image_pdfimage_print

Números Lección 22 Capítulos 16, 17, 18 continuación 2

Números

Lección 22 Capítulos 16, 17, 18 continuación 2

La semana pasada nosotros vimos como los rebeldes de Israel fueron aniquilados de dos maneras: 1) fuego que salía del Señor para destruir aquellos 250 líderes de tribus y Coré, el instigador principal de la rebelión; y 2) de un terremoto que abrió una inmensa grieta en la tierra, y Datán, Abiram y sus seguidores cayeron en la misma.

En la superficie la rebelión tenía que ver con un grupo de hombres quienes querían los trabajos de Moisés y Aarón; más a fondo era la creencia de los rebeldes que un Mediador NI un Sumo Sacerdote era necesario para representar a las personas delante de Dios. Y, hermanos, aquí mismo está el obstáculo que la población entera enfrenta hasta en nuestros días. Moisés y Aarón eran el punto de discusión en aquel momento; nuestro Mediador y Sumo Sacerdote combinado, Yeshua, es el punto de discusión ahora.  

Cuántas personas espirituales dicen que no hay necesidad para un Mediador; que ellos pueden tener, y se han ganado, el derecho a estar en la presencia de Dios. Generalmente ellos lo verbalizan diciendo que “Yo soy una buena persona” o “Yo he vivido una buena vida”. Unos años atrás yo fui a varias visitas en el hogar con un maravilloso asistente al pastor, y tuve un primer vistazo de un obstáculo en acción. Yo diría que de los muchos hogares que yo visité, y de las muchas personas con las que compartí el Evangelio, solo una diminuta fracción realmente negó que había un Dios. Pero, cuando se les preguntaba si ellos pensaban que iban a ir al Cielo, la mayoría de aquellos que decían que creían en Dios, decían sí, que ellos creían que iban a ir al cielo. La razón: Yo he hecho más cosas buenas que cosas malas.

Unas cuantas de esas personas escucharon lo que nosotros teniamos que decir, y aceptaron que ellos necesitaban un Salvador. Un Mediador. Y Su nombre es Jesús. Pero, la mayoría insistió que ellos NO necesitaban a un Salvador, ellos lo podían hacer por si solos. Esto es exactamente lo que Coré, Datán,Abiram, y todos los rebeldes seguidores estaban declarando; nosotros lo podemos hacer por nosotros mismos, nuestra propia manera. Nosotros podemos declararnos santo.

Luego, cuando Dios destruye a esos rebeldes, muchas de las personas de Israel…..amigos y familiares de los ahora muertos……culpaban a Moisés y Aarón. Ellos decidieron que Moisés y Aarón habían causado esta muerte, cuando de hecho ellos realmente habían suplicado a Dios para que tuviera misericordia con estos rebeldes. Y, Moisés y Aarón fueron vistos como los que causaron el fuego y el terremoto al manipular a Dios que lo hiciera por ellos. Por lo que aunque la demostración aterradora de ira divina habia ciertamente destruido a muchos de los rebeldes, la mentalidad rebelde de Israel permaneció intacta. Dios estaba a punto de entrar en acción, nuevamente.

LEER NÚMEROS 17:9 – hasta el final

Una plaga de cierto tipo se esparce entre el pueblo de Israel.

Lo que fue eso no lo sabemos; la misma fue de un origen divino, y las personas comenzaron a morir inmediatamente. Al igual que con los incensarios, eran los instrumentos usados para fomentar esta rebelión, un incensario era el instrumento usado para expiar por los pecados de la gente en contra de Dios. Aarón toma el carbón del Altar de Holocausto y los pone en el incensario, pone el incienso encima, y literalmente corre en medio de las personas para hacer expiación por su tonta rebelión. Pero, para los 14,700 Israelitas, ya era muy tarde. Y, como la población bíblica cuenta invariablemente siempre a los varones, el número total contando a las mujeres y los niños estaba probablemente cerca de las 50,000 almas que perecieron en lo que debió de haber sido un asunto de segundos. Ahora como Sumo Sacerdote, Aarón se le prohibía entrar en contacto con los muertos; por lo que aparentemente él cuidadosamente evitó todos esos muertos al él tratar de pasar y pararse entre los muertos y los vivos. Aunque, su cercanía a tanto muerto iba a querer decir que el iba a llegar a estar contaminado.

