image_pdfimage_print

Hechos Lección 23 – Capítulo 10

EL LIBRO DE HECHOS

Lección 23, Capítulo 10

Hechos, capítulo 10 es uno que he estado esperando enseñar durante algún tiempo. El mismo entra en un tema importante que causa una tensión significativa entre cristianos y judíos, y dentro del cristianismo y el judaísmo mesiánico; es la cuestión de si las leyes alimentarias de la Torá siguen siendo válidas. Sin embargo, por otro lado, hoy les mostraré que, aunque Hechos 10 es utilizado en el cristianismo convencional para enseñar que las leyes alimentarias levíticas han sido abolidas, de hecho, se trata de una maniobra de distracción. Es decir, este capítulo en realidad no tiene que ver en lo absoluto con comer kosher. Y la razón de esta interpretación errónea del significado de este capítulo es que los comentaristas cristianos (todos gentiles) generalmente no tienen un indicio de lo que era el judaísmo, ni qué papel importante el Halajá continuó desempeñando en la vida de los judíos del Nuevo Testamento como lo hizo durante al menos los 2 siglos previos al nacimiento de Cristo.

Hemos estado discutiendo el término Halajá durante varias semanas y espero que a estas alturas todos ustedes entiendan lo que significa Halajá y lo que es Halajá: es el cuerpo general de las leyes judías que controla todos los aspectos de la vida y el comportamiento judío. Consistía entonces, y sigue consistiendo en este día de una fusión de 3 fuentes: la Torá de Moisés, antiguas costumbres judías, y lo más importante la misma fue dominada por interpretaciones rabínicas de la Biblia hebrea. Las interpretaciones bíblicas dentro de la Iglesia institucional son llamadas por el nombre de doctrinas. Pero dentro del judaísmo se les conoce como Torá Oral o como Tradiciones.

Así como las doctrinas cristianas forman el tema y la disculpa por prácticamente todos los sermones que se dan en una Iglesia cada semana, Halajá también forma el tema y la disculpa por todo lo que se enseña y practica dentro de la Sinagoga. Y en la era del Nuevo Testamento casi todos los judíos, ya fuera que estaban viviendo en Tierra Santa o en la diáspora (excepto los saduceos y el sacerdocio), estaban conectados al sistema de la Sinagoga de la misma manera que casi todos los cristianos en los tiempos modernos están conectados (ya sea libre o firmemente) a la Iglesia. Les traigo este paralelo entre la Iglesia y la sinagoga con el solo propósito de crear una imagen mental que le es familiar a todos para que ustedes tengan una idea significativa de cómo los judíos, los creyentes u otros, practicaban su fe y formaban su teología en la época de los Apóstoles.

Aun cuando el capítulo 9 de Hechos trata sobre darse cuenta del nuevo Creyente Saúl (Pablo), alrededor de dos tercios del camino a través del capítulo vemos una transición a Kefa (Pedro); Hechos, capítulo 10 permanece con Pedro. La última vez que vemos a Pedro, muestra se quedó en la casa de Simón, un curtidor de cuero, después de los dos milagros registrados que realizó. El primer milagro involucró a un creyente llamado Eneas que había estado paralizado durante 8 años, y por lo tanto era un inválido postrado en una cama; probablemente debido a un accidente cerebrovascular. El segundo involucró a una muy querida creyente llamada Tabita que había enfermado y muerto repentinamente. Tengamos claros, que lo que tenemos en el Libro de los Hechos, es que Lucas entretejió una historia de los discípulos de Cristo después de Su resurrección.

