EL LIBRO DE LOS HECHOS

Lección 9, El Capítulo 3 continuación

Antes de pasar al capítulo 3 de Hechos con nuestra discusión sobre el lisiado que fue sanado por el poder de Yeshua por medio de Pedro y Juan, recordemos lo que aprendimos en nuestra última lección.

Hablamos de la relación entre el pecado y la enfermedad y encontramos que la Biblia enmarca el tema como uno de integridad... o tal vez con mayor precisión la falta de integridad... como la dinámica que subyace a la conexión entre el pecado y la enfermedad. Cuando comparamos y contrastamos pasajes bíblicos sobre este tema en Juan 5 y Juan 9 encontramos en primera instancia estas palabras de Yeshua que estaba hablando a una persona coja que acababa de sanar: "¡Ves, estás bien! ¡Ahora deja de pecar, o algo peor puede sucederte! Pero en el segundo caso tenemos a Yeshua sanando a un ciego y cuando Sus discípulos le preguntaron que pecados hicieron que este hombre fuera ciego, Él respondió: "Su ceguera no se debe ni a su pecado ni a la de sus padres; sucedió para que el poder de Dios pudiera ser visto en acción en él

Así que en el sentido de que pecar (que significa conducta equivocada, quebrantar la Ley de la Torá) conduce directamente a una persona enferma, las Escrituras muestran que no es necesariamente el caso. Puede ser así, pero de ninguna manera podemos establecer un vínculo concreto directo a uno entre cometer pecados y enfermedades; robar un coche, conseguir el sarampión. Cometer adulterio, tener cáncer. Más bien, se trata más de la realidad de que como resultado de la Caída del Hombre en el Jardín del Edén, todos los seres humanos nacen en el pecado (es decir, todos nacemos con el pecado tejido en nuestro ADN). Y el resultado de esto es que nos enfermamos y morimos. Así que la enfermedad es la manifestación física tangible y la contraparte de la condición espiritual invisible del pecado.

Pero para Dios la cuestión del pecado es la falta de integridad en Sus criaturas creadas. Todas Sus criaturas fueron creadas íntegras. Pero debido a que ahora tenemos pecado tejido en nosotros, entonces ya no estamos íntegros; estamos manchados. La enfermedad y la muerte también representan una falta de integridad física. Así, puesto que nada que no sea íntegro puede ser permitido en la presencia de Dios, y desde la Caída del Hombre nada permanece íntegro, ¿qué se debe hacer? Respuesta: Dios debe restaurar lo que no es íntegro, completo a plenitud. ¿Pero cómo? A través de la redención. Por la sangre y el agua viva del Cordero, Hijo de Dios, aquellos que profesan al Cordero (Yeshua de Nazaret) como su Redentor, son imputados con una especie de integridad. Ciertamente no es que los cuerpos se hacen físicamente nuevos y enteros, porque los creyentes sufren enfermedades y mueren como los malvados. Más bien son nuestros espíritus los que se hacen enteros, y aceptables, a Dios de tal manera que cuando finalmente derramamos estos cuerpos no enteros, nuestros espíritus pueden entrar en Su presencia. Como Pablo lo dijo tan elocuentemente: LBLA 2 Corintios 5:8 Estamos seguros, entonces, y preferiríamos dejar nuestro hogar en el cuerpo y venir a nuestro hogar con el Señor.

Así que un principio clave que aprendimos (y francamente a veces pasa desapercibido a lo que se nos podría haber enseñado en el pasado) es que la redención no es un fin o una meta en sí misma; más bien la redención es el medio para alcanzar la meta. Y la meta es la integridad ante Dios.

