image_pdfimage_print

Levítico Lección 22 Capítulos 14 y 15

Levítico

Lección 22 Capítulos 14 y 15

Nosotros hemos estado tratando con el tema del Tzara’at. El principio detrás del Tzara’at es que es causado por acto de Dios por el cual el Señor determina que Él quiere hacer visible una condición espiritual impura o maléfica de la persona. Nosotros la hemos visto ser aplicada a la tela y a la piel. Tzara’at es explícitamente una enfermedad espiritual. Comenzando en el verso 33, Levítico trata con Tzara’at en la casa. Vamos a volver a leer una pequeña porción de Levítico 14 para familiarizarnos con esta porción de la Escritura.

Volvamos a Leer Levítico 14:33  hasta el final

Como se nos hace claro en el verso 34, es Jehová quien pone esta plaga en la casa de alguien. Por lo que Dios dice, “cuando ponga una aflicción sobre tu casa en la tierra…..” Esto es un castigo por una transgresión de alguna clase en contra de Dios, al igual que el Tzara’at en un humano es un juicio divino. Y, naturalmente, el tratar con esta enfermedad en una casa era muy similar a tratar con la enfermedad de la piel en una persona. Primero si una descoloración color verde o roja era descubierta en una pared, la misma debía ser reportada al sacerdote. Era el sacerdote el que hacía la determinación si era Tzara’at o no.   

Si el sacerdote sospechaba que había Tzara’at en la casa, la misma es puesta en cuarentena por 7 días. Después de los 7 días el sacerdote regresa e inspecciona la casa; si la descoloración se ha regado entonces es considerado Tzara’at. Para erradicar la enfermedad las piedras que han sido infectadas deben ser removidas y puestas fuera del campamento en un lugar especial. Ellas deben ser ubicadas en un lugar impuro. En adición, la mayoría de las casas eran hechas de piedra, o de ladrillos para que fuera impermeable, el yeso de lodo debía ser raspado alrededor del área descolorada, y también el mismo, debía ser puesto en un lugar fuera del campamento, en un lugar impuro.   

Las piedras enfermas debían ser repuestas con piedras nuevas, y luego enyesadas de nuevo. Pero si un tiempo pasa y la aflicción regresa a la casa….en CUALQUIER LUGAR de la casa….el mismo es considerado un severo caso de Tzara’at y la casa debe ser demolida. Los restos de la casa deben ser transportados fuera del campamento, a un lugar impuro, y deben ser depositados allí.

Si alguien entra a la casa durante el periodo de la cuarentena esa persona llega  a ser impuro….pero no es de una naturaleza seria. ÉL no llega a ser afligido con Tzara’at; el sencillamente está impuro hasta la puesta del sol (hasta el final del día actual), Si la persona entra a la casa Y se acuesta en la casa, o come adentro de la casa infectada, entonces en adición de tener que esperar hasta que se ponga el sol para llegar a ser puro, sus vestimentas deben ser lavadas como una indicacion que un nivel un poco más alto de impureza fue contraído.

Ahora con el pasar de los siglos, varias preguntas en lo que respecta a los detalles para determinar el Tzara’at han surgido.  

Por ejemplo: ¿cuán grande es el área descolorida….llamado nega en hebreo…..debe ser considerada un problema? Era determinado que la mancha descolarida en la pared debía ser al menos el doble del tamaño del nega, que llena los requisitos en la piel de una persona o en la vestimenta de una persona, para poder ser considerado Tzara’at. El Mishnah dice que el nega debe ser del tamaño de dos grissin…o en medida moderna, como el tamaño de un centavo, para poder llenar los requisitos de Tzara’at en la piel (por lo tanto el doble de eso para una pared). También la descoloración….el nega.….debe de aparecer en dos de las piedras del edificio. Otra consideración era el color: ¿Si tenía que ser todo rojo o todo negro? La contestación era que el mismo podía ser una combinación de colores.   

Date cuenta de las similitudes entre el tratar el Tzara’at en una casa y en una persona. Si una erupción ocurría, el sacerdote debía ser llamado para hacer la determinación. Si no es lo suficientemente claro que es Tzara’at entonces se pone en cuarentena, por un periodo de 7 días. Si es Tzara’at entonces el objeto afectado, ya sea un edificio de piedra o una persona, es declarado impuro y debe ser puesto fuera del campamento en un lugar impuro. Parte del tratamiento para Tzara’at  es que la superficie del objeto debe ser raspada; el pelo de una persona debe ser raspado, igualmente el yeso de lodo del edificio debe ser raspado.  

