EL LIBRO DE LOS ROMANOS

Lección 9, Capítulo 3

Apenas empezamos con el capítulo 3 de Romanos la última vez, y esta semana lo continuaremos. Antes de volver a leer Romanos 3 quiero que tengas en cuenta que lo que Pablo está haciendo (al menos para los primeros versículos de Romanos 3) es defender la elección de Israel como pueblo apartado de Dios. Romanos capítulo 3 no es más que una continuación del capítulo 2 (nunca debería haber habido una ruptura de capítulo aquí, ya que altera por completo el flujo del patrón de pensamiento de Pablo).  Las primeras palabras de Pablo son "Entonces, ¿qué ventaja tiene el judío"? Esta pregunta es lo que sienta las bases para que Pablo haga el argumento de que Israel fue, es y seguirá siendo el pueblo apartado de Dios a pesar de lo que pudo haber dicho en el capítulo 2. Así que cualquier punto en común que compartan judíos y gentiles no disminuye la posición especial de Israel ante el Señor. Por otro lado, el ser el pueblo apartado de Jehová, habiendo recibido y ratificado los pactos de Dios que los hace apartados, no los separa totalmente del resto de la humanidad que se consideran exentos del destino compartido de la raza humana. Todavía pueden pecar y experimentar la ira de Dios.

A lo largo de este capítulo vemos a Pablo luchando, al igual que nosotros, para definir el lugar de la Ley (la Ley de Moisés) dentro de la vida de los creyentes: judío y gentil. Pero la verdadera razón de esta lucha no es tanto que el lugar de la Ley en la vida de los adoradores del Dios de Israel haya cambiado debido al advenimiento de Cristo, porque no lo ha hecho. La razón de la lucha se debe a que el lugar y el propósito de la Ley dentro del Judaísmo del 2do Templo se habían corrompido y ahora no estaba siendo utilizada como Dios pretendía. El Sermón del Monte de Yeshua  se trataba en gran medida de recuperar el verdadero propósito y significado de la Ley de Moisés. Yeshua no estaba tratando de reformar o remoldear la propia Ley; de hecho, declaró inmediatamente que ni la jota más pequeña de la Ley cambiaría hasta que el Cielo y la Tierra pasaran. Más bien, Él estaba tratando de reformar la religión de los judíos (judaísmo) que estaba haciendo mal uso y malinterpretando la Ley. En muchos sentidos eso es lo que Pablo está tratando de hacer. Él está tratando de poner la Ley en la perspectiva adecuada, de la manera en que siempre fue su intención ya que la misma se había diluido, subvertido y torcido a lo largo de los siglos desde el exilio babilónico ya que reglas y regulaciones artificiales hechas por el hombre (Tradición, Halajá) se filtraron a un ritmo cada vez mayor, hasta que finalmente Yeshua pudo decir:

Mateo 15:7-9 LBLA

7 ¡Hipócritas! Bien profetizó Isaías de ustedes diciendo:

Este pueblo me honra de labios, pero su corazón está lejos de mí.

Y en vano me rinden culto, enseñando como doctrina los mandamientos de hombres.

Así que hasta ahora en el Libro de Romanos encontramos a Pablo enseñando algunos principios básicos de Dios que los judíos creyentes de Roma, especialmente, ya deberían haber conocido.

Pero su judaísmo había distorsionado esos principios de Dios entrelazándolos con doctrinas hechas por el hombre de tal forma que tenían que desaprender mucho de lo que creían antes de que Pablo pudiera enseñarles la verdad divina. Irónicamente, este es precisamente el lugar donde encontramos el cristianismo en el Siglo XXI. La Iglesia ha mezclado tanto la Palabra de Dios con los cientos de doctrinas de los hombres (complementadas por la nueva corrección política de Occidente) hasta el punto de que para los laicos promedio es casi imposible distinguir la verdad del error. Así que corresponde a unos pocos individuos dar un paso adelante y tratar de restablecer los principios más básicos de Dios restableciendo la Palabra de Dios, tal como es, como la única fuente confiable de verdad. Y al igual que lo que Pablo descubrió, hay mucho desaprendizaje que debe ocurrir entre los creyentes antes de que la iluminación piadosa pueda tener lugar y librarnos de nuestras falsas creencias.