Otra cosa que discutimos fue que en los días de Cristo, los médicos eran vistos con sospecha por los judíos (Lucas, el escritor de Hechos, era un médico). En términos generales, la actitud era que Dios era el sanador, por lo que una persona enferma debía buscar a Dios y a nadie más para sanar. Por lo tanto, la curación médica por parte de los médicos y la oración por la sanación divina se consideraban regularmente incompatibles. Aun así, debido al dominio de la cultura griega y la práctica de la medicina siendo tan frecuente en el Imperio Romano, los judíos readaptaron su pensamiento y comenzaron a aceptar la noción de que la curación médica y los médicos eran en sí mismos un regalo de Dios, y por lo tanto podría ser utilizado en conjunto con la oración para la curación siempre que el médico no practicara la magia. Sin embargo, mientras que en la diáspora judía este concepto de médicos y medicina como NO ser un enemigo de la fe en Dios fue fácilmente aceptado, en Judea y Jerusalén fue menos. Así, en el Templo, cuando Pedro y Juan parecían haber sanado al lisiado de nuestra historia de Hechos 3, los que vivían allí los vieron instantáneamente como sanadores de fe. Así que su primera reacción fue dejar claro que no sanaron a este hombre; Dios lo sanó. Y que se hizo en el nombre, poder y autoridad de Yeshua de Nazaret.

Vamos a Volver a leer parte de Hechos 3.

Volvamos a Leer Hechos Capítulo 3:12 – hasta el final.

Lo primero que hay que notar aquí es que en el versículo 12 se reafirma a quien Pedro está dirigiendo su discurso: a los hombres de Israel. Pedro no está hablando con gentiles, ya que los gentiles no son relevantes en nada en lo que Kefa (Pedro) está pensando (al menos, aún no). Y debido a que este hombre lisiado era tan conocido, estaba claro que algo milagroso le había sucedido y que involucraba a Pedro y Juan. Rápidamente Pedro desvía el crédito que la multitud reunida quiere darle y dice que no fue ni el poder de Dios dado a ellos, ni era su condición personal de piedad especial. Y ahora Pedro da un discurso que es esencialmente una presentación evangélica. En primer lugar, dice que el poder de hacer tales milagros se invierte en una sola persona: Jehová; el Dios de Abraham, Isaac y Jacob (es decir, el Dios de los Hebreos). Sin embargo, este mismo Dios ha glorificado a Yeshua de Nazaret, lo que significa que Dios ha dado a Cristo autoridad y poder que pertenece exclusivamente al Padre.

Este concepto del poder que pertenece a Dios Padre, pero al ser dado a Yeshua Su Hijo, puede ser difícil de comprender. Así, hay teólogos que comienzan con algunos de los Padres anteriores de la Iglesia que determinaron que, si el Padre le dio a Su hijo Su autoridad y poder, eso significa que Jesús ahora lleva lo que Su Padre solía tener, pero que voluntariamente entregó. Y ese tipo de pensamiento es lo que resulta cuando Yeshua es erróneamente arrojado a un molde cultural griego, porque en el panteón del dios griego, un dios padre daría poder a su hijo, pero cualquier poder que le diera al hijo sólo el hijo ahora lo poseía y el dios padre ya no tenía ese poder en particular. Así que el hijo-Dios podría incluso usar ese poder en contra de su padre.

Y aunque algunos de ustedes pueden estar pensando que nunca habían oído eso de un pastor en lo que respecta al Padre bíblico y al Hijo, de hecho, esta implicación se expresa en las doctrinas y actitudes de muchas denominaciones principales. Esta es la razón por la que entre algunos cristianos, Jesús es visto como sumamente relevante, pero el Padre es visto como menos relevante o incluso irrelevante para los llamados Creyentes del Nuevo Testamento.

Pero debido a que Yeshua era un judío que nació y vivió en una cultura judía de Oriente Medio, la relación entre un típico padre y su hijo fue bien entendida por el público de Pedro. De hecho, el patriarca de la familia tenía todo el poder en la familia hasta que se incapacita por completo o muere. Si a cierta edad de madurez el primogénito parece lo suficientemente digno para manejar algunos de los asuntos del padre, entonces el padre (a su entera discreción) le dará al hijo autoridad y poder para actuar como el apoderado del padre en cualquier capacidad que el padre decida. Pero esto de ninguna manera significa que el padre ha renunciado a la autoridad y el poder familiar en el sentido de que se lo ha transferido a su hijo, de modo que ahora sólo su hijo lo posee y el padre ya no tiene voz. Cuando vemos al Padre celestial y a Su Hijo retratados para nosotros en la Biblia, debemos pensar en estos mismos términos porque eso es precisamente lo que se pretende. El Padre posee y conserva todo poder, pero ha dado poder y autoridad a Su Hijo Yeshua para que actúe como el shaliach del Padre (Su agente). Y curiosamente Pedro caracteriza a Yeshua no como uno igual, sino como el siervo del Padre. Una vez más, esto no es más que un pensamiento judío estándar de Oriente Medio sobre la relación padre e hijo.

