image_pdfimage_print

Hechos Lección 46 Capítulos 20 y 21

EL LIBRO DE HECHOS

Lección 46, Capítulos 20 y 21

Nosotros tenemos un poco más que cubrir para completar Hechos capítulo 20 y luego pasaremos inmediatamente al capítulo 21. Pablo se encuentra en Mileto, una provincia de Asia, que está a pocos kilómetros al sur de Éfeso. Él no cree que tenga tiempo de viajar a Éfeso para reunirse con los líderes allí, porque tiene mucha prisa por volver a Jerusalén para celebrar la fiesta de Shavuot. Esta presión para llegar a Jerusalén se deriva del hecho de que es un mandamiento bíblico que todos los israelitas hagan una peregrinación al Templo para la fiesta de Shavuot (y para otras 2 fiestas también). Preste atención a cuánto tiempo y esfuerzo se necesita para llegar a Jerusalén para esta fiesta, porque esto es lo que todo judío de la diáspora enfrentó y por qué relativamente pocos hicieron las peregrinaciones requeridas. Por consiguiente, por cualquier razón o circunstancia, Pablo había elegido no hacer el viaje para la fiesta de Matzah, lo que significa que violó la Ley. Pablo ya es una figura tan conocida que, sin duda, el liderazgo de El Camino estaba preocupado de que no hubiera venido a Jerusalén para la Pascua; todo lo que podría hacer es añadir a las sospechas y rumores de que podría estar alejándose de la devoción al Halajá: la ley judía.  Sha’ul (Saúl) envió un mensaje a Éfeso pidiéndoles a los líderes de la congregación de los creyentes que acudieran a él, lo cual hicieron.

Sha’ul (Saúl) se siente seguro de que algo malo le va a pasar cuando llegue a Jerusalén; la misma es una intuición que tiene que ha sido confirmada por varios profetas en congregaciones de creyentes que le han advertido de problemas. También se siente seguro de que, ya sea debido a este problema que se avecina o a otra cosa, nunca más volverá a Éfeso (ni a las otras congregaciones creyentes que ha establecido en Asia, Macedonia, Grecia y Frigia). Así que da un apasionado discurso al liderazgo de Éfeso para que le recuerden como un dedicado y fiel seguidor de Yeshua que se puso en gran riesgo al traerles la verdad. También les advierte que los lobos vendrán a atacar al rebaño de creyentes e intentarán alejarlos a la oscuridad espiritual. Por lo tanto, como líderes deben estar en guardia para esta posibilidad y ser conscientes de que estos lobos pueden incluso levantarse de entre los creyentes.

Vamos a continuar con Hechos 20:32.

Volvamos a Leer Hechos 20:32- hasta el final.

Al leer y meditar en el versículo 32 se me ocurrió que Pablo, como maestro de la Palabra de Dios y evangelista del Evangelio de Yeshua, estaba muy preocupado por lo que sucedería cuando ya no estuviese presente para responder preguntas, guiar y alentar. Ya hemos visto como con Apolo, el evangelista creyente de Alejandría, Egipto, el mensaje de Dios puede ser fácilmente (incluso involuntariamente) distorsionado, o piezas vitales de información pueden ser dejadas afuera. Las ideas paganas pueden mezclarse con la verdad bíblica y los nuevos creyentes, especialmente, pueden ser susceptibles al engaño. La respuesta de Pablo al problema fue doble; primero fue suplicar a los líderes que miraran al Señor y atemperaran todo lo que pensaban, aprendieran, enseñaran e hicieran con amor y bondad.

