EL LIBRO DE LOS ROMANOS

Lección 5, Capítulo 1 Conclusión

Hemos pasado una cantidad excesiva de tiempo en el capítulo 1 de Romanos, pero hoy concluiremos. De alguna manera hoy podría ser el desafío más difícil, emocional y cultural de las diversas lecciones que hemos tenido en este capítulo, porque Pablo, que en todo momento ha hablado francamente, trata de frente con el pecado y especialmente con la perversión sexual. Y creo que la perversión y la inmoralidad sexual es un problema muy serio y dominante de nuestro tiempo. Y esto se debe a que, si bien el terrorismo es un peligro para la vida, la inmoralidad sexual es un peligro para nuestras almas y para nuestro futuro eterno. Es un tema que no solo ha dividido al mundo y a nuestra nación; ha dividido y dañado profundamente a la Iglesia. En un asombroso alejamiento de Dios y Sus mandamientos, algunas de las denominaciones cristianas más reconocidas de mucho tiempo se han separado recientemente sobre el tema de la inmoralidad sexual.

Quiero comenzar citando una porción de un Salmo que es bastante conmovedor y pertinente en nuestra lección de hoy.

Salmos 50:16-23 LBLA

16 Pero al impío Dios le dice: ¿Qué derecho tienes tú de hablar de mis estatutos,
y de tomar mi pacto en tus labios?


17 Pues tú aborreces la disciplina, y a tus espaldas echas mis palabras.


18 Cuando ves a un ladrón, te complaces con él, y con adúlteros te asocias.


19 Das rienda suelta a tu boca para el mal, y tu lengua trama engaño.


20 Te sientas y hablas contra tu hermano; al hijo de tu propia madre calumnias.


21 Estas cosas has hecho, y yo he guardado silencio; pensaste que yo era tal como tú;
pero te reprenderé, y delante de tus ojos expondré tus delitos.

22 Entended ahora esto, los que os olvidáis de Dios, no sea que os despedace, y no haya quien os libre.


23 El que ofrece sacrificio de acción de gracias me honra; y al que ordena bien su camino,
le mostraré la salvación de Dios.

¿Qué derecho, pregunta este Salmo, alguien tiene de depender de los pactos de Dios, cuando odia recibir las instrucciones de Dios y "lanza palabras (de Dios) detrás de ti"? Permítanme decir esto en términos modernos: ustedes dicen que han sido salvos en el nombre de Jesucristo, pero no quieren obedecer las leyes de Dios ni cumplir con la verdad de la Biblia. Es la persona que hace el bien la que Dios dice que guiará a la salvación.

¿Cómo sabemos lo que es lo correcto si rechazamos la Palabra de Dios y damos la espalda a Su Torá, donde el bien y el mal están claramente definidos en hasta 600 ejemplos de casos de actividad humana?

En cierto sentido, lo que estamos a punto de oír a Pablo decir es un Midrash judío, o un sermón, de este Salmo. Probablemente tenía en mente este pasaje de la Escritura cuando escribió esta porción del Libro de Romanos.

Abran sus Biblias a Romanos capítulo 1.

VOLVAMOS A LEER ROMANOS CAPÍTULO 1:18 – hasta el final

Permítanme darles el resultado final de Pablo a esta parte de Romanos capítulo 1: es que el hombre que se rebela en contra de Dios, y niega su dependencia de Dios y de Sus mandamientos, inevitablemente se somete a un proceso de degeneración moral. A menudo esta degeneración moral no es algo que el hombre se dé cuenta de que está sucediendo. Igualmente, a menudo esto sucede porque la condición degenerativa de él o ella parece estar sana y plenamente en sintonía con una sociedad local presumida y un gobierno que cree que es la fuente de la verdad moral. En otras palabras, todo se ve correcto para el hombre degenerado porque todos los demás están haciendo lo mismo y se ve de la misma manera.

Por favor, observen también que Pablo no está hablando solo a los gentiles o solo a los judíos; más bien es una declaración general que se relaciona con toda la humanidad en general, y, sin embargo, ya que su carta es específicamente para los creyentes en Roma aparentemente algunos de ellos pueden estar atrapados en esta degeneración moral. Así que no está escogiendo a ningún grupo en particular para enfrentar; esto se aplica a todos (especialmente a la comunidad creyente) a la luz del mensaje del Evangelio.

