image_pdfimage_print

Hechos Lección 48 Capítulos 21 y 22

EL LIBRO DE HECHOS

Lección 48, Capítulos 21 y 22

Nosotros vamos a continuar con Hechos 21 y luego terminaremos hoy con Hechos 22.

Cuando dejamos a Pablo, él estaba en Jerusalén para celebrar Shavuot después de pasar muchos años de establecer congregaciones creyentes en Macedonia y Asia. Acababa de comenzar a realizar los procedimientos rituales de purificación que Santiago (el medio hermano de Yeshua), el líder supremo del Camino, le había instruido que hiciera. Comenzando en Hechos 21:20 a través del versículo 24, Santiago explica que Pablo debe pagar y participar en las ofrendas de votos y todos los demás elementos necesarios para 4 Creyentes que están bajo un voto nazareo, para llevar sus votos a la terminación apropiada. El propósito de esta exposición, es que Pablo demuestre públicamente su fidelidad y devoción a Halajá (Ley Judía) porque muchos judíos de judea han estado convencidos de que Pablo ha abandonado su judaísmo, ha dejado de seguir la Ley, está diciendo a otros que lo hagan y por lo tanto ha apostatado del judaísmo. Dado que Pablo ha estado operando estrictamente en las naciones extranjeras de la diáspora, estos rumores calumniosos sobre la enseñanza anti-ley y antijudía de Pablo han sido traídos a Jerusalén por judíos de la diáspora que viajan allí para las diversas fiestas de peregrinación.

El versículo 26 explica que Pablo hizo exactamente lo que Santiago sugirió. Uno podría razonar que cualquier cristiano leería este pasaje e inmediatamente entendería que Pablo siguió la Ley tal como ha afirmado en varias ocasiones que lo hace. Sin embargo, lo que encontramos con la mayoría de los primeros Padres de la Iglesia, especialmente aquellos que estaban afiliados al consejo de liderazgo de la Iglesia con sede en Roma, es que insisten en que, si bien Pablo hizo lo que Santiago le dijo que hiciera, lo hizo sólo bajo coacción y fue totalmente insensible al respecto. Algunos de los Padres de la Iglesia, como Crisóstomo, van tan lejos como para afirmar que Pablo simplemente estaba desempeñando el papel de un buen judío respetuoso de la ley, pero de hecho todo era un engaño planeado que Dios había diseñado para él. Y el propósito del engaño, es para que los judíos le dieran a Pablo una audiencia para que les hablara el Evangelio. Por lo tanto, para decirlo bien, Pablo estaba fingiendo ser un judío creyente que siguió la Ley para que tuviera más oportunidades de difundir las Buenas Nuevas.

Yo condeno profundamente una interpretación tan falsa y basada en la agenda; es una doctrina a la que muchas denominaciones cristianas todavía se adhieren en nuestros días. La única manera en que uno puede sacar una conclusión tan extraña, es si uno comienza de la doctrina de la Iglesia de que Pablo era anti-ley (incluso antijudío hasta cierto punto) e insiste en leer esa premisa de nuevo en las Escrituras; porque de lo contrario simplemente no está allí.

Pablo y los 4 creyentes se purificaron a sí mismos (lo que significa que se sumergieron en un mikveh). Luego fueron a una corte exterior del Templo donde informaron su purificación a un sacerdote; se verificó que ahora podían entrar en un período de espera de 7 días después del cual se consideraban ritualmente lo suficientemente puros como para llevar sus sacrificios de votos al altar.

Pero justo antes de que terminara el período de 7 días, algunos judíos incrédulos de Asia que estaban en Jerusalén por Shavuot vieron a Pablo, lo reconocieron y lo agarraron mientras gritaban por el apoyo de la multitud. Lo acusaron de enseñar a la gente a no obedecer la Ley, y de no tener en cuenta el Templo. Además, afirman que ha traído algunos gentiles al Templo, lo que sin duda llevó a estos gentiles a áreas que estaban fuera de los límites para ellos. Así Pablo había causado a sabiendas e intencionalmente que el Templo fuera profanado. El versículo 29 explica que estos judíos visitantes habían visto a un hombre llamado Trófimo, un residente de Éfeso, acompañando a Pablo en Jerusalén y asumiendo (equivocadamente) que Pablo había permitido que este gentil entrara en el templo.  Debe entenderse que en la ley judía tal cosa estaba prohibida y era causa para la ejecución del perpetrador; incluso un ciudadano romano no estaba exento de una consecuencia tan grave por entrar ilegalmente en los recintos sagrados del Templo.

