image_pdfimage_print

Hechos Lección 45 Capítulo 20

EL LIBRO DE HECHOS

Lección 45, Capítulo 20

Hechos capítulo 20 encuentra a Pablo dejando la tensa situación de Éfeso después de ser atrapado en un motín iniciado por el gremio de los plateros por su enseñanza sobre los ídolos que no son dioses reales. Lo que es importante recordar acerca de este acontecimiento es lo que nos enseña acerca de cómo el mundo gentil veía el judaísmo y el Camino, y cómo el Camino y el judaísmo se veían unos a otros. Cuando nosotros estamos mal informados sobre esto, es cuando nacen todo tipo de doctrinas cristianas de mente equivocada y actitudes antijudías.

Nosotros vimos en el capítulo 19, que los plateros percibieron a los miembros de El Camino, como simplemente un grupo peculiar de judíos que practicaba su propia marca de judaísmo (sin importar que unos gentiles se habían unido a ese grupo). Y mientras que los judíos locales con los que estaban acostumbrados los efesios, mostraron un grado aceptable de respeto y tolerancia para los dioses típicamente adorados en Éfeso (su dios más importante era la diosa Artemisa), Pablo como el portavoz altamente visible de El Camino fue considerablemente menos cordial en su denuncia pública de ídolos en general. Los gentiles de Éfeso no tenían suficiente conocimiento sobre los judíos para hacer distinciones matizadas entre las diversas sectas del judaísmo, por lo que sólo veían a todos los judíos como básicamente lo mismo, y todas las facciones del judaísmo como varias partes de la misma religión. Por consiguiente, el motín efesiano estaba dirigido a los judíos en general.

El Camino también se consideraba a sí mismo como una facción del judaísmo. Sí, ellos tenían algunos gentiles conversos a la fe de Jesucristo; pero el judaísmo siempre había atraído a los conversos gentiles. De hecho, podemos volver al éxodo de Egipto y ver que miles y miles de personas no hebreas se unieron a Israel (la Biblia los llama una multitud mixta) cuando comenzaron su viaje a la Tierra Prometida. El Camino, a partir de este punto en el Libro de los Hechos era todavía mayormente judío, y todavía estaba siendo dirigido por el liderazgo judío.

Los judíos corrientes también estuvieron de acuerdo en que El Camino era una facción del judaísmo; no hay ninguna afirmación registrada por los rabinos de que El Camino no era judío. Más bien, con el tiempo los rabinos afirmaron que El Camino era herético (aunque esa acusación era algo que se lanzaba de un lado a otro por varios rabinos y las facciones que dirigían). Sin embargo, finalmente hubo un esfuerzo entre las sectas más corrientes del judaísmo para excomulgar a El Camino. Para entonces, los gentiles pueden haber representado a la mayoría de los creyentes y el liderazgo gentil comenzó a superar el liderazgo judío. Así que en algún momento justo antes del 100 D.C. se promulgó el Birkat ha-Minim; este es más conocido en inglés como la Bendición contra los herejes. Esencialmente esta oración se convirtió en parte de un grupo de bendiciones judías llamadas Shemoneh esrei que se practicaba en sinagogas en todo el mundo conocido. Si miras este término en una Enciclopedia o en Internet o lo lees al respecto en los comentarios cristianos, inevitablemente dirá que es esencialmente una maldición contra los cristianos. Pero de hecho eso nos da una impresión totalmente equivocada. Los judíos tenían poco interés en las religiones fuera del judaísmo; religiones que gentiles practicaron. Más bien el Birkat ha-minim estaba dirigido a los judíos que seguían a Yeshua como el Mesías; no gentiles que siguieron a Yeshua.  Así que, esto no fue una bendición contra “la Iglesia” como normalmente pensamos en ella. Más bien, esto fue una bendición dirigida directamente a la membresía y el liderazgo judío de los de EL Camino.

