image_pdfimage_print

Levítico Lección 25 Capítulos 17 y 18

Levítico

Lección 25 Capítulos 17 y 18

Al resumir nuestro estudio de Levítico 17, nosotros nos quedamos en la discusión del tema de la sangre. Y el contexto era que justo hasta el Gran Diluvio el hombre solo podía en ocasión matar animales que eran SOLO para propósitos de sacrificios al Señor. Los animales como fuente de alimento eran prohibidos hasta que Noé recibió instrucciones específicas en Génesis 9 (después que la tierra había sido eliminada de toda maldad por medio del diluvio), que el hombre ahora era libre de matar y comer CUALQUIER clase de animal.  

Aunque Génesis 9 verso 4 pone algunas reglas sobre cómo usar la carne como comida: dice que aun cuando esta OK ahora para el hombre comer la carne de las criaturas vivientes, uno NO debe comer de la sangre de esa criatura porque la VIDA está EN la SANGRE. Tenemos que enfrentar que desde temprano el hombre sabía que si alguien se cortaba y su sangre fluía de su cuerpo en cantidades suficientes, él moría. Sin sangre, no hay vida….por lo que ciertamente la vida estaba en la sangre bastante literalmente.

En adición a eso aun cuando Dios hizo la sangre inadecuada para comida ÉL dedicó la sangre con el solo propósito de expiación. El patrón era obvio: uno no se le era permitido comer algo tan sagrado como la fuente de expiación, la sangre. El propósito espiritual de la sangre era para vida y expiación; por lo que el usarla para otro propósito estaba en contra de la voluntad de Dios.  

Lo que nosotros tenemos que captar de lo que yo les he dicho concerniente a la prohibición en contra de derramar sangre, o comer sangre, es que esta prohibición de sangre aplica en un número de niveles. En resumen el término shafakh dam, significando derramamiento de sangre, o solo “sangre” aplica a la mayoría de cualquier caso por medio del cual la sangre es USADA INCORRECTAMENTE. Bíblicamente hablando el asesinato es un uso incorrecto de la sangre  porque el mismo pone fin a la vida; el tomar la sangre de un animal es un uso incorrecto porque la sangre es para expiación y no para sustento; el tomar la vida de un animal FUERA DE LOS PREDIOS SAGRADOS DEL TABERNÁCULO, y en OTRA manera que un ritual de sacrificio ordenado por Dios, es un uso incorrecto de la sangre porque la expiación es solo disponible adentro de los predios sagrados. Fuera del santuario el tomar de la sangre es solo terminar con la vida egoístamente y es una pérdida. El sacrificar a un animal a otro dios es un uso incorrecto de la sangre porque una criatura viviente que nuestro Santo Dios creó está siendo usada para glorificar un demonio (otro ser creado) o hasta sencillamente un producto de la imaginación de alguien. Y hay otros ejemplos más que nosotros no tenemos que mencionar por ahora.     

Por lo que vamos aplicar nuestro nuevo conocimiento sobre la naturaleza de un crimen de “sangre” o “derramamiento de sangre” al NT por un segundo.

En ese momento crucial de la reunión del Concilio de Jerusalén del 49 D.C., cuando  Pablo fue donde Santiago el Justo, hermano de Jesús (el cual era en aquel entonces el líder de la iglesia en Jerusalén), para preguntarle al liderazgo judío del movimiento Mesiánico que cedieran primero el requerirle a los gentiles  que se convirtieran al judaísmo para así servirle a Cristo, y para establecer algunas reglas para los gentiles que satisfacieran las provisiones de pureza judía y así permitirle a los gentiles y a los judíos adorar juntos en la sinagogas judías.  Ciertamente el resultado fue tal que muchas de las restricciones fueron levantadas y algunos requisitos básicos fueron puestos en los gentiles y muchos de estos edictos han sido tristemente mal entendidos, usado incorrectamente, y tergiversados por los líderes de la iglesia.

Entre esos requisitos para los creyentes gentiles según es registrado en Hechos 15:20, uno dice que los gentiles deben abstenerse de “comer sangre”. LBLA Hechos 15:20 sino que les escribamos que se abstengan de cosas contaminadas por los ídolos, de fornicación, de lo estrangulado y de sangre.

