Un estudio exhaustivo, versículo por versículo, del libro de Hechos. Esta es la primera vez que se hace un Libro del Nuevo Testamento de esta manera. Es el puente entre el Antiguo y el Nuevo Testamento. Dirigido por Tom Bradford, este estudio bíblico nos lleva a muchas áreas diferentes de estudio que involucran tiempos bíblicos, costumbres, idiomas, cronología, eventos críticos, y una visión general de cómo la enseñanza se aplica a nosotros hoy en día.

El Libro de Hechos

Lección 2, Capítulo 1

En nuestra introducción al Libro de Hechos la semana pasada, una de las varias razones que resalté para decidir enseñar este libro del Nuevo Testamento (además del hecho de que el Espíritu Santo me llevó a hacerlo), fue porque forma el contexto fundamental para entender quién es Pablo. Y aunque en Hechos sucede mucho más que lo que concierne a Pablo, y vamos a pasar gran parte de nuestro estudio viendo esas cosas, no hay mayor influencia en la Iglesia Cristiana institucional moderna que las Epístolas de Pablo. Así que no puedo evitar concentrarme en Pablo, especialmente una vez que él entra en la escena del Libro de los Hechos.

 Pablo fue percibido como problemático dentro del movimiento mesiánico tan temprano como en el 48 o 49 D.C. por el apóstol Pedro, alegando que Pablo podría ser bastante difícil de entender. Sin duda, este es el mismo tema que llevó a Santiago a convocar a Pablo a Jerusalén para una reunión en el 49 D.C. debido a cosas que había oído sobre Pablo. Entonces, ¿qué quiso decir Pedro en 2 Pedro 3:16 por 'difícil de entender'? ¿ Murmuró Pablo? ¿Era un pobre orador hebreo y arameo? ¿Hablaba en círculos o en acertijos irresolubles? Obviamente ese no es el problema de Pedro con Pablo, ya que Pablo siempre fue representado a lo largo del NT como un intelectual de la élite; articulado, una Enciclopedia Judaica andante, y un orador persuasivo incluso frente a los jefes de estado. Entonces, ¿qué era tan difícil de entender sobre las palabras de Pablo? Como Pedro era un discípulo original de Yeshua, que estaba allí con él como compañero constante desde el comienzo del ministerio de Yeshua y durante el tiempo de Su crucifixión y resurrección; y él había presenciado personalmente la ascensión del Mesías a las nubes, Pedro había sido entrenado a los pies del Maestro. Pero cuando escuchó algunas de las cosas que el pariente recién llegado Pablo dijo sobre varios temas con respecto al significado y las consecuencias del advenimiento de Yeshua como Salvador, y lo que los seguidores judíos y gentiles deben hacer como resultado, a veces no deben haber sonado demasiado igual a las instrucciones que Pedro había oído directamente de los labios de Cristo.

Puedo decirle francamente que tengo problemas similares. Hay cosas que Pablo dice en sus muchas cartas que a veces son difíciles de cuadrar con lo que Cristo dice en los Evangelios. Hace poco tuve una animada conversación durante una cena con un querido amigo de mucho tiempo que es uno de los escritores de ficción cristiana más respetados, prolíficos y ampliamente leídos de nuestro tiempo (no necesito revelar su nombre, ya que lo está haciendo lo suficientemente bien sin publicidad gratuita de mi parte).

Y mientras discutí con él algunas de las cosas que voy a discutir contigo, se detuvo y dijo esto (y yo parafraseo) tanto como Pablo le ha enseñado y ha sido un guía espiritual para él, no está seguro de cuánto le gusta Pablo (a nivel personal y a nivel de corazonada). Que Pablo podría ser exasperante, arrogante y a veces contradictorio si no sonar de manera abierta de doble mente en algunos asuntos teológicos importantes que conciernen a cada Creyente, gentil o judío. Y si tu no sientes algo de eso, entonces realmente no has leído a Pablo.

