image_pdfimage_print

Levítico Lección 32 Capítulo 22

Levítico

Lección 32 Capítulo 22

Este capítulo contiene una serie de reglas sobre los sacerdotes y sus familias ingiriendo la comida sacrificada a Jehová. Recuerda que el suministro de comida para los sacerdotes eran aquellas cosas traídas por el pueblo de Israel para sacrificio en el Tabernáculo y más tarde el Templo.  

Lo que también es digno de atención es que un paralelo directo es hecho entre los requerimientos de perfección para los sacerdotes mismos que ofrecen los sacrificios y los animales de sacrificio. Hasta la descripción de la naturaleza de las manchas prohibidas en los sacerdotes y en los animales de sacrificio es similar.    

Mira la lista de defectos que termina el capítulo 21; ni un sacerdote o una animal podía venir delante del Señor (queriendo decir que no podían tomar su papel en el proceso de sacrificios) si alguno de los siguientes defectos eran observados: ceguera, una pierna o brazo lastimado, escorbuto, abrasiones, una extremidad muy larga o muy corta, testículos machucados o que le falte, o un crecimiento en el ojo.  

La definición de Dios de perfección, la cual es sinónimo con la frase “sin mancha”, es lo que está siendo definido en esta lista de defectos que descalifican. Ha sido claro que NINGÚN sacerdote o animal era completamente perfecto. Es informativo para nuestro conocimiento de este requisito de perfección, que los Rabinos modernos de estos días quienes están activamente buscando una Vaca Roja “perfecta” desde que los judíos regresaron a la Tierra Santa aún están buscando una. Esto es así porque son los Rabinos los que han definido lo que “perfecto” quiere decir para la Vaca Roja por el cual el estándar ha quedado corto.  Mi punto es que nosotros debemos ver esta supuesta perfección física de sacerdote y de animal de sacrificio con algún sentido común; Jehová establece las definiciones de perfección que eran los suficientemente amplias para permitirnos las variaciones naturales y las inherentes imperfecciones que ocurren entre todos los humanos y los animales, sin estar tan envueltos meticulosamente en detalles que ninguno jamás pudiera cumplir con los requisitos. Las manchas que nosotros vemos en la lista son las más obvias y las más fáciles de detectar y por lo tanto afectaban a solo una pequeña parte de la población de los sacerdotes y los animales puros.

Y sin desviarnos del tema todavía, permítanme señalar que esta atención a los detalles (cayendo en lo absurdo) fue más allá de lo que Dios había ordenado; ya que esta definición de perfección hecha por el hombre era más una opinión y una preferencia personal  y un intelectualismo que un decreto divino mismo. Fue este sistema de tradición yendo salvaje al que Yeshua se estaba refiriendo constantemente cuando Él se quejó sobre la carga de la ley. La misma era la ley de los Rabinos no la Ley de Dios de la que Yeshua estaba hablando en contra, y no la Ley que Cristo mismo había hecho. Fueron las leyes ridículas del hombre y las regulaciones que eran inalcanzables y no las Leyes Justas de Dios que expresaban Su naturaleza y Su carácter.

Con eso dicho, es fascinante el que eventualmente el Mesías iba a cumplir no solo con TODOS los requisitos de un sacerdote perfecto, pero tambien para el sustituto perfecto. Un nivel de perfección que estaba más allá de la habilidad del hombre para comprender que tuvo que ser Dios Mismo el que tomó el papel de Sumo Sacerdote y del sacrificio expiatorio.  

Vamos a ver unos cuantos versos en el N.T. que conectan estos mandatos de Levítico con el objetivo de Yeshua.

LBLA Hebreos 7:23 23 Los sacerdotes anteriores eran más numerosos porque la muerte les impedía continuar, 24 pero Él conserva su sacerdocio inmutable[k] puesto que permanece para siempre. 25 Por lo cual Él también es poderoso para salvar para siempre[l] a los que por medio de Él se acercan a Dios, puesto que vive perpetuamente para interceder por ellos. 26 Porque convenía que tuviéramos tal sumo sacerdote: santo, inocente, inmaculado, apartado de los pecadores y exaltado más allá de los cielos, 27 que no necesita, como aquellos sumos sacerdotes, ofrecer sacrificios diariamente, primero por sus propios pecados y después por los pecados del pueblo; porque esto lo hizo una vez para siempre, cuando se ofreció a sí mismo. 28 Porque la ley designa como sumos sacerdotes a hombres débiles, pero la palabra del juramento, que vino después de la ley, designa al Hijo, hecho perfecto para siempre.

