EL LIBRO DE LOS ROMANOS

Lección 8, Capítulo 2 y 3

Si crees que después de pasar por las palabras difíciles de Pablo en Romanos 2 la semana pasada, va a ser más fácil esta semana, piénsalo de nuevo. Parte de lo que hace que esto sea tan difícil para nosotros es que los términos de Pablo, y la forma en que se traducen al español, nos suenan de manera extraña. Pero aún más, si realmente vamos a entender las palabras de Pablo, entonces tenemos que hacerlo desde la perspectiva de su comprensión cultural judía de hace 2000 años de lo que él tenia como intención decir con lo que dijo.

Nosotros nos quedamos en el versículo 17 mientras Pablo continúa su diatriba en contra de los creyentes de Roma, personas que él nunca había conocido. Mientras que en el capítulo 1 él apuntó principalmente a los gentiles, aquí en el capítulo 2 está apuntando principalmente a los judíos. Pero siempre se supone que estos gentiles y judíos son creyentes en Yeshua. Sin embargo, Pablo parece estar muy preocupado por lo que realmente creen y practican, qué doctrinas les han enseñado sus líderes y ancianos, y claramente tiene la sospecha de que, si bien afirman confiar en Yeshua, también continúan, en algún nivel, participando en la sociedad helenística romana de todo vale que está impregnada de desviación y perversión sexual.

Quiero hacer un punto que no he hecho desde la Introducción al Libro de los Romanos. Mientras que en el campo de la literatura el estilo en el que Pablo está escribiendo se llama legítimamente "diatriba", desde el punto de vista hebreo, simplemente está exponiendo su caso como lo haría cualquier buen rabino estudiado. Nosotros encontramos su estilo de hacer un argumento utilizado en todo el Talmud judío. El Talmud es una compilación de resoluciones religiosas judías que llamaríamos correctamente Halajá, Ley Judía. Es cierto que la primera parte de las dos obras que juntos componen el Talmud (la Mishná y luego la Guemará) no existiría durante un par de cientos de años después de los días de Pablo. Pero eso no cambia el hecho de que el Talmud simplemente registra y utiliza la forma tradicional en que los rabinos habían estado debatiendo y formando sus interpretaciones y las regulaciones religiosas resultantes que controlan el judaísmo. Regulaciones que llamamos Ley Judía o Halajá. Esta realidad entrará más visiblemente en juego a medida que entremos en Romanos capítulo 3, pero también juega un papel en Romanos capítulo 2.

Como los comentaristas de la Biblia cristiana han estado históricamente desinteresados en tener en cuenta las realidades de la sociedad judía del judaísmo del Segundo Templo (la era de Cristo y Pablo) en sus comentarios, porque su opinión es que el Nuevo Testamento pertenece a los seguidores gentiles de Cristo y el judaísmo no juega un papel real; y debido a la comprensión adicional de que el desciframiento de los Rollos del Mar Muerto nos ha traído recientemente, solo en la última década es finalmente reconocido que gran parte de lo que Pablo dice en sus cartas lo dice en el modismo judío de su época y por lo tanto tiene un efecto definido sobre el significado. Sin embargo, el cambio es un proceso lento, y no está claro cómo estos nuevos hallazgos afectarán las doctrinas antiguas y apreciadas de la Iglesia (la mayoría de las cuales han sido derivadas del Libro de los Romanos).

Lo que está claro es que habrá un efecto, gran parte de este no es bienvenido por las denominaciones cristianas más establecidas y conocidas que tienen poco interés en desafiar algunos de sus propios principios de fe que los han hecho quienes son. Por lo que no esperes informar lo que aprenderás a otros creyentes y que lo acepten instantáneamente. El cambio lleva tiempo.

Vamos a leer los últimos versos del capítulo 2 de Romanos.

VAMOS A LEER ROMANOS CAPÍTULO 2:17 – Hasta el Final.