Pero la historia no es exhaustiva y no está destinada a registrar cada acto de cada discípulo; ni es una agenda diaria de sus vidas. La misma es un resumen al estilo Reader’s Digest usando ciertos aspectos destacados que Lucas eligió, para presentar una historia de los orígenes cristianos que particularmente señaló el poderoso trabajo del Espíritu Santo dentro de la Comunidad Creyente. El punto es que habrían ocurrido muchos más milagros que los pocos de los que habla Lucas; y sin duda alguna, Pedro sanó a más personas de lo que encontramos sólo en el Libro de los Hechos. Así que Lucas, siendo un erudito y un consumado escritor y narrador de historias, y bajo el control espiritual del Señor, ha seleccionado ciertos acontecimientos para que nosotros sepamos y hay un propósito detrás de los mismos.

Por lo tanto, no debe pasar desapercibido que de los dos milagros registrados en Hechos capítulo 9, uno era de un hombre, el otro de una mujer. Y por más grande que fuera un milagro para el Señor restaurar el movimiento para el hombre paralizado, ¡creo que todos podemos estar de acuerdo en que es (al menos desde el punto de vista humano) un milagro aún más sorprendente el traer a una mujer muerta de vuelta a la vida! Y en una cultura y era de dominación masculina, Dios lo ha convertido en un punto en la Biblia, desde el Libro del Génesis para mostrarnos que él valora a los hombres y a las mujeres por igual, incluso si asigna diferentes roles a cada uno.

También es interesante que en ambos milagros la acción tuvo lugar con los sujetos acostados en sus camas. De hecho, nos dimos cuenta de que los profetas anteriores que traen a los muertos de vuelta a la vida usaron un modelo similar por el cual el sujeto fue puesto en su cama.  Y en ambos casos en Hechos 9, el sanador insistió en que la habitación estuviese vacía de transeúntes. Esto no iba a ser una espectacular exhibición pública que ponía la atención en el agente humano de la curación; este iba a ser un momento privado tranquilo que con razón le dio la gloria al verdadero sanador celestial.

Estos 2 milagros tuvieron lugar en Yafo, también conocido como Jope, y Pedro todavía estaba allí cuando se abre el capítulo 10 de Hechos.

Vamos a leer juntos Hechos capítulo 10.

LEER HECHOS CAPÍTULO 10 completo

Pedro ha estado reaccionando bajo la dirección de Dios al viajar por el campo de Judea y aparentemente planeó llegar a Lida. Pero inesperadamente había sido llamado de Lud a Jopé. Ahora, igualmente inesperadamente, está a punto de ser llamado de Jopé a Cesarea Maritima, en tiempos anteriores conocido como la Torre de Strato.

Aquí somos testigos de un cambio de mar ocurrido en la historia de la Biblia, y en la historia de la redención, ya que los gentiles de repente ya no sólo se imaginan como la antítesis y los oponentes de los hebreos, pero de repente los gentiles son los objetivos de la misericordia de Dios. Él quiere que estén totalmente incluidos en Su Reino que será gobernado por un Mesías Judío y el Rey, Yeshua. Aunque en el capítulo 8, vimos al discípulo Felipe llevar a Cristo al gentil etíope, aquí tenemos un candidato muy improbable que ha abierto su corazón al Dios de Israel; Cornelio un oficial del ejército romano. Lo que es tan fascinante es que un soldado romano era emblemático de la opresión que sufrían los judíos.

Fueron los soldados romanos con los que el gobierno romano contaba para llevar la forma romana a las muchas naciones extranjeras que formaron el Imperio Romano. Por consiguiente, cada nación controlada por los romanos, tenía guarniciones de soldados romanos estacionadas allí, especialmente si había resistencia a la ocupación romana (como la había por los judíos). Así que, si fueras judío al enterarte de lo que Pedro hizo al ir a Cornelio habrías estado aún más asombrado y enojado que cuando estos mismos judíos se enteraron del alcance de los creyentes a esos indeseables samaritanos mestizos.

¿Te imaginas lo que pensarían los otros judíos, si un judío en los campos de exterminio nazis fuera a una guardia nazi, mostrándole bondad y compartiendo con él que esa justicia podría ser suya, y podría convertirse en parte de la comunidad de Dios, si confiara en el Dios de los judíos? Esto es una analogía razonable de lo que está sucediendo aquí con Pedro y Cornelio y por qué fue controversial.

