image_pdfimage_print

Hechos Lección 47 Capítulo 21

EL LIBRO DE HECHOS

Lección 47, Capítulo 21

Nosotros continuamos en el Libro de los Hechos, que es nuestro primer lugar necesario, para darnos el contexto y los antecedentes para entender todo lo que viene en el Nuevo Testamento siguiendo los Evangelios (y especialmente para entender las cartas de Pablo). Hechos 21 ha traído a Pablo de vuelta a Jerusalén desde la región del mar Egeo para 2 propósitos: primero, obedecer el mandamiento de la Torá que él participe en la fiesta de peregrinación de Shavuot (Pentecostés). En segundo lugar, estaba entregando dinero que había recolectado de las diversas congregaciones que visitó. El dinero era para 2 propósitos diferentes: 1) caridad para los creyentes pobres en Jerusalén, y 2) el impuesto del Templo medio shekel que cada judío, sin importar dónde vivieran, debía contribuir anualmente a los gastos operativos del Templo. Por lo tanto, parte del dinero fue dado a Santiago para ser distribuido; y otra parte fue entregado a los sacerdotes como el impuesto del Templo.

Yo concluí nuestra última lección diciéndoles que lo que Santiago y Pablo estaban discutiendo a partir del versículo 17 de Hechos 21, plantea una pregunta importante.  Es una pregunta que es fundamental para entender todo lo que sigue al Libro de los Hechos, y tiene que ver con lo que Pablo quiere decir, y lo que Santiago quiere decir, y a veces lo que otros escritores del Nuevo Testamento quieren decir cuando usan el término “Ley”. Hemos profundizado en este tema al estudiar la Torá y otros libros del Antiguo Testamento; pero ahora lo exploraremos en el contexto del Nuevo Testamento, para ver lo que los autores de estos libros del Nuevo Testamento quieren decir con el término “Ley”, y por lo tanto cómo debemos tomarlo cuando se refiere a nosotros mismos y la práctica de nuestra fe como creyentes del siglo XXI.

Yo les revelaré por adelantado que nosotros hoy vamos a ser detallados y técnicos. Pero estos detalles y elementos técnicos son sobre cosas que puedes entender, y son cosas que los creyentes necesitan saber. Algo de lo que escuchas hoy podría sacudir un poco tu mundo.

Comencemos por volver a leer parte del capítulo 21.

VOLVAMOS A LEER HECHOS CAPÍTULO 21:17 – hasta el final.

El escenario es el siguiente: Pablo ha completado su arduo viaje de Macedonia a Jerusalén. Han pasado muchos años (tal vez hasta 20) desde que Pablo vino a Jerusalén y se reunió con Santiago y los ancianos que forman el consejo de liderazgo de los Del Camino. Quiero enfatizar que no podemos estar 100% seguros de que Pablo ha permanecido alejado de Jerusalén durante 2 décadas; es sólo que el registro de las Escrituras no menciona que había estado en Jerusalén desde que asistió a la reunión del Consejo de Jerusalén que leímos en Hechos 15. Esta fue la reunión en la que la cuestión de la circuncisión para los gentiles fue su causa; pero también por el cual se emitieron un conjunto de reglas (todas las reglas eran prohibiciones) para los gentiles que querían unirse a los Del Camino. Estas reglas insistieron en cambios sustantivos en el estilo de vida para los nuevos creyentes gentiles que se tenían que ver con la dieta, las prácticas sexuales y la participación con los ídolos. Sin embargo, el hecho de que la presencia de Pablo en Jerusalén no fue registrada en la Biblia no es una prueba irrefutable de que no había venido en otros momentos, sino que no estaba registrado.

