image_pdfimage_print

Levítico Lección 38 Capítulo 25 continuación

Levítico

Lección 38 Capítulo 25 continuación

Nosotros vamos a continuar hoy en nuestro estudio de Levítico capítulo 25. Entre muchos de los principios presentes en este capítulo hay unos a los que cada creyente necesita prestar atención: liberar y redención. Es en la Torá que lo básico y los detalles sobre libertar y redención son explicados. Para finales de esta lección nosotros ciertamente vamos a hurgar en algunos detalles más finos sobre estos dos principios y yo le sugiero que resistan el deseo de mentalmente desconectarse. Yo dudo que ningún creyente esté en desacuerdo que la redención es todo para nosotros, pero el Nuevo Testamento totalmente espera que sus lectores ya entiendan los matices de estas ordenanzas ordenadas por Dios que eran tan fundamental para la sociedad Israelita.

Nosotros nos quedamos la última vez en el verso 18 y 19, el cual nos enseñó que la tierra, Canaán, la cual el Señor le entregaría a Su pueblo sería productiva solo cuando ellos estuvieran ahí. En el 1906 los franceses que ocupaban mucho del territorio en el Medio Este tomaron un censo; y la población total de las Tierra Santa era menos de 60,000 personas. La misma consistía de Beduinos, nómadas en el desierto, Pescadores a lo largo de la costa del Mar Mediterráneo y algunos en las orillas de Galilea, y pastores y cabras esparcidos, junto con un puñado de agricultores.

Cuando los judíos comenzaron a repoblar la tierra en serio después de la primera guerra mundial, y luego la emigración se convirtió en un torrente después de la segunda guerra mundial, la tierra comenzó a producir nuevamente.

Yo les digo esto, porque este es otro de los principios que es extremadamente pasado por alto que vamos a encontrar en la Biblia y uno que está completamente respaldado a posteriori por la historia: la tierra que Dios separó para Su pueblo prospera SOLO cuando aquellos que legítimamente tienen el arrendamiento están presente. Cuando ellos no están la tierra rápidamente vuelve a lo que es en su estado natural; muerta e inservible.

Yo no quiero aventurarme en alegoría o metáfora, pero compara esta realidad al milagroso nacimiento de Isaac, el hijo prometido de Abraham, quien llevaría al nacimiento de la nación de Israel en la forma de su hijo Jacob. Isaac salió de un vientre (Sara) que estaba muerto e inservible hasta que Jehová declaró que llegaría a ser el nacimiento para una nación de personas separadas para ÉL Mismo.

Como paralelo a crear un pueblo separado para Él, Él designa una tierra que fuera separada para Él y poblada por Su pueblo: Dios iba tomar la Tierra de Canaán de las manos de los malvados Cananeos y se la iba a entregar a Israel. Cuando era gobernado por los Cananeos la tierra era un lugar espiritualmente muerto, aun cuando pareciera estar llena de pastos y campos fértiles. Cuando Jehová la separó para Sí Mismo, y una vez Israel entró a la tierra de Canaán, Dios declara que desde ese momento en adelante la tierra daría sus frutos SOLO para SU pueblo. Cuando ellos no estaban allí, el mismo sería un lugar muerto e inservible. Cuando ellos estuvieran allí el mismo seria uno vital y productivo.

Tristemente nosotros ahora somos testigos del desarrollo de este principio en el lado negativo. Date cuenta lo que ha sucedido en Gaza comenzando con el día en que se le dió a los Palestinos hace un poco más de 2 años; lo que era una región crítica de crecimiento de comida para Israel es ahora un lugar que no puede ni tan siquiera alimentar a su propia población. Antes de que Israel ganara a Gaza nuevamente en el 1967 la misma estaba desolada, casi completamente un área despoblada. Una vez los colonizadores judíos se mudaron, la agricultura comenzó y el desierto floreció. Cuando los judíos le dieron la tierra de regreso a los Palestinos en el 15 de Agosto del 2005, los cultivos de tierra judía de Gaza suplía completamente 1/3 de todos los productos agrícolas que crecían en Israel. El lugar está de camino a ser un erial nuevamente. A mí no me importa lo que las Naciones Unidas traten de hacer, o lo que los EU traten de dar en ayudas, o como la ciencia es capaz de aumentar la productividad de la tierra; Gaza comenzó a revertir a su estado natural de muerte e inutilidad el 15 de agosto del 2005. Esto no es una predicción a lo loco de mi parte, esto ya sucedió porque es como la tierra separada para Israel opera, porque Dios lo declaro así. Es una cosa sobrenatural y como tal no será derrotada por el hombre.