Pero al igual que Pedro había hecho cuando critico a la multitud de judíos en el Monte Sión que estaban presenciando el acontecimiento de Pentecostés de la venida del Espíritu Santo y el hablar en lenguas, ahora pone la misma acusación sobre los judíos que han venido corriendo a ver a este hombre antes cojo, saltando como un ciervo. Dice que aquel a quien Dios glorificó (Jesús), ellos negaron y repudiaron. Y cuando Poncio Pilato dio a la multitud judía la opción de perdonar a un asesino criminal o dejar ir al inocente Cristo, la multitud se adelantó con el asesino. El resultado fue que el autor de la vida (Yeshua) recibió la sentencia de muerte y fue asesinado.

Mientras estamos aquí, quiero divagar por un momento para hablar de Poncio Pilato. Fue el quinto en una serie de gobernadores sobre la provincia romana de Judea. Y es tan seguro como cualquier cosa puede ser, cuando estamos mirando hacia atrás 2000 años en el registro histórico, que llegó al poder en lo que nuestros calendarios modernos dirían que es 26 D.C. Era conocido como un gobernante rígido, imprudente y despiadado que tendía a provocar la desobediencia civil en lugar de aplacarla usando cualquier tipo de diplomacia. Esto iba en contra de la política formal romana que intentaba gobernar su imperio de una manera iluminada, no muy diferente de la forma en que Ciro había operado el Imperio Persa.

Pilato fue removido del poder por César en el 36 D.C. por un acto particularmente inconcebible en contra de algunos samaritanos que querían viajar al monte Gerizim para reunirse con un profeta.

Mató a muchos de esta asamblea pacífica por razones ambiguas. Mi propósito para decirles esto, es que debido a que Pilato fue quien condenó a Jesús a la cruz, entonces la muerte de Cristo tuvo que ocurrir no antes del 26 D.C. y a más tardar el 36 D.C. Así que tenemos un período bien definido de 10 años para cuando Cristo ministraba y murió. Así que cuando entendemos que este milagro de sanar al lisiado en la Puerta La Hermosa ocurrió poco después de Shavuot en el mismo año en que Cristo murió y ascendió al Cielo, entonces obtenemos un buen punto de referencia para saber cuándo fue este acontecimiento.

En el versículo 16, Pedro pronuncia tal vez la doctrina más importante de la Salvación la cual es no negociable: "Es la confianza que viene a través de Yeshua, que le ha dado esta sanación perfecta en presencia de todos ustedes". Discutimos en nuestra última lección el holoklerian obra griega y mientras que aquí se está traduciendo como "sanación perfecta" esencialmente es un término destinado a denotar la integridad. Así Pedro está diciendo que es Yeshua a través de quien viene nuestra restauración a la totalidad, al igual que lo ha hecho para este hombre discapacitado. Tenga en cuenta que una vez que el hombre cojo está entero, íntegro, sólo AHORA puede entrar por la puerta de los terrenos del templo. Y el requisito de recibir esta restauración a la totalidad es la confianza en Yeshua como el Mesías. Por supuesto, es esta confianza en Yeshua que el cristianismo evangélico ha llamado gracia….y no puedo pensar en una palabra en español más apropiada que gracia para describir lo que Cristo ha hecho por nosotros. Este hombre lisiado desde su nacimiento (como todos los seres humanos) que fue hecho sano no hizo nada para merecer la restauración; simplemente se le dio como un regalo gratuito de Dios. Qué imagen exquisita de La Salvación nos ofrecen aquí en esta sanación.

Luego Pedro invoca esencialmente las mismas palabras que Yeshua hizo en la Cruz, sólo ligeramente modificadas. En el versículo 17 Pedro dice: CJB Hechos 3:17 "17 Y ahora, hermanos, yo sé que obrasteis por ignorancia, lo mismo que vuestros gobernantes.  Esto se compara favorablemente con lo que encontramos en Lucas 23: LBLA Lucas 23:34 Yeshua dijo: "Padre, perdónalos; porque no saben lo que hacen." Debemos tomar nota de que el único Evangelio que registra estas palabras particulares de Cristo, es el Evangelio de Lucas; el mismo Lucas que escribió Hechos. Así que no es casualidad que Lucas decida también registrar que Pedro tomó prestadas estas palabras familiares de su amo para mitigar el miedo y la culpa (y probablemente la ira entre algunos de ellos) que la multitud estaba sintiendo.

