image_pdfimage_print

Hechos Lección 44 Capítulos 19 y 20

EL LIBRO DE HECHOS

Lección 44, Capítulos 19 y 20

Es revelador notar que justo hasta el capítulo 19 de Hechos, los cambios de comportamiento reales de los nuevos creyentes que llegan a la fe en Yeshua no han sido algo que hayamos visto. Más bien, el enfoque de Lucas ha sido sobre cómo Pablo y otros llevaron las Buenas Nuevas a la diáspora, los desafíos que encontraron en el camino, cuáles eran las típicas objeciones a Yeshua como Mesías, los lugares que fueron evangelizados, el hecho de que algunos judíos y gentiles aceptaron la salvación, y el hecho de que la mayoría de los judíos y gentiles lucharon en contra de esta. Pero, hasta este punto la aceptación de Yeshua ha sido en gran medida una cuestión de conocimiento, espíritu y conciencia.

Para los judíos esto es comprensible; Pablo no ha estado sugiriendo cambios en sus estilos de vida o costumbres judías. ¿Por qué iba a hacerlo? Porque Pablo que llegaba a la fe en Yeshua no trataba de pasar de su religión establecida a una nueva; más bien fue la progresión lógica y profetizada de las Escrituras de su fe judía. Yeshua no era un camino nuevo e inesperado; Fue la manifestación de lo que se había predicho en el Tanakh durante siglos. Los judíos siempre habían estado siguiendo los mandamientos de Dios (al menos ante sus ojos) y adorando de maneras que creían que el Dios de Israel consideraba aceptable; estaban comiendo de acuerdo con las leyes dietéticas bíblicas, formando familias y practicando la moralidad de acuerdo con la Torá (aunque en realidad lo que realmente estaban siguiendo era Halajá: Ley Judía).

Por otro lado, los primeros gentiles en llegar a la fe fueron los que le temían a Dios, lo que significa que ya estaban adorando al Dios de Israel en algún nivel, asistiendo a sinagogas junto a judíos, y tenían una comprensión rudimentaria del concepto de Mesías antes de que fueran introducidos a Yeshua. En los capítulos más recientes de Hechos que hemos estudiado, vemos que incluso algunos gentiles paganos han entrado en el redil. Sin embargo, después de asistir a los servicios en una sinagoga, estos mismos gentiles se fueron a casa a su mundo gentil con amigos gentiles, familia y asociaciones sociales. Practicaron un estilo de vida gentil mientras seguían una religión hebrea; tenían un pie en cada mundo y no veían ningún conflicto en eso. Pero de hecho se les pidió a estos gentiles que hicieran cambios de conducta, y vimos estos cambios ordenados por los líderes del Consejo de Jerusalén en el capítulo 15 de Hechos. La mayoría de estos cambios para los gentiles implicaban restricciones alimentarias; los otros cambios implicaron la abstención de la idolatría y la inmoralidad sexual.

Los judíos de la diáspora que vivían en tierras extrañas hicieron concesiones hasta cierto grado a su estilo de vida dominado por el ambiente gentil. Algunos judíos simplemente trataron de comportarse de manera amistosa con los gentiles para poder vivir en paz, pero mantuvieron un estilo de vida judío tradicional. Otros judíos adoptaron la mayor parte del estilo de vida gentil y se convirtieron en judíos sólo en nombre. La mayoría de los judíos adoptaron un estilo de vida algo como entre estos dos extremos. Así, en Hechos 19 oímos hablar de una familia de exorcistas judíos; eran judíos que habían adoptado formas paganas de tratar con demonios. Así que, lo que aprendemos es esto: en su mayor parte los judíos y gentiles que llegaron a creer en Yeshua siguieron viviendo sus vidas tal como lo tenían antes de este nuevo conocimiento, sin cambios sustanciales. Aparentemente ellos no pensaban (y no parecía ser particularmente algo que se les requiriera de ellos) que su nueva fe tenía que expresarse externamente en hechos y acciones, y no sólo pensamientos y palabras. Entonces, ¿qué fue lo que los hizo ver las cosas de manera diferente y voluntariamente hacer cambios reales y significativos a su estilo de vida?

