image_pdfimage_print

Hechos Lección 29 – Capítulo 13

EL LIBRO DE HECHOS

Lección 29, Capítulo 13

Al nosotros concluir el capítulo 12 de Hechos la semana pasada, el enfoque que se había centrado principalmente en Pedro y lo que estaba sucediendo en la Tierra Santa, ahora toma un giro hacia Pablo a las tierras extranjeras que eran el hogar de la mayoría de los judíos. Hemos superado un nuevo peldaño en el sentido de que el Señor ha instruido específicamente a los miembros del Camino, que consiste en casi el 100% de los judíos hasta ahora, a llevar el Evangelio a los gentiles. De ninguna manera, por supuesto, esto significaba que evangelizar a los judíos iba a disminuir o llegar a su fin. Es sólo que se ha abierto un segundo frente para llevar la promesa de las bendiciones contenidas en el Pacto de Abraham a todo el mundo, independientemente de su raza, etnia o nacionalidad.

Cuando nosotros cerramos Hechos 12 nosotros encontramos a Pablo y Bernabé de vuelta en Jerusalén, trayendo consigo dinero para ayudar a los creyentes en Jerusalén a superar una hambruna que había estallado en todo el Imperio Romano. Este dinero fue el resultado de la generosidad caritativa de los judíos creyentes y gentiles en Antioquía, Siria.

Vamos a leer Hechos capítulo 13 Acts.

LEER HECHOS CAPÍTULO 13

Ahora, de vuelta en Antioquía, se nos dice que la comunidad de creyentes allí fue atendida por profetas y maestros y entre ellos estaba Bernabé, Pablo, un compañero llamado Shi’mon (Simón) Níger, Lucio de Cirene y Manaén quien tenía un tipo indefinido de relación con Herodes Agripa (Herodes Agripa había muerto recientemente).

Un nombre entre estos maestros y profetas que no es mencionado es el de Juan Marcos a pesar de que el versículo final del capítulo 12 dice que acompañó a Pablo y Bernabé. Esto se debe a que Juan Marcos juega un pequeño papel; él es considerado como un siervo o asistente, por lo que no sería mencionado como entre los maestros o profetas. Sabemos lo que hacen los maestros, pero en este contexto, ¿cuál sería el propósito de un profeta? Parece que en esta época los profetas y maestros eran casi lo mismo. Es probable que un profeta fuese simplemente un maestro más calificado. En el Nuevo Testamento, la mayoría de las referencias a la profecía son realmente hablar la Palabra escrita de Dios (citando la Biblia Hebrea). Sobre la única diferencia discernible entre los dos términos parece ser que los maestros eran generalmente parte de la comunidad local y enseñaban regularmente; mientras que los profetas tendían a ser itinerantes e iban de Sinagoga a Sinagoga ofreciendo sus conocimientos. Ambos fueron vistos con grande estima.

Entre estos maestros y profetas en Antioquía reconocemos los nombres de Pablo y Bernabé, pero los otros no se han presentado antes. Como Niger es latín para negro, aparentemente Shi’mon era un hombre de piel negra, pero no sabemos de dónde es. Lucio es de Cirene, hoy conocido como Libia. No sabemos si Manaén es originario de Antioquía o él también ha venido de otra parte. Sólo sé que Manaén es la forma griega del nombre hebreo Menachem.  Todos estos hombres eran creyentes judíos.

En los versículos 2 y 3 explica que mientras adoraban y ayunaban juntos, el Espíritu Santo les dijo que era hora de ungir a Pablo y Bernabé para el ministerio específico que el Señor había decidido previamente por ellos: llevar el Evangelio a los gentiles. En otras palabras, no había nada nuevo que sucediera aquí. Aunque no puedo estar seguro, creo que lo que se describe como el “Espíritu Santo diciéndoles” no es una visión o una visita o algo audible, sino que es lo mismo que los creyentes modernos reciben especialmente durante la oración, ya que algo simplemente viene a nuestra mente que instintivamente sabemos que es de Dios. Hoy es común decir “El Señor me dijo” así y así. Pero en Hechos, donde se enfatiza el Espíritu Santo, la forma más común de decir lo mismo fue atribuyendo el pensamiento o la unción al Espíritu Santo.

