EL LIBRO DE LOS ROMANOS

Lección 14, Capítulo 6

Romanos capítulo 5 versículo 20 dice esto: Y la Ley (Torá) se introdujo para que abundara la transgresión, pero donde el pecado abundó, sobreabundó la gracia, (Romanos 5:20 LBLA). O en español, Pablo está diciendo que se dio la Ley de Moisés para que los pecados se volvieran aún mayores; pero donde el pecado aumentó, la gracia de Dios aumentó una cantidad aún mayor, por lo que Dios siempre estaba por delante de la curva. Esta es una afirmación muy audaz, pero Pablo lo pretende como más que eso; pretende que esta sea una doctrina fundamental que los creyentes en Yeshua deben adoptar. Sin embargo, debido a que está presentando sus doctrinas en un estilo típico talmúdico (presentando su regulación propuesta a un hombre de paja, en esencia), él se deja a sí mismo abierto para una suposición del hombre de paja que es radical hasta el punto de lo absurdo. Y esa suposición es que si lo que Pablo está afirmando es cierto, entonces se deduce que a los creyentes se les acaba de dar luz verde para seguir adelante y pecar más, ya que aparentemente cuanto más pecamos, más Dios derrama Su gracia; y cuanto más Dios derrama Su gracia, más gloria recibe Dios de Sus adoradores. ¡Por lo tanto, debe ser el deber de los creyentes pecar más para que más halago y gloria vaya a Dios!

Pablo está muy consciente de que un creyente romano podría llevar su afirmación a un extremo y sacar la misma conclusión absurda que el hombre de paja por lo que debe remediar esto. Eso es lo que abordan los 2 versículos iniciales del capítulo 6 de Romanos. Y, por cierto: claramente le preocupa que los creyentes romanos estuvieran predispuestos a tomar lo que él dijo de la manera equivocada. Los receptores de la carta viven en la capital del paganismo y la mundanidad, Roma, y Pablo nunca ha conocido a estos creyentes por lo que sólo puede suponer lo que saben y no saben sobre el Evangelio. Él no tiene conocimiento personal de qué doctrinas (buenas o malas) podrían haber establecido entre sí. Puede parecer desarticulado para nosotros al mirar nuestras Biblias modernas que Pablo propondría la doctrina en un capítulo y luego esperaría hasta el siguiente capítulo para explicarse. Pero sólo parece así debido a la adición de divisiones de capítulos y marcadores de versos que no existían en su época. Cuando él escribió la carta era justo como cuando nosotros escribimos una carta; la misma era una larga narración sin divisiones ni subsecciones marcadas. La Biblia no se dividió en capítulos hasta el siglo XIII.  

Antes de leer el capítulo 6 creo que es importante que analicemos la palabra "gracia". En hebreo la palabra típicamente traducida como gracia es Jen, aunque a veces la palabra hebrea Jesed se traduce como gracia en Biblias en inglés (pero no debería serlo). Jen significa favor o gracia. Jesed significa más bondad amorosa. En griego la palabra que casi siempre se traduce al inglés como gracia es Jaris. Así que el Jaris griego está tratando de traducir el Jen hebreo. Sin embargo, la palabra griega jaris parece combinar más o menos las definiciones de las palabras hebreas Jen y Jesed, por lo que Jaris puede significar favor, gracia, bondad o buena voluntad. No hay nada de malo en eso; sólo señala que los vocabularios griego y hebreo no siempre tienen una relación completa uno a uno. Es decir, hay muchas palabras hebreas que no tienen una palabra griega equivalente directa (y viceversa), por lo que, al traducir palabras o pensamientos hebreos al griego, a veces lo mejor que se puede hacer es una aproximación. Sin embargo, no hay razón para discutir sobre la elección de la palabra griega jaris para indicar la gracia de la manera en que Pablo lo quiso decir, y en la forma en que normalmente pensamos de ella. Realmente no hay otra palabra griega que podría haber sido utilizada.      

