image_pdfimage_print

Levítico Lección 24 Capítulos 16 y 17

Levítico

Lección 24 Capítulos 16 y 17

La semana pasada nosotros estudiamos en Levítico el capítulo 16 que cubre el tema del Día de Expiación, Yom Kippur. Me gustaría profundizar un poco más en eso esta semana (especialmente como estamos a unos pocos días de comenzar las Fiestas Bíblicas) y luego comenzaremos con el capítulo 17.  

La necesidad para Yom Kippur puede ser resumida en estas palabras: la Ley no hacía nada perfecto. La Ley nos enseña de las leyes y mandamientos de Dios, lo que ÉL ha determinado que es el bien y el mal, y la gran necesidad que nosotros tenemos de estar en paz con Él. La Ley retira el velo de nuestro pecado y la inclinación hacia el mal que está adentro del hombre y es expuesto como Tzara’at en la piel de la persona afligida. La Ley nos da el camino para vivir rectamente y las bendiciones que fluyen de la misma, y la misma nos advierte de la alternativa: desobediencia, rebeldía, y la consecuencia de las maldiciones de la ley. El escoger una dirección nos da vida, la otra nos da muerte.    .

Aunque la Ley no proveía para la justificación. La misma no proveía un remedio para todos los pecados, solo para aquellos de una cierta clase. La misma tampoco perfeccionaba, el cual Yeshua dijo que era necesario para todos aquellos que fueran salvos: LBLA Mateo 5:48 Por tanto, sed vosotros perfectos como vuestro Padre celestial es perfecto.

Permítanme decir esto otra vez: la Ley era perfecta, pero su propósito no era para perfeccionar; esa era la misión de Yeshua.  

Por lo tanto en el Pacto de la Ley no había un Mediador en Moisés; ni había un sacerdocio perfecto, ni un sacrificio de expiación perfecto para cubrir el pecado. En vez los rituales de sacrificios y las purificaciones tenían que continuar día tras día, año tras año. Aun así, el pecado y la impureza abundaba; tanto así que la iniquidad se acumulaba en las personas y la profanación manchaba el mismo Tabernáculo de Dios al igual que todos los instrumentos de los rituales, incluyendo el Altar de Holocausto. Una vez al año le tocaba al Sumo Sacerdote tomar un gran riesgo al entrar al área más restringida del santo santuario, el Lugar Santísimo, y allí el purificaba el lugar y sus mobiliarios. Este tiempo designado anualmente se llamaba Yom Kippur, y era muy bien entendido entre las personas su grandiosa importancia que obtiene como nombre informal “el Gran Día”, o sencillamente “EL Día”.     

Yom Kippur toma lugar en el 10m0 día del 7mo mes del calendario del ciclo Bíblico hebreo. Hasta el número del mes y el día es significativo: el 7mo mes es el mes del Sabbath. Las 7 Fiestas Bíblicas toman lugar en un periodo de 7 meses. El 1er mes nos trae la Pascua, Panes sin Levadura, y Primeros Frutos. El 7mo mes nos trae Rosh   Hashanah (Año Nuevo Judío), luego 10 días más tarde Yom Kippur, (Día de la Expiación)  luego 5 días más tarde Sukkot la culminación del ciclo del Sabbath de los 7 festivales religiosos.  

El número del día de Yom Kippur es el 10 (el 10mo día del mes); 10 es el número Bíblico de compleción (compleción en el sentido de plenitud, no de algo que termina).  

Esta purificación nacional (la purificación de la congregación entera) y del lugar de la morada de Dios en la tierra era crucial, porque si la profanación se volvía demasiado de grande el Señor no iba poder morar entre Su pueblo y Su presencia tendría que irse para que Su indescriptible santidad sea protegida. Como les he enseñado a ustedes en numerosas ocasiones, solo los PUROS pueden acercarse a Dios; solo los PUROS pueden ser elegibles para la santidad. Si Israel tenía esperanza alguna de estar delante del Señor, los rituales de Yom Kippur tenían que ser llevados a cabo.  