Ahora, aunque no estoy seguro de poder desaprobar tanto como mi amigo, he tenido reacciones similares cuando yo he estudiado las Epístolas de Pablo. Entonces, ¿creo yo que hay un problema? Sí, lo creo; pero el problema no es con Pablo, es con nosotros. A menos y hasta que nosotros, y el cristianismo en su totalidad, tomemos a Pablo en su contexto cultural y religioso judío, y entendamos que todas sus palabras fluyen naturalmente, reflexivamente, de quién él es en su contexto judío antes y después de que Él conociera al Yeshua resucitado, entonces malinterpretará sus palabras y su intención. Sus 13 Epístolas (algunos dicen que son 14 si asumes que escribió el Libro de Hebreos, que la mayoría de los eruditos dicen que no lo hizo, y estoy de acuerdo en que no lo hizo), las cartas de Pablo no explican quién es Pablo ni profundizan en su origen cultural y religioso. Más bien explican lo que Pablo hizo y dijo a una amplia variedad de personas, en una amplia variedad de circunstancias y entornos culturales, después de su encuentro con el Mesías resucitado y su conversión en el camino a Damasco. ¿Dónde averiguas quién es realmente Pablo? ¿Dónde podemos comprender cómo debemos entender que la estructura misma de las frases de Pablo y los términos que elige, refleja obviamente su trasfondo cultural judío y su dedicación a su religión judía y su comprensión? Lo encontramos en el Libro de los Hechos.

 A medida que la Iglesia gentil se formó y progresó en los años posteriores a la muerte de Cristo, y luego la eventual desaparición de todos sus apóstoles, encontramos una guerra que se desarrolla entre los líderes de la Iglesia para determinar cuánto carácter judío debe permitirse en el cristianismo gentil, y cuánto deben influir las doctrinas de la Iglesia por el contexto judío de las Sagradas Escrituras (sin mencionar las características judías de casi todos sus personajes y escritores). Y como aparte: permítanme ser claro que, si bien el término técnicamente correcto que debería usar es hebreo en lugar de judío, usaré "judío" más a menudo porque es el término más comúnmente utilizado en nuestros días, incluso si desde un punto de vista académico el hebreo es más matizado. Este asunto de las características de Pablo es la razón por la que hablamos de Marcion la semana pasada, que unos 40 años después de la muerte del último de los apóstoles originales, decidió que las características judías NO debían seguir al cristianismo. Y para tratar de asegurarse de que no sucediera, él luchó contra el uso del Libro de los Hechos como material instructivo o histórico para los cristianos, y sólo quería incluir 9 de las 13 cartas de Pablo, e incluso sólo versiones que Marcion editó en gran medida. Él no estaba completamente solo en este punto de vista, y sus argumentos obviamente tuvieron un efecto a largo plazo.

Una de las cosas que hago para preparar mis lecciones es investigar varios de los comentarios académicos que las fuentes judías y cristianas generalmente están de acuerdo son las mejores; claramente por encima de los muchos otros buenos. Y al estudiar los diversos comentarios sobre Hechos, y al señalar las muchas fuentes de referencia utilizadas por estos excelentes comentaristas, me pareció extraño que casi no se mencionara los comentarios escritos por los primeros Padres de la Iglesia. Siendo un escéptico natural me preguntaba por qué era eso. Encontrar justo lo que estos primeros Padres de la Iglesia tenían que decir, era todo un desafío para mí porque gran parte de lo que tenían que decir estaba en idiomas (como el latín) el cual yo no estaba familiarizado con el mismo. Pero, gracias a Dios, por casualidad me topé con una obra poco conocida realizada por Francis Martin que no sólo tradujo, sino que también cotejaron y correlacionaron lo que muchos de los primeros Padres de la Iglesia tenían que decir sobre el Libro de los Hechos de Lucas. Y ha añadido y coloreado en gran medida lo que ahora entiendo acerca de este libro fundamental del Nuevo Testamento, ya que llenaba algunos espacios en blanco que eran críticos.

Antes de leer juntos el capítulo uno de Hechos, quiero darles una cita de Juan Crisóstomo, quien escribió un comentario bastante completo sobre el Libro de Hechos alrededor del 400 D.C. Lo que dice en sólo un par de frases nos da una gran visión de la mentalidad de la Iglesia y del cristianismo en general hacia este libro en su época, y en las décadas previas a su comentario. Dice esto sobre el Libro de los Hechos: "Para muchas personas este libro (El Libro de los Hechos), tanto su contenido como su autor, es tan poco conocido que ni siquiera están conscientes de que existe. Por lo tanto, he tomado esta narración para mi tema, tanto para iniciar a los ignorantes como para que tal tesoro no permanezca oculto fuera de la vista".      

