image_pdfimage_print

Hechos Lección 52 Capítulos 24 y 25

EL LIBRO DE HECHOS

Lección 52, Capítulos 24 y 25

Nuestra última lección se refería principalmente a la defensa de Pablo sobre los ridículos cargos legales hechos por el Sanedrín, ya que el juicio se estaba llevando a cabo frente al gobernador Félix en la capital costera provincial de Cesárea Marítima. Lo que hizo que los cargos fueran aún más falsos es que hasta ahora es casi imposible definir muy bien cuáles son los cargos. Las únicas quejas discernibles eran que Pablo era una espina en el lado para el Sumo Sacerdote (jefe del Sanedrín), que estaba perturbando la paz por su mera presencia en Jerusalén y que intentó profanar el Santo Santuario… pero no tuvo éxito. Y para esto, el Sanedrín quería a Pablo muerto.

Antes de volver a leer una pequeña parte de Hechos capítulo 24 quiero reiterar que en realidad los problemas en contra de Pablo tenían poco que ver con algo teológico, sino que Pablo parecía ser un traidor de alguna definición inconstante de lo que significaba ser judío. Y (en la superficie) esto surgió de sus estrechos contactos con gentiles en las tierras extranjeras de la diáspora. La hipocresía de tal queja, sin embargo, casi da ganas de reír; fue principalmente el partido de los Saduceos el que estaba tan molesto con Pablo, los Saduceos eran aristócratas judíos que mantenían las relaciones más acogedoras con los romanos gentiles para alcanzar y mantener su riqueza, estatus y poder. De hecho, aquí encontramos al líder de los saduceos, el Sumo Sacerdote, siendo un informante para los romanos, de que Pablo estaba incitando a la revuelta en contra de ellos.

Entonces, ¿qué está causando este odio a Pablo si no hay nada concreto que podamos señalar? Enumeramos algunas razones prácticas la semana pasada, que incluían el hecho de que en un momento Pablo era un miembro menor del Sanedrín o al menos estaba en el empleo del Sanedrín en cierta capacidad oficial, y cuando fue enviado a Damasco para arrestar a algunos miembros de los Del Camino, Pablo no sólo no lo hizo, sino que se volvió y se convirtió en miembro de los Del Camino. La humillación y la vergüenza de tal cosa para el Sumo Sacerdote y la Institución del Sanedrín no habían sido olvidadas a pesar de que habían pasado muchos años desde ese entonces. Sin embargo, la razón verdadera y subyacente de este odio es difícil de encontrar porque la misma es invisible; estos líderes corruptos de los judíos estaban en un estado de ceguera espiritual. La prueba son sus cargos incomprensibles en contra de Pablo, hasta donde el Tribunal Superior judío estaba dispuesto a librarse de esta “plaga” (incluyendo el asesinato total, algo por lo que, según la Torá, no hay expiación posible), y la naturaleza ilógica de sus quejas en contra de Pablo fue lo que desconcertó tanto al comandante romano Lisias como ahora al gobernador Félix.

Este odio irracional a Pablo y lo que defendía (que está arraigado en la ceguera espiritual), nunca ha cesado de existir hasta nuestros días, está presente tanto dentro del judaísmo moderno como dentro de los enemigos de los judíos. Esta ceguera espiritual es en realidad una reacción a la realidad y advenimiento del Mesías Yeshua, y fue profetizada y hablada en una serie de pasajes de la Biblia.

2Corintios 4:3-4 LBLA  Y si todavía nuestro evangelio está velado, para los que se pierden está velado,

 en los cuales el dios de este mundo ha cegado el entendimiento de los incrédulos, para que no vean el resplandor del evangelio de la gloria de Cristo, que es la imagen de Dios.

Pablo dice que el dios del mundo actual ha hecho este acto de cegar la mente de algunos pueblos a la verdad del Evangelio. ¿Quién es el dios de este mundo actual? Satanás. Pero también Pablo nos dice que esta ceguera espiritual es la voluntad de Jehová (Padre de Yeshua) para aquellos que rechazan a Su Hijo.

