EL LIBRO DE LOS ROMANOS

Lección 10, Capítulo 3 y 4

No estoy seguro de que se hayan escrito palabras más hermosas, altisonantes e inspiradoras de esperanza en la Biblia que lo que leemos en Romanos 3:24:

LBLA Romanos 3:24 24 siendo justificados gratuitamente por su gracia por medio de la redención que es en Cristo Jesús, 25 a quien Dios exhibió públicamente como propiciación por su sangre a través de la fe, como demostración de su justicia, porque en su tolerancia, Dios pasó por alto los pecados cometidos anteriormente.

Mientras que esto es afirmado en aproximadamente la mitad de las palabras en la mayoría de las versiones de la Biblia en español, el significado es el mismo. Es que la salvación y nuestra liberación del poder del pecado es un regalo gratuito de Dios que no puede ser ganado o merecido por nuestras propias buenas obras (ni puede ser negado por nuestra falta de buenas obras). Más bien fue logrado en nuestro nombre por las buenas obras de Jesucristo, específicamente por Él siendo tan perfectamente fiel que Él fue a la cruz como nuestra expiación y como nuestro Cordero Pascual.

Puesto que ciertamente este es el caso, ¿por qué Pablo pasa tanto tiempo hablando y enseñando sobre la Ley? Puede reducirse a esto ciertamente sobre un principio simplista, pero, ciertamente, verdadero: mientras que la Ley y el Evangelio de Cristo están orgánicamente conectados, los mismos sirven dos propósitos críticamente importantes, pero completamente diferentes. La Ley y el Evangelio no son competidores; son compañeros de equipo. Para que exista la vida humana o animal, todos debemos tener como necesidades básicas de aire, agua y alimentos. Estas 3 necesidades para la vida física son de importancia crítica y orgánicamente conectadas, pero cada una tiene fines completamente diferentes. Nadie puede decirnos que elijamos uno, o incluso dos, de los tres como los más importantes. Cualquiera de los tres que nos quiten por mucho tiempo significa muerte física. Es lo mismo con la Ley y con el Evangelio de Cristo. Durante siglos, la Iglesia institucional nos ha dicho que elijamos uno de los dos (obviamente con la intención de que elijamos el Evangelio). Dios nos dio a los dos porque necesitamos ambos. Así que Pablo está tratando de explicar la diferencia entre la Ley y el Evangelio, y cuáles son los propósitos para cada uno y (igual de importante) cuales no lo son. Y que nosotros no debemos confundir uno con el otro.

Nunca debemos olvidar que tanto la Ley como el Evangelio fueron dados por Dios a Israel. Fue sólo más tarde que Cristo dijo a Sus discípulos que el Evangelio debía ser llevado al mundo gentil. Esto es algo que confundió y enfureció a la mayoría de los judíos de la época de Pablo. Y gran parte de lo que hemos estado leyendo es a Pablo explicándose a sí mismo por llevar el Evangelio a los gentiles y al hacerlo estableciendo algunos de los principios básicos de nuestra fe judeocristiana.

Así que regresemos a Romanos capítulo 3 en el versículo 24. Volveremos a leer el capítulo 3 del versículo 24 hasta el final.

