image_pdfimage_print

Hechos Lección 56 Capítulos 27 y 28

EL LIBRO DE HECHOS

Lección 56, Capítulos 27 y 28

Hoy llegaremos al capítulo final del Libro de los Hechos. Aunque parece que todo el libro ha sido sobre Pablo, la primera mitad de Los Hechos se centró en Pedro y el movimiento de Yeshua en la Tierra Santa. Cuando el foco finalmente gira hacia Pablo, la ubicación también gira a las tierras extranjeras del Imperio Romano, donde más del 90% de los judíos vivían en la época del Nuevo Testamento.

Antes de terminar el capítulo 27 y luego leer el capítulo 28 quiero señalar algo que probablemente se ha vuelto claro para ustedes; y es que, si bien Pablo suele ser llamado apóstol de los gentiles, eso es solo así en el sentido más amplio porque desde principio a fin de los Hechos, y en todas las Epístolas de Pablo, él también está ministrándole a los judíos. De hecho, cada vez que entra en una nueva ciudad o un pueblo, su primera parada es en una sinagoga judía. Creo que un título mejor y más descriptivo para Pablo sería el Apóstol de la diáspora, ya que sus principales tratos eran con los judíos. Y recordemos siempre que cuando Pablo fue a los gentiles no fue con la idea de iniciar una religión separada para los gentiles (que al principio tomó el nombre de cristianismo), sino más bien fue una oferta para los gentiles a unirse a los judíos en sus pactos con Dios. Además, cuando vemos a Pablo llevar el mensaje a los gentiles debemos entender que, aunque de alguna manera es una nueva obra del Señor, por otro lado, no es como si este tipo de cosas no hubieran estado sucediendo ya. Los judíos habían estado haciendo proselitismo a los gentiles durante siglos, y con cierto éxito (a menudo leemos acerca de los muchos temerosos de Dios en el Libro de los Hechos y también escuchamos acerca de algunas de sus historias personales…… gentiles temerosos de Dios como el Eunuco de Etiopía y Cornelio el Centurión Romano).

Lamentablemente, el mensaje de Hechos fue distorsionado por la mayoría de los primeros Padres de la Iglesia que eran antisemitas en un grado u otro, por lo que el mensaje se retorció para ser uno de “los judíos” rechazando a Yeshua mientras los “Gentiles” lo aceptaban. Esto es bíblica e históricamente incorrecto. Leemos de decenas de miles de judíos que aceptan a Yeshua en Jerusalén; de hecho, todos los “Iglesia” de antigüedad eran judíos. Solo después encontraremos a los gentiles uniéndose. Y si la norma para afirmar que los judíos como pueblo rechazaron a su Mesías es que no 100% de todos los judíos lo aceptaron, entonces también los gentiles han rechazado a Cristo porque ciertamente el 100% de los gentiles no lo han aceptado, anteriormente o ahora.

Los últimos estudios sobre el desglose de los adherentes a las diversas religiones del mundo realizados por el Informe Pew ocurrieron en el 2010. Ellos dicen que el 33% de la población mundial es cristiano, y que representa la religión única más grande en el siglo XXI. Es maravilloso. Pero eso también significa que más del doble de ese número (67%) no ha aceptado a Cristo. De los 7 mil millones de personas en este planeta sólo unos 15 millones son judíos, entonces el 99.9% de todas las personas vivas hoy en día son gentiles. Y como 7 de cada 10 personas vivas hoy rechazan a Cristo, ¿cómo nosotros podemos mirarnos en el espejo y decir: “¿Los judíos rechazan a Cristo, pero los gentiles lo aceptan?” Y el número de los gentiles que aceptaron a Cristo en contraposición a los que lo rechazaron fue mucho más pequeño en los primeros siglos D.C.

Así que cuando se lee honestamente y a fondo, el Libro de los Hechos refuta algunas doctrinas cristianas comúnmente mantenidas que elevan a los gentiles y denigran a los judíos ante los ojos de Dios.

