EL LIBRO DE HECHOS

Lección 16, Capítulo 6 continuación

¿Están listos para "intensificar" un poco hoy? Espero que así sea.

Al abrir el capítulo 6 de Hechos la semana pasada, fue prudente que nosotros nos tomáramos el tiempo para explorar algunas cuestiones culturales judías de antigüedad para que podamos comprender mejor, no sólo lo que estaba ocurriendo a lo largo del Libro de Hechos, sino también a lo largo del Nuevo Testamento. Y luego más- así, cómo los principios que se revelan deben ser presentados y en aplicación 2000 años más tarde para los creyentes modernos, judíos o gentiles. Y quiero advertirles que nuestra exploración acaba de comenzar, porque la ventaja del enfoque de las raíces hebreas para la enseñanza bíblica es enseñar la Palabra de Dios en el contexto de la cultura de las personas que la escribieron. Lo que ellos querían decir es lo que significa la Biblia y cómo debemos entenderla. Pero es una cultura judía de la época bíblica que se nos está presentando; por lo que no sólo es ajeno a los cristianos gentiles, sino muy a menudo ajeno a los judíos modernos.

Por lo tanto, considero esto muy importante para los estudiantes bíblicos en este punto de su proceso de aprendizaje que quiero revisar en cierta profundidad, porque gran parte de lo que discutimos no es lo más fácil en el mundo para asimilar y absorber; sin embargo, hace toda la diferencia en extraer la verdad y así discernir la doctrina correcta del Nuevo Testamento.

A principios del capítulo 6, encontramos que este grupo de creyentes al que Pedro estaba dirigiéndose en Jerusalén no era completamente armonioso ni de un mismo pensamiento como desearíamos esperar. Y así surgió una queja que de las dos facciones principales que formaron los judíos mesiánicos en Jerusalén, se sentía que estaba siendo discriminada. A esas dos facciones se les dan los nombres de los helenistas (Elleniston en griego), y hebreos (Ebraious en griego). Por lo tanto, lo primero que hay que entender es que si bien los helenistas y el helenismo (que significa cultura grecorromana y estilo de vida) a menudo se retratan como negativos o incorrectos, en el contexto de los creyentes en Jerusalén es un término relativamente neutro que simplemente está destinado a identificar un conjunto de rasgos culturales comunes sobre una facción. Sin embargo, entonces al igual que ahora, las personas de una cultura regularmente critican o ven como prácticas y costumbres inferiores a las personas de una cultura diferente.

Ser helenista significa que la lengua materna de una persona es griega. Sólo unos pocos de estos hablantes griegos también podían hablar hebreo. Segundo, significa que eran judíos de la diáspora que nacieron y se criaron en naciones extranjeras fuera de la Tierra Santa. Los judíos de la diáspora representaban alrededor del 95% de todos los judíos vivos, por lo que los judíos que nacieron y se criaron en la Tierra Santa era una distintiva minoría; sino una minoría que generalmente se sentía superior a los judíos extranjeros. Tercero, significa que cualesquiera que sean sus experiencias religiosas judías, las experiencias de los helenistas fueron formadas por la enseñanza de los rabinos en sus sinagogas.

Y finalmente, significa que la Biblia que usaron fue la Septuaginta, una traducción griega de la Biblia hebrea que data del 250 A.C. Y esta Biblia tenía algunas pequeñas pero significativas diferencias entre la misma y la Biblia Hebrea. En particular, la gran mayoría de los judíos de la diáspora nunca fueron a Jerusalén y el Templo para las Fiestas Bíblicas ni para hacer sacrificios en el altar para expiar por sus pecados, porque vivían a cientos si no mil o más millas de distancia y tal viaje era muy costoso y lento que era prácticamente imposible para que todos menos los más ricos o fervientes. Sin embargo, por lo general no sentían que vivían en un estado de pecado o impureza ritual, por no poder hacer sacrificios en el Altar del Templo; la Sinagoga había llegado con costumbres y tradiciones que pretendían darles expiación por otros medios.