La frase “de sangre” es exactamente con respecto a lo que hemos estado hablando. La misma quiere decir que los gentiles deben refrenarse de CUALQUIER uso incorrecto de la sangre; desde el asesinato, a no tomar sangre, a no quitarle toda la sangre a la carne, y a sacrificar un animal a otro dios. Cualquiera que fuera la ley y regulaciones de las Escrituras que existían sobre la sangre debían ser obedecidas por el gentil contingente de la iglesia. Y mientras yo no voy a profundizar en eso ahora mismo, también incluye cualquiera que fuesen las provisiones judías que estaban en efecto en aquel tiempo de DÓNDE un animal debía ser sacrificado y en qué manera. Las reglas sobre la matanza de animales cambiaron un poco desde el tiempo de Levítico, después que Josué dirigió a Israel hacia la tierra de Canaán, ya que después no era tan conveniente llevar un animal al Tabernáculo y tener un sacerdote para que lo matara.

OK, vamos a regresar a Levítico 17. Vamos a volver a leer Levítico 17 para comenzar.  

VUELVE A LEER LEVÍTICO CAPÍTULO 17

En los primeros 4 versos se nos dice que todos los animales domésticos usados para comida tenían que PRIMERO ser parte de un sacrificio. Y esto tenía que llevarse a cabo de acuerdo a todos los rituales de sacrificios ordenados por Dios, lo cual quería decir que TENÍA que suceder en el Tabernáculo. Si alguien violaba esa ley el mismo había cometido “sangre” o derramamiento de sangre” y eran por lo tanto sujeto a ser “cortado” (karet) por Dios.   

El verso 5 hace claro que está ordenanza en lo que respecta a la sangre no era un golpe preventivo; los Israelitas estaban actualmente matando animales de sus ganados en el campo abierto pensando que esto no contaba. La idea era que si ellos estaban AFUERA DEL CAMPAMENTO de Israel, las reglas de Dios sobre la sangre no aplicaban.

Aún más los Israelitas muy probablemente estaban construyendo pequeños altares y ofreciendo algunos de estos animales a los dioses que ellos habían aprendido adorar en Egipto, o hasta sacrificándolos a Jehová pensando que ellos todavía tenían el derecho de hacerlo (recuerda, hasta el establecimiento del sacerdocio que había sido ordenado por Dios solo unas semanas atrás, el primogénito de cada familia hebrea actuaba como el que llevaba a cabo los rituales en la familia). También tenemos que recordar que estas leyes sobre la sangre eran para todos los extranjeros….quienes estaban entre los hebreos, al igual que para los descendientes naturales de Jacob.     

¿Por qué mientras que Israel estaba en el desierto, Dios  requería que todos los animales usados para comida que fuesen ofrecidos primero como un sacrificio de santuario, y luego después que entraron a la tierra de Canaán ÉL les permite un poco de libertad en el procedimiento? Según todo lo demas que hemos sido testigos esto era un proceso de enseñanza. Jehová estaba en el medio de extraer 400 años de Egipto fuera de Israel, y de mostrarle a esos que no eran Israelitas pero que Vivian entre Su pueblo que había mucho más de ÉL que tan solo traer juicio sobre las naciones que venían en contra de Él. Le iba tomar 40 años en el desierto para que Israel adoptara algunos nuevos caminos mientras olvidaban sus viejos caminos. Una vez ellos llegaran a Canaán y se esparcieran por la tierra iba ser casi imposible que toda la carne fuera traída en una jornada de varios días al Tabernáculo….y años más tarde al Templo en Jerusalén……..para que la mataran cuando involucraba comida. Aun cuando la lección había sido enseñada y los requisitos de Jehová para los sacrificios de ser hecho solo en el lugar que ÉL había designado permanecían intactos sin ninguna desviación permitida.  