Al continuar con nuestra historia del naufragio, Pablo y todos los 276 pasajeros están atrapados a bordo del barco, que está anclado por la popa para que la proa apunte hacia la orilla. La tormenta sigue estallando y el bote salvavidas fue hundido intencionalmente para evitar que la tripulación del barco abandonara el barco y dejara a los pasajeros valerse por sí mismos. Así que la única manera de que alguien sobreviva es que nadará hasta la orilla o usará algunos de los escombros como salvavidas. Pero cualquier intento de salir de la nave tendrá que esperar hasta la mañana, cuando puedan ver exactamente dónde han anclado y qué tan lejos de la tierra podrían estar.

LEE HECHOS CAPÍTULO 27:31 – hasta el final

En el versículo 33, justo antes de que saliera el sol, Sha’ul (Pablo) instó a todos a comer. Claramente, a pesar de que algunos versículos antes Pablo había instado lo mismo, pocos deben haber sido capaces de tomar alimentos. No es como si todos hubieran tenido la misma oportunidad de comer; cada persona en un barco era responsable de traer y preparar su propia comida. Sin duda algunos estaban demasiado enfermos de mar o nerviosos para siquiera pensar en comer. Así que el siempre práctico Pablo estaba siendo simplemente pragmático; lo que estuviera por delante en la próxima hora crucial o dos iba a tomar un esfuerzo físico considerable y la gente necesitaba comer para ganar algo de energía y fuerza. Les recuerda que sabe (por una apariencia divina) que todos sobrevivirán, por lo que no hay necesidad de estar tan ansiosos por el miedo que no pueden comer. Probablemente el barco estaba mucho más estable en este momento, por lo que un nivel mínimo de preparación de alimentos era más factible.

Entonces aprendemos que Pablo partió el pan, dijo la bendición y todos comieron. Al escuchar un sermón o leer un comentario sobre este pasaje, tú puedes darte cuenta muy rápidamente si el maestro o pastor tiene familiaridad con la cultura judía, la historia o el judaísmo por sus conclusiones en cuanto a lo que estaba sucediendo aquí.  He aquí un ejemplo de lo que quiero decir. F.F. Bruce, una persona de doctrina clásico, en su comentario sobre este pasaje dice esto: “Hay un grupo de palabras y frases aquí… “tomó pan”, “dio gracias”, “lo rompió”. Esto apoya la opinión de muchos comentaristas de que la comida aquí fue una comida eucarística”. En otras palabras, F.F. Bruce y muchos otros comentaristas del Nuevo Testamento insisten en que aquí tenemos un registro de Pablo realizando la Comunión. Este es un ejemplo de alguien que ha elegido inyectar su doctrina cristiana gentil y sus creencias personales sobre lo que en realidad denotó en la sociedad judía de ese día, y hasta el día de hoy. Los judíos comenzaron casi todas las comidas con la Berajá, la bendición. El procedimiento que leemos aquí de tomar el pan y romperlo, decir una oración, y luego pasarlo alrededor era normal y habitual en la mayoría de las situaciones de alimentación para los judíos y no tenía absolutamente nada que ver con la Iglesia que creó el sacramento de la Comunión. La mayoría (o al menos muchos) de los pasajeros de esta embarcación eran probablemente judíos y si Pablo no lo hubiera hecho, habría sido visto como alguien que no sigue las costumbres judías. Una de las razones por las que la Iglesia institucional QUIERE que esto sea la Comunión es porque Pablo supuestamente, por ahora, ha renunciado a sus formas e identidad judías y se ha convertido en cristiano (lo que, por definición, significa que el adorador es gentil). Encontrar a Pablo guiando a los pasajeros del barco en un preámbulo judío estándar a una comida (romper el pan y decir una bendición) pone una abolladura sustancial en esa afirmación.