La otra facción de creyentes de Jerusalén llamada hebreos, fue llamada así principalmente porque su lengua materna era el hebreo. Nacieron y se criaron en la Tierra Santa y aunque ellos también su vida religiosa diaria giraba alrededor de la Sinagoga y las enseñanzas de los rabinos, ellos si tenían conexión regular con el Templo, ya que estaban lo suficientemente cerca como para asistir a todas las Fiestas requeridas, podían venir para hacer sacrificios al altar para la expiación según fuera necesario, y así sucesivamente. Para ser claros: el término hebreos en este contexto no significa que esta facción de creyentes fuera racial y étnica hebrea y la facción helenista no lo era. Más bien se refería al lenguaje, lugar de nacimiento y una filosofía general de estilo de vida; no a una falta de genealogía hebrea.

Luego hablamos sobre el tema que estaba en el centro de la disputa entre los creyentes helenistas y hebreos, que era la distribución de alimentos a las viudas. No repasaré toda la información que discutimos la semana pasada sobre las viudas en esa época. Sólo recuerda que la manutención a las viudas que tenían poco o ningún otro medio de sustento, era caridad y eso recaía principalmente en los miembros de cualquier sinagoga a la que perteneciera. Pedro y los otros 11 discípulos que formaron el liderazgo de los creyentes de Jerusalén pertenecían a la facción hebrea; nacieron en la Tierra Santa (Galilea), hablaban hebreo, y se sentían cómodos yendo al Templo para la ceremonia y el sacrificio. Así que cuanto prejuicio real o intencionalmente las viudas helenistas estaban sintiendo, o acaso era solo percepción por parte de las personas que se sentían más como extraños que estaban lidiando con el lenguaje y las barreras culturales. Sin embargo, los 12 discípulos pensaban que el problema era lo suficientemente válido como para que la congregación seleccionara a 7 hombres específicamente para supervisar el sustento para todas las viudas. Debido a los nombres griegos de los 7, parece que todos deben haber sido de la facción helenística que se quejaba. Este grupo incluso incluía a uno que era un gentil de nacimiento, pero que se había convertido plenamente al judaísmo, y otro que era un hombre excepcionalmente lleno del espíritu que pronto se convertiría en el primer mártir por su fe en Yeshua: Esteban.

Luego nosotros discutimos que, si bien los 3 partidos religiosos/políticos más conocidos y socialmente aceptables de los judíos eran los fariseos, saduceos y esenios, de hecho hubo un cuarto que la mayoría de los judíos de ese día se negaron en reconocer como legítimamente judíos: los samaritanos. Como su nombre indica, ocuparon un área llamada Samaria, que los judíos de aquel día ya no consideraban como parte de la Tierra Santa, por consiguiente, los samaritanos eran despreciados. Los samaritanos fueron vistos como traidores al judaísmo, la sinagoga y el templo por varias razones.

Primero fue porque los samaritanos eran una mezcla étnica de pequeños restos de las 10 tribus israelitas del norte que de alguna manera habían logrado evitar la deportación a manos de los asirios unos 700 años atrás y a lo largo del camino se habían cruzado con gentiles. Algunos eran de la tribu de Judá (judíos) y también habían ido a Samaria y en muchos casos también se casaron con extranjeros y tuvieron hijos. Pero, en segundo lugar, desde la perspectiva religiosa, los samaritanos cometieron el acto imperdonable de levantar su propio templo en Samaria en el monte Gerizim y crear su propio sacerdocio separado. Llegaron a hacer modificaciones a la Torá de Moisés para reflejar sus creencias (esto se llama el Pentateuco Samaritano) y no aceptaron ningún escrito como Escritura que no fuera su Torá modificada. Es decir, no aceptaron como Escritura a ninguno de los Profetas de Israel. Por consiguiente, fueron juzgados por los judíos de la Tierra Santa como más inmundos e intocables que si hubieran sido gentiles y estuvieran adorando a algunos de los dioses paganos más comunes. Para los judíos de la Tierra Santa, los samaritanos pervirtieron y se burlaron de todo lo que era santo para ellos y los odiaban por eso.  Así que los samaritanos no tenían vínculos algunos con las dos instituciones religiosas judías estándar de ese día: la Sinagoga y el Templo.