Ahora para aquellos de ustedes que han prestado atención en nuestro estudio de Levítico, nosotros obtenemos un matiz interesante en los versos 5 al 8. Nosotros hasta ahora hemos estudiado 5 clasificaciones básicas o categorías de sacrificios: el ‘Olah, minchah, Hata’at, Asham, y el Zevah Shelamim.  Cada una de estas categorías de sacrificio es por una razón precisa; cada una tiene un ritual preciso y cada una tiene una ocasión específica por la cual debe ser llevada a cabo. Algunas de estas clases de sacrificios son mandatorios; eso es que no son voluntarios y deben ser llevados a cabo cuando la Ley dice que debe pasar sino hay una consecuencia desagradable. Otras de estas categorías de estos sacrificios son voluntarias y en general el devoto decide por sí mismo CUANDO y SI él va a ofrecérselo a Dios. En el verso 5 la referencia al tipo de sacrificio que debe ser traído delante del Señor es un Zevah Shelamim. El significado de esto es que es un tipo de ofrenda que puede ser traída al Señor a decisión del devoto. Por lo que un Israelita quien decide que es tiempo para su familia comer carne podía traer una ofrenda de Zevah Shelamim a su antojo y salir a su casa directo del santuario con el animal restante en sus hombros. También algunas de las ofrendas tenían que ser completamente destruidas por fuego; en otras las porciones que no fueron completamente destruidas por fuego debían ir al sacerdote para que el devoto no recibiesa ninguna porción del animal para si mismo. Aunque, el Zevah Shelamim proveía para que la mayor parte del animal fuese para el devoto. Por lo que como mencione hace muchos meses atrás por esta y por muchas otras razones los sacrificios del Zevah Shelamim eran indudablemente los más que se llevaban a cabo (al menos en el desierto).    

El verso 8 hace claro que todas estas regulaciones aplican a extranjeros que viven entre Israel al igual que el Israel natural. Y aun cuando se pierde en la traducción el verso 8 en esencia hace claro que la gama ENTERA de sacrificios, toda categoría sin excepción alguna, debe ser llevada a cabo en el Tabernaculo. Puedes ver donde dice:”….…Dile a ellos aún más, si alguno de la casa de Israel o de los extranjeros quienes residen entre ellos ofrece una ofrenda de holocausto un sacrificio….” Bueno, la ofrenda de holocausto en el hebreo original es ‘Olah, y la palabra sacrificio en hebreo es Zevah….una manera corta de decir Zevah Shelamim. El ‘Olah es el principal de todos los sacrificios y por lo tanto TODO va para el Señor….ni tan siquiera el sacerdote se queda con ninguna parte de la carne. Además este es el mandato mas estricto de todos los sacrificios. El Zevah está al lado opuesto del espectro del ‘Olah: el Zevah es el que en la mayoría de los casos es puramente voluntario, y puede ser ofrecido cuando el devoto lo decida, y es el sacrificio en el cual el devoto mantiene la porción más grande de carne para si mismo. Por lo que la idea aquí de decir “si alguien ofrece una ofrenda de holocausto (Olah) o un sacrificio (Zevah), es como uno de nuestros dichos americanos desde la A hasta la Z….el mismo indica toda inclusión.    

Ahora nosotros no podemos pasar por alto las palabras del verso 7, que dicen que las personas ya no ofrecerán sus sacrificios a los demonios-cabra en el desierto. Obviamente los Israelitas ESTABAN haciendo esto en este momento en la historia. Aún más obvio,  como nosotros acabamos de terminar de estudiar Levítico 16 y Yom Kippur con el ritual del chivo expiatorio, ahí hay una conexión entre Azazel el cual es a quien le envían el chivo expiatorio, y el demonio-cabra que hace referencia aquí en Levítico 17. Recuerda que Azazel y los demonios-cabra, son vistos como poderes maléficos que gobiernan las regiones en el desierto. Yo creo que en algún sentido u otro ellos son bastante reales. No que necesariamente son demonios que se ven como cabras, pero ciertamente ellos son una clase de poder espiritual y principados cuyos dominios era las regiones del desierto. ¡Y las personas (Israelitas y extranjeros) estaban sacrificándoles a estos demonios y Dios dice que tienen que hacer un alto abrupto!  

Aún más en el ritual del chivo expiatorio, cuando el chivo expiatorio era enviado donde Azazel, el mismo de ninguna manera era una ofrenda de sacrificio a los “demonios-cabra” (algo que está siendo prohibido aquí); era verdaderamente lo opuesto. Más bien el chivo expiatorio era cargado con todos los pecados e impurezas de Israel y era enviado de regreso al maléfico, en el desierto; todo era lanzado en su cara, como reproche de Dios, y como prueba de la invencibilidad y poder de Jehová SOBRE Satanás y todos sus demonios.   

Luego en los versos 10-12 nuevamente se nos dice a nosotros lo que previamente discutimos: que nadie entre la muchedumbre de las personas del Éxodo debían tomar parte de la sangre o si no iban a ser cortados.  