También es interesante que a menudo nosotros vemos adoración u oración acompañada del ayuno como lo vemos en este pasaje. No está claro qué forma tomó el ayuno. Algunos eruditos creen que la palabra “ayuno” significaba lo que pensamos de la misma hoy en día: nos abstenemos de comer alimentos durante una cantidad predeterminada de tiempo. Otros eruditos piensan que, si bien puede significar eso, también puede significar negarse a sí mismo otras cosas por un periodo breve de tiempo. Es decir, el ayuno no siempre tenía que ver con la comida. En cualquier caso, el ayuno como parte de la adoración o la oración era costumbre y habitual en esa época, y parece haber hecho que los adoradores fueran más capaces de escuchar y responder al Espíritu Santo. He hablado con muchos creyentes que me dicen que, en efecto, ayunar y la oración parece aumentar su sensibilidad hacia Dios; Por lo general, he encontrado que esto es personalmente cierto también. Hilary Le Cornu señala que en la obra judía anónima titulada el Apocalipsis de Elías, obtenemos una buena idea de cómo la gente de esa época veía los efectos esperados del ayuno, ya que ahí se dice:

“Un ayuno puro…libera el pecado. Cura enfermedades. Expulsa demonios. El mismo es eficaz hasta el trono de Dios para un ungüento y para la liberación del pecado por medio de la oración pura”.

El ayuno extremo (de nuevo significa negación de alimentos y tal vez otras cosas durante un período de tiempo largo) fue visto por personas especialmente piadosas como un medio para obtener una visión divina que ellos buscaban. No recomiendo tal enfoque por razones de salud y espirituales. Pero el ayuno siempre debía ir acompañado de una oración intensa o el mismo no servía a ningún propósito espiritual; y con eso estoy de acuerdo de todo corazón.

También es instructivo que hasta ahora hemos visto principalmente profetas y maestros y discípulos de Yeshua recibiendo sus órdenes divinas de marcha por medio de un oráculo de un ángel, o a veces de Dios mismo, y en otras ocasiones de Yeshua. Pero ahora es el Ruach HaKodesh al que se le acredita.

A menudo he dicho que hay mucha evidencia que implica mucho que Yeshua, Juan, y tal vez algunos otros de los primeros discípulos de Yeshua, tuvieron mucha interacción con los Esenios de Qumran. Muchos de los términos y pensamientos expresados en algunos de los documentos de los Esenios (los Pergaminos del Mar Muerto) se reflejan en las palabras de Cristo y otros escritores del Nuevo Testamento. Y si no se dice precisamente en sus términos, a menudo los conceptos teológicos únicos de los Esenios son algo que encontraremos igualmente explicado en el Nuevo Testamento.

Este es un ejemplo de la teología de los Esenios sobre el Espíritu Santo que se encuentra en el documento del Pergaminos del Mar Muerto que se etiqueta como 1QH20.

“Y yo, el Instructor, te he conocido, Dios mío, por medio del Espíritu que has dado en mí, y he escuchado lealmente tus maravillosos secretos a través de tu Espíritu Santo. Tú has abierto en mí el conocimiento del misterio de tu sabiduría y de la fuente de tu poder…”

Esto fue escrito varios años antes del nacimiento del Mesías Yeshua; así que lo que tenemos aquí es una fuerte evidencia de que estos hombres devotos que viven en el puesto de avanzada del desierto de Qumran, lejos del judaísmo institucional, separado del corrupto Templo y Sacerdocio, ya habían comenzado a darse cuenta de la importancia crítica de la obra del Espíritu Santo de Dios. Lo que también es fascinante es el concepto de la obra del Espíritu dentro de un hombre, en lugar de estar sólo sobre un hombre, que hasta ahora había sido la forma en que el Espíritu Santo operaba. Sin embargo, también estoy seguro de que no tenían idea de cuán crítica sería la presencia y el papel del Espíritu Santo pronto en el plan de redención de Dios una vez que el Mesías apareciera y luego se fuera.

