Exodo Lección 8 Capítulos 8 y 9

Éxodo

Lección 8 Capítulos 8 y 9

La semana pasada vimos comenzar las plagas, o mejor los “golpes” en contra de Egipto. La descarga de apertura era que el Rio Nilo se convirtió en sangre. Y, como nosotros discutimos, el termino hebreo para sangre, dam, también significa el color rojo, y quería decir como sangre; así  que el agua en el Nilo NO era  verdaderamente sangre de verdad, sino que más bien era un color rojo-sangre. Pudo haber sido algo como una severa Marea Roja. Y, la razón para nosotros concluir que NO era sangre verdadera era porque afecto a los hebreos tanto como a los egipcios. El agua permaneció color “rojo-sangre” por una semana entera. Aun el agua almacenada se convirtió en color rojo y rancio. Una buena porción de los egipcios y los hebreos hubiesen muerto si ellos no hubiesen tenido agua para tomar en una semana. Este evento es visto como un maravilloso retrato, no como un evento de destrucción y muerte. Así que, aparentemente al filtrar el agua del Rio Nilo, la mayoría del sedimento o el alga roja podía ser removida, haciendo la misma una potable.    

Aunque, la condición del Nilo también tuvo como efecto muchos peces muertos. Lo cual indudablemente tenía algo que ver con la forma del próximo golpe: sapos. No era que los sapos eran inusual para el Nilo, era que había tantos, y se movían tan rápido fuera de su hábitat, las piscinas y los charcos al lado del gran rio, y dentro de las casas de las personas. Las aguas putrefactas era parte de la causa de la invasión de sapos. Y, nosotros vamos a ver que cada una de estas plagas ocurrió como una progresión natural que nosotros normalmente pudiésemos encontrar en la naturaleza como causa y efecto. En otras palabras, al igual que el agua del Nilo llegaron a enfermarse y como resultado mataron mucha de la vida que el Nilo mantenía, por consecuencia el efecto fue que los sapos salieron FUERA del Nilo. Y, cuando Moisés les ordena a los sapos que mueran, nosotros leemos que los egipcios los recogían en grandes pilas, el cual se pudrieron y hubo una pestilencia sobre toda la tierra.   

Bueno, ¿qué es lo que usualmente sucede en la naturaleza cuando nosotros tenemos descomposición? Los insectos vienen a comérselo. Y, eso es lo próximo que vamos a ver. 

Ahora, solo para estar claros: Yo no quiero pintar un retrato que lo que tenemos aquí es completamente un fenómeno natural y coincidencia trabajando juntas, con una linda historia de la Biblia envuelta alrededor. Más bien, es que Dios usa los fenómenos naturales, llevados a un nivel extremo, y traídos al ser ordenados por Moisés. Esto es típicamente la manera en que el Señor parece trabajar. Aun en los últimos días cuando nosotros leemos de “montañas” saliendo en llamas de los cielos, y del sol quemando 10 veces más caliente, nosotros estamos indudablemente leyendo de enormes meteoros y cometas golpeando a la tierra…..como ha sucedido anteriormente….y probablemente de una alta actividad del sol (el cual actualmente está en aumento)…todas las cosas naturales pero a un nivel nunca antes conocido para interrumpir el delicado balance de la naturaleza y causar destrucción catastrófica.   

Ahora nosotros vemos a Dios hablándole a Moisés nuevamente, y ÉL le dice a Moisés que le diga Aarón, el profeta de Moisés, que use la vara de pastor de Moisés, y golpee el polvo de la tierra con la misma. Esta es la tercera plaga. Y, es también la última plaga del primer conjunto de plagas. Eso es, previamente nosotros hablamos acerca de la estructura de las plagas  como unas que consistían de 3 conjuntos, cada conjunto consistía de 3 plagas (3 por 3 = 9), con la décima plaga actualmente siendo el juicio por no haber cumplido con las otras demandas de libertar a Israel. Y, date cuenta, que al igual que con los 3 conjuntos de plagas, la 3ra y la última plaga de cada conjunto viene sin ser anunciada al Faraón. Eso es, nosotros no vemos aquí que Jehová le dice a Moisés que vaya al Faraón. Más bien, ÉL simplemente instruye a Moisés que inflija la plaga sin dar aviso alguno. Es casi como si, en cada uno de los 3 conjuntos de plagas, que Faraón ha rehusado acceder a la 2nda plaga de cada conjunto, trajo dos castigos….dos plagas. ¿Puedes ver? Con la 1era plaga, el Faraón es advertido, y el castigo ocurre. Con la segunda plaga el Faraón es advertido, y el castigo ocurre….y luego OTRO castigo le sigue. Dos advertencias, 3 plagas. ¿Por qué? No lo sé. Pero es algo en lo que debemos meditar.  