Sin embargo, de alguna manera, con el pasar de los siglos los Rabinos comenzaron a tergiversar el propósito de Yom Kippur; los mayores cambios comenzaron a ocurrir después que el Templo fue destruido por última vez en el 70 D.C. El mismo vino de ser un evento nacional a uno individual. El mismo de ser un día de purificación llegó a ser un día de juicio. Los Rabinos ahora enseñan que en el Día de Expiación el destino de un devoto para el próximo año es sellado; él o es perdonado y su nombre es escrito en el libro de vida, o él NO es perdonado y su nombre es omitido. Por lo tanto durante los diez días que nos llevan a Yom Kippur (comenzando en Rosh Hashanah, el Año Nuevo Judío) los Rabinos también enseñan que el pueblo de Israel debe de ser especialmente penitente; ellos deben de sinceramente arrepentirse de sus pecados. Esto debe de ser un tiempo de gran solemnidad, ni tan siquiera bodas deben de ser llevadas a cabo durante este periodo de tiempo.   

Originalmente, Bíblicamente, aun cuando Yom Kippur era un tiempo ciertamente solemne, el mismo era marcado con gozo de saber que si el Sumo Sacerdote hacia su trabajo entonces todos los pecados de Israel serian perdonados. Una costumbre desarrollada (aun en la era de Jesús) donde las doncellas judías (jóvenes solteras de edad para casarse) se vestían con vestimentas blancas e iban a los viñeros donde ellas danzaban todas juntas. Los hombres solteros se presentaban con esperanza de encontrar a su futura esposa.  

Levítico 16 instruye que todos los devotos deben de “afligirse” en el tiempo de Yom Kippur; esto quiere decir ayunar y abstenerse de cosas que brindan placer como el sexo o tomar vino. El propósito era que las personas se humillaran delante de Dios, reconociendo su necesidad  para con ÉL como creador y sostenedor de la vida.  

Las ceremonias comenzaban con el Sumo Sacerdote ofreciendo un sacrificio de purificación por él mismo y luego uno para las personas. Esto es significativo porque (como dije al comienzo) el sacerdocio de la Ley no era un sacerdocio perfecto porque el mismo empleaba a personas imperfectas. Incluso el Sumo Sacerdote necesitaba expiación por pecados y purificación sino ÉL también estaría contaminado para llevar a cabo Sus obligaciones. En este día, a diferencia de los otros, él estaba vestido en unas vestimentas especiales todas blancas. Sus “vestimentas dorados” (según eran conocidas) esas eran la vestimenta normal de Sumo Sacerdote  cuando estaba en servicio, las mismas eran puestas a un lado en este día una vez al año. El blanco simboliza pureza delante del Señor.

Había muchos sacrificios ofrecidos en ese día, pero quizás el más peculiar y espectacular era el ritual del chivo expiatorio.  Dos machos cabríos eran escogidos, y luego (al azar) uno era designado a ser sacrificado  en el Altar de Holocausto y el otro sería enviado al desierto, vivo, simbólicamente cargando todos los pecados y la impureza de la nación de Israel del año anterior.

El sacrificio para el sacerdocio era un toro, sobre el cual el Sumo Sacerdote ponía sus manos (semichah) y transfería toda la culpa y el pecado del sacerdocio (incluyendo el mismo) hacia el inocente sustituto.

 Más tarde durante el día, el Sumo Sacerdote entraba al Lugar Santísimo cargando una vasija llena de sangre; esto sucedía 3 veces. Parte de la sangre era la del toro, y la otra parte del macho cabrío que había sido sacrificado en el rito del chivo expiatorio. Con gran temor y agitación el Sumo Sacerdote entraba a través del velo exterior y hacia el Lugar Santo. Los sacerdotes y los devotos observaban ansiosamente ya que esta sería la última vez que verían al Sumo Sacerdote hasta que reapareciera, queriendo decir que Dios ha aceptado los sacrificios por las personas, o el Sumo Sacerdote nunca vuelve a salir; queriendo decir que él ha sido golpeado a muerte, los sacrificios han sido rechazados por el Señor, y el pueblo ahora estaría forzado a vivir en pecado hasta el próximo año al mismo tiempo. El Parokhet, el velo que separa el Lugar Santísimo del Lugar Santo, era cuidadosamente movido por el Sumo Sacerdote y allí delante de ÉL estaba el Arca del Pacto con las alas dobladas de los Querubines sobresaltando de su tapa, el Asiento de Misericordia.   

