Month: ח׳ בתמוז ה׳תש״פ (June 2020)

Hechos Lección 25 – Capítulo 10 conclusión

image_pdfimage_print

EL LIBRO DE HECHOS

Lección 25, Capítulo 10 conclusión

Todavía estamos en Hechos capítulo 10. Y aunque lo terminaremos hoy, los temas que surgen de las palabras inspiradas por Dios son muy desafiantes y profundamente importantes para nuestra fe; así que seguiremos profundizando para tratar de extraer de estos pasajes tanto la verdad espiritual como las aplicaciones prácticas.

Los judíos entienden bien el tema principal que subyace a este capítulo; fue la resolución de este lo que los confundió. Pero para los gentiles cristianos le cuesta incluso discernir la naturaleza del verdadero problema; y si no entendemos correctamente el problema, entonces malinterpretaremos el resultado.

Terminamos en el versículo 28 la última vez y para refrescar nuestras memorias el mismo dice esto:

LBLA Hechos 10:28 28 Y les dijo: Vosotros sabéis cuán ilícito es para un judío asociarse con un extranjero o visitarlo, pero Dios me ha mostrado que a ningún hombre debo llamar impuro o inmundo;

El problema subyacente que se está tratando en Hechos 10, es la pureza ritual, especialmente en lo que respecta a las relaciones judías con los gentiles. En este punto de la historia, las Tradiciones (Torá Oral) ya habían distorsionado sustancialmente lo que el Señor había ordenado en la Torá sobre el estado de pureza ritual de los gentiles. Por consiguiente, Hechos capítulo 10 es Dios en el proceso de enderezar eso, al igual que el Sermón del Monte de Yeshua en el Libro de Mateo también fue Dios enderezando las Tradiciones equivocadas en una amplia gama de temas.

A los comentaristas les gusta decir que el tema principal en Hechos 10 era sobre Pedro (y otros judíos) comiendo con gentiles; eso es solo verdad hasta cierto punto. La comida era, de hecho, vista como tal vez la oportunidad más seria, y prevenible, para que un judío se profanase ritualmente. Saber qué animales podían y no podían ser comidos para comer era fácil y todos los niños judíos lo sabían de memoria. Fueron las complicadas reglas sobre el manejo de la comida lo que era problemático y la tradición complicó el asunto. Había varias maneras en que los alimentos perfectamente kosher podían llegar a ser impuros y, por lo tanto, podía llegar a ser incomible a través de un manejo inadecuado. Podía pasar desde el animal siendo criado incorrectamente; o por haber sido sacrificado incorrectamente; o por no drenar y desechar adecuadamente la sangre; o permitir que entre en contacto con otra cosa que era ritualmente impura (incluyendo, especialmente, una persona ritualmente impura) porque la impureza ritual podía transmitirse de objeto a objeto.

La hospitalidad en el Oriente Medio siempre exigía que se le presentara comida a un huésped. Así que si un judío se aventuraba en la casa de un gentil, para ellos sería como entrar a la sala de enfermedades contagiosas de un hospital. Era un gran riesgo porque incluso si la comida que se les ofrecía era de un tipo que un judío normalmente podía comer, no había ninguna garantía sobre cómo se había manejado.

Aún más, los judíos consideraban a los gentiles como naturalmente impuros. Así que cualquier cosa que un gentil tocara ya sea comida, muebles, ropa, ropa de cama, los pisos y paredes de sus hogares, cualquier cosa, los judíos creían que esos gentiles le habían transmitido su impureza y por lo tanto era casi imposible que un judío no se infectara con impurezas rituales. No sólo el mero pensamiento de esto era repugnante, pero entonces habría un proceso difícil y a veces caro para volver a un estado de pureza ritual utilizando los remedios establecidos por la Ley de Moisés. 

¿Por qué los judíos consideraban a los gentiles como automáticamente impuros? Los judíos académicos dirían que fue principalmente porque los gentiles eran idolatras; adoraban a otro dios que no fuera el Dios de Israel. También fue porque las mujeres gentiles no seguían los procedimientos apropiados al final de sus períodos, y los varones no seguían los procedimientos adecuados después de la intimidad con sus esposas, lo que podría haber curado las condiciones ritualmente impuras que venían como resultado. Pero para el judío cotidiano promedio, los gentiles son impuros porque la Tradición dice que lo son; así es como se crearon los gentiles. Sin embargo, ¿qué pasa con los gentiles temerosos de Dios que no eran idolatras, y en cambio sólo adoraban al Dios de Israel? Eso presentó un enigma particularmente difícil sobre el cual no había un acuerdo universal dentro del judaísmo. ¿Podrían asistir a las sinagogas? ¿Podrían cenar con judíos? ¿Podrían ir al Templo? Al final resulta que para los judíos de esta época el enigma se trataba principalmente de la necesidad percibida de circuncisión para los gentiles temerosos de Dios. Tocaremos eso poco después de volver a leer los versículos finales del capítulo 10 de Hechos.

VOLVAMOS A LEER HECHOS CAPÍTULO 10:28 – hasta el final

Las últimas palabras del versículo 28 tienen a Pedro diciendo que Dios le mostró que no llamara a ningún hombre común o impuro. ¿Cómo le mostró Dios esto? Por medio de la visión de las criaturas dentro de una sábana que bajaban del Cielo. Me gustaría poner el clavo final en el ataúd de la enseñanza doctrinal incorrecta que la visión tenía que ver con la comida; es decir, estoy diciendo que esta visión no era en absoluto acerca de Dios abrogando las leyes alimentarias levíticas como es la doctrina cristiana estándar. Más bien, la visión de los animales impuros era meramente simbólica de otra cosa, ya que la visión era esencialmente una parábola. He hecho mi caso sobre esto lo suficiente que todo lo que podría hacer en este punto es repetirlo, así que en vez me gustaría citar un venerado Padre de la Iglesia, el Venerable Bede, un monje inglés que vivió y escribió alrededor del 700 D.C. Este extracto se extrae de su comentario sobre el Libro de los Hechos.

“Me sorprende cómo algunas personas interpretan esto como que tienen que ver con ciertos alimentos que estaban prohibidos por la antigua ley, pero que ahora deben ser consumidos, ya que ni las serpientes ni los reptiles pueden comerse. Tampoco el mismo Pedro lo entendió de esta manera. Más bien lo entendió como el significado de que todas las PERSONAS están igualmente llamadas al evangelio de Cristo y que nada es naturalmente profanado. Porque cuando fue reprochado, él explicó el SIMBOLISMO de esta visión, no como dando la razón del porqué él comió bestias, sino por qué él se asoció con gentiles”.

Bastante correcto; aunque la comida fue utilizada como el simbolismo para la visión, la misma no era sobre la comida.

Por consiguiente algunos podrían decir que cuando yo les enseño que las leyes alimentarias levíticas no fueron abolidas, y que esta visión-parábola dada a Pedro ciertamente no lo hizo (porque esto no tenía nada que ver con la comida en primer lugar), es sólo porque yo tengo una teología de raíces hebreas o una teología mesiánica; pero aquí tenemos a un gentil monje cristiano inglés de gran reputación, diciendo exactamente lo mismo hace 1300 años y desconcertado de que algunos de sus compañeros cristianos no podían ver eso.

Así que la conclusión es que a Pedro se le está enseñando que Dios no crea nada que sea naturalmente impuro; que no hay nada impuro creado en su estado natural. Más bien todas las cosas comienzan como ritualmente puras. Así que para que algo se vuelva impuro, algo tiene que sucederle. Ahora, antes de que alguien diga: ‘espera un minuto, pensé que un buitre, por ejemplo, era un pájaro impuro?’  No, no lo es. Es simplemente un pájaro que el Señor dice que no está permitido para comer, y por lo tanto también para fines religiosos como el sacrificio. Un buitre no es, por sí mismo, impuro, porque puro e impuro, versus permitido y prohibido son dos asuntos completamente diferentes que la Torá trata por separado. Un buitre no es permitido para la comida; pero no es por naturaleza impuro.

Además, el principio de Dios es que cada cosa creada es creada espiritualmente común. Los objetos y las personas comunes pueden permanecer en el estado espiritual de común y puro, o pueden ser elevados a santos por decisión de Dios. Por el contrario, los objetos y las personas que son comunes y puras pueden ser degradados a impuros (generalmente por un acto del hombre). Pero nunca un hombre puede elevar lo común a lo santo; eso recae puramente dentro de la autoridad de Dios. Lo que acabo de decirles es tal vez uno de los principios más importantes de Dios que hay, y está claramente dicho en la Torá Bíblica; es decir, esto no es tradición o costumbre ni es especulación o alegoría.

Pablo dijo esencialmente lo mismo a su manera, y en un contexto ligeramente diferente, en el Libro de los Romanos.

LBLA Romanos 14:14 14 Yo sé, y estoy convencido en el Señor Jesús, de que nada es inmundo (impuro) en sí mismo; pero para el que estima que algo es inmundo (impuro), para él lo es.

Aquí Pablo admite que (como Pedro) tuvo que ser persuadido por el Señor de que nada es impuro por sí mismo (ya sea una persona o un objeto, Dios no crea nada impuro). Tenía que estar convencido (tener un cambio de mente) porque como un fariseo altamente entrenado, Pablo había sido enseñado de otra manera. Los fariseos (y todo el judaísmo) creían que los gentiles eran, esencialmente, nacidos como personas naturalmente impuras. Por lo tanto, otro principio importante de Dios está en juego en nuestra historia; no es importante sólo para los judíos, sino también para los gentiles creyentes. Cuando algo es impuro, el mismo no ser hecho santo. Primero lo impuro tiene que ser restaurado a un estado espiritual de pureza y común. Y entonces de puro y común, Dios puede elevarlo a santo.

 Fíjate en este pasaje de los Romanos que Pablo está hablando de una persona que cree que algo es impuro. Y si esa persona cree que algo es impuro entonces para él o ella es impuro. Pero (y aquí está lo importante) este principio no funciona al revés. Pablo nunca dice, “Oh sí, y viceversa”. Nunca dice que si crees que algo está ritualmente puro, pero es impuro, entonces para ti está puro.

Sin embargo, eso generalmente se lee en este pasaje y se enseña como si eso fuera lo que dijo. Espero que lo veas. Este pasaje sólo se ocupa de cosas impuras, no puras.

Verás, si bien no hay peligro para nosotros el considerar algo impuro y por consiguiente lo evitamos (incluso si ese objeto es en realidad ritualmente puro), hay peligro en asumir que algo está puro (cuando Dios dice que el objeto es realmente impuro) y participamos de él de todos modos. Y eso es precisamente lo que preocupaba a los judíos el entrar en contacto con gentiles. Así que la actitud fue desarrollada: mejor seguro que mal. Es mejor errar en el lado de considerar a los gentiles y todo lo que contactan impuros (y así evitarlos), que considerarlos puros y estar equivocados, y así llegar a ser ritualmente profanados.

Sé que esto es tan difícil de internalizar en nuestra mente, pero eso se debe a que este proceso de pensamiento nunca ha tenido un lugar en la vida o discusión cristiana gentil. Por alguna razón, hace siglos, los estados espirituales de puro o impuro han sido eliminados del pensamiento y la ideología cristiana. Pero es bíblico e histórico y la misma sigue en vigor. Los gentiles simplemente han sido ignorantes de esto, porque se explica sólo en el Antiguo Testamento. Y esta ignorancia a veces ha llevado a una grave incomprensión de algunos pasajes de las Escrituras del Nuevo Testamento.

Y por cierto, Pablo no está hablando de la gente, aquí, mientras habla de considerar algo como impuro. Él Está hablando de objetos, principalmente de comida. ¿Cómo lo sé? Porque en el siguiente verso de Romanos dice:

LBLA Romanos 14:15 15 Porque si por causa de la comida tu hermano se entristece, ya no andas conforme al amor. No destruyas con tu comida a aquel por quien Cristo murió.

Por favor, escucha lo que estoy a punto de decirte. Si tu no crees que las leyes alimentarias bíblicas importan, entonces probablemente no te emocionará lo que tengo que mostrarte (a veces la verdad no es fácil de tragar…). Fíjate que (porque esto generalmente se enseña al revés) Pablo no dice “si tu hermano está molesto por la comida que evitas”. Es decir, esto no se trata de si tu hermano creyente está molesto porque te ve evitando los alimentos que piensas que son impuros. Más bien Pablo dice: ‘si tu hermano está molesto por la comida que comes’ (y recuerda, en el versículo anterior, el contexto trata de considerar algo impuro). Piensa en esto: ¿se enfadaría un hermano por la comida que comes si cree que está pura? Obviamente no; así que la comida pura no es el contexto. Más bien si un compañero Creyente te ve comiendo alimentos que son impuros para él, a pesar de que no te importa seguir las leyes de alimentos bíblicamente kosher, entonces es egoísta para ti comer comida delante de él que para él es impuro (Pablo dice que no es amoroso porque es molestoso para él). Y sin embargo, este versículo se enseña típicamente exactamente lo contrario; en cambio, por lo general se enseña como Pablo diciendo, que si una persona considera que la comida está pura, entonces el que considera que la comida es impura es el que está haciendo mal y molestando a su hermano. Permítanme ponerle un punto más fino al darles un ejemplo de cómo se aplica este versículo. Si vienes a mi casa por invitación a cenar, y sé que observas las leyes de alimentos bíblicos, pero sigo sirviendo cosas que sé que son impuras para ti, pero me las como de todos modos (aunque no insisto en que hagas lo mismo), Pablo dice que no es algo amoroso para mí. No eres tú haciendo mal porque no te comes las cosas que te sirvo que consideras impuras; soy yo el que está mal al ponerte en esta posición incómoda.

Romanos 14:15 no se trata de lo que se evita; se trata de lo que se come. Este pasaje no se trata de alimentos puros, se trata de alimentos impuros. Este principio es una relación un acuerdo y siempre se presenta en la Biblia como una relación.

En nuestros días y época, lo que elegimos comer ha adquirido mayor importancia no por la escasez (al menos no en el mundo occidental), sino por la cuestión de mantener una buena salud y alcanzar una vida útil más larga. Las personas, incluyendo a los creyentes, les importa mucho que su dieta sea orgánica y saludable, pero no les importa si Dios dice que un alimento en particular debe ser comido en absoluto. Puedo entender esto para el mundo secular; ¿pero para los creyentes? Amados hermanos, Dios ha enumerado específicamente en Su Palabra lo que es comestible como alimento para nosotros y lo que no lo es. La lista prohibida es pequeña, y no es nada difícil de evitar. Su salud corporal es, por supuesto, importante y usted debe esforzarse por comer sano; pero su salud espiritual es más importante y eso comienza por ser obediente a los mandamientos del Señor. El capítulo 10 de Hechos no se trata directamente de alimentos; se trata de la pureza ritual en lo que respecta a los gentiles. Así, en el versículo 29, después de que Pedro ahora entiende que la salvación en Cristo también es para los gentiles, y que Dios no ve a los gentiles como intrínsecamente inmundos (y Él debe saberlo), Pedro le pregunta a Cornelio por qué le ha pedido que venga. La respuesta de Cornelio comienza en el versículo 30.

Cornelio le relata cómo él también tuvo una visión y ocurrió a la hora de las oraciones tradicionales de la tarde (tradicional para el judaísmo). Y el hombre en su visión (antes este hombre era referido como un ángel) le dijo que enviara a buscar a Pedro, y también le dijo dónde estaba Pedro. Así que Cornelio fue obediente, mando a buscarlo, y reunió a amigos y familiares porque seguramente Dios tiene algo importante que decir por medio de Pedro.