Recuerda que en el (LBLA) capítulo 16, Eleazar, hijo de Aarón, había sido el escogido para cernir entre los cadáveres humanos de aquellos quienes habían traído fuego no autorizado al tabernáculo y presentado al Señor, para que así recuperara los incensarios que habían contraído santidad. Aunque el tocar los cadáveres contaminaba a los sacerdotes ellos no estaban completamente prohibidos de venir en contacto con un cadáver. Es por eso que Eleazar tenía que hacerlo. Pero, la seriedad de la situación con la comunidad de Israel estando en rebelión y bajo la maldición de la plaga, requería Aarón mismo, como Sumo Sacerdote, para hacer expiación; donde el peligro a la vida está involucrado, la contaminación que el sufrió para así poder salvar incontables miles de vidas hebreas era necesario.

Al final del verso (LBLA capítulo 16) 49 la Torá pone la culpa de todo esto directamente en los hombros de Coré. Por favor date cuenta que Satanás, mientras que estaba activo en la Tierra desde el tiempo de Adán y Eva, no fue culpada, según nosotros de la iglesia moderna tendemos hacer demasiado. No es que Satanás está libre de culpa o inofensivo; es que nosotros de alguna manera no somos indefensos en contra de las tentaciones de Satanás. Nosotros PODEMOS resistir al Diablo. Nosotros PODEMOS escoger obedecer al Señor, y no sucumbir a la dirección de Lucifer. Lo que Coré cayó sujeto a su propia inclinación del mal; y eso es lo que la mayoría de nosotros hacemos, la mayoría de las veces, cuando nosotros pecamos en contra de Jehová.  

Toma nota: si un hombre puede llevar a miles a ir por mal camino (como lo hizo Coré) cuan fácil es para un hombre llevar a otro hombre…o su esposa, o sus hijos….lejos del Señor. Coré fue el Anti-Mediador, el Anti-Moisés. Y que terrible destino le espera al hombre que engaña y se rebela y por su acción lleva a otros a rebelarse, y tal vez hasta la destrucción eternal.

En el verso 50, se nos dice que la ofrenda de incienso de Aarón funcionó, Dios cedió, y la plaga termino tan rápido como comenzó.

Pero, el problema que estaba en el corazón de toda esta rebelión obviamente no era un asunto resuelto.

Y ese problema era: ¿quién debe de ser los siervos separados para el servicio de Dios? ¿Los Levitas, o algun otro grupo de hebreos? Las personas necesitaban más persuasión por lo que otra prueba es trazada: la prueba de las varas.

El que posea la vara es el líder de la tribu. Por lo que había solo UNA vara oficial, por tribu, y el jefe de la tribu tenia control de la misma. La palabra hebrea usada para vara es matteh. Esa misma palabra, matteh, es usada para que signifique “tribu”. Por lo que, hay un gran significado en la prueba que ha de venir en la que va usar el matteh de tribu para representar a cada tribu. Bastante literal, cada TRIBU va a ser puesta delante del Señor para que Él indique a quien Él va a escoger para representarlo y servirle a Él. Y claro que, lo que todos nosotros podemos entender en retrospectiva es que lo que estaba a punto de ocurrir no era una decisión, sino que una afirmación de lo que ya había sido ordenado.

Por lo que, cada jefe de tribu presenta su vara a Moisés, con el nombre de la tribu grabado sobre la vara; luego Aarón presenta su vara representando a la tribu de Levi. Un total de 13 varas….13 tribus….son representadas. El Señor dice que ÉL va usar esas varas como medio de demostrar una vez y por todas quienes Sus siervos ungidos son. Las varas son puestas adentro del Lugar Santísimo, delante del Arca del Pacto que tiene las dos tabletas de los 10 Mandamientos. La razón es que esta sobre el Arca donde se dice que mora la presencia del Señor. Por lo que, el simbolismo es que las 12 tribus más Levi están presentándose a Dios para que Su voluntad sea mostrada.

La manera en que el Señor va a mostrar Su voluntad es haciendo que el matteh, la vara de la tribu, de la tribu que Él escoja para ser Sus siervos florezca. Y claro que, esto es un gran milagro, ya que lo que está sucediendo es algo que hace mucho tiempo está muerto….esa vara dura y seca…..va ser hecha viva.

