EL LIBRO DE LOS HECHOS

Leccion 11, Capítulo 4

Pasamos una buena parte de nuestra lección anterior en Hechos creando una especie de diagrama para entender quiénes eran los diversos actores en nuestra historia, lo que sus títulos y posiciones significaban, y cuales eran las condiciones sociales y religiosas generales del pueblo judío que vivía en la Tierra Santa. Hablé de gobernantes, sacerdotes principales, ancianos, policías del templo, escribas y otras ocupaciones. Aprendimos algunas de las creencias y diferencias fundamentales entre las 3 partes sociales/religiosas principales de la época llamadas saduceos, fariseos y esenios; y especialmente en lo que respecta a la cuestión de la resurrección de los muertos, que aparentemente era un tema controversial para los tiempos.  Brevemente, los saduceos no creían en la resurrección de los muertos, y no creían en ningún tipo de vida después de la muerte. El alma terminó su existencia en el mismo momento en que el cuerpo muere. Por consiguiente lo que Pedro y Juan estaban enseñando en el Templo acerca de la resurrección, y afirmaron que sucedió con su difunto Maestro Yeshua, fue inmediatamente problemático y contrario a lo que el Sumo Sacerdote aceptó como verdad.

Los fariseos si creyeron en la resurrección de los muertos, pero en el sentido de que mientras el alma era inmortal y eterna, a la muerte del cuerpo el alma de la persona justa pasaba a otro cuerpo en algún momento (tarde o temprano). Pero las almas de los inicuos estaban atadas en tormento por la eternidad. El partido de los Esenios también creía en la resurrección de los muertos en la forma del alma que continúa viviendo, pero no necesariamente el cuerpo que estaba siendo reanimado ni el alma inmortal siendo colocada en un cuerpo nuevo y mejor. Así que el futuro del alma era permanecer viva, pero desencarnada.

Por supuesto, había muchas otras diferencias entre los 3 partidos además de la cuestión de la resurrección de los muertos. Lo que es muy útil saber al estudiar el Nuevo Testamento es esto: los saduceos estaban asociados y conectados con la institución del Templo y su sacerdocio. De hecho, en ese momento los Sumos Sacerdotes y los Principales Sacerdotes eran todos saduceos. Por otro lado, los fariseos estaban asociados y conectados al Sistema de la Sinagoga. Como señalé la semana pasada, fueron los fariseos quienes crearon el concepto de Torá Oral, es decir, una afirmación de leyes no escritas dictadas desde Moisés. Y los fariseos fueron, en su mayor parte, los creadores de Tradiciones que en muchos sentidos sesgaron en gran medida el significado de las leyes escritas de Moisés para hacerlas reflejar los puntos de vista y creencias de los fariseos. Recordemos que Yeshua criticó a los fariseos por crear e imponer sus Tradiciones que a veces revocan las Sagradas Escrituras en Su estimación.

LBLA Mateo 15:1 Entonces se acercaron a Jesús algunos escribas y fariseos de Jerusalén, diciendo: ¿Por qué tus discípulos quebrantan la tradición de los ancianos? Pues no se lavan las manos cuando comen pan. Y respondiendo Él, les dijo: ¿Por qué también vosotros quebrantáis el mandamiento de Dios a causa de vuestra tradición?  

Los saduceos generalmente estuvieron de acuerdo con Jesús en este tema de la Tradición y se negaron a aceptar la validez de cualquier cosa que no sea las leyes históricas escritas de Moisés, tal como se registra en la Torá. Es decir, rechazaron la Tradición, o como Yeshua se refirió a ella, las Tradiciones de los Ancianos. ¿por qué? Para los saduceos fue sobre todo porque fueron los fariseos rivales y el sistema de la Sinagoga los que habían creado la Torá Oral, las Tradiciones, por lo que ellos no estaban dispuestos de adoptarlas ellos mismos.

