Month: ט״ו באייר ה׳תשע״ח (April 30, 2018)

Números Lección 3 Capítulos 2 y 3

image_pdfimage_print

Números

Lección 3 Capítulos 2 y 3

Nosotros estábamos terminando Números capítulo 1 la semana pasada cuando nos quedamos cortos de tiempo. Y el tema era la tribu de Levi (los Levitas), quienes fueron asignados a convertirse en la tribu sacerdotal de Israel, quienes serían separados de esta nación de Israel, que ya había sido separada, para esta tarea santa. Pero para entender COMO Levi era separado es igual de crítico como el hecho que ellos eran separados.

Históricamente y Bíblicamente los Levitas fueron adoptados fuera de Israel (para ya no ser contados como Israelitas); ellos fueron adoptados en masa de Israel por Dios. Esto corresponde mucho al patrón de una sorpresiva adopción anterior que nosotros estudiamos en Génesis 48. Vamos a repasar esto por solo un minuto o dos.

LEER GEN. 48:1 – 6

Aquí, por alguna razón que no nos dicen, Jacob (llamado Israel) adopta a los dos hijos de José (recuerda que José era el hijo más favorecido de Jacob). Jacob hace a Efraín y Manasés, los dos hijos de José, sus propios hijos. En otras palabras estos dos nietos suyos tienen un cambio de estatus a hijos de Jacob. Ciertamente, algo muy raro y a nosotros nos dejan meditando en su significado. Pero aquí en Números nosotros encontramos a Jehová haciendo precisamente la misma cosa con Israel: El adopta de Israel la tribu entera de Levi para ser Sus siervos especiales.

Mira lo que pasa: Efraín y Manasés debieron de haber sido clanes de la tribu de José. Pero como ellos fueron adoptados, ellos ahora son elevados de ser posibles clanes a estatus de ser sus propias tribus: 2 tribus de Jacob (Israel). Levi por otra parte ya no es contado como una tribu de Israel; más bien ha sido removido como una tribu de Israel y ahora es la tribu de Dios. Es importante descifrar lo que sucede de aquí en adelante en la Biblia y que nosotros reconozcamos y entendamos el impacto de esta separación de Levi de Israel.

Y aquí nosotros obtenemos un importante principio espiritual que completamente pasa desapercibido en la cara del mundo moderno. Un principio que si la mayoría lo entendiera, seria denunciado como la posición más intolerante y arrogante que una persona pudiera guardar. Y la misma es esta: Dios separa a Sus siervos de todos los demás, los eleva, tiene expectativas mayores para ellos, y les da atención especial. Ellos son diferente. Es Jehová quien le da un estatus diferente; esto no viene por nada que ellos hayan hecho para merecer tal favor sino porque Dios lo ha declarado así. Sus siervos (Levi) son tan especial que ellos ni deben ser contados como entre todos los demas de su nación separada y especial, Israel. Todo esto está conectado al primer principio importante de Dios que les enseñé hace tiempo atrás: Dios divide, elige, y separa. El hace distinciones. Este no es un Dios que dice somos todos una gran familia felíz.

EL NO ve a todo el mundo igual y el NO es tolerante o políticamente correcto para así poder acomodar nuestras preferencias y vanidades que siempre cambian.  

¿Eres tú un verdadero creyente y discípulo de Yeshua? Entonces esa canción de hace años atrás, “We are the World” (Nosotros somos el Mundo) no aplica a nosotros. TÚ, por la sangre de Jesús, has sido separado de todos los humanos. El Señor te ha dado un estatus elevado y te ha dado favor. TÚ eres el equivalente espiritual moderno de los Levitas (NO, tú no te has convertido en un Levita físico). ¿Qué tu hicistes para merecer este favor? Nada. Tu sencillamente aceptaste la realidad de lo que Yeshua HaMashiach hizo por ti.

Por lo tanto, hermanos míos, TÚ no debes ser contado entre los otros de este planeta. TÚ no debes comportarte como los otros en este planeta. De hecho TÚ has sido asignado a la obligación como guardianes de la santidad de Dios en la tierra. Ya que TÚ eres el tabernáculo terrenal de Dios, y algún elemento misteriosos que nosotros llamamos el Espíritu Santo, el Ruach HaKodesh, verdaderamente mora adentro de ti. En todos lados que te encuentres, ÉL está. Todo lo que experimentes, lo sujetas a ÉL y haces que ÉL reaccione de acuerdo. Por lo que como siervo de Dios tú NO debes unirte voluntariamente a nada ni nadie que también no haya sido separado para Dios. Y tú NO debes permitir que nadie ni nada que no ha sido separado para Jehová se una a ti si tienes control alguno sobre el asunto.

Los Levitas fueron separados para santidad y ahora tú eres separado para santidad. Punto, y fin. Ese es el trato y tu única verdadera elección si tú no aceptas este papel y obligación es renunciar a tú alianza con Jesús. Ahora al igual que los Levitas no se fueron y vivieron completamente separados de los Israelitas, nosotros no debemos vivir completamente separados del mundo. Aunque a los Levitas se les dió sus propias ciudades ENTRE las otras tribus de Israel para que pudieran estar cerca y pudieran servir su función divina en ayudar a pastorear a Israel y en ayudar a mantener a Israel en una relación correcta con Dios. De hecho los Levitas no solo sirvieron a Dios directamente en el Tabernáculo por medio de ofrecer los sacrificios requeridos, ellos le sirvieron a ÉL indirectamente por medio del servicio a Israel.

Como creyentes nosotros debemos servirle directamente a Dios. Pero según dijo Jesús, nosotros también debemos servirle a ÉL indirectamente. ¿Y, cómo nosotros hacemos eso? LBLA Mateo 25:37 37 Entonces los justos le responderán, diciendo: “Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te dimos de comer, o sediento, y te dimos de beber? 38 “¿Y cuándo te vimos como forastero, y te recibimos, o desnudo, y te vestimos? 39 “¿Y cuándo te vimos enfermo, o en la cárcel, y vinimos a ti?” 40 Respondiendo el Rey, les dirá: “En verdad os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos hermanos míos, aun a los más pequeños, a mí lo hicisteis.”

Nosotros le servimos a ÉL, al servirles a otros (ESPECIALMENTE nuestros hermanos y hermanas en la fe) bajo SU dirección. Los paralelos entre los Levitas y nosotros los discípulos de Yeshua, ya sea judío o gentil, son tan exhaustivos y de gran alcance que nosotros no podemos ignorarlos y luego decir que tenemos conocimiento verdadero de la membresía en el Reino de Dios.

Por lo que al nosotros continuar nuestro estudio de la Torá pon mucha atención de lo que Dios espera de los Levitas; la mayoría de estos principios nos aplican a nosotros.

Yo no voy a entrar en detalle por el momento, pero déjenme decirle una de las razones que Jehová separó a los Levitas de todo el resto del mundo y los hizo Su propiedad: esto tiene que ver con el principio que todos los primogénitos automáticamente le pertenecen a Él. Dios ha establecido un principio en Éxodo que las vidas de todos los primogénitos son de Él. Cuando ÉL tomó las vidas de todas esas personas y del ganado en Egipto, ÉL mató SOLO a los primogénitos; ÉL estaba sencillamente tomando lo que ya era Suyo, el primogénito.

Pero ahora con el tomar los Levitas de su padre biológico Jacob, el Señor está substituyendo los Levitas como rescate por todos los primogénitos de todas las otras tribus de Israel. En vez de Dios tener las vidas de todos los primogénitos de Israel, ÉL las ha intercambiado por los Levitas. Acepta eso por el momento aun cuando yo no lo he explicado completamente, y en las próximas semanas nosotros vamos a ver este principio con mayor profundidad.

Permítanme terminar este pensamiento con otro paralelo entre los Levitas y los creyentes. Los Levitas debían proteger la santidad de Dios de los invasores. Porque si una persona no autorizada (alguien que Dios ve como no apto) invade la santidad de Dios, la comunidad entera va a sentir Su furia. ¿Y quiénes eran visto como no aptos? Todos aquellos que Dios no considera santo.

Los Levitas al proteger la santidad de Dios, a la misma vez protegen a la gente común de Israel de la furia de Dios al guardar aquellos quienes no eran los suficientemente santos lejos de Él. Si los que no son santos podían acercarse a la santidad de Dios, Su furia caería sobre la comunidad entera como retribución divina. Igualmente uno de los propósitos de los creyentes es retrasar la furia de Dios sobre lo no santo; el mundo. El día va llegar cuando todos los creyentes van a ser tomados de esta tierra en un evento que los evangélicos llaman el Rapto, y DESPUÉS la furia de Dios va ser derramada sobre este planeta. Una parte principal de TÚ propósito como tabernáculo de Dios andante, vivo, que habla, respira es proteger a este mundo de la furia de Dios al proteger la santidad de Dios de lo impuro y lo no santo del mundo. Mientras nosotros estemos aquí, ÉL está aquí. Cuando nosotros nos vayamos, ÉL se irá. Ahora si esa responsabilidad no hace que sus rodillas tiemblen y se te seque la boca, entonces tú o no me crees o no lo captaste. Todo lo que estuvo entre la aniquilación total de Israel y Dios era los Levitas. Todo lo que está hoy en día entre la aniquilación del mundo y Dios, eres TÚ.

Yo no quiero dejar esto tan rápido. Permítanme explicarles algo a ustedes: los Levitas no eran como monjes pacifistas que le suplicaban a un invasor que se quedara lejos y si el invasor no prestaba atención los Levitas se comportaban como Gandhi o como ovejas de sacrificio. Los Levitas estaban armados y eran peligrosos; ellos inmediatamente mataban a cualquiera que se acercaba a los terrenos santos. Esto no tiene que ver con justicia como nosotros podemos pensar. La simpatía era irrelevante. Un sencillo error traía muerte tan rápidamente como una terca determinación y un intento malicioso.

¿Recuerdas en Génesis la descripción gráfica del querubín con la espada en llamas que guardaba el camino al Jardín del Eden? ¿Y cualquier persona no autorizada lo suficientemente tonta para acercarse era inmediatamente destruida por esos querubines? Los Levitas debían comportarse como aquellos querubines se comportaban. Los Levitas no pidieron permiso para matar al intruso, se esperaba que lo hicieran sin titubear; ellos no arrestaban al invasor y lo llevaban al sacerdote para una vista, el Levita estaba obligado a matar esa persona en el momento o si no perdían su vida por no hacerlo. La santidad de Dios es un asunto serio. Dios ciertamente pone gran valor en la vida humana; pero Él también pone el valor MÁXIMO en Su propia santidad. Y las Escrituras hacen claro que Él sacrificaría TODA vida humana para mantener Su santidad.

Como creyentes nosotros necesitamos hacer nuestro trabajo, al igual que los Levitas hicieron el suyo; y esto era para el beneficio del devoto y el pagano. Pero este trabajo no puede ser hecho sentado a un lado. Ahora obviamente nosotros no estamos en el negocio de matar a las personas no santas. Pero como guardianes de la santidad de Dios nosotros debemos ser activos y vigilantes y atacar al verdadero enemigo, Satanás, cuando sea que ÉL se acerque. Y nosotros hacemos esto cuando estamos parados en la Palabra de Dios y lo seguimos sin importar el costo. Esto nunca debe de ser una acción frívola o rápida de nuestra parte, ni algo que nosotros debemos actuar sin antes orar y buscar consejo.

Vamos a continuar con Números capítulo 2.

LEER NÚMEROS 2

La organización de la nación de Israel para las Guerras Santas venideras continúa. Y a los Israelitas se le da instrucciones de como ellos deben instalar su campamento y hacer uso del mismo cuando estén quietos. Vamos a recordar que afuera en el desierto los Israelitas no se movían tanto. Ellos permanecían en un lugar por muchos meses a la vez (años en algunos casos) antes de que ellos eran dirigidos por el Shekinah de la nube de fuego a moverse nuevamente. Por lo que cuando ellos instalaban el campamento, ellos no los hacían para un fin de semana o cómo podemos montar una caseta para propósitos recreacionales. En vez de tener un tipo de desorden era necesario tener un orden. Y con los 2-3 millones de personas era necesario que la organización y la estructura fuese aún más precisa y codificada que si fuese unas cuantas personas. No nos debe sorprender que una jerarquía bastante rígida es presentada para los Israelitas.

De extrema importancia es que ellos debían instalar su inmensa aldea de tiendas alrededor del Santuario Santo. Una clase de formación en cuadrado seria establecida con cada división consistiendo de 3 tribus asignadas a un lugar en particular. Y ese lugar era designado por los puntos cardenales este, oeste, norte, y sur.

¿Por qué un cuadrado? ¿Por qué el Tabernáculo del Desierto en el centro? Bueno aparte de las razones obvias que por medio de las personas rodeando el Tabernáculo el mismo estaba mejor protegido, nosotros también encontramos que históricamente Rameses II usó esta misma formación durante sus campañas de batallas.

