EL LIBRO DE HECHOS

Lección 6, Capítulo 2 continuación

Continuemos hoy en el capítulo 2 de Hechos. Estamos pasando una cantidad excesiva de tiempo en este capítulo porque hay una cantidad desmesurada de información contenida aquí con respecto a uno de los acontecimientos más monumentales en la historia humana: la llegada del Espíritu Santo de Dios para morar en los fieles de Dios. Pero también porque hay Escrituras subyacentes que forman la base del pensamiento de Pedro provocando argumento para aceptar la deidad de Yeshua y Su posición como Señor y Mesías. No tengo ninguna duda de que este elegante discurso que da Pedro es el resultado de la formación que recibió a los pies de Jesús; porque sólo un erudito judío con conocimiento íntimo de la Torá podría haber pegar todo esto, y Pedro no era un erudito de la Torá; era un galileo común y corriente, un pescador de cuello azul. Vamos a examinar algunos de esos fundamentos de las Escrituras hoy que Yeshua debe haberle enseñado a Pedro por lo que mantengan sus Biblias a la mano.

Vamos a repasar algunos puntos de la semana pasada, aunque sólo sea brevemente. Primero, lo que se llama Pentecostés en español es Shavuot en hebreo, y es el cuarto en la serie de las 7 Fiestas Bíblicas que Dios ordenó en el Monte Sinaí. Originalmente Shavuot era una fiesta agrícola que celebraba el recogido de la cosecha de trigo; pero más tarde la Tradición Judía añadió el significado que fue el día en que Moisés recibió la Torá en el Monte Sinaí (lo cual es probable). Los comentarios judíos y el midrash rabínico sobre la entrega de la Torá a Moisés en Pentecostés (Shavuot) tendían a centrarse en los elementos que excitaban los sentidos: el fuego y las llamas, el ruido penetrante del oído, y las muchas voces de Dios (que representaban a todos los idiomas humanos). Esta noción de que la Torá llegaba de esta manera a Shavuot 1300 años antes se había convertido en un hecho en la sociedad judía; fue universalmente aceptado en el judaísmo como verdad y entretejido en el pensamiento judío.

Por consiguiente, cuando leemos el capítulo 2 de Hechos nosotros podemos ver más fácilmente que Lucas escribió desde este entendimiento sobre los misteriosos acontecimientos de este Pentecostés en particular (Shavuot) que sigue a la ascensión del Mesías al Cielo; y en breve voy a señalar cómo Peter hizo lo mismo.

Otro punto que hice la semana pasada fue que para Pedro el entender el advenimiento del Mesías y la llegada del Espíritu Santo para que moren en los humanos, señalaba la entrada de la era profetizada de los Últimos Días, con la misma importancia, la llegada del Reino de Dios. Él cita al profeta Joel y algunos Salmos para hacer su punto. Pero también tiene en mente al profeta Isaías, que, aunque no cita directamente, toma prestados algunos de los pensamientos proféticos de Isaías. Específicamente toma prestado de Isaías 2, 55 y 56. Puesto que ya hemos visto Isaías 2, hablaremos un poco sobre Isaías 55 y 56 hoy.

Otro tema que vimos la semana pasada fue con el propósito de definir un término bíblico fundamental: la anarquía. Los cristianos evangélicos tienden inmediatamente a pensar en el próximo Anti-Cristo como la "Ley sin Ley", y por eso imaginan a un hombre muy malo que se burla de las leyes sociales o se ve a sí mismo como por encima de la ley (algo así como un tirano, un forajido o un miembro de la pandilla).

Pero esa es una imagen mental incorrecta. De hecho, bíblicamente hablando, este término "sin ley" se aplica específicamente a todos los que le dan la espalda a la Torá de Dios. La palabra griega para ley es nomos, y para anarquía (sin ley, o fuera de la ley) es anomos. Les insto a que guarden esas dos palabras griegas en su memoria. No debería ser terriblemente difícil de hacer porque el español usa una estructura de palabras gramaticales similar. Ejemplo: llamamos "moral" a un conjunto de principios éticos acordados; y la falta de adhesión a principios éticos apropiados "amorales" (sin moral). Sin embargo, amoral no es lo mismo que inmoral. Inmoral significa que una persona reconoce los principios éticos, pero decide romperlos. Sin embargo, una persona amoral no reconoce ningún principio ético como válido, vinculante o que les pertenece. Así que los nomos y los anomos funcionan exactamente de la misma manera. Anomos no significa violar la ley, significa negarse a reconocer la ley como válida o perteneciente a uno mismo. Pero lo que es esencial para nosotros recordar es que en la Biblia el término ley siempre se refiere a la ley de Dios o a las tradiciones hebreas que pretenden transmitir los principios subyacentes de la ley de Dios. Y la única ley bíblica que existe desde la perspectiva de Dios es la Ley de Moisés, la Torá. Así que la anarquía no se refiere a la violación de las leyes sociales o del derecho internacional, ni a ningún conjunto de leyes que sean hechas por el hombre.