La palabra circuncisión se repite muchas veces en estos versículos, al igual que la palabra "re- circuncisión", que no es realmente una palabra en español adecuada. Y la razón por la que la palabra re-circuncisión no es una palabra real es que es un oxímoron, no es algo que pueda existir racionalmente al menos a nivel físico. Es decir, un varón no puede ser circuncidado y luego revertirlo (sin circuncidar). ¡Aunque me han dicho que en realidad ha habido intentos quirúrgicos de ocultar una antigua circuncisión en los tiempos modernos, aun así, especialmente en la época de Pablo, la re-circuncisión era una imposibilidad física y nadie pensaría nunca en términos de tener su prepucio de alguna manera repegado!

Por lo tanto, una persona a la que Pablo identifica como no circuncidada simplemente quiere decir un varón que aún no ha tenido una circuncisión. Dado que a los varones judíos no se les da opción en el asunto (son circuncidados como bebés el día 8 después de su nacimiento), entonces "los no circuncidados" solo pueden significar gentiles. Así que hay una diferencia clara entre lo que Pablo está queriendo decir cuando dice "no circuncidado" en lugar de "re- circuncisión".   Sin circuncidar significa un gentil, re-circumcisión significa un judío que tenía una circuncisión, pero ahora ha sido invertida. Pero como eso es físicamente imposible, entonces obviamente Pablo quiere decir re- circuncisión en diferentes sentidos. ¿Pero qué sentido?

La razón por la que Pablo usa la palabra circuncisión es precisamente porque en esta parte de su carta él está hablando principalmente con los judíos. Y para un judío existía entonces, y existe ahora, una indicación más enfática de su judaísmo que haber sido circuncidado. La circuncisión era, en muchos sentidos, un punto de gran orgullo porque se sentía que Dios exaltaba tanto a Su pueblo judío, que ser judío era parte integral de ser aceptado por Dios como justo. Así que los gentiles (los no circuncidados) eran generalmente vistos como malvados y no justos y podían esperar solo las maldiciones de Dios y Su ira, pero los judíos (los circuncidados) generalmente pensaban en sí mismos como buenos y justos y solo podían esperar las bendiciones de Dios y Su misericordia.  Tratar de perforar esta actitud equivocada de sus compañeros judíos es en gran medida de lo que ha sido hasta ahora el Libro de Romanos, ya que Pablo paso a paso construye un argumento para aceptar el Evangelio de Cristo que él enseña, un Evangelio que se aplica por igual a judíos y gentiles. Y comienza por los judíos que actualmente está abordando la comprensión de que esta sensación de seguridad en la que han estado confiando...es decir, que simplemente ser judío...simplemente ser circuncidado...fue suficiente para ser visto como justo por Jehová, es realmente una falsa seguridad porque no es cierto.

Por lo que, si eres un judío leyendo lo que Pablo dice en la primera parte de estos versículos finales del capítulo 2, entonces parece que Pablo está diciendo que la circuncisión no tiene ni nunca tiene ningún valor real. Sospecho que muchos judíos se ofendieron y nunca leyeron más allá de esto. Y les aseguro que por haber enseñado Romanos hace muchos años en un entorno muy diferente, la mayoría de los cristianos lo interpretan en el sentido de que los judíos ya no tienen un estatus especial ante Dios, y están tan satisfechos que tampoco leen más. Así que Pablo comienza dejando muy claro a quién es que él está desafiando: él dice "si te llamas judío".

Ahora sería un buen momento para demostrar algo que tal vez no se te haya ocurrido. Los términos hebreo e israelita ya no estaban de moda en la era del Nuevo Testamento. Más bien el término era Y'hudi, nosotros traducimos eso al español como judío. Pero hay otra dinámica muy importante que no debe perderse, el tribalismo ha dado paso al nacionalismo. Es decir, el Antiguo Testamento trató con Israel en un momento en que se organizaron como 12 tribus distintivas, y cada tribu competía continuamente para ser las más dominantes de sus tribus hermanas. Esto no era un complot o una aberración dentro de Israel, era (y sigue siendo) la esencia misma de la forma de vida tribal y la estructura social, y vemos que todavía se está jugando hoy en día en El Medio Oriente y en Afganistán, Pakistán y otros lugares subdesarrollados donde domina el Islam.