La tienda real de Faraón fue ubicada en el medio y ciertos batallones fueron asignados en una clase ventajosa de orden alrededor de la tienda. Estos Israelitas que habían pasado generaciones en Egipto, estaban completamente familiarizados con este método.

Yo solo les digo esto para recalcar que, generalmente hablando, Dios trata con nosotros usando maneras y formas a las que nosotros estamos familiarizados en nuestra cultura. La mayoría de los rituales que Dios le dió a Israel, y la forma en que las Leyes y las ordenanzas fueron presentadas (hasta el uso de la Menora, y de las ofrendas de holocausto, y del incienso, y de la circuncisión, y así sucesivamente) tenían un paralelo que ya existía hacía tiempo en las sociedades del Medio Este. Nosotros no debemos pensar que Jehová mantuvo un aluvión continuo de instruirle cosas a los Israelitas, y en maneras, que eran completamente extrañas para ellos y totalmente nuevas para este mundo. No. No había necesidad de esto. Siglos de costumbres civiles habían sido desarrollados y Dios usó muchas de esas costumbres imperfectas para Sus propósitos. Para Israel algunas de las costumbres Él cambió, algunas Él prohibió por ley, y otras Él le dio un significado profundamente diferente.

El punto es que la mayoría de lo que Israel hizo, ellos lo hicieron porque ya era muy bien conocido para ellos. A partir de los siglos de seguir los caminos de Dios y de entender mejor los propósitos de Dios para ellos, las costumbres de Israel comenzaron a verse diferente de las otras personas. Sus caminos se convirtieron más y más extraño para el resto del mundo y ciertamente eso SÍ parece ser el plan de Dios para Su pueblo.

Nosotros como discípulos de Yeshua debemos operar de la misma manera. Cuando nosotros somos redimidos (salvos) nosotros aun vivimos en casas. Nosotros nos levantamos por la mañana y vamos a nuestros trabajos. Nosotros nos ponemos zapatos y nos ponemos ropa. Nosotros guiamos carros. Nosotros todavía leemos periódicos. Los límites de velocidad permanecen igual, nosotros todavía tenemos impuestos que pagar, nosotros votamos y continuamos usando electricidad. Nosotros comemos con un cuchillo y un tenedor y nosotros leemos libros. Externamente nosotros fuimos salvos ADENTRO del ambiente y cultura con la que nosotros estamos familiarizados. Y generalmente nosotros vamos hacer nuestra jornada del reino con Jehová adentro de la cultura que nosotros estábamos familiarizados antes de que nosotros nos sometiéramos a Él. Y Dios también probablemente nos envía hacer SU llamado adentro de la misma sociedad que nosotros conocíamos antes de que fuésemos redimidos. Cuando nosotros primero somos redimidos generalmente TODO el cambio es interno. Es con el tiempo (si es como mi vida, periodos LARGOS de tiempo) que los cambios internos comienzan a mostrarse externamente. Por lo que eventualmente nosotros comenzamos a vernos bastante extraños para el mundo, y el mundo se ve más extraño para nosotros. O nosotros comenzamos a parecerle al mundo como un reto a sus esperanzas y aspiraciones al nosotros movernos de ser percibido a meramente ofensivos a ser un enemigo. Así fue como era para Israel en aquel momento y (si no lo reconoces) como es para nosotros ahora.     

El verso 2 hace explícito que las 12 tribus deben acampar alrededor de la Tienda de Reunión A UNA DISTANCIA. Es muy peligroso estar muy cerca.

Y usando frases comunes de esos días dice luego que cada Israelita debe acampar con su unidad (eso es, dentro de su grupo de batalla) y no como algunas traducciones dicen “con su estandarte” como generalmente vemos escrito. Por lo que cada Israelita debe acampar con la unidad de batalla a la que él pertenece según ha sido determinado por el censo, y sobre su unidad debe volar una bandera representando su unidad. Ahora esta bandera era una clase de tela con color con la insignia del grupo estampada sobre la misma. La mayoría de los Targums (comentarios judíos escritos por Rabinos) y el Talmud están de acuerdo que cada una de las 12 tribus tenía una distintiva bandera incorporando un color específico y el color de cada bandera coincide con una de las 12 piedras semi-preciosas que adornan el pectoral del Sumo Sacerdote. Lo que la insignia que estaba en cada bandera significaba es algo que no sabemos; nada ha sido preservado que nos diga con alguna certeza. Por lo que cualquiera que fuera el conjunto de símbolos para cada tribu de Israel que puedas ver en un libro, es solo conjeturas y tradiciones.

El orden de las tribus (o, literalmente como son llamados aquí, tribus) es que Judá, Isacar, y Zebulón acampan juntos como una unidad en el lado este (el frente) del Tabernáculo del Desierto. Esta es la posición primordial de honor. Judá es el líder de esta división de 3 tribus. Judá obtiene este derecho de dirigir porque Judá reemplazó a Rubén (quien era el primogenitor de Jacob (Israel) debido a una indiscreción hecha por Rubén en contra de Jacob.

Aun cuando Rubén ya no tiene la posición preeminente como primogenitor y por ende líder supremo de Israel, él es todavía un líder y es aparentemente segundo en comando a Judá. Por lo que a él se le da instrucción de acampar en el área más prestigiosa del lado sur del Tabernáculo. Permítanme decir aquí que cuando yo llamo a una tribu por su nombre y digo “él” no me estoy refiriendo a que el hombre, por ejemplo, Rubén aún estaba vivo. Él había muerto hacía mucho tiempo y según nosotros vimos en los registros del censo había un hombre llamado Elizur quien actualmente era la cabeza de la tribu de Rubén. La única cosa que quedó de los hijos originales de Jacob a esta fecha era sus descendientes y sus nombres que continuaron como los nombres de las tribus de la que ellos fueron padres.

Por lo que el líder de la tribu de Judá tenía el estatus más alto, seguido del líder de la tribu de Rubén como el 2ndo más alto.

Rubén acampó con Simeón y Gad, y esos 3 juntos formaron la división del Sur.

Próximo, al oeste, estaba Efraín como la cabeza de su división y acampaban junto con Manasés y Benjamín.

Por último, en una menos prestigiosa posición, en el Norte estaba la división dirigida por Dan. Aquellos que estaban con él eran Aser y Neftalí.

Ahora estas posiciones de acampar (colocadas de acuerdo a las direcciones cardinales) también indicaban el orden de marcha: eso es quien marchaba al frente, quien le seguía y así sucesivamente hasta quien estaba al final. La división de Judá dirigía la columna seguida por Rubén.

El verso 17 nos dice que después de la división de Rubén, pero antes de la próxima división (la cual era Efraín), el Tabernáculo del Desierto debía ser cargado. En otras palabras los Levitas, cargando y protegiendo la tan importante tienda santa, debían estar en el medio de la columna marchante. En la parte de atrás estaba la división de Dan.

¿Ahora podemos nosotros verificar porqué ciertas tribus estaban designadas acampar juntas en un grupo o división en particular? Sí, hay una razón y patrón para esto. Al Este tenemos compuesto lo que se llama las tribus de Lea. Esa es la madre biológica de Judá y las otras dos tribus con las que el acampaba era con Lea. Al Sur nosotros encontramos 3 tribus más de Lea; aunque hay una pequeña diferencia. El líder de la división del Sur, Rubén, era el hijo biológico de Lea al igual que Simeón. Pero Gad NO era el hijo biológico de Lea; más bien él era el hijo de la sirvienta de Lea, Zilpa. Aunque por ley Zilpa, como sirvienta, era una madre gestante para Lea por lo que Gad era contado entre los hijos de Lea.

Al oeste estaban las tribus de Raquel dirigidas por Efraín; estos eran todos los hijos procreados por la esposa más amada de Jacob, Raquel. Ahora nuevamente yo tengo alguna explicación para hacer porqué aun cuando la madre biológica de Benjamín era ciertamente Raquel, Efraín y Manases, las otras dos tribus que hacen esta división, NO tenían a Raquel como madre biológica. ¿Así que, porque ellos se llaman las tribus de Raquel? Porque Raquel ERA la madre biológica de José, quien era el padre biológico de Efraín y Manases; y como hijos de José ellos estaban actualmente cargando la autoridad de José, algo que había sido ordenado por esa maravillosa bendición de cruce de mano de Génesis 48. De hecho, podemos pensar de la misma, biológicamente hablando Efraín y Manases eran NIETOS de Raquel. No obstante debido a las costumbres de esa era Benjamín era considerado un hijo de Raquel y en la bendición de las manos cruzadas Jacob (el esposo de Raquel) había adoptado a Efraín y Manasés.  

Al Norte (representando el punto más bajo en las tribus en el orden jerárquico) estaban las restantes 3 tribus, dirigidas por Dan. Lo que los hacía a ellos los más bajos era que todos eran los hijos de las concubinas de Jacob (las sirvientas de Lea y Raquel).). Dan y Neftalí eran hijos de Bila, y Aser el hijo de Zilpa.

Lo que es importante ver en todo esto es que Judá, es la tribu principal y por lo tanto tiene el estatus más alto, y Dan es el más bajo. Y eso a parte de lo que nosotros podamos ver como justo, el tribalismo era brutal en su determinación de rango y poder y el mismo era absoluto y no era nada diferente con Israel. La única esperanza para una tribu de rango más bajo era de alguna manera llegar a ser más poderosos que una tribu de rango mayor o absorber a esa tribu mayor o sencillamente llegar a dominarla. Mantén esto en mente al continuar y ver el progreso y desarrollo de Israel en el Antiguo Testamento porque esto era el contexto por el cual las fluctuaciones de poder eran determinadas. De hecho esto es generalmente como las sociedades de tribu aun trabajan.

Otra pieza de información que yo creo que van a encontrar beneficioso para entender la Biblia es: el este era la dirección preeminente al igual que el lado “derecho” era el lado preeminente.

Por lo que, para poder entender porque las direcciones del norte, sur, este y oeste en la que las varias divisiones acampaban denotaba rango, nosotros vamos a comenzar con el Este.

Ponte en la mente mirando hacia el este, ¿Si tu sacas tu mano derecha vas estar señalando en qué dirección? EL Sur. Por lo que como es clasificada #1, a la derecha inmediata del Este es la clasificación #2, sur. Ahora voltéate y mira hacia el sur. ¿Saca tu brazo derecho a tu lado derecho y ahora vas a estar señalando hacia dónde? Al oeste. Por lo que eso es la clasificación #3. Una vuelta más a la derecha y vamos a estar mirando hacia el norte, el cual es la última clasificación, la clasificación #4.

Este mismo protocolo es usado a través de toda la Biblia. Por lo que siempre comienza con el este y trabaja hacia la derecha para entender la clasificación y el orden de las direcciones, ya que cada una de estas direcciones también simboliza rango y orden de poder y autoridad.

Vamos a ir a Números capítulo 3.

Este capítulo gira alrededor del censo tomado de la tribu de Levi. Y, es importante entender que la localidad de donde esto tomo lugar es en el Mt. Sinaí, hasta el verso 13, pero luego cambia a un tiempo durante los viajes en el desierto DESPUÉS que salen del Mt. Sinaí en el verso 14. Vamos aleer Números capítulo 3.

LEER NÚMEROS CAPÍTULO 3

Bíblicamente hablando la genealogía siempre ha sido importante. Por lo que los primeros versos del capítulo 3 elaboran en la genealogía de Moisés y Aarón (pero mayormente Aarón). Realmente a parte del hecho que Moisés es el hermano de Aarón, ninguna de la genealogía puesta aquí aplica directamente con Moisés.

Permítanme reiterar un principio que puede llegar a ser un poco confuso pero que es esencial para nosotros poder entender la estructura social de Israel, así que vale la pena repetirlo: Aarón y su familia eran uno de los varios clanes principales que forman la tribu de Levi. Aun cuando habían varios clanes Levitas, Jehová asigna el clan de Aarón con un estatus santo que estaba un poco más superior a los otros miembros de la tribu de Levi. Específicamente solo los miembros del clan de Aaron podian ser los sacerdotes de Israel. Todos los otros Levitas estaban alli para ser siervos y ayudantes para el sacerdote; o tal vez mejor dicho, siervos para el sacerdocio. Los sacerdotes eran los únicos que podían llevar a cabo rituales y ceremonias. Las otras familias Levitas tenian obligaciones diferentes; cosas como guardar el Tabernaculo y cargarlo, llenar de agua las vasijas, limpiar, avivar el fuego, tocar música, cantar Salmos y así sucesivamente.

Por lo que de alguna manera al igual que los Levitas fueron removidos para el servicio de Dios de su familia regular de Israel (todas las otras tribus), también la familia de Aarón fue removida de la familia regular de Levi y se le dió un estatus elevado para el servicio MAS ESPECIAL para Dios.