No quiero que piensen que este entendimiento que es una creencia fundamental y enseñanza de Seed of Abraham Ministries sobre la pertinencia continua de la Ley de la Torá es único para nosotros. F.F. Bruce, en su Nuevo Comentario Internacional sobre el Libro de los Hechos dice esto sobre el uso de la palabra sin ley en la Biblia: ".....los hombres sin ley (se entiende) en el sentido de estar fuera de la ley de Israel". ¿Y cuál es la ley de Israel? La Torá, la Ley de Moisés.

Así que antes de releer parte del capítulo 2 de Hechos, pasemos de la teoría a la práctica mientras al golpearles entre los ojos con una realidad ineludible e incómoda a la que se enfrenta cada Creyente. Ser etiquetado como anomos es siempre una cosa negativa inicua en la Biblia (Antiguo y Nuevo Testamento). Y, tristemente (peligrosamente) la mayor parte del cristianismo hoy en día (al igual que los romanos que crucificaron a Cristo) dice que la Torá de Dios, la Ley de Moisés, no les pertenece. Así, la mayor parte del cristianismo de hoy en día por toda definición bíblica se ha clasificado a sí mismo, y proclama con orgullo ser anomos. Sin la Ley de Dios. Te dejaré reflexionar sobre eso a medida que sigamos adelante.

VOLVAMOS A LEER HECHOS CAPÍTULO 2:22 – 36

El versículo 22 comienza con "¡Hombres de Israel, escuchen esto!", algunas Biblias lo dicen sólo ligeramente diferente. Recordando que a Lucas y a Pedro la venida del Espíritu Santo en Pentecostés (Shavuot) es la segunda venida de la Torá, lograda esencialmente de la misma manera que los líderes y maestros religiosos judíos dijeron que sucedió en el Monte Sinaí con Moisés, por lo tanto tenemos que estar atentos a por qué Pedro escogió las palabras que hizo para hablarle a esta enorme multitud de judíos religiosos desconcertados que estaban en Jerusalén (algunos viajando distancias extraordinariamente largas) en obediencia al mandamiento de Dios de venir al Templo para Shavuot.

Escuchen las palabras de Moisés mientras recuerda los acontecimientos del Monte Sinaí en

Deuteronomio 5:1.

LBLA Deuteronomio 5:1 Entonces llamó Moisés a todo Israel y les dijo: Oye, oh Israel, los estatutos y ordenanzas que hablo hoy a vuestros oídos, para que los aprendáis y pongáis por obra. El Señor nuestro Dios hizo un pacto con nosotros en Horeb.

Y unos versículos más adelante en ese mismo entorno, durante el mismo discurso a los israelitas, Moisés dijo esto en Deuteronomio 6.

Deuteronomio 6:3-5 LBLA

Escucha, pues, oh Israel, y cuida de hacerlo, para que te vaya bien y te multipliques en gran manera, en una tierra que mana leche y miel, tal como el Señor, el Dios de tus padres, te ha prometido.

Escucha, oh Israel, el Señor es nuestro Dios, el Señor uno es.

Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu fuerza.

Y, por cierto, a pesar de que leemos la palabra Adonai en nuestra Biblia CJB y la palabra Señor en prácticamente todas las Biblias español que he encontrado, eso NO es el hebreo original. Más bien la palabra es YHWH, Yahweh o Jehová. Así es; El nombre formal de Dios se utiliza en todos los casos, no el nombre genérico "Señor" o Adonai en hebreo que nosotros leemos en nuestras Biblias modernas.