Y en otro sentido, lo que vemos es que en el versículo 18 cuando Pablo habla de la ira de Dios en contra de toda la desdicha e iniquidad de las personas, más tarde hacia el final de este capítulo Pablo define cómo se ve la maldad y la iniquidad y que la gente no tiene a nadie más a quien culpar por su condición moral degenerativa que ellos mismos. Hace muchas décadas, un comediante llamado Flip Wilson a menudo usaba una famosa línea en sus diálogos: "el Diablo me obligó a hacerlo". Y aunque siempre fue gracioso, parece que muchos cristianos realmente creen que su propio mal comportamiento o la iniquidad de los demás es el resultado de la actividad de Satanás en sus vidas. Pablo no hace tal afirmación, y tampoco la Biblia en general. El Diablo puede tentar, pero no tiene el poder de coaccionar la acción. Los seres humanos voluntariamente hacen el mal. Así que toda esta sección de Romanos capítulo 1 coloca la responsabilidad de maldad y la iniquidad no sobre Satanás, sino más bien directamente sobre los hombros de cada pecador.

Aunque lo tocamos brevemente la última vez, quiero repetir que desde el punto de vista de Pablo nadie puede defenderse diciendo que no supieron que se estaban rebelando en contra de Dios, porque lo que hay que saber sobre Dios para que puedan hacer lo correcto ante Sus ojos se revela en la Creación de Dios. Permítanme decir esto usando un término diferente. Los atributos de Dios se revelan en la naturaleza (suponiendo que entendamos que la naturaleza es todo lo que es visible y tangible y que es el resultado de la fuerza creativa de Dios). Ha habido mucho debate sobre lo que Pablo quiere decir con esto y si tal pensamiento es incluso razonable.

Después de todo, ¿cómo se puede esperar que alguna tribu aislada en medio de la selva amazónica conozca a Dios? Pero sin duda esta no es una nueva doctrina que Pablo ha inventado; el judaísmo en general en su época creía de la misma manera porque era un principio básico de la Biblia hebrea. Algunos se refieren a esto como ley natural, y esa es una etiqueta apropiada. Un buen ejemplo de esto se encuentra en el Salmo 19.

Salmos 19:1-4 LBLA

Para el director del coro. Salmo de David.

19 Los cielos proclaman la gloria de Dios, y la expansión anuncia la obra de sus manos.


Un día transmite el mensaje al otro día, y una noche a la otra noche revela sabiduría.


No hay mensaje, no hay palabras; no se oye su voz.


Mas por toda la tierra salió su voz, y hasta los confines del mundo sus palabras.

Así que Dios ha actuado de manera que solo Él pudo revelarse a sí mismo; y esta divulgación es la Creación. De hecho, la Creación... la tierra, el cielo, el Universo y la humanidad... Naturaleza... se parece tanto a los atributos de Dios que es posible decir que la Creación es como una sombra de Dios pasando. ¿Acaso no se nos dice en Génesis 1:27 que Dios hizo a la humanidad a Su imagen? El hombre es de la Creación de Dios, y por lo tanto somos una imagen (una sombra) de Él. Pero la sombra misma no es el Creador; la sombra es simplemente el resultado de la existencia y la presencia del Creador. Una sombra nunca puede generarse a sí misma y no puede existir por sí misma. Una sombra no tiene vida de sí misma; cualquier vida que parezca tener está contenida en el creador de la sombra. Y como esto es cierto, Dios tuvo que dar vida de Sí mismo a la sombra humana, Adán, después de que lo formó.

Por lo tanto, Pablo puede decir con confianza que todos los seres humanos tienen una comprensión innata no solo de la existencia de Dios, sino de Sus atributos básicos porque se pueden ver en la naturaleza misma. Cuántas veces miro al cielo nocturno y me quedo asombrado ante la naturaleza infinita de la misma, y por la variación y extensión del éter negro y esos millones de puntos de luz. Aún más a menudo me detendré a mirar por la ventana de mi oficina el azul glorioso del agua, y el impresionante verdor de las plantas y los árboles, ¿y me pregunto qué tan hermoso es y sin embargo puede una creación ser más hermosa y magnífica que su Creador? ¡Nunca! Y, sin embargo, irónicamente, cuando la humanidad depende únicamente de seguir las señales de la naturaleza en lo que respecta a Dios, obtenemos malos resultados. Se supone que debemos adorar y glorificar a Dios. En cambio, podemos terminar adorando las cosas creadas... cosas como la naturaleza... en lugar del Creador.