Pedro ahora habla. Y enlosl versículos 34 y 35 él comienza con una admisión humilde (y algo que lo cambio) diciendo que AHORA entiende plenamente que Dios no es parcial sólo para los judíos, sino más bien a cualquier hombre de cualquier nación o pueblo que se inclina ante Él y hace lo correcto (que significa justo ante los ojos de Dios) es bienvenido para Él. Pedro no entendió esto excepto en las últimas 72 horas como resultado de la parábola de la visión que Dios le mostró. Hasta AHORA no pensaba que fuera posible que los gentiles pudieran ser salvos en nombre de Yeshua. Para ser claros: Dios no había cambiado nada. Es sólo que Pedro lo había tenido mal toda su vida. Los gentiles siempre habían tenido una manera de llegar a ser bienvenidos para Dios. La muerte expiada de Cristo no estaba dirigida sólo a conseguir judíos en el Reino; estaba dirigido a todas las personas en la tierra sin excepción. La muerte y resurrección de Cristo explicaron cómo finalmente se produjo la promesa del Pacto Abrahámico de que todos los pueblos de la tierra serían bendecidos por medio de Abraham y sus descendientes hebreos.

En los versículos 36 al 40 Pedro asume que Cornelio está muy consciente de los problemas rituales de pureza entre judíos y gentiles, y también está algo familiarizado con la historia de la vida, muerte y resurrección de Yeshua. Entonces Pedro continúa resumiendo los acontecimientos importantes de la vida y la misión del Mesías.

Pero no podemos perder el tono subyacente; Pedro está aclarando que la salvación llegó primero a los judíos, y ahora los gentiles escucharían de esta salvación que los judíos tienen como resultado de su Mesías judío por parte de testigos judíos que hablarán de la vida y las enseñanzas de Cristo. Pedro enfatiza ese punto del versículo 41 cuando dice:

LBLA Hechos 10:41 41 no a todo el pueblo, sino a los testigos que fueron escogidos de antemano por Dios, es decir, a nosotros que comimos y bebimos con Él después que resucitó de los muertos.

Fueron los judíos los testigos elegidos; de hecho, era un grupo selecto de judíos entre los que Pedro era uno. Por consiguiente, aun cuando Cornelio y otros gentiles temerosos de Dios son aceptables para Dios, los gentiles deben tener en cuenta que la Palabra de Dios fue dada a los judíos 1400 años antes; el Salvador es judío; aquellos que conocen la Palabra de Dios, y que la protegen y se lo dicen a los demás son judíos; y la salvación se dio por primera vez a los judíos. Así, los judíos ocupan un lugar de preeminencia y liderazgo en la fe, y son los judíos los que se encargaron de predicar y testificar acerca de Yeshua; no los gentiles. Pablo diría esencialmente lo mismo para comenzar Romanos capítulo 3.

Romanos 3:1-4 LBLA

¿Cuál es, entonces, la ventaja del judío? ¿O cuál el beneficio de la circuncisión?

 Grande, en todo sentido. En primer lugar, porque a ellos les han sido confiados los oráculos de Dios.

 Entonces ¿qué? Si algunos fueron infieles, ¿acaso su infidelidad anulará la fidelidad de Dios?

 ¡De ningún modo! Antes bien, sea hallado Dios veraz, aunque todo hombre sea hallado mentiroso; como está escrito:

Pero tal vez la declaración más importante en el discurso de Pedro a Cornelio y su familia que muestra que Pedro realmente entendió lo que Dios le mostró en su visión, es una declaración en el versículo 43 que forma el fundamento para el Cuerpo congregacional de Cristo.

Hechos 10:43 LBLA 43 De éste dan testimonio todos los profetas, de que, por su nombre, todo el que cree en Él, recibe el perdón de los pecados. 

Ahí está el Evangelio del Mesías Yeshua en pocas palabras. Es inclusivo, el mismo requiere confianza en Yeshua, y a través de esta voluntad los pecados de uno son perdonados. Quiero decirlo una vez más; mientras que este era un concepto revolucionario para Pedro, él admite fácilmente, que él lo había tenido todo mal hasta ahora y de hecho todos los profetas del AT dieron testimonio de Cristo y lo que Su venida significaría para todos, no sólo para el pueblo judío.

Mientras Pedro aun hablaba estas palabras, dice el versículo 44, el Ruach HaKodesh lo interrumpió y cayó sobre todos los que estaban escuchando.

Lo que esto significa es simple; La familia y amigos gentiles de Cornelio creyeron en el mensaje de Pedro, y creyeron que Yeshua era El Mesías, y aceptaron que el Mesías de los judíos era también el Mesías para los gentiles.

Pero ahora en el versículo 45 viene la cuestión que resultaría ser una de las más polémicos (y más incomprendidas) en cuanto a salvación; la cuestión de la circuncisión para los varones gentiles que tornaron sus vidas al Mesías Yeshua. Hablaremos más sobre eso en un momento, pero primero notamos que los circuncidados que estaban presentes se asombraron porque el don del Espíritu Santo recayó sobre este grupo de gentiles. Que uno de esos gentiles fuera un oficial del ejército romano era aún más asombroso, ya que este hombre era el símbolo más visible de la opresión de Roma sobre el pueblo de Dios. Además, estos gentiles comenzaron a hablar en lenguas y a alabar a Dios, de maneras que nadie que no lo conociera a Él íntimamente podría, hacer.

La versión en inglés CJB (la Biblia Completa Judía, esa versión no está disponible en español pero estos estudios que son traducidos al español fueron hechos con esa Biblia y fueron hechos en inglés) ) y otros añadirán la palabra “facción” o “creyentes” a la palabra circuncisión; esas palabras no están allí en el griego original. Sin embargo, para que esta frase tenga sentido, algo necesita ser añadido a la palabra circuncisión. Entonces, ¿a quién se refiere la “facción” de circuncisión? Dado que esto se refiere a los judíos, naturalmente ellos fueron circuncidados, creyentes o no creyentes. Sin embargo, en Hechos capítulo 11 se nos dice que fueron exactamente 6 judíos que salieron con Pedro de Jope a conocer a Cornelio. Y que esos 6 judíos eran hermanos, queriendo decir que eran creyentes. Así que entre estos 6 creyentes que acompañaron a Pedro, algunos de ellos pertenecían a un subgrupo de creyentes judíos que pensaban que los temerosos de Dios necesitaban ser circuncidados si querían adorar al Dios de Israel. Y lo que había detrás de este requisito de circuncisión era la cuestión de la pureza ritual.

Sin embargo, también tenemos que entender lo que significa la circuncisión en esa época; la misma significaba que uno se convertía en un judío oficial. Una persona literalmente convertida de ser gentil a ser judía. Dicho esto, sería una caracterización errónea decir que aquellos que insistían en la circuncisión de los gentiles temerosos de Dios eran un grupo separado (de la misma manera que los fariseos eran un grupo separado de los saduceos). Más bien eran miembros de los Del Camino, pero tenían la convicción personal de que los gentiles temerosos de Dios debían convertirse a judíos. Además, esto tuvo poco que ver con que un gentil se convirtiera en creyente y seguidor de Yeshua. Es decir, la facción de circuncisión no surgió como resultado del advenimiento de Cristo, y luego exigió que los gentiles se conviertan en judíos para ser salvos. Esta demanda de circuncisión estaba dispersa entre los seguidores que pertenecían a varios segmentos del judaísmo, y El Camino fue considerado (con razón) como uno de estos diversos segmentos del judaísmo. Esta facción de circuncisión había existido mucho antes de la época de Cristo, porque históricamente el judaísmo se había vuelto bastante popular en el Imperio Romano y un buen número de gentiles quería adorar al Dios de Israel.

Por consiguiente, estos creyentes en Yeshua que siguieron a Pedro para encontrarse con Cornelio, el advenimiento de Cristo no cambió nada en cuanto a su necesidad percibida de que un gentil temeroso de Dios se convirtiera al judaísmo (por medio de ser circuncidado). Para ellos, la creencia en Cristo era el camino natural para el judaísmo; no algo diferente o separado. Esto se debe a que el mismo proceso de pensamiento todavía prevalecía: ¿por qué una persona no judía adoraría a un Dios judío y adoptaría a un Salvador judío? Para los judíos de ese día (y hasta ahora, para Pedro) la lógica era impecable. El que un gentil varón temeroso de Dios fuese circuncidado, y por lo tanto se convirtiera en judío, generalmente solucionaba la preocupación de la pureza ritual. Esto iba a ser algo muy difícil de lograr convencerlos, especialmente para Pablo, conseguir que los creyentes judíos de la facción de la Circuncisión cedieran sobre el asunto de la circuncisión para los creyentes gentiles; y nunca ha habido mucho éxito al respecto hasta hoy en día.

Lo que tenemos aquí con el Espíritu Santo cayendo sobre Cornelio y su hogar, es nada menos que un segundo evento de Pentecostés. El primer acontecimiento de Pentecostés fue, por supuesto, obediente a lo que Cristo dijo: “Primero al judío, luego al griego”. Por consiguiente, fue sólo sobre los judíos que cayó el Espíritu Santo en Jerusalén en ese día tan especial de la fiesta bíblica de Shavuot; y ellos hablaban en lenguas. Aquí tenemos a un grupo de griegos (gentiles) que le sucede lo mismo. Para todos los presentes, incluidos los judíos de la facción de la circuncisión, simplemente no había manera de negarlo porque lo vieron con sus propios ojos. Les guste o no, lo entendieran o no, estos gentiles incircuncisos habían sido recibidos por Dios y el espectacular descenso del Espíritu Santo sobre ellos presentaba pruebas innegables.

La respuesta de Pedro fue preguntar inmediatamente: ¿hay algo que prohíba que se sumerjan? Recuerda a uno de los eunucos etíopes que, al aceptar a Yeshua como Salvador, le preguntó a Felipe si había algo que le impidiera bautizarlo. Así que no es que Cornelio fuera el primer gentil en ser bautizado o en recibir el Espíritu Santo. Es que Pedro, la cabeza del Cuerpo de Creyentes en este momento, ahora se da cuenta de que este puñado de casos aislados de gentiles que llegan a la creencia, reciben el Espíritu Santo y se bautizan, no serían únicos, sino que se convertiría en la norma.

Curiosamente no oímos de ninguna protesta por parte de la facción circuncisión. Y no oímos hablar de ninguna demanda o expectativa de que Cornelio y su familia sean circuncidados. Pero como con tantas tradiciones y creencias de tiempo atrás, no importa cuán equivocadas sean, no cambian ni mueren fácilmente. Por lo tanto, la circuncisión de los creyentes gentiles se va a convertir, y permanecer, en una cuestión obstinada dentro de los Del Camino para el resto del Nuevo Testamento.

Parece que se le ha dejado a Pablo, hacer algo más que simplemente declarar que la circuncisión de los gentiles no era necesaria para ser aceptados como adoradores de Cristo; él sería el que tendría que explicar la teología detrás de la misma. Y una vez más permítanme señalar que para los judíos de esta época, la circuncisión no era simplemente una cuestión de seguir un ritual tradicional o una costumbre cultural. Más bien, la circuncisión significaba una cosa y una sola cosa: que uno se era o se estaba convirtiendo en judío. Y con la circuncisión, uno no sólo se convertiría en un judío simbólicamente, ni era un medio para mostrar simpatía o solidaridad con el pueblo judío. Uno se convertía literalmente en un ciudadano judío nacional, y ya no se identificaría más como un gentil.

Pablo trató la cuestión de la circuncisión de los gentiles desde el aspecto más importante, el aspecto espiritual, en Romanos capítulo 2. Cerremos nuestra lección de hoy con lo que dijo al respecto.

Romanos 2:13-29 LBLA

13 porque no son los oidores de la ley los justos ante Dios, sino los que cumplen la ley, esos serán justificados.

 14 Porque cuando los gentiles, que no tienen la ley, cumplen por instinto los dictados de la ley, ellos, no teniendo la ley, son una ley para sí mismos,

 15 ya que muestran la obra de la ley escrita en sus corazones, su conciencia dando testimonio, y sus pensamientos acusándolos unas veces y otras defendiéndolos,

 16 en el día en que, según mi evangelio, Dios juzgará los secretos de los hombres mediante Cristo Jesús.

17 Pero si tú, que llevas el nombre de judío y te apoyas en la ley; que te glorías en Dios,

 18 y conoces su voluntad; que apruebas las cosas que son esenciales, siendo instruido por la ley,

 19 y te confías en que eres guía de los ciegos, luz de los que están en tinieblas,

 20 instructor de los necios, maestro de los faltos de madurez; que tienes en la ley la expresión misma del conocimiento y de la verdad

; 21 tú, pues, que enseñas a otro, ¿no te enseñas a ti mismo? Tú que predicas que no se debe robar, ¿robas?

 22 Tú que dices que no se debe cometer adulterio, ¿adulteras? Tú que abominas los ídolos, ¿saqueas templos?

 23 Tú que te jactas de la ley, ¿violando la ley deshonras a Dios?

 24 Porque el nombre de Dios es blasfemado entre los gentiles por causa de vosotros, tal como está escrito.

 25 Pues ciertamente la circuncisión es de valor si tú practicas la ley, pero si eres transgresor de la ley, tu circuncisión se ha vuelto incircuncisión.

 26 Por tanto, si el incircunciso cumple los requisitos de la ley, ¿no se considerará su incircuncisión como circuncisión?

27 Y si el que es físicamente incircunciso guarda la ley, ¿no te juzgará a ti, que aunque tienes la letra de la ley y eres circuncidado, eres transgresor de la ley?

 28 Porque no es judío el que lo es exteriormente, ni la circuncisión es la externa, en la carne; 29 sino que es judío el que lo es interiormente, y la circuncisión es la del corazón, por el Espíritu, no por la letra; la alabanza del cual no procede de los hombres, sino de Dios.

¿Qué acabamos de oír decir a Pablo? Dice que la verdadera circuncisión es del corazón; espiritualmente no literalmente. Así que la circuncisión carnal siempre fue intencionada como un símbolo externo de algo que sucedió interna e invisiblemente. También dijo que el hombre que obedece a la Torá, pero físicamente no está circuncidado (él es un gentil, no un judío) se presentara como juicio en contra de un judío (una persona circuncidada) que desobedece la Torá de Dios. La circuncisión era un símbolo físico que cualquiera podía usar si confiaba y obedecía o no al Dios de Israel. Pero un hombre que no llevaba ese símbolo físico de circuncisión (un gentil), pero que confiaba en Dios y obedecía la Torá de Dios, Dios lo declararía como justo y aceptable.

Comenzaremos el capítulo 11 de Hechos la próxima semana.

Hechos Lección 26 – Capítulo 11

image_pdfimage_print

EL LIBRO DE HECHOS

Lección 26, Capítulo 11

Antes de nosotros comenzar Hechos 11, quiero tomar mi tiempo para resumir los puntos más importantes de nuestro estudio hasta ahora, para que no nos abrumemos demasiado en hechos y términos nuevos y perdamos el enfoque. Pero antes de yo hacer esto, siento que es necesario hablar con usted con mi corazón por unos momentos. Nosotros hemos pasado 25 semanas, unos 6 meses, solo con los primeros 10 de los 28 capítulos del Libro de Hechos. Y probablemente yo he pasado mucho más tiempo en la historia de la Biblia, y la historia del pueblo judío, e indagando en su cultura, costumbres y manera de pensar y luego tratando de conectarlo todo que cualquier libro que yo haya enseñado. La mayoría de los que me escuchan son gentiles; y por consiguiente tienen muy poca idea de lo que los judíos modernos, y mucho menos de qué se trataban los judíos de antigüedad de la Biblia, ¿y usted también podría estar pensando por qué esto debe ser importante de saber? ¿Cómo nos ayuda esto a entender la Palabra de Dios y  aplicarla a nuestra vida?  Les advertí sobre este enfoque al principio de nuestro estudio porque fuera de enseñar el Libro de los Hechos de esta manera, yo no sabría cómo extraer la intención de su significado.