Por consiguiente, dado que la Sinagoga y el Templo eran de hecho sistemas rivales, cada uno con sus propias estructuras de autoridad separadas, también los saduceos y los fariseos eran rivales. Los Esenios no querían formar ninguna parte de la Sinagoga o del Templo porque pensaban que el Sacerdocio del Templo estaba completamente corrupto y que los fariseos estaban equivocados en su teología. Un poco más tarde, sólo una generación más después de Pedro, los romanos destruirían a Jerusalén y el Templo, lo que significa que los sacerdotes estaban sin trabajo. Por consiguiente, los saduceos de la noche a la mañana se convirtieron en una reliquia ya que perdieron la base de su poder y autoridad (el templo y el sacerdocio). Los fariseos se convirtieron en los rabinos a medida que el sistema de la Sinagoga continuaba, y la Tradición y la Torá Oral fueron escritas con el tiempo en una obra autorizada llamada Mishnah, que a su vez se convirtió en el documento de Halajá, Ley Rabínica, que era esperado que todos los judíos observaran. Los rabinos ahora gobernaban el judaísmo sin oposición ni competencia (excepto entre ellos) y así es hasta el día de hoy.

Entre las otras instituciones sociales y gubernamentales de los judíos que discutimos estaba el Sanedrín; la Corte Suprema Judía. Este fue el cuerpo al que Pedro y Juan fueron llevados para que su caso fuera examinado. El Sumo Sacerdote por derecho de su cargo era también el presidente del Sanedrín. Así que vemos que, aunque habían algunos fariseos que formaban parte del Sanedrín, los saduceos (empezando por el Sumo Sacerdote) en realidad controlaban la corte y así más o menos dictaban los resultados. El Sanedrín no era un cuerpo legal bíblicamente ordenado, sin embargo, fue modelado tras el sistema que Moisés utilizó durante el éxodo (al menos en la medida en que había 70 ancianos para ayudar a gobernar más su líder para un total de 71 individuos), y su trabajo era juzgar a Israel. De hecho, parece que la institución del Sanedrín no existía hasta después de la Rebelión de los Macabeos de los años 160 A.C. Y su existencia terminaría en el 70 D.C. tras la destrucción romana de Jerusalén. Con el tiempo renacería, pero como un tipo de institución totalmente diferente. El Sanedrín se convirtió en la institución de los principales rabinos que se reunieron para determinar el nuevo y creciente cuerpo de la ley judía que también lleva los nombres de la Tradición y Halakah.

Y finalmente nosotros discutimos que, aunque en Hechos 4:6 un hombre llamado Anás se llama el Sumo Sacerdote, de hecho él no era el Sumo Sacerdote en función; más bien era su yerno Caifás. Es simplemente que durante esta época el trabajo del Sumo Sacerdote ya no era de por vida o fue heredado, sino que fue nombrado por Roma sobre la base de sobornos y comisiones. Anás fue un ex Sumo Sacerdote, pero también el patriarca de la familia actual del Sumo Sacerdote. Y a todos los ex-Sumos Sacerdotes vivientes se les permitió conservar el título honorífico de Sumo Sacerdote.

Volvamos a leer una porción de Hechos 4.

Vuelve a Leer Hechos 4:5 – hasta el final

Por consiguiente, Pedro y Juan fueron encarcelados durante la noche y luego aparecieron ante el Sanedrín. Y la pregunta que le hicieron a los dos discípulos fue: "¿Con qué poder o con bajo cual nombre hicieron esto"? Tenga en cuenta que el tribunal no discutió de ninguna manera lo que sucedió; este lisiado fue efectivamente sanado. ¿Fue un milagro, pero hecho en cuyo poder y en cuyo nombre? Así que el resultado no era un problema; el problema era la teología lo que importaba a los saduceos. Para la mente de los judíos, la curación de un individuo era intrínsecamente algo más allá del poder natural de un ser humano. Por lo tanto, el Sanedrín quería saber si esta sanación en particular podría haber sido hechicería o tal vez incluso blasfemia (es decir, la curación hecha en el nombre de un dios falso). Recuerda que Yeshua fue acusado de realizar milagros por el poder de Belcebú, el Diablo.