Y, debido a que el Evangelio es constante y nunca cambia, las palabras de Pedro sobre lo que la multitud debe hacer acerca de su culpa por matar al Hijo de Dios, son esencialmente las mismas que habló a las multitudes en Pentecostés: arrepentirse. El versículo 19 tiene a Pedro diciendo: "Arrepentíos y volved a Dios para que tus pecados sean borrados". Ahora hay más en este versículo al que llegaremos en un rato. Pero primero, me gustaría señalar que si usas una Biblia KJV ese mismo versículo lee así: KJV Hechos 3:19 "Arrepentíos, por lo tanto, y conviértanse, para que sus pecados puedan ser borrados...". El CJB dice "volverse a Dios"; el KJV dice "ser convertido". Vamos a hacer una pausa ahora y tomar un desvío para examinar otra doctrina cristiana común que necesita ser retirada. Y es la doctrina que dice que la manera para llegar a ser un cristiano es por medio de convertirse.

Esta pequeña palabra convertir tiene enormes implicaciones; y tiene mucho que ver con el muro de separación que ha crecido entre judíos y cristianos. Y te diré la línea de fondo en el frente antes de explicar el asunto más a fondo. La llamada de Pedro no es a convertir; es girar. El diccionario dice que convertir significa cambiar en forma, o para metamorfosis. Para convertirte en algo que no seas tú. Pero girar significa: girar, girar o pivotar. Espero que hayas oído la gran diferencia de significado y resultado de los dos términos convertir y girar. Uno significa convertirse en otra cosa por completo; el otro significa cambiar de dirección. Entonces, ¿qué se supone que una persona debe hacer cuando nos arrepentimos y venimos a Jesús: llegar a ser otra cosa enteramente? ¿O cambiar de dirección?

La palabra griega que se está traduciendo es epistrefo. Y recordando que lo que se está expresando es el pensamiento hebreo proveniente de la mente judía de Pedro, entonces tenemos que entender que el griego que tenemos es efectivamente una traducción. Por cierto: No estoy afirmando que Hechos fue escrito originalmente en hebreo. Estoy diciendo que mientras que el texto escrito original es griego (hasta donde sabemos), el pensamiento y la cultura y el idioma del carácter bíblico de Pedro es hebreo. Así que epistrefo está tratando de traducir la palabra hebrea shav, que significa dar marcha atrás. El tema que ha surgido de esta elección bíblica intelectualmente incorrecta de la Biblia para utilizar la palabra "convertir" proviene de una agenda que la Iglesia Católica sostuvo que de hecho uno tenía que metamorfosear como una oruga a una mariposa para convertirse en cristiano. O, más aún, de un gato a un perro. Y doblemente para los judíos. Para un judío, convertirse al cristianismo ante todo tenía la intención de dejar de ser judío y empezar a ser un gentil. Esto no fue un malentendido, ni significaba algo diferente de lo que imaginamos mentalmente cuando imaginamos la conversión. Es precisamente lo que el liderazgo de la Iglesia pretendía, ya que el pensamiento era que el cristianismo es una religión sólo para los gentiles; y esta doctrina de la conversión está profundamente integrada (aunque a menudo invisiblemente justo debajo de la superficie) en la mayoría del cristianismo convencional, incluso si los cristianos regularmente no lo reconocen por lo que es.

Las palabras tienen significado. Las palabras crean imágenes mentales que conducen a suposiciones y conclusiones que hacemos a menudo sin darnos cuenta conscientemente. Y aunque no sé lo que haríamos sin la palabra escrita de Dios, por otro lado, a menos que uno esté versado en las lenguas originales lo que todos leemos son traducciones.

Pero eso, es sólo el principio de la cuestión de extraer significado de las palabras. El significado de las palabras cambia con el tiempo. Algunas palabras en inglés utilizadas en la traducción de la Biblia KJV no necesariamente significan lo que entendemos de esa misma palabra en el siglo XXI. Dios mío, durante mi vida hay muchas palabras en inglés que utilicé en mi infancia que tienen significados completamente diferentes hoy en día. Y hay palabras en inglés que existen hoy que no estaban cuando era joven.