Comenzando en el versículo 4 (y revisando Hechos 14:26) se nos habla de los primeros cuatro viajes misioneros de Pablo. Pero él y Bernabé no fueron hasta que el liderazgo creyente en Antioquía los ungió en oración y les puso las manos encima. Esto sirvió esencialmente para encargarlos oficialmente y para significar un acuerdo y reconocimiento del liderazgo de la congregación de Antioquía a la misión de Pablo y Bernabé para los gentiles. Por consiguiente vemos algo que debemos tener en cuenta: los viajes misioneros de Pablo fueron sancionados y apoyados por la congregación de los Creyentes en Antioquía; no por el liderazgo y la congregación de los creyentes en Jerusalén de la que Pedro y Santiago eran los líderes.

Así que Sha’ul (Saúl) y Bar-Nabba (Bernabé) fueron al puerto marítimo local de Antioquía, llamado Seleucia Peiria, y desde allí navegaron a la isla mediterránea de Chipre. Chipre estaba a sólo 60 millas por mar de Seleucia, por lo que no habría tomado mucho tiempo. Sin embargo, dado que el progreso de estos barcos fue dictado por el viento y el clima, cada vez que se realizaba un viaje el tiempo de viaje variaba. Este sería un buen momento para mencionar que ya sea por mar o por tierra, hubo una temporada para viajar y una temporada para evitar viajes si fuese posible. En términos generales, era deseable viajar y enviar mercancías entre finales de mayo y mediados de septiembre (en términos de calendario moderno). Pero desde mediados de septiembre hasta mediados de noviembre, y luego desde mediados de marzo hasta finales de mayo el clima podría ser severo y rápidamente cambiante; así que, si bien los viajes y el envío no cesaron por completo, lo mejor era evitar estos períodos si fuese posible porque los riesgos aumentaban considerablemente. Debemos tener esto en cuenta al escuchar los viajes de Pablo y esto puede darnos una pista de las épocas del año en que él estaba viajando.

Además, no había tal cosa como barcos que eran solamente como barcos de pasajeros puramente comerciales. Más bien todos los barcos eran transportistas de carga, por lo que cuando una persona reservaba pasaje en un barco, no tenían una bonita cabina o se le servían comidas calientes. Así que, dependiendo de las circunstancias, uno podría encontrarse durmiendo en la cubierta, o acostado en la parte superior de la carga en la bodega.

Si había algún tipo de comodidad para las personas, esos pertenecían a la tripulación de la nave. Por lo general, el pasajero tenía que traer sus propias comidas y provisiones si esperaba comer. La flexibilidad en los planes de viaje era importante porque la ruta podía cambiar en un momento dado si había una oportunidad de negocio para aprovechar, o el viento o el clima forzaban un cambio.

Sin embargo, tan incómodo y arriesgado como los viajes por mar era para los pasajeros, también era un medio de transporte barato. Por lo tanto, Pablo y Bernabé no necesitaban demasiado los fondos por parte de la congregación de Antioquía para pagar sus viajes por mar en sus viajes misioneros.

El versículo 5 explica un formato básico de dónde Pablo y Bernabé proclamaron las Buenas Nuevas; ellos fueron a las sinagogas locales. Naturalmente. No había tales cosas como “iglesias” (de la manera estándar en la que podemos pensar), así como no había tales personas como “cristianos” en el sentido de un movimiento de gentiles adoradores de Jesús que estaban aparte y separados de los judíos y de los Del Camino. El primer lugar donde llegaron a Chipre fue Salamina. Sin duda Bernabé estaba dirigiendo el camino porque Chipre era su hogar. Aquí tenemos mención de Juan Marcos y su papel como “ayudante”. Juan Marcos era primo de Bernabé.