Usando un poco del grano que el barco llevaba para comer, lo que quedaba (casi todo) fue arrojado al mar para aligerar el barco bañado en agua para mantenerlo a flote un poco más (el grano estaba, por ahora, arruinado por el agua salada de todos modos). Ellos no sabían dónde estaban, pero sí vieron una bahía cercana con una playa de arena. En un drama hecho para la pantalla grande, llegó el momento de la decisión; el capitán, utilizando todas sus habilidades, trataría de dirigir el barco herido hacia la playa de arena y aguas menos profundas. No tenían más uso para las anclas y además era una conclusión obvia de que el barco en sí no sobreviviría por lo que cortaron las líneas de anclaje con el fin de permitir que el viento y las olas hicieran su trabajo y con suerte los empujara a la costa y a la seguridad; pero todavía necesitaban ser capaces de dirigir o las rocas que rodean la bahía seguramente abrirían el casco como un huevo. Los timones gemelos habían sido levantados y mantenidos firmemente fuera del agua durante la tormenta para que no se separaran. Así que las cuerdas que las sostenían también fueron cortadas, permitiendo que los timones cayeran al agua por última vez en la vida del barco. Luego, para proporcionar un poco de movimiento hacia adelante para la dirección, pusieron la vela delantera más pequeña (una vela en la parte delantera del barco) y apuntaron hacia la playa. No lo lograron. Chocaron con un lugar donde las aguas se arremolinaron y cayeron tan caóticamente que los timones se volvieron inútiles y allí encallaron en una barra de arena a cierta distancia de la orilla. Esto significa que el ahogarse seguía siendo una posibilidad distinta. Peor aún, todavía estaban en aguas lo suficientemente profundas como para que las olas de la tormenta golpearan implacablemente en la popa plana del barco duramente y destrozara el buque ya maltratado; se necesitaban medidas rápidas.

En este punto cada hombre estaba por su cuenta. El barco estaba prácticamente desintegrándose bajo sus pies; un salto desesperado en el remolino y el agua enojada sería su única esperanza. Pero los soldados de Julio sabían que varios prisioneros a bordo tendrían ahora la oportunidad perfecta de escapar durante el caos y no habría manera de saber con certeza si se habían ahogado y sus cadáveres flotaban, o habían logrado sobrevivir y huir. Así que los soldados decidieron matar a todos los prisioneros. La razón era, que era una política romana estándar que el soldado responsable de permitir que un prisionero escapara en su guardia soportaría el castigo que el prisionero habría recibido si fuera declarado culpable. La mayoría de los que apelaron a César fueron condenados por crímenes capitales y esperaban que sus casos fueran anulados. Pero Julio no quería que mataran a Pablo, y al mismo tiempo no podía mostrar un favoritismo particular; por lo que ordenó a sus tropas que NO mataran a los prisioneros, asumiendo así la responsabilidad de cualquiera que pudiera escapar sobre sí mismo. De hecho, Julio ordenó a todos, a los prisioneros incluidos, que podían nadar y que saltaran y se dirigieran a la costa lo mejor que pudieran, y a los que no podían nadar que saltaran y se aferraran a los escombros del barco que se desintegraba rápidamente. Y, como el mensajero angelical de Sha’ul (Pablo) había prometido, las 276 almas llegaron con vida a la acogedora playa.

¿Por qué Julio no hizo lo que casi cualquier soldado romano habría hecho dadas las circunstancias, y matara a sus prisioneros? A lo largo de esta desgarradora historia marina se nos ha dicho que tenía algún tipo de afinidad indefinida por Pablo. ¿Pero por qué arriesgaría su vida por los otros prisioneros? Sólo puede ser que no solo este era un hombre decente que valoraba la vida, sino que el Señor de alguna manera lo había tocado para ser tan desinteresado, incluso si no era (en la medida en que ahora) un efecto que condujo a su salvación. Hay una lección aquí; el Señor se ocupa no solo de Sus seguidores, sino también de aquellos que se oponen a Él. Nunca debemos pensar que el Señor no está trabajando en la vida de ni siquiera Sus enemigos, cuando el enemigo no tiene idea de esto. Al nosotros observar las aguas hirviendo de este mundo inquieto y moribundo alrededor nuestro; las aguas en las que estamos inmersos tanto como nuestros amigos incrédulos también, recordemos siempre que Dios usará a los forasteros para llevar el juicio sobre los suyos, y también para consolar e incluso salvar a los suyos. Es el misterio de Dios, la misericordia de Dios y la voluntad de Dios hacerlo.

