EL LIBRO DE LOS HECHOS

Lección 13, Capítulo 5

Espero que estén disfrutando del Libro de los Hechos tanto como yo disfruto presentándoselo a ustedes. En nuestra introducción a los Hechos dije, que este libro es el puente vital del Antiguo Testamento al Nuevo, y estoy seguro de que a estas alturas ya lo están viendo a medida que avanza la construcción de nuestro puente.

Al comenzar el capítulo 5 de Hechos la semana pasada, inmediatamente nos encontramos envueltos en una larga controversia cristiana debido a la historia bastante inquietante de Ananías y Safira, y vamos a pasar aún más tiempo con la misma, porque su importancia para nuestra vida espiritual y terrenal es mayor de lo que podría aparecer en una lectura casual. Algunos creyentes no están conscientes de que hay controversia arremolinada alrededor de esta historia, porque aquellos que son especialmente nuevos en la perspectiva de las raíces hebreas de entender al Señor y Su Palabra, probablemente han vivido la mayor parte de su vida cristiana como parte de una denominación u otra. Y las denominaciones cristianas no son conocidas por abordar los problemas polémicos o por presentar múltiples soluciones posibles a doctrinas bíblicas que son difíciles; más bien una respuesta se da como firme e inequívoca y por lo tanto los laicos a menudo no están conscientes de que hay otros puntos de vista muy diferentes sobre el asunto.

El desafío que presenta nuestra historia es que, a partir de la Iglesia primitiva durante el gobierno de Roma, se adoptó una actitud oficial sobre la pertinencia continua de cada testamento bíblico que favorecía a los nuevos y menospreció lo antiguo. Incluso cuando más de mil años más tarde, Lutero dividió la Iglesia Católica y surgió el movimiento protestante, la mayoría de las actitudes y creencias fundamentales del cristianismo católico siguieron al protestantismo.  Pero esas creencias en cuanto a la relevancia de los dos testamentos para los cristianos en realidad llevan las cosas un paso más allá y nos lleva al reino de la naturaleza misma de Dios. Como dice David Stern en su conciso Comentario sobre el Nuevo Testamento: "A veces se oye presentar como doctrina cristiana la herejía del siglo II de Marcion que el Nuevo Testamento predica a un Dios superior del amor, mientras que el Dios del Antiguo Testamento es una deidad inferior preocupado por el juicio, la ira, la justicia y la realización de los detalles de la Ley. En el presente incidente (de Ananías y Safira) y en los versos 10-11 vemos que el Nuevo Testamento es, en lo que respecta a la justicia y el juicio, lo mismo que el Tanak (el AT.) Dios es Uno. Él no puede soportar el pecado. El fraude es pecado, y es castigado."

En otras palabras, en esta supuesta "nueva religión" de los gentiles llamados cristianismo cuyo Dios es Jesús, los creyentes siempre serán perdonados por nuestras ofensas y nunca sufrirán las consecuencias del castigo a manos de Dios. Y esto se debe a que nuestro nuevo dios es un dios de amor y no de ira. Y sin embargo, en el primer entorno de lo que se describe como la primera comunidad creyente de judíos en Jerusalén (esto es lo que estamos leyendo en Hechos) que fue gobernado por los primeros apóstoles, cuando Ananías y Safiira decidieron dar a los discípulos sólo parte, y retener el resto, de los ingresos de la venta de su propiedad personal, Dios inmediatamente quitó sus vidas por su ofensa. Por lo tanto, tenemos ante nosotros un verdadero enigma acerca de si la naturaleza de Dios realmente ha cambiado de juicio a amor (como se profesa típicamente en la Iglesia).

