image_pdfimage_print

Levítico Lección 27 Capítulo 19

Levítico

Lección 27 Capítulo 19

Nosotros recién comenzamos la última vez en Levítico capítulo 19, un capítulo que se enfoca en la santidad del devoto.

Vamos a volver a leer parte del capítulo.

LEER LEVÍTÍCO CAPÍTULO 19:1 – 18

Nosotros vemos que 6 de los 10 Mandamientos están directamente mencionados en este capítulo, y las palabras dicen las obligaciones y responsabilidades que cada creyente en el Dios de Israel debe tomar. Se nos dice inmediatamente en el verso 2 “sed santos, porque Yo Jehová, soy santo”. Mientras que esa instrucción se le presta un acuerdo poco sincero por parte de la cristiandad moderna, ya que la mayor parte de nuestra conducta santa y personal ha sido puesta a un lado debido a los supuestos peligros de la “ley” y el “legalismo”. Yo creo que el problema principal que causó esa clase de lógica torcida viene de la creencia errónea que Jesús abolió la Torá, y con la misma se perdió cualquier definición tangible de lo que es santidad y como se ve en la vida del creyente. Lo que la declaración sobre sed santo como Dios es santo quiere decir que nosotros debemos imitar a Dios, cuya naturaleza es santidad. Y esa clase de santidad es expresada en nuestra integridad moral, la cual DEBE como resultado ser manifestada en nuestra conducta y acciones, no solo en nuestras intenciones o sentimientos internos.     

Yo expliqué la semana pasada que el propósito entero de nuestra voluntad humana es para expresar y manifestar decisiones morales. ¿Pero de qué fuente nosotros debemos buscar para así distinguir lo que es moral versus lo que no es moral? De acuerdo al mundo secular progresivo esa fuente es el corazón humano y el intelecto. De acuerdo a la iglesia son los artículos de fe de la denominación y las doctrinas religiosas asociadas. De acuerdo a Dios es SU ley y mandamientos según son revelados en Su Torá.  

Por lo que la santidad es una condición interna que debe ser expresada exteriormente para que tenga algún valor práctico. Dios no es un Dios santo que se comporta de una manera no santa; por lo que para nosotros reclamar santidad debido a nuestra relación con Yeshua pero comportarnos como si nuestra decisión y acciones son separadas de esa santidad interior nos hace hipócritas de la peor manera.  Por lo tanto nosotros debemos aceptar (como regalo de Dios por medio del Mesías), una esencia nueva que produce una clase de santidad que transforma nuestras decisiones morales y nuestra conducta en una clase que imita y está en harmonía con la del Creador.

En el verso 4 a Israel se le dice que no “volvaís a ídolos”. El “no volver” es un modismo hebreo; el mismo quiere decir que uno no debe llamar, ni depender en, algo o alguien; en este caso un Israelita no puede llamar en el poder de ningún ídolo, un dios falso, por ayuda.  

Luego en el verso 5 y 6 las ofrendas de sacrifico son mencionadas…..pero la misma no habla de sacrificios en general; más bien la misma específicamente se refiere a la clase de ofrenda del  Zevah Shelamim. Y las instrucciones son que esta clase de ofrenda debe ser hecha exactamente de acuerdo a como Jehová ordena que se haga y la misma debe ser ingerida en el primer día (todas las cosas que son definidas en Levítico 7). Nosotros no vamos a entrar en detalles aquí pero uno se pudiera preguntar  porqué, de las 5 clases diferentes  de ofrendas  que nosotros hemos estudiado, Dios seleccionaría la ofrenda de Shelamim como una en la que hace una advertencia urgente en contra de violar el protocolo propio. Porque dice que el que como de la misma impropiamente va ser encontrado culpable (por Dios) y que el castigo es que el violador será cortado de su pueblo. En otras palabras esa persona será excomulgada de la nación de Israel (eso incluye la separacion de Dios) o ejecutado. Bueno la realidad es que la clase de ofrenda del Shelamim dejaría atrás por mucho a todos los otros sacrificos en cantidad y frecuencia. Y esto era porque, por regla, el devoto que ofrecia su animal para un sacrificio Shelamim podia a) llevar a cabo el sacrificio cuando quisiera y todas las veces que el determinara que el quería y b) él se quedaba con la porción de carne más grande para sí mismo y su familia comparado con cualquier otra clase de sacrificio.    