Cornelio era un centurión; un comandante de cien. Los centuriones eran el pegamento que mantenía unidos a los militares romanos. Seis de estas unidades de cien formaron lo que se llamó un séquito. Y 10 séquitos típicamente formaron una legión de 6000 combatientes. Lucas, de hecho, nos habla del séquito específico al que Cornelio pertenecía: el Regimiento Italiano. Un centurión generalmente recibía 10 veces el sueldo de un soldado común. Pero aún más centuriones tenían un sistema de veteranía, así que no eran todos de igual rango a pesar de que tenían el mismo título. Cuando vemos aquí que Cornelio tenía un par de esclavos significaba que probablemente era uno de los centuriones más veteranos y por lo tanto tenía más riqueza.

Es lógico que esta unidad militar estuviera estacionada en Cesarea Marítima, ya que era el centro de gobierno romano para gobernar la provincia de Judea. En este momento Cesarea era mayormente gentiles romanos, aunque también tenía una considerable población judía.  Cornelio recibe una brillante descripción utilizando 4 características descriptivas. Primero, era devoto. Esto significa que era fiel a Dios y dirigía su hogar de la misma manera. Segundo temía a Dios; esta es una expresión que la mayoría de los eruditos hoy en día han convertido en la conocida etiqueta “temeroso de Dios” para indicar a un gentil que sigue al Dios de Israel. Sin embargo, no hay evidencia de que el temeroso de Dios fuera cualquier tipo de término o título formal o técnico en esa época, o un grupo nombrado al que alguien pertenecía. Es sólo una descripción informal. En tercer lugar, se le describe como un dador de las limosnas; Caridad. Cornelio fue un generoso dador y la caridad fue vista como uno de los más altos principios de la divinidad por el judaísmo. EL que se afirme específicamente que sus limosnas fueron dadas a los judíos hacía que Cornelio se ganara el cariño de los judíos locales. Y cuarto que se dice que oró a Dios continuamente. El que una persona orara a menudo era, especialmente en esa época, un indicio de gran piedad personal.

Una de las cosas que debemos notar aquí es que Cornelio no estaba ocultando su devoción al Dios judío. Él estaba abierto porque no estaba en peligro para sus creencias. Roma era bastante tolerante con todas las religiones del imperio, y a los soldados romanos se les permitía adoptar la religión local si así lo elegían. Naturalmente, el elemento de adoración de César tuvo que ser retenido, y por supuesto se esperaba una lealtad total al gobierno romano. Pero fuera de eso los soldados romanos podían adorar a cualquier dios que eligieran inclusive al Dios judío.

El versículo 3 dice que era la hora 9, es decir, 3 de la tarde, cuando Cornelio tuvo una visión. Esta fue una hora de oración judía estándar porque era una hora estándar para los sacrificios de la tarde en el Templo de Jerusalén. La visión era de un ángel que le hablaba. Se dice que Cornelio miró fijamente al ángel y dijo: “¿Qué quieres Señor?”? La mayoría de las Biblias usan la palabra Señor con una “S” mayúscula aquí, la cual está reservada para una teofanía; la cual es una aparición de Dios. Por lo tanto, algunos afirman que este es Yeshua hablando con Cornelio. No creo que esto sea correcto, ya que este ser se le es referido como un ángel. Por lo tanto, no creo que el término señor se refería a Dios.  La pequeña “s”, usada comúnmente, es sólo otra forma de decir “señor”. La misma es señal de respeto; no es una indicación de que es Dios. Y esto es lo que tenemos aquí. Por lo que la version de la CJB Biblia Judía Completa) está correcta.