El Sumo Sacerdote entonces tomaba la sangre de la vasija dorada y la rociaba en el Asiento de Misericordia delante del Arca, purificando el lugar. El Sumo Sacerdote usando su dedo rociaba la sangre hacia el Arca, una vez hacia arriba y luego hacia abajo. El llevaba a cabo este ciclo de arriba y abajo precisamente 7 veces, incluso contaba en voz alta al hacerlo para asegurarse; el hacerlo una vez más o una vez menos arruinaba el ritual.

Aun cuando yo no tengo el tiempo para entrar en detalle, durante este tiempo el Parokhet y el mobiliario del Lugar Santo (el salón exterior) también eran purificados con sangre. Por consiguiente al final del día, el Santuario de Dios (el Templo) era purgado de toda impureza y era apto para que Dios habitara.

Aunque ni los devotos laicos ni los sacerdotes regulares tenían el privilegio de observar al Sumo Sacerdote llevar a cabo su tarea dentro de los confines oscuros del santuario. Ahora, era tiempo de la 2nda mitad del ritual del chivo expiatorio, donde el Sumo Sacerdote  ataba un paño escarlata entre los cuernos del macho cabrío, presentaba al macho cabrío en público a las personas, y luego ponía sus manos en la cabeza del animal en el patio del Templo como el actual Mediador de Israel  (representando todo el pueblo de Israel). Al poner ambas manos en el chivo expiatorio el Sumo Sacerdote decía: “O Jehová, ellos han cometido iniquidad; ellos han transgredido; ellos han pecado…Tu pueblo, la Casa de Israel. O, entonces, Jehová cubre, yo te ruego, sus iniquidades, sus transgresiones, y sus pecados, los cuales ellos han cometido con malicia, y han pecado delante de ti….TU pueblo, la Casa de Israel.

Según está escrito en la Ley de Moisés, tu siervo, diciendo: ‘Porque en ese día será cubierto para ti, para que seas limpio de todos tus pecados delante de Jehová, serás purificado’’’.

El inocente macho cabrío ahora cargando todos los pecados de Israel es llevado a través de la puerta del este, sobre el puente arqueado, a través del Valle de Kidron hacia el Monte de los Olivos. De allí una persona designada dirigiría al macho cabrío hacia el desierto que estaba al sur de Jerusalén. Es interesante que (aun cuando las Escrituras no lo ordenan) la Tradición desarrolló que sería un GENTIL (si puedes imaginártelo) el que dirigiría al macho cabrío al desierto, a un precipicio pedregoso, y allí llevaría al macho cabrío hasta el borde empujándolo a su muerte asegurándose que el macho cabrío (cargando con el pecado de Israel) nunca volviera a molestar a las personas.   

Yo necesito llevar esto a un cierre prontamente, por lo que permítanme resumirlo. Aun cuando yo no estoy necesariamente argumentando con las Tradiciones desarrolladas para Yom Kippur, nosotros podemos ver buen y mal simbolismo en ellas. En ningún sitio en las Escrituras dice que el macho cabrío que era suelto en el desierto debía ser empujado sobre un risco o matado. En ningún sitio dice que CUALQUIERA, mucho menos un gentil, debía dirigir al macho cabrío.  En ningún sitio dice que el propósito de Yom Kippur es ver si el nombre de la persona puede ser escrita, año tras año, en el divino Libro de la Vida (o si no era escrito). Y ciertamente en ninguna parte puede ser que Yom Kippur o cualquiera de las Fiestas Bíblicas sean propiamente y completamente conducidas sin la existencia de un Santo Templo Y el sacerdocio. Por lo que para cualquier persona, hoy en día, juzgar a otro en como celebran las Fiestas Bíblicas, y acusar a otros de no observar propiamente la Torá en este asunto, es completamente falso.  Eso no quiere decir que nosotros no debemos de hacer lo que podamos, fuera de lo que el Templo y el sacerdocio del Templo estaban excepcionalmente ordenados hacer, observar los tiempos señalados de Dios.  Más que nunca antes en mi vida yo veo que la cristiandad ha abandonado los tiempos señalados de Dios y nosotros necesitamos ser aquellos quienes hacen lo que puedan para restituir las observancias.   