Es interesante notar, que los judíos eran tan rígidos en este tema de la profanación del Templo por gentiles, que se publicaron avisos y se instalaron barreras para mantener a los miles de gentiles que entraron en el Templo para ver incluso si accidentalmente se topaban por las cortes interiores. Las señales estaban escritas tanto en griego como en latín, por lo que no había excusa para los gentiles entrar por tales tierras sagradas. Esto no es especulación; a finales del 1800 los arqueólogos descubrieron un antiguo letrero en el Monte del Templo que decía:

“Ningún extranjero puede entrar dentro de la barricada que rodea el templo y el recinto. Cualquiera que sea atrapado entrando ilegalmente, asumirá la responsabilidad personal de su muerte subsiguiente”.

Volvamos a leer los últimos versículos de Hechos capítulo 21.

VOLVAMOS A LEER HECHOS CAPÍTULO 21:26 – hasta el final

Seamos claros: hasta la última acusación en contra de Pablo fue una mentira. Él no enseñó en contra del pueblo judío; él no enseñó en contra de la Ley, y no enseñó en contra del Templo. Además, él no trajo algunos goyim (gentiles) al Templo y por lo tanto no lo profanó. Pero, por supuesto, debido a la naturaleza celosa de los judíos de Judea, y debido a la humillante ocupación por los romanos de la Tierra Santa, estas fueron las acusaciones exactas en contra de alguien que habría despertado la explosión emocional más rápida y volcánica entre los judíos. No olvidemos que esto estaba sucediendo durante la santa fiesta bíblica de Shavuot, por lo que los sentimientos de piedad religiosa entre los judíos estaban aún más elevados. El mismo no iba a tomar mucha chispa para desencadenar disturbios, por lo que la guarnición militar romana local que estaba situada juntamente con el Monte del Templo (en la esquina noroeste de la zona amurallada) estaba en alerta especial durante estos días santos judíos.

En los versículos 30 y 31 explica que la multitud rápidamente se hinchó en tamaño y agitación cuando Pablo fue arrastrado por la fuerza fuera del Templo y las puertas se cerraron detrás de él; la turba tenía la intención de matarlo. ¿Por qué no matarlo inmediatamente en vez de arrastrarlo fuera de los tribunales del Templo? Porque la muerte es el peor tipo de profanación y por eso era ilegal matar a alguien dentro de los terrenos del Templo.

Los soldados romanos estacionados en el Fuerte Antonia vieron la turbulencia, reaccionaron rápidamente y aparecieron en poco tiempo para rescatar a Pablo. La fortaleza estaba conectada al Monte del Templo con sólo 2 tramos de escalones para que los guardias romanos pudieran responder rápidamente a cualquier amenaza. Curiosamente fue Herodes el Grande quien había construido el fuerte, la había tripulado con soldados romanos, y luego la nombró en honor a su patrón, Marco Antonio. Claramente, el punto de construir el fuerte allí en el Monte del Templo era desalentar los disturbios y disputas que ocurrieron regularmente en la zona del Templo. El desorden civil no fue tolerado por Roma; y así la guardia romana descendió sobre la turba en vigor y la turba dejó de pegarle a Pablo.

El comandante de las tropas en ese momento era un tribuno llamado Claudio Lisias y él personalmente se hizo cargo de la situación para restaurar el orden. Como Sha’ul (Saúl) era el centro de la ira de la multitud, él fue detenido. Pablo fue encadenado y Lisias decidió llevarlo de vuelta al cuartel para interrogarlo. Pero antes de llevar a Pablo hizo que la turba explicara el problema. Todos gritaron algo diferente, por lo que no hizo ningún progreso en la determinación de los cargos en contra de Pablo. A medida que los soldados comenzaron a regresar al cuartel, la multitud estalló y la guarnición literalmente tuvo que literalmente cargar a Pablo para protegerlo de seguir siendo golpeado.

