image_pdfimage_print

Hechos Lección 34 – Capítulo 15 continuación

EL LIBRO DE HECHOS

Lección 34, Capítulo 15 continuación

A medida que continuemos nuestro estudio de Hechos capítulo 15, nos encontraremos tomando algunos desvíos tanto como lo hicimos al estudiar la Torá. Esto es necesario para abordar las cuestiones y temas que están sutilmente tejidos en el tejido de Hechos 15 para que extraigamos de este capítulo el significado previsto. Y no, no terminaremos los Hechos 15 hoy.

Yo he explicado varias veces que la cuestión principal que creó la necesidad percibida de que este Consejo de Jerusalén se convocara era la circuncisión (hasta donde sabemos, es la primera reunión de este tipo para los creyentes mesiánicos). Y esto surgió debido al deseo de gentiles, y por instrucción de Cristo, que los gentiles debían ser incluidos en el movimiento Yeshua. Pero casi tan importante era el problema, que los lugares donde se reunían los creyentes gentiles eran las mismas sinagogas donde se reunían los creyentes judíos. Y esto creó un problema de pureza ritual en la mente de muchos judíos. En el fondo de la cuestión de la pureza ritual estaba la circuncisión. La circuncisión y la pureza ritual están (al menos desde la perspectiva judía) unidas en un solo asunto. Y esa cuestión es lo que vemos desarrollarse a lo que nos lleva a Hechos 15. Así que comencemos hoy por tener una discusión más a fondo sobre el asunto de la circuncisión.

Desde el aspecto puramente terrenal, físico, el acto de circuncisión es un procedimiento que elimina el prepucio del órgano reproductor masculino. Para los hombres maduros, es un procedimiento doloroso y muy incómodo lleno de no sólo un poco de ansiedad. Durante muchos siglos ha sido practicado por diversos grupos étnicos y razas para todo tipo de propósitos (algunos religiosos, algunos sociales). Por lo tanto, para muchas culturas que practican la circuncisión se realiza en bebés; la Biblia ordena que se realice el día 8 de la vida. Tenga en cuenta que en alguna otra de las sociedades del mundo se considera como un rito de paso a la edad adulta, por lo que alrededor de la edad de 13-15 adolescentes varones tendrán un procedimiento de circuncisión. En el mundo occidental algunas denominaciones cristianas lo han visto históricamente como una observancia religiosa. En otros casos fue visto como un procedimiento médico beneficioso para mantener a los hombres más sanos. Más recientemente, los beneficios médicos frente a los riesgos para la salud han sido cuestionados, y algunas naciones (especialmente algunas naciones europeas) han prohibido el procedimiento por completo, ya que últimamente lo han considerado como nada más que una forma primitiva de mutilación. Por supuesto, la realidad es que de todos modos muy pocos varones en Europa todavía estaban teniendo circuncisiones; por lo tanto, es evidente que esta nueva ley que prohíbe la circuncisión estaba dirigida directamente al único grupo que practicaba la circuncisión como un rito religioso requerido: los judíos. En otras palabras, es sólo otro ataque antisemita europeo poco disfrazado en contra de los judíos.

La primera mención de la circuncisión está en el capítulo 17 de Génesis y está directamente unida al Pacto Abrahámico. Vamos a leer esto juntos. Vamos a buscar el capítulo 17 de Génesis.

LEER GÉNESIS CAPÍTULO 17:7 – 14

Observe algunas características importantes sobre este pacto que requiere circuncisión. 1) La circuncisión es el signo, la afirmación externa, de ser un miembro participante del pacto. Esto no es una tradición o costumbre; no es un dispositivo artificial. No es una opción. Es mandado por Dios. 2) Los que llevan este signo representan al pueblo apartado de Dios creado por el Pacto Abrahámico. Aquellos que rechazan el signo también rechazan el pacto con sus muchos beneficios, y por lo tanto son excluidos del pueblo de Dios. 3) Este signo se aplica no sólo a los hebreos, sino a los gentiles que de una manera u otra se han apegado a los hebreos (en Gen. 17 el anexo es por ser un esclavo…. recuerde que ningún hebreo puede poseer un esclavo hebreo, por lo que esto se refiere específicamente a gentiles extranjeros como esclavos).  Pero con el tiempo encontraremos otras formas en la Torá que los gentiles podrían anexarse a los hebreos. 4) Si bien la circuncisión no es una doctrina hecha por el hombre, la misma es realizada por hombres en otros hombres. Esto es físico, externo y en la carne.