Pero cuando las 10 tribus israelitas del norte (típicamente llamadas Efraín en la Biblia) fueron exiliadas por los asirios de sus territorios tribales a principios de los años 700 A.C., entonces las rivalidades entre las tribus de Israel casi cesaron. Todo lo que quedaba de Israel eran dos tribus: la tribu de Judá, una enorme tribu dominante, y la tribu mucho más pequeña y débil de Benjamín. Sin duda, también hubo restos minúsculos de las otras 10 tribus que declararon lealtad a Judá, o a través de lazos familiares debido al matrimonio, se les permitió permanecer dentro de los territorios tribales de Judá y Benjamín. Pero especialmente a la vuelta del exilio Babilónico alrededor del 500 A.C, los hebreos que regresaron a la tierra se vieron a sí mismos como más unidos, pertenecientes a una nación, Judá, y no divididos como miembros de tribus particulares. Ciertamente recordaron, y sin duda estaban orgullosos de, su antigua herencia familiar que los habría atado a una u otra de las 12 tribus. Pero, así como los estadounidenses pueden mirar hacia atrás unas pocas generaciones y estar conscientes de nuestra herencia como haber venido de un linaje alemán, o inglés, o francés, o asiáticos, no nos identificamos ni sentimos ninguna lealtad especial a Alemania, Inglaterra, Francia o tal vez China. Solo pensamos en términos nacionales: somos estadounidenses. Así que, para el tiempo de Pablo, judío era un término nacional (como estadounidense) que indicaba un apego a la nación de Judá. Los judíos de la diáspora se sentían personalmente, y eran vistos por los gentiles, como manteniendo un vínculo hereditario con la nación de Judá, y por lo tanto mantenían una cierta medida de lealtad a Judá, a menudo por encima de la lealtad al país y la cultura en la que vivían ahora. Y esto siempre fue una fuente de problemas para los judíos y regularmente condujo a persecuciones. Es decir, los judíos tendían a no asimilarse completamente a cualquier nación a la que vagaban, sino que creaban sus propias comunidades judías separadas.  Y en el fondo de esta mentalidad de dispersarse, pero también de estar separados estaba la cuestión de la circuncisión, que era el fundamento de su identidad deseada como judíos. Así que la circuncisión jugó un papel importante en el judaísmo.

Así pues, cuando Pablo pasa por esta diatriba bastante franca, dura y un poco tediosa y repetitiva en los versículos 17 – 29, es debido a la realidad cultural de los judíos en ese momento que acabo de describir. En muchos sentidos, todo esto se trata de lo que Pablo ve como una mala actitud y él estaba decidido a ajustarla. Pablo vio la cuestión de la circuncisión (en el sentido de que los judíos normalmente lo pensaban) no solo como un muro innecesario de división entre judíos y gentiles creyentes que Dios nunca había autorizado, sino también como una posible barrera para que los judíos aceptaran el verdadero mensaje del Evangelio y su propio Mesías judío. Porque después de todo: si en su orgullo judío realmente creían que su judaísmo (expresado fundamentalmente por su circuncisión) automáticamente les trajo justicia ante Dios, entonces ¿por qué tendrían que ser "salvos" por el Evangelio de Cristo?

Pablo explica que como judíos ellos se han convencido de que, como ellos ESCUCHAN la Ley hablada, entonces ellos deben saber lo que está bien y lo que está mal. Entonces, ¿cómo puede ser que, dado que ellos se ven a sí mismos como guías especialmente calificados de los ciegos e instructores para los espiritualmente inconscientes (los gentiles espiritualmente inconscientes), que las mismas cosas obtenidas de la Ley que ellos instruyen a los demás a obedecer, ellos mismos violan? Dicen tener todas las ventajas de ser el pueblo escogido de Dios, de ser los receptores privilegiados y guardianes de la Palabra de Dios para la humanidad, pero al final no hacen lo que la Palabra de Dios exige. Recordemos quiénes eran los maestros de la Ley en la época de Pablo: los fariseos. ¿Y para qué vivían y enseñaban los fariseos? Halajá, Tradición. A pesar de que los judíos dijeron entre ellos que obedecían la Ley, para ellos la Ley no era en realidad la Ley original de Moisés y no lo había sido durante varios siglos, vivieron de acuerdo con las reglas religiosas (Halajá) que varios grupos de fariseos enseñaron en las sinagogas, y escuchamos a Yeshua hablar en contra de esto en el Evangelio de Lucas.