En resumen: a partir del momento de Hechos capítulo 20, El Camino y su membresía (judío y gentil) fueron vistos universalmente como una de las varias facciones del judaísmo. Esto cambiaría, pero no hasta después del cierre de los escritos del Nuevo Testamento, lo que no ocurriría durante unas décadas más desde la época del Libro de los Hechos.

Vamos a leer Hechos capítulo 20 juntos.

LEER HECHOS CAPÍTULO 20

Otros libros del Nuevo Testamento, además de Hechos, tratan de los viajes misioneros de Pablo y, como tal, la información que a menudo se entrelazan y llena los espacios en blanco que Lucas no ha elegido informar. A veces, sin embargo, puede ser difícil correlacionar exactamente un evento en Hechos con uno en (por ejemplo) 2Corintios. Por lo tanto, varios eruditos pueden tener puntos de vista diferentes sobre sus conclusiones. Por lo general, sin embargo, hay un consenso general de opinión porque a menudo las diferencias entre los eruditos de la Biblia no se basan en la sustancia de la información, sino más bien si el comentarista bíblico CREE o no que la información bíblica es acertada. Así que suponiendo que la Biblia es acertada, esto es lo que vemos que sucede cuando se abre el capítulo 20 de Hechos.

Pablo ha dejado Éfeso y tiene la intención de viajar a través de Macedonia. No viajó en barco, sino probablemente a pie, y visitó a varios creyentes que había establecido previamente (esta era la costumbre de Pablo). Cuando nosotros tejemos lo que está escrito en 2Corintios 2, a lo que leemos en los primeros versículos de Hechos 20, entonces parece como si Pablo tuviera la intención de reunirse con el discípulo Tito en Troas. Pablo no se quedó mucho tiempo en Troas, optando en su lugar por ir a Corinto. Pero Tito no vino a Troas cuando se le esperaba, así que Pablo comenzó a viajar a través de Macedonia, y de hecho se reunió con Tito allí. Tito había estado en Corinto, y trajo buenas noticias con él de que alguna situación inquietante que había estado sucediendo allí (la situación que hizo que Pablo pensara que necesitaba ir a Corinto), había sido resuelta.

Parece que Pablo pasó una buena cantidad de tiempo en Macedonia, pero no sabemos exactamente cuánto tiempo.  Luego fue a Grecia, donde pasó 3 meses (probablemente esto fue en el invierno cuando el viaje era generalmente suspendido, o hasta que los carriles de embarque reabrieron). Probablemente pasó mucho de este tiempo en Corinto ya que parecía ser donde estaba decidido a ir. La recolección de fondos en beneficio de los pobres creyentes en Jerusalén seguía en marcha, por lo que a medida que el invierno daba paso a la primavera, los ancianos de las diversas congregaciones que estaban aportando fondos se reunieron en Corinto para que pudieran navegar con Pablo a la Tierra Santa para entregarlos.

Permítanme concretar la cuestión de los fondos que se estaban recaudando porque no todos estos fondos se trataban de caridad a los pobres creyentes en Jerusalén. Más bien había un impuesto del Templo de medio shekel que se esperaba que todos los judíos (ya fueran en Tierra Santa o en la diáspora) dieran para ayudar a mantener el funcionamiento del Templo. Dado que los judíos de la diáspora residían a una larga distancia del templo, ellos traían esos impuestos (que se consideraban una ofrenda) en una de las fiestas de peregrinación. Parece que Shavuot se había convertido (por la razón que fuese) en el tiempo habitual para entregar esos fondos recaudados. Dado que sólo unos pocos de los judíos de la diáspora llegaron al templo en estas ocasiones debido al extenso tiempo y los gastos de hacer tal viaje, el impuesto recaudado del Templo de varias sinagogas podría ser confiado a un representante que pudo hacer el viaje. Así que la mayor parte de los fondos que Pablo fue fundamental para recaudar habría sido más sobre el impuesto del Templo que como caridad real para los pobres.

