image_pdfimage_print

Levítico Lección 41 Capítulos 26 y 27

Levítico

Lección 41 Capítulos 26 y 27

Como nosotros vamos a terminar Levítico 26, permítanme comenzar recordándole que a diferencia de todos los capítulos anteriores de Levítico donde las leyes y ordenanzas fueron establecidas, en el capítulo 26 dice, ‘esto es lo que va a suceder si obedeces todas las leyes y mandamientos, y esto es lo que va a suceder si NO obedeces todas esas leyes y mandamientos’. Este es el capítulo que resume las bendiciones y las maldiciones o, en nuestro lingo moderno, recompensas y castigos. El mismo está estructurado muy parecido como nuestra nación que actualmente estructura nuestro sistema de leyes civiles y criminales. Primero, cuando una nueva ley es hecha la naturaleza de la ley (lo que se puede y no se puede hacer) son cuidadosamente detallados. DESPUÉS lo que sucede cuando uno desobedece la ley es dicho (los castigos) ya sea tiempo en la carcel o multas o lo que sea. Y claro que la única cosa que nosotros no vamos a encontrar en nuestro sistema criminal son las bendiciones. Las únicas dos posibilidades en nuestro sistema criminal de jurisprudencia moderno son, A) algo malo te sucede si tu rompes la ley, y B) NADA malo te sucede si no la rompes.

Aún más importante, este capítulo está hablando en términos de la obediencia y la desobediencia NACIONAL. El mismo está hablando de Israel como un entero. Esto es muy clave para entender que Dios nos muestra que ÉL ve a la humanidad en 3 esferas de membresía diferentes: como individuos (una membresía de uno), como una familia o una comunidad, y como una nación. Y cuando nosotros estamos leyendo la Torá (o en cualquier lugar de la Biblia) nosotros DEBEMOS determinar en cuál de estas 3 esferas de membresía cualquier Escritura en particular está operando.

Por ejemplo: nuestra Salvación en Yeshua es individual. Nuestro futuro eternal, y nuestra relación actual con Jehová, está determinada individualmente y no por lo que nuestra familia o comunidad determine, o por lo que nuestra nación decida. La fe de nuestros padres no asegura nuestra Salvación ni tampoco su paganismo nos excluye de la Salvación. Nosotros podemos vivir en una nación dominada por los Musulmanes, bajo un gobierno Musulmán, en una familia Musulmán; pero es nuestra fe en el Mesías es la que determina nuestra relación personal con Dios.

Por otra parte lo que sucede con Israel como nación en tantas ocasiones era primordialmente debido a las acciones de sus líderes (sus reyes) quienes representaban su nación. Una nación es más que una confederación de individuos; pero una nación (por definición) actúa de una manera colectiva y por consiguiente tiene un líder que representa lo colectivo. Los líderes tal vez no son los que muchos en la nación prefieren pero no obstante son los líderes. Por ejemplo las acciones del Rey David y Salomón (que de ninguna manera eran perfectos) trajeron tremendas bendiciones sobre Israel como nación. El Señor vio que sus corazones estaban hacia Él, ellos deseaban servirle a Dios, y ellos creían en Dios.

Que sucedió después de ellos cuando el Rey Jeroboam tomó control y comenzó adorar otros dioses, y cuando el llevó a las personas por mal camino, eventualmente los llevo a caos y a guerra civil y a la división de Israel en 2 Reinos; uno que fue conquistado por los Asirios y llevado a la dispersión de las 10 tribus Israelitas que ocuparon ese reino, y la pérdida de su identidad hebrea(al menos hasta muy recientemente).

En adición nosotros también encontramos momentos en la Escritura donde tribus individuales o familias sufrían maldiciones por un término de larga duración debido a la desobediencia, los descendientes de Ham siendo un gran ejemplo y los descendientes de Dan siendo otro. Los descendientes de Rubén perdiendo el derecho a ser los lideres de Israel es otro caso de desobediencia a Dios y yo pudiera hablar sobre muchos otros ejemplos. En cambio nosotros vamos a encontrar familias que recibieron bendiciones por un término de larga duración por obedecer a Jehová: los descendientes de Shem. Los descendientes de la línea de la promesa de Abraham, Judá hasta cierto grado, y otros.