Vamos a volver a leer una porción de Levítico 25 .

Volvamos a Leer Lev. 25: 20 – 34

En el verso 20, donde el tema es el año de descanso Sabático de la tierra, se nos da una pregunta retórica que cualquier Israelita pensante se hubiera preguntado cuando le informaron de esta ordenanza de Dios: “qué debemos nosotros comer en el 7mo año, si nosotros ni podemos sembrar ni recoger nuestras cosechas”. Y, la contestación de Jehová es: “yo entonces os enviaré mi bendición en el sexto año, de modo que producirá fruto para tres años”. La palabra que generalmente es traducida aquí como “enviaré” u “ordenaré” es en hebreo tsivvah; la misma lleva consigo un sentido doble de algo siendo ordenado y algo siendo enviado. Dios esta ordenando a la naturaleza a su abundancia, y envié esa abundancia a Israel. La naturaleza no tiene elección en el asunto, pero Israel sí; ellos pueden seguir los mandamientos de Dios de los años Sabáticos y del Jubileo y recoger de la abundancia, o ellos pueden ignorarlo, y NO recibir la abundancia. Pero a mayor plano el rehusar obedecer esta ley también quiere decir que Israel está rompiendo el pacto; y la consecuencia por romper el pacto es incurrir en la maldición de Dios.

En los siguientes versos nosotros obtenemos más especificaciones sobre la propiedad de la tierra y la redención de la propiedad como debe ser practicada en la sociedad Israelita. Lo que nosotros debemos captar es que la “venta” permanente de la tierra es prohibida. En realidad los hebreos no pueden vender la tierra aun cuando quisieran porque ellos no son los dueños….Jehová sí. Además a lo que esto está aludiendo es que un hebreo que adquiere la tierra de otro hebreo NO está comprando la tierra, la está tomando como un arrendamiento de la tierra por un periodo de tiempo que no debe exceder de 50 años. Esta prohibición en contra de la transferencia de tierra permanente es verdaderamente dirigida al comprador como al vendedor. El vendedor no debe jamás de hacer un trato que pretenda transferir la posesión de la tierra, no debe jamás pensar que él ha comprado la tierra misma.

No importa cuán rico o poderoso, sea él, es uno que usa la tierra y no que la posee…..y aun ese estatus dura por un tiempo hasta el próximo año de Jubileo.

En el verso 23 donde Dios instruye que la tierra no debe ser “vendida” sus Biblias pueden decir “en perpetuidad”; además, como nosotros hemos discutido, la última mitad de ese verso dice porque eso es: la tierra NO es tuya, es MIA dice Dios. Ustedes son solo personas que están aqui conmigo. Mantén en mente que cuando las leyes Bíblicas usan la palabra “vender” o “vendido” en lo que respecta la tierra, es solo una figura literaria; es meramente una manera común de hablar. En vez, legalmente (de una perspectiva de la Torá) generalmente se está refiriendo a la transferencia de un arriendo.  

El significado de no vender la tierra más allá de recuperar es que uno DEBE permitir que la tierra sea redimida (que sea recuperada); esto es una provisión que el comprador y el vendedor debe obedecer, la misma NO es opcional. Por lo que cuando nosotros leemos de CUALQUIER transacción de tierra en lo que respecta de tierra siendo separada para Israel, el derecho de redencion esta automáticamente incluido….es algo de esperar.

Ahora NO confundan redención con la ley de Jubileo. La redención tiene que ver con dinero y la misma involucra a una tercera persona que será el redentor que paga el precio por redimir la tierra. La 3ra persona que redime es casi siempre un miembro de la familia. Y este miembro de la familia que redime está obligado a redimir la tierra….esto no es una opción para él. Además el que tiene la tierra actualmente TAMBIÉN está obligado aceptar la propia oferta de redención. En otras palabras si un redentor de 3ra propiamente y legalmente se acerca al que actualmente tiene la tierra con una cantidad propia y legal de dinero como precio de redención, el dueño actual no puede, por ley, rehusar el permitirle redención por la propiedad.