VOLVER A LEER ROMANOS CAPÍTULO 3:24 – HASTA EL FINAL

Esencialmente en el versículo 25 Pablo explica los detalles de cómo es que el Evangelio, como se indica en el versículo 24, es capaz de hacer lo que él afirma que hace. En otras palabras, Pablo afirma que una persona es recta por el don libre de gracia de Dios, y no por ningún tipo de obra. Pero especialmente un judío que está inmerso en el judaísmo va a mirar con escepticismo esa afirmación por un par de razones. Primero porque era la doctrina judía estándar de la época de Pablo que simplemente ser judío era suficiente para que Dios viera a un judío como justo. Y que al hacer la Ley uno mantenía su condición de judío y por lo tanto mantiene su posición de rectitud ante Dios. Siento seguir repitiéndome, pero es necesario. Cuando los judíos insistieron en que estaban haciendo la Ley, no significa específicamente que estuvieran haciendo la Ley de Moisés. Significa que estaban haciendo leyes judías; Tradición; Halajá.  La filosofía religiosa del judaísmo era (y sigue siendo) que Halajá estaba haciendo efectivamente la Ley de Moisés, porque Halajá era las interpretaciones rabínicas de la Ley de Moisés, que incluía una larga lista de resoluciones rabínicas posteriores sobre comportamientos y rituales requeridos que se derivaban de esas interpretaciones.  ¿Pero acaso estaban los judíos miembros de las sinagogas consultando a la Torá, la Ley de Moisés, sobre asuntos religiosos? No. Estaban siguiendo el Halajot (las muchas Tradiciones) que los maestros fariseos de la sinagoga dijeron que deberían seguir. Por lo tanto, ya no había una línea clara entre la Sagrada Escritura (la Ley de Moisés) frente a las Tradiciones de los rabinos.

La segunda razón por la que los judíos eran escépticos de la afirmación de Pablo sobre la salvación como un regalo gratuito de gracia para todos los que creen en el Mesías, es porque no veían a un Mesías como alguien teniendo ninguna participación directa en su relación espiritual con Dios. Para ellos, un Mesías era simplemente un descendiente real y físico del rey David que militarmente sacaría a los judíos de ser oprimidos por Roma y hacia una época dorada de Israel convirtiéndose en el reino dominante a nivel mundial.

Lo que deberíamos ver es que Pablo (al menos en su propia mente) ha decidido que es necesario dar conferencias a estos creyentes judíos y gentiles de la ciudad de Roma acerca de estos principios de fe. Es evidente que él este escéptico de que se les haya enseñado correctamente el Evangelio o que se les haya enseñado las doctrinas apropiadas para vivir su vida. Pablo no ha decidido escribir una extensa teología general del cristianismo y enviarla al azar a Roma. Él está respondiendo a lo que él cree que son ciertos asuntos apremiantes dentro de las congregaciones creyentes de Roma. Y como apóstol designado por Cristo a los gentiles, Pablo también cree que no sólo es su deber establecer las doctrinas sobre la fe del Mesías, sino que también tiene la autoridad para hacerlo.

Así que, a modo de explicación sobre cómo es que Dios ofrece la salvación como un regalo gratuito a todos los que confían en el Mesías Yeshua, dice en el versículo 25 que Dios (que significa el Padre) presentó a Yeshua como sacrificio por el pecado. Por lo tanto, como sacrificio (y Pablo tiene en mente un sacrificio de altar, no algo teórico o alegórico), la sangre de Yeshua cumple con el requisito de la Torá de derramar sangre inocente por el bien de los culpables. Hagamos una pausa por un momento. La palabra griega hilasterion es lo que se está traduciendo diversamente en las biblias en español como propiciación, o sacrificio de expiación, o expiación.

 Lo interesante es que en el Antiguo Testamento griego la hilasterión se utiliza para traducir la palabra hebrea kappará. Y kappará significa Asiento de la Misericordia (la tapa del Arca de la Alianza). Así que la traducción literal apropiada al español es: "Dios presentó a Yeshua como el Asiento de la Misericordia...". Es decir, el Asiento de la Misericordia es el lugar donde la expiación es hecha por el Sumo Sacerdote, una vez al año, para todo Israel. Ahora Dios ha puesto a Yeshua como ese Asiento de Misericordia....como ese lugar donde se debe hacer expiación. No alegóricamente, pero en realidad.

Me gustaría señalar que en la época de Pablo (y desde el regreso de los judíos de Babilonia) no había arca ni Asiento de Misericordia en el Lugar Santísimo. El mismo había sido llevado a Babilonia por Nabucodonosor como un botín de guerra y nunca regresó. Así que cuando el Sumo Sacerdote entraba anualmente en el Lugar Santísimo en el Templo en Yom Kippur, él todavía realizaba el ritual requerido de expiación, pero en lugar de rociar sangre en el Asiento de la Misericordia él esparcía sangre en el suelo donde el Arca solía sentarse. ¿Fue esto eficaz para la remesa de pecados para Israel? No puedo estar 100% seguro, pero yo no creo que fuese.

