image_pdfimage_print

Hechos Lección 40 Capítulos 17 y 18

EL LIBRO DE HECHOS

Lección 40, Capítulos 17 y 18

Nosotros estamos en Hechos capítulo 17 y la semana pasada terminamos nuestro estudio con la definición de los sistemas de creencias de dos grupos que Pablo encontró en Atenas: los Epicureanos y los Estoicos. Estos dos grupos de ninguna manera pasaron como religiones o se veían así mismo como religiones; más bien eran filosofías. De hecho, probablemente sería justo decir que el objetivo de estas dos instituciones filosóficas era ser la sustitución de la religión.

También sería preciso decir que el epicureanismo y el estoicismo eran competidores del judaísmo y, por lo tanto, competidores de los Del Camino. Esencialmente, estas filosofías humanas fueron intentos alternos para ayudar a los paganos a llegar a un acuerdo con la vida; algo que el judaísmo (y el verdadero hebreo bíblico) había hecho con éxito desde los días de Moisés. Y cuando se le da una audiencia justa, no hay duda de que el judaísmo y el cristianismo nunca han sido superados cuando se trata de crear un sistema bueno, justo y viable de la ley y la sociedad en la tierra, porque ambas formas de vida se basan en la verdad de Dios en contraposición a las inclinaciones de la humanidad.

A lo largo de los siglos, las premisas fundamentales del epicureanismo y el estoicismo han estado, transformándose en las últimas tendencias culturales y la corrección política, y dándoles nuevos nombres. En la era moderna, la Ilustración Europea del siglo XVIII adoptó estas mismas creencias (sólo en un nuevo empaque) con el objetivo de erradicar la religión que contenía cualquier tipo de misticismo de la sociedad europea. Los principales objetivos eran el cristianismo y el judaísmo; la misma ha tenido éxito en gran medida. En los tiempos contemporáneos del siglo XXI llamamos este mismo objetivo abolir la religión secularidad; o hablamos del mismo políticamente como ideales liberales progresistas. Por consiguiente, a lo que Pablo se enfrentaba en Atenas en el siglo I D.C., los seguidores del Dios de Israel también lo están enfrentando hoy. Por lo tanto (hasta cierto punto) la forma en que Pablo se enfrentó a este gran desafío es un buen modelo para nosotros en nuestro tiempo. Y es un modelo bastante simple: nunca echen marcha atrás. Di la verdad divina y deja que las fichas caigan donde puedan. No trates de encontrar un punto medio con aquellos que eligen la filosofía secular sobre la confianza en Dios, porque no hay ninguna; lo que puedas ver es en el mejor de los ejemplos un espejismo. Cualquier intento de encontrar un terreno común no hará otra cosa que frustrarte, o en el peor de los casos te atraerá hacia su forma de pensar y alejarte del Señor.

2Corintios 6:14-18 LBLA

14 No estéis unidos en yugo desigual con los incrédulos, pues ¿qué asociación tienen la justicia y la iniquidad? ¿O qué comunión la luz con las tinieblas?

 15 ¿O qué armonía tiene Cristo con Belial? ¿O qué tiene en común un creyente con un incrédulo?

 16 ¿O qué acuerdo tiene el templo de Dios con los ídolos? Porque nosotros somos el templo del Dios vivo, como Dios dijo:

Habitaré en ellos, y andaré entre ellos; y seré su Dios, y ellos serán mi pueblo.
17 Por tanto, salid de en medio de ellos y apartaos, dice el Señor; y no toquéis lo inmundo,
y yo os recibiré.
18 Y yo seré para vosotros padre, y vosotros seréis para mí hijos e hijas, dice el Señor Todopoderoso.

Nosotros vemos los efectos tanto del judaísmo como del intento del cristianismo de hacer las paces con la filosofía liberal secular en el deterioro de la salud de ambas religiones. En el judaísmo el segmento más popular y de más rápido crecimiento se llama Judaísmo Reformado. El judaísmo reformista es esencialmente judaísmo con un Dios menor, con un Libro Santo diluido y con menos absolutos. Las doctrinas de reforma creadas por el comité son su nivel de vida; están diseñados para comprometerse con las fluctuaciones del tiempo y la evolución social.  En el cristianismo tenemos una serie de formas de estas con el más reciente siendo lo que se llama la Iglesia Emergente. Mientras que la creencia en Dios permanece, la suya es un Dios de tolerancia que abraza todas las formas de religión y adoración. El Libro Santo Judeocristiano, la Biblia, aunque no es del todo obsoleta, es en su mayoría opcional con todos los demás Libros Sagrados de las religiones del mundo vistos como igualmente válidos y dignos. A cada persona se le deja discernir su propia verdad y forma de vida, ninguna con más mérito o valor que otra.