Por lo tanto, la razón de mi enfoque amplio y largo al enseñarles sobre estos asuntos es que Hechos es el puente estructural que abarca dos épocas: el Antiguo y el Nuevo Testamento. Es el vínculo que une la Ley de Moisés y el advenimiento del Mesías. Sin embargo, lo más importante para nuestra correcta comprensión es que Hechos es un puente 100% judío. Es un puente construido enteramente sobre la base de la sociedad judía, el acero de los procesos de pensamiento judío, los remaches de conexión de la religión judía de esa época, y el trabajo de las tradiciones históricas que se habían desarrollado y nutrido a lo largo de los siglos que impulsaron el comportamiento y las decisiones judías. Todos los escritores del Antiguo Testamento eran judíos (o más correctamente, Hebreos), y todos los escritores del Nuevo Testamento eran judíos excepto el temeroso de Dios, Lucas, que parece haber permanecido como un gentil creyente de Cristo pero arrojado en el grupo con los discípulos y apóstoles judíos de Cristo, incluso convirtiéndose en un compañero de viaje de Pablo, y todo lo que podría haber faltado de él siendo un converso judío fue la circuncisión.

A menudo me han preguntado, qué hizo que mi esposa y yo nos atreviéramos alejarnos de las principales instituciones cristianas y comenzar este ministerio de enseñanza bíblica desde una perspectiva de raíces hebreas. Una forma de enseñar que desafía las cosas en las que todos hemos creído en un momento u otro.  Robert McGee, me dijo una vez, que a veces tenemos que hacer una pausa y examinar seriamente por qué creemos en lo que creemos. Yo le he dicho a mis amigos cercanos hace mucho tiempo que, en mi opinión, la mayoría de las instituciones cristianas se han alejado de liderar a sus rebaños en busca de la verdad y, en cambio, han alentado a sus miembros a mantener y defender su status quo doctrinal particular. Es decir, dependiendo de cuánto tiempo haya existido una determinada denominación, en algún momento, en su primer inicio, un grupo de líderes decidió lo que era verdad, en qué creían, los enumeraron y las llamaron doctrinas, y se propusieron enseñar esas doctrinas como inmutables. Salvo en los casos más raros, estas doctrinas no pueden ser impugnadas; más bien deben ser aceptados sin duda y adheridos a perpetuidad, o al disidente se le suele pedir que se vaya a otro lugar.

Para estas denominaciones, la búsqueda de la verdad terminó el día en que sus doctrinas fueron publicadas porque desde su perspectiva se había encontrado toda la verdad que existía. 

Tal vez el problema principal que tengo con esa mentalidad, es que no permite el desarrollo de los misterios de la profecía bíblica, ni permite la continua revelación progresiva y los inevitables giros y vueltas que trae consigo. Por lo tanto, la nueva información y las nuevas circunstancias a menudo se cubren o se ignoran intencionalmente porque pueden contradecir la doctrina mantenida durante mucho tiempo. El inesperado regreso de Israel como nación judía en 1948 es un ejemplo de esto.

Hoy en día la Biblia no se enseña generalmente verso por verso, de manera cronológica, ni se enseña en su contexto histórico. Por una razón, en esta era de vidas agitadas y poca atención la audiencia congregacional por lo general no tiene paciencia para esto (así que te aplaudo por permanecer aquí). Más bien, la Biblia se enseña de acuerdo con lo que los eruditos llaman apologética. Apologéticas son argumentos o justificaciones razonadas de algo; generalmente una justificación de ciertas doctrinas religiosas establecidas. Por lo tanto, si un pasaje bíblico parece decir algo diferente de lo que exige la doctrina confesional, entonces el pasaje bíblico se declara irrelevante para nuestros tiempos, o se alegoriza de una manera bien pensada para que se ajuste a la doctrina inmutable. Así que una vez más; durante muchos siglos, ahora, el tema ha sido menos sobre la búsqueda de la verdad de Dios o acoger una nueva revelación con una mente abierta y un alma sedienta; pero la misma es más sobre la defensa de creencias y tradiciones apreciadas y familiares que están firmemente encerradas detrás de una puerta de credos y doctrinas confesionales. Si los primeros discípulos de Yeshua hubieran pensado y se hubieran comportado de esa manera, en lugar de estar abiertos a la nueva revelación de Su venida y todo lo que implicaba, la fe que amamos y contamos habría nacido muerta.

Más bien, yo quiero estar personalmente preparado y ayudarte a preparar, para lo que venga después en el plan redentor de Dios para la humanidad (y mucho se ha prometido y está por venir). No quiero perdérmelo, y no quiero que te lo pierdas por mentes cerradas y doctrinas rígidas hechas por el hombre. Por lo tanto, aquí, en la clase de Torá del ministerio de Seed of Abraham, estamos haciendo todo lo posible (ciertamente imperfectamente) para tratar de abrir, aunque sea un poco, lo que en muchos casos ha sido una puerta cerrada y vigilada. Y la clave de esta puerta es entender a estos antiguos pueblos de la Biblia, sus tiempos y manera de pensar, la intención de sus palabras, y el contexto y las circunstancias en que las pronunciaron, como se encuentra en las Sagradas Escrituras. Me doy cuenta de que esto es a menudo incómodo para usted porque es mucho más fácil simplemente resolver algunos asuntos básicos y nunca tener que abordarlos de nuevo. La mayoría de las personas vienen a la Iglesia para tener camaradería casual con otros creyentes que tienen ideas afines a las de uno y para ser emocionalmente edificados; sentirse mejor cuando salen que cuando llegaron. Quieren validación de lo que siempre han creído.

Sin embargo, al igual que el madurar de un niño a un adulto nos obliga (esperemos) a reconsiderar cosas en la vida que en algún momento parecían simples y fáciles de entender cuando éramos niños, pero involucran múltiples tonos de gris y principios contradictorios a medida que llegamos a la adultez, así es que a medida que aprendemos de Cristo y Su amor sacrificial, lo que lo llevó a Él a la cruz , si nos esforzamos por madurar en Él, nosotros vamos a descubrir que ciertos principios y patrones de Dios no son tan directos o tan fáciles de aplicar a nuestra vida como primero pensamos.

Y a veces para nuestra mayor incomodidad nosotros también descubriremos que ciertas doctrinas se formaron originalmente, debido a agendas humanas en el pasado que no son tan evidentes para la congregación hoy en día, y una vez desenterradas pueden ser preocupantes. Sin embargo, nuestra meta al aprender la Palabra de Dios, y en respuesta a ser obedientes a la misma, no debe ser sobre nuestra búsqueda de consuelo; debe ser sobre nuestra búsqueda de la verdad. Y puedo decirte por experiencia, la verdad no siempre es cómoda. La Palabra de Dios es tan amplia y profunda que ningún hombre, ningún maestro, ningún pastor, ningún rabino tiene toda la verdad, o conoce toda la verdad, porque el camino de Dios es revelar cada vez más de la verdad en Su buen tiempo; por lo que nuestra búsqueda debe ser continua. Sin embargo, hay cosas que nosotros podemos probar razonablemente, y nosotros podemos concluir y saber con certeza si trabajamos con esto, y en ocasiones esto nos lleva a cosas que hemos asumido que eran verdad, pero nueva información que mejor se ajusta a la Palabra de Dios exige que ahora debemos desaprendernos de las mismas. Eso requiere valor y persistencia, se necesita fe, y se necesita humillarnos ante el Espíritu Santo, de tal manera que no seamos tan alérgicos a descubrir que pudimos habernos equivocados sobre algunas cosas importantes concernientes a nuestra fe a la que nosotros cerramos los ojos y los oídos.

Pero como ningún otro libro jamás escrito, la Biblia nos dice que, si buscamos diligentemente la verdad dentro de los pasajes inspirados por Dios, estamos garantizados de encontrarla. También se nos dice que la verdad nos liberará. ¿Libre de qué? De la esclavitud al pecado que comenzó con una mentira en el Jardín del Edén; no libre de hacer cualquier cosa que queramos. La verdad nos libera; la libertad no se obtiene de obstinadamente (quizás con miedo) aferrarse a doctrinas y costumbres impuestas por el hombre, que han sido tan cálidas y consuetudinarias para nosotros a lo largo de los años que no hemos tenido que pensar en ellas dos veces. Nosotros no hemos estado muy motivados en preguntarnos por qué creemos lo que creemos. Eso es, sin embargo, de hecho, lo que yo les estoy pidiendo que hagan.  

Por consiguiente, lo que nosotros hemos aprendido hasta ahora en el Libro de los Hechos son cosas que, para algunos, pueden ser inquietantes; para otros, informativo e iluminador. Por ejemplo: esa creencia en Jesucristo surgió de la religión de los judíos, así como Yeshua mismo era un judío hereditario, genealógico y cultural. La religión de los judíos desde algún momento después del exilio babilónico es lo que hoy llamamos judaísmo, a pesar de que no hay evidencia de que, durante los tiempos del Nuevo Testamento, o antes, el término judaísmo se utilizó para etiquetar la religión judía.

Nosotros también descubrimos que la religión de los judíos en los tiempos del Nuevo Testamento se practicaba de la misma manera que el cristianismo se practica en los tiempos modernos. Es decir, el judaísmo consistía de una serie de facciones que compartían algunas creencias comunes y fundamentales entre ellas, pero también muchas más creencias que estaban en extremos opuestos del espectro (como si la resurrección corporal fuera posible). Además, debido al exilio babilónico unos 600 años antes de la época del Nuevo Testamento, y debido a que la gran mayoría de los judíos exiliados habían decidido voluntariamente permanecer en las diversas tierras extranjeras a las que fueron enviados, había una clara división en la forma en que se practicaba el judaísmo entre los judíos que vivían en la Tierra Santa versus los que vivían en la diáspora (es decir, los judíos que vivían en tierras extranjeras). Los judíos que vivían en la Tierra Santa fueron superados en número 20 a 1 por los judíos de la diáspora. Sin embargo, los judíos de la diáspora en general buscaron en Jerusalén dirección espiritual porque allí es donde se encontraba el Templo, el Sacerdocio y el Sanedrín.

Nosotros también aprendimos que había otras divisiones de facciones en el judaísmo, y estas divisiones de facciones desempeñan un papel significativo en nuestras historias del Nuevo Testamento y sus resultados. La más familiar para los cristianos es la división entre los saduceos y los fariseos; los dos partidos sociales/religiosos/políticos más predominantes de los judíos. Pero la causa de esta división no es evidente, si no entendemos los fundamentos del judaísmo y la sociedad judía de esa época. Fueron los saduceos aristocráticos quienes operaban el Templo, controlaban el sacerdocio y dirigían la Corte Judía: el Sanedrín. Pero fueron los fariseos sabios los que eran los supervisores de las sinagogas. Por lo tanto, la Sinagoga y el Templo eran rivales y tenían poco en común. La sinagoga se parecía mucho a un aspecto típico de la Iglesia en su construcción, asientos, plataforma de habla y estructura de autoridad. La sinagoga es donde los rabinos y otros enseñaron sus doctrinas e interpretaciones bíblicas y la sinagoga fue el centro de la vida religiosa judía diaria. Sólo había un templo, pero había cientos y cientos de sinagogas. Y había una sinagoga presente en general donde quiera que surgía una comunidad judía de un tamaño sostenible.

Especialmente para los judíos de la diáspora que vivieron cientos, y en algunos casos a mil millas o más, de Jerusalén, no era habitual que en el transcurso de sus vidas vinieran a visitar el Templo para una fiesta bíblica o a sacrificar allí; era simplemente demasiado caro, demasiado lento, demasiado peligroso y demasiado poco práctico. Así que su apego a su religión judía era a su sinagoga local. Cuando la gente iba regularmente a adorar y tenía comunión, incluso en Jerusalén, por lo general no era al Templo, sino a su Sinagoga. Así que debemos entender necesariamente que para Yeshua y para todos Sus seguidores, así como para todos los judíos regulares, el suyo era el mundo de la Sinagoga, y sólo en ciertas ocasiones ceremoniales se aventuraron al Templo e interactuaron con los sacerdotes.

Los principios doctrinales centrales de la Sinagoga se pueden resumir en una sola palabra hebrea: Halajá. Halajá fue una fusión y mezcla de la Torá Bíblica, tradiciones y costumbres antiguas. Era su manual no sólo para su religión, sino por su comportamiento cotidiano.

Todavía no era un manual escrito (que no llegaría a serlo hasta dentro de un par de siglos), sino que fue enseñado oralmente y aplicado por varias autoridades religiosas judías que no estaban de acuerdo en muchos asuntos importantes; esta es una de las principales razones de las varias facciones del judaísmo que se desarrollaron y las luchas internas interminables que por lo general sólo equivalía a un debate apasionado, pero a veces se extendía a la violencia. Todos los discípulos y seguidores de Yeshua pertenecían a una facción u otra del judaísmo, y a una sinagoga u otra, por lo que no tenían una sola mentalidad unificada incluso después de llegar a la creencia. Y vemos que esto se desarrolla desde el principio entre los discípulos cuando escuchamos a los creyentes helenistas (hablantes griegos) frente a los creyentes hebreos (hablantes hebreos) que no confían unos en otros para repartir dinero y comida imparcialmente a las viudas de su grupo.

A pesar de sus diversos niveles de devoción al judaísmo, para el pueblo judío no se desvía la realidad de que en los tiempos del Nuevo Testamento el mundo era un mundo romano gentil; las Tierras Santas estaban en manos de los romanos y los judíos de la diáspora vivían en una provincia u otra del Imperio Romano. Había sido así, siguiendo 2 siglos en el momento de la ejecución de Cristo. Los judíos de la diáspora trataban por necesidad todos los días el mundo mayoritario y sus muchas complejidades. Al igual que el proverbio de la rana en la tetera, lenta e imperceptiblemente los judíos de la diáspora se encontraron mirando y pensando cada vez más como sus gentiles vecinos. Pero los judíos más piadosos y celosos de la Tierra Santa que vivían más cerca del símbolo más grande de su herencia, el Templo, y más cerca del centro de poder de la autoridad religiosa judía, Jerusalén, tendían a mantener la mayor distancia posible entre ellos y los gentiles. Fue en este contexto que surgió una nueva facción del judaísmo, nacida en el mundo de la Sinagoga. Esta facción creía que Yeshua de Nazaret era el Mesías que habían estado esperando. Pero, la revelación progresiva demostró visiblemente que era un tipo diferente de Mesías de lo que las costumbres y tradiciones judías de tiempo atrás habían dicho que debían esperar; El mismo no llevaría a los judíos a una revuelta en contra de Roma, lo cual era la expectativa #1. Además, no era un mero hombre; De hecho, era descendiente del rey David, pero también dijo ser Dios. Aún más desconcertante, si no decepcionante, Él lograría el objetivo de traer el Reino de Dios, un Reino Judío, a través de Su muerte y resurrección; no a través de su carisma personal y una serie de impresionantes victorias militares que liberarían a Judá. Más esto sería un reino espiritual en lugar de un típico reino físico. La mayoría de los judíos eran entonces como la mayoría de los cristianos hoy en día: esto simplemente no era lo que sus líderes religiosos de confianza les habían dicho que un Mesías sería y haría, por lo que incluso la vívida realidad de Yeshua y de Sus milagros que muchos de ellos presenciaron personalmente no los incentivaba. Mantener su familiar estatus quo doctrinal era lo que importaba, y también lo que exigía y también era lo que los líderes religiosos judíos demandaban; no aceptar la verdad recién revelada. 

Por consiguiente, nosotros encontramos en la muerte de Yeshua, que un pequeño grupo de 12 discípulos tomó la causa como su liderazgo, y su facción particular del judaísmo llegó a ser conocida como El Camino. No dejaron de ir a la sinagoga; no dejaron de ir al Templo. No dejaron de practicar su judaísmo ni dejaron de obedecer la Ley de Moisés.