Ahora ha pasado un tiempo desde que discutimos este aspecto de sacrificios en general y como es mencionado en el verso 8 permitanme recordarles del mismo; date cuenta que el problema con el comer impropiamente  de la carne del sacrificio (queriendo decir tomar una porción que no está asignada a esa persona) es que el devoto ha “profanado lo que es sagrado para el Señor…” recuerda hace varias semanas atrás nosotros hablamos sobre “la propiedad sagrada de Dios”. Cualquiera que fuera el animal escogido para ser sacrificado a Jehová tenía su posesión transferida a Dios en un momento preciso (generalmente cuando las manos eran puestas en la cabeza del animal en el Tabernáculo). De ese momento en adelante ese animal de sacrificio ahora le pertenece a Dios; el mismo llega a ser “propiedad santa”. Por lo que el comer impropiamente de un animal que ha sido entregado a Dios es violar SU propiedad santa. Y no existe un crimen más serio que un Israelita pudiera cometer ese acto; por consiguiente el castigo severo de ser “cortado de su pueblo” es la consecuencia por hacer eso.   

Los versos 9 y 10 tratan con hacer provisión para el pobre y los extranjeros que viven en Israel. Pero date cuenta como estos 2 mandamientos no tendrían efecto por muchos años. En el momento en que estos mandamientos fueron dados, Israel era una comunidad errante de 3 millones de almas; ellos ciertamente no eran agricultores. Y estos 2 mandamientos son directamente sobre agricultura (algo que ellos no iban hacer hasta que pasaran 40 años más). Solo en caso que se les haya olvidado, estos pasajes que nosotros estamos leyendo en Levítico fueron dados a Moisés, en el Mt. Sinaí, un poco menos de un año después que Israel escapó de Egipto. Y muchos de estos mandamientos no tendrían ningún significado o función directa para los Israelitas hasta que ellos conquistaran la Tierra Prometida de Canaán y la hicieran suya. Y claro que los Israelitas no SABÍAN en este momento que la mayoría de ellos nunca verían el día en que ellos tuvieran viñeros y terrenos propios. Lo que ellos pensaban era que estaban a unas cuantas semanas de llegar a su destino final.

Pero Dios estaba preparándolos no obstante, aun cuando la aplicación directa de estas reglas de agricultura estaba lejana por muchos años, los principios en los cuales estaban basados podían ser ejercitados inmediatamente. Y el principio era que esa sociedad Israelita que no podía cuidarse por ellos mismos se les iba a mostrar misericordia y un medio para que sobrevivieran.

En aplicación directa la advertencia del verso 9 de no segar hasta los últimos rincones de tu campo, sencillamente quería decir que cuando un dueño del campo coseche sus granos él debe dejar cierta cantidad del campo completamente sin cosechar; para que los pobres pudieran cosecharla (esto generalmente se le llama espigar) y puedan tener comida. Pero eso no lo es único de lo que trata. La segunda parte del mandamiento que concierne a las cosechas del campo es que el dueño del campo no debe recoger “las rebuscas”. Ya que veremos varios ejemplos en el AT y el NT sobre este tema vamos a tomar un momento para entender esta práctica un poco mejor.   

Hay dos distribuciones de grano para los pobres: la pe’ah, y la leket. Pe’ah quiere decir esquina, o borde. Es esa parte del campo que uno debe dejar sin cosechar. Y claro que la pregunta obvia que cada agricultor se hubiese preguntado es, ¿A qué cantidad de mi campo eso equivale? El Mishnah dice que en general, que debe ser, 1/16vo del campo de la persona el que debe ser dejado sin cosechar…..alrededor de un 6 o 7%. Y eso depende de las condiciones económicas locales tales como cuantas personas pobres que estaban allí necesitaban la ayuda, y cuan abundante la cosecha aparentaba ser. Si era una mala cosecha un porcentaje mayor podía ser requerido para ser repartido a los pobres. Y para que nosotros podamos tener un retrato correcto, quedaba del pobre venir y cosechar ellos mismos el grano…..el mismo no era recogido y luego entregado a los pobres por el agricultor.