Pero Pedro, con el poder del Espíritu Santo, tenía una respuesta para ellos. Cuando nos dicen que Pedro estaba "lleno del Ruach HaKodesh", no significa que el Espíritu Santo acabara de morar ahora en él o que recibiera más del Espíritu Santo de lo que había recibido unos días antes en Pentecostés. Esta no será la única vez que veamos a un discípulo hacer un discurso y nos dicen que estaba "lleno del Espíritu Santo". Esto sólo significa que a este Creyente se le dio una inspiración divina especial para lo que estaba a punto de decir o hacer. Yo estoy seguro de que Pedro se acordó y fue consolado por estas palabras de Su Maestro y plenamente esperaba ser lleno del Espíritu Santo" en el momento apropiado:

Mateo 10:18-20 LBLA

18 y hasta seréis llevados delante de gobernadores y reyes por mi causa, como un testimonio a ellos y a los gentiles.

 19 Pero cuando os entreguen, no os preocupéis de cómo o qué hablaréis; porque a esa hora se os dará lo que habréis de hablar.

20 Porque no sois vosotros los que habláis, sino el Espíritu de vuestro Padre que habla en vosotros.

Quiero comentar sobre la declaración de Jesús por un momento. Yeshua no está diciendo que Sus discípulos, los 12 originales (o nosotros), deben ignorar la preparación cuando se les da la oportunidad de hablar la Palabra de Dios o de hablar sobre las Buenas Nuevas en testimonio de Él. Esto no es una llamada a "sacarlo de la manga". Los 12 discípulos (a los que Él les estaba hablando) estaban con Yeshua día y noche, y por consiguiente se les estaba enseñando constantemente sobre las Sagradas Escrituras de la boca de Dios mismo. Estaban en un ambiente de enseñanza tan intenso (hasta 3 años) que nosotros no podemos ni imaginar. Como vemos aquí en Hechos, y en todo el Nuevo Testamento, estos hombres que no tenían un aprendizaje superior especial (todo el aprendizaje superior entre los judíos era sólo educación religiosa), y podían citar la Escritura maravillosamente y en el contexto adecuado. Ellos no eran meramente buenos memorizando y por consiguiente podían hablar pasajes bíblicos de la manera en que un loro puede imitar, pero no conocían la sustancia de lo que están diciendo.

Sin embargo, los discípulos pudieron discernir lo suficiente como para entender cómo aplicar adecuadamente los pasajes apropiados a las circunstancias apropiadas.

Los Discípulos no tenían el lujo de tener Biblias para llevar o referirse como nosotros. Yeshua no tenía un Tanakh, y no tenía pergaminos de las Escrituras para enseñar a Sus estudiantes (excepto ocasionalmente tal vez en una sinagoga). Memoria y práctica...mucho tiempo y esfuerzo.... era necesario para ser capaz de recordar y traer esas palabras divinas cuando se le requería. Les he enseñado durante muchos años que, al venir a la Salvación, el siguiente paso debe ser la inmersión en el agua (para ser bautizado). Pero inmediatamente después de eso debe ser inmerso en la Palabra de Dios. De lo contrario, todo lo que sabremos es lo que otros nos dicen, y a menudo eso equivale a refranes o doctrinas calcomanías para los carros que bien podrían ser verdad (a veces no), pero vienen sin una base subyacente para entender lo que hemos escuchado o cómo aplicarlo a nuestras vidas. Estos 12 discípulos que a menudo fueron acusados de ser comunes am ha'eretz (un término que literalmente significa el pueblo de la tierra, pero en la época de Cristo se utilizó de una manera despectiva para indicar a las personas de poco juicio o educación sistemática). Sin embargo, estos hombres comunes y corrientes podían confundir y responder inteligentemente a los reyes, incluso a los maestros de la Torá, en las circunstancias más estresantes. Esto fue debido a que) conocían la Palabra de Dios, y b) tenían el Espíritu Santo para guiarlos.

He oído hablar de muchos de ustedes que han confundido y sorprendido a pastores y rabinos, amigos y familiares con sus respuestas a sus preguntas o declaraciones sobre su fe o sobre las doctrinas bíblicas. ¡Y algunos de ustedes me han dicho que cuando están respondiendo que no pueden creer lo que sale de su boca! Y lo que sorprende a su audiencia es que la mayoría de ustedes nunca fueron a Seminario o Colegio Bíblico. Pero usted ha estudiado diligentemente la Palabra de Dios, con el Ruach HaKodesh como su maestro, y por consiguiente ustedes conocen la verdad sin filtrar. No puede haber mayor educación que esto, así que nunca pienses que no estás calificado para desafiar a las autoridades religiosas cuando se equivocan.