Pero segundo es algo que Pablo hará que no se menciona aquí; es que Pablo se mantendrá atento y usando mensajeros y otros medios que hará un seguimiento desde lo lejos para monitorear lo que está pasando con estas congregaciones de la diáspora. Y él se comunicará con ellos por medio de cartas. Son sus cartas a las congregaciones las que utilizará para exhortarles a permanecer firmes en la fe que les ha enseñado; y los corregirá con la doctrina adecuada cuando salgan de la línea. Aunque estoy seguro de que nunca lo imaginó, estas cartas a las congregaciones eventualmente formarían una parte sustancial de un Nuevo Testamento cristiano que se añadiría a la Biblia unos 150 años después de su martirio. Y, por supuesto, tenemos la suerte de tener este mismo legado de las enseñanzas de Pablo para mostrarnos el camino en nuestro tiempo tal como lo hizo para los Efesios, Gálatas, Corintios y otras congregaciones creyentes en los días de Pablo.

Los versículos 33 y 34 hace un punto enfático que necesita ser revivido en el cristianismo moderno. Pablo dice que usó sus propias manos para mantenerse a sí mismo y también para ayudar a los demás; no tomó oro, plata o ropa en pago por su enseñanza y predicación. En otras palabras, usó su oficio como fabricante de tiendas de campaña como su medio de apoyo y no buscó dinero de las congregaciones para vivir. Así que para Sha’ul ser un evangelista no era su ocupación; era su pasión. Su ocupación financió su pasión.

El mensaje de Pablo para nosotros entonces es el siguiente: Los pastores y los rabinos deben trabajar para mantenerse a sí mismos donde sea práctico para no agobiar a la congregación. Pero también debemos tomar el ejemplo de Pablo a la luz de sus tiempos contra los nuestros. Se espera mucho más de los ministros de hoy, de tal manera que incluso en una congregación de tamaño modesto ser un pastor suele ser un trabajo de tiempo completo en sí mismo; eso no es algo que Pablo o los rabinos de su época se enfrentaron. Nuestra sociedad está mucho más estructurada, las actividades más congregacionales son la norma, las instalaciones y los servicios son más elaborados, y los miembros buscan un toque más personal de los ministros. Los ministros merecen ganarse la vida dignamente para que puedan cuidar de sus familias. Dicho esto, me decepciona ver a algunos líderes cristianos que se ven a sí mismos como equivalentes a los dueños de negocios, directores ejecutivos y altos ejecutivos, y esperan que se les pague en un nivel equivalente a lo que el mismo tipo de posición podría pagar en el mundo de los negocios. Cada caso es diferente, por supuesto, pero el espíritu del ejemplo de Pablo es muy claro: no se debe quitar más del tesoro de la congregación de lo necesario para el apoyo razonable de los ministros y el personal. Convertir estas posiciones en carreras de alto pago que compiten con la industria privada por el talento, es uno de una serie de factores que han reducido la brecha necesaria entre las instituciones creyentes y el mundo. Pero también ha atraído a personas a la dirección y el servicio del ministerio que están menos dedicados a servir a Dios sacrificialmente con sus dones y talentos y están más interesados en obtener un trabajo estable y bien remunerado con buenas condiciones de trabajo.

Es digno de mención que aquí Pablo cita a Cristo diciendo “hay más felicidad en dar que en recibir”. Especialmente para los líderes cristianos y mesiánicos que pueden estar escuchando mis palabras, por favor observen que Pablo no está hablando con la congregación; más bien él está dirigiendo específicamente este comentario a los líderes. Eso no quiere decir que lo mismo no vaya por la membresía; pero el ejemplo de este principio es ser demostrado primero por el liderazgo.

Una vez que Pablo ha terminado de decir todo lo que quería decir, se arrodilla con los ancianos y ora. Le da una despedida dolorosa y llorosa ya que él cree que no los va a volver a ver. Curiosamente, a pesar de su terrible prueba en Jerusalén, Pablo se equivocó; esta no sería la última vez que los líderes de Éfeso verían a Pablo.

Vamos a continuar con Hechos 21.

LEER Hechos Capítulo 21

Este es uno de esos capítulos que puedo disfrutar más que ustedes porque tiene algunas implicaciones teológicas fascinantes, así como una amplia oportunidad para discutir más sobre el Pablo histórico. Al hacerlo, la misma abre una ventana para enderezar algunos conceptos erróneos que se han reflejado en algunas doctrinas cristianas que han sido bastante extendidas.