Aquí hay una explicación detallada comparando los sacerdotes Levitas…..más específicamente al Sumo Sacerdote……con Jesús y Su ministerio. Yeshua llegó a ser el Sumo Sacerdote permanente al morir y resucitar. No COMO un Sumo Sacerdote…..sino que como un Sumo Sacerdote verdadero; y esto es porque un Sumo Sacerdote, un mediador, aún necesita hacer intersección por nuestra parte.

LBLA Hebreos 9:11 11 Pero cuando Cristo apareció como sumo sacerdote de los bienes futuros, a través de un mayor y más perfecto tabernáculo, no hecho con manos, es decir, no de esta creación, 12 y no por medio de la sangre de machos cabríos y de becerros, sino por medio de su propia sangre, entró al Lugar Santísimo una vez para siempre, habiendo obtenido redención eterna. 13 Porque si la sangre de los machos cabríos y de los toros, y la ceniza de la becerra rociada sobre los que se han contaminado, santifican para la purificación de la carne, 14 ¿cuánto más la sangre de Cristo, el cual por el Espíritu eterno se ofreció a sí mismo sin mancha a Dios, purificará vuestra conciencia de obras muertas para servir al Dios vivo? 15 Y por eso Él es el mediador de un nuevo pacto, a fin de que habiendo tenido lugar una muerte para la redención de las transgresiones que se cometieron bajo el primer pacto, los que han sido llamados reciban la promesa de la herencia eterna.

Al igual que Yeshua es el Sumo Sacerdote, ÉL también es comparado a los animales de sacrificio; las cabras y los toros y las vaquillas que ÉL sustituye con ÉL Mismo.  

Ahora date cuenta que también define exactamente cuales pecados o transgresiones Su sangre expía ya que dice “…..las transgresiones que se cometieron bajo el primer pacto”…refiriéndose a la Ley de la Torá. El Nuevo Pacto trata con CÓMO se alcanza la expiación y QUIÉN está incluido entre esos que son permitidos usar este nuevo nivel de expiación por el pecado; y este nivel NUEVO y  sin precedente es la sangre de Cristo porque es aplicada una vez y por todas (con la advertencia que este grupo al que se le permite tomar ventaja de este método permanente de expiación es SOLO aquellos que confían en lo que Cristo hizo. Todos los otros son excluidos).

Por lo que vamos a estar bien claros sobre lo que está sucediendo aquí ya que es tan vívidamente citado y tan comúnmente mal usado: nosotros cometemos pecados, y la sangre del Mesías hace nuestra expiación. ¿Qué es pecado? El pecado es una transgresión en contra del PRIMER pacto. ¿Cuál es el primer Pacto? La Ley de la Torá.  

Ves, la historia de Jesús en el Nuevo Testamento tiene que ver con un nivel nuevo de expiación, no una nueva ley. Desde un sentido terrenal es como si nosotros los americanos retuviéramos todas las mismas leyes en nuestros libros, y hasta nosotros determináramos que todos los castigos también permanecieran igual. PERO ahora alguien más, un voluntario, puede pagar todas esas multas y servir el tiempo en la cárcel, y hasta tomar nuestro lugar en la cámara de muerte. ,

¿Como yo sé que este es el caso? ¿Cómo yo sé DE SEGURO que AMBOS la Ley y sus castigos permanecen; que SOLO el castigo ha sido transferido a Yeshua para cargar por aquellos que confían en EL? Permítanme darle un pedazo de ese rompecabeza:

LBLA Mateo 5:17 “ 17 No penséis que he venido para abolir la ley o los profetas; no he venido para abolir, sino para cumplir. 18 Porque en verdad os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, no se perderá ni la letra más pequeña ni una tilde de la ley hasta que toda se cumpla. 19 Cualquiera, pues, que anule uno solo de estos mandamientos, aun de los más pequeños, y así lo enseñe a otros, será llamado muy pequeño en el reino de los cielos; pero cualquiera que los guarde y los enseñe, éste será llamado grande en el reino de los cielos.

¿Cuánto más claro puede ser hablado? Si Cristo abolió las Leyes mismas, entonces ciertamente una pequeña letra o una tilde fueron cambiadas. Si Cristo mantuvo las leyes pero abolió el castigo contenido dentro de la Ley por romper la Ley, entonces ciertamente mucho más que una letra pequeña o una tilde fue cambiado. Pero ÉL dijo que NI el pedacito más pequeño pasaría, y yo tomo SU palabra.