 ¿Por qué este libro bíblico era tan poco conocido en el cristianismo que Crisóstomo podía decir que ni siquiera su autoría era conocida, y mucho menos lo que contenía? Después de todo, el Evangelio de Lucas y el Libro de Los Hechos fueron escritos por el mismo autor, y el Evangelio de Lucas fue un pilar para la comunidad cristiana mucho antes de que y otros libros fueron canonizados como inspirados por Dios y hecho parte de una nueva Biblia cristiana que incluía el tan llamado Nuevo Testamento. Como les dije la semana pasada, Lucas creó originalmente una sola obra unificada llamada "Historia de los orígenes cristianos", que consistía en dos volúmenes: el Evangelio y los Apóstoles. Esencialmente estos 2 volúmenes fueron la parte A y la parte B de un trabajo total desarrollado por Lucas. Pero incluso antes de la época de Marcion (140's A.D.) La obra de Lucas se había dividido y separado en dos libros individuales, y circularon por separado: El Evangelio de Lucas era un libro, y los Hechos de los Apóstoles era el segundo. Una vez que se separaron, la continuidad y la conexión del exquisito trabajo de Lucas se perdió. Cada libro presentaba sólo la mitad de la historia. Y muchos en la Iglesia dominada por los gentiles veneraban la primera mitad, pero no se preocupaban mucho por la segunda mitad porque, como Marcion era lo suficientemente audaz como para decir en voz alta, era demasiado judío.

El Libro de los Hechos presentaba especialmente a un Pablo demasiado judío que, había sido remodelado por muchos obispos de la Iglesia en un apóstol a los gentiles que era casi un gentil; su judaísmo es una formalidad sin importancia (si no problemática) que no necesita ser considerada o incluso traída a colación. Es por eso que Juan Chrisóstomo podría decir que pocos dentro de la Iglesia sabían que el Libro de los Hechos existía.

 Tome nota de esto también: ya que desde hace mucho tiempo se sabe que el Libro de los Hechos es la secuela directa del Evangelio de Lucas, ¿por qué Los Hechos no siguen directamente el Evangelio de Lucas en la Biblia? Entonces tendríamos la continuidad original y el flujo que Lucas pretendía. ¿Por qué decidió la Iglesia primitiva poner los Evangelios en el orden de Mateo, Marcos y Lucas, y luego insertar un 4to Evangelio, Juan, ¿antes de insertar Los Hechos? ¿Por qué no Mateo, Marcos, Juan...entonces Lucas inmediatamente seguido por Hechos? Después de todo, eso es exactamente cómo se hace con Pablo, Pedro y otros cuando hay dos partes de una carta o una obra completa (por ejemplo, 1ra Corintios no está separado de 2nda Corintios con otros libros colocados en el medio). ¿Crees que esto fue accidental? ¿Que los Padres de la Iglesia no se dieron cuenta de lo que estaban haciendo cuando separaron a Lucas de Hechos? ¿Podría haber habido una agenda en el trabajo, aquí? Por supuesto que hubo y el resultado fue exactamente lo que Juan Crisóstomo reveló a principios del siglo 5 D.C.; pocos cristianos sabían que el Libro de los Hechos existía, o que su autor era el Lucas de los Evangelios, o que Hechos era Lucas parte 2; es por eso que estaba escondido fuera de la vista. Sin el Libro de Hechos, Pablo podría ser refundido más fácilmente como un judío gentil que hablaba en contra de la Torá y el pueblo judío, e hizo a los creyentes gentiles el Nuevo y reemplazó a Israel.

 Abra sus Biblias al capítulo uno de Hechos.