Esencialmente los seres humanos, debido a nuestras malas inclinaciones que comenzaron en el Jardín del Edén con la caída de Adán y Eva, están conectados para rechazar un verdadero conocimiento de Dios y volverse en su lugar a los dioses de nuestra propia creación. Este es el dilema humano y la única cura para esto es el Evangelio de Cristo.

Pero entonces el versículo 21 explica que es la negativa de los seres humanos a reconocer a Dios por quién Él es y adorarlo como tal lo que los lleva a volverse inútiles en su pensamiento y a que sus corazones se oscurezcan.

Nosotros necesitamos estar conscientes de que cuando Pablo habla de "conocer a Dios" de la naturaleza lo dice en un sentido muy limitado. De la naturaleza, las personas pueden tener una conciencia de Dios, pero nunca pueden establecer una relación personal con Él. En lugar de buscar a Dios y reconocer a Dios "como Dios", la humanidad tiende en cambio a volverse a los ídolos; elementos de nuestra propia creación. En el pensamiento griego el "conocer a Dios" más quería decir el comprender y percibirlo a Él como realmente Él es; es un deseo de conocimiento intelectual. Pero en el pensamiento hebreo el "conocer a Dios" significa el reconocerlo a Él activamente al adorarlo y glorificarlo de una manera personal. Por consiguiente, nosotros vemos la brillante evidencia de los patrones de pensamiento hebreo de Pablo especialmente evidentes en su explicación de lo que el conocer a Dios es, y cómo debe manifestarse entre los seres humanos como alabanza y adoración. Así que, aquellos que piensan que conocer a Dios es principalmente un ejercicio intelectual se han vuelto inútiles en su pensamiento; a pesar de que están tan enamorados de lo que creen que son sus pensamientos sabios, de hecho, son tontos. El resultado de su insensatez es que ellos mismos se engañan y comiencen a cambiar lo auténtico por lo falso. Con toda su supuesta sabiduría eligen dar gloria a otros seres humanos, o a aves, animales y reptiles. Y por lo general esto se hace usando imágenes…ídolos...de humanos, pájaros, animales y reptiles.

Esta idea de los malvados intercambiando la adoración del Dios verdadero por adorar las falsificaciones...... imágenes de cosas creadas....... es un tema frecuente del Antiguo Testamento. Un ejemplo es el Salmo 106 cuando el tema es el Becerro de Oro creado por los israelitas durante su éxodo de Egipto:

Salmos 106:19-20 LBLA

19 hicieron un becerro en Horeb, y adoraron una imagen de fundición;
20 cambiaron su gloria por la imagen de un buey que come hierba

 Así que para resumirlo: Pablo está diciendo que un ser humano que se niega a reconocer al Dios de Israel como el verdadero Dios y Creador lo hace porque elige hacerlo. Lo hacen desde su propia iniquidad, y no tienen alguna excusa para ello porque a pesar de lo que podrían decir o hacer, ellos saben innatamente del verdadero Dios. Mientras que el ateísmo no se conocía hasta hace apenas 300 años atrás, de hecho, mientras que los ateos juran arriba y abajo que no adoran a ningún dios en absoluto, el hecho de que se celebran a sí mismos como el ser más alto que existe, el más superior de todos los seres vivos, contradice la verdad de que se están adorando a sí mismos. El que no quieran que nadie más muestre alguna evidencia de Dios es porque se hiere su conciencia cuando lo ven y prefieren permanecer a salvo en su mundo hecho por ellos mismos.

La religión del ateísmo es una adoración a sí mismo.  Aún más, nuestros llamados brillantes científicos que insisten en que la creación del Universo y de la vida fue espontánea y autoproducida son en los tiempos modernos el cumplimiento de las palabras de Pablo sobre aquellos "que dicen ser sabios, se han vuelto tontos". Si bien Pablo nunca habría imaginado personas que no creen en los dioses y en el mundo de los espíritus (ninguna gente existió en su día), de hecho, la aplicación no podría ser más directa.