De hecho, en una ocasión en particular, el primer Shavuot (Pentecostés) después de la crucifixión de Yeshua, los 12 discípulos (todos galileos) estaban en Jerusalén en obediencia a la Ley, y junto con miles de judíos de la diáspora que estaban allí con el mismo propósito, vieron y experimentaron algo que los sorprendió. El Espíritu Santo descendió visiblemente sobre los seguidores de Yeshua y todos ellos comenzaron a hablar en lenguas extranjeras que no conocían. Pedro y otros discípulos usaron este evento como trampolín para enseñar a otros judíos acerca de Yeshua y lo que significaba la venida del Espíritu, pero fueron arrestados por el Sumo Sacerdote y les dijeron que dejaran de hablar de este Yeshua.

Poco después, un creyente judío de habla griega de Samaria llamado Esteban fue a una de las más de 400 sinagogas en Jerusalén para predicarles el Evangelio, y se indignaron tanto por lo que tenía que decir que lo llevaron al Sanedrín. En un juicio apresurado por la corte, fue condenado y rápidamente apedreado hasta morir. Inmediatamente después de esto, varios judíos en Jerusalén se propusieron destruir esta nueva facción radical del judaísmo, por lo que los creyentes aterrorizados huyeron de Jerusalén a partes más seguras de la Tierra Santa y a países cercanos.

En respuesta, el Sanedrín envió a Pablo, un fariseo estricto, tras un grupo en particular de creyentes que habían huido a salvo en Damasco, Siria. En el viaje para ir arrestar a estos simpatizantes de Jesús, Cristo confronta a Pablo en forma espiritual, desde el Cielo, y Pablo, aunque cegado, se convirtió en el creyente más nuevo. El mismo celo que tenía por acorralar y castigar a los creyentes él ahora usaría para difundir el mensaje del evangelio.

De vuelta en la Tierra Santa, Pedro y Santiago, hermano de Yeshua, fueron los líderes incuestionables de los Del Camino. Pedro estaba deambulando, haciendo nuevos discípulos de los judíos de la Tierra Santa y comprobando el bienestar de algunos de los creyentes dispersos, cuando tuvo una visión que cambiaría para siempre otro error fundamental en su teología judía basada en Halajá. Pero antes de tener su visión, un gentil oficial del ejército romano llamado Cornelio tuvo una visita de un ángel diciéndole que fuera a buscar a Pedro porque había algo que Pedro necesitaba decirle. La visión de Pedro ocurrió poco después. La visión era una parábola; implicaba una sábana de tela bajada del Cielo con todo tipo de animales en ella, algunos (si no todos) estaban prohibidos como alimento para los judíos de acuerdo con la Ley de Moisés. Dios le dijo a Pedro que matara y comiera. Esta visión confundió en gran medida a Pedro no sólo por la instrucción, sino porque las palabras utilizadas no pertenecían a la comida; pertenecían a las personas y a los objetos.

Cuando los hombres llegaron a escoltar a Pedro para que fuera a visitar a Cornelio, Pedro de repente se dio cuenta de lo que esta visión / parábola le estaba diciendo; primero, esto no tenía en lo absoluto nada que ver con la comida. Más bien era que Pedro (y todos los judíos) debían dejar de considerar a los gentiles como impuros. ¿por qué? ¿Acaso había Dios recientemente purificado a los gentiles y los había hecho puro? No. Dios había creado gentiles puros (como hace todas las cosas). Si los gentiles de hecho representaban un estatus espiritual, la Torá los llama común. Común era un estado perfectamente bueno, y no era maléfico o malo y ciertamente no era impuro. Fue el judaísmo el que había desarrollado tradiciones que declaraban que los gentiles eran impuros y por lo tanto los judíos no podían tener nada que ver con ellos o se arriesgarían a ser profanados ritualmente. 

Así, dado que Dios le había confiado a los judíos las Buenas Nuevas, entonces esta teología defectuosa sobre los gentiles tendría que ser enderezada para que los judíos creyentes fueran a los gentiles, y los gentiles también pudieran ser salvos.

Mientras Pedro hablaba con Cornelio y su familia, en un segundo acontecimiento de Pentecostés, el Espíritu Santo cayó visiblemente sobre estos gentiles, indicando que creían en el mensaje evangélico y que Dios los había aceptado. Esto aturdió a Pedro y a otros 6 creyentes judíos que habían venido con él. Nunca imaginaron que los gentiles pudieran aceptar al Mesías Judío, y que Dios los aceptara, sin que se convirtieran primero en judíos. Pero ahora que habían aceptado a Cristo, y el Ruach HaKodesh había caído sobre ellos, ¿deberían ser circuncidados y así convertirse en judíos oficiales? Varios creyentes judíos lo pensaban así, y nuestras Biblias generalmente los llaman la facción de la circuncisión. Esto seguiría siendo un tema polémico dentro de los Del Camino, y parece que Pedro era tan ambivalente al respecto como Pablo fue tan franco en contra de esto.

Esto resume bastante bien el camino que hemos recorrido hasta ahora en el Libro de los Hechos. Con esto, abra sus Biblias al capítulo 11 de Hechos y continuaremos nuestra jornada.

LEER HECHOS CAPÍTULO 11 completo

Este capítulo comienza inmediatamente después de los tratos de Pedro con el gentil temeroso de Dios, y el nuevo creyente, Cornelio y su familia. Y el tono de este pasaje es que los creyentes judíos realmente no sabían cómo manejar esta revelación sobre el Espíritu Santo que cae sobre los gentiles. Y la facción de la circuncisión que estaba entre los creyentes sentía que, aunque la salvación en Cristo había llegado sin duda a los gentiles (como lo demuestra la naturaleza visible del Espíritu Santo que descendía sobre Cornelio), sentían que el siguiente paso lógico era llegar a ser judío; y eso se lograba por medio de la circuncisión. De hecho, la creencia era que, si bien uno podía ser salvado siendo un gentil, uno no podía continuar como un gentil.

No es de extrañar que fue en Jerusalén donde Pedro se encontró con esta oposición ya que Jerusalén era el centro de la comunidad original de los creyentes, y todavía era desde donde operaban los líderes de los Del Camino. Pero igual de importante era donde se practicaba el judaísmo en sus extremos más fundamentalistas, por lo que la idea de que los gentiles tuvieran algo que ver con el Dios de Israel era algo que no era aceptado. Pedro puede haber entendido de Dios, que el Halajá estándar de los judíos que decía que los gentiles eran naturalmente impuros estaba incorrecto, pero eso no es algo que sea fácilmente descartado por otros creyentes judíos sólo porque una persona lo dice. Las viejas tradiciones y las formas de pensar le toman mucho más tiempo en morir que eso.  

Fíjate en la queja del versículo 3 que se dirige hacia Pedro: “Fuiste a los hogares de hombres incircuncisos y comiste con ellos.” Esta no es una acusación en la que Pedro esencialmente se asoció con el enemigo. Más bien se trata de una cuestión de pureza ritual y, por lo tanto, el líder del movimiento mesiánico (Pedro) se ha sometido voluntariamente a ser profanado y pensar que está bien. Esto no se acomodaba bien con los creyentes judíos en Jerusalén; después de todo, ¿no debería su líder ser el más piadoso y cuidadoso de todos ellos (como ejemplo para los demás)?

Y por favor tenga en cuenta en todas nuestras lecciones a lo largo de los Hechos (y en cualquier lugar que lea en el Nuevo Testamento) que el término “los no circuncidado” es simplemente un término coloquial judío que significa gentil. Así que vemos que el tema de la circuncisión está directamente ligado a la pureza ritual.

¿Qué hay de un gentil masculino que se circuncida, resuelve ese problema? La misma es porque se supone que la única razón de la circuncisión es negar la identidad gentil y convertirse en judío. Una vez que alguien es judío, entonces esa persona (hombre o mujer) puede entrar en un Mikveh y ser purificado ritualmente de toda su impureza gentil (algo que no podía hacer antes de la circuncisión). Naturalmente, como judío, uno también seguiría la Halajá judía en cuanto a las disposiciones de pureza. En resumen: temeroso de Dios o no; Creer en Cristo o no; la cuestión de la pureza ritual que rodea a los gentiles permanece inalterada ante los ojos de la facción de la circuncisión. Y, de hecho, cuando llegamos a Hechos capítulo 15 y al famoso Consejo de Jerusalén por el cual ciertas reglas debían ser implementadas sobre el creciente número de creyentes gentiles, la misma se trataba enteramente de disposiciones de pureza porque estos nuevos gentiles creyentes esperaban adorar, cenar y tener una comunión abierta con los creyentes judíos. Así que la pregunta era cómo el liderazgo de El Camino podía asegurar a sus hermanos judíos que no se profanarían al estar alrededor de estos creyentes gentiles.

A partir del versículo 4, la defensa de Pedro por entrar en la casa de un gentil y comer con él es contar la historia de la visión/parábola que tuvo cuando estaba en Jope en la casa de Shimon (Simón) el curtidor. Y así lo dice casi palabra por palabra, así como lo leemos en el capítulo 10. Y cuando en el versículo 8, Pedro llega a la parte de decirle a Dios “no” que no comerá las cosas que estaban en la sábana que bajaba del cielo, esto es para dejar claro a los oyentes de Kefa (Pedro) (que era principalmente la facción de circuncisión) que él no es menos un observante de la Torá menos estricto que lo que ellos son. Por lo que él estaba tan horrorizado de escuchar esta instrucción de Dios como la facción de la circuncisión está sorprendida al Pedro decirles sobre la instrucción. Necesito comentar aquí, como hice en el capítulo 10, que Hechos 11:9 está mal traducido en la versión CJB (Biblia Completa Judía, solo disponible en inglés, por lo que yo lo voy a traducir palabra por palabra para beneficio de los hermanos hispano parlante.) Donde dice: “Deja de tratar como impuro lo que Dios ha hecho puro” es incorrecto. Lo que realmente dice es: “Deja de tratar como koinos lo que Dios ha hecho kathartos”. “Deja de tratar como común lo que Dios ha hecho puro”.

No voy a volver a discutir nuestras últimas 3 semanas de estudio por medio de las que hablamos extensamente sobre el estado espiritual llamado común; Dejaré que eso lo revisen ustedes mismos. Pero lo que sí quiero añadir es esto: puedo decirles en este momento que muchos de ustedes están leyendo esta declaración como si Dios (a través de Pedro) estuviera diciendo que Él recientemente ha purificado a los gentiles cuando dice que Él los “había hecho (ellos) puros”. Y te equivocarías. Y la razón por la que automáticamente lo percibes de esa manera es porque todavía lo ves a través del lente que impregna el cristianismo, que dicen a) los gentiles eran impuros y así Dios tuvo que purificarlos, y b) porque todavía quieres relacionar esto con las leyes alimentarias kosher, que la mayoría de los líderes cristianos dicen es lo que la visión de Pedro tenía que ver (no lo era) , y c) porque se enseña que las leyes alimentarias levíticas fueron abolidas para los creyentes (pero eso decididamente no es así).

Más bien cuando Dios dice que hizo a los gentiles puros, Él quiere decir que de hecho los creó (los hizo) como criaturas puras. Sólo el judaísmo, no Dios, declaró en algún momento a los gentiles como criaturas universales y naturalmente impuras. Así que Dios reprendió a Pedro; ÉL no le informó de un cambio. Dios estaba diciendo: ‘Pedro, hice a los gentiles puros, así que no digas lo contrario o los trates de otra manera’. Además, si un gentil (que naturalmente lleva el estatus espiritual “común”) acepta a Cristo, él o ella es elevado al mismo estatus “santo” que los judíos naturalmente llevan. Así que Pedro debe dejar de pensar en los gentiles creyentes como gentiles atrapados para siempre en su estado espiritual “común”; ya no son comunes, ahora son santos como resultado de su fe en Yeshua. Y no es por medio de una circuncisión física y por lo tanto convertirse en judíos lo que los eleva a un estatus santo; es Dios mismo quien declara su elevación a santo….nada más.

El versículo 15 está diciendo una declaración. Allí Pedro les relata a sus oyentes que el Espíritu Santo cayó sobre estos gentiles “así como cayó sobre nosotros al principio”. Es decir, fue otro evento de Pentecostés. Cristo les dijo a los creyentes judíos que esperaran algo asombroso que iba a suceder antes de comenzar su ministerio; y Pedro se da cuenta de que ese evento increíble fue Pentecostés. Fue el arma de arranque al comienzo de una carrera para los creyentes judíos. Pero en Cesarea Maritima, esa misma arma de arranque había sido levantada y disparada señalando el comienzo de la inclusión de los gentiles. Siempre el lema había sido, primero para los judíos y luego para los griegos. Parece que la ventaja de los judíos había terminado. Muy pronto los judíos se encontrarían como el partido minoritario del cristianismo.

La declaración más importante sobre la autodefensa de Pedro a la facción de la circuncisión por su asociación con los gentiles está en el versículo 17:

LBLA Hechos 11:17 17 Por tanto, si Dios les dio a ellos el mismo don que también nos dio a nosotros después de creer en el Señor Jesucristo, ¿quién era yo para poder estorbar a Dios?

Pedro básicamente dice que no es su culpa. Pedro no pone en duda a quién Dios considera digno de salvación. Pedro no elige a quién se le concede el Espíritu Santo; el Señor lo hace. Esto también se remonta a la sabia declaración de Gamaliel a otros miembros del Sanedrín sobre lo que deberían hacer con Pedro y esta creciente facción del judaísmo que ellos no iniciaron ni sancionaron. Un grupo que siguió y adoraba a un carpintero de Nazaret fallecido.

En Hechos capítulo 5, nosotros escuchamos esto:

Hechos 5:38-40 LBLA

38 Por tanto, en este caso os digo: no tengáis nada que ver con estos hombres y dejadlos en paz, porque si este plan o acción es de los hombres, perecerá;

 39 pero si es de Dios, no podréis destruirlos; no sea que os halléis luchando contra Dios.

40 Ellos aceptaron su consejo;

Cuando la facción de la circuncisión oyó esas sabias palabras de Pedro que, por supuesto, eran la verdad, cedieron. ¿Cómo podemos llamarnos seguidores de Dios y luego dar la vuelta y cuestionar quién dios elige como Suyo? En cambio, comenzaron a alabar a Dios, y una realidad escalofriante se estableció sobre ellos. En el versículo 18 leemos:

Hechos 11:18 LBLA Así que también a los gentiles ha concedido Dios el arrepentimiento que conduce a la vida.

Es decir: “¡Esto significa que Dios también ha permitido a los gentiles arrepentirse y tener vida!”

Terminaremos el capítulo 11 la próxima semana.

Hechos Lección 27 – Capítulos 11 y 12

image_pdfimage_print

EL LIBRO DE HECHOS

Lección 27, Capítulos 11 y 12

Hechos capítulo 11, explica que después del incidente con Cornelio y su familia (cuando el Espíritu Santo cayó sobre este grupo de gentiles en un acontecimiento similar al de Pentecostés), Pedro regresó a Jerusalén, donde se enfrentó a una lluvia de cuestionamiento y escepticismo por parte de los Creyentes. Ellos estaban indignados de que Pedro, como su líder, no sólo se asoció con un oficial del ejército romano, sino que incluso tuviera el mal juicio de entrar en la casa de este gentil. El problema para ellos era que, en primer lugar, los gentiles eran los opresores de los judíos. En segundo lugar, todo el mundo sabía que los gentiles estaban ritualmente impuros y por lo tanto al entrar en la casa de este centurión romano, Pedro (el líder de El Camino) se había profanado a sabiendas. Pero tercero, ¿por qué Pedro pensaría querer entregar la salvación y el fruto del Espíritu Santo a los no judíos? En lo que a ellos respecta o sabían, la salvación era más un concepto exclusivamente judío; sólo estaba disponible para los judíos.