Sin embargo, la gracia tiene un significado muy amplio en la Biblia y en el uso en español. La gracia implica la noción de favor; pero es el cristianismo el que lo ha llevado un paso más allá y ha hecho que la definición de gracia sea un favor INMERECIDO. Esto se debe a que en español "favor" puede ser realmente plenamente merecido; puede ser una reciprocidad pagar con la misma moneda (te hice un favor, ahora me debes un favor a cambio). Favor puede ser algo que se espera o habitual. Favor puede simplemente indicar aprobación o apoyo, o puede indicar una preferencia o incluso una indulgencia.  Yo acepto completamente la idea de que, Bíblicamente hablando, la gracia significa un favor inmerecido siempre y cuando lo limitemos a que Dios se lo conceda a los seres humanos. Aun así, tenemos que hacernos una pregunta importante: ¿cuál es la sustancia particular de la gracia de Dios? En otras palabras, cuando Dios nos da gracia implica que Él hará algo en particular por nosotros. Así que, por ejemplo: Dios podría mostrarme gracia dándome el trabajo que tanto necesitaba. Podría mostrarme gracia sanándome de una enfermedad grave. Podría mostrar una gracia ministerial suministrando una necesidad monetaria. Así que el término "gracia" no tiene ningún significado real aplicable para nosotros hasta que lo conectamos a un acto o evento específico. Así que al leer Romanos 6, ten en cuenta que cuando Pablo habla de la gracia de Dios lo dice en su imagen de abreviatura. Cuando Pablo habla de la gracia, lo dice en relación directa con alguna acción en particular que Dios hizo y en la que Pablo está pensando.

Lo diré de nuevo de esta manera: decir "gracia" por sí mismo simplemente significa un favor inmerecido de Dios. ¿Pero qué favor? Hasta que no sepamos la naturaleza exacta del favor no sabemos lo que implica ese acto de gracia. Una ilustración más y seguiremos adelante. Entras por la puerta principal y le dices a tu esposa: "¿Mira que gesto más noble; nuestro vecino nos hizo un favor maravilloso”; y te vuelves y sales de la habitación? ¿Esposa, que sería lo primero que te viene a la mente? Primero, estarías desconcertada porque no tienes idea de lo que él está hablando. Así que pensarías: "¿Qué favor hizo nuestro vecino?"  Favor, gracia, debe estar conectado a una acción identificable particular para que tenga cualquier aplicación real o significado para nosotros. Así que cuando decimos que somos salvos por gracia, tiene poca aplicación real hasta que nosotros identificamos qué acción particular de gracia Dios hizo para salvarnos.

Por lo tanto, cuando leemos el capítulo 6 de Romanos y Pablo usa repetidamente el término “gracia”, tiene una acción específica en mente que ha identificado previamente. ¿Y qué es lo que Pablo dice que Dios hizo por los pecadores como Su acto de gracia? Él nos hizo justos. ¿Y cómo nos hizo justos? Él descendió del cielo y nos “justificó” como un regalo gratuito. En términos cristianos, Él nos "justificó" en un acto de gracia.  Volveremos a esto para aclarar un poco más a medida que avancemos en el capítulo 6.

Vamos a caminar lenta y deliberadamente a través del capítulo 6 mientras Pablo hace numerosos puntos teológicos que son críticos para la comprensión de nuestra fe. Así que tomaremos todo el tiempo que sea necesario para obtener todo lo que podamos de él y trabajaremos en la definición de algunos términos.

LEE ROMANOS CAPÍTULO 6

Así que para comenzar el capítulo 6 Pablo utiliza el método típico del talmud para tratar el tema de Dios que otorga más gracia a medida que la gente peca más. Nuestro hombre de paja ha llegado a la conclusión errónea que se presenta en el versículo 1: Entonces nosotros vamos a decir: “¿Sigamos pecando para que pueda haber más gracia?" Por lo tanto, el hombre de paja ha creado su propia regulación que dice que los creyentes deben ser alentados a seguir pecando para que abunde más gracia. Pablo obviamente no está de acuerdo con esa regulación y (de nuevo de manera estándar de Talmud) responde a ella para comenzar el versículo 2 con: "¡Dios no lo quiera!" Ahora que se ha dicho la regulación incorrecta, y Pablo reacciona fuertemente en contra de ella, él afirma la regulación correcta: "¿Cómo podemos nosotros que hemos muerto al pecado, todavía vivir en el mismo?" Y a partir de ahí él complementa los detalles de su regulación y por qué su doctrina es la correcta.  