Por lo tanto, para ustedes que han seguido a Seed of Abraham Torah Class (Clase de Torá) a lo largo de los años, saben que uno de nuestros principios básicos es que debemos tratar de entender lo que esas palabras escritas en la Biblia significaban para los autores y para las personas a los que esos autores estaban dirigiendo sus palabras inspiradas, en su tiempo y en su antiguo entorno cultural de Oriente Medio. Esta reconstrucción histórica es crucial para extraer el significado adecuado de las palabras que leemos en las Escrituras.

Lo que también hay que admitir es que algunos de esos conceptos hebreos antiguos han sido trágicamente incomprendidos (y a veces tergiversados) y tan mal traducidos a palabras en inglés o español que nos dan la impresión equivocada de su intención, pero cumplen ciertas agendas.

Hay algunas palabras bíblicas, sin embargo, que tienen más impacto en nuestra teología cristiana, doctrinas y filosofía que otras y una de esas palabras clave es el término "converso" o "conversión". Y aunque hemos encontrado esta palabra en inglés usada en el KJV y un puñado de otras Biblias, y en nuestro estudio hoy del Libro de los Hechos capítulo 3 versículo 19, esto también es cierto cuando la palabra "conversión" se aplica al apóstol Pablo. Y hoy les propongo que esta palabra "conversión" deba ser eliminada del vocabulario de nuestro Creyente y eliminada de nuestras Biblias en lo que respecta a la redención, el arrepentimiento y la salvación, porque en realidad no está allí y no pertenece ni debe ser insertada allí. La conversión nos da una impresión totalmente equivocada acerca de lo que Pedro y Lucas tenían en mente en Hechos, y lo que Pablo hizo en reacción a su experiencia con Cristo, y lo que esperaba de los discípulos que todos hicieron en nombre del Mesías.

La tradicional beca de los últimos siglos ha llegado a la conclusión de que la comunidad cristiana de la 1ra generación después de Yeshua y los Apóstoles, ya se había convertido en una religión distinta que estaba separada del judaísmo. Básicamente la idea es que Pedro estaba en proceso de rechazar el judaísmo en favor del cristianismo, y Pablo ya lo había hecho, y junto con él había decidido condenar como servidumbre inútil cualquier intento de que los nuevos creyentes siguieran la Ley de Moisés que era el latido mismo del corazón de la religión bíblica. El término que fueron acuñados por los líderes cristianos posteriores para describir lo que este bien estudiado rabino judío Sha'ul hizo en su cambio extremo de ser un seguidor del judaísmo en un cristiano anti-ley, fue "conversión". Se nos dice que Pablo era un converso.

Pero ¿qué significa ser convertido? A.D. Nock dice que la conversión significa que hay un cambio deliberado y un gran cambio toma parte, por el cual lo viejo estaba mal y lo nuevo es correcto. Y de hecho ese es el punto de la doctrina cristiana para probar que Pedro y entonces Pablo, decidieron que su judaísmo hebreo que obedecía la Torá estaba equivocado, y esta nueva religión llamada cristianismo que abolió la Torá tenía razón.

A mediados de la década de 1970, un académico bíblico llamado Krister Stendahl instó a sus compañeros eruditos a abandonar el término conversión y en su lugar usar la palabra "llamado". Su argumento fue que esta palabra en español retrata con mayor precisión a la mente moderna lo que era verdad: y es que Pedro y Pablo NO se veían a sí mismos no siendo parte del judaísmo o como judíos que abandonaron la Ley y la Torá. La palabra "llamado" ablandó el contraste entre el judaísmo que estos dos líderes mesiánicos habían estado practicando y este nuevo y extendido movimiento que hizo de Yeshua de Nazaret el foco. En otras palabras, para Pedro, Pablo y todos los discípulos lo que llegaron a practicar después de sus experiencias personales con Cristo era un tipo de judaísmo, no una nueva religión antijudaísmo.

Por supuesto, hubo un retroceso en contra del Sr. Stendhal de la comunidad cristiana institucional que quería que no hubiera un mero contraste agudo, sino más bien una ruptura completa, entre el judaísmo basado en la Torá y este nuevo cristianismo.