Vamos a movernos al último capítulo del Libro de los Hechos.

LEE HECHOS CAPÍTULO 28

Resulta que la isla en la que naufragaron fue Malta. Hasta donde sabemos, porque el término “nosotros” continúa siendo utilizado, Lucas fue testigo ocular y otra víctima, así que todo lo que leemos es preciso asumiendo que los manuscritos griegos que se nos entregan son exactos. En realidad, no estaban tan lejos de su curso como habían temido, pero Malta era una parada regular en la ruta de Alejandría a Roma. Sin embargo, el puerto estaba en el lado opuesto de la isla de donde naufragaron; así que, sin duda, el capitán y el dueño del barco no reconocieron el paisaje de la isla desde su actual punto de vista.

Malta está a unas 60 millas al sur de Sicilia. El versículo 2, en la mayoría de las Biblias en español, llama educadamente a la gente de la isla “nativos”; pero eso no es lo que dice el griego. Más bien el término es bárbaro, y más correctamente significa bárbaros. Bárbaro era un término que significaba intrínsecamente a las personas que no hablaban griego; pero también caracterizó a un pueblo menos civilizado de acuerdo con las normas romanas. No es diferente del uso en español de la palabra “salvajes” que en un tiempo se utilizó para describir a los amerindios. Es decir, el término denota a personas que son primitivas o bestias ante los ojos de aquellos que usan el término. Cuando entendemos eso, entonces entendemos porqué Lucas presta tanta atención en cuanto a lo amables que eran estos bárbaros; inesperadamente amable. Los pasajeros y la tripulación tenían todo el derecho de esperar que aparecieran personas que pudieran aprovecharse de su situación indefensa. Los piratas y los que saquearon naufragios infestaron el Mediterráneo en ese momento.

Hacía frío (era principios de invierno, después de todo) y llovía, y los náufragos drenados física y emocionalmente se sentaron temblando en el viento. Pero estos “bárbaros” inmediatamente acudieron en su ayuda, y comenzaron un fuego para calentarlos. Pablo, siendo uno que nunca se hubiese sentado en el fondo, salió a recoger más madera para el fuego. Probablemente hubo varios fuegos porque había 276 personas para calentar. Pero cuando Pablo estaba recogiendo palos, uno de los “palos” era aparentemente una serpiente inanimada por el clima frío (que son criaturas de sangre fría) las cuales son propensas hacer esto.

A medida que Pablo llevaba el paquete más cerca del fuego, y la temperatura corporal de la serpiente subió, se despertó y rápidamente se aferró a la mano de Pablo y no la soltaba. El pasaje dice que la serpiente era una víbora, lo que significa que era venenosa. Los nativos supersticiosos vieron lo que sucedió y esencialmente se sentaron a ver cómo Pablo respondió a esto. Pablo sacudió la serpiente en el fuego, y luego todos esperaron a que Pablo se viese afectado por el veneno.

Los isleños ya sabían que Pablo era un prisionero, por lo que naturalmente pensaron que ser mordido por una serpiente era justicia decidida por el destino por algún crimen que había cometido. De alguna manera había escapado del naufragio ileso, pero ahora los dioses no estaban a punto de dejarlo libre por alguna acción maligna que había hecho, por lo que arreglaron para que muriera por mordedura de serpiente; sin embargo, Pablo los decepcionó. Lucas, el doctor, dice que no hubo ninguna reacción. ¿Quién es mordido por una serpiente venenosa y no se ve afectado por completo? Por lo tanto, la gente que esperaba a Pablo se afectara ahora decidió lo contrario; no sólo no está siendo castigado por los dioses, sino que él mismo debe ser un dios.