Es bien preocupante saber que por los últimos 500 años de la existencia del Templo, que inclusive entonces, el ritual de Yom Kippur no fue conducido propiamente. ¿Cómo puedo estar seguro de esto? Porque el Arca del Pacto había estado desaparecido desde el exilio de Babilonia. El Sumo Sacerdote, en el Día de Expiación, estaba en realidad yendo a un Lugar Santísimo que estaba vacío; no había un Arca, no había un Asiento de Misericordia, no estaba la presencia de Dios. Esto está muy bien documentado que el Sumo Sacerdote, durante esos últimos 5 siglos que el Templo estuvo de pie, el Sumo Sacerdote estaba realmente rociando sangre en el piso de un espacio vacío donde el Arca acostumbraba estar. Yo no puedo llegar a ninguna otra conclusión que no sea que   el pueblo de Israel no tenía sus iniquidades cubiertas, como congregación, por 5 siglos. Ellos tuvieron la oportunidad cuando Yeshua vino, pero todos con excepción de un puñado lo rechazaron.

Pero aquí hay unas buenas noticias: el Sumo Sacerdote imperfecto, el sacerdocio, el santuario hecho por el hombre, y los sacrificios han sido transformados y cumplidos por uno que ES perfecto. La perfecta Ley finalmente ha sido seguida perfectamente. El Mesías Yeshua es el Mediador perfecto; ÉL es el Sumo Sacerdote libre de pecados que NUNCA tuvo que tener Sus pecados expiados; ÉL es el sacrificio inocente ideal que puede expiar por todos los pecados; Su sacrificio es tan perfecto y completo que solo tuvo que ocurrir una vez, no una y otra vez.

Además al igual que en el ritual del chivo expiatorio que se requería dos machos cabríos, y uno era sacrificado y el otro era suelto, también Yeshua ha logrado parte del propósito de Yom Kippur en su venida y va a lograr el restante en Su segunda venida. Él llegó a ser el macho cabrió del sacrificio que expió una vez y por TODA a Sus devotos 2000 años atrás. Pero todo Israel aun NO ha sido salvo y como se nos dijo directamente por Jesús, y fue expuesto por Pablo en Romanos 11, la prioridad de Yeshua era Israel. En Su pronto regreso ÉL va a salvar a Israel de sus enemigos terrenales y espirituales y los va traer a paz con Dios.

Yo no tengo duda que las 7 Fiestas Bíblicas señalan completamente al trabajo redentor del Mesías. Aun mas no tengo duda que van a ocurrir en la época en la cual fueron ordenadas que ocurrieran. Las Fiestas de la Primavera y el Verano (las primeras 4) ya han sido cumplidas. Nosotros esperamos por el cumplimiento de las 3 Fiestas de Otoño: Rosh Hashanah (Trompetas),  Yom Kippur (Expiación) y Sukkot (Tabernáculo).  

Vamos a continuar con  Levítico capítulo 17.

Levítico 17 nos va a contestar muchas preguntas y va a preparar el camino para lo que ha de suceder en el resto de la Biblia. Nosotros vamos a tener varios conceptos fundamentales introducidos en el capítulo 17 y yo espero que me den toda su atención porque lo que aprendan de esto les va ayudar grandemente en su estudio general de la Biblia.  

Este capítulo junto con los próximos 9 forma lo que los teólogos llaman “EL Código de Santidad”. Y la idea general es que la nación entera de Israel lleva la responsabilidad de responder a Jehová por separarlos y bendecirlos sobre el resto de las personas en la Tierra; la respuesta esperada era que ellos condujeran sus vidas en una manera santa. En el capítulo 19 verso 2 nosotros encontramos esta amonestación para la nación de Israel: “Sed santos, porque yo Jehová tu Dios, soy santo”.  

Aun cuando podríamos decir que la mayoría de Levítico hasta este punto ha sido dirigido primordialmente al nuevo sacerdocio establecido, estos capítulos son dirigidos a todo nivel laico de la sociedad Israelí inclusive a los extranjeros, los que no son Israelíes, quienes vivían entre ellos. Esto es algo que nosotros como cristianos debemos tomar nota porque justo como vimos en el capítulo anterior concerniente a Yom Kippur, que no era solo los descendientes genealógicos de Jacob los que se encontraban bajo esos requisitos , bendiciones Y maldiciones de la Ley de Moisés, sino que hasta aquellos quienes habían vivido entre Israel. Vamos a estar claros de quien nosotros estamos hablando aquí. 