De todos modos, al golpear el polvo de la tierra, millones de insectos, a veces es traducido como “piojo” llenan la tierra. Algunos dicen que debieron de haber sido mosquitos. Estos insectos aparentemente eran desconocidos para los egipcios, y aun cuando yo no lo puedo verificar, yo sospecho por su descripción que ellos eran una variedad de insectos súper pequeños. Al haber estado en Egipto, yo les puedo decir que ellos definitivamente los tienen allí. Parece que esos insectos que te chupan la sangre son tan pequeños como un granito de polvo, pero deben de ser todos dientes; porque pueden llegar a cualquier cosa y morder en lugares que yo ni tan siquiera quiero mencionar.  

Los insectos también atacaron a los animales. Ahora, no hay nada aquí que diga que el ataque de estos insectos de Egipto fue fatal….debió de haber sido molesto e irritante. Y, yo les recuerdo; que afectó a los hebreos también. Así que, nosotros podemos poner a un lado cualquier pensamiento que estos insectos eran fatal. Y, Faraón nuevamente va donde sus magos para desacreditar a Moisés y su dios; pero esta vez ellos no pudieron reproducir lo que Dios había hecho (el alcance de las habilidades demoniacas ahora están agotadas); y afortunadamente, porque, recuerda, que todo lo que los magos habían podido hacer era imitar lo que Dios había hecho…y eso quería decir AÑADIR a la plaga y hacerlo aun peor. Así que ellos le aceptaron al Faraón que esto era trabajo de Dios….una gran admisión, porque esto le dice al Faraón que este es un dios que él no puede darle ordenes, y que es muy poderoso y puede hacer cosas que ellos no pueden hacer. Pero, los magos también están diciendo que esto no fue trabajo de Moisés y Aarón…en otras palabras, según los egipcios pensaban, Moisés y Aarón eran magos hebreos, y hasta ahora, parecía ser una batalla entre los magos de Egipto y los magos de Israel; y los magos del Faraón básicamente dijeron, “no es nuestra culpa”; “no fue una batalla justa”…..que ellos no fueron derrotados por Moisés y Aarón; ellos fueron derrotados DIRECTAMENTE por el Dios hebreo. Esto es lo que ellos quisieron decir “esto es la mano de Dios”.   

Además, la palabra hebrea traducida aquí para dios, es Elohim; los magos están diciendo “seguramente este es el trabajo de Elohim”. Y, elohim  es una palabra genérica que quiere decir dios o diosa, deidad, un gobernante divino de alguna clase, etc. Ahora, cuando un hebreo habla de “Elohim” usualmente él se está refiriendo específicamente del Dios Todopoderoso, Jehová. Pero en este caso, cuando los hechiceros egipcios están diciendo esas palabras, no es como que ellos entendían o conocían al Dios hebreo, Jehová, ni estaban dándole a ÉL su debido honor….ellos solo sabían que este “dios” desconocido, este “elohim” de los hebreos, era el que causó que vinieran los insectos en manadas y que ellos y sus elohims egipcios, dioses egipcios, parecían no tener poder para imitar ni parar el milagro.  Y, asombrosamente,  ni esta aterradora confesión  de su falta de poder ante el Dios de los hebreos pudo persuadir al Faraón. A este líder no le importaba el bienestar de su pueblo o el de su nación; a él le importaba su propio orgullo y poder personal. Y, aun mas, Faraón ahora entendía completamente, si es que había alguna duda, que él estaba haciendo guerra con Dios más que con Moisés. Si hubiese habido la más mínima ignorancia de esta realidad hasta este punto, ya se había ido. Faraón era completamente responsable de sus acciones.