Esta historia de Hechos 5, sin embargo, refuta directamente a la doctrina cristiana que dice que el Dios de la ira fue reemplazado por Su Hijo el Dios del amor. Porque si ese es realmente el caso, entonces ¿cómo podemos afirmar que el nuevo Dios del amor mataría insensiblemente a un esposo y a una esposa por simplemente no dar una porción lo suficientemente grande de su riqueza a la Iglesia? ¿Qué pasó con el perdón y la misericordia ilimitada? Por lo tanto, muchos comentaristas cristianos han intentado lidiar con esta vergüenza sugiriendo que esta historia fue planeada, o fue añadida más tarde, o es simplemente un cuento de hadas porque su resultado es imposible de aceptar.

Les expliqué la semana pasada, que es imposible entender esta historia si no conocemos primero el Antiguo Testamento y los principios resultantes que están en juego aquí en el Nuevo Testamento. Y hay dos principios que están al frente y al centro: los principios de la Ley de Herem (la Ley de la Prohibición), y también la Ley de Ofrendas de Voto. Nosotros discutimos esto detalladamente la semana pasada, así que no volveré a repasarlo, excepto para decir que ambos involucran diferentes circunstancias bajo las cuales un humano determina malversar la propiedad que pertenece exclusivamente a Dios. La propiedad que pertenece a Dios es, por definición, propiedad santa y por lo tanto no puede ser mantenida, usada o consumida por el hombre. La consecuencia prescrita para estos pecados suele ser la muerte.

Así que antes de explorar más Hechos capítulo 5 (más allá de la historia de las muertes del esposo y la esposa que trataron de defraudar a Dios), creo que es vital discutir dos conceptos simples pero fundamentales del judeo-cristianismo, que si no se entienden correctamente conducen a muchos doctrinas y creencias erróneas; y esos dos conceptos son amor y pecado. Así pues, la pregunta para nosotros hoy es: desde el punto de vista de Dios, ¿qué es el amor y qué es el pecado? No puedo comenzar a decirles algunas de las respuestas interesantes que recibo cuando pregunto a los cristianos qué es el pecado. Pero definición el amor viene en un segundo lugar por las muchas variaciones que escucho. Así que tómate unos segundos para preguntarte (en silencio) lo que crees personalmente que es el pecado; y luego lo que es el amor.

Bien, ahora veamos lo que el Señor dice al respecto. Busque sus Biblias en el capítulo 3 de Juan.

LEER 1JUAN CAPÍTULO 3 completo

Para conmoción y consternación de muchos, las Sagradas Escrituras nos dicen que el amor no se trata de sentimientos; el amor es una acción. El amor se refleja en lo que hacemos. "Sentir" el amor no es amor bíblico; HACER amor es amor bíblico. Eso no quiere decir que el amor no suscite emociones; pero con demasiada frecuencia para los cristianos las emociones no son sólo el elemento dominante del amor, las emociones son el único elemento del amor. Y la emoción del amor anula todo lo demás. Aquí en 1 Juan acabamos de leer este pasaje sobre la visión del amor de Dios:

1Juan 3:15-18 LBLA

15 Todo el que aborrece a su hermano es homicida, y vosotros sabéis que ningún homicida tiene vida eterna permanente en él.

 16 En esto conocemos el amor: en que Él puso su vida por nosotros; también nosotros debemos poner nuestras vidas por los hermanos.

 17 Pero el que tiene bienes de este mundo, y ve a su hermano en necesidad y cierra su corazón contra él, ¿cómo puede morar el amor de Dios en él?

 18 Hijos, no amemos de palabra ni de lengua, sino de hecho y en verdad.

Bíblicamente hablando, el amor es aceptar, y el odio es rechazar; estas son acciones definitivas. Juan da un ejemplo de amor como acción de nuestro Salvador que da Su vida por nosotros. Yeshua renunció a Su vida no en teoría; no en sentimientos o intenciones; no en meras promesas, sino en realidad. Y les recuerdo que estamos leyendo en el Nuevo Testamento que Dios exige que nuestro amor se exprese en términos de acción, no palabras y discursos y ciertamente no meras emociones y sentimientos cálidos. La acción, dice Juan, es amor en la realidad; todo lo demás no lo es.