El punto aquí es: el patrón para tratar con el Tzara’at en una persona, casa, vestimenta, objeto de piel, permanece el mismo. Esto no debe de ser sorprendente para nosotros.  

Por lo que como podemos ver en el verso 49 para poder descontaminar la casa….queriendo decir las piedras y remover el yeso de lodo, pero la casa no era destruida ni desmantelada…..nosotros nuevamente vemos la misma fórmula en la purificación de una persona. Y la misma involucra un ritual usando un par de pájaros puros, hisopo, tinte de escarlata, y madera de cedro. La sangre de uno de los pájaros es puesta en un envase que tiene mayim chayim…..agua viva….adentro, y la mezcla es rociada hacia la casa 7 veces. El pájaro vivo es libertado, y la casa ahora es pura.   

El capítulo termina sin ofrendas ni sacrificios. Recuerda que el matar al pájaro no es considerado un sacrificio…..es una clasificación diferente de los rituales de matar. ¿Entonces porqué no hay sacrificios ofrecidos para la casa? Como les mostré durante las pasadas semanas hay un proceso para ser purificado de un estado contaminado….de una condición impura…..hacia un estado de pureza. Y luego de pureza la persona puede ser hecha santa por medio de la sangre de los sacrificios. Como la casa no tiene ningún requisito para ser santa, sino que solo pura, ningún sacrificio era necesario para la casa. Santo no es un estado necesario para una casa, porque nunca va a estar en comunión con Dios. El procedimiento del pájaro, agua viva, hisopo, escarlata, madera de cedro es lo único que es necesario.  

Una pregunta muy razonable para hacernos en este momento es: ¿Sucede el Tzara’at todavía? De hecho generalmente hay un acuerdo entre los rabinos que no sucede, al menos exteriormente. Ellos asumen esto de acuerdo a la observación; en otras palabras ellos han observado que no ha habido ningún caso de Tzara’at por siglos. Naturalmente ellos están desconcertados con eso.

Hay una variedad de razones ofrecidas por los eruditos judíos de la posible razón  para esto y la que es más aceptada es porque no hay Templo. Como no hay Templo, no hay sacerdocio. Sin sacerdocio no hay ninguna autoridad para discernir Tzara’at o para llevar a cabo la limpieza y los rituales de expiación; y sin Templo no hay ningún lugar para llevar a cabo esos rituales.

Aún más se piensa que aunque el Señor ya no aflige la piel de las personas con Tzara’at ÉL sí aflige su alma; por lo que aun cuando no es visible, el alma de una persona puede llegar a ser hecho impuro. Y que en la muerte el Tzara’at del alma de la persona no solo les sigue hacia la vida después de la muerte, la misma determina que ellos no pueden existir con la comunidad de los justos por lo que ellos son excluidos.  

Yo encuentro fascinante lo bien que ese sistema de pensamiento cruza con las creencias cristianas. Que ciertamente nuestra impureza es visible solo para Dios, y la misma debe ser purificada por el Mesías Yeshua o nuestra alma no es pura y por lo tanto no puede estar en la presencia de Dios;  esto resulta en una vida después de la muerte en el infierno, lejos de la comunidad de los justos muertos en Cristo para toda la eternidad.

Vamos a dejar el tema de Tzara’at y continuemos con Levítico 15.  

Levítico Capítulo 15

Permítanme advertirles por adelantado que el capítulo 15 es bastante gráfico y explícito. El mismo trata con el tema de la secreción humana…tanto normal y anormal….de los órganos sexuales del hombre y la mujer. Y lo hace de una manera muy práctica. Sería fácil brincar este capítulo debido a la incomodidad que puede causar a algunos; pero esto es la Palabra de Dios…..Sagrada Escritura. Es la Torá. La misma se nos fue dada a nosotros para estudiarla y leerla y conocerla. El primer libro de la Torá generalmente enseñado a judíos religiosos es Levítico, y el capítulo 15 no lo brincan. Así que si niños de 6 años lo pueden hacer, nosotros también debemos de poder hacerlo.   

Leer Levítico 15

El capítulo 15 es el final de una serie de capítulos que discuten varios aspectos de puro e impuro. El próximo capítulo que vamos a discutir, (capitulo 16) discute el importante ritual de Yom Kippur. Yo les digo esto porque estos 5 capítulos anteriores sobre la impureza establecen la NECESIDAD para el ritual de Yom Kippur.  