Volvamos a leer romanos capítulo 3.

VOLVER A LEER ROMANOS CAPÍTULO 3

Permítanme comenzar recordándoles que lo que vemos aquí, especialmente en la apertura del capítulo, es que Pablo habla de una manera que es bastante familiar en el Talmud judío. Pablo debate como rabino porque él es rabino. Su método es presentar un problema y luego argumentar en contra de una resolución anterior con el fin de llegar a la solución correcta. La solución entonces se convierte en una doctrina o un reglamento. Por lo que comienza el argumento haciendo la pregunta: "¿Entonces cuanta ventaja tienen los judíos?" Esto se refiere al capítulo 2 donde Pablo explica que los judíos y los gentiles son iguales ante Dios. Y sorprendentemente, cuando parece que de todo lo que ha dicho hasta ahora la respuesta sería "ninguna ventaja", él responde a la pregunta: "Mucho en todos los sentidos". La ventaja de los judíos dice Pablo, proviene de la realidad de que tienen una prioridad establecida por Dios, una preeminencia, que en todos los aspectos es valiosa e importante. Y entonces Pablo comienza a explicar el aspecto más importante de esta preeminencia: han recibido, y se les ha confiado guardar y mantener, la Palabra de Dios. Ninguna otra nación, ningún otro pueblo, había recibido tal honor. Cuando escuchamos a Pablo decir que la ventaja de los judíos es "mucho en todos los sentidos", tenemos que tomar eso en un sentido conversacional y no como un absoluto teológico. A menudo oigo a pastores y maestros bíblicos decir que en la Biblia 'todo significa todo: 100%'. No, no lo es. En la Biblia los términos "todos" o "cada uno" significan, sobre todo, casi en su totalidad, o la gran mayoría. "Todos" y "cada uno" no están destinados a ser términos precisos; habrá excepciones a la regla.

Y, sin embargo, incluso con su gran distinción como guardianes de los oráculos de Dios a la humanidad, los judíos fracasaron en sus obligaciones. Así que Pablo reconoce ese fracaso haciendo otra pregunta en el versículo 3. Él pregunta: 'pero si Israel fue infiel, ¿esa falta de fidelidad cancela la fidelidad de Dios hacia ellos?' Eso, amigos míos, es una pregunta muy volátil porque implica la cuestión de si Israel sigue siendo el pueblo especial de Dios, ¿o si Dios los ha abandonado porque rompieron el pacto? ¿O en lo que en los círculos de la Teología se llama reemplazo (Teología del Reemplazo), debido a su rebelión, Israel ha sido reemplazada por la Iglesia gentil? Durante siglos, incluso en nuestros días, gran parte de la Iglesia institucional responde a esta pregunta con un rotundo: "¡Sí lo hace!".

Hubiera sido bueno que las autoridades de la Iglesia leyeran y tomaran en serio un par de versículos más porque en el versículo 4 Pablo responde a la pregunta que le hizo a su hombre de paja. Dice que, si algunos judíos fracasaron en ser infieles a Dios, esto ciertamente no afecta la fidelidad de Dios hacia ellos. Seamos claros en que esta fidelidad de Dios tiene que ver con que Él sea fiel a los pactos que Él Hizo con Israel. Y, por el contrario, la infidelidad de Israel es basada en que no son fieles a esos mismos pactos. Así que mientras Israel rompía su fin del acuerdo, Dios mantuvo el Suyo (y continúa manteniéndolo). Por lo tanto, los pactos permanecen intactos y eficaces (los Pactos de Abraham y Moisés), no porque Israel los defendió (no lo hicieron), es porque Dios, el garante de los pactos, los defendió. Por lo tanto, sigue vigente la ventaja que Israel y el pueblo judío siempre han disfrutado sobre los gentiles. Los gentiles no han reemplazado a los judíos como pueblo del pacto de Dios. Los gentiles no tienen ventaja sobre los judíos.