Hemos pasado varias semanas discutiendo quizás el principio más universal y central de la sociedad judía: la pureza ritual. La misma cruzó todas las líneas del faccionalismo judío. No importaba si eras un judío helenista o un judío hebreo; un creyente o un fariseo, Esenio o Saduceo. No importaba si vivías en el centro religioso del mundo, Jerusalén, o en una pequeña comunidad lejana en la diáspora donde los judíos eran una minoría. La pureza ritual era la meta, el símbolo y la causa de cómo vivían los judíos, y los gentiles representaban la antítesis de esta.

La única defensa posible de Pedro fue relacionarle a sus compañeros creyentes los asombrosos acontecimientos que lo llevaron a tomar esta decisión igualmente asombrosa. Así que la primera mitad de Hechos 11, está dedicada a esencialmente volver a contar la historia de la visión de Pedro de la sábana llena de animales, y su relación de la extraña instrucción de Dios de matar y comer. Y luego de su comprensión de que la visión era una parábola y que no tenía que ver con la pureza ritual de los alimentos, sino más bien con la pureza ritual (o impureza) de los gentiles. Y que Él les estaba diciendo a estos gentiles el Evangelio de Yeshua, cuando su discurso fue interrumpido por la venida del Espíritu Santo sobre estos mismos gentiles, que incluso hicieron exactamente lo que todos los creyentes judíos en Jerusalén habían hecho en ese primer Shavuot después de la muerte y resurrección de Yeshua: ¡empezaron a alabar a Dios y a hablar extáticamente en idiomas que no conocían! Y por consiguiente, ¿qué debía pensar y hacer Pedro, especialmente cuando recordaba que su Maestro Yeshua les había dicho que mientras Yochanon (Juan el Bautista) solía sumergir a la gente en el agua, nosotros estaríamos inmersos en el Espíritu Santo?

En este punto, los creyentes vieron que Pedro había hecho su caso; no tenía elección en lo que hizo porque el Señor lo había instigado. Así que, con el mejor espíritu que pudieran reunir, dejaron de cuestionar a Pedro y sus motivos y en su lugar comenzaron a alabar a Dios y aun cuando, no tenía sentido para ellos, el Señor ha optado por permitir que los gentiles entren en el redil. Sin embargo, como mencioné la semana pasada, eso no significaba de manera alguna para ellos que la cuestión de la pureza ritual entre judíos y gentiles estaba resuelta.

Ya que vemos en este capítulo a nuestro autor, Lucas, informándonos de un subgrupo dentro Del Camino, que por un lado aceptó a regañadientes que los gentiles podían recibir la salvación, pero por el otro eso simplemente significaba para ellos que el siguiente paso era que estos nuevos creyentes gentiles fueran circuncidados y así se convirtieran oficialmente en judíos. Parecía completamente lógico. Después de todo, muchos gentiles se habían convertido en temerosos de Dios; es decir, renunciaron a sus dioses griegos y comenzaron a adorar al Dios de Israel. Sin embargo, seguían siendo gentiles. ¡Por lo tanto, obviamente, fue que Jehová había considerado apropiado llevar a estos temerosos de Dios a otro nivel por medio de la salvación y el Espíritu Santo, y hacerlos judíos! Todo lo que quedaba, entonces, era que la ceremonia de circuncisión formalizara su conversión.

Vamos a volver a leer los últimos versículos de Hechos 11.

VOLVAMOS A LEER HECHOS CAPÍTULO 11:19 – hasta el final

Por el momento, en ese momento, los judíos creyentes de Jerusalén han aceptado la explicación de Pedro y aunque no están completamente resueltos sobre el asunto de que los gentiles se conviertan en creyentes, han dejado el asunto quieto por el momento. Por lo que Lucas pasa a un tema diferente; la de los muchos creyentes judíos que habían huido de Jerusalén debido a las persecuciones que surgieron en contra de ellos después de que Esteban había sido apedreado hasta la muerte. Sin embargo, al mirar hacia atrás en la historia, lo que realmente está sucediendo es que estamos aprendiendo cómo las Buenas Nuevas se extendieron a tierras extranjeras. Y, por desgracia, el modelo de Dios parece ser que el Evangelio se extiende mejor cuando la comunidad creyente está siendo sometida a tribulaciones. Yo no veo nada en nuestros tiempos modernos que indique que este patrón ha cambiado.

El versículo 19 dice que estos creyentes judíos de Jerusalén habían viajado tan lejos como Fenicia, Chipre y Antioquía para escapar de la persecución. Fenicia era un pueblo marino cuya principal fuente de ingresos era el transporte marítimo. Estaban situados en una fina franja de tierra al norte de la Tierra Santa. Durante siglos había habido buenas relaciones generalmente entre Fenicia e Israel.

Otros fueron a Chipre, una isla en el Mediterráneo. Había una serie de colonias judías en Chipre, ya que proporcionaba un puerto clave en las rutas marítimas. De hecho, los Bernabé cuyo nombre se menciona a menudo en el Libro de los Hechos originalmente provenían de una de las varias colonias judías de Chipre.

Antioquía también se llama Antioquía en las Orontes. Antioquía fue nombrado en honor al odiado gobernador sirio Antioco Epifanes.  Era otro lugar donde las considerables colonias de judíos se habían asentado durante siglos. Así que los creyentes que huían, por supuesto, fueron a lugares donde tenían parientes, o tal vez amigos cercanos, que les ofrecerían refugio.  De hecho, Antioquía y Jerusalén estaban unidos muy estrechamente y había viajes frecuentes entre las dos ciudades de tal manera que los residentes judíos de cada ciudad tenían un nivel de comodidad inusual entre sí. No debería sorprender, entonces, que se nos diga explícitamente que estos creyentes judíos de Jerusalén tomaron el mensaje evangélico sólo a los judíos que vivían en estos territorios aislados, donde se encontraban los judíos extranjeros.

El versículo 20 nos dice que algunos hombres de la isla de Chipre y de la provincia norteafricana de Cirene (hoy Libia) también viajaron a Antioquía para enseñar sobre Yeshua. Eran, por supuesto, creyentes judíos, pero no estaban entre los que habían huido de Jerusalén. Así que hubo mucho evangelismo dirigido a Antioquía, porque allí vivía una gran cantidad de judíos. Pero se nos dice, curiosamente, que estos judíos creyentes también llevaron las Buenas Nuevas a los griegos; es decir a los gentiles. ¿Acaso ellos habían oído hablar de la aventura de Pedro con Cornelio? Probablemente no. Aparentemente descubrieron por sí mismos que si los gentiles en números sustanciales aceptaban al Dios de Israel, también podrían estar abiertos a aceptar al Mesías de Israel. Así que mientras Pablo es el hombre señalado de Dios para llevar el Evangelio a los gentiles, de ninguna manera estaba a cargo de la “misión a los gentiles” ni era el único Creyente al que el Espíritu Santo había movido para presentar a los gentiles las Buenas Nuevas.

Permítanme también señalar algo que es bueno que los alumnos de la Biblia sepan sobre la elección de las palabras utilizadas en el versículo 20. Aquí dice que los creyentes de Chipre y Cirene hablaron de Yeshua a los “griegos”. Nosotros hemos hablado en numerosas ocasiones sobre los helenistas. Los helenistas son ante todo griegos hablantes, pero en segundo lugar en un nivel u otro han tomado de la cultura griega como su forma de vida. Sin embargo, en el Nuevo Testamento, cuando oímos hablar de helenistas, sólo se habla de judíos helenistas. Los judíos, que han tomado el estilo de vida griego, hablan griego como su primera lengua, y en algunos casos han aceptado a Yeshua. Así que los términos judíos helenistas, creyentes helenistas y helenistas significan lo mismo: los judíos de habla griega, algunos de los cuales se convirtieron en seguidores de Yeshua. Pero cuando la intención es referirse a los gentiles del Imperio Romano que hablan griego y viven el estilo de vida regular romano-griego, entonces el término que el Nuevo Testamento utiliza es “griegos” en lugar de “helenistas”. 

El liderazgo de El Camino en Jerusalén se enteró de que un gran número de griegos aceptaban al Señor y decidieron enviar a Bernabé (Bar-Nabba) a Antioquía para investigar. La noticia los tomó completamente de sorpresa. Es probable que la mayoría de estas historias exitosas de los gentiles, si no todas, ya eran temerosos de Dios, de modo que hizo la tarea un poco más fácil, ya que estos temerosos de Dios ya tenían una base para entender lo que los creyentes les dirían sobre el Mesías Yeshua. Y, igualmente probable, a los gentiles temerosos de Dios de Antioquía ya se les había permitido algún tipo de acceso limitado a las Sinagogas, a pesar de que los judíos ultra-piadosos de Jerusalén habrían estado bastante en contra de tal cosa. Lo que estamos viendo aquí en Antioquía es una escala de evangelismo tanto para los gentiles como para los judíos que no tenía precedentes.  

Bernabé dio una credibilidad necesaria al movimiento en Antioquía, ya que era un representante oficial de los Apóstoles… el liderazgo. Y fiel a su nombre, Bar-Nabba animó a los nuevos creyentes a seguir el curso para dar todo su ser a su nueva fe en Yeshua. Seamos claros: por gracia de Dios, Bernabé era el hombre perfecto para el trabajo. Siendo originalmente judío de la diáspora de Chipre, pero ahora habiendo vivido en Jerusalén durante algunos años, podría relacionarse más fácilmente con los judíos de la diáspora de Antioquía y no era tan alérgico a los gentiles como lo eran los judíos criados y nacidos en Jerusalén.

Los judíos de Jerusalén eran los judíos políticamente correctos y ultraortodoxos de esa época, por lo que tenían poca tolerancia a cualquier cosa fuera del Halajá al que ellos hubieran crecido. Eran más rígidos, mientras que los judíos de la diáspora eran más flexibles. Y ya que El Camino era todavía un movimiento en sus etapas de infancia en este punto; así que la cuestión complicada de empezar a incluir a los gentiles en lo que siempre se había pensado era simplemente una secta reciente y alternativa dentro del judaísmo que iba a requerir una mentalidad abierta no típica de los judíos de Jerusalén.

Estoy muy agradecido por la caracterización que Lucas le da a Bernabé como la de un buen hombre, lleno del Espíritu Santo y de confianza. Porque sólo con estos atributos fue él (y somos) capaz de reconocer la gracia de Dios en acción de tal manera que pueda dar forma a nuestras decisiones e incluso cambiar nuestra mente sobre las doctrinas y tradiciones que en algún momento nos aferramos a tanto, pero que ahora necesitamos reconsiderar. El rabino Shulam desenterró un pasaje maravilloso encontrado en los Rollos del Mar Muerto en Qumran, un lugar al que he llevado a muchos de ustedes. Este pasaje se toma del desplazamiento 1QS. El “1” indica en cuál de las varias cuevas se encontró, la Q indica Qumran, y la S indica el tipo de documento y el nombre. En este caso, es el documento de las Normas Comunitarias; un documento que nos ha dado mucha visión de la filosofía, el comportamiento y el estilo de vida de los Esenios, los escritores de los Rollos del Mar Muerto. Por favor, escuchen atentamente estas hermosas e inspiradoras palabras que ruego que todos recordemos y mantengamos cerca de nuestro corazón con regularidad.

“En cuanto a mí, a Dios pertenece mi juicio; en su mano está la perfección de mi comportamiento con la integridad de mi corazón; y con sus justos actos cancela mis iniquidades… si tropiezo, las misericordias de Dios serán siempre mi salvación; y si caigo en el pecado de la carne, en la justicia de Dios, que perdura eternamente, será mi juicio; si mi angustia comienza, él liberará mi alma de la fosa y preparará mis pasos en el camino; él me acercará en sus misericordias y por su bondad puso en marcha mi juicio; él me juzgará en la justicia de su verdad, y en su abundante bondad siempre expiará mis pecados; en su justicia me limpiará de toda la impureza del ser humano y del pecado de los hijos del hombre, para que yo pueda dar gracias a Dios por su justicia y al altísimo por su misericordia”.

No hay mejor descripción del propósito y la esencia de Yeshua, nuestro Mesías, y cómo debemos responderle a Él, que lo que acabamos de escuchar. No es de extrañar que al examinar algunas de las declaraciones y términos del Nuevo Testamento de Yeshua que nosotros encontramos expresados a veces de manera similar, y otras veces casi idénticamente, en los Rollos del Mar Muerto, de tal manera que la evidencia incrementa a llevarnos a que Yeshua ciertamente pasó mucho tiempo con los Esenios, los cuales se veían el uno al otro como espíritus afines.

El versículo 25 tiene a Bernabé, por alguna razón no dicha, dirigiéndose a Tarso en busca de Pablo. Tarso estaba a unas 100 millas al norte de Antioquía, así que este no era un viaje corto. Por la razón que fuera, él trajo a Pablo de vuelta con él a Antioquía. El pasaje dice que Pablo y Bernabé (no sólo Pablo) se reunieron con la congregación (es decir, los creyentes) y enseñaron a un número considerable de ellos y lo hicieron durante aproximadamente un año.

Probablemente Bernabé comprendió que Dios había ordenado a Pablo como Su emisario especial para los gentiles, por lo que parecía apropiado que Pablo fuera incluido en la evangelización y maduración de la congregación en Antioquía. Pero entonces en el versículo 26 se nos dice esto:

Hechos 11:26 CJB También fue en Antioquía que los talmidim por primera vez se llamaron “Mesiánico”. (Para beneficio de la comparación de versos les traduje la versión CJB palabra por palabra)

O, más familiar para nuestros oidos:

Hechos 11:26 LBLA   ………y a los discípulos se les llamó cristianos por primera vez en Antioquía.

Esta es una declaración muy famosa que tardaremos unos minutos en examinar. Nos dice que fue en Antioquía, que El Camino recibió por primera vez una etiqueta diferente por los judíos y gentiles de la diáspora de habla griega que lo que se les conocía en la Tierra Santa. Y la versión CJB dice que el nuevo nombre era Mesiánico; pero prácticamente todas las demás traducciones al español y al inglés dirán cristianos. Este es un asunto complicado pero importante y se necesita una explicación para poner esto en el contexto adecuado y para ayudar a reunir una división de siglos.

La razón por la que quiero abordar esto es: se dice o está implícito en el cristianismo institucional que fue en Antioquía donde nació el cristianismo gentil. La idea es que fue en Antioquía donde los judíos mesiánicos fueron, por un lado, y los gentiles cristianos fueron por otro lado. Si bien eso finalmente sucedió, no sucedió durante la era del Nuevo Testamento, y ciertamente no ocurrió en Hechos 11:26 en Antioquía. Pero la razón por la que parece que fue así, es mayormente por problemas de traducción de idiomas, pero también de semántica. Así que por favor dame tu mejor atención por unos minutos para que pueda explicarte esto; es importante porque lo que vemos aquí en el versículo 26, ha tenido un impacto enormemente negativo en las relaciones judío-cristianas.

La pregunta es la siguiente: ¿verdaderamente aparece aquí la palabra “cristianos”? Y si la palabra no es cristiana, ¿qué es y por qué todas las Biblias en inglés y español insertan la palabra cristianos en el versículo 26?   Permítanme comenzar explicando que a medida que cada vez más personas están empezando a entender, nuestro Mesías no fue llamado Jesús en el momento de Su nacimiento, porque Jesús es una palabra en español, y el español ni siquiera fue inventado hasta siglos y siglos más tarde. Debido a que Él era hebreo, naturalmente se le dio un nombre hebreo al nacer y ese nombre era Yeshua. Sin embargo, en griego Su nombre se traduce a Iesous. Es decir, en griego, es una palabra de 3 silabas al igual que Su nombre hebreo Yeshua es una palabra de 3 silabas. Es simplemente la forma normal de traducción de idioma y lengua que un nombre en un idioma puede sonar muy diferente en otro idioma. El que en español diga Jesús (una palabra de 2 sílaba) es un gran ejemplo de esto.