Ciertamente algunas de las leyes han sido transformadas (por falta de una mejor palabra) PARA AQUELLOS QUE CONFIAN EN ÉL. Ya que ÉL es nuestro sacrificio y nuestro Sumo Sacerdote una vez y por todas (queriendo decir todos los que confían).

Aun más ÉL ha logrado para nosotros, Su novia, el requisito del que nosotros hemos estado leyendo a través de todo Levítico: nosotros debemos de ser perfectos si nosotros vamos a ser parte del sacerdocio de Yeshua, porque ser un sacerdote quiere decir tener acceso a Dios que otros no tienen.

Escucha esto:  

LBLA Efesios 5:25 25 Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia y se dio a sí mismo por ella, 26 para santificarla, habiéndola purificado por el lavamiento del agua con la palabra, 27 a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia en toda su gloria, sin que tenga mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuera santa e inmaculada.

Nosotros hemos sido declarados perfectos, sacerdotes sin mancha: la novia del Sumo Sacerdote. Y SU Agua Viva espiritual que nos hace limpios logró esto. Ves las manchas y los defectos no eran necesariamente pecados pero eran impurezas. Pero estas manchas y defectos podían CONVERTIRSE en pecado si nosotros presentábamos algo a Dios que tenía manchas y estaba lleno de defectos, como nosotros mismos por ejemplo. Y la manera en que esto sucede es cuando nosotros presentamos nuestras vidas y obras manchadas, tan llenas de defectos, y le decimos a Dios que por medio de nuestros propios esfuerzos y carácter  creemos que somos lo suficientemente buenos para comulgar contigo, y ser permitido en tu Cielo. Yeshua tuvo que ayudarnos en dos maneras primordiales: 1ro, EL expió por nuestra naturaleza pecaminosa y nuestra conducta pecaminosa por medio de SU sangre; 2ndo, Cristo nos purificó de la impureza por Su Agua Viva.  

Cuan maravillosamente esto cabe completamente mano a mano con todo lo que hemos estado aprendiendo en el tradicional y abandonado (si no rechazado) libro (al menos por los cristianos) de la Biblia entera: Levítico. Un libro que está supuestamente obsoleto y es irrelevante; y aun así nosotros vemos todo aspecto de sus reglas y mandatos sucediendo a un nivel espiritual en el Nuevo Testamento.   

Yo les digo que no hay manera alguna de captar las profundidades de lo que sucede bajo el Nuevo Pacto sin antes entender la Torá. Vamos a leer Levítico capítulo 22.  

LEE LEVÍTICO CAPÍTULO 22 completo.

Este capítulo primordialmente es sobre explicar las circunstancias bajo las cuales algunos sacerdotes no podían oficiar sacrificios NI ingerir la comida que era traída como sacrificios.

Y lo primero que es mandado es que un sacerdote esta descalificado de comer las donaciones sagradas….las ofrendas……si él está en un estado de impureza por alguna razón. Dice que si un sacerdote come de esa comida él debe ser cortado (karet) del Señor.  En esta ocasión el ser cortado no quiere decir que el sacerdote debe ser ejecutado o enviado lejos; esto sencillamente quiere decir que el debe ser removido de la presencia de Jehová en el sentido que él debe ser removido de las obligaciones de sacerdote presumiblemente por un tiempo no especificado, probablemente hasta que él estuviese ritualmente limpio otra vez.

Comenzando en el verso 4 nosotros obtenemos una serie de ejemplos que pueden hacer que un sacerdote llegue a estar impuro, y por lo tanto quiere decir que el sacerdote no puede comer la comida traída como ofrendas sagradas por las personas.  

La mayoría de los tipos de impureza mencionados requerían un rito de un  ciclo de 8 días para limpieza antes de que el sacerdote nuevamente fuera considerado puro (el numero 8 simboliza expiación y redención). Pero en una declaración un poco confusa el verso 6 entonces dice que “la persona” debe solo estar impura hasta la puesta del sol.  ¿Qué sucede con el ciclo normal de 8 dias para ser limpio de toda impureza que es ordenado en los capítulos anteriores?

