EL LIBRO DE LOS ROMANOS

Lección 6, Capítulo 2

En el estudio Bíblico, el contexto lo es todo. Así que antes de abrir el Capítulo 2 de Romanos, permítanme decir algo que debería haber dicho (unas cuantas veces, probablemente) sobre el Capítulo 1. El capítulo 1 hablaba principalmente (pero no exclusivamente) a los gentiles. Estaba hablando principalmente a personas que no estaban familiarizadas con la cultura hebrea y, por lo tanto, cosas como la perversión sexual, que generalmente era aceptada como normal en el mundo gentil (a pesar de que tradicionalmente era rechazada por el mundo judío), estaban siendo abordadas por Pablo. Recuerden que esta carta estaba destinada a las congregaciones creyentes de Roma; esto no era una carta abierta a los ciudadanos de Roma. Estas congregaciones creyentes de Roma eran una mezcla de judíos y gentiles. Así que los pecados graves en contra de los que Pablo enseñaba tan enérgica y severamente no eran hipotéticos, él los veía como una amenaza para la comunidad creyente de Roma. Aparentemente había recibido la noticia de que algunos creyentes que vivían en Roma estaban directamente involucrados en algún grado u otro en estos comportamientos pecaminosos y él respondió con lo que hoy conocemos como el Libro de los Romanos.

¿Cómo podrían los creyentes participar en tales pecados y pensar que estaba bien? Es un hecho de la vida que todos vemos el mundo a través del lente de nuestra cultura. Las costumbres y hábitos que son aceptados como normas de larga data rara vez se reexaminan para ver si son correctas o buenas ante los ojos de Dios. Por ejemplo: en Francia es costumbre que las mujeres vayan en toples a la playa. Por supuesto, esto es absolutamente impactante e inaceptable para la mayor parte del resto del mundo, y en la mayoría de los lugares podría conducir a la detención por desnudez pública. En las naciones islámicas conllevaría la pena de muerte. Pero la gran mayoría de estas mismas mujeres francesas que van en toples a la playa nunca pensarían en hacerlo en ningún otro lugar. Y, si asisten a la iglesia, se visten modestamente para un servicio dominical y la congregación no encontraría nada incongruente o hipócrita con su fe si el día anterior en la playa se les viera usando nada más que una pequeña pantaleta de bikini.

En Roma, en la época de Pablo, la inmoralidad sexual (y la homosexualidad en específico) era tan rampante que el romano gentil promedio no pensaba nada de esto. Y así los creyentes gentiles promedio no tuvieron en cuenta eso en su fe porque estaba incrustado en su cultura.  Por consiguiente, en el Capítulo 1 Pablo se dirigía principalmente a los creyentes gentiles de la ciudad de Roma, ya que se aplicaba a la perversión sexual, aunque no todo lo que dijo se aplicaba solo a las normas culturales gentiles.

El capítulo 2 cambia el tema, y se dirige principalmente a los judíos creyentes de la ciudad de Roma. Permítanme repetir que el Libro de los Romanos NO está dirigido a los ciudadanos romanos del Imperio Romano en general; sino más bien a los creyentes de la ciudad de Roma. Ciertamente sus principios pueden aplicarse como universales. Pero como era costumbre de Pablo, todas sus cartas trataban temas específicos que él percibía que necesitaban ser abordados por la congregación específica a la que estaba escribiendo. 

La inusualmente carta larga a los Romanos nos dice que Pablo tenía mucho que decir a la congregación romana probablemente porque pensaba que había muchos temas que debía abordar. Sin embargo, esto también tuvo al menos tanto que ver con el hecho de que nunca había estado en Roma, y las congregaciones creyentes allí habían sido fundadas por otros, por lo que él no era el que había seleccionado su liderazgo o inculcado lo que él sentía que era la doctrina adecuada. Po lo que él estaba tratando de hacerlo desde lejos con esta carta.

Vamos a leer Romanos capítulo 2 juntos.

LEER ROMANOS CAPÍTULO 2

En el Capítulo 2 Pablo utiliza un estilo literario bien reconocido que prevalece en su época llamada diatriba (el autor del Libro de Santiago también utiliza diatriba). En la diatriba se crea un hombre de paja; es decir, se establece un diálogo imaginario con un oponente, o tal vez un estudiante. Se presenta una línea argumental y, a continuación, se incorporan y responden enérgicamente rechazos enfáticos de posibles desacuerdos con esa línea argumental. Las diatribas suelen ser francas y apasionadas, sin margen de tolerancia ni compromiso. En otras palabras, Pablo no está hablando con ningún individuo en particular, ni debatiendo con él, porque no parece conocer a ninguno de los creyentes en Roma (Pablo no se refiere a ningún miembro de la congregación por su nombre). Más bien está creando algunas parejas de conversación y luego reprendiéndolas por sus creencias o comportamiento.