La otra distribución del grano para los pobres, Leket, se refería a espigar. Espigar es esa parte de la cosecha que caía en la tierra como resultado normal del proceso de cosecha. La manera en que el grano era cosechado en aquellos días era que una persona podía, en una moción, tomar todos los tallos en una mano y cortarlos en la tierra con una segadera que estaba en la otra mano.  Con cada hachazo una cantidad pequeña de tallos caía de la mano del agricultor  al hacer su trabajo; según la ley del leket, los agricultores NO se les era PERMITIDO recoger los tallos que caían en el suelo. Esos se debían de dejar para que los pobres lo “espigaran”. Uno de los ejemplos principales de esto en acción está en el libro de Ruth.   

Ahora los viñedos, los cuales van hacer una gran e importante parte de la economía y agricultura de Israel, debían tratarse con las mismas expectativas de los campos. Por lo que una cantidad de uvas también debían ser puestas a un lado para los pobres. El mandato de Dios es que no todas las frutas debían ser recogidas de los viñedos; más bien se debía dejar algo para los pobres. Aun más, las uvas que caían en la tierra NO debían ser recogidas por el agricultor sino que se debían dejar para que los pobres la recogieran. Las uvas que se dejaban sin cosechar….aquellas que todavía estaban pegadas a la vid….se llaman ‘oleot y generalmente, estas son las uvas que han sido lentas para madurar.

Por lo que cuando llega el tiempo de la cosecha y el mazo de uvas es arrancado, las uvas que son pequeñas y que no han madurado completamente deben ser  dejadas para que maduren un poco más; son ESAS uvas las que ultimadamente serán cosechadas por los pobres. Peret es la palabra hebrea para esas uvas que cayeron en el suelo y DEBEN ser dejadas donde cayeron hasta que el pobre las recoja.  

¿Ahora quién era el pobre y los extranjeros que venían después de la cosecha y recogían? Los pobres eran aquellos que no tenían dinero para comprar una tierra, o tal vez era una familia cuyo padre había muerto y por consiguiente no había ningún ingreso; tal vez ellos eran enfermizos o cojos y no podían trabajar. Esto eran personas desesperadas, no personas vagas. Dios y por lo tanto los Israelitas, no toleraban la vagancia en su sociedad. Por definición esos llamados  “los pobres” eran Israelitas; la otra clase de personas que se les permitía tomar parte de esta clase de caridad eran los extranjeros, en hebreo, ger. El significado de ger según es usado aquí NO son los extranjeros que llegaron a ser parte de Israel; esto no se está refiriendo a la multitud de mezcla de los Egipcios y a otros que se unieron a Israel cuando salieron de Egipto. Más bien estos ger son personas como comerciantes extranjeros o negociantes que estaban en el pueblo por un tiempo; o tal vez era un soldado mercenario extranjero o un artesano que había venido en busca de trabajo. En todo caso esto quería decir alguien que no tenía intención de ser parte de Israel o que no estaba bienvenido a ser parte de Israel. Y Jehová hace claro que si ellos vivían en Israel aun a ellos se les debía mostrar misericordia y se les debía dar un medio para sobrevivir a un nivel de subsistencia.     

En el verso 11 el tema cambia de responsabilidades sociales a uno de pobre y ley civil. El tema inmediato es, no robarás, el cual es una repetición del mandamiento #8. Yo sospecho que ustedes están comenzando a ver porque Levítico 19 en ocaciones es visto como la Torá dentro de la Torá ya que relata, y en algunos casos profundiza, en muchos principios que ya han sido ordenados en Éxodo o en la primera parte de Levítico. Y este mismo verso también se refiere indirectamente al mandamiento 9no, no mentirás; porque dice que uno no debe engañar o tener tratos injustos con otra persona. Este concepto de trato honesto es ciertamente bastante único a los tratos de la mayoría de las culturas del Medio Este en tiempos antiguos y hasta en el presente. El obtener lo mejor de un trato de negocio mintiendo, haciendo trampa, y no diciendo información importante es considerado algo admirable y positivo en la mayoría de las culturas árabes. El mismo es visto como algo sabio y astuto; y claro que el mismo establece cada transacción como siendo adversario en su naturaleza a través del cual debe de haber un ganador y un perdedor. Y para que no piensen que les tengo ganas a los árabes yo les puedo decir de primera mano que muchas de las culturas del mundo piensan exactamente de la misma manera. Pero Jehová dice que Su pueblo separado debe ser justo y legal. Ahora el ser astuto, e investigar y asegurarte que el trato es el correcto….eso es otro asunto. No toma mucho estudiar el Talmud para ver que el trato justo y la justicia llegó a ser el bastión del pensamiento hebreo y la sociedad. Parece ser que a través de la historia…..sin duda alguna debido a los principios de Dios establecidos en la Torá…. los hebreos tenían corazón para el indefenso; algo, que debo añadir, es que América también es conocido por esto y es una virtud que aún no hemos perdido.       