Por lo que el importante principio de Dios es que hay ciertas bendiciones y maldiciones que aplican a los individuos, otras que aplican a la familia de uno o a la comunidad como un entero y otras aplican a la nación. Naturalmente estas 3 esferas están entrelazadas. Si un gran número de individuos sigue al Señor la probabilidad es que su familia también va seguir al Señor. Y si un gran número de individuos y sus familias siguen al Señor entonces la probabilidad es que la comunidad y la nación también lo harán. Desafortunadamente este principio también trabaja al reverso.

La REDENCIÓN también opera de una manera similar. Yeshua nos redimió individuo por individuo cuando ÉL vino la primera vez.

Ahora escúchame cuidadosamente lo que voy a decir: al Israel haber sido re-establecido como nación (como ya ocurrió) la naciones del mundo (como una entidad) serán juzgadas o redimidas en base a un solo atributo: el trato de esa nación hacia Israel. Permítanme decir eso nuevamente: la redención nacional…..no la redención de individuos……está basada en como una nación en particular trata a Israel. Esto es sacado de enseñanzas directas en Joel, Abdías, Amos, y Apocalipsis entre otros. Y claro que una nación cuyos ciudadanos individuales que no confían en el Señor es improbable que tenga líderes que confíen en Él; y por lo tanto la nación que no ve ningún valor especial en Israel va a tomar decisiones que están en contra de las instrucciones de Dios en lo que respecta a SU nación separada que consiste de personas y la tierra.  

Y, de hecho, debido a que las personas y los líderes de una nación adoptan alguna mezcla de confianza en el Dios de Israel con tolerancia a otros “dioses” (ya sea que esos “dioses” sean la falsa creencia que CUALQUIER dios es El Dios, o que las realidades geo-políticas importen mucho sino más que los mandamientos y leyes de Dios) a esas naciones no se le da una oportunidad, solo porque Jehová está de una manera en esa mezcla. El que esa nación haga esas cosas terribles en contra de Israel simultáneamente “llamando en el nombre del Señor” los traerá de seguro al juicio al igual que una que SOLO adora a Molech o Ba’al.

Yo les digo estas cosas porque las mismas SON el contexto de Levítico 26 y porque nosotros estamos en el proceso de ser disciplinados (COMO NACIÓN) por lo mismo que Joel, Abdías, Amos y otros nos advirtieron en contra: dividir la tierra de Israel. El decir que estamos haciendo esa división en nombre de la paz del mundo es precisamente igual a servirle a Jehová y Ba’al a la misma vez; es ambiguo y falta de fe. Yo también les digo esto porque ustedes probablemente no van a escuchar esto en muchas Iglesias o sinagogas pero adivina qué: ¡ahora es TU responsabilidad ir y decírselo a otros!

Vamos a volver a leer la última porción de Levítico 26 para ver nuestra posición al respecto.

Volvamos a Leer LEV. 26: 32-hasta el final.

Me fascina y me confunde cuan rápido los miembros de la iglesia reconocen y pueden recitar las varias disciplinas y juicios de Jehová sobre Israel a través de su larga historia; y luego nos volteamos y rehusamos ver las disciplinas que han, y actualmente son, y van a caer sobre nosotros como individuos y familias, como una comunidad de creyentes y como una nación. Nosotros hasta podemos ver cita tras cita del mundo de Islam dándose cuenta como Israel se aflige, y últimamente las calamidades económicas y del tiempo, son divinas en su naturaleza. Y aquí en el verso 32 nosotros vemos ese fenómeno exacto ser profetizado: el mismo explica que hasta los enemigos de Israel van a entender que la desolación de la tierra y la apostasía del pueblo hebreo ha venido como castigo divino por parte de su propio Dios, con la implicación que Israel no lo va pensar para nada.  