Las varas fueron dejadas por una noche, y a la siguiente mañana Moisés entró a la Tienda del Santuario y encontró la vara de Aarón, representando la tribu de Levi, florecida. No solo había florecido, pero la misma produjo floración y hasta almendras completamente formadas. Moisés tomó todas las varas fuera de la Tienda, le preguntó a cada jefe de tribu que identificara su propia vara, y en el proceso que verificara que fue la vara de Aarón la que había florecido.

Ahora, es interesante ver varias conexiones surgir de lo que sucedió con los brotes de la vara de Aarón y las ordenanzas de Dios anteriores. La palabra hebrea para capullo, brotar es tsits. La misma tiene la misma raíz que es usada para la palabra que nosotros estudiamos hace unos cuantos capítulos anteriores, tzitzit, la cual indicaba borlas o flequillos. Aun más, tsits es precisamente la misma palabra hebrea usada para la banda de oro de la cabeza de la mitra del Sumo Sacerdote, la pieza de la cabeza de su ritual. Esta placa dorada, estos tsits, tenían las palabras “santo para Jehová” escrito en ella. Por lo que los capullos en la vara, la placa de la cabeza dorada del Sumo Sacerdote, y los flequillos puestos en las esquinas de todas las vestimentas de los Israelitas estaban todas inter-relacionadas. En varios grados todas representaban algún aspecto de la santidad divinamente declarada.  

También date cuenta, que el diseño de la Menorá, el candelabro santo del tabernáculo, también incorporaba flores de almendro….tsits…..en su construcción martillada de oro.

Ha habido mucha especulación de porqué almendros y flores de almendro. La única razón real…..si ellos están correcto….viene de la tradición hebrea. Y, es que la almendra es el primer árbol en florecer después del invierno. El mismo es el primero en venir a la vida después de una estación de muerte e inactividad. Además, un almendro lleva consigo una flor blanca, y blanco representa pureza, santidad, y hasta Dios Mismo.

Los líderes de tribu finalmente reconocen, y al menos hasta cierto grado aceptan, la posición de los Levitas, y también las personas. Pero, al igual que las personas hacen, nosotros también tendemos a irnos a los extremos y hacer conjeturas que no son ciertas; y en el capítulo 17: 12-13 nosotros vemos a los Israelitas hacer eso.

Ellos ahora reconocen la gravedad de cuestionarle a Dios, y su rebelión en contra de Moisés y Aarón y el Sacerdocio en general. El haber sido testigo de la incineración de 250 de sus líderes principales, la abertura de la tierra y el tragarse bloques enteros de tiendas, personas, y todas sus posesiones; y finalmente la plaga que estalló matando a miles en tan solo minutos, tiene a los Israelitas muy aterrados de venir cerca del tabernáculo del Desierto. Ellos han visto con sus propios ojos que cualquier persona no autorizada quien se atreva a ir cerca de la Tienda será destruida. ¿Pero, como ellos van a llevar a cabo los sacrificios ordenados por Dios para poder expiar por los pecados, o para sencillamente ser obediente a Él si ellos no pueden venir al Tabernáculo donde el Altar de Holocausto se encuentra?

Ahora, obviamente, eso no es para nada lo que está siendo enseñado aquí. Pero, el primer paso de la lección ha sido logrado: las personas ahora le temen a Dios y ahora saben que es una mala idea retar la autoridad de Sus agentes terrenales, Moisés y Aarón.

Vamos a continuar con la conclusión del capítulo de este bloque de 3 capítulos, Números 18.

LEER NÚMEROS 18 completo.

La contestación del Señor al temor de la población en general de los Israelitas de acercarse al Tabernáculo es que le cae todo a la tribu de Levi para cargar la culpa si una persona no autorizada traspasa el Tabernáculo sagrado. Le toca a la tribu de Levi ser guardianes del tabernáculo del Desierto y asegurarse que solo las personas quienes son permitidas estar allí, y que puedan llevar a cabo ciertas funciones de los ritos estén allí. Por lo tanto, si alguien pasa por ellos, por accidente o a propósito, es el Levita responsable quien va cargar la culpa y el castigo.

Además, es la responsabilidad del Sacerdote regular supervisar a los Levitas regulares (la parte de la tribu de Levi que no son sacerdotes), para asegurarse que ellos hagan solo lo que Dios les ha autorizado a ellos que hagan dentro del área del Santuario, y nada más.