Ahora; las palabras Mesías y Mesiánico son interpretaciones que suenan similar en español de la palabra hebrea mashiach, pero no son traducciones reales porque la traducción real al español de mashiach es el ungido.

 La palabra cristiana es realmente sólo una interpretación que suena similar al español de la palabra griega christianoi, pero no una traducción real de la palabra. Dado que el Nuevo Testamento fue escrito en griego, entonces debemos entender que christianoi no es más que la variación de traducción griega de la palabra de raíz hebrea mashiach. Este hecho crea serias dificultades teológicas, doctrinales e históricas para nosotros, porque para los oídos de los no judíos parece como si cuando leemos Hechos 11:26 se estaba formando una nueva religión (cristianismo) en proceso de ser formada en Antioquía y sus miembros eran llamados cristianos porque fueron nombrados por su Maestro, Cristo, y estaban separados de los Del Camino que estaba siendo dirigido por los judíos. Así que entonces se asume o se enseña abiertamente que a partir de Antioquía los cristianos gentiles se separaron y comenzaron a asistir a las Iglesias, mientras los judíos mesiánicos asistían a las sinagogas. Y luego, cuando esto sucedió, algunos creyentes judíos etiquetados como judaizantes trataron de detener esta separación de los creyentes gentiles y en su lugar atraerlos de vuelta al judaísmo. Nada de esto es preciso y gran parte de esto se debe a errores de traducción y malentendidos culturales.

Esta es la realidad. Cuando un creyente judío de habla griega habló con otros griegos hablantes (ya sean judíos o gentiles) entonces, por supuesto, usó su propia lengua griega; y así usó la palabra griega christos cuando hablaba del Mesías Yeshua. ¿Por qué dijo Christos? Porque Christos era la palabra griega para la palabra hebrea mashiach. Por lo tanto, christos NO se traduce correctamente a la palabra en español Cristo (como normalmente se toma hoy en día). En reconocimiento de este hecho, algunas versiones más recientes de la Biblia inglesa (como la ESV) están tratando de rectificar esto insertando la palabra “el” antes de la palabra Cristo. Es decir, en lugar de decir Jesucristo, el versículo lee Jesús EL Cristo. ¿Por qué hacer eso? Porque christos no es un nombre propio, más bien se traduce literalmente al español como “ungido”. Jesucristo no es el nombre y apellido de Jesús como Tom Bradford. Permítanme decir esto de otra manera para tratar de ayudar. Si tomo la palabra en español Cristo y quiero decirlo en griego, técnicamente no hay palabra griega para ello. Si quiero traducir la palabra Cristo al hebreo, técnicamente no hay palabra hebrea para ello. Pero si quiero traducir las palabras en español ” el ungido” al griego, hay una palabra griega para ello: christos. Y también hay una palabra hebrea para ello: mashiach. Por consiguiente: ungido = mashiach = christos. No Cristo. Todos los manuscritos bíblicos griegos usan la palabra christos cuando se habla de Yeshua; no como su nombre, sino más bien como indicativo de la posición que ocupa. Y Su posición es como el ungido.

Lo que ha sucedido es que, por desgracia, cuando el cristo griego recibió una interpretación en español como Cristo, en lugar de Cristo sencillamente significar ” el ungido”, en algún momento indefinido de la historia de la iglesia gentil, el término cristo pasó de ser una posición que Yeshua tenía (el oficio del ungido), y se convirtió en un nombre propio. Es fascinante que incluso la Wikipedia secular lo reconozca plenamente. A modo de ejemplo hemos hecho lo mismo con la palabra Dios. Hemos hecho erróneamente que Dios sea el nombre de Dios. El nombre de Dios no es Dios. Dios es en realidad una posición o un título; El nombre de Dios es Jehová o Yahweh dependiendo de cómo desees pronunciarlo. De alguna manera en el camino, Cristo se convirtió en el nombre nuevo o alterno de Jesús. Sería como si el nombre del presidente Obama de repente se convirtiera en presidente.

 Y dentro de 100 años cada vez que alguien dijo “Presidente” se tomó como sólo el nombre personal del Sr. Obama. O sería como si el nombre del pastor Billy Graham de repente se convirtiera en un mero pastor. Así que, dentro de 100 años, cuando alguien hablara de ser un fan del Pastor, de quien se habla es Billy Graham y nadie preguntaría “¿qué pastor?” Una vez más: Cristo NO es el nombre de Yeshua. La palabra Cristo se ha convertido en un nombre equivocado y esto ha llevado a todo tipo de aberraciones religiosas, incluso malentendidos  de Hechos 11:26.

Por difícil que sea entender esto, prácticamente en todas partes del Nuevo Testamento que nosotros encontremos la palabra Cristo (una palabra en español), el mismo esta técnicamente incorrecto o al menos bastante engañoso. Más bien debería decir “ungido”. Así que si repasamos nuestras Biblias y tachamos la palabra Cristo y la reemplazamos con “el ungido”, entonces tendríamos el significado más verdadero. Como mencioné, algunas Biblias más nuevas han añadido la palabra “el” antes de la palabra Cristo para ayudar al lector a entender que Cristo está destinado a ser un oficio, no un nombre.  Así, el cristianismo gentil ha sustituido un nombre propio (Cristo), por un oficio (el ungido). Y dado que el ungido es un concepto bíblico puramente hebreo, al evitar decir el ungido ha servido para separar a Yeshua de su cultura histórica e identificación y sesgar el Nuevo Testamento como un documento y una religión hecha para gentiles, mientras que el Antiguo Testamento es un documento y una religión hecha para los judíos.

Además, nos ha hecho a nosotros el separar el uso, y el dar definiciones diferentes a, dos términos que realmente significan lo mismo (sólo que usan diferentes idiomas). Pero, de hecho, estos términos, cristianos y mesiánicos, se perciben y se utilizan como muy diferentes entre sí. Cada grupo es un poco sospechoso del otro, y no está completamente seguro de que creen en las mismas cosas.

De hecho, debido al problema del idioma, Mesiánico es una etiqueta que los creyentes judíos en Yeshua tienden a llamarse a sí mismos, y cristiano es una etiqueta que los creyentes gentiles en Yeshua tienden a llamarse a sí mismos. Para mantener la ilusión de separación, cada grupo ha dado a sus líderes religiosos diferentes títulos (Rabino versus Pastor), y llamar a su Mesías diferentes nombres (Yeshua versus Jesús). Este malentendido e innecesaria división se produjeron sobre todo debido a las barreras del lenguaje y las agendas humanas. Pero también ha creado un desastroso muro de separación entre judíos y cristianos durante siglos y va a tomar mucha explicación (como lo que te estoy dando ahora) para tratar de dar camino hacia atrás y crear una imagen mental diferente cuando se utilizan esos términos.

Así que, en lo que respecta a nuestra lección de hoy la conclusión es la siguiente: en el momento en que estamos leyendo en Hechos cuando un término griego fue acuñado para indicar un seguidor de Yeshua, christianoi, ese término NO era cristiano como lo encontramos escrito en la mayoría de las Biblias (especialmente en el sentido que pensamos en él hoy en día). Christianoi era simplemente un término griego que significaba seguidores del ungido. Este es un término que los judíos de esa época no habrían tenido ningún problema, ya que por supuesto entendían que los hablantes griegos no usarían palabras hebreas para hablar de Yeshua….usarían palabras griegas. Y que este término griego christos efectivamente no renombraba a Yeshua a Cristo.

Recuerda que el nombre griego de Yeshua era Iesous. Este cambio de nombre y mal uso de la palabra griega christos ocurrió tal vez un siglo o más tarde, cuando los gentiles finalmente arrebataron el control del movimiento, Yeshua lejos de los judíos, y surgió una agenda de hacer de la creencia en Yeshua una religión solamente de gentiles. El griego Christos se convirtió en latín christus, y Christus parece haber sido mal caracterizado como un nombre propio. Y luego del latín al inglés (español) la palabra se convirtió en Cristo y por consiguiente los Cristi-anos se convirtieron en una etiqueta para los gentiles seguidores de esta religión supuestamente nueva que fue creada por un hombre llamado Cristo.

Por consiguiente, nosotros tenemos la razón por la que los judíos se mofan de la noción de convertirse en cristianos. Y la misma también caracteriza erróneamente lo que está sucediendo aquí en el capítulo 11 de Hechos. Hechos 11 no es el nacimiento del cristianismo; más bien lo que estamos viendo es que cuando suficientes gentiles y judíos (todos los griegos hablantes) en Antioquía llegaron a confiar en Yeshua ellos acuñaron una etiqueta en su propio idioma griego para su grupo: christianoi. Y las palabras en español más cercanas que podríamos usar, lo más literal, para traducir con precisión la palabra griega y traernos el sentido previsto de Hechos 11:26 sería algo así como “seguidores del ungido”. Así que tal vez la razón principal para los creyentes judíos y los creyentes gentiles eventualmente separarse en organizaciones religiosas de manera clara, diferentes, fue esencialmente un espejismo causado por las barreras del lenguaje.

Sigamos adelante. El versículo 27 podría ser más importante para lo que viene después en Hechos capítulo 12, de lo que se ve a simple vista, porque habla de un profeta que profetizó que una hambruna se acercaba por todo el Imperio Romano. Es posible (aunque no es seguro) que esta hambruna explique algunas de las acciones de Herodes en el capítulo 12.

Este profeta fue llamado Agabo que en hebreo significa saltamontes. La implicación es que este profeta era un miembro de los Del Camino. Es por eso que cuando llevó su mensaje profético de la hambruna venidera a los discípulos, ellos le creyeron; y como resultado, los discípulos decidieron brindar alivio (proporcionar caridad) a sus hermanos creyentes en Judá. Recogían las donaciones y las enviaban con Bernabé y Pablo a la Tierra Santa para su distribución.

Se nos dice que esta hambruna en realidad se dio a conocer durante la época de Claudio, como se predijo. Claudio fue nombrado emperador de Roma en el 41 D.C. casi al mismo tiempo que Herodes Agripa fue nombrado rey de Judá. De hecho, estos dos eran amigos y compañeros de jóvenes, cuando Agripa de niño fue enviado a Roma por su padre para ser educado en los caminos de los griegos. Esto explica aún más cómo Herodes Agripa fue hecho rey y se le dio a Judá para reinar. Discutiremos esto más a fondo en nuestro estudio de Hechos 12. Vamos a comenzar ahora.

LEER HECHOS CAPÍTULO 12

Este capítulo gira en torno a las actividades del rey Herodes Agripa. Él era el nieto de Herodes el Grande que gobernó en los años previos al nacimiento de Yeshua.

No hubo rey sobre Judá después de la muerte de Herodes el Grande en 1 A.C. hasta que el rey Herodes Agripa fue coronado por el emperador Claudio en el 41 D.C. Así que durante 40 años después de la muerte de Herodes el Grande, esto fue una serie de Procuradores Romanos que gobernaron Judá y las Tierras Santas.

Agripa era considerado judío, aunque genealógicamente era igual que su abuelo Herodes el Grande; él era de raíces Idumea y Nabatea. Idumea era antiguamente Edom, y la gente allí descendía de la línea de Esaú. La madre de Herodes el Grande era Nabatea; ellos eran descendientes de Ismael. Así que mientras Herodes el Grande era semita, no había sangre hebrea (y por lo tanto judía) en él. Lo mismo fue para su nieto Herodes Agripa. Sin embargo, esta ficción sobre el ser judío fue útil porque el pueblo judío se convenció de que ahora tenía un rey judío.

Tal vez la razón principal por la que los judíos estaban dispuestos a ser felizmente ciegos a la verdad, es porque Agripa siguió el judaísmo. Él era conocido por celebrar cada fiesta bíblica, y hacer sacrificios en el altar en todos los momentos apropiados, y respetar el sacerdocio y la santidad del templo. Agripa era muy popular entre el pueblo judío y en total se pensaba que era un rey bueno y decente. Josefo lo describió como un judío devoto, conocido por su generosidad con sus súbditos judíos. Residió en Jerusalén, al menos a tiempo parcial, y su comportamiento era generalmente considerado agradable en lugar de impulsivo

Así que aquí está el enigma: ¿por qué Agripa fue tras los creyentes judíos tan violentamente que decapitó a Santiago (Jacob, Ya’acov en realidad) el hermano de Juan? Y más, ¿por qué los judíos, o mejor dicho los de Judá, expresaron regocijo sobre él haciendo esto? No nos lo dicen. Sin embargo, los comentaristas bíblicos generalmente dicen que fue debido a la creencia de El Camino en Yeshua como Mesías que lo hizo y a los judíos les gustó. Sin embargo, no hay evidencia de que Agripa fuera tan religioso que esto fuera cualquier problema en absoluto, o de que hubiera persecuciones masivas por parte de los judíos dominantes en contra de los creyentes.

Todo el tiempo habían sido sólo algunos fanáticos religiosos los que querían destruir esta nueva secta judía rival de los seguidores de Yeshua; no judíos en general. No hay duda en mi mente de que el rey Herodes Agripa no persiguió a todos los creyentes judíos, sino que sólo se dirigió al liderazgo (así nos enteramos de la ejecución de Santiago y el arresto de Pedro). Aún más, no tengo ninguna duda de que este consumado político vio el liderazgo de los Del Camino desde los ojos políticos, no religiosos. Estos líderes parecían representar algún tipo de amenaza para él.

El movimiento de los seguidores de Yeshua había crecido lo suficiente como para contener judíos de muchas clases, incluyendo zelotes; es decir, judíos muy reaccionarios que fueron militantes y utilizaron todas las causas como una plataforma para luchar contra lo que percibían como injusticia. Pedro era conocido como un líder franco de los Del Camino, lo que lo convirtió en un blanco natural. Los reyes no toleraban disturbios civiles de sus súbditos. Pero el momento de esto también sugiere que los disturbios bien pueden haber sido en reacción a la hambruna pronosticada, ya que de hecho Claudio estaba ahora en el poder como el emperador romano y esto es cuando la hambruna iba a atacar.

Esto también explicaría el problema de Tiro y Sidón cuando algo les hizo ponerse del lado equivocado de Agripa. Históricamente ellos compraron gran parte de sus alimentos en la Tierra Santa y el tema de la comida era aún más crítico para ellos en este momento de hambruna.

Observa en el versículo 3 que dice que fue durante la temporada de pan sin levadura (que es el Festival de Matza) que Agrippa arrestó a Pedro. Y luego en el versículo 4 se nos dice que el Rey planeó tratar con Pedro después de la Pascua. Este es un gran lugar para hacer un punto que yo he hecho en nuestras conferencias sobre las Fiestas, pero que no he dicho mucho en nuestras lecciones regulares.

En ese momento de la historia, los términos Pan sin levadura y Pascua se habían vuelto intercambiables. Un judío podría decir que fue durante la temporada de Pascua, o durante la temporada de Pan Sin levadura y significaba lo mismo. Los judíos eran muy conscientes de que la Pascua y el Pan Sin Levadura (Pesach y Matza) eran dos fiestas bíblicas enteramente diferentes ordenadas por Dios. Sin embargo, dado que la Pascua fue una fiesta de un día, y la fiesta de una semana de Matza comenzó el día después de la Pascua, entonces en el discurso cotidiano común se habló de ellos como un evento combinado. Así que algunos llamarían a todo el período del festival de la Pascua, otros lo llamarían Pan Sin levadura o incluso intercambiarían los nombres dentro de la misma conversación. Y encontramos que nuestros Nuevos Testamentos hacen lo mismo.