Como NO estaba contemplado el que la persona original que tenía la tierra vendiera el arrendamiento sencillamente por razones de negocio (como tener propiedad de bienes raíces como ganancia), sino más bien algo esencialmente forzaría al dueño a transferir la tierra a otra persona, el verso 25 comienza una serie de ejemplos de varias situaciones por el cual la tierra es perdida por él que la tenía originalmente. Y la primera tiene que ver con una persona que cae en un mal momento financiero; él ha llegado a un momento financieramente malo. El resultado es que él debe “vender” un pedazo de tierra. Ahora esto puede ser que necesita el dinero por alguna razón inesperada u otra razón puede ser generalmente, que él no puede pagar una deuda que debe a alguien por lo que la otra persona toma la tierra como pago. Por lo que un familiar cercano…generalmente EL familiar más cercano….quien tiene la habilidad y medio para tener el dinero necesario está obligado por la Torá a redimir la tierra en nombre del familiar que la perdió. Y para estar claro, el miembro de la familia redimida NO se queda con la tierra. El ni tan siquiera se queda con ella hasta que ese miembro golpeado por la pobreza de alguna manera pueda reunir los fondos para pagarle al redentor. El redentor paga el precio, pero la persona pobre obtiene el beneficio de recibir la tierra de regreso.

El verso 26 es el segundo ejemplo. Aquí la situación es que la persona quien ha perdido su tierra no tiene a nadie en su familia que tenga los medios para redimir la tierra para él. La persona o no tiene familiares cercanos, o ninguno de sus familiares puede lograr reunir el dinero. Aunque si después de perder la tierra esa persona ahora se recupera financieramente y produce los fondos suficientes para reunir el precio de redención, entonces el dueño nuevo tiene (por Ley de Dios) vendérsela a la persona para atrás. Además el precio de determinar el precio de redención es que el dueño nuevo debe RESTAR del precio que el pago una cantidad razonable por el tiempo que el tuvo uso de la tierra.

Ejemplo: un hombre debe una deuda de $500 y no la puede pagar. El propietario de la deuda ejecuta la tierra del hombre. Un cálculo razonable muestra que las cosechas que pueden ser cosechadas en esa tierra tienen un valor de $100 cada año. Tres años más tarde el hombre que perdió la tierra esta financieramente más estable y por lo tanto tiene los medios de recuperar su tierra. Como la deuda original era de $500, y como el dueño nuevo obtuvo 3 años de cosechas como beneficio por tener la tierra (el cual da a un total de $300.00 en beneficio), entonces el precio de redención es solo $200. Una deuda de $500, menos $300 de las cosechas que fueron cosechadas en la tierra, nos deja con solo $200 para devolver. Ahora no era siempre ASÍ de sencillo, pero eso es básicamente la manera que se supone que funcionara.

Luego el uso de la provisión del año de Jubileo es introducido. Si el hombre que perdía su tierra nunca jamás podía reunir el dinero el mismo para redimir por su propia tierra….o si él no tenía ningún pariente que redimiera la tierra para él…..entonces él debía esperar hasta el año del Jubileo para recuperarla. En el año del Jubileo el nuevo propietario de la tierra TENÍA que devolverla al hombre que la había perdido sin absolutamente costo alguno. El efecto de él devolver la propiedad en el Jubileo es una liberación completa…..el efecto de comprar la propiedad para atrás por un precio es redención. Liberación y redención aunque son relacionadas, son DOS procesos diferentes.

En el verso 29 nosotros obtenemos un 3er ejemplo de como un pedazo de propiedad podía ser transferida del dueño original. ¿Qué pasa si un hombre no tenía un pedazo de tierra, pero en vez él tenía una casa dentro de una ciudad amurallada? Tal vez él es un comerciante o un artesano, no un agricultor o un pastor. La ley en este caso es que él solo tiene UN AÑO si el transfiere posesión de su casa a otro (ya sea vendiéndola por cualquier razón, o por perderla debido a deuda) para redimirla. Después de un año el dueño nuevo no tiene ninguna obligación. El dueño original pierde la casa por siempre. Y la llegada del año de Jubileo TAMPOCO no le devuelve la casa a su dueño original. Por lo que nosotros vemos una dura diferencia entre el trato de una morada versus la tierra en lo que respecta a liberar y redención.

En el verso 31 nosotros vemos que las casas que NO están adentro de las ciudades amuralladas sino que están localizadas en las aldeas periféricas, deben ser tratadas como si fueran tierra.