Marcos 7:1-14 LBLA

1 Se juntaron a Jesús los fariseos y algunos de los escribas que habían venido de Jerusalén.

 Ellos vieron que algunos discípulos de él estaban comiendo pan con las manos impuras; es decir, sin lavar.

 Pues los fariseos y todos los judíos, si no se lavan las manos hasta la muñeca, no comen porque se aferran a la tradición de los ancianos.

 Cuando vuelven del mercado, si no se lavan, no comen. Y hay muchas otras cosas que aceptaron para guardar, como los lavamientos de las copas, de los jarros y de los utensilios de bronce y de los divanes.

Le preguntaron los fariseos y los escribas: ¿Por qué no andan tus discípulos de acuerdo con la tradición de los ancianos sino que comen pan con las manos impuras?

Y les respondió diciendo: Bien profetizó Isaías acerca de ustedes, hipócritas, como está escrito: Este pueblo me honra de labios, pero su corazón está lejos de mí.

Y en vano me rinden culto, enseñando como doctrina los mandamientos de hombres.

Porque dejando los mandamientos de Dios, se aferran a la tradición de los hombres.

Les decía también: ¡Bien desechan el mandamiento de Dios para establecer su tradición!

 10 Porque Moisés dijo: Honra a tu padre y a tu madre, y: El que maldiga a su padre o a su madre muera irremisiblemente.

 11 Pero ustedes dicen que si alguien le dice a su padre o madre: “Aquello con que hubieras sido beneficiado de parte mía es Corbán” —es decir, una ofrenda a Dios—,

 12 ya no le permiten hacer nada por su padre o su madre.

 13 Así invalidan la palabra de Dios mediante su tradición que han transmitido, y hacen muchas cosas semejantes a estas.

Entonces, el resultado de este comportamiento hipócrita de estos judíos creyentes que Pablo está reprendiendo en el capítulo 2 es que el nombre de Dios está siendo blasfemado por los gentiles. En otras palabras, estos judíos que piensan que su judaísmo (especialmente marcado por su circuncisión) les da un privilegio especial ante Dios, e incluso aquellos que afirman tener algún tipo de creencia en Yeshua no viven las vidas buenas y rectas que son el estándar presentado en la Ley verdadera (la Torá, la Ley de Moisés), y el resultado es que las naciones gentiles piensan que lo que creen los creyentes judíos es bastante inútil ya que ciertamente no parece reflejarse en sus vidas. Estos judíos a los que se dirige Pablo están dañando la causa del Evangelio.

Wow. Qué acusación y cuán mejor que todos pensáramos en esto en lo que respecta a nosotros mismos y a cualquier congregación o comunidad a la que pertenezcamos. ¿Estamos tan conscientes de las reglas, tan firmemente arraigados en nuestras tradiciones hechas por el hombre, y tan seguros de que tenemos toda la verdad y, sin embargo, no mostramos y vivimos los elementos más fundamentales de nuestra fe? Entonces, ¿somos un desvío para las personas que necesitan desesperadamente a Cristo, pero en nosotros no ven razón para buscarlo?