Está claro que esta visión ocurrió mientras Cornelio oraba, porque el ángel dice que Dios ha escuchado sus oraciones. La declaración de que “Tus oraciones y limosna han ascendido como un monumento ante Dios” es reveladora, especialmente cuando pensamos en Levítico y oímos hablar del humo de las ofrendas quemadas que ondean hacia los cielos como un dulce aroma a Jehová. El pensamiento detrás de lo que el ángel le dijo a Cornelio probablemente se expresa mejor mediante un pasaje del Libro de Hebreos.

LBLA Hebreos 13:15 Por tanto, ofrezcamos continuamente mediante Él, sacrificio de alabanza a Dios, es decir, el fruto de labios que confiesan su nombre. Porque este es el producto natural de los labios que reconocen su nombre.  Por lo que el concepto es que, si bien a este gentil temeroso de Dios Cornelio no se le permite ofrecer sacrificios de expiación en el altar del Templo, sus oraciones y sus acciones de bondad han ascendido al Dios de Israel de manera muy similar al humo de las ofrendas quemadas. Más aún es el cumplimiento de una declaración profunda que el gran profeta Samuel había hecho 1000 años antes en cuanto a la actitud del Señor acerca de los sacrificios.

LBLA 1 Samuel 15:22 Y Samuel dijo: ¿Se complace el Señor tanto en holocaustos y sacrificios como en la obediencia a la voz del Señor? He aquí, el obedecer es mejor que un sacrificio, y el prestar atención, que la grosura de los carneros.

Aunque tal vez no sea del todo exacto el proyectar la declaración de Samuel como profética, ciertamente vemos con Cornelio, y en el mensaje del ángel para él, el cumplimiento del principio de que el único propósito para el sacrificio era expiar, debido a un fracaso humano de ser obediente a Dios en primer lugar. La obediencia niega la necesidad de un sacrificio. Los Esenios en Qumran en su Documento de la Comunidad de Pergaminos del Mar Muerto dijeron esencialmente lo mismo:

1QS 9:4-5 “……la ofrenda de los labios en cumplimiento de la (Ley) será como el agradable aroma de la justicia; y la perfección de la conducta será aceptable como sacrificio voluntario…”……

Los Esenios estaban mirando a través de la Ley y viendo el espíritu de la Ley.

Ellos fueron forzados a contemplar profundamente el sistema de sacrificios, al menos ante sus ojos, porque consideraban que el Templo y su Sacerdocio eran tan corruptos e inútiles (que de hecho lo era en este momento) que lo abandonaron y por lo tanto creían que algo tenía que existir más allá de la pura mecánica del ritual de sacrificio. Por consiguiente, la actitud piadosa de oración constante de Cornelio y su acción generosa de caridad al pueblo de Dios era, ante los ojos de Dios, mejor que los sacrificios de animales que se le prohibía hacer porque era un gentil.  Así que lo que está sucediendo es que antes de que el apóstol Pedro reciba el mensaje divino de que las barreras entre hebreos y gentiles están cayendo, a Cornelio se le da la pista de que la relación con Jehová que había sido reservada sólo para hebreos ahora se ofrece a los gentiles. Pedro sería el portador de las Buenas Nuevas para Cornelio de las condiciones que tenían que cumplirse para que esa relación sucediera.

Así que en el versículo 5 el mensajero divino de Cornelio le dijo que enviara a algunos de sus hombres a Jope a buscar a Pedro.  Él les ordena a dos de sus esclavos y a uno de sus soldados militares que vayan y le pidan a Pedro que venga, y que lo escolte con seguridad donde Cornelio.