La conclusión del capítulo 2 de Romanos es que Pablo dice que los judíos también pecan, y simplemente ser judíos no les da un "pase" ante los ojos de Dios. Por lo tanto, van a enfrentarse al juicio al igual que los gentiles. Permítanme repetir algo crítico para nuestro entendimiento para que comprendamos exactamente quiénes son sus compañeros de conversación: Pablo asume que está hablando con los judíos y gentiles creyentes en su carta a los Romanos.

El versículo 1 acusa a los judíos creyentes de Roma de "pasar juicio" en el comportamiento de los gentiles creyentes de Roma. Y él dice que cuando hacen esto esencialmente se están juzgando a sí mismos porque cometen los mismos pecados. El argumento es realmente acerca de por qué la ira de Dios debe recaer sobre todas las personas sin excepción. En el Capítulo 1 Pablo explicó que los gentiles no tienen excusa para su pecado porque la ley natural (lo que se puede ver de la propia Creación y lo que se conoce innatamente dentro de toda la humanidad) establece los mandamientos básicos de Dios para todas las personas, y especialmente para la gran mayoría de las personas que no tienen conocimiento de la Torá. Pero en lo que respecta a los judíos (los temas primarios del Capítulo 2) Pablo explica que ellos tampoco tienen excusa para su pecado porque no solo tienen la ley natural también tienen la Torá de Dios, pero ellos la violan. Pablo respalda esta línea de pensamiento en el versículo 2 diciendo que el juicio de Dios cae imparcialmente sobre todos los seres humanos que hacen cosas equivocadas.

Déjame advertirte ahora mismo; aquellos de ustedes a quienes se les ha enseñado (y tal vez siguen insistiendo) que las obras no tienen nada que ver con su vida redimida están en un shock porque vamos a hacer lo que nosotros siempre hacemos y dejar que la Sagrada Escritura hable por sí misma y no tratar de torcerla o encontrar una manera de evitarla. Todo este capítulo trata mucho de obras y su papel fundamental en cómo Dios te juzgará a ti, a mí y a todos. Lo diré una y otra vez durante esta lección: Pablo está hablando SOLO a los creyentes (su carta no está dirigida al público en general de Roma, ni su diatriba en contra de paganos o no creyentes). En ninguna parte él está advirtiendo a los no creyentes. Más bien está hablando con creyentes gentiles y judíos y dejando claro exactamente lo que el apóstol Juan habla claramente en 1Juan 3: el juicio aterriza imparcialmente sobre todos los seres humanos que hacen cosas equivocadas.

1Juan 3:4 LBLA    4 Todo el que practica el pecado, practica también la infracción de la Ley, pues el pecado es infracción de la Ley.  

 Pablo nos está diciendo que el pecado es pecado en el sentido de que no varía de individuo a individuo, y no varía en función de si uno es judío o gentil. Además, sólo hay una Ley divina, incluso si Dios la ha dado a la humanidad en un par de formas diferentes. La ley natural es una forma, y la Ley de Moisés es la otra forma; aun así, los requisitos de la Ley natural no son diferentes de los requisitos de la Ley de Moisés; ellas expresan los mismos ideales y principios de Dios. La diferencia entre ellas es que la Ley natural es más general y no está escrita, mientras que la Ley de Moisés es mucho más matizada y específica y está escrita. Piénsalo así: a un estudiante de kínder o de 1er grado se le enseña a leer solo de la manera más básica. Aprenden unas palabras usando las palabras más simples para formar en frases extremadamente limitadas sobre cosas con las que un niño de 5 o 6 años puede relacionarse en su mundo de niño. Pero en el mundo adulto la lectura consiste en un vocabulario grande, usando muchas palabras difíciles, y las frases son complejas y llenas de matices y variaciones. Sin embargo, las palabras y el significado de esas palabras y frases individuales que el niño de primaria aprende a leer no equivalen a significar algo diferente de lo que lee un adulto.  Las palabras adultas no cambian ni anulan el significado de las mismas palabras que lee el niño de 5 años. Es el mismo tipo de relación entre la Ley natural y la Torá. La primera no es más que la versión de Resumen del lector de la segunda, y Pablo va a dar vida a esta realidad para nosotros en los próximos versos.