Lisias iba a tener que sacar la verdad por otros medios, y eso significaba persuadir a Pablo para que se lo dijera. Por supuesto, Pablo estaba explicando que no había hecho nada malo; algo que Lisias no podía aceptar dadas las circunstancias. Dentro del fuerte, Pablo habló griego a Lisias mientras le pedía hablar con él. Habiendo comenzado su vida como judío de la diáspora, el griego fue la primera lengua de Pablo. Esto sorprendió al comandante porque estaba seguro de que acababa de arrestar a un famoso alborotador y al hombre más buscado conocido como “el egipcio”. Aparentemente se sabía que los egipcios no hablaban griego, así que Pablo no pudo haber sido él. Josefo habla del egipcio; aparentemente llegó a Jerusalén tal vez 3 años atrás. Este carismático líder logró casi de la noche a la mañana reunir a unos 4.000 seguidores (probablemente estos eran en su mayoría miembros de los Zelotes y de los temidos asesinos judíos llamados los Sicarri). Los convenció para que fueran al Monte de los Olivos y esperaran, porque en el momento apropiado los muros de Jerusalén se iban a caer milagrosamente (similar al escenario de Jericó), y entonces serían capaces de correr y expulsar a las tropas romanas.

Sin embargo, el gobernador romano se enteró de este plan y envió algunos soldados contra ellos; muchos de los seguidores egipcios fueron asesinados y muchos más fueron tomados prisioneros. No hace falta decir que los enormes muros de piedra caliza de Jerusalén permanecieron intactos, pero el egipcio no estaba en ninguna parte. Sin duda si hubiera resurgido los judíos que había abandonado no estarían demasiado feliz de verlo. Aparentemente Lisias pensó que Pablo debía haber sido el misterioso egipcio ya que los sentimientos en su contra eran tan fuertes. El egipcio no podía hablar griego, pero Pablo pudo; así que Lisias sabía que tenía al hombre equivocado.

Pablo ahora tuvo la oportunidad de explicar quién era y comienza con el hecho de que era de Tarso, una ciudad muy conocida en Cilicia. ¿Y el tribunal le daría permiso a Pablo para hablar con la multitud? Todavía tratando de averiguar qué crimen había cometido Pablo, Lisias no vio ningún daño en la petición de Pablo.

Aunque la versión en inglés CJB dice que Pablo se dirigió a los revoltosos en hebreo, ese no es exactamente el caso; más bien el verso dice que Pablo hablaba en el idioma hebreo. Lo que esto significa es “el idioma que hablaban los hebreos”. La pregunta es: ¿qué idioma hablaban los hebreos? Todos los estudiosos sobre el asunto del tema del idioma en la Tierra Santa es que el arameo era el más universalmente hablado. Sin embargo, el hebreo también fue ampliamente utilizado y los dos idiomas son bastante similares. Así que no podemos estar seguros de si Pablo habló hebreo o arameo a la multitud.

Continuemos con el capítulo 22.

LEER HECHOS CAPÍTULO 22

Me gustaría hacer una pausa por unos momentos para intercalar un punto de vista personal. Mientras estudiaba y leía este capítulo, pensé en mí mismo el terrible estado de agitación e ira en el que los judíos vivían constantemente en Jerusalén porque estaban rodeados de inmoralidad, idolatría y el hedor de la impureza ritual provocada por la presencia de los brutales soldados romanos pisoteando los lugares más sagrados de los judíos. Nunca hubo un momento de verdadera tranquilidad. La máxima autoridad religiosa de los judíos, el Sacerdocio, se había contaminado y era operada en beneficio de los aristócratas judíos ricos que estaban en sintonía con sus ocupantes romanos. Y luego estaban las multitudes de gentiles curiosos que visitaban regularmente a Jerusalén en un número cada vez mayor desde los días en que Roma había hecho de Judea una provincia romana, y trayendo consigo todo tipo de impurezas rituales causadas por su paganismo. Me hizo pensar en el estado del mundo, y de los EE.UU. en particular, en estos primeros años del siglo XXI. Vivimos en una sociedad tan enojada, frustrada y polarizada. No tiene que pasar mucho para que se levanten disturbios, asaltos y asesinatos, o incluso actos de terrorismo o agresividad en las carreteras. Abunda la confusión y el caos; ¿qué es lo correcto? ¿Qué pasa? Las cosas se sienten como si estuvieran girando fuera de control. Muchas de nuestras esperanzas más profundas parecen inalcanzables, y nuestras preciadas tradiciones están bajo constante ataque y revisión.