Luego nosotros discutimos sustancialmente sobre la Sinagoga como una institución completamente separada y aparte del Templo. Esto no es un asunto trivial; es tal vez una de las llaves más grandes que, si se entienden, puede desvelar los misterios del significado de muchos pasajes del Nuevo Testamento y también las difíciles palabras de Pablo; Señalaré brevemente los aspectos más destacados de ese tema.

En primer lugar, no encontramos ninguna mención de la Sinagoga en el AT. Esto se debe a que la Sinagoga fue una institución puramente creada por el hombre por los judíos exiliados en respuesta a su situación de haber sido arrastrados a Babilonia por los babilonios a principios del siglo VI A.C. El Templo de Jerusalén fue destruido, el sacerdocio abandonado y los judíos se encontraron cautivos viviendo en un mundo gentil entre dioses paganos. No podían purificarse ritualmente, no podían comer comida kosher, no podían sacrificar para expiar sus pecados, y ninguno de los rituales levíticos requeridos de la Torá para el Shabbat o las Fiestas podía llevarse a cabo.

Por consiguiente, al principio, principalmente con el propósito de separarse de los paganos de babilonia, comenzaron a reunirse y pronto adquirieron edificios y nombraron líderes y maestros y en unas pocas décadas establecieron un complejo sistema de autoridad religiosa, enseñanzas y nuevas tradiciones que abordaron sus muchos enigmas. Si bien gran parte de esto resolvió problemas prácticos a los que se enfrentaban los judíos, nada de esto fue ordenado por Dios. La sinagoga no sería dirigida por sacerdotes, sino sobre todo por laicos autonombrados o elegidos. Pero la Sinagoga sirvió a un propósito útil en la vida social y religiosa judía, principalmente manteniendo a las comunidades judías lejanas conectadas con una identidad común. No se asimilaron al mundo gentil y desaparecieron como lo que parecía haberles pasado a sus hermanos israelitas, las 10 tribus "perdidas". La sinagoga y el judaísmo nacieron juntos por necesidad y con el tiempo se convirtieron en el centro y el pulso de la vida judía.

A medida que entramos en la era de Cristo y el Nuevo Testamento, a pesar de que el Templo y el Sacerdocio habían sido restaurados y estaban funcionando durante siglos, la Sinagoga continuó floreciendo también. El partido de los fariseos se había convertido en los líderes de la Sinagoga. Se habían establecido escuelas religiosas, y la más famosa fue la de Gamaliel. Esas escuelas no tenían ninguna conexión con el sacerdocio o el templo; más bien fueron la fuente de los rabinos para el número de muchas y crecientes sinagogas. Y lo que es tan crítico para nosotros comprender es que la enseñanza de la Sinagoga se centró en la Torá Oral, también conocida como Tradición, o como Jesús una vez la llamó "Tradiciones de los Ancianos".

Esto se oponía directamente al Templo y al Sacerdocio que era dirigido por el grupo de los saduceos. No aceptaron como válidas las Tradiciones de los Ancianos como se enseña en la Sinagoga; más bien aceptaron sólo la Torá escrita y original de Moisés y los Profetas como su autoridad bíblica.

Hablemos del concepto de la Torá Oral, Tradición, antes de volver al capítulo 6 de Hechos para que todos podamos estar en la misma página. La Torá Oral o La Tradición son interpretaciones de la Ley de la Torá (es decir, la Ley de Moisés). Es algo así como lo que la doctrina es para el cristianismo; es sólo que se utilizan diferentes términos. En el judaísmo utilizan el término Tradiciones; en el cristianismo el término paralelo es doctrinas. Es decir, dentro del cristianismo cada denominación ha decidido interpretar la Biblia a su manera, y llega a algunas conclusiones sobre lo que significan los pasajes de las Escrituras. Luego, cuando estas interpretaciones son adoptadas por las autoridades de la Iglesia, se llaman doctrinas. Por ejemplo, los bautistas del sur tienen la doctrina de la seguridad eterna, que dice que una vez que son salvos no hay manera ni circunstancia bajo la cual pierdas tu salvación. Esta es su interpretación de las Escrituras en ese sentido. Los católicos tienen la doctrina de transubstanciación por la que cuando uno toma la comunión, el vino se convierte literalmente en sangre (no simbólicamente, pero en realidad, sobrenaturalmente cambia de forma) al igual que el pan literalmente se convierte en carne. Esta es su interpretación de las Escrituras en ese sentido. Sin embargo, tanto los bautistas del sur como los católicos no están realmente de acuerdo en que se trata de meras interpretaciones; más bien en sus mentes esto es lo que la Escritura dice claramente. Por lo tanto, desde su perspectiva están enseñando la Biblia cuando enseñan sus doctrinas; se consideran uno y el mismo. Casi no hay distinción entre la doctrina y la Escritura, excepto tal vez a nivel académico.