Así que Pablo refuta la sugerencia del hombre de paja diciendo "¡Dios no lo quiera!" en respuesta a la pregunta de si Dios ha rescindido Su fidelidad a los pactos que hizo con Israel. En griego el término "Dios no lo quiera" es yo genoito. Literalmente se traduce como "que no sea". Sin embargo, lo que realmente estamos tratando es el modismo hebreo, y se diluye cuando se expresa en griego. Les mostré un pequeño truco hace unas cuantas lecciones para averiguar cómo podemos, en algunos casos, entender mejor lo que está detrás del pensamiento hebreo sobre estas palabras griegas del Nuevo Testamento. El truco es que vayamos a la Septuaginta en griego, que es una traducción muy temprana de la Biblia hebrea (el Antiguo Testamento). Luego comparamos al griego junto al hebreo y podemos ver qué palabra griega fue elegida para traducir una palabra hebrea particular en el Antiguo Testamento. Luego nosotros podemos investigar exactamente lo que significaba esa palabra hebrea, la cual nos dice cómo también estaba destinada a que se tomara la palabra equivalente griega. Una vez que sepamos eso, podemos aplicarlo generalmente en cualquier lugar donde encontremos esa misma palabra griega, AT o NT. En la Septuaginta (el Antiguo Testamento) son las palabras griegas me genoito las que se utilizan para traducir la expresión hebrea "Jalila".  Jalila es una expresión muy apasionada y fuerte de negatividad intensa. En el Antiguo Testamento Jalila es a menudo traducido al español como "una maldición en él" o "lejos de él". Es por eso que verás algunas traducciones al español decir "Dios no lo quiera" o "De ninguna manera" porque en español esos son términos intensamente negativos. Pero en realidad las palabras Dios, el cielo y de ninguna manera no están ahí. Es simplemente un intento de mostrar lo enfático de una respuesta que Pablo está haciendo. Y, sin embargo, hay otro elemento. Decir "Jalila" es una respuesta rabínica estándar en el Talmud para cuando un rabino no está de acuerdo con la premisa y/o el fallo religioso que otro rabino ha establecido. Así que lo que leemos es a Pablo discutiendo de una manera rabínica familiar y estándar.

El versículo 5 nos entra en un fascinante remolino teológico, y confesaré por adelantado que mi reciente investigación me ha hecho cambiar de opinión sobre lo que solía pensar que este pasaje nos estaba transmitiendo. El pasaje dice: " Pero si nuestra injusticia hace resaltar la justicia de Dios, ¿qué diremos? ¿Acaso es injusto Dios que da el castigo? Junto con la mayoría de los otros comentaristas bíblicos, solía creer que lo que se dice como principio teológico es que es la naturaleza extrema de la falta de justicia de la humanidad lo que necesariamente demuestra la profunda justicia de Dios.

Por consiguiente, Pablo dice, ¿sería Dios injusto al infligirnos Su ira? A lo que Pablo responde "El cielo no lo quiera" (o de ninguna manera dependiendo la versión de su Biblia). Si esto fuera cierto, ¿cómo podría Dios juzgar al mundo? 

La suposición teológica habitual es que Dios utiliza la injusticia de la humanidad para probar Su propia rectitud. Permítanme decirlo de otra manera: regularmente se asume que Pablo está diciendo que Dios más o menos permite que las personas pequen para que Él tenga un medio para mostrar al mundo cuán justo Él es. Esta es más bien la doctrina cristiana estándar, pero no estoy de acuerdo porque si Dios tuviera que permitir que las cosas inicuas se hicieran para que el pecado sucediera para probar Su propia justicia, ¿cómo puede ser que simplemente de la vuelta y castigue al hombre por cometer estos mismos pecados? Después de todo, de acuerdo con esta razón teológica, si la humanidad no pecara entonces Dios tendría poca manera de probar Su justicia. O en otra forma de pensar, la justicia de Dios debe medirse en relación con la injusticia del hombre. Nada de esto funciona; para mí toda la premisa es sólo equivocada. Esto explica porqué Pablo responde de una manera rabínica típica al fallo de este hombre de paja con el que no está de acuerdo: "¡El cielo no lo quiera!". ¿Pero a qué está diciendo "El cielo no lo quiera"?  Él no está respondiendo a si Dios es injusto para infligir Su ira, sino que está diciendo "El cielo no lo quiera" a toda la línea de razonamiento. Es decir, es un falso razonamiento pensar que la justicia de Dios sólo puede establecerse en proporción al pecado de la humanidad. 