Esa es las mismas reglas aplican a casas fuera de las ciudades amuralladas como lo hace con la tierra; y si alguna otra persona pierde una casa que está localizada fuera de la ciudad amurallada el periodo para redimirla nunca expira. Además la casa en la aldea TIENE que ser devuelta al dueño anterior en el año de Jubileo. La idea es que invariablemente una persona con una casa en una aldea tiene un pedazo de tierra que va con la misma. Y, generalmente, aun si esa persona era un artesano, alguna cantidad de comida era cosechada en la tierra. Ahora, ese no era siempre el caso, pero la mayoría de las veces era así.

Recuerda ahora que cuando los Israelitas finalmente entraron a la tierra de Canaán después de salir de Egipto (el cual todavía no ha sucedido en este punto en Levítico) hubo una distribución de tierra hecha para cada tribu. Pero hubo una tribu Israelita que no obtuvo un territorio propio: la tribu de Levi. Ya que ellos fueron separados de Israel para ser siervos especiales de Dios (Sus sacerdotes, el equivalente terrenal de alguna manera de los siervos celestiales de Dios, los ángeles) los Levitas en vez debían recibir ciudades localizadas en cada uno de los territories de las 12 tribus. Además, una pequeña cantidad de tierra que estaba pegada a cada ciudad estaba incluida también. Ahora, algunas de las 48 ciudades en que los Levitas vivían, como suyas, eran aparentemente ciudades amuralladas. Mientras que todos los otros Israelitas perderían sus casas dentro de la ciudad amurallada si no eran redimidas en un año, para las casas de los Levitas no había tales límites. Además sus casas dentro de la ciudad amurallada tenían que ser devueltas en el año de Jubileo.

El verso 34 nos da la provisión para algo que la mayoría de los dueños de casas están familiarizados. Aquí dice que un Levita nunca JAMÁS puede perder su casa, ni tan siquiera debido a una deuda. Quienquiera que sea que le preste dinero a un Levita está tomando el riesgo completo sobre sí mismo, porque él no puede ejecutar en la tierra de ese Levita. Así tenemos el principio de propiedad ocupada. Propiedad ocupada generalmente protege a uno de perder la casa EXCEPTO por incumplimiento en la hipoteca de la casa. Una casa ocupada no puede ser tomada de una persona para satisfacer un juicio alcanzado de otra deuda, o acto de negligencia, o lo que sea. La misma no puede ser tomada de uno debido a quiebra, provisto que mantengas el pago de la casa o seas dueño completamente de la casa.

Los Levitas, como siervos de Dios, NUNCA podrían perder la herencia de la tierra.

LEAMOS LEV.25: 35 hasta el final.

Justo hasta ahora nosotros hemos tratado más con devolver la propiedad real y la redención en el año del Jubileo. Esta sección cambia curso y trata con la propiedad humana, personas; personas que han llegado a ser esclavos. Y nos lleva a traves de unas cuantas etapas de dificultad financiera en el que las personas se encuentran, en la era de la Biblia, que los lleva a convertirse en esclavos.

Comenzando en el verso 35 la situación es que una persona descrita como un pariente se ha convertido en pobre y debe una deuda a alguien.

Además este pariente en particular es de alguna manera como un “residente” en el sentido que como los residentes NO pueden poseer tierra ellos son trabajadores que trabajan para un salario. Así que, lo que tenemos aquí es el caso de un campesino hebreo que sencillamente trabaja para su salario; él es un empleado sin ninguna tierra y sin cosechar comida.

La palabra usada para pariente en este ejemplo es en hebreo “ach”. La cual literalmente quiere decir hermano. Pero “ach” también es una palabra común que indica “hombre de campo”. Por lo que la idea es que aun cuando esta persona pobre puede ser un pariente cercano, el también podría ser sencillamente un Israelita. Y todos los Israelitas son “hermanos” el uno al otro. Por lo que la instrucción aquí es que un Israelita no debe cobrarle interés a otro Israelita por dinero o provisiones, al menos cuando el que coge prestado tiene que coger prestado PORQUE él es pobre y no tiene otra alternativa.

Comenzando en el verso 39 según como fuera la situación financiera de la persona pobre que haya declinado aún más; él ha cogido prestado el dinero sin interés pero no es capaz de pagarlo para atrás. El resultado es que esta persona pobre ahora llega a ser un siervo no renumerado; eso es que él es asignado a la persona que le presto el dinero pero hasta el tiempo que le paga la deuda por medio de su labor. Generalmente eso quería decir que la persona pobre y su familia viven en la propiedad del que le prestó el dinero. La idea es que esta persona endeudada NO se convierta en un esclavo; él no ha sido comprador y por lo tanto es como propiedad. Más bien él es como un empleado; pero ese empleado está legalmente obligado…..el debe trabajarle al acreedor y solo al acreedor. El periodo de tiempo más LARGO que una persona podía permanecer endeudado y trabajando para su amo es hasta que llegue el año del Jubileo, porque en ese momento el trabajador no renumerado debe ser liberado y lo que queda de la deuda es cancelado. También el amo no puede dejar que el liberar al hombre solo y quedarse con la esposa e hijos, la familia entera debe ser liberada permanentemente.   