Es lo mismo con el judaísmo. Podemos hablar correctamente de la Torá Oral como interpretaciones de la Escritura, pero esencialmente en las mentes de los rabinos y sus congregaciones judías, la Torá Oral es simplemente el descubrimiento del verdadero significado inherente de la Torá escrita, por lo tanto, no hay diferencia entre la Torá escrita de Moisés, y la Torá Oral de los Rabinos.

Saul Kaatz en 1923 publicó un libro en Alemania, que trataba de ayudar a explicar a los cristianos gentiles desconcertados sobre la mentalidad judía de la Torá Oral (también conocida como Tradiciones de los Ancianos). Él dijo esto:

"Toda interpretación de la Torá dada por una autoridad universalmente reconocida (judía) es considerada divina y dada en el Monte Sinaí, en el sentido de que es tomada como la interpretación divinamente original del texto (de las Escrituras); para el Dios omnisciente y sabio incluido en Su Torá revelada toda sombra de significado, que divinamente inspirada interpretación a partir de ahí descubierta."

Así que, desde el punto de vista judío, cada interpretación dada por los rabinos judíos reconocidos en el Talmud era en realidad algo que Moisés había recibido de Dios en el Monte Sinaí hacía mucho tiempo atrás, y con el tiempo sabios y rabinos inspirados descubrieron estas verdades. No se recibió en el sentido de que estas interpretaciones también fueron escritas por Moisés, sino que las interpretaciones estaban ocultas sobrenatural y orgánicamente dentro de las letras de la Torá, de la misma manera que el fruto de un árbol está contenido en una especie de forma oculta dentro de la semilla de la que vino el árbol. Así que, si la Torá de Moisés es el árbol, entonces la Torá Oral es el fruto de ese mismo árbol. Puesto que ambos provienen de la misma semilla, entonces son esencialmente de una sustancia divina idéntica.

Una vez más; aunque ese concepto podría sonar extraño para los gentiles, es sólo por los términos que se utilizan en el judaísmo. Si yo les di como ilustración que la Biblia es el árbol, y las doctrinas de la Iglesia cristiana son el fruto del árbol, entonces debido a que ambos provienen de la misma semilla (y la semilla es Dios), entonces son orgánicamente inseparables y, por lo tanto, esencialmente de la misma sustancia divina. Lo que acabo de decirles es hablar en general la posición de la Iglesia sobre las doctrinas de la Iglesia, incluso si no están conscientes de esto; es decir, no hay diferencia discernible entre la Biblia y la doctrina de la Iglesia. Si la Iglesia enseña su doctrina, sienten que te están enseñando la Biblia. Si la Sinagoga enseña sus Tradiciones, sienten que te están enseñando la Torá. Si bien, yo no estoy de acuerdo con esa postura de la Iglesia o de la Sinagoga, algunos lucharían hasta su último aliento para defenderla.

Lo que acabo de decirte no suele expresarse a la congregación dentro del cristianismo. Más bien se toma como un hecho que no necesita expresión. Así que podemos escuchar meses y años de sermones de la Iglesia que tal vez no incluyan mucho más que unas pocas palabras tomadas de un puñado de versículos bíblicos, pero al mismo tiempo los pastores insisten en que lo que están haciendo es enseñar la Biblia. Lo mismo ocurre con el judaísmo. Los líderes de la Sinagoga enseñarán lo que el rabino así y así lo dice en el Talmud y lo expondrán durante horas, mientras que tal vez no incluyan más que unos pocos versículos de la Torá Bíblica escrita. Pero al final del día, insistirán que lo que están haciendo es enseñar la Torá Bíblica escrita. Esta perspectiva rara vez se cuestiona porque representa un par de miles de años de costumbre.