La contestación es que se está hablando de dos situaciones diferentes. La primera situación es cuando un sacerdote directamente se contamina así mismo al cometer un acto que es prohibido como un sacerdote tocando un cuerpo muerto, o teniendo algún tipo de descarga de su cuerpo, o una úlcera abierta.  Todas estas cosas lo dejarían impuro. Pero la segunda situación es una en la cual un sacerdote toca a OTRA persona que fue hecho impuro al hacer o tener una de esas cosas prohibidas. Recuerda que se nos ha enseñado que la impureza puede ser transmitida con solo tocar. Por lo que la idea es que el tocar a alguien que está ritualmente impuro contamina al sacerdote y la impureza de esa persona impura es luego transmitida al sacerdote (como una clase de infección secundaria). La primera situación de contaminación directa requiere el ciclo regular de 8 días de purificación. La segunda situación de contaminación indirecta (causada al contraer impureza de una persona u objeto que estaba impura) requiere solo esperar hasta la puesta del sol (queriendo decir el fin del día y el comienzo de un nuevo día) y luego el rito del baño para hacer a ese sacerdote uno puro nuevamente. ¿Ahora, acaso el sacerdote impuro tenia que pasar hambre hasta que estuviese puro nuevamente ya que un sacerdote impuro no podía ingerir comida sagrada? No; no era que el no podía comer nada, el solo no podía comer de la comida sagrada. Por lo que él tenía que comprar comida que no era santificada (como la que los Israelitas comunes comían) u obtenerla de alguna otra manera.

El verso 10 dice que ningún extranjero o laico o que no fuera sacerdote podía comer de esa ofrenda sagrada ofrecida en el Altar del Tabernáculo. Pero luego continúa definiendo quien un extranjero y un miembro de un grupo eran. Lo que nosotros encontramos es bastante informativo en lo que concierne a la sociedad Israelita en general por lo que vamos a estudiar estos versos 10 y 11 detalladamente.  

Esencialmente nosotros tenemos 5 categorías o clasificaciones de personas que podían estar viviendo bajo el techo de un sacerdote y cada categoría es entonces dicha si podían o no compartir la porción sagrada de comida del sacerdote. Recuerda, en general la familia de un sacerdote incluyendo a su esposa e hijos son completamente autorizados a ser parte de esa porción de comida sagrada del sacerdote. Pero la sociedad Israelita no solo era diferente a la de nosotros, hoy en día; la misma era un poco más compleja por lo que más explicación es necesaria.   

Las 5 categorías son definidas como 1) un extranjero, o alguien que no era miembro, (algunas Biblias dicen huesped) (al comienzo del verso 10), 2) un inquilino jornalero 3) un jornalero contratado, 4) un esclavo comprado por un sacerdote, y 5) una persona nacida en el hogar de un sacerdote.

Y como diferentes versiones de la Biblia varían por todo el mapa a las palabras precisas que ellos usan para traducir cada una de estas categorías, su Biblia puede usar unas palabras un poco diferente a las que les he leído y probablemente hasta combinar algunas de estas categorías por lo que la distinción entre ellas está perdida. Es beneficioso usar el hebreo original para entender las sutiles pero importantes distinciones.

Permíteme reiterar: presta atención a estas distinciones y variaciones porque las mismas te van ayudar grandemente en entender  asuntos a través del A.T. y el Nuevo. Estas clases NO están bien definidas en la Biblia; se entiende por el escritor que ya uno sabe el significado (y por lo tanto la importancia) de cada categoría en cualquiera que fuera el contexto que es usado. Si nosotros no entendemos la sociedad Israelí y las reglas de la familia nosotros vamos a obtener unas ideas equivocadas y una confusión sobre lo que verdaderamente está sucediendo y los principios debajo de los cuales están operando.   

La primera categoría de la que es hablada está al comienzo del verso 10, y en hebreo la misma concierne a un zar. Zar es una palabra hebrea comúnmente usada y generalmente la misma quiere decir extranjero o forastero. Pero según es usada aquí, la misma quiere decir “extraño” como en el sentido de “no pertenecer” o “fuera de lugar”. El usar el término “extranjero” es probablemente la mejor traducción para una persona en la iglesia occidental. La idea es sencillamente que ninguna persona que no es sacerdote (eso es una persona que es extraña o forastera al sacerdocio) es permitida de comer de los sacrificios sagrados y donaciones. Esto también puede incluir Levitas que en una ocasión eran sacerdotes pero que han sido removidos del sacerdocio por alguna infracción seria.  La única advertencia a todo esto es que aquellos que son considerados “familia” del sacerdote PUEDEN comer de la sagrada comida que el sacerdote trae a la casa. Los restantes 4 términos que nosotros vamos a definir básicamente dice si esa categoría en particular debe ser considerada como parte de la familia del sacerdote o no, y por lo tanto elegible para comer de la comida sagrada o no.