En Hechos 19 vimos pasar dos cosas que impresionaron seriamente a los creyentes locales de Éfeso: 1) Pablo anduvo milagrosamente sanando a la gente con oración e imponiéndoles las manos; pero también artículos de tela que Pablo simplemente había tocado fueron utilizados por otros para sanar. 2) Pablo expulsó demonios de las víctimas ordenándolos en nombre de Yeshua. Pero cuando algunos hechiceros judíos intentaron usar el nombre de Yeshua para sacar a un demonio, no sólo fracasó, sino que los hechiceros fueron golpeados por el demonio hasta que huyeron desangrándose y desnudos. Inmediatamente después vemos a los judíos y los gentiles en Efesios, a todos los Creyentes, sacando sus costosos libros de magia y hechizos en las calles, amontonándolos en lo alto y quemándolos. Así que, la moraleja de la historia es la siguiente: la confianza real no puede existir sólo en el reino del habla y del pensamiento, sino que también debe resultar en nuestro alejamiento de cometer pecados. Venir a Cristo debe pasar en algún momento de la teoría a la aplicación para que sea de verdadero valor en el Cielo o en la tierra. Pero esta maduración no ocurre de la noche a la mañana; los nuevos creyentes necesitan una buena enseñanza para agregar profundidad a su comprensión, deben tener mentores y recibir ejemplos vivientes para guiarlos, y deben salir personalmente y participar en hechos y hacer cambios reales en su estilo de vida, para manifestar su fe y hacerla real en ellos. Por lo general, los primeros cambios en el estilo de vida se tratan de dejar de en medio algo obviamente pecaminoso. Después puede tratarse de mantener este nuevo estilo de vida de una manera más en línea con la rectitud, el amor, la bondad, la misericordia y evitar la tentación que podría llevarnos de nuevo al pecado si no tenemos cuidado.

Vamos a continuar nuestro estudio de Hechos 19 comenzando con el verso 21.  

Volvamos a Leer Hechos CAPÍTULO 19:21-hasta el final.

Hechos 19 versículo 21 comienza con las palabras “un tiempo después”. Esta frase es más bien un modo literario hebreo bastante estándar que termina un hilo de pensamiento y cambia a otra cosa. No hay sentido de esas palabras tratando de cuantificar cuánto tiempo pasó; podría haber sido un día o dos o podría haber sido un año o dos; el contexto generalmente revela la cantidad de tiempo involucrado. Aquí fue probablemente unos días o tal vez unas semanas a lo sumo.

Se nos dice que Pablo decidió “por el Espíritu” a dónde debía ir de Éfeso. No quiero sobre analizar o alegorizar esta breve declaración, pero hay un principio simple que se nos presenta que constantemente choca a los creyentes bien intencionados. El principio es que tanto Pablo como el Espíritu tuvieron un decir en la decisión de lo que viene después. La experiencia con Dios me ha demostrado que la vida de un creyente es una empresa cooperativa entre el Señor y Su seguidor. No nos va a controlar como lo hace el operador de una marioneta; sin embargo, no somos agentes totalmente libres sin un amo. Debemos mirar a Dios en todas las cosas; debemos prestar atención y discernir todo lo que Él desea decirnos, pero entonces debemos hacerlo (no es una negociación). Como aquí con Pablo, lo que se recibe suele ser una instrucción un tanto general de Dios que no nos da los detalles de cómo llevar a cabo la asignación; mucho queda a nuestra discreción. He visto a tantos creyentes totalmente paralizados porque si bien tienen una idea general de lo que el Señor quiere que hagan, no creen que hayan recibido un conjunto suficientemente completo de órdenes divinas, por lo que han decidido no tomar ninguna acción hasta que lo hagan. No estoy seguro de haber visto un caso en el que esas instrucciones detalladas que esperamos finalmente llegaran como lo hicieron con Moisés en el Monte Sinaí, porque para Dios el proceso de nuestro viaje es tan importante como el destino. Pero he visto muchos casos en los que el momento finalmente pasó, y la oportunidad que Dios nos dio para servirle a Él se echó a la basura, y los creyentes quedaron frustrados y decepcionados. Pablo sabía por el Espíritu, que Roma era el destino clave en la agenda de Dios; pero la ruta y el momento para llegar allí era mayormente de Pablo. No estoy seguro de que Pablo supiera exactamente por qué Roma era tan importante para Dios.