Sólo puedo imaginar las expresiones estupefactas en los rostros de los miembros del Sanedrín cuando Pedro comenzó a hablar bajo inspiración divina. Inmediatamente cuestionó sus motivos para interrogarlo. Dice: "Si hoy nos examinan por una buena ley hecha a una persona discapacitada"; en otras palabras, está diciendo que asumir su motivo para traernos delante de ustedes es realmente entender esta curación tuvo lugar, entonces él tiene una respuesta directa para ellos. Continúa diciendo que quiere que ellos y todo Israel sepan que esto se hizo en el nombre de Yeshua HaMashiach (Yeshua de Nazaret, que es el Mesías de Israel). Ellos sabían exactamente de quién Pedro estaba hablando, y eso conjuró sus peores temores. ¿Por qué? Porque ellos esperaban que unas semanas antes después que ellos hubieran logrado que los romanos ejecutaran a Jesús en lugar de ellos, otra amenaza a su poder y autoridad habría sido eliminada. Pero en cambio, ahora parece que habían creado un mártir. Los seguidores de este mártir eran audaces e intrépidos, y la enorme multitud que había escuchado y creído a Pedro la noche anterior, era suficiente evidencia de que este movimiento de Yeshua estaba vivo y creciendo a pesar de que el fundador estaba muerto y desaparecido.

Pero después de responder a la pregunta sobre el nombre y el poder en que sucedió esta sanación, Pedro simplemente no puede soportar la idea de dejarlo ahí; continúa diciendo al Sumo Sacerdote y a los 70 oficiales judíos más poderosos de la tierra: "Ejecutaste a este Yeshua en una estaca como criminal, pero Dios lo resucitó de entre los muertos, y ahora como resultado del poder de este Yeshua, el lisiado es sanado". Ouch.  Esto no era una oratoria cortés por parte de Pedro; él fue instantáneamente por la yugular. Pedro estaba supuesto a estar en el estrado de testigos para defenderse ha tomado la ofensiva incluso diciéndole al Sanedrín que lo que le hicieron a Yeshua, obviamente estaba en contra de la voluntad de Dios ya que Él lo deshizo.

Pedro ahora tiene su atención y así predica el Evangelio de Cristo que comienza usando el Salmo 118. El Salmo 118 era bien conocido por razones de las que hablaremos en unos minutos, pero primero quiero señalar algo que francamente me deleito en mencionar cada oportunidad que pueda. El Evangelio de la Salvación fue dado a la humanidad en el Antiguo Testamento, no en el Nuevo. Yeshua enseñó el Evangelio desde el Antiguo Testamento. Los Discípulos enseñaron el Evangelio a sus compañeros judíos del Antiguo Testamento. El apóstol Pablo enseñó el Evangelio a los gentiles usando el Antiguo Testamento. Cada pasaje de las Escrituras que los discípulos y apóstoles y Cristo mismo citaron, era del Antiguo Testamento. Y eso es porque no había tal cosa como un Nuevo Testamento durante casi 2 siglos después de la pasión de Cristo en la cruz. Así que cuando la gente cuestiona la relevancia del Antiguo Testamento para los creyentes modernos, y que la Salvación es del Nuevo Testamento y no del Viejo, tal vez quieras señalarle esto.

Por supuesto, de ninguna manera estoy menospreciando la última parte de nuestras Biblias, el Nuevo Testamento, o estoy disminuyendo su valor o inspiración insustituible. Sin embargo, durante mucho tiempo ha habido un gran esfuerzo en nuestras instituciones cristianas (mucho más en el siglo XXI) para separar el Antiguo del Nuevo haciendo el Antiguo casi un tema separado, si no un libro separado del Nuevo con cada testamento designado como pertinente a diferentes grupos de personas (uno para judíos, el otro para los gentiles cristianos). Aunque encontraremos a algunos de los primeros Padres de la Iglesia que sostienen este punto de vista, esto no fue unánime. Creo que es muy instructivo incluir los comentarios de los Padres de la Iglesia en cualquier análisis del Nuevo Testamento.