Jehová, nuevamente le habla a Moisés, ya que demanda una vez más del Faraón que deje salir  a los hebreos. Interesantemente, parece que nosotros hemos visto algunas de las circunstancias que le rodean a esta 4ta plaga, anteriormente. Dios le dice a  Moisés que vaya a confrontar a Faraón donde “él va a las aguas”…..queriendo decir donde él va al Nilo. Este probablemente debió de haber sido el mismo lugar que Moisés espero por Faraón antes del primer golpe, cuando el Nilo se convirtió en color sangre roja. Y, las consecuencias por NO libertar a Israel serian otro ataque de insectos. Pero, ahora, hay una diferencia muy importante. Este golpe, el 4to, es también el PRIMER golpe del segundo conjunto de golpes. Y, esto comienza un tiempo donde solo las personas de Egipto sentirían sus efectos……no los hebreos. Dios dice “Pero yo voy a separar la tierra de Goshen, donde Mi pueblo vive”….y….”Sí, Yo voy a distinguir entre Mi pueblo y su pueblo”.    

Ahora,  estos insectos eran conocidos como una temerosa especie de insectos, llamados por los que vivían allí, “insectos-perro”. Estos insectos eran un verdadero problema, particularmente en lo que se refiere al ganado. Estos insectos eran propensos a sujetarse ellos mismos a las áreas húmedas en los animales, en las esquinas de los ojos, en los párpados, y alrededor de los orificios nasales. Allí, ellos depositaban sus huevos, y una severa inflamación causaba ceguera, y como resultado la muerte. Y, claro que, como ya nosotros estamos todos familiarizados, los insectos traen enfermedades con ellos que afectan a los humanos. Se nos dice que estos insectos simplemente se apoderaron de la tierra. Así que, al igual que otras plagas, esto no era un nuevo fenómeno….estos insectos se presentaban de tiempo en tiempo. Pero, lo que es diferente es la intensidad de su ataque, y la cantidad. Y, ellos llegaron  al haber sido  ordenados por Moisés. Pero, el asunto más perplejo para el Faraón, sus magos, y la gente egipcia tuvo que haber sido que estos insectos solo infestaron los hogares, gente y ganado egipcio. Los Israelitas fueron dejados ilesos.   

Ahora, mientras Dios ciertamente hizo Su punto que ÉL ve a Israel como separado y aparte de Egipto, esto no debió de haber hecho que la relación entre los hebreos y egipcios fuera mucho más fácil.  La  naturaleza humana que el sufrimiento debe de ser compartido, ¿verdad? Uno solo puede imaginarse que los ciudadanos egipcios llegaron a estar bastante molestos que los Israelitas estaban sobre este infortunio de insectos que mataron al ganado, del cual ningún egipcio….ni tan siquiera Faraón, escapo.

La gente odia que un grupo de personas piensen que ellos son especial; especialmente si esas personas no son parte de ese grupo. Y, esta es la situación para los creyentes hoy en día. ¿Quiénes de los aquí presentes se les ha dicho que nosotros somos bastante arrogantes en pensar que nosotros tenemos un lugar especial con Dios, debido a nuestras creencias en el Mesías, pero ellos no? ¿Cuán a menudo hemos escuchado que los Cristianos y los Judíos Mesiánicos parecen pensar que nosotros tenemos algo disponible para nosotros…..sabiduría, amor, bendición, favor…..que otros no lo tienen? Y, es casi imposible explicarle a los no-creyentes que no es que nosotros somos de una manera u otra mejores que ellos (porque no lo somos); es debido a nuestra fe y confianza en Yeshua, es Dios que nos ha separado DE ellos. El distingue a esos que confían en ÉL de todos los demás; ese principio y patrón es la misma esencia de Salvación, y es demostrado aquí mismo en Éxodo. Es la razón que el mundo siempre ha odiado a Israel, y la razón de que el mundo cada vez más odia a la iglesia y siempre será.  

La iglesia se ha convertido tan sensible a este odio, especialmente ahora con la guerra ideológica que hay con el Islam, que muchos están saliendo fuera de su camino para decir que la fe en cualquier ser espiritual es fe buena y valida; esencialmente pronunciando que Dios no hace distinción entre la gente o las naciones. El razonamiento del mundo es que tú no puedes simultáneamente tener distinción con la tolerancia; y después de todo, ¿no se supone que la iglesia tenga que ver solo con la unidad?  La distinción y la tolerancia son mutuamente exclusivo. Por lo tanto, si un grupo de líderes de la iglesia dicen, que debe ser que nosotros TODOS adoramos al mismo Dios…ya sea que lo llamemos Allah, Buda, Hindi o Jehová….es solo que estas personas han sido mal informadas y no saben que realmente a quienes están adorando es al Salvador Jesus de Nazaret. Ahora, si ustedes creen eso, entonces yo supongo que ustedes también creen que el pobre Faraón estaba actualmente adorando al Dios de los hebreos, y no a sus dioses egipcios…él era solo un ignorante.   

