image_pdfimage_print

Números Lección 36 Capítulos 35 y 36 fin

Números

Lección 36 Capítulos 35 y 36 fin

Esta semana nosotros traemos nuestro estudio del libro de Números a una conclusión. Yo espero que ustedes hayan estado sorprendidos con la cantidad de historia, precedentes legales y establecimiento de los principios de Dios que nosotros encontramos aquí, y que hayan podido ver que esto no es para nada un aburrido registro de conteo como el nombre puede implicar.

La semana pasada nosotros comenzamos con Números 35; y ese capítulo discute el establecimiento de lo que equivale la herencia de la tribu de Levi en la Tierra Prometida; y esto debía ser la asignación de 48 ciudades para los Levitas. Estas ciudades debían estar esparcidas a través de la tenencia de tierra de las 12 tribus de Israel, la localización seleccionada por los 12 líderes de tribu. Seis de esas ciudades serian designadas como ciudades de santuario, con 3 de ellas localizadas AFUERA de la Tierra Prometida al ESTE del Río Jordán dentro de los territorios de Rubén, Gad, y la 1/2 de la tribu de Manasés.

Vamos a volver a leer Números capítulo 35:13-hasta el final.

Volvamos a Leer NÚMEROS CAPÍTULO 35:13 – hasta el final

Aquí hay un concepto que necesita ser discutido y ese concepto es santuario. Otra palabra que podría ser sustituida por santuario es asilo. ¿De donde esta noción de asilo sale; esta idea que hay un lugar donde una persona que tiene miedo del gobierno (ya sea que el gobierno sea de la forma de líder de tribu, juez, un rey o el que sea) puede ir y ser protegido de ser arrestado o de ser castigado? El castigo que la persona que está buscando asilo está huyendo es la pena de muerte.

Primero (como probablemente ya te has dado cuenta) el concepto de asilo (o santuario) NO fue inventado por los hebreos; el mismo había sido establecido hace tiempo atrás en la mayoría de las culturas del Medio Este como parte de su sistema de justicia.

Segundo, como resultado de ser la norma para virtualmente todas las sociedades conocidas de esa era, esto existía entre los hebreos de una manera u otra. Diferentes culturas lo representaban en diferentes maneras. Generalmente implicaba el huir hacía los sacerdotes y/o estar parados adentro del Templo que fuese dedicado a cualquier dios que actualmente era importante o supremo para esa nación. Nosotros encontramos los registros de antigüedad de lo que los hebreos aceptaron como LUGAR de santuario en el libro de Éxodo. Y DÓNDE el santuario está localizado es un poco sorprendente.

LBLA Éxodo 21:12 “El que hiera de muerte a otro, ciertamente morirá. 13 Pero si[h] no estaba al acecho, sino que Dios permitió que cayera en sus manos, entonces yo te señalaré un lugar donde pueda refugiarse. 14 Sin embargo, si alguno se ensoberbece contra su prójimo para matarlo con alevosía, lo tomarás aun de mi altar para que muera.

En otras palabras, según era típico de esas culturas de antigüedad, era el altar de ofrendas de holocausto para su dios el que era el lugar original de santuario. Por lo que ANTES que el Señor le diera la Ley completa a Moisés, la practica era para un Israelita ir corriendo al altar y (como vamos a encontrar en libros más tardes en la Biblia) realmente agarrar los cuernos del altar como señal que él estaba buscando un santuario. Mientras él permaneciera pegado a ese altar él no podía ser tocado.

Aquí en Números 35 Jehová ordena la manera que ÉL quiere que lleven a cabo el principio del santuario, el cual quiere decir AMBOS que Dios acepta este principio Y que para que pueda ser válido SU pueblo TIENE que seguir Sus procedimientos de asilo.

¿Ahora como no HABÍAN ciudades de santuario hasta que ellos entraron a la Tierra Prometida, qué era lo que usaban antes? Bueno, es inimaginable que a un Israelita común y corriente se le fuera permitido tocar el Altar de Holocausto adentro de las instalaciones del Tabernáculo y ciertamente él no podía haber ido adentro de la sagrada tienda. Probablemente el campamento de los Levitas servía ese propósito; aunque como la Torá no nos dice, esto es mi especulación. ALGO servía como el lugar del santuario, debido a que no era posible dentro de las normas culturales de esos días tener un lugar de asilo.