 ¿Cómo es que ellos tienen extranjeros ya viviendo con ellos si el periodo de tiempo de Levítico es alrededor de un año después de haber dejado a Egipto?  ¿Acaso es que la atracción de vivir en el desierto en tiendas, comiendo maná 3 veces al día, sin tener idea alguna de como todo esto iba a pasar, sencillamente agobió aquellos que escucharon acerca de todo esto y por ende vinieron en manadas a tomar ventaja? Difícilmente. Si ustedes recuerdan en Éxodo 12:38, se nos dice que una “multitud mixta” de personas marchó junto con Israel fuera de Egipto. Ahora yo no tengo idea de cuantos hay en una “multitud”, pero la palabra misma implica que fue un número significativo. Y como resultado, nosotros encontramos que muchas de las leyes y mandamientos de Dios específicamente se dirigen a estos extranjeros de Egipto quienes, a un nivel u otro, se habían unido a Israel. 

No todos estos extranjeros llegaron a ser oficialmente Israelitas. Algunos tenían otras razones para ser parte de la multitud de Moisés que meramente llegar a ser Israelitas. Yo sospecho que una porción significativa de ellos representaba matrimonios interraciales entre familias egipcias y familias hebreas. Después de todo, se nos dice en la Biblia que aun cuando la gran mayoría de Israel vivía en la tierra de Goshen en Egipto, muchos hebreos se habían movido a otras regiones de Egipto. Debido a que su estadía en Egipto fue tan larga (4 siglos) es bastante fácil imaginarse la asimilación de un número significativo de los descendientes de Jacob hacia las tradiciones de la sociedad egipcia.   

Otras personas y tribus incluyendo egipcios y muy probablemente algunos descendientes del hijo de Noé, Shem, pero personas y tribus no hebreas, quienes personalmente habían sido testigos y habían sobrevivido la impresionante furia y poder del Dios de Israel, decidieron que querían disfrutar los beneficios de ser parte de un grupo cuyo Dios poseía dominio sobre el clima, el reino animal, el Rio Nilo, incluyendo la muerte. Por lo que cuando nosotros nos imaginamos lo que este enorme grupo de refugiados en el desierto consistía, nosotros tenemos que incluir una cantidad sustancial de extranjeros (no hebreos) en ese panorama.   

Este hecho tiene una traducción directa en nuestros tiempos. Yo les he demostrado este principio una y otra vez y nunca dejaré de hacerlo hasta que toda la iglesia entienda: lo que nos ha permitido a nosotros quienes somos físicamente gentiles SER salvos, es ese beneficio que nosotros recibimos de los pactos de Dios con Israel. ¿Y cómo nosotros nos apropiamos de ese beneficio que por nacimiento no es nuestro? Al ser injertados hacia Israel. ¿Es esto un acto separado al de aceptar a Yeshua, Jesucristo, como nuestro Señor y Salvador? NO. Esto sucede (aunque no estamos conscientes) cuando somos unidos llegamos a ser redimidos. Cuando los gentiles son redimidos nosotros somos unidos a Israel (o más exactamente, a los pactos de Israel). Nosotros no nos transformamos físicamente a judíos de raza; más bien nosotros somos unidos a Israel en un nivel espiritual de la misma manera nosotros somos traídos en unión con Jesús. ¿Nosotros no somos unidos al Mesías físicamente, verdad? Más bien es en espíritu, o mejor dicho por medio del espíritu, nosotros somos unidos a ÉL.

Al igual que esos extranjeros (esa multitud mixta de personas no hebreas, no judíos) quienes se fueron con Israel cuando salieron de Egipto y se beneficiaron y fueron bendecidos junto con sus amigos hebreos por el Dios de Israel, así  mismo es con los creyentes gentiles hoy en día. Ustedes van a encontrar en la Torá que NO es que esos extranjeros estaban requeridos a unirse a Israel y renunciar a todas sus tradiciones y costumbres y adoptar la cultura hebrea; era que ellos tenían que someterse al Dios de los hebreos y a la autoridad Israelita. Ellos no tenían que decir: bueno, nosotros somos Edomitas, pero hoy nosotros completamente renunciamos a nuestro patrimonio y nos convertimos en hebreos.

Esto es un principio TAN importante de entender, porque si este NO es el caso…si los creyentes gentiles no son injertados a Israel y sus pactos con Dios….entonces ciertamente la Torá y el Nuevo Testamento ES insignificante e irrelevante para los creyentes nacidos de nuevo. Pero yo también iría a los extremos como para decir que el Nuevo Testamento llega a ser irrelevante también porque el tema entero del Nuevo Testamento es el cumplimiento de las profecías del Testamento Viejo en lo que respecta a la venida del Mesías.  .