Permitanme advertirle lo más fuerte que yo pueda: El que Dios distinga el uno del otro es todo lo que te separa a ti y a mí de una eternidad aparte de EL. Y, esa distinción es basada en solo una cosa: confianza en el Salvador que ÉL ha provisto, Yeshua de Nazaret. Aun cuando suene lindo y con paz acoger todos los dioses como EL Dios, no creas esta tolerancia de la Nueva Era que esta rápidamente siendo adoptada por muchos dentro de la misma iglesia.  

Así que, Faraón llama a Moisés y Aarón, y les dice, vayan adelante y junten a su gente y tengan su fiesta y hagan sacrificios a su dios. Pero…..hazlo en la tierra…..ósea, no te vayas de Egipto.  Moisés, muy al tanto que el pueblo egipcio, con su ganado enfermo y ellos mismos cubiertos con estas picadas de insecto, no está muy contentos con los hebreos, le dice al Faraón que si ellos tienen su fiesta localmente, los egipcios van a estallar de furia. En vez, Moisés le dice, déjanos ir en un viaje de 3 días al desierto, como Dios ha instruido, y tener la fiesta fuera de la vista del pueblo egipcio. Faraón dice ok, ok, pero no se vayan muy lejos. Pero, POR FAVOR  vayan a suplicarle a su Dios que quite el ataque de estos insectos. Ahora, aun cuando es difícil discernir de nuestras traducciones en inglés, Faraón aquí  actualmente ha tomado un paso significativo. En el verso 28 de las Biblias más comunes, y el verso 24 de las Biblias más antiguas con una estructura hebrea (como las biblias azules, la Biblia Completa Judía), Faraón le dice a Moisés que él puede llevarse a los Israelitas y ofrecerle sacrificio a Dios, o al Señor, o Adonaí, o algo así. Realmente, el hebreo original dice, “Jehová”, no Señor, no Dios, ni Adonaí. Faraón llama al Dios hebreo por su nombre personal. Esto es una gran concesión. Aquí podemos ver un poco de respeto surgir, por parte del Faraón, hacia Jehová.       

Aun mas, entiende que lo QUE los hebreos iban a estar sacrificando…..reses, entre otros animales….eran animales divinos para los egipcios. Si los hebreos iban a matar a un toro (el cual seguramente lo iban hacer) en la cara de los egipcios (un toro era uno de sus dioses MAS divinos), hubiese sido una gran ofensa y ciertamente los egipcios hubiesen buscado una terrible retribución. Date cuenta que Moisés no le menciono al Faraón exactamente cuáles eran esos animales que iban a sacrificar; el solo dijo que de seguro el pueblo egipcio los apedrearía.  

Desafortunadamente, eso no paró al Faraón de reaccionar de igual manera en la cual lo había hecho anteriormente; tan pronto como los insectos se fueron al próximo día, Faraón se retractó de su promesa.  

Vamos a continuar con el capítulo  9.

EXODO Capítulo 9

LEE Éxodo CAPÍTULO 9

El corazón del Faraón ha permanecido endurecido. Vamos a recordar que este endurecimiento era una combinación del Faraón comenzar con un corazón rebelde y un corazón endurecido, y Dios interviniendo para endurecer aún más al Faraón de tiempo en tiempo. ¿Con que propósito Dios iba hacer esto? Él nos dice directamente el por qué: para que Egipto e Israel…..la gente, la gente común….puedan ver TODAS las señales y maravillas. Era importante para Dios que cada una de estas 9 plagas sucedieran….Faraón era solo la herramienta de Dios para mostrarle a la gente de Egipto el poder de Jehová y la inutilidad de sus propios dioses falsos y su religión. Bueno, ellos no lo están viendo todavía; nosotros estamos llegando a la mitad de las señales y maravillas siendo manifestadas, y las mismas están a punto de intensificarse.