Mientras todos estaban a bordo de un barco (o preparándose para abordar), Pablo se enteró de un complot para matarlo, por lo que decidió que era mejor alterar sus planes; regresó a Macedonia y navegaría en un barco diferente de allí para frustrar el plan de los asesinos. Sin embargo, el grupo de ancianos siguió adelante con sus planes, navegó a Troas y se reuniría con Pablo allí. Se dice que el complot fue encubado por judíos incrédulos. Así que, ahora Pablo y los Ancianos de las varias congregaciones están en Troas y nos enteramos de que el grupo no había zarpado de Filipo en Macedonia hasta después de que se completaron los Días de Matzah. Esto es, por supuesto, hablar de la temporada de primavera del festival bíblico de pan sin levadura, que viene al día siguiente de la Pascua. Tenemos que ser demasiado técnicos sobre la mención de estos festivales, porque el Nuevo Testamento habla de ellos de la manera común de hablar que usaron en esa época. Técnicamente La Pascua es un festival de un día que comienza en Nisan 14. Luego, Nisan 15 comienza el festival de 7 días de Matzah. En esta época (y durante muchos años antes de ella), los términos Pascua y Pan Sin Levadura se volvieron intercambiables porque por practicidad las 2 fiestas realmente se combinaron para ser un evento de 8 días de duración. Así que los judíos tendían a hablar de la temporada como Pascua o Pan Sin Levadura a pesar de que se referían a ambos. Lo que es importante que comprendamos es que el primer y último día de Matzah eran sábados de fiesta, así que los judíos no viajaban ni hacían trabajos regulares. Casi todos los planes de viaje se pusieron en espera durante ese período de 8 días, por lo que este retrasó la partida de Pablo y los Ancianos a pesar de que los carriles de embarque habían reabierto recientemente.

Por supuesto, esto significaba que en 7 semanas llegaría otro Festival: Shavuot (Pentecostés en griego). Y como la fiesta de Matzah, Shavuot era un festival de peregrinación. Eso significaba que, según la Torá, todos los judíos debían presentarse ante Dios en el Templo de Jerusalén (Deut.16:10 – 12). Como hemos discutido antes, relativamente pocos judíos de la diáspora hicieron ese viaje; era largo, arduo, caro y arriesgado. Pero el no hacerlo violaba la Ley de Moisés. De hecho, vemos que Pablo tampoco hizo ese viaje. Más adelante en el versículo 16 oiremos acerca del gran deseo de Pablo de llegar a Jerusalén a tiempo para Shavuot. Es decir, ya había roto el mandamiento de la Torá de estar en el Templo para la fiesta de Matzah y no quería quebrantar otra ley al no presentarse para Shavuot. Así que el momento de su viaje claramente tenía mucho que ver con el momento de las Fiestas Bíblicas.

Ahora llegamos a un pasaje que ha tenido un enorme impacto en el cristianismo (aunque tendrías que ser un comentarista bíblico o un excepcional estudiante bíblico para notarlo). El versículo 7 dice que el primer día de la semana los creyentes se reunieron para romper el pan y Pablo siguió enseñando a este grupo hasta cerca de la medianoche. ¿Usted se preguntará, qué tiene de importante esto? Este es el versículo que es más importante entre el cristianismo institucional que declara que Pablo dejó atrás la adoración del día de reposo e instituyó la adoración dominical. ¿Por qué se extrajo esa conclusión? Porque dice que este grupo de creyentes se reunió allí en Troas un domingo (el primer día de la semana). Pero va más allá de eso; también es doctrina cristiana estándar que Pablo también instituyó la Comunión como parte de cada servicio dominical para los cristianos, porque dice que el grupo “rompió el pan”. Es decir, romper el pan se refiere al sacramento de la Comunión. Este es un tema delicado, pero nosotros no podemos simplemente pasarlo por alto. 