Y este proceso de pensamiento se basa en la idea de que Pablo se convirtió del judaísmo al cristianismo. Significa que descubrió que la religión tradicional de los hebreos basada en la Torá estaba equivocada, y ahora seguiría el nuevo cristianismo que en su época no tenía ningún libro sagrado. Después de todo, es un hecho histórico que no hubo Nuevo Testamento hasta alrededor de 200 D.C., unos 150 años después de la época de Pablo.

Entonces, si Pedro y Pablo (y por supuesto los otros discípulos) se "convirtieron", ¿por qué continúan yendo al Templo en Jerusalén y haciendo sacrificios allí? ¿Por qué Pablo continúa participando en los rituales de los votos de permitir primero que el cabello crezca, y luego cortarlo y ofrecerlo en el Templo al concluir los términos del voto? ¿Por qué todos ellos siguen participando en las Fiestas Bíblicas ordenadas en Levítico?

Pero más allá de Pedro y Pablo, ¿cómo nosotros lidiamos con los dos grupos que se dice que son habitualmente los conversos de Pablo: los judíos que practican el judaísmo y los gentiles paganos que practican la idolatría? En la superficie ciertamente parecería correcto decir que los gentiles hicieron metamorfosis de oruga a mariposa: de la adoración de sus dioses e ídolos tradicionales a la adoración del Dios de Israel. Esta es la razón por la que el término "convertir" sigue siendo inapropiado y engañoso incluso para esta situación. En la visión del mundo de Pedro (que era representativa de la visión del mundo judía general), el mundo consistía en dos comunidades religiosas: la de Israel y todos los demás (todos los demás eran "las naciones", goyim en las Escrituras hebreas). Sin embargo, había algunos gentiles que se habían convertido en algo llamado temerosos de Dios; Gentiles que adoptaron al Dios de Israel como su dios.

Entonces, ¿habían llegado los judíos a un punto en su evolución cultural de hacer una distinción entre gentiles y gentiles paganos? No. Ese tipo de pensamiento no está presente en ninguna parte durante la era de los Apóstoles. Una cultura o etnia y su dios eran uno en sí mismo. Así que, si eres un israelita, automáticamente adoras al dios de Israel; si eres gentil, automáticamente adoras a algún otro dios desde dondequiera que vivas. Fin de la historia. Así, en el capítulo 5 del Libro de Gálatas, Pablo habla en contra de otros llamados misioneros cristianos que están diciendo a los gentiles locales de Galacia, que, si reciben una circuncisión judía, entonces serán responsables de guardar la "ley completa" (es decir, la Torá y el cuerpo entero de tradiciones que la mayoría de los judíos nacionales siguieron). En otras palabras, los actos de tener una circuncisión y aceptar vivir un estilo de vida completamente judío, significan que tal gentil se ha convertido; que se ha metamorfoseado de ser un gentil para convertirse en judío. ¡Y sorpresa! Pablo estaba en contra de esto. Estaba en contra de la conversión. ÉL no quería que los gentiles renunciaran a ser gentiles para convertirse en judíos nacionales. Los gentiles debían permanecer gentiles. Sí, deben dejar de adorar a sus otros dioses e inclinarse sólo ante el Dios de Israel; pero NO debían convertirse (el cristianismo llama lo que estos misioneros cristianos estaban haciendo el cual Pablo estaba luchando en contra como judaizante). Así que, en la mente de Pablo, los únicos verdaderos conversos eran aquellos gentiles que intencionalmente llegaban hacer judíos nacionales como los misioneros judaizantes insistían que fueran.

Usted ve el problema en el uso de la palabra convertir o conversión es que confunde y tergiversa la situación que se está describiendo en la Biblia.

El término converso nos enreda en la idea de que en la época de Pedro el cristianismo fue creado por Cristo (como el primer cristiano) como algo para que la gente se convierta.