El principio detrás de esta ley es establecido en el verso 42: todo los Israelitas le pertenecen a Dios. Él los redimió; El compró su libertad de la esclavitud cuando Él los tomó de la mano de Egipto. Por lo que otro principio subyacente es que ninguna persona redimida puede ser esclava de otro, y cada Israelita fue redimido. El efecto de esta ley es que ningún Israelita puede tener un esclavo hebreo. Entiende; una persona al servicio por una deuda NO es un esclavo. Una persona al servicio por una deuda NO es propiedad de su amo; él es más como un empleado exclusivo.

Con eso dicho, los versos 44-46 hacen claro que los hebreos PUEDEN ser dueños de esclavos….propiedad humana. Es solo que estos esclavos deben ser extranjeros, no Israelitas, personas de otras naciones. Por lo que de acuerdo a la Ley un hebreo puede comprar un extranjero como esclavo y si ese extranjero tiene hijos, entonces esos hijos también son esclavos. No solo eso pero como los esclavos son ciertamente propiedad (como tierra o muebles) los esclavos pueden ser heredados de una generación de una familia hebrea a la otra. NINGUNA provisión es hecha en la Ley para un esclavo extranjero que sea redimido.

Ellos están atrapados en esa posición, sin esperanza.

Permítanme enfatizar ese principio para que esté bien claro: las ÚNICAS personas que podían ser redimidas y así libres de sus deudas, eran aquellos quienes estaban bajo el pacto que Dios hizo con Israel. Los extranjeros que querían ser parte de Israel eran permitidos ser parte de Israel y así eran puestos bajo la provisión del pacto. Los extranjeros que NO querían ser parte de Israel estaban fuera de las provisiones del pacto. Ese mismo principio aplica a la salvación. Nosotros somos salvos bajo la provisión del pacto que Dios hizo con Israel; y parte de esa provisión es un Mesías Salvador. Así en Romanos 11 nosotros tenemos la conclusión de Pablo que los extranjeros que quieren ser salvos TIENEN que ser injertados a los pactos de Israel porque es dentro de esos pactos que la ÚNICA provisión para la salvación de Dios de un ser humano existe.

El verso 47 ilustra otra situación: un extranjero adinerado viviendo entre Israel le presta dinero a un hebreo, y el hebreo no le puede pagar para atrás; por ley ese hebreo llega a ser un sirviente por deuda para ese extranjero. Pero aun cuando un hebreo puede ser dueño de un esclavo extranjero, un extranjero que vive entre Israel no puede ser dueño de un esclavo hebreo. Además le toca a un miembro de la familia hebrea del que debe redimirlo de su estatus de siervo por deuda de las manos del extranjero. O, alternadamente, si de alguna manera este siervo por deuda prospera por sí mismo a él se le permite redimirse él mismo.

El resto del capítulo muestra como el precio de redención para el siervo por pago debe de ser calculado; y, nosotros no vamos a repasarlo porque el mismo trabaja básicamente de la misma manera como si un pedazo de tierra fuera redimido.

Permítanme decir en este momento que aun cuando la responsabilidad de un pariente para redimir la tierra de una persona era para él algo importante, la obligación de un pariente para redimir su propio miembro de la familia de servidumbre a un extranjero era una obligación excepcionalmente grande. Dios hace claro que, en principio, que NINGUN Israelita debía jamás ser un siervo o esclavo a NADIE excepto a Dios (y eso por voluntad propia); ya que Dios los ha redimido. Pero para que un Israelita fuese siervo o esclavo a una persona que NO era Israelita era visto como una abominación y era la obligación de la familia de hacer un gran sacrificio personal si fuese necesario para sacar a ese hebreo pobre de esa situación.

OK, vamos a tomar un pequeño desvió. Como has visto en las ultimas 3 lecciones es en Levítico 25 que nosotros encontramos (como entrelazado dentro de las leyes del Jubileo) el concepto y obligaciones del “pariente redentor” detallado para nosotros. Y yo sospecho que muchos de ustedes inmediatamente recuerdan que Jesús, Yeshua, en ocasiones hace referencias ser nuestro pariente redentor; nosotros todos hemos escuchado muchos sermones sobre esto. Naturalmente ÉL es la razón para este desvió.