Aunque con el pasar de los siglos nosotros encontramos que los Israelitas nunca instituyeron completamente el sistema que el Señor les dió a ellos. Había ciudades de santuario, pero en algunas eran las mismas o estaban en uso O había otros medios de santuario en adición a las ciudades de asilo. Nosotros leemos en la era de David y Salomón que aparentemente la idea de venir al Altar para santuario y agarrar los cuernos todavía existía entre Israel.

LBLA 1 Reyes 1:4747 y aun los siervos del rey han ido a bendecir a nuestro señor el rey David, diciendo: “Que tu Dios haga el nombre de Salomón más célebre que tu nombre y su trono más grande que tu trono.” Y el rey ha adorado en el lecho. 48 El rey también ha dicho así: Bendito sea el Señor, Dios de Israel, que ha concedido que se siente hoy en mi trono un descendiente mío mientras mis ojos lo ven. 49 Entonces todos los invitados de Adonías se aterrorizaron, y se levantaron y cada uno se fue por su camino. 50 Adonías tuvo miedo de Salomón, y se levantó, se fue y se asió de los cuernos del altar. 51 Y avisaron a Salomón, diciéndole: He aquí, Adonías tiene miedo del rey Salomón, y se ha asido de los cuernos del altar, diciendo: “Que el rey Salomón me jure hoy que no matará a espada a su siervo.”

‘”Permítanme también señalar cuan menguado el sacerdocio debió de haber sido durante los reinados de David y Salomón; y como, aun cuando nosotros atribuimos a este hombre, David, estar tan cerca del corazón de Dios, y a Salomón ser un hombre muy sabio, ellos los dos estaban muy lejos de ser perfectos. Ningún sacerdote JAMÁS debió de haber permitido a un Israelita común y corriente, mucho menos un criminal, profanar el altar al tocarlo; pero aparentemente este episodio en Reyes quiere decir que la práctica era conocida y aceptada por David y el Sacerdocio al menos por un periodo de tiempo.

La pregunta llega a ser entonces, ¿qué era lo que el altar tenía que hacía que los paganos lo usaron como un santuario, y luego en ocasiones en la historia de Israel para los hebreos hacer lo mismo? La razón es que cualquiera que tocara un objeto santo llegaba a ser santo en sí mismo. Esto es un principio rector en la Biblia. Lo vimos con los incensarios que Coré y los 250 hombres trajeron delante del Señor (pero como estos hombres y sus incensarios no eran autorizados todos fueron destruidos); los mismos fueron hechos santos al estar tan cerca de Dios, mucho menos tocar cualquier objeto santo. Esto cae dentro de la ley Levítica que la santidad al igual que la impureza puede ser transmitida de persona a persona, objeto a objeto, o hasta de persona a objeto y de objeto a persona. Además, los incensarios (los cuales habían contraído santidad) fueron martillados en una tapa para el Altar. Los carbones y las cenizas del incienso que estaban en esos incensarios fueron tomados fuera del campamento y destruídos.

Las ordenanzas de Dios no le permite a las manos humanas tocar el Altar o ningún instrumento sagrado; la única excepción es que los SACERDOTES, por ciertos propósitos muy bien descritos (tales como transportar los objetos) PUEDEN en ocasiones necesariamente tocar estos objetos. Pero aun así, como un humano los ha tocado, una medida de profanación es pasada al mismo. Y, esa es una de las razones primordiales para Yom Kippur, el Día de Expiación; que el Sumo Sacerdote puede rosear la sangre de expiación en las cosas físicas del Tabernáculo y por ende purificarlas. De lo contrario, la acumulación de la profanación debido a la cercanía a los humanos eventualmente haría al santuario y a los objetos de rituales tan impuros que Dios no podría morar allí más.