Continuando con el verso 12 nosotros tenemos una repetición del 3er mandamiento que es no jurar en falso usando el nombre de Dios.  Entiende que en esos tiempos el jurar un juramento automáticamente queria decir invocar el nombre de un dios u otro. Si tú no invocabas un dios, probablente no era considerado un juramento legítimo. Y Jehová dice que no invoques Su nombre al jurar un juramento que era imposible de llevar a cabo, o que no tenías ninguna intención de llevar a cabo. Un tiempo más tarde Yeshua nos dice que es mejor no hacer un juramento; que hagas de tu si, un si y de tu no, un no…..y lo dejes ahí. Aparte de que la vida y las circunstancias pueden cambiar. El hacer un juramento hoy puede probar ser imposible mañana por culpa propia o culpa no directa, o por ninguna intención de engañar. Recuerda que Jehová no mira nuestro juramento o uso de Su nombre como lo haría un abuelo.     

El verso 13 comienza una serie de versos que comienzan cuidadosamente a definir las ideas de justicia y verdad de Dios. Permítanme enfatizar algo que está siendo mostrado a nosotros continuamente en nuestros estudios, y yo temo que es tiempo que lo reconozcamos y tratemos con eso en nuestras vidas. Todo lo que Dios establece como regla, o ley, o mandato es la revelación del bien y justicia; por definición todo lo opuesto a esas reglas y ordenanzas es maléfico. Este es el significado real de moralidad. Cada ordenanza de Dios representa la definida moralidad divinamente. Por lo que cada vez que nosotros desobedecemos estamos haciendo un acto inmoral y maléfico.       

Yo no estoy diciendo como aplicar estas leyes y mandamientos a nuestras vidas modernas, y  que ustedes están todos supuestos a ir literalmente y comprar un terreno y no cosecharlo todo dejando un poco para los pobres; porque en nuestros tiempos (especialmente en América) yo no tengo duda que las sobras (el espigar) en ocasiones se queda y termina pudriendose. Aunque el principio  detrás de la ley de espigar es clara y bastante fácil de aplicar en nuestra sociedad moderna Americana; nosotros SIEMPRE debemos hacer presupuesto para beneficencia. Si nosotros tenemos un terreno grande y abundante, nosotros damos. Si nosotros tenemos un terreno pequeño, nosotros damos. Aunque, la proporción permanezca casi la misma. Pero si nosotros vemos una gran necesidad, debido a tiempos dificiles, nosotros damos más. Naturalmente las cantidades van a diferir en proporción al tamaño de nuestra tierra….nuestro ingreso y riqueza….pero no hay pretención por parte de Jehová de parar de dar porque nosotros no somos Bill Gates, ni porque nosotros preferimos un nuevo o mejor carro, pero no tenemos espacio para beneficencia.

El verso 13 habla de dos tipos de trato falso: fraude y robo. En hebreo fraude es ‘oshek, y robo es gezelah. La Biblia define el robo como tomar algo de alguien que le pertenece. Yo soy dueño de una cabra, tú tomas mi cabra sabiendo que es mía y no tuya, y eso es robar. Fraude quiere decir retener algo de alguien, al cual la ley dice que tiene derecho. Tú no lo tienes todavía, o eres dueño todavía, pero por todos los derechos debe ser tuyo; en vez de dártelo a ti como yo debo, yo me quedo con eso por medio de engaño o por medio de una posición de poder. El mismo se puede referir a algo (como dinero) que se le debe a alguien y de hecho eso es el ejemplo dado al final del verso 13 cuando dice “….El salario de un jornalero no ha de quedar contigo toda la noche hasta la mañana”. Bíblicamente salario quiere decir mucho más que dinero adeudado por hacer trabajo; el mismo incluye la labor misma.

Por lo que cuando alguien retiene el salario lo que quiere decir es que la persona que hizo el trabajo ha perdido su esfuerzo y la remuneración por su esfuerzo.    