Otra de las principales doctrinas que Pablo establece es lo que él llama "morir al pecado". Aquí está una de esas frases (o términos) que los cristianos utilizan a menudo, lo cual no es tan fácil de entender o explicar. Por alguna razón, la mayoría de los comentaristas Bíblicos no parecen ser capaces de llegar a una sola definición estándar de la misma con algunos comentaristas sugiriendo que Pablo quiere decir "morir al pecado" en un sinnúmero de formas simultáneamente. Se hacen grandes esfuerzos para conectar "morir al pecado" con la muerte de Cristo, y pecar a la Ley, y así sucesivamente. Veo que el tema se vuelve innecesariamente complicado dentro del cristianismo porque no lo entendemos en la mentalidad cultural judía del siglo I; un entendimiento que era generalizado y de conocimiento común entre el pueblo judío. Así que como Pablo es un erudito judío entonces tenemos que verlo de la manera que él lo habría hecho.

Una de las creencias judías más fundamentales era (y sigue siendo) que la humanidad nace con dos inclinaciones: una buena inclinación (yetzer hatov) y una inclinación malvada (yetzer hará). Dado que todos los seres humanos tenemos dos inclinaciones opuestas dadas por Dios dentro de nosotros, se deduce que también tenemos la libertad de elegir obedecer una u otra; esta es la definición judía de libre albedrío y cómo se hace posible. En el pensamiento judío, un ser humano es dominado por su inclinación al bien o por su inclinación al mal. Por lo tanto, se contempla una relación amo / esclavo, ya que la esclavitud era una parte normal y visible de la vida en la era bíblica y todos entendían la relación de esclavo con amo. En esta creencia judía, el amo es la inclinación, mientras que el esclavo es la persona. Este principio fue resumido por una doctrina judía fundamental (enseñada por los fariseos) llamada la doctrina de los dos caminos. Los esenios sostenían una doctrina casi idéntica que titulaban la doctrina de los dos espíritus. La conclusión de ambas doctrinas es que el hombre no puede ser un esclavo que sirve a dos amos. Así, un hombre no puede obedecer tanto a su inclinación al mal como a su inclinación al bien; debe elegir. Yeshua obviamente creyó en esta filosofía doctrinal y la enseñó de esta manera:

LBLA Mateo 6:24 Nadie puede servir a dos señores; porque o aborrecerá a uno y amará al otro, o se apegará a uno y despreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas.

En la declaración de Yeshua, Dios es personificado como el amo de la buena inclinación, y el dinero (o realmente, el sistema mundial) se personifica como el amo de la inclinación malvada. Puesto que es la inclinación malvada la que produce pecado, entonces "caminar en pecado" es ser esclavo del amo de tu inclinación malvada. Por el contrario, "morir al pecado" es reconocer un cambio de amos. Dejas de ser esclavo de la inclinación malvada y en su lugar te conviertes en un esclavo de la buena inclinación. Realmente es así de sencillo, y es ciertamente lo que "morir a pecar" habría significado para los judíos.

En el versículo 3 Pablo comienza diciendo: "¿Acaso no sabes?" Por lo que él le está diciendo a los creyentes de Roma que él asume que ya entienden el ritual del bautismo que ha sido practicado por los hebreos desde tiempos inmemoriales. El baño ritual era fundamental y habría sido necesario para que cualquier creyente gentil se congregase con cualquier creyente judío. Así que Pablo está conectando el concepto de bautismo como símbolo de morir al pecado, con la muerte de Yeshua. Lo que puede ser un poco confuso es lo que significa el término "bautizado en Cristo" o "inmerso en Cristo". La palabra griega para bautizar es baptizo. La misma era una palabra bastante común para la época que no siempre tenía matices religiosos. Más bien era algo que los de la industria de la tela usaban. Baptizo, destinado a sumergirse; pero también significaba algo más que simplemente sumergir un objeto en agua o líquido. En la industria de la tela significaba sumergir el paño en un cubo de tinte y el paño tomando las características del líquido de tinte; es decir, la tela absorbía el tinte de color y así se convirtió en el mismo color. Por consiguiente, cuando se utiliza en la esfera religiosa, cuando los judíos entraban en el Mikvé (el baño ritual), ellos tomaron las cualidades del agua viva en la que estaban sumergiéndose (El agua viva es pura y limpia). Y cuando un creyente es inmerso en Cristo (fueron bautizados en Cristo), la idea es que estemos siendo inmersos en Sus cualidades, las cuales nosotros absorbemos en nosotros mismos como un paño absorbe el líquido de color en una tina de tinte. Así pues, dado que una de las cualidades de Cristo era que Él murió, entonces cuando somos bautizados también absorbemos la cualidad de Su muerte. Por lo tanto, podemos decir que morimos con Cristo.  