En la realidad bíblica, los judíos no estaban obligados a venir al Templo para la Pascua. Más bien fue la fiesta de Matza en la que se requería una peregrinación al templo. Sin embargo, si uno iba a estar en Jerusalén para Matza, y como el primer día de Matza fue un día de reposo que prohibía viajar, entonces la única solución era llegar temprano. Como el día anterior al primer día de Matza era la Pascua, entonces cualquier viaje tenía que ser completado antes del comienzo de la Pascua. Por consiguiente, si los judíos estaban en Jerusalén para la fiesta de Matza, automáticamente ellos estarían allí también para la Pascua. Agripa no quería hacer un alboroto y tener una ejecución durante estos 8 días de festividades sagradas, así que arrestó a Pedro antes del comienzo de la Pascua, y cuando ambas fiestas se completaron, planeó bregar con él.

La próxima vez continuaremos con el capítulo 12.             

Hechos Lección 28 – Capítulo 12

image_pdfimage_print

EL LIBRO DE HECHOS

Lección 28, Capítulo 12

Nosotros apenas comenzamos el estudio de Hechos capítulo 12 la semana pasada, y lo primero que vemos mencionar en el capítulo es que Herodes Agripa es ahora el Rey de Judá. El capítulo terminará con su muerte. Su abuelo Herodes el Grande fue el primer Herodes en gobernar, pero su muerte justo después de que Cristo naciera, puso fin a la regla de los reyes sobre Judá durante 40 años hasta que Agripa fue puesto en el poder por el recién coronado emperador romano Claudio. Entre Herodes el Grande y Herodes Agripa, los procuradores romanos gobernaron la Tierra Santa.

Este es un buen momento para recordar también que los tan llamados Reyes Judíos Herodes el Grande y Agripa no eran judíos, a pesar de que ellos se llamaban así. Eran de linaje Idumea (Edomito) por parte del padre de Herodes, y el linaje Nabateo (es decir, descendientes de Ismael) del lado de la madre de Herodes. Los judíos se burlaron de Herodes el Grande por su afirmación de judaísmo, sin embargo, aceptaron a Agripa probablemente porque parecía seguir genuinamente el judaísmo. Es interesante que, hoy en día, adherirse a la religión del judaísmo sea la prueba principal para determinar si una persona es judía o no.  La etnicidad es a menudo secundaria.

Vamos a volver a leer este capítulo completo ya que solo llegamos al verso 3 la última vez.

VOLVAMOS A LEER HECHOS CAPÍTULO 12

El versículo 3 identifica al grupo que estaba complacido de que Santiago haya sido ejecutado y Pedro haya sido arrestado por Agripa como Ioudaious. Esta Palabra Griega puede significar dos cosas diferentes, pero relacionadas. Puede significar judíos, como judíos en general; o puede indicar judeanos más específicamente. Los judeanos son judíos que residen en la provincia de la Tierra Santa de Judea controlada por los romanos. A veces, el escenario y el problema nos dicen cuál de estos significados es el que es intencionado; otras veces es casi imposible saber. La escena en el versículo 3 tiene lugar en Jerusalén de Judea, por lo que probablemente la intención es decir que los judíos de Judea fueron los que estaban felices de ver lo que el rey Herodes Agripa le hizo a Santiago y a Pedro. Había más personas políticamente sensibles y religiosamente motivadas en Judea que en el resto de la Tierra Santa, porque Jerusalén era el centro de poder del judaísmo, por lo que estos judíos de Judea prestaron más atención a todas las últimas intrigas y asuntos, ya que el liderazgo estaba allí para crear problemas. Pero aquellos judíos que vivían fuera de Judea, en el campo y en la diáspora, estaban más interesados en la vida cotidiana y la familia. Esencialmente, los judíos de Judea eran los judíos dentro del periférico de la Tierra Santa (NOTA: dentro del periférico se refiere a la clase política que reside y/o trabaja en Washington D.C.).

El arresto de Pedro ocurrió durante el período de la fiesta de primavera de la Pascua, Panes sin Levadura y las Primicias. Exactamente en qué momento de esta serie de fiestas no sabemos. Esto significa que Jerusalén habría estado llena de gente con miles y miles de peregrinos judíos procedentes de toda la Tierra Santa y la diáspora.

Así que nos dicen que Agripa decidió que sería mejor (políticamente) esperar hasta después de la Pascua para tratar con Pedro; es decir, después de que todas las multitudes se habían ido a su casa. Señalé la semana pasada que a estas alturas ya se había convertido en una práctica común para los judíos en el discurso cotidiano habitual referirse a toda la secuencia de las 3 fiestas de primavera como Pascua o Pan sin levadura (Pesach o Matza). Y al igual que vemos aquí en los versículos 3 y 4, los dos términos no están destinados a ser precisos, sino más bien generales e intercambiables, incluso en la misma conversación. Una vez que las multitudes se fueron, los únicos judíos que quedarían serían los judíos de Judea, los que tenían más interés en ver a los miembros Del Camino ser castigados, y si es posible, disueltos debido a que no eran políticamente correctos de acuerdo con las doctrinas religiosas de los fariseos y los saduceos. 

Así que, Pedro está bajo arresto y en una prisión romana. Sin embargo, en el versículo 5 se señala que se estaba haciendo una oración intensa en su nombre. David Stern hace un punto maravilloso y destacado sobre la oración. Dice que en las pocas palabras de este versículo se nos enseña algo invaluable acerca de la naturaleza de la oración verdadera y significativa, y el que ora. Él dice que se hacen 5 puntos: 1) La oración debe ser intensa, no casual. Es decir, necesitas estar quieto, concentrado y con propósito en lugar de repetir mantras y formar oraciones que a menudo se dicen sin realmente contemplar lo que estás diciendo. Yo soy uno cuya mente a veces se distrae cuando rezo en silencio; hace mucho tiempo aprendí a orar en voz alta incluso en privado para mantenerme concentrado. 2) Cuando el versículo dice que se estaban haciendo oraciones, significa que la oración estaba en curso. La oración por Pedro no fue un arrebato de un solo hecho. A menudo me he preguntado si después de acercarme a Dios con una petición específica, si es justo para mí seguir repitiendo esa misma necesidad de oración como si Dios fuera olvidadizo. Pero creo que el pensamiento ocasional realmente refleja mi pensamiento mundano arrastrándose porque, en el Antiguo o Nuevo Testamento, orar continuamente a Dios sobre un asunto específico no se representa como molestarlo innecesariamente; más bien es muestra de obediencia y sometiéndose a Él. Se nos manda hacerlo y es enteramente para nuestro beneficio. 3) Nuestras oraciones deben ser dirigidas a Dios; no a través de un intermediario. De lo contrario, nuestra relación no es con Él, es con otro. Y Él ha extendido Su mano a todos los que confían en Él y nos ha ofrecido venir y estar ante el trono de la Gracia y hablarle directamente, y escuchar directamente de Él. 4) La oración se hizo a Dios en nombre de Pedro. Es decir, la oración no era general; era específica con respecto a las dificultades precisas de Pedro. A menudo he dicho que realmente no quiero ver las palabras “oración tácita” en nuestra Lista de Oración. Una oración tácita será una oración inaudita y, por lo tanto, una oración sin respuesta. La misma va en contra de todo principio bíblico para esencialmente no orar nada. Si es demasiado íntimo para compartir, entonces no lo comparta; guárdelo entre usted y el Señor. Pero a menudo es simplemente una cuestión de orgullo o miedo a la verguenza lo que nos impide ser específicos, ya que pedimos a otros que se unan a nosotros en oración. Lee los Salmos y veras como David es abierto y honesto (incluso muy emocional) acerca de sus predicamentos (a veces autoinducidos), y cómo se siente al respecto. Es un buen modelo para nosotros. 5) La comunidad de creyentes oró por Pedro. Si realmente vamos a ser una comunidad de creyentes, entonces necesitamos compartir nuestras alegrías, así como nuestras preocupaciones. Debemos estar juntos los unos con los otros, especialmente en la hora de necesidad.

No estamos llamados al aislamiento. Y no estamos llamados a preocuparnos sólo por nuestras propias necesidades. Es por eso que les pido que pongan sus necesidades y las necesidades de los demás en nuestra Lista de Oración y que sean lo más específicos posible. Pero también que cuando recibas la Lista de Oración te tomes el tiempo para orar por cada solicitud individualmente.

LBLA Santiago 5:16 Por tanto, confesaos vuestros pecados unos a otros, y orad unos por otros para que seáis sanados. La oración eficaz del justo puede lograr mucho.

Lo que sigue en los siguientes versículos es el resultado de la intensa oración hecha a Dios en nombre de Pedro. La semana de festivales de Pascua había terminado, Jerusalén ahora más o menos estaba de vuelta a la normalidad, y aquí es cuando Agripa planeó tratar con Pedro, sin duda con intención de matarlo. No sabemos exactamente en cuál de las varias prisiones en Jerusalén Pedro estaba siendo detenido, así que no voy a especular. Lo que se nos dice directamente, sin embargo, es que Pedro fue vigilado tan de cerca que dos soldados romanos fueron literalmente encadenados a Pedro incluso dentro de su celda. Y había más soldados estacionados en la entrada de la prisión. Pedro estaba dormido, entre los dos soldados romanos que también estaban dormidos a los que estaba encadenado, cuando de repente apareció un ángel delante de él. Dice que una luz se muestra en su celda; ángeles casi siempre están acompañados de luz.

Se nos dice que el ángel literalmente tocó el lado de Pedro para despertarlo. No es inusual que un ángel haga contacto físico con un ser humano como cuando Jacob luchó con un ángel que golpeó la cadera de Jacob y la dislocó para poner fin a la lucha. El ángel dio instrucciones para que Pedro se apurara, se vistiera, se pusiera la túnica y lo siguiera. Está claro que Pedro, acabado de levantar, no estaba del todo seguro de lo que estaba pasando o quién lo estaba sacando de la cárcel, o incluso si realmente estaba sucediendo. Pero de alguna manera las cadenas cayeron de sus muñecas y en toda la conmoción los guardias que estaban a su lado permanecieron profundamente dormidos. Pedro pensó que estaba soñando. Pero a medida que pasaban los minutos, y cuando Pedro guiado por el ángel caminaba justo por el lado de los 2 guardias estacionados en la entrada de la prisión él, comenzó a sospechar que esto era real.

Nos dicen que finalmente llegaron a la Puerta de Hierro que conduce a la ciudad. A menudo se pregunta cual puerta, pero como no sabemos la ubicación de la prisión, no podemos determinar qué puerta de la ciudad se está describiendo. Sin embargo, la descripción de Lucas probablemente significa que en la época de Pedro tanto la ubicación de la prisión como la puerta de hierro específica eran tan bien conocidas que no había necesidad de decir nada más. Permítanme hacer una pausa por un momento para recordarles a todos que cuando los escritores escribieron el Nuevo Testamento, ellos no estaban pensando en que los lectores en el futuro lo iban a leer, y sobre todo no pensaban en comunicarse con los gentiles (las excepciones son, en algunos casos, Juan y su Libro de Apocalipsis y Pablo en algunos pasajes de sus cartas). Estos acontecimientos actuales se estaban registrando generalmente para el uso de las personas en la cultura judía en la época contemporánea. Mientras que la Torá fue escrita específicamente con el propósito de que las generaciones futuras tuvieran las instrucciones de Dios a la mano (como se afirma en la Misma Torá), los autores de los libros del Nuevo Testamento no hacen tal afirmación.

Así que a veces los sitios y lugares que se mencionan son difíciles si no imposibles de señalar, y las descripciones que nos encantaría tener pueden ser muy escasas.  

La Puerta de Hierro se abrió por sí misma, sin duda lo que significa que estaba cerrada. Era costumbre que las puertas de la ciudad estaban cerradas una vez puesto el sol para ayudar a mantener a los residentes de la ciudad a salvo de ladrones y merodeadores durante la noche. El ángel continuó llevando a Pedro por una calle, y fuera de peligro, cuando de repente desapareció. Fue entonces cuando Pedro sabía con certeza que era Dios en acción.  

En esta narración hay una especie de enigma enterrada: ¿por qué Dios salvó a Pedro, pero dejó morir a Santiago a manos de Herodes Agripa? Este es el tipo de cosas que, si hemos vivido lo suficiente, algo de esta naturaleza ha sucedido en nuestras vidas y hemos luchado con tal pregunta. Mi padre luchó en la Segunda Guerra Mundial, y cuando pude hacer que incluso hablara de esto (lo cual era raro y sobre todo hacia el final de su vida), por lo general se trataba de una situación grave en la que por alguna razón inexplicable sobrevivió, pero muchos otros a su alrededor no lo hicieron. Parecía que no había patrón, ni rima ni razón para quién se salvó y quién no se salvó.  Estaba claro que él estaba preocupado por esto, sin duda sintiéndose culpable de estar vivo mientras otros morían a su alrededor. Esta es mayormente la razón por la que no quería hablar de esto. ¿Por qué, él preguntó? ¿Por qué lo hizo y otros perecieron? No eran menos valiosos que él; y él no era mejor que ellos. ¿Acaso era pura casualidad? ¿Acaso fue el lugar equivocado, momento equivocado? Un pie a la izquierda, vives. Un pie a la derecha, mueres. ¿O Dios tenía el control y el elegir este para vivir y aquel para morir? Creo que es más fácil para nosotros sentarnos bajo la seguridad de nuestro santuario o de nuestro hogar y decirnos con confianza que “Dios está en control”. Pero cuando te está pasando, y mientras miras hacia atrás, sospecho que la experiencia altera cómo uno piensa al respecto. Para mi padre, un cristiano devoto, no tenía respuestas; sólo la gratitud y a veces la tristeza profunda, que bien sería hasta 50 años después de los eventos horribles. Me dijo que cuando terminó la guerra decidió ser un buen hombre, y a vivir una buena vida, porque ese era su deber ya que, por la razón que fuese, el Señor lo salvo. Así que no tengo una buena respuesta para ustedes en cuanto a por qué Dios eligió rescatar a Pedro por medio de una audaz y sobrenatural misión de rescate, pero permitió que Santiago fuera condenado y ejecutado erróneamente. Y aquí es donde la fe juega el papel más importante en nuestra vida como adoradores del Dios de la Biblia. Es cuando algo sucede y nada parece obvio, o incluso lógico, en cuanto al cómo y por qué; y no queda nada más que creer que o Dios lo supervisa todo y tiene razones más allá de nuestra capacidad de comprender, o todo se debe principalmente a la suerte del sorteo. Una manera permite la realización de la esperanza en la misericordia de nuestro Creador; el otro camino sólo conduce a la desesperación y el miedo en los cambios impredecibles del destino.  

Pedro se dirigió a la casa de Miriam; era la madre de Juan llamado Marcos. Juan Marcos era primo del discípulo Bernabé. En este momento, especialmente en Jerusalén, los creyentes parecían reunirse en los hogares, en otras ocasiones en lugares públicos, y sin embargo en otros momentos en escondites secretos dependiendo de las circunstancias sociales y políticas actuales. Obviamente, la casa de Miriam era un lugar de encuentro conocido y regular para el grupo central de creyentes de Jerusalén, y cuando Pedro llegó el grupo estaba orando por Pedro.

Sin duda la casa de Miriam era más grande de lo típico para ser un lugar de encuentro adecuado.  Pedro va a la casa y toca a la puerta y lo que viene a continuación es casi cómico.