Pero ahora entramos en esa parte del capítulo 1 de los Romanos que ha sido rechazada por algunas denominaciones, pastores y un gran y creciente número de miembros de la congregación. Es esa parte que creo que es quizás la más importante, peligrosa y desconcertante de la era moderna. La porción que trata de la homosexualidad y otras formas de perversión sexual y la denuncia severamente. Pero antes de lidiar con eso, el versículo 24 dice algo importante y controversial.

En primer lugar, el versículo 24 explica que la razón por la que, en algún momento, Dios entregará a las personas a sus pecados. Él hace esto porque no tienen excusa. Todo, desde los versículos 18 – 23, ha puesto el escenario para el versículo 24. Segundo, tenemos que enfrentar lo que significa "Dios los ha entregado". Algunas versiones en español dicen abandonados, otras dicen que les dieron la vuelta, y sin embargo otras dicen que las entregaron. Todos ellos traducen la palabra griega paradidomi y cada una de estas traducciones al español encaja bien con el significado literal de esta palabra, por lo que no hay necesidad de discutir. Lo que se está diciendo es que Dios abandonó a las personas a su degeneración moral e iniquidad como resultado de su rechazo intencional de Él. Pero ¿qué significa abandonar o entregar? ¿Dios simplemente deja ir y permite que suceda lo que va a suceder (una acción bastante pasiva)? ¿O es más activo en el proceso? Cuando miramos en el Antiguo Testamento a donde se utiliza este mismo término "entregado", encontramos que a menudo habla de Israel cuando están en rebelión, y no es simplemente que Dios de repente simplemente le da la espalda a Israel y deja de bendecirlos, sino más bien que Él también les da un empujón hacia sus enemigos y su merecido castigo.  Es como un juez que condena a un criminal y luego lo entrega al carcelero para encarcelamiento.

¿Qué ha dado Dios a estas personas inicuas que lo rechazan? ¿Cuál es su castigo terrenal? Debe ser entregado a los deseos moralmente depravados de sus corazones. Recuerda: cuando el término corazón se utiliza en la Sagrada Escritura, se refiere a la sede del intelecto, la mente humana (que durante toda la era Bíblica se creía que se produjo en el órgano del corazón). Lo que Pablo está expresando aquí es un principio judío bien entendido del judaísmo del 2do Templo. Es que un hombre debe servir a Su Creador o servir a su propia inclinación maligna. Es decir, un ser humano siempre elegirá servir y obedecer a Dios, o servir y obedecer a uno mismo. No hay un 3er camino y no hay punto medio. Yeshua aceptó y enseñó este mismo principio que tanto los Fariseos como los Esenios estuvieron de acuerdo:

LBLA Mateo 6:24 Nadie puede servir a dos señores; porque o aborrecerá a uno y amará al otro, o se apegará a uno y despreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas.

Los rabinos enseñaron que o tu corazón te controla, o tú controlas a tu corazón. Ósea o tu corazón te somete, o tú pones a tu corazón bajo sujeción con la idea de que cuando tu corazón (tu mente) te controle, entonces Dios no puede.

¿Por qué dijeron los rabinos que una persona justa debe someter su corazón? Porque en la Sagrada Escritura Dios les enseñó que:

LBLA Jeremías 17:9 " Más engañoso que todo, es el corazón, y sin remedio; ¿quién lo comprenderá?

En el Midrash Judío llamado Génesis Rabbah 34 nosotros leemos este comentario sobre Génesis 8:21: "Y el Señor DIJO A SU CORAZÓN (Génesis 8:21)."  Los malvados están en sujeción a sus corazones (sus pasiones y lujurias). Por consiguiente, dice (en la Palabra de Dios que) EL TONTO HA DICHO EN SU CORAZON (Salmos 14:1), Y ESAU DIJO EN SU CORAZÓN (Génesis 27:41), Y JEROBOAM DIJO EN SU CORAZÓN (1Reyes 12:26), AHORA HAMAN DIJO EN SU CORAZÓN (Ester 6:6). Pero los justos tienen sus corazones bajo su control. Por lo tanto, está escrito: AHORA HANNAH, ELLA HABLÓ A SU CORAZON (1Samuel 1:13), Y DAVID DIJO A SU CORAZÓN (1Samuel27:1), PERO DANIEL SE PROPUSO A SU CORAZÓN (Daniel 1:8), Y EL Señor DIJO A SU CORAZÓN (Génesis 34:10).