Roman0s 11:7-8 LBLA Entonces ¿qué? Aquello que Israel busca no lo ha alcanzado, pero los que fueron escogidos lo alcanzaron y los demás fueron endurecidos;

 tal como está escrito: Dios les dio un espíritu de estupor, ojos con que no ven y oídos con que no oyen, hasta el día de hoy.

     Así que la ceguera espiritual no es simplemente un dicho pegadizo; es una condición real tanto cuando observamos este odio irracional en contra de Pablo aquí en Hechos como cuando observamos este mismo odio irracional en contra de Israel y el pueblo judío en nuestro tiempo, solo sabemos que es la voluntad de Dios y la guía de Satanás debido al rechazo del Mesías de Dios. Yo creo que la historia del éxodo de Faraón y su corazón endurecido que fue el resultado de su rechazo del Dios de Israel y de que Dios actuara sobre su corazón no arrepentido es el modelo de lo que les sucede a todos los que se fijan en contra del Mesías Yeshua. Sin embargo, por más frustrado que se ponga Pablo, y sé que muchos de nosotros, al tratar de contarles a los demás sobre el amor de Dios por ellos y su necesidad por Él, debemos tener en cuenta lo que Pablo sabía: cada alma que es salva, judía o gentil, es verdaderamente un milagro porque las fuerzas en contra de que tal cosa ocurra son muy poderosas y penetrantes. El que ustedes sean salvos, el que yo sea salvo, es un milagro del más alto orden y algo que nunca debemos dar por sentado. El que Israel haya sobrevivido al odio irracional de mil millones o más enemigos jurados (un número que crece a diario) es también un milagro del más alto orden. Que tú y yo seamos odiados por nuestra fe, y que Israel sea odiado por su mera existencia viene con el territorio y debemos estar dispuestos a aceptar eso en lugar de preocuparnos por ello.  La ironía es que como creyentes somos odiados por nuestra aceptación de Cristo, y Romanos 11 nos dice que Israel es odiado debido a su rechazo de Él.

  Pablo continúa su defensa en el versículo 17. Volvamos a leer esa sección de Hechos 24 ahora.

VOLVAMOS A LEER HECHOS CAPÍTULO 24:17 – hasta el final.

Aquí Pablo confirma lo que hemos discutido en lecciones pasadas; habían pasado varios años desde que había estado en Jerusalén. Su viaje allí ese momento, tuvo que ver con la celebración de Shavuot y el llevar regalos caritativos a su pueblo. Y vino apropiadamente, para sacrificar. Por lo tanto, obviamente, tenía todas las razones para estar en el Templo; no vino a perturbar la paz, vino en obediencia a la Torá para presentar sacrificios por motivo de Shavuot.

Muchos comentaristas dicen que Pablo trajo estos regalos caritativos para los creyentes mesiánicos; sin duda fueron algunos de los beneficiarios de estos regalos. Pero los no creyentes se beneficiaron, así como la redacción es clara de que se trataba de una donación general a su “nación” y no a un grupo específico de judíos. No todos los fondos que trajo eran regalos caritativos; una porción importante (probablemente una porción completamente separada) era el impuesto del Templo de medio shekel que todos los judíos, independientemente de dónde vivieran, debían contribuir anualmente para la operación y el mantenimiento del Templo.

 En el versículo 18 Sha’ul (Saúl) señala que no profanó el Templo; él se había purificado antes de entrar. Mientras que la multitud que quería matar a Pablo mencionó específicamente que llevaba un gentil a las áreas prohibidas del Monte del Templo, esa carga parece haberse evaporado (fue sólo un rumor sin fundamento en primer lugar). Así que la acusación del Sanedrín de que Pablo estaba tratando de profanar el Templo parece haber cambiado de que Pablo trajo intencionalmente a un gentil inmundo al área del Templo profanándolo, a la única posibilidad que quedaba: Pablo mismo tenía que haber sido considerado inmundo, así que Pablo refuta esa acusación. Leímos anteriormente en Hechos 21 cómo Pablo había pagado para purificarse a sí mismo y también a otros 4 judíos creyentes. Esta cuestión de la impureza automática para los judíos que venían a Jerusalén desde la diáspora era estándar, ya que los judíos creían que la proximidad a los gentiles les ponía en estado de impureza; y así, cuando llegaron a Jerusalén con sus sacrificios primero tuvieron que purificarse antes de poder entrar en el Monte del Templo. Y, por cierto, este entendimiento debe ser llevado a cada visita que un judío de la diáspora hizo al Templo. Así, por ejemplo, cuando hicieron una peregrinación para Sukot o La Pascua, necesariamente tuvieron que venir unos días antes para poder purificarse, pasar por el proceso de espera y hacer que un sacerdote certificara que ahora estaban puros. Sin embargo, este no fue el caso de los judíos de la Tierra Santa. Los judíos procedentes de Galilea, por ejemplo, no se enfrentaron a este mismo requisito.