Por lo que el uso de las ciudades de santuario para los Israelitas SOLO podía ocurrir una vez ellos estuvieran adentro de la Tierra Prometida; pero al igual que muchas de las ordenanzas de Dios ellos manejaron ignorar y modificar las leyes de Dios en lo que respecta al asilo, y como exactamente el asilo fue cumplido cambió a través de los siglos.

Ahora a parte de la importancia básica de nuestro entendimiento de como el principio de santuario opera en Israel, yo expliqué detalladamente este tema porque es importante entender que solo porque nosotros leemos de ciertas cosas sucediendo en la Biblia (como hechos históricos) no hace lo que sucedió o lo que fue declarado por algunos personajes Bíblicos automáticamente correcto o justo delante del Señor. Yo les di el ejemplo de David y Salomón permitiendo la práctica de permitirles a los Israelitas común y corriente agarrar los cuernos del altar sagrado (por consiguiente profanándolos). Nosotros cubrimos hace unas semanas atrás el tema de votos y de Jefté quien había hecho un voto apresurado al Señor que terminó en el sacrificio de su propia hija (ningún aspecto de lo que Jefté hizo siendo justo).

Por lo que nosotros debemos ser muy cuidadosos cuando leemos la Biblia en distinguir la perfección absoluta de las leyes divinas y las ordenanzas y principios establecidos por Dios, versus la manera imperfecta que en ocasiones los GRANDES hombres y mujeres de la Biblia piensan de estas leyes o las llevan a cabo.

Nosotros tendemos a ponernos en una mentalidad que como una persona especial en la Biblia (como Abraham, o David, o Pablo) hizo algo de una cierta manera entonces es automáticamente divino. Es nuestra obligación (es nuestro TRABAJO) como seguidores del Dios de Israel estudiar la Torá y todas las Escrituras para entender minuciosamente SU carácter y Sus principios para que nosotros no malinterpretemos completamente lo que leamos en la Biblia, en el Viejo o Nuevo Testamento.

Comenzando en Números 35:16 nosotros recibimos las leyes concernientes al asesinato, y si el asesinato de un ser humano debe ser considerado un asesinato homicidio imprudente u otra cosa completamente diferente. Según cubrimos en Levítico, el INTENTO es la clave para hacer esta determinación al igual que el intento es la clave para determinar la seriedad de TODO pecado. Y para que esté claro lo que el Señor considera homicidio versus asesinato accidental versus quitar la vida humana justificablemente, nosotros recibimos una serie de ejemplos de cada una. El primer ejemplo gira alrededor del instrumento usado que causa la muerte. Y el principio es que si tal instrumento fue diseñado para el propósito de infligir daño (una jabalina, un arco, una maza etc.), entonces es una arma y si la misma fue usada en el asesinato el acto debe generalmente ser visto como asesinato. Si un instrumento que NO fue diseñado como arma, pero usado impropiamente puede ciertamente ser un arma (algo con un mango, como un hacha) entonces es todavía un asesinato (y el Señor inequívocamente y sin excusa dice que la persona que comete el asesinato debe ser ejecutada). Además, esta persona no puede comprar escaparse de la sentencia ni se le puede permitir la gracia de vivir o ser protegido en una ciudad de refugio.  

La razón para esta actitud sobre el asesinato del asesino es una que ha estado bajo desacuerdo alrededor del mundo. En todos sitios el argumento es que aun cuando está mal el asesinar, también es asesinato el llevar al asesino a muerte. U otro refrán es: ¿Qué bien hace el quitarle la vida a otro ser humano si esto no va hacer que el muerto regrese? O que esto no es rehabilitación sino que es castigo divino. Ciertamente no va traer la vida del que fue asesinado ni tampoco ofrece rehabilitación al criminal; pero en la Biblia ese no es el problema. Tristemente una porción muy grande de la iglesia ha tomado este cargo de rebelarse en contra de las instrucciones de Dios en lo que respecta al asesinato. La realidad es que Dios claramente dice que un asesino inmediatamente debe perder su vida. ¿Por qué? Porque la vida es inestimable y la única expiación para la quitar la vida ilegalmente e injustamente es la ejecución del criminal. El acto de ejecutar a un criminal culpable de asesinato es un crimen JUSTO y necesario porque la sangre del inocente profana la tierra, y la única manera de limpiar la tierra de su profanación es la expiación provista por la sangre del criminal. Esto es un principio de la Torá claramente dicho en nuestra biblia, pero la misma últimamente ha sido vista como una superstición antigua, o bárbara y algo que Jesús anuló. Además el punto de vista bíblico es que el quitarle la vida a un criminal es (desde un nivel superior) la preservación de la vida. Que es una persona que comete homicidio está sujeto hacerlo de nuevo; ¿y por qué la próxima inocente víctima debe pagar el precio por lo que el criminal ha hecho? O cómo lo vemos hoy en día, ¿por qué nosotros debemos almacenar a un criminal a un costo al público de $50,000 al año solo para que él pueda existir para atacar a guardias de prisión o compañeros de celda?

