comer, lo que quedaba (casi todo) fue arrojado al mar para aligerar el barco bañado en agua para mantenerlo a flote un poco más (el grano estaba, por ahora, arruinado por el agua salada de todos modos). Ellos no sabían dónde estaban, pero sí vieron una bahía cercana con una playa de arena. En un drama hecho para la pantalla grande, llegó el momento de la decisión; el capitán, utilizando todas sus habilidades, trataría de dirigir el barco herido hacia la playa de arena y aguas menos profundas. No tenían más uso para las anclas y además era una conclusión obvia de que el barco en sí no sobreviviría por lo que cortaron las líneas de anclaje con el fin de permitir que el viento y las olas hicieran su trabajo y con suerte los empujara a la costa y a la seguridad; pero todavía necesitaban ser capaces de dirigir o las rocas que rodean la bahía seguramente abrirían el casco como un huevo. Los timones gemelos habían sido levantados y mantenidos firmemente fuera del agua durante la tormenta para que no se separaran. Así que las cuerdas que las sostenían también fueron cortadas, permitiendo que los timones cayeran al agua por última vez en la vida del barco. Luego, para proporcionar un poco de movimiento hacia adelante para la dirección, pusieron la vela delantera más pequeña (una vela en la parte delantera del barco) y apuntaron hacia la playa. No lo lograron. Chocaron con un lugar donde las aguas se arremolinaron y cayeron tan caóticamente que los timones se volvieron inútiles y allí encallaron en una barra de arena a cierta distancia de la orilla. Esto significa que el ahogarse seguía siendo una posibilidad distinta. Peor aún, todavía estaban en aguas lo suficientemente profundas como para que las olas de la tormenta golpearan implacablemente en la popa plana del barco duramente y destrozara el buque ya maltratado; se necesitaban medidas rápidas.

En este punto cada hombre estaba por su cuenta. El barco estaba prácticamente desintegrándose bajo sus pies; un salto desesperado en el remolino y el agua enojada sería su única esperanza. Pero los soldados de Julio sabían que varios prisioneros a bordo tendrían ahora la oportunidad perfecta de escapar durante el caos y no habría manera de saber con certeza si se habían ahogado y sus cadáveres flotaban, o habían logrado sobrevivir y huir. Así que los soldados decidieron matar a todos los prisioneros. La razón era, que era una política romana estándar que el soldado responsable de permitir que un prisionero escapara en su guardia soportaría el castigo que el prisionero habría recibido si fuera declarado culpable. La mayoría de los que apelaron a César fueron condenados por crímenes capitales y esperaban que sus casos fueran anulados. Pero Julio no quería que mataran a Pablo, y al mismo tiempo no podía mostrar un favoritismo particular; por lo que ordenó a sus tropas que NO mataran a los prisioneros, asumiendo así la responsabilidad de cualquiera que pudiera escapar sobre sí mismo. De hecho, Julio ordenó a todos, a los prisioneros incluidos, que podían nadar y que saltaran y se dirigieran a la costa lo mejor que pudieran, y a los que no podían nadar que saltaran y se aferraran a los escombros del barco que se desintegraba rápidamente. Y, como el mensajero angelical de Sha’ul (Pablo) había prometido, las 276 almas llegaron con vida a la acogedora playa.

¿Por qué Julio no hizo lo que casi cualquier soldado romano habría hecho dadas las circunstancias, y matara a sus prisioneros? A lo largo de esta desgarradora historia marina se nos ha dicho que tenía algún tipo de afinidad indefinida por Pablo. ¿Pero por qué arriesgaría su vida por los otros prisioneros? Sólo puede ser que no solo este era un hombre decente que valoraba la vida, sino que el Señor de alguna manera lo había tocado para ser tan desinteresado, incluso si no era (en la medida en que ahora) un efecto que condujo a su salvación. Hay una lección aquí; el Señor se ocupa no solo de Sus seguidores, sino también de aquellos que se oponen a Él. Nunca debemos pensar que el Señor no está trabajando en la vida de ni siquiera Sus enemigos, cuando el enemigo no tiene idea de esto. Al nosotros observar las aguas hirviendo de este mundo inquieto y moribundo alrededor nuestro; las aguas en las que estamos inmersos tanto como nuestros amigos incrédulos también, recordemos siempre que Dios usará a los forasteros para llevar el juicio sobre los suyos, y también para consolar e incluso salvar a los suyos. Es el misterio de Dios, la misericordia de Dios y la voluntad de Dios hacerlo.

Vamos a movernos al último capítulo del Libro de los Hechos.

LEE HECHOS CAPÍTULO 28

Resulta que la isla en la que naufragaron fue Malta. Hasta donde sabemos, porque el término “nosotros” continúa siendo utilizado, Lucas fue testigo ocular y otra víctima, así que todo lo que leemos es preciso asumiendo que los manuscritos griegos que se nos entregan son exactos. En realidad, no estaban tan lejos de su curso como habían temido, pero Malta era una parada regular en la ruta de Alejandría a Roma. Sin embargo, el puerto estaba en el lado opuesto de la isla de donde naufragaron; así que, sin duda, el capitán y el dueño del barco no reconocieron el paisaje de la isla desde su actual punto de vista.

Malta está a unas 60 millas al sur de Sicilia. El versículo 2, en la mayoría de las Biblias en español, llama educadamente a la gente de la isla “nativos”; pero eso no es lo que dice el griego. Más bien el término es bárbaro, y más correctamente significa bárbaros. Bárbaro era un término que significaba intrínsecamente a las personas que no hablaban griego; pero también caracterizó a un pueblo menos civilizado de acuerdo con las normas romanas. No es diferente del uso en español de la palabra “salvajes” que en un tiempo se utilizó para describir a los amerindios. Es decir, el término denota a personas que son primitivas o bestias ante los ojos de aquellos que usan el término. Cuando entendemos eso, entonces entendemos porqué Lucas presta tanta atención en cuanto a lo amables que eran estos bárbaros; inesperadamente amable. Los pasajeros y la tripulación tenían todo el derecho de esperar que aparecieran personas que pudieran aprovecharse de su situación indefensa. Los piratas y los que saquearon naufragios infestaron el Mediterráneo en ese momento.