Así que, si los gentiles NO se convertían y llegaban a ser judíos, y no había necesidad de que los judíos se convirtieran en otra cosa para seguir a Yeshua, entonces cual era el pensamiento de Pablo sobre lo que le había sucedido en el camino a Damasco y qué, precisamente, él le estaba preguntando a estos gentiles que hicieran? ¿Qué imagen mental tenía que les estaba instando a aceptar y adoptar? Cuando nos fijamos en los escritos de Pablo en griego, él utiliza ciertas derivaciones de la palabra griega strefo y todas ellas tienen algo que ver con apuntar o recurrir a. Por ejemplo, en 1Tes1:9 escuchamos a Pablo decir: "Te has vuelto de (epistrefo) Dios de los ídolos, para adorar al Dios verdadero y viviente". Curiosamente, cuando el griego se tradujo al latín, la palabra latina elegida era converso; y luego cuando el latín se tradujo al inglés y luego al español la palabra elegida fue la conversión.

Así que, la idea en la que Pedro y Pablo insisten es que uno no se convierte, sino que uno gira. Si un gentil se convertía eso significaba que se convertiría en judío, seguiría la Tradición Judía y estaría obligado a seguir las costumbres ancestrales judías. Si un judío se convertía en un gentil y renunció a su herencia judía. Pero como dijo Pablo en 1Tesal. 1, un nuevo Creyente debe volverse y unirse a Dios Padre y con el Señor Yeshua... Judío o gentil.

 Así que Pablo al tratar de explicar exactamente lo que está pidiendo a los gentiles que hagan dice que, sobre la fe de uno en el Mesías Yeshua, el Espíritu Santo entra en el Creyente y se hace una especie de conexión familiar espiritual con el pueblo judío. Y para ilustrar esto, a Pablo le gusta usar el concepto romano de adopción (después de todo está hablando con gentiles). La persona adoptada NO tiene sangre física REAL o conexión genética con su familia adoptiva; sin embargo, de una manera legal real y por medio de un estado de ánimo esta persona pasa a formar parte de la familia por mutuo acuerdo. La persona adoptada se compromete con la familia, y la familia imputa la condición de familia a la persona adoptiva. Además, como dice Pablo en Romanos 8 y Gálatas 4 que sobre este cambio de estatus, la persona adoptada (un gentil) ahora puede gritar "Abba, Padre" en adoración. Este "Abba, Padre" no es el Patriarca Hebreo Abraham ni es Jacob, por lo que no se pretende ninguna conexión familiar con él. Más bien este "Abba, Padre" se refiere al Padre celestial, el Dios de Israel y de Abraham. Así como una persona romana adoptada no reclamaría relaciones de sangre con su nueva familia, sí reclama el estatus familiar legal completo basado en la ley y en el acuerdo mutuo.

Así es como debemos ver lo que Pedro quiso decir, y lo que le sucedió a Pablo en el camino a Damasco, y lo que Pablo entonces esperaba de esos gentiles que continuarían evangelizando. Esperaba que se apartaran de su dios a el dios verdadero.

Cuando nos damos cuenta de esto, entonces podemos dejar caer este concepto que los discípulos convirtieron de algo malo a algo correcto. Que todos dejaron su judaíselismo para convertirse en otra cosa. O que un gentil debe dejar su gentileza para convertirse en otra cosa (un judío). Cualquiera que sea el cambio que haya, o se le pida, es un giro espiritual.

Esto también nos ayuda a entender por qué la insistencia de la Iglesia en que, si un judío quiere adorar a Cristo que debe "convertirse", es recibida con tal resistencia por la comunidad judía (como debe ser). Y esto se debe a que un judío que piensa correctamente, entiende que al convertir la Iglesia significa sin duda que el judío debe abandonar su judaísmo, herencia judía ancestral y costumbres culturales judías para convertirse en cristiano.

Pablo resume su posición bastante bien con respecto a los judíos y gentiles, y si uno debe "convertirse" para convertirse en el otro, en Romanos 2:25 – Romanos 3

LEER ROMANOS 2:25 – 3:6

Así que les pido que retiren el término conversión o conversión de su vocabulario, y en su lugar comiencen a emplear el término "girar" en sus palabras y en su pensamiento. Porque eso está más cerca de lo que Pedro quiso decir, y de lo que Pablo hizo cuando estaba preparado para llevar las Buenas Nuevas al mundo de los gentiles.

Bueno, como pueden ver, debido a que el capítulo 3 de Hechos está tan cargado de temas teológicamente importantes que surgen del advenimiento de Yeshua y la venida del Espíritu Santo, todavía no hemos terminado con Hechos capítulo 3. Así que continuaremos la próxima semana.