Así que, veamos cómo Pablo manejó esta preocupante situación que encontró en Atenas que Lucas dice que sacudió a Pablo hasta el tuétano; y luego ver si podemos derivar de ella cómo debemos lidiar con una situación similar en nuestros días, tanto dentro como fuera de la Iglesia y la sinagoga.

VOLVAMOS A LEER HECHOS CAPÍTULO 17:18 – hasta el final

Es interesante cómo los Epicureanos y los estoicos acusaron a Pablo de tratar de introducir dioses extranjeros. Hablemos de eso. Estas 2 filosofías tenían poca consideración por los dioses en primer lugar; no adoraban a ningún dios o diosa. Entonces, ¿por qué les importaría si Pablo introducía dioses extranjeros en Atenas? Primero fue porque esencialmente estaban tratando de librar a Atenas de la religión y lo último que necesitaban eran algunos dioses nuevos que podrían llegar a ser populares cuando se introdujeran. Entonces, como ahora, a la gente le encantaban la nueva moda y las nuevas tendencias. El segundo fue porque eran leales a Grecia. Y aunque no tuvieran ningún respeto por estos dioses griegos, no querían que algún extranjero trajera a sus dioses a la sociedad griega. Hoy en día encontramos esta misma dinámica entre los ateos, que son por definición seculares y liberales; son los estoicos de nuestros días. No creen que Dios o dioses existan; sin embargo, tú o yo no podemos tener un Dios o adorar a nuestro Dios abiertamente, porque ellos dicen que eso los hace sentir amenazados.

¿Cómo pueden sentirse amenazados por un Dios que no es más que una fantasía? Me pregunto si los Vengadores también los hacen sentir amenazados, ya que tampoco existen.

Así como los secularistas liberales hoy llevan a los cristianos y judíos a la corte para impedir que adoremos a Dios públicamente (un dios que no existe), así también lo hicieron los estoicos y los epicureanos cuando llevaron a Pablo a la corte para impedir que adorara a Dios (quienes ellos dicen que no existe). Esta corte en Atenas es bien conocida en la historia; se llama el Tribunal de Areópagos. Esta corte fue establecida siglos antes para regular la religión y la moral. Es interesante que la misma recibió su nombre de la designación formal para la colina de Ares (Ares era el dios griego de la guerra) donde ellos se conocieron. Ahora en realidad Pablo no fue llevado a un juicio judicial; a estas personas les encantaba explorar nuevas ideas y, por supuesto, denigrar a las que ellos pensaban poco inteligentes. Así que él fue llevado a la corte para explicar esta religión suya a los expertos religiosos cuyo trabajo era examinar las afirmaciones de Pablo. El versículo 21 comenta que los grandes inquisidores intelectuales de la ciudad pasaron todo su tiempo explorando las últimas modas intelectuales. Hoy esta ocupación parece ser la provincia de nuestras universidades más admiradas. No hay nada nuevo bajo el Sol, ¿verdad?

Pero Pablo no era ningún tonto. Pablo era un intelectual, también; altamente educado y entrenado, acostumbrado al debate, y sin temor a la confrontación. La literatura judía está llena de argumentos grabados entre los brillantes sabios judíos y los rabinos, y los muchos filósofos gentiles. Así que este tipo de debate no era nuevo para Pablo.  Pero él también hablaba griego con fluidez, estaba familiarizado con el mundo pagano, y a medida que aprendemos de sus epístolas, él era intrépido y muy capaz de defender la fe. Pablo miró a su alrededor y notó que del verdadero jardín de ídolos que lo rodeaba en la colina de Ares había una estatua que estaba marcada: “a un dios desconocido”. Entonces, Pablo dice, ya que ustedes ya están adorando a este dios del que no saben nada, déjenme presentárselo. Esas palabras no podían haber sido para aquellos que lo llevaron ante la corte de Areópago, porque eran cualquier cosa menos religiosos. Sin embargo, aquellos en la corte, y los muchos espectadores atenienses que pasaron tanto tiempo en la ociosidad escuchando estos debates vacíos que eran la televisión diurna del siglo I en Atenas, eran religiosos, por lo que Pablo se dirigía a ellos. Recuerden: El objetivo de Pablo no es refutar a los filósofos tanto como tener un escenario para decir la verdad del Evangelio a estos paganos.  Y así Pablo comienza a explicar quién es Dios.