Esto me lleva a mi último punto antes de volver al capítulo 6 de Hechos. El resultado de esta realidad es que el significado de los términos se nubla. En cuanto al judaísmo, el término Torá puede significar lo que originalmente significaba: la Torá escrita de Moisés tal como la encontramos en la Biblia. O la Torá puede significar la Torá Oral porque el judaísmo ve que es esencialmente lo mismo que la Torá escrita.

Por lo tanto, el término ley puede significar una de las leyes de Moisés tal como está escrita y se encuentra en la Torá de la Biblia, o puede significar una tradición o un fallo como dictado por un rabino como su interpretación de la Torá de Moisés. Y en el Nuevo Testamento nos encontramos con este desafío de tratar regularmente de discernir lo que un personaje bíblico significa por los términos que él o ella utiliza (y especialmente en lo que respecta al término "ley").

La razón por la que he tomado tanto de su tiempo con esto en las últimas dos semanas es esta: en el Nuevo Testamento TODOS los escritores eran productos del sistema de la Sinagoga a un nivel u otro. Ninguno era sacerdote hasta donde sabemos, así que ciertamente no eran productos del sistema del Templo como los saduceos. Entonces, ¿qué nos dice eso sobre su vocabulario y el significado de los términos que usaron? Significa que fueron educados en Tradición, Torá Oral, por sus líderes de la Sinagoga y su vocabulario reflejaba ese hecho importante. Ciertamente la Escritura era leída y conocida, y leían y confiaban en la Escritura; algunos conocían la Torá y los Profetas mejor que otros que mayormente conocían las tradiciones. Pero al mismo tiempo, la Torá Oral que interpretó esas Escrituras fue vista como divina, autorizada y confiable como las propias Escrituras originales.

Antes de seguir adelante quiero darles como ejemplo del efecto de estas realidades culturales judías el Sermón del Monte, por el cual Yeshua fue visto como un gran rabino (y un rabino es por definición un producto de la Sinagoga).  Por consiguiente, Él que NO citó la Escritura per se. Más bien Él habló a Sus oyentes de la misma manera que todos los rabinos de Su época; Él se refirió a lo que los intérpretes de antes de las Escrituras decían (recuerda cómo Yeshua dijo: "Has oído que se les dijo a nuestros padres" y luego pasó a decir, "pero te lo digo"), y seguido dando Su propia interpretación de la Escritura.  Este procedimiento fue plenamente aceptado y esperado por los judíos que estaban sentados allí en la ladera escuchándolo, porque comprendieron el proceso de cómo se creó la Torá Oral (y sin duda no todos aceptaron la enseñanza de este rabino). Por lo tanto, para la mente de aquellos que escuchaban a Jesús, Él simplemente estaba creando nueva Tradición de la manera consuetudinaria (¡aunque fuera más profunda que cualquier cosa que hubieran oído antes porque la estaban escuchando de Dios!).

Nosotros no hemos terminado aprendiendo sobre la Sinagoga y su papel profundamente arraigado en la vida judía y, lo más importante para nosotros, en la creación del Nuevo Testamento. Pero por el momento saldremos de este fascinante tema y volveremos al capítulo 6 de Hechos.

Aquí nos encontramos con el excepcional seguidor de Cristo, Esteban. Y como estaba tan lleno de gracia y de poder del Espíritu Santo, Dios hizo grandes milagros a través de él. Y ahora por primera vez vemos la Sinagoga venir en contra de Esteban y los Creyentes. Y como sus interpretaciones de la Torá no pudieron enfrentarse a Esteban, tomaron la acción audaz de acusarlo de blasfemia. Específicamente dijeron que blasfemó contra Moisés y Dios.

El blasfemar a Moisés no significa ir en contra de Moisés la persona. Más bien significa ir en contra de lo que Dios le dio a Moisés. Por lo tanto, el sentido es ir en contra de la Torá dada en el Monte Sinaí.