La 2nda categoría de la que hablan, a solo unas cuantas palabras del verso 10, ese en hebreo toshav. Toshav es de una manera un término amplio y puede significar algo como un “huésped trabajador” (generalmente queriendo decir un extranjero). Tal vez puede ser un amigo extranjero de la familia que se está quedando por un tiempo. El mismo también se puede referir a una persona quien está siendo FORZADA a vivir con la familia del sacerdote, como resultado de esa persona pagando una deuda; por lo tanto toshav puede en algunos casos ser un hebreo. Generalmente toshav indica que no hay relación de sangre o de familia política, por lo que son clasificados como amigos o conocidos que NO son de la línea sacerdotal. Un toshav NO es un miembro de la familia y según la manera hebrea de pensar NO son propiedad del sacerdote (como un esclavo) por lo que él o ella no pueden comer de la porción de comida del sacerdote.

La 3ra categoría inmediatamente sigue la 2nda en nuestras Biblias, y en algunos casos las dos son unidas y presentadas como sinónimos, lo cual NO lo son. En hebreo la 3ra categoría es sakir.

Sakir quiere decir un jornalero contratado de la misma manera en la que nosotros pensamos de uno. Tal vez es un jornalero del día o pudiera ser una sirvienta. Pero la idea es que esta persona NO es una esclava de ninguna clase ni es una persona pagando una deuda. Ellos sencillamente tienen un trabajo y se les paga por el mismo. La mayoría de las sirvientas que son pagadas vivían en las casas en aquellos días, era generalmente parte de su paga.

La 4ta categoría es presentada al comienzo del verso 11 donde la mayoría de las versiones de la Biblia dicen “propiedad del sacerdote” o “esclavo”. Los hebreos usan una serie de palabras  en vez de una sola palabra y nosotros hemos tenido hasta ahora, que definir esta categoría. Y las palabras son qanah nephesh; literalmente quiere decir “el adquirir un ser viviente” unas cuantas palabras más tarde se le añade que este qanah nephesh, este ser viviente adquirido, fue adquirido por medio de una compra con el propio dinero del sacerdote (en hebreo qinyan quiere decir algo comprado y keseph quiere decir plata o algún otro tipo de dinero). Por lo que literalmente dice un ser viviente adquirido, una compra con dinero…..un esclavo comprado por alguien. Este era generalmente un esclavo extranjero comprador de un traficante de esclavos porque por ley un hebreo no podía ser “dueño” de otro hebreo.

Lo que es importante darse cuenta aquí es que ESTA categoría de persona ES considerada familia (en contra de toda lógica moderna) y por lo tanto él o ella ES permitido comer de la porción de la comida sagrada.  En otras palabras un esclavo que es comprado…..en casi todos los casos NO uno que es Israelita……es considerado ser parte de la familia pero un esclavo que vive con la familia porque fue forzado a pagar una deuda NO era considerado parte de la familia. Un esclavo comprado es considerado la propiedad del sacerdote mientras que el que está pagando la deuda NO es propiedad del sacerdote. Has una nota mental de esto porque esta definición es importante para el resto de la Biblia.

La última categoría es generalmente descrita como aquellos que nacieron en la familia o en el hogar. No pienses que son los hijos del sacerdote. Eso no es a lo que se están  refiriendo aquí. La palabra hebrea es yelid beito y aun cuando literalmente quiere decir, “nacido en el hogar” la misma NO es usada en conjunto con la cabeza de la esposa del hogar dando a luz a sus hijos. Esto es un término reservado para los hijos nacidos de las esclavas que han sido compradas, del  qanah nephesh del sacerdote, quienes no están relacionados por sangre con el sacerdote. Los hijos nacidos de la compra de los esclavos le pertenecían al dueño de los esclavos al igual que los esclavos.  

Debido a que estas categorías de una manera u otra involucran a la servidumbre o la esclavitud, yo necesito hacer claro que estos esclavos, que NO fueron comprados, y por lo tanto NO eran familia y NO se les permitía tomar parte de la comida sagrada que se le daba al sacerdocio, no pasaban hambre. Esto sencillamente quería decir que la comida provista para ellos tenía que ser comprada por el sacerdote. Aún mas no tengas la idea que un esclavo que era comprado estaba necesariamente mejor tratado que un esclavo que era adquirido por medio de servicio porque debía algo.