Por lo que, si un Levita se equivoca y accidentalmente o por descuido toca un objeto sagrado usado para un ritual (algo que definitivamente no puede pasar), entonces es el Sacerdote quien es el supervisor quien va cargar la culpa, junto con el hombre que hizo mal. Después de todo, los Levitas deben de saber más que eso por lo que ellos no tienen excusa.

Los sacerdotes también deben monitorear a otros sacerdotes. El sacerdocio tenía una jerarquía dentro de si misma. No era solo el Sumo Sacerdote al tope de la escalera, y luego todos los otros sacerdotes como iguales. Más bien, habían sacerdotes de un rango más altos y otros de rango más bajo. De hecho, en algunos de los documentos hebreos de antigüedad nosotros vamos a encontrar referencia para “el sumo sacerdote”….sumos sacerdotes, plural. Esto no quiere decir EL SUMO SACERDOTE….no habían múltiples Sumos Sacerdotes a la misma vez…..el mismo se está refiriendo a los sacerdotes de un rango más alto quienes estaban en la parte final del tope de la estructura del manejo del sacerdote.

Al final, el propósito de este sistema era para el beneficio de las personas. Porque cuando las personas violan la santidad de Dios, Su justicia demanda que la nacion de Israel sienta Su furia. Toda esta estructura y organización llevó a la creación de un ejército de guardias Levitas para cuidar el Tabernáculo; ellos tenían autoridad para matar en el momento si era necesario. Aunque, en la economía de Dios, esto era un acto de misericordia, designado para proteger a Israel como un entero del castigo divino. Más tarde, en el Nuevo testamento, nosotros vamos a escuchar del Guardia del Templo y su involucramiento en el arresto de Jesús; este Guardia del Templo estaba compuesto de Levitas, no de soldados Romanos como a veces es representado.  

En el verso 6 nosotros somos recordados del importante principio que no solo es la tribu de Levi dividida y separada de Israel, pero también esos Levitas comunes son divididos y separados de los sacerdotes. Y, el propósito de los Levitas es servir al sacerdote; no como esclavos en la casa o sirvientes personales, pero como trabajo manual para el tan necesitado mantenimiento del Tabernáculo, la transportación, y la obligación de cuidarlo.

Aun cuando casi todo lo que sigue sobre sacrificios y ofrendas nos ha sido dado a nosotros anteriormente……esparcidos a través de Levítico…..el mismo es ahora repetido en una manera más sistemática y ordenada. Y, es hecho de esta manera en respuesta a la serie de tragedias que acababan de ocurrir; entre las cuales está la negativa de los exploradores quienes fueron a Canaán para dirigir a las personas a la Tierra Prometida; el hombre reuniendo la leña en el Día de Reposo siendo ejecutado; Coré dirigiendo a muchos de los lideres hebreos en una rebelión y miles de esos Israelitas siendo destruidos; y luego la plaga sin nombre que fue traída sobre esos Israelitas quienes se quejaron que era injusto para Moisés y Aarón traer juicio (cientos de miles murieron como resultados de eso).

Todas estas cosas fueron causadas esencialmente, porque las personas y los líderes no se sometieron al liderazgo de Moisés y Aarón, ni ellos aceptaron el papel especial del Sacerdocio y la naturaleza de la tribu de Levi que había sido separada.

Por tanto ahora que aquellos que dirigieron la rebelión, junto con aquellos que le siguieron, habían sido eliminados de Israel y un temor reverencial propio de Dios y respeto a Su liderato e instituciones escogidas fue establecido, el Senor iba a reiterar lo que ÉL esperaba del Sacerdocio y cual debía ser la respuesta de las personas a la autoridad del Sacerdocio.

Asi que, nosotros obtenemos una lista de esas cosas ofrecidas como sacrificio y diezmos de las personas que deben ser dadas a los Sacerdotes y los Levitas como paga. Ahora, mucho de lo que se habla aquí tiene como intención que no sea instituido inmediatamente, pero solo después que ellos hayan conquistado a Canaán finalmente y hayan establecido la residencia allí. Pero la clave de esto es que la porción de las ofrendas para Dios que se les permite al sacerdote comer, las familias del sacerdote también pueden comer de la misma si ellos están ritualmente puro. La idea entera aquí es que mientras se espera de los Israelitas regulares que cultiven sus cosechas y cuiden de las ovejas, cabras etc., se espera de la tribu de Levi que sirva al Señor en la forma de ministrar a las personas. Por lo tanto, como respuesta, las personas deben respaldar financieramente a la tribu de Levi.  