Hacía frío (era principios de invierno, después de todo) y llovía, y los náufragos drenados física y emocionalmente se sentaron temblando en el viento. Pero estos “bárbaros” inmediatamente acudieron en su ayuda, y comenzaron un fuego para calentarlos. Pablo, siendo uno que nunca se hubiese sentado en el fondo, salió a recoger más madera para el fuego. Probablemente hubo varios fuegos porque había 276 personas para calentar. Pero cuando Pablo estaba recogiendo palos, uno de los “palos” era aparentemente una serpiente inanimada por el clima frío (que son criaturas de sangre fría) las cuales son propensas hacer esto.

A medida que Pablo llevaba el paquete más cerca del fuego, y la temperatura corporal de la serpiente subió, se despertó y rápidamente se aferró a la mano de Pablo y no la soltaba. El pasaje dice que la serpiente era una víbora, lo que significa que era venenosa. Los nativos supersticiosos vieron lo que sucedió y esencialmente se sentaron a ver cómo Pablo respondió a esto. Pablo sacudió la serpiente en el fuego, y luego todos esperaron a que Pablo se viese afectado por el veneno.

Los isleños ya sabían que Pablo era un prisionero, por lo que naturalmente pensaron que ser mordido por una serpiente era justicia decidida por el destino por algún crimen que había cometido. De alguna manera había escapado del naufragio ileso, pero ahora los dioses no estaban a punto de dejarlo libre por alguna acción maligna que había hecho, por lo que arreglaron para que muriera por mordedura de serpiente; sin embargo, Pablo los decepcionó. Lucas, el doctor, dice que no hubo ninguna reacción. ¿Quién es mordido por una serpiente venenosa y no se ve afectado por completo? Por lo tanto, la gente que esperaba a Pablo se afectara ahora decidió lo contrario; no sólo no está siendo castigado por los dioses, sino que él mismo debe ser un dios.

Quiero comentar brevemente que no es inusual en este punto que un comentarista bíblico o tal vez un pastor comience a explicar las funciones de las serpientes en la Biblia, y empiece a hacer comparaciones de esta historia con la serpiente en el jardín del Edén y con la serpiente ardiente en el desierto durante el Éxodo de Egipto, que mirándola a ella sanó mordeduras de serpiente. Personalmente, estas comparaciones me parecen inválidas en todos los ámbitos. Sobre el único mensaje teológico que puedo ver en nuestra historia concerniente a la serpiente es que Pablo fue sobrenaturalmente protegido por Dios y que Dios puede sanar o incluso prevenir lesiones como Él lo quiera. Lucas registró un incidente que era bastante real, y sin duda estaba fascinado por el resultado, incluso si no tenía ninguna explicación de porqué las cosas salían como lo hacían. Mi simple punto de vista es que Pablo todavía no había llegado a Roma, el destino que Dios tenía en mente para él. Todavía no era el momento de Pablo morir; así que no lo hizo.

Malta tenía alrededor de 120 millas cuadradas de tamaño y, por lo tanto, tenía suficiente tierra para albergar algunas fincas. Un tipo llamado Publio poseía una de esas fincas y era el gobernador de la isla; su tierra no estaba lejos del naufragio. Cuando se enteró del desastre, ofreció amablemente hospitalidad a las víctimas. Lucas deja claro que Publio trató a todos de una manera amistosa y los hospedo por 3 días. Sin embargo, su padre estaba enfermo y estaba en la cama con una grave dolencia gástrica y disentería; también tenía fiebre, lo que significa que tenía una infección. Este tipo de dolencias rara vez se resolvían en tiempos antiguos, generalmente terminaban con una muerte dolorosa. Pablo oyó hablar de él y fue al padre de Publio, le puso las manos encima y fue curado. La noticia se extendió rápidamente y la gente de la isla vino en masa para que sus dolencias se sanaran.

En este momento de la historia generalmente todas las personas veían la enfermedad en un contexto espiritual. Pensaron que la posesión del demonio causaba enfermedades; también pensaban que los dioses rutinariamente colocaban enfermedades sobre las personas para castigarlos. Piense por un momento en lo que aprendimos de Levítico con respecto a la enfermedad de la piel llamada Tzara’at (la mayoría de las Biblias en español erróneamente lo llaman lepra).

Tzara’at no era una enfermedad específica de la piel, sino que se manifestaba de varias maneras. En términos médicos modernos leemos de una serie de enfermedades graves de la piel, pero la Biblia utiliza el término Tzara’at para todas ellas. El punto importante es que las Escrituras confirman que Tzara’at es causada espiritualmente, sobrenaturalmente, por Dios. Por lo general es en respuesta a un alma impura. Así que no es como si la gente en los tiempos bíblicos (judíos o paganos) estuviera completamente equivocada sobre la fuente de todas las enfermedades. Incluso médicos como Lucas lo vieron de esa manera; sin embargo, tenían entrenamiento en ciertas pociones y medicamentos que podían calmar y reducir el dolor y la incomodidad. Los médicos también eran expertos en el tratamiento de heridas, algo que no solía estar conectado con el mundo espiritual. El concepto de gérmenes y bacterias que causan enfermedades estaba a siglos de distancia y, por lo tanto, sin ninguna otra explicación a la mano para las enfermedades que generalmente aparecían de la nada, sólo quedaba lo espiritual. Por lo tanto, los hombres santos eran a menudo vistos como médicos, y por lo general la curación implicaba la oración. También era común que estos hombres santos pusieran las manos sobre un paciente y eso es lo que vemos a Pablo haciendo aquí. Los hombres santos no crecieron en los árboles; y las curaciones milagrosas verificables eran aún más raras. Así que no es de extrañar que cuando el padre de Publio se recuperó con rapidez de lo que normalmente era fatal, se corrió la voz como un incendio forestal. Lucas simplemente dice esto sobre eso: “y fueron sanados”. Pablo pasó su tiempo sanando por el poder del Señor; y los llamados bárbaros estaban tan agradecidos que cuando llegó el momento de que Pablo y sus compañeros de pasajeros se fueran, les dieron todos los suministros necesarios.

El versículo 11 explica que después de 3 meses en la isla el grupo naufragado abordó un barco de Alejandría y zarpó. Es difícil precisar exactamente cuándo fue esto, pero probablemente fue alrededor de febrero porque fue cuando los vientos del oeste comienzan a soplar. Este barco de Alejandría habría invernado en el puerto de Malta. El barco fue llamado “Hermanos Gemelos”, o en otras versiones en español simplemente “Gemelos”. A lo que se refiere esto es a la cabeza de figura del barco que era habitual en la proa de grandes barcos de vela. Eran los hijos gemelos del dios Zeus, llamados Castor y Pólux. Se creía que estos dioses gemelos eran los dioses de la navegación y de viajes seguros, y su Constelación era Géminis.