En realidad, obtenemos algunos detalles más sobre cómo sería el viaje de Pablo hacía Roma en el libro de los Romanos y obtenemos otra información pertinente en el libro de 1Corintios.

Romanos 15:23-26 LBLA

23 pero ahora, no quedando ya más lugares para mí en estas regiones, y puesto que por muchos años he tenido un gran deseo de ir a vosotros,

 24 cuando vaya a España iré a vosotros. Porque espero veros al pasar y que me ayudéis a continuar hacia allá, después de que haya disfrutado un poco de vuestra compañía.

 25 Pero ahora voy a Jerusalén para el servicio de los santos,

 26 pues Macedonia y Acaya han tenido a bien hacer una colecta para los pobres de entre los santos que están en Jerusalén.

Por consiguiente, nosotros vemos que Pablo terminó aventurándose mucho más al oeste (hasta España) de lo que al principio parece haber planeado en Hechos 19. Y tenemos la pista de que al menos un factor en la elección de la ruta y el momento de su viaje por parte de Pablo tuvo que ver con la recolección de contribuciones para los pobres en Jerusalén. Esto es interesante, así que vamos a seguir eso un poco más. Así que en 1Corintios aprendemos esto:

1Corintios 16:1-4 LBLA

Ahora bien, en cuanto a la ofrenda para los santos, haced vosotros también como instruí a las iglesias de Galicia.

Que el primer día de la semana, cada uno de vosotros aparte y guarde según haya prosperado, para que cuando yo vaya no se recojan entonces ofrendas.

 Y cuando yo llegue, enviaré con cartas a quienes vosotros hayáis designado, para que lleven vuestra contribución a Jerusalén.

 Y si es conveniente que yo también vaya, irán conmigo.

Así que, vemos que la recaudación de fondos para los pobres estaba fuertemente en la mente de Pablo durante sus viajes. Pero la pregunta entonces se convierte en esto: ¿era esto simplemente un regalo general de caridad para los judíos pobres en Jerusalén (probablemente sobre todo creyentes), o había algo más detrás de esto? Discutiremos eso un poco más cuando lleguemos al capítulo 20 de Hechos.

Curiosamente en el versículo 22 el joven discípulo Timoteo reaparece en la escena. Pablo tenía la intención de ir primero a Macedonia, así que envió a Timoteo y Erasto a Macedonia para llegar antes de su llegada. Probablemente esto era para comenzar a recoger las donaciones. Se nos dice que Pablo se quedaría en Asia por un tiempo; esto se refiere a Éfeso, ya que fue considerada como tal vez la principal ciudad de Asia. Pero antes de que Pablo se fuera para unirse a Timoteo y Erastus en Macedonia, se produjo un disturbio muy grave en Éfeso que tenía el potencial de ser mortal (pero afortunadamente no lo fue). Este disturbio implicó a los dueños de negocios del lucrativo oficio de orfebrería (platero) de la ciudad. Mientras que hasta ahora habían sido judíos los instigadores de disturbios y violencia en contra de Pablo y otros de la banda de discípulos ambulantes, en esta ocasión son los gentiles.  Y el verso deja claro que ante los ojos de los alborotadores el malestar no estaba tanto dirigido a los creyentes individuales, sino más en contra de ciertos principios religiosos promovidos por los de El Camino. La historia comienza nombrando a un individuo determinado, un griego llamado Demetrio, que probablemente era el jefe del gremio de orfebres local; él es el que encendió el disturbio. Y la conclusión es que esto era sobre todo sobre el dinero.