Pedro ahora tiene una visión correspondiente a la de Cornelio; y la misma es muy inquietante para Pedro. Y ha sido muy inquietante para gran parte de la Iglesia desde que esta visión fue escrita y registrada para nosotros. Fue alrededor del mediodía al día siguiente cuando Pedro sube al techo de la casa de Simón el curtidor de pieles para su tiempo regular de oración. Casi todas las casas de esta época fueron construidas con techos planos y servían como otro piso de la casa. El subir allí le dio a Pedro algo de privacidad. Ahora el versículo 10 es en realidad uno de los pasajes más pasados por alto, pero clave, de este capítulo. Dice que mientras Pedro estaba allí arriba, comenzó a sentir hambre. De hecho, se nos dice que él esperaba comer; y más, que en la planta baja se estaba preparando una comida. ¿En dónde estaba la mente de Pedro cuando subió al techo a orar? ¡Estaba en la comida! Este es el contexto natural de la visión que Pedro va a recibir.

Mientras estaba en el tejado, hambriento, obsesionado con la comida, entra en lo que el griego dice que es ekstasis. Es donde obtenemos la palabra en español éxtasis o extasiado. La mayoría de las Biblias en español traducen la palabra en trance; es decir, Pedro entró en un trance. El diccionario Webster’s dice que un trance es un aturdimiento, o un estupor, o un estado hipnótico. Probablemente este es un significado aceptable siempre que entendamos que esta es una condición inducida por Dios, en la que una persona es transportada más allá de su estado físico normal y conciencia a un lugar que puede percibir cosas que son de otra dimensión, pero le parece como si las estuviera percibiendo en el mundo real usando sus sentidos normales de la vista , audición, tacto, etc.  Pedro ve el Cielo abierto y descendiendo del Cielo ve algo así como una pieza rectangular de tela con 4 esquinas. Es importante que entendamos que lo que Pedro dice en su estado extático está muy influenciado por Dios. Es decir, las palabras de Pedro no son necesariamente suyas; Dios está interviniendo en ambos lados del diálogo. Pedro está en un trance espiritual; no está teniendo un sueño.

La visión extática de Pedro es simbólica; pero como dice Pedro, también fue un desconcierto para él. No era en absoluto directo en su significado.

La apertura de los Cielos es una expresión bíblica que significa revelar la gloria de Dios desde lo alto. El que se nos diga que la tela tenía 4 esquinas también es importante. En hebreo el número 4 es indicativo del mundo y las 4 direcciones de brújula. Así que la tela de 4 esquinas representaba algo concerniente al mundo entero y a sus habitantes. Ahora es común en las raíces hebreas y en el judaísmo mesiánico decir que el paño de 4 esquinas que bajó era un Tallit, un chal de oración. Quizás. Pero habría sido muy fácil decirlo si ese fuera el caso. Además, mientras que hoy tendemos a ver los chales de oración como prendas externas que se utilizan con fines religiosos y luego se guardan, en la época de Pedro se usaba como una especie de capa entre la ropa interior de un hombre y su prenda exterior.  Es decir, eran parte del vestido de todos los días. Así que a donde voy es que parece terriblemente improbable que fuera visualmente un Tallit tal como los conocemos hoy en día lo que Pedro vio; por lo tanto, se describe como “algo como” una sábana grande o un pedazo de tela.

En esta tela había una variedad de 4 animales de 4 patas, criaturas arrastrándose y aves silvestres. Todas las criaturas que se arrastran y casi todas las aves silvestres no son permisibles para la comida. Algunos animales de 4 patas son permitidos, otros no. Más allá de esa breve descripción no sabemos más sobre lo que eran los animales que montaban en esa sabana. A Pedro se le instruye a matar a los animales y a comerlos. Permítanme hacer una pausa por un segundo: ¿cuál es el contexto de la visión de Pedro? Tenía hambre, anhelaba comida, y de hecho se estaba preparando una comida en la parte baja de la casa, por lo que habría olido a la comida que se cocinaba mientras él rezaba arriba. Entonces, ¿es sorprendente que esta visión extática implique comer? Difícilmente.