Observe que en la Biblia CJB el autor, David Stern, inserta la palabra Motza’ei Shabbat en lugar de “primer día”. En primer lugar, la palabra Motza’ei Shabbat de hecho NO está allí en el griego original; sin embargo, aunque creo que él está tratando de mostrar algo. Motza’ei Shabat significa “salida del día de reposo”; se refiere al sábado por la noche. Recuerde que en la Biblia los hebreos contaba días como desde la puesta del sol hasta la puesta del sol. Así que el séptimo día, Shabat, sábado, terminó al atardecer. Luego, el primer día (que llamamos domingo) comenzó inmediatamente. Después de la puesta del sol, que terminó con Shabat, Motza’ei Shabat se celebró ya sea en casa o en las sinagogas como una manera de extender la alegría del día de reposo.  Esto no es un mandamiento bíblico de la Torá; es Tradición. Así que fue una práctica reconocida por la sinagoga, pero no por las autoridades del templo.  Sin embargo, era la práctica común en esta época entre los judíos.

Dado que cada nuevo día comenzaba al atardecer, y la luz solar era esencial para la mayoría de las tareas (especialmente tareas en la agricultura) la gente tendía a trabajar hasta que el sol se puso para aprovechar al máximo las horas de luz del día. Así comieron su cena después de la noche cuando el día de trabajo había terminado, porque el trabajo ya no se podía llevar a cabo. Así que en Motza’ei Shabat, que ocurrió una vez que el sol se puso terminando con Shabat, se comió la cena. Por una razón, como Shabbat había terminado, la preparación de las comidas y la cocción podrían comenzar. El término común en ese día para comer (especialmente cuando se refiere a la cena) era romper el pan. Parte de la razón por la que se adoptó el término pan roto es porque al comienzo de la comida se recitaba un barakah (una bendición estándar), y consistía literalmente en romper el pan y pasarlo en pedazos alrededor de la mesa. Entonces; romper el pan no tiene nada que ver con la Comunión en la práctica judía. Sólo se refiere a la bendición estándar para comenzar la comida.

Pero esto trae otro tema; ¿estaba Pablo instituyendo la adoración dominical para los creyentes y abandonando el día judío habitual de adoración comunal, el sábado? Permítanme comenzar citando al conocido judío mesiánico que ha escrito muchos libros sobre la importancia de redescubrir nuestras raíces judías. También ha creado un maravilloso comentario bíblico sobre el Nuevo Testamento, y escribió la Biblia Judía Completa: Dr. David Stern. Dice esto:

“Yo no encuentro que el Nuevo Testamento mande un día específico de la semana para la adoración. No puede haber objeción alguna a la práctica adoptada más tarde por una Iglesia dominada por los gentiles de celebrar el Día del Señor el domingo, incluso el domingo por la noche; pero esta costumbre no debe leerse hacia atrás en los tiempos del Nuevo Testamento. Por otro lado, los judíos mesiánicos que adoran el sábado por la noche en lugar del domingo pueden encontrar una orden para su práctica en este versículo”.

Pablo no estaba cambiando nada ni instituyendo nada nuevo. Simplemente estaba participando en una costumbre típica judía de reunirse después de que el sol pusiera fin al Shabbat, y luego comiendo (rompiendo pan) con su grupo de discípulos. Esta costumbre se llamaba Motza’ei Shabatand el judaísmo lo ha conservado hasta el día de hoy. Por definición, el primer día llega inmediatamente después del séptimo día, así que de hecho Pablo se reunía y enseñaba el 1er día, el domingo. Pero esto no era “cristianismo”; era el judaísmo estándar.

¿Esto también plantea el delicado asunto de si está correcto delante del Señor que se tenga una reunión comunal de creyentes el domingo, o si debiese ocurrir sólo el sábado (Shabbat)? Me dirigí ampliamente a esto en nuestro estudio del Libro de Nehemías y puedes leerlo o escucharlo si quieres repasar lo que tenía que decir al respecto en detalle. Sin embargo, resumiré brevemente porque poco ha dividido el cristianismo del judaísmo, y el cristianismo del judaísmo mesiánico, y el cristianismo tradicional del cristianismo de las raíces hebreas, más que este tema. 