El destino del barco era Siracusa, que se encontraba en la costa sureste de Sicilia. Fue una vela relativamente corta de 60 millas (alrededor de un día) y nos dicen que se quedaron en el puerto allí durante 3 días, probablemente para cargar y descargar la carga. Lucas continúa con su itinerario detallado diciéndonos que desde Siracusa fueron a Regio, pero tuvieron que moverse de un lado a otro (una especie de zigzag) para llegar allí, lo que significa que tomó un poco más de tiempo. Eran esencialmente yendo de isla en isla y así tomaron un buen viento del sur y navegaron a Puteoli. Puteoli se encuentra en la orilla norte de la bahía de Nápoles. Este era un puerto importante porque estaba en el continente de Italia. Ahora la carga de los buques (a menudo grano) podría ser transportada por tierra en vagones y distribuida a pueblos y aldeas. El tiempo de Pablo en un barco finalmente había terminado. Había estado viajando por lo menos 4 meses.

Puteoli tenía una importante colonia judía, así que no es de extrañar que allí también encontremos judíos creyentes.

Sin embargo, tenemos que fijarnos en lo lejos y amplio que la confianza en Yeshua ya se había extendido, y ciertamente no fue Pablo quien la había extendido a Italia. Muchos otros evangelistas estaban trabajando y haciendo la voluntad de Dios de difundir el Evangelio de Yeshua; nunca leemos acerca de ellos en la Biblia ni sabemos quiénes eran. Cuando Pablo conoció a los creyentes, se ofrecieron a tenerlo durante una semana. Debo decir que por muy agradable que todo esto suene, no se puede evitar preguntarse cómo Pablo, un prisionero, fue capaz de encontrar a otros creyentes e incluso decidir quedarse con ellos. Probablemente fueron Lucas y sus otros compañeros de viaje quienes hicieron la exploración y encontraron a los creyentes. No hay ninguna posibilidad de que Pablo fuera lo suficientemente libre como para no ser supervisado por un soldado romano. Pero probablemente sólo era un soldado porque se había construido una confianza. Sin embargo, los creyentes tuvieron que haber aceptado al soldado romano para acompañar a Pablo, y muy probablemente el más sólido estaba encadenado a él la mayor parte del tiempo. Pero seamos claros, en el Imperio Romano los soldados podían ser alojados dondequiera siempre que los militares sintieran convenientes ponerlos; y muchas veces era en los hogares de la gente. Así que la gente, incluyendo los judíos, estaban acostumbrados a tener soldados romanos entre ellos, incluso quedándose en sus residencias. Parece que cuanto más lejos de la Tierra Santa residía un judío, más tolerantes eran de los caminos gentiles; y que los gentiles estaban más a gusto con los judíos. Observen también que no fue solo Pablo quien fue invitado a quedarse con las Autoridades Generales; el versículo 15 dice claramente “nosotros”. Así que Lucas y otros que viajaban con Pablo (y al menos un soldado romano) se fueron a quedarse con los creyentes locales.

A pocos kilómetros de Puteoli estaba el Camino Apicioso, una de las maravillosas carreteras romanas que ayudó a interconectar Italia. Fue el Camino Apicia que el grupo tomó para llegar a Roma. Sin embargo, esta no era una supercarretera, ni una de las mejores autopistas romanas. Fue descrito como “áspero y haciendo demandas significativas a los viajeros”. Con poca fanfarria, Pablo llega a Roma. Allí se le permitió alquilar un lugar para quedarse solo, pero con su guardia romano personal como compañero de casa, por supuesto. Sin duda esta decisión de permitirle a Pablo este privilegio fue tomado por la autoridad judicial local, y la decisión parece indicar una creencia de que el caso de Pablo probablemente seria desestimado y que Pablo no es una amenaza para huir. La comisión de Julio de traer a Pablo (y presumiblemente también a otros prisioneros) a Roma se completó y por eso no oímos más de él. Sin embargo, curiosamente, este es también el final de los pasajes “nosotros”. Así que parece que Lucas ya no acompaño a Pablo de aquí hacia adelante.

Sólo 3 días después de establecerse en su apartamento en Roma, Pablo comienza a ponerse en contacto con el liderazgo judío local de lo que era una comunidad judía sustancial en Roma. Habrían sido en su mayoría judíos tradicionales, no mesiánicos. Los historiadores estiman que en ese momento había una comunidad judía de entre 40.000 y 50.000 en Roma. Creo que es interesante y valioso para los estudiantes bíblicos serios obtener una buena imagen de la comunidad judía de Roma en los tiempos del Nuevo Testamento. Suponemos demasiado que los romanos eran viciosos, odiaban a los judíos, y los judíos vivían bajo terrible persecución romana y así sucesivamente. La evidencia, bíblica y de otro tipo, dice lo contrario.

 Debemos tener en cuenta esta realidad cuando pensamos en el Libro del Apocalipsis y sus diversas referencias a Roma. Así que permítanme, por favor, mientras le leo un largo extracto de Filo, el notable filósofo e historiador judío, sobre su percepción de primera mano de la Comunidad Judía de Roma.

“¿Cómo mostró entonces Augusto (César) su aprobación? Era consciente de que la gran sección de Roma al otro lado del Tíber (río) estaba ocupada y habitada por judíos, la mayoría de los cuales eran ciudadanos romanos emancipados. Por haber sido traídos como cautivos a Italia fueron liberados por sus dueños y no se vieron obligados a violar ninguna de sus instituciones nativas. Por lo tanto, sabía que tienen casas de oración y se reúnen en ellas, particularmente en los sábados sagrados cuando reciben como entrenamiento corporal su filosofía ancestral. Él también sabía que recogían dinero de sus primicias para propósitos sagrados y los enviaban a Jerusalén con personas que ofrecerían los sacrificios. Sin embargo, no los expulsó de Roma ni los privó de su ciudadanía romana porque tenían cuidado de preservar también su ciudadanía judía, ni tomó ninguna medida violenta en contra de las casas de oración, ni les impidió reunirse para recibir instrucción en sus leyes, ni se opusieron a sus ofrendas de primicia. De hecho, tan religiosamente, él respetaba nuestros intereses que estaban apoyados por toda su familia, adornó nuestro templo a través de la belleza de sus dedicaciones, y ordenó que para siempre los sacrificios continuos de ofrendas enteras quemadas se llevaran a cabo todos los días a su propio costo como tributo al Dios Altísimo. Sin embargo, en la distribución mensual en su propia ciudad cuando todas las personas a su vez reciben dinero o maíz, nunca puso a los judíos en desventaja al compartir la recompensa, pero incluso si las distribuciones llegaron durante el sábado cuando uno no está autorizado a recibir o dar nada, o realizar cualquier parte del negocio de la vida ordinaria, en particular de tipo lucrativo, ordenó a los dispensadores que reservaran para los judíos hasta el día de mañana la caridad que cayó a todos. Por lo tanto, todo el mundo, en todas partes, aunque no estuviera naturalmente bien dispuesto a los judíos, tenía miedo de participar en la destrucción de cualquiera de nuestras instituciones, y de hecho era lo mismo bajo Tiberio. …..”