Recuerda, cuando Israel entre a la Tierra Prometida, Levi solo debe tener 48 aldeas para vivir. Ellos no tienen un territorio que le pertenezca. Por lo que, ellos realmente tienen muy pocos medios para respaldarse financieramente.

Nosotros también encontramos, interesantemente, que los sacerdotes están exentos de pagar un diezmo de lo que ellos reciben como pago. Aunque los Levitas regulares no están exentos. Cualquiera que sea que los Levitas regulares reciban como su parte de la cosecha diezmada y la carne y el dinero, ellos deben devolver un décimo al sacerdocio como SU diezmo. Y, esto es porque, al final, el Sacerdote le ministra al Levita al igual que le ministra a los Israelitas comunes. Además, aun cuando la mayoría de lo que se le da al Sacerdote en la forma de comida, TIENE que comerse en los predios del Tabernáculo porque el mismo es santo y los artículos santos no pueden ser removidos del precinto santo, una vez los Levitas le han dado al Sacerdote un décimo (su diezmo) de lo que ellos han recibido como paga, ellos ahora pueden remover la porción restante del área del Templo y comérsela en cualquier lugar. Este acto de diezmar para los Levitas de-santi-fica la porción restante de su paga; lo que era santo se convierte en comida común, y se le da un estatus diferente que cuando era originalmente comida que había sido ofrecida al Señor. ¿Entiendes? El estatus de santo de la comida fue quitado por medio del diezmo. Entiende que esto es una cosa BENEFICIOSA para los Levitas. Porque, si este proceso no sucede, ellos estarían en constante violación de remover y comer comida santa fuera del área del Tabernáculo; además, ellos no podrían alimentar a sus familias con esta comida.

Vamos a terminar hoy discutiendo la santidad por unos cuantos minutos. Porque muy a menudo los creyentes modernos tienen muy poca idea de lo que la santidad es. El Nuevo Testamento afirma la idea de santidad, pero realmente no explica la santidad; afortunadamente la Torá lo explica. Típicamente, dentro de la iglesia, la santidad es vista primordialmente como una clase de comportamiento piadoso de nuestra parte. Nosotros actuamos de manera súper especial.

Nosotros damos más. Nosotros bajamos nuestras cabezas y aplaudimos de cierto modo. Nosotros decimos, “Te amo” y “Dios te bendiga” a las personas. Nosotros pagamos nuestros impuestos honestamente, u nuestro diezmo entero en la iglesia. Y, aun cuando nuestro comportamiento es importante, la santidad es mucho más sobre nuestro estatus personal y una condición. La misma es un estatus otorgado por Dios y solo Dios. El establece las reglas y los limites. El decide quien y que es santo, en Sus términos.

La santidad y la impureza, desde el punto de vista de la Torá, están cercanamente conectados porque aun cuando están casi opuestos en estatus, ellos se comportan de manera similar. En primer lugar, tanto la santidad como la impureza son contagiosos. Además, la santidad y la impureza pueden ser peligrosas. Por lo que, el Altar de Holocausto, el cual carga un grado alto de santidad, infecta cualquier cosa que toque con su santidad. La carne ofrecida en el Altar de Holocausto, (por si sola ahora santa) transmite su santidad a la vasija donde es cocinada. Por lo que las vasijas de metal tenían que ser completamente limpiadas después de cocinar la carne que había sido sacrificada, y las vasijas de barro tenían que ser destruídas porque era imposible restregar la santidad fuera del material de barro el cual era poroso. El peligro aquí es la transferencia involuntaria de santidad de la carne santa, a la vasija, y luego a lo próximo que fuera cocinado.

Luego que Aarón termina sus obligaciones de rituales y se quita la vestimenta de Sumo Sacerdote, él debe bañarse, sino la santidad de la vestimenta del Sumo Sacerdote que cubre la piel de Aarón está sujeta a ser transmitida a la vestimenta común que Aarón se va a poner ahora.