El verso 13 comienza con una nueva instrucción y la misma tiene que ver con el matar animales no-domesticados; animales salvajes. Por lo que los primeros 12 versos del capítulo 17 se refiere animales domésticos….comidas aprobadas y fuentes de sacrificios….el cual es completemente diferente de animales salvajes que pueden ser usados como comida pero nunca para sacrificios.  La idea es que cuando el hombre caza al animal…..venado, antílope, aves……el no tiene que llevar su presa hacia el santuario y matarlo allí. Pero tampoco el hombre puede beber la sangre del animal salvaje solo porque es un animal salvaje; la provisión de la sangre aplica a TODA la carne. La sangre de un animal salvaje no es apropiada para sacrificios por lo que debe ser sacada del animal y enterrada en la tierra; la vida, la cual está en la sangre, debe ser devuelta al polvo (el cual es devolverla a Dios) y NO debe ser usada para alimento. La sangre o es usada para propósitos de Dios o la misma debe ser eliminada; el hombre NUNCA debe decidir. Y el castigo por desobedecer el mandato de Dios concerniente a la sangre del animal salvaje es tan serio como el uso incorrecto de la sangre de los animales domésticos: el infractor debe ser cortado.   

Los versos 15 y 16 tratan con lo que debió de haber sido una dificultad diaria para estos refugiados de Egipto, algo que ellos iban a tener tanto en el desierto y después que se establecieran en la Tierra Prometida: qué hacer con un animal salvaje o valioso que ha muerto de muerte natural o que ha sido matado por otro animal. Después de todo la carne era una producto muy costoso y ellos no iban a querer desperdiciarlo. Interesantemente no es que la persona es instruida EN CONTRA de comer la carne que fue matada en esa forma, es solo que la persona que hace tal cosa llega a ser impura. Y esa impureza dura hasta el final del día actual…..hasta la puesta del sol……y hasta que la persona tome un baño ritual y lave sus vestimentas. Si la persona toma los pasos para llegar a volver a ser puro nuevamente entonces todo está bien. Si él no lo hace entonces se nos dice en el verso 16 “él llevará su culpa”.    

Vamos a tomar un momento y vamos a entender este comentario de “él llevará su culpa”,  porque nosotros vamos a ver esto muchas veces a través de la Torá y el AT.  

La idea en lo que concierne nuestro caso actual es este: si la persona decide comerse la carne del animal que ha muerto de causas naturales, o de una muerte accidental (caerse de un peñasco), o fue atacado y matado por otro animal entonces esa persona NO ha hecho nada en contra de Dios; Dios lo permite. PERO si la persona decide hacer esto que es permitido, el mismo tendrá una leve consecuencia que viene como resultado y es que él se convierte ritualmente impuro por unas cuantas horas y DEBE tomar un baño ritual y DEBE lavar sus vestimentas. Aquí no hay ningun pecado o transgresion en contra de Dios. Dios verdaderamente no está diciendo  que ÉL prefiere que no lo hagas. Pero al escoger comer de la carne del animal que murió de esta forma la misma tiene consecuencias. De hecho aquí vemos otro de esos ejemplos que muestran que la impureza y el pecado no están necesariamente conectados. La persona en este escenario en particular llega a estar impuro por un corto periodo de tiempo, pero no ha cometido ningún pecado (es parecido a la mujer que está en su ciclo mensual).    

Si sigues estas condiciones establecidas por Dios entonces no hay ningún problema. Pero si no lo haces, entonces AHORA tú has transgredido en contra de Jehová. No porque comiste de la carne que fue matada de esa manera sino porque fallaste en seguir Sus procedimientos ordenados para la purificación.   Por lo que “llevar la culpa” quiere decir que eres culpable de transgredir en contra de Dios por fallar en seguir Sus procedimientos y ahora va haber juicio de alguna clase; el castigo exacto (si hay alguno), el tiempo y el lugar, son completamente prerrogativa de Jehová. Aún más, como ahora llevas la culpa tú debes ahora de hacer un sacrificio de expiación, algo que no hubiera sido requerido si se hubiera seguido los procedimientos de purificación.

Vamos a continuar con el capítulo 18.