Él sigue su respuesta de "El cielo no lo quiera" (o de ninguna manera dependiendo de la versión de la Biblia) diciendo (y estoy parafraseando) que, si Dios tiene que medir Su fidelidad en proporción a la infidelidad de la humanidad, ¿cómo puede Él juzgar al mundo? ¡Nosotros tendríamos una escala deslizante de la justicia de Dios que se mueve para siempre de acuerdo con el nivel de rectitud de la humanidad que se mueve para siempre! Esencialmente Pablo está diciendo que la noción de que la fidelidad de Dios debe ser demostrada por la infidelidad de la humanidad es absurda. Y él continúa dando un ejemplo de cuan absurdo es en el versículo 7. Allí dice (y de nuevo, parafraseando), si miento, y por medio de ser un mentiroso esto eleva la justicia de Dios (¿recuerdas esa escala deslizante?); y por mi mentir Dios entonces recibe aún más aclamación y honor, entonces ¿por qué debería ser castigado como pecador por hacer a Dios aún más glorioso por mi mentira? ¿No es ventajoso para Dios que yo peque, ya que cuanto más pecado hago, más gloria obtiene? Espero que estén viendo porqué esta doctrina teológica estándar que de hecho nuestra injusticia está destinada a resaltar la rectitud de Dios simplemente no puede ser así. Y esa doctrina tiene que ignorar casi todo lo que Pablo dice en los versículos 7 y 8 porque en el versículo 8 Pablo entonces lleva ese razonamiento defectuoso a su conclusión lógica. Él dice que, si la sugerencia del hombre de paja era realmente cierta, entonces qué más debe hacer como respuesta un buen judío, sino que decir, OK; entonces "hagamos el mal para que el bien pueda salir del mismo". De hecho, aparentemente esta misma doctrina de la justicia de Dios que se establece de acuerdo con la injusticia de la humanidad, a la que gran parte del cristianismo se ha aferrado durante siglos, es a lo que muchos judíos se aferraban en la época de Pablo. Y así dice que a pesar de que como judíos ciertamente no pensamos ni nos decimos unos a otros "hagamos el mal para que el bien pueda venir del mismo", de hecho, los judíos son acusados por gentiles de creer que, debido a su tradición la injusticia del hombre establece la justicia de Dios. 

Permítanme hacer una pausa para decir esto: nuestras doctrinas cristianas son de vital importancia. No sólo son importantes para lo que creemos, sino también para cómo somos percibidos por el mundo no salvo. En las Escrituras encontramos que Dios siempre está preocupado por la percepción del mundo sobre nosotros, Sus adoradores, porque se refleja en Él. Y cuando no nos molestamos en reflexionar y estudiar en algunas de estas doctrinas que causalmente les decimos a otros que creemos, y por lo consiguiente también ellos, y cuando no examinamos hacia dónde nos llevan o nos preguntamos de donde vinieron, no sólo puede relegarnos a vivir un engaño, también puede hacernos ver, desde miserables hasta irracionales ante los ojos del mundo. Y por consiguiente hace que Dios parezca malo e irracional. Lo que acabamos de examinar es un ejemplo perfecto de esto.