Aquellos de nosotros que nos adherimos a alguna forma de judaísmo ortodoxo o cristianismo fundamental nos encontramos en serias dificultades con nuestro gobierno, las escuelas públicas y últimamente nuestra cultura secular en general.  Parece que algún nuevo tipo de inmoralidad, degradación o política social impía llega todos los días, y cuando nos negamos a someternos se nos ve como intolerantes o locos religiosos que están llenos de odio. La educación en el hogar se está expandiendo rápidamente a medida que los padres dedicados sacan a sus hijos de un ambiente escolar que prohíbe a Dios, pero abraza la agenda LGBT (Lesbianas, Gays, Bisexuales, Transgénero) y se la enseña a nuestros hijos como algo bueno, amoroso y admirable. La gente está abandonando nuestras iglesias y sinagogas a medida que más y más pastores y rabinos abrazan los mantras y filosofías de la agenda progresista secular.

Cuando leí estos pasajes de Hechos 22, me encontré identificado con los judíos que atacaron a Pablo. Se les había dicho, y creían, que Pablo se había unido al enemigo (los gentiles) y que estaba enseñando a otros judíos a abandonar su herencia, sus tradiciones, su religión y sus valores de tiempo atrás. A algunos judíos no les importaba de una manera u otra y lo tomaban sobre todo con calma.

Pero los que se esforzaron por seguir diligentemente a Dios y ser obedientes a él, y aquellos que amaban su herencia y costumbres israelitas, ya no podían aguantarlo y tomaron medidas enérgicas en contra de un hombre que pensaban que era simbólico de judíos traidores que abandonaban sus valores hebreos y adoptaban la cultura romana. ¿Fue una acción sabia o justificable de su parte? ¿Era algo que Dios hubiera querido que hicieran? Creo que la respuesta a ambas preguntas es “no”. Pero en algún momento, incluso los mejores entre nosotros pueden ser empujados más allá del punto de quiebre. Lo importante es lo que nosotros hagamos al respecto.

Les presento esto por tres razones: 1) para ayudarlos a imaginar mentalmente el contexto de esta acción en contra de Pablo. 2) mirar con un poco menos de desfavor a la multitud de judíos (que habían sido alimentados información falsa sobre Pablo) y comprender mejor las circunstancias imposibles en las que los seguidores judíos de Dios se vieron obligados a vivir. Y 3) pensar cuidadosamente en cómo uno debe reaccionar, como creyente, a todo lo que está sucediendo a nuestro alrededor hoy, que tiene verdaderos paralelismos con lo que estaba pasando en los días de Pablo.

Pablo estaba en los escalones superiores del fuerte Antonia con soldados romanos a su lado, ya que se le dio permiso para hablar con la turba que había tenido la intención de matarlo. Y hablando en arameo o hebreo, comenzó usando las mismas palabras que el mártir Esteban había usado en su propia defensa. Pablo se dirige a la gente como “hermanos y padres”. Los hermanos, por supuesto, hablan de una herencia mutua como judíos. Los padres (avot en hebreo) están hablando a los ancianos y a las personas importantes entre la multitud. La multitud se quedó callada para escuchar qué más tenía que decir Pablo.

El discurso de Pablo comienza explicando quién él es y dónde encaja él en la sociedad judía tradicional. Su propósito es construir una base para refutar lo que se le ha dicho a estas personas de él, mientras él entiende muy bien sus sensibilidades. Presenta sus credenciales como hebreo natural diciendo que de hecho es judío. Explica que nació en Tarso les dice a los judíos de Judea (que forma la mayor parte de la multitud) que él es un judío de la diáspora. Aun así, inmediatamente añade que pasó una buena parte de su educación aquí en Jerusalén y fue enseñado por el muy venerado maestro Gamaliel. Esto identificó a Pablo no sólo como una persona que ha estado inmerso en la cultura judía de la Tierra Santa, sino también como alguien altamente educado. También identifica a Pablo como fariseo, que es lo que era la mayoría de las personas comunes (si llevaban alguna afiliación al partido en absoluto). Recuerden: fueron los fariseos los que dirigían las sinagogas y prácticamente todos los presentes habrían pertenecido a una sinagoga u otra. Así que esto le dice a la multitud que sus doctrinas teológicas fundamentales eran esencialmente las mismas que las suyas.

Pablo dice que fue bien educado en los detalles de la Torá de sus padres (en griego dice en los nomos, la ley, de sus padres). Al añadir las palabras “de nuestros padres” lo dice en el sentido de los antepasados (no de los “padres” que están en su audiencia). Así que se refiere más a la Ley de Moisés que a Halajá (Ley Judía). Pablo dice ser un erudito de la Torá.