Personalmente me resulta difícil creer que el piadoso fariseo Sha’ul (Saúl) hubiera ignorado las leyes de la Torá ordenadas por Dios que exigían a todos los israelitas hacer 3 peregrinaciones anuales al Templo de Jerusalén; ¿puede ser una vez, pero durante 15 o 20 años consecutivos? Estas fiestas bíblicas habían establecido el ritmo de la sociedad judía durante siglos y las leyes de la fiesta no eran opcionales para los judíos; el no hacer las peregrinaciones requeridas era pecado. Dicho esto, sólo una parte relativamente pequeña de las familias judías que viven en la diáspora hicieron ese viaje, y mucho menos 3 veces al año. El costo en dinero y tiempo fue significativo y más allá de los medios prácticos de la mayoría de los judíos de la diáspora. Así que la otra cara de la moneda es que puedo ver por qué Pablo, él mismo un judío de la diáspora, puede haber elegido no hacer las peregrinaciones ordenadas por Dios durante varios años con el fin de ocuparse de evangelizar.

Luego está el asunto de las contribuciones que Pablo estaba recolectando. Discutimos la semana pasada que era una costumbre que todos los judíos (sin importar dónde vivieran) debían contribuir con un llamado impuesto del Templo de medio shekel anualmente. Por diseño, cada varón adulto debía llevarlo al Templo y dárselo personalmente a los sacerdotes con la misma actitud en que se ofrece un sacrificio. Pero como sólo una pequeña porción de los millones de judíos de la diáspora hizo el viaje a Jerusalén, la sinagoga local cobraría el impuesto del templo y luego un representante de esa sinagoga (o tal vez incluso de un grupo de sinagogas) llevaría los fondos recaudados al Templo. Esto se había convertido en costumbre de recaudar y pagar el impuesto del Templo con motivo de las ceremonias de Shavuot. Y por cierto, hay números históricos confiables disponibles que nos dicen cuántos judíos estaban vivos en este momento. En el 48 D.C. el emperador Claudio realizó un censo que reveló que 6,994.000 judíos vivían en el Imperio Romano (y algunos vivían fuera del Imperio Romano por lo que no se contaron). En el momento de la destrucción del Templo poco más de 20 años después, había al menos 8 millones de judíos vivos y probablemente algo más, con unos 2 millones de ellos viviendo en la Tierra Santa. Por lo tanto, si incluso medio millón de judíos de la diáspora viajaron a Jerusalén para las 3 fiestas de peregrinación, eso era sólo tal vez el 6 o 7% de la población judía total; una fracción de los que se suponía que vendrían de acuerdo con la Ley.

Santiago y los ancianos del Camino saludaron a Pablo con calidez y estaban ansiosos por escuchar lo que había estado sucediendo con el ministerio de Pablo estos últimos años. Sabían plenamente que tenía una profunda participación con gentiles, tanto paganos como los que le temían a Dios. Se nos dice que estaban encantados de escuchar del gran progreso de Pablo al traer a tantos gentiles al redil. Cabe destacar que su reacción no es felicitar a Pablo, sino alabar a Dios por ello, dando debidamente crédito a donde se le debe. Pablo debe haber tomado algún tiempo para explicar lo que había sucedido ya que se nos dice que entró en detalle al respecto.

A cambio, Santiago le explica a Pablo que también había habido progresos asombrosos aquí en la Tierra Santa. Dice que decenas de miles de judeos (judíos que residían en la provincia romana de Judea) habían llegado a la fe; pero también eran celosos de la Torá. En mi opinión, si bien leemos casualmente este informe y asumimos que significa que los judíos que ya eran celosos de la Torá (la Ley) se convirtieron en creyentes en Yeshua, puede ser tomado tan fácilmente que como resultado de su salvación en Cristo, se volvieron celosos para la Torá.

 Aunque yo no soy judío, eso es ciertamente lo que me sucedió (aunque no de inmediato), y sé que muchos miles de cristianos, como resultado de su fe, se han vuelto celosos de la Torá cuando antes de la salvación, ni siquiera sabían lo que era la Torá.