En los siguientes 2 versículos, Pablo esencialmente afirma que la razón por la que está siendo juzgado es porque cuando estaba bajo custodia en Jerusalén y de pie ante el Sanedrín gritó que creía en la resurrección de los muertos. Lo que no se dice es que los Saduceos no creían en la resurrección, por lo que discreparon vehementemente de Pablo. Pero honestamente, creo que Pablo dispuso deliberadamente una maniobra de distracción. Es decir, mientras lo que dice es verdad, esa no es la razón por la que está en juicio. Dios mío, la gran mayoría de los judíos de todas partes creían en la resurrección de los muertos porque eso era lo que los Fariseos enseñaron y también lo hicieron las sinagogas. Así que Pablo estaba con la mayoría; él no estaba siendo rebelde ni herético en lo que en realidad era una creencia casi universal sobre la resurrección entre los judíos. Pero lo que hizo esta declaración fue decirle a Félix que no solo era cualquier queja que el Sanedrín pudiera tener en su contra con respecto a algunos matices menores de la Ley Judía, sino que todos los demás cargos tampoco tenían alguna base. Y el ÚNICO interés de Félix habría sido asegurar que Pablo no fuera un disidente político que estaba fomentando problemas en contra de Roma.

Félix, como juez, ahora había escuchado a los acusadores y al Defensor y era tiempo de tomar un juicio. Su decisión fue posponer el veredicto.

Más bien, él dijo que quería escuchar del Comandante Lisias y escuchar su opinión en el asunto (una opinión que ya él había en su carta que nosotros leímos en el capítulo 23; y su opinión era que Pablo no había hecho nada que mereciera cárcel, mucho menos la muerte). Por lo que Pablo continuaría bajo arresto, aunque sus condiciones mejorarían ya que él podía tener todos los visitantes que él quisiera, y ellos le podían traer comida y cosas que necesitara. Nosotros no escuchamos de Lisias viniendo a la audiencia, lo cual me lleva a especular que Félix estaba solo dejando que pasara el tiempo ya que él tenía una agenda diferente a la de impartir justicia. 

Pasaron algunos días y Félix volvió a hablar con Pablo, pero esta vez el gobernador fue acompañado por su esposa Drusilla. El Texto Occidental del Nuevo Testamento nos dice que fue Drusilla quien quería que a Pablo lo detuvieran porque Drusilla quería conocerlo y escuchar lo que tenía que decir. Podría sorprender a algunos estudiantes de la Biblia que no había una sola versión del Nuevo Testamento en circulación en tiempos antiguos. En otras palabras, no hay una versión “original” oficialmente reconocida de los libros del Nuevo Testamento (hasta el día de hoy). Hay una serie de manuscritos antiguos, la mayoría de ellos griegos, y hay diferencias entre ellos. Los académicos llaman a estas diversas fuentes, tipos de texto, y entre ellos están el de Alejandría, el Occidental, y el Bizantino; hay otros. No dejes que estos nombres te asusten o confundan; estas son sólo varias versiones tempranas de los manuscritos del Nuevo Testamento que funcionan de manera muy similar a las diversas traducciones al español que tenemos hoy en día (como la RV, el LBLA, y la NVI). Cada uno tiene sus defensores, y cada uno tiene sus fortalezas y debilidades. Dependiendo de dónde se encontraba en el mundo antiguo, puede elegir una versión que fue formulada localmente. Así, por ejemplo, el llamado Texto Occidental, que fue ampliamente distribuido en Italia y la Galia, así como en el norte de África y Egipto, se remonta a finales del siglo II. Fue utilizado por algunos Padres de la Iglesia Temprana y notables como Marcion, Tatian, Irenaeus, Tertuliano y Cipriano. No era un Nuevo Testamento per se, pero tenía algunos de los documentos que se utilizaron para eventualmente formar un NT.