Por supuesto, para los creyentes en Yeshua, para los días de Pablo el bautismo también fue un ritual para obtener la membresía en la comunidad de creyentes (igual que es visto en el cristianismo en nuestro tiempo). Este no era un concepto nuevo; los Esenios hicieron lo mismo mucho tiempo antes de que Yeshua naciera. Una persona que quería unirse a la comunidad de los Esenios tenía que ser bautizada en la misma...tenían que ser sumergidos en una Mikvé que simbolizaba absorber las cualidades de los Esenios, la cual era necesaria para formar parte de la comunidad.

A partir del versículo 4, Pablo comienza a matizar aún más lo que quiere comunicar y francamente comienza a complicarse bastante. Haré todo lo posible para desenredarlo y hacerlo más comprensible. Pablo dice que a través de nuestra inmersión (bautismo) en su muerte (es decir, ambos nos identificamos con Cristo y tomamos las cualidades de su muerte), nosotros también estamos enterrados con Él. La muerte es una cosa; el entierro es otra cosa. El entierro indica la forma lógica y culturalmente aceptada de indicar el fin de la vida. También es el final oficial de la vieja vida. Por lo que el bautismo de creyente no sólo nos identifica con la muerte de Cristo, sino también con Su entierro. Así como Su vida antigua fue muerta y enterrada, también nuestra vida vieja (vida antes de la salvación) ha muerto y está enterrada. La muerte de Cristo fue por medio de la crucifixión y eso tiene significado en sí mismo. Por lo que el bautismo del creyente nos identifica como simbólicamente uniéndonos a Cristo en la cruz como el medio de la muerte, y también uniéndonos a Él en la tumba como la finalidad de la muerte. Entender este simbolismo diferente entre la muerte y el entierro nos ayudará a ver lo que Pablo está tratando de decir a medida que avanzamos en este capítulo.  

La última mitad del versículo 4 explica que la razón de nuestro bautismo e identificación con la muerte y sepultura de Cristo es para que podamos dar el siguiente paso, que es identificarnos con la resurrección de Cristo de entre los muertos. Así como el Padre resucitó a Yeshua de entre los muertos a una nueva vida, así será para nosotros. Es importante que entendamos que esta resurrección que experimentan los creyentes es doble: primero, somos resucitados a una nueva calidad de vida en el aquí y ahora. En segundo lugar, en el futuro resucitaremos corporalmente y entraremos en un estado físico glorificado completamente nuevo, tal como lo hizo Cristo cuando resucitó. De modo que el cambio que experimentamos con el bautismo en Cristo es en parte inmediato y en parte en el futuro.