Las últimas palabras del capítulo anterior explican que este grupo melancólico fue con Pablo al puerto, y al menos algunos de ellos lo acompañaron en su peregrinación a Jerusalén. Las primeras palabras de Hechos 21 nos dicen dónde hizo el buque su primera llamada de puerto; fue en Cos. Pablo y sus compañeros pasaron la noche en Cos, y al día siguiente navegaron a Rodas, y de allí a Pátara. Lo que vemos aquí es el habitual salto a la isla que ocurrió entre la mayoría de los barcos de transporte en esta época. Se trataba de buques más pequeños que entregaban mercancías por las costas, sin aventurarse muy lejos en el mar; eran los camiones de reparto locales y tendían a operar con buen tiempo y sobre todo durante las horas de luz del día. Pablo eventualmente tendría que conectarse con un buque más grande y navegable, para navegar a través de las aguas abiertas del Mediterráneo para llegar a un puerto en la Tierra Santa.

Cos era una pequeña isla que uno pasaba en la ruta a Rodas; fue más conocida por la escuela de medicina fundada por Hipócrates 500 años antes de la época de Pablo. El Rodas que se habla aquí, es sin duda la ciudad de Rodas, situada en la isla de Rodas, porque esa ciudad tenía un puerto concurrido. Rodas era una isla mucho más grande que Cos. Curiosamente los registros históricos griegos y romanos, indican que ambas islas tenían poblaciones judías viviendo en ellas. Les digo esto para señalar cuán extendidos estaban los judíos; apenas no había un lugar en todo el mundo conocido donde no encontrarías al menos unas pocas familias judías.

Pátara estaba de vuelta en el continente de Asia, al este de la isla de Rodas, en el territorio de Licia; así que era sólo un viaje corto. Será en Pátara donde Pablo deja el pequeño barco en el que ha estado para encontrar uno más grande para llevarlo de vuelta a la Tierra Santa. Este sería un viaje de 5 días en el mar. Permítanme recordarles que no había tales cosas como los buques de pasajeros en estos días; los pasajeros eran simplemente carga en vivo. Y observen cuánto detalle estamos obteniendo sobre este viaje; eso es porque estamos una vez más en los pasajes “nosotros” del Libro de los Hechos. Es decir, el escritor, Lucas, se incluye una vez más en todo lo que se está reportando porque estaba presente. Así que cada vez que Lucas estaba con Pablo, encontramos que la cantidad de detalle aumenta ya que está reportando las cosas de primera mano y parece que le gustan los detalles.

Por lo que, Pablo encontró un barco apropiado y zarparon de Pátara; la ruta los llevó alrededor de las costas occidental y meridional de Chipre y desembarcaron en Tzor de Fenicia. Tzor es otro nombre para Tiro. Se quedaron allí durante una semana, reuniéndose con algunos creyentes que vivían allí. Estos creyentes de Tiro se unieron al coro aconsejando a Pablo que no fuera a Jerusalén porque el Espíritu auguró que le sucediera algo malo. Pablo estaba impasible; estaba decidido a ir a Jerusalén sin importar el peligro. Pero esto plantea un enigma teológico interesante que invariablemente termina siendo un desafío práctico para los creyentes en algún momento u otro. En Hechos 20:22 se nos dice que Pablo fue obligado por el Espíritu a ir a Jerusalén. Aquí, en Hechos 21:4, los discípulos de Tiro, también guiados por el Espíritu, le dicen a Pablo que no debe ir. Dios no puede ser dividido, así que ¿qué está pasando aquí y por qué fue Pablo de todos modos? ¿O, acaso estos discípulos no oyeron realmente del Espíritu?