1. No existe tal concepto en la Biblia (AT o NT) de un “día de culto” designado. Dios no ha señalado ningún día de la semana como un día especial o apartado para la adoración personal o comunitaria por encima de cualquiera de los otros días; Ni Dios ha prohibido ningún día en particular de la semana como fuera de los límites para la adoración personal o comunitaria. 2. El día de reposo (Shabbat) es una sola cosa: el día de descanso ordenado por Dios. La Biblia describe el Shabbat como que no tiene otro propósito, sino que dejar de trabajar nuestros trabajos regulares (otra vez, AT o NT). El día de reposo NO es el día bíblico de adoración porque no existe tal cosa. 3. La práctica judía de tener un día comunal semanal donde todos van a la sinagoga para la oración y la adoración en Shabbat es la Tradición Judía; no es un mandamiento bíblico. En ninguna parte de la AT encontrarás una Ley para reunirte en Shabbat, o encontrarás mención de que los judíos tienen una reunión regular de adoración el día 7. Esto se debe a que era una costumbre desarrollada por el sistema de la sinagoga; y el sistema de sinagogas no surgió hasta mucho después del exilio babilónico y el cierre del Antiguo Testamento. 4. La acusación común de algunos judíos mesiánicos hacia los cristianos es que el reunirse para la adoración el domingo es reunirse en un día pagano. No existe tal cosa como un “día pagano” en la Biblia; Dios creó los siete días. Además, la práctica judía común de Motza’ei Shabat se reúne el domingo (el primer día); sucede al cierre del sábado (Shabbat) después de la puesta del sol, lo que significa que el día ha cambiado a domingo. Motza’ei Shabat es adoración dominical. 5. Se afirma que el emperador romano Constantino en conjunto con la Iglesia Romana cambió el shabbat de sábado a domingo para los cristianos. Eso es incorrecto. Constantino abolió el día de reposo por completo para los cristianos e instituyó un nuevo día llamado “El día del Señor”, que se iba a celebrar los domingos. Como dice claramente el registro histórico, lo hizo precisamente para refutar a los judíos a quienes consideraba inicuos y que no tenían cabida en el cristianismo (es decir, desde su punto de vista el cristianismo era una fe gentil). Dado que los judíos se reunían por costumbre los sábados, entonces los cristianos se reunían de ahora en adelante por costumbre los domingos. La diferencia es que la adoración dominical era un decreto imperial y una ley de la Iglesia. Así que los cristianos dejaron de celebrar el día de reposo y en su lugar lo vieron como una ley muerta gracias a Constantino. Sin embargo, tampoco era coincidencia que la religión de adoración del Sol de Mitraín, la religión más dominante en el Imperio Romano en ese momento, ya estaba utilizando el domingo como su día de culto (de ahí el nombre del día del sol), por lo que Constantino consideró conveniente y políticamente conveniente declarar un día de culto cristiano (donde ninguno había existido antes) para ser el domingo, el mismo día que los fieles del dios sol se reunían. 6. No hay nada de malo en reunirse en la sinagoga el sábado, ni reunirse para un servicio cristiano el domingo; uno no tiene más mérito que el otro. Ambos son días de adoración designados creados por las tradiciones artificiales y no por Dios. Además, estos días no son ni mejores ni peores para reunirse para la adoración que cualquier otro día de la semana. Por lo tanto, si uno quiere hacer de Shabbat su día de adoración para ir junto con el día de descanso de Dios, eso está perfectamente bien. Pero; si uno quiere hacer del domingo su día de adoración, así como el día de descanso de Dios, su día de reposo, eso NO está bien. La adoración dominical es aceptable, pero el día de reposo es sólo el séptimo día; no cualquier día que elegimos. El día que elegimos reunirnos en la adoración comunitaria es nuestra elección; pero Shabbat es una ordenanza permanente de Dios, no algo que los humanos pueden cambiar a nuestro antojo.