Ahora una pregunta: hasta ahora Pablo ha estado hablando sobre el bautismo. ¿Es el bautismo una necesidad o es opcional? ¿Si es una necesidad acaso esto significa que HASTA que nosotros nos bauticemos no estamos muertos al pecado, no estamos enterrados con Cristo, y por lo tanto seguimos siendo la persona vieja, sin seguir viviendo la nueva vida redimida de un creyente? Es decir: ¿qué pasa con una persona que ha profesado a Cristo, pero por una razón u otra nunca ha sido bautizada (ya sea impedida por las circunstancias o rechazada por elección)? Puede que no pueda darle una respuesta satisfactoria a eso, pero una cosa es cierta: en Romanos 6 (y en otros pasajes) para Pablo bautismo (inmersión) es absolutamente el momento ritual indispensable para los gentiles o judíos cuando se produce la finalización de dejar nuestra antigua vida pecaminosa en Adán y entrar en nuestra nueva vida recta en Cristo. Cuando vamos a un funeral, y especialmente si hay un servicio junto a la tumba y el ataúd se baja a la tierra, hay una sensación de cierre. Incluso si ese ser querido ha estado muerto durante unos días, el impacto de la finalidad de la muerte no suele ocurrir hasta que el funeral ha terminado. Porque el bautismo de Pablo sirve ese mismo papel para un nuevo creyente; el mismo indica finalidad y cierre. Pero también hay otro aspecto del bautismo a considerar. El bautismo es el rito de iniciación en la comunidad de creyentes para un nuevo creyente. Por supuesto, la fe en Cristo se asume antes de que ocurra el bautismo, por lo que parece que la salvación ocurre independientemente del bautismo y antes del mismo. Pero la salvación y sus efectos sobre nosotros no son todos inmediatos o todos a la vez. Hay grandes debates religiosos sobre la secuencia y el momento de llegar a la fe, la morada del Espíritu Santo, la recepción de dones espirituales, etc. para un creyente recién profesado. El bautismo, para Pablo, es claramente parte de la secuencia de salvación y un peldaño importante que no debe ser dejado de lado. Porque el bautismo de Pablo va mucho más allá del mero simbolismo y conlleva consecuencias reales y tangibles con él. Curiosamente, las consecuencias del bautismo parecen estar más en el aquí y ahora en estos cuerpos presentes que en nuestra resurrección en nuestros nuevos cuerpos. También, por lo tanto, la falta de bautismo tiene consecuencias tangibles reales con el mismo. Creyentes; Os insto: no descuides ser bautizado, aunque no puedas imaginar los verdaderos beneficios. Pablo insiste en que los beneficios están ahí y son reales. Pero lo más importante es que el bautismo es una cuestión de obediencia.  

En el versículo 6, Pablo afirma que cuando nuestro "viejo yo" fue ejecutado en la cruz (es decir, en el bautismo nos hemos unido a Cristo en la cruz), ese es el momento en que todo lo que nos hizo pecar es destruido y así nosotros ya no somos esclavos del pecado. El viejo yo significa todos nosotros; toda la persona. Cada aspecto de quiénes éramos que representa todos los efectos del hombre caído causado por Adán está involucrado. Pero tampoco debemos asumir que Pablo está diciendo que nuestro antiguo yo ya no existe; de alguna manera mística, ese viejo yo perdura para ser un desafío para nosotros todos los días. Estos cuerpos viejos, tan frágiles y sujetos al tiempo, continuarán hasta nuestra muerte; no salimos de las aguas purificadoras del bautismo con un cuerpo nuevo. La muerte en Cristo, al igual que la resurrección en Cristo, es un proceso: algunos ahora, otros más tarde. De modo que no debemos sorprendernos cuando la tentación a veces sigue ganando. Pero la mejor noticia para nosotros es que ya no somos esclavos del pecado; o, desde el punto de vista judío de la época de Pablo, la inclinación al mal ya no es nuestro amo de lo que somos su esclavo. Hemos sido liberados para poder responder a Dios y a la buena inclinación que llevamos dentro.

¿Y por qué estamos tan libres del pecado? Pablo dice en el versículo 7 que es porque los muertos no pueden pecar. Y como nos hemos identificado plenamente con Cristo en Su muerte, entonces, por supuesto, nos identificamos con Él en Su resurrección y su nueva vida. Sin embargo, si bien la muerte y resurrección de Cristo es un acontecimiento completo para Él, no es así para nosotros. Yeshua ya no está agobiado por un cuerpo frágil ni por los vínculos y relaciones de este mundo; pero nosotros, Sus adoradores, lo estamos. No es hasta que nosotros vayamos a la tumba que esos vínculos y relaciones terminen. No es hasta que nosotros resucitemos de la tumba que nuestros cuerpos serán reemplazados por otros nuevos, eternos y glorificados. Así que; nosotros esperamos. Y esperemos que con cada día que pasa nuestra nueva vida y nuestra identificación nueva con Cristo aumente en sus efectos incluso en este mundo presente. Pero eso depende de nosotros; esa es nuestra obligación de velar por que suceda. Nuestro perdón, misericordia, compasión y bondad amorosa hacia nuestro prójimo no vienen automáticamente con la salvación; debemos trabajar en ello tal como debemos trabajar en nuestra obediencia a Dios.  