Quiero comentar brevemente que no es inusual en este punto que un comentarista bíblico o tal vez un pastor comience a explicar las funciones de las serpientes en la Biblia, y empiece a hacer comparaciones de esta historia con la serpiente en el jardín del Edén y con la serpiente ardiente en el desierto durante el Éxodo de Egipto, que mirándola a ella sanó mordeduras de serpiente. Personalmente, estas comparaciones me parecen inválidas en todos los ámbitos. Sobre el único mensaje teológico que puedo ver en nuestra historia concerniente a la serpiente es que Pablo fue sobrenaturalmente protegido por Dios y que Dios puede sanar o incluso prevenir lesiones como Él lo quiera. Lucas registró un incidente que era bastante real, y sin duda estaba fascinado por el resultado, incluso si no tenía ninguna explicación de porqué las cosas salían como lo hacían. Mi simple punto de vista es que Pablo todavía no había llegado a Roma, el destino que Dios tenía en mente para él. Todavía no era el momento de Pablo morir; así que no lo hizo.

Malta tenía alrededor de 120 millas cuadradas de tamaño y, por lo tanto, tenía suficiente tierra para albergar algunas fincas. Un tipo llamado Publio poseía una de esas fincas y era el gobernador de la isla; su tierra no estaba lejos del naufragio. Cuando se enteró del desastre, ofreció amablemente hospitalidad a las víctimas. Lucas deja claro que Publio trató a todos de una manera amistosa y los hospedo por 3 días. Sin embargo, su padre estaba enfermo y estaba en la cama con una grave dolencia gástrica y disentería; también tenía fiebre, lo que significa que tenía una infección. Este tipo de dolencias rara vez se resolvían en tiempos antiguos, generalmente terminaban con una muerte dolorosa. Pablo oyó hablar de él y fue al padre de Publio, le puso las manos encima y fue curado. La noticia se extendió rápidamente y la gente de la isla vino en masa para que sus dolencias se sanaran.

En este momento de la historia generalmente todas las personas veían la enfermedad en un contexto espiritual. Pensaron que la posesión del demonio causaba enfermedades; también pensaban que los dioses rutinariamente colocaban enfermedades sobre las personas para castigarlos. Piense por un momento en lo que aprendimos de Levítico con respecto a la enfermedad de la piel llamada Tzara’at (la mayoría de las Biblias en español erróneamente lo llaman lepra).

Tzara’at no era una enfermedad específica de la piel, sino que se manifestaba de varias maneras. En términos médicos modernos leemos de una serie de enfermedades graves de la piel, pero la Biblia utiliza el término Tzara’at para todas ellas. El punto importante es que las Escrituras confirman que Tzara’at es causada espiritualmente, sobrenaturalmente, por Dios. Por lo general es en respuesta a un alma impura. Así que no es como si la gente en los tiempos bíblicos (judíos o paganos) estuviera completamente equivocada sobre la fuente de todas las enfermedades. Incluso médicos como Lucas lo vieron de esa manera; sin embargo, tenían entrenamiento en ciertas pociones y medicamentos que podían calmar y reducir el dolor y la incomodidad. Los médicos también eran expertos en el tratamiento de heridas, algo que no solía estar conectado con el mundo espiritual. El concepto de gérmenes y bacterias que causan enfermedades estaba a siglos de distancia y, por lo tanto, sin ninguna otra explicación a la mano para las enfermedades que generalmente aparecían de la nada, sólo quedaba lo espiritual. Por lo tanto, los hombres santos eran a menudo vistos como médicos, y por lo general la curación implicaba la oración. También era común que estos hombres santos pusieran las manos sobre un paciente y eso es lo que vemos a Pablo haciendo aquí. Los hombres santos no crecieron en los árboles; y las curaciones milagrosas verificables eran aún más raras. Así que no es de extrañar que cuando el padre de Publio se recuperó con rapidez de lo que normalmente era fatal, se corrió la voz como un incendio forestal. Lucas simplemente dice esto sobre eso: “y fueron sanados”. Pablo pasó su tiempo sanando por el poder del Señor; y los llamados bárbaros estaban tan agradecidos que cuando llegó el momento de que Pablo y sus compañeros de pasajeros se fueran, les dieron todos los suministros necesarios.