Es común en todas las sociedades de todas las edades invocar frases y dichos que sean fácilmente reconocibles por cada ciudadano; refranes que evocan recuerdos e imágenes mentales (apreciadas o solemnes) de personas y lugares y eventos. En Estados Unidos, y me atrevo a decir en la mayor parte del mundo, uno sólo tiene que invocar las palabras 911 o World Trade Center y su audiencia entiende completamente su contexto y cualquier comparación que esté haciendo. Y así fue para Lucas cuando cita a Pedro. Los judíos que escuchaban a Pedro captaron instantáneamente la conexión cuando Pedro dice en hebreo "Shema Israel" (¡Escucha Israel!) y luego continúa parafraseando a Moisés para explicar la naturaleza misma de Dios y Su unidad; sólo que esta vez es en relación con el Hijo de Dios, Yeshua. Por supuesto, no todos los judíos presentes estuvieron de acuerdo con la conexión propuesta por Pedro entre Dios y Yeshua, o entre el monte Sinaí y lo que acaban de presenciar que sucede en el Monte Sión en Jerusalén. Y ya que estamos en el tema de Moisés y el patrón de que el Monte Sinaí se repita en Pentecostés, expondré un poco sobre algo que cité la semana pasada.

Números 11:25 LBLA

25 Entonces el Señor descendió en la nube y le habló; y tomó del Espíritu que estaba sobre él y lo colocó sobre los setenta ancianos. Y sucedió que cuando el Espíritu reposó sobre ellos, profetizaron; pero no volvieron a hacerlo más.

Señalé la semana pasada que este acontecimiento en Números 11, estableció el patrón de lo que sucedió en Pentecostés en Hechos 2. Lo que no señalé es cuán casi idénticos ocurrieron los dos acontecimientos, ambos centrados en el Espíritu Santo. Y aunque esto abre su propia controversia teológica, vamos a tocar en algunas y esperar que no surjan más controversias. Observe que los 70 ancianos comenzaron a profetizar (es decir, hablar discurso extático), pero luego no (lo que significa que hablaron de esta manera durante tal vez minutos u horas y luego terminó). Fue lo mismo para los 12 discípulos y todos los 120 creyentes que estaban allí en el Monte Sión. Es decir, cuando el Espíritu Santo vino sobre ellos comenzaron a hablar el habla extática (en este caso, empleando diferentes idiomas). Pero no hay registro en la Biblia ni en ningún otro lugar, ni siquiera una pista o implicación, de que todos estos creyentes que hablaban en lenguas (en lenguas extranjeras) en las secuelas inmediatas, y como consecuencia, del evento del Espíritu Santo continuaron haciéndolo por más de unos pocos minutos u horas. Es decir, al igual que los 70 ancianos de Moisés, profetizaron (usando lenguas extranjeras), pero no después.

Pablo dice que hablar en lenguas es uno de varios dones posibles que uno puede recibir como resultado de la morada del Espíritu Santo.

LBLA 1 Corintios 12:1 En cuanto a los dones espirituales, no quiero, hermanos, que seáis ignorantes.

 Sabéis que cuando erais paganos[a], de una manera u otra erais arrastrados hacia los ídolos mudos.

 Por tanto, os hago saber que nadie hablando por el Espíritu de Dios, dice: Jesús es anatema]; y nadie puede decir: Jesús es el Señor, excepto por el Espíritu Santo.

Ahora bien, hay diversidad de dones, pero el Espíritu es el mismo.

 Y hay diversidad de ministerios, pero el Señor es el mismo.

 Y hay diversidad de operaciones, pero es el mismo Dios el que hace todas las cosas en todos.

 Pero a cada uno se le da la manifestación del Espíritu para el bien común.

 Pues a uno le es dada palabra de sabiduría por el Espíritu; a otro, palabra de conocimiento según el mismo Espíritu;

 a otro, fe por[ el mismo Espíritu; a otro, dones de sanidad por el único Espíritu;

 10 a otro, poder de milagros; a otro, profecía; a otro, discernimiento de espíritus; a otro, diversas clases de lenguas, y a otro, interpretación de lenguas.

11 Pero todas estas cosas las hace uno y el mismo Espíritu, distribuyendo individualmente a cada uno según la voluntad de Él.

Así que hablar en lenguas es uno de una variedad de posibles dones del Espíritu Santo. Es obvio desde la perspectiva de Pablo que el don de hablar en lenguas no es universal entre los creyentes legítimos y que el Espíritu Santo elige a quién dará cada don en particular. No sólo en nuestros días, sino incluso en los días de Pablo, este tema de hablar en lenguas como signo de haber recibido el Espíritu Santo evoca una gran pasión y un fuerte desacuerdo. La camaradería del Creyente en Corinto, donde estaba Pablo, estaba luchando con esto, sin duda con mucha disensión y malos sentimientos el uno hacia el otro. Así que en 1Corintios 14 Pablo intenta dar al problema un poco de equilibrio y contexto.