A menudo se dice por los comentaristas bíblicos que la razón por la que Pablo siempre fue primero a las sinagogas, fue para cumplir con la instrucción de Yeshua a Sus discípulos de “Primero a los judíos… entonces a los griegos”.  Aunque no puedo descontar esto, dudo que esto estuviera realmente en la mente de Pablo. Después de todo, Yeshua le había dicho que iba a ser el emisario de las Buenas Nuevas para los gentiles, y luego él (y Bernabé) fueron comisionados en Antioquía y enviados para cumplir esa misión en particular. Él fue a las Sinagogas porque los primeros gentiles a los que se acercó ya eran temerosos de Dios (estaban a mitad de camino, por así decirlo), y en la diáspora había en general menos resistencia a la idea de gentiles que venían a las sinagogas a adorar con los judíos. Se había establecido un día tradicional de reunión y adoración comunal en Shabbat y era bien conocido; y era común que los visitantes y los profetas itinerantes acudieran a las sinagogas para enseñar o hablar. En otras palabras, había una organización y un sistema ya hecho al que Pablo podía aprovechar. Y recuerden: El Camino era simplemente otra secta del judaísmo, y no había una meta declarada (ni siquiera por Pablo) de algún día establecer casas de culto no judías para los gentiles, ni especialmente había una meta de separar la adoración de Yeshua lejos del judaísmo como una nueva religión distinta. Pero aún más, los judíos de la diáspora eran generalmente helenistas. Es decir, eran hablantes griegos que vivían un estilo de vida griego. A la sociedad griega le encantaba escuchar y debatir nuevas ideas, por lo que no eran tímidos al permitir que varios oradores entraran en sus sinagogas. Esta es la razón por la que Pablo y Bernabé eran generalmente recibidos, incluso si a veces después de ser escuchados fueron expulsados de la ciudad.

Y por cierto; es interesante notar que las sinagogas estaban más en casa en tierras extranjeras que en la Tierra Santa. Las sinagogas más antiguas desenterradas se han encontrado en lugares como Macedonia e Italia. Y la razón de esto es obvia: la Sinagoga fue inventada y creada por judíos de la diáspora para su uso por los judíos de la diáspora en sus naciones extranjeras.

Durante más de 3 siglos las sinagogas habían existido y Pablo la está visitando de una manera muy similar a como las visitaban tiempo atrás.  Así que las sinagogas eran simplemente una parte familiar y aceptada del panorama para los gentiles, incluso si la mayoría nunca había puesto un pie en una de ellas.

Después de pasar una cantidad de tiempo no explícito en Salamina, ellos viajaron un poco más de 50 millas a la costa suroeste (todavía en Chipre) a la ciudad de Pafos. Aquí tuvieron un desacuerdo con un hechicero llamado Elimas. Este es el nombre griego de Bar-Yeshua (que significa hijo de Yeshua). Esto no se refiere de ninguna manera al Mesías ni es una burla de Él. Yeshua era uno de los nombres más comunes para los varones judíos en este momento. Pafos fue sin duda seleccionado, porque era el centro administrativo de gobierno de Chipre. Por consiguiente, nosotros escuchamos que este hechicero judío Bar-Yeshua estaba asociado con el procónsul romano Sergio Paulo que se dice que es un hombre inteligente. Era común que los líderes gubernamentales tuvieran videntes y adivinadores en su empleo, ya que los romanos eran un pueblo muy supersticioso. Lo que también es notable es que Elimas es un mago judío; algo que está firmemente prohibido en la Torá de Moisés, con un castigo de muerte por practicar la magia.