El punto importante es que Santiago está conectando la fe en Yeshua con el celo por la Torá y presentándola como algo perfectamente natural; y con este celo vino la determinación de obedecer a Dios. Pero esto también presenta un problema porque han llegado a Jerusalén rumores de que Pablo ha estado enseñando a los judíos de la diáspora a NO obedecer a Dios. Específicamente el tema de la circuncisión una vez más aparece. Los rumores dicen que Pablo no sólo ha estado enseñando en contra del requisito establecido por Moisés para la circuncisión masculina, sino también que Pablo dijo a los judíos creyentes de la diáspora que podían dejar de obedecer las costumbres judías. Permítanme ser claro: el pasaje dice que, aunque Pablo le contó a Santiago en detalle sobre lo que había estado sucediendo con los gentiles que estaba evangelizando, los rumores en contra de Pablo NO eran acerca de estos gentiles; más bien eran acerca de los judíos con los que Pablo estaba tratando. Por lo tanto, para los judíos, la adhesión a las costumbres y tradiciones judías era un tema importante, pero realmente no les preocupaba mucho lo que los gentiles hacían o no hacían. Nuestra versión en inglés CJB utiliza la palabra “tradiciones” en lugar de “costumbres” (como encontramos en la mayoría de las Biblias) y esa es sin duda la mejor traducción desde la perspectiva judía del marco temporal de cuando se escribió este pasaje. Para los oídos cristianos gentiles esto básicamente suena como una acusación de que Pablo no está obedeciendo las leyes bíblicas de Moisés; pero verdaderamente eso no es.

Nosotros hemos discutido en numerosas ocasiones que la ley judía (Halajá) era la raíz de la autoridad religiosa y el estilo de vida en el judaísmo. Y la ley judía era una fusión de las leyes bíblicas de Moisés junto con las tradiciones que se habían desarrollado en la sinagoga, y luego generosamente salpicadas de antiguas costumbres culturales del pueblo judío. Al igual que en el cristianismo, en el que para la mente de los cristianos promedio no hay diferencia discernible entre una doctrina de la Iglesia, una tradición de la Iglesia y las Sagradas Escrituras, así mismo era en la mente de los judíos común y corriente donde no veían ninguna diferencia discernible entre una Tradición Judía, una costumbre judía, y las Leyes Bíblicas de Moisés. En ambas religiones se asume que las doctrinas y tradiciones decididas por sus autoridades religiosas reflejan con precisión el significado y la intención de la Biblia.  Así que el pensamiento es que, si usted está siguiendo una Tradición o costumbre, entonces para todos los propósitos debe estar siguiendo la Biblia.

Por consiguiente, en el versículo 21, cuando Santiago habla de Pablo enseñándole a los judíos a apostatar (renunciar) de Moisés, así como de la circuncisión e incluso de las tradiciones y costumbres judías, él está hablando sobre renunciar al Halajá; todo el cuerpo de la Ley Judía. Además, se estableció hace mucho tiempo una manera corta de decir que uno debía obedecer a Moisés, cuando lo que eso significaba técnicamente es obedecer las leyes de Moisés. Por lo tanto, desde un punto de vista erudito, renunciar a Moisés significa renunciar a los mandamientos de Dios dados a Moisés en el Monte Sinaí. Sin embargo, en los tiempos del Nuevo Testamento, en la forma común de hablar, para apostatar (renunciar) de Moisés, realmente significaba renunciar al Halajá.  Pero luego se planteó otro problema serio que simplemente no desaparecerá con respecto a los creyentes: el tema de la circuncisión. Curiosamente, la queja de los celosos creyentes de Judea no es que Pablo esté en contra de circuncidar a los gentiles, sino que está en contra de circuncidar a los judíos. La circuncisión es el signo bíblico de que una persona es miembro del pueblo del pacto de Dios. Así que, esencialmente un judío que rechaza la circuncisión se quita a sí mismo de ser judío. Pablo está siendo acusado, entonces, de convertir a los judíos en gentiles enseñándoles en contra de la circuncisión; por supuesto Pablo no hizo tal cosa. Sin embargo, dentro de unas pocas décadas más, esto sería exactamente lo que la Iglesia controlada por los gentiles exigiría y ordenaría como una doctrina cristiana fundamental. Es decir, los obispos de la Iglesia estuvieron de acuerdo en que, en efecto, la circuncisión era el signo de ser parte del pueblo del pacto de Dios; y la Iglesia no quería ser parte de la misma. Por lo tanto, se decidió que para ser cristiano no se podía circuncidar. De hecho, si un judío quería seguir a Cristo, él también no podía ser circuncidado. ¿por qué? Porque para la comunidad judía, y la comunidad gentil, el negarse a la circuncisión significaba que un judío renunciaba a su herencia hebrea y se convertía en un gentil. La Iglesia deseaba ser una institución sólo gentil y durante mucho tiempo utilizó una prohibición en contra de la circuncisión para hacerlo cumplir.