Bajo la Ley TODOS los esclavos, sin importar como los adquirías, o si eran extranjeros o hebreos…..TODOS los esclavos tenían que ser tratados decentemente y no podían ser abusados, ni podían pasar hambre, ni los podían sobre trabajar.

Permítanme decir esto de otra manera: cada una de estas categorías es discutida y definida aquí en Levítico 22, porque la situación era que por una razón u otra cada una de estas categorías de personas regularmente terminaban viviendo en el hogar del sacerdote. El propósito de estas categorías SOLO atañe a si ellos tienen derecho o no a comer de la porción sagrada de comida que le es asignada al sacerdote  bajo cuyo techo ellos Vivian. Y como nosotros podemos ver algunas categorías eran y otras no lo eran y esto no necesariamente sigue en la manera que nosotros podemos lógicamente pensamos que sean.  

El verso 12 define lo que sucede si la hija de un  sacerdote se casa fuera de la línea sacerdotal; ella deja de recibir la comida sagrada. Ella ahora está unida a su esposo por lo que su NUEVA identidad  es con su esposo y la misma para de ser su padre o madre natural.   

Pero si algo sucedía vía muerte o divorcio y ella no tenía ninguna otra alternativa de vivir nuevamente en la casa de su padre, entonces ella nuevamente califica para comer la comida sagrada como miembro de la familia. Date cuenta del comentario sobre la excepción a esta regla siendo “si ella no tiene retoños” la idea es que si ella tuvo un hijo que es lo suficientemente viejo para cuidar de la viuda o de la mujer divorciada, entonces es SU obligación (de acuerdo a la Ley) el cuidar completamente de ella.  Y como por definición, NO siendo un sacerdote entonces su madre continuaría siendo ineligible para comer comida sagrada.

 Los versos 14-15 tratan primordialmente con lo que sucede si alguien no calificado ingiere alimento sagrado accidentalmente. Entiende que estas reglas aplican SOLO cuando es un error honesto, no intencionado y no un truco o un engaño o una indiferencia complete a la Ley; por lo que el castigo es relativamente menor ya que el transgresor que lo hizo accidentalmente debe pagar el valor del sacrificio MAS un  20% de castigo. Los accidentes y fallas son dados con mucha misericordia pero hasta esos se les da una consecuencia (aun cuando típicamente es pequeña). Nunca uno puede afrontar la santidad de Jehová (aun sin malicia alguna) y tener un pase completo. No olvidemos esto nunca.   

Yo creo que el verso 16 nos da una idea de algo que pasaba bastante en Israel; algo que sucedió con regularidad en la mayoría de las culturas paganas. En este momento en la historia Dios estaba en el proceso de dirigir a los Israelitas FUERA DE su paganismo al darle la Torá. Básicamente dice que los sacerdotes tenían una responsabilidad doble: ellos deben de asegurarse que ellos mismos no contaminen la propiedad sagrada de Dios (en este caso específicamente la comida como resultado de la ofrenda de sacrificio), y segundo ellos deben de asegurarse que los Israelitas ordinarios no pequen al comer la comida sagrada  a la cual ellos no tienen derecho alguno. Fácil de entender pero después continúa diciendo, “ya que soy Yo, Jehová, quien lo hace sagrado”. Esto no es una frase tirada ahí por casualidad, en mi juicio.  

Yo creo que a lo que se están dirigiendo aquí es a la creencia pagana común y corriente que tú puedes hacerte a TI MISMO santo (hasta divino) al hacer ciertas cosas. Y una de las cosas comunes que podías hacer era comer la comida de los dioses. ¡Ingerir comida sagrada, y LISTO! Y ya te conviertes en santo. Nosotros hemos hablado previamente sobre como nosotros vemos todas estas menciones de ofrendas siendo “alimento para Dios” y el humo de la ofrenda de holocausto siendo “un dulce aroma para sus fosas nasales”. Yo les he enseñado que los Israelitas eran muy serios con estas palabras. En su manera de pensar cultural, la cual a veces era basada en conceptos y prácticas nacidas de haber vivido 4 siglos en Egipto, aun cuando Jehová no les DIJO era meramente sentido común para ellos que Dios necesitaba comer, y tenía una nariz que le gustaba oler cosas (asi es como son los dioses). Y el elemento común entre todas las sociedades paganas de esa época, era que los animales quemados en los altares era VERDADERA comida para sus dioses. Y como era comida sagrada, si uno comía de esa comida, la misma le transmitiría santidad al que se la comía. Por lo que la santidad podía verdaderamente ser apropiada incorrectamente (al menos esa era la manera de pensar de ellos).