La ciudad de Éfeso fue la ciudad patrona de la diosa Artemisa, y la mayoría de las obras creadas por este gremio de plateros fueron en honor a Artemisa; ella era la importante diosa de la fertilidad. Hemos discutido en nuestros estudios de otros libros bíblicos, que una diosa de la fertilidad era algo estándar para generalmente común cualquier sistema de dioses basados en los sistemas de dioses de Babilonia; es sólo que su nombre cambió de cultura a cultura. Su nombre era Artemisa en Éfeso, pero era Ashteroth en la lengua hebrea, Astarte en fenicio, Ishtar en acadio, Eostre en anglosajón, y Pascua en inglés.  Sus símbolos eran los mismos en todo: conejos, huevos, y por lo general era representada con pechos bardos no significado como algo erótico, sino más bien como simbólico del proveedor de leche materna que da vida. Pero artemisa también se suponía que tenía una relación especial con Éfeso como su protector y benefactor.

Lo que se sabe es que su Templo y el tesoro asociado del Templo estaban entre los más ricos del mundo. Su estructura del templo era enorme: casi 400 pies de largo y 200 pies de ancho; la mitad tan grande como un campo de fútbol. Una gran variedad de artes, artesanías, joyería y otros emprendimientos comerciales de todos los tipos imaginables se construyeron alrededor de la adoración de Artemisa. Así que todo lo que estaba asociado con el culto a Artemisa tuvo un impacto importante en la economía de Éfeso que se extendió a la mayor parte de la provincia de Asia. Decir que era importante, subestima su posición e influencia en el bienestar de toda la región, tanto desde el aspecto financiero como religioso. Naturalmente, Artemisa hizo de Éfeso una ciudad influyente y admirada; miles de visitantes acudieron anualmente a presentar sus respetos a la diosa de la fertilidad.  

La literatura judía, incluyendo el Talmud, indica que el judaísmo tradicional de esa época no pasó mucho tiempo o esfuerzo discutiendo la adoración de ídolos por parte de los paganos. Más bien su objetivo era establecer leyes y regulaciones en contra de la adoración de ídolos para la comunidad judía. Así que no hay evidencia de denuncia al por mayor de ídolos (pública o privadamente) por parte de los judíos de la diáspora donde se refiere a los gentiles; más bien hay una sensación de simplemente aceptar la existencia de ídolos e ignorarlos como algo que no tenía nada que ver con los judíos o el judaísmo. Es muy parecido a eso hoy en cuanto a cómo el judaísmo considera el cristianismo. Los judíos generalmente ven el cristianismo como una religión buena y aceptable…… para los gentiles. Y mientras los cristianos no traten de imponerles nuestros caminos, entonces por lo general no escucharán a los judíos decir cosas malas en contra de la Iglesia o en contra de nuestra fe. Sin embargo, es un principio fundamental que se enseña a los niños judíos desde la edad más temprana, que los judíos deben mantenerse alejados de las influencias del cristianismo a toda costa, ya que podría robar sus almas. Así que en tiempos antiguos los judíos tenían una convivencia más o menos pacífica con los paganos como lo hacen en nuestros días con los cristianos, mientras que al mismo tiempo no condonaban las prácticas paganas o cristianas para los judíos.