En el versículo 9 Pablo expande en la discusión con su hombre de paja. Él dice, "¿Así que somos nosotros los judíos mejores?" Nótese en primer lugar que Pablo dice "nosotros los judíos". Para aquellos que piensan que Pablo se ha "convertido" en un "cristiano", y que en todo momento se refirió a un gentil, esta es otra prueba de que no lo hizo. Él es un creyente judío en Yeshua, no un cristiano. Parafraseando la pregunta de Pablo: A luz de que los creyentes  judíos tengan una ventaja sobre los creyentes gentiles en todos los sentidos, ¿esto nos hace (judíos) mejor que nuestros hermanos gentiles en Cristo? A lo que Pablo responde al hombre de paja: "no del todo".  Por lo que esto modifica su respuesta a "Entonces que ventaja tiene el judío" cuando dijo que la ventaja era mucho en todos los sentidos. Pero ahora él dice que hay limitaciones. Y esa limitación es que al final un judío es tanto un esclavo del pecado como un gentil. Por lo tanto, cualquier pensamiento inherente de superioridad judía sobre los gentiles debido a su elección como pueblo de Dios debe ser abandonado. Una jerarquía de judíos superiores versus gentiles inferiores nunca fue la intención de Dios. Cualquier ventaja que tengan los judíos está contenida en el hecho de que Dios les ha dado el honor de tener Sus leyes y mandamientos entre ellos, y de tener una tierra separada, y la protección y guía especial de Dios. Así que mientras que los judíos tienen la Torá de Dios para mostrarles lo que es y no es el pecado, la Torá (la Ley) no tiene el poder de cambiar la vida de las personas. La Ley no tiene el poder de romper el dominio que el pecado tiene sobre las personas; TODAS las personas, incluidos los judíos. Además, no importa cuán duro trate un judío de obedecer la Ley, Dios va a juzgar a cada persona (judía y gentil) imparcialmente basándose en lo que hacen. Así que, a pesar de tratar de no pecar, cuando un judío inevitablemente peca es tan responsable de la ira de Dios como un gentil que no tiene la Ley, y peca.

Para respaldar su premisa de que los judíos no están mejor en este sentido que los gentiles, comienza a enumerar varios pasajes bíblicos y los teje juntos para formar un hilo lógico. Los versículos 10 a 12 son de Salmos 14:1-3 y de 53:1-3. El versículo 13 es Salmos 5:10 y 140:4. El versículo 14 es Salmo 10:7. Los versículos 15 a 17 son Isaías 59:7, 8 y Proverbios 1:16. El versículo 18 es Salmo 36:2. El flujo es que nadie es justo ni amable (justo con Dios, amable con su prójimo) por lo que nadie se adhiere a los dos principios de Dios que sustentan toda la Torá: "Ama a tu Dios con todo tu corazón, alma y fuerza y ama a tu prójimo como a ti mismo". Además, todos pecan, si no lo hacen con hechos, ciertamente lo hacen con sus palabras (lo que sale de sus gargantas y sale de sus bocas).

Y cada uno tiene maldad en su estilo de vida en lugar de sólo el bien (incluso si pueden pensar lo contrario). No puedo decirte el número de personas con las que he hablado que no le dan su vida al Mesías, pero creen firmemente que van al cielo porque básicamente son buenas personas. Por lo tanto, no sienten que necesitan ser salvados de sus pecados, porque no ven pecado en sus vidas. O, aunque puedan pecar, son pequeños pecados y en general su bien supera a los malos. Y finalmente Pablo dice que no hay suficiente temor al Señor dentro de las personas, por lo que no tienen la suficiente sabiduría para verse a sí mismos como realmente son.

Obviamente Pablo no está sugiriendo que todas las personas hayan pecado exactamente de la misma manera o nivel de seriedad. Pero más bien es que entre estos pecados, todos han sucumbido a uno o más. Permítanme detenerme aquí para decir que este es el punto en el que muchos comentarios dicen que nunca, y no es actualmente, posible obedecer todas las leyes y mandamientos de Dios. Por consiguiente, la Ley fue, desde sus inicios, un pacto defectuoso. No estoy de acuerdo; idealmente es posible obedecer todo en la Torá. El problema para la humanidad es que, desde un punto de vista práctico, nuestras inclinaciones malignas están simplemente demasiado desarrolladas para que podamos superarlas por completo. Desde un punto de vista técnico, podemos obedecer todas las leyes morales de Dios y, de hecho, durante el reinado de 1000 años de Cristo, lo haremos.

Deuteronomio 30:11-14 LBLA

11 “Ciertamente este mandamiento que te mando hoy no es demasiado difícil para ti ni está lejos.