Cuando nosotros leamos el capítulo 18 nos va a recordar el capítulo 15 porque la sexualidad humana está en el centro de todos estos versos. Cuando uno toma el tiempo de leer las Sagradas Escrituras….más que unos cuantos versos a la vez y en ocasiones completamente fuera de contexto…..nosotros rápidamente encontramos que la sexualidad humana juega un papel bien grande en la Biblia. ¿Por qué? Porque la sexualidad es la base de propagar vida física; una vida física que Dios creó para operar y multiplicarse de esa manera. Nosotros sencillamente no podemos desviarnos; nosotros somos masculino o femenino, nosotros somos muy diferentes el uno del otro, y Dios ha puesto una atracción casi irresistible entre los sexos. Dios nos ha dado el sexo NO solo para procreación pero también para gozo y placer provisto que esté dentro de los parámetros del matrimonio. Y como es el caso entre los humanos nosotros (desafortunadamente) abusamos de ese maravilloso regalo que Jehová nos ha dado. A veces el abuso es por un malentendido, otras veces es por ignorancia, pero la mayoría de las veces es más por desobediencia o por una creencia equivocada que como cristianos los mandamientos de Dios ya no nos aplican a nosotros.     

Ahora aun cuando la iglesia habla y desea la unidad, lo que nosotros encontramos en la Torá…..y realmente en el NT si verdaderamente nosotros lo leyéramos y confiáramos de lo que dice….es este extenso y constante patrón de Dios de división, elección, y separación como MEDIO para un tipo de unidad divina. Jehová establece las dinámicas y las reglas de lo que es bueno, lo que promueve vida definida por Dios, lo que es santo y lo que es eterno. Todo lo demás está en contra….opuesto….a estas dinámicas de gobierno y reglas divinas: maldad, muerte, pecado, y el efímero físico por ejemplo.    

No es que Dios está constantemente buscando unidad física en nuestro mundo físico: esto es el hombre. El Señor busca unidad espiritual. EL hombre siempre ha tratado de unir aquellas cosas que Dios ha dividido y separado. Dios traza instrucciones directas; el hombre quiere empañar o removerlas completamente. Hoy en día nosotros tenemos un nombre para establecer esas distinciones directas: intolerancia. En el mundo actual la intolerancia es una cosa mala. Aun mejor, dicho por nuestro planeta humanista secular, hay tolerancia a través del cual las distinciones son eliminadas. La rebelión de Nimrod en la Torre de Babel giraba alrededor de tratar unificar a las personas físicamente en vez de dividirlas y separarlas como Dios quería.   

No, esto no es una polémica en contra de la unidad en el Cuerpo del Mesías. Dios es unidad….ÉL es Uno, echad. Pero eso es completamente diferente a nuestra noción de unidad humana, la cual ha infectado severamente la iglesia que aparte del edificio donde nos reunimos, hay una preciada pequeña diferencia entre lo que nosotros como creyentes escogemos como forma de vida y lo que el resto de las personas escogen. Nuestra noción de unidad es más parecida al consenso, el cual son acuerdos alcanzados por mutuo acuerdo, con una meta de acuerdo universal y una fijación. Nosotros nos dividimos en grupos más y más pequeños hasta que nosotros nos sentimos lo suficiente cómodos, y luego tratamos de unificar a todo el mundo en ese grupo pequeño vía como piensa el grupo, y luego esperamos que cresca. Piensa de esto como humanidad, o el Cuerpo de Cristo, parado en un círculo enorme, cogidos de mano y cantando Cum-ba-yah. Pero, esa no es la clase de unidad que Dios quiere o que él está buscando, para nosotros.    

Más bien Jehová quiere que nosotros seamos de un espíritu con ÉL…..con Cristo. Si yo soy de un espíritu con Cristo y tú eres de un espíritu con Cristo, entonces tú y yo estamos en unidad. Yo no aguanto tu mano, sino que aguanto la mano de Cristo (metafóricamente hablando). Tú no aguantas mi mano tu aguantas la mano de Cristo. Entonces nosotros estamos unificados. ¿Puedes ver la gran diferencia? Una es un método de control de grupo, la cual es la manera del hombre; la otra es como el Señor llega a estar en una relación espiritual con nosotros, SU manera.  

Por lo que, lo que nosotros vamos a ser testigos aquí en Levítico 18 es otro capítulo en desarrollo de la saga de Dios estableciendo eso que es bueno y santo, y separándolo de todo lo que es maléfico e impuro. Y como Su nación santa y separada Israel debe seguir a uno y abandonar el otro, al igual que nosotros como aquellos que hemos sido injertados a Israel por fe en Yeshua.