Pablo continúa diciendo que esta remisión del pecado fue el resultado de la fe en la sangre de Cristo. Este pasaje siempre ha creado alguna dificultad porque la forma habitual en que se interpreta es que es NUESTRA fe en la sangre derramada de Cristo lo que cuenta como nuestra justicia. Pero como señala Joseph Shulam, eso no puede ser correcto porque para llegar a esa conclusión uno debe alterar el verbo y el orden de las palabras en el versículo. Y, de hecho, eso es hecho regularmente por eruditos bíblicos que piensan que tiene más sentido alterar el orden de las palabras griegas en este pasaje. Pero si dejamos el orden de las palabras tal y como están en el griego original, entonces el significado cambia de NUESTRA fe a la fe de Cristo como catalizador de la expiación y el perdón. Y esto va a la par con el significado del versículo 22 que habla de la fidelidad de Yeshua a Dios. Entonces, cuando se lee correctamente este pasaje, se dice que la expiación ha sido hecha a través de la fidelidad de Yeshua al permitir que Su sangre sea ese sacrificio de expiación por todos los que creen. Yo sólo señalo esto porque mucha de NUESTRA fe se enfatiza demasiado en el cristianismo moderno, cuando en realidad las Escrituras señalan la fe del Mesías y la fidelidad como los asuntos primarios. Y entonces nosotros debemos CONFIAR en SU fidelidad. Y a menudo esto se manifiesta en los cristianos constantemente preocupados por cuánta fe tenemos, y por lo tanto un mayor nivel de fe trae consigo más favores y más recompensas. O existe una creencia de que si las cosas no resultan como queremos es porque no tenemos suficiente fe, entonces si sólo pudiéramos reunir más fe más de lo que queremos que suceda pasaría. Nuestra fe nunca será perfecta; nuestra fe nunca será suficiente para justificar nuestra salvación. Por lo tanto, debemos confiar en la fe perfecta del Mesías.

El resto del versículo 25 y su flujo hacia el versículo 26 es bastante difícil. Habla de cómo el sacrificio de Yeshua pone de relieve la tolerancia de Dios porque Dios pasó por encima de los pecados que la gente había cometido en el pasado, a pesar de que Él nunca había remitido esos pecados ni castigado a los pecadores por esos pecados. Para entender esto tenemos que retroceder unas semanas cuando definimos cuidadosamente lo que significa la justicia de Dios. ¿Cuál es la justicia de Dios?

 Y descubrimos que, en primer lugar, la forma en que se define la justicia de Dios es completamente diferente de cómo se define la justicia humana. La justicia humana se define como estar justo ante Dios, y haciendo lo correcto ante Dios. La justicia de Dios se resume en Su voluntad salvadora. Es decir, la justicia de Dios es su determinación de llevarse a las personas que no están bien con él y hacerlas bien con él. En este caso, Pablo está diciendo que al menos para algunos, Dios pasó por alto sus pecados pasados ​​y pospuso un castigo que merecían generosamente. Él no hizo un guiño a esos pecados ni los olvidó. En lugar de posponer el castigo hasta que viniera Yeshua, ahora la sangre de Yeshua podría expiarlos de una vez por todas. Y el mero hecho de que Dios hiciera esto con tanta gracia magnifica aún más Su gloria.

Así que después de explicar la razón por la que la muerte de Yeshua en la cruz es la justificación legal para que Dios baje del cielo y justifique a aquellos que confían en este increíble protocolo de gracia, Pablo entonces hace una simple pregunta en el versículo 27: "¿Qué espacio queda para jactarse?" Es decir, claramente el pecador cuyos pecados son expiados 1) no merece el perdón, 2) no ha hecho nada para ganarse el perdón y 3) recibe el perdón como un regalo gratuito. Por lo tanto, no puede sostenerse a sí mismo como si hubiera trabajado incansablemente para ser observador de la Torá como la razón por la que Dios elegiría justificarlo. Sus obras no le hacen ganar mérito; le ganan la condenación si cuenta que esas obras son su justicia. Entonces, como de costumbre, Pablo responde a su propia pregunta. Dice que no hay lugar para jactarse de las obras de uno como la razón por la que Dios lo justifica, ya que las obras nunca fueron la forma en que uno recibió la justicia. Más bien es la confianza y la confianza solamente lo que gana la rectitud de una persona. Pablo lo dice de otra manera en el versículo 28: obedecer la Ley no es la forma en que uno alcanza la justicia que salva.