No suena muy parecido a la persecución, ¿verdad? La realidad es que los romanos valoran la paz. Sabían que tenían que ser tolerantes y cuidadosos y por cualquier razón fueron especialmente cuidadosos con los judíos de no violar su religión o exigirles que les hicieran sentirse avergonzados. Esto fue mucho más que una actitud amistosa; era la ley romana.

La comunidad judía ejerció una influencia sustancial en el gobierno romano. Es interesante que esto parece haber sido algo que Dios hizo por Israel incluso cuando estaban en el exilio. Recuerden el favor que Nabucodonosor mostró a los judíos al incluir a muchos en su gobierno, incluido el profeta Daniel. Y entonces el gran y especial favor que Ciro el Persa mostró a Israel cuando los liberó de Babilonia, incluso ayudando a pagar para reconstruir el Templo en Jerusalén. La historia revela que había muchas sinagogas en Roma (al menos una docena son conocidas por su nombre) y por el edicto del gobierno debían quedar intactas, incluso protegidas. Dado que la comunidad mesiánica (Creyentes) todavía era vista en ese momento como una sola secta de las varias sectas del judaísmo, ellos también disfrutaron del favor del gobierno romano.

Así que con esta comprensión de la excelente relación que los judíos romanos gozaban con el gobierno romano, vemos por qué Pablo consideró necesario asegurar a los líderes judíos locales que no era un rebelde, y que no estaba aquí para perturbar la paz. Y que a pesar de la realidad de que fue un cierto grupo de Judeos quien lo mandó arrestar y lo ha sometido a este calvario que ha estado yendo durante casi 3 años, no está en Roma para presentar acusaciones en contra su propia nación (su propio pueblo).

Sin duda, los residentes judíos de Roma sabían de los levantamientos constantes en Judea; y no querían ser asociados con el mismo, y no querían ser contados como parte de ese grupo, a pesar de que eran compañeros judíos. También está claro de Filo que los Emperadores romanos fueron lo suficientemente iluminados como para hacer distinciones entre los judíos problemáticos de Jerusalén, y el resto de los judíos en su Imperio que generalmente sólo querían ir a lo largo de su encuentro. Pablo quiso tranquilizar inmediatamente a estos líderes judíos de Roma que de ninguna manera formaba parte de ese grupo rebelde y problemático.

Es interesante cómo la comunidad judía se ha dividido, a lo largo de los años, en el grupo de los celosos que no permitirán ninguna interferencia en su judaísmo, a cualquier precio; y un grupo diferente que desea trabajar con sus vecinos y autoridades gentiles para crear un compromiso con el fin de vivir y coexistir en paz. Hoy encontramos una situación tan similar entre los judíos de la Tierra Santa, Israel, frente a los judíos de la diáspora en curso. La mayoría de los judíos en Israel hoy están listos para ponerse de pie, luchar y defender su nación en contra de los agresores, y toleran muy poco fuera de la interferencia en sus asuntos internos. Sin embargo, la mayor parte de los judíos europeos y americanos son como los judíos de Roma; se ocupan principalmente de la paz donde viven y están dispuestos a comprometerse con el mundo gentil para alcanzarla.  La mayoría de los judíos del Israel moderno darán sus vidas antes de renunciar a la tierra por la paz. La mayoría de los judíos de Europa y Estados Unidos piensan que la tierra por la paz no sólo es una buena idea, sino que es razonable, y no encuentran ningún punto en común con la mentalidad militante de los Zelotes judíos modernos de la Tierra Santa. Más bien, los judíos estadounidenses y europeos normalmente no quieren ser asociados con judíos israelíes o identificados como uno de ellos. Y sin duda es porque los judíos de la diáspora moderna quieren vivir en paz y tranquilidad dondequiera que elijan llamar hogar.

¿Cuál lado es el correcto? ¿Qué lado está tomando la visión divina?

Terminaremos el Libro de los Hechos la próxima vez.

Hechos Lección 55 Capítulo 27

image_pdfimage_print

EL LIBRO DE HECHOS

Lección 55, Capítulo 27

Hay algo sobre la historia de mar que ha cautivado a los oyentes y lectores desde que ha habido barcos que desafían el increíble y misterioso poder de las grandes profundidades, y los sobrevivientes que cuentan sus historias desgarradoras. Las personas que nunca han estado en un barco y ni siquiera han visto el océano son cautivados cuando escuchan sobre olas gigantescas y vientos de fuerza de vendaval, decididos a reducir los tablones de madera y vigas a leña de incluso los barcos de vela más poderosos de la Antigüedad. Algunos de nuestros héroes más grandes reales y de ficción, son marineros y capitanes intrépidos de los barcos que se han enfrentado a la furia de la naturaleza con nervios acerados y habilidades de marinería aprendidas por la dura experiencia e instintos. Creo que es por eso que tantos lectores de la Biblia están intrigados por la historia de Hechos 27 de la lucha de Pablo y la cercana tragedia en el mar en su camino hacia el Emperador en Roma.

Los grandes escritores a menudo han comparado la vida humana con un viaje a través de mares tormentosos, y algunos de nuestros más grandes himnos cristianos utilizan ese tema. Es probablemente por eso que muchos expositores bíblicos, y porqué los sermones de innumerables pastores encuentran una alegoría de la experiencia del alma humana para estar en el corazón del significado de Hechos 27. La verdad sea conocida, sin embargo, con demasiada frecuencia este tipo de acercamiento al registro de Lucas del viaje peligroso de Cesárea a Roma termina haciendo poco más que encontrar algunas maneras de inyectar los sesgos teológicos personales de los oradores, y creo que esto quita la atención de lo que se nos está comunicando.