El ritual de Yom Kippur (el Día anual de Expiación) es primordialmente acerca de purificar el Tabernáculo (el Santuario mismo) de la impureza que ha sido traída debido al constante contacto diario con el Tabernáculo, y más tarde el Templo, que los humanos habían tenido…muchos de los cuales estaban en una condición impura y no lo sabían, o voluntariamente transgredieron las reglas de pureza de Dios al entrar en el Tabernáculo en su estado impuro o cosas accidentales….tales como cuando una mujer entra y sin advertencia alguna comienza su periodo.   

Ahora yo pienso que lo mejor que quiero establecer y explicar sobre el capítulo 15…y el cual es demostrado por la totalidad de los últimos 4 capítulos más nuestro  capitulo actual….es que el entrar en un estado de impureza no necesariamente equipara con el cometer un pecado. Déjenme repetir eso: nosotros no podemos, y no debemos, hacer de la palabra impura y pecaminosa, palabras sinónimos. El estar impuro no necesariamente hace a la persona pecaminosa ni indica que ellos han pecado. Esto es un importante fundamento Bíblico que debemos entender.

Permítanme demostrarles esto a ustedes usando situaciones que anteriormente hemos discutido. En la Torá, Jehová nos dice que EL ve al mundo dividido en dos grupos básicos de personas y cosas: Personas y cosas PURAS y personas y cosas IMPURAS. Las personas PURAS son aquellas personas que son parte del campamento de Israel. Las personas impuras son aquellas que están FUERA del campamento de Israel. En términos generales los Israelitas son personas puras, los gentiles son personas impuras (hay varias advertencias a todo esto que ya nosotros hemos discutido).   

¿Por lo que, qué hace a los gentiles IMPUROS y a los Israelitas PUROS? ¿Son los gentiles inherentemente pecadores y los Israelitas no? ¿Acaso los gentiles violan los mandamientos de Jehová pero los Israelitas no? ¿Acaso los gentiles tienen naturalezas pecaminosas, pasada por Adán, pero los Israelitas de una manera u otra lo han evadido? No, claro que no. El pecar (como hace nuestra naturaleza pecaminosa) nos lleva a la impureza. Los hebreos que seguían la Torá tenían un remedio para su impureza; todos los demás no lo tenían.  .

Los gentiles son nacidos hacia un estado puro; pero en un tiempo muy corto nuestra naturaleza va causarnos que pequemos. El pecado trae impureza; por lo tanto nosotros podemos decir que todos los gentiles son impuros porque “por cuanto todos pecaron y no alcanzan la gloria de Dios”. Por lo que a menos que nosotros nos unamos a Israel nosotros no tenemos ningún camino de recuperar la pureza de la impureza causada por nuestro pecado.   

Al aceptar el trabajo de nuestro Salvador nosotros estamos aceptando las provisiones del pacto que Dios hizo con Israel. Al confiar en Yeshua nosotros llegamos a ser Israelitas (de un punto de vista espiritual, no uno físico) y por lo tanto HAY un remedio para nuestro pecado y la impureza que genera.  

Ahora que este patrón está establecido….que son las decisiones de Dios lo que define lo que es puro e impuro y como puede (o no se puede) ser remediado…nosotros encontramos esto a través de estos 5 capítulos fundamentales que hemos estado discutiendo. Y nosotros encontramos un sinnúmero de situaciones….tales como una madre dando a luz o comenzando su ciclo mensual….o estando en contacto con un muerto….que no puede  (de ninguna manera podemos comprender) estar directamente atado a cometer un pecado. Nosotros encontramos ciertos alimentos que son aceptables, puros, mientras otros son prohibidos, impuros. ¿Son algunos de estos alimentos BUENOS y otros MALOS? No. Nosotros encontramos que ciertos animales son considerados puros para propósitos de sacrificios y otros impuros. ¿Son algunos animales BUENOS y otros animales MALOS? No.

El patrón es que Dios hizo algunas elecciones. Punto. Y por fe nosotros tenemos que aceptar esas elecciones, sin ninguna explicación.     .

El llevar estos principios de puro e impuro a nuestra terminología cristiana; ¿fuiste elegido por Dios para ser admitido adentro del Reino….con esto quiero decir ser salvo….porque eres inherentemente MEJOR que otras personas? ¿O Jehová te aceptó porque exhibes mejor comportamiento que otros? El principio de elección al Reino de Dios….esa elección misteriosa que Dios hace entre los humanos que los teólogos han tratado por siglos de comprender y explicar…..es sencillamente la extensión y el patrón para lo puro e impuro. Ustedes son traídos adentro y declarados puros porque Jehová, en SU soberanía, te escogió. Otros NO son traídos adentro, y ellos permanecen impuros porque Jehová, en Su soberanía,  no los escogió.   