Por lo que el Sumo Sacerdote (y había SOLO un Sumo Sacerdote a la vez) debía salir solo de un hijo especifico de Aarón, Eleazar.

Por lo que la tribu de Levi fue removida de Israel para el servicio del Tabernaculo; la familia de Aarón fue removida de los Levitas para el servicio sacerdotal; y de la familia de Aaron un hijo específico debía proveer la linea continua de Sumos Sacerdotes. Dividiendo, separando, y eligiendo.

En el verso 2 nosotros obtenemos los nombre de los hijos de Aarón y un triste recordatorio de la suerte de dos de ellos. Los cuatro hijos de ellos son Nadab, Abiú, Eleazar, e Itamar. Nadab era el primogenitor de Aarón. Él, bajo circunstancias normales, hubiera sido el próximo Sumo Sacerdote después de que su padre muriera; y luego Nadab hubiera producido la línea del cual todos los futuros Sumos Sacerdotes saldrían. Pero Jehová mató a Nadab y a su hermano Abiú en represalia directa por su ofrenda de un fuego “extraño” para el Señor. Eso es que ellos estaban llevando a cabo sus obligaciones sacerdotales, pero ignoraron las instrucciones directas sobre algunos procedimientos rituales por lo que Dios los envolvió en llamas y los quemó justo al frente de los ojos de su padre, Aarón. Como el primogénito de Aarón, Nadab, estaba muerto y el 2ndo, Abiú, también estaba muerto, le cae a Eleazar ser el próximo en línea para ser el futuro padre de los Sumos Sacerdotes.

Además se hace claro que la genealogía de Nadab y Abiú muere con ellos porque ellos no tuvieron hijos en el momento de su muerte. Sus árboles genealógicos fueron cortados y su genealogía terminó.

Ahora los próximos versos, comenzando con el 5, definen las obligaciones de los Levitas (queriendo decir los que no son sacerdotes). Y si tu lees esto en Inglés esto está un poco confuso a lo que exactamente se supone que ellos hagan. La mayoría de los textos dice algo para el efecto de que ellos ‘a llevar a cabo sus obligaciones…..hacer el trabajo del Tabernáculo….una obligación por parte de los Israelitas’….etc.

De hecho, el hebreo hace las obligaciones bastante específicas. En el verso 7 lo que generalmente es traducido como sencillamente “llevar a cabo las obligaciones” en hebreo es, shamar mishmereth. Y esto quiere decir, “mantener la guardia”. Por lo que el verso 7 debe leer, “Ellos (los Levitas) deben mantener la guardia para él y para la comunidad entera delante de la Tienda de Reunión….” Según hemos discutido anteriormente una de las asignaciones primordiales de los Levitas era guardianes de la santidad de Dios y de Su morada.

Más tarde en ese mismo verso donde la mayoría de las traducciones dicen, “haciendo el trabajo del Tabernáculo” (o algo similar) el hebreo usado para “haciendo el trabajo” es abad bodah. Y esto verdaderamente quiere decir “haciendo trabajo pesado”. Por lo que la primera obligación asignada a los Levitas era shamar mishmereth, mantener la guardia, y luego hacer abad bodah, hacer el trabajo pesado del Tabernáculo.

Los versos 9 y 10 esencialmente ponen la idea que los Levitas son dedicados hacer el trabajo de cuello azul (clase trabajadora) asociadas con el Tabernáculo, y que ellos deben seguir las direcciones de los sacerdotes.

El verso 11 comienza una fascinante instrucción divina que está casi perdida para el cristianismo y el judaísmo.

Esto es una instrucción que yo les dije a ustedes la semana pasada y que les dije que íbamos a profundizar un poco más tarde…..por lo que aquí estamos. Y la instrucción toma lugar en los versos 11-13; la misma es que los Levitas deben REEMPLAZAR al primogénito de las otras tribus de Israel. Eso es, por medio del cual Dios de una manera especial consideraba todos los primogénitos varones de las tribus de Israel como especiales y separados para ÉL….una clase de propiedad o adopción por Dios….AHORA ÉL ha tomado a los Levitas, en total, como SU propiedad en sustitución de todos los primogénitos de Israel. Ese estatus especial de los primogénitos Israelitas como por encima de los primogénitos de otras naciones pasó en Éxodo 11, cuando los primogénitos de Israel fueron conmemorados a Dios como una rememoración de su salvación en la Pascua.

La semana que viene comenzaremos discutiendo la sustitución del primogénito de Israel por la tribu de Levi.

Números Lección 2 Capítulo 1

image_pdfimage_print

Números

Lección 2 Capítulo 1

Al nosotros entrar a un libro nuevo de la Torá, siempre hay un preámbulo que tratar para que nosotros podamos abordar las cosas en la perspectiva correcta. Si usted no ha escuchado la introducción a Números yo le sugiero que lo escuche (o lo lea) en nuestra página Web, ya que hay unos fundamentos importantes que son señalados que le beneficiara en su estudio.

Israel se prepara para salir del Mt. Sinaí alrededor del 1350 A.C. después de pasar 400 años en Egipto, los últimos dos siglos de ese tiempo como la fuerza laboral y esclavos de Egipto, Dios finalmente los ha rescatado de su apuro; la palabra de la Biblia usada para este rescate es redención; y esto es porque lo que ocurrió en su éxodo de Egipto implica más que una fuga masiva.

La redención está en el núcleo del asunto espiritual, y por lo tanto la redención es un tema importante para el resto de la Torá. También esto establece un principio clave de Dios para entender el Nuevo Testamento: primero viene la redención y luego viene el conocimiento y la relación. Yo voy a reiterar esta declaración a la que yo he aludido en otras ocasiones y que de cierto modo es controversial: las leyes y mandamientos de la Torá, y de toda la Biblia en lo que respecta (AT o NT), NO es para que las personas impias sigan……esto es SOLO para los que ya son redimidos. Una vez nosotros somos redimidos, entonces nosotros podemos comenzar a desarrollar nuestra relación con Dios, la cual implica no solo confiar en Él, sino que obediencia a Sus mandamientos. El error viene cuando nosotros pensamos que nosotros podemos seguir las leyes de Dios como una receta o una lista de cotejo para así poder llegar a ser un hijo de Dios. De hecho probablemente la mayor lección sin revelar de la Palabra de Dios es que las leyes de Dios son solo para aquellos que confían en ÉL.

No dejen que la palabra redimir o redención les confunda; esto esencialmente quiere decir lo mismo que la palabra usada en la iglesia “salvación. Por lo que cuando nosotros estudiamos la Torá y otros libros de la Biblia uno puede libremente intercambiar las palabras redención y salvación hasta cierto grado. La única diferencia en realidad es que la salvación ha tomado un significado de incluir la creencia que es Yeshua el Mesías quien nos ha redimido de nuestros pecados; pero de un punto de vista genérico y puramente literal, la redención y la salvación básicamente quiere decir la misma cosa. Y date cuenta, que la Ley NO redimió a Israel; Dios los redimió a ellos y luego en algún momento DESPUÉS Él le dio la Ley.

Vamos a seguir este patrón de Dios que está establecido en la Torá. Recuerda que al ser rescatado, redimido, la primera cosa que Dios hizo fue removerlos a ellos de todo lo que ellos estaban familiarizados; Egipto. La esclavitud a un capataz cruel y maléfico había terminado, pero eso no quiere decir que la dificultad y el reto había terminado.

Ya en las etapas tempranas de su éxodo los miedos y las inseguridades de lo desconocido había causado que algunos hebreos desearan regresar; para descartar su nueva libertad encontrada y reconectarse ellos mismos a la terrible esclavitud que ellos conocían, pero que en cierto nivel estaban cómodos, en vez de someterse completamente a Dios y ser moldeados y hechos de nuevo a Su imagen (la cual, en sí mismo es a veces un proceso largo y temeroso bajo las mejores circunstancias).

Una vez el Señor pone un poco de distancia entre los Israelitas y su pasado, la próxima cosa que Él hizo fue enseñarles sobre la santidad, Su santidad. Y esto fue logrado por medio de la misma Torá que nosotros ahora estamos estudiando. En el tope del Mt. Sinaí Dios le dio a Moisés muchas ordenanzas y reglas, leyes y mandamientos, para darle al pueblo de Israel: ¿de qué otra manera un pueblo que no conocía a Dios iba APRENDER sobre quien ÉL es y que ÉL espera de Sus devotos?

Aunque los cristianos modernos tienden a pensar sobre esas 613 leyes de la Torá como siendo sobre NOSOTROS….cosas que debemos y NO debemos de hacer…en realidad las mismas nos informan todo sobre ÉL. Las mismas nos dicen cuan inmensurablemente santo y justo es el Dios de la Biblia. Las leyes nos dicen a que equivale la santidad y como se ve; ellas nos dicen QUIÉN Dios es y que Él completamente espera que aquellos que ÉL compró y pagó un precio que luchen por la duración de sus vidas hacia SU definición de santidad y justicia.

Amados hermanos este mismo (exacto) patrón establecido 3300 años atrás es todavía como el caminar del creyente se supone que se vea hoy en día. Israel no fue redimido por un conocimiento de Dios; ellos fueron redimidos por un trabajo de Dios. Nosotros también no podemos ser intelectualmente persuadidos a ir en pos del Mesías; esto es un trabajo del Espíritu Santo sobre nosotros. Aunque una vez ese trabajo del Espíritu de Dios ha ocurrido, una vez el Ruach HaKodesh ha morado en nosotros, que viene después…al menos eso es lo deseado…..es nuestra búsqueda de conocimiento.  

Demasiado de mucho la iglesia ha implicado que sobre nuestra experiencia de Salvación cualquier conocimiento de Dios que nosotros tengamos va a venir por medio de algo místico. Que nosotros solo podemos sentarnos en nuestras sillas, mirando la televisión, y de alguna manera en nuestro subconsciente el Espíritu Santo va a implantar en nosotros conocimiento de la santidad de Dios y lo que conlleva. Que como cristianos nada de nuestra experiencia de Salvación importa un comino; que el esforzarnos aprender los caminos de Dios, y experimentarlo por nuestras obras buenas y frutos, es hasta algo que debe ser evadido. Aunque eso de ninguna manera es el ejemplo que a nosotros se nos da en la Escritura, el Antiguo o el Nuevo Testamento.

El hecho es que nosotros no podemos más intelectualizar nuestro camino a una relación con Cristo, no podemos dormir y esperar obtener conocimiento de santidad. Los Israelitas no aprendieron sobre la justicia de Dios y Sus leyes y luego como resultado hicieron una estrategia y se organizaron y se levantaron en contra del Faraón, y se libertaron ellos mismos……el Señor hizo todo esto. Pero DESPUÉS de su redención era una expectativa que ellos aprendieran sobre la santidad y los caminos de luz; primero por conocimiento y luego actuando lo que ellos habían aprendido en cada faceta de sus vidas.

Yo tengo unos cuantos asuntos más para discutir con ustedes y luego vamos a leer Números capítulo 1 juntos. Primero, el libro que nosotros acabamos de completar, Levítico, tenía todo que ver con el anunciar y enseñar la santidad de Dios. Por otra parte el libro de Números, tiene que ver con poner ese conocimiento a funcionar. Levítico tenía que ver con impartir las leyes y mandamientos de Dios a SU pueblo. El libro de Números nos dice la historia de SU pueblo durante los 40 años de estar errante en el desierto después que ellos habían obtenido ese conocimiento (después que ellos recibieron la Ley).

Lo segundo que me gustaría decirles es esto: ustedes me han escuchado pronunciar el nombre de Dios un poco diferente que muchos otros. Yo he hecho bastante estudio en Su nombre debido a todas las controversias que le rodean, y todas las veces que ustedes me han preguntado sobre el mismo. Y la dificultad de saber con absoluta certeza como pronunciar el nombre formal del Señor que se deletrea en hebreo, Yud-heh-vav-heh, es que los judíos pararon de pronunciarlo hace alrededor de 2000 años atrás por lo que en algún sentido el sonido de su nombre se ha perdido. Además cuando nosotros intentamos pronunciarlo en inglés nosotros estamos tratando de imitar el sonido de las letras hebreas con los sonidos de las letras del abecedario en inglés. Este proceso de convertir palabras hebreas al inglés se llama transliteración.