Sin embargo, al igual que con todos los signos, dispositivos y rituales que Dios daría a los hebreos (especialmente cuando se los dió a Moisés en el Monte Sinaí), estos debían ser símbolos externos de los rasgos espirituales interiores y/o son representaciones terrenales de cómo las cosas operan en el reino espiritual del Cielo. A Moisés se le dijo que el Tabernáculo del Desierto y sus muebles fueron hechos en el modelo del lugar celestial del trono de Jehová. Yo caracterize este principio de Dios muy temprano cuando comenzamos a estudiar la Torá Bíblica y la llamamos la Dualidad de la Realidad. Es decir, en general hay una contraparte espiritual para la mayoría de todas las cosas físicas. Y que lo espiritual llegó primero, lo físico fue modelado después de lo espiritual, y por lo tanto lo espiritual sería necesariamente más perfecto y completo que cualquier cosa que pudiera ser diseñado o logrado en la esfera física. Por lo tanto, todo lo que es físico es por definición una copia inferior en comparación con su original espiritual y su contraparte. Y, es lo mismo con el acto de circuncisión.

La circuncisión debería haber sido un signo externo de algo que ocurrió en lo profundo de los espíritus de los hebreos; esa era la intención de Dios. Más tarde sucedería lo mismo con la Torá (la Palabra de Dios). Mientras que la Torá fue presentada a la humanidad (humanidad hebrea) en tablas de piedra, sin embargo, fue escrita por el dedo espiritual de Dios. Y Dios pretendía que la Torá fuera escrita en nuestras partes internas… nuestros espíritus. Este no es un buen pensamiento poético proveniente de su pastor; esto es lo que nos dice la Sagrada Escritura. Busque en sus Biblias a Deuteronomio capítulo 6.

LEER DEUTERONOMIO 6:1 – 9

Así que el Señor lo hizo responsabilidad de los seres humanos… de nuevo, hebreo humanos…el escribir las Leyes de Moisés en sus propios corazones. La historia nos muestra que pocos prestaron atención a ese mandamiento, por lo que vemos que muy rápidamente el pueblo hebreo intentó realizar y obedecer todas las leyes y mandamientos que Dios les dio, siguiéndolas mecánicamente como se seguiría una receta de un libro de cocina. Pero pronto estaban omitiendo pasos y sustituyendo ingredientes porque estos mandamientos no estaban escritos en sus corazones, lo que significa que los mandamientos no se habían integrado en su ser como parte de su ADN espiritual humano.

Así que, aunque hayan podido llevar a cabo muchos de estos mandamientos de acuerdo con la letra de la ley de la Torá, sin que estos mandamientos se escribieran en su corazón, NO podían cumplirlos todos, ni realizarlos de acuerdo con el espíritu de la Ley.

Por lo tanto, el Señor necesitaba un remedio para este fracaso de fidelidad por parte de Su pueblo apartado. El remedio eventualmente sería pronunciado en el Libro de Jeremías.

Jeremías 31:31-34 LBLA

31 He aquí, vienen días —declara el Señor— en que haré con la casa de Israel y con la casa de Judá un nuevo pacto,

 32 no como el pacto que hice con sus padres el día que los tomé de la mano para sacarlos de la tierra de Egipto, mi pacto que ellos rompieron, aunque fui un esposo para ellos —declara el Señor;

 33 porque este es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días —declara el Señor—. Pondré mi ley dentro de ellos, y sobre sus corazones la escribiré; y yo seré su Dios y ellos serán mi pueblo.

34 Y no tendrán que enseñar más cada uno a su prójimo y cada cual a su hermano, diciendo: «Conoce al Señor», porque todos me conocerán, desde el más pequeño de ellos hasta el más grande —declara el Señor— pues perdonaré su maldad, y no recordaré más su pecado.

Entonces, ¿cuál dijo Dios que era la característica principal de este nuevo pacto con Israel y Judá? Dijo que escribiría la Torá en el corazón de Su pueblo. Lo que ordenó a los hebreos que hicieran por sí mismos en Deuteronomio 6, pero que no hicieron (escribir la Torá sobre sus propios corazones), ahora amablemente se ha encargado de hacerlo sobrenaturalmente. Este es un nuevo pacto sobre la Torá; no se trata de crear una Torá nueva y diferente que reemplace a la anterior.

Por lo tanto, el asunto que el Señor siempre persigue de la humanidad es que lo sigamos y nos relacionemos con Él PRIMERO en nuestro corazón (nuestras mentes) porque son nuestros corazones los que son necesariamente el punto de conexión entre Su espíritu y nuestro espíritu. Es la conexión espiritual lo más vital. Es lo espiritual lo que impulsa y controla lo físico.