Al principio nada de lo que Pablo dice ofende a la audiencia. Esto se debe a que no está más que impartiendo información nueva e interesante. Lo primero que Pablo hace es explicar la soberanía de Dios sobre todas las cosas y lo hace haciendo el argumento lógico de que desde que su Dios creó todas las cosas, incluida la vida misma, por lo tanto, Él es superior y está por encima de todas las cosas; especialmente por encima de las cosas hechas por el hombre. Por lo tanto, sería inapropiado para el Dios de Pablo vivir en templos creados por la mano de obra humana. Y este Dios no puede ser mimado y servido con las mejores cosas de la tierra, porque él no necesita humanos para absolutamente nada: el Dios de Israel es el epítome de la autosuficiencia.

Pablo continúa en el versículo 26 explicando que Dios comenzó la raza humana de un individuo que Él creó, y así todo ser humano que puebla las muchas naciones de la tierra vino de este primer individuo; la audiencia incluida (es la implicación). Más aún, fue el Dios de Pablo quien decidió no sólo los límites de las naciones, sino también los límites de la tierra misma. Permítanme hacer una pausa para hacer un punto. Dije hace unos minutos que la defensa de Pablo del Evangelio a los paganos y especialmente a los intelectuales paganos es un buen modelo para nosotros. Observen cómo (al menos hasta este punto) el franco y a menudo duro, Pablo, ha sido (para él) bastante tenue y suave. No ha hablado a estos paganos sobre su ignorancia de la verdad. Pero también observen que comienza al principio y no cita ni una sola palabra de la Sagrada Escritura. ¿Por qué no? Los paganos no tendrían idea de la fuente de esos pasajes bíblicos e incluso si supieran ellos no darían a esas palabras ninguna credibilidad especial. Por lo que Pablo tiene que debatirlos en un idioma y usando términos que tengan significado para ellos. Eso es exactamente lo que debemos hacer en nuestra era para hablar la verdad de Dios a personas que no saben quién es Dios. Y necesariamente tendrá que ser culturalmente específico. Pablo estaba hablando de una manera que los atenienses podían entender (si estaban de acuerdo con él o no era otro asunto). Así que no le oímos usar palabras como Mesías, redención, sangre de Cristo o Torá. En primer lugar, hay que construir un contexto con una base fundamental del conocimiento.

Por lo que Pablo dice que Dios estableció a los seres humanos y a las naciones y les dio lo que ellos necesitaban para que le extendieran la mano a Él. Es decir, Dios crearía evidencia de Sí Mismo y así la humanidad reconocería que algo más grande que ellos mismos tenía que haber creado todo lo que ven y así comenzar una búsqueda de ese “algo”.  Podría sorprenderte saber que varias cosas que Pablo dice a los atenienses son tomadas directamente de una fuente que estos griegos reconocerían. Él les cita de Epiménides, luego de Aratus. En el verso 28 cuando Pablo dice “Porque en él vivimos y nos movemos y existimos” en realidad se toma de un cuarteto escrito por Epiménides escrito con el propósito de criticar la tumba del dios Zeus. Luego, cuando Pablo dice: “En realidad somos sus hijos”, esta fue originalmente una frase compuesta por el poeta griego Cleanthes y luego fue hecha popular por un libro escrito por Aratus. Y esas palabras estaban destinadas a argumentar que Dios está dispuesto a dejar que la humanidad le sirva a Él, porque Él era muchas necesidades que necesitan ser atendidas.  Pero Pablo convierte este significado en otra cosa por completo y argumenta que como todos los seres humanos son hijos de Dios, entonces no deberíamos estar haciendo ídolos de aspecto humano ya que estamos hechos a imagen de Dios y Dios no es un humano. Así que Pablo no está construyendo tanto un caso (todavía) en contra de los dioses griegos como está construyendo un caso de cómo Dios debe ser caracterizado y adorado adecuadamente. Y si Dios no es un humano, entonces es inapropiado caracterizarlo en diversas formas humanas (ídolos).