La santidad es peligrosa si es adquirida por alguien que no se supone que la adquiera. Los sacerdotes no pueden llevar a cabo sus obligaciones a menos que estén en un estado puro, no sea que ellos toquen un artículo santo y lo contaminen con su impureza. En la historias de rebeliones que acabamos de terminar, nosotros encontramos personas no autorizadas (queriendo decir personas que Dios no ha ungido con santidad) ofreciendo incienso no autorizado en un lugar santo a un Dios santo. Ellos son destruidos porque a) ellos desobedecieron y traspasaron tierra santa, y b) ellos adquirieron santidad debido a su cercanía con Dios la cual ellos no tenían ningún derecho en obtenerlo. Pero, los Sacerdotes, quienes tienen santidad autorizada por Jehová, pueden ofrecer incienso en un lugar santo, a un Dios santo, de manera segura.

El principio es que lo que sea santo nunca debe ser usado para un propósito común, en un lugar santo. Por lo tanto, lo que sea hecho santo debe permanecer dentro del precinto santo del Tabernáculo. Por el contrario, cualquier cosa que sea común no debe ser ofrecida a Dios ni traída a un lugar santo, o la misma va adquirir santidad y luego debe ser destruída porque la misma no tenía como INTENCIÓN ser santa.

Cuando esos incensarios de Coré y sus séquitos fueron presentados a Dios de una manera no autorizada los mismos TODAVÍA adquirieron santidad debido a su cercanía con el Señor.

Por lo que en este caso (en vez de destruir los incensarios) Dios escogió derretir esos incensarios y formarlos en una tapa protectora para el Altar, como señal, una advertencia para Israel; y EL permanentemente mantener ese metal santo dentro del precinto santo.

Los carbones usados para los incensarios también habían contraído santidad. La solución aquí, era que los carbones tuvieron que ser esparcidos, lejos del Tabernáculo, y no usarlos para nada. Los mismos no podían ser usados para comenzar un fuego nuevo; los mismos tenían que ser deshechos. Si esos carbones hubiesen sido usados para comenzar otro fuego nuevo, los carbones de ese fuego nuevo hubieran contraído esa santidad no autorizada.

Escucha a Ezequiel hablar sobre la santidad:

LBLA Ezequiel 46:20 Y me dijo: Este es el lugar donde los sacerdotes cocerán la ofrenda por la culpa y la ofrenda por el pecado, y donde cocerán la ofrenda de cereal, para que no tengan que sacarlas al atrio exterior, y santifiquen así al pueblo.

No todo el mundo fue creado para la santidad o no todo el mundo fue creado para el mismo GRADO de santidad. Y, aquellos que no fueron creados para santidad no tienen derecho a la santidad. Y aquellos que tienen derecho SOLO a cierto nivel de santidad no se le podían permitir que accidentalmente recibieran más. Por lo que la santidad tenía que ser protegida y cuidada.

Esta es la cosa: la santidad es un asunto muy serio y complejo. Literalmente hay cientos de referencias a la santidad del creyente en el Nuevo testamento. Pero por alguna razón nosotros nos damos cuenta de las partes que suenan bonitas, y alegorizamos o espiritualizamos el resto. O solo tan problemático, nosotros leemos las palabras pero no nos molestamos en investigar LO QUE QUIEREN DECIR.

LBLA Romanos 11:16 Y si el primer pedazo de masa es santo, también lo es toda la masa; y si la raíz es santa, también lo son las ramas.

Pablo hace la aseveración que si un pedazo de la masa es santo, también toda la masa lo es. Y, si la raíz de un árbol es santo, también las ramas que están pegadas a ese árbol……o si leemos más adelante en Romanos, las ramas INJERTADAS a ese árbol son santa. Bueno todo eso está bien; ¿pero bajo qué principio de Dios esa masa, y las ramas del árbol, llegan a ser santa solo porque un pedazo de masa, y la raíz del árbol, es santo? Pablo ni tan siquiera se molesta en explicar esa aseveración. Eso es porque una buena porción de su audiencia eran judíos. Ellos entendían muy bien el principio de la Torá que la santidad (y la impureza) puede ser transmitida por medio del contacto. Esto es solo una ley espiritual inmutable.

LBLA Hechos 7:33 “ Pero el Señor le dijo: “Quítate las sandalias de los pies, porque el lugar donde estÁs es tierra santa.

Este pasaje del Nuevo testamento trae a memoria a Moisés parado delante del Señor en la Zarza Ardiente. A Moisés se le dice que se quite las sandalias porque está parado en lugar santo.