Esto es lo que Venerable Bede (también conocido como Santo Bede) dijo a principios de los años 700 D.C. sobre el tema de los dos testamentos (Antiguo y Nuevo), así como los dos pueblos de la tierra (judíos y gentiles) en relación entre sí. Esto se extrae de su Comentario sobre los Hechos de los Apóstoles al hablar específicamente de Hechos capítulo 4 y el Salmo 118 que Pedro citó.

"Los constructores eran los judíos, mientras que todos los gentiles permanecían en el páramo de los ídolos. Sólo los judíos leían diariamente la Ley y los Profetas para la edificación del pueblo. Mientras se estaban construyendo, llegaron a la piedra angular, que abarca dos muros; es decir, encontraron en las Escrituras proféticas que Cristo, reuniría en Sí mismo a dos pueblos, uno saldría de la carne. Y como ellos preferían permanecer en una pared, es decir, que se salvaran solos, rechazaron la piedra, que no era unilateral, sino de dos lados.

Sin embargo, aunque no estaban dispuestos, Dios por Sí Mismo colocó esta piedra en la posición principal, de modo que desde dos Testamentos y de dos pueblos podría levantarse un edificio de una misma fe."

Palabras muy sabias y profundas de Bede. El Salmo 118 es parte del Hallel, que consiste en Salmos 113-118. Es una parte clave de la liturgia de la sinagoga judía. Y el Salmo 118 comienza:

LBLA Salmo 118:1 Dad gracias al Señor, porque Él es bueno; porque para siempre es su misericordia.
Diga ahora Israel: Para siempre es su misericordia.
Diga ahora la casa de Aarón: Para siempre es su misericordia.
Digan ahora los que temen[a] al Señor: Para siempre es su misericordia.

Vamos a brincar al verso 14:

14 El Señor es mi fortaleza y mi canción, y ha sido salvación para mí.

Luego el verso 22:

22 La piedra que desecharon los edificadores ha venido a ser la piedra principal del ángulo.

Esto es acordado por judíos y cristianos como un Salmo Mesiánico. Y encontramos el uso de "la Roca" o "la Piedra" como metáfora y referencia al Mesías. Yeshua lo usó de Sí Mismo como en el Libro de Marcos. Naturalmente, cuando lo usó, estaba claro para los que lo rodeaban que estaba diciendo que era la roca y la piedra angular del Salmo 118.

Marco 12:10-12 LBLA

10 ¿Ni aun esta Escritura habéis leído:

«La piedra que desecharon los constructores, esa, en piedra angular se ha convertido;
11 ESTO FUE HECHO DE PARTE DEL SEÑOR, ¿Y ES MARAVILLOSO A NUESTROS OJOS»?

12 Y procuraban prenderle, pero temían a la multitud, porque comprendieron que contra ellos había dicho la parábola. Y dejándole, se fueron.

Así que el uso de Pedro de "la roca que los constructores rechazaron" (refiriéndose a Yeshua) fue a la vez preciso e inflamatorio porque si hubiéramos leído los últimos versículos de Marcos 11, habríamos visto que cuando Jesús hablaba estas palabras estaba en las cortes del templo, la provincia de los saduceos. Así que "ellos" que estaban a punto de arrestar a Yeshua por decir que Él era la roca y la piedra angular, eran los saduceos. Y ahora Pedro está ante esa misma gente y usa este mismo verso mesiánico en el mismo contexto, pronunciando al mismo hombre, Yeshua, como la piedra que los constructores rechazaron. Pero también acusa a los saduceos como los constructores que hicieron el rechazo.

Pero luego viene el versículo 12, que para mí es uno de los más poderosos no sólo en Hechos, sino en todo el Nuevo Testamento.