Pablo avanza su argumento para la inclusión gentil en la fe bíblica en el versículo 29. Él hace la pregunta retórica: ¿Es Dios sólo Dios de los judíos o también es Dios de los gentiles? Por supuesto, él responde a su propia pregunta y dice, sí, Dios es el Dios de los judíos y gentiles porque Dios es uno (en hebreo, ejad). O en español, sólo hay un Dios por lo que no puede haber dioses separados; uno para los judíos y otro para los gentiles. ¿De verdad? Eso es gracioso porque esto claramente contradice otra doctrina cristiana bastante extendida que esencialmente hace la afirmación de que hay dos Dioses: uno para los judíos y otro para los cristianos gentiles. El de los judíos es el Dios del Antiguo Testamento, el Padre. El de los cristianos gentiles es el Dios del Nuevo Testamento, el Hijo. Y si tenemos dos Dioses, entonces necesariamente tenemos dos lealtades diferentes para dos conjuntos diferentes de personas junto con dos conjuntos separados de reglas. Pablo aborda esta pregunta de frente y dice que no; sólo hay un Dios para los judíos y los cristianos gentiles.

Y ahora en el versículo 30 Pablo llega a una conclusión. Pero permítanme recordarles que a lo largo de esta disertación ha estado siguiendo el método estándar rabínico del talmud de hacer su caso. Él presenta la pregunta; a continuación, presenta el fallo que un rabino anterior hizo; a continuación, refuta ese fallo (por lo general diciendo Dios no lo quiera); y finalmente pronuncia su propio fallo correcto. La llegada de Pablo a una conclusión se anuncia comenzando el versículo "por lo tanto".

 Y la regla es que como sólo hay un Dios, lógicamente significa que Dios entonces debe ser Dios de todos (judíos y gentiles), entonces Dios justificara a aquellos que son circuncidados (es decir, los judíos) basándose en su confianza, así como Él justificara a aquellos que no están circuncidados (queriendo decir los gentiles) también basados en su confianza.

Pero ahora en el versículo 31 viene la cuestión de los siglos. Debido a todos los argumentos anteriores sobre judíos y gentiles, y que la Ley (la Torá) NO salva, sólo la confianza en Dios salva, ¿significa eso que la Torá es abolida debido a esta confianza? En otras palabras, ya que debido al sacrificio de sangre de Yeshua en la cruz en la que podemos poner nuestra confianza, ¿esto hace que la Ley (la Torá) sea obsoleta, sustituida y, por lo tanto, abolida? ¿Cómo podría Pablo responder a esa pregunta? E independientemente de su respuesta, ¿en qué podría basar su teología? Creo que lo sé, y creo que la mayoría de ustedes lo saben. Por mucho que me guste usar la versión CJB, en este pasaje quiero usar la versión LBLA sólo para demostrar que no importa qué versión usemos, el resultado es el mismo.

Mateo 5:17-19 LBLA

17 No penséis que he venido para abolir la ley o los profetas; no he venido para abolir, sino para cumplir.

 18 Porque en verdad os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, no se perderá ni la letra más pequeña] ni una tilde de la ley hasta que toda se cumpla.

 19 Cualquiera, pues, que anule uno solo de estos mandamientos, aun de los más pequeños, y así lo enseñe a otros, será llamado muy pequeño en el reino de los cielos; pero cualquiera que los guarde y los enseñe, este será llamado grande en el reino de los cielos.

La respuesta de Pablo está directamente relacionada con la declaración de Yeshua. Y su respuesta a la pregunta de si todo lo que dijo sobre la igualdad del Evangelio para judíos y gentiles, y que la Ley no salva, significa que la Ley es abolida…. ¡De NINGUN MODO! Seamos sinceros; si hubiera dicho lo contrario, habría refutado a Su Salvador.