Otra cosa que vamos a ver que es sometida a un mayor desarrollo en este capítulo, es la unidad familiar. Aquí nosotros vamos a encontrar la definición de Jehová de quien está incluido en la familia y quien no lo es. Quien es la cabeza y foco de la unidad familiar y quien no lo es. La Biblia desde el principio hasta el fin gira alrededor de la familia patriarcal; los hombres, los padres, son los lideres….y la parte responsable de hecho…..de la unidad familiar. Yo no voy a entrar en una disculpa políticamente correcta que la mujer no es la cabeza de la unidad familiar; Dios no se disculpó sobre esto por lo que yo no veo la necesidad de hacerlo. Aunque según mencioné anteriormente todos los regalos pueden ser pervertidos y distorsionados; el que los hombres abusen de sus esposas e hijas o las traten como menos que de igual valor ante los ojos de Dios era una completa abominación para Cristo y Él enseñó en contra de esto. Él no enseñó en contra del liderato del varón en la familia ordenado por Dios; el enseñó en contra del abuso de poder y autoridad del liderato del varón, y el abandono de la obligación de abnegadamente ser el pastor de su familia.   

Yo les digo esto porque al comenzar a leer el capítulo 18, yo quiero que entiendan el contexto de lo que estamos leyendo; que estas instrucciones son siendo habladas desde un punto de vista del hombre.

Que sea entendido que estas son instrucciones para los varones Israelitas…..no para las féminas…..en todo nivel de la sociedad hebrea; Y esto también aplica a los extranjeros que ahora viven dentro de las fronteras de la sociedad hebrea. Naturalmente las féminas son afectadas por estas reglamentaciones pero eso es primordialmente debido a lo que Dios ordena al hombre de hacer.

LEER LEVÍTICO CAPÍTULO 18

Un nombre apropiado para este capítulo es probablemente los Principios de Dios para la Conducta de la Sexualidad Humana. Y justo vemos que Jehová traza una distinción entre la conducta del mundo versus la conducta esperada por parte de Israel y aquellos quienes son unidos a Israel. Se le dice a la gente que no deben continuar con las conductas sexuales que eran aceptables en el lugar  que dejaron atrás, ni deben tomar hábitos sexuales de las personas que actualmente habitan la tierra de Israel que van a tomar en el futuro, los Cananitas. Ahora vamos a estar claros: no hay nada que hayamos encontrado hasta ahora que diga que estos Israelitas vivían en un estado de repugnancia en Egipto ni ellos particularmente estaban preocupados sobre la naturaleza inmoral de la sociedad que ellos eventualmente encontrarían en Canaan. Era Jehová quien estaba disgustado y preocupado y ÉL iba hacer a Israel consiente de SU repulsión y les iba enseñar a ellos adoptar Su camino. Mucho de esto era relativamente nuevo para los Israelitas, según vamos a ver y discutir en unos minutos.  

Me gustaría que ustedes se dieran cuenta que estas reglas son presentadas como los 10 Mandamientos parte 2. Las mismas son anunciadas a Israel en la misma forma…..” Yo soy el Señor vuestro Dios, no haréis…..”, y luego la lista de lo que deben y no deben hacer comienza. Igual que con los 10 mandamientos, no se da mucha razón de las decisiones que Dios ha hecho en lo que respecta a como Israel va tratar con la moralidad sexual además del principio fundamental de “Sed santos porque yo soy santo”, o que las cosas que Dios prohíbe van más allá que una irritación menor para Él…las mismas son detestable, una abominación, EL aborrece esas conductas. Y en lado positivo ese verso 5 dice que aquellos que obedecen estos mandamientos van a disfrutar la vida…..la vida verdadera….la clase de vida que viene de Dios. Esto no implica que el romper una de estas leyes uno necesariamente morirá.

El verso 6 establece la dinámica principal en la cual la mayor parte de lo que sigue obedecerá; y es que ninguno de ustedes (recuerden, que se está refiriendo a los hombres, varones, cuando dice “tú”) debe (de acuerdo a la mayoría de los textos Bíblicos) acercarse a una parienta cercana para descubrir su desnudez. O, según dice la Biblia Judía (CJB), no debes acercarte a ningún pariente cercano para tener relaciones sexuales con ellos; eso es bastante cercano de lo que está siendo discutido aquí.   