Pero Pedro retrocedió de la instrucción de matar y comer porque dice que nunca ha comido comida que era de este tipo. ¿Y de qué tipo era esto? El pasaje dice en griego que eran koinos y akathartos.  Nuestra Biblia CJB dice que fue impuro y treif. Treif es hebreo que literalmente significa desgarrado, en el sentido de un animal que fue desgarrado hasta la muerte por una bestia salvaje. Y tal carne, incluso si era un tipo de animal que normalmente era permisible para la comida, no debe ser consumida de acuerdo con la Ley de Moisés si fue atacada y asesinada por una bestia salvaje. Sin embargo, la traducción de la Biblia CJB es una muy mala. Koinos significa común, y akathartos significa impuro. Común significa algo que no es santo. Impuro significa algo que no es ritualmente puro. Las cuestiones comunes e inmundas son cuestiones totalmente separadas y son tratadas de manera diferente por las leyes de Dios. Sin embargo, en realidad lo que vemos aquí es que Pedro hace una respuesta que probablemente sea una combinación de citar la ley de la Torá de Dios y citar la Tradición; pero también como veremos en breve, hay una desconexión entre los términos que Pedro utiliza y el estado kosher de los animales ofrecidos como alimento. Para empezar, no hay nada en la ley de Dios en contra de comer algo común (de hecho, el término “común” no se utiliza en referencia a los alimentos; es decir, “común” no es una clasificación alimentaria). Sin embargo, encontramos esa palabra usada aquí en esta conversación.  Por otro lado, existe la prohibición de comer algo impuro. En algunos versículos (la próxima semana en realidad) cuando veamos lo que significaba la conversación entre Jehová y Pedro, si entendemos los términos griegos koinos y akathartos y entendemos Halajá, se vuelve mucho más claro.

Así que permítanme decirlo de otra manera: la cuestión que enfrenta Pedro es principalmente sobre Halajá. Pero como Halajá consiste en la Verdadera Torá de Dios, más Tradiciones, más costumbres, entonces tenemos que desenredar algo que para la mente de Pedro se suponía que debía estar enredado. Eso es Pedro y el judaísmo hizo poca diferenciación práctica entre la Torá de Moisés, Tradiciones y costumbres. Eran vistos como esencialmente uno mismo. Y para ayudarnos a comprender eso, señalaré que el cristianismo generalmente ve las Sagradas Escrituras y las doctrinas de la Iglesia como uno mismo, incluso si los cristianos no siempre consideran conscientemente el efecto de tal actitud.

Permanezcan prestando atención; esto es importante. La Torá de Moisés nos muestra que todos los objetos, incluso las personas, están ante los ojos de Dios en uno de tres estados: santos, comunes o impuros. Santo significa apartado para Dios. Común significa cosas que no están apartada para Dios; pero eso no significa de ninguna manera que las cosas comunes sean malas o equivocadas. Sólo significa que estas cosas comunes no reciben el estatus especial de santo. Impuro habla de cosas que de otra manera serían aceptables para Dios, pero por cualquier número de razones están en un estado de impureza ritual y en este estado de impureza no pueden ser utilizados para el servicio a Dios. Por lo tanto, donde la Biblia CJB dice profano en lugar de usar la palabra común, eso no está del todo mal, pero a) es una traducción incorrecta del griego y b) nos da una impresión equivocada. Para un cristiano gentil especialmente, profano presenta una imagen mental de algo que es malvado o malo; algo que se opone a Dios. Pero lo común no significa inicuo, y al pensar en el término común en nuestros días tampoco significa profano.

En términos bíblicos los gentiles son comunes, mientras que los hebreos son santos. Los hebreos son imputados con un estatus de santo porque comenzando con Abraham, el Señor apartó a los hebreos de todas las demás personas en esta tierra (gentiles) para Sí mismo. Ser apartado para el servicio a Dios es la definición de santo. Los gentiles que tengan un estatus de común no significan que los gentiles sean malos; y ciertamente no significa que también tengan automáticamente el estatus de impuro. Más bien, los gentiles simplemente no son santificados, no santos (no son separados) para Dios. Por supuesto, Cristo proporcionó un medio para que los gentiles cruzaran esa barrera de estatus y eso es lo que Pedro pronto se va a dar cuenta.