Luego en el verso 34 el tema del Shabbat es tocado. Muy interesante, porque fue solo en el capítulo anterior que Dios estableció las leyes para los años de Shabbat (el ciclo de 7 años con los primeros 6 siendo años regulares y el 7mo un año Sabático) y luego el ciclo de 50 años, habiendo 7 ciclos de 7 años (y el siguiente año siendo el Jubileo mismo como el año Sabático más especial). Por lo que este verso anticipa que Israel NO va a obedecer los años Sabáticos. Que Israel NO va a usar la tierra por 6 años y darle un año de descanso. Que Israel NO va obedecer las leyes de Jubileo y cada 50 años darle a la tierra lo que constituye dos años consecutivos de descanso Sabático. Y este rechazo terco de obedecer esos Shabbats y el Jubileo es en parte la razón por la que Jehová va poner SU pesada mano de diciplina en Su pueblo: al menos parcialmente es por el beneficio de la tierra misma.

Esta explicación explícita aquí es que la RAZÓN de la tierra va ser desolada y estar sin uso (porque Israel ha sido enviado, al exilio) es para reponer todos esos Shabbats que perdieron. En otras palabras lo que parece como si fuera la maldición de Dios sobre la tierra (haciéndola desolada) es en realidad una clase de bendición para la tierra. De cierta manera, es un medio para revigorizar la tierra. La palabra hebrea usada en la frase al final del verso 34 donde dice: “entonces descansará la tierra y gozará de sus días de reposo”…..es hirtsah. La misma sale de la raíz de la palabra que quiere decir expiar, o compensar.

Yo he dicho en varias ocasiones que las leyes de Dios no van y vienen. Las leyes de Dios no son las leyes del hombre que cambian con los tiempos o a capricho de los votantes o los líderes. Más bien las leyes de Dios SON la estructura del Universo. Cuando Jehová hizo el año Sabático y la Ley del Jubileo fue porque las reglas que le conciernen son como el Universo opera. Ejemplo: nosotros tenemos leyes civiles que dicen que ciertos trabajadores, cuando están operando en lugares altos, deben usar cinturones de seguridad. ¿Por qué? Porque ellos pueden caerse y lesionarse gravemente o hasta pueden morir si ellos no obedecen la ley. ¿Ahora qué sucedería si la gravedad no existiera? Y si la gravedad no existiera, nosotros viéramos a los habitantes flotar alrededor como lo vemos con los astronautas en la Estación Espacial. Para un astronauta viviendo fuera del espacio el término “cayendo” esencialmente no tiene ningún significado, ¿verdad?

Nuestra ley sobre los cinturones de seguridad para trabajadores trabajando en lugares altos es una respuesta a otra ley más poderosa que Dios estableció: la ley de gravedad. Una ley que es parte del Universo; una ley que ningún hombre puede romper o abolir.

Cuando el Señor establece una ley, es como la gravedad: aun cuando no lo podemos ver, está ahí, tiene consecuencia en la mayoría de los aspectos de nuestras vidas, y de una manera u otra tiene que ser justificado. El ignorar la ley de la gravedad es invitar a la muerte. Cuando Dios ordenó los años Sabáticos para el beneficio de la tierra, fue porque la tierra NECESITABA esos años Sabáticos. Como la tierra operaba y daba frutos dependía de esos años Sabáticos. Si el hombre que trabaja en lugares altos se pone su cinturon de seguridad, el va poder trabajar dentro de los peligros de la gravedad y la gravedad no va a vencerlo. Si él no lo hace, eventualmente la gravedad lo vencerá. Si la tierra tiene sus Shabbats entonces la misma opera como fue diseñada y va dar mucha más abundancia para las personas. Si la tierra NO coge los Shabbats entonces va estar cansada. La tierra necesita exactamente los Shabbats que Dios ordenó….ni uno más ni uno menos. Y el Señor va estar SEGURO que SÍ coja los Shabbats, de una manera o la otra. Esa es la naturaleza del principio de Dios siendo descrito aquí en Levítico 26.  