 12 No está en el cielo, para que digas: ‘¿Quién subirá por nosotros al cielo y lo tomará para nosotros, y nos lo hará oír, a fin de que lo cumplamos?’.

 13 Tampoco está al otro lado del mar, para que digas: ‘¿Quién cruzará el mar por nosotros y lo tomará para nosotros, y nos lo hará oír, a fin de que lo cumplamos?’.

 14 Ciertamente muy cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón, para que la cumplas.

¿Le mintió Dios a Israel y a la humanidad? ¿O fue esto una especie de hipérbole celestial de motivación para obedecer la Ley todo el tiempo sabiendo que no era posible? Claro que no. La obediencia a la Ley es posible y esperada para Israel, y para todos los que se unen a Israel.

El versículo 19 es una especie de resumen destinado a enfatizar el punto de que ya sea viviendo dentro de la Ley (judíos) o viviendo como parte del mundo no judío (gentiles), todos merecen la ira de Dios. "Cada boca cerrada" está destinada a representar a un acusado en un tribunal que ha estado suplicando su caso; pero las evidencia en su contra son ahora tan abrumadoras que no tiene nada que decir. Es culpable como acusado; no hay duda y sabe que no queda nada más que el veredicto y el castigo. Por lo que se quedan en silencio.

Recuerde que el capítulo 3 está dirigido en gran medida a los judíos porque los judíos de esta época creían sinceramente que el simple hecho de ser judíos los eximía del juicio y la ira de Dios. Y si ese es el caso, entonces tienen poca necesidad del Evangelio.

Los gentiles que creen que viven una vida buena y moral, y el judío que cree que su afortunada herencia lo inmuniza de la ira de Dios, están en mayor peligro. Esta es una especie de versión de Pablo de ese programa de crímenes de televisión llamado “Scared Straight” donde los delincuentes juveniles son llevados a una penitenciaría adulta y se les da una idea de lo que es la verdadera vida carcelaria. Esperando que se vayan tan asustados y sacudidos que cambien sus costumbres y nunca terminen allí en la vida real.

Luego llegamos al poderoso versículo 20. Aquí Pablo dice cuál es el propósito de la Ley, y lo que no es. Primero, Dios no hará justo a nadie como resultado de obedecer la Ley. O en términos cristianizados, nadie será justificado por Dios como resultado de la obediencia a la Ley. Entonces, ¿por qué hacer la Ley? Porque Pablo dice, la Ley nos muestra lo que es el pecado. Hacer la Ley es hacer lo correcto; no hacer la Ley es pecar. La Ley revela cuan alto es el estándar de esa norma para que nosotros, por nuestras propias obras, logremos la justificación. E incluso eso no es suficiente porque además de todo lo demás, nuestra actitud subyacente en cuanto a porqué hacemos la Ley importa. Las palabras "Porque en Su vista nadie vivo será considerado justo" se toma de un Salmo de David: 143.

LBLA Salmo 143:1 Un Salmo de David:

1 Oh SEÑOR, escucha mi oración; atiende mis ruegos. Respóndeme por tu fidelidad, por tu justicia.
No entres en juicio con tu siervo porque no se justificará delante de ti ningún viviente.

Entonces, 1000 años antes de Cristo, el rey David sabía que no hay nadie vivo que pueda ser considerado justo por sus obras y hechos. Debido a nuestra naturaleza caída, nuestras malas inclinaciones y las circunstancias imposibles del mundo corrupto que nos rodea, ningún ser humano normal puede cumplir con la norma de justicia de Dios. El rey David tenía la ley de Moisés; y comprendió que, si bien la obediencia a la ley siempre era lo correcto, la ley no se creó para fabricar una justicia propia.

Entonces los versículos 21 y 22 traen a los oyentes de Pablo una solución para lo que hasta ahora ha sido un problema insoluble. Todos en el mundo, sin excepción, van a ser juzgados. Si hacer la Ley no será suficiente para renunciar al juicio, y si sinceramente tratar de vivir una vida buena y moral no será suficiente para renunciar al juicio, ¿qué esperanza tiene alguien? ¿La respuesta de Pablo? Sólo hay una esperanza y se expresa de una sola manera. Y de esa manera no viene de hacer la Torá, y sin embargo está en plena conformidad con la Torá.  Y esa manera es que debemos ser justos por Dios. Y nosotros seremos justos (justificados) SI confiamos en el Mesías Yeshua.