En el verso 22 Santiago hace una pregunta retórica a Pablo: ¿qué se debe hacer? Yo digo retórica porque ya lo ha pensado y sabe exactamente lo que va a hacer. Estas decenas de miles de judíos locales que están en Jerusalén para la santa fiesta de Shavuot (judíos creyentes que están molestos porque piensan que Pablo es un traidor al judaísmo), van a saber de inmediato que Pablo ha llegado y esto va a conducir a la confrontación y a los problemas. Entonces, de hecho, ¿qué se debe hacer? Lo que viene después deja muy claro que Santiago sabía que necesitaba la ayuda de Pablo para reprimir este peligroso e infundado rumor. Es decir, Santiago conocía bien a Pablo como para saber que Pablo no estaba haciendo lo que se le acusaba. Así que la solución de Santiago es tener una exhibición pública por Pablo que demostraría de una vez y por toda su continua devoción a la Ley Judía.

Antes de entrar en los detalles de esa demostración, sin embargo, veamos lo que algunos de los venerados Padres de la Iglesia de tiempo atrás pensaban acerca de esta situación con Pablo y los rumores que estaban surgiendo, y cómo Santiago decidió manejarlo, aquí en Hechos 21. En una carta (llamada Carta 82) que escribió un poco después del 400 D.C., Agustín tenía esto que decir:

“Es muy claro, creo, que Santiago dio su consejo para mostrar la falsedad de los puntos de vista que se supone que son de Pablo, que ciertos judíos que habían llegado a creer en Cristo, pero que todavía eran zelotes de la ley, habían oído hablar de él, mayormente, que, por medio de la enseñanza de Cristo, los mandamientos, escritos por la dirección de Dios y transmitidos por Moisés a los padres, debían ser considerados sacrilegios y dignos de rechazo. Estos informes no fueron distribuidos sobre Pablo por aquellos que entendían el espíritu en el que los conversos judíos se sentían atados a esas observancias, mayormente, debido a que fueron prescritos por la autoridad divina y por el bien de la santidad profética de esas ceremonias… pero NO por el logro de la salvación……”

Si sólo la Iglesia en general hubiera escuchado a Agustín, no se habría embarcado en el terrible camino del antisemitismo y en contra de la ley que ha seguido durante 19 siglos.

 Es un camino que ha dado lugar a una serie de doctrinas de mente equivocada que no sólo han puesto un muro entre judíos y cristianos, sino que también han caracterizado erróneamente la Palabra de Dios en cuanto a nuestra relación importante con él. Agustín dice con razón que fue la propia enseñanza de Cristo de los mandamientos de Dios la que validó que la Ley todavía estaba viva y relevante (probablemente se refería a Mateo 5).  Pero ciertos judíos (algunos de los innumerables judíos de Judea) que habían llegado a creer en Cristo, también creyeron una mentira calumniosa que Pablo estaba enseñando que los judíos creyentes ahora deberían considerar la observancia de la Ley como algo malo (sacrílego) y por lo tanto debían rechazar la Ley de Moisés. Pero lo que aprecio especialmente es cuando Agustín señala que si bien la Ley todavía llevaba la misma autoridad divina que siempre tenía, la Ley no era para lograr la salvación. Exactamente. La Ley no era ahora, y nunca había sido, con el propósito de lograr la salvación. Confiar en Cristo es cómo los judíos o gentiles obtuvieron la salvación; pero esa realidad no abolió de alguna manera la Ley. Nunca fue una propuesta o escoger (que la gracia reemplaza a la Ley o que uno debe elegir entre la Gracia o la Ley), o que el nuevo reemplaza a lo antiguo. Como señala Agustín, ese hecho proviene de Dios y fue enseñado por Cristo mismo.