¿Acaso las consecuencias de ignorar las leyes de Dios finalmente hicieron que Israel como nación pagará las consecuencias? Claro que sí. En Ezequiel 4:4-6, alrededor de 9 siglos seguidos de haber dado la Torá a Moisés, Dios repentinamente instruye a Ezequiel acostarse en su lado izquierdo por 390 días, un día por cada año de la iniquidad de Efraín-Israel. Luego 40 días en su lado derecho, un día por cada año de la iniquidad de Judá (el Reino del Norte y el Reino del Sur….las dos casas de Israel).esto es un total de 430 días/años como una señal para Israel del castigo que ha de venir. En este momento Nabucodonosor, Rey de Babilonia, ha llevado a cabo los primeros tres episodios de exilios (incluyendo Daniel) para Babilonia, el primero ocurriendo en el año 606 A.C.

Para el año 588 A.C. los terceros y últimas personas de Israel fueron llevadas a Babilonia, el Templo fue destruido, y la tierra estaba casi desolada.

En este reporte II Crónicas 36:21 hace esta sorprendente declaración; que el propósito para el exilio de Efraín-Israel, luego Judá era, “para que se cumpliera la palabra del Señor por boca de Jeremías, hasta que la tierra hubiera gozado de sus días de reposo. Todos los días de su desolación reposó hasta que se cumplieron[f] los setenta años.” ¡El punto extraordinario aquí es que los 430 años contienen exactamente 70 años Sabáticos! La tierra, según la auditoria de Dios, había estado privada de 70 años Sabáticos (porque los Israelitas habían ignorado esas leyes concerniente a los años Sabáticos ordenados) por lo que ya era tiempo de saldarle a la tierra sus años Sabáticos. Era inevitable que esto tuviera que suceder porque los años Sabáticos que la tierra de Israel necesitaba era una ley del Universo, como lo es la gravedad. Cada “jota y tilde” de la palabra de Dios fue cumplida en sus 70 años de amargura de exilio; a la tierra se le debía 70 años de descanso, a la misma se le dio 70 años de descanso; pero los Israelitas pagaron grandemente por cada uno de esos años que ellos no lo hicieron. Nosotros podemos posponer las consecuencias por violar las leyes de Dios por un tiempo, pero las mismas nos van a llegar porque esto está sencillamente integrado en la manera en que el Universo opera.  

Lo próximo que sigue en Levítico 26 es una descripción de los exilios que los Israelitas van a sufrir durante los siglos. Y básicamente, aquí está la condición del pueblo de Israel durante estos tiempos:

1). Ellos van a ser cobardes. La palabra que es usada aquí para debilidad, en hebreo es morekh. Y la misma literalmente significa, “el ser débil”. La misma palabra es usada en Deuteronomio para describir aquellos que no son cualificados para el servicio militar…porque ellos son unos cobardes. ¡Qué gran acusación! La misma dice que los Israelitas van a ser llevados a otras tierras; ellos van hacer lo que le digan porque ellos no tienen ninguna fortaleza interior. ¿Por qué ellos no tienen fortaleza interior? Porque Jehová quitó la fortaleza que una vez existía en sus corazones y la reemplazó con una clase de temor sumiso COMO CASTIGO por su desobediencia.

2) Ellos van a tropezar el uno con el otro como si alguien los estuviera persiguiendo. La implicación siendo que nadie de verdad ESTÁ persiguiéndolos. La implicación siendo una de caos, paranoia, y desorganización. Un retrato de ese día terrible, no hace mucho tiempo atrás, en Iraq cuando alguien grito “¡BOMBA!” entre un grupo de personas que estaban marchando sobre un puente cuando en realidad, no había una bomba. La gente comenzó a empujarse y a tropezar el uno con el otro. La colisión de las personas fue tan mala que el concreto y las barandas de hierro se cayeron y cientos de personas cayeron en el Éufrates, 60 pies debajo del puente. Otros se asfixiaron como consecuencia de la multitud y la conglomeración y muchos más literalmente fueron pisoteados a muerte. Cuando todo pasó casi 700 personas murieron; pero resulta que no había ningún peligro; todo fue imaginado. Este es el sentido de este pasaje.  

3) Israel no va poder luchar en un ataque. Ellos van a retroceder en la cara de sus enemigos. La historia de Israel en exilio es una predisposición inexplicable para apaciguar en vez de pelear. Es una creencia que no hay esperanza, por lo que para que molestarse peleando. Es una creencia que ellos no tienen la habilidad de pelear y ganar.