Los antiguos sabios y rabinos reconocieron este hecho de no tener la Torá escrita en sus corazones, incluso si a lo largo de los siglos, cuando el seguimiento de la Ley de Moisés dio paso a seguir el Halajá, y lo terrenal y lo físico llegó a dominar el judaísmo, lo espiritual se volvió casi trivial y los rituales y comportamientos físicos llegaron a ser todo.

En el siglo XVIII, el rabino Schneur Zalman, que vivió en Rusia, y fue el primer Rabino del movimiento Chabad dentro del judaísmo, escribió un discurso fascinante sobre el tema de la circuncisión porque pensaba que estaba en el corazón de la reforma del judaísmo. El movimiento Chabad se formó exactamente porque muchos judíos sentían que el judaísmo había abandonado el componente espiritual, y querían recuperarlo.

Tenía varias cosas maravillosas que decir acerca de la circuncisión, algunas de las cuales simplemente nos recuerdan el punto de vista bastante tradicional del judaísmo, pero él también hace puntos que todo creyente mesiánico y estudiante de la Biblia cristiana debe prestar atención.

Lo primero que señala el rabino Zalman es que la circuncisión del corazón está relacionada con el arrepentimiento. Dios primero dijo que los hebreos debían circuncidarse y escribir la Torá en sus propios corazones; pero cuando fracasaron, se hizo necesario que Dios lo hiciera por ellos en forma de circuncidar el corazón. Una vez circuncidado el corazón, la Ley de la Torá podría llevarse a cabo al máximo y en el más alto sentido espiritual. ¿por qué? Porque el arrepentimiento es la clave y un corazón no circuncidado no es capaz de arrepentirse. Sin arrepentimiento, la obediencia a Dios es imposible. ¿Y cómo llamamos la falta de obediencia a Dios? Pecado. Así que, sin un corazón circuncidado, el pecado seguirá gobernando sobre nosotros.

Lo siguiente que él dice, lo voy a citar directamente de una de sus cartas:

“Además de la obra física, la circuncisión refleja un servicio espiritual. Nosotros encontramos dos referencias a este concepto en la Torá. Un versículo 6 declara: “Circuncidarás el prepucio de tu corazón.” El segundo declara, 7 “El Señor, tu Dios, circuncidará tu corazón”, es decir, hay dos aspectos de la circuncisión: uno es realizado por el hombre en su esfuerzo por elevarse de abajo hacia arriba. Este servicio requiere la circuncisión del corazón, es decir, el servicio del arrepentimiento tal como está escrito, 8 “Volverás al Señor, tu Dios.” Este regreso se expresa mediante el cumplimiento de la Torá y sus mandamientos, y conducirá a la futura redención, como declararon nuestros sabios, 9 “Si el pueblo judío se vuelve a Dios en arrepentimiento ellos serán redimido y si no, no será redimido”.

Por lo tanto, el buen Rabino dice que, de alguna manera, en algún momento, el Señor debe hacer una obra milagrosa desde el Cielo, y esa obra es circuncidar el corazón de Su pueblo. Esto permitirá el arrepentimiento. Y el arrepentimiento permitirá la redención. ¿No suena mucho como el mensaje evangélico: ¿primero el arrepentimiento, luego la redención?

Pablo tomó el tema de la circuncisión del corazón en contraste con la circuncisión del prepucio, y cómo se relaciona con los judíos versus los gentiles, en los capítulos 2 y 3 de Romanos. Vamos a leer un poco de eso ahora. Ten en cuenta lo que hemos aprendido en Hechos hasta este punto, cuál es el problema que ha hecho que este consejo de liderazgo de creyentes se convoque en Jerusalén (inclusión gentil y cuestión de circuncisión), y lo que el Rabino Zalman acaba de decir acerca de la necesidad absoluta de circuncisión como el camino al arrepentimiento, y cómo el arrepentimiento es la puerta de entrada a la redención.

LEER ROMANOS CAPÍTULO 2:17 – 3:4

Aquí Pablo está hablando claramente con los judíos en su audiencia. A continuación, entra en un discurso sobre lo que la circuncisión es y no es. En primer lugar, observe que, por definición, el término “circuncidado” significa judíos. Y el término “los no circuncidados” significa gentiles.