Parece que estos discípulos de Tiro están recibiendo la misma advertencia del Espíritu Santo que los discípulos de Asia habían recibido: es que su líder Pablo iba a tener algo serio que le iba a pasar en Jerusalén. ¿Cuál sería la reacción de alguien si supieran de este peligro antes de tiempo? Sería instar a la parte afectada a que no se vaya. Pero, por otro lado, Pablo dice que el Espíritu Santo lo estaba obligando a ir. Pablo sintió peligro por delante (tal vez incluso la muerte) porque les dijo a los ancianos de Éfeso que nunca los volvería a ver; pero esa es una cuestión separada de si debe ir a Jerusalén o no. Recuerden: era la Ley de Dios que todo judío tenía que ir al templo de Jerusalén por Shavuot (Deut.16). Esencialmente Pablo se resignó al hecho de que estaría entrando en peligro; pero pensó que Dios todavía quería que lo hiciera. El Espíritu no le ordenó a Pablo que se alejara de Jerusalén. Más bien fueron los seguidores de Pablo quienes le pidieron que no fuera por lo que temían le esperaba.  Es mejor quebrantado un mandamiento de Dios, razonaron, que hacer algo arriesgado.

Y ahí lo tienes, por incómodo que sea; es que, como creyentes hay riesgos que se supone que debemos tomar cuando sabemos que Dios nos insta a tomarlos. Pero en ocasiones no nos atrevemos a tomar riesgo, parece contra intuitivo hacer cualquier cosa que pueda implicar riesgo o peligro para nosotros si lo sabemos, o tenemos profundas sospechas, de antemano. Entonces, ¿realmente Dios nos pediría que hiciéramos algo que sabe, y sospechamos, es seriamente arriesgado y posiblemente fatal? Por ejemplo; mi esposa y yo nos hemos aventurado ir a Israel más veces de las que puedo recordar, y continuamos yendo a Israel durante la violenta Intifada de hace unos 15 años, cuando los autobuses y pizzerías estaban siendo bombardeados al azar por terroristas. Las tiendas estaban cerrando por los resultados, los restaurantes estaban siendo cerrados, y hoteles enteros fueron cerrados. Nuestra familia y la mayoría de nuestros amigos nos creían locos y nos suplicaban que no fuéramos a Israel; y no es que fuimos ingenuos del aumento del riesgo o no sentimos cierta ansiedad al respecto. Es que sabíamos en nuestros espíritus que debíamos hacer esto. El problema es que Dios no nos dijo por qué y eso lo hizo más difícil.

Mirando hacia atrás, no puedo empezar a decirles cuánto han cambiado las cosas para mejor entre cristianos y judíos en Israel como resultado de muchos miles de cristianos como nosotros que siguieron yendo a Israel durante esos tiempos peligrosos.

Los dueños de tiendas israelíes nos preguntaban sin rodeos por qué seguíamos en medio de todo este peligro, y luego cuando les dijimos por qué algunos querían saber más sobre nuestra fe. Los judíos en las calles se acercaban a nosotros, nos estrechaban la mano, y con los ojos húmedos, nos daban las gracias. Les decíamos cuánto los valorábamos y cuanto Dios los ama.  Incluso teníamos judíos ortodoxos que, en años pasados, cambiaban de lado de la calle para evitarnos; pero ahora se detenían, sonreían y asienten con la cabeza en reconocimiento de nosotros. Las relaciones cristianas y judías en Israel son muy diferentes, y mucho mejores, hoy que hace menos de 20 años. Una genuina calidez y sentido de amistad ha reemplazado una actitud bastante fría, desagradable y sospechosa. Así que ahora, en retrospectiva, entiendo por qué Dios nos hizo junto con muchos miles más creyentes ir a Israel para enfrentar el peligro real a pesar de lo que en muchos sentidos parecía para cualquier persona razonable como algo completamente insensato.