4) Como resultados de los primeros 3 atributos ellos van a morir en cualquiera de los países extranjeros en los que ellos estén. Como sabrás una cosa es el morir en tu propia cama en tu casa y otra es morir lejos de ella. Algunas personas cuando saben que van a morir, añoran regresar al lugar donde nacieron y crecieron; la familiaridad trae consigo una clase de consuelo. Pero cuando estás en un lugar extraño donde tú inherentemente no perteneces y las personas naturales de ese lugar extraño TAMBIÉN sienten que tú no perteneces allí, entonces sí que esto es otro asunto completamente diferente. Esto, tal vez, es uno de los temores más grandes de un soldado, el morir en tierra extraña. Esa es exactamente la amenaza que Dios está poniendo delante de Su pueblo…..que ellos van a morir en una tierra extraña. Que sus últimos momentos no van a ser en paz, sino que en agitación y ansiedad.

5) Para aquellos quienes NO mueren en los lugares extranjeros en el que ellos se encuentren, van a estar con el corazón roto. El sentido en español de esta condición es una de tristeza. Pero esto realmente no lo es. La palabra hebrea usada aquí es, yimmakku, la traducción más literal es “ellos van a derretirse” nosotros vamos a escuchar en Zacarías y Ezequiel que los ojos de las personas se van a derretir en la cavidad ocular y se van a desvanecer debido a su transgresión. En ambos casos la idea no es derretirse literalmente….algunos han tratado de representar a Ezequiel especialmente como un ataque de una bomba nuclear…..más bien esto es un modismo hebreo; y el mismo quiere decir un sentido profundo y perturbador de temor que no se va.

6) En adición al sentido general de temor y destrucción para el pueblo judío, ellos también van estar lamentando las iniquidades de sus padres. Tal vez esto da la mejor ilustración del efecto primordial de un juicio nacional, el cual es lo que se está discutiendo aquí. Ellos llegan a la conclusión que ellos están sufriendo por los pecados colectivos de las generaciones previas al igual que los pecados colectivos de su propia generación. ¿Y claro que la pregunta es, cómo uno puede escapar de tal maldición de Dios?

7) Entonces de una manera extraña todos estos sentimientos y circunstancias oscuras y lúgubres dan camino a la misma cosa que contesta la pregunta que acabo de hacer: ¿Cómo uno escapa de esta condición? Y la contestación se nos da en el verso 40: ellos deben confesar sus iniquidades y la iniquidad de sus padres. ¿No es EXACTAMENTE lo que nos exhortan hacer en el NT? Confesar….y claro que arrepentirnos….el cual está implicado en este verso. ¿Y, QUÉ es exactamente lo que ellos deben confesar? Que ellos y aquellos delante de ellos….eso es, aquellos de su nación, Israel…..fueron COLECTIVAMENTE HOSTILES a Jehová. Ellos pecaron en contra de Su Santidad. Nuevamente, no acercarse a esto como individuos sino como una colectividad de individuos, una nación. El principio entero que está siendo demostrado aquí es que cuando un juicio nacional está ocurriendo, cada persona, hasta la última, de esa nación lleva consigo la carga. No importa que tú como individuo no estés de acuerdo con las cosas que tu nación o sus líderes hicieron en hostilidad para con Dios. Esto es demostrado una y otra vez con los profetas quienes ERAN justos delante del Señor, quienes REHUSARON participar en las iniquidades de su nación, pero quienes sufrieron junto con aquellos que NO eran justos.

En un juicio nacional, Jehová espera COMPLETAMENTE que los justos confiesen los pecados de la nación al cual nosotros pertenecemos como si fuera nosotros directamente cometiendo esas ofensas.