Así que aquí tenemos un Padre de la Iglesia Primitiva, Agustín, (cuya voz fue ignorada en este y otros asuntos, anulado por los obispos de la Iglesia con sede en Roma) que entiende nuestro pasaje pertinente en Hechos literalmente y por lo tanto correctamente. Pero ahora escuchen a otro Padre de la Iglesia, Crisóstomo, que vivió al mismo tiempo que Agustín. Desafortunadamente lo que escuchamos de Crisóstomo es que él defiende la doctrina aceptada de la Iglesia Romana, de que la Ley estaba muerta y desaparecida, por lo que nadie, judío o gentil, tenía ningún asunto en seguirla.

“Contra esto Pablo se defiende y demuestra que no lo hace de su elección. ¿Cómo lo convencieron? Era parte del plan divino, y (era) condescendencia de su parte. Así que esto no fue un obstáculo para la predicación, ya que fueron ellos mismos los que decidieron tales cosas. Por lo que no acusa a Pedro de ninguna manera. Ya que lo que él mismo hizo aquí es lo que Pedro hizo en esa ocasión cuando él mantuvo su paz y estableció su doctrina……… él tuvo que hacer algo más para persuadirlos de que usted observa la Ley. Condescendencia es lo que es. No te alarmes.”

En lecciones anteriores de Hechos, yo les he familiarizado con esta línea de razonamiento de tortura de varios Padres de la Iglesia Primitivas sobre las posiciones que han tomado en contra de la pertinencia continua de la Ley; posiciones que sin sus distorsiones fantasiosas de otro modo no son defendibles. Su posición es que Pablo (y Pedro y en algunos casos Santiago) son sinceros cuando las Escrituras los encuentran observando la Ley o diciendo a otros que lo hagan. Por lo tanto, cada vez que los encontramos personalmente obedeciendo la Ley, o diciendo a otros que la obedezcan, no es por su libre albedrio o elección que lo hacen. Más bien sus circunstancias los están obligando a fingir; pero estos Padres de la Iglesia Temprana, dicen que están fingiendo ser obedientes a la Ley para servir al bien mayor de expandir el Evangelio para que puedan deshacerse de la Ley. La idea es que Pablo, Pedro y Santiago están engañando a los demás con palabras y acciones para que más personas reciban la salvación. Aquí Crisóstomo dice a sus lectores que por lo tanto “no se alarme” por lo que el texto bíblico dice claramente.

Es más bien que Pablo simplemente estaba siendo “condescendiente” (para usar el término de Crisóstomo) al aceptar la instrucción de Santiago de participar en una ofrenda de voto santo y pagar por otros 4 para hacerlo también. Pero en última instancia, este era el plan divino de Dios, dice Crisóstomo, que sucede de esta manera; por lo tanto, ni Pablo ni Santiago estaban haciendo ningún mal por su insinceridad y la actuación.

¿Esto no te hace enojar? Si no lo hace, ¿por qué no? Aquí tenemos las palabras grabadas de uno de los hombres que fue fundamental para dar forma a las doctrinas fundamentales, sobre las cuales la Iglesia se edifica diciendo que Pablo, Pedro y Santiago no quieren decir lo que dicen o hacen cuando se trata de la Ley de Moisés; todo era para el espectáculo. Más bien están engañando intencionalmente a los nuevos creyentes (y posibles nuevos creyentes) por su propio bien. Y que Dios es el padre de este engaño; pero está bien porque todo es parte de Su plan divino que todos estos escritores del Nuevo Testamento sigan obedeciendo la Ley e instando a otros a hacerlo… pero más tarde, después de haber convertido a más personas, entonces les dirán la verdad. Afortunadamente, Agustín nos dice claramente que de hecho era la propia enseñanza de Cristo que Sus seguidores debían obedecer los mandamientos. Pero lamentablemente, el Padre de la Iglesia no fue escuchado mucho, porque no seguiría en siniestro con la agenda de los obispos de Roma y sus aliados.