El gentil procónsul romano estaba interesado en escuchar el mensaje de Pablo sobre el Dios de Israel; pero el mago judío se opuso. Así que Pablo, siendo muy zelote y franco, arremetió contra el mago diciéndole que él era el hijo del diablo y que como se oponía al Señor, una maldición de Dios sería puesta sobre él. La descarga de Pablo era específicamente porque este mago era judío y él debió haber sabido mejor que practicar este oficio era prohibido.  Inmediatamente el hechicero perdió la vista y tuvo que ser guiado de la mano. Fíjate en lo parecido que es esto, a lo que le sucedió a Pablo en el camino a Damasco. El primer Padre de la Iglesia Venerable Bede dice de esto que “Pablo, recordando su propio caso, sabía que, por el oscurecimiento de los ojos, la oscuridad de la mente podría ser restaurada a la luz”.

Parece ser que al Pablo llamar a Bar-Yeshua “hijo del diablo”, es muy probable que sea uno de esos hebraísmos ocultos en el Nuevo Testamento del que hemos hablado. Es decir, esta es una expresión hebrea que se enmascara debido a su traducción al griego (y de allí al inglés y español). Recuerda a quién se dirige Pablo: un mago JUDÍO. Así que Pablo probablemente lo está llamando un epíteto hebreo muy conocido y familiar: Ben Belial. Incluso en hebreo Belial tiene un significado ambiguo; sin embargo, gira en torno al concepto de ser inútil y malvado. Así que a veces Ben Belial es traducido al español como hijo de la inutilidad. Es fácil ver entonces cómo en griego se traduciría como huios diabolos. Más literalmente esta frase griega se traduce como “hijo de la calumnia” o “hijo del lado del mal”. Es común al traducir el que un idioma no tenga equivalente directo en otro idioma, por lo que se elige algo que está bastante cerca, pero probablemente no expresa el significado preciso.

El gobernador romano quedó impresionado por lo que Pablo parecía haber hecho a Elimas y ahora era todo oído. Escuchó atentamente el mensaje de Pablo y nos dijeron que creyó porque el mensaje era quizás la cosa más profunda que él jamás había escuchado. Sin embargo, lo que él creía y exactamente el nivel en el que lo aceptó es ambiguo. Es decir, ¿fue el Evangelio que oyó, o fue más sobre el Dios de Israel en general?

Y aunque creía lo que escuchaba, ¿acaso esto equivalía a creer que Pablo estaba diciendo la verdad, o era una creencia salvadora? No sabemos. No escuchamos nada sobre el Espíritu Santo viniendo sobre el gobernador ni una instrucción para ser bautizado. Así que dudo que esto signifique que el gobernador romano aceptara a Cristo como su Señor y Salvador.

Después de una cantidad indeterminada de tiempo que los tres permanecieron en Chipre, en algún momento encontraron un barco para llevarlos a la costa de Asia Menor de Panfilia y la ciudad de Perge. Perge fue la principal ciudad metropolitana de la región. Fue allí donde Juan Marcos dejó a Pablo y Bernabé y regresó a Jerusalén. No se da ninguna razón para que se vaya. Pero más tarde en Hechos oímos que Pablo estaba bastante insatisfecho con Juan Marcos por dejarlos y lo consideró como un abandono. Así que había algunos problemas subyacentes que se habían desarrollado entre Juan y Pablo (recuerda, Juan y Bernabé eran familia, así que sin duda este desacuerdo también causó fricciones entre Bernabé y Pablo).

El versículo 14 explica que desde Perge Pablo y Bernabé fueron a Antioquía Psidia. Y, como de costumbre, esperaron a Shabbat y luego fueron a la sinagoga local. Este es un Antioquía diferente al de Siria. De hecho, hay 15 o 16 lugares conocidos llamados Antioquía, porque todos fueron nombrados en honor de Antioco Epifanes. Nos dicen que tuvieron que cruzar una cordillera para llegar allí, así que sin duda ellos tomaron el tiempo de su viaje para evitar las nieves de invierno y los aguaceros de primavera. La distancia entre Perge y Antioquía de Pisidia era de más de 125 millas, por lo que durante un clima decente el tiempo de viaje sería de aproximadamente una semana.