En el sentido más estricto este mandato de no retener el salario hasta la mañana quiere decir no aguantar el salario hasta el próximo día. En esa era la persona que ganaba ese dinero  probablemente iba a usar ese dinero inmediatamente para comprar comida para su familia para ESE día. El retener el dinero aunque fuera una noche quería decir que las personas se iban a la cama con hambre. Esto era injusto ante el punto de vista de Dios. La manera usual y acostumbrada….la manera esperada en la que la sociedad hebrea y probablemente en la mayoría de las otras también….era pagarle al jornalero por su día de trabajo inmediatamente al final del dia. Por lo que para un dueño de tierra aguantar el salario del agricultor por una noche, era llamado por Dios fraude, ‘oshek.

Ahora, el próximo mandato, de no insultar al sordo, no es exactamente de la manera en que nosotros pensamos. La idea aquí es que como esa persona no te puede escuchar, entonces tú puedes pretender que estás diciendo algo bueno cuando en realidad los estas insultando. Tu puedes estar sonriéndote pero estas diciéndole cosas terribles. Por lo que esto es falso e injusto.  

Y claro que esta práctica maléfica va mano a mano con poner una piedra de tropiezo delante de un ciego. Este mandato podría ser tomado completamente literal y estar correcto; pero más tarde el pensamiento judío sobre de este asunto hizo ambas de estas regulaciones como algo concerniente a comportamiento en general. Por ejemplo el tomar ventaja de la debilidad de una persona….la cual puede ser vista como un tipo de ceguera o sordera…..es vista como una violación de este mandato en Levítico 19:14. Este principio también fue aplicado a la persona de menos inteligencia y como resultado alguien inteligente o mejor educado podía fácilmente engañarlo.  Y esto termina con la advertencia de “temerle a tu Dios…” en otras palabras esa persona sorda puede que no sepa que lo insultastes, o esa persona ciega puede no estar al tanto que tu pusiste ese objeto en su camino para que tu pudieras verlo tropezar pero Jehová ve todas las cosas, y tú no escaparas de SU mirada o Su defensa a favor de aquellos que son impotentes.   

Justicia en el sentido judicial y en el sentido de jugar limpio es el enfoque de los versos 15 y 16. Yo me maravillo de la manera en que Dios sigue un patrón que básicamente comienza con Éxodo 20 y Su primera ordenanza formal para su pueblo separado, y luego como ÉL pacientemente y amorosamente pinta un retrato mucho más definido al expandir y edificar sobre esos 10 mandamientos básicos. Dios comienza enseñando los colores primarios (los 10 mandamientos) y luego comienza a enseñar sobre los tonos y tonalidades (las restantes 603 leyes). El establece los principios más fundamentales en unas pocas palabras y luego constantemente, con el tiempo a un paso en que los humanos pueden captar, ÉL  introduce matices y conocimientos más profundos de su aplicación y significado. Al principio estas reglas parecían mayormente como una lista de conductas simplemente humanas que podias hacer y que no podias hacer……mecánicas y atadas a una realidad física y terrenal.

Más tarde, después que se les enseño a las personas lo básico, Jehová comienza añadir aspectos que parecen  desconocidos, hasta raros; cosas como las leyes de puro e impuro que realmente no tienen mucho que ver con justicia y solo conducta entre los hombres. Cosas que hacen a uno entender que hay algo sobre estas leyes y mandatos que se extienden mucho más allá que la vida biológica y la cultura humana y la estructura civil. Finalmente 13 siglos más tarde Yeshua viene a explicar que la Torá y todas sus ordenanzas y rituales son una sombra de un mundo espiritual que ha de venir; y todos los principios contenidos en la Ley tenían un componente espiritual mucha más mayor, lleno de un conocimiento mucho más profundo que un sistema legal sencillo y complejo que le llevó a crimen y castigo.  