Lo que acabo de decirte es una combinación de Escritura y una historia registrada y verificable; no es mi especulación. Así que una vez más: Pablo y sus discípulos se reunían inmediatamente después del Shabbat como era una costumbre estándar del judaísmo; él no estaba instituyendo un nuevo servicio de adoración dominical. Y él y sus seguidores estaban comiendo juntos una típica cena; no estaban teniendo la Comunión.

Continuando de nuevo en Hechos 20 versículo 8; parece que Pablo estaba haciendo lo que mejor hace: predicar. Él continuó y siguió predicando hasta alrededor de la medianoche cuando un joven llamado Eutico estaba sentado en la repisa de la ventana; se durmió y se cayó por la ventana. Pudo haber sido gracioso excepto por una cosa: estaba en el tercer piso. Las calles de Troas estaban pavimentadas con piedras, así que cuando golpeó, la caída lo mató. Nos dicen que Pablo, por supuesto, corrió abajo, con lo cual arrojó su cuerpo encima de él, lo abrazó, y luego dijo que no se preocupara, ¡está vivo!

Algunas cosas sobre este evento: primero, Lucas (el escritor de Hechos) estuvo presente. Recuerde que Lucas era médico; No sé cuan bueno era como médico, pero esperemos que supiera cómo diferenciar a una persona muerta de una persona viva. Sabemos que Lucas está presente porque en el versículo 5 comenzamos a encontrar más de las “frases de nosotros”. Es decir, el autor de Hechos comienza a hablar de “nosotros”, haciéndose parte de la acción. Así que Lucas estaba en Troas con el grupo de Ancianos y Pablo. Más aún, el versículo 7 dice que “nosotros” estábamos reunidos para romper el pan; Lucas estaba en ese cuarto superior. Por lo tanto, tenemos la verificación de testigos oculares de un médico de que el niño estaba realmente muerto, y tenemos el testimonio de una resurrección de los muertos por este mismo médico.

El versículo 11 menciona una vez más el romper del pan y dice que esto sucedió después del incidente de que el niño se cae por la ventana. Es difícil conciliar esto con el versículo 7, excepto que aparentemente por cualquier razón la comida no ocurrió realmente hasta alrededor de la medianoche. Eso podría tener sentido porque la preparación de comidas ni siquiera podía comenzar hasta la medianoche. Y tal vez el grupo se envolvió tanto al escuchar a Pablo que la comida no estaba en sus mentes. Eso no importa en cuanto a calcular qué día fue. La medianoche no es cuando los días cambian, más bien la puesta del sol es; así que independientemente de esto estar ocurriendo el primer día de la semana, el domingo.

Después de unos días en Troas era hora de irse. Al amanecer todos fueron a los muelles y abordaron un barco para Asón, pero Pablo no fue con ellos. Había una carretera mantenida entre Troas y Asón; era una distancia de 20 millas y así que Pablo lo caminó. ¿Por qué caminó Pablo en lugar de montar un barco? Todo lo que nos dicen es que esencialmente decidió hacerlo; tal vez sólo quería un día para perderse en sus propios pensamientos.

En Asón Pablo se reunió con los demás y abordó otro barco para llevarlos a Mitilene. Esta era la ciudad más grande de la isla de Lesbos. Desde allí navegaron a Quio; al día siguiente a Samos y finalmente a Mileto. Pablo decidió eludir a Éfeso (aunque estoy seguro de que su curiosidad le comió después de todos los disturbios), porque necesitaba llegar a Jerusalén a tiempo para Shavuot para observar el mandamiento. Treinta millas al norte de Mileto estaba Éfeso y Pablo envió un mensajero allí pidiendo a algunos de los ancianos de la congregación que vinieran a Mileto para reunirse con él. Pablo tenía algunas cosas que sentía que tenía que decir a estos fieles líderes de la congregación de Éfeso, porque no creía que los volvería a ver.