Lo que tenemos aquí es una historia verdadera, verificable en su autenticidad. Una historia a la que se enfrentaron demasiados marineros del Mediterráneo durante los miles de años en que la energía eólica era el principal medio de propulsión a través de su vasta y a menudo peligrosa amplitud. Así que, no quiero disminuir tanto del evento histórico real que esto es, ni quitar de la meta declarada del Señor que Pablo fuera a Roma y hablara la verdad de Dios al Emperador, alegorizando. Lo que debemos aprender es que ni siquiera el aparente poder ilimitado e indomable de los océanos y nuestra atmósfera podría derrotar la voluntad de Dios en este sentido. Esto debería darnos un gran consuelo, porque sé que mi tiempo para salir de este mundo e ir a mi hogar celestial solo sucederá cuando el Señor lo determine. No hay peligro y fuerza… hechos por el hombre, espirituales o en la naturaleza… que pueden descarrilar el plan del Señor para mi vida o para la vida de todos y cada uno de los que confían en él. Sospecho que lo que leeremos en Hechos 27 tuvo mucho que ver con los pensamientos inspiradores que leemos de Pablo en el Libro de Romanos después de que haya llegado con éxito a Roma a pesar de todo el peligro y la tribulación que enfrentó en el camino:

Romanos 8:38-39 LBLA

38 Porque estoy convencido de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni lo presente, ni lo por venir, ni los poderes,

39 ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios que es en Cristo Jesús Señor nuestro.

Mas allá del objetivo de Lucas de representar con precisión el cercano escape de la muerte de Pablo en su viaje a Roma, este pasaje del Libro de Romanos es el mensaje que debemos aprender de Hechos capítulo 27. Abran sus Biblias en Hechos capítulo 27.

LEER HECHOS CAPÍTULO 27

Tal vez la palabra clave del versículo 1 sea “nosotros”. “Nosotros” nos dice que Lucas estaba a bordo de este barco y por eso compartió esta experiencia con Pablo. Explica el maravilloso nivel de detalle que recibimos. Pero también nos dice algo interesante sobre cómo los prisioneros eran transportados a sus destinos; en este caso Roma, Italia. Parece que no era inusual que los amigos y familiares los acompañaran.

Nos enteramos de que Pablo junto con algunos otros prisioneros (que debieron haber sido ciudadanos romanos porque como todos estaban de camino a Roma debe haber sido que habían apelado al Emperador) fueron entregados a la custodia de un tipo llamado Julio. Julio era un centurión y parte del regimiento Augusta. No había nada particularmente especial en Julio (hasta donde sabemos), excepto que él junto con algunas tropas bajo su mando estaban de camino a Roma, así que Festo lo hizo escoltar a Pablo allí.

El barco en el que estaba Julio era un transporte de cargas; todos los barcos eran para la carga, no los pasajeros. Era la norma especialmente para los transportistas de granos tener un oficial romano a bordo, ya que se consideraba un problema de máxima seguridad nacional para Roma tener siempre un suministro confiable de grano para que la gente se mantuviera alimentada. El sistema para transportar grandes cantidades de grano desde las zonas de salida del Imperio a Roma para su distribución implicaba la contratación de buques privados; en general, la marina de Roma fue diseñada para la guerra, no para el transporte de carga. Sin embargo, el gobierno romano tenía normas bien definidas para el tamaño, la construcción y la operación de estos buques de carga privados, y especialmente para los transportistas de granos, los mismos eran críticos para los intereses nacionales de Roma.

No se nos dice exactamente de dónde embarcaron Pablo y sus compañeros prisioneros; solo que el barco que abordaron era un barco adramitena cuyo destino era la costa de Asia. Adramitena no es un tipo de barco, sino que designa el puerto donde se señaló el buque. El mismo hoy en día es Karatash que se encuentra en la costa occidental de Mysia cerca de la isla griega de Lesbos. No habría sido un barco grande, sino que fue diseñado para navegar a lo largo de la costa. El objetivo habría sido llevar este barco a un puerto donde un barco más grande, uno más adecuado que transporta granos para las aguas abiertas del Mediterráneo, podría contratarse para completar el viaje a Roma.

Junto con Lucas, un tipo llamado Aristarco acompañó a Pablo. Nos dicen que era de Tesalónica, donde Pablo había visitado y creado un grupo de creyentes. Mientras oímos hablar de él en esta parte del viaje, ya no oímos más de él después de que se transfieran a un barco más grande y se dirigieran a Italia (pero eso no significa que no se quedara en el barco). Muy probablemente era el mismo Aristarco del que leímos en Colosenses 4 y Filemón 1 que es descrito como un “compañero de prisión” con Pablo.

El versículo 3 explica que después de partir de Tierra Santa el primer puerto de escala fue Sidón.

Si hubieran salido del puerto de Cesárea Marítima (y parecería probable), entonces estaba a sólo 70 millas por la costa hasta Sidón; esto encaja con la historia, ya que no era más de 1 día de navegación para llegar a Sidón. No debemos leer demasiado en la ruta tomada; los buques eran buques comerciales que entregaban mercancías y recogían otras mercancías en el camino, y por lo tanto dictarían dónde y cuándo se detuvieron y durante cuánto tiempo. Pero el otro factor era el clima; hubo una temporada de vela, y hubo una temporada que los barcos prácticamente dejaron de navegar debido a las condiciones peligrosas y porque los vientos cambiaron de dirección e hicieron que la navegación fuera casi imposible. Nuestra historia tiene lugar en un momento en que la temporada de vela estaba justo en su final.

Nos dicen que el centurión romano trató a Pablo con consideración; porqué tenía él una actitud tan positiva hacia Pablo, o si no era solo hacia Pablo, sino también con los otros prisioneros, no se nos dice. El mundo romano era un mundo consciente del estatus. Si estabas bien puesto y tenías medios, prisionero o no, esto te hacía más importante y te mostraban respeto. Aquellos que viajaban voluntariamente con Pablo lo habrían hecho a su propio costo, así que tal vez este pequeño séquito influyó en el pensamiento de Julio sobre Pablo. Pero toda la historia pinta a Julio como un hombre decente que se preocupaba por la vida de los demás. Además de permitir que los compañeros viajaran con Pablo, Julio permitió que Pablo visitara a sus amigos en los puertos de escala y les permitió ocuparse de sus necesidades. Una vez más no debemos asumir que se trata de una excepción a la regla, pero lo más probable es que sea algo típico. Probablemente Pablo fue uno de los pocos prisioneros afortunados que podrían haber tenido amigos en los diversos puertos. De hecho, había una comunidad de creyentes en Sidón en ese momento, así que no hay duda de que ellos fueron quienes recibieron a Pablo a su llegada allí. La cruda realidad es que, a bordo de un barco, los pasajeros que pagaban debían traer su propia comida; esto también se aplicaba a los prisioneros, por lo que la experiencia del transporte podría ser muy diferente según el nivel de riqueza y si se tenía personas que se ocuparan de tus necesidades o no.