Los rabinos eran infames por lanzarse la acusación los unos a los otros de que ellos estaban blasfemando a Moisés o destruir la Torá cuando no estaban de acuerdo en interpretaciones importantes. Así que la acusación de blasfemar a Moisés no era tan seria o inusual como pudiera escucharse.

Pero ¿qué significa la acusación mucho más seria de blasfemar a Dios? ¿Cómo se hace eso? Obviamente no había duda entre nadie de que Esteban era un judío que adoraba al Dios de Israel; por lo que él no renunció a Dios. En esta época, la acusación de blasfemar a Dios se trataba casi exclusivamente de una cosa: pronunciar el nombre formal de Dios en voz alta o incluso escribirlo. Esta fue una tradición que la sinagoga comenzó a finales de los años 300 A.C. No hay evidencia de que el Templo compartiera esa creencia. Después de todo, los saduceos que dirigían el Templo eran puristas y sólo aceptaron la Torá original escrita de Moisés y los varios Profetas como autorizadas. Y el AT no sólo NO está en contra de pronunciar el nombre de Dios, sino que utiliza el nombre de Dios 6000 veces, y tiene casi todos los personajes bíblicos hebreos importantes que dice el nombre formal de Dios. Los hebreos fueron alentados en el AT a invocar el nombre de Dios. De hecho, muchos nombres hebreos incluían el nombre formal de Dios, aunque por lo general de manera abreviada.

Curiosamente, la prohibición de usar el nombre formal de Dios surgió de una sentencia de la Sinagoga de que un niño nunca debe llamar a su padre por su nombre dado, ya que se considera irrespetuoso. De ahí creció la noción de que, si era irrespetuoso llamar al padre humano por su nombre formal dado, cuánto más era llamar a nuestro Padre Celestial por Su nombre formal. Así comenzó la Tradición Oral de que estaba mal pronunciar el nombre formal de Dios, y finalmente se consideró tan grave como blasfemia.

Quiero enfatizar esto una vez más. El AT no sólo no prohíbe el uso del nombre de Dios, dice que el pueblo de Dios debe invocar Su santo nombre. Y además, la única amonestación y la sentencia en contra del uso del nombre de Dios se encuentra en las reglas rabínicas (como la Mishnah y el Talmud). ¿Y cuáles son las Mishnah y los Talmud? Torá oral, Tradición. ¿Y quién escribió la Mishnah y el Talmud? Los rabinos. ¿Y qué representaban los rabinos? La Sinagoga. Permítanme ser claro; No estoy ni siquiera degradando la Sinagoga o los Rabinos. Estoy diciendo que cuando las doctrinas y tradiciones de los hombres comienzan a tomar el control, la verdad bíblica inevitablemente toma un asiento trasero. O como Cristo famosamente dijo una vez:

 Mateo 15:1-9 LBLA

LBLA Mateo 15:1 Entonces se acercaron a Jesús algunos escribas y fariseos de Jerusalén, diciendo:

 ¿Por qué tus discípulos quebrantan la tradición de los ancianos? Pues no se lavan las manos cuando comen pan.

 Y respondiendo Él, les dijo: ¿Por qué también vosotros quebrantáis el mandamiento de Dios a causa de vuestra tradición?

 Porque Dios dijo: «Honra a tu padre y a tu madre», y: «Quien hable mal de su padre o de su madre, que muera[a]».

 Pero vosotros decís: «Cualquiera que diga a su padre o a su madre: “Es ofrenda a Dios todo lo mío con que pudieras ser ayudado”,

 no necesitará más honrar a su padre o a su madre[c]». Y así invalidasteis la palabra de Dios por causa de vuestra tradición.

 ¡Hipócritas! Bien profetizó Isaías de vosotros cuando dijo:

«Este pueblo con los labios me honra, pero su corazón está muy lejos de mí.
Mas en vano me rinden culto, enseñando como doctrinas preceptos de hombres».

De ninguna manera Cristo estaba dejando todas las tradiciones y costumbres y doctrinas judías. Él estaba diciendo que mientras hay un lugar para las mismas en nuestra fe, las mismas deben ser al servicio de las Sagradas Escrituras. La Torá Oral (Tradición) NO es igual a la Torá de Moisés escrita. Las doctrinas de la Iglesia no son iguales a la Biblia. Y esto se debe a que las Tradiciones, costumbres y doctrinas son hechas por el hombre y, por lo tanto, sujetas a la opinión y al error, mientras que las Sagradas Escrituras son hechas por Dios y, por lo tanto, infalibles.