Pasemos al capítulo 4 de Romanos.

LEER ROMANOS CAPÍTULO 4

En términos judíos, el capítulo 4 de Romanos es esencialmente un Midrash (una discusión interpretativa) de Génesis 15:6. Allí leemos: Génesis 15:6 LBLA  6 Y Abram creyó en el Señor, y Él se lo reconoció por justicia.

Así que Pablo va a justificar su afirmación de que confiar en la fidelidad es lo que realmente confirma la Ley de Moisés (y no la abolió) citando a Abraham. Y comienza abordando una premisa estándar del judaísmo que claramente existía entonces, y existe hasta el día de hoy que se llama en hebreo z'kut avot: los méritos de los Padres. Esta era una creencia que era parte integral del concepto de que el judaísmo mismo garantizaba la justicia ante Dios. Sin embargo, esto peló otra capa de la cebolla al reclamar la justicia judía sobre la base de la justicia de sus antepasados. Las palabras clave del versículo 1 son "por sus propios esfuerzos". En otras palabras, los judíos creían que Abraham era justo debido a sus obras y que la justicia de Abraham tenía mucho que ver con su propia justicia.

En primer lugar, permítanme comentar que es tristemente fascinante que Abraham esté casi desconectado del cristianismo moderno, a pesar de que Pablo ha apelado a Abraham en más de una ocasión para demostrar no sólo la eficacia del Evangelio, sino también de la Ley. Abraham es visto por la Iglesia como más conectado con el judaísmo y con el islam. Y, sin embargo, aquí en el Nuevo Testamento Pablo nos muestra que el plan de redención con el que todos contamos está directamente conectado con Abraham. Pero aún más si Pablo puede demostrar a sus lectores que si Abraham no tenía derecho a la gloria (porque no recibió su justicia a través de sus obras), entonces nadie más puede reclamar la gloria de sus propias obras.

Luego, Pablo dice que, si Abraham fuera justo por Dios debido a sus obras, entonces ciertamente tendría algo de qué presumir. Pero eso no es lo que sucedió; más bien Abraham puso su confianza en Dios y Dios acreditó esa confianza como la justicia de Abraham. El punto que Pablo está haciendo es que la Ley aún no existía en la época de Abraham (no existiría hasta 6 siglos más).

Así que no puede ser haciendo obras de la Ley que Dios vio a Abraham como justo. Más bien, si se trataba de alguna obra, la "obra" era simplemente la de confiar. En el Judaísmo del 2do Templo se creía que Abraham era justo ante Dios en base a sus obras. En el Libro de los Jubileos (que fue escrito en algún momento del siglo II A.C.) leemos que "Abraham fue perfecto en todas sus obras con el Señor, y bien agradable en justicia todos los días de su vida". Así que Pablo no estaba de acuerdo con las creencias judías estándar de su época. Él dice en el versículo 3: "Pero así no es como es ante Dios", lo que significa que Abraham NO estableció su justicia ante Dios a través de sus obras. En cambio, Pablo cita Génesis 15:6 en cómo Abraham llego a tener su justicia; y simplemente fue acreditado por Dios a causa de la confianza de Abraham.

Así que para explicar cómo fue que a Abraham se le atribuyó la justicia, Pablo proporciona una analogía simple. Dice que una persona que trabaja por un salario no recibe su salario debido a un favor. No recibe su salario como regalo o como un acto de gracia por parte de su supervisor. Se lo ha ganado por sus propios trabajos duros; la recompensa se debe a él y por lo que con razón puede gloriarse en ella. Por otro lado, si una persona no trabaja, sino que simplemente confía en Dios para hacer de personas que no son justas en personas que son justas, entonces esa persona no ha ganado nada y por lo tanto no se le debe nada. La confianza que tienen en Dios es simplemente imputada a ellos, por Dios, como justicia. Lo que esa persona recibió (justicia) no se le debía; se le dio como un favor, un regalo.