Jehová, envía a Moisés de regreso al Faraón con esencialmente el mismo mensaje de antes: libera a mi pueblo. Mi pueblo….recuerda que nosotros hemos aprendido que una palabra hebrea en particular es usada cuando Dios se refiere  a la nación de hebreos y no a ningún otro grupo de personas. Esa palabra es AMMI, o AMMIM. Cuando las escrituras se refieren a los  que no son hebreos en el mismo contexto, usa la palabra hebrea GOYIM. La palabra en el verso 1, “envía libre a mi pueblo”, es AMMI. El Señor está dividiendo y separando los goyim, los gentiles, de los hebreos.

La próxima plaga, el próximo golpe, para Faraón nuevamente por rehusar la demanda de Dios, es una terrible enfermedad sobre el ganado de la tierra. Este golpe es el 5to; pero es también la 2nda plaga del segundo conjunto de plagas. Este 2ndo conjunto completo es reservado SOLO para para los egipcios, al contrario del primer conjunto que afectó a todo el mundo, incluyendo a los hebreos, que vivían en suelo egipcio. Así que, el ganado que iba ser golpeado SOLO sería esos animales que le pertenecían a los egipcios. Dependiendo en su versión, el verso 3 dice caballos, burros y camellos iban a estar dentro de los animales que iban a ser afectados; y luego sus Biblias dicen que cualquiera de los dos, los rebaños y ganados, o los bueyes y las ovejas serán golpeados también.  La palabra hebrea aquí es BAQAR y TSO’N. Baqar PUEDE significar buey, pero aquí quiere decir ganado. Ya que los ganados eran para los egipcios lo que las ovejas eran para los Israelitas. Era su fuente de carne favorita y más criada.  Tso’n PUEDE significar ovejas, cabras, o crías. Pero, se refiere específicamente a animales que se comen como alimentos (a diferencia de bestias de carga como burros o camellos). De hecho, probablemente quiere decir, en el contexto “todos tus ganados pequeños”….toda clase….ovejas, cabras, cerdos, y crías. Así que la esencia de la declaración hecha en el verso 3 es “cada clase de ganado usado para alimento que le pertenecía a los egipcios, grandes o pequeños”. Lo que NO es incluído en esto son los animales salvajes. Ellos, aparentemente, no fueron afectados ya que no le pertenecían a nadie……excepto Dios.  

Ahora, el verso 6 nos dice que TODO el ganado que le pertenecía a los egipcios murió. Pero, el ganado  de los hebreos NINGUNO murió. Cuando Faraón escucho los rumores que los animales de los Israelitas habían sobrevivido, en completa desconfianza él envió a los oficiales para ver si esto era cierto, y esto fue verificado. Aun así, Faraón no cedía.

Como un comentario al margen: ¿pudiése haber sido que TODO, como dice la escritura, el ganado de los egipcios muere? Bueno, no hay nada en la palabrería que indique otra cosa. A veces nosotros obtenemos buenas indicaciones en algunas Escrituras que “todo” es solo una expresión; que “todo” o “por siempre” o “cada uno” no necesariamente quiere decir 100%. Solo indica el sentido de “la gran mayoría”, “casi todo”. Sin embargo, en este caso, el TODO parece indicar TODO; como en cada uno del ganado de los egipcios, grandes, pequeños, todos murieron. Ahora,  lo que hubiese pasado es que los egipcios probablemente confiscaron algunos de los ganados de los Israelitas, y luego compraron unos cuantos más de las naciones que le rodeaban. El mundo en aquel momento estaba más conectado de lo que las personas hoy en día realizan, y el comercio entre las naciones era algo cotidiano. Pero, no importa, esto fue un golpe humillante y devastador para la gente egipcia, y sus reservas de comida fueron grandemente afectadas, al igual que su economía.  