El problema con la transliteración del idioma original es que hay letras y vocales y reglas gramaticales que no tienen un equivalente directo de lenguaje a lenguaje. También hay palabras y frases y modismos y hasta conceptos enteros que no tienen equivalente directo entre el hebreo y otros lenguajes. Gramaticalmente hablando hay letras en el abecedario hebreo que no tienen equivalentes directos en el griego, latín, o inglés. El hebreo no tiene tiempo pasado o futuro (gramaticalmente hablando) como nosotros estamos acostumbrados, porque en inglés y en griego los tiempos (gramaticalmente hablando) son usados para poner la acción a la que se están refiriendo en relación al TIEMPO, como ERA (pasado), ESTÁ (presente), y ESTARÁ (futuro). Más bien el hebreo emplea lo que es llamado tiempo perfecto o imperfecto (gramaticalmente hablando). Estos indican si una acción es COMPLETA o INCOMPLETA. Y en ocasiones cuando estamos traduciendo esos tiempos al griego o al inglés nosotros automáticamente igualamos el tiempo completo con el pasado y el tiempo incompleto con el futuro, el cual es incorrecto. Por lo que, es el CONTEXTO de lo que uno lee en hebreo, MAS el tiempo (gramaticalmente hablando) lo que nos dice si una acción estaba en el pasado, presente, o futuro. Y claro que esto es lo que podemos ver a simple vista en lo que trata con problemas de transliteración y traducción. ¿Cómo nosotros podemos razonablemente y honestamente tratar reverentemente (lo más importante) con el asunto del nombre de Dios y el nombre de nuestro Salvador?

Según las mejores fuentes en hebreo y gentiles que han estado disponibles a mi alcance, yo les puedo decir que independientemente de cómo nosotros podamos verbalizar precisamente el nombre del Señor, no puede ser otra cosa que una palabra de 3 silabas. Esto es sencillamente un asunto de gramática básica hebrea.

Cuando una palabra hebrea comienza con un Yud, y luego sigue con 3 consonantes más, generalmente cada consonante REQUIERE un sonido de una vocal. Por lo que nosotros debemos tener TRES sonidos de vocales en el Yud-Heh-Vav-Heh…..el nombre de Dios.

Por lo que, la pronunciación de Yah-weh, es menos probable porque la misma es 2 silabas y emplea solo 2 sonidos de vocales; probablemente una manera más correcta es Yeh-ho-veh. ¿Por lo que de dónde la idea de llamar a Dios Yah-weh salió? Realmente, no está muy claro. Algunos piensan que Yahweh es sencillamente una unión de la palabra Yeh-hoveh…..la palabra en inglés para esto es “contraction” (pero en español no tenemos una palabra que podamos usar para traducir “contraction”) por lo que “contraction” en inglés es cuando tomamos dos palabras y las unimos y las decimos como una sola palabra de una sola silaba……por ejemplo en inglés podemos tomar una frase de dos palabras (que cada una tenga una silaba) y unirlas y decir solo una palabra ( de una silaba). Algunas de estas uniones (“contraction” en inglés, yo uso unión porque es lo más cercano aunque no es la traducción verdadera) han ocurrido no por la manera como la palabra esta deletreada, sino que por como la palabra es pronunciada; cuando uno dice Yeh-ho-veh rápidamente, para la persona que habla inglés o griego le puede SONAR como una palabra de 2 silabas. El decir Yah-weh puede también representar una clase de rebelión en contra del uso de la palabra de 3 sílabas en inglés Jehovah; pero a la par y a la postre, el decir Yah-weh es probablemente nada más que un error por estudiosos gentiles con muy buenas intenciones que sencillamente no entendían las reglas gramaticales hebreas o no escucharon el sutil sonido de la “o” en el medio de la palabra. La palabra para Jehová que es común en la cristiandad occidental, nació de una manera alemana de deletrear Yeh-ho-vah, y luego hace siglos atrás se adaptó al inglés a lo que nosotros conocemos en español como Jehová.  Por lo que Jehová es una pronunciación bastante razonable para el español del nombre de Dios, siempre y cuando nosotros entendamos que el decir Jehová es el equivalente a llamar a una persona Rusa por su nombre como Mikhail, o Mike….el cual nosotros normalmente no haríamos.

Ahora, en lo que respecta el nombre del Mesías: Yeshua sufre del mismo problema como Dios el nombre del Padre. Los estudiosos por mucho tiempo han conocido que Jesús el nombre hebreo es idéntico al nombre protegido de Moisés que conquistó a Canaán, Josué. Y en hebreo Josué es Yhoshua. Ahí nosotros vemos que la “o” del medio añadida que efectivamente añade una silaba más a su nombre que ha sido unido (recuerden estoy usando la palabra unir para “contraction” porque no hay una traducción directa de esa palabra) a Yeshua. En lo que respecta al nombre de Jesús, han habido muchas historias falsas expuestas de como este nombre surgió. El más común es que Jesús es tomado de la manera en que se escribe el dios griego, Zeus. Esto NO es cierto. Primero que nada, Zeus es deletreado con una Zeta, mientras que en el nombre de Jesús no hay ninguna zeta. Nosotros tenemos la forma de “Jesús” en inglés debido a un proceso estándar de transliteración que comenzó con el hebreo original Y’hoshua, que llegó a ser unido (“contraction”) a Yeshua, el cual fue transliterado al griego, luego al Latín, y finalmente al inglés. ¡El usar el nombre de Jesús NO es pagano O malo, pero es algo que ÉL jamás hubiera escuchado Él Mismo siendo referido a ÉL cuando caminó en esta tierra!

Con esto dicho debe ser de conocimiento para aquellos que son cristianos gentiles, que para nosotros usar la palabra Jesús cuando hablamos a los judíos creyentes indica para ellos una completa insensibilidad al hecho que aun cuando nosotros SABEMOS y podemos fácilmente pronunciar el nombre hebreo verdadero, histórico, y dado (Yeshua), nosotros ESCOGEMOS distanciarlo a ÉL de Sus raíces judías y lo hacemos a ÉL más como un gentil al insistir en usar un nombre completamente gentil para Él ….Jesús. Yo he tenido personas que me han dicho que el decir Yeshua es una blasfemia porque Su nombre es Jesús.

Personalmente yo prefiero Yeshua porque ese fue Su nombre dado en Su propia cultura. Cuando yo viajo a otra nación y hablo con personas allí, naturalmente yo uso el nombre según esta en su lenguaje. Pero igualmente cuando un extranjero viene aquí, yo también uso su nombre según es dicho en su lenguaje. Si una persona se muda a América y decide que él quiere alterar su nombre para reflejar las tradiciones del idioma occidental, no veo ningún problema con eso.

Ahora es otro asunto el que nosotros debamos o no pronunciar el nombre de Dios en lo absoluto. Yo personalmente NO veo ninguna prohibición en la Biblia en contra de esto a menos que lo hagamos irreverentemente; pero yo si entiendo por qué algunos lo ven diferentemente. Por lo que cuando yo estoy en Israel o en un grupo predominantemente judío, por respeto a ellos yo uso su connotación para Dios diciendo HaShem, o Señor. Pero aquí Torah Class, donde nosotros tenemos una mezcla de judíos y gentiles, y nosotros tenemos personas más familiarizadas con el hebreo y el Antiguo Testamento y otros quienes están comenzando, es necesario para mí usar e igualar un número de maneras del nombre Dios y Mesías. Después de todo, como maestro suyo que soy, si yo estoy usando palabras que no hacen ningún sentido para algunos de ustedes, yo no me voy a estar comunicando de una manera que me puedan entender.

Por lo que a veces cuando yo pronuncio las letras Y-H-W-H que forman el nombre de Dios yo digo Yeh-ho-veh (Jehová). Muchas veces yo NO pronuncio el nombre de Dios, pero uso las varias formas que los judíos modernos usan….como Hashem o Señor o Adonaí y unas cuantas más….por respeto a nuestros miembros judíos y como una manera de aprendizaje para los gentiles. Yo también puedo alternar entre Jesús y Yeshua. Mi preferencia personal es Yeshua porque es un nombre fácilmente pronunciado y uno comprobado como correcto históricamente y usado para nuestro Mesías Judío; pero el decir Jesús ciertamente no es incorrecto.

Con esos preliminares fuera del camino, vamos a leer Números capítulo 1.

LEER NÚMEROS 1

El tiempo de este primer capítulo es que esto es en el mes después que el Tabernáculo del Desierto fue completado y el sacerdocio fue ordenado a existencia. Los Israelitas habían salido de Egipto hacia 13 meses, el cual quería decir que ellos habían estado acampando a los pies del Mt. Sinaí por alrededor de 1 año y ellos aún tenían que moverse adelante.

En este día Jehová ordena un censo para todas las personas, y ese el enfoque en este capítulo. De hecho este es el censo de los Israelitas que llevó al título en español del libro de Números. Pero esta es una terrible elección para el título ya que lleva lo iniciado a pensar que este libro es sobre listas y detalles minuciosos; nada podría estar más lejos de la realidad. El nombre hebreo para este libro es B’Midbar, el cual quiere decir, “En el Desierto”. Y eso es exactamente de lo que se trata este libro: las muchas historias de la jornada de los Israelitas en el desierto. .

Aunque esto comienza con los resultados de un censo, aquí hay mucha información que puede ser útil para nosotros saber a parte de la población de cada tribu. Por ejemplo en el mundo antiguo el 1er día de cada mes era generalmente un día de fiesta (Rosh Hodesh, la Luna Nueva) y este era el día regular en que los ancianos de las tribus se reunián; y después de la reunión, las instrucciones o decisiones en lo que respecta a la comunidad eran comunicadas a través de toda la población.

Ahora la pregunta lógica es, ¿por qué Dios quiere que se tome un censo de los Israelitas? ¿Acaso Él no sabe cuántos Israelitas hay? El punto de este censo es para organizar un ejército; esto todo tiene que ver con prepararse para la guerra. Al igual que la reunión de liderazgo en el 1er día del mes (la Luna Nueva) que era costumbre entre todas las sociedades conocidas de esa era, también era tomar el censo antes de ir a la guerra. Típicamente el censo era repetido inmediatamente después de la guerra al igual que contar la pérdida de vidas y determinar que quedaba del ejército. Por lo que nosotros obtenemos las instrucciones en el verso 3 que todos los Israelitas debían ser contados y cada varón de las edades de 20 en adelante debían ser registrados en su tribu. En otras palabras no debe de haber meramente una suma total, las estadísticas deben ser clasificadas tribu por tribu. Al igual que cada nación hoy en día tiene un mínimo para el servicio militar, generalmente hablando era lo mismo en aquel entonces; y esa edad era 20 años. Como manera de comparar la edad romana para reclutar para la milicia en unos siglos en el futuro sería 17 años de edad. Durante la era de Viet Nam en tiempos modernos era 18 años en América. En algunas naciones europeas, ni tan siquiera 150 años atrás, la edad para el servicio militar era tan joven como 12 y 13 dependiendo de cuan extrema era la situación.

Interesantemente no hay edad límite después del mínimo para este censo. Cuando nosotros vemos las otras sociedades de esa era nosotros encontramos que cuando había una guerra particularmente importante que se acercaba, la prórroga general para los ancianos era puesto a un lado, y se esperaba de los ancianos que contribuyeran al esfuerzo de la guerra en cualquier manera que ellos pudieran, aun cuando no fuera peleando; pero, de todos modos ellos eran considerados parte de la milicia.

Además este censo fue alcanzado por medio de separar a las personas de acuerdo a las unidades de familia dentro de sus tribus. El libro de Números (B’Midbar en hebreo) nos va a mostrar la típica estructura de la sociedad y nosotros vamos a ver varias palabras hebreas que son usadas para describir las diferentes unidades sociales y familias. Uno de los términos hebreos más usados que nosotros regularmente encontramos traducidos, como “familia” en la Biblia en inglés es Mishpachah. Y probablemente una mejor alternativa para traducir familia es “clan”.

La mejor manera de pensar de un clan es como una clase de un tamaño intermediario de la unidad social, algo entre una unidad familiar y una tribu entera.

Ahora en el verso 4, Moisés es instruido que los jefes de tribu (también en ocasiones traducido como “príncipes”) quienes son los jefes de cada una de las 12 tribus deben asistirle. La idea es que Moisés y Aarón deben delegar este trabajo del tomar el censo al líder de cada tribu, y luego Números procede a darnos el nombre del nasi de cada tribu (nasi es la palabra hebrea generalmente usada para indicar los jefes de tribu o los príncipes…..de la tribu).