Al igual que en todas partes que han ido hasta ahora, hay una comunidad judía en Antioquía de Pisidia. No es que casi todas las ciudades del Imperio Romano tuvieran una comunidad judía; es que Pablo y Bernabé apuntaron intencionalmente a esas ciudades y pueblos con un número suficiente de judíos en ellas que podrían apoyar una sinagoga. Era un procedimiento típico en Shabbat que el Pergamino de la Torá fuese sacado de su Arca, y luego desenrollado para ser leído. Observa cómo dice el versículo 15 que “después de la lectura de la Ley y de los Profetas…” La Ley es sinónimo del término La Torá. Así que después de leer la porción semanal de la Torá (es decir, una sección del Génesis a Deuteronomio), luego la siguiente es la lectura de la Haftarah, que es una serie de lecturas de las Escrituras de los Profetas. La palabra Haftarah puede sonar como si estuviera conectada a la palabra Torá, pero no lo es. La palabra significa algo así como “separar” o “tomar licencia”. Nadie sabe exactamente cuándo comenzó esta Tradición de reunirse el sábado en las sinagogas, ni cuándo se originó el servicio habitual de leer una parte de la Torá seguida de una lectura de los Profetas. Pero lo que sí sabemos es que sucedió antes de los tiempos del Nuevo Testamento porque lo estamos leyendo aquí mismo en Hechos 13 versículos 14 y 15.

También era costumbre que después de las dos lecturas de la Escritura, el Presidente de la Sinagoga o más tarde en el desarrollo de la sinagoga, el rabino, haría un breve comentario. A menudo se abría el piso a la congregación para ver si alguien tenía algo que quería decir. Las lecturas habrían sido en griego, tomadas de la Septuaginta griega (la traducción griega de la Biblia hebrea). Durante la era de Pablo, la mayoría de las sinagogas no tenían maestros asignados per se. Podría haber algunos hombres diferentes a los que se les llamó regularmente para enseñar.

Pero incluso entonces las enseñanzas que seguían las lecturas no eran exegéticas del estudio de las Escrituras; más bien se parecían más a una enseñanza moral sobre algún aspecto de la vida judía. Recuerde: El judaísmo giró entonces, como lo hace ahora, en torno a Halajá; Ley Judía. Y la Ley Judía es una fusión de la Torá de Moisés, Tradiciones y costumbres. Así que el estudio de las Escrituras tal como lo conocemos en la Clase de Torá de Seed of Abraham no fue el modo habitual en la Sinagoga. Cuando ocurrió tuvo lugar en un Beit Midrash, que era una casa de estudio.

Así que los que presidieron esta Sinagoga en Antioquía ofrecieron entonces a Pablo y/o Bernabé a ofrecer una palabra de aliento a la congregación. Pablo respondió yendo a la plataforma elevada, la Bema, y comenzó a hablar. Sus primeras palabras son reveladoras: se dirige a su audiencia como 1) hombres de Israel (Israelim) y 2) temerosos de Dios. Hombres de Israel significan hebreos; Judíos. Los temerosos de Dios significan gentiles que adoran al Dios de Israel, pero no se han convertido a llegar a ser judíos. Así que aquí hay pruebas de que, en esta sinagoga en particular, se permitió a los gentiles unirse a los judíos y aparentemente no había problemas serios de pureza ritual que preocuparan a la congregación judía. Esto no fue así en todas las sinagogas del Imperio Romano, y este fue el caso opuesto en la Tierra Santa y especialmente en Jerusalén. Esta realidad desempeñará un papel importante en lo que sucede en el Consejo de de Jerusalén de Hechos 15. Pablo ahora entra en un discurso que trae recuerdos del discurso que el mártir Esteban dio en su defensa ante el Sanedrín. Es esencialmente un estudio histórico del pasado de Israel para llegar hacer un punto.