En el verso 8, nosotros llegamos a la 6ta plaga que fue sin anunciar; esta es la 3ra plaga del 2ndo conjunto de plagas. Ósea, Faraón no recibe advertencia alguna. Es como si cada vez que Faraón rehusaba la 2nda demanda en cada conjunto, hay DOS plagas como respuesta…..una anunciada, y otra no. Yo no quiero que este concepto de 3 conjuntos de 3 plagas, y todo lo que abarca llegue a ser un ejercicio intelectual. Lo que si me gustaría que comenzaran a realizar es que, comenzando en Génesis 1, nosotros vemos a Dios establecer patrones, y clases, y principios. Dios es un Dios de orden. Él no es un Dios de caos o serendípia. La Escritura establece muchos patrones y tipos para nosotros, para que en nuestras vidas nosotros podamos razonablemente saber la naturaleza general de como Dios responde a nosotros y a varias circunstancias. Si esto no fuese así, entonces la historia que se nos da en la Biblia, seria completamente inservible excepto como una curiosidad…..algo que satisface nuestro amor al conocimiento. Si la historia no nos hubiese mostrado los patrones y principios de Dios, y si nosotros no los viésemos constantemente repetirse, entonces nosotros  tendríamos una buena razón para dudar un importante pilar de nuestra fe: Dios nunca cambia. No hay ni tan siquiera una sombra de viraje, de cambio, en ÉL. Estos patrones son una gran prueba y una gran reafirmación de la naturaleza de Jehová que nunca cambia, y quiere decir que nosotros debemos de estar confiados que la manera en que los últimos días van a tomar lugar, será en los mismos patrones que ÉL ha establecido desde la Creación. Pero, también quiere decir como aprendimos en el estudio de la Torá, estos principios y dinámicas de gobierno, debemos tomar el Nuevo Testamento en el mismo contexto. Es en la Torá que estos principios y patrones de Dios son establecidos; es en el Nuevo Testamento que son traídos a un significado más completo por Yeshua, Jesús de Nazaret.

La plaga de ampollas sobre el hombre y las bestias era algo conocido, y ocurrían por razones desconocidas de tiempo en tiempo. Hay muchas enfermedades conocidas que causaban ampollas…..muchas de las “plagas” que nosotros estamos familiarizados, sarampión, pero también enfermedades de muerte como la Ebola. No aparenta, que esta era una enfermedad de muerte; sino más bien traía mucho malestar. Pero, una plaga que afecto SOLO  a los egipcios y los animales, y NO a los hebreos…y una que fue tan extensiva y catastrófica….no era conocida. No era nada natural.  

Cuando yo escucho esta descripción de polvo fino, hollín, siendo tirado al aire, esparcido por el viento, y el contacto con la piel del hombre y las bestias causando ampollas……me hace pensar en el Gas Mostaza, y el gas de la gente Kurda por Saddam Hussein, y otras armas terribles desarrolladas por el hombre. Aun cuando yo no creo que esta 6ta plaga es una clase de profecía solapada de las armas químicas de nuestros días, yo si pienso que una es una falsificación satánica de la otra. Estas terribles armas del siglo 21 que pueden causar tanta agonía y destrucción no han sido causadas por Dios, sino por el Enemigo, para la matanza indiscriminada de la humanidad. Era para la Salvación del pueblo de Dios que Dios usó este polvo fino para causar dolor solo aquellos que tomaban al pueblo de Dios como esclavos, para que ellos conocieran a Dios y se arrepintieran, y dejaran ir a Su pueblo.   

Sin entrar en detalles, las escrituras en el verso 12 nos dice que el corazón del Faraón permaneció endurecido y determinado a pesar del dolor que el mismo sufrio, justo como Dios le dijo a Moisés que iba a ser.  

Jehová había atacado las riquezas, sustento, sus animales, su orgullo, y humilló a sus dioses y los sacerdotes de los dioses de Egipto. Al igual de malas que fueron las primeras 6 plagas, las mismas eran poco comparadas a la ferocidad del conjunto de las próximas 3. Y, Dios le da al Faraón, en el verso 14, una grave advertencia que “esta vez Yo voy a enviar mi plaga sobre tu corazón…” la palabra usada aquí para corazón es diferente de versión en versión…..algunas dice personas, algunas dicen propia, la versión CJB dice “tu” la palabra hebrea aquí es leb (labe) y  su esencia es que nuestro propio INTERIOR….el alma de un hombre donde nuestra conciencia y nuestras emociones y nuestra voluntad y nuestro sentidos propios moran. En otras palabras, lo que iba a suceder no solo iba traer como consecuencia el coraje y la terquedad del Faraón….iba a finalmente a penetrar esa cabeza y piel dura de él…..atacar su ser interior….iba a “lastimar” más profundo que cualquier cosa anterior.   