Así que al final del versículo 3 Pablo le hace a su hombre de paja judío una pregunta que en realidad es una acusación; ¿Crees que debido a que arrojas el foco sobre los pecados de los gentiles, de alguna manera los mismos pecados que cometes son excusados ​​por Dios? O; que si un gentil comete un pecado y un judío comete el mismo pecado, ¿que Dios castigará a los gentiles, pero no castigará al judío? No pasemos por alto un principio muy básico que Pablo y el judaísmo creían; uno que creo que los creyentes modernos a menudo olvidan: Dios recompensa nuestras buenas obras y castiga nuestras malas obras.  O, Dios bendice nuestras buenas obras y juzga nuestras obras equivocadas o nuestra falta de obras. Eso no termina cuando nos salvamos. Pero no perdamos el punto preciso que está haciendo aquí Pablo: Dios es juez, y nosotros no lo somos. Irónicamente, el que juzguemos a alguien que comete los mismos pecados que nosotros cometemos trae el juicio de Dios sobre nosotros. Y no importa si es un judío juzgando a un gentil, un gentil juzgando a un judío, un judío juzgando a un judío o un gentil juzgando a otro gentil. Lo que Pablo está defendiendo es la comprensión judía fundamental del principio Bíblico de "medida por medida"; justicia proporcional. Nadie es lo suficientemente especial como para mantenerse fuera de la humanidad, esperando un trato preferencial por parte del Señor.

El versículo 4 esencialmente repite a los judíos la misma advertencia que Pablo dio a los gentiles en el capítulo 1 versículo 21. La misma es que pecar y luego creer que uno puede encontrar una manera de evitar el juicio es mostrar desprecio por la misericordia de Dios. Cuando Pablo habla de tolerancia, bondad y paciencia, dice que Dios, en Su bondad amorosa, a menudo retiene el juicio inmediato con la esperanza de que el pecador se arrepienta. La idea que Pablo está tratando de presentar es que tal vez un creyente que hace algo malo, pero no le pasa nada malo en los días siguientes, le dice a él o a sí mismo: "¡Lo sabía! Dios me ama tanto que incluso cuando me equivoque no me hará nada. Así que puedo relajarme y saber que hacer algo malo aquí y allá no me va a causar ningún problema". Este tipo de actitud no es solo una afrenta al carácter de bondad amorosa de Dios, sino que pierde el punto de porqué Dios normalmente no castiga inmediatamente: Su propósito no es pasar por alto el pecado, sino que tal vez el pecador venga a darse cuenta de su pecado y cambie de opinión. Su esperanza es que el pecador se dé cuenta de la gran misericordia que Dios le ha mostrado, y aproveche esta oportunidad para apartarse del pecado si nada más como expresión de gratitud a Dios por no ser tan rápido para castigar. Esta clase de actitud equivocada asume que o Dios es débil o que Él es un abuelo amable que simplemente no puede llevarse a sí Mismo a castigar a sus nietos; solo le hace un guiño al pecado. Esta es una sensación verdaderamente peligrosa de falsa seguridad. Y aunque este principio se aplica por igual tanto a los gentiles como a los judíos, Pablo está apuntando actualmente esto principalmente a los judíos por una buena razón: comúnmente se celebró dentro del Judaísmo del Segundo Templo que simplemente ser judío te concedía una tarjeta de salir de la cárcel. El mismo reflejaba la creencia de que si bien los gentiles eran inherentemente malos ante los ojos de Dios, los judíos eran inherentemente buenos. Expuso una mentalidad entre los judíos de que eran privilegiados y operaban por un conjunto diferente de reglas a la de los gentiles. Ser judío significaba (en términos generales) inmunización en contra de la ira de Dios.  Pablo está tratando de disipar esta creencia errónea entre los judíos (y aparentemente los judíos creyentes de Roma sentían exactamente lo mismo que sus hermanos no creyentes, de lo contrario, Pablo no tenía ninguna razón para discutir este asunto con tanta extensión).