También sé de misioneros que regularmente van a lugares peligrosos, con amigos y familiares espiritualmente bien cimentados, diciendo que tienen luces rojas parpadeantes en su espíritu mostrándoles que algo va a suceder y por lo tanto no necesitan ir o van a otro lugar; aquí es donde entra en juego el discernimiento. A veces, cuando sabemos que hay un gran riesgo en lo que estamos a punto de entrar, tenemos que decidir si Dios nos está dirigiendo a ese riesgo para que pueda usarlo para Su gloria o si estamos jugando tontamente con nuestras vidas y lo que estamos haciendo es un idealismo ingenuo y no es la dirección de Dios en lo absoluto. Yo no tengo ninguna manera segura de fuego para que usted pueda saber la respuesta correcta; Sólo sé que el gran plan de Dios para Sus Creyentes no es eliminar toda posibilidad de peligro o riesgo para nosotros. Más bien creo que muchas veces Su pedir que vayamos o que hagamos cuando las circunstancias están gritando para que hagamos la otra dirección son una prueba; una prueba para ver lo que más nos importa: nuestras vidas o Su voluntad. Puede que no siempre implique peligro para la vida y las extremidades; podría ser el riesgo financiero, el riesgo profesional, incluso el riesgo social lo que está en juego. Pablo tenía razón al continuar a Jerusalén, donde ciertamente iban a suceder cosas malas porque el Señor tenía planes más grandes para Pablo de lo que él sabía.

Sha’ul (Saúl) se despidió de los creyentes de Tzor que estaban preocupados y él, Lucas y aparentemente algunos que vinieron con él desde Asia (probablemente con la recolección de fondos para Jerusalén) fueron a Tolemaida. Tolemaida es conocido en los tiempos modernos como Akko. Allí se encontraban los creyentes que los saludaban y ofrecían hospitalidad por la noche. Fíjate como a todos los lugares en que Pablo iba, había creyentes, o hizo algunos nuevos. Esto es un ejemplo de la rapidez y amplia creencia en Yeshua y como había crecido en tal vez 25 años desde que Cristo fue ejecutado. Al día siguiente continuaron su viaje hacia Jerusalén y llegaron a Cesarea Maritima, la joya de las ciudades portuarias en la Tierra Santa. Curiosamente Felipe vivía allí y saludaba a los viajeros. Este era el mismo Felipe de Hechos capítulo 6, que era parte de un grupo de creyentes judíos helenistas que no pensaban que sus viudas estaban recibiendo su parte justa de la caridad; así que el liderazgo de El Camino en Jerusalén escogió a 7 de los helenistas para estar a cargo de la distribución a todas las viudas, helenistas o hebreas. Esta es la razón por la que el versículo 8 se refiere a Felipe como “uno de los siete”.

Está claro que Pablo (o al menos uno de su partido) sabía que Felipe vivía en Cesárea, así que fueron inmediatamente a su casa; y con Felipe vivía 4 de sus hijas solteras. Curiosamente, se dice que las 4 son profetisas. Ahora permítanme desviarme por un momento para explicar un interesante punto de vista judío sobre lo que está sucediendo aquí. Las hijas solteras es otra forma de decir “vírgenes”. Esto no significaba necesariamente que fueran terriblemente jóvenes, incluso niñas. La edad típica de casarse era de alrededor de 15 años; no era inusual que una chica se casara a los 12 años. Pero nadie iba a confiar en una profecía proveniente de una niña, por lo que estas 4 hijas probablemente estaban en su adolescencia media o tardía o en sus veinte años. Sin embargo, los documentos judíos de esa época sugieren que el celibato (hombre o mujer) tenía alguna conexión con la capacidad de profecía, porque la capacidad de profecía también tenía alguna conexión con el nivel de pureza ritual de esa persona. La idea siendo, que el momento en que la mujer sería más ritualmente pura en su vida, sería antes de compartir la intimidad con el sexo opuesto; y esto porque el acto en sí inicia automáticamente un corto tiempo de inmundicia ritual.  Estos mismos documentos también señalan cómo las niñas solteras que todavía vivían bajo el techo de su padre eran segregadas de los hombres, por lo que el contacto con los hombres era muy limitado y estrechamente supervisado por el padre; esto se hizo en aras de la pureza y la modestia. Todo esto en la cultura hebrea fue visto como el epítome de la piedad. Por lo tanto, esas niñas eran aún más propensas a ser recompensadas por el Señor con la capacidad de profecía. No estoy diciendo que esto es necesariamente como Dios lo ve; Estoy diciendo que así lo vio la sociedad judía en la era de Pablo y es sin duda la razón por la que incluso se mencionó aquí en Hechos 21. Porque nada implica que cualquiera de estas 4 chicas realmente profetizara a Pablo y compañía.