Tristemente, nuestra sociedad Americana cada vez más da la espalda en lo que Dios ha ordenado como un castigo justo por un crimen violento, nosotros vemos a los criminales siendo regresados a la sociedad solo para que rápidamente encuentren otra víctima porque la violencia es su naturaleza.  

Le pido a la iglesia que me escuche: hay solo una manera para nosotros justificar el NO ejecutar a un asesino y la misma es decidiendo si estamos en contra de la Palabra de Dios y la forma que hemos hecho esto es diciendo que la sección de la Biblia, la Torá, que trata con estos asuntos tan directamente está abolida; que ya no aplica.

Permítanme decir ahora mismo que si nosotros vamos a tan siquiera entretener la noción que la Torá está muerta y acabada, entonces también los 10 mandamientos están muertos y acabados porque los mismos son sencillamente los primeros 10 de las 613 leyes de la Torá. ¿Aunque tan hipócritamente, muchos de nosotros los creyentes declaramos que el Antiguo Testamento no es para nosotros y aun así cuantos de nosotros asistiríamos a una iglesia que no tiene una copia de esos 10 Mandamientos colgando en algún lugar prominente dentro del santuario? ¿Si la iglesia realmente creyera lo que ellos dicen sobre la Ley, cuantos sermones tendrían que ser descartados porque los mismos mencionan infalibilidad de los 10 Mandamientos, el cual es la Ley en Éxodo?

Nosotros los creyentes estamos tan confundidos en estos temas PORQUE nosotros hemos demandado que el Antiguo Testamento sea considerado inválido, aun cuando Yeshua mismo se aseguró en decirnos sin rodeos que nosotros NUNCA debemos pensar tal cosa. Y si nosotros queremos saber SI va a ver un tiempo cuando la Torá y las Leyes y los Profetas están abolidos, esto no sería hasta DESPUÉS que los cielos y la tierra pasen.

Yo no quiero desviarme por mucho rato, pero yo tenía un pastor del área que me dijo (no hace mucho tiempo atrás) que cuando Jesús habló esas palabras sobre la Ley y los Profetas no siendo abolido que Él estaba en ese momento hablándole solo a los judíos, por lo que aplicaba solo al pueblo judío. Yo le pregunté si él sabía exactamente en qué pasaje esas palabras habían sido dichas. Él dijo que de momento no recordaba. Yo luego le pregunté qué él pensaba que era el mensaje más importante que Jesús le dió a la iglesia; él dijo que probablemente era el Sermón del Monte (que de hecho, yo estoy de acuerdo completamente). Bueno para sorpresa suya (y tal vez para ustedes) esas palabras de Yeshua directamente y claramente manteniendo la validez de la ley y los Profetas estaban en Mateo 5: 17-20……..puestas en el medio del Sermón del Monte. Nosotros tiramos a un lado partes de la Biblia con las que nosotros no estamos de acuerdo a nuestro propio riesgo. Nosotros hemos tirado a un lado las leyes de Dios concernientes al sistema de justicia, y ahora estamos en un mundo de caos. Y una iglesia horriblemente engañada que ahora prefiere nuestra propia imagen de Dios en vez de quien Él verdaderamente es. Y es por esto es que Torah Class y tantas otras congregaciones alrededor del mundo han sido formadas con la esperanza de restaurar la santidad y la autoridad de la biblia entera como nuestra guía y nuestra fuente escrita de la voluntad general de Dios.