En cambio si ustedes han sido traídos adentro y admitidos en el Reino, como creyente, ¿si pecas de nuevo te convierte en impuro nuevamente? Nosotros debemos esperar que no; porque si eso es posible eso quiere decir que el Espíritu Santo DEBIÓ de habernos abandonado. Porque independientemente de las razones por contraer la impureza, el efecto primario es que una barrera es levantada entre la persona impura y Dios. A nada impuro se le permite estar en contacto con lo santo.  Por lo que el decir que eres un creyente en un estado impuro sería un oxímoron….yo no veo como uno puede ser los dos a la misma vez.  

Al demostrar todo esto el Señor, también nos ha mostrado de qué se trata la santidad. Dios, siendo santo, evade todo contacto con lo impuro. Nosotros, siendo santo, (solo por nuestra confianza en Yeshua) debemos seguir el ejemplo de Jehová  y mandamientos y TAMBIÉN debemos evadir contacto con lo que es impuro. Como pueblo santo (realmente un sacerdocio) es incompatible para nosotros estar en contacto con las cosas impuras.  

En este capítulo nosotros vamos a encontrar muchas razones para que un hombre o una mujer sean declarados impuro aunque no hayan hecho nada malo. Más adelante vamos a encontrar el segundo principio que desearíamos no tratar con el mismo, y es que no toda la impureza es la misma. Hay grados de impureza. Alguna impureza es permanente. Alguna impureza es temporera. Alguna es un castigo directo de Dios. Alguna viene de funciones del cuerpo que son normales e inevitables. Y dependiendo de la naturaleza de la impureza nosotros encontramos que una inmersión rápida en el rio nos regresa al estado de pureza; otras veces el sencillamente esperar hasta la puesta del sol…el cual termina un día y comienza el próximo….purifica; en otras ocasiones una serie de rituales extensivos y costosos deben ser llevados a cabo y los mismos involucran al sacerdote. En algunos casos la impureza es tan severa que la persona es excomulgada de la sociedad y de su relación con Dios. En otras ocasiones es una separación de poco tiempo. 

Los primeros 18 versos del capítulo 15 conciernen solo a hombres, y el verso 1 dice “Cuando cualquier hombre tenga flujo de su cuerpo…..” las Biblias usan diferentes palabras para exactamente de dónde este flujo sale. La palabra hebrea usada aquí es “basar”….y la misma quiere decir carne o cuerpo. Pero aquí se usa como un eufemismo que se refiere al órgano masculino.

Y al igual que cuando estudiamos Tzara’at, y tuvimos una lista bastante detallada de lo que constituía Tzara’at y lo que no constituye Tzara’at, nosotros ahora obtenemos una lista de lo que constituye una secreción….queriendo decir una secreción ANORMAL….y como reconocerla como tal. Hay dos formas básicas: la primera es que la secreción es un flujo….un líquido que corre; y la segunda es un flujo un poco más grueso que actua como un sello o bloque a una apertura. Un varón con esta condición es impuro.

Luego encontramos que este tipo en particular de impureza puede ser transmitido a objetos inanimados. Específicamente cualquier cosa en la que se haya acostado o sentado llega a ser impuro…..su cama, un colchón, un cojín, lo que sea. Cualquiera que se acerca y toca este objeto después que el hombre infectado ha transmitido su impureza TAMBIÉN llega a estar impuro. Por lo que aquí tenemos la impureza yendo de la persona, a un objeto, y luego de ese objeto a otra persona. La 2nda persona, llegando a ser impura por tocar ese objeto, ahora ÉL MISMO llegando a ser el cargador de la impureza……un verdadero efecto dominó comienza. Por lo que de alguna forma esta impureza de una secreción es mucho más contagiosa que el Tzara’at…porque la impureza del Tzara’at NO se transmite de una persona a otra

Aunque la impureza de una secreción es más contagiosa que el Tzara’at, la misma no es un asunto tan SERIO como el Tzara’at. Una persona que toca un objeto en el cual la persona con la secreción se ha acostado, es purificada con un lavado y espera…….él es sumergido en agua y luego el espera hasta la puesta del sol. Ningún sacrificio de expiación es necesario.  