Hay una distinción teológica importante que hacer aquí. Muchas versiones bíblicas leen, o muchas doctrinas interpretan la Biblia para decir, que es nuestra fe en el Mesías lo que nos salva. Es decir, nuestra salvación depende más o menos de nuestro nivel de fe. Cuanta más fe tengamos, mejores serán nuestras posibilidades no sólo de salvación, sino también de lograr el favor de Dios de otras maneras. Eso NO es lo que dice este pasaje. Más bien es que si debemos ser justos (justificados) por Dios, debemos confiar en la propia fidelidad del Mesías. La fidelidad del Mesías era, y es, perfecta. Bíblicamente, la fidelidad consiste en ser obediente a Dios y a Sus pactos. Así que ser infiel es romper un mandamiento o un término de un pacto. Ser infiel es otra forma de decir "pecar".

Nuestra fidelidad humana siempre será defectuosa, si no intermitente. Si tenemos que confiar en nuestra fe para la salvación, estamos en problemas. Puedo confiar, pero todavía no tener suficiente fe para ser perfectamente obediente a Dios. Nuestra fe será suficiente para algunas circunstancias, pero no para otras. Así que, en lugar de nuestra fe, se nos instruye a confiar en la fe de Cristo. Si confiamos en Él, Dios sustituirá la fidelidad perfecta de Yeshua por nuestra fe imperfecta. Ese es el cuadro que el sistema de sacrificio en la Ley de Moisés pinta para nosotros. Los animales que son 100% sin pecado (y por lo tanto se puede decir en el vocabulario Bíblico que tienen una fidelidad perfecta) pueden ser sustituidos por nuestras vidas humanas que están tan llenas de pecado e infidelidad. Y Dios, en Su gracia, considerará a ese animal como el que paga el precio del rescate por expiación de nuestros pecados. Pero la expiación por los pecados es una cosa; ser dotado con una justicia salvadora es otra. Cristo provee para ambos, pero Él no es quien realmente nos otorga justicia. El Padre es el que nos tiende la mano a nosotros (para justificarnos) como un don gratuito.

Más tarde en Romanos Pablo hace una declaración sobre la fidelidad de Yeshua que realmente debemos tomar un momento para examinar. En Romanos 10:4 leemos esto (voy a usar la versión RV porque es más familiar para nuestros oídos):

RV  Romanos 10:4 Porque el fin de la ley es Cristo, para justicia a todo aquel que cree.

Yo sé lo que esto probablemente te parezca, porque este versículo es la fuente de mucha doctrina de la Iglesia que dice que Cristo ha puesto fin a la Ley para todos los que creen en Él. Es decir, pasamos de la confianza en la Ley a la confianza en Cristo. Esto no es lo que dice. De hecho, encaja perfectamente con lo que hemos estado estudiando cuando entendemos adecuadamente el significado de la palabra "fin"; telos en griego.

Escucha lo que dice el Diccionario Griego que significa telos:

Un telos (del griego τέλος para "fin", "propósito" u "objetivo") es un fin o propósito, en un sentido bastante restringido utilizado por filósofos como Aristóteles. Es la raíz del término "teleología", más o menos el estudio de la utilidad, o el estudio de objetos con vistas a sus objetivos, propósitos o intenciones.

¡Dios mío! Así que no significa fin, como en "fin del mundo" o "fin del camino". No significa que el fin en el sentido de que algo haya terminado y se haya hecho. Telos significa un propósito o un objetivo. Releamos ese versículo añadiendo la palabra propósito: Porque Cristo es el propósito (o meta) de la Ley para la rectitud a todo aquel que cree. Así que la Ley está destinada a llevarnos a Cristo, y Cristo es la meta de la Ley, y Él es el que proporciona un camino para que alcancemos la rectitud, siempre que creamos en Él. Esto no tiene como significado que Cristo haya acabado con la Ley.