Así que, cuando comparamos este entendimiento con lo que leemos en el versículo 26, que dice que Sha’ul (Pablo) fue a convencer a muchos en Éfeso (gentiles ciertamente) de que los dioses hechos por el hombre que estos plateros crearon no eran dioses en absoluto, entonces vemos que esto es algo con lo que los Efesios no habían estado acostumbrados a contender. Mas bien la gran comunidad judía que había existido durante tanto tiempo en Éfeso se ocupaba de sus propios asuntos y de mantener sus opiniones sobre los ídolos para sí mismas; pero Pablo no estaba inclinado a ser tan políticamente correcto. Y Pablo sin duda fue el rostro público más conocido para El Camio en la Diáspora. Pablo no tenía miedo de debatir y contender públicamente, incluso si era uno contra muchos. Recuerden que cuando Pablo estaba en Atenas debatió abiertamente la veracidad de sus muchos ídolos- dioses. Sorprendentemente no se metió en demasiados problemas allí porque lo tomaron como un debate más intelectual que un asalto religioso; y resulta que dos de los principales grupos de filósofos en Atenas que Pablo estaba debatiendo fueron los Epicuros y los estoicos, ninguno de los cuales tenía mucho respeto por los diversos dioses y estatuas de dios presentes en toda su ciudad. Pero Éfeso era diferente; ídolos eran la sangre de su vida económica y la gente también tenía una devoción muy real a Artemisa.

En la reunión del gremio de plateros que él llamó, Demetrio dice que además de la ruina económica sobre Éfeso que estos judíos llamados El Camino podrían causar, La propia Artemisa podría disminuir su estatus y su gloria si tal discurso continuara sin restricciones. Esta posibilidad significaba un par de cosas para los Efesios: primero si su gloria disminuyera también lo haría la gloria de Éfeso, y por lo tanto el fin de la corriente constante de los turistas. Pero segundo, el estatus de un dios era en proporción directa al poder percibido de ese dios. mientras más se adoraba a un dios, más ampliamente se extendían su reputación, mayor era el tamaño de su Templo y tesoro, y más alto estaban en la jerarquía de dioses. Mientras más alto estuviera tu dios en la jerarquía de dioses, más podrían hacer por ti. Así que, Éfeso vio su destino directamente ligado al destino de Artemisa; y sintieron que Pablo y El Camino lo ponían en peligro. La multitud se encendió cuando escucharon el apasionado oratorio de Demetrio y comenzaron a gritar: “¡La gran Artemisa de los Efesios!” como una muestra de apoyo a su honor.

El principal lugar de reunión en Éfeso fue el teatro de la ciudad; fue utilizado con fines gubernamentales y cívicos. Ahora indignado la multitud se precipitó en el teatro arrastrando junto con ellos al menos dos miembros de los de El camino, Gayo y Aristarco, que habían venido a Efeso desde Macedonia para ayudar a Pablo. Es probable que Gayo y Aristarco no fueran capturados tanto como barridos junto con la masa incontenible de la humanidad, mientras fluía hacia el teatro, imparable como una inundación repentina en un wadi. Una vez me sorprendió tal situación en la apertura de un partido de fútbol en Brasil; Nunca sentí tal poder impuesto sobre mí y nunca experimenté un pánico tan indefenso. Mi único objetivo era simplemente permanecer erguido o seguramente habría sido pisoteado por personas que ni siquiera habrían estado conscientes de lo que estaba bajo sus pies.

Pablo siendo Pablo quería enfrentarse a la turba en el teatro para ofrecer una defensa de sus amigos y de El Camino, pero sus discípulos lo restringieron porque con razón temían por su vida. La escena es una locura completa; todos gritando algo diferente, con muchos sin saber más que sus compañeros de Efesios estaban casi histéricos de ira. Ese es el camino de las turbas enojadas; los rumores se propagan, los hechos se distorsionan, la lógica y la racionalidad huyen y sólo prevalece la hiper emoción del momento. Así es como ocurre el linchamiento.  Algunos funcionarios del gobierno de Asia que eran amigos de Pablo también le aconsejaron encarecidamente que no entrara al teatro porque la situación estaba fuera de control.

Aquí es donde tenemos que prestar más atención; El versículo 33 dice que un judío llamado Alejandro estaba aparentemente tanto en la oscuridad como en la causa real del disturbio como la mayor parte de la multitud. Algunos judíos locales lo encontraron, se lo explicaron e intentaron dar un discurso a las masas para calmar las cosas. Pero en el momento en que vieron que era judío, simplemente subieron el volumen de su canto: “¡Grande es Artemisa de los Efesios!” Nos dicen que esta gente determinada mantuvo esto durante dos horas sólidas.