Pero luego, en el versículo 10, teniendo a los profetas y la profecía todavía como tema, leemos de un profeta varón adulto llamado Agabo que vino a visitar. Es una situación extraña porque no se nos da ninguna pista sobre si fue una coincidencia que él y Pablo llegaran casi al mismo tiempo a Cesárea, o si esto fue intencionalmente cronometrado para ocurrir de esta manera. ¿Cuál era la relación de Agabo con Felipe, Pablo, Lucas o cualquiera de los otros creyentes? No sabemos. ¿Era él acaso un creyente? Nada lo indica. Sin embargo, no es la primera vez que nos encontramos con Agabo. En el capítulo 11 nosotros leemos de él yendo a Antioquía desde Jerusalén y profetizando una hambruna en el Imperio Romano. Sucedió. Así que el vínculo entre él y los creyentes es ambiguo. Dicho esto, está claro que él es un verdadero profeta de Dios y lo que dice es de confiar. Agabo pone una ilustración visual de lo que Pablo puede esperar en Jerusalén. Él toma prestado el cinturón de Pablo (también llamado faja), ató sus propias manos y pies y dijo que el dueño del cinturón (Pablo) haría que esto le sucediera en Jerusalén y que sería entregado a los gentiles (es decir, arrestado por las autoridades romanas). Una vez más Pablo es informado (aunque con más detalle) del peligro que le espera; pero todavía no hay ningún mandato de Dios para evitar ir a Jerusalén. Así que la orden de Pablo por parte de Dios está en pie.

Como todos estaban presentes cuando Agabo dio su profecía, Lucas, el grupo de ancianos que habían venido con Pablo de Asia y los creyentes locales en Cesárea una vez más le ruegan a Sha’ul (Saúl) que no fuera a Jerusalén. Pablo les dijo que dejaran de llorar y que dejaran de instarlo a NO hacer lo que claramente sabía que Dios quería que hiciera.

Dice que el arresto, las lesiones o la muerte no tienen sentido; pase lo que pase, va a pasar. Puesto que Dios no le ha dicho por medio de un profeta que evite ir a Jerusalén, entonces lo que Pablo necesita de ellos es fortalecerse y alentarlo; no excusas que supuestamente le permiten desobedecer al Señor. Lo mantuvieron, sin embargo, y finalmente vieron que Pablo no iba a ser influenciado. Concluyeron: Se hará la voluntad de Dios. En otras palabras, finalmente llegaron a la comprensión que Pablo había tenido todo el tiempo.

Ya sabes: suena tan agradable y amoroso decirle a un hermano o hermana en Cristo que evite un riesgo que creen que Dios quiere que tomen. O decirles que cualquiera que sea el deseo de su corazón, Dios también lo quiere o Él no habría puesto ese deseo en ellos. Pero la verdad es que las buenas intenciones y discernir adecuadamente la voluntad de Dios no siempre coinciden. Todos estos discípulos sabían lo que Dios les había mostrado de tantas maneras: Pablo iba a enfrentar serios problemas cuando llegara a Jerusalén. Ahora también sabían por la profecía de Agabo que Pablo iba a ser arrestado por los romanos. Así que no los veo como de mente equivocada o demostrando una falta de fe al tratar de disuadir a Pablo de ir a Jerusalén. Sin embargo, nos dice que rara la vez Dios nos muestra todo de principio a fin. La única información adicional que Pablo tenía de que los discípulos no tenían, era que estaba seguro en su espíritu de que Dios lo quería en Jerusalén. Los discípulos razonaron con Pablo sin duda diciendo que podía perder la vida si se iba. Pero tenían suficiente respeto por Pablo para llegar a la conclusión de que al final esto era entre Pablo y Dios; por lo que a regañadientes ellos tiraron la toalla y le desearon lo mejor.