En el versículo 21 Pablo hace la declaración de que, aunque la Torá no proporciona la justicia que nosotros necesitamos, la misma es un testimonio de ello. Es decir, la Sagrada Escritura (en la época de Pablo que significaba sólo el Antiguo Testamento) presenta el plan de redención de Dios. Escucha Jeremías 23.

Jeremías 23:5-6 LBLA

He aquí, vienen días —declara el Señor— en que levantaré a David un Renuevo justo; y Él reinará como rey, actuará sabiamente, y practicará el derecho y la justicia en la tierra.
En sus días será salvo Judá, e Israel morará seguro; y este es su nombre por el cual será llamado: «El Señor, justicia nuestra».

Pablo continúa el tema que se vuelca en el versículo 23 que, dado que es Dios quien nos da justicia, y como esto ocurre aparte de la Ley, entonces esta manera de lograr la rectitud se aplica tanto a los judíos como a los gentiles. ¿Por qué? Toda la humanidad está en el mismo barco. Todos hemos pecado...Judío y gentil...y todos nos quedamos cortos de poder ganarnos la alabanza de Dios...Judío y gentil. 

El siguiente pensamiento de Pablo en el versículo 24 es el centro, el enfoque de toda su teología. Es que esta justicia que viene de Dios le llega gratuitamente a quien la recibe. Y, sin embargo, hay un costo, aunque no lo paguemos. El Mesías pagó ese costo a través de su acto, su obra, de permitirse ser un sacrificio y una maldición en nuestro lugar.

Yo creo que es importante en la clase de Torá de “Seed of Abraham” darse cuenta siempre de esta increíble realidad; que, aunque obedecemos a Dios haciendo las Fiestas Bíblicas, comiendo bíblicamente kosher y observando el Día de Reposo, nada de esto es nuestra justicia. Cristo es el vehículo de nuestra justicia, y Dios nos da libremente esa justicia por medio de Él. Pero también me gustaría que abracemos algo que va a ganar cada vez más importancia a medida que pasan los años. La publicación de los hallazgos de los Rollos del Mar Muerto muestra la estrecha conexión entre la teología del NT y la teología de los Esenios que desarrollaron su teología a partir de un cuidadoso estudio de las Sagradas Escrituras, el Tanak.

Así que cerraremos hoy con una breve lectura de los Rollos del Mar Muerto, de lo que se llama el Documento comunitario, número de desplazamiento 1QS. Es hermoso, conmovedor, y es la verdad que todos necesitamos escuchar. Escucha atentamente, por favor.

Porque a Dios pertenece mi rectitud y la perfección de mi camino, y la rectitud de mi corazón está en Su mano. Por Su justicia están mis rebeliones borradas. Porque la verdad de Dios es la roca de mis pasos y Su poder es la estancia de mi mano derecha; y de la fuente de Su justicia viene mi rectitud. La fuente de rectitud, el depósito de poder y el lugar de gloria se niegan a la asamblea de carne. Pero Dios ha dado (esas cosas) como una posesión eterna a aquellos que Él ha elegido. ¿Es acaso un hombre el amo de su camino? No, la humanidad no puede establecer sus pasos, porque su justicia pertenece a Dios, y de Su mano viene la perfección del camino. Y si me tambaleo, las misericordias de Dios son mi salvación para siempre; y si tropiezo por el pecado de la carne, mi justicia está en la justicia de Dios que existe para siempre... Él me ha hecho acercarme por Su misericordia y por sus favores Él traerá mi justicia.

Él me ha justificado por Su verdadera justicia, y por Su inmensa bondad Él perdonará mis iniquidades.

Ahí mismo hay una manera maravillosa de expresar el Evangelio. Los esenios parecían tenerlo absolutamente resuelto; todo excepto que Yeshua era el Mesías. Todo, excepto la confianza en Él, era la forma en que tenían que obtener esta justicia de Dios que sabían que debían tener.

Terminaremos el capítulo 3 y comenzaremos el capítulo 4 la próxima vez.