Mateo 22: 36-40 LBLA

36  Maestro, ¿cuál es el gran mandamiento de la ley?

37  Y El le dijo: AMARAS AL SEÑOR TU DIOS CON TODO TU CORAZON, Y CON TODA TU ALMA, Y CON TODA TU MENTE.

38  Este es el grande y el primer mandamiento.

39  Y el segundo es semejante a éste: AMARAS A TU PROJIMO COMO A TI MISMO.

40  De estos dos mandamientos dependen toda la ley y los profetas.

La mayoría de los cristianos están familiarizados con los versículos 37 - 39. Pero los versículos 36 y 40 generalmente se pasan por alto. ¿El versículo 36 dice que los mandamientos de amar a Dios y amar a nuestro prójimo se toman de dónde? De la Torá, la Ley de Moisés. Amar a Dios y amar a nuestro prójimo no es una innovación del Nuevo Testamento; Cristo dice que viene de la Ley. Pero igualmente importantes son las palabras del versículo 40 cuando Yeshua dice que toda la Torá (la Ley) y los Profetas están edificados sobre el fundamento de estos dos principios de Dios fundamentales. Eso significa que los Diez Mandamientos se basan en amar a Dios y amar a nuestro prójimo. Los Diez Mandamientos son las diez declaraciones divinas básicas sobre cómo mostramos amor a Nuestro Creador y al prójimo. Y luego las 600 + leyes restantes de la Torá descansan sobre los 10 Mandamientos, cada uno de ellos un matiz o un estudio de caso de uno u otro de los Diez Mandamientos y cada uno brinda instrucciones importantes sobre las circunstancias, comportamientos y predicamentos cotidianos y nos muestra cómo amar a Dios y a nuestro prójimo en medio de nuestras circunstancias. Pero si, sin embargo, consideramos que estas leyes significan y no se hace en una actitud de amar sinceramente a Dios y amar a nuestro prójimo, entonces hemos errado con creces el blanco; no hemos alcanzado ni reconocido el estándar de justicia que la Ley fue creada para mostrarnos. Esto es precisamente de lo que Pablo está acusando a los creyentes judíos de Roma y les está leyendo la ley de disturbios por eso. Ellos, entre todas las personas, deberían saberlo mejor, porque como judíos han tenido todas las ventajas y especialmente han tenido la Ley en medio de ellos durante 1300 años.

Así que en el versículo 25 Pablo ahora apunta directamente a este punto de orgullo de estos judíos creyentes de Roma: su circuncisión. Ellos se han apoyado en su circuncisión, dependieron de ella como prueba de su rectitud, y eso nunca fue lo que Dios pretendía. Ahora voy a tocar algo delicado. Dentro del movimiento de raíces mesiánicas y hebreas está esta insistencia entre muchos de que son observadores de la Torá y que debes ser tan observador de la Torá como ellos, en el estándar que establecen, o eres menos piadoso que ellos. Esta es la versión del Siglo XXI de la descarga de Pablo en Romanos sobre los judíos y su orgullo equivocado y su dependencia de ser circuncidados físicamente (indicando a ellos un apego nacional a Judá, y la creencia de que ser judíos los hizo justos). Déjame decirte algo: nadie es observador de la Torá. Y eso va para los ultraortodoxos más exigentes que viven en Israel también. Por un lado, aproximadamente un tercio de la Torá depende directamente de los sacrificios del altar, un Templo y un sacerdocio, ninguno de los cuales existe. Por otra parte, muchos de los mandamientos son casi imposibles en el mundo actual bajo las leyes y gobiernos actuales. Esta idea de exigir una supuesta observancia rígida de la Torá de acuerdo con los estándares de algún grupo en particular casi siempre incorpora principalmente Halajá junto con una saludable dosis de preferencia personal, y muy poco de la Ley Bíblica de Moisés.

¿Acaso eso significa que después de años de decir lo contrario que ahora estoy diciendo que no debemos obedecer la Ley de Moisés? Como diría Pablo: "¡Dios no quiera!"

Yo estoy diciendo que tenemos que ser lo suficientemente humildes como para darnos cuenta de que por más que lo intentemos sinceramente, y debemos intentarlo, simplemente no podemos hacerlo todo e insistir en que somos observadores de la Torá porque en algunos casos las circunstancias lo impiden, aunque en otros casos (como comer kosher) se puede hacer con bastante facilidad. En otros casos, las leyes se establecen en un antiguo lenguaje cultural que ya no existe, y ni siquiera estamos seguros de cómo se llevaron a cabo esas leyes en particular en la antigüedad.