La transmisión de la impureza de la persona afectada también puede ser alcanzada con tocar a otro humano. Y lo que era (y yo honestamente no sé si todavía lo es) una costumbre bastante repugnante en esos días, si la persona con la secreción escupía a otro, eso transmitía su impureza a su blanco.  

 El verso 9 continúa diciéndonos que no solo en lo que la persona impura se acostaba, pero tambien en lo que se montaba…….algo como una silla de montar, también llegaba a ser impuro. Cualquiera que tocara el objeto en el cual el montaba……llegaba a ser impuro hasta la puesta del sol. El verso 11 indica, que si el hombre infectado lavaba sus manos, él podía tocar algo o a alguien con esas manos lavadas,  y la impureza que el tenia no era transferida a nadie más. ¿Acaso no es eso un giro interesante?   

Vamos a pausar aquí por un segundo. Yo no voy a entrar en  más detalles o volver a repasar estas leyes de transmitir o no transmitir la impureza de uno con esta secreción a otro. Pero date cuenta cuan complejo y cuantas ocasiones diferentes con resultados diferentes son tratados aquí. Yo señalo esto porque hace unas cuantas lecciones atrás nosotros discutimos, que como creyentes, no debemos venir en contacto con las cosas impuras, aunque si así lo hiciéramos, nosotros no necesariamente llegábamos a ser impuros. Pero, en cambio, como nosotros somos instruidos no solo a estar unidos entre nosotros, como un pueblo puro y santo, y de esta manera evadir llevar las Buenas Nuevas al mundo impuro. En otras palabras a nosotros  realmente se nos dice que busquemos a los impuros y los amemos. Nosotros debemos alcanzar y buscar a los homosexuales, prostitutas, criminales encarcelados, y los impíos de todas clases…..gente impura de toda clase.

Pero, de alguna manera, nosotros no contraemos la impureza de ellos. Aunque Pablo nos advierte que una cosa es “tocar” a una prostituta, y otra es poner la mano de bondad en su hombro….y una cosa es  mostrarle a estas personas impuras el amor y la misericordia de Dios, y otra es “unirse” o “llegar a estar en unión” con una prostituta por ejemplo….eso es tener sexo con ellas o llegar a ser una de ellas. En el primer caso nosotros estamos llevando a cabo el santo mandato de llevar las Buenas Nuevas a todo el mundo, y en el otro estamos violando el santo mandato de estar aparte de toda cosa impura. Ambos envuelven contacto con lo impuro; aun cuando es impureza de diferentes grados, con consecuencias diferentes. nosotros no debemos confundirnos o estar impactados por esta contradicción; Levítico nos muestra que toda la impureza no es la misma, ni tampoco  el camino a la pureza de diferentes clases de impureza es todo lo mismo……excepto que SIEMPRE involucra AGUA VIVA…mayim chayim. 

Nosotros acabamos de ver en Levítico que un hombre infectado, con SOLO lavar (en otras palabras purificándose) sus manos podía hacer que su impureza no se transmitiera a otro; así es para nosotros. Esa barrera protectora y limpiadora de Agua Viva que prevenía la transmisión de su impureza a otro, para nosotros, es Yeshua. Nosotros estamos cubiertos no solo con Su sangre sino que también inundados con Su Agua Viva. Por lo que nosotros estamos inmunes a la transmisión de la impureza….siempre y cuando permanescamos en unión con ÉL.  

Pero al igual que con este hombre infectado aquí en Levítico 15, ¿acaso eso quiere decir que como había una manera para guardar de transmitir su impureza, esa impureza de repente deja de existir? Claro que no; hermanos escúchenme: la impureza está viva en este mundo a pesar de todas las doctrinas desinformadas que le pueden haber enseñado. Jesús no abolió la impureza….aunque en algún momento después de Su venida Él si lo hará. La impureza abunda en el planeta tierra y en todo lo posible, como pueblo santo y como nosotros somos ordenados, nosotros debemos de evitar estar en contacto con la misma, ciertamente NUNCA en unión con la misma, y nunca participar a sabiendas con la misma….excepto en los casos donde nosotros estamos demostrando el amor y la gracia de Cristo.  