Pero ahora Pablo intensifica su oratoria un poco más en el verso 30, cuando él dice que en tiempos pasados, Dios en Su gran misericordia, no actuó sobre estas acciones equivocadas de la humanidad gentil porque se hicieron simplemente bajo ignorancia. Sin embargo, ahora Dios está mandando que el tiempo ha llegado en el que pongamos la ignorancia a un lado, y en su lugar obtengamos conocimiento del verdadero Dios, y nos apartemos del pecado.

Estas son palabras de lucha porque Pablo está diciendo a estos atenienses altamente educados que su sistema de dioses centenarios es en realidad ignorancia y que equivale a pecado del que deben apartarse.

Luego Pablo comienza a hacer su caso por Yeshua. Le dice a su audiencia que se acerca un día en que Dios juzgará al mundo; y será a través de cierto hombre que este juicio ocurre. Y que la identidad de este hombre es evidente y la prueba de ello es que Dios resucitó a este hombre de entre los muertos. Estos pensamientos eran ajenos a cualquier forma de pensar griega; la única nación que tenía una tradición de un día venidero de juicio mundial por parte de un dios era la nación hebrea: los judíos.

Teniendo en cuenta con quién él estaba tratando, lo primero que los atenienses tuvieron que aprender fue alejarse de los ídolos. Esto también fue lo primero que los tesalonicenses paganos tuvieron que aprender al escuchar de Pablo según nosotros los escuchamos en 1ra Tesalonicenses capítulo 1.

1Tesalonicences 1:7-9 LBLA

de manera que llegasteis a ser un ejemplo para todos los creyentes en Macedonia y en Acaya.

 Porque saliendo de vosotros, la palabra del Señor ha resonado, no solo en Macedonia y Acaya, sino que también por todas partes vuestra fe en Dios se ha divulgado, de modo que nosotros no tenemos necesidad de hablar nada.

 Pues ellos mismos cuentan acerca de nosotros, de la acogida que tuvimos por parte de vosotros, y de cómo os convertisteis de los ídolos a Dios para servir al Dios vivo y verdadero,

Nosotros no tenemos que trabajar demasiado duro para imaginar el creciente malestar entre la mayoría de los que estaban escuchando a Pablo. Pablo estaba desafiando el núcleo mismo de la vida religiosa ateniense. Pero Lucas dice que lo que llevó a muchos de la multitud al punto de ebullición, fue este tema de la resurrección. Otros no lo descartaron por completo (los intelectuales y académicos tienen un hábito, para bien o para mal, de nunca cerrar ninguna línea de pensamiento en caso de que pudiera surgir nueva información) y querían escuchar más sobre este asunto de Pablo. Pero un alma inmortal no era desconocida dentro del pensamiento griego (aunque los filósofos estoico y epicúreo no aceptarían tal cosa). Aun así, al igual que con los saduceos hebreos, una resurrección corporal era vista como imposible.

Observen un par de cosas antes de pasar al capítulo 18. Primero, nada es hecho de la judería de Pablo. Parece que no hay intolerancia étnica aquí. De hecho, a Pablo se le dio una audiencia bastante justa y respetuosa. Sin duda fue útil que Pablo hablaba griego con fluidez; pero de nuevo también lo hicieron la mayoría de los judíos en esa época (judíos que viven en la diáspora). Cuando Pablo terminó de hablar, se fue. No se menciona que fue detenido, arrestado o acosado. Otra cosa para notar (y realmente seguir notando a través de las últimas palabras del Nuevo Testamento) es que nadie percibió a un creyente en Yeshua (como Pablo) como parte de un nuevo y distinto grupo de personas. Los judíos percibieron a los Del Camino (por ahora una mezcla de judíos y gentiles) como otra de las varias facciones del judaísmo.