La esposa de Félix, Drusilla, era la hija menor de Herodes Agripa I, y en el momento de este encuentro con Pablo estaba en su adolescencia. Debido a que su padre Agripa se consideraba judío, entonces Drusilla era vista como una hija de un judío y por lo tanto ella misma judía. De hecho, a una edad temprana ella estaba prometida a un príncipe gentil heredero a la corona, pero debido a que él se negó a convertirse al judaísmo, el matrimonio fue cancelado. Más tarde su hermano, Agripa II, la dio en matrimonio a el rey de Emesa, pero cuando Drusilla tenía sólo 16 años, Félix la persuadió para abandonar al rey y se convirtió en la tercera esposa de Félix. Curiosamente produjo un hijo para Félix y lo nombró Agripa III, pero murió prematuramente en la infame erupción del Monte Vesubio.

Así que la llamada “judía” Drusilla se sentó con su esposo Félix y Pablo les habló de Yeshua y porqué debían poner su confianza en Él. ¿Por qué querría Drusilla siquiera saber de esto? Porque en ese momento, alrededor del 58 D.C., El Camino todavía era visto por gentiles y judíos por igual como una sola secta de las muchas sectas del judaísmo. Así que esto puede haber sido poco más que un intercambio de información para Drusilla.

Cuando la narración de Pablo del Evangelio avanzó a una discusión de sus implicaciones prácticas, como la rectitud, el autocontrol y el juicio venidero (que significa El fin de los días), se nos dice que esto asustó a Félix y que él no quiso oír más. Esta discusión había dado un giro al que el cruel y codicioso Félix se encontró muy incómodo. ¿Acaso no es así para todos nosotros? Es tan fácil hablar brillantemente unos a otros de rectitud, santidad y el fin de los días en teoría. Pero cuando se reduce a las cosas que Dios dice que debemos hacer; cambios en nuestras vidas que debemos hacer; deberes y obligaciones que Dios dice que tenemos como creyentes; consecuencias para nuestra fe que debemos soportar; realidades desagradables (incluso horribles) en las que podemos ser arrastrados personalmente, no estamos tan seguros de que queremos escuchar más de ella porque se está volviendo demasiado personal. Esos sentimientos cálidos y difusos se convierten en miedo y aprensión. Esta es la razón por la que la mayoría de las mega-iglesias de hoy se construyen solo escuchando sobre el amor y la misericordia de Dios, Su deseo de que alcances tus sueños y tengas prosperidad, y solo rara la vez el sermón se vuelve sobre la ira de Dios, los pecados que Dios odia y tus obligaciones con Él como discípulo de Yeshua. La idea de que hay absolutos inmutables que debemos seguir en obediencia (no a nuestra elección) y que esos absolutos se encuentran en la Torá; que Dios determina nuestra justicia basada en Su Ley y los Profetas, y no podemos definirla por nuestra cuenta; y que nunca en la historia el pueblo de Dios, Antiguo o Nuevo Testamento ha escapado de la persecución, sino que Dios espera que, con fe, pasemos por la persecución por el bien del Reino de los Cielos y como ejemplo para los demás.

Pero también encontramos en el versículo 26 que parte del motivo oculto que Félix tenía para aferrarse a Pablo era que él esperaba un soborno. Tendemos a pensar en un soborno como una transacción ilegal o turbia, bajo la mesa. En aquel entonces, un soborno era habitual y usual, incluso si pedirlo en voz alta no se consideraba cortés ni amable. Félix esperaba que Pablo recaudara una buena cantidad de dinero y lo ofreciera como homenaje a la grandeza de Félix; y muy probablemente Félix, a su vez, habría decidido a favor de Pablo. Pablo, por supuesto sabía de esto. Y yo sospecho que con todos sus contactos Pablo podría haberlo hecho; pero él tenía peces más grandes que freír. Él quería ser enviado a Roma y presentarse ante el Emperador, incluso si la prisión era el precio del billete para llegar allí.