LBLA 1 Corintios 14:1 Procurad alcanzar el amor; pero también desead ardientemente los dones espirituales, sobre todo que profeticéis.

 Porque el que habla en lenguas no habla a los hombres, sino a Dios, pues nadie lo entiende, sino que en su espíritu habla misterios.

 Pero el que profetiza habla a los hombres para edificación, exhortación y consolación.

 El que habla en lenguas, a sí mismo se edifica, pero el que profetiza edifica a la iglesia.

Yo quisiera que todos hablarais en lenguas, pero aún más, que profetizarais; pues el que profetiza es superior al que habla en lenguas, a menos de que las interprete para que la iglesia reciba edificación.

 Ahora bien, hermanos, si yo voy a vosotros hablando en lenguas, ¿de qué provecho os seré a menos de que os hable por medio de revelación, o de conocimiento, o de profecía, o de enseñanza?

 Aun las cosas inanimadas, como la flauta o el arpa, al producir un sonido, si no dan con distinción los sonidos, ¿cómo se sabrá lo que se toca en la flauta o en el arpa?

 Porque si la trompeta da un sonido incierto, ¿quién se preparará para la batalla?

 Así también vosotros, a menos de que con la boca pronunciéis palabras inteligibles, ¿cómo se sabrá lo que decís? Pues hablaréis al aire.

Así que mi posición sobre el difícil tema de hablar en lenguas es el siguiente: hablar en lenguas es un don espiritual real, válido, continuo y valioso. Pero sólo porque este don le sucedió en un Pentecostés particular a los 120 Creyentes y 12 Discípulos (y sólo duró un corto tiempo, aparentemente), eso no significa que sea automático que cada nuevo Creyente de ahí en adelante hablara en lenguas. En Pentecostés sucedió con un propósito divino específico: Jerusalén estaba lleno de judíos de la diáspora procedentes de todo el Imperio Romano, y hablaban diferentes idiomas. La mayoría NO hablaba hebreo o arameo. Se especula que, si todos los judíos del Monte Sión hablaran hebreo o arameo, la manifestación del Espíritu Santo que causó este discurso en lenguas no habría sucedido como lo hizo, porque no habría servido ningún propósito útil.

Al igual que en el Monte Sinaí, cuando Dios quería que personas de todos los idiomas entendiera Su Torá, así Dios quería que cada judío presente en Pentecostés escuchara y percibiera lo que estaba sucediendo en su propio idioma.

Por lo tanto, hablar en lenguas es uno de varios dones únicos y específicos del Espíritu, y tener o no tener este don en particular no tiene nada que ver con el nivel de fe o mérito personal. Es una decisión soberana de Dios para cualquier propósito que tenga para ustedes, o tal vez en cualquier circunstancia que se encuentren a sí mismos. Pero el uso del don espiritual de hablar en lenguas (e interpretar) debe ser apropiado y no inventado, y nunca debe ser divisivo. Tampoco debemos juzgarnos unos a otros por tener este don, o no tener este don. Y Pablo hace todo lo posible para explicar esto a los corintios. De hecho, Pablo continúa diciendo que siente que profetizar es un don mayor y más útil que hablar en lenguas.

Permítanme mencionar también que en el Nuevo Testamento la palabra "profecía" adquiere un significado diferente a la del Antiguo Testamento. En el Antiguo Testamento la mayor parte del tiempo (no siempre) profetizar implicaba predecir el futuro y/o establecer nuevas Escrituras. Pero en el Nuevo Testamento predecir el futuro es la excepción cuando se trata del significado de profetizar. En la era de Cristo, la profecía tenía por objeto enseñar, o exponer sobre la Palabra de Dios (Escritura existente) de una manera inspirada o profunda. La creencia en la era de Pablo era que la Palabra de Dios a la humanidad estaba completa y cerrada. Los Libros que formaron la Biblia Hebrea, y especialmente los Profetas, representaban la totalidad de la Palabra de Dios para la humanidad. Por consiguiente, se decía que los maestros de la Biblia y de la Torá profetizaban cuando enseñaban; no predecir el futuro, sino tampoco añadir a la Sagrada Escritura. Por lo general, simplemente significaba interpretar lo que la Biblia (el Antiguo Testamento) tenía que decir sobre cualquier asunto, incluso el futuro. Y eso era esencialmente lo que el midrash hebreo estaba tratando de hacer. Así que en la Biblia del Nuevo Testamento hablar, como su Maestro de la Torá, se podría decir que estoy profetizando a ustedes en la congregación. En términos modernos, estoy interpretando la Biblia y enseñándola.