Volviendo a nuestro pasaje de Hechos, en el versículo 23 Santiago comienza a decirle a Pablo exactamente lo que tiene que hacer para poner este falso rumor en su contra. Pablo debe ir con 4 hombres que están bajo un voto; pagar sus gastos y los suyos, y pasar por los procedimientos de purificación estándar que incluyen sacrificios de altares. De esta manera, dice Santiago en el versículo 24, estos molestos creyentes judíos de Judea verán por sí mismos que los rumores que han oído acerca de Pablo son falsos, y que de hecho el mismo Pablo mantiene la Torá escrupulosamente. He dicho en numerosas ocasiones que es el Libro de los Hechos, el que define quién es el Pablo histórico; y que sin el Libro de los Hechos entonces es demasiado fácil distorsionar las varias Epístolas de Pablo y hacerlas sonar como si fuera anti-Ley, incluso anti-judío. Pero aquí en Hechos 21 se deja muy claro que Pablo mismo obedeció la Ley. Así que sólo para que no haya ninguna duda o ambigüedad sobre este hecho, voy a repetir este versículo en unas cuantas versiones comunes de la Biblia en español, para que sea explícito para todos los que están escuchando que las palabras y la intención están de acuerdo sin importar de qué versión lea.

LBLA Hechos 21:24 tómalos y purifícate junto con ellos, y paga sus gastos para que se rasuren la cabeza; y todos sabrán que no hay nada cierto en lo que se les ha dicho acerca de ti, sino que tú también vives ordenadamente, acatando la ley.

NVI hechos 21:24 Llévatelos, toma parte en sus ritos de purificación y paga los gastos que corresponden al voto de rasurarse la cabeza. Así todos sabrán que no son ciertos esos informes acerca de ti, sino que tú también vives en obediencia a la ley.

RVR Hechos 21:24 Tómalos contigo, purifícate con ellos, y paga sus gastos para que se rasuren la cabeza; y todos comprenderán que no hay nada de lo que se les informó acerca de ti, sino que tú también andas ordenadamente, guardando la ley.  

Cada versión que revisé (y fueron muchas) tiene que Santiago está haciendo que Pablo realice esta ofrenda de votos y purificación ritual para que todos puedan ver visible y tangiblemente que Pablo guarda y obedece la Ley. Espero que ahora entiendan por qué, si iban a insistir en crear y apoyar una doctrina de la Iglesia que dice que Pablo estaba en contra de que los creyentes obedecieran la Ley, que algunos de los gentiles Padres de la Iglesia Primitiva no tenían otra opción que inventar las distorsiones más intelectualmente deshonestas para hacerla parecer así. Determinaron que, a pesar de lo que dice claramente las Escrituras, la doctrina aceptada de la Iglesia debía ser confirmada. Así que, el giro es que Pablo estaba engañando deliberadamente a la gente (por instrucción de Dios no menos) para que el Evangelio pudiera salir mejor.  Te dije desde el principio, que algo de lo que oíste hoy sacudiría tu mundo. Pero lo que necesita ser sacudido no es su fe en Dios, o en Yeshua, o en la Palabra de Dios. Lo que hay que sacudir es vuestra fe en las doctrinas religiosas hechas por el hombre que han gobernado sobre la Iglesia institucional durante tanto tiempo; y muchos de ellos necesitan ser expuestos por lo que son y luego reformados.

Ahora bien, para la pregunta de los $64,000 chavitos: cuando el versículo 24 dice que Pablo estaba siendo obediente a la Ley, ¿qué significa eso? Recuerden: momentos antes, Santiago dijo que su meta era demostrar públicamente que Pablo no apostizaba (renunciaba) de Moisés ni de las Tradiciones.

LBLA Hechos 21:21  y se les ha contado acerca de ti, que enseñas a todos los judíos entre los gentiles que se aparten de Moisés, diciéndoles que no circunciden a sus hijos ni observen las tradiciones.