Así que nunca debemos escuchar nuestro corazón y dejar que nuestro corazón nos controle; más bien debemos poner nuestros corazones (nuestras mentes) bajo sujeción. ¿Sujeto a qué? A nuestra mente regenerada que ha sido sanada por la Palabra de Dios, la verdad de Dios y la luz de Dios. La Biblia nos advierte en contra de escuchar a nuestro corazón una y otra vez. Y, sin embargo, los cristianos, especialmente, a menudo hablan de cómo siguen sus corazones o que su corazón les está diciendo que hagan algo y piensan que esto es algo bueno. Las Sagradas Escrituras nos dicen lo contrario.

Las últimas palabras del versículo 24 hablan del vergonzoso mal uso de los cuerpos de los demás. Obviamente esto habla de perversión sexual; pero los siguientes versos hace claro que la perversión sexual en particular de la que Pablo está hablando es la homosexualidad. No es mi intención hacer la mayor parte de esta lección sobre los detalles y los males de la homosexualidad; la Biblia en sí debe ser suficiente para abordarlo. El que los no creyentes disfruten y aboguen por la homosexualidad y otras atrocidades sexualmente inmorales no debería sorprendernos. Ellos no tienen ninguna relación con Dios, y por lo tanto no hay una brújula moral o el Espíritu Santo para guiarlos. Pero ¿qué sucede con los creyentes que afirman que lo son?

Por consiguiente, a lo que quiero dirigirme es a la inclinación en aumento de la Iglesia cristiana en aceptar la homosexualidad como un estilo de vida bueno, aceptable y alterno. Tenemos una serie de denominaciones de la Iglesia y sectas judías que ahora ordenan ministros homosexuales; otras denominaciones han decidido realizar matrimonios homosexuales. No quiero mencionar eso sin dar detalles en específico. El Movimiento Judío Conservador, el Movimiento Judío de Reforma, la Iglesia Episcopal, la Iglesia Luterana Evangélica, la Iglesia Presbiteriana de Estados Unidos y la Iglesia Unida de Cristo han hecho que sea ley de la Iglesia o sinagoga aceptar la homosexualidad como normal y bueno. Todos ellos ordenan a líderes homosexuales y realizan matrimonios entre personas del mismo sexo.

El refrán común de estas Iglesias y sinagogas es que o bien la Biblia guarda silencio sobre el tema de la homosexualidad, o que tal prohibición ya no se aplica, ya que solo estaba destinada a tiempos antiguos (incluso si la prohibición se presenta en el Nuevo Testamento como aquí en Romanos 1). El otro argumento principal es que debido a que Dios es amor, el amor lo supera todo; así que si el amor está involucrado en las relaciones sexuales en cualquier forma (incluso entre el mismo sexo) es bueno y Jesús lo aprueba de corazón y condena a aquellos que hablan en contra de él como fanáticos intolerantes.

He aquí una declaración reciente hecha por uno de los líderes del movimiento cristiano LGBT, Jimmy Creech, un pastor Metodista Unido de 30 años. Aunque ciertamente no habla en nombre de todos los homosexuales que también afirman el cristianismo, él habla en nombre de un grupo grande.

¿Cómo yo veo la posición de Dios sobre la "homosexualidad"? Creo que las personas lesbianas, gays y bisexuales son parte de la maravillosa creación de Dios, creados para ser justo quiénes son, y completamente amadas y atesoradas por Dios. Creo que Dios no tiene la intención de que nadie esté solo, sino que viva en compañía. Y creo que Dios espera que las relaciones amorosas saludables incluyan el amor sexual. La Biblia no dice esto, por supuesto, pero tampoco lo niega. Yo creo que esto es cierto no solo por el énfasis de la Biblia en la bondad de la creación de Dios y el valor supremo del amor, sino por la mayor comprensión de la naturaleza humana que tenemos a nuestra disposición hoy en día. Yo no creo que Dios tenga la intención que nosotros vivamos en el pequeño mundo de la cultura bíblica de antigüedad, sino más bien en el mundo en evolución más grande de Dios informado por la ciencia, la razón y la experiencia.

El otro argumento que pasa por verdad en nuestro tiempo es que esta inclinación contra la homosexualidad es solo moderna y que lo que la Biblia significaba para la gente antigua en este pasaje de Romanos y en al menos otros 5 pasajes del Antiguo y Nuevo Testamento que son frecuentemente citados como anti-homosexual, en realidad no tienen nada que ver con el comportamiento homosexual.