"¡No hay salvación en nadie más! ¡Porque no hay otro nombre bajo el cielo dado a la humanidad por quien debemos ser salvos! Cómo puede ser posible que en algún momento de la historia un Creyente podría crear o adoptar la Teología de Dos Pactos (o doble pacto) que los judíos son salvados por la Ley y los gentiles son salvados por Cristo es algo más allá de entender. Y créanme, muchos pastores, rabinos y maestros bíblicos conocidos que aman a Israel y están a la vanguardia de la lucha contra el antisemitismo, han adoptado esta Teología de dos pactos que dice que los judíos tienen un camino diferente a la salvación que los gentiles. Pueden negar la etiqueta, pero al mismo tiempo enseñan que no hay necesidad de que los judíos acepten a Yeshua como su Salvador; la Ley de Moisés los ha redimido.

¿Pero a quién Pedro le hablaba cuando pronunció estas palabras inmutables? Estaba de pie en la Corte del Sanedrín, en el Monte del Templo, hablando a puerta cerrada SOLAMENTE a saduceos y fariseos: judíos. Ni un solo gentil oyó esas palabras. Así que la ironía es mucha; Pedro dijo a los judíos que Yeshua es el único nombre que salva, pero hoy muchos cristianos gentiles dicen que Sus palabras NO se aplican a los judíos, sino sólo a los gentiles.

En Hechos 4:13, la primera reacción de los miembros del Sanedrín fue la sorpresa de que estos hombres presumiblemente incultos pudieran hablar con tanta gravitación y autoridad. Sus acentos y su vestido les dejaba saber que eran simples galileos, y también recordaron que estos dos (Pedro y Juan) eran compañeros constantes de Yeshua (también galileo). Rabban Gamaliel II, unos años después de la destrucción de Jerusalén en el año 70 D.C., dijo estas palabras las cuales fueron registradas para darnos una idea de cómo los judíos eruditos miraban a los judíos comunes: "Una persona no culta no le teme al pecado; ni tampoco una persona ignorante (un am ha'eretz) es piadosa..." Así que mientras los miembros del Sanedrín estaban encajonados por las palabras inesperadamente sabias e inspiradas de Pedro, un simple pescador, todavía no le daban ningún respeto. Al mismo tiempo, ¿qué iba hacer el Sanedrín con el hombre que anteriormente estaba lisiado de los pies que estaba junto a los discípulos?

En el versículo 16, en conferencia privada, el Sanedrín admite que se había realizado un "signo notable" (es decir, un milagro) por medio de Pedro y Juan. No había nada ilegal en eso, y por lo tanto no había nada que hacer. Fascinante; los líderes del establecimiento religioso judío no tienen ningún interés en el hecho de que un hombre con incapacidad permanente, desde su nacimiento, ha recuperado el pleno uso de su cuerpo debido a un milagro de Dios. Su única agenda es cómo esto podría afectar su estatus personal y autoridad. En el versículo 17 van tan lejos como para tratar de evita rque esto sea propagado ¡Imagínate! Los líderes de la religión de los judíos están tratando de averiguar cómo evitar que más personas sean curadas en nombre de Yeshua porque ellos no lo autorizaron, no lo controlaron, y por lo tanto no obtienen crédito por esto.  Cualquier político bueno puede entender perfectamente su pensamiento.

Así que el único curso de acción que el Sanedrín podía tomar era amenazar a los discípulos para que nunca lo hicieran de nuevo, con algunas consecuencias no mencionadas si lo hacían. Pero sobre todo dicen que Pedro y Juan nunca volverán a hablar con nadie en "este nombre" (que significa Yeshua). 

Por supuesto, Pedro y Juan no van a hacer nada de caso, por lo que en poco tiempo serán arrestados de nuevo (como encontraremos en el próximo capítulo de Hechos). Pero su segundo arresto no será tan fácil para ellos debido a la forma en que se administró la Ley Judía en ese momento.