En el verso 19 el Señor dice que la persona que va ser el ejecutor por el asesinato es el vengador de sangre. El término hebreo es ga’al (o go’el), o mejor, el dam ga’al. Dam quiere decir sangre y aunque la palabra ga’al es generalmente traducida como “vengador”, más correctamente quiere decir “redentor”. Por lo que es el redentor de sangre, o el vengador de sangre, quien es asignado a matar al asesino.

Inherente en el término hebreo ga’al es que esta persona es un pariente, un miembro inmediato de la familia o clan de la víctima. Y es el dam ga’al el que debe tomar la acción en el criminal. Tenemos que entender: esto no es una tradición esto es la Ley de Dios. Ahora, yo NO quiero que nadie salga de aquí diciendo que Tom Bradford dice que nosotros, en América, debemos impartir justicia personal en alguien que ha hecho un crimen violento a un miembro de la familia o que si nosotros no hacemos esto, nosotros estamos desobedeciendo las leyes de Dios. Más bien el principio detrás de esta ley es que la verdadera justicia es una vida por una vida; específicamente cuando la vida tomada fue hecha a propósito e injustamente. Una vez Israel comenzó a tener reyes, nosotros vamos a encontrar que esos reyes invariablemente buscaron PARAR la práctica del dam ga’al yendo tras el criminal que lastimó a su miembro de la familia. Y esto fue porque en una sociedad estructurada y establecida con un gobierno humano bien establecido seria caos si cada hombre determina la culpa o la inocencia por sí mismo, y luego desea también ser la persona que lleva a cabo la sentencia.

Pero entiende esto también: el principio permanece. Solo debido a la naturaleza pecaminosa del hombre y nuestro sistema imperfecto de justicia, no quiere decir que el concepto divino de Dios del vengador de sangre está muerto y acabado. De hecho una de las obligaciones primarias del Redentor de Pariente de ser un vengador de sangre. ¿Escuchaste esto? Al igual que nosotros los creyentes tendemos a descartar esas características que no queremos de Dios, tales como Su severidad y SU ira en favor a SU misericordia y amor, nosotros también tendemos hacer una imagen del Pariente Redentor como una persona muy maravillosa cuyo trabajo es como un tío rico que va rescatando a sus parientes pobres del banco que viene a ejecutar la tierra. Ciertamente UNA de las funciones del Pariente Redentor es asegurarse que la tierra que estaba originalmente en su clan permanezca siempre con ellos; o si un miembro de la familia es hecho esclavo que él pueda pagar la deuda personal para que esa persona pueda ser comprada fuera de la esclavitud. Pero OTRO papel igualmente importante es el de Vengador de Sangre.

¿Acaso no es Yeshua HaMashiach llamado nuestro Pariente Redentor? Entonces entiende: Él tiene puesto el manto de ambos aspectos de ese título, no solo el que nosotros preferimos. Cuando Él vino la primera vez fue el aspecto del Pariente Redentor que abnegadamente compró para atrás la vida de esa persona de la esclavitud. Y Él compró nuestras vidas con la única manera que Dios ve como una solución permanente: con SU propia vida y Su propia sangre. Cuando Jesús regrese en un futuro cercano, será todavía como el Pariente Redentor; pero esta próxima vez Él va venir en el papel de dam ga’al, el vengador de sangre. Él ya ha comprado las almas del pueblo de Dios, y lo hizo hace 2,000 años atrás; luego Él va derramar la ira de Dios en aquellos que persiguen a Su pueblo y rehúsan someterse al Padre.

Y nosotros vemos esto más severamente, al Él convertirse en este guerrero feroz dirigiendo la Batalla de Armagedón, el anterior dócil y manso Mesías tomando las vidas a la velocidad de miles cada vez que mueva su espada. Llenando el Valle de Jezreel 3 pies de profundidad con la sangre de aquellos de quien Él está precisando la justicia de Dios.