La instrucción de Dios de no “representar una decisión injusta” parece ser algo sencillo. ¿Qué mas podría Jehová decir, que el hombre DEBÍA representar decisiones injustas? Realmente vamos a recordar que lo que esta sucediendo aquí es que Dios es, en la mayoría de los aspectos, enseñándole a Israel a imitarlo a Él. Dios es santo y Él le está enseñando a Israel lo que es la santidad y como la conducta santa se ve. Jehová dice que no muestres favoritismo especial a los pobres ni deferencia especial a los ricos. La justicia no es justa si uno obtiene un trato especial y el otro no. Esto no siempre es un ideal fácil para el hombre vivir. En algunas sociedades (particularmente aquellas de una naturaleza de aristocracia) es sin duda alguna que los ricos son tratados diferentemente que los pobres porque los pobres están ahí para servir a los ricos. Es entendido asi por ambas clases. Los pobres son menos importante en la gran esquema de cosas que los ricos. Aun cuando eso nos moleste, en America nosotros hemos tenido una tendencia recientemente a violar el otro lado de la escala al mostrar favoritismo a veces por los pobres. Comenzando con la era del movimiento Hippie los jueces comenzaron a interrumpir en nuestras leyes criminales de la teoría de la sociedad y culpa comunal;   eso es que en ocasiones la sociedad en general tiene más culpa que el infractor mismo del crimen. Y generalmente la base de esa culpa de la sociedad era la pobreza del criminal y el analfabetismo o el hogar roto. En otras palabras el juez en algunos casos contaba el estatus socio económico de una persona como un factor para determinar su sentencia….y a veces hasta para determinar su culpabilidad o su inocencia. Se nos dice que lo que nuestra nación ve como “pobre” en ocasiones debe tener una menor responsabilidad personal a lo que es correcto y debe ser menos castigado por lo que ellos hicieron mal porque son pobres y por lo tanto están en desventaja.  Una persona de clase media tiene menos excusa por sus acciones porque él no es pobre; aunque tiene sus propios problemas en obtener justicia porque su medio para el mejor consejo legal es limitado. Una persona rica tiene un conjunto de problemas diferentes que tratar; la mayoría de los crímenes son llamado de “cuello blanco”, el cual quiere decir que hay más fallas en ética que en criminalidad (de acuerdo a nuestro sistema legal), y entonces la justicia es más sobre devolver el dinero adquirido ilegalmente que de perder la libertad de uno por un periodo extendido de tiempo como consecuencia por haber tomado ese dinero en primer lugar.  

El punto es que una vez un pueblo o una nación comienzan a cumplir con la justicia basada en la manera de ricos y pobres, o estatus de clase, entonces por definición de Dios la justicia no es llevada a cabo.  Pero un asunto aun mayor es que Dios está, mostrando su persona por medio de Sus leyes.

EL está revelando cómo ÉL opera y que ÉL no muestra favoritismo a los pobres, ni desdén por los ricos, ni vice versa. Su justicia está basada en la determinación de la voluntad humana que ÉL le dio a la humanidad; voluntad dada específicamente para el propósito de escoger seguir los caminos de santidad o seguir los caminos del mal. La voluntad de amar a Dios o no amarlo. Ya sea que uno tenga una cuenta bancaria con mucho dinero o no tenga nada;  que uno viva a la orilla del mar o debajo de un puente, esto no tiene relevancia en lo que respecta a la justicia de Dios por las decisiones que ese individuo hace.

VOLVAMOS A LEER LOS VERSOS 17 & 18

Los versos 17 y 18 son un pensamiento completo; por lo que deben ser tomados juntos. Ahora hay unas cuantas palabras claves que vamos a ver, porque las mismas nos ayudan a definir quien el “hermano” es al que a Israel se le dice que no deteste en sus corazones; y QUIÉN este prójimo es al que un Israelita debe reprender. La palabra hebrea traducida generalmente como “hermano”, como en la versión CJB, o prójimo, parientes en otras traducciones es ach. Y, ach es una palabra BIEN amplia y general; la misma puede ser un hermano verdadero……un hermano…..la misma puede significar un miembro de la familia cercano; la misma puede significar un amigo cercano. Pero en los casos más raros el limite más extremo de lo que un “hermano” es según es definido por los hebreos “ach”, es un miembro Israelita. Ya sea que ese Israelita sea un hebreo nacido natural o un extranjero quien se ha unido a Israel, él es todavía un Israelita y puede ser un “ach”. Permítanme ser claro: esto NO se refiere a nadie fuera de la nación de Israel en este contexto en particular. Esto no es diferente a un cristiano refiriéndose a otro cristiano de cualquier nación o denominación como un “hermano” en Cristo. La misma idea.