En Levítico 25 se nos dice que el propósito de un pariente redentor es para rescatar la tierra de un miembro de familia o una persona en la familia que ha perdido y otra persona tiene. Alguien en la familia (generalmente debido a no poder pagar la deuda) pierde algo o toda su tierra o termina en servicio por pago.

Este método de perder la tierra es que la tierra es vendida….o intercambiada….para satisfacer una deuda. O que la persona que no tiene ninguna tierra para vender llega a ser un siervo por deuda para el prestamista para así poder pagar la deuda.

Pero la ley era que si esa situación sucedía había un derecho automático de redención de la tierra o la persona. Y en el caso de la tierra, la persona que originalmente poseía la tierra podía juntar el dinero suficiente para pagar el precio de la redención y tenerla para atrás o un miembro de la familia pagaba la deuda por él. En el caso de una persona que llegaba a ser siervo por deuda, si de alguna manera el podía reunir el dinero por sí mismo, él podía comprar su propia libertad. O la mayoría de las veces un miembro de la familia pagaba el precio de redención por parte de la persona. De hecho era la obligación de un familiar redimir la tierra en nombre de él, o comprar la libertad de esa persona, si un familiar tenía el dinero para hacerlo. Por lo que la regla general era que el familiar más cercano era el primero en línea para lograr la redención. Si él no tenía los medios, entonces la obligación iba al próximo miembro de la familia más cercano; y si él no tenía los medios, entonces el PRÓXIMO miembro de la familia estaba en la mirilla…..y así sucesivamente.  

Un principio clave de este sistema era que el pariente redentor NO se quedaba con la tierra que el redimía para el miembro de su familia ni tampoco si ese miembro de la familia había llegado a ser un siervo por deuda, ese miembro de la familia ahora no llegaba a ser legalmente siervo por deuda del pariente redentor. Con eso dicho, por gratitud una persona PODÍA ofrecerse a quedarse debajo de la autoridad del que lo redimió a él. Por lo que el pariente redentor pagó el precio de la deuda que se debía, pero el miembro de la familia que había perdido la tierra o su libertad personal obtenía el beneficio. El pariente redentor NO alcanzó ningún beneficio personal de su acto de bondad Y obligación; esto era un acto legalmente OBLIGATORIO de sacrificio propio.  

Aunque nosotros no hemos realmente discutido esto todavía, este NO era el único aspecto de ser un pariente redentor. Otro propósito de un pariente redentor era actuar como uno que vengaba la muerte injusta de un miembro de la familia. Eso es si alguien era asesinado por manos de otra persona…..ya fuese accidental o asesinato premeditado o en el medio de la batalla o lo que fuera…..un miembro cercano de la familia estaba obligado a capturar y tomar la vida de la persona responsable.

De hecho el propósito primordial de esas ciudades Levitas en Israel designadas como santuarios, o refugios, era para proveer un lugar seguro de un pariente redentor en búsqueda de venganza. Aunque no vamos a entrar en todos los detalles de las ciudades de santuario, permítanme decir que un asesinato pre- meditado típicamente NO recibía protección en una ciudad de santuario. Había una junta de ancianos en cada ciudad que determinaban si la persona que estaba escapando podía entrar en su santuario o no. Generalmente alguien que había cometido un acto criminal que llevaba a la pérdida de una vida no era permitido en el santuario; era más común que fuese por un acto no intencional, o tal vez dos hombres que estaban peleando y en el calor de la batalla uno mata al otro. Por lo que el santuario no tenía que ver tanto con la culpa o la inocencia per se, el mismo trataba sobre proteger a alguien de una venganza acostumbrada de un pariente redentor.

Hay hasta OTRO aspecto de un pariente redentor del que nosotros tenemos que estar al tanto; el mismo era que un miembro masculino de la familia tenía que casarse con una mujer que era miembro de la familia que había perdido a su esposo debido a una muerte, si ella aun no tenía un hijo varón como heredero de su esposo muerto. La idea era que ahora al pariente redentor casarse con ella, ella eventualmente quedaría embarazada, tendría un hijo, y el hijo llevaría el NOMBRE DE su esposo muerto. Y, por ende el nombre de su esposo continuaría su línea y no desaparecería.