¿Pero qué clase de justicia sería si la vida de una víctima es tomada accidentalmente, aun si un bajo nivel de negligencia estuviera envuelto, y el criminal fuese buscado y matado? Por consiguiente el verso 22 nos da circunstancias como ejemplo de matar accidentalmente, tales como alguien que le da coraje y empuja a alguien, sin la intención de matarlo. O talvez una persona le tira algo a la víctima pero sin la intención de lastimar severamente a la persona, y ciertamente sin la intención de matarlo. Luego provisto que un consejo decidiera que no había intención maliciosa, al criminal se le debe de dar un puerto seguro DEL vengador de sangre. Este tipo de matar es lo que nosotros en término modernos podemos llamar homicidio involuntario.

Si el homicidio involuntario es el juicio del concilio, entonces el criminal debe ser acompañado a una de las 6 ciudades Levíticas donde el vengador de sangre no puede ir trás él. Aunque esto no releva al criminal de su responsabilidad por la muerte de esa víctima; y aún más NO releva la obligación del dam ga’al de matar a esa persona. Es solo que hay un lugar que está fuera de límite para el vengador de sangre. Por lo que como el verso 26 dice, si ese criminal de homicidio involuntario permanece seguro adentro de los límites de la ciudad del santuario él está protegido; pero si el se aventura a salir fuera de los límites de la ciudad de asilo él llega a ser un blanco.y si el vengador de sangre lo mata afuera de los límites de la ciudad de una ciudad de santuario entonces es solo justicia.

Luego tenemos este interesante comentario en el verso 28 que añade una MUY importante advertencia a todo este procedimiento entero; ¡el criminal del homicidio involuntario permanece con la culpa de sangre no importa cuan accidental todo haya sido y por lo tanto es exiliado a la ciudad de santuario HASTA que el Sumo Sacerdote muera! Cuando el Sumo Sacerdote actual muera (ya sea que suceda en un día o en 50 años después que el criminal haya sido enviado al asilo protector) entonces la sangre de culpa es removida y perdonada, al dam ga’al ya no se le permite tomar la vida de esa persona bajo ninguna circunstancia, y el criminal puede regresar a su casa no solo libre del temor del dam ga’al sino que limpió ante los ojos de Dios de su culpa de sangre.

Que cosa mas rara. ¿Qué acaba de suceder aquí? Es esto: la ÚNICA manera que un criminal puede tener su culpa delante del señor expiada es que el Sumo Sacerdote pague por la misma con su vida. La muerte del Sumo Sacerdote (una muerte natural se visualiza) llega a ser la expiación de Dios aceptada por el homicidio involuntario del criminal.

Pero esto eventualmente crea un problema. ¡Porque no pasó mucho tiempo para que un criminal viera la gran ventaja de que un Sumo Sacerdote muriera lo más pronto posible!

Las madres de los Sumos Sacerdotes comenzaron a traer comida y regalos a los criminales en exilio para que estuvieran lo suficientemente satisfechos en su asilo y no se impacientaran y pudiera comenzar a ORAR para que el Sumo Sacerdote muriera para que ellos pudieran regresar con sus familiares y continuar sus vidas normalmente. Nosotros realmente tenemos registros de esta preocupación en el Mishnah.

El verso 30 dice que la persona solo puede ser declarada un criminal provisto que hubiera suficientes testigos para el acto. El chisme o solo un testigo disponible era insuficiente, ya que el asunto es algo muy serio.

Ahora el punto crucial de este asunto está citado en el versículo 33 (aunque lo mencioné antes): hay una razón espiritual para toda esta complejidad concerniente a la pérdida de la vida. La sangre derramada en la tierra de Dios contamina y profana esa tierra. Y, por supuesto, la sangre que es derramada se asume que fue derramada injustamente. Además, cada muerte contamina y profana y por lo tanto la impureza de la sangre derramada y la muerte se acumula y se apila sobre la tierra (causando así que la impureza ritual de la tierra se convierta cada vez más) y el entendimiento inherente es que el Señor, en toda Su Santidad, no puede habitar en una tierra tan profanada. Y el Señor desea con todo Su ser habitar con su pueblo tanto que Él dió a su Hijo unigénito para que aquellos que confían en esa realidad moren con el Señor por toda la eternidad. Esa es el punto entero de su plan para la humanidad.