En el versículo 12 Pablo saca algunas conclusiones de todo lo que ha afirmado hasta ahora. La misma es que si estamos muertos a pecar, pero vivos en Dios a través de Cristo, entonces esto significa que toda una nueva dinámica es posible para nosotros y tenemos que estar conscientes de la misma, y debemos aprovecharnos de la misma. Así que ahora que hemos aprendido cómo debemos pensar y entender lo que significa la muerte y resurrección de Yeshua para el Creyente a nivel espiritual, el siguiente paso es entender qué acciones físicas y tangibles debemos tomar como resultado de esta realidad. Y lo primero que un creyente debe hacer es evitar que el pecado reine en nuestra vida. Antes de la salvación estábamos bastante indefensos contra el poder del pecado; pero ahora tenemos más control. Dado que la inclinación malvada ya no es nuestro amo y nosotros su esclavo, entonces no debemos comportarnos como si siguiera siendo así. Los soldados y otras personas que han tenido experiencias horribles (especialmente durante largos períodos de tiempo) a veces pueden salir con TEPT; Trastorno de estrés postraumático. Y aunque puede manifestarse de varias maneras, al final la situación es que cuando llega el momento de que las víctimas del TEPT ya no están en esas circunstancias ni en peligro, en su subconscientes ellos todavía a veces sienten como si lo fueran. No pueden conciliar su vieja situación peligrosa con su nueva situación más segura. El resultado puede ser un comportamiento que no coincida con sus condiciones actuales, sino que es más bien un fuerte placer posterior de los traumas del pasado. Como creyentes habíamos estado bajo el poder del pecado, bajo el dominio de nuestras inclinaciones malignas, desde nuestro nacimiento. Estuvimos en esa condición peligrosa durante tanto tiempo que no estamos muy seguros de cómo actuar desde el momento de nuestra salvación cuando la situación cambió. Como creyentes todavía podemos llevar los residuos de nuestros pecados pasados con nosotros, y así comportarnos por instinto y reacción instantánea más que en relación con nuestra nueva realidad.   

Pablo dice que los creyentes, gracias a la salvación, ahora tienen un control y un recurso que no tenían antes de llegar a la fe porque como resultado ya no somos peones bajo el hechizo de un amo malvado (nuestra inclinación malvada). Ahora estamos alejados de nuestras condiciones peligrosas y traumáticas, por lo que ya no tenemos que dejar que el pecado tome su curso en nosotros. De hecho, debemos luchar contra nuestras persistentes tendencias pecaminosas de la misma manera que los rebeldes luchan contra un tirano malvado cuando nos sentimos volviendo al comportamiento y la mentalidad de nuestro viejo yo, que en realidad sólo existe para nosotros como recuerdo. Así que Pablo centra su atención en nuestros cuerpos porque todavía pertenecen a este mundo presente y pueden ser utilizados para cosas divinas o injustas. Es a través de nuestro cuerpo que nos conectamos con este mundo presente; a través de nuestros sentidos y a través de nuestras extremidades. Así que debemos aprender a controlar estos cuerpos que no fueron hechos diferentes debido a nuestra salvación. Debemos controlar conscientemente lo que nuestros cuerpos ven, lo que oyen, lo que tocan, lo que dicen, lo que comen, lo que beben y lo que hacen. Es a través de estos cuerpos mortales donde el pecado puede tener su efecto más devastador porque estos cuerpos son esencialmente los vestigios retenidos de nuestro antiguo yo. Pero ahora tenemos el poder de Dios para ayudarnos a recuperar el control de hacer cosas rectas con estos cuerpos en lugar de las cosas injustas que solíamos hacer. Pero no se equivoquen: la responsabilidad recae en nosotros. Ya no podemos ofrecer la excusa de que "el Diablo me hizo hacerlo"; o "es sólo mi naturaleza hacer mal". Ya no eres esclavo del pecado y de tu inclinación malvada.  