La primera clase de pariente redentor……el tipo que compra la tierra para atrás para un miembro de la familia que la ha perdido….se llama, en hebreo, un Go’el.

La segunda clase de pariente redentor….la clase que venga la muerte de un miembro de la familia….es llamado, en hebreo, un Go’el ha-dam; o más literalmente, un vengador de sangre.

La tercera clase de pariente redentor….la clase que se casa con la viuda que no tiene hijo para así poder producir un hijo y continuar con la línea del padre muerto…..es también llamado un Go’el.

Ahora antes de que comencemos a conectar algunos de estos puntos, tenemos que también entender el significado del término “pariente”. Hay varias palabras hebreas que son traducidas a la palabra en inglés pariente, pero todas ellas significan algo un poco diferente. La palabra hebrea que más frecuentemente es traducida como pariente es “ach” literalmente queriendo decir hermano. Hermano puede significar un hermano varón o puede significar un pariente cercano o a veces es usado para indicar como una “relación de hermano”…….alguien que quizás no está relacionado por sangre pero al que uno es muy cercano. Generalmente cuando se usa la palabra ach esto quiere decir un familiar muy cercano.

Otra palabra hebrea para pariente es “qarob”. Literalmente qarob significa “cerca”. Pero en el contexto de la familia quiere decir un “familiar cercano”. Ahora otra palabra común en hebreo para pariente es “moda”. Y esta generalmente quiere decir un amigo íntimo quien es tan cercano como un hermano.

En la Biblia el contexto lo es todo; por lo que pariente puede significar cualquier cosa desde un miembro de la familia inmediata….como tu hermano….a un miembro de la familia extendida….como un primo…….a sencillamente un miembro de tu tribu. En el sentido más amplio también puede indicar cualquier miembro de la nación de Israel. Pero NO se extiende más lejos que eso. Desde un sentido físico y nacional ningún extranjero o residente puede ser designado como un pariente de un Israelita. Por ejemplo aun cuando un Israelita tuviera un amigo bien cercano que fuese un egipcio o un cananeo, ese amigo NO sería considerado un “pariente” para ningún propósito legal. Por lo que en cualquiera de estos casos que tienen que ver con redención que yo le he dado, generalmente el término pariente indicaba que había relación de sangre, con la sangre siendo sangre Israelita.

Ahora algunos de ustedes podrán decir, pero espérate, un extranjero puede llegar a ser un Israelita completo; si, eso es cierto, pero una vez que un extranjero llega a ser un Israelita, el ya no es un extranjero; una vez ese extranjero da su alianza a Israel, Jacob es considerado su padre, también, para todo propósito legal.

Por lo que vamos a estar claros; bíblicamente hablando un pariente puede solo ser dentro de la propia nación o grupo de personas. Por lo que cuando nosotros obtenemos todas estas reglas y ordenanzas sobre los parientes redentores en las Escrituras, esto es sobre relaciones entre los Israelitas SOLAMENTE…..los extranjeros están excluidos.

¿Ahora alguien me pudiera decir cuántas veces en el Nuevo Testamento nosotros tenemos a Yeshua ser referido como nuestro pariente redentor? ¿2……3……9? ¿Alguien quiere adivinar? Trata zero. Él es ciertamente llamado nuestra redención o nuestro redentor, pero Él en ningún lugar del Nuevo Testamento es llamado nuestro pariente redentor. ¿Acaso eso te hace retorcerte un poco? Muy bien. Porque si tú todavía piensas que la Biblia comienza en el libro de Mateo para los cristianos, y que el Antiguo Testamento es completamente irrelevante……que Jesús “lo crucificó en la cruz”……entonces tú tienes un problema. Porque el NT NUNCA lo llama a ÉL como el pariente redentor.

¿Por lo que de dónde viene esta idea o doctrina: esta idea que Yeshua, nuestro Mesías, también es nuestro pariente redentor? Del Antiguo testamento. Hay 33 referencias a un “pariente redentor” en el AT y la mitad de ellas se refiere a un futuro Mesías o a Jehová….la mayoría de esas referencias estando en Isaías. Y claro que la definición y la OBLIGACIÓN de un pariente redentor es completamente establecida en Levítico capítulo 25, según hemos estado leyendo. Por lo que si la Ley está muerta y obsoleta, ¿porqué es que la mayoría de los predicadores evangélicos, los más persistentes “la Ley ha sido sustituida por la Gracia”, insisten que la Ley Levítica del pariente redentor aplica a Jesús? ¿Cómo es que a nosotros solo nos gusta abrir nuestras Biblias al supuesto libro obsoleto de Ruth cuando nosotros queremos entender el propósito del pariente redentor y aplicarlo al Mesías del Nuevo Testamento?