Vamos a continuar con el capítulo 36.

LEER NÚMEROS CAPÍTULO 36 completo

En un capítulo anterior de Números, Moisés dictaminó que las hijas de Zelofehad podían heredar la porción de tierra de su padre porque él murió sin tener hijos. Pero esto tiene el potencial para una catástrofe: ¿Qué pasaría si alguna de sus hijas se casara con alguien fuera de Israel? Dado que es el marido el dueño de lo que su esposa ha heredado, la tierra se perdería a los extranjeros (teóricamente) por siempre.

Pero el problema que se toca en el capítulo 36 no es tan global; la preocupación que se toca tiene que ver menos acerca de lo que sucede si una hija hebrea que tiene tierra en Canaán se casa fuera de Israel, que, si esa misma muchacha se casa fuera de su tribu Israelita. Es decir, que una muchacha de la tribu de Simeón, por ejemplo, podría casarse con un hombre de la tribu de Gad. Entonces habría una situación en la que la asignación territorial que Dios ha asignado podría desangrarse en otras tribus Israelitas, por consiguiente, perturbando tanto la equidad como el equilibrio, así como la voluntad de Dios, en las asignaciones territoriales.

Por lo que aquí en el versículo 6 está el juicio de Dios, a través de Moisés en tal situación: una mujer con derechos de la tierra puede casarse con cualquiera que elija, siempre y cuando esté dentro de su propio clan. Date cuenta que el término usado aquí es explícitamente CLAN, no tribu. No sólo tenía que casarse dentro de su propia tribu, sino dentro de su propia familia extendida; y si lo hacía de otra manera ellos iban a ser despojados de su herencia de tierras.

Y por consiguiente según el final de este capítulo aclara, las hijas de Zelofehad se casaron con sus primeros primos, obedeciendo la sentencia del Señor.

Está claro que (como habría uno de esperar) la unidad de la familia que más le importaba al pueblo de Israel no era su tribu entera, sino su clan inmediato. Y para que un clan dominante dentro de una tribu no tuviera demasiado poder (el cual en la antigüedad era expresado a través de la tierra y el ganado) Dios ordena que las hijas con derechos de herencia deben casarse dentro de sus propias familias extendidas.

Esta no es la última de las instrucciones que vamos a obtener sobre el uso y la transferencia de la tierra dentro de Canaán; Deuteronomio tiene varias instrucciones más establecidas por medio de precedentes en este tema.

Nosotros estamos tan urbanizados, hoy en día, que tendemos a olvidar la importancia de la tierra. Pero, para Dios, la tierra es importante, y la Tierra Prometida es un ingrediente importante para Su plan en general. Y, esa tierra que la Biblia llama Canaán está específicamente reservada para Israel; siempre lo ha sido, siempre lo será. El Señor irá a grandes medidas en la Torá para asegurar que la tierra, nunca abandone la posesión de Su pueblo; pero sucedió de todos modos. La razón fue numerosas, pero principalmente fue la apostasía de Israel contra el Señor. Desde el momento en que la tierra fue entregada a Israel, ellos no tomaron en serio las ordenanzas de Dios con respecto a la tierra; y las consecuencias siguen sonando cada noche en nuestros televisores.

Y, es asombroso, ¿no es así, que todas las administraciones gubernamentales recientes de América e Israel, están tan ciegos a las leyes de Dios sobre la tierra, que su solución al problema de la violencia contra Israel es continuar dándola a los descendientes del pueblo que Dios ordenó que se lo QUITARAN?

Al continuar nuestro estudio de la Torá en el libro de Deuteronomio, la locura de esta decisión llegara a estar más clara. La próxima semana comenzaremos el libro final de la Torá, Deuteronomio.

6355 N Courtenay Parkway, Merritt Island, FL 32953

Copyright © 2022 Seed of Abraham Ministries, Inc.
All Rights Reserved | Copyright & Terms