Desde Sidón el barco continúa en el este y norte de Chipre, que habría sido el lado sotavento de la nación insular. Esta ruta fue seguida debido a los vientos del oeste que soplaron durante los meses de verano, pero cambió de dirección en otoño. Quiero hacer una pausa aquí para mencionar que un marinero experimentado y erudito llamado James Smith emprendió este mismo viaje para poner a prueba la veracidad de los informes de Lucas en Hechos. James Smith publicó sus hallazgos en un libro llamado The Voyage and Shipwreck of St. Paul. La conclusión es que el informe de Lucas retrata con precisión lo que la ruta, el clima, la dirección del viento, las corrientes, etc. que encontramos en Hechos 27 habría sido en esta época del año.

Pero ahora el barco tuvo que cruzar una importante zona de océano abierto entre Chipre y la costa sur de Asia Menor. Primero navegaron a lo largo de la costa de Chipre porque los vientos más lejos en el mar habrían ralentizado su progreso. Pero estos mismos vientos y corrientes naturalmente ayudaron a un barco a medida que cruzaba la extensión más grande para llegar a Licia.  Fue allí en Licia que Julio encontró un barco más grande y adecuado para continuar hacia Roma. Esta nave se llamaba barco Alejandría. Una vez más, la razón de su designación es que fue marcada en el puerto de Alejandría, Egipto. ¿Qué hacía un barco de Egipto en Licia? En este momento de la historia Egipto era la cesta de pan para Roma que proporcionaba una porción importante de sus vastas necesidades de granos. Este habría sido un barco mucho más grande del que Pablo acababa de bajar; una especie de supertanque de portadores de granos. Se cree que Roma necesitaba 400.000 toneladas de grano al año para alimentar a su pueblo y Josefo afirma que Egipto suministró plenamente un tercio de esa necesidad.

Mencioné anteriormente que el gobierno romano introdujo normas para los barcos que contrataron para traer granos a Roma. Una de las normas era que el mínimo que un barco podía transportar era de 68 toneladas. En la época de Claudio (unos años antes de nuestra historia) ese estándar se elevó a 340 toneladas. Los registros romanos indican que los buques de carga variaron en tamaño de 50 a 100 pies de longitud. También había algunos buques más grandes que tenían 130 pies de largo. Se informó que una nave tenía 180 pies de largo, con una tripulación, guardias y pasajeros que sumaban 600. Lucas dice que el barco al que acababan de transferirse tenía 276 personas a bordo; por lo que era una nave de tamaño mediano. Para darle algo con lo que compararlo, el Mayflower que trajo a los peregrinos a la costa de América no tenía más de 100 pies de largo, y los pasajeros y la tripulación ascendieron a unas 135 almas. Y este era un barco que tenía algunos alojamientos limitados para los pasajeros y, por supuesto, era un velero más avanzado que en los días de Pablo. Nuestro barco en Hechos no tenía alojamiento para pasajeros, probablemente era un poco más pequeño, y sin embargo llevaba el doble de personas. El decir que estaba lleno de gente incómoda sería un eufemismo.  Por otro lado, el tiempo de viaje esperado era tal vez 2 semanas; el Mayflower tardó más de 2 meses en cruzar el Atlántico. Dicho esto, se sabía que el mal tiempo y otras condiciones habían hecho un viaje a través del Mediterráneo a Roma tomar más de 6 semanas. Por lo que en la mejor de las circunstancias este viaje no iba a ser agradable.

El viaje continúa desde Licia, pero los vientos no estaban cooperando, por lo que avanzaron poco. Después de varios días en el mar finalmente llegaron a Gnido y aquí se enfrentaron a dos alternativas: podían esperar un cambio a las condiciones de viento más favorables o podían continuar inmediatamente a lo largo del lado oriental de Creta. Tomaron la segunda opción, sin duda una decisión tomada por el propietario del barco por razones comerciales. Pero todavía experimentaron mares muy ásperos y lento progreso y así llegaron a un lugar llamado Buenos Puertos. No muy lejos de Buenos Puertos estaba la ciudad de Lasea, donde podrían haberse quedado durante el invierno si decidieran no ir más lejos.

El versículo 9 nos dice que estaban en la temporada en que las rutas de embarque se estaban cerrando. Dice que habían pasado el ayuno. El Ayuno era una expresión común entre los judíos que significaba Yom Kipur, el Día de Expiación, cuando todos los judíos ayunaban. Si este fue el año 59 D.C., el cual muchos eruditos creen que fue, entonces Yom Kipur fue a finales de la primera semana de octubre. Los buques más pequeños generalmente terminaron su temporada de vela a mediados de septiembre y los buques más grandes en la primera parte de noviembre. La navegación por lo general no comenzó de nuevo hasta mediados de marzo. Así que los informes de vientos que no eran favorables y de construcción de mares son de esperar para la época del año de nuestra historia. Ahora había que tomar más decisiones de vida o muerte. Y Pablo, de personalidad colérica que es, por supuesto expone su opinión sobre lo que se debe hacer.

Pablo no estaba ajeno a los peligros de viajar en barco. En 2 Corintios 11 dice que naufragó 3 veces. Así que su postura sobre el asunto (para pausar el viaje y el invierno en Buenos Puertos) es comprensible. Pablo no tenía ninguna posición oficial o autoridad para afectar cualquier tipo de resultado; estaba prisionero en su camino a una audiencia delante de Nerón. Sin embargo, se sabe que en tales asuntos la tripulación del barco, el propietario del barco y los pasajeros tendrían un consejo para al menos discutir las opciones y las consecuencias de cada elección a fondo. Pablo advierte que está seguro de que la catástrofe se avecina con pérdidas a la carga y a vidas si continúan en este clima inclemente. No está hablando proféticamente; más bien está ofreciendo consejos basados en la experiencia personal y el sentido común. Pero, su consejo fue rechazado. El dueño del barco y el timonel pensaron que había una buena posibilidad de que pudieran continuar a un mejor puerto ya que no pensaban que Buenos Puertos era la opción óptima para pasar los próximos 4 o 5 meses. Así que partieron con la esperanza de llegar al puerto de Fenice, otro puerto en la isla de Creta. Curiosamente la decisión final quedó en poder del Centurión Julio y optó por navegar a Fenice, probablemente porque tenía varios prisioneros de los que era responsable. Pero, tendría que haber un cambio en los vientos para que este plan funcionara, así que tuvieron que esperar para ver qué pasaba.