Con ese fin, me gustaría citar un pasaje de un comentario sobre el Libro de Romanos escrito por el primer Padre Severiano de Gabala alrededor del año 400 D.C. Esto se refiere al pasaje específico de Romanos 1:27 que dice así:

 LBLA Romanos 1:27 y de la misma manera también los hombres, abandonando el uso natural de la mujer, se encendieron en su lujuria unos con otros, cometiendo hechos vergonzosos hombres con hombres, y recibiendo en sí mismos el castigo correspondiente a su extravío.

Severian dice esto: Pablo no lo dijo a la ligera, sino porque había oído que había una comunidad homosexual en Roma.

En el mundo grecorromano del Nuevo Testamento, la homosexualidad no solo era común, sino que era plenamente aceptado, incluso muy apreciado. Obtenemos el término moderno Lesbiana de la notoria reputación de las mujeres homosexuales de la Isla de Lesbos. Así que como dice Severian, Pablo no estaba escribiendo a los Romanos sobre esto porque el pensamiento acaba de llegar a su mente.

 Como centro del Imperio Romano, la ciudad de Roma era la zona cero para la inmoralidad sexual y especialmente la homosexualidad. Los emperadores de Roma se conocen por esto, y Nerón lo convirtió en una forma de arte usando los cuerpos de los niños pequeños. Así que Pablo estaba abordando un problema específico que los creyentes en Roma estaban enfrentando (este era su protocolo para todas sus cartas que hoy llamamos Epístolas).

Otro padre de la Iglesia, Crisóstomo, que vivió al mismo tiempo que Severian, dice esto tomado de sus famosas homilías sobre los Romanos: Esto es una prueba clara del grado final de corrupción, cuando ambos sexos son abandonados....... Fíjate en cómo Pablo mide sus palabras tan deliberadamente. Ya que él no dice que estaban enamorados los unos de los otros, sino que fueron consumidos con lujuria el uno por el otro........... El deseo normal de tener relaciones sexuales unió los sexos entre sí, pero al quitar esto y convertirlo en otra cosa, el diablo dividió los sexos unos de otros y obligó a lo que era uno para llegar a ser dos, en oposición a las leyes de Dios...... El diablo estaba empeñado en destruir a la raza humana...... Pablo va directamente a la fuente del mal sexual: impiedad que proviene de la enseñanza retorcida, y la anarquía que es su recompensa.

Así que, en primer lugar, los comentarios de estos 2 Padres de Antigüedad de la Iglesia es una prueba de que la afirmación de que solo recientemente la Iglesia comenzó a decir que la homosexualidad estaba mal y a sugerir que la Biblia no habla en contra de ella es simplemente una mentira.  Pero en segundo lugar creo que la última frase que leí de Crisóstomo la prueba: la verdadera fuente del mal sexual es la impiedad que proviene de la enseñanza retorcida y la anarquía.

Lo que me preocupa no es solo que las denominaciones enteras han cedido al movimiento LGBT, sino que otras denominaciones son inestables, o al menos encuentran maneras de ser muy tolerantes con los homosexuales y los transgéneros. El Papa Francisco ha emitido recientemente una disculpa abierta a los homosexuales y transgéneros por no invitarlos a la Iglesia Católica y apoyarlos más plenamente y sus decisiones sexuales. ¿Cómo podría el líder de la Iglesia Católica declarar tal cosa? Tergiversando la Palabra de Dios y al ser desobediente a las leyes de Dios (siendo sin ley). 

Lo que estos pasajes en Romanos capítulo 1 nos dicen es que cuando la gente se aleja lo suficiente de Dios (y yo no sé exactamente dónde está esa línea) Él los entregará a su pecado. Y nos dice que la idolatría y la perversión sexual van mano a mano. Así que en el versículo 28 Pablo repite más o menos los versículos anteriores, usando un poco de términos diferentes para hacer su punto. Y el punto que resalta es que aquellos que no encuentran que vale la pena conocer a Dios serán entregados a sus formas inútiles de pensar. Y es la intención de Dios que el resultado sea hacer la lista de cosas equivocadas (vicios). En cierto sentido, el castigo es que Dios deja de impedir que el individuo cometa todo tipo de perversión sexual y se vuelva aún más inicuo haciendo esta lista de vicios.