Los gentiles no sabían lo suficiente sobre el judaísmo para hacer cualquier tipo de distinción acerca de esas sectas judías y así para ellos los que seguían a Cristo eran judíos; o eran gentiles que se adhirieron al judaísmo. El punto es que mientras escuchamos a los maestros y comentaristas bíblicos referirse a los creyentes en este momento como “cristianos,” esto que crea una imagen mental falsa porque imparte la sensación de que se había creado una nueva religión llamada cristianismo, que estaba separada del judaísmo y separada del paganismo. Eventualmente eso pasaría. Pero no hasta después del cierre de la Biblia. Por lo tanto, en ninguna parte del Nuevo Testamento encontraremos nunca tal pensamiento.

Pero lo que es verdaderamente asombroso es cómo el Señor trabajó a través de Pablo en esta multitud de griegos; rodeado de estatua tras estatua de dioses y diosas griegas y examinado por los mejores filósofos más persuasivos, algunos de sus oyentes llegaron a creer. De hecho, uno de los nuevos creyentes fue Dionisio, que era miembro de la corte. Curiosamente es una tradición cristiana (hablada por el padre de la Iglesia Eusebio) que Dionisio se convirtió en el primer obispo de la Iglesia de Atenas.  Lucas también nos informa que una mujer llamada Damaris vino a Cristo. Lo que NO leemos es de ningún bautismo, sin duda alguna un final muy triste para los esfuerzos de Pablo en Atenas.

Vamos a movernos a Capítulo 18.

LEER HECHOS CAPÍTULO 18

De Atenas Pablo fue a Corinto. Corinto, por supuesto, es la audiencia temática de las epístolas de Pablo a los Corintios. Me gustaría que prestaran mucha atención a lo que sucede en Corinto aquí en el capítulo 18 porque esto proporciona el contexto de fondo para comprender tanto el tono como los asuntos que Pablo aborda con los Corintios en los libros del Nuevo Testamento de 1ro y 2ndo de Corintios.

La buena noticia es que, por primera vez en mucho tiempo, Pablo no abandonó Atenas en un estado de motín después de haber visitado allí. Y no estaba siendo perseguido ni había sido golpeado o encarcelado. La mala noticia es que no se nos da una pista de por qué Pablo decidió ir a Corinto; así que no vamos a especular. Sin embargo, podemos determinar que es casi seguro que Pablo llegó a Corinto en el año 50 D.C. Esto significa que han pasado entre 15 y 20 años desde que Yeshua murió en la cruz de Jerusalén.

Corinto era un lugar importante. El mismo estaba situado en el Istmo de Corinto y por lo tanto era ideal como un centro de comercio y envío. La misma era considerada como una gran ciudad en aquellos días; había 6 millas de murallas que rodeaban la metrópolis. Se estima que la población total en ese momento era de alrededor de 750,000 personas; era más grande que Atenas. Como la mayoría de las ciudades antiguas, ésta había sido destruida y reconstruida más de una vez. En una de esas destrucciones en el año 146 A.C. la misma fue nivelada en una pila. La misma fue reconstruida por Julio César 100 años más tarde. Así que, para el tiempo de Pablo la misma había crecido a este asombroso tamaño y población en sólo unos 90 años. Naturalmente Corinto mantenía una población judía considerable y contaba con varias sinagogas. Pablo no habría tenido problemas en la búsqueda de judíos para hospitalidad. Así leemos en el versículo 2 que Pablo encontró a un judío llamado Aquila. Aquila era de Pontus en Italia, y estaba casado con Priscila.

El nombre formal de Priscila era Prisca, y encontraremos a Pablo refiriéndose a ella como Prisca en algunas de sus epístolas. Pablo debe haber formado un vínculo con esta pareja porque los menciona (de una manera positiva) en numerosas ocasiones.  Se nos da la inesperada información de que Aquila y su esposa llegaron a Corinto porque los judíos habían sido expulsados de Roma por orden del emperador Claudio. Así que aquí tenemos que hacer una pausa y darnos cuenta de que si bien Roma era religiosamente tolerante como política nacional, eso no significa que todos fueran tratados con igualdad.