En el versículo 6 Pablo trae a colación al rey David para usar lo que tenía que decir como otra prueba de que las obras no son lo que hace a una persona justa ante Dios. De hecho, Pablo está usando el Salmo 32 para ayudar a interpretar correctamente Génesis 15.6. Sólo los primeros 2 versículos del Salmo 32 son citados por Pablo. Pero era un principio rabínico que el sólo citar parte de un pasaje indicaba que todo el pasaje de las Escrituras estaba siendo referido y, por lo tanto, debía leerse en la discusión. Así que escuchemos lo que David tenía que decir acerca de la fuente de justicia (incluso para aquellos, como él, que eran judíos y tenían la Ley) leyendo todo el salmo 32 el cual es bastante corto.

LBLA Salmo 32:1  

1 ¡Cuán bienaventurado es aquel cuya transgresión es perdonada, cuyo pecado es cubierto!
¡Cuán bienaventurado es el hombre a quien el Señor no culpa de iniquidad,
y en cuyo espíritu no hay engaño!

Mientras callé mi pecado, mi cuerpo se consumió con mi gemir durante todo el día.
Porque día y noche tu mano pesaba sobre mí; mi vitalidad se desvanecía con el calor del verano. (Selah])
Te manifesté mi pecado, y no encubrí mi iniquidad. Dije: Confesaré mis transgresiones al Señor; y tú perdonaste la culpa de mi pecado. (Selah)
Por eso, que todo santo ore a ti en el tiempo en que puedas ser hallado]; ciertamente, en la inundación de muchas aguas, no llegarán estas a él.
Tú eres mi escondedero; de la angustia me preservarás; con cánticos de liberación me rodearás. (Selah)

Yo te haré saber y te enseñaré el camino en que debes andar; te aconsejaré con mis ojos puestos en ti.
No seas como el caballo o como el mulo, que no tienen entendimiento; cuyos arreos incluyen brida y freno para sujetarlos, porque si no, no se acercan a ti.
10 Muchos son los dolores del impío, pero al que confía en el Señor, la misericordia lo rodeará.
11 Alegraos en el Señor y regocijaos, justos; dad voces de júbilo, todos los rectos de corazón.

Así que Pablo utiliza este Salmo de David para hacer un punto clave: Dios perdona y da justicia a aquellos que han pecado; y, sin embargo, las personas que han pecado no merecen perdón. Sin embargo, en el versículo 2, Dios "imputa" o "cuenta" (dependiendo de tu versión bíblica) ninguna culpa al pecador, por lo que la justicia a su vez podría ser dada a ese pecador que Dios ahora ya no ve como pecador.

La instrucción del versículo 8 sobre de "cómo vas a andar" se refiere a la Ley de Moisés, la Torá. Pero fíjate en que esto no está asociado con CÓMO uno se vuelve justo. Ir por el camino a seguir, y recibir justicia, son dos cosas diferentes. "Ir por el camino a seguir" NO causa justicia. Pero....recibir justicia abre el corazón de una persona a la instrucción de Dios y a Su sabio consejo tal como se encuentra en la Ley para que pueda "seguir el camino que uno debe seguir".

El versículo 10 del Salmo 32 es algo que debemos observar cuidadosamente. Dice que la gracia rodea a los que confían en Dios. Por favor, observen que David vivió 1000 años antes que Cristo, y sin embargo apela a la gracia. Lo he dicho antes, pero tiene que repetirse: la gracia no es una innovación del Nuevo Testamento. Cristo no abrió la era de la gracia. La gracia es un principio del Antiguo Testamento que se presenta naturalmente en la era del Nuevo Testamento. La gracia es más que un principio; es un atributo de Dios. De hecho, el sistema de sacrificio levítico era gracia en acción porque Dios decidió que Aceptaría la sangre de los animales sin pecado para pagar los pecados de los seres humanos culpables que le debían a Él la deuda de su propia sangre. Gracia versus Ley (como a menudo se enmarca en el cristianismo) es un oxímoron. La Ley ERA gracia porque Dios le dio a Israel la manera de expiar sus ofensas, y de regresar a la paz con Él, el cual no involucró el que el humano perdiera su propia vida ni los involucró a "ganar" su camino de regreso a las buenas gracias de Dios.