¿Y cómo es posible todo lo anterior? En el versículo 14 Pablo dice algo que ha sido interpretado y reinterpretado a lo largo de los siglos. El mismo ha llevado a la Iglesia a idear la doctrina casi universal de que la Ley ha muerto y ya no existe. Y sin embargo, algunos eruditos cristianos de alto nivel siguen diciendo que tal cosa no puede ser el caso debido a lo que Pablo dijo ya que tal pensamiento es una desviación radical de lo que Yeshua instruyó. Veamos el versículo 14 en una pequeña muestra de diferentes traducciones del inglés.  

CJB Romanos 6:14 Porque el pecado no tendrá poder sobre ti; porque no estás bajo el legalismo sino bajo la gracia.

NAS Romanos 6:14 Porque el pecado no se enseñoreará de vosotros, pues no estáis bajo ley, sino bajo la gracia.

 KJV Romanos 6:14. Porque el pecado no los dominará a ustedes; porque no están bajo la ley, sino bajo la gracia.

Dependiendo de cómo se afinan tus oídos, lo que habrás oído es que los creyentes ya no están sujetos a la Ley de Moisés, sino que están sujetos a la gracia. Este es el versículo principal del NT donde la doctrina de la Ley versus la Gracia se define no sólo como un medio para la salvación, sino si la Ley de Moisés tiene alguna relevancia en la vida de un Creyente. Y les digo que los eruditos honestos y buenos de la Biblia confiesan que este versículo es muy poco claro y ambiguo en su significado. Por eso varias denominaciones tomarán algo diferente de ella. Veamos qué conclusiones podemos llegar aquí en la clase de Torá “Seed of Abraham”.

Vamos a comenzar observando que de estas tres versiones diferentes de este versículo que les leo, una en particular es una mala traducción (la KJV) y otra es lo que se llama una traducción dinámica, lo que significa que es un intento de decirnos el significado en lugar de transliterar las palabras griegas al inglés (la Biblia Completa judía disponible solo en ingles CJB). Observe cómo el NAS dice "bajo ley", mientras que la KJV dice "bajo la ley". Es evidente que el uso del término "La Ley" se utiliza casi universalmente en la Biblia, AT o NT, para referirse a la Ley de Moisés. Sin embargo, "La Ley" es una traducción incorrecta al español. No soy un experto en lengua griega, pero sé lo suficiente como para notar que el artículo definitivo "la" no aparece antes de la palabra "ley" en los manuscritos griegos. Consulté a nuestro ministro de lengua griega, el rabino Baruj, y él estuvo de acuerdo en que no hay ningún artículo definido presente. Por lo tanto, no está "bajo la Ley", sino que simplemente está "bajo ley". Gran diferencia, ya que esto significa que no debemos ver esto como un significado que Pablo pone la Ley de Moisés en oposición a la gracia. Pero significa que vamos a ver alguna característica de ley misma en oposición a alguna característica de gracia.

Así que la pregunta básica con la que luchan la Iglesia y los eruditos bíblicos es: ¿Está Pablo diciendo que la gracia ha aparecido de repente y reemplazado las leyes y regulaciones de Dios? ¿O, la gracia tal vez reemplaza o mitiga algún aspecto o consecuencia de las leyes y regulaciones? Pero la segunda pregunta básica es: ¿qué tiene en mente Pablo cuando habla de gracia? Según aprendimos cuando comenzamos esta lección, no podemos simplemente hablar de gracia (favor inmerecido) sin saber qué acto de favor Dios lo conectó. Pablo ha dejado claro que la gracia no es un "favor" divino indefinible que Dios ha dado a Sus adoradores que salva; más bien es algo muy específico. La misma es que Dios nos favorece (Él nos agracia) con rectitud. O mejor, Dios nos favorece POR MEDIO DE QUE Él nos justifica (justificándonos en términos más tradicionales) aunque no lo merezcamos.

Usted conoce mi posición sobre esto; en su punto más básico, cualquiera que sea la intención de este versículo de transmitir no puede significar que Pablo esté diciendo que un acto de gracia divina ha abolido y reemplazado la Ley de Moisés. Porque si Pablo realmente quiere decir esto entonces él está en confrontación directa con Su Mesías Yeshua porque en Mateo 5:17 -19 Yeshua dice que No vino a abolir la Ley de Moisés, y que ni la parte más pequeña de la Ley cambiará, y mucho menos desaparecerá en su totalidad, hasta que el Cielo y la tierra desaparezcan. Y, de hecho, si alguien dice que Él lo hizo, y así decide no obedecer la Ley, entonces Cristo lo relegará a la posición menor en Su próximo Reino. Pero el pueblo que está de acuerdo con Él en que la Ley de Moisés continúa intacta y obedece la Ley, Cristo lo relegará como el más grande de Su Reino.