F.F. Bruce señala algo prometedor; nosotros tenemos el registro de la orden de Claudio de expulsar a los judíos, pero por lo general está relacionado con una declaración hecha por Suetonio de que los judíos fueron expulsados porque “estaban disfrutando de disturbios constantes por instigación de Chrestus”. Bien podría ser que Chrestus es un problemático rebelde; pero la historia parece no saber nada de él, si él existiera en absoluto. Y esta persona habría centrado sus esfuerzos entre la comunidad judía, obviamente. Sin embargo, es mucho más probable que esto se refiera a Cristo, porque la declaración de Suetonio se hace junto con la explicación de que la principal fuente de los problemas en la comunidad judía de Roma fue la introducción de los Del Camino en la sinagoga local de allí. Esto causó todo tipo de disensión y llevó a más problemas de los que el Emperador deseaba tener.

Como nosotros hemos comentado anteriormente, Roma tenía poco interés en las luchas internas que ocurrieron dentro de las diversas religiones presentes en el Imperio, siempre y cuando no se derramara en la violencia callejera, molestara al resto de la población o amenazara al gobierno romano. Esto también se aplicaba al judaísmo. Así que para Roma su preocupación era política; y cuando surgió la disensión por la razón que fuera, el gobierno la trató como una cuestión civil/política; no una cuestión religiosa. Por lo tanto, la expulsión de los judíos de Roma no tuvo nada que ver con el judaísmo. Pero sí tenía que ver con una tendencia problemática percibida del pueblo judío a causar discordia en los pueblos y ciudades donde vivían. Esto tendría mucho que ver con cómo Nerón usaría a los judíos como chivo expiatorio para sus políticas fallidas.

Algunos comentaristas dicen que debido a que Aquila y Priscila eran creyentes que sólo fueron “cristianos” los que fueron expulsados de Roma. No hay evidencia de eso en lo absoluto; como dije, no había tal cosa como un grupo de personas identificadas y llamadas “cristianos” hasta mucho después de que el Nuevo Testamento fuese cerrado. De hecho, las autoridades romanas expresaron constantemente total ignorancia, y falta de interés, en involucrarse en las disputas internas del judaísmo. La información clave para nosotros es que Aquila y Priscila eran judíos; no es que pertenecieron a una secta particular del judaísmo llamada El Camino. La idea de que Claudio se involucraría y firmaría un real decreto para expulsar sólo a ciertos judíos (y sin duda unos pocos en eso) no es creíble.

Podemos ver inmediatamente por qué Pablo se llevó con Aquila y Priscila: ellos eran fabricantes de tiendas de campaña al igual que él. Es evidente que Pablo se estaba manteniendo a sí mismo con su oficio cuando estaba en un solo lugar el tiempo suficiente. Esto en realidad era un entendimiento común para los rabinos y maestros. Un dicho más bien estándar que explica este punto de vista se encuentra en el Mishnah y dice: “No hagas de la Torá… una pala con la que cavar”. En otras palabras, no enseñes la Torá como un medio para enriquecerte.

Esto de ninguna manera implica que un maestro o rabino no pudiera recibir dinero por sus esfuerzos. Pero excepto en circunstancias inusuales que no deberían ser la principal fuente de sus ingresos. Más bien se esperaba que los rabinos y los maestros tuvieran trabajo. Este es un buen principio tanto para el cristianismo como para el judaísmo. Sin embargo, no se debe trazar demasiado cerca de un paralelismo. Ser rabino no era generalmente una ocupación; era un cargo que tenía un judío. Ser rabino no solía ser una carrera o una profesión.  Así que Pablo trabajó como fabricante de tiendas de campaña al igual que Aquila y Priscilla.

Las sociedades en todo momento de la historia tienden a subdividirnos en grupos de acuerdo con algún estándar u otro. En los días de Pablo, la causa más común de la subdivisión tenía que ver con la ocupación de la persona. Así que los gremios comerciales eran un medio habitual de sociedad que se dividía en unidades sociales; también representa el primer intento de trabajo organizado, para que ambos se protegieran y para asegurarse que se les pagara en algún nivel que como grupo consideraran aceptable. De hecho, era común que una sinagoga fuera creada y poblada por miembros de un gremio comercial en particular. Sin embargo, en el mundo romano, los obreros de cuello azul eran despreciados. Los ciudadanos romanos no suelen disfrutar del trabajo manual, ya que lo veían como por debajo de ellos. Así vemos que los judíos (y otras etnias sin duda) fueron la principal fuente de trabajo para el Imperio Romano; no porque fueran forzados, sino porque la artesanía fue vista en la sociedad judía con honor. Por lo tanto, sería natural que, en la diáspora, los judíos practicaran su oficio en una sociedad que lo acogió y lo necesitaba. No es de extrañar que encontremos las colonias judías más grandes dentro de las ciudades más grandes del Imperio Romano.