En los versículos 23 y 24, Pedro habla de lo que el hombre hizo en comparación con lo que Dios hizo en respuesta a las señales y milagros que Yeshua usó para probar quién era. El hombre juzgó a Yeshua y lo condenó. Muchos judíos de judea comunes y corrientes conspirando con los Sumos Sacerdotes y el Gobernador Romano tuvieron a Yeshua clavado en una estaca y asesinado. Pero Dios revirtió su decisión. Los humanos mataron al Mesías; Dios volvió a poner la vida en Él. Los seres humanos meten a Cristo en la tumba; Dios lo rescató de la tumba. Los humanos despreciaban a Yeshua y pensaban que no valía nada; Dios lo exaltó y lo puso a Su mano derecha.

Pero ahora Pedro se ocupa de un asunto con el que los judíos entonces, y los judíos modernos de hoy en día siguen luchando; la cuestión de la relación entre el rey David y el Mesías. El judaísmo tiene diferentes temas sobre este asunto, por lo que no hay consenso. Algunos sostienen que el propio rey David resucitará o será reencarnado en un cuerpo diferente. Y es por eso que el judaísmo en general trabaja muy duro para encontrar a David un hombre perfecto que nunca pecó (una feliz ficción para estar seguro, según las Escrituras). Así que, con esto en mente, podemos comenzar a comprender por qué había un gran interés, pero sin duda mucho desacuerdo, dentro de la multitud de judíos que escuchan a Pedro mientras explica su visión de la relación entre David y Yeshua. Así que en el versículo 25 Pedro comienza el tema invocando un Salmo de David. 

El Salmo 16:8 – 11 es citado. Y debido a que en el Nuevo Testamento todo se representa en griego, encontramos algunas diferencias menores entre esta cita del Antiguo Testamento en comparación con lo que encontramos en la cita hebrea original. Aquí está del Antiguo Testamento.

Salmo 16:8-11 LBLA

Al Señor he puesto continuamente delante de mí; porque está a mi diestra, permaneceré firme.
Por tanto, mi corazón se alegra y mi alma se regocija; también mi carne morará segura,


10 pues tú no abandonarás mi alma en el Seol, ni permitirás a tu Santo ver corrupción.


11 Me darás a conocer la senda de la vida; en tu presencia hay plenitud de gozo; en tu diestra, deleites para siempre.

Así que los dos están muy cerca, pero no exactos. El hebreo habla del deleite eterno en la mano derecha de Dios, el cual no está allí en la cita griega del NT. Pero ¿qué sentido tiene Pedro de basar lo que está a punto de decir en estos pocos versículos? La cuestión es como mencioné hace unos momentos: gran parte del Judaísmo del Segundo Templo creía que el Rey David era el Mesías y, por lo tanto, de alguna manera volvería y reaparecería como el Mesías durante sus días. Pedro necesitaba explicar que se trataba de una comprensión incorrecta de este pasaje, y él usaría la lógica, la historia y un poco más de Escritura (incluso las propias palabras de David) para probar Su punto.

Así que en el versículo 29 lo expone: David murió y fue enterrado. De hecho, Pedro señala hacía la dirección de la tumba de David que probablemente estaba en la ladera oriental de la ciudad de David en ese momento y visitado por prácticamente todos los judíos que alguna vez llegaron a Jerusalén. Así que de este hecho no hubo disputa, y su tumba lo hizo evidente. Pero, dice Pedro, David además de ser rey también era un Profeta (y el judaísmo ciertamente estuvo de acuerdo con eso) y así cuando había Escritura profética sobre el Mesías y se incluyó el nombre de David, se refería no a David mismo, sino más bien a uno de sus descendientes (un descendiente literal, no una reencarnación de David). Así que David no podría haber sido el Mesías; pero Yeshua, un descendiente de David, sí.