Pablo comienza con el primero de los patriarcas de Israel, Abraham, porque tras la elección de Dios de Abraham tenemos el nacimiento del pueblo hebreo. Se hace una serie de puntos teológicos importantes que realmente deben ser etiquetados como cristianismo 101. Estos son los fundamentos para entender la historia de nuestra fe; y así, cuando uno se da cuenta de que Abraham era la raíz y que él también es el primer hebreo, entonces tenemos toda la justificación que necesitamos para defender la definición de nuestra fe como verdadera y precisa una fe de “raíces hebreas”.

Cuando Pablo dice que Dios hizo al pueblo “grande” cuando vivían en Egipto, significa “grande” en el sentido de “muchos”, no de mérito. Quiero hacer una pausa por un momento y hacer que escuchen lo que el editor de la Biblia Completa Judía, David Stern, dice sobre el concepto de Dios eligiendo al pueblo hebreo de entre todas las otras personas en este planeta, para ser apartado para sí mismo. Porque el “elegir” de Dios sobre el uno al otro a menudo se toma como una cuestión de orgullo, cuando debe ser lo contrario.

“Aunque es posible que algunos judíos como algunos cristianos se sientan orgullosos de ser elegidos, creo que a muchos les resulta vergonzoso y desean como Tevye en “El Violinista en el Tejado” que Dios “elegiría a alguien más para variar”. Pero sólo si tomo el escoger para implicar superioridad, yo llegaré a ser avergonzado u orgulloso. La actitud correcta, la tomada por Sha’ul (Saúl) y por los escritores del Tanakh, es que la elección de Israel por Dios no se basa en ninguna cualidad especial en Israel, sino enteramente en la gracia de Dios, definida con razón como el favor inmerecido de Dios. Ser conscientes de este favor como inmerecido debe hacernos humildes sin avergonzarnos”.

En los versículos 17 al 19, cuando vemos a Pablo hablar de Dios sacando a Israel de la tierra (de Egipto) “con un brazo extendido”, significa que Dios rescató a Israel con juicio en contra de aquellos que estaban obstaculizando a Su pueblo. Y luego después de liberar a Su pueblo de la esclavitud, Dios los cuidó en el desierto durante 40 años, después de lo cual destruyó 7 naciones en Canaán para allanar el camino para que Israel heredara la tierra que las 7 naciones habían habitado (la lista de estas naciones se puede encontrar en Deuteronomio 7). La tierra de Canaán no fue un regalo de conquista de Dios a los israelitas; la misma era un don de herencia. ¿Por qué una herencia? ¿Por qué no como un botín de guerra? Porque Dios ya poseía la tierra; Él la había prometido cientos de años antes de dársela a Abraham; la misma se convirtió en la tierra de Abraham en el instante en que Dios lo prometió. Todo lo que quedaba era que los descendientes de Abraham lo poseyeran. Así que el Señor se limitó a desalojar a los ocupantes ilegales, y luego se la entregó a los herederos legítimos (Israel) lo que Él les había legado hacía mucho tiempo a ellos. Ya que Dios es un Padre para Sus hijos, Israel y eso es lo que los padres hacen.