Abran sus Biblias y vamos a Romanos 11:13. Pablo le está hablando a los gentiles. ¿Cómo yo sé que el está hablándole a los gentiles? Porque así él lo dice.  

LEER ROMANOS 11:13 – 31

Pablo dice que nosotros somos injertados a Israel y a los pactos de Israel. El ser parte de Israel por definición es ser parte de los pactos. Ustedes no pueden ser parte de Israel y separados de los pactos porque lo que hace a Israel, Israel SON los pactos con Jehová. Así que lo que nosotros estamos leyendo en la Torá tiene mucho significado para cualquiera y todos que profesan ser discípulos del Mesías Yeshua.  

Yo también pienso que nosotros podemos, de alguna manera, hacer que la Torá esté viva en nuestras vidas un poco más….hacerla más personal y real….si nosotros podemos ponernos en el papel de esos extranjeros quienes dejaron a Egipto y estaban viviendo ahora en sus tiendas junto a Israel.  Aún más, como resultado de nuestra posición en Cristo, nosotros somos esos extranjeros quienes son ciudadanos completos de Israel. A nosotros no se nos requiere dar nuestra gentil-eza. Nosotros no estamos requeridos a llegar a ser judíos físicos, de raza, nacional o religiosos. Pero nosotros somos requeridos a vivir dentro de los términos de sus pactos. Ya que SOLO dentro de sus pactos existe la base para la expiación que Cristo ofrece a todos aquellos que confían en Él.  

LEER LEVÍTICO CAPÍTULO 17

Como nosotros vemos en el verso 2 lo que ha de seguir es dirigido a todo Israel….cada nivel de la sociedad Israelita. Y en el verso 3 nosotros obtenemos está instrucción fundamental….permíteme parafrasearla: Ninguna criatura viviente  domesticada (animales) deben de ser sacrificados ritualmente fuera del Patio del Tabernáculo. En otras palabras esta regla trata de animales domesticados….NO animales SALVAJES. Y si te das cuenta los animales mencionados son los animales PUROS…..los que pueden ser usados para sacrificio Y para comida.  

Cuando habla del tema de la carne,  ofrendas para Dios y carne usada como comida llevan las mismas restricciones. NO trivialices lo que acabamos de leer aquí porque no solo es una instrucción respecto a la santidad, la misma tiene tremendo impacto social; porque esencialmente todo animal doméstico que va ser usado como carne, PRIMERO debía ser ofrecido como sacrificio (esto va cambiar al entrar a la Tierra Prometida). Ellos deben de ser ritualísticamente sacrificados y ofrecidos a Dios en la manera precisa conforme a cada uno de los sacrificios Levíticos. Esto quiere decir que para el Israelita en general o el extranjero viviendo entre ellos, la carne era un gusto poco común. Y ellos solo  podían quedarse con una porción del animal sacrificado; el restante era quemado en el Altar y en algunos casos eso que no fue quemado era dado a los sacerdotes como su porción. No solo esto hacia el comer carne algo muy costoso, sino que era un dolor real. Porque cada vez que una familia quería carne ellos tenían que llevar el animal al Tabernáculo, y esperar su turno en lo que debió de haber sido una fila bastante larga, para que un sacerdote oficiara los ritos y el sacrificio del animal. Aún más el animal tenía que ser uno sin mancha alguna, uno de los mejores, para poder ser elegible.    

Ahora aun cuando Levítico 17 es un capítulo corto el mismo está lleno de cosas que nosotros verdaderamente tenemos que prestar atención, porque nos va a explicar cómo la sociedad Israelita era en aquellos tiempos; y también nos va explicar asuntos de los que trata el Nuevo Testamento. Y a parte del hecho que los animales domésticos debían de ser sacrificados bajo CUALQUIER circunstancia en el Tabernáculo y primero ofrecidos como sacrificios, nosotros también vemos lo que sucede como castigo para aquellos Israelitas que desobedecen este mandamiento de Dios; ese hombre debe ser cortado de entre el pueblo de Dios.  