En la segunda parte del primer verso dice que “repruebes” o “reprendas” a tú vecino; la palabra para vecino es amith. Y un amith es igual a amplio y general a “ach”. Aunque ach indica más la idea de una persona quien tiene una relación familiar cercana o distante con uno…..aun hasta en el sentido de la relación siendo una de compartir la misma fe….amith verdaderamente quiere decir una persona, cualquier persona, que tú conoces y tienes un contacto regular con ella. Hoy en día nosotros podemos decir “amigo” o “conocido” (vecino es un poco más distante en nuestra manera de pensar porque en América, es bastante normal vivir al lado de alguien, y apenas saber su nombre, y mucho menos hablar con ellos). Eso NUNCA sucedería en la sociedad Israelita, ni tampoco en la sociedad Americana de hace 30 o 40 años atrás. Por lo que cuando la Biblia dice “prójimo” la misma está asumiendo que uno conoce a esa persona y ha desarrollado alguna clase de relación regular con ellos.    

Ahora estos dos versos son realmente parafraseados con poca fluidez en mi opinión.  La idea del verso 17 es que nosotros no debemos estar con coraje o tener algún problema con alguien que nosotros conocemos y permitir que se quede en nuestro corazones y tener resentimiento; presumiblemente no dejándole saber a la persona que tienes coraje con ellos. Más bien, Jehová dice en la segunda mitad del verso 17, que los confrontemos. Que le digamos honestamente  (y presumiblemente decentemente y con amor) y sin coraje ni una falsa amabilidad sobre lo que causó el problema.

Mas adelante dice en el verso 18 que no importa el resultado no debes buscar venganza ni permitir que la amargura crezca en tu corazón en contra de esa persona. En vez de eso lo que debemos de hacer es “amar a tu prójimo como a ti mismo”.

Otro concepto supuestamente inventado en el Nuevo Testamento…..amar a tu prójimo como a ti mismo…. es verdaderamente un mandato de la Torá dado a Israel aquí en Levítico. De hecho 13 siglos más tarde cuando Jesús REPITE este mismo mandato de la Torá EL reconoce que es un mandamiento antigui “de la Ley”, la Torá. LBLA Mateo 22:37 37 Y Él le dijo: Amaras al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. 38 Este es el grande y el primer mandamiento. 39 Y el segundo es semejante a éste: Amaras a tu prójimo como a ti mismo. 40 De estos dos mandamientos dependen toda la ley y los profetas.  

Y solo para mostrarles que los judíos en general creían esto nosotros encontramos en los escritos del Rabino Akiba, quien vivía alrededor del mismo tiempo de Yeshua, estas palabras cuando el comenta en Levítico 19: “Amar a tu prójimo como a ti mismo, es el principio central en la Torá”. Este ideal de amar que Jesús estaba patrocinando era sencillamente la manera de pensar de la cultura judía de esos días….y los registros muestran, esto también por siglos.  

El verso 19 dice (VOLVAMOS A LEER EL VERSO 19)

Nosotros vamos a parar y examinar un principio importante contenido dentro de este conjunto raro, de reglas establecidas en el verso 19. Y ese principio gira alrededor de una palabra que nosotros aprendimos unas cuantas semanas atrás: tevel……que significan confusión, y en ocasiones también es traducido como perversión.

Vamos a estar claros que el mandamiento del verso 19 es bastante literal; la misma definitivamente quiere decir que lo que sea descrito como no ser mezclado, no debe ser mezclado. El  mismo comienza diciendo que el behemah no debe ser cruzado; behemah en ocasiones es traducido como sencillamente como animales o reses o bestias pero behemah realmente se está refiriendo a una gama de animales de campo que son domesticados: ovejas, cabras, o reses. El mismo puede referirse a burros  o hasta camellos (en una tiempo más tarde). Por lo que la idea es que una vaca no debe cruzarse con un burro o una oveja no debe cruzarse con una cabra….aun cuando fuese posible. Luego nosotros tenemos la advertencia de no sembrar dos cosechas diferentes en el mismo campo a la misma vez. La tentación más común de hacer esto sería sembrar un cultivo de grano en las filas vacantes que están entre los viñedos de uvas.   Y finalmente, dos clases diferentes de hilo no deben ser tejidos juntos para formar una tela para hacer vestidos; por ejemplo lino y lana no deben de ser mezclados.