Pero en la disertación de Pablo tenemos que concederle que los gentiles de los que está hablando son temerosos de Dios; son adoradores del Dios de Israel (no son paganos). Además, dado que la preocupación de Pablo no es hacia temerosos de Dios estandar, sino más bien creyentes gentiles en Cristo (temerosos de Dios que también creen Yeshua es Mesías), entonces el contraste y la comparación que está dibujando es entre aquellos que han tenido una circuncisión (y son por definición judíos) frente a aquellos que no han sido circuncidados (y por lo tanto por cualquier definición NO son judíos).

 Y Su argumento es que un judío que dice conocer y seguir la Torá, pero la desobedece, es menos aceptable para Dios que un gentil que no sabe nada acerca de la Torá pero que obedece intrínsecamente sus principios. De hecho, (él dice) ¿acaso no será contado un gentil por Dios como un judío verdadero porque obedece los principios de la Torá? Pero un judío que desobedece la Torá será contado por Dios como si fuera un gentil (lo que significa que desde el aspecto espiritual se le aparta de las personas apartadas). Y, Pablo dice, eso se debe a que Dios cuenta como judíos a los que han circuncidado sus corazones y no sólo los prepucios circuncidados.

Luego refiriéndose a Romanos 3, sólo para que sus oyentes no confundan lo ideal-espiritual con el físico terrenal, Pablo deja claro que los judíos y gentiles en realidad no cambian lugares o cambian sus cuerpos judíos por cuerpos gentiles o viceversa. Y los gentiles no obtienen la ciudadanía nacional judía porque tienen un corazón circuncidado; nada cambia físicamente debido a un corazón circuncidado.  Los judíos permanecen judíos, y los gentiles permanecen gentiles, y de hecho los judíos siguen ocupando su lugar preeminente porque Dios dio a los judíos (los hebreos, en realidad) Su palabra escrita (la Torá). Así que la conclusión es que el asunto de la circuncisión se reduce a una cuestión espiritual del corazón cuando se trata de una relación con Dios; cuando se trata de arrepentimiento; y (en este contexto) cuando se trata de la redención (salvación). Tenga en cuenta que todo este asunto de un corazón circuncidado ya se entendía en el judaísmo; no era un concepto nuevo. Muchos de los pensadores judíos entendían que se necesitaba un corazón circuncidado para el arrepentimiento y luego se necesitaba arrepentimiento para la redención. Más bien Pablo se limitaba a aplicar este principio a la cuestión de dónde estaban los gentiles temerosos de Dios (o mejor, gentiles creyentes en Yeshua) en relación con el pueblo judío y con Dios.

Pero no te pierdas este punto: la circuncisión tiene que ver con el Pacto Abrahámico. Y la redención, en lo que respecta a la salvación en Cristo, sale del Pacto Abrahámico. Además, la circuncisión del corazón es el ÚNICO medio por el cual un gentil puede unirse a los beneficios espirituales del Pacto Abrahámico. ¿Y quién circuncida el corazón? Dios. Pero no va más allá de los beneficios espirituales. Un judío que es circuncidado del prepucio es el medio por el cual puede unirse a los beneficios físicos y terrenales del Pacto Abrahámico (puede ser parte del pueblo del pacto físico y terrenal, los hebreos, y también puede ser un heredero conjunto de la tierra que Dios le dio a Abraham); pero no va más allá.  Más bien los judíos también deben haber circuncidado los corazones como el único medio para unirse a los beneficios espirituales del Pacto Abrahámico. ¿Y cuáles son los beneficios ESPIRITUALES tanto para los judíos como para los gentiles? El perdón de los pecados (incluso los pecados que la Torá de Moisés y el sistema de sacrificios no pueden expiar) y la vida eterna con Dios (que hasta ahora nunca había estado disponible).

Y todo esto lo proporciona esa semilla especial de Abraham que el Pacto Abrahámico prometió que ciertamente bendeciría a todas las familias de todos los pueblos de la tierra.  ¿Y quién es esa semilla de Abraham? Yeshua HaMashiach.

Y es por eso mis amigos qué la circuncisión es un tema tan importante, un tema complejo, tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento; es por eso que es un tema tan importante para el Consejo de Jerusalén; y es por eso que Pablo entra en una explicación elaborada (más de una vez) acerca de lo que la circuncisión es en realidad desde el punto de vista físico y espiritual, lo que significa, y lo central para el arrepentimiento y la redención que es. Y cada parte de lo que acabamos de aprender está deletreada en la Palabra de Dios. Pero, ¿cómo sabríamos si nunca estudiamos seriamente la Torá y el Antiguo Testamento o confiamos en su pertinencia continua? Podríamos aceptar esta verdad como doctrina de la Iglesia, simplemente porque las autoridades de la Iglesia nos lo dicen y hemos decidido someternos a su conocimiento y autoridad. Pero, ¿no es mejor verlo desarrollarse por nosotros mismos? ¿El encontrarlo claramente pronunciado en la Palabra de Dios, y no simplemente escrito como una doctrina de calcomanía de parachoques en un programa de la Iglesia?