Aquí está la cosa: esta declaración sobre Alejandro es más prueba de que gentiles no hicieron distinción entre El Camino y otras facciones del judaísmo. Este motín fue esencialmente una reacción anti-judía. Desde la perspectiva gentil, El Camino consistía en judíos y los leales a este movimiento judío, al igual que todos los demás judíos pertenecen a una secta del judaísmo u otra. Los judíos, por supuesto, entendían que El Camino tenía como creencia central que el fundador de su movimiento, Yeshua de Nazaret, un hombre judío, era el Mesías; algo con lo que no estaban de acuerdo. Pero ellos tampoco vieron El Camino como otra cosa que una de las muchas facciones rivales de su religión judía, porque de todas las otras maneras perceptibles no eran diferentes en sus creencias subyacentes que sus otros hermanos judíos. El Camino fue visto como una religión judía, no como una religión gentil, tanto por judíos como por gentiles. Sólo varias décadas después se difundieron las enseñanzas erróneas de la Iglesia que trataron de hacer El Camino en la época de Pablo como algo llamado “cristianismo”, gentil en su naturaleza, y por lo tanto un oponente del judaísmo judío. Me doy cuenta de que he hablado de este tema hace poco y en repetidas ocasiones; pero hasta que esto sea aceptado y actuado por los cristianos y el liderazgo cristiano, entonces el contexto social y religioso del Nuevo Testamento permanecerá incomprendido. Esencialmente, mi posición es un retroceso del antisemitismo que ha azotado el cristianismo durante más de 18 siglos, y un llamado a reformar algunas de las doctrinas más equivocadas de la Iglesia que tratan especialmente con nuestra relación con Israel, el pueblo judío y la Torá.

Finalmente, el Secretario de la Ciudad fue capaz de calmar la chusma. Mientras que los ciudadanos de Éfeso se sentían justo en su causa de defender la gloria de Artemisa, los líderes cívicos sabían que el gobierno romano toleraría casi cualquier cosa, excepto por el caos y el desorden civil; algo a lo que reaccionaron sin piedad. Que este hombre pudiera callar a la multitud, demuestra que en esta ciudad de tres cuartos de un millón de personas, era ampliamente conocido y obviamente respetado como tener autoridad. Habla como un político, que diplomáticamente trata de mostrar solidaridad con las sensibilidades perturbadas de la multitud con el fin de sacudir sus emociones lo suficiente como para que la lógica razonada y el sentido común tengan espacio para operar.

Sabiamente dice que no hay necesidad de cuestionar la veracidad de Artemisa, o que Éfeso es el hogar de esta gran diosa, y que este es el lugar donde la piedra sagrada cayó del cielo (que fue para las personas de esa época un signo indiscutible de la santidad de ese lugar). De todo esto no hay duda, dice, y es tan obvio y evidente que ¿a quién le importa lo que algunos judíos piensen de ello? La piedra sagrada de la que se habla es sin duda un meteorito. Estos objetos que caían del cielo eran lo suficientemente raros como para hipnotizar la mente antigua; pero el de Éfeso no estaba exento de precedentes. Hay registros antiguos de otras piedras sagradas que cayeron de las nubes.  De hecho, el Islam hoy en día, en La Meca, tiene un santuario llamado Kaaba que sostiene lo que se llama la Piedra Negra. En realidad, es una serie de fragmentos de piedra unidos en un marco especial. Sin duda la piedra negra sagrada es un meteorito. Y al igual que los adoradores de artemisa de Éfeso, los musulmanes consideran la Piedra Negra como quizás el objeto más sagrado del Islam y millones se aventuran a La Meca cada año para verla.