Observa en el versículo 17, cómo las palabras de Juan se relacionan tan estrechamente con el crimen de Ananías y Safira. ¿Podría Juan estar recordando este acontecimiento sorprendente que se nos dice trajo gran temor a toda la comunidad creyente de tiempo atrás? Porque en el vs. 17 dice: Pero el que tiene bienes de este mundo, y ve a su hermano en necesidad y cierra su corazón contra] él, ¿cómo puede morar el amor de Dios en él?  

Pero ¿qué tal el pecado? ¿Qué es el pecado? Muy a menudo los hermanos y hermanas cristianos me dicen que en su opinión el pecado es lo que el Espíritu Santo les dice que es pecado. Esta creencia es lo suficientemente frecuente como para que le haya dado una etiqueta: La Doctrina del Pecado Circunstancial. Es decir, lo que el pecado es para ti no es necesariamente pecado para mí, y viceversa. Desde Cristo, el pecado es ahora totalmente personalizado y circunstancial; no hay un estándar. Un pecado puede ser pecado hoy, pero no fue pecado ayer y podría no ser pecado mañana. Así que ya no hay un conjunto firme y conocible de reglas con respecto al pecado; varía de persona a persona y de situación a situación. Por lo tanto, no podemos juzgarnos los unos a los otros; no nos atrevemos a mirar algo que un Creyente está haciendo y decirnos a nosotros mismos, "eso es pecado". Y eso es porque esta doctrina del Pecado Circunstancial nos dice que como no tenemos manera de saber lo que el Espíritu Santo le dijo a esa persona, entonces no hay manera de discernir si están pecando o no. Prohibido decirle a un creyente que esta pecando porque tal vez el Espíritu Santo les dijo que en ese momento no era pecado para ellos.

Bueno, veamos lo que el apóstol Juan tuvo que decir sobre el pecado y lo que es el pecado.

1Juan 3:3-7 LBLA

Y todo el que tiene esta esperanza puesta en Él, se purifica, así como Él es puro.

 Todo el que practica el pecado, practica también la infracción de la ley, pues el pecado es infracción de la ley.

 Y vosotros sabéis que Él se manifestó a fin de quitar los pecados, y en Él no hay pecado.

Todo el que permanece en Él, no peca; todo el que peca, ni le ha visto ni le ha conocido.

Hijos míos, que nadie os engañe; el que practica la justicia es justo, así como Él es justo.

¿Qué dijo Juan que es el pecado? Violar la Torá. ¿Alguien escuchó algo equivocado aquí? ¿Acaso hay lugar para ajustar el pecado a la situación y al individuo y así hacer el pecado a veces algo que no es pecado? ¿Alguna idea de que el Espíritu Santo puede anular la palabra escrita de Dios en cualquier momento y convertir el pecado en un comportamiento justo?

Desde que leí esto de la LBLA, veamos lo que la versión bíblica más popular jamás hecha, hace con ese mismo versículo.

LBLA 1 Juan 3:4 Todo el que practica el pecado, practica también la infracción de la ley, pues el pecado es infracción de la ley.

Bastante sencillo. Por mucho que algunos creyentes quieran pensar que la Ley de Moisés no tiene más relación con nuestra vida; o tanto como sea reconfortante sentir que Dios ha disuelto todas las normas del pecado y en su lugar ahora ha personalizado el pecado para cada uno de nosotros; y sólo lo que percibes en tu corazón que el Espíritu Santo te está diciendo que es pecado es en realidad pecado (y todo lo demás no lo es) simplemente desafía la definición Bíblica del pecado....incluyendo la definición del Nuevo Testamento del pecado que acabamos de leer.