El versículo 11 explica que después de 3 meses en la isla el grupo naufragado abordó un barco de Alejandría y zarpó. Es difícil precisar exactamente cuándo fue esto, pero probablemente fue alrededor de febrero porque fue cuando los vientos del oeste comienzan a soplar. Este barco de Alejandría habría invernado en el puerto de Malta. El barco fue llamado “Hermanos Gemelos”, o en otras versiones en español simplemente “Gemelos”. A lo que se refiere esto es a la cabeza de figura del barco que era habitual en la proa de grandes barcos de vela. Eran los hijos gemelos del dios Zeus, llamados Castor y Pólux. Se creía que estos dioses gemelos eran los dioses de la navegación y de viajes seguros, y su Constelación era Géminis.

El destino del barco era Siracusa, que se encontraba en la costa sureste de Sicilia. Fue una vela relativamente corta de 60 millas (alrededor de un día) y nos dicen que se quedaron en el puerto allí durante 3 días, probablemente para cargar y descargar la carga. Lucas continúa con su itinerario detallado diciéndonos que desde Siracusa fueron a Regio, pero tuvieron que moverse de un lado a otro (una especie de zigzag) para llegar allí, lo que significa que tomó un poco más de tiempo. Eran esencialmente yendo de isla en isla y así tomaron un buen viento del sur y navegaron a Puteoli. Puteoli se encuentra en la orilla norte de la bahía de Nápoles. Este era un puerto importante porque estaba en el continente de Italia. Ahora la carga de los buques (a menudo grano) podría ser transportada por tierra en vagones y distribuida a pueblos y aldeas. El tiempo de Pablo en un barco finalmente había terminado. Había estado viajando por lo menos 4 meses.

Puteoli tenía una importante colonia judía, así que no es de extrañar que allí también encontremos judíos creyentes.

Sin embargo, tenemos que fijarnos en lo lejos y amplio que la confianza en Yeshua ya se había extendido, y ciertamente no fue Pablo quien la había extendido a Italia. Muchos otros evangelistas estaban trabajando y haciendo la voluntad de Dios de difundir el Evangelio de Yeshua; nunca leemos acerca de ellos en la Biblia ni sabemos quiénes eran. Cuando Pablo conoció a los creyentes, se ofrecieron a tenerlo durante una semana. Debo decir que por muy agradable que todo esto suene, no se puede evitar preguntarse cómo Pablo, un prisionero, fue capaz de encontrar a otros creyentes e incluso decidir quedarse con ellos. Probablemente fueron Lucas y sus otros compañeros de viaje quienes hicieron la exploración y encontraron a los creyentes. No hay ninguna posibilidad de que Pablo fuera lo suficientemente libre como para no ser supervisado por un soldado romano. Pero probablemente sólo era un soldado porque se había construido una confianza. Sin embargo, los creyentes tuvieron que haber aceptado al soldado romano para acompañar a Pablo, y muy probablemente el más sólido estaba encadenado a él la mayor parte del tiempo. Pero seamos claros, en el Imperio Romano los soldados podían ser alojados dondequiera siempre que los militares sintieran convenientes ponerlos; y muchas veces era en los hogares de la gente. Así que la gente, incluyendo los judíos, estaban acostumbrados a tener soldados romanos entre ellos, incluso quedándose en sus residencias. Parece que cuanto más lejos de la Tierra Santa residía un judío, más tolerantes eran de los caminos gentiles; y que los gentiles estaban más a gusto con los judíos. Observen también que no fue solo Pablo quien fue invitado a quedarse con las Autoridades Generales; el versículo 15 dice claramente “nosotros”. Así que Lucas y otros que viajaban con Pablo (y al menos un soldado romano) se fueron a quedarse con los creyentes locales.