En una de las peculiaridades más irónicas de la historia de la fe (al menos en mi parecer) nosotros tenemos una iglesia que honestamente cree que todo lo que realmente importa en un nivel espiritual es lo individual. Que TODA la gracia redentora de Dios y la temida furia tienen que ver con los individuos. En cambio, nosotros tenemos al Judaísmo que honestamente cree que lo único que importa en un nivel espiritual es la nación como un entero. Que TODA la gracia redentora de Dios la temible furia es sobre la nación colectivamente. Y ambas están mal y yo espero que ustedes estén viendo eso. Es por esto que parece tan extraño para el creyente gentil moderno el orar por el perdón de cosas que él no hizo directamente, por parte de su nación. El verdaderamente tomar responsabilidad personal por buscar al Señor para perdón por esos actos pecaminosos de su nación. No orando, “Oh Señor, perdona por lo que los otros hicieron”. Sino que más bien, “Oh Señor perdóname porque yo soy parte de esta nación que hizo estas cosas en contra de ti”. ¿Puedes ver la diferencia? Y parece igualmente extraño para los judíos religiosos orar para redención de un individuo. ¿Qué bien hace el que una persona sea redimida si la nación entera perece? Después de todo si la nación entera es redimida entonces por definición cada persona EN la nación es redimida….esa es la lógica.  

8) Ahora que Israel reconoce su hostilidad hacia Dios y la confiesa, ENTONCES….estando en el MEDIO de su exilio….sus corazones se pondrán humildes. En otras palabras ellos finalmente han alcanzado el fondo del hoyo; ya ellos no tienen más excusas, ellos se han dado cuenta que no tienen ninguna esperanza y ellos no pueden rescatarse ellos mismos del apuro creado por ellos. Una vez ellos han sido removidos de todo su orgullo, ENTONCES Jehová se va acordar de Su pacto con Abraham, Isaac y Jacob. Además dice que el Señor va a recordar la tierra; que ÉL va recordar que hace tiempo atrás ÉL hizo a Israel un inquilino permanente de la Tierra de Canaán.

Ahora nosotros llegamos a la parte de la que NOSOTROS debemos arrepentirnos; una parte que la mayoría de nosotros una vez rechazamos y esperamos no volver hacerlo. Una parte que un segmento grande de nuestra comunidad….la comunidad de creyentes….aún guarda. Jehova le dice a la nación de Israel en el verso 44: LBLA Levítico 26:44 ‘Sin embargo, a pesar de esto, cuando estén en la tierra de sus enemigos no los desecharé ni los aborreceré tanto como para destruirlos, quebrantando mi pacto con ellos, porque yo soy el Señor su Dios.

Más bien, por el bien de los pactos que EL hizo con Abraham, Isaac, y Jacob, Jehová va tener misericordia y los pactos que EL hizo con Israel VAN a permanecer intactos.

Jehová NO rechazó a Israel. Él nunca los envió lejos permanentemente al exilio ni para ser destruidos. Aún más ÉL no los sustituyó. El exilio era una forma de disciplina nacional, no una destrucción nacional. Su propósito era traer a Israel a un lugar de confesión y arrepentimiento para que ellos EVADIERAN el juicio eternal, y en su lugar fueran restaurados eventualmente a su propia tierra.  

Cuando nosotros somos disciplinados y castigados por el Señor como individuos el propósito es para guiarnos de regreso al camino recto para EVITAR el juicio. Cuándo nosotros somos disciplinados como nación es para guiarnos de regreso NACIONALMENTE al camino recto, para EVITAR el juicio destructor. Pero date cuenta de los pasos hacia esto que nosotros cubrimos hoy. Hasta que nosotros no reconozcamos que los desastres que han caído sobre nosotros son la mano de juicio de Dios, y hasta que nosotros no reconozcamos nuestra parte personal en la hostilidad nacional que nosotros hemos demostrado hacia ÉL (en nuestra desobediencia nacional), y hasta que nosotros no lo confesemos y no estemos arrepentidos y nos humillemos delante de Él vamos a continuar bajo SU mano de disciplina….Dios no lo quiera…..hasta el Día del Señor cuando ÉL venga a permanentemente juzgar el mundo.    