El pecado se define bíblicamente como la ruptura de la Ley de Dios, y sólo hay una Ley Bíblica: La Ley de la Torá. Si realmente crees que el Espíritu Santo te diría algo diferente de lo que Dios el Padre te dijo en Su Palabra escrita, entonces no puedes creer que Dios es Uno.  Esto también significa que el Espíritu Santo debe estar diciéndote algo diferente de lo que Cristo dijo sobre el pecado. Porque en el Sermón del Monte leemos esto:

Mateo 5:17-19 LBLA

17 No penséis que he venido para abolir la ley o los profetas; no he venido para abolir, sino para cumplir.

18 Porque en verdad os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, no se perderá ni la letra más pequeña ni una tilde de la ley hasta que toda se cumpla.

 19 Cualquiera, pues, que anule uno solo de estos mandamientos, aun de los más pequeños, y así lo enseñe a otros, será llamado muy pequeño en el reino de los cielos; pero cualquiera que los guarde y los enseñe, este será llamado grande en el reino de los cielos.

Cristo dijo que la Ley no es abolida; y dijo que debemos obedecer las leyes de la Torá y enseñar las leyes de la Torá para que podamos ser llamados grandes en Su Reino. Pero ahora permítanme conectar algo más para ustedes entre esta cita de Yeshua en Mateo y lo que Pedro dijo en el Libro de los Hechos. Volviendo al capítulo 5 de Hechos, mira el versículo 3. Allí dice:

Hechos 5:3 LBLA Mas Pedro dijo: Ananías, ¿por qué ha llenado Satanás tu corazón para mentir al Espíritu Santo, y quedarte con parte del precio del terreno?

La palabra que estoy viendo es llenado. "¿Por qué el Adversario ha llenado tanto tu corazón?" Pedro pregunta. La palabra griega que se está traduciendo al inglés y luego al español para llenando es pleroo. Y de hecho pleroo significa llenar, o llenar hasta arriba. Así que podría decirle a un encargado de la gasolinera, "por favor pleroo (llenar) mi tanque de gasolina". Encontramos esa misma palabra griega pleroo en Mateo 5:17. Y traigo esto a colación porque regularmente escucho que cuando Cristo dice que no ha abolido la Torá, sino que la ha completado que completar significa terminarla; y terminar significa ponerle fin. Así que la Torá puede no ser abolida, pero se termina (un oxímoron si alguna vez escuché uno). Sin embargo, cuando hacemos ingeniería inversa de ese verso y agregamos el griego original de nuevo al verso obtenemos: "No creas que he venido a abolir la Torá, he venido a pleroo". El Mesías está diciendo que ha venido a llenar la Ley, o a llenarla hasta arriba. Pleroo de ninguna manera nunca significa terminar o ponerle fin a algo y nunca se usa de esa manera, ni se traduce nunca de esa manera en la Biblia. Si el pleroo quisiera decir terminar o poner fin, entonces tendríamos que traducir Hechos 5:3 así: "Entonces Kefa (Pedro) dijo, ¿por qué el Adversario ha llevado tu corazón a su fin?" No tiene sentido, ¿verdad?

La Ley estaba viva y activa para Ananías y Safira y todos los creyentes a los que Pedro se dirigía. El Maestro de Pedro Yeshua se lo dijo; y Juan confirma que el pecado está rompiendo la Ley (lo que el pecado era antes de Cristo sigue siendo así después de Cristo). ¿Y qué ley rompieron los creyentes del Nuevo Testamento Ananías y Safira? Al menos dos leyes: la Ley de Herem, y la Ley de ofrendas de Voto. El precio de su pecado fue la muerte física instantánea a manos de Dios cuando se descubrió su fraude. Y no hay ninguna indicación o implicación que ellos fueran ninguna otra cosa mas que los creyentes respetables en Cristo . Pero pecaron. Este primer grupo de creyentes en Jerusalén fue salvado; pero no eran perfectos. Y el Señor tenía la intención de proteger la integridad de este nuevo movimiento de seguidores de Yeshua a cualquier costo.