Date cuenta en el verso 3 dice que uno no puede evadir la provisión de matar al animal con sencillamente remover al animal FUERA DEL CAMPAMENTO para matarlo. Esto  es solo acerca de mantener el estado de pureza dentro del precinto de Israel. Pero aún más, el nivel de seriedad de esta desobediencia ante los ojos de Dios es detallado en el verso 4. Allí dice que la “sangre” (o culpa por derramar sangre) deberá ser imputada al hombre que hace tal cosa como matar a un animal solo para comida. ¿ Qué quiere decir eso? ¿Sangre o culpa por derramar sangre? Esto quiere decir que la ofensa es equivalente a asesinar. ¡Wow! Continuamos con esto en un minuto. Pero por ahora vamos a mirar el término “cortar” y vamos a ver lo que significa en tiempos Bíblicos.     

Cortar quiere decir que es de conocimiento propio que uno se ha rebelado en contra de Dios, y como resultado el juicio de Dios va ser visitado en esa persona. Nosotros vamos a encontrar “cortado”, usado en muchos contextos diferentes y en situaciones en las Escrituras y cada uno tiene un matiz diferente. El ser “cortado” por violar uno de los mandamientos de Dios no necesariamente ocurre inmediatamente. Sencillamente eso quiere decir que ALGO va a sucederte a ti, con el tiempo, como parte de la justicia de Dios por tu acto de rebeldía. Por lo que estás por ahí con esta sentencia colgando sobre tu cabeza, en ocasiones por años y años. Tu sabes que viene…..algo malo….pero tú no sabes que es, y tú no sabes cuándo es, y tú no sabes cómo es. La misma será en el tiempo de Dios y en la manera de Dios.  

El castigo necesariamente no involucra la muerte física del infractor…o al menos su muerte inmediata. La mayoría de las ocasiones “cortado” en el AT quería decir que la persona NO iba a vivir la duración de vida normal. Y como no había concepto de morir e ir al cielo en aquellos días (de hecho los Salmos y la mayoría de las discusiones sobre ese tema en el AT sencillamente hablan de ir abajo al Seol, la tumba, a diferencia del final natural de existencia del hombre) lo que los Israelitas esperaban era morir a una edad avanzada. El ser “cortado” generalmente quería decir que tu vida sería cortada corta. Este aspecto particular de ser cortado era regularmente prescrito para los malvados.    

El ser “cortado” en ocasiones tomaba la forma de ser expulsado de la comunidad de Israel….en términos religiosos más modernos, excomunión. Y en ocasiones también parece llevar un sentido de ser permanentemente separado de tus ancestros. Ahora lo que eso significa para ellos cuando la vida después de la muerte era muy confusa y no muy bien definida, es difícil saber. Pero lo que era significaba algo que no era una buena cosa, eso sí que es seguro.

En literatura Rabínica la palabra para “cortado” es karet. Y karet lleva consigo el concepto de “muerte en la manos de los cielos”. Primeramente esto era visto como un castigo divino  y el castigo necesariamente no terminaba con la muerte del violador, ni incluso le afectaba a él directamente; más bien la misma podía ser transmitida a sus descendientes (como uno de sus hijos muriendo). Por lo que la idea que nosotros hemos escuchado en la Biblia donde los pecados de los padres son visitados hasta la 3ra y la 4ta generación es una extensión y ejemplo del karet en acción. Karet (ser cortado) también podía significar que la línea familiar podía llegar a su fin….quizás un castigo peor que la muerte….ya que había está noción que en una manera muy real tu esencia (tu espíritu) continuaba viviendo EN tus descendientes. Por lo que si no tenías descendientes tú no tenías esperanza de vivir una vida después de la muerte.   

Vamos a desviarnos por un minuto y hablemos del crimen de “sangre” o culpa por derramar sangre”. En hebreo la frase es shafakh…. derramar…..sangre. Por lo que literalmente el crimen de “sangre” quiere decir derramar sangre. Aquí en Levítico esto gira alrededor del matar animales domesticados inadecuadamente y no-sancionados. Generalmente es un sinónimo de asesinato, el matar injustificadamente a un ser humano.    

En Génesis 9 nosotros encontramos que Noach (Noé) se le es dado el ok para matar a las criaturas vivientes para comida (primera vez Bíblicamente). Vamos a ver ese verso porque el mismo contesta específicamente algunas preguntas que en ocasiones son asumidas NO contestadas, pero que quizás solo nos da una pista en las Escrituras.  