La sirvienta de la casa de Miriam, Rode, va a la puerta. Pedro estaba llamando a los que estaban dentro y cuando ella lo oyó al instante reconoció su voz. Pero Rode se emocionó tanto, que huyó de la puerta y olvidó dejar entrar a Pedro porque tenía tanta prisa en decirle a los demás que Pedro estaba allí. Le dijeron que estaba loca, pero ella seguía insistiendo; parece que nunca se le ocurrió que todo lo que tenía que hacer era volver a la puerta y abrirla para demostrar que tenía la razón. Finalmente, alguien dijo, no es Pedro, es su ángel. Este comentario me da una buena oportunidad para hablar de cómo los judíos pensaban sobre los ángeles en aquella época, pero también para revelar algo que me molesta a mi.

La realidad es que por mucho que el Cielo y los ángeles parezcan ser temas candentes en todas las épocas del cristianismo, incluyendo nuestros tiempos, también fue así entre los judíos de antigüedad. Y dado que las Sagradas Escrituras son nuestra única fuente divina de información confiable sobre el Cielo y los Ángeles, es decepcionante descubrir que se dice tan poco de las mismas en la Biblia. Puedo resumir el Cielo diciendo que es un lugar espiritual que reside en otra dimensión; es el lugar de morada de Dios, es eterno, es hermoso, el pecado no está presente allí, los ángeles viven en el cielo (cuando no están en otro lugar), y cuando un creyente muere, vamos allí. Fuera de eso, no hay mucho más divulgado. Es lo mismo para los ángeles. Sabemos que existen, pueden aparecer en forma humana, hay diferentes tipos, la luz suele estar involucrada y son enviadas por Dios. Hay Arcángeles que parecen estar en la cima de una jerarquía de rangos de ángeles. Eso no es todo, pero es lo más que aprenderemos en las Escrituras sobre los ángeles.

Hoy en día, es popular pensar que cuando los humanos mueren, “conseguimos nuestras alas” y nos convertimos en ángeles. O que cada uno de nosotros tiene un ángel guardián (o en el caso de mi esposa, ella dice que tiene varios muy cansados).  Pero ¿cómo se crearon los ángeles? ¿Cuándo? ¿Cuántos hay? ¿Se están haciendo más? ¿Existen para siempre? ¿Hay realmente diferentes tipos o simplemente tienen diferentes trabajos? ¿Qué hacen? ¿Todos los ángeles son buenos ángeles? ¿Qué es un ángel caído? Estas preguntas y más son comunes dentro del cristianismo y, una vez más, también fueron de gran interés para el judaísmo antiguo de antigüedad.

La conclusión es que la angelología (el estudio de los ángeles), y las doctrinas resultantes que se han formado sobre los ángeles, son casi enteramente el producto de las imaginaciones de la mente humana. Y no han evolucionado tanto a lo largo de los siglos. De hecho, puedo decir que, en general, las doctrinas de los ángeles que se encuentran en la tradición cristiana provenían casi en su totalidad del judaísmo de antigüedad, y gran parte de lo que el judaísmo creía provenía de la angelología persa. Así que les advierto que tengan cuidado en lo que creen acerca de los ángeles, o lean acerca de los ángeles (y el cielo para el caso) en los muchos libros escritos sobre el tema porque consisten casi enteramente en doctrinas y opiniones y fantasía directamente presentada como hecho bíblico. Pero ¿cómo pueden algunas frases de la Escritura sobre el Cielo o los ángeles dar lugar a libros de 400 páginas? Mucho se agrega y se hacen saltos de suposición y cuestiono mucho su verdadero valor que no sea el distraernos de pasar tiempo para aprender lo que Dios realmente nos ha revelado en Su Palabra.

Por lo tanto, cuando leemos que uno de los creyentes presente en la multitud de la casa de Miriam comenta que no puede ser Pedro en la puerta, sino más bien es su ángel, esto no debe ser tomado como nueva información bíblica sobre los ángeles, sino más bien como lo que los judíos en esa época creían como parte de su Halajá. Y el Talmud indica la creencia en el judaísmo (al menos por algunos rabinos) de la existencia de ángeles personales y guardianes para todos y cada uno de los judíos. La respuesta de este creyente sobre la persona que llama a la puerta que suena como Pedro, indica otra tradición de que los ángeles guardianes pueden asumir ciertas características de la persona humana a la que están asignados. Pero la mayoría de estos pensamientos sobre los ángeles equivalen a superstición cultural; el llegar a ser un creyente no borró esos pensamientos.

¡Finalmente, la multitud que se encontraba en la casa de Miriam y que estaba sorprendida pensó en abrir la puerta y para su sorpresa allí estaba Pedro! Él levantó la mano para calmarlos, y luego se dedicó a contarles lo que había sucedido. Él quería urgentemente compartir esta información sobre su escape y bienestar a su colíder de El Camino, Ya’acov: o como se le llama en nuestras Biblias en español, Santiago el hermano de Jesús. Y como es una información importante y no trivial, sólo recuerda que el nombre hebreo Ya’acov traduce en español a Jacob, no a Santiago. Entonces, ¿por qué encontramos el nombre Santiago en nuestro Nuevo Testamento? Él mismo sucedió cuando se creó la Biblia Reina Valera (King James en inglés). En el Nuevo Testamento, en honor al Rey Santiago, los editores bíblicos sustituyeron a Jacob por Santiago. Y ha permanecido así desde entonces.

Ahora, permítanme hacer un comentario de que yo voy a decir francamente y es al menos en parte mi especulación, pero creo que está bien fundado y le interesará. Aquí, en Hechos 12, vemos cómo el rey Agripa y los judíos de Judea (no todos, por supuesto, sólo los más políticamente correctos y celosos) se fueron en un frenesí de asesinar en contra de los Del Camino, o mejor dicho, en contra del liderazgo de los Del Camino. Realmente no tenemos ninguna razón firme para saber por qué esto comenzó. En cualquier caso, sabemos por ciertos pasajes del Nuevo Testamento y por escritos extrabíblicos que los primeros creyentes en Cristo a veces tenían que reunirse en lugares secretos. Esto realmente ocurrió principalmente en Jerusalén porque en otros lugares las persecuciones en contra de los creyentes no eran tan intensas, o no existían en lo absoluto, para hacer necesario el ocultarse.

Nosotros ya hemos visto en el Libro de los Hechos cómo las persecuciones iban y venían. Y, por supuesto, cuando las persecuciones se hicieron intensas, los creyentes mantenían un perfil mucho más bajo que cuando las persecuciones perdían el vapor. Por lo tanto, se cree que el signo secreto de los Icthys (el símbolo del pez) llegó a utilizarse durante este tiempo. Hace algunos años, mi esposa y yo hicimos un descubrimiento en un basurero en Jerusalén que ha tenido un gran impacto en nosotros. El mismo fue el resultado de un mapa tomado de una publicación vieja del Repaso Arqueológico Bíblico (Biblical Archeology Review), y un pequeño libro que leí que hablaba sobre el descubrimiento del símbolo de 3 partes que se ha convertido en un símbolo importante para las raíces hebreas y las organizaciones mesiánicas: el pez, a la menora, a la Estrella de David.

Yo he llevado a algunos de ustedes a este lugar que descubrimos y Dios permita en nuestra próxima gira, vamos a tomar algunos más de ustedes allí.

Está fuera de lo común y no encontrará guías o turistas en los alrededores. Es una caverna subterránea con su entrada secreta escondida en el fondo de un gran Mikveh que en los últimos tiempos ha sido cercado, con un búnker de hormigón construido a su alrededor para mantener a la gente fuera. Fue allí, en esa caverna, donde hace aproximadamente medio siglo un anciano monje griego encontró fragmentos de cerámica con el símbolo de 3 partes rayado, y el mismo símbolo grabado en las paredes de la cueva. La cerámica ha sido científicamente anticuada y se remonta a la época de Santiago, Pedro y Pablo. La caverna es sustancial en tamaño y su ubicación es tal, que hay pocas dudas de que en momentos de persecución los primeros creyentes judíos (probablemente el liderazgo) se reunieron allí bajo tierra. Les añadiré una pequeña anécdota que cuando le dije al rabino Baruch, él estaba escéptico. Lo llevé allí, y al menos alcanzó su máximo interés como para que fuera al departamento de Arqueología de la Universidad Hebrea, donde era profesor adjunto en ese momento. Él les contó mis afirmaciones, y verificaron que ellos estaban muy al tanto de eso, y que era cierto y preciso.

Así que en lo que se refiere a la lección de hoy, especulo esto: Santiago (un Santiago diferente) acababa de ser ejecutado. Pedro iba a ser ejecutado también, pero Dios milagrosamente lo salvó. Al escapar, Pedro va en la oscuridad de la noche a la casa de Miriam, donde los creyentes se reunían sigilosamente en oración por Pedro. Hace gestos para que estén callados; sin duda porque en su emoción al ver que estaba vivo estaban haciendo demasiado ruido y él no quería que los descubrieran. Luego, en el versículo 17, él le dice a alguien que está en la reunión que vaya y le diga a Santiago (hermano de Yeshua) y a otros hermanos lo que sucedió. Entonces Pedro se fue rápidamente y escapó de Jerusalén. ¿Por qué? Pedro era un prisionero fugado y en peligro; y de hecho todos los creyentes estaban en peligro. ¿Por qué Pedro no fue donde Santiago el mismo? Santiago estaba escondido. Los hermanos de los que se habló eran los líderes, parte de los 12 discípulos. Sólo unos pocos de los creyentes en Jerusalén sabían dónde encontrar a Santiago. Pedro probablemente no sabía cómo encontrar a Santiago. Yo tengo todas las razones para creer que cuando ocurrieron los acontecimientos del capítulo 12 de Hechos, Santiago se escondía en esa caverna que encontramos en un basurero en la cima del Monte Sión.  Las piezas encajan adecuadamente para llegar a esta conclusión.

En el versículo 18, encontramos que los soldados que habían estado custodiando a Pedro estaban profundamente perturbados al encontrarlo desaparecido; esto no iba a terminar bien para ellos. Esto se debe a que era la ley romana que los guardias que permitían la fuga de los prisioneros podían ser considerados susceptibles de sufrir el castigo que había sido destinado para ese prisionero. El destino de Pedro iba a ser la muerte.

Pero además de preocuparse por sus vidas, estaban confundidos y perplejos porque todavía llevaban las cadenas que habían estado unidas a Pedro. ¿Cómo un hombre acostado entre dos soldados se escapa de sus cadenas, no hace ruido, se viste, sale de la celda, pasa por otras puertas con otros guardias que no ven nada y escapa? Por supuesto, Herodes no cree la escandalosa historia de los guardias. Ha buscado por toda Jerusalén, no se encuentra rastro de Pedro, por lo que después de interrogar a los soldados romanos son ejecutados por lo que Agripa sin duda piensa que ellos son cómplices en la fuga de Pedro.

Después de esto, Herodes Agripa fue a Cesarea Marítima por un tiempo. Probablemente el viaje no tuvo nada que ver con que Pedro escapara, porque él mientras que pasaba tiempo en Jerusalén, él también pasaba tiempo si no más en Cesarea, la sede del gobierno romano sobre Judea. Probablemente sólo estaba en Jerusalén para participar en los días del festival, ahora concluidos. Cesarea llevaba el apodo de la “Pequeña Roma”, y prefería estar con la aristocracia romana, que él había sido desde que era un pequeño.

Luego viene una explicación interesante del evento que lleva a la repentina muerte de Agripa. A partir del versículo 20 se nos dice que Agripa estaba bastante molesto con la gente de Tiro y Sidón. Estas 2 ciudades estaban en la costa sur de Fenicia, y tenían una vieja relación amistosa con Israel que se remontan a la época de David y Salomón. Israel fue quizás el principal proveedor de alimentos para estas dos grandes ciudades. No se nos da ninguna pista, sobre cuál fue esta grave ofensa que causó la ira de Herodes en contra de estas 2 ciudades. Pero era tan grave que una delegación de altos funcionarios vino a reunirse con Blasto, el principal negociador de Agripa.

Lo que hizo esto aún más crítico, es que probablemente esto fue cuando el creyente profeta Agabo predijo la profetizada hambruna que ocurriría durante el reinado de Claudio, sucedió: el tiempo se alinea bastante bien para esto. No es que Israel fuera la única fuente de alimento para Tiro y Sidón; pero con una hambruna en todo el Imperio, la comida era escasa y cara. Los reyes y funcionarios del gobierno fijaron los precios de los alimentos y determinaron a dónde irían los suministros. Así que básicamente Agripa usó lo que era muy probable que fuera una queja falsa en contra de Tiro y Sidón en el momento de una crisis alimentaria con el fin de extraer algunas concesiones políticas especiales que le darían más poder sobre ellos o lo convertirían en un hombre más rico, o ambas cosas.

Blasto obtiene lo que Herodes Agripa quería de la delegación. Y una vez logrado, era el momento de dar un gran espectáculo. Así que Agripa se engalana con espectaculares atuendos reales, se sienta en su trono, y ciertos dignatarios vienen a escuchar a Agripa darles un discurso. Por supuesto, responden con halagos exagerados (algo que él esperaba y exigía completamente), pero incluso llegaron a decirle: “¡Esta es la voz de un dios, no de un hombre!”  Entonces Herodes Agripa cometió un fatal error; en lugar de desviar el ridículo honor dado a él de ser como un dios (y recuerda, Agripa se había hecho a sí mismo como un representante de la religión judía), él lo aceptó. Dios lo derribó y nos dijeron que fue devorado por gusanos.

El castigo de su blasfemia fue inmediatamente hecho claro para todos, que el suyo era un juicio divino. Esto no era un cuento popular que vemos aquí en la Biblia o es una exageración. Josefo escribe sobre la muerte de Agripa y confirma lo que sucedió, la razón de ello y de qué murió. Pero también seamos claros que estas palabras sobre los gusanos no significan necesariamente que su muerte fue el resultado de haber sido comido de adentro hacia afuera por gusanos (pero hay una pista que de hecho podría haber sucedido). Es un entendimiento estándar que cuando un cadáver es puesto en la tumba, la carne es devorada por gusanos. Es el resultado natural de la muerte; Descomposición. Sin embargo, también es un término que se utiliza para describir especialmente la desaparición de los injustos, a pesar de que la gente también entiende que lo mismo le sucedió a cualquiera que moría.

Es difícil saber cuál fue la enfermedad que mató a Herodes. Josefo nos dice que fue algo gastrointestinal. En realidad, se registran incidentes de parásitos que entran en humanos y consumen personas de adentro hacia afuera. En cualquier caso, sea lo que sea, fue doloroso y espantoso.

Al acercarnos al final del capítulo, se nos informa que la Palabra del Señor continuó creciendo y multiplicándose. Sin duda ahora que Agripa estaba muerto, las persecuciones en contra de los creyentes se calmaron ya que una vez más un procurador romano gobernó y esto significaba que el Sanedrín ya no podía correr e incitar a las multitudes o ejecutar legalmente a personas como Santiago y Pedro. Así que esencialmente se traza un contraste entre este hombre malvado, Agripa, que trató de eliminar a los Del Camino, y el gran éxito que Dios logró a través de los Del Camino a pesar de toda la persecución.

El verso final de este capítulo marca un cambio desde el enfoque en Jerusalén y los judíos, a la diáspora y los gentiles. Los discípulos que habían ido a Antioquía, pero regresaron a Jerusalén, llevarían a Juan Marcos con ellos de vuelta a Antioquía. Recuerden que su propósito de regresar a Jerusalén era traer fondos de socorro para la hambruna por parte de generosos creyentes en Antioquía. Se desconoce cuánto tiempo permanecerían en Jerusalén antes de regresar a Antioquía (que nosotros vamos a leer en Hechos 13).

Para los próximos capítulos, el enfoque se centrará en Pablo y sus viajes misioneros.

Comenzaremos el capítulo 13 la próxima vez.

6355 N Courtenay Parkway, Merritt Island, FL 32953

Copyright © 2022 Seed of Abraham Ministries, Inc.
All Rights Reserved | Copyright & Terms