Volvamos a Leer parte del capítulo 5 de Hechos.

VOLVAMOS A LEER HECHOS CAPÍTULO 5:12 – HASTA EL FINAL

Después del incidente con el espíritu engañoso de Ananías y Safira, encontramos a los discípulos que se reúnen en el Monte del Templo, específicamente en el Pórtico de Salomón, un lugar popular de encuentro público. ¿Y qué había que hacer? Fueron a realizar muchos más signos y milagros; lo mismo que el Sanedrín les dijo que no debían hacer.

Esa parte es bastante directa; pero ¿qué significa en el versículo 13 que "nadie más se atrevió a unirse a ellos"? ¿Quién es el "nadie más"? Esto es especialmente complicado porque las siguientes palabras dicen que "multitudes de creyentes fueron añadidas al Señor".

Lo que está claro es que aquellos que no se atrevieron a unirse a ellos en el Pórtico de Salomón estaban reaccionando a lo que acababa de suceder con Ananías y Safira porque el vs. 11 dice que "como resultado de este gran temor sobre toda la comunidad mesiánica". Así que aunque no puedo probarlo, me parece que aquellos que no se atrevían a unirse a algunos de los Apóstoles en el Pórtico de Salomón para continuar curaciones públicas y milagros en nombre de Yeshua, eran creyentes que tenían miedo. Y aun así, el resultado de los milagros y curaciones que se hicieron públicamente en el Monte del Templo fue que multitudes de personas llegaron a creer.

Creo que puedo poner esto en una aplicación moderna para que sea más facil de ver. Una de las principales razones por las que los cristianos les dirán que no harán una peregrinación a Israel es el miedo. Ese miedo no los hace menos cristianos que aquellos que no tienen ese miedo o vencieron su miedo y se fueron de todos modos. Por otro lado, aquellos creyentes de Jerusalén que estaban demasiado asustados de querer ser parte de las curaciones y milagros que se están haciendo en quizás el lugar más visible de todas las Tierras Santas se perdieron una gran bendición. No llegaron a ser testigos, y mucho menos a participar, de estas impresionantes obras de Dios que cambiaron la vida de decenas y cientos de personas. Y sé consciente; al igual que la venida del Espíritu Santo en Pentecostés causó la capacidad de que todos los discípulos presentes hablaran en lenguas, pero sólo marginalmente a partir de entonces, estos milagros de sanación a gran escala sólo duraron por un corto tiempo. Pronto, aunque todavía podríamos oír hablar de curaciones ocasionales en el NT, se volverían pocos y distantes entre sí.

Debido a que los judíos no estaban convencidos de la idea de la medicina y los médicos y en su lugar depositaron su esperanza de la sanación de sus cuerpos en el Señor, entonces no es sorprendente que la palabra se extendió como fuego incontrolable que muchas personas estaban siendo sanadas por Pedro y los discípulos. ¡Por lo tanto, el versículo 16 dice que los enfermos y los afligidos por espíritus inmundos llegaron al Monte del Templo y fueron llevados a los discípulos para ser sanados (tenga en cuenta que cada uno de ellos fue sanado)! Sin excepciones. Lástima para esos creyentes temerosos que estaban demasiado asustados para ser parte de este derramamiento sin precedentes del poder sanador de Dios. ¿Quién sabe cuántos de ellos tenían aflicciones que habrían podido ser sanados?

Se nos dice que los judíos estaban tan ansiosos por participar del poder sanador que los discípulos parecían hacer uso, que ellos estaban felices de que la sombra de Pedro pasara sobre ellos. Necesitamos entender que la sombra de una persona fue considerada como parte de la persona. Y sin duda una cantidad de superstición local estaba en juego entre los que traían a los enfermos y los que tenían espíritus inmundos (lo que significa que estaban poseídos por demonios). Sin embargo, incluso su pequeña cantidad de fe en lo que vieron suceder con sus propios ojos de tal manera que lo buscaron para sí mismos y para los demás fue suficiente para que Dios sanara. Los funcionarios religiosos de Jerusalén no tenían una fe tan simple. En cambio, reaccionaron con celos y enojo y vieron esto como un asalto a su poder y autoridad.