Así que... todos nosotros...necesitamos ser embajadores ante la Iglesia en general para ayudarles a comprender la bondad de Dios y la historia de la verdadera gracia que se remonta al comienzo de la humanidad en esta tierra.

De vuelta a Romanos capítulo 4. En el versículo 9 Pablo le hace a su hombre de paja otra pregunta: "¿Ahora es esta bendición (de la que David estaba hablando en su Salmo) sólo para los circuncidados?"  ¿Sólo los judíos pueden esperar tal bendición de gracia inmerecida? ¿O esto se extiende a los no circuncidados (gentiles)? Ni siquiera puedo imaginar la lata de gusanos que Pablo acababa de abrir. Esto habría causado furor entre muchos de los judíos creyentes en Roma que leyeron esta carta. Pero Pablo no es desalentado y continúa con su línea de razonamiento señalando lo impensable: Abraham fue justo por Dios ANTES de ser circuncidado. En otras palabras, antes de que Él fuera oficialmente hebreo, mientras todavía era gentil, se le dio justicia porque confiaba en Dios. Su justicia no vino debido a su circuncisión.

De hecho, la cronología Bíblica (y la tradición hebrea) es que él no fue circuncidado hasta que habían pasado 29 años después del evento del Génesis 15:6. Así que Pablo acaba de aniquilar el argumento judío estándar de que la circuncisión de la carne era el requisito de que los judíos tuvieran una ventaja decidida sobre los gentiles, y obtuvieran justicia, porque como dijo Pablo cerca del final del capítulo 2 de Romanos: "La verdadera circuncisión es del corazón; es espiritual y no literal para que su alabanza no venga de otras personas sino de Dios". Pero también demuestra algo que ha estado discutiendo desde el capítulo 1 de Romanos: como Abraham recibió justicia de Dios mucho antes de que existiera la Ley, entonces no puede ser que sea la Ley la que sea el vehículo para recibir justicia. Aún más es que la circuncisión NO se dio como signo de ser judío; la misma fue dada como señal y sello que uno tiene una fidelidad confiada en Dios.

Permítanme añadir algo que la gente que ha estado siguiendo la Clase Torá durante muchos años ya sabe. Es que no sólo se reveló el camino para recibir justicia por medio de Abraham, sino que es que la liberación (salvación) vino sobre Israel (fueron liberados y redimidos de Egipto), ANTES de recibir la Ley en el Monte Sinaí. Y esta redención sucedió sin hechos ni méritos de su parte. Sucedió puramente por la gracia de Dios. ÉL y solo ÉL luchó contra Egipto a través de plagas sobrenaturales que obligaron a Egipto a liberar al pueblo de Dios. Así que aquí tenemos más pruebas de que hacer la Ley es sólo algo para las personas que ya han sido redimidas; no es un medio de redención. Y, sin embargo, para Pablo la Ley no está en absoluto muerta y desaparecida, clavada en la cruz. Continúa en plena vigencia. Y es que su propósito es especialmente importante para los creyentes; la misma es necesaria para mostrarnos lo que agrada a Dios y lo que es el pecado.

1 Juan 3:4 LBLA Todo el que practica el pecado, practica también la infracción de la ley, pues el pecado es infracción de la ley.  

 Para los apóstoles Pablo y Juan, mucho después de que Cristo fuera crucificado y resucitara, la Ley seguía siendo la norma. La Ley sigue siendo el manual para vivir la vida redimida que Dios nos dio a todos como un regalo gratuito de gracia. O como dice Pablo; sólo hay una Ley, porque sólo hay un Dios.

¿Y no es Dios tanto de judíos como de gentiles?

Por consiguiente, en Romanos 4:11 Pablo dice que Dios le dio justicia a Abraham ANTES de que fuera circuncidado para que Abraham pudiera ser contado como el padre de los no circuncidados, así como los circuncidados. Ciertamente palabras fuertes para los judíos de Roma; pero el uso de Pablo de la Sagrada Escritura y la lógica es impecable.

Probablemente tengas suficiente en qué pensar por un día, así que concluiremos Romanos 4 la próxima semana.