La ley judía en aquellos días sostenía que la ignorancia de la ley era una buena excusa. Decir "No sabía que estaba haciendo mal" o "no estaba al tanto de la ley" era generalmente visto como una defensa legítima. Esto se refleja incluso en la declaración anterior de Pedro en Hechos 3:17 cuando Pedro dijo a la multitud:

17 Y ahora, hermanos, yo sé que obrasteis por ignorancia, lo mismo que vuestros gobernantes.

 18 Pero Dios ha cumplido así lo que anunció de antemano por boca de todos los profetas: que su Cristo debería padecer.

 19 Por tanto, arrepentíos y convertíos, para que vuestros pecados sean borrados, a fin de que tiempos de refrigerio vengan de la presencia del Señor,

Si el tribunal sentía que el acusado estaba diciendo la verdad, y tenía buenas razones para tal vez no conocer la ley o entender las ramificaciones de lo que estaban haciendo, entonces la persona era destituida con una advertencia y se le daba algo de educación sobre la ley. Así que como el público judío entendía completamente este principio legal, Entonces Pedro estaba diciendo a la multitud que su ignorancia de lo que habían hecho era una defensa razonable. Sin embargo.... ahora que entienden lo que hicieron, y quién fue este hombre que conspiraron para matar (Jesús el Cristo), entonces deben limpiar sus corazones y mentes y nunca hacerlo de nuevo. Y sólo podían hacerlo arrepintiéndose.

En el caso de Pedro y Juan, no habían violado ninguna ley. Pero, el Sanedrín esencialmente hizo una nueva ley cuando se les dijo que ya no podían hablar de Yeshua. Así que una vez que una persona era arrestada, liberada e informada de la ley, si esa persona era arrestada de nuevo por la misma ofensa entonces no podía haber más excusa. Por consiguiente, como el Sanedrín le advirtió a Pedro que no sanara ni hablara en nombre de Yeshua de nuevo, cuando lo hicieron de nuevo ellos fueron arrestados y estaban mucho más en aguas calientes de lo que estuvieron la primera vez, porque ahora la ley estaba del lado del Sanedrín porque los acusados no eran ignorantes de la ley; ellos rompieron la ley deliberadamente.

En el versículo 23 Pedro y Juan fueron liberados e inmediatamente, fueron a sus compañeros creyentes con la noticia. Les contaron lo que les había sucedido y cuando los creyentes oyeron se regocijaron y alabaron a Dios por Su protección y liberación. Su oración comunitaria comenzó citando un pasaje del Salmo 146, y luego pasó a citar los versículos 1 y 2 del Salmo 2:

Leamos el Salmo 2 juntos, ya que entonces tendremos una mejor idea de lo que los creyentes tenían en mente al rezarle al Padre.

LEER Salmo 2 completo

Este es obviamente otro Salmo Mesiánico que habla de Yeshua. Hay un principio de estudio hebreo llamado Pesher. La interpretación de la Biblia es cuando los versículos bíblicos se aplican a los acontecimientos actuales; y a menudo los versículos bíblicos que leemos son proféticos. Así que es la interpretación de Pesher cuando nosotros miramos los eventos profetizados bíblicamente y tratamos de conectarlos con las cosas que suceden en nuestro alrededor.

Quiero señalar una frase corta en este pasaje que para mí no habla de la primera venida de Yeshua, sino de Su segunda. Y las palabras están en el versículo 2:9: 9 Las romperás con una barra de hierro, las destrozarás como una olla de barro.' "En el Libro del Apocalipsis leemos una carta en el capítulo 2 de Apocalipsis del Mesías para la Iglesia. Y en esa carta se nos dice la manera en que el Reino del Milenio, el Reino de Dios en la tierra con Cristo como nuestro Rey, será gobernado.

Apocalipsis 2:26-27 LBLA

26 Y al vencedor, al que guarda mis obras hasta el fin, le daré autoridad sobre las naciones;

 27 y las regirá con vara de hierro, como los vasos del alfarero son hechos pedazos,

Por lo que aquí tenemos una conexión directa entre el Salmo 2 y Apocalipsis 2. Lo que se profetizó en el Salmo 2 sucederá en Apocalipsis 2. Bede tenía tanta razón: la roca que es la piedra angular conecta dos paredes, el Antiguo y el Nuevo Testamento.

Terminaremos el capítulo 4 la próxima semana.

        

925 N. Courtenay Parkway, Suite 19, Merritt Island, FL 32953