El versículo 17 explica que el Sumo Sacerdote y "sus asociados" quienes eran saduceos (es decir, otros miembros del Sanedrín que se conocieron principalmente en el Monte del Templo), vinieron corriendo para detener lo que habían ordenado anteriormente que no sucediera. Entonces, Pedro es arrestado de nuevo, sólo que esta vez junto con otros discípulos y todos son encarcelados. Sin embargo, una vez más Dios anula lo que el hombre pecador ha ordenado; un ángel abre la cárcel y libera a los discípulos quienes regresan a donde estaban y comienzan a predicar y sanar nuevamente.

Hay un par de cosas sobre este incidente que me gustaría abordar. La primera es la identidad del ángel. Las palabras utilizadas en español son: un ángel del Señor. O en griego un angelos kurios. El ángel del Señor es una traducción buena y precisa del griego. Algunos comentaristas, por lo tanto, hacen que este sea ese ángel especial que escuchamos algunas veces en el Antiguo Testamento (como con Hagar en el desierto y cerca de la muerte) que se llama El ángel del Señor. Sin embargo, esto no es lo que tenemos aquí.

En hebreo la palabra ángel es malach. Sin embargo, malach es realmente sólo una palabra genérica que significa mensajero, y la mayoría de las veces es un mensajero humano. Sin embargo, a veces es un ángel, pero ¿cómo nosotros podemos notar la diferencia? El primero es el contexto. Pero el segundo es que la mayoría de las veces un ángel celestial se llama un elohim malach; que es un mensajero de Dios. Algunas veces un ángel celestial es llamado malach adonai; que es un mensajero del Señor. En otras palabras, la palabra malach tiene que ser modificada añadiéndole otra palabra para que se nos informe de que el mensajero es celestial; un ángel. Eso es lo que está sucediendo aquí en Hechos 5:19. El término "un ángel del Señor" está traduciendo el pensamiento hebreo de un malach adonai. Alternadamente, cuando estamos hablando de ese ángel especial, El ángel del Señor, en hebreo está escrito: malach YHWH. Es decir, se usa el nombre formal de Dios. Y yo creo que este "ángel" especial no es ningún ángel en absoluto, sino más bien otra manifestación de Dios mismo porque cada vez que habla el malach YHWH, habla bajo su propia autoridad y usa la primera persona yo. Un ángel regular deja claro que viene bajo la autoridad de Dios trayendo el mensaje de Dios, y no el suyo propio.

El segundo asunto que quiero discutir es algo que discutimos por última vez hace algunos años, pero es tiempo de volver a mencionarlo porque me temo que la necesidad está a las puertas: y esa cuestión es la desobediencia civil. O más directo: ¿debería un Creyente participar alguna vez en la desobediencia civil en contra de nuestras autoridades de gobierno? Por supuesto, hay una opinión mixta sobre esto, a menudo derivada de la famosa orden de Pablo de obedecer a nuestro gobierno humano.

Romanos 13:1-6 LBLA

LBLA Romanos 13:1

Sométase toda persona a las autoridades que gobiernan; porque no hay autoridad sino de Dios, y las que existen, por Dios son constituidas.

 Por consiguiente, el que resiste a la autoridad, a lo ordenado por Dios se ha opuesto; y los que se han opuesto, sobre sí recibirán condenación.

Porque los gobernantes no son motivo de temor para los de buena conducta, sino para el que hace el mal. ¿Deseas, pues, no temer a la autoridad? Haz lo bueno y tendrás elogios de ella,

 pues es para ti un ministro de Dios para bien. Pero si haces lo malo, teme; porque no en vano lleva la espada, pues ministro es de Dios, un vengador que castiga al que practica lo malo.