Para que nosotros podamos entender mejor la estructura social Israelita, y podamos captar la manera Bíblica que una persona es identificada, vamos a ver al primer nombre en el grupo en el verso 5. La misma comienza con identificar el primer nivel de división en Israel; la misma define una de las 12 tribus, las cuales todas juntas forman a Israel. y, la tribu es llamada “Rubén”. El jefe de tribu de esa tribu es alguien llamado Elisur; y Elisur viene de la familia, o realmente, del clan de Shedeur. En general las tribus eran divididas en clanes y las unidades de clanes eran poderosos. La manera más fácil para entender este proceso es comenzar con la persona que primero formó la tribu, y luego ver como procede. Rubén, el primer hijo de Jacob, era el fundador de la tribu de Rubén. Rubén tuvo varios hijos. Cada uno de sus hijos varones comenzaron su propia familia. Dentro de 2 o 3 generaciones más hubiese habido suficientes personas que cada uno de esos hijos de Ruben ahora hubiera sido considerado la cabeza del clan de las personas. Por lo que ahora debía de haber varias cabezas de clan que juntas formaban la tribu de Rubén. Aunque el hecho permanence que cuando Rubén (la cabeza de la tribu) muere, UNO de sus hijos (uno de esos líderes de clan) tenían que haber asumido su lugar) generalmente, pero no siempre, el primogénito de la cabeza del clan era el que tomaba control; y cuando el moría SU primogénito asumía control sobre la tribu entera, y así sucesivamente. Aunque habían excepciones en este procedimiento. Después de varias generaciones podía ser que el primogénito y su familia fuesen eliminados debido a una enfermedad o en una batalla, u otro clan crecía más en poder que los otros. Por lo que le tocaba a uno de los otros líderes de clan asumir el papel de la cabeza de la tribu entera. La manera en que esto era determinado variaba, pero generalmente era de acuerdo a cual clan era el más poderoso. Y como tú puedes imaginarte había mucha intriga y politiquería (y en ocasiones asesinato) cuando la línea de sucesión usual y de costumbre era interrumpida.

Por lo que la estructura para identificar QUIÉN en la tribu era la cabeza de la tribu, aquí en Números, es donde primero dicen la tribu, luego el nombre del jefe de la tribu, luego de cuál de los varios clanes que forman la tribu este jefe de tribu en particular era. Por lo que nosotros debemos de ser cuidadosos en esta clase de lista y NO asumir, por ejemplo, que Elisur era literalmente el hijo de un hombre llamado Shedeur; probablemente Shedeur era el nombre de un clan grande y Elisur era sencillamente del clan de Shedeur.

Por lo que la lista de los jefes de tribu se duplica al igual que la lista de supervisores del censo; y en el verso 17 se nos dice que Moisés y Aarón dirigían los jefes de tribus hacer lo que Jehová les había instruido.

Antes de ir más profundo date cuenta que una importante tribu falta de la lista de tribus que deben tomar parte en el censo, la tribu de Levi. Nosotros vamos a ver porqué esto es así, ya mismo.

El verso 20 comienza anunciando los RESULTADOS del censo, el cual continúa por 22 versos más. Y los números son sustanciales. Recuerda que estos números NO son la población total de Israel; más bien ellos son la poblacion masculina, 20 años de edad o mayor (en general era aquellos que estaban aptos para participar en la batalla). La tribu más grande en este momento en la historia era aparentemente la de Judá, y la misma tenía 74,600 guerreros. La próxima tríbu más grande era la de José. Aun cuando nosotros técnicamente no tenemos una tribu llamada José en este momento en la historia de Israel; más bien José es representado por dos de sus hijos, Efraín y Manasés. Por lo que tenemos una población total de José al añadir a Efraín Y Manasés juntos, la cual nos trae a un total de 72,700. Al nosotros estudiar Tora y todos los otros libros de la Biblia que tratan con profecías de los últimos tiempos, nosotros en ocasiones vamos a ser recordados que Efraín y Manasés son esencialmente procuradores temporeros (aunque por un término largo) para José; que para propósitos divinos especiales la autoridad y derechos dados a José han sido transferidos a Efraín y Manasés por un tiempo. Porque este asunto de las 12 tribus son tan fundamental en entender el pasado, el presente, y el futuro no solo de Israel pero de toda la humanidad, nosotros tenemos que constantemente estar haciendo una nota mental que Efraín y Manasés deben ser visto como un conglomerado que representa su padre, José.

El cálculo total de hombres elegibles llega a 603,550. Esto va a la par con el número registrado en Éxodo 38, cuando un censo fue tomado para propósitos de colectar impuesto en la mitad de un sheckel en todos los hombres de edad de milicia. Y ciertamente no debió de haber mucha diferencia entre los dos conteos porque el primer censo había sido tomado solo unos meses antes que este nuevo. Pero aparentemente el mismo había sido llevado a cabo de una manera diferente que el que nosotros estamos viendo en Números. El anterior tenía que ver con expiación para la nación de Israel como un entero, y no con la formación de un ejército para Guerra Santa. Por lo que en el censo de Éxodo no había un desglose por tribu, ni había un registro de cada varón de acuerdo a clan que pertenecía; más bien todos los varones de 20 años o más eran todos agrupados juntos (sin importar a que tribu o clan pertenecían).

En este censo de B’Midbar, aunque, por propósitos diferentes; el mismo era para establecer el orden en la batalla. Por lo que el clan y la tribu importaban porque la tribu de la que uno venia indicaba la unidad más básica a la que uno pertenecía y a la que uno peleaba. Para aquellos de ustedes que han estudiado la Guerra Civil Americana ustedes saben que la mayoría del reclutamiento de tropas fueron hechos basado en el estado (o hasta en el condado) del que uno salía. Cada estado que se unía a la guerra se esperaba que contribuyera con cierto número de tropas para apoyo a la guerra. Por lo que estas unidades de guerra de la Guerra Civil eran generalmente llamadas de acuerdo al estado o el condado de donde ellos eran, ya que eran compuestos primordialmente de hombres que salían de ese estado o condado en particular.

Por lo que si esto estuviera sucediendo hoy en día nosotros tuviésemos el regimiento compuesto de hombres de Merrit Island, o el regimiento de Orlando siendo formado de hombres viviendo en el área de Orlando. Las razones para esto son obvias: los hombres que se conocen el uno al otro o son familia van a ser más leales el uno al otro y van a permanecer juntos. Y ellos van a sentir que ellos están peleando por una tierra a la que ellos están apegados y forman parte de la misma, en vez de alguna cosa ideológica o filosófica como una esperada nación o confederación que puede o no puede resultar de su sacrificio de vida.

La misma idea está tomando lugar en Números, donde el clan y la tribu a la que uno pertenece automáticamente determina cual unidad de batalla uno pertenece. Sería bastante impensable que un miembro de la tribu de Judá, por ejemplo, estuviera bajo el control de un comandante de la tribu de Dan. Por lo que cada tribu iba a ser en un sentido su propio ejército. Al Israel prepararse para su conquista de la Tierra de Canaán, la situación iba ser como la Tormenta del Desierto o WWII donde nosotros teníamos naciones diferentes participando, cada una con su propio ejército nacional con lealtad para su nación pero peleando juntos como aliados de una manera coordinada. Esto es diferente a Viet Nam donde nosotros teníamos unidades diferentes del mismo ejército Americano peleando bajo una bandera y un ejército para una nación. Este ideal de Israel siendo una nación unificada bajo el Rey iba a tomar mucho tiempo. Hasta entonces cada una de las tribus de Israel se iba a ver más como naciones separadas y ellos se comportaban más como aliados entre sí que como una sola nación unificada.

Ahora sin duda alguna, este enorme conteo de 603,500 hombres peleando, presenta un problema para los historiadores y los estudiosos de la Biblia. Porque dependiendo de la estimación aproximada que el TOTAL de población de Israel debió de haber sido cuando incluía a las mujeres y los niños, el número probablemente debió de haber sido entre 2 millones, probablemente alcanzando los 3 millones de personas. Y, ha habido toda clase de especulación, y total incredulidad que esto fue posible.  

Muchos intentos en justificar un supuesto “error” en el reporte de estos números ha sido propuesto, desde decir que la palabra hebrea elep que ha sido traducida a “miles” debió de haber sido traducida a “cientos” o hasta “familia”, hasta también decir que estos números fueron redactados en un periodo más tarde para reflejar la población de Israel en el tiempo de la redacción y no en el tiempo de Moisés. Otros dicen que debió de haber sido una leyenda porque no hay manera que el Sinaí pudiera haber sostenido a 2-3 millones de personas por 40 años porque el Sinaí era una tierra desértica en el tiempo de Moisés al igual que lo es ahora.

Aunque la mayoría de los argumentos de los estudiosos en contra de la gran población sugerida en Números sale de ver este asunto desde un punto de vista puramente secular y pragmático, usando el mismo método como ven todos los eventos Bíblicos en el cual ven un “milagro” de Dios como la única contestación posible. Que es, la conjetura que no hay tal cosa como un “milagro de Dios” y por lo tanto toda prueba debe ser racional o recae en ocurrencias naturales (aun cuando sean raras) y en hallazgos científicos verificables y comprobables.

Desde ese punto de vista estos estudiosos están correcto; no hay absolutamente ninguna manera terrenal que 20,000, y hasta 2, 000,000 o más, Israelitas pudieran haber acampado y sobrevivido por 40 años en el desierto del Sinaí.

Al igual que todos los asuntos concernientes a la fe de la Biblia, está en el centro. Si nosotros no podemos creer en milagros de Dios entonces nosotros no podemos posiblemente tener confianza en Él. Cuando edictos y acciones de Dios desafían la lógica humana y las sensibilidades, nosotros tenemos una elección: creer en Jehová, o creer en nuestro intelecto. Aun cuando nosotros podamos, se burlen o rían de nosotros, la idea que unos cuantos millones de Israelitas vivieron en el Sinaí por 40 años es realmente más fácil de creer, para mí, que el concepto que Dios Mismo bajó de Su trono celestial, y se hizo ÉL Mismo vulnerable a los humanos. O que Él vino a la tierra como Yeshua el Mesías y dio su PROPIA vida para pagar el precio por nuestras iniquidades, tan importante somos nosotros para Él que ÉL haría tal cosa. Si ustedes han hecho la decisión de confiar en Yeshua, entonces eso ES lo que tú crees. Y si tú puedes creer eso, creer el resto es bastante fácil. Y yo estoy aquí para decirle que ustedes PUEDEN confiar en la Palabra de Dios. Pero tengan cuidado porque a veces las diferentes traducciones están contaminadas con agendas modernas y antiguas de sus traductores. Pero una vez nosotros hemos aprendido la Torá esas agendas van a ser mucho más fácil detectar y lidiar.

Nosotros comenzamos el estudio de hoy en Números capítulo uno discutiendo el censo de los Israelitas que Jehová ordenó que Moisés tomara. Lo que nosotros nos dimos cuenta era que la tribu de Levi fue dejada fuera del conteo y hasta ahora no se nos ha dicho el por qué. Pero nosotros también encontramos que al NO INCLUIR a la tribu de Levi el número de hombres Israelitas de 20 años en adelante fue uno impresionante de 603,550; un número enorme, si es correcto, quiere decir que la población de la nación de Israel al salir de Egipto, y al acampar en los llanos del Mt. Sinaí, debió de haber sido alrededor de 2 a 3 millones de personas.

Ahora todo esto está bien pero nosotros también sabemos que una porción grande de personas que salieron de Egipto con Israel no eran hebreos; ellos eran egipcios y varios grupos de Semitas y quien sabe que otra combinación de nacionalidades que habían estado en Egipto por una razón u otra en el momento de las plagas que Dios había derramado sobre Egipto. Y estas diferentes personas habían sido tan impresionadas con el poder del Dios de Israel que ellos querían unirse a Israel, disfrutar de los beneficios de adorar a tan grande Dios, y participar en el éxodo de Egipto a una Tierra Prometida.

Por lo que la pregunta es esta, ¿dónde y cómo estas personas no-hebreas caben en la mezcla? ¿Acaso fueron contadas en el censo como siendo parte de una tribu u otra? La contestación a esto es que nosotros no sabemos. De seguro era una mezcla. Algunos de estos extranjeros se habían casado con hombres y mujeres Israelitas por lo que estaban fácilmente asociados con una de las otras 12 tribus y debieron de haber sido parte de los totales del último censo.

Pero los extranjeros que no estaban genealógicamente conectados con Israel, ni se habían unido a Israel, tuvieron que haber tomado una decisión: declarar alianza a una u otra de las 12 tribus o seguirlos a todas partes como no-miembros de Israel. Como no-miembros de Israel ellos NO serían contados en el censo. Y ellos NO serian permitidos vivir dentro del campamento de Israel; más bien ellos tendrían que haber levantado sus tiendas más allá de los límites del campamento de los Israelitas. Nosotros no tenemos manera alguna de saber cuántos debieron de haber caído en esa categoría. Pero, entiende: estos extranjeros estaban bienvenidos a seguirlos a todas partes y ellos no eran considerados enemigos. Sin duda alguna estos mismos extranjeros ayudaron a contribuir a la delincuencia de Israel en lo que concierne a la adoración a ídolos (¡no que Israel necesitaba mucha ayuda en esa área!).    

Volvamos a Leer Números.1:47- hasta el final.