Por consiguiente (razona este secretario de la ciudad sin nombre), ya que todos estamos de acuerdo en que el culto Artemisa es venerado y por encima del reproche, y nuestra diosa supuestamente ha sido atacada con sólo unas pocas palabras, entonces es hora de relajarse antes de que esto resulte más feo. Continúa diciendo que estos hombres a los que la multitud quiere castigar, no han robado el Templo ni han hecho específicamente algo para insultar a Artemisa. De hecho, con la poca información que tiene a mano, estos hombres (judíos) son inocentes de cualquier mal hecho. Este motín injustificado, por lo tanto, pone a esta ciudad y a sus residentes en una posición precaria. Y por cierto, en varios lugares de nuestra historia la caracterización de la gente como uns “multitud” no es más que la traducción al inglés de la palabra griega ekklesia. Espero que la palabra griega suene una campana; porque es exactamente la misma palabra que se traduce regularmente en el Nuevo Testamento como “Iglesia”.  Así que supongo que podríamos sustituir la palabra Iglesia por todas partes que nuestra historia dice multitud. Ahora, por supuesto, no haríamos eso porque caracterizaría mal esta asamblea de gente rebelde, ¿verdad? Pero esto es también lo que enfrentamos como estudiantes de la Biblia cuando nos damos cuenta de que en cualquier momento en el Nuevo Testamento que El Camino reúne para una asamblea (una ekklesia) traductores cristianos insertan automáticamente la palabra en español iglesia. Entonces, ¿por qué no insertan “multitud” como lo han hecho a lo largo del capítulo 19 de Hechos? Muy simplemente, la intención es caracterizar erróneamente a los judíos creyentes reuniéndose en una sinagoga mientras los cristianos se reúnen en la Iglesia.

En el versículo 38, el Secretario de la Ciudad dice que si el jefe del gremio de plateros, Demetrio, en realidad tiene un caso verificable de mal hacer en contra de estos hombres, entonces debe ser manejado de la manera correcta; llevarlos ante los jueces de la ciudad y dejar que haya un juicio legítimo y legal donde ambas partes puedan exponer su caso. La razón está empezando a ganar; por lo que continúa diciendo, que a menos que esta multitud dispersa la palabra para que llegue a los romanos que una asamblea ilegal (una ekklesia ilegal) ha ocurrido ellos estarán sin excusa; las consecuencias de eso podrían ser realmente terribles. Terminó su discurso y todos se fueron del teatro. Pablo y sus compañeros sin duda fueron a algún lugar a descansar; severamente sacudido, pero no lastimados.

Empecemos un poco con el capítulo 20. Cubriremos sólo un par de versos hoy, pero también quiero darles una breve visión de a dónde iremos la próxima semana.

LEER HECHOS CAPÍTULO 20:1 – 12  

Este capítulo comienza con las palabras “después que cesó el alboroto”, y claro que se refiere a la experiencia de la muerte cercana de Pablo y un par de sus discípulos en el motín de Éfeso. Vemos en el primer versículo que Sha’ul convocó un encuentro de sus discípulos en Éfeso para alentarlos. No había manera de deshacer o diluir la realidad de lo que había sucedido; no había manera de pintar una cara feliz ante lo sucedido. Sin duda, los terribles acontecimientos de unas horas o días antes afectaron a los creyentes locales. Si usted fuera un creyente y hubiera sido residente de esta ciudad pacífica y progresista, y tuviera una larga historia con su familia viviendo allí en armonía (tal vez durante algunas generaciones), ¿cómo podría sentirse acerca de su seguridad personal y su lugar en el complejo después de algo como esto? ¿Alguna vez sería capaz de mirar de la misma manera a sus vecinos y socios de negocios? ¿Qué tan entusiasmado y seguro podrías estar en cuanto al valor o la ventaja de tu nueva fe?