El Comentario del Profesor C.E.B. Cranfield sobre el Libro de los Romanos es pensado incluso por los más grandes eruditos cristianos modernos como uno que no tiene comparación. El suyo es el pináculo, el Estándar de Oro, para los comentarios del libro de los Romanos. Esto es lo que Cranfield dice sobre el versículo 14.

"... porque no están bajo la ley, sino bajo la gracia" se toma ampliamente para significar que la ley del Antiguo Testamento ha sido reemplazada, su autoridad ha sido abolida para los creyentes. Esto, puede admitirse, sería una interpretación plausible, si esta oración estuviese por si sola. Pero puesto que está dentro de un documento (la carta a los Romanos), que contiene cosas tales como (Romanos) 3:31; 7:12; 14a; 8:4 y 13:8-10, y en la que la ley se menciona una y otra vez como autorizada, tal lectura es extremadamente improbable. El hecho de que "bajo la ley" se contraste con "bajo la gracia" sugiere la probabilidad de que Pablo esté aquí pensando no en la ley en general, sino en la ley como condenar a los pecadores; porque dado que la "gracia" denota el favor inmerecido de Dios, lo contrario natural de la gracia parecería estar "bajo el desfavor de Dios o Su condena". Y la sugerencia de que el significado de la oración es que los creyentes no están bajo la condena de Dios pronunciada por la ley, sino bajo Su favor desatendido recibe una fuerte confirmación de (Romanos) 8:1. "Por lo que entonces no hay condena para aquellos que están en Cristo Jesús."  

Aunque no estoy de acuerdo con Cranfield en que lo que Pablo hace referencia en este versículo es la Ley de Moisés (por razones que os di hace unos momentos), estoy de acuerdo con él en que normalmente se asume en el cristianismo institucional que la Ley de Moisés es lo que se pretende. Pero incluso bajo esa suposición todavía no se da cuenta de que Pablo está diciendo que los creyentes no tienen más obligación de obedecer la Ley de Moisés porque en cambio están bajo gracia En qué capacidad exactamente la Ley tiene relevancia para los creyentes de hoy está abierto al debate; pero no está abierto al debate (especialmente usando las propias palabras de Pablo en otros lugares de su carta a los Romanos) que lo que quiere decir en el versículo 14 es que la Ley está muerta y se ha ido para los cristianos.. Así que parece claro que lo que nosotros como creyentes no estamos bajo es la maldición de la Ley; el tema no es la propia Ley. La maldición de la Ley viene de desobedecer la Ley. La desobediencia a la Ley se define en toda la Biblia (AT y NT) como pecar. La maldición que resulta de pecar es la ira de Dios, y la ira de Dios contra nosotros resulta en nuestra muerte eterna.

Pero la razón por la que los creyentes que desobedecen la Ley NO están sujetos a la ira de Dios o a nuestra muerte eterna ciertamente no es porque Dios haya abolido la Ley; sino más bien porque Dios nos ha justificado a nosotros los pecadores por medio de Su favor inmerecido sobre nosotros (Su gracia). Recuerden: desde el capítulo 1 Pablo ha enmarcado esta carta a los Romanos como girando en torno al problema del pecado y las consecuencias de la ira de Dios. Y esa ira no sólo es aplicable al pueblo de la Ley (judíos) que han violado la Ley, sino que también se aplica a los gentiles que no tenían la Ley de Moisés, sino que tenían la Ley Natural de Dios que todos los seres humanos tienen inscrita en su interior, que fue quebrantada, y ahora también están sujetos a la ira de Dios. La solución de Dios: Él da justicia a los judíos y gentiles que confiarán en la fidelidad de Yeshua para con Dios Su Padre. Y esta justicia nos exime de la ira de Dios. Esa es la doctrina correcta.

Nosotros continuaremos con Romanos capítulo 6 la próxima vez.

6355 N Courtenay Parkway, Merritt Island, FL 32953