Les diré que muchos comentaristas Bíblicos lo pasan muy mal con esta sección de Romanos porque no les gusta lo que implica. Les preocupa que esto suene demasiado duro y desanime a los que le buscan. Les preocupa que esto ponga un punto débil en sus pensamientos de que el Dios del Nuevo Testamento, Jesús, se supone que es estrictamente un Dios de amor y misericordia, pero esto ciertamente no suena muy compasivo o tolerante. Les preocupa que suene demasiado crítico y permanente.

Pero hermanos, dice lo que dice; no hay suavizarlo.

El versículo 32 dice que todos estos vicios enumerados hacen que el pecador sea digno de la muerte. Entienda que desde la perspectiva judía esto no solo significa la pena capital, sino que significa la separación eterna de Dios. Porque bajo la Ley de Moisés, que Pablo todavía sostiene, eso es lo que significa. La Ley es que, si has cometido un pecado que puede ser expiado, entonces un sacrificio de animal servirá. Pero si cometes un pecado que no puede ser expiado por un sacrificio animal, entonces ninguna expiación de ningún tipo es posible. Tu destino eterno está sellado; mueres una muerte no justa y el Infierno es tu hogar eterno. Ahora que Yeshua ha venido y se ha ido, Pablo ciertamente entiende que los pecados de una persona pueden ser perdonados por la fe y la confianza en Yeshua. Pero ese no es el punto o el tema, aquí.

No te equivoques; no hay un indicio en la declaración de Pablo de que una persona podría vivir el estilo de vida de cualquiera de estos vicios y luego simultáneamente legítimamente reclamar confianza en Yeshua. De hecho, lo que Pablo ha descrito es una persona con una mente reprobada que ha elegido NO conocer a Dios, y como resultado Dios los ha entregado a la perversión sexual, así como a estos otros pecados. Así que este pensamiento moderno en algunos círculos cristianos de que una persona puede vivir con entusiasmo un estilo de vida homosexual al mismo tiempo afirmando el cristianismo es simplemente autoengaño.

  Mateo 7:21-23 LBLA

21 No todo el que me dice: «Señor, Señor», entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos.

22 Muchos me dirán en aquel día: «Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros?».

 23 Y entonces les declararé: «Jamás os conocí; apartaos de mí, los que practicáis la iniquidad».

El versículo 32 también hace una afirmación simple que no debemos pasar por alto. La misma es que las personas que hacen todos estos errores de los que Pablo ha hablado saben que están haciendo mal. No hay que decirles que la perversión sexual está mal; la naturaleza misma nos dice. A ellos no hay que decirle que la calumnia, la deshonestidad o la planificación de esquemas malvados están mal; el saber esto está integrado en nuestro ADN como seres humanos creados por un Dios Creador. Los asesinos no asesinan porque no saben que el asesinato está mal. Los ladrones no roban porque creen que robar es correcto. Los adúlteros no practican el adulterio porque piensan que es bueno. Y los homosexuales no practican relaciones sexuales entre personas del mismo sexo porque creen que es la voluntad de Dios para ellos. Hacen estas cosas porque quieren hacerlas; porque escuchan sus corazones y quieren cumplir sus deseos carnales. Pablo dice que racionalizan su comportamiento equivocado porque han intercambiado deliberadamente la verdad por una mentira.

Pablo termina esta sección de Romanos diciendo algo más que ha preocupado a los teólogos hasta hoy en día. Él dice que aplaudir a otros que hacen estas atrocidades no es diferente de hacerlos tú mismo. Así que, en el caso de la perversión sexual, si no eres homosexual o transgénero, pero los aplaudes y los animas en su pecado destructivo, te cuentan junto como a ellos. Yo he leído algunos intentos bastante perturbadores de hacer que estas pocas palabras sean algo completamente diferente; pero los mismos no son convincentes.

Si bien debo decir que no es un principio fácil entender porqué una persona que solo aplaude y anima a otros a hacer el mal es tan culpable como el que hace el mal, no hay otra manera de entender este dicho de Pablo. Así que como creyentes nos deja con una sola opción: aceptarla y entender que es verdad incluso si es una verdad difícil, especialmente en la sociedad occidental moderna, por lo que nuestras mentes se sienten incómodas con la misma. No depende de nosotros poner en prueba la Palabra de Dios; es para nosotros aprender de la misma, creerla, y obedecerla.

La próxima semana comenzaremos Romanos capítulo 2.