Luego continúa explicando acerca de un lado oscuro de su vida, pero uno que la multitud no habría encontrado tan desagradable. Explica que al principio era un perseguidor de los Del Camino.

El tono en el que Lucas escribe este relato deja claro que a estas alturas la existencia de la secta del judaísmo conocida como El Camino era de conocimiento común (la secta había existido durante unos 25 años). Y sin duda los fundamentos de lo que esta secta creía (que Yeshua era el Mesías) también era de conocimiento común. También explica que su persecución de los Del Camino se llevó a cabo de manera oficial con el respaldo del Sumo Sacerdote y el Sanedrín. La mayoría de las Biblias dirán Consejo de Ancianos y no Sanedrín; pero como Pablo mencionó al Sumo Sacerdote junto con el Consejo de Ancianos entonces el Sumo Sacerdote es el jefe del Sanedrín con seguridad esto es a lo que Pablo se refiere. Así que el mero hecho de que Pablo fuera un representante del Sanedrín es una prueba más de su devoción a ser judío y al judaísmo (y el propio Sumo Sacerdote podría testificar de la verdad de esto).

Ahora que Pablo ha hecho su caso de que no sólo es “uno de ellos”, sino que en realidad está en las filas superiores del judaísmo y entre los más celosos de los judíos religiosos, en el versículo 6 comienza a contar la historia de su encuentro con el Cristo resucitado. Mientras perseguía a algunos miembros de los Del Camino que huían, recibió cartas de autorización como agente que trabajaba directamente para el Sumo Sacerdote, para ir a Damasco para encontrar y arrestar a los creyentes que encontró y llevarlos de vuelta a Jerusalén para ser procesados. Pero en el camino a Damasco le pasó algo sorprendente. Una luz cegadora apareció en la carretera que él y sus compañeros de viaje vieron. Brilló por todo el grupo y cuando Pablo cayó al suelo, desorientado, oyó una voz de arriba hablándole. “¿Por qué me persigues?” Pablo, sin saber de quién era la voz, pidió una identificación. La respuesta fue igualmente de desorientadora: “¡Yo soy Yeshua de Nazaret y me estás persiguiendo!”  Pablo dice que los testigos de todo esto también quedaron aturdidos por la brillantez de la luz; oyeron a Pablo hablar, pero no veían con quién estaba hablando Pablo ni oyeron ningún tipo de respuesta. Pablo creía que lo que estaba sucediendo era real, y que la persona que estaba hablando con él era en realidad Yeshua de Nazaret; un hombre que bien conocía había muerto en una estaca de ejecución romana. Lo que él creía más allá de eso es desconocido para nosotros.

La voz entonces emitió una instrucción: “Levántate y ve a Damasco y allí se te dirá cuál va a ser tu misión”. Wow. ¿Te lo imaginas? Todo en un solo aliento te salvas y te dicen que en breve alguien te dirá cuál es el propósito de Dios para tu vida. Pablo sigue ciego de la luz brillante, pero va, guiado por la mano, a Damasco. Allí un hombre llamado Ananías restauraría la vista de Pablo y le dio sus órdenes de marcha como profeta de Dios. Una especie de comentario entre paréntesis, en el versículo 12 dice que Ananías era “un seguidor observador de la Torá”; esto es algo que no debemos pasar por alto. Ananías era obviamente un creyente; pero también era un judío observador que seguía la Ley. Así que, en este capítulo 22 tenemos a Pablo profesando ser zelote de la Ley, y tenemos al hombre que Cristo usó para decirle a Pablo su misión, Ananías, que también es zelote de la Ley. Creo que es difícil encontrar en el Libro de los Hechos, hasta ahora, diciéndole a los creyentes modernos que la Ley es mala, muerta e irrelevante. Más bien Lucas claramente quiso que supiéramos que la comisión de Pablo que Yeshua dijo que recibiría, se dio a través de la boca de un judío piadoso, observador de la Torá, y un creyente.

Se nos dice que Ananías fue muy apreciado por la comunidad judía en Damasco; sin duda fue debido a su devoción a la Ley.