Este capítulo termina con el aviso de que después de 2 años más de encarcelamiento de Pablo, Festo reemplazó a Félix. Al salir de su oficina, Félix tenía la autoridad de dejar ir a Pablo; él no lo hizo. Está claro que Félix nunca había encontrado una sola causa para condenar a Pablo. En cambio, aparentemente quería dejar su oficina con los de Judea y los del Sanedrín viéndolo en una luz favorable, por lo que dejó que Pablo permaneciera en prisión como un favor para ellos.

Parece que Pablo pasó mucho tiempo en las prisiones, pero no dejó pasar el tiempo en la ociosidad. Muchas de sus cartas que forman una parte importante del Nuevo Testamento se atribuyen a su tiempo entre rejas: Colosenses, Filipenses, Timoteo y Filemón entre ellos.  Por lo que está claro que le dieron los materiales y gran latitud en su mayor parte para que pudiera escribir estas epístolas, a menudo con un escriba haciendo la escritura real como Pablo dictaba. Y luego esas cartas se les permitió salir de la prisión y entrar en circulación.

Pasemos al capítulo 25.

LEE HECHOS CAPÍTULO 25

El gobernador Festo era una persona diferente a Félix. Él era conocido como un administrador bueno y considerado, por lo que lo primero que hizo al llegar a la zona para asumir su nueva asignación fue ir a Jerusalén para conocer a los líderes judíos. Esto le haría reunirse principalmente con el Sumo Sacerdote y su familia, algunos de los sacerdotes más veteranos y otros aristócratas ricos del partido de los Saduceos. Después de familiarizarse con los diversos temas de preocupación para aquellos a quienes gobernaría, los líderes judíos no perdieron tiempo en mencionar el asunto de Pablo. Incluso después de 2 años en prisión, el Sanedrín no estaba satisfecho; todavía querían a Pablo eliminado. Le preguntaron a Festo si tal vez Pablo podía ser llevado a Jerusalén para ser juzgado. Parecía una petición lo suficientemente inocente y esencialmente simplemente una formalidad; y sin duda los líderes judíos contaban con Festo sin conocer la historia detrás de esta situación. Su objetivo era que asesinaran a Pablo antes de que pudiera ocurrir un juicio.

Me es fascinante que esta determinación de matar a Sha’ul (Pablo) continuó durante tanto tiempo; pero la ceguera espiritual no tiene límites de tiempo ni de extensión. Sabemos por otros documentos que Jerusalén estaba casi en un estado de anarquía en ese momento cuando los Zelotes y los Sicarri estaban corriendo desenfrenados, asesinando judíos que no cumplieron con su prueba de fuego de lealtad y conducta. No tengo ninguna duda de que fueron las demandas de los extremistas Zelotes y Sicarri los que mantuvieron viva esta cuestión (para tratar con Pablo) porque desde la experiencia de Pablo con Cristo 20 años atrás un número de Sumo Sacerdotes habían ido y venido, ya que en promedio los Sumos Sacerdotes sólo se quedaban en el cargo alrededor de 2 o 3 años. Así que cualquiera que Pablo había ofendido ya no estaba en el cargo. El Sumo Sacerdote en este momento era Ismael Ben Phiabi. Un Sumo Sacerdote que no era popular, era un anciano y este fue en realidad su segundo mandato como Sumo Sacerdote, el primero había ocurrido unos 40 años atrás.  Permítanme repetir algo que he dicho antes, pero es importante saber al entender los tiempos: Ben Phiabi fue el actual en una larga sucesión de Sumo Sacerdotes ilegítimos de acuerdo con la Ley de Moisés, a pesar de que estos Sumo Sacerdotes insistieron en que defendían la Torá mientras se negaban a reconocer las Tradiciones de los Ancianos que los Fariseos honraron. Así que la insistencia del Sanedrín en seguir enjuiciando a Pablo (perseguir es más parecido) fue estrictamente un acomodo político por parte del Sumo Sacerdote para los judíos más radicales de Judea.