En el versículo 6 vemos que Pablo tiene el Salmo 62 en mente de tal manera que cita las últimas palabras de 62:13: "Él (Dios) pagará a cada uno de acuerdo con sus obras".  Echemos un vistazo a las palabras del Salmo 62 que preceden a esto:

Salmos 62:10-12 LBLA

10No confiéis en la opresión, ni en el robo pongáis vuestra esperanza; si las riquezas aumentan, no pongáis el corazón en ellas.

11 Una vez ha hablado Dios; dos veces he oído esto: Que de Dios es el poder;
12 y tuya es, oh Señor, la misericordia, pues tú pagas al hombre conforme a sus obras.

 Se acerca un día, dice Pablo, cuando la ira de Dios contra ti por tus pecados se manifieste. Aquellos con un corazón no arrepentido están para una gran sorpresa: resulta que todo con lo que contaban para mantenerse a salvo de la ira de Dios era una falsa esperanza. No hay seguridad de Dios para tus pecados cuando te niegas a arrepentirte. Una vez más: Pablo se dirige a los creyentes, no a los paganos. Tu salvación es un espejismo, dice Pablo, si no tienes un corazón arrepentido.

Tu salvación es una piedra de molino alrededor de tu cuello si piensas que puedes seguir pecando, con desprecio, como antes de tu supuesta redención porque NO te liberará de la ira de Dios.

Hebreos 10:26-27 LBLA 26 Porque si continuamos pecando deliberadamente después de haber recibido el conocimiento de la verdad, ya no queda sacrificio alguno por los pecados, 27 sino cierta horrenda expectación de juicio,

Más bien, Pablo dice haciendo eco del Salmo 62, cada persona será pagada de acuerdo con sus obras. Oh, ¿Cómo puede ser esto? Es la doctrina cristiana estándar que una vez que hemos orado la oración del pecador, a partir de ahora nuestras obras no cuentan para nada. De hecho, incluso las buenas obras pueden ser algo malo porque las obras son para los judíos, no para los cristianos. ¡Ciertamente eso no puede ser!

Pero luego viene Romanos 2 verso 7: “a los que por la perseverancia en hacer el bien buscan gloria, honor e inmortalidad: vida eterna

¿Qué? ¿A los creyentes que buscan la vida eterna haciendo el bien, ¿Dios rendirá frutos con la vida eterna? Pongámoslo en el contexto adecuado para el pasaje en el que estamos: para aquellos que buscan la vida eterna haciendo buenas obras, Dios los recompensará con la vida eterna que buscan. "Hacer" no es la creencia en un ideal, y no es simplemente poseer una buena intención. Tampoco los términos "hacer" y "fe" son sinónimos. Y "hacer" no se trata especialmente de ningún sentimiento cálido en nuestros corazones. Hacer es un verbo que implica una acción tangible; por lo general se trata de nuestro comportamiento. Hacer solo puede ser sobre una obra (que es exactamente lo que Pablo está diciendo literalmente). No hace falta decir que estos pasajes sobre hacer obras han causado grandes controversias, especialmente entre las denominaciones evangélicas porque suena como si fuera un repudio directo a las otras declaraciones de Pablo de que la salvación es sólo por gracia y solamente gracia.

Efesios 2:8-9 LBLA

Porque por gracia habéis sido salvados por medio de la fe, y esto no de vosotros, sino que es don de Dios;

 no por obras, para que nadie se gloríe.

Entonces, ¿qué podemos pensar? ¿Cómo vamos a lidiar con este enigma? En Romanos 2 Pablo está claramente centrado en que nuestras obras juegan un gran papel en nuestra salvación; sin embargo, en Efesios parece contradecirse a sí mismo. Hablaremos de eso más en un rato. Pero una cosa está clara: solo hay dos resultados posibles para cada ser humano para cuando estén delante de Dios para ser juzgados. Recibiremos la vida eterna o recibiremos la ira de Dios. No hay término medio, no hay tercera opción. Y como Pablo lo está dejando muy claro, esta realidad se aplica a todos los humanos, gentiles o judíos. El versículo 9 nos da una pista de hacia dónde va Pablo con esta línea de pensamiento porque allí destaca la desobediencia a la verdad como lo que trae a la ira justa de Dios. Luego va más allá y dice que en cuanto a la ira de Dios debida a nuestra desobediencia, es "al judío primero que a los gentiles".

Lo que esto significa es "especialmente para el judío", y hay una razón para esto: como pueblo escogido de Dios ellos tienen una mayor responsabilidad de obedecer a Dios. Los judíos obtienen una prioridad cuando se trata de bendiciones; por lo tanto, en "medida por medida" ellos obtienen un tipo diferente de prioridad para la ira. Pero los gentiles también son responsables.