A partir del versículo 18, Pablo declara la fidelidad de su ministerio a los ancianos no porque esté alardeando, sino para enseñarles cómo debe servir un ministro. Pablo hizo lo que debíamos hacer: lo vivió más de lo que habló de ello. Un buen ejemplo es mucho más poderoso que las buenas palabras, y uno de los ejemplos que les dio, fue cómo él dejó de lado su propio riesgo personal para ministrarle a ellos. Éfeso fue tal vez la prueba más dura que había enfrentado hasta ahora; los judíos incrédulos que allí se oponían más firmemente a él y los gentiles incrédulos tenían un interés económico creado en aplastar el punto de vista de Pablo, que decía que los de los ídolos que ellos hacían no eran dioses reales.

Pablo recuerda que él enseñó en público para que otros escucharan a pesar de que eso invitaba a represalias; y enseñó en privado tanto a judíos como a gentiles. Enseñó el mismo mensaje beneficioso a cada grupo: arrepentimiento y fidelidad. Enseñó que estos dos elementos deben suceder para que haya redención, por lo que yo también lo enfatizaré. Se dice (y lo he dicho yo mismo innumerables veces) que la salvación en Cristo es un don gratuito de Dios; viene de la gracia y nada más. Sin embargo, eso es cierto sólo hasta el punto de que reconozcamos que hay PRIMERO, antes de la gracia, una prueba de elegibilidad. Y la prueba de elegibilidad es que debemos arrepentirnos sinceramente ante Dios por nuestros pecados en contra de Él. Juan el Bautista lo deletreó; hemos visto este mismo requisito deletreado (y llevado a cabo) a lo largo del Libro de los Hechos. Incluso hemos visto a algunos nuevos supuestos creyentes que fueron bautizados basándose en el arrepentimiento de los pecados (Hechos 19:1 – 7), pero que no habían sido bautizados basándose en la gracia salvadora de Yeshua. Pablo no los aceptó como salvos. Por lo tanto, se necesitan los elementos tanto del arrepentimiento de los pecados como de la confianza en Cristo.

Yo he leído numerosos artículos de pastores que explican que el arrepentimiento y la fe en Cristo es lo mismo. Es decir, arrepentirse es también pedir a Cristo en su corazón. Esta es la respuesta a cómo uno puede estar de acuerdo con la doctrina que dice que la salvación proviene de Cristo solamente por gracia, pero, para evitar de alguna manera la cuestión del arrepentimiento como ingrediente activo de la salvación.  Yo pensaría por este punto en Hechos, que usted ha visto que esto de ninguna manera se alinea con la Sagrada Escritura. El arrepentimiento significa que no sólo reconoces que eres un pecador, sino que sinceramente tienes la intención de dejar de pecar. La verdad es que no necesitas a Yeshua para ver eso; Todo lo que necesitas es la Ley de Moisés. Y no necesitas a Yeshua para arrepentirte (Juan el Bautista fue nuestro mejor ejemplo de esto). Pero una vez que te arrepientes y determines vivir con rectitud, aún debes a Dios una deuda por los pecados que cometiste. El arrepentimiento NO paga por tus pecados; el arrepentimiento sólo admite tus pecados y te obliga a enfrentar las consecuencias.

Así que el siguiente paso después del arrepentimiento es encontrar la manera de pagar por esos pecados. En Levítico aprendemos que Dios dice que el único medio para pagar los pecados de una manera que proporciona el perdón divino, es que una criatura sin pecado debe morir; eso deja fuera al pecador, ¿verdad? La única solución es un sustituto inocente. Durante siglos, animales inocentes fueron asesinados y colocados en el altar como sustitutos de los pecadores. Con el advenimiento del Mesías, se convirtió en el sustituto inocente de todos nosotros. Pero tenemos que reconocer eso y aceptar lo que hizo por nosotros, al morir en la cruz, para que llegue a ser efectivo. Entonces cuando estamos inmersos en esa realidad, somos salvos.