Esta 7ma plaga, la 1ra plaga del conjunto de 3, seria granizos del tamaño e intensidad nunca antes visto en Egipto.  Tu diras, granizos, ¿en el desierto? Seguro que sí. Yo nací y fui criado en el desierto Mojave de California, y en el medio de un día de 120 grados, yo he visto granizos caer durante una tormenta. Era raro, solo sucedía cada cuanto año, pero en una intensa tormenta, el viento causaba que las pesadas gotas fuesen llevadas hacia arriba, hacia lo alto, y alcances más fríos de la atmosfera donde se congelaban, y se unían a otras gotas, para así formar hielo. Y, ellas venían, bajando tan rápido que caían en el suelo como pedazos de hielo duro.  Y, claro, que se derretían casi inmediatamente, pero yo he visto cosechas destruidas completamente debido a una tormenta de granizos en el medio del verano. Los parabrisas de los carros rotos. Daño hecho a los techos. Pero el verso 18 dice que nunca antes en la historia de Egipto  había sucedido tanto granizo, como el que iba a suceder. Iba a suceder a la misma vez en que los rayos estaban sucediendo.

En el verso 15, Dios quiere que Moisés y Aarón le hagan claro al Faraón que Dios había estado aguantándose Él Mismo. Que ÉL SOLO había enviado plagas, golpes, hasta ahora, que no traían completa destrucción. Porque, si ÉL lo hubiese hecho, Egipto y el pueblo de Egipto no hubiesen estado más allí. Y, en el verso 16, Dios dice que la razón por la cual ÉL ha hecho esto no es solo para que Israel le conozca a ÉL, pero que para que a través de la tierra de Egipto la gente de Egipto le conozca a ÉL y le recuerde a ÉL.  Esta frase no fue puesta solo para añadir un poco de drama. Le puede sorprender saber que justo hace unos 35 años atrás Egipto era una nación donde la mayoría eran cristianos. Y, antes de eso, desde el tiempo de Imperio Romano (aun antes de Jesús), y hasta la Media Edad, Egipto y sus alrededores tenían colonias judías que enumeraban más de un millón de judíos. Y, hoy en día, nosotros actualmente hemos tenido una demanda puesta por algunos egipcios demandando que los israelitas regresen, con interés, todo el oro y las otras cosas que recibieron de los egipcios al momento del Éxodo. Egipto ha, ciertamente, sido impresionado por esas plagas, causadas por el corazón endurecido del Faraón. Y, ellos han recordado, y millones de egipcios han entrado a la eternidad, salvos por Jesucristo. Y, todo está expuesto aquí, en Éxodo.      

De hecho, mira en el verso 20. Aquí nosotros vemos que como resultado de las primeras 6 plagas, algún número de la gente egipcia, ciertamente, aprendió que este dios de los hebreos no era uno con el cual podías jugar. Ellos sabían ahora el poder de Jehová, y muchos trajeron su ganado adentro, y en cuevas, y otros refugios, y trajeron a los trabajadores del campo a sus casas para protegerlos de los granizos y los rayos. Pero, como siempre, muchos más siguieron la mentalidad del Faraón e ignoraron la advertencia….aun cuando una vez al mes por los pasados 6 meses, estas terribles calamidades habían sucedido, 4 de las cuales vinieron sin previo aviso.  

Y, se nos recuerda en el verso 26, que en la tierra de Goshen, esa región de Egipto separada para los hebreos, el granizo no cayó ni los relámpagos. Los hebreos no experimentaron esta destrucción….solo los egipcios. La gente murió. Los ganados murieron y fueron lastimados. Los árboles fueron destruidos. Las cosechas del campo fueron aplastadas, y casi todas fueron pérdidas. En estos momentos, hasta el mismo Faraón fue estremecido. El llamó a Moisés y Aarón y les admitió “yo he pecado”.  Él le pidió a Moisés que le suplicara a Jehová que parara esta terrible catástrofe. El mismo dijo que él QUERÍA que los Israelitas se fueran.  

Claro, que no fue que Faraón había tomado a Dios en su corazón. Era solo que el entendió completamente que Jehová era real y poderoso, y el temía las consecuencias de la desobediencia. Y, Moisés dijo lo más en el verso 30. Que error más monumental es el pensar que creer que Dios existe, y cumplir con sus demandas por miedo a las consecuencias, es la base de alcanzar justicia y salvación. Nosotros debemos de confiar en Dios, Jesucristo, y tomarlo a ÉL en nuestro corazón, y responder en obediencia a ÉL por amor y gratitud. Como dice la Palabra, aun los demonios creen que Dios es, y tiemblan delante de ÉL. Aun los demonios obedecen a Dios, al igual que hicieron cuando Jesús les ordeno que salieran del hombre y hacia una manada de cerdos. Nosotros no somos nada diferente al Faraón, ni a los demonios, si lo único que nosotros hacemos es creer en Dios, y seguir sus mandamientos por temor a las consecuencias negativas.   