Esto plantea otro problema; ya que es la desobediencia lo que provoca la ira de Dios, y la desobediencia trae las mismas consecuencias negativas al judío o a los gentiles, entonces, ¿a qué se refiere esa desobediencia? Es decir, ¿desobediencia a qué? ¿Debemos pensar que los judíos deben ser obedientes a una cosa mientras que los gentiles deben ser obedientes a otra cosa? Porque si ese es el caso, entonces el pecado para un judío es fundamentalmente diferente al pecado de un gentil. Amigos, una buena parte del cristianismo dice "sí" a eso; el pecado es diferente para un judío que para un gentil. Un judío debe obedecer la Ley de Moisés, pero un gentil debe obedecer la Ley del Amor. De hecho, gran parte del cristianismo piensa que para un cristiano gentil obedecer la Ley de Moisés es en sí mismo pecado. Aún más, un estribillo común entre los cristianos es "lo que es pecado para mí no es necesariamente pecado para ti". O, "Todo lo que el Espíritu Santo me diga que es pecado es solo pecado para mí, y lo que el Espíritu Santo te diga que es pecado es solo pecado para ti". Así que la idea es que ya no hay un estándar para el pecado; ya que Cristo vino, el pecado ha sido completamente personalizado, individuo por individuo.  Si ese es el caso entonces Dios ha establecido un doble estándar; un estándar para los judíos, otro para los gentiles. Una ley para los judíos, otra ley para los gentiles; tal vez incluso un estándar diferente y único de pecado para cada creyente gentil.

Números 15:15-16 LBLA

15 En cuanto a la asamblea, un estatuto habrá para vosotros y para el extranjero que reside con vosotros, un estatuto perpetuo por vuestras generaciones; como vosotros sois, así será el extranjero delante del Señor.

 16 Una sola ley habrá, una sola ordenanza, para vosotros y para el extranjero que reside con vosotros».

 Un extranjero significa gentil. Y este pasaje es enfático en que solo hay una Ley y regulación para todos, judío y gentil.

Santiago 4:12 LBLA  12 Solo hay un dador de la ley y juez, que es poderoso para salvar y para destruir; pero tú, ¿quién eres que juzgas a tu prójimo?

Así que aprendemos de la Sagrada Escritura que sólo hay una Ley, un juez y un legislador; por lo tanto, la desobediencia solo puede significar desobediencia a la misma Ley, ya que solo hay una. Y los gentiles y los judíos están en deuda con el mismo juez que nos juzga bajo el mismo estándar porque solo hay un juez y un estándar.

Entonces, ¿qué hacemos con la declaración de Pablo de que las buenas obras nos conducen a la vida eterna y a las malas obras a la ira de Dios? Pablo no está afirmando que la salvación sucede por buenas obras; más bien es que las buenas obras son el fruto exterior que es esperado como consecuencia de la salvación. Si las buenas obras no están presentes, entonces esto desafía el reclamo de salvación de una persona.

Pero aún más, el juicio es parte del futuro para todas las personas, salvos y no salvos. Todos vamos a ser juzgados por nuestros deberes al final. Escucha una vez más a Mateo 5:17 -19.

Mateo 5:17-19 LBLA

17 No penséis que he venido para abolir la ley o los profetas; no he venido para abolir, sino para cumplir.

18 Porque en verdad os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, no se perderá ni la letra más pequeña ni una tilde de la ley hasta que toda se cumpla.

 19 Cualquiera, pues, que anule uno solo de estos mandamientos, aun de los más pequeños, y así lo enseñe a otros, será llamado muy pequeño en el reino de los cielos; pero cualquiera que los guarde y los enseñe, este será llamado grande en el reino de los cielos