Por supuesto, los vientos cambiaron haciendo posible navegar a Fenice. Así que partieron y siguieron la costa de Creta yendo hacia el oeste. Si todo saliera bien, sólo tardarían horas en llegar a Fenice, a menos de 50 millas de distancia, y allí esperarían el invierno. Pero de repente, sin previo aviso, un vendaval violento explotó y la dirección del viento cambió de un suave sur a un viento del norte feroz. Esto significa que el barco sería conducido hacia el sur, lejos del refugio de la isla. Estos vientos salen del Monte Ida de Creta, un pico de 8.000 pies de altura. Debido a la geografía de la isla, los vientos se canalizan alrededor de la montaña para crear un efecto ciclónico y hace que navegar sea imposible. Por un lado, la proa del barco no se puede dirigir hacia el viento arremolinado. El barco está ahora a merced del mar y a la deriva sin medios para controlarlo. Fenice estaba fuera del escenario; sobrevivencia en cualquier lugar al que se podía obtener era ahora el modo.

Por suerte, el barco fue empujado hacia el lado sotavento de una isla llamada Clauda, que lo protegió por un corto tiempo mientras la tripulación (con gran dificultad) izó el bote salvavidas en la cubierta del barco para que no fuera destrozado en pedazos. Los botes salvavidas fueron arrastrados detrás de la nave y luego traídos hacia delante por si era necesario. Luego, en una medida desesperada para evitar que el barco se desmoronase en las costuras y se hundiera, envolvieron cuerdas alrededor del casco, debajo de la nave y de nuevo por el otro lado, como cinturones. Pero su mayor temor era ser empujado 400 millas al suroeste y hacia el Sirte. Este fue esencialmente un enorme campo de medidas movedizas bajo el agua frente a las costas de la actual Libia. A continuación, tomaron la medida de dejar caer algo en el agua para frenar su deriva; Creo que debe haber sido algo así como un ancla de mar que crea resistencia a la dirección del movimiento de la embarcación y utiliza la corriente para dirigirla hasta cierto punto. No está destinado a detener la deriva o incluso cambiar su dirección mucho; la esperanza es sobre todo que comprará más tiempo para que la tormenta disminuya antes de que golpeen al temido Sirte.

El versículo 18 dice que el mal tiempo continuó y tuvieron que empezar a arrojar la carga. La razón para tirar la carga por la borda es aligerar el barco porque está tomando agua.

En este punto, el propietario del barco ha cambiado las tácticas de tratar de maximizar su inversión en carga a tratar de salvar su valiosa nave. Tres días después, la tormenta sigue estallando; el barco ha tomado aún más agua a medida que las costuras del casco comienzan a separarse, la acción de las olas lanza toneladas de agua a través de la cubierta, y la bodega comienza a llenarse de agua de mar. El grano abajo está absorbiendo el agua y empezando a hincharse, no sólo añadiendo toneladas más de peso, sino que su expansión está tratando de empujar el barco aparte del interior hacia fuera. El aparejo de repuesto y el cordaje es lo siguiente que hay que hacer. Lucas sigue hablando de “nosotros” porque desde hace algún tiempo, desde que estalló la tormenta han estado todos en la cubierta y la tripulación trabajando juntos para tratar de salvar sus propias vidas.

No había brújulas en esos días; toda la navegación fue hecha por las estrellas, el sol, y por los avistamientos de la tierra. Pero la tormenta había durado tanto tiempo que no había estrellas, ni siquiera sol, para ver y medir hacia dónde habían sido empujados. Sólo podían adivinar.  Tal cosa es descorazonadora para los mejores marineros; sin duda aterrador para los pasajeros y soldados que no eran gente de mar. Esta fue una de las peores tormentas en la memoria de cualquiera y muchos a bordo sintieron que todo estaba perdido. Casi dos semanas habían pasado con el barco en constante rodadura y siendo golpeado. Sin duda, el mareo por movimiento estaba pasando factura. Pero también el apetito que suprimió la emoción de la depresión estaba teniendo sus efectos; fuerza (emocional y física) y la voluntad de sobrevivir se estaban agotando con ella. Había poco interés en comer. Ni siquiera estoy seguro de cómo podrían haber preparado la comida en esas condiciones (después de todo, la comida no vino en paquetes preparados como lo hace hoy en día). Era habitual traer un pequeño ganado que pudiera ser sacrificado y descuartizado a bordo.

John Newton, un notable clérigo y escritor de himnos, registra esto sobre una de sus muchas aventuras en el mar:

“Descubrimos que el agua había flotado todos nuestros muebles en la bodega, todos los barriles de provisiones habían sido golpeados en pedazos por el movimiento violento de la nave. Por otro lado, nuestro ganado vivo, como cerdos, ovejas y aves de corral, había sido arrastrado por la borda en la tormenta. En efecto, todas las disposiciones que guardamos nos habrían subsistido, por una semana, con una escasa asignación”.

Todo a bordo estaba mojado y arruinado. Pero Pablo, aun logrando mantener su cabeza sobre él, les dijo a todos que todos sufrían de falta de comida. Sospecho que se dio cuenta de que un aire de desesperanza se cernía sobre la tripulación y los pasajeros; tal cosa hace que la gente quiera darse por vencido y aceptar pasivamente su destino. Supongo que no puedo culpar a Pablo por decir “¡Te lo dije!” en el versículo 21. Les recuerda que fue anulado en su estimación de que el mejor curso de acción era permanecer justo donde estaban en Creta durante el invierno. He leído más que algunos comentarios que intentan disculpar a Pablo por esta observación, e incluso tratar de encontrar algún tipo de razón piadosa para sus palabras, pero me parece poco convincente. No estoy criticando a Pablo; quien de nosotros no tendría esta actitud después de lo que todos habían pasado innecesariamente debido a un mal juicio (¡y no había terminado! Pero supongo que estoy de acuerdo con eso porque habría hecho lo mismo y es reconfortante saber que Pablo es tan humano como yo.