Con ese entendimiento en mente, continuemos ahora con nuestro estudio de Hechos capítulo 15.

VOLVAMOS A LEER HECHOS CAPÍTULO 15:12 – 21

Recordemos que Bernabé y Pablo, que tienen como objetivo a los gentiles para el evangelismo, están hablando ante un grupo de líderes de los Del Camino que tienen su base en Jerusalén. Así que Bernabé y Pablo tienen su experiencia principal en difundir las Buenas Nuevas con la comunidad gentil; pero ellos son la excepción. Pedro se puso del lado de ellos también (hasta cierto punto) porque Pedro ha llevado el Evangelio tanto a los judíos como a los gentiles, y tuvo la asombrosa experiencia de su visión de la tela que desciende del Cielo con animales en la misma, por lo que aprendió que Dios considera que los gentiles son puros, y no intrínsecamente profanados. Por lo tanto, es con respeto y admiración que leemos que el consejo permaneció en silencio mientras Pablo y Bernabé tenían su opinión sobre lo que estaban emocionalmente cargadas y contenciosas cuestiones teológicas de circuncisión e inclusión gentil. Pablo relató las muchas cosas milagrosas que Dios hizo entre los gentiles como prueba de que el Señor aprobó y estaba guiando el camino para llevar a los gentiles a bordo.

Una vez que Pablo y Bernabé han concluido su informe, el líder supremo de lod Del Camino, Santiago, medio hermano de Yeshua, se levanta y se dirige al Consejo. Comienza refiriéndose a lo que “Shimon” habló con respecto a los gentiles. Shimon se refiere a Pedro (llamado Simón Pedro a veces).  Y esencialmente lo que Santiago está haciendo es repasar las pruebas presentadas y al hacerlo explica por qué va a gobernar sobre el asunto de la manera en que lo hará. Esta es la forma clásica en que los consejos rabínicos se reunían regularmente para discutir asuntos de Halajá (Ley Judía), y también es como el rabino jefe emite su fallo final. Naturalmente, iría por este camino porque el Consejo se consideraba existente y funcionaba plenamente en el contexto de un consejo de ancianos autorizados que tomaban una decisión de Halajá que gobernaría su secta específica del judaísmo.

Así que Santiago dice que una de las pruebas más fuertes en este caso fue presentada por Pedro. Las palabras clave de Santiago para ayudarnos a entender su posición sobre el asunto comienzan el versículo 14: “Shimon (Pedro) nos ha dicho en detalle lo que Dios hizo……”  Así que para Santiago el asunto se resuelve a sí mismo porque está claro que Dios intervino directamente con Pedro y Cornelio y Dios declaró cuál es Su voluntad en el asunto. Esto no era un rumor, en aquel momento; esto ni siquiera era una cuestión de interpretación de las Escrituras. Dios le dijo a Pedro que los gentiles no eran impuros. Y después de algún tiempo de contemplar lo que significó la decisión de Jehová en el panorama general, Pedro llegó a la conclusión que leemos en Hechos 10:34, que él ha transmitido a los líderes de El Camino.

Hechos 10:34-35 LBLA  

Entonces Kefa se dirige a ellos: “34 Ciertamente ahora entiendo que Dios no hace acepción de personas, 35 sino que en toda nación el que le teme y hace lo justo, le es acepto. Así que ahora Santiago conecta la profecía con lo que Pablo, Bernabé y Pedro han experimentado e informado al Concilio (su exitosa evangelización de los gentiles) mientras cita de Amós 9. Y dice que lo que los Profetas han dicho acerca de la inclusión de gentiles en el Reino de Dios fue predicho y por lo tanto está llegando a suceder… Ahora mismo.