Así que aquí vemos que cuando se entrelazan juntos, lo que Pablo dice y lo que Cristo dice nos da una mejor imagen del lugar de obediencia, obras en la vida de los creyentes. Lo diré de nuevo: Pablo solo está hablando con los creyentes. Todo lo que él tiene que decir acerca de la importancia de las obras y cómo se aplica a nuestro juicio que viene ante Dios, él lo está diciendo SOLO a los creyentes. Por lo que ciertamente la salvación por gracia nos convierte en miembros del Reino de los Cielos.  Pero a partir de entonces nuestra obediencia a los mandamientos de la Torá de Dios (la Ley de Moisés) tiene una determinación sustancial a juicio sobre la determinación de Dios de nuestro nivel de estatus en el Reino de los Cielos (aparentemente un estatus que permanecerá inalterado para una eternidad).  En cierto sentido, la salvación otorgada por Dios para la persona que confía en Su Hijo Yeshua se tiene en cuenta en el momento del juicio cuando se pesan nuestras obras. Nuestra salvación nos otorga la membresía en el Reino de los Cielos. Sin embargo, son nuestras obras que suceden durante nuestra vida los que confirman nuestro nivel real de fe y confianza en Dios, y medida por medida ese nivel de fe y confianza determinará nuestro nivel de estatus en el Reino de los Cielos.

2Corintios 5:9-10 LBLA

Por eso, ya sea presentes o ausentes, ambicionamos serle agradables.

10 Porque todos nosotros debemos comparecer ante el tribunal de Cristo, para que cada uno sea recompensado por sus hechos estando en el cuerpo,

Pablo deja claro en su segunda carta a los Corintios que todos, incluyendo a los creyentes, comparecerán para ser juzgados ante el Mesías nuestro Señor. ¿Y qué es lo que se nos juzgará? Dice Pablo, será sobre lo que hicimos mientras estábamos en la carne (es decir, mientras aún estábamos vivos).

Y, sin embargo, hay otro aspecto de las buenas obras versus las obras malas; de obediencia versus desobediencia.

 Es como Pablo explicó en Romanos capítulo 1 que cuando no conocemos a Dios (y eso es SIEMPRE porque no queremos conocer a Dios), y por lo tanto Dios nos ha abandonado a nuestros pecados y deseos, cuando adoptamos estilos de vida de perversión sexual, codicia, deshonestidad, y una lista de otros vicios, estos comportamientos equivocados son la prueba externa de nuestra condición interna independientemente de lo que podamos reclamar o pensar de nosotros mismos (es decir, afirmando que somos creyentes, al mismo tiempo que somos desobedientes y a sabiendas haciendo cosas malas). Los frutos de nuestra iniquidad revelan quiénes somos realmente.

Por consiguiente, si bien no podemos merecer nuestra liberación y redención por nuestras buenas obras, ni necesariamente ser rechazados por nuestras malas obras de nuestro pasado SI nos hemos arrepentido y cambiado, si somos aceptados en el Reino por medio de nuestra fe y confianza en Yeshua, entonces nuestro estatus ante Dios después de nuestra muerte será juzgado únicamente por nuestras obras mientras nosotros aún estábamos vivos. Amigos: estas vidas importan. Lo que nosotros hacemos importa. De hecho, nuestras obras importan infinitamente más DESPUÉS de que nos salvamos, más que antes. Así que, si eres alérgico al hecho Bíblico de que tus obras y hechos son de vital importancia en tu relación con Dios, y serán hasta tu último aliento y después a la eternidad, entonces necesitas superarlo a toda prisa. Lamentablemente, la mayoría de las veces los adoradores de Dios piensan que este camino se debe a una doctrina bastante mala que se ha enseñado en varias de nuestras denominaciones evangélicas; doctrinas que simplemente desafían la Sagrada Escritura.

El versículo 13 continúa con el tema de "hacer". 13 Porque no son solo los oyentes de la Torá a quienes Dios considera justos; más bien, son los hacedores de lo que dice la Torá quienes serán justos ante los ojos de Dios.

Pablo está hablando principalmente con judíos (judíos creyentes). Así que Pablo sigue demostrando que piensa que la Torá debe seguir siendo observada. Al mismo tiempo, Pablo también está dejando claro a los judíos que el hecho de que escuchen a la Torá no significa que hagan la Torá. Dios no está impresionado con los estudiantes de carrera; Dios quiere jugadores de carrera. Pero antes de que Pablo diga esto, vamos a ver el versículo antes del 12. Aquí dice algo que puede ser confuso para el lector casual.