Por consiguiente, Santiago está hablando claramente de Halajá, el cuerpo general de la Ley Judía que se había desarrollado especialmente desde la creación del sistema de sinagogas durante o poco después del exilio babilónico. Y Halajá, ley judía, consistía en una fusión de las leyes bíblicas de Moisés como se da en el Monte Sinaí, más las Tradiciones de los Rabinos, y las muchas costumbres culturales judías de tiempo atrás. En griego, la palabra que encontramos en la Escritura original para describir esto es nomos, que generalmente se traduce en las biblias en español como “ley” (nada malo con esa traducción). Sin embargo, como explican los léxicos más autorizados sobre griego hoy en día (aquellos como el Friberg o los léxicos Thayer), el término nomos significa: “cualquier cosa establecida, cualquier cosa recibida por el uso, una costumbre, una ley o un comando”. Por lo tanto, los nomos se pueden utilizar de varias maneras, tiene una amplia gama de significados, y tenemos que derivar del contexto cómo el autor significa que lo tomemos en cualquier circunstancia dada. Como se usa en Hechos 21:24, nomos está destinado como un término general para denotar no sólo una obediencia a los mandamientos de Dios, sino también una lealtad a su herencia hebrea y una identidad inquebrantable como judío y todo lo que eso implica. Así que, Santiago está haciendo que Pablo demuestre a todos estos judíos que se han reunido en Jerusalén para Shavuot, que sigue siendo plenamente judío y está plenamente comprometido con las prácticas judías y las creencias religiosas tradicionales. Y cuando uno lee honesta y justamente a Pablo en sus Epístolas y lee lo que Lucas dice acerca de Pablo en Hechos, dentro del contexto hebreo que es toda la Santa Biblia, entonces encontramos que Pablo efectivamente permaneció plenamente judío y comprometido con las prácticas judías.

Todo lo que cambió en Pablo es que llegó a entender que Yeshua de Nazaret era el Mesías que Israel había estado esperando (durante siglos), y que Yeshua era el Hijo de Dios.

Así que, de todas las cosas posibles que Santiago le pediría a Pablo que hiciera, ¿por qué elegiría que participara en una ofrenda de votos y una purificación ritual? Es porque el compromiso de un voto fue visto en los días de Pablo como una afirmación de la devoción de uno a las Leyes de Moisés y a la santidad del Templo. Es fascinante que veamos que Herodes Agripa (hijo de Herodes el Grande) había hecho lo mismo algunos años atrás. En la obra histórica de Josefo Antigüedades, dice lo siguiente:

“Agripa naturalmente, ya que iba a volver con una fortuna mejorada, se volvió rápidamente hacia casa. Al entrar en Jerusalén, ofreció sacrificios de acción de gracias, omitiendo ninguno de los rituales ordenados por nuestra ley. En consecuencia, él también dispuso que un número muy considerable de nazarenos fueran rapado”.

Así que, desde una perspectiva cultural judía, no sólo demuestra la lealtad de una persona al judaísmo ofrecer sacrificios en el Templo, sino que se consideró particularmente meritorio si se pagaba por las ofrendas de votos de los demás. Observen que Santiago dice que “tenemos” 4 hombres que están bajo un voto; el “nosotros” aparentemente significa que los 4 eran miembros del Camino: eran Creyentes. Así que imaginen esto: Los 4 judíos creyentes estaban terminando un voto, y estaban a punto de purificarse ritualmente y luego entrar en el Templo para ofrecer sacrificios en el altar. Espere; ¿No nos han enseñado que la Ley está muerta y desaparecida? Aparentemente los creyentes en la época de Pablo no lo creían.

Esta ofrenda de votos en el versículo 24 fue claramente el final formal de un voto nazareo, cuyo período era generalmente de 30 días (un ciclo lunar). No se nos dice exactamente lo que juraron estos 4 judíos creyentes; pero en realidad no importa, porque era común para todos los votos de este tipo que uno no podía beber vino o cualquier producto de uva, o volverse ritualmente impuro, o cortarse el pelo en cualquier momento durante esos 30 días. Al final del período del voto, el candidato debía llevar 3 ofrendas diferentes de sacrificio al Templo: una ofrenda de paz, una ofrenda por el pecado y una ofrenda completa. Esta fue una propuesta costosa; así que, para Pablo pagar por 4 hombres más él mismo, mostró un extraordinario nivel de dedicación y generosidad para aquellos que lo estaban observando. Tan importante como Pablo para el movimiento, la intención de Santiago era que las acciones de Pablo hicieran un impacto tal que sería casi imposible para esos judíos escépticos seguir creyendo el falso rumor de que Pablo se había alejado del judaísmo.