Pero la respuesta de Pedro a la instrucción de Dios de matar y comer también es algo misterioso asumiendo que Lucas ha elegido las palabras apropiadas para registrar este evento. Y supongo que lo hizo ya que esto es inspirado por Dios. Es decir, cuando se trata de describir si los artículos comestibles (alimentos) son alimentos autorizados por Dios para hebreos (kosher), entonces la cuestión es si ese alimento está categorizado como permisible o prohibido. Si está prohibido, entonces simplemente no es comida. Nunca. Si es permisible, entonces es comida. Sin embargo, no hay ninguna categoría llamada “común” en lo que respecta a los alimentos EXCEPTO de una manera desprovista y en un caso. Y esta realidad es fundamental para el significado de nuestra historia. Yo no quiero complicar esto demasiado, pero si no digo algo sobre esto, voy a recibir un correo electrónico no agradable.

Según la Ley de la Torá, parte de la carne y los productos traídos por los hebreos para el sacrificio debían ser separados y entregados a los sacerdotes como pago por sus servicios. Todo esto dependía de qué tipo de sacrificio era, y dependía en la ocasión.

Esta porción en particular tenía que ser consumida sólo por los sacerdotes y por lo general tenía que ser comida en el recinto sagrado, es decir, los terrenos del templo. Por lo tanto, esta porción de comida para los sacerdotes se consideraba especialmente santa (separada). Ahora bien, si, por ejemplo, el sacrificio era un cordero y parte de él fue a los sacerdotes entonces se consideraba alimento sagrado. Pero si un cordero NO se usaba para el sacrificio, y un hebreo regular lo mataba, lo cocinaba y lo comía, entonces NO era comida sagrada (porque no había sido dedicado a Dios). Era comida perfectamente kosher, simplemente no era santa. Sin embargo, debido a que no era santo no lo hace común, excepto en un sentido improvisado que no se hizo santo. Así que el punto importante es este: común no era una categoría de alimentos; común no es un término aplicado a los alimentos. Es sólo que los hebreos común y corriente NO podían comer alimentos sagrados; eso hubiese sido pecado. La comida sagrada estaba reservada exclusivamente para los sacerdotes. Y el único alimento sagrado era la comida que se había ofrecido para el sacrificio en el Templo.

Así que, cuando Pedro dice que nunca ha comido comida común (koinos), entonces no tiene ningún sentido, ya que común no es una palabra de comida en primer lugar; y además de todos los hebreos (excepto los sacerdotes) SOLO comieron alimentos que no eran santos. Así que, si es común sólo la semántica que indica alimentos que no habían sido apartados como santos para los sacerdotes, entonces es aún más confuso, porque SOLO el alimento que Pedro habría comido era comida común (no santa). Sin embargo, Pedro insiste en que nunca ha comido comida común. ¡¿Entonces qué comió?!

¿En cuanto a comer comida impura? Por supuesto; ningún hebreo comería a sabiendas comida impura. Pero entiende; impuro no es el término que define la lista de lo que los artículos comestibles hebreos no pueden comer o pueden comer. Esa lista es la lista de alimentos permisibles y alimentos prohibidos. Por ejemplo, una vaca está permitida, pero un caballo está prohibido para comida. Pero eso no es lo mismo que puro e impuro. Las reglas alimentarias de la Torá Bíblica funcionan así: los alimentos de la lista permitida se pueden comer, pero deben tratarse adecuadamente. Debe ser criado adecuadamente; si es un animal el mismo debe ser sacrificado y descuartizado adecuadamente; su sangre se drena adecuadamente y debe ser manipulada y almacenada adecuadamente. Si el alimento permitido no es manipulado correctamente el mismo puede ser profanado y por lo tanto se vuelve impuro. Así que puro e impuro no define qué cosas se permiten comer; sólo se ocupa de la manipulación de alimentos permisibles. Maneje los alimentos mal, y se vuelve impuro.