Sin embargo, la Escritura hace que sea seguro que no podemos brincar el arrepentimiento e ir directamente a la salvación. Pero puedo decirles que me he encontrado con muchas personas que están convencidas de que pueden hacer precisamente eso; ¡pueden orar para recibir a Jesús y simplemente ir intencionalmente a pecar como antes…… porque están salvos!   Estos son los que a menudo son etiquetados en los tiempos modernos como cristianos no victoriosos. A mi modo de pensar, y según la Escritura, el término cristiano no victorioso es un oxímoron. Cuando nos arrepentimos, y somos salvos, se nos entrega una victoria de magnitud eterna. El término no victorioso significa que uno de esos elementos falta. El versículo 21 repite la fórmula de Pablo para la salvación: dice que se aparte del pecado Y que pongas tu confianza en el Señor. Él no dice que apartarse del pecado ES poner tu confianza en el Señor. El apartarte del pecado es un acto de la voluntad humana; confiar en el Señor para el perdón de los pecados es un acto de gracia divina. Por lo tanto, ambos elementos son necesarios.

Con esto ya a un lado, Pablo anuncia a los ancianos de Éfeso que va a Jerusalén, pero tiene temor al respecto. Espera que algo malo suceda en el camino porque, dice, en cada ciudad que visita, el Espíritu Santo sigue advirtiéndole acerca de ir a Jerusalén. Muy probablemente lo que esto significa es que hay creyentes que le profetizaron que ven problemas por delante para él y el mensaje es tan consistente dondequiera que va que se lo está tomando en serio. Pablo mira hacia el futuro; pero lo que no podía contar era el momento. Esa es quizás una de las mayores frustraciones que enfrentan los creyentes. Sentimos en nuestro espíritu que algo viene; es el “cuándo” que por lo general no está claro. Y ese “cuándo” podría ser antes, o años más tarde, de lo que estamos pensando. De hecho, a pesar de que Pablo estaba tan seguro de que nunca volvería a Éfeso, sus Epístolas nos muestran que lo hizo.

Debido a que Pablo sentía que no volvería a Éfeso, quiere declarar que ha dado todo lo que el Señor le ha dicho que le diera al pueblo de Éfeso. Les ha dicho cómo ser perdonados y si quieren ignorarlo, entonces no es su responsabilidad. O, en la expresión hebrea común de ese día: su sangre está en sus propias cabezas. Pero ahora, una advertencia: los ancianos tienen que prestar atención porque el mal está llegando. Pablo está hablando directamente con los líderes. Él cae en metáforas que Yeshua utilizaba a menudo: las de las ovejas y el pastor. Pablo dice que está seguro de que los lobos entrarán y atacarán al rebaño. Estos ancianos delante de él son los pastores del rebaño; es su trabajo estar atentos y tratar con los lobos de la manera en que deba hacerse.  De hecho, los ataques no siempre vendrán de forasteros; a veces los miembros de su propio grupo se traicionarán a sí mismos y se volverán perversos. Enseñarán la desviación y la corrupción como verdad con el objetivo de alejar a los discípulos por sí mismos.

No tengo ninguna duda de que el erudito de la Torá Pablo, tiene en mente la exhortación de Yeshua al derramar su corazón y sus temores a estos líderes de la congregación de Éfeso.

14 Yo soy el buen pastor, y conozco mis ovejas y las mías me conocen,

 15 de igual manera que el Padre me conoce y yo conozco al Padre, y doy mi vida por las ovejas.

 16 Tengo otras ovejas que no son de este redil; a esas también me es necesario traerlas, y oirán mi voz, y serán un rebaño con un solo pastor.

 17 Por eso el Padre me ama, porque yo doy mi vida para tomarla de nuevo.

Terminaremos el capítulo 20 y comenzaremos con Hechos 21 la próxima vez.

6355 N Courtenay Parkway, Merritt Island, FL 32953

Copyright © 2022 Seed of Abraham Ministries, Inc.
All Rights Reserved | Copyright & Terms