Compañeros adoradores, partamos hoy acordando considerar sobriamente las ramificaciones de nuestros deberes y devoción como seguidores de Yeshua a la luz de dónde está el mundo en nuestro tiempo, y la trayectoria en la que innegablemente se encuentra. El cristianismo está luchando por sobrevivir en muchas partes de Europa, donde en algún momento fue casi universal. En los EE.UU. nuestros líderes gubernamentales más altos desafían la noción de que seamos una nación cristiana, o que alguna vez hayamos sido una. Nuestras escuelas han prohibido por política, a Dios. El fundamentalismo cristiano activo es considerado oficialmente con recelo por Seguridad Nacional como la limitación del terrorismo debido a su pasión y falta de tolerancia hacia los ideales seculares liberales y el Islam. Atributos humanos tan básicos como el sexo que Dios nos dio al nacer, casi de la noche a la mañana se ha convertido en algo que un individuo puede redefinir o incluso excluirse por medio de la declaración personal. Varias de nuestras instituciones cristianas más grandes han decidido que la Biblia ya no es la última (o mejor) palabra sobre la moralidad, el mal, o el bien y el mal. Podría seguir, pero no lo haré. Mi pregunta es la siguiente: en consideración de lo que hemos estado leyendo en Hechos que sufrieron los primeros creyentes, ¿hasta dónde están dispuestos a seguir con sus valores bíblicos, su Dios y para decirle a los demás de su fe en el Mesías Yeshua? ¿Estás realmente preparado para obtener la aprobación y la bendición de Dios probablemente a cambio de las consecuencias sociales (tal vez incluso familiares) de negarse a ir con el flujo de la cultura moderna o incluso contra el grano de una porción creciente de un cristianismo emergente que piensa que es mejor adaptarse y comprometerse con las últimas tendencias en lugar de arriesgarse a convertirse en parias u obsoletos?

Es mucho más fácil abordar esta cuestión como teoría, pero no como práctica; o como afecta a los demás, pero no a nosotros mismos. Amigos, les digo que ha llegado el momento, aunque preferimos no afrontarlo porque no es agradable. No se necesita mucha más oposición antes de que nos encontremos (como con Pablo, Gayo, Aristarco y Alejandro) en medio de una población sedada que nos ve como el problema y como el enemigo debido a nuestra fe. La gente que era nuestros amigos ayer podría venir en contra de nosotros mañana. Le ha pasado al pueblo judío innumerables veces a lo largo de los siglos debido a su fe en el mismo Dios que adoramos. Los creyentes hemos sido advertidos por nuestro Mesías Resucitado que para Sus seguidores no es una cuestión de si, sino de cuándo. Entonces, ¿qué debemos hacer? Debemos seguir el ejemplo de Pablo, Pedro y Santiago: fortalecer nuestra relación con Dios, confiar más que nunca en Nuestro Mesías y construir lazos más estrechos dentro de nuestra comunidad creyente. Ya que nosotros tenemos la esperanza de esperanzas; gozo ahora en vivir una vida agradable a Nuestro Señor, y la seguridad de una vida futura con Yeshua, que hace que todo venga a nuestro camino en nuestros pocos años en la tierra como un golpe en el radar. Tenemos el conocimiento de la verdad divina que no cambia para respaldar nuestras decisiones y la presencia del Espíritu Santo para ayudarnos a superar nuestros desafíos.

Mateo 16:24-28 LBLA

24 Entonces Jesús dijo a sus discípulos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame.

 25 Porque el que quiera salvar su vida[r], la perderá; pero el que pierda su vida[s] por causa de mí, la hallará.

 26 Pues ¿qué provecho obtendrá un hombre si gana el mundo entero, pero pierde su alma? O ¿qué dará un hombre a cambio de su alma?

 27 Porque el Hijo del Hombre ha de venir en la gloria de su Padre con sus ángeles, y entonces recompensara a cada uno según su conducta.

 28 En verdad os digo que hay algunos de los que están aquí que no probarán la muerte hasta que vean al Hijo del Hombre venir en su reino.

Continuaremos con Hechos capítulo 20 la próxima vez que nos veamos.

6355 N Courtenay Parkway, Merritt Island, FL 32953

Copyright © 2022 Seed of Abraham Ministries, Inc.
All Rights Reserved | Copyright & Terms