Observa que en el versículo 13 de Hechos 6, se nos dice expresamente que quienes hicieron las acusaciones contra Esteban fueron testigos FALSOS. ¿Qué hacen los falsos testigos? Mienten y fabrican. Así que no tenemos que especular; los cargos en contra de Esteban de hablar constantemente en contra del Templo y en contra de la Torá son acusaciones falsas. ¿Y cuáles son exactamente los cargos que equivalen a blasfemia ante sus ojos? Los cargos son que Esteban dice que Yeshua iba a destruir el Templo, y que Él ha cambiado las COSTUMBRES que Moisés entregó a los judíos. Nota: no fueron las Leyes de la Torá las que acusaron al Maestro de Esteban de cambiar, sino más bien las COSTUMBRES. Es decir, sólo hablan de una cosa: La Torá Oral, las Tradiciones. Pero recuerda; para la mente judía la Tradición y la verdadera Torá escrita eran las mismas cosas. Y de hecho les demostré que el Sermón del Monte fue dado de una manera típicamente rabínica, ya que Yeshua dijo primero lo que las interpretaciones anteriores de la Ley eran (tradiciones anteriores), pero ahora lo que dice es la interpretación adecuada. De hecho, Esteban estaba desafiando las normas y costumbres de la Torá Oral actualmente aceptadas. Pero él, como Yeshua, no estaban desafiando de ninguna manera la Torá de Moisés.

¿En cuanto a la acusación de que Yeshua iba a destruir el Templo? Podríamos profundizar en eso al igual que muchos comentaristas lo han hecho. Pero sólo tengo una cosa que quiero decir al respecto; este fue un cargo tonto y falso diseñado sólo para emociones asesinas ilícitas. Desde su punto de vista, ¿cómo podría Yeshua destruir el Templo? ¡Estaba muerto y se fue! Crucificado delante de ellos. ¡Los acusadores ciertamente no creían que Yeshua estuviera vivo, resucitado y viviendo en el Cielo con Dios!

No, esto al final se trataba de una sola cosa: Esteban estaba hablando en contra de las interpretaciones de la Torá Tradicional como se enseña en las Sinagogas. Por consiguiente, se nos dice que fueron los judíos de la Sinagoga de los Hombres Libres los que estaban haciendo estos cargos.

El versículo final del capítulo 6 de Hechos, tiene a Esteban de pie ante el Sanedrín. Por lo tanto, esta turba callejera no desafió ni abrumó al Sanedrín para linchar a Esteban. Lo que le sucediera a Esteban sería decidido, o al menos consentido, por la Corte Suprema de los judíos. Y si estaban bien o mal en lo que decidieron, eran el gobierno civil legítimo de los judíos.

Me encantan las últimas palabras de este capítulo, ya que dice que la cara de Esteban se parecía a la cara de un ángel. Y los ángeles son representados regularmente como que emiten luz brillante; así que, desde la perspectiva judía, y de acuerdo con las ahora voluminosas tradiciones de la Sinagoga sobre ángeles y demonios, la idea es que el rostro de Esteban era brillante y brillaba de una manera sobrenatural. La idea de Lucas al informar de este fenómeno era comparar el resplandor de la cara de Esteban con el mismo Moisés que Esteban está siendo juzgado por supuestamente hablar en contra de él.

Éxodo 34 29-30

29 Y aconteció que cuando Moisés descendía del monte Sinaí con las dos tablas del testimonio en su mano, al descender del monte, Moisés no sabía que la piel de su rostro resplandecía por haber hablado con Dios.

 30 Y al ver Aarón y todos los hijos de Israel a Moisés, he aquí, la piel de su rostro resplandecía; y tuvieron temor de acercarse a él.

La próxima semana nosotros comenzaremos con el capítulo 7 de Hechos y el juicio y martirio de Esteban. Vamos a discutir algunas cosas fascinantes sobre Esteban que te sorprenderán.