Pero ahora Ananías, dice algo que es fácil de pasar por alto; y es que “el Dios de nuestros padres” fue quien determinó de antemano que Pablo conociera la voluntad de Dios para su vida. Así que fue el Padre, YHWH, quien determinó de antemano que Pablo conocería la voluntad de Dios para su vida. Ahora tenemos a Dios padre y a Yeshua el Hijo interpretando papeles en esta historia, y de los que se habla por separado en Hechos 22. Ananías también le dice a Pablo que escuchará directamente, audiblemente, del Justo (el Tzaddik en hebreo).

Este término el Justo es inusual; sólo lo encontramos en un par de lugares de la Biblia, y fuera de Hechos sólo pude encontrarlo usado una vez en Proverbios y dos veces en el Libro de Isaías. Lo fascinante es que los Esenios, los escritores de los Rollos del Mar Muerto, hablaron regularmente en sus Documentos Comunitarios sobre la esperada venida del Justo. Damasco era la sede, fuera de la Tierra Santa, para los Esenios (una facción del judaísmo). También es justo decir que cuando la teología de los Esenios es estudiada cuidadosamente tiene muchas similitudes con la teología de los fariseos. Así que creo que con el uso de Hananyah del término “El Justo” estamos escuchando matices de la teología y terminología de los Esenios y muy probablemente Ananías estudió con los Esenios en Damasco (como, al parecer, también lo hizo Juan el Bautista, pero en Qumran por el Mar Muerto y no en Damasco). No hay una pizca de duda en mi mente de que Yeshua pasó tiempo con los Esenios, cuando lo encontramos usando términos en Su Sermón del Monte, que no sólo se usaban regularmente dentro de la comunidad de los Esenios, sino incluso un par de términos únicos que los Esenios solían referirse a sí mismos (como “los mansos” y “los pobres de espíritu”).

Se le dice a Pablo que va a ser testigo de todo lo que ha visto y oído. Sin duda no hemos grabado para nosotros todo lo que ha visto y oído. Así que Ananías le ordena a Pablo que se sumerja. La auto inmersión era la práctica judía estándar para la inmersión (bautizar), en lugar de que alguien los sumergiera. Tras esta inmersión en el nombre de Yeshua, Pablo lavará sus pecados y, por lo tanto, estará preparado para su misión. Ahora Cristo es la nueva fuerza dominante en la vida de Pablo.

En el versículo 17 Pablo avanza su historia a cuando dejó Damasco y regresó a Jerusalén. Dice que estaba orando en el Templo cuando entró en trance. Esto probablemente se refiere a cuando regresó a Jerusalén en Hechos 9:26. Fíjate cómo él teje el asunto del Templo en todo esto, porque, recuerden, se le había acusado de hablar en contra del templo. Aquí él está venerando el Templo orando allí, y Dios valida las oraciones piadosas de Pablo dándole una visión. Esta información habría impresionado mucho a los oyentes de Pablo. Pablo también dice que lo vio a “él” (Dios) y Dios le dijo que se apresurara y dejara Jerusalén porque los judíos allí no aceptarán lo que Pablo aprendió y experimentó en Damasco. ¿A quién, exactamente, Pablo dice ver? ¿Dios Padre o Dios Hijo? ¿En qué forma? Esto no está claro.

Pablo intentó convencer al Señor de permitirle permanecer en Jerusalén diciendo que el pueblo sabría quién él era y, por lo tanto, se convencerían más fácilmente de que el cambio repentino en su actitud negativa y antagonismo hacia Yeshua y los Del Camino, tenía que haber sido causado por una intervención divina. Así que tal vez estarían más abiertos a escuchar de él. Pero sucedió lo contrario; el Señor, por supuesto, demostró que tenía razón.

¡Al saber quién era Pablo antes de volverse hacia Yeshua, hizo que los judíos creyentes le temieran demasiado para aceptarlo, e hizo que los judíos helenistas quisieran matarlo! Y Pablo le confiesa a la multitud que él fue mucho más que un espectador inocente en la muerte de Esteban. A pesar de que Pablo no participó directamente en la lapidación de Esteban, él ayudó a aquellos que lo hicieron sosteniendo sus túnicas. Y, Pablo admite, que él estaba totalmente de acuerdo con el asesinato de Esteban. Dios no tuvo nada que ver con eso; “ve por tu camino”, le dice a Pablo; Pablo se va lejos a tierras extranjeras para ser testigo a los gentiles.