Interesantemente a pesar de la amenaza de tan fácilmente transmitir su impureza no hay un requisito que diga que este hombre debe estar en cuarentena o dejar su casa o la familia. En el verso 13 se nos dice que cuando la secreción para….esa es su enfermedad y por lo tanto la causa de su impureza se va…..los pasos para re-tomar la pureza son bastante leve. Él debe de esperar 7 días hasta DESPUÉS que él se da cuenta que los síntomas han desaparecido, y luego él se baña y lava su ropa. Después de eso él lleva dos pájaros….el menos caro y valioso de todos los posibles sacrificios…..al Tabernáculo donde un sacerdote oficia los rituales de sacrificios de los pájaros.   El texto hebreo original nos dice que un pájaro es usado PRIMERO para el sacrificio de Hatta’at (Purificación) y luego el 2ndo pájaro es usado para el sacrificio del ‘Olah (ofrenda de holocausto).  

Ahora mira esto: el primer sacrificio es un Hatta’at, el cual expía por el hombre DESPUÉS que ha sido limpiado…..que es que él es traído de regreso de la impureza a la pureza por medio del agua.

Es solo después del Hatta’at que él es un miembro completamente restaurado a Israel….santo; y solo un miembro completo de Israel  (por definición uno que es santo) PUEDE acercarse a Dios con un regalo de “agradecimiento”, la ofrenda de holocausto (el O’lah). Por lo que hasta la secuencia de las ofrendas de sacrificio tienen un importante significado para nosotros.

Los versos 16 – 18 trata con lo que yo llamo secreción del varón…..el tipo que ocurre naturalmente y no tiene nada que ver con una enfermedad o una disfunción. Esto también incluye los resultados del acto normal y ordenado por Dios entre un hombre y su esposa que se unen físicamente.  Aun así el hombre y su esposa entran en el estado menos posible de impureza por un corto periodo de tiempo. Un lavado y una espera…..un baño y una espera hasta que se ponga el sol….es el único requisito para volver a obtener la pureza.

Hay unas cuantas cosas importantes que debemos saber acerca de todas estas cosas; primero aun cuando este estado de impureza de rito en el que se encuentra un hombre y su esposa es por un corto periodo de tiempo el mismo es el menos severo, no obstante, es impureza. Ninguno puede participar en prácticas religiosas hasta que vuelvan a estar puros nuevamente. De hecho el varón, si era un guerrero en el ejército Israelita, no se le permitía pelear en batalla ese día. Esto es porque cuando los Israelitas peleaban en contra de ejércitos de otros países, eso se consideraba una Guerra Santa.  ¿Puedes ver esto? Ninguna persona impura puede participar en una Guerra Santa dirigida por Dios; esto es porque es un empeño santo (y aparte de eso porque hay reglas muy estrictas establecidas por el Señor en lo que concierne a una guerra santa). Segundo, interesantemente, esto involucra una pregunta que se me hizo hace mucho tiempo atrás. Cuando un varón con una secreción anormal se baña, las Escrituras hebreas dicen que la inmersión debe ser completamente en algo llamado Agua Viva….mayim chayim. Aunque bajo la mayoría de las clases de los rituales de inmersión el agua puede ser una mezcla de agua regular mezclada con Agua Viva…en hebreo esto se llama Mikvah mayim. La mayoría de los Mikvahs…aquellas piscinas de inmersión de antigüedad hechas de piedra….eran generalmente llenadas con agua de lago o de pozo, y luego una poco de Agua Viva era añadido. Aun cuando este no era SIEMPRE el caso; algunos Mikvahs, los cuales estaban cerca de los manantiales y los ríos y estaban localizados en ciudades más sofisticadas (como Jerusalén) eran completamente llenados usando solo Agua Viva. Esto era una mayor carga para los sacerdotes y la población que poder usar agua que estaba más disponible y conveniente. Si un hombre con una secreción vivía en una aldea periférica (lo cual era la norma), tenía que viajar una distancia para poder bañarse en un Mikvah lleno de 100% mayim chayim.  

Yo señalo esto porque el hombre con la secreción se le requería que se bañara en 100% Agua Viva para llegar a ser puro nuevamente;  mientras que el hombre y la esposa, bajo situaciones conyugales normales, podían bañarse en la mezcla de agua más típica que solo tenía un poco de Agua Viva. Por lo que aquí hay otro ejemplo de los diferentes niveles de pureza que eran requeridos para los diferentes niveles de impureza que eran contraídos.

Tercero, y finalmente, es beneficiosos darse cuenta que Dios puso una barrera estricta e impasable entre la religión de los hebreos y todas las otras religiones conocidas. El sexo era unas partes de los ritos religiosos usuales y acostumbrados para todas las religiones del mundo…generalmente, pero no siempre, estaba asociada con los derechos de fertilidad. Jehová tomó grandes medidas para prohibir cualquier cosa en lo que respecta a los medios de reproducción y la sexualidad humana de la tierra santa en la cual Él habitaba.  