¿Pero que está detrás de este mandato? ¿Qué posible daño habría en sembrar un poco de cebada debajo de los viñeros de uva? ¿O cruzar una vaca con un búfalo para sacar un animal robusto cuya carne sea bien magra? ¿Qué de maléfico hay en usar una mezcla de seda y algodón para crear una tela que sea fresca, y duradera? Como he dicho estos mandamientos fueron entendidos como completamente literal y por lo tanto eran ciertamente practicados como Ley. Aunque los eruditos hebreos también pensaban que algo mucho mayor y profundo estaba trabajando aquí.

En resumen lo que está sucediendo aquí es que Dios está estableciendo límites. Límites son el resultado de uno de las dinámicas de gobierno de Jehová más usadas, dividir, elegir, y separar lo santo de lo impío y lo puro de lo impuro.     

Los límites son una cosa difícil para el hombre establecer y mucho más difícil de mantener; como hijos de Dios nosotros somos impuestos por Jehová con el mandato de estar en armonía el uno con el otro y aun simultáneamente reconocer la individualidad…o mejor aún la distinción….que Dios ha ordenado en toda Su Creación; entre el bien y el mal, entre lo puro y lo impuro, entre lo santo y lo impío, y entre SU pueblo y el resto del mundo.  

 Ahora, continúen prestando atención porque Levítico 19:19 es PRECISAMENTE sobre dividir, elegir, y separar; también es acerca de establecer distinciones y límites.  

Ya  que es Jehová el que hace estas distinciones y establece los límites apropiados, es la inclinación natural del mal del hombre tratar de nublar estas distinciones y desmantelar los límites. Nosotros vemos esto hoy en día tan preponderante personificado  en un mundo que adora el multiculturalismo, la tolerancia, la diversidad libre, el relativismo moral y ahora el reto a los límites de Dios, el matrimonio del mismo sexo. Dentro del cuerpo de Cristo el tan llamado movimiento entre religiones está ganando fama; un movimiento que busca la igualdad de toda clase de espiritualismo como cosas buenas, y decir que todos los dioses le sirven al mismo dios. Ellos enseñan que hay muchas puertas para ir al Cielo y el Mesías es solo uno.  

Yo no quiero desviarme pero me gustaría ofender su nivel de comodidad solo un poco más; ¿estás tú al tanto de porqué y como todas estas distinciones nebulosas y el borrar los límites está tomando lugar? En mi opinión la razón primordial, después de la inclinación del mal propia del hombre, son las doctrinas de la iglesia moderna. Doctrinas que dicen que las leyes de Dios, donde todas estas distinciones son deletreadas y los límites son descritos, son vistas como obsoletas. Doctrinas que dicen que la Torá, el ÚNICO lugar en la Biblia donde la santidad es deletreada para nosotros, es tan importante a nuestras Biblias como un apéndice es para nuestro sistema digestivo moderno. Como sabrán, todo ser humano tiene un apéndice que ACOSTUMBRABA hacer algo útil aparentemente, pero hoy en día todo lo que puede hacer es causar problemas. Eso es como básicamente la iglesia ve la Torá y el A.T….una reliquia de la dispensación pasada que hace muy poco sino que causarle problemas a un creyente moderno. Y muchas doctrinas de la iglesia dicen que con la venida de Jesús la obediencia a los mandatos de Dios está obsoleto; de hecho el ser MUY obediente es equivalente a ser legalista y la mentalidad de salvo por sus obras que hemos escuchado tanto.   

Si uno cree que la Biblia comienza en el libro de Mateo entonces uno pierde todos los principios subyacentes que Jesús basa Sus enseñanzas. El punto es este: es la remoción de la Torá de la iglesia la que ha permitido las erróneas doctrinas hechas por el hombre que han suplantado la Escritura como Fuente de verdad. También ha llevado a muchos cristianos a negar la deidad de Yeshua, a sostener que la iglesia ha heredado las bendiciones de Dios y a los judíos han sido asignados todas las maldiciones, y a disolver los límites entre el cuerpo de Cristo y el mundo entero.

Y el pronunciar las mismas cosas que Dios llama mal, como bueno. En otras palabras, el Dios que nunca cambia cambió al mover la página del libro de Esdras a Mateo.

Continuaremos examinando la semana que viene las mezclas impropias de las cosas que Dios dice que no se deben dividir y la barrera establecida entre ellos, y la confusión que es y que causa.

6355 N Courtenay Parkway, Merritt Island, FL 32953

Copyright © 2022 Seed of Abraham Ministries, Inc.
All Rights Reserved | Copyright & Terms