Los horrores que nosotros leemos en Apocalipsis NO son sobre disciplina. El tiempo de la disciplina ya paso en Apocalipsis. Ahora viene el juicio para aquellos que rehúsan aceptar SU disciplina y cambien. De hecho, el escenario original y el contexto para la mayoría de esos eventos inimaginables de Apocalipsis que han llegado a ser tan popular en la iglesia evangélica moderna con su insistencia que el Antiguo Testamento es irrelevante o está abolido, son contenido en las maldiciones de los pactos de Levítico 26 y Deuteronomio 28. Vamos a continuar con Levítico capítulo 27, el capítulo final de Levítico.

Es interesante que los últimos asuntos de los que se hablan en el libro de Levítico giran alrededor de los fondos para el santuario. De una perspectiva Bíblica la operación del santuario….lo que en este momento en la historia de Israel era una tienda portátil, el Tabernáculo del Desierto….pero que más tarde sería un edificio fijo, el Templo…podía ser financiado por un número de fuentes. Y este capítulo trata con la las categorías principales del financiamiento del santuario: promesas de plata y animales, consagración de propiedades reales como casas y tierra, el dar los animales primogénitos y los primeros frutos de la cosecha, y la donación de propiedad y de diezmos.

Lo que nosotros encontramos al leer este capítulo es que, en general, la meta era para el sacerdocio que operaba el santuario obtener plata para poder comprar lo que necesitaran para el mantenimiento y la operación. Por lo que nosotros vamos a ver un calendario de valores relativos elaborados en los que varias promesas de la tierra y los animales…..hasta las PERSONAS….podían intercambiar por plata. La idea es que un voto era hecho para dar como ofrenda para el santuario y luego el dador se daba la vuelta y REDIMÍA….compraba para atrás….aquello que él dió. ¿Cuánto iba costar el redimir estas cosas? ¿Cuál era el valor justo para los artículos dados y luego redimidos? Este es uno de los temas con el cual este capítulo trata.  

Por lo que permítanme ser claro: las reglas y regulaciones contenidas en el capítulo 27 son construidas de tal manera como para hacerlo la NORMA que la MAYORÍA de lo que el Santuario reciba para su operación era plata….algo fácil de intercambiar….en vez de animales y cosechas de la tierra.

Antes que nosotros leamos el capítulo 27 permítanme señalar unas cuantas cosas: primero, ¿acaso este método general de dar de nuestras riquezas al santuario le suena bastante familiar? ¿Qué donde nosotros adoramos…la sinagoga o la iglesia….está típicamente financiada de esa manera? Las Iglesias y las sinagogas tienden a unir todo lo que se da a la institución junto y lo llaman diezmos u ofrendas; pero Levítico descompone la forma en que la institución es financiada en categorías más detalladas entre las que el diezmo es sólo una.

Segundo, solo para que vayan pensando sobre esto cuando lo leamos la semana que viene, reconoce que el tema de diezmo, per se, NO es discutido en detalle en el Nuevo Testamento. Solamente se refiere ligeramente y el número de veces que la palabra “diezmo” es tan siquiera usado en el NT lo puedes contar con una mano. Aún más cuando es usado, excepto por una vez, es en el contexto de hacer un punto sobre un principio de la Torá o hablando del mérito de uno de los Patriarcas.

El punto es este: ¡NO hay absolutamente un mandato en el Nuevo Testamento para diezmar…..nada! y cualquiera que sea la alusión hecha es en el contexto de una cita de un pasaje del Antiguo testamento. Y muchos creyentes han tomado esta falta de mandato directo en el NT como significado que los cristianos no tienen obligación a diezmar y respaldar el trabajo de la iglesia. Y claro que yo no puedo pensar de ninguna iglesia que se suscriba a esta noción. Ahora yo no quiero desviarme y discutir el diezmar profundamente pero permítanme tirar unos cuantos pensamientos para que mediten. Y yo voy a comenzar dándoles la conclusión: el diezmar y dar para sostener la institución era algo ASUMIDO en el NT. En otras palabras el NT no era para ser tomado (como algunos hacen) que si Jesús directamente no decía el mandamiento nosotros no lo teníamos que hacer. La Torá que Él seguía y les decía a otros en Mateo 5 que hicieran igualmente NO ha sido abolida; y Yeshua dijo que toda jota y tilde permanecería intacta hasta que los cielos y la tierra desaparecieran. Los mandamientos de Dios habían sido establecidos para enseñar los principios de diezmar y muchos otros principios también para los discípulos del Dios de Israel.