A pocos kilómetros de Puteoli estaba el Camino Apicioso, una de las maravillosas carreteras romanas que ayudó a interconectar Italia. Fue el Camino Apicia que el grupo tomó para llegar a Roma. Sin embargo, esta no era una supercarretera, ni una de las mejores autopistas romanas. Fue descrito como “áspero y haciendo demandas significativas a los viajeros”. Con poca fanfarria, Pablo llega a Roma. Allí se le permitió alquilar un lugar para quedarse solo, pero con su guardia romano personal como compañero de casa, por supuesto. Sin duda esta decisión de permitirle a Pablo este privilegio fue tomado por la autoridad judicial local, y la decisión parece indicar una creencia de que el caso de Pablo probablemente seria desestimado y que Pablo no es una amenaza para huir. La comisión de Julio de traer a Pablo (y presumiblemente también a otros prisioneros) a Roma se completó y por eso no oímos más de él. Sin embargo, curiosamente, este es también el final de los pasajes “nosotros”. Así que parece que Lucas ya no acompaño a Pablo de aquí hacia adelante.

Sólo 3 días después de establecerse en su apartamento en Roma, Pablo comienza a ponerse en contacto con el liderazgo judío local de lo que era una comunidad judía sustancial en Roma. Habrían sido en su mayoría judíos tradicionales, no mesiánicos. Los historiadores estiman que en ese momento había una comunidad judía de entre 40.000 y 50.000 en Roma. Creo que es interesante y valioso para los estudiantes bíblicos serios obtener una buena imagen de la comunidad judía de Roma en los tiempos del Nuevo Testamento. Suponemos demasiado que los romanos eran viciosos, odiaban a los judíos, y los judíos vivían bajo terrible persecución romana y así sucesivamente. La evidencia, bíblica y de otro tipo, dice lo contrario.

 Debemos tener en cuenta esta realidad cuando pensamos en el Libro del Apocalipsis y sus diversas referencias a Roma. Así que permítanme, por favor, mientras le leo un largo extracto de Filo, el notable filósofo e historiador judío, sobre su percepción de primera mano de la Comunidad Judía de Roma.

“¿Cómo mostró entonces Augusto (César) su aprobación? Era consciente de que la gran sección de Roma al otro lado del Tíber (río) estaba ocupada y habitada por judíos, la mayoría de los cuales eran ciudadanos romanos emancipados. Por haber sido traídos como cautivos a Italia fueron liberados por sus dueños y no se vieron obligados a violar ninguna de sus instituciones nativas. Por lo tanto, sabía que tienen casas de oración y se reúnen en ellas, particularmente en los sábados sagrados cuando reciben como entrenamiento corporal su filosofía ancestral. Él también sabía que recogían dinero de sus primicias para propósitos sagrados y los enviaban a Jerusalén con personas que ofrecerían los sacrificios. Sin embargo, no los expulsó de Roma ni los privó de su ciudadanía romana porque tenían cuidado de preservar también su ciudadanía judía, ni tomó ninguna medida violenta en contra de las casas de oración, ni les impidió reunirse para recibir instrucción en sus leyes, ni se opusieron a sus ofrendas de primicia. De hecho, tan religiosamente, él respetaba nuestros intereses que estaban apoyados por toda su familia, adornó nuestro templo a través de la belleza de sus dedicaciones, y ordenó que para siempre los sacrificios continuos de ofrendas enteras quemadas se llevaran a cabo todos los días a su propio costo como tributo al Dios Altísimo. Sin embargo, en la distribución mensual en su propia ciudad cuando todas las personas a su vez reciben dinero o maíz, nunca puso a los judíos en desventaja al compartir la recompensa, pero incluso si las distribuciones llegaron durante el sábado cuando uno no está autorizado a recibir o dar nada, o realizar cualquier parte del negocio de la vida ordinaria, en particular de tipo lucrativo, ordenó a los dispensadores que reservaran para los judíos hasta el día de mañana la caridad que cayó a todos. Por lo tanto, todo el mundo, en todas partes, aunque no estuviera naturalmente bien dispuesto a los judíos, tenía miedo de participar en la destrucción de cualquiera de nuestras instituciones, y de hecho era lo mismo bajo Tiberio. …..”