Lo que ha hecho que esto sea tan difícil de entender para los gentiles (y muchos judíos también) es que en la forma habitual de hablar los términos impuros y prohibidos se han vuelto intercambiables; y esto puede llegar a ser muy confuso. No seguiré con esto, porque no quiero enredarlos. Pero es muy importante en esta historia.

Así que con seguridad cuando nos fijamos en el griego original, Pedro dice que nunca ha comido comida común o impura (dos cosas diferentes); y porque eran animales y no productos agrícolas en la parte inferior de la sábana, obviamente Pablo quiere decir que nunca ha comido carne común o impura. Sin embargo, eso presenta un problema ya que como Pedro no es un sacerdote, la única carne que ha comido era común (lo que significa que no es santo). ¿Qué da? Espero que te estés concentrando y prestando atención, porque ahora se vuelve un poco más complicado.

Dios responde a la negativa de Pedro a matar y comer lo que está en la sábana del Cielo, diciendo que Pedro no debe llamar a lo común (koinos) lo que Dios ha hecho puro (kathartos). Nuestra Biblia CJB lo tiene mal cuando dice: “Deja de tratar como impuro lo que Dios ha hecho puro”. Es decir, la CJB hace que suene que algo antes era impuro, pero ahora Dios lo ha purificado. Eso no es lo que dice literalmente el pasaje, y eso no es lo que significa el pasaje. Más bien, el Señor le está diciendo literalmente a Pedro que no llame a las cosas comunes impuras. Y esto es en realidad sólo un principio básico de la Torá; cosas comunes son meramente comunes. Desde la perspectiva de la Torá, las cosas comunes en su estado natural son puras. Las cosas comunes no se crearon impuras; las cosas comunes no son consideradas impuras por Dios y sólo pueden llegar a ser impuras si se usan incorrectamente o se profanan ritualmente. Una vez más; el término común tampoco se aplica realmente a la cuestión de los animales kosher (animales que son aptos para la comida del pueblo de Dios).

Por consiguiente, en la superficie, tenemos un enigma; las palabras no parecen ser coherentes. Las imágenes visuales y la conversación parecen ser sobre animales de comer; pero después de que Pedro se niega a matar y comer, algunos de los términos utilizados por Dios y por Pedro no son términos que se aplican a la comida kosher; el término koinos, común, en particular no se aplica.

Dios le dijo a Pedro por segunda vez que no llamara a las cosas comunes impuras. Decir o hacer algo dos veces en la Biblia significa que tiene un gran significado. Que toda esta secuencia se repitió 3 veces, valida que era divina.

¿Estas confundido acerca de lo que acaba de pasar? No te preocupes; Pedro también lo estaba. El versículo dice que Pedro estaba desconcertado por el significado de la visión que había visto, cuando de repente aparecen los hombres de Cornelio. Por lo general se dice sobre este versículo que Pedro estaba perplejo porque no podía imaginar por qué Dios le diría que matara y comiera animales impuros. Estoy aquí para decirte que esto no es lo que desconcertó a Pedro. Su confusión era que mientras que la comida al principio parecía ser el tema, de repente la terminología de la conversación cambió de corriente media y los términos no utilizados para la comida comenzaron a ser utilizados; tanto por Dios como por Pedro. Recuerda; Pedro estaba en un trance inducido por Dios, así que lo que salió de su boca no era suyo. Pedro observaba esencialmente una conversación entre él y Dios.

En unos versículos más, Pedro finalmente va a entender de qué se trataba esta desconcertante visión extática. Y eso es lo que discutiremos la próxima vez.

6355 N Courtenay Parkway, Merritt Island, FL 32953

Copyright © 2022 Seed of Abraham Ministries, Inc.
All Rights Reserved | Copyright & Terms