Afortunadamente Festo no vio la necesidad de tener que trasladar a Pablo y el juicio a Jerusalén. Me imagino que Festo tenía la sospecha de que algo no estaba del todo bien en este caso. Y sin duda usó la petición para establecer su autoridad y dejar claro quién estaba a cargo, y quién se inclinaría ante quién. Les dijo a los líderes judíos que tendrían que venir a Cesárea para continuar su caso en contra de Pablo. Dado que Félix había sido removido de su cargo porque no podía controlar la violencia de los militantes judíos (principalmente en Jerusalén), Festo mostraba a estos judíos una mano firme desde el momento en que comenzó a gobernar negando su petición.

Al mismo tiempo, Festo mostró respeto a estos líderes judíos permaneciendo en Jerusalén durante varios días más, conociéndolos y estando disponible para las discusiones.

Se mostraba a sí mismo como un líder sabio que sabía que su éxito o fracaso dependería del nivel de calma que pudiera asegurar en Jerusalén. Y esta tranquilidad comenzó con el liderazgo judío viéndolo como un hombre razonable que quería entender la política y las sensibilidades judías para que hubiera paz. Así que cuando regresó a Cesárea lo primero en su agenda fue atender este asunto de Pablo, ya que parecía bastante urgente para el liderazgo judío de Jerusalén. Al día siguiente de su llegada a la capital provincial, se abrió de nuevo el juicio que Félix nunca concluyó.

La escena se desarrolló de manera muy similar a lo que había sucedido más de 2 años atrás; muchos cargos se presentaron en contra de Pablo, pero no se presentaron pruebas. Así que Pablo respondió de manera similar a cómo había respondido hace 2 años: negó todos los cargos. Fue cuidadoso en negarlos de una manera articulada y estructurada que abordara cada área de acusación. Primero, él dice que no hizo ningún mal en contra de la Ley de los Judíos. Luego, afirma que no cometió ningún error en contra del Templo. Y finalmente dice que no hizo nada malo en contra de César. Así que lo que él dijo fue que no había violado la Halajá (Ley Judía). En otras palabras, su judaísmo permaneció intacto. Esto no se trataba de violar la Torá Bíblica real porque esencialmente estaba abordando cualquier preocupación de los Fariseos (que pasó por Tradiciones Orales, no tanto por la Torá escrita). Luego abordó las preocupaciones de los Saduceos, cuya sede y área de control era el Templo, y dice que no hizo nada malo allí. Y por último dijo que no violó ninguna ley romana y por lo tanto no había desafiado a César.

Pablo sabía lo que hacía. Estaba en un tribunal romano, por lo que la jurisprudencia romana dictaminó el día. El derecho romano funcionaba mucho más objetivamente que la Ley Judía. La ley romana requería testigos creíbles para respaldar cualquier acusación. Así que como no había testigos en su contra todo lo que Pablo tenía que hacer era negar los cargos; la carga de la prueba estaba en aquellos que hacen las acusaciones. Lo que es interesante es que aparentemente los líderes judíos no entendían la ley romana tan bien como Pablo. Dado que el primer cargo era violar la Ley Judía, y la segunda acusación era violar la santidad del Templo, y si la lista de cargos se detuvo allí Festo tenía todo el derecho legal (y teniendo en cuenta el largo calvario que esto había sido, tenía toda la motivación) de simplemente entregar a Pablo a los judíos y dejar que lo llevaran de vuelta a Jerusalén para tratar con él en su Sanedrín porque claramente esto era un asunto judío. Pero como se añadió la acusación judía de conspirar para fomentar problemas en contra de Roma, esto se convirtió en un asunto que solo una corte romana podía decidir. Y esto abrió la puerta para que Pablo, como ciudadano romano, apelara directamente a César.