En el otro extremo de la escala, también debo decir que cualquier excusa para decir que como algunas leyes no se pueden hacer entonces eso significa que no tenemos que hacer ninguna de ellas se basa en un conocimiento Bíblico muy pobre. Nunca ha habido un tiempo en la historia de Israel desde el momento en que recibieron la Ley sobre el Monte Sinaí, que pudieran hacer todas y cada una de las leyes exactamente como estaba escrita. Algunas leyes estaban enteramente relacionadas con las circunstancias; algunas no pudieron hacerlas hasta que Israel cruzó el Jordán y se estableció en Canaán.  Debido a la caída de la humanidad y la naturaleza caída inherente del mundo, muchas veces una ley entraría en conflicto inherentemente con otra en su mundo no ideal, tal como lo hace en nuestro mundo no ideal. Una vez que los israelitas llegaron a Canaán hubo otras circunstancias que impidieron que algunas leyes se llevaran a cabo tal como estaban escritas. No pudieron llevar a cabo toda la Ley en el exilio, pero las Escrituras dejan claro que nunca se les excusó de hacer las partes de la Ley que podían hacer, especialmente como se consideraba la moralidad y adorar a Dios. Si el principio es que cada una de las 600 leyes y mandamientos debe ser factible al máximo en el momento actual o ninguno es exigible, entonces nunca la Ley ha sido exigible. Pero, por supuesto, la Biblia deja claro que esa nunca ha sido la actitud, instrucción o norma de Dios.

Aun así, como hemos aprendido que la Ley no es abolida y como creyentes en Cristo, de hecho, debemos obedecerla lo mejor que se puede hacer, no lo hacemos para lograr la salvación, sino más bien en la obediencia como el estilo de vida redimido de alguien que ha sido salvo por la gracia.  Tampoco debemos juzgar a los demás porque hacen la Ley de manera algo diferente a como nosotros, o tal vez no hacen lo que creemos firmemente que deben hacer. Y siempre debemos llevar a cabo nuestro deseo de obedecer la Ley a la luz de lo que nuestro Mesías y Señor nos enseñó: hacer la Ley con el espíritu de amor, bajo la guía del Espíritu Santo, y hacer las Leyes con el propósito y el modelo que pretendían, que es hacerlos en mucho más que el simple ritual o la letra.

Así que en el versículo 25, después de que Pablo parece casi avergonzar a los judíos por incluso tener una circuncisión, da marcha atrás un poco y dice que la circuncisión ciertamente tiene valor, pero solo cuando haces lo que dice la Ley. Por sí mismo, sin acompañar el comportamiento adecuado, es mejor que te deshagan la circuncisión. Por otro lado, el versículo 26 dice que si un hombre no circuncidado (un creyente gentil) vive su vida haciendo lo que el espíritu y el estándar de la Ley requiere, ¿no será como si fuera una de las personas apartadas de Dios: un judío? De hecho, este creyente gentil actuará como una especie de juicio contra un judío creyente que sabe todo acerca de la Ley y en obediencia a la Ley ha recibido una circuncisión, pero decide no ser obediente a gran parte del resto de la Ley.

Entonces recibimos una de las declaraciones más polémicas y difíciles hasta ahora: el versículo 28 tiene a Pablo diciendo que un verdadero judío o un judío real no es aquel que simplemente ha tenido una circuncisión en su carne; pero resulta que eso es lo más lejos que su fe lo lleva cuando se trata de hacer la Ley. Y, de hecho, el punto de la circuncisión no se trata de una operación en la carne, sino más bien es una cuestión espiritual importante. La circuncisión siempre fue destinada a ser un signo externo de una condición espiritual interna. Y la condición interna iba a ser un corazón circuncidado…espiritualmente hablando, no literal. Así que un creyente gentil que confía en Dios y se esfuerza por el estándar que la Ley demuestra, y lo hace con un corazón sincero, amoroso y contrito, es más un verdadero judío que un judío que ha tenido una circuncisión y conoce la Ley hacia atrás y hacia adelante, pero no hace la Ley o tiene un buen espíritu por cualquier parte de la misma que haga.