Entiendan; Pablo no viajaba solo, así que no subiría a Jerusalén solo. Los compañeros de viaje de Pablo estarían con él y cualquier destino que le sucediera a Pablo podría atrapar fácilmente a Lucas y a los ancianos de Asia (culpa por asociación). Así que no debemos pasar por alto la fe y la confianza que estaban mostrando también; sabían que ellos también podían estar en riesgo.  A pesar de todo esto, el séquito de Pablo en realidad creció a medida que algunos de los discípulos de Cesárea decidieron unirse a ellos cuando subieron a Jerusalén. Una vez más: recordemos que no se trataba del todo de la lealtad a Pablo. Shavuot estaba sobre ellos y la Torá exigía a esos hombres que fueran al Templo de Jerusalén para sacrificar y adorar. 

Se fueron a Jerusalén y de inmediato se detuvieron en la casa de Mnasón, un creyente de Chipre, que les proporcionaría un lugar para alojarse (lo que significa que tenía una casa considerablemente grande). Está claro que estos alojamientos habían sido pre-acordados, y por una buena razón; Jerusalén se aumentaría en tamaño 3 o 4 veces más de lo normal para Shavuot. Encontrar un lugar donde alojarse podría ser bastante difícil, pero los residentes de Jerusalén lo vieron como un deber y un privilegio de encontrar una manera de acomodar a todos los que venían a las fiestas de Dios. A pesar de que Shavuot era técnicamente una fiesta de un día, los peregrinos que venían de largas distancias, por supuesto, no venían por un día, y luego regresaban a sus casas. Además; Halajá ya había puesto muchas exigencias sobre aquellos que venían a celebrar, y la pureza ritual estaba en el corazón de esas demandas porque la impureza era contagiosa.

Se daba por sentado que aquellos que venían de la diáspora tendrían que venir temprano para pasar por rituales de purificación. Incluso para los creyentes judíos que aceptaron la enseñanza de Pedro de que los gentiles no eran intrínsecamente impuros, había la realidad de que la mayoría de los gentiles eran paganos; y así su idolatría y su comida no kosher crearon una gran cantidad de impureza (es por eso que el Consejo de Jerusalén varios años antes había declarado ciertas prohibiciones con respecto a estas dos cuestiones para los creyentes gentiles). Luego estaba el manejo descuidado de los muertos por parte de los gentiles, para lo cual no pasaron por procedimientos de purificación, por lo que esto produjo el peor tipo de profanación; etc. etc. Los judíos que vivían en la diáspora, estaban por definición en contacto constante y cercano con estos gentiles, por lo que se suponía que todos los peregrinos judíos que venían a Jerusalén desde la diáspora eran impuros y necesitaban tiempo para realizar los rituales de purificación antes de poder entrar en el templo para presentar sus primicias.

Los versículos 17 al 19 dice que los hermanos (que significa los creyentes judíos de Jerusalén) recibieron calurosamente a Pablo y a su grupo. Al día siguiente Pablo y todo el grupo de sus compañeros de viaje van a ver a Ya’acov (Jacobo), el medio hermano de Yeshua, que es la cabeza suprema del Camino. Ya’acov (Jacobo) se llama Santiago en las Biblias en español. Yo lo he cubierto, pero vale la pena repetir: esta tradición cristiana de llamarlo Santiago ocurrió con la creación de la Biblia del Rey Santiago. Los editores de la Biblia cambiaron el nombre de Jacob a Santiago para honrar al rey Santiago y se ha quedado con ese nombre desde entonces; no hay “Santiago” en hebreo. Voy a dejar de usar el nombre de Santiago sólo por el bien de la familiaridad y la continuidad.