No suena muy parecido a la persecución, ¿verdad? La realidad es que los romanos valoran la paz. Sabían que tenían que ser tolerantes y cuidadosos y por cualquier razón fueron especialmente cuidadosos con los judíos de no violar su religión o exigirles que les hicieran sentirse avergonzados. Esto fue mucho más que una actitud amistosa; era la ley romana.

La comunidad judía ejerció una influencia sustancial en el gobierno romano. Es interesante que esto parece haber sido algo que Dios hizo por Israel incluso cuando estaban en el exilio. Recuerden el favor que Nabucodonosor mostró a los judíos al incluir a muchos en su gobierno, incluido el profeta Daniel. Y entonces el gran y especial favor que Ciro el Persa mostró a Israel cuando los liberó de Babilonia, incluso ayudando a pagar para reconstruir el Templo en Jerusalén. La historia revela que había muchas sinagogas en Roma (al menos una docena son conocidas por su nombre) y por el edicto del gobierno debían quedar intactas, incluso protegidas. Dado que la comunidad mesiánica (Creyentes) todavía era vista en ese momento como una sola secta de las varias sectas del judaísmo, ellos también disfrutaron del favor del gobierno romano.

Así que con esta comprensión de la excelente relación que los judíos romanos gozaban con el gobierno romano, vemos por qué Pablo consideró necesario asegurar a los líderes judíos locales que no era un rebelde, y que no estaba aquí para perturbar la paz. Y que a pesar de la realidad de que fue un cierto grupo de Judeos quien lo mandó arrestar y lo ha sometido a este calvario que ha estado yendo durante casi 3 años, no está en Roma para presentar acusaciones en contra su propia nación (su propio pueblo).

Sin duda, los residentes judíos de Roma sabían de los levantamientos constantes en Judea; y no querían ser asociados con el mismo, y no querían ser contados como parte de ese grupo, a pesar de que eran compañeros judíos. También está claro de Filo que los Emperadores romanos fueron lo suficientemente iluminados como para hacer distinciones entre los judíos problemáticos de Jerusalén, y el resto de los judíos en su Imperio que generalmente sólo querían ir a lo largo de su encuentro. Pablo quiso tranquilizar inmediatamente a estos líderes judíos de Roma que de ninguna manera formaba parte de ese grupo rebelde y problemático.

Es interesante cómo la comunidad judía se ha dividido, a lo largo de los años, en el grupo de los celosos que no permitirán ninguna interferencia en su judaísmo, a cualquier precio; y un grupo diferente que desea trabajar con sus vecinos y autoridades gentiles para crear un compromiso con el fin de vivir y coexistir en paz. Hoy encontramos una situación tan similar entre los judíos de la Tierra Santa, Israel, frente a los judíos de la diáspora en curso. La mayoría de los judíos en Israel hoy están listos para ponerse de pie, luchar y defender su nación en contra de los agresores, y toleran muy poco fuera de la interferencia en sus asuntos internos. Sin embargo, la mayor parte de los judíos europeos y americanos son como los judíos de Roma; se ocupan principalmente de la paz donde viven y están dispuestos a comprometerse con el mundo gentil para alcanzarla.  La mayoría de los judíos del Israel moderno darán sus vidas antes de renunciar a la tierra por la paz. La mayoría de los judíos de Europa y Estados Unidos piensan que la tierra por la paz no sólo es una buena idea, sino que es razonable, y no encuentran ningún punto en común con la mentalidad militante de los Zelotes judíos modernos de la Tierra Santa. Más bien, los judíos estadounidenses y europeos normalmente no quieren ser asociados con judíos israelíes o identificados como uno de ellos. Y sin duda es porque los judíos de la diáspora moderna quieren vivir en paz y tranquilidad dondequiera que elijan llamar hogar.

¿Cuál lado es el correcto? ¿Qué lado está tomando la visión divina?

Terminaremos el Libro de los Hechos la próxima vez.

6355 N Courtenay Parkway, Merritt Island, FL 32953

Copyright © 2022 Seed of Abraham Ministries, Inc.
All Rights Reserved | Copyright & Terms