 Por tanto, es necesario someterse, no solo por razón del castigo, sino también por causa de la conciencia.

 Pues por esto también pagáis impuestos, porque los gobernantes son servidores de Dios, dedicados precisamente a esto.

Sin embargo, aquí en Hechos vemos a Pedro y a los discípulos negándose desafiantemente a obedecer a su gobierno local porque, a su juicio, deben obedecer a Dios y no al hombre cuando los dos están en conflicto (Hechos 4:19). Voy a tratar de resumir mi opinión sobre cómo los creyentes deben abordar este tema muy real reconociendo que de ninguna manera es mía la última palabra.

En primer lugar, debemos entender la diferencia entre las preferencias y la moral. Por ejemplo: prefiero una marca de cereales sobre otra. O prefiero el helado de chocolate a la fresa. Ninguna de estas decisiones implica moral. En cambio, estas son decisiones de nuestros intelectos que Dios nos permite tomar sin consecuencias celestiales para nuestras decisiones. Sin embargo, las decisiones morales son diferentes; Los creyentes van a obtener nuestras normas morales sólo de Dios. Ejemplo: Elijo insistir en que la oración y los 10 Mandamientos deben ser retirados de nuestras escuelas en aras de la imparcialidad y la justicia social. O elijo decir la verdad en lugar de mentirle a un socio de negocios. Estas son opciones de la voluntad; y la voluntad humana fue dada a la humanidad por el Señor como el medio por el cual tomamos decisiones morales.

Luego, tenemos que entender que la mayor parte de lo que sucede entre los ciudadanos y sus gobiernos implica preferencias. Pablo plantea la cuestión de los impuestos, por ejemplo. La cantidad de impuestos y en qué forma pagamos es una decisión que nuestro gobierno hace, y es una preferencia en lugar de una cuestión de moralidad. Que no me guste o que pueda ser gravosa o incluso injusto en mi opinión no lo convierte en una cuestión moral. La asistencia médica es otro ejemplo de preferencia. Puede gustar o no gustarle Medicare, o Obamacare, o el sistema de asistencia médica de salud nacionalizado a menudo propuesto modelado a partir del de Canadá y el de Europa. Pero esto también es una cuestión de preferencia, no de moralidad. Los límites de velocidad, las leyes de seguridad alimentaria, las ordenanzas de zonificación, incluso esas leyes problemáticas de la EPA, son todas preferencias y no suelen implicar moralidad, pero pueden enojarnos e impedir nuestras libertades personales. Que algunos políticos o votantes traten de enmarcar estos asuntos como asuntos morales no lo hace así. Simplemente usan "moral" para evocar una mayor pasión por su posición, o como un medio de manipulación.

Por otro lado, lo que podría ser un ejemplo mayor de asuntos morales legisladas por el gobierno que el aborto, la homosexualidad y el matrimonio gay. Dios tiene claro el valor de toda vida; y es aún más claro que el matrimonio está solo en Su provincia y es un vínculo entre un hombre y una mujer. Se nos dice en numerosos pasajes, Antiguo y Nuevo Testamento, que la homosexualidad es una abominación a la vista de Dios. Así que para nuestro gobierno glorificar estas cosas y forzarlas a nuestra sociedad es una indignación moral.

Estoy convencido de que en Romanos 13, Pablo insiste en que obedezcamos a nuestros gobiernos en asuntos que NO implican moralidad. Y estoy igualmente convencido de que Pedro cree que no tiene otra opción que hablar la Palabra de Dios y difundir el Evangelio, y sanar en nombre de Yeshua como una cuestión moral fundamental. Por lo tanto, creo que así es como nosotros como mesiánicos y cristianos, judíos y gentiles, necesitamos abordar el asunto.