Aquí dice específicamente que los Levitas no debían ser contados para el propósito del reclutamiento MILITAR. Nosotros vamos a encontrar más tarde que ciertamente los Levitas fueron contados, pero esto no tenía nada que ver con ser parte del esfuerzo de la guerra, y esa es la idea de lo que está siendo dicho aquí. Además de este tiempo en adelante (el cual es esencialmente indefinidamente) los Levitas NO deben ser contados como una parte regular de Israel. Más bien ellos son puestos a cargo del nuevo Tabernáculo del Desierto que ha sido construido……esa gloriosa tienda santuario que sería central para la adoración y las vidas de Israel para los próximos siglos. Además son los Levitas los que desmontan el Tabernáculo cuando es tiempo de moverlo y cargarlo durante la jornada y volver a montarlo cuando ellos llegan a su próximo destino.

Los Levitas están a cargo de todo lo concierne al Tabernáculo incluyendo su mobiliario y tales cosas como el Altar de Bronce para las ofrendas de holocausto. Pero ellos también tienen otra importante obligación: ellos son los que guardan el santuario de aquellos que puedan infringir sobre el mismo.

Por lo que comenzando en el verso 52 y continuando con el capítulo 2 nosotros encontramos una orden muy específica que cada una de las 12 tribus debe acampar alrededor del Tabernáculo; además, estos Levitas deben acampar ENTRE las 12 tribus y en Santuario…..actuando como una barrera defensiva….para así poder cumplir su nuevo papel como guardianes de la morada terrenal de Dios.

¿Y porqué solo los Levitas son separados para guardar el Santuario? El verso 53 dice que esto era para que “la furia no azotara a la comunidad de los Israelitas”. Ahora todo esto suena bastante directo, pero nosotros necesitamos completamente captar que cosa más significativa ha sucedido aquí, tanto históricamente y espiritualmente.

Y nosotros vamos a explorar eso la semana que viene.

Números Lección 1 Introducción a Números

image_pdfimage_print

Lección 1 Introducción a Números

Bueno, fuera del sartén y dentro del fuego vamos, igual como los Israelitas estaban a punto de hacer. Al completar el estudio del Libro de Levítico, nosotros comenzamos una exploración de Números que va durar por varios meses; por lo que, vamos a retroceder por un momento y vamos a ver la condición de Israel.

Al terminar Levítico los Israelitas habian estado fuera de Egipto por alrededor de un año. ¡Muchas cosas habían pasado a estas personas! Israel había ido de un poco más de un clan de 75 a una gran nación de alrededor de 3 millones de almas durante los 4 siglos que ellos habían pasado en Egipto.

Yo no creo que nosotros podemos comprender cuan largo un periodo de 400 años es. No hace mucho alrededor de 200 años atrás…..solo la mitad del tiempo que Israel estaba en Egipto…..George Washington llegó a ser el 1er Presidente del nuevo formado Estados Unidos de América. Pero para nosotros es casi imposible relacionarnos con esos días. Y aun con todos los papeles y libros y ensayos y documentos escritos sobre esos increíble eventos que llevaron a la fundación de esta gran nación, lo que sucedió realmente no es de conocimiento completo; la historia está constantemente siendo cuestionada y revisada. Nosostros tenemos leyendas que abundan de la era de la Guerra Revolucionaria: Washington cortando el árbol de cerezas; la cabalgada de Paul Revere; el Boston Tea Party; el primer tiro al Concord y muchas más. Casi todas estas historias son basadas en eventos reales, pero la mayoría han sido moldeados, exagerados para hacer los personajes más grandes que la vida y para expresar un punto de vista que se amolda a cierta agenda política.

Para nosotros los posmodernos los eventos de la Revolución Americana están atados a libros de historia. No hay nadie vivo para defender o negar los eventos más aceptados de aquellos días; y aquellos sucesos de casi 250 años atrás que casi no tienen ninguna pertinencia para nosotros que ni tan siquiera queremos saber de los mismos. En una era cuando las imprentas abundaban a través de las colonias, los periódicos estaban por todos lados, el periodismo era una profesión muy bien establecida, las bibliotecas estaban repletas y creciendo, y la velocidad de la comunicación era bastante rápida, con todas esas cosas disponibles para nosotros, nuestro conocimiento actual de esa era es limitado y nuestro interés en las vidas de esas personas es casi cero. Y a pesar del volumen sustancial de registros reales de la Guerra Revolucionaria hay muy poco consenso entre los estudiosos de lo que EXACTAMENTE ocurrió durante los años de formación de América. Eso no debe de ser tan difícil de entender ya que tenemos una Corte Suprema que no puede estar de acuerdo en la intención de los hombres que escribieron nuestra Constitución hace casi 200 años atrás.

Con la analogía del punto de vista contemporáneo de América del periodo de la Guerra Revolucionaria en mente, vamos a ponernos en los zapatos de los Israelitas, en Egipto, en los años que llevan a la llegada de Moisés. La manera en que ellos habían llegado a Egipto varios siglos atrás, probablemente no era terriblemente importante para la mayoría de los hebreos.

Una cantidad de generaciones habían pasado desde que Jacob trajo a sus hijos y sus familias de la Tierra de Canaán a Egipto para ser cuidados de una hambruna horrible que había alcanzado a esa región; y su auspiciador y el que cuidaba de ellos no era más que el Gran Visir de Egipto: el propio hijo de Jacob, José. José (obviamente el hijo favorito de Jacob) al que él pensó que había sido asesinado por animales salvajes hacia tantos años atrás fue el salvador, no solo de Israel sino que también de Egipto; porque al igual que Dios tenía un propósito para Israel, ÉL tenía un propósito para Egipto. Egipto debía ser el vientre en el cual Israel iba a estar en gestación hasta que fuese el tiempo señalado para dar a luz como una nación, separada para el servicio a Él.

Para el tiempo que Jehová estaba preparando a Israel para la llegada de Moisés, Jacob y José eran memorias lejanas. Cuanto era que los Israelitas de aquel tiempo sabían de ellos que verdaderamente fuese cierto versus cuanto era hipérbole y leyenda es difícil de evaluar; excepto que, al igual que nosotros, los Israelitas eran solo personas tratando de vivir una vida, y los retos que diariamente ellos enfrentaban eran lo suficiente para preocuparse, sin tan siquiera pensar en ellos mismos como una pieza importante del rompecabezas de una profecía cósmica en desarrollo. En realidad los Israelitas eran ahora más Egipcios, en la manera que pensaban y creerían, que hebreos. Yo dudo que Abraham los hubiese reconocido. Y aun así ellos no olvidaron completamente quienes ellos eran y de donde ellos se originaron. Ellos tenían líderes y ancianos que Dios había levantado para un propósito; líderes que no los iban a dejar olvidar aun cuando una buena porción de la población hebrea pensaba que estos líderes eran seniles y se agarraban de una esperanza perdida y un mito antiguo. Al igual que nosotros, ellos se preguntaban qué ellos tenían que ver con esos eventos de siglos anteriores.

Por lo que después de 4 siglos, ¿cuánto era que el hebreo promedio verdaderamente pensaba sobre la promesa hecha a Abraham, Isaac, y luego a Jacob, que su Dios le daría a ellos una tierra propia; una tierra donde fluía la leche y miel? Hasta que sería una tierra bien específica la que iban a recibir, la tierra que esos mismos 3 Patriarcas deambularon la mayoría de sus vidas: la Tierra de Canaán.

¿Estaba Israel todavía esperando, con esperanza? ¿O acaso ellos se habían rendido y ajustado a sus nuevas circunstancias? ¿Acaso ellos habían puesto su esperanza de 4 siglos atrás, de una tierra, tan lejanamente en sus mentes que era solo una memoria distante? ¿Cuánto nosotros, hoy en día, pensamos sobre el nacimiento de nuestra nación, la Guerra Revolucionaria, los soldados de milicia en Concord, Benjamín Franklin, y de nuestros familiares dando su vida por la libertad que disfrutamos hoy?

Por lo que allí estaban los Israelitas solo viviendo la vida (no obstante una miserable, ya que ellos habían llegado a ser esclavos de la fuerza laboral de un gobierno egipcio nacionalista que tenía en mente la construcción de imperios) cuando de repente un hombre llamado Moisés se presenta, y dice que Dios le envió. Los hebreos suspiraron (sin creer) y continuaron con sus vidas.

Bueno después de todos esos años de mera existencia, cientos de años marginados, de repente los eventos proféticos comienzan a caer a un paso impresionante.

Moisés le informa a los ancianos de Israel de su misión, luego él inmediatamente va al Faraón con este mensaje de Dios que deje a SU pueblo salir; el Faraón se rehúsa y Dios está a punto de cambiar la mente del Príncipe de Egipto a través de unas devastadoras plagas. Finalmente después que el Faraón permanece endurecido a la advertencia y disciplina del Señor, El juicio de El Shaddai es derramado en la tierra de Egipto y todos los primogénitos de Egipto y sus animales mueren. Los hebreos habían sido instruidos por adelantado a pintar los dinteles de sus casas hechas de ladrillos de lodo con la sangre de un carnero, en señal a Dios que ellos estaban sometidos a Él. Muchos egipcios y extranjeros de otras naciones lejanas habían visto el poder de Dios de los hebreos en esa serie de 9 plagas, por lo que ellos procedieron; aquellos que obedecieron…hebreos, egipcios, cananeos, hititas, beduinos, africanos….todos fueron perdonados de muerte bajo la mano del Creador.

A menos de 24 horas de ese terrible juicio, los Israelitas empacaron y salieron de Egipto. A menos de unas pocas semanas de eso ellos llegaron al Mt. Sinaí y su líder, Moisés, comienza a recibir una serie larga de mandamientos y ordenanzas directamente de la boca de Jehová. Moisés está recibiendo la Constitución de Israel, a diferencia de cualquier cosa que el hombre jamás haya visto, porque no es DE un hombre. Aun cuando son llamados una nación de sacerdotes, se establece un Sacerdocio aparte por medio de la familia de Moisés, hermano de Aarón. Los principios de Dios fueron hechos visuales y físicos y comprensible para los humanos, por medio de rituales y celebraciones y días santos y la construcción de la importante morada terrenal del Dios Todopoderoso, el Tabernáculo del Desierto.

Esta lujosa tienda portátil era un modelo físico terrenal de la morada del trono celestial de Dios. Moisés se encontraba con Dios regularmente, cara a cara, adentro del Lugar Santísimo en la tienda, y recibía consejo e instrucción.

Pero ahora, a finales del libro de Levítico, la redención del pueblo de Dios había sido lograda, las leyes y ordenanzas y principios para la nueva nación de Israel habían sido establecido, y el medio para Dios estar en el medio de Su amado pueblo había sido completado. Y desde la noche de la gran muerte en Egipto (la cual nosotros llamamos hoy la Pascua) hasta finales del libro de Levítico, había pasado solo UN año. Imagínate si tú fueras uno de esos hebreos, como tu cabeza debió de haber estado dando vueltas. Como lo que Dios le había instruido a ellos por medio de SU mediador, Moisés, no concordaba con todo lo que ellos conocían. Todo lo que ellos pensaban que era de gran valor, Dios decía que no tenía valor. Todo lo que ellos pensaban que no tenía valor, Dios dice que es inestimable. ¿Podríamos nosotros en UN AÑO estar completamente re-moldeados? ¿Podríamos nosotros en 12 o 13 ciclos de la luna ir de paganos a Divinos? ¿Podríamos nosotros en tan corto tiempo olvidar nuestras costumbres y tradiciones que fueron reales e indicutibles; esos pensamientos y reacciones instintivas que definen nuestras vidas y las vidas de nuestros antepasados, en favor a un nuevo conjunto de reglas que en este momento eran sencillamente ideales teóricos?

Bueno este es el punto en el desarrollo de Israel donde nos encontramos al entrar en el libro de Números. Y claro que todo lo que Israel había pasado hasta ahora era solo el comienzo.

Todo lo que había sucedido y todo lo que ellos habían sido instruidos hasta ese punto no era un final en sí mismo; esto era solo para prepararlos para lo que venía en el futuro.

Permítanme comentar que aun cuando el idealismo divino estaba en el centro de la Torá y las enseñanzas que el Señor le dio a Moisés, y Moisés pasó a sus encargados, estos mandamientos también eran prácticos. Estas leyes sacerdotales de Levítico de alguna manera tenían como visión una clase de utopía por un lado, pero por otro lado las mismas eran la infraestructura para un estilo de vida nuevo y santo que los Israelitas debían vivir y disfrutar como pueblo de Dios. Pero nosotros debemos comprender que estas leyes fueron saturadas con un realismo que reflejaba completamente la condición social y política del Israel de antigüedad y del Medio Este antiguo en general. La manera en que Israel operaba se veía, desde afuera, bastante tipico para las personas de esa era.