LBLA Génesis 9:1  Y bendijo Dios a Noé y a sus hijos, y les dijo: Sed fecundos y multiplicaos, y llenad la tierra. Y el temor y el terror de vosotros estarán sobre todos los animales de la tierra, y sobre todas las aves del cielo, y en todo lo que se arrastra sobre el suelo, y en todos los peces del mar; en vuestra mano son entregados. Todo lo que se mueve y tiene vida os será para alimento: todo os lo doy como os di la hierba verde. Pero carne con su vida, es decir, con su sangre, no comeréis. Y ciertamente pediré cuenta de la sangre de vuestras vidas; de todo animal la demandaré.

Y de todo hombre, del hermano de todo hombre demandaré la vida del hombre.El que derrame sangre de hombre, por el hombre su sangre será derramada, porque a imagen de Dios hizo El al hombre.

¿Así que, porqué los animales de la tierra le van a temer al hombre? Porque, ellos NECESITABAN tener  el miedo instintivo hacia el hombre puesto en ellos para preservar la especie. Aparentemente antes del Diluvio los animales tenían poco, si acaso ningún temor del hombre. Como nota al calce esto explica por qué Noé no tuvo que ser como el Flautista de Hamelin para hacer que todos esos animales entraran al Arca….pocos, si acaso ninguno, tenía temor del hombre. Dios no puso ese temor instintivo en ellos cuando ÉL los creó. Después de todo por primera vez en la historia del mundo, después del Diluvio, Jehová le había dado al hombre permiso para comer otras criaturas vivas…el cual quiere decir, que el hombre ahora tenía licencia para MATAR a otras criaturas vivientes…..mientras que antes no tenía permiso.   Hasta ahora, según Génesis 9:3 explica, eran las plantas verdes las que eran la fuente oficial de comida para el hombre. Aun cuando me deprime el pensarlo, el hombre fue creado para ser un vegetariano.

Ahora, otra cosa más. En Génesis 9, verso 5 dice “de todo animal lo demandare”…eso es, que Dios va requerir esa vida de las bestias por matar otra vida que tiene sangre en ella. Nosotros también vemos que aparentemente los ANIMALES también eran vegetarianos justo hasta el Diluvio, al igual que los humanos. Por lo que Dios no puso un conjuro en los animales que estaban en el Arca por todos esos meses (de tal manera que no querían matar y comer a Noé y su familia, o el uno al otro); ellos no tenían instinto para hacer tal cosa y aparentemente no tenían sabor para la carne.     

Permítanme ser muy claro; la cronología de cuales comidas podían comer se ve algo como esto: Comenzando con Adán y Eva, y hasta el tiempo de Noé y el Gran Diluvio, los animales no debían de ser matados para comida. Pero los animales (presumiblemente animales PUROS domesticados) eran matados para sacrificio y sería razonable pensar que las pieles de esos animales fueron usadas por un tiempo como ropa y quizás para tiendas y para aguantar líquidos. Justo hasta el Diluvio los hombres eran supuestos a ser vegetarianos. ¿Acaso algunos hombres…quizás muchos….desobedecieron esa instrucción? Probablemente.  

Después del Diluvio Dios le da a Noé y a su familia (las únicas personas que quedaron en la tierra) la instrucción que ellos PODÍAN matar animales y comer su carne. ¿Por qué? Yo no se y la Biblia no lo dice. Interesantemente la gama de animales que ellos podían comer parece ser sin restricción. En otras palabras no hubo mención de puro o impuro en lo que respecta a la selección de animales para comida. Aunque pudo haber sido que era entendido por el hombre que debía comer solo aquellas cosas que eran apropiadas para sacrificio y Dios ciertamente ya había clasificado los animales para sacrificio en puros e impuros. Pero yo no encuentro una indicación que el hombre tenía ninguna restricción puesta en la carne como comida.  

Por lo que parece que el hombre podía comer CUALQUIER criatura viviente, comenzando inmediatamente después del Diluvio, y eso estuvo en efecto HASTA que Dios le dio la Torá a Moisés en el Monte Sinaí…..alrededor de 1200 años o más después del Diluvio. Luego en el Monte Sinaí Dios dio instrucciones explícitas con respecto a comer criaturas vivientes como comida y las divide en puras (aceptables) e impuras (no-aceptables).  

Vamos a parar aquí y continuamos con el tema de la sangre la próxima vez.

6355 N Courtenay Parkway, Merritt Island, FL 32953

Copyright © 2022 Seed of Abraham Ministries, Inc.
All Rights Reserved | Copyright & Terms