Cuando Pablo habla de los que operan sin la Torá, él está hablando de gentiles en el sentido de que no recibieron la Torá de Dios. Por lo tanto, cuando se refiere a los que operan dentro de la Torá, él se refiere a los hebreos (judíos) porque Dios les dio la Torá, por medio de Moisés, en el Monte Sinaí. Así que Pablo no está pensando en los gentiles en términos de no tener ley; ellos no son forajidos, matones. Más bien es que es la Ley de Moisés, la Torá, la que hace a los judíos lo que son; es lo que define su identidad como el pueblo apartado de Dios. Así que la distinción entre gentiles y judíos, para Pablo, es que los judíos viven dentro de la esfera de la Ley, y los gentiles viven fuera de ella. Él está diciendo esto: aquellos que pecan fuera de la esfera de la Ley (gentiles) perecerán, así como aquellos que pecan dentro de la esfera de la Ley, los judíos, serán juzgados por la Ley. Recuerden: Pablo ya ha explicado que la Ley natural que los gentiles siguen es esencialmente la misma que la Ley de Moisés que siguen los judíos. Así que el pecado de los gentiles será juzgado de acuerdo con la Ley natural, y el pecado de los judíos será juzgado de acuerdo con la Ley de Moisés.

El estándar de juicio y los resultados para ambos grupos de personas es el mismo. Así que volvemos al versículo 13: es debido a esta lógica que Pablo puede decir que incluso aquellos que viven de acuerdo con la Ley de Moisés (los judíos) serán condenados por la Ley cuando pequen. Y ya que hemos estudiado cuidadosamente la Ley (la Torá) aquí en la Clase de Torá de Seed of Abraham, entonces sabemos lo que esto significa. La Ley de Moisés no sólo define el comportamiento de una manera matizada y extensa, sino que también establece las penas por violación de estos comportamientos definidos. Estas sanciones se llaman las maldiciones de la Ley. Varían desde la restitución por robo, hasta la pérdida de vida por secuestro y asesinato.

Pablo expande sobre esta línea de pensamiento en el versículo 14 a medida que se aplica a los gentiles. Él dice que cuando los gentiles que no tienen la Ley de Moisés siguen el espíritu y los principios de la Ley, entonces ellos mismos son la Ley. Una vez más: esto significa que siguen la Ley natural, que no es más que una versión general de la Ley de Moisés.  "Ser ellos mismos una ley" significa que la Ley está "dentro de ellos"; se hace parte de ellos. La ley (queriendo decir la Ley natural) está contenida en su sentido innato del bien y del mal (algo que todos los seres humanos tienen en común). Entonces recibimos una promesa familiar de un pasado lejano en el versículo 15. Pablo dice que la vida de estos creyentes gentiles demuestra externamente los comportamientos que exige la Ley de Moisés; y esto se debe a que el deseo de hacer lo que está justo ante Dios (ese es el deseo, y el conocimiento, de seguir las leyes de Dios) está escrito en sus corazones. ¿Dónde hemos oído esta frase "escrito en sus corazones" con respecto a la Ley, antes?

Jeremías 31:31-33 LBLA

31 He aquí, vienen días —declara el Señor— en que haré con la casa de Israel y con la casa de Judá un nuevo pacto,

 32 no como el pacto que hice con sus padres el día que los tomé de la mano para sacarlos de la tierra de Egipto, mi pacto que ellos rompieron, aunque fui un esposo para ellos —declara el Señor;

33 porque este es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días —declara el Señor—. Pondré mi ley dentro de ellos, y sobre sus corazones la escribiré; y yo seré su Dios y ellos serán mi pueblo.

Los judíos también tienen la Ley natural escrita en sus corazones, ya que, aunque están apartados de los gentiles, obviamente siguen siendo parte de la humanidad en general. Así pues, dado que la Ley natural está escrita en el corazón de todo ser humano desde los días de Adán y Eva, ¿por qué en Jeremías encontramos que la "Ley" se escribirá en el corazón de las casas de Israel y Judá como signo de un nuevo pacto con Dios? Porque la Ley de Moisés, que fue dada a Israel en tablas de piedra, algo externo a ellos, eventualmente será dada a todo Israel en sus corazones. ¿Acaso será una Ley completamente diferente a la Ley mosaica o a la Ley natural, que en sí misma no es más que una versión más o menos condensada de la Ley de Moisés? No, es como dice David Stern, autor de la Biblia CJB: Dios pondrá la Torá (la Ley de Moisés) en el corazón de Israel porque es plenamente compatible con la Ley natural que ya está en el corazón de Israel.

De hecho, es la Torá completa la que se escribirá en sus corazones tal como Yeshua dijo que vino a completar la Torá, no para abolirla.

Nosotros continuaremos con Romanos capítulo 2 la próxima vez.