¿Cuál es la prueba de esto? Una vez más, Pedro dice que David fue enterrado y su cuerpo estaba en una tumba que se visitaba todos los días en Jerusalén. Cristo también fue enterrado, pero Su cuerpo salió vivo y salió de esa tumba porque la tumba no podía retenerlo. Aún más, mientras los huesos blanqueados de David yacían en esa tumba muy visitada, Cristo no se encuentra en ninguna parte de la tierra porque a diferencia del rey David, Yeshua ascendió corporalmente al cielo para sentarse a la diestra de Jehová (y a esto había muchos testigos). Además, Yeshua recibió "lo que el Padre prometió", el Ruach HaKodesh, y ahora ha derramado este mismo Espíritu sobre Sus seguidores. Y a este hecho, miles de personas fueron (en este mismo día) testigos del mismo.

Así que en Hechos 2 versículo 35 Pedro cita El Salmo 110 versículo 1, afirmando que la persona identificada como "mi Señor" en ese pasaje se sentará a la diestra de Dios. Gran parte del judaísmo sentía, y todavía siente, que "mi Señor" se refiere al rey David. Sin embargo, Pedro dice, no puede ser el rey David porque no ascendió al Cielo; está muerto y enterrado. Por lo tanto, Pedro dice en el versículo 36 que toda la casa de Israel (que significa Judá y las 10 tribus de Efraín/Israel) necesita reconocer y aceptar que Yeshua es el Mesías del que hablaron los Profetas y el Rey David.

Ahora bien, en este momento, quiero hacer una pausa y cambiar de marcha y discutir con ustedes un par de capítulos en Isaías que Pedro sin duda estaba utilizando como base para su comprensión de la relación entre David y el Mesías Yeshua. Vamos a buscar en nuestras  Biblias a Isaías 55.

LEE ISAÍAS 55:1 – 5

Las palabras clave de Isaías 55 en cuanto a nuestro tema de hoy son las siguientes: " haré con vosotros un pacto eterno, conforme a las fieles misericordias mostradas a David. La gracia (chesed en hebreo) que YHWH aseguró a David que un descendiente suyo gobernaría para siempre. El mejor lugar dónde puedo pensar que se resume este pacto perpetuo que muestra gracia hacia David es en Ezequiel 37. Allí leemos esto:

Ezequiel 37:24-28 LBLA

24 ”Mi siervo David será rey sobre ellos, y todos ellos tendrán un solo pastor; andarán en mis ordenanzas y guardarán mis estatutos y los cumplirán.

 25 Y habitarán en la tierra que di a mi siervo Jacob, en la cual habitaron vuestros padres; en ella habitarán ellos y sus hijos, y los hijos de sus hijos para siempre; y mi siervo David será su príncipe para siempre.

 26 Y haré con ellos un pacto de paz; será un pacto eterno con ellos. Y los estableceré, los multiplicaré y pondré mi santuario en medio de ellos para siempre.

 27 Mi morada estará también junto a ellos, y yo seré su Dios y ellos serán mi pueblo.

 28 Y las naciones sabrán que yo, el Señor, santifico a Israel, cuando mi santuario esté en medio de ellos para siempre”».

Puesto que David no es inmortal ni eterno, entonces esto tiene que referirse a un descendiente muy especial de David que llegó a ser inmortal y eterno. De lo contrario, su gobierno para siempre no era posible. Ese descendiente era Yeshua de Natzeret, Jesucristo.

Cambiemos ahora una vez más y hablemos ahora de Isaías 56. La razón por la que quiero lidiar con esto ahora antes de terminar Hechos 2, es porque mencioné la semana pasada que como Jeremías 31:27 explica tan vívidamente este "nuevo pacto" que está sellado en la sangre de Cristo (que el cristianismo afirma que es el fundamento de la llamada Iglesia del Nuevo Testamento), en realidad se dice explícitamente que es para la Casa de Judá y la Casa de Israel.  

27 He aquí, vienen días —declara el Señor— donde hare un pacto con la casa de Israel y la casa de Judá.

La Iglesia señala con razón este versículo como la profecía de un nuevo pacto que será sellado con la sangre de Cristo. Sin embargo, el versículo es explícito de que este pacto es para Judá e Israel; no hay nada aquí sobre los gentiles o extranjeros. Como he dicho muchas veces: no hay tal cosa en la Biblia como un pacto entre Dios y los gentiles. Todos los pactos divinos después de Noé están entre Dios y los hebreos.