¿Qué es un "judío de verdad"? Esto se ha debatido sin cesar. Pero claramente para Pablo el estándar de si una persona es o no un "judío real" es una medida espiritual y no una medida física. Entonces, como permite la idea de que un gentil creyente debe contarse como un "verdadero judío" en el sentido en que Pablo lo dice en serio, estoy de acuerdo con ese concepto. Pero como Pablo dice claramente, se entiende puramente en un sentido espiritual y no en un sentido literal. Así que no es que un gentil temeroso de Dios se convierta en judío físico o incluso en judío nacional. Un gentil creyente no tiene de repente el derecho a emigrar a Israel como judío. Tampoco es que los gentiles reemplacen a los judíos físicos y nacionales. Y no es que los gentiles adquieran de repente una herencia hebrea o se encuentren sobrenaturalmente con genes israelitas. Más bien es que Israel (y por lo tanto los judíos) tenía que ver con el reflejar los ideales espirituales de las personas separadas de Dios, cuya tarea principal era servir a Dios y lograr Su voluntad en la tierra. Dios era fiel a ellos; Israel no era fiel a Él. Desde el momento en que Abraham fue apartado, quedó claro que un gentil, al declarar al Dios de Abraham como su propio Dios, podría formar parte del pueblo apartado. Esencialmente todo lo que cualquier gentil hace para venir al Señor, incluso en los tiempos modernos, es declarar que el Dios de Abraham, el Dios de Israel, es su Dios. Aunque realmente dudo que la mayoría de los cristianos gentiles se den cuenta de que eso es lo que están haciendo cuando aceptan al Señor.

Debido a que en el tiempo de Pablo el término judío se había convertido más en un título nacional que también incluye una religión nacional (judaísmo), creo que prefiero mucho, y desearía que Pablo hubiera utilizado, el término "verdadero israelita" en lugar de "verdadero judío". Porque creo que Israelita está más cerca de lo que realmente pretendía. Técnicamente fue Israel el que estaba destinado a encarnar el ideal de Dios de un pueblo apartado para Sí mismo; no judíos per se.  Pero, una vez más, Pablo, por supuesto, habla en el modismo de su época y en su época ya nadie hablaba de israelitas o hebreos; esos eran términos más o menos muertos. Más bien se trataba solo del remanente de los israelitas, de los judíos. 

Pasemos al Capítulo 3.

Pero antes que hagamos eso permítanme preparar brevemente el escenario.

En primer lugar, nunca debería haber habido un descanso de capítulo en este punto, el mismo altera por completo el flujo y para la mayoría de los creyentes tiene la fuerza de separar lo que se dice en el capítulo 2 de lo que se dice en el comienzo del capítulo 3. En segundo lugar, los primeros versículos del capítulo 3 responden a la obvia pregunta ardiente que acaba de quedar colgada al final del capítulo 2. Y la pregunta es la siguiente: Si Israel (y los judíos) son el pueblo del pacto de Dios, y si la circuncisión es el signo requerido por Dios de la Alianza Abrahámica y una de las leyes de la Alianza Mosáica, y si Dios mismo ha dividido a la población mundial en dos grupos: hebreos y todos los demás y la circuncisión es un ritual necesario para ser identificado como hebreo, entonces, después de todo lo que Pablo acaba de decir acerca de que los gentiles y los judíos son igualmente susceptibles de pecar ante los ojos de Dios, y por lo tanto ser igualmente responsables de la ira de Dios, ¿cuál es el punto de ser judío? ¿Por qué continuar con la circuncisión masculina como signo requerido de ser judío? ¿Ha cambiado, de hecho, el advenimiento de Cristo toda la dinámica y, de hecho, Dios se ha alejado de Su antiguo pueblo del convenio, los hebreos, y se ha convertido en el Dios del nuevo pueblo del convenio, ¿creyentes gentiles? O igual de profundo, ¿ha abolido Dios la distinción que una vez existió entre hebreos y gentiles?