Volvamos a tomar un desvío por un momento. El propio hermano de Santiago era el Mesías Yeshua; y lo terriblemente difícil que debe haber sido para él aceptar. Es muy difícil tener una relación familiar o incluso una relación de amistad con alguien en la que durante un largo período de tiempo se ven como compañeros e iguales, sólo para tener uno de ustedes de repente elevado en autoridad y estatus o incluso en logro muy por encima de usted y los demás. Se han escrito innumerables novelas sobre las relaciones rotas, la envidia, el odio, incluso la venganza que a veces proviene de tales cosas. Pero al mismo tiempo, cuando Santiago finalmente pudo llegar a aceptar y someterse a la verdad de su propio hermano como no sólo el libertador de Israel, el Mashiach (Mesías), sino también como divino (¿puedes imaginar tal cosa en tu propia familia?), esto hizo a Santiago sensible y moldeable, permitiéndole ver la profecía bíblica en términos reales y tangibles (no sólo teoría) y aplicarla a los acontecimientos actuales. Esto es algo que la mayoría de los judíos simplemente no podían hacer (ni siquiera la élite intelectual), y aparece especialmente en la gran mayoría del pueblo judío que se niega a conectar las profecías sobre un Mesías venidero con Yeshua; por consiguiente, perdieron la marca por completo y el pueblo judío lo sufre hasta el día de hoy.

Pero debido al advenimiento del Mesías y todo lo que vino con este evento, Santiago, así como el liderazgo de El Camino estaban en la expectativa de esta misma cosa; profecía que se estaba cumpliendo justo delante de sus ojos. Ellos esperaban que surgiera más profecía y querían reconocerla. Yo intento ocasionalmente entrelazar la profecía en nuestras lecciones para que entendamos que estamos viviendo en una era de cumplimiento profético como la que no se ha visto en este planeta desde el final del Nuevo Testamento. Esencialmente, todas las realizaciones proféticas terminaron con la destrucción de Jerusalén en el año 70 D.C. y desde entonces entró en hibernación hasta que explotó de nuevo en acción tras el renacimiento de la nación de Israel en 1948.

De hecho, dentro del cristianismo, esos casi 1900 años latentes hicieron que la confianza en la profecía bíblica se convirtiera en escepticismo; y ese escepticismo se desbordó en los comentarios y doctrinas que sustentan las principales denominaciones cristianas tal como las conocemos en nuestro tiempo. Así que mientras que las profecías de los Últimos Tiempos sobre la Tribulación y el Armagedón es toda sobre la furia, las mismas tienden a ser mayormente los cristianos gentiles occidentales enfocados y dondequiera que se hable de Israel y el pueblo judío en estas profecías, gran parte del cristianismo tacha la palabra Israel e inserta la palabra “Iglesia”. Por consiguiente, los acontecimientos de hoy con Israel, la migración de los miembros de las 10 tribus perdidas de vuelta a Israel, la persecución de las naciones sobre Israel, la batalla por Jerusalén, el ascenso del islam y más se pasan por alto regularmente como algo que no se conecta con las profecías que obviamente hablan de estos mismos acontecimientos… al menos para aquellos que tienen ojos para ver y oídos para escuchar.

Pero el Consejo de Jerusalén estaba mirando todo lo que estaba sucediendo y comparándolo, con los ojos bien abiertos, con las profecías de las Escrituras para ver si encajaba apropiadamente. Y cuando lo hizo, lo aceptaron incluso si no lo entendían completamente, e incluso si no necesariamente les sentaba bien. La inclusión de gentiles no era algo que la mayoría de los judíos, o incluso la mayoría de los discípulos, acogieron particularmente. Más bien los judíos buscaban la reivindicación de su condición de pueblo apartado de Dios. No buscaban que la gracia de Dios se derramara sobre las mismas personas que los oprimían.

Esta profecía de Amós que Santiago cita, habla de reconstruir la tienda caída de David. Fue la venida de Yeshua, un descendiente real de David, quien reconstruyó el legado de David y su tienda caída. Pero como resultado, dice la profecía de Amós, el resto de la humanidad (no hebreos) buscará al Dios de Abraham, Isaac y Jacob, y los gentiles aceptarán la oferta de Dios.  Así que Santiago ve lo que está sucediendo con Pedro, Pablo y Bernabé como el cumplimiento de Amós 9.

Por lo tanto, para Santiago la pregunta ahora se convierte en: ¿qué hacemos al respecto? ¿Cómo moldea el Consejo el Halajá del Camino de tal manera que se eliminen las barreras o impedimentos a la voluntad profética de Dios que se desarrolla con los gentiles? Eso es lo que vamos a cubrir la próxima semana.

6355 N Courtenay Parkway, Merritt Island, FL 32953

Copyright © 2022 Seed of Abraham Ministries, Inc.
All Rights Reserved | Copyright & Terms