Como dice el verso 4, Pablo fue a la sinagoga local en Corinto cada Shabat con la esperanza de hacer nuevos creyentes. Y nos dicen que estas sinagogas contenían tanto judíos como griegos (gentiles). Así que, en casi todas las partes que hemos seguido a Pablo encontramos que un cierto número de gentiles estaban adorando al Dios de Israel junto a sus amigos judíos. Pero al etiquetarlos como temerosos de Dios, está claro que la mayoría no se convirtio al judaísmo por tener una circuncisión. Cómo, exactamente, los judíos trataron con los problemas rituales de pureza que los temerosos de Dios causaron no lo sabemos. Muy probablemente, viviendo tan lejos del Templo y del Sacerdocio, y viviendo en un mundo dominado por los gentiles durante tanto tiempo, la mayoría de los judíos comunes de todos los días simplemente no prestaban mucha atención a las leyes de pureza de la Torá; pero es evidente que el más piadoso entre ellos lo hizo.

Después de algunos meses sin ellos, Timoteo y Sila finalmente llegan de Macedonia y se unen a Pablo. Su presencia parece haber permitido a Pablo hacer menos de su oficio comercial para proveerse a sí mismo y en su lugar hacer más predicación del Evangelio. Pero tenga en cuenta a quién dirigió sus renovados esfuerzos: a los judíos. Así que mientras que en una forma común de hablar podemos decir que Pablo fue el discípulo de los gentiles, regularmente encontramos los esfuerzos de Pablo dirigidos hacia los judíos. De hecho, se nos dice que enseñó “profundamente” a los judíos acerca de que Yeshua era el Mesías.

Esto significa que les estaba enseñando los pasajes de las Escrituras (principalmente los Profetas) que predijo al Mesías y luego les decía a estos judíos cómo Yeshua cumplió esas profecías. Así que lo vemos tomando el enfoque opuesto con los judíos de corintios que tomó con los atenienses.

Pero, como de costumbre, algunos de los judíos de las sinagogas aceptaron las enseñanzas de Pablo y otros se molestaron por ellas. Así que el versículo 6 explica que después de intentarlo lo suficiente, Pablo se rindió con ciertos que se volvieron hostiles y así Pablo entregó su destino al Señor. Cuando había tenido suficiente, se dice que Pablo dijo: “Tu sangre esté en tus propias cabezas. Por mi parte yo estoy limpio…” Esta expresión deriva del concepto de sustitución de la Torá, que es el concepto central del sistema de sacrificio levítico, y por lo tanto de la redención en el Mesías Yeshua. Es decir, en lugar de que exista un medio de expiación (y un animal inocente que lleve la peor parte de su ofensa) las acciones de una persona ahora traerán a esa persona lo que la Ley prescribe para su ofensa. En este caso, la ofensa es rechazar la oferta de salvación en Cristo, y por lo tanto esto equivale a blasfemia.

Cabe señalar que es la primera vez que leemos que Pablo se niega a dirigirse a ciertos de la comunidad de la sinagoga. Pero también tengamos cuidado con esas últimas palabras del versículo 6, que son “¡A partir de ahora iré al goyim!” Pablo no está diciendo de ninguna manera que acaba de terminar la asociación con los judíos o llevar las Buenas Nuevas a los judíos. Simplemente está diciendo que su atención principal va a ser a los gentiles. Sabemos que esto es verdad porque a medida que continuamos en Hechos, lo encontramos yendo directamente a la sinagoga en otras ciudades que él visitará, y de su predicación a los judíos.

Continuaremos en Hechos capítulo 18 la próxima vez.

6355 N Courtenay Parkway, Merritt Island, FL 32953

Copyright © 2022 Seed of Abraham Ministries, Inc.
All Rights Reserved | Copyright & Terms