¿Por qué? ¿Es esto acaso porqué es una señal de respeto el quitarse los zapatos cuando uno está parado delante del Señor? Talvez, pero eso no es la referencia principal en este pasaje. No, más bien el asunto de quitarse las sandalias es porque la santidad de la tierra santa en la que Moisés está parado se hubiera transferido a las sandalias de Moisés; y también esa transferencia se hubiera transmitido a cualquier cosa que esas sandalias hubieran estado en contacto. Donde quiera que Moisés hubiese caminado.

LBLA Zacarías 14:21 Y toda olla en Jerusalén y en Judá será consagrada al Señor de los ejércitos; todos los que ofrezcan sacrificios vendrán y tomarán de ellas y en ellas cocerán; y no habrá más mercader en la casa del Señor de los ejércitos en aquel día.

¿Qué es lo que ESTO significa? Bueno, todo esto tiene que ver con lo que sucede cuando uno cocina carne sacrificada en un envase de cocinar…..el envase se convierte en santo debido a la transferencia de la santidad con la carne santa. Y, luego el envase tiene que ser limpiado o roto para que lo próximo que se vaya a cocinar no tenga accidentalmente la santidad transmitida al mismo. Pero, aquí, esto está hablando del tiempo cuando la santidad es universal entre Israel, y cada Israelita que use ese envase esté con derecho a la santidad, por lo que está bien si esa santidad es transmitida de ese envase a otras comidas, y de esas comidas a otra persona que la come porque el peligro se ha ido.

¿Estas comenzando a entender lo que estoy tratando de explicar? La santidad tiene un universo entero de aspectos que nosotros no sabemos nada del mismo, porque nosotros no hemos estudiado lo suficiente la parte fundamental (la base) de la Palabra de Dios. Por lo tanto, tenemos unas ideas distorsionadas de lo que parece ser difícil en el Nuevo Testamento.

El concepto de santidad transmisible (e impureza) está detrás de la razón por la que Pablo les dice a los hombres que no se unan a prostitutas. ¿Por qué? Porque la santidad puede ser transmitida al unirse juntos un varón santo y una mujer no santa, o viceversa. Y tan importante es, porque la impureza de la prostituta puede ser transmitida al varón santo, y esa impureza puede por consiguiente contaminar la santidad de Dios que está en él. Además de que viola el principio de sha’anetz, la prohibición de mezclas ilegales. Esto hasta parece ser cierto para algunas parejas casadas hasta cierto grado inexplicado. Escucha este pasaje en el Nuevo Testamento:

LBLA 1 Corintios 7:13 Y la mujer cuyo marido no es creyente, y él consiente en vivir con ella, no abandone a su marido. 14 Porque el marido que no es creyente es santificado por medio de su mujer; y la mujer que no es creyente es santificada por medio de su marido creyente; de otra manera vuestros hijos serían inmundos, más ahora son santos.

Ahora aquí hay un ejemplo de uno de esos dichos terriblemente difíciles de Pablo….dichos que hasta el Apostol Pedro dijo que era tan difícil de entender. Pablo hace otra aseveración en este pasaje (y nuevamente sin explicación), el cual me lleva a creer que había algún principio de la Torá subyacente y conocido que él estaba aplicando a esta situación, pero algo que NO era entendido AFUERA de la sociedad hebrea.

Pablo estaba en Corinto, una nación gentil y los gentiles estaban teniendo mucho problema buscando principios comúnmente conocidos que eran parte de la sociedad hebrea pero que eran desconocidos para la sociedad gentil.

La conclusión y fin de este pasaje es que si una persona no creyente se casa con un creyente, o si dos no creyentes se casan y más tarde uno llega a ser un creyente, en cualquiera de los casos Dios acepta el matrimonio como legal ante Sus ojos; por consiguiente todos los niños nacidos de esa unión van a ser legítimos y no mamzer, bastardos impuros. Por consiguiente no hay requisito legal de Dios que el matrimonio se termine.

El problema es que hubiera sido terriblemente fácil para Pablo simplificar y DECIR que en esta situación Dios ve el matrimonio de un creyente y una persona no creyente como legal. Pero él no lo hizo. En vez él invocó unos principios conocidos (conocidos para él) como medio de explicarlo y ese principio era que la esposa creyente unida con el esposo no creyente confirió santificación sobre la persona no creyente; por consiguiente por esa razón el matrimonio era legal y el creyente justo no iba a perder su justicia delante de Dios porque ellos estaban unidos en matrimonio a un no creyente.