Comenzando en el verso 19 se comienza a tratar con la secreción de la mujer.

La primera clase de secreción es una normal: el ciclo menstrual de la mujer. Y ella está impura por 7 días después de su inicio. Esta condición se llama en hebreo niddah y aun cuando la mayoría de las veces es asociada con la menstruación, también es usada en la Biblia como un término que incluye una variedad de diferentes posibilidades para el estado de impureza en el que se encuentra la mujer. Cualquiera que toque a la mujer impura también llega a estar impuro, aunque es un nivel leve de impureza. Al igual que el hombre con esta secreción ANORMAL, esta mujer con su secreción NORMAL es contagiosa; y ella puede transmitir su impureza a cualquier cosa en la que ella se siente o se acueste. La ruta para la pureza incluye los mismos rituales (lavado y esperando a la puesta del sol) aunque el ritual de lavado también incluye lavar la ropa. Si un hombre y su esposa tienen relaciones sexuales durante este tiempo su impureza es transmitida a él, y él, también, va estar impuro por la misma cantidad de tiempo en el que ella esta impura: 7 días.   

Ahora aunque es difícil encontrar muchas inferencias entre la causa Bíblica de la impureza y la ciencia moderna, HAY una entre las reglas del periodo y fertilidad de la mujer. Yo sospecho que muchas damas en este salón tiemblan ante lo que la vida de una mujer hebrea debió de haber sido teniendo que regularmente pasar por todo este ritual. Bueno en realidad no era tan malo como parece ser  (y yo conozco unas cuantas mujeres ortodoxas que ven este ritual como algo satisfactorio y de honor). Es un hecho médico que en tiempos de antigüedad la típica mujer Israelita NO tenía que tratar con un ciclo menstrual regular. Primero ella generalmente se casaba un poco después de la pubertad y casi inmediatamente ella quedaba embarazada y comenzaba a dar a luz bebe tras bebe. Segundo no era inusual para una mujer continuar lactando a su bebe hasta que el niño tuviera al menos 3 años, y en ocasiones 4 o hasta 5 años de edad. Una madre que lactaba generalmente no tiene su periodo regular durante ese tiempo, por lo que ella no está sujeta a esa causa de impureza de rito. Por lo que la experiencia típica de una mujer del occidente no se parece en nada a la de una mujer de tiempos Bíblicos. Era probable que aun cuando las jóvenes, justo después de la pubertad, trataban con la impureza mes tras mes la mujer promedio que estaba casada no pasaba por eso.

En el verso 25, nosotros cambiamos del tema de secreción a secreciones anormales en la mujer. Generalmente la definición para este tipo de secreción es que ocurre FUERA del tiempo de su ciclo y es algo continuo. Una mujer experimentando este problema de salud esta impura, y permanece asi todo el tiempo en que ella permanezca en esta condición. Ahora esta condición debió de haber sido terrible para una mujer no solo porque ella no podía tocar, ni tampoco ser tocada, por otra persona.

A ella no se le requería vivir fuera de su hogar ni fuera del campamento, pero ella era evadida  porque con tan solo rozar con ella UNO se podía poner en un estado impuro. ENTIENDE: esto NO es Tradición; esto es Ley Bíblica tomada directamente de la Escritura. Por lo que en el Nuevo Testamento cuando nosotros leemos la historia de la mujer con el flujo por 12 años….bueno…esto era una persona físicamente y emocionalmente devastada que también era una marginada social.

Con lo que nosotros hemos aprendido hoy vamos a tratar de entender un poco mejor la historia descrita en Marcos 5 donde este incidente de la mujer con la secreción ocurre. Esta mujer impura, quien ha estado en este mismo estado de impureza por 12 años, escucha de este sanador judío llamado Yeshua y va a donde él en busca de ayuda.

LEER MARCOS 5:22-34

Esta mujer, impura de su secreción y empobrecida por pagar dinero a falsos sanadores que no le ayudaron, toma un enorme riesgo. Si ella intencionalmente tocaba a un hombre….particularmente un Rabino como Yeshua….ella iba a transmitir su impureza a él. El castigo para ella por hacer tal cosa en los días de Jesús era ponerla fuera del campamento.  Ella podía haber sido ejecutada, aun cuando esto era bastante raro. Ella sabía esto, Jesús sabía esto, y todo el mundo en la multitud sabía eso.