Festo sabía exactamente en qué posición había sido maniobrado, por lo que en búsqueda de una salida fácil le pidió a Pablo si consentía en ir a Jerusalén para ser juzgado allí. Esencialmente Festo estaba dispuesto, en el acto, a desestimar cualquier acusación en contra de Pablo en relación con la violación del derecho romano fomentando disturbios (es decir, lo ansioso que estaba de librarse de este problema). Pero Pablo no quería nada de ver con eso. Dios le había dicho que iba a ir a Roma, y que iría delante del Emperador, y este era su boleto para llegar allí. Además, Pablo sabía plenamente que nunca llegaría a Jerusalén con vida si lo entregaban a los judíos. Así que él apeló a César. Ahora estaba fuera de las manos de Festo.

En los próximos versos oiremos el desconcertado Festo preguntarle al rey Agripa II porqué Pablo apelaría a César ya que Festo estaba listo para declararlo inocente de cualquier acusación en contra de Roma. ¿Apelar qué? Pablo había ganado su caso desde el punto de vista de Festo.

En verdad, Pablo arriesgo más tiempo en prisión ahora de cuando se había enfrentado a Félix. Félix no lo absolvió formalmente, pero por otro lado él no tenía motivos para condenarlo. Aunque, todavía tenía que encontrar una manera de aplacar a los líderes judíos. Así que Félix no hizo nada y Pablo permaneció en la cárcel durante 2 años. Festo pudo haberse copiado de Félix y haber hecho lo mismo. Esto habría al menos parcialmente apaciguado a los judíos, y le habría ahorrado la vergüenza de enviar a Pablo al Emperador, sin tener idea de cuáles eran los cargos en su contra o lo que él debería decirle al Emperador sobre las circunstancias. Aquí esta lo importante: el Emperador en este momento era el inestable y peligroso Nerón.

A partir del versículo 13 se nos dice que pasaron algunos días y Festo no había tomado ninguna medida; sin duda Festo estaba tratando de averiguar qué hacer con Pablo. Pero tal vez no todo se perdió; por suerte, el rey Agripa y Bernice llegaron a Cesárea para visitarlos y tal vez ellos, mucho más familiarizados con los problemas judíos que él, pudieron encontrar una manera de proceder. Agripa es Herodes Agripa II y Bernice es su hermana biológica, ambas reclamando herencia judía. Recordemos que el exgobernador, Félix, estaba casado con una de las hermanas de Agripa y Bernice: Drusilla. Bernice era la hija mayor, mientras que su hermano Agripa II era el único hijo nacido de Agripa I. Actualmente Agripa II era rey sobre el Líbano y algún territorio al este de esta; curiosamente a pesar de que era visto como un judío, no tenía autoridad sobre ninguna de Las Tierras Santas.

Agripa había declarado lealtad plena e inequívoca a Roma; y esto no era hipócritamente. Amaba el estilo de vida romano y debía su riqueza y éxito a los romanos. Nunca estuvo casado, por lo que no dejó hijos. Siempre hubo sospechas de que disfrutaba de una relación incestuosa con su hermana Bernice, pero no hay admisión de eso por parte de ninguno de los dos, y ninguna prueba de que esto fuera cierto. Bernice jugo el papel de reina para el Rey Agripa. Siempre estaban en compañía el uno con el otro y viajaban con frecuencia juntos. En un momento dado comenzó a vivir con el famoso Tito, el general que atacó y destruyó a Jerusalén, pero nunca se casaron y finalmente se separaron por lo que Tito mostró públicamente un gran odio hacia ella.

Ciertamente, la visita de Agripa a Festo fue mostrar su aprobación de la comisión de Festo como gobernador y renovar su voto de lealtad a Roma. Pero, en la providencia de Dios, también le daría a Pablo la oportunidad de hablar del Evangelio a un rey y a una reina: Agripa y Bernice. Nada más y nada menos que un rey y una reina judíos.

Nos detendremos aquí y tomaremos la próxima lección hablando sobre la audiencia de Pablo con Agripa y Berenice.

6355 N Courtenay Parkway, Merritt Island, FL 32953

Copyright © 2022 Seed of Abraham Ministries, Inc.
All Rights Reserved | Copyright & Terms