¿Pero QUÉ principio Bíblico está en juego bajo el cual el esposo no creyente es hecho santo por medio de su matrimonio a la esposa creyente? ¿Cómo son los hijos impuros hechos santo? Bueno, primero Pablo dice que esto es una unión autorizada entre el hombre y la mujer. Esto es un matrimonio, un esposo y una esposa quienes llegan a ser una sola carne en la manera que Dios prescribe. Aunque es fuertemente recomendado no hacerlo, NO es necesariamente un pecado para un creyente casarse con una persona no creyente. Y una posible explicación de porqué esta declaración sobre la santificación de un esposo siendo conferida sobre el otro es posible ante los ojos de Pablo…..un Rabino completamente entrenado en la Ley….es que él sabe que probablemente la santidad de la esposa creyente va ser transmitida al otro a través del contacto natural y aprobado por Dios (en el contexto de su significado, probablemente quiere decir relaciones sexuales). Y, los hijos que vienen como resultado, un producto biológico de este contacto, TAMBIÉN pueden contraer esa santidad. Y, Pablo aparentemente ve esa clase de transmisión de santidad como una bendición y no como un peligro.

Pero hay otra posibilidad de porqué Pablo cree que la santidad de una esposa creyente de alguna manera se pega a la del no creyente, y luego es transferida a sus hijos. Yo voy a necesitar toda su concentración hacia mí en este momento, en parte porque es mi opinión que ESTA, es la mejor explicación de este extraño verso y sorprendente principio del que Pablo está hablando.

Nosotros tenemos que ir para atrás al estudio de los Tzitzit para poder entenderlo. Los Tzitzit son borlas, flequillos que emplean una excepción a la regla; los mismos son hechos de una mezcla ilícita de lana y lino. Pero las mismas son usadas para RECORDARLE al pueblo los mandamientos sagrados de Dios y Dios ordena a SU pueblo a que usen los Tzitzit. Algunas partes de las vestimentas Sacerdotales contienen esta sha’atnez (una mezcla ilícita), y esto también fue ordenado por Dios.

Interesantemente nosotros encontramos que al usar esta mezcla de telas en la forma de un Tzitzit la misma confiere una cierta medida de santidad sobre el que se lo pone. De hecho era la práctica nueva de ponerse el Tzitzit el que llevó a Coré a decirle a Moisés que “todo Israel” era santo, no solo Moisés, Aarón, y el Sacerdocio. Esencialmente el producto de la mezcla de materiales ilícitos en el caso del Tzitzit es que esa santidad es conferida sobre la persona que lo usa.

Aquí nosotros encontramos algo similar en el matrimonio; los ejemplos que Pablo da esencialmente son una mezcla ilícita de una unión de una persona no creyente a un creyente. Pero…esta mezcla es aceptable para Dios SI ocurre dentro de la institución ordenada por Dios de una unión humana llamada matrimonio. El matrimonio es todavía sha’atnez, una mezcla que no se supone que ocurra ante los ojos de Dios, pero el producto del mismo es una unión legal, ambos esposos obteniendo una medida de santidad, y los hijos siendo aceptados como puros y legítimos.

Yo estoy seguro que esta breve discusión en santidad trae muchas otras preguntas y Dios sabrá, yo ciertamente no tengo todas las contestaciones a estas inescrutables realidades del alcance completo de lo que la santidad es.

Pero, al menos yo espero que ustedes puedan ver que la santidad es un asunto mucho más que un comportamiento piadoso exterior o dichos bonitos. Y que hay consecuencias espirituales serias cuando nosotros usamos incorrectamente y abusamos el estatus santo que nos ha sido otorgado como resultado de nuestra confianza en Yeshua HaMashiach; por lo que nosotros debemos guardar y proteger esa santidad (que ha sido tan gentilmente concedida a nosotros por Yeshua) con toda nuestra mente, ser, y fuerza.

Eso es todo por hoy.

6355 N Courtenay Parkway, Merritt Island, FL 32953

Copyright © 2022 Seed of Abraham Ministries, Inc.
All Rights Reserved | Copyright & Terms