Vamos a tomar unos cuantos minutos para definir unos cuantos términos que vamos a encontrar en  muchos lugares en la Palabra de Dios: descubrir la desnudez y su propia carne.  A lo que se refiere con descubrir su desnudez es generalmente a la parte exclusiva del cuerpo masculino o femenino o a tener relaciones sexuales en general. Y cuando la Biblia habla de su propia carne se está refiriendo a la definición Bíblica de “parientes cercanos”.

La idea es que un hombre no debe tener relaciones sexuales con una fémina que cae dentro de ciertos parámetros de aquellos que son parte de su familia.

Por lo que con este conocimiento, el mismo hace la mayoria de la lista de quien un hombre puede o no puede tener relación sexual bastante comprensible. Pero dependiendo de su versión nosotros podemos tener estas raras instrucciones como en el verso 13 TNK (Biblia Judía) Levítico 18:13 No descubras la desnudez de la hermana de tu madre; ya que ella es la carne de tu madre.  

Nosotros podemos fácilmente entender la instrucción que un hombre no debe tener sexo con la hermana de su madre, su tía. ¿Pero qué quiere decir esto que la tía es la carne de su madre? Bueno como ustedes indudablemente ya se han dado cuenta esto quiere decir que la madre y la hermana de la madre son parientes cercanos biológicamente…..y el término Bíblico para ser un pariente cercano es la carne de alguien.  

¿Pero qué hacemos con el verso anterior, el verso 7? La TNK (Biblia Judía) Levítico 18:7 la desnudez de tu padre, eso es, la desnudez de tu madre, no debes descubrir; ella es tu madre—tu no debes descubrir su desnudez.

 ¿Cuando habla de un hombre descubriendo la desnudez de su padre, acaso el mismo está hablando acerca de un hombre cometiendo un acto homosexual con su propio padre? No, “la desnudez de tú padre” es posesivo; el mismo se está refiriendo a la desnudes que tu padre POSEE. En este caso esta haciendo el punto que tu padre exclusivamente posee acceso sexual a tu madre. Ella es de él solo.   

Yo no tengo intención alguna de pasar mucho tiempo examinando el restante de Levítico capítulo 18. Pero examinar estos versos lo suficiente para que nosotros veamos por nosotros mismos que la Torá dice algunas cosas que muchos maestros modernos liberales, pastores, comentaristas, dicen que no está ahí. Y aún cuando puede ser incómodo discutir  conductas sexuales pervertidas en una clase mixta como la que tenemos aquí, nosotros debemos hacerlo porque Dios ve la sexualidad humana….y su uso propio y propósito….como vitalmente importante en Su esquema de cosas. Después de todo la meta de Torah Class es encontrar lo que la Sagrada Escritura dice, en vez de asumir que las doctrinas cristianas que han sido desarrolladas alrededor de los cambios sociales y corrección política a través de los siglos propiamente representan la palabra de Dios. 

Aun más estos tabú sexuales….y eso es primordialmente lo que nosotros tenemos en Levítico 18, una lista de prohibiciones…..va jugar un papel importante en como los humanos se desarrollan como especie.  Nosotros todos hemos sabido tanto por experiencia y científicamente que hay un gran peligro en hacer del pool genético de una familia uno muy pequeño….por consiguiente tenemos nuestras leyes MODERNAS en contra del incesto. Es interesante que con todas las otras cosas terribles (y en ocasiones vergonzozas) que hemos discutido con tanta franqueza en la Biblia que nosotros no escuchemos mención de bebés con defectos severos de nacimiento que causó generó mixto o retardo mental.

Yo estoy seguro que existió en alguna cantidad….pero debió de haber sido bastante insignificante, al menos entre los Israelitas, o si no de seguro hubiese habido mención sobre eso.    

Y un factor mayor que tales defectos eran tan insignificantes, puede ser trazado a estas leyes que ponian limitaciones estrictas en lo que era permitido en la reproducción entre los humanos que estaban relacionados. Pero nosotros también NO debemos asumir que todo esto era solo acerca de biología o genética; al igual que lo que hemos llegado a encontrar acerca de “puro o impuro” a veces no hay una correlación directa de las leyes y mandamientos al peligro humano o el beneficio humano que pueda ser fácilmente discernido. El mismo era una decisión por Jehová, por Sus propias buenas razones, y punto.  

La semana que viene vamos a profundizar en temas delicados como incesto y conductas sexuales perversas. 

6355 N Courtenay Parkway, Merritt Island, FL 32953

Copyright © 2022 Seed of Abraham Ministries, Inc.
All Rights Reserved | Copyright & Terms