El versículo 25 es fascinante; ¿qué está tratando de comunicar Santiago? ¿Por qué recordarle a Pablo que él fue parte fundamental para llevarse a cabo, en cuanto a los requisitos que el Consejo de Jerusalén puso a los gentiles que querían unirse a los Del Camino? Para Santiago aparentemente había cierta conexión entre lo que Pablo estaba haciendo con los gentiles y la creencia entre los judíos de judea de que Pablo había apostatado del judaísmo. Creo que Joseph Shulam probablemente tiene razón cuando supone que cuanto más celosos eran los judíos, más problema tenían con la asociación con gentiles. Sí, el Consejo de Jerusalén había declarado su edicto con respecto a la aceptación de gentiles.

 Sí, estos judíos sin duda también eran conscientes del encuentro de Pedro con Dios en una visión (cuando la tela con los animales fue defraudada del cielo) por la cual Dios le dijo a Pedro que la tradición judía de que los gentiles eran intrínsecamente impuros estaba equivocada. Sin embargo, debemos seguir recordándonos lo que siguieron los judíos fue Halajá; y eso no cambió de ninguna manera significativa para los judíos que aceptaron a Yeshua como Mesías. Así que, incluso si los gentiles no eran intrínsecamente impuros, para la mente judía, los gentiles estaban involucrados casi a diario en actividades impuras que los hacían ritualmente impuros (así como las actividades inadecuadas podían hacer que cualquier judío fuera ritualmente impuro). A esto hay que añadir la subyugación a Roma bajo la que estaban los judíos, e independientemente del Evangelio, los judíos tenían poca consideración por los gentiles. Que Pablo parecía tan centrado en salvar gentiles no hizo todo bien en absoluto; al menos no lo hizo entre los judíos de la Tierra Santa.

El otro punto de Santiago en recordarle a Pablo el edicto del Consejo de Jerusalén era probablemente afirmar que todavía estaba en vigor como se dio originalmente; nada había cambiado o sustituido.

El versículo 26 nos informa que Pablo hizo lo que Santiago sugirió; y lo hizo inmediatamente (al día siguiente). Primero se purifico a sí mismo (había venido de la diáspora, así que se asumía que habría llegado a Jerusalén en un estado ritualmente impuro). Ahora purificado, pudo entrar en las cortes exteriores del Templo, pero sólo para decirle a los sacerdotes cuándo terminaría su período de purificación, que luego determinaría cuándo podría acercarse a la zona del altar para hacer los sacrificios del voto. Los rituales de purificación se pueden describir principalmente como un lavado y una espera. Es decir, uno tuvo que sumergirse en el agua y luego, dependiendo del tipo de impureza de la que se estaba purificando, uno tenía que esperar en cualquier lugar desde el cambio del día actual hasta el día siguiente, o comúnmente 7 días. El versículo 27 confirma que la espera de Pablo fue de 7 días.

Todo parecía ir según el plan cuando algunos judíos no creyentes de Asia reconocieron a Pablo. ¿Qué hacían allí en Jerusalén al mismo tiempo que Pablo? Habían venido por Shavuot. Sabían inmediatamente quién era, lo agarraron y comenzaron a gritar para que otros judíos vinieran y les ayudaran a lidiar con este apóstata del judaísmo.

Así que, el proceso que Santiago había imaginado fue interrumpido prematuramente; Pablo nunca tuvo la oportunidad de llevar sus sacrificios junto con los 4 hombres y sus sacrificios al Altar del Templo. En cambio, la profecía que Agabo había profetizado a Pablo en Cesarea estaba surgiendo.

Terminaremos el capítulo 21 la semana que viene.

6355 N Courtenay Parkway, Merritt Island, FL 32953

Copyright © 2022 Seed of Abraham Ministries, Inc.
All Rights Reserved | Copyright & Terms