Pero ella estaba confiada que Yeshua era quien Él decía decir que ÉL era, que arriesga todo sencillamente para tocar su vestido en espera de ser sanada de su IMPUREZA.   Según todas las leyes Levíticas, Yeshua debió de haber sido declarado impuro al instante que ella toca Su vestido. En vez ella fue sanada instantáneamente; y claro como Yeshua ES el Agua Viva de purificación no hay mención de ÉL haber entrado en un estado impuro. Aunque ustedes pueden estar seguros que al todo el mundo enterarse lo sucedido ÉL iba a ser añadido a los rangos de impureza (en lo que concierne a las autoridades religiosas).  Cristo demuestra cómo es que un creyente  puede ser tocado por la impureza, y el creyente no llega a ser impuro. Esta historia nos demuestra que ÉL no reprendió a esta persona impura (impura sin tener la culpa) quien estaba buscando una manera de ser sanada de su impureza, sino que más bien mostró su amor y su misericordia al ella actuar en un acto sencillo de fe (pero arriesgado).

Ahora al leer los últimos versos de Levítico 15 nosotros sabemos lo que le hubiera sucedido a la mujer en la historia de Marcos 5: Primero, una vez su secreción terminara ella tenía que esperar un periodo de 7 días. Después que ella estuviera pura y pudiera ir al Templo para hacer un sacrificio de un pájaro; este era el sacrificio de Hatta’at (el sacrificio de purificación). Luego ella tenía que usar un segundo pájaro (un animal de sacrificio bastante económico) para hacer una ofrenda de holocausto, el O’lah. Ahora yo no puedo dejar de ver que no hay mención de un ritual de lavado. Esto es desconcertante, y yo verdaderamente no tengo una solución. Una posibilidad es que el baño de rito era algo tan bien entendido que no había necesidad de mencionarlo.    Nosotros encontramos en varios pasajes Bíblicos cuando habla de los sacrificios que una clase de fórmula corta es usada para describirlos; por ejemplo, un pasaje que habla del requisito de Minchah, pero el ‘Olah no lo mencionan.

Aunque nosotros sabemos que un “Olah era necesario siempre que un Minchah era llevado a cabo, porque estos dos sacrificios iban mano a mano. TU no HACES un Minchah sin también hacer un “Olah. Pero al no haber mención del ritual de inmersión para la mujer curándose del periodo largo de secreción no común, nosotros sencillamente no podemos estar seguro de porque esto fue así.

El verso final de Levitico 15 es verdaderamente como un resumen de los capítulos 11, 12, 13, 14 y 15….los capítulos concernientes al ritual de impureza. Y el mismo nos dice que las razones por las cuales los Israelitas necesitaban escrupulosamente obedecer estas regulaciones de pureza; era porque si ellos no lo hacían, ellos podían contaminar el santuario santo de Jehová, y el castigo para esto podía ser la muerte.  

La palabrería, en el hebreo original, del verso 31 es interesante. El hebreo comienza ve-hizzartem…… y esta frase es usada aquí  y en ningun otro lugar de la Biblia. Y, en su sentido más literal, quiere decir “…..tú debes hacer que los Israelitas eviten”….o “….tú debes hacer que los Israelitas estén separados de” toda impureza. Y, claro que, continúa diciendo que su impureza puede contaminar el santuario de Dios y el castigo muy bien puede ser la muerte. Por lo que, el punto es, que Jehová está diciendo en primer lugar, que no llegues a estar impuro.  Y, si lo llegas a estar, ni tan siquiera pienses que puedes estar cerca de mi Tabernáculo sagrado.

Ahora, aun cuando esto termina el capítulo 15, yo no puedo dejar de señalar que las primeras palabras del capítulo 16 son: “El Señor habló a Moisés después de la muerte de los hijos de Aarón, cuando se acercaron a la presencia del Señor….”. Por lo que todas estas nuevas leyes estaban bastante frescas en las mentes de las personas, y ellos sabían que Dios estaba convencido de esto cuando ÉL amenazó de matarlos si ellos profanaban Su Santo Lugar de Morada (el cual obviamente, es exactamente la misma amenaza en la que el mundo entero vive hoy en día).  El requisito es uno sencillo: se hecho limpio y santo y permanece así, o si no mueres….eternamente…a mano de Dios.

La semana que viene discutiremos Levítico capítulo 16.

6355 N Courtenay Parkway, Merritt Island, FL 32953

Copyright © 2022 Seed of Abraham Ministries, Inc.
All Rights Reserved | Copyright & Terms