Aun más, estas leyes funcionan. Es común y correcto para el creyente decir que la Ley era una sombra y un tipo y la misma señala hacia el trabajo y misión del Mesías. El decir que las leyes realmente no tenían un propósito real, tangible e inmediato para Israel, o que las mismas no fueron intencionadas para operar y llevarse a cabo como ellas fueron diseñadas diariamente en su manera práctica, es un error. Las leyes ordenadas por Dios y los rituales que establecen un medio para expiación PROVEÍAN expiación verdadera para el pecado. Las leyes y los rituales que establecían un medio para llegar a ser puro nuevamente después de contraer impureza ritual PROVEÍAN pureza verdadera. Esto no era una expiación o pureza “fingida” o “inferior” como muchas veces erróneamente es enseñado. Por lo que en el libro de Números nosotros vamos a ver estos rituales operando completamente al ver a las personas pecar y convertirse ritualmente impuras y luego ver al sacerdote llevar a cabo los rituales propios en la manera propia (con la participación completa del devoto) y la situación sea remediada.

Yo dudo que muchos cristianos JAMÁS se hayan animado a profundizar en el libro de Números. Parece ser un libro aburrido para nuestros oídos. Pero están a punto de descubrir que el libro de Números es uno de los más dinámicos e informativos de todos los libros en la Biblia.

Para nosotros hoy en día la palabra “números” está asociada con contabilidad y con registro de números, matemáticas, usando computadoras y el internet, tratando con presupuesto y con deuda. Los números son impersonales y fríos y de alguna manera hasta se sienten como una amenaza a nuestra cultura; en otras maneras los números representan una clase de atadura impuesta por uno mismo a la que uno está forzado a tratar quiera uno o no.

Pero hace mucho tiempo atrás los números eran mágicos. Los mismos eran misteriosos y presagian cosas buenas y malas. Los números eran simbólicos y se pensaba que eran la llave para abrir la mente y la voluntad de los dioses. Los números eran deseados, fascinantes, estudiados y discutidos minuciosamente. Los números eran intensamente importantes para las personas hebreas, justo hasta la era de Jesús y hoy en día.  

El Apóstol Pablo hace uso abundante del libro de Números en una de sus grandes enseñanzas, según es encontrado en el libro de 1Cor. 10. Permítanme leerlo para ustedes:

LEER 1 COR.10:1 – 11

Como puedes ver todos estos eventos que Pablo enumera son encontrados ESCRITOS en la Torá, en el libro de Números para ser específico. Pablo vió lo que nosotros vamos a ver: que el libro de Números aun cuando es un registro de la historia también es uno profético. Nosotros vamos a ver al Mesías en el libro de Números, y nosotros vamos a verlo a ÉL operando ANTES de que ÉL llegara a ser un hombre.

Números no es verdaderamente el nombre hebreo para este, el 4to de los 5 libros de la Torá. Números es meramente la traducción al español del inglés y del nombre griego dado a este libro….Arithmoi…..del cual nosotros también obtenemos la palabra aritmética. Y los griegos le dieron este nombre al mismo porque en los primeros capítulos el Señor ordena tomar un censo de los Israelitas, y el resultado es registrado.

En hebreo el nombre para este libro es B’midbar; y el mismo quiere decir “En el Desierto”. Es en el libro de B’midbar donde nosotros encontramos la historia de los 40 años que Israel pasó errante en el Negev, el Sinaí, y probablemente por un periodo corto de tiempo la Península de Arabia. Números es realmente un nombre poco apropiado y la verdadera cantidad de “números” y listas es bastante pequeño. La mayoría de este libro consiste en historias y narrativas de esos 40 años formativos que nuestro Señor aparentemente pensó que era importante para nosotros saber (como Pablo forzosamente señala a sus lectores). B’midbar tiene toda clase de matices interesantes; sin ser el menos, los primeros 10 capítulos cubren un periodo de tiempo de solo 20 días. Eso es correcto, los primeros 10 capítulos registran los eventos de menos de 3 semanas.

Everett Fox, el editor y comentarista para la culta Biblia Schocken, ve la estructura de B’midbar como una que puede ser partida en tres.

La primera parte cubre los capítulos 1-10, y él llama “En el Desierto de Sinaí”: EL Campamento. Esta cubre el censo de los Israelitas y las obligaciones asignadas a los Levitas. La misma explica el orden del Campamento, los ritos de los Nazareos, los asuntos de la presencia de Dios en el Tabernáculo del Desierto, y el comienzo de la jornada hacia la Tierra de Canaán.

La segunda parte cubre los capítulos 11-25, y Fox lo llama “Las Personas Rebeldes: la Narrativa de los Retos”. La misma comienzo tratando con el destino de la generación de exiliados que salieron de Egipto, las primeras 3 de sus rebeliones, el recuento de los 12 espías enviados a Canana, luego unas pocas más de rebeliones, encuentros con otras personas, y luego la famosa historia de Balam, el profeta pagano.

La tercera parte incluye los capítulos 26-36. Nuestro comentarista lo titula “En las Llanuras de Moab: la Preparación para la Conquista de Canaán”.

Esta parte comienza con otro censo, que habla sobre ciertos Días Santos de Sacrificio, y añade algunas reglas sobre el hacer votos, nos dice sobre algunas batallas que ellos tuvieron con personas que ellos encontraron en el camino, discute la inminente conquista de la Tierra Prometida, y establece leyes sobre las Ciudades de Santuario, o las Ciudades de Refugio, que serán operadas por un grupo especial de Levitas como un lugar seguro para aquellos que cometen homicidio involuntario para que residan bajo la protección del Pariente Redentor que quiere vengarse.

Como este es un libro bastante grande el mismo nos ayuda a saber por adelantado que desde una vista de B’midbar, Números, se desenvuelve de acuerdo a un patron de 3; y nosotros encontramos tres ciclos importantes de revelación y de instrucción del Señor establecido en estas páginas. El primero toma lugar en el Sinaí; el segundo toma lugar en el Kadesh (también llamado Kadesh-Barnea), y el tercero toma lugar en Moab, al Israel prepararse para entrar a Canaan.

Números NO sería el primer libro que una persona cuyo intento de estudiar las Escrituras probablemente comenzará; porque Números es basado completamente en la base establecida por Génesis y Éxodo. Si uno no conoce o no entiende el contexto fundamental para B’midbar entonces uno invariablemente va a malinterpretar lo que está sucediendo (particularmente en lo que respecta a los muchos rituales ordenados por Dios).

Sí, B’midbar tiene (claro que) muchos rituales entrelazados en la narrativa. Después de todos los rituales prescritos de Levítico solo habían sido introducidos unas cuantas semanas antes de los eventos de Números, por lo que el tiempo para ponerlos en práctica acababa de empezar.

Los cristianos modernos de hoy en día (particularmente los cristianos EVANGELICOS de hoy en día) como regla general no les gustan particularmente los rituales. De hecho esta aversión para los rituales no es algo nuevo. La mayoría de los estudiosos de la post-era de Renacimiento no temen hablar francamente sobre el desagrado a los rituales, y esto se ve especialmente en la poca importancia que se le da a los mandamientos en la Torá y el estudio superficial e investigación en los roles de los sacerdotes Levíticos. Como la mayoría de los seminarios enseñan de acuerdo a los valores y las conclusiones de los mismos estudiosos, la aversión para HACER el ritual o hasta para ver el valor en las prácticas de los rituales antiguos hebreos ha sido pasado a la iglesia en general. Además, según hemos discutido anteriormente, la iglesia esencialmente ha descartado cualquier sentido de responsabilidad comunal y en su lugar a adoptado el individualismo como la plataforma para la expresión y acción de nuestra fe. Este desprecio para los ritos tiene como compañero una teología de orientación- individual denominacional por la cual el lente por el que ven la Torá es ahora visto (y en especial la actitud cristiana hacia los ritos sacerdotales), de esta manera: la libertad personal y la espontaneidad es bueno, el ritual organizado es malo.  

Yo les tengo que decir honestamente que debido a que yo crecí en la rama Protestante de la iglesia, y fui parte en la mayoría, de un producto de Avivamiento del Evangelio (llamado Catacumba en algunos países) a finales de los 60 y comienzo de los 70, para mí ha sido bien difícil ajustarme a aceptar a celebrar las Fiestas Bíblicas, Shabbat, y así sucesivamente. No es que yo no crea que esto es bueno para mí y mi familia, ni tampoco discuto que son los mandatos de Dios; es sencillamente algo que no he conocido toda mi vida, y por eso es TRABAJOSO poner a un lado lo que me es cómodo y conocido y cambiarlo por algo que está prescrito Bíblicamente.

Aun si tú no ves el valor en TU involucramiento en los rituales de la Biblia, yo les puedo asegurar que el entender los rituales de la Torá es CLAVE para entender la Torá al igual que el plan de Dios para la humanidad. Ha sido de conocimiento para los antropólogos por mucho tiempo que si ellos van a entender una sociedad (moderna o antigua) ellos deben comenzar con los rituales de esa sociedad; ya que los rituales son la declaración principal de los valores de cualquier sociedad.

Escucha lo que M. Wilson, un conocido antropólogo, dijo, hace medio siglo sobre la importancia de los rituales al definir una cultura:

“los rituales revelan los valores en sus niveles más profundos…..los hombres expresan en los rituales lo que los conmueve más, y como la forma de expresión es convencionalizada y forzada, los rituales revelan el valor del grupo. Yo veo en el estudio de los rituales la llave para un entendimiento de la constitución esencial de las sociedades humanas….”

Yo no creo que haya en la Biblia algo tan ignorado o con tanta antipatía (y por lo tanto terriblemente incomprendido) que el tema de los rituales asociados con los sacrificios. Aunque muy rara la vez encontramos a un pastor o un maestro de la Biblia que no señale que Jesús cumplió con el mismo sistema de sacrificio que ellos tanto desagradan o no conocen nada. Según Gordon Wenham señala, el sistema de sacrificio está en el corazón de la adoración Bíblica; la misma es inevitable.

Por lo que, aun cuando tal vez no es completamente cómodo para nosotros, nosotros NECESITAMOS estudiar y entender los rituales de la Torá porque el propósito entero de estos rituales giran alrededor de la comunicación entre Dios y el hombre. Estos rituales para los de la antigüedad era como nosotros ir al cine hoy en día: el elemento visual es una cosa necesaria y deseada para entender y la misma es muy poderosa para los hombres.

La iglesia hoy en día todavía tiene unos pocos rituales que activamente involucran al devoto: mayormente el bautismo y la comunión. El problema con esto es que ahora nosotros hemos llegado a ser unilaterales: alguien lo lleva a cabo, y nosotros observamos. Y de una manera u otra nuestra mera presencia cuenta como adoración. Esto NO era la esencia del ritual Biblico, Antiguo Testamento O Nuevo. Como les he hecho claro, con excepción a los sacrificios que eran por parte del sacerdote o la comunidad de Israel como un entero, el devoto era un participante activo y era ÉL la persona que mataba al animal de sacrificio. Al devoto se le requería en 3 ocasiones cada año hacer un peregrinaje al Templo.

Al devoto se le requería poner a un lado su trabajo diario, casi cesar toda actividad productiva, y descansar en el Shabbat. Al devoto se le requeria construir y VIVIR EN una Sukkah durante Sukkoth. La participación activa era la norma.

Cuan fácil es para nosotros cantar la famosa canción del llamado al altar de Billy Graham, “justo como soy sin una súplica, pero tu sangre fue derramada por mí”. Cuanto más esas palabras significarían para nosotros si tuviéramos que tomar un toro (que criamos o compramos) y arrastrarlo al Altar, amarrarlo a uno de los cuatro cuernos del altar y luego ritualmente cortarle la arteria en el cuello, viendo su vida desangrarse en unos cuantos segundos.

El punto es que estos rituales Bíblicos no deben perderse en nosotros. Al nosotros volver a visitarlos en el libro de Números los mismos no son sencillamente un idealismo y una teoría de Levítico; por lo que presta atención a los mismos ya que sus principios subyacentes es lo que el Señor Dios está tratando de enseñarnos.

Observa como nosotros al explorar a B’midbar vamos a ver muchos más patrones de Dios salir; patrones que se van a mostrar ellos mismos poderosamente en el Nuevo Testamento. Uno de los patrones más interesantes, yo creo, es el del Nazareo. Cuando yo digo Nazareo, no lo confundan con Nazaret, el hogar de Yeshua. Un Nazareo es uno NO-Levita y uno que NO es sacerdote que ha sido separado para el servicio de Dios por medio de un voto, y por consiguiente tiene un estatus santo elevado en comparación a otro Israelita. En términos modernos un sacerdote Levita es un clero, mientras que un Nazareo es un laico. Puesto de otra manera, el tomar el voto de un Nazareo es una manera para que una persona que no es un miembro natural de la tribu sacerdotal de Levi, sea DECLARADO santo y cualificado para el servicio de Dios, generalmente a la par con un sacerdote.