En el verso 31 y 32, nosotros tenemos una buena idea del tiempo del año en cual esta tormenta de granizos ocurre, porque se nos dice que la cebada estaba  en flor, y en la etapa de madurar, y el lino en capullo, justo detrás del desarrollo de la cebada. Pero, que el trigo y el centeno (algunos piensan que la espelta era lo que nosotros llamamos trigo sarraceno, otros piensan que era arroz) no estaban destruidos porque estaban en las etapas tempranas de desarrollo. Así que, esto debió de haber sido a finales de  enero o principios de febrero.  

A pesar de la muerte, daño, y el desastre económico de este 7mo golpe, Faraón se arrepiente de libertar a los Israelitas cuando ve que la tormenta de granizos y rayos para. Y, el verso 34 nos dice que los siervos de Faraón……queriendo decir los oficiales de gobierno Y los ciudadanos en general en Egipto…..también endurecieron sus corazones. Pero, ¿Cómo esto iba ser manifestado sobre los hebreos? ¿Qué fue lo que este endurecimiento en general de Egipto hacia Israel iba a significar para los Israelitas? Lo mismo que quiere decir hoy en día, 3,330 años más tarde; un odio irracional hacia los Israelíes, aun cuando quiera decir una terrible adversidad y calamidad sobre aquellos que están odiando. O, usando las palabras que la Biblia usa, aquellos que maldigan a Israel, van a ser maldecidos ellos mismos.   

Mira a estas naciones del Medio Este, hoy en día, que odian a Israel, y maldicen a Israel, y tratan una y otra vez de desaparecer a Israel. Iraq ahora es un territorio ocupado. Los palestinos tienen 70% de desempleo y viven en terrible miseria y sin esperanza. Egipto es una nación horriblemente pobre. Irán está al borde de una guerra civil y tiene al mundo en contra de ellos. Siria es un estado policía. Todas estas naciones lo único que piensan, todos los días y todas las noches, es como destruir la tierra hogar de los judíos. Un amigo mío Palestino-Árabe, Tass (que actualmente vive en Gaza como misionero cristiano) me dijo que  el matar a los judíos y erradicar a Israel es la fuerza motor, la meta, detrás de cada decisión que es hecha por los Palestinos…..la misma domina sus pensamientos y sus vidas, aun cuando no le trae nada  sino que una vida en pobreza y escasez.  Y, ¿Por qué, será que los Israelíes están sentados sobre un tipo de riquezas……aceite, minerales, metales preciosos? Israel no tiene nada de eso. ¿Acaso tienen un pedazo inmenso de tierra que los Musulmanes necesitan? No. Es un odio ocasionado por Satanás que trae destrucción propia. Pero, también es una consecuencia decretada por Dios, inevitable, para aquellos que odian a Israel….ya sea Faraón y Egipto en el tiempo de Moisés…o los Palestinos y los Iraquíes y Árabes y casi todo el resto del mundo hoy en día. Y, nosotros los americanos y esos en la iglesia no están exentos a esto tampoco. Ustedes y yo tenemos una elección, al igual que Faraón tuvo una elección: bendecir a Israel o maldecir a Israel. No hay punto medio. Me asusta cuando yo veo a nuestro Presidente criticar a Israel por defenderse ellos mismos. Se me tuerce el estómago cuando veo a líderes judíos forzosamente desalojan a los judíos de la misma tierra que Jehová le dio a ellos. Me da coraje cuando escucho a líderes de la iglesia condenar a Israel e irse del lado de los árabes. Considerando a Israel y cazando a líderes terroristas con homicidas Palestinos que indiscretamente explotan lugares públicos y pizzerías.  Un constante llamado a igualdad; para quitar todas las distinciones. No hay igualdad cuando se escoge entre el bien y el mal. Para su propio bienestar, y el bienestar de su familia y de esta nación, yo les pido que bendigan a Israel y no sean una maldición para ellos. Si ustedes no hacen esto, entonces ustedes son igual al Faraón: o ustedes muy bien pueden creer que Dios es, ustedes solo no creen lo que Dios dice que Él es. Y, les va a lleva a la destrucción.  

La semana que viene comenzaremos con el capítulo 10.