Obviamente estoy siendo un poco sarcástico. Si, claro que Yeshua es nuestro pariente redentor, pero nosotros solo podemos saber eso de los principios del AT.

Por lo que vamos a ver como Yeshua es nuestro pariente redentor, basado en los principios de la Torá, la Ley.

Escucha las propias palabras de Yeshua: LBLA Lucas 4:18 El Espíritu del Señor estÉ sobre mí, porque me ha ungido para anunciar el evangelio a los pobres. Me ha enviado para proclamar libertad a los cautivos, y la recuperación de la vista a los ciegos; para poner en libertad a los oprimidos; 19 para proclamar el año favorable del Señor.

¿A qué se les parece eso? Claro que sí; es lo que hemos estado estudiando en Levítico. El habla de liberar, libertar aquellos que están oprimidos, y proclamar el año favorable del Señor.

El año favorable del Señor es un modismo para Jubileo. Yeshua está hablando sobre los principios de Jubileo y el propósito de un pariente redentor, un Go’el. No solo eso, según les he dicho al menos la mitad del NT es citas del AT y el que está en Lucas que les acabo de leer es Jesús citando a Isaías 61:1.

LBLA Isaías 61:1 “El Espíritu del Señor Dios está sobre mí, porque me ha ungido el Señor para traer buenas nuevas a los afligidos; me ha enviado para vendar a los quebrantados de corazón, para proclamar libertad a los cautivos y liberación a los prisioneros; para proclamar el año favorable del Señor..”

Este aspecto de pariente redentor, el que trae libertad y pone al esclavizado libre, es el que nosotros los cristianos gentiles pensamos más. Nosotros estábamos en esclavitud con el enemigo y el pecado; nosotros no tenemos ninguna otra salida que tener un pariente redentor. Aún más, nosotros éramos extranjeros…..fuera de Israel y por consiguiente excluidos de sus pactos; por consiguiente nosotros hemos visto en Lev.25:44-46, que los extranjeros, aquellos fuera de Israel, podían ser esclavos perpetuamente….aun hasta sus descendientes….sin NINGUNA esperanza de redención. Permítanme decirlo otra vez porque este principio es tan central para la salvación como lo es la necesidad para que la sangre expíe por nuestros pecados: los extranjeros, aquellos fuera de Israel NO tenían provisión de redención disponible para ellos.

Luego nosotros hemos aprendido que el pariente redentor debe tener los MEDIOS para redimir. Él debe poder pagar el precio completo de la redención…..sin descuentos. Una persona lo suficientemente buena puede QUERER redimir, él puede QUERER proveer el precio de redención para liberar a su hermano, pero en ocasiones el no podía porque el sencillamente no tenía los medios para hacerlo. Los cobradores no aceptaban una nota diciendo, sé que debo parte del dinero, de parte del pariente redentor; ellos querían el precio pagado por completo. Dios no acepta eso tampoco. El problema para la humanidad era que la deuda que nosotros debemos a Dios debido a nuestro pecado era muerte, nuestra muerte. O nosotros pagábamos nuestra propia deuda con nuestra propia muerte, o un pariente redentor tenía que pagar el precio. El pariente redentor seguía el patrón de sustitución; el patrón de sustitución es expuesto en el sacrificio de animal que forma la base del sistema de sacrificio Levítico. Pero tenía que ser un sacrificio perfecto, inocente y sin pecado. La humanidad había esperado 4000 años para un pariente redentor; un 3er individuo que podía ser elegible para ser a) un pariente, y b) tener los medios para pagar el precio completo. ¿Ningún ANIMAL podía jamás ser un pariente para un humano, verdad? ¡Por lo que aun cuando un animal podía hacer expiación y mantener a raya la furia de Dios temporeramente, un animal NUNCA podía ser un Pariente para un humano! Y aunque, el humano estaba 100% libre de pecado…..¿en naturaleza y hazaña? Yeshua era el único redentor que tenía las cualificaciones, los medios, y la voluntad de ser nuestro pariente redentor.

Nosotros vamos a explorar esto un poco más la semana que viene.

6355 N Courtenay Parkway, Merritt Island, FL 32953

Copyright © 2022 Seed of Abraham Ministries, Inc.
All Rights Reserved | Copyright & Terms