Aparentemente, la última palabra de la boca de Pablo antes de que la multitud explotara de nuevo en histeria incensada, fue “gentiles”. La idea de que Pablo tomaría un medio de salvación y liberación al enemigo de los judíos (gentiles), y que un Salvador judío sería su medio de salvación (ya sea que la multitud aceptara o no tal pensamiento), era demasiado. El versículo 22 deja claro que el problema principal era que la turba lo quería muerto debido a su asociación con los gentiles. Estos judíos oprimidos no podían soportar la idea de que Dios daría a los gentiles igualdad con los judíos a causa de Su Mesías; había demasiado odio en contra de los gentiles para aceptar tal cosa. Algunos comenzaron a rasgarse la ropa; algunos arrancaron parte de sus prendas y los tiraron en el aire, y nos dicen que empezaron a arrojar tierra. Es imposible determinar con certeza de qué se trataba este lanzamiento de tierra. O bien estaba arrojando tierra porque no tenían ninguna roca a mano para tirarle a Pablo; o era una muestra de dolor y devastación (una tradición de duelo judía bastante estándar) sobre Pablo asociándose con los gentiles. Tal vez quería decir algo completamente diferente.

Al ver a la multitud crecer rebeldemente de nuevo, Lisias trajo a Pablo dentro del fuerte con la intención de azotarlo con el fin de obtener la verdad de la ofensa de Pablo. Hasta ahora todo lo que Lisias sabía era que Pablo no era el egipcio y que todo lo que Pablo había hecho era lo suficientemente serio como para que una gran multitud estuviera dispuesta a arriesgarse a que la ira romana cayese sobre ellos por su perturbación civil. Hay que decir que el tipo de azote que los romanos infligieron a un prisionero a menudo resultaba en la muerte. No fue un látigo, como nos pudiéramos imaginar. Más bien el dispositivo se llama un flagelo (un flagelo). No era un instrumento de disciplina, sino más bien de tortura. Consistía en un mango de madera con tangas largas de cuero, y trozos de metal afilado o hueso unidos en los extremos. El mismo arrancaba la carne y el tejido muscular, causando sangrado intenso. Si uno sobrevivía, por lo general eran discapacitados de por vida.

La buena noticia es que se trataba de una forma de tratamiento de la que los ciudadanos romanos estaban exentos. Así que después de guardar silencio al respecto hasta este punto, y mientras estaba siendo estirado y atado para comenzar el azote, en el versículo 25 Pablo hace una pregunta retórica a uno de sus guardias: “¿Es lícito que obstruyas a un ciudadano romano que no ha recibido un juicio apropiado?” La preparación se detuvo repentinamente, y el guardia fue al comandante Lisias y le informó que Pablo afirmaba que era un ciudadano romano. Por supuesto, los soldados romanos sabían que no era legal que un ciudadano romano fuera azotado sin un juicio, por lo que Lisias le preguntó a Pablo si era verdad. Pablo respondió que era. El comandante hizo una respuesta extraña; dijo que su ciudadanía le costó una gran cantidad de dinero. La implicación fue: ¿cómo podría este pobre judío tener suficiente dinero para comprar la ciudadanía?

Pero Pablo serenamente respondió que nació en la ciudadanía romana (no tenía que comprarla). Esto significaba que el padre de Pablo era un ciudadano romano (algo inusual para un judío).

El resultado fue que los soldados inmediatamente detuvieron lo que estaban haciendo, e incluso quitaron las cadenas de Pablo, porque habían estado peligrosamente cerca de grandes problemas. Si le hubieran hecho esto a Pablo, la ley romana habría requerido que se le hiciera los mismo a los soldados. El problema es que el comandante todavía no sabe lo que Pablo hizo para causar esta reacción de los revoltosos. Así que puso a Pablo en una celda, sin grilletes, y pidió que el Sanedrín se reuniera para que pudieran interrogarlo.

Un último comentario. En este momento en particular Judea estaba sin un procurador (un gobernador provincial). Por el momento, debido a que era el militar de mayor rango en Jerusalén, Lisias tenía casi la autoridad de un procurador. Así que cuando ordena que el Sanedrín se reúna, no tienen elección.

Comenzaremos el capítulo 23 de Hechos la próxima vez cuando Pablo es llevado al Sanedrín para interrogarlo. 

6355 N Courtenay Parkway, Merritt Island, FL 32953

Copyright © 2022 Seed of Abraham Ministries, Inc.
All Rights Reserved | Copyright & Terms