Y ciertamente este pasaje es enfático de que el nuevo pacto es para Israel. Aun así, la Iglesia tiene razón en que los gentiles pueden ser incluidos, injertados. Pero la Iglesia también se ha equivocado haciendo del cristianismo una religión nueva y separada, cuyo Dios es Jesús, y esto con exclusión del Dios de Israel, Jehová, Su Palabra, la Torá e incluso el pueblo judío. Dios habla en varios lugares de la Biblia acerca de incluir a los gentiles en las bendiciones y pactos que le ha dado a Israel, pero siempre hay advertencias y requisitos. Entre otras cosas Isaías 56 explica el punto de vista de Dios sobre esta eventual inclusión gentil en la fe hebrea.

 LEER Isaías 56

Así que aquí están los versículos claves. En primer lugar, un extranjero que se une a Adonai (en realidad lee YHWH) no debería decir "Adonai me separará de Su pueblo". Por lo tanto, aquí hay una promesa de que Dios aceptará libremente a los gentiles que quieren unirse.......¿a quién? Él. No dice "unirse a Israel". Esto significa que unirse a Dios es hacer del Dios de Israel tu Dios. Pero luego está el versículo 6 que establece algunas estipulaciones estrictas para aquellos gentiles que quieren unirse a Él (no unirse a Israel, no convertirse en judíos per se). Dice que los extranjeros gentiles deben 1) servirle, 2) amarlo, 3) ser Sus obreros, y 4) guardar Sus Shabbats y no profanarlos. Y si un extranjero gentil hace estas 4 cosas sus sacrificios serán aceptados. Y esto se debe a que la casa de Dios será una casa de oración para todos los pueblos. Hay algunas otras palabras proféticas fascinantes contenidas en Isaías 56 que no son apropiadas para nuestro estudio de hoy, pero que valen la pena tomar de su tiempo para considerarlas solas y en oración.

Terminemos hoy con este pensamiento. Seed of Abraham Ministries, Torah Class nunca ha defendido que los gentiles tomen el judaísmo para seguir a Cristo; pero tampoco hemos defendido nunca en contra del judaísmo, excepto en lo que respecta a su rigidez en contra de aceptar a Yeshua como Mesías y esencialmente excomulgar a los judíos que lo aceptan. Sin embargo, el judaísmo y seguir la Torá Bíblica de Dios a menudo no están en la misma página, al igual que el cristianismo y seguir las Escrituras de Dios. Este capítulo de Isaías 56 es un ejemplo brillante tanto para el judaísmo como para el cristianismo de que ya ha pasado mucho tiempo dejando a un lado nuestras dudosas tradiciones y doctrinas hechas por el hombre y la arrogancia teológica para redescubrir la Palabra de Dios, desde el Génesis hasta el Apocalipsis.

Aquí, en Isaías 56, vemos al Señor afirmando enfáticamente Su insistencia en que observar el Shabbat es obligatoria para los gentiles que desean unirse a Él (de nuevo, no dice unirse a Israel). Hago hincapié en esa parte acerca de quién o qué es lo que los gentiles se unen porque esto deja claro que mientras que por medio de la fe en Yeshua los gentiles son injertados en los pactos de Israel, nosotros, que somos gentiles, no somos injertados en el Israel nacional por lo que nosotros no nos convertimos en israelitas, o hebreos, o judíos, o el nuevo Israel (es decir, Teología de Reemplazo).

El pueblo hebreo, que más tarde se hizo conocido como israelitas, siempre será el tesoro preciado de Dios; una gente especial separada de entre todas las demás. Han soportado más que cualquier grupo de personas en este planeta durante más de 3500 años debido a su conexión y devoción al Único Dios, el Dios de Israel, Jehová. De hecho, han tropezado y caído muchas veces y han pagado caro por eso; sólo para levantarse, arrepentirse, y hacer que Dios los perdone y comenzar de nuevo. Y siempre ocuparán un lugar especial en el Reino de Dios por esa razón.

¿Quieres venir a la montaña sagrada de Dios? ¿Quieres estar gozoso en la casa de oración de Dios en Jerusalén, pronto será la capital mundial con el Mesías Yeshua como Rey del Reino? ¿Quieres que tu sacrificio, que es Cristo, sea aceptado por Dios Padre para que puedas ser limpio y expiado? Entonces Dios dice: servirle, amarlo, ser un obrero para Él y guardar Sus Shabbats. No son mis palabras, ni mis reglas; las mismas son de Dios.

Completaremos el libro de los Hechos 2 y pasaremos al capítulo 3 la próxima vez.