Dios le estaba diciendo a Israel algo que él le iba a tener que decirle década tras década, y aun así, mucha de la sociedad hebrea no le entendía: ÉL hace lo santo. Tú no puedes sacrificar tu camino hacia la santidad…..tú no puedes obedecer las Leyes lo suficientemente bien para obtener santidad…..y, en el caso actual, tú no puedes COMER tu camino tu camino hacia la santidad. Tú solo puedes ser DECLARADO santo por el único que tiene la autoridad, Jehová Mismo. El seguir las Leyes trajo una clase de santidad, una clase de justicia al adorador, pero no la clase que SALVA y no la clase espiritual.  La clase que trajo era la clase que viene de ser obediente. La clase que viene de poner tu corazón y mente en creer que lo que Dios dice es cierto, y esa vida VERDADERA viene de vivir una vida Torá. Pero la manera en que todo esto sucedió fue que tenía que venir en un orden preciso, e inmutable: PRIMERO tienes que ser redimido por Dios, luego tienes que ser DECLARADO santo por Dios, Luego debes, por gratitud y el conocimiento de la verdad, seguirlo a ÉL en obediencia. Tú has sido hecho santo y justo, ahora ve y vive una vida santa y justa. Ningún otro orden lo hace y permanece así hasta hoy.

Vamos a movernos bastante rápido por los próximos versos. Me gustaría que se dieran cuenta, que en el verso 18 habla sobre cualquiera ofreciendo una “ofrenda de holocausto”, ya sea un voto, o una ofrenda votiva, nuestro conocimiento de las palabras hebreas para estas ofrendas viene útil. Porque comenzando con el verso 21 donde comienza hablar de una ofrenda para otro sacrificio, no estamos obteniendo una repetición de lo que Dios acaba de decir hace un momento atrás. Cada uno de estos son sacrificios diferentes, y cada uno con su propio objetivo, y su propio protocolo y requisitos de exactamente en QUÉ la ofrenda de sacrificio debe consistir.  

El primer grupo de ofrendas (versos 18-20 está basado en los sacrificios de Shelamim. Y, claro que, Dios hace claro que ningún defecto puede aparecer en los animales usados para estos sacrificios; y además, según vimos la semana pasada, la lista de defectos prohibidos del animal de sacrificio y casi perfectamente es paralelo a la lista que descalifica un sacerdote de oficiar un rito de sacrificio.  

Claramente tanto el sacrificio y el sacrificador  DEBE estar sin mancha. Además el sacrificio DEBE venir de cierto grupo prescrito de personas (los Levitas).

Nosotros vimos antes como Yeshua precisamente paralela este patrón. Él tenía que ser un sacrificio sin mancha, el cual vino de cierto grupo (la tribu de Judá), y ÉL tenía que ser el sacerdote perfecto de cierto tipo (el orden de Melquisedec EN VEZ del orden de Aarón).

Me gustaría también esta oportunidad para señalar otro principio que es expuesto muy bien pero puede ser fácilmente pasado por alto; dice en el verso 24 y 25 que no solo Israel no debe usar para sacrificio ningún animal defectuoso de sus ganados, ellos también no pueden usar animales extranjeros que tienen los mismos defectos. Date cuenta que NO hay prohibición en contra de usar animales extranjeros criados para sacrificio; es solo que ellos deben de llenar el mismo estándar de estar libre de defecto como los animales criados por los hebreos y ofrecidos en el altar. Esto es lo que pasa; el principio es que los requisitos para presentarle a Dios lo que es aceptable a Dios son universal. No importa si la fuente es hebrea o gentil; la perfección es el requisito. Israel no tiene un pase en estos requisitos ni tampoco los gentiles. Esto es una doctrina que Pablo enseñó diligentemente en varios libros del N.T. Ante Jehová, desde un punto de vista espiritual, toda la humanidad era la misma; y en lo que respecta a los requisitos de estar en SU presencia nosotros somos todos los mismos; y en lo que respecta al bien y el mal, puro e impuro, justo e injusto, santo e impuro, perfecto e imperfecto…..nosotros todos somos igual.