La similitud entre un sacerdote y un Nazareo llega a ser obvia cuando nosotros estudiamos los rituales prescritos para un Nazareo: los mismos son casi idénticos con aquellos de un sacerdote. Nosotros vamos a ver estos rituales, los cuales contienen la esencia del significado espiritual de su propósito, en el momento apropiado en nuestro estudio de Números; pero por ahora solo entiende que un sacerdote es un sacerdote por nacimiento. Él tiene un derecho de nacimiento de ser un sacerdote porque el nació en la tribu correcta. Por otra parte un Nazareo es un Israelita ordinario; él es una persona que NO tiene derecho a ser un sacerdote porque él no nació en la tribu correcta. Pero Dios ha hecho provisión para aquellos que no son Levitas pero que quieren servirle a ÉL, para que así lo puedan hacer. Por fe y confianza en Dios, y por declaración de Dios, esta persona (este Nazareo) que es un extranjero al sacerdocio se le permite tomar una santidad especial virtualmente igual a la de un sacerdote; nuevamente, la única diferencia es que el Nazareo no puede llevar a cabo las obligaciones del Santuario. Esto es un modelo de como un gentil, un extranjero a Israel, puede si así lo desea ser traído por declaración de Dios al servicio de Dios BAJO LOS PACTOS DE ISRAEL. En otras palabras, el Nazareo es un modelo y patrón de como un gentil puede convertirse en un creyente y adorar al Dios de Israel.

Físicamente hablando un judío y un gentil son diferentes; un judío tiene una ventaja en la que él es nacido hacia los pactos de Abraham, Isaac, y Jacob, pero un gentil no lo es. Físicamente un sacerdote y un Nazareo son diferentes (un sacerdote es de la tribu de Levi, y un Nazareo no lo es). Espiritualmente un judío y un gentil que confía en Dios son hechos iguales en estatus delante del Señor. Ellos cada uno tienen simplemente roles diferentes. Uno de ellos NACIÓ en su rol mientras que el otro fue injertado para adquirirlo. Pero en ambos casos, ellos están bajo los mismos pactos.

El punto aquí es que nosotros vamos a ver estos patrones y principios aparecer en el Nuevo Testamento. Pablo habla de ellos y usa los incidentes registrados en Números, especialmente, para hacer el punto que Yeshua cumplió los patrones y principios de la Torá. Pero….y esto es tan esencial que los captemos en estos días y en los días que han de venir…..Pablo también hace el punto que si los Israelitas redimidos se rebelan y fueron castigados por eso en tiempos de antigüedad (como es dicho en el libro de Números), ¿Por qué entonces un creyente redimido por la sangre de Yeshua pensaría que él puede rebelarse y escapar de la mano dura de la disciplina de Dios?

Me gustaría cerrar esta preparación para el estudio de B’midbar, Números, con las palabras de un hombre cuyo trabajo yo admiro grandemente y me encuentro generalmente pegado: Gordon Wehman, un maravilloso estudioso cristiano que enseña en el Colegio Gloucester de Educación Avanzada en Inglaterra. Y él dice esto sobre la importancia de entender y aceptar el valor del ritual Bíblico para los cristianos modernos:

“De manera similar, las ofrendas de sacrificio de animales, harina, aceite y vino prescritas en Números, ya no son expresiones válidas de adoración cristiana porque las mismas señalan más allá de ellas mismas al único sacrificio expiatorio de Cristo el cual las ha hecho obsoletas. Pero, los cristianos son todavía recordados: “….continuemos nosotros ofreciendo un sacrificio de adoración a Dios, que es, el fruto de los labios que reconoce Su Nombre. No descuidemos HACER el bien, y COMPARTIR de lo que tenemos, ya que tales sacrificios son agradables a Dios”. El principio de la dedicación de todo corazón a la adoración de Dios conecta el Antiguo y Nuevo Testamento, aun si nuestro modo de devoción haya sido alterado. De manera similar, si el diezmar permanece como norma para un cristiano dar, el mismo puede notarse que algunos creyentes evidentemente dieron mucho más. Si mucho de la legislación Bíblica ni puede ser aplicada hoy en día, su exhaustividad y atención a los detalles debe retar a la iglesia moderna a preguntar si nuestras actitudes casuales pueden ser un disfraz para nuestra indiferencia”.

Gordon Wenham ciertamente no está haciendo un llamado a comenzar los procedimientos de sacrificio nuevamente. Pero es un recordatorio para nosotros que tantos de los rituales Bíblicos que toman su forma en las Fiestas Bíblicas, por ejemplo, aun cuando de ninguna manera son necesaria para Expiación o Salvación son ciertamente necesarios para ENSEÑARNOS y para RECORDARNOS. Para enseñarnos y recordarnos a nosotros los principios de Dios, de Sus leyes y mandamientos, de cómo es mejor vivir nuestras vidas a ritmo con el Universo que ÉL creó, en vez de estar fuera de tono.

El libro de Números es histórico, reverencial, instructivo, y a veces poético. Y el haber estudiado los primeros 3 libros de la Torá, nos pone en una posición para tomar y captar las maravillosas revelaciones que van a proveer tantos eslabones que se conectan al trabajo de Yeshua HaMashiach, el atributo salvador de la persona del Señor Dios.

There Is A Scripture 04-27-2018

image_pdfimage_print

My daughter was reading an article by a local pastor in the “Merritt Island Now”, a magazine about our community. The article was about marriage. I thought that was interesting because my other daughter in this week’s prayer list had asked for Yahweh’s hand of leading and guiding be on married folk and that those in a struggle would have these and His Shalom. And a year almost to the day, I had expressed a thought about the characteristics of God based marriage.

Before I had mentioned about how when a man and woman enter into a marriage covenant together and with God, they are new and what leads to a relationship that is pleasing to God and satisfying to one another involves work, sometimes struggle, sometimes pain as well as its comforts and pleasures. It’s a progressive process and involves staying the course.

The pastor describes one of the perspectives and attitudes a couple must have to achieve a successful and rewarding marriage.

*“Marriage is not about finding the right person. It’s about being the right person.”

What does that mean?

“It’s not about getting. It’s about giving.”

How do we do that?

“The Word in Genesis for a man and a woman being “united” means “to glue.” A literal translation would be: “to meld two separate entities together to form a permanent bond.”

What does that mean? Meld? My daughter’s question and was it a correct word, in line with the original Hebrew?

Some definitions of “meld” use words like “blend”, “bring together”, “unite”, “fuse”, and “merge”. These words speak of a coming together that is so close that the two become one, two unique identities, one whole.

The Bible uses words like “cleave”, “join together”, “united together”, “stick to”, the picture and state of mind being to be one flesh, might we think, separate but one?

Metals with differing properties are melted and mixed two into one and become stronger, more resistant, longer lasting than they were in their singular state. Something of the “before state” was given up or changed in the process. And so it is with marriage. In the process of becoming one out of two, something of the individual two’s is given up…out of love. One gives up and gives to, the other and the other gives up and to the one. Peculiar as it may seem by worldly standards it becomes blessing and strength for the two. It works because the two are willing to value and live by what God values.

Marriage is a pattern, or should I say, our relationship with Yah is a pattern for our marriages.

His desire and ours, is to enter into a state of oneness with Him. In order to do that we give up our focus on self and focus on Him. Serving Him and gratifying Him is the goal. And just the same as when we saw and see something lovely and desirable in our spouse, we see and sense in Him something desirable and want Him. He is the Lovely One who is worthy, is worthy of the fruits of His labor, us.

And in His graciousness He sacrificed of Himself as well so that this union, sticking to, melding, oneness, could take place.

It’s a perfect pattern for us to follow in our marriages. In serving for the glory of each other we gain glory for ourselves. Only Yahweh could do that.

The question is, do we really want it? Can we focus on our spouse only, see their value and strive to lift them up? I hope so.

Father, thank You for my wife.

You have certainly blessed me and favored me.

Help me to not misconstrue giving as a loss, but as gain, in her and have joy in serving her as You would have me to.

Touch her heart that she may know that she is indeed loved and we are one.

Thank You Father… for the example You have set.

May we all cleave unto You and be one.

In Yeshua’s name we pray,

Amen.

May God’s love be in us all.

*Fan the Flames for a Better Marriage

Pastor Russell Frahm

Faith Lutheran Church MI

Merritt Island Now

Minchah Prayer 04-25-2018

image_pdfimage_print

It’s quiet. No idea what time it is. It’s dark. Why are we awake? Did You awaken us?

Something is coming to mind. It’s about the day, a question, a task, a concern …. No let’s not go there. Do You want praise? What should We say?

Can’t think of anything that is enough… no…just be quiet and listen and rest. You are near.

Words fail. Time’s boundaries are meaningless and we cling to the edge of sleep and awareness, the best place…it seems to be… to be with You right now… don’t want to lose it.

“Silence is praise” in this early morning watch, how peaceful and comforting it is to be here with You. You speak…but not with words. We hear … but not with our ears.

The noisy laboring of the mind gives way to just being.

You are Father and we are Your children, and You take us by our hands and we go with You… we know not where… nor do we care… just we two.

Quiet intimacy, communication… knowing… without a spoken word.

You are so much more than a ruler. Life with You is so much more than labor.

We love You Father.

Too many words.

We recline on Your breast… lush grass… still waters… quiet and well being…

Cling to awareness… drift… sleep.

We love You Abba.

There Is A Scripture 04-20-2018

image_pdfimage_print

Had an interesting conversation in Men’s Group the other night.

Talked about the news, about the word “morality” not necessarily meaning what is right, though that’s how we use it and how God’s government is a theocracy, and how we as believers live a double life as citizens of world government and law and as citizens of God’s theocracy and His law.

Regarding the news, I’ve been kind of one sided, getting my news from one outlet which agrees with my outlook. The others, overall, I considered to be well off the mark and I viewed them as irritating and incredibly lacking in common sense.

The week before though, my wife and I were away with some friends and one evening the news was on and it was one of those outlets whose “interpretations” I get mad about. The coverage was of the U.S. missile attack on Syrian facilities that have something to do with chemical weapons. As I listened I realized that their coverage and analysis was pretty fair, I thought, and right on, not really what I had expected. Also there was the accompanying commentary by my friend whose view is a little more liberal than mine.

Between the TV and my friend, I was seeing another side of things that wasn’t all wrong, naive or misguided. A scripture came to mind that somewhat explains what was going on and a decision I came to.

“The first to state his case seems right,

till the other one comes and cross examines.” Proverbs 18:17 CJB

And another one came to mind.

“To answer someone before hearing him out, is both stupid and embarrassing.” Proverbs 18:13 CJB.

They both speak to the wisdom of listening to all that is being said and to getting as much information as possible, before responding.

Which brought to mind another scripture:

“Therefore, my dear brothers, let every person be quick to listen but slow to speak, slow to get angry; for a person’s anger does not accomplish God’s righteousness.” James 1:19-20 CJB.

These aren’t idle words. They can be applied successfully in our lives for seeing a truer picture and make better decisions. So I decided to start giving, some, attention to thoughts and views not like mine.

Wasn’t long before some alternative news came my way. And this stuff was…well, is, pretty different, some, pretty scary, even if only partly true.

But if the pattern holds true, and there is some truth in all the “spins” being served up then it is beneficial to be quick and careful in listening.

Put off a “too quick” response that could very well leave one in the embarrassing position of having “got it wrong”, doing a wrong or hurting someone or, frankly, becoming a nervous wreck.

These scriptures are instructions from the realm of God’s theocracy which is perfect and uncorrupted. They, with the “interpretive supervision” the Holy Spirit, provide, “good morality” and a means of making decisions and enacting them in a way and with the heart that pleases our Father.

No matter what the “spin” is from the world we have a constant, unchanging, reliable guidance and presence that can settle us and calm us, keep our hope and allow us joy in spite of the scary, questionable claims, real and phantom, that we live in and with.

The world is dark and conspiratorial, vague and deceiving and dangerous. But in it there is also Light and good and crystal clear truth and certainty. There is forgiveness and mercy and well being. There is justice and compassion and righteousness so long as we are faithful, trusting and obedient citizens of His government. We are the light He shines in this world. And the Light keeps at bay the darkness.

Father, You are true and constant.

You are perfect and good and Your mercy endures forever.

We can trust and rely on Your Word and in Your character without uncertainty or reserve.

Help us Abba, to discover and display that courage You put in us, to shine for You with our thoughts and words and actions.

Enable us to be strong, not tossed to and fro by every wind that blows.

Help us Abba, to become the children You want us to be.

We thank You for the peace and security that being in harmony with You brings us.

May we dwell with You, now… and forever.

In Yeshua’s name we pray,

Amen.

May God’s love be in us all.

Elder

  • 1
  • 2
6355 N Courtenay Parkway, Merritt Island, FL 32953

Copyright © 2022 Seed of Abraham Ministries, Inc.
All Rights Reserved | Copyright & Terms