La desobediencia civil no se requiere en el caso de asuntos de preferencia y, de hecho, la Biblia nos desalienta de hacerlo. No puedo decir que no haya casos en los que se exija obediencia civil si los asuntos de preferencia están en el extremo (como un impuesto de 90 o incluso el 100% sobre todos nuestros ingresos que nos harían esclavos). Pero salvo algo tan extremo no debemos negarnos a pagar nuestros impuestos porque no nos gusta el sistema o creemos que no cumple con nuestro estándar de equidad. Sin embargo, creo firmemente que la desobediencia civil está justificada y es necesaria, si no nuestro deber, cuando se trata de obedecer a Dios sobre obedecer a nuestro gobierno que ha hecho leyes inmorales y nos está obligando a seguirlas. Pedro y los discípulos al salir de la cárcel con la ayuda del Señor y volviendo a sanar y a predicar, debe ser nuestro ejemplo.

Cerraré con esta posibilidad que fácilmente podría convertirse en una realidad en Estados Unidos. En Canadá, es ilegal hablar en contra de la homosexualidad desde el púlpito. Se considera un discurso de odio y no hay refugio en ningun lugar, ni siquiera en la privacidad de su hogar. Un caso infame en la provincia de New Brunswick ocurrió hace unos años. Un pastor fue arrestado por enseñar sobre los mandamientos de Dios que involucran la inmoralidad sexual, y por supuesto la homosexualidad era parte del mismo. Fue arrestado, y llevado ante un juez que lo encarceló durante 3 meses hasta que finalmente accedió a someterse a entrenamiento de sensibilidad del gobierno y firmó un documento diciendo que nunca más hablaría en contra de la homosexualidad en su iglesia.

¿Hubo acaso manifestaciones de creyentes en contra de esto? No. ¿Acaso los creyentes trataron de sacarlo de la cárcel? No. ¿Acaso otros pastores hablaron intencionalmente en contra de la homosexualidad desde el púlpito en apoyo y se retaron al gobierno que los arrestaran a todos? No. ¿Acaso los creyentes fueron a la huelga o bloquearon intersecciones o repartieron folletos y acosaron a su gobierno en protesta? No. No hubo desobediencia civil, por lo que era una especie de historia en los periódicos canadienses. Y les digo inequívocamente que debería haber habido desobediencia civil.  Si Pedro hubiera estado allí, te aseguro que habría habido desobediencia civil.

Hermanos creyentes, la desobediencia civil es absolutamente llamada cuando nos vemos obligados a cometer actos inmorales, o a tolerar la inmoralidad sancionada por el gobierno. ¿Debemos buscar la confrontación? No.

¿Deberíamos hacer todo de la manera más pacífica y no violenta posible? Sí. Pero habrá un costo. No hay ninguna vergüenza en ir a la cárcel o pagar una multa por negarse a ser obediente al gobierno civil humano, pero obediente al Señor. Incluso puede que te quiten un negocio por negarte a hacer lo inmoral. Pero si ese es el caso, entonces eso es lo que debería suceder. Y pase lo que pase, todos debemos contar como gozo que el Señor nos ha permitido sufrir por Su causa. Como leemos este mismo capítulo de Hechos que estamos estudiando, en los versículos 40-42:

Hechos 5:40-42 LBLA

40 Ellos aceptaron su consejo, y después de llamar a los apóstoles, los azotaron y les ordenaron que no hablaran en el nombre de Jesús y los soltaron.

41 Ellos, pues, salieron de la presencia del concilio, regocijándose de que hubieran sido tenidos por dignos de padecer afrenta por su Nombre.

42 Y todos los días, en el templo y de casa en casa, no cesaban de enseñar y predicar a Jesús como el Cristo.

Terminaremos el capítulo 5 de Hechos la próxima semana.

925 N. Courtenay Parkway, Suite 19, Merritt Island, FL 32953