Por lo que no seas engañado: ¿si el requisito para ser aceptable a Dios es el mismo para todo el mundo (y en nuestra era ese requisito es confianza en Mesías Yeshua) realmente crees que las reglas y las ordenanzas que definen el bien y el mal, puro e impuro, justo e injusto, y sucesivamente son diferentes para grupos diferentes? ¿Que Jehová tiene plan A para los judíos y plan B para los gentiles en lo que respecta a la justicia y la santidad delante de ÉL? La Torá define la justicia y la santidad para todos, y la misma define vida y bondad para todos. Dios no tiene una Torá para los hebreos y otra para los gentiles. Pero así parece ser según la iglesia institucional dice, ¿verdad? El Nuevo Testamento es para los gentiles, el Antiguo Testamento es para los judíos. Pero Dios dice, “bueno hebreos, ustedes tienen que ser muy estrictos en seguir los principios de mi Torá, pero los gentiles pueden inventárselo”, los judíos no tienen ninguna libertad pero los gentiles no tienen ningún limite. ¿En esencia es que la implicación detrás de la enseñanza estándar cristiana es que la Torá es irrelevante para los gentiles, pero está viva y actual para los judíos? Medita en eso por un momento.

El capítulo 22 termina dándonos unas cuantas ordenanzas en lo que respecta a cuan JOVEN un animal de sacrificio puede ser y es desde el 8vo día de nacimiento en adelante que llega a ser apropiado para presentarlo a Dios. Interesante que el requisito para los varones hebreos siendo circuncidado (el cual es precisamente simbólico de ser presentado a Dios) es el mismo: ellos deben pasar por un  b’rit milah en el 8vo día después que nacen. 

Luego nosotros vemos que ningún animal puede ser matado en el mismo día que su madre es matada y vice versa. Esto es generalmente visto como una instrucción para ser misericordioso y humano.  

Y finalmente Jehová nos recuerda a todos quién ÉL es: ÉL es Santo y ÉL es el que nos redimió a nosotros. Nadie más es capaz. Y ÉL nos redimió con un propósito: EL quiere ser nuestro Dios.  

Me gustaría resumir hoy diciendo que los principios que nosotros continuamos aprendiendo a través de Levítico y la Torá o son referidos o repetidos a través del N.T.; más de la mitad de las palabras del N.T. son sencillamente citas tomadas directamente del A.T.  Y eran los patrones y principios que nosotros estamos estudiando en la Torá los que Jesús elevó a su propósito espiritual. Jesús NO rompió el molde; EL lo perfeccionó.

Todos estos requisitos de Levítico que SOLO los sacerdotes podían acercarse a Dios (el cual parecía un poco injusto para nosotros) y que los sacerdotes no podían enterrar sus muertos en algunos casos son todos traídos al N.T. Escucha a 1Pedro 2:5 y 2:9……LBLA 1Pedro 2:5  también vosotros, como piedras vivas, sed edificados como casa espiritual para un sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de Jesucristo.

LBLA 1 Peter 2:9 Pero vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido para posesión de Dios, a fin de que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable.

Como creyente tú eres un sacerdote; la única manera que uno puede ser un sacerdote es como un creyente. No hay creyentes que no son sacerdotes, y no hay sacerdotes que no sean creyentes.

Ahora presta atención a Lucas LBLA 14:26 “ Si alguno viene a mí, y no aborrece[s] a su padre y madre, a su mujer e hijos, a sus hermanos y hermanas, y aun hasta su propia vida, no puede ser mi discípulo.

Nada absolutamente nada puede estar sobre Dios; si es necesario que tú seas separado de todo lo que seas cercano en la tierra para poder seguirlo a Él, entonces que así sea. Las palabras de Lucas son Jesús hablando.  

LBLA Mateo 8:21 Otro de los discípulos le dijo: Señor, permíteme que vaya primero y entierre a mi padre. 22 Pero Jesús le dijo: Sígueme, y deja que los muertos entierren a sus muertos.Los sacerdotes ordenados por Jesús deben emular los sacerdotes de Israel; al igual que  los sacerdotes del Templo no podían tratar con cosas muertas, tampoco los creyentes deben hacerlo. Y claro, al igual que con todas las enseñanzas de Yeshua, él está elevando las reglas de la Torá a su máximo propósito espiritual; los ejemplos de la Torá son demostraciones físicas de principios espirituales. Esto no está diciendo que los creyentes no deben participar en funerales. Más bien es marcando una distinción entre aquellos quienes renuncian a todo para seguir a Yeshua y ganar vida, versus aquellos quienes se pegan de los caminos de la tradición y ganan la muerte.  La próxima vez comenzaremos con el capítulo 23.

6355 N Courtenay Parkway, Merritt Island, FL 32953

Copyright © 2022 Seed of Abraham Ministries, Inc.
All Rights Reserved | Copyright & Terms