El versículo 20 dice que el proceso de Israel viviendo en Egipto y luego de Dios rescatándolos y llevándolos a través del desierto y desposeyendo a los ocupantes cananeos tomó 450 años. Este número se da en términos redondos; no debe tomarse tan preciso. Después de eso, el Señor dio a Israel Jueces (shofetim) para que gobernara sobre ellos. La edad de los Jueces duró hasta Samuel, que era parte Juez, parte profeta. Pero el pueblo de Israel quería un rey como sus vecinos gentiles, así que Dios les dio a Saúl, un miembro de la tribu de Benjamín. Tomemos otra breve pausa para hacer una conexión interesante. En Génesis 45, que es parte de la historia sobre José y sus hermanos que vienen a Egipto para comprarle granos, nosotros leemos sobre cómo José le dio a su hermano pequeño Benjamín, 5 veces más comida, ropa y plata de lo que le dio a sus otros hermanos. En Egipto 5 veces la porción regular era la porción real. Pero ¿por qué José le daría la porción real a Benjamín? ¿Sería porque tenían la misma madre? ¿Sería porque Benjamín es el único hermano no culpable de vender a José a la esclavitud? Ciertamente no era porque Benjamín se convertiría en el heredero de la nación de Israel; que resultaría ser un hermano mayor, Judá. Cualquiera que fuera el verdadero motivo de José en ese momento, al final es porque esto fue profético por Saúl de la tribu de Benjamín convertirse en el primer rey (la primera realeza) de Israel.

Pero luego viene un punto de inflexión importante: después de 40 años Dios quita a Saúl y entrega el trono a David de la tribu de Judá. Esto ahora prepara el escenario para el descendiente mesiánico de David que liberaría a Israel de nuevo. El rey David fue elegido porque hará lo que Dios quiere que haga, y esto se debe a que David era un hombre tras el propio corazón de Dios. Recuerde: en la Biblia cualquier referencia al corazón no se trata de emociones o sentimientos cálidos. En ese día y época, el órgano del corazón (el lev) es donde los antiguos creían que nuestros procesos de pensamiento (nuestra mente) existían; no sabían entonces que ocurría en el cerebro. Así que Dios está diciendo que David es un hombre tras la propia mente de Dios. Es decir, David quiere lo que Dios quiere.

Entonces en el versículo 23 se cumple la promesa mesiánica. Dios le prometió a David que su linaje nunca terminaría y leemos de esa promesa en varios lugares de la Biblia, pero el primer lugar en el que se registra es en 2Samuel 7.

2Samuel 7:9-16 LBLA

Y he estado contigo por dondequiera que has ido y he exterminado a todos tus enemigos de delante de ti, y haré de ti un gran nombre como el nombre de los grandes que hay en la tierra.

 10 Asignaré también un lugar para mi pueblo Israel, y lo plantaré allí a fin de que habite en su propio lugar y no sea perturbado de nuevo, ni los aflijan más los malvados como antes,

 11 y como desde el día en que ordené que hubiera jueces sobre mi pueblo Israel; te daré reposo de todos tus enemigos, y el Señor también te hace saber que el Señor te edificará una casa.

 12 Cuando tus días se cumplan y reposes con tus padres, levantaré a tu descendiente después de ti, el cual saldrá de tus entrañas, y estableceré su reino.

13 Él edificará casa a mi nombre, y yo estableceré el trono de su reino para siempre.

 14 Yo seré padre para él y él será hijo para mí. Cuando cometa iniquidad, lo corregiré con vara de hombres y con azotes de hijos de hombres,

 15 pero mi misericordia no se apartará de él, como la aparté de Saúl a quien quité de delante de ti.

 16 Tu casa y tu reino permanecerán para siempre delante de mí; tu trono será establecido para siempre”».

Entonces Pablo dice, y de acuerdo con la promesa de hacer seguro el trono de David para siempre, Dios ha traído a Israel al descendiente de David que se sentará en ese trono para siempre y Su nombre es Yeshua.

Mi oración diaria es que Yeshua regrese muy pronto para ocupar ese trono de David, para siempre. La semana que viene continuaremos con Hechos 13.

6355 N Courtenay Parkway, Merritt Island, FL 32953

Copyright © 2022 Seed of Abraham Ministries, Inc.
All Rights Reserved | Copyright & Terms