Pablo entonces dice algo asombroso. ¡Dice que te animes! Nadie va a morir, a pesar de que la nave se perderá. ¿Estaba delirando? ¿Un mensaje de aliento y esperanza cuando está claro que todo el mundo está esperando el momento de su muerte? ¿No sólo días antes Pablo les advirtió que se quedaran en Buenos Puertos de lo contrario la gente seguramente moriría? ¿Así que ahora dice lo contrario (que nadie va a morir), y se supone que debe ser tomado en serio? Pablo sabe que esto es lo que están pensando y por eso explica porqué su cambio de opinión cuando lógicamente no hay razón para creer que sobrevivirán. Es porque ha tenido una visita divina que le dijo que todo estaría bien, mientras que unos días antes estaba hablando desde su yo humano natural y su propia experiencia. El versículo 23 explica que un mensajero de Dios (un ángel) se le había aparecido… literalmente estaba a su lado… y le dijo que no tuviera miedo. ¿Por qué no? Porque Dios le había prometido a Pablo que debía comparecer ante César y eso es lo que va a suceder. Dios creó las tormentas y los mares, y Su voluntad no puede ser derrotada por lo que creó. El propósito de Dios, dicho varias veces, ha sido que Pablo lleve el Evangelio a Roma.

Pablo utiliza un lenguaje que debe usarse entre los gentiles para describir al mensajero; habla del Dios que adora. Esto tiene que ser hablado de esta manera porque la mayoría de los que están a bordo adoran a los dioses romanos y griegos. Pero incluso ellos sabían que los judíos adoraban a un dios diferente al que ellos adoraban y Pablo quería ser claro que el dios de la tormenta, y el dios del mar, y el dios del viento y cualquier otro dios que adoraban no podían vencer la voluntad del Dios de Israel.  Y el Dios de Israel ha determinado que las 276 almas deben sobrevivir. El Señor ha concedido a Pablo la vida de todos los que están a bordo del barco, incluso de la mayoría que no lo adoran. La sugerencia aquí implica que Pablo había estado orando por sus compañeros de barco. Así que Pablo no solo está tratando de sonar valiente frente a la muerte inevitable; él ha recibido la seguridad absoluta de que todo estará bien a pesar de que el juicio está lejos de terminar; su nave va a naufragar en tierra y será una pérdida. No estoy seguro de que haya un mejor ejemplo de lo que significa para Dios guiarnos a través de una prueba ardiente en lugar de sacarnos de ella. El trauma iba a continuar (durante varios días más en realidad). Las molestias serían intensas. Pero Dios dice: confía en mí, y al final estarás bien.

Esto también plantea un punto importante que no debemos perder. Es que Dios está salvando a Pablo y a toda la gente a bordo NO solo porque por supuesto quieren ser salvos, o merecen ser salvos, sino porque Dios tiene un propósito más grande en mente: Pablo llegando a Roma para hablar las Buenas Nuevas. Lo mismo puede funcionar en un resultado no tan bueno. El propósito de Dios puede implicar que nosotros, y los demás, no seamos salvos de la catástrofe porque eso también podría ser parte de la voluntad de Dios de lograr una cierta meta. No quiero ser duro, pero nuestro beneficio personal y bienestar no están necesariamente detrás de todas las decisiones de Dios. Así que no debemos sorprendernos o decepcionarnos en Dios cuando las cosas no van por nuestro camino, solo porque somos creyentes o incluso entre Sus adoradores más devotos.

El versículo 27 comienza “llegada la decimocuarta noche”. ¡Dios mío! ¡Han estado sufriendo esta tormenta y todos sus horrores ahora durante 2 semanas completas! sin saber si vivirían o morirían durante la mayor parte de ese tiempo, incapaces de comer, incapaces de secarse. Estaban en una parte del Mediterráneo llamada el Mar de Adria.

 A pesar de algunos comentaristas que afirman que el nombre moderno es el mar Adriático este no es el caso; ahí no es donde estaban.

Los marineros comienzan a sentir que se acercan a la tierra… en algún lugar. Tal vez oyen el débil sonido de los interruptores. Lo primero que hay que hacer era comprobar la profundidad del agua; cuanto más poco profunda el agua más cerca de la tierra estaban propensos a estar. La primera comprobación puso la profundidad a 120 pies. Poco tiempo después volvieron a caer una línea de profundidad: 90 pies. Este era un trato como de buenas noticias / malas noticias. Sí, se acercaban a tierra. Pero la tierra a menudo estaba rodeada de enormes rocas que podían hacer pedazos el barco en cuestión de minutos. Como todavía estaban a la deriva sin control sobre su dirección, sin embargo, sabiendo que estaban cerca de la tierra, cayeron 4 anclas desde la popa (la parte posterior) de la nave y luego esperaron a que la luz del día examinara la situación. Los anclajes servían como freno. Dejar caer los anclajes de la parte trasera del barco no era el procedimiento habitual, pero en este caso sirvió para un propósito útil. Esto mantuvo la proa de la nave (el frente) apuntando hacia tierra. Si hubieran anclado desde la proa, el barco habría girado alrededor del viento y habrían estado apuntando hacia el mar.

Una combinación de esperanza y pánico ahora se disponen. Algunos de los marineros contratados decidieron poner el bote salvavidas que estaba en la cubierta en el agua y remar a la orilla, con suerte navegando a través de las rocas que temían que estuvieran allí; salvarse a sí mismos primero. Estaba oscuro y todavía tormentoso, así que esperando que no fueran descubiertos fingieron que iban hacia adelante para dejar anclas adicionales, esta vez fuera de la proa.  Pablo siempre vigilante, se dio cuenta de esto de inmediato, entendió lo que estaban haciendo y fue a Julio y le dijo que a menos que estos hombres permanecieran a bordo, él (Julio) no sobreviviría. No se afirma exactamente porqué los marineros necesitaban permanecer a bordo o causaría la pérdida de vidas al Centurión (y presumiblemente a los demás). Tal vez fue porque los marineros expertos serían necesarios en las próximas horas para ayudar a manejar el barco. En ese momento Julio se había enterado de que era mejor escuchar a Pablo, por lo que ordenó a algunos de sus soldados cortar las cuerdas que los marineros estaban usando para bajar el bote salvavidas, derrotando su plan. El bote salvavidas, sin embargo, se perdió. Los 276 estaban atrapados en la nave maltratada. A su pensamiento todos se ahogarían juntos o sobrevivirían juntos en las próximas horas. La tormenta estalló y nadie sabía dónde estaban ni qué mañana traería. Sospecho que muchas oraciones fueron levantadas esa noche.

Nos enteraremos del milagroso resultado la próxima vez que nos reunamos.

6355 N Courtenay Parkway, Merritt Island, FL 32953

Copyright © 2022 Seed of Abraham Ministries, Inc.
All Rights Reserved | Copyright & Terms