Sha’ul (Saúl) pasó un tiempo explicándole a Santiago el gran éxito que había tenido entre los gentiles con el Evangelio. Esto no era alardear; Pablo siempre había reconocido la autoridad de Santiago, por lo que simplemente le presentaba un informe de progreso. Este es un buen momento para recordarles que mientras que Santiago era en realidad el jefe del movimiento mesiánico (El Camino), eso no representaba todas las ramas en la existencia de aquellos que creían en Yeshua como Mesías (aunque era la mayoría). Y además, no hay evidencia de que Santiago se aventuró fuera de la Tierra Santa. Más bien él operaba fuera de Jerusalén, por lo que se ocupaba casi exclusivamente de judíos de la variedad más celosa; Judíos de Judea.

Así que, con esa información sobre Santiago, el versículo 20 abre con unas palabras importantes para que nosotros internalicemos: “Al escucharla, alabaron a Dios”. Es decir, Santiago y el liderazgo de El Camino estaban muy contentos y edificados con el informe de Pablo. Hay una línea de doctrina que comenzó en el cristianismo temprano que dice que Santiago y el Consejo de Jerusalén no se preocupaban por los gentiles o incluso demasiado por los judíos en la diáspora. Esas palabras iniciales del versículo 20 entonces son insensibles o muestran que, de hecho, el liderazgo estaba entusiasmado con lo que estaba sucediendo.  A cambio, se apresuraron a querer mostrarle a Pablo lo que había estado pasando en Jerusalén.

El registro de las Escrituras implica que había pasado mucho tiempo desde que Pablo había estado en Jerusalén; de 15 a tal vez tanto como 20 años. Y desde entonces se había producido mucho desarrollo de la comunidad creyente en la Tierra Santa. Santiago le dice a Pablo que mire cuántas decenas de miles de creyentes hay, y todos ellos son celosos de la Torá. Primero: en griego Santiago le dice que miren cuántas miríadas de creyentes hay. En griego la palabra miríada técnicamente significa el número exacto 10,000.

Sin embargo, hay algunas pruebas de que la palabra también se utilizó para representar sólo un número muy grande. Aun así, la redacción clara dice “cuántas miríadas” por lo que parece estar diciendo “cuántos diez miles” de creyentes hay en Jerusalén. Aún más, Santiago llama a estos creyentes específicos “Judeanos”. No es desconocido que las palabras judíos y judeanos sean sinónimos; pero casi siempre el término Judea significa lo que dice. Se refiere a los residentes judíos de la provincia de Judea. Y dado que la escena está teniendo lugar en Jerusalén de Judea, y como el informe de Pablo era específicamente sobre judíos y gentiles de la diáspora, entonces parecería que debemos tomar la palabra de Santiago de que estas decenas de miles de judíos a los que se refiere sólo son judíos de Judea de la Tierra Santa.

Pero ahora viene la parte que ha atormentado a la Iglesia durante 19 siglos. Santiago dice que todos estos judíos creyentes desfilando por las calles de Jerusalén para Shavuot son celosos de la Torá (CJB). En griego dice celo por los nomos; generalmente traducido al inglés como la Ley. ¿Qué significa esto? ¿Cuáles son las ramificaciones de los judíos creyentes que, incluso 15-20 años después de las reglas del Consejo de Hechos de Jerusalén capítulo 15, siguen siendo “celosos” para la Ley? ¿Cómo puede ser eso? Según la mayoría de los primeros Padres de la Iglesia, y según la mayoría de las denominaciones cristianas hasta el día de hoy, Santiago abolió la Ley. Si es así, ¿por qué Santiago está tan orgulloso de anunciar a Pablo que todas estas decenas de miles de creyentes aquí en Jerusalén siguen la Ley escrupulosamente?

Es una gran pregunta y una pregunta importante. Eso es en lo que profundizaremos, la próxima vez.

6355 N Courtenay Parkway, Merritt Island, FL 32953

Copyright © 2022 Seed of Abraham Ministries, Inc.
All Rights Reserved | Copyright & Terms