LEE ROMANOS CAPÍTULO 3

Pablo, el rabino, al estilo típico del Talmud, entonces hace la pregunta en cuestión que está destinada a conducir a un fallo religioso. La pregunta es: "¿Entonces qué ventaja tiene el judío?" Por supuesto, la pregunta significa: entonces teniendo en cuenta lo que se ha dicho anteriormente, ¿qué ventaja tiene un judío sobre un gentil...si existe? ¿Significa todavía algo llegar a ser miembro del pueblo del pacto de Dios? Ahora bien, si los discípulos gentiles de Cristo respondieran a esta pregunta después de leer lo que Pablo acaba de decir acerca de la igualdad de judíos y gentiles en los primeros 2 capítulos de romanos, con Pablo incluso aparentemente reprendiendo a sus compañeros judíos sobre el asunto de la circuncisión, entonces nos veríamos obligados a responder: "No hay ninguna ventaja". Y, me entristece decir, eso es generalmente lo que una buena parte de la Iglesia ha hecho. Sería intelectualmente deshonesto no admitir que, si realmente no hay ninguna ventaja para ser judío, si no hay ningún beneficio de ser circuncidado, esto solo puede significar que las palabras del Antiguo Testamento son un testimonio falso o que Dios no es el esposo fiel a Israel que Él siempre afirmó ser. Como dijo una vez con valentía el reconocido comentarista bíblico Charles Cranfield sobre este pasaje: "La pregunta planteada aquí es nada menos que la cuestión de la credibilidad de Dios".

Permíteme parafrasear esto. Si a lo largo de la Torá y el Tanak (el Antiguo Testamento) Dios pudiera reclamar una fidelidad continua a Su pueblo, aun frente a su falta de fe hacia Él, y prometerles que Él sería su Dios para siempre. Si Dios pudiera establecer un pueblo apartado, llevarlos a 4 siglos de esclavitud en Egipto, rescatarlos y darles la Torá, guiarlos a través de un desierto prohibido a su propia tierra, y ofrecerles un sistema de justicia que prometía expiación por sus pecados y que esta justicia sería para siempre, y luego abandonarlo todo y dárselo en su lugar a los enemigos de Israel, los gentiles, ¿qué clase de Dios es éste? ¿Por qué debemos creer las promesas del Nuevo Testamento que se supone que son "para siempre" si Dios pudiera simplemente extenderlo a Sus adoradores y luego retirarlo todo de nosotros si Él se molesta lo suficiente o cambia Su mente?

Cranfield está planteando esencialmente la pregunta que planteé en mi introducción al Génesis hace muchos años.

El cristianismo honestamente cree que Dios rompió Sus promesas a Israel, revocó no uno sino dos pactos que Él dijo que serían para siempre (el Abrahamico y el Pacto Mosáicos), y luego hizo uno nuevo, con un nuevo conjunto de reglas, y se lo dio a los gentiles. Así que, si esto es posible, si eso sucediera, ¿por qué alguno de nosotros debería creer que en algún momento Dios podría no revocar el nuevo pacto, y darnos uno aún más nuevo con términos completamente diferentes de los dos anteriores? ¿Uno que tal vez ni siquiera involucre a Cristo?  La buena noticia es que esta premisa cristiana de tiempo atras es falsa simplemente basada en un prejuicio antijudío. Dios no abrogó ninguno de Sus pactos, Él se ha mantenido completamente fiel a Su Palabra y no nos da ninguna razón para sospechar que No será siempre fiel a Su Palabra.

Pablo, el rabino articulado, incluso matiza su pregunta al hombre de paja un poco más haciendo una segunda; él dice, "Cuál es el valor de ser circuncidado". Así que el tema de la circuncisión para los creyentes está de vuelta sobre la mesa. Y él responde: "Mucho en todos los sentidos". De repente, toda la dinámica de la diatriba de Pablo comienza a centrarse, y no es lo que podríamos haber esperado dado lo que se dijo en los capítulos 1 y 2. Veremos hacia dónde se dirige Pablo ahora, la próxima semana.