El Nuevo testamento no es una porción de la Biblia en el cual todo lo de la porción previa…la Ley y los Profetas….estaba supuesto a ser repetido para que así se validara. Es una de las más curiosas…y francamente reveladoras…….tradiciones de la iglesia el enseñar que el requisito de diezmar es directamente de la parte de la Biblia que de lo contrario cuenta como obsoleto y negativo. Al yo meditar en los muchos sermones que yo he escuchado en el tema de dar, en el caso raro que citen un pasaje del NT para validar el diezmo es siempre del libro de Lucas; capitulo 11 verso 42, el cual dice esto: Lucas 11:42 “Mas ¡ay de vosotros, fariseos!, porque pagáis el diezmo de la menta y la ruda y toda clase de hortaliza, y sin embargo pasáis por alto la justicia y el amor de Dios; pero esto es lo que debíais haber practicado sin descuidar lo otro.

Y el pensar es que aun cuando el diezmo esta todavía en efecto, esa justicia y el amor de Dios debe ser la razón por la cual uno diezma…..CIERTAMENTE no debe de ser hecho solo de acuerdo a los mandamientos y las leyes….”legalistamente”. ¿Verdad?

Bueno vamos a ver a otro Evangelio que emplea esta misma cita, en el libro de Mateo…..porque ESTE verso es generalmente eludido: LBLA Mateo 23:23 “¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas!, porque pagáis el diezmo de la menta, del eneldo y del comino, y habéis descuidado los preceptos de más peso de la ley: la justicia, la misericordia y la fidelidad; y éstas son las cosas que debíais haber hecho, sin descuidar aquéllas.

Aquí tenemos a Yeshua citando directamente que no solo es el diezmar expresamente una provisión de la ley, pero también la justicia, y la misericordia y la fidelidad son “los preceptos de más peso de la ley. Y que estas son las cosas que uno debe de hacer SIN descuidar las otras”. En otras palabras nosotros tenemos una complete validación de la ley (“tú debes de hacer estas cosas y también debes de hacer las otras”) refiriéndose a las ordenanzas de la Ley. Por lo que ahora nosotros vemos porqué este no es un verso particularmente popular.

Y, luego, de aquí en adelante en la mayoría de los sermones todas las enseñanzas sobre el diezmar es generalmente del Antiguo Testamento. Esto es un buen ejemplo de lo que yo he estado enseñándoles a ustedes en estos años que hemos estado juntos: y es, que es ASUMIDO que el lector del Nuevo Testamento ya tiene una base sólida en estos asuntos fundamentales cubiertos por la Ley. Después de todo la Torá tenía 1300 años de edad cuando Yeshua llegó a la escena. La misma era todavía la base para el estilo de vida de las personas judías. Jesús no explica el diezmar porque no había necesidad de explicarlo; esto era de conocimiento común. El tampoco ORDENÓ el diezmar porque no había necesidad de hacerlo; sus requisitos estaba establecido hacía tiempo y aceptado. Cada judío sabía lo que diezmar quería decir, y entendía las muchas maneras de dar, y como el sistema operaba, y cuál era su propósito, y que se esperaba de ellos como pueblo de Dios. De hecho Yeshua tampoco explica que es necesario respirar para continuar viviendo; ni tampoco ÉL explica lo que quiere decir el término “la ley”; todo el mundo sabía lo que quería decir……la misma quería decir Torá. Cuando yo les hablo a ustedes y uso el término “Biblia” yo no hago una pausa para explicarles todas las semanas lo que la Biblia es. Yo asumo que como ustedes están aquí ya ustedes saben lo que es.

La próxima vez que nos reunamos vamos a estudiar Levítico 27 y vamos a completar el estudio del libro de los Sacerdotes de Israel. La semana después de esta comenzaremos con el fascinante libro de Números.

6355 N Courtenay Parkway, Merritt Island, FL 32953

Copyright © 2022 Seed of Abraham Ministries, Inc.
All Rights Reserved | Copyright & Terms