 LEER Hechos CAPÍTULO 1

 Nosotros tenemos tantos temas interesantes y fundamentales, uno detrás del otro, en este primer capítulo, y nosotros vamos a tartar con varios de ellos. Nosotros ya cubrimos la autoría, por lo que podríamos fácilmente llamar el Libro de los Hechos, Lucas parte 2. Y al igual que el primer libro (los Evangelios de Lucas) este es dedicado al mismo hermano Teófilo. Ahora Teófilo es una palabra griega que quiere decir “amigo de Dios”. No hay muchos maestros que digan que, aunque esto es un nombre real que era usado en aquellos tiempos, también podría ser un término en general que se refiere a los nuevos creyentes en Cristo (como amigos de Dios). No vamos a entrar en los muchos debates sobre esto, porque la mayoría de ellos en mi opinión son argumentos engañosos que ignoran la redacción simple que tenemos ante nosotros. La prueba absoluta, por supuesto, no es posible, pero no hay razón para pensar que Teófilo no es un benefactor rico que pagó a Lucas para hacer esta investigación exhaustiva sobre Yeshua y todo lo que hizo y luego lo que sucedió con el recién movimiento de los creyentes después de Su ascensión.

De inmediato en el versículo 2, vemos el enfoque de Lucas en la obra de Dios a través del Ruach HaKodesh, el Espíritu Santo, y encontraremos el uso de este término Espíritu Santo 39 veces más en Hechos. Esto significa que de todos los usos del término Espíritu Santo en todo el Nuevo Testamento, en el Libro de Los Hechos contiene solo casi la mitad de ellos.

De hecho, el segundo versículo explica que Yeshua dió instrucciones a través de la protección del Espíritu Santo a los 12 discípulos que había elegido originalmente (11 realmente porque Judas se había suicidado). Así, Lucas hace una fuerte conexión no sólo con YHWH y el Espíritu Santo, sino ahora con Jesús y el Espíritu Santo. Así que vemos la gran unidad, la unidad, el ejad de Dios expresada y entendida por Lucas.

 Lucas les recuerda a sus lectores en el versículo 3, que después de que Yeshua se levantó de la tumba rocosa que se presentó a muchos de Sus seguidores y no dejó ninguna duda de que era Él, y que Él era real y vivo, no una aparición o un fantasma. Encontramos registro de este hecho en numerosos lugares en el NT, así que aquí es sólo un ejemplo:

Mateo 28:8-10 LBLA Y ellas, alejándose a toda prisa del sepulcro con temor y gran gozo, corrieron a dar las noticias a sus discípulos.

 Y he aquí que Jesús les salió al encuentro, diciendo: ¡Salve! Y ellas, acercándose, abrazaron sus pies y le adoraron.

 10 Entonces Jesús les dijo*: No temáis. Id, avisad a mis hermanos que vayan a Galilea, y allí me verán.  

 Vamos a los verso 16 al 20

 16 Pero los once discípulos se fueron a Galilea, al monte que Jesús les había señalado.

 17 Cuando le vieron, le adoraron; más algunos dudaron.

 18 Y acercándose Jesús, les habló, diciendo: Toda autoridad me ha sido dada en el cielo y en la tierra.

19 Id, pues, y haced discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo,

20 enseñándoles a guardar todo lo que os he mandado; y he aquí, yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo.

  Luego obtenemos un pedazo de información en el versículo 3 del capítulo 1 de los Hechos que no tuvimos en los Evangelios: después de Su resurrección Yeshua permaneció por un período de 40 días instruyendo a Sus discípulos. ¿Por qué 40 días? Dios instruyó a Moisés en la cima del Monte Sinaí durante 40 días, y ahora Dios (Yeshua) está instruyendo a Sus discípulos durante 40 días. 40 es un número bíblico que simboliza las pruebas y/o la transición. Y como sabemos que el Espíritu Santo llegaría a morar dentro de los seres humanos el día 50 después de la Pascua, y sabemos que Yeshua se levantó en Bikkurim (Primeros frutos) y permaneció en la tierra durante 40 días, entonces dependiendo de cómo uno decida contar los días venideros desde la Pascua hasta Primeros Frutos (yo digo que son 3 días) parece probable que 1 semana al día después de que Cristo ascendió al Cielo, Shavuot (Pentecostés) llegó y con el mismo el Espíritu Santo. Una semana es 7 días y 7 es el número ideal y es simbólico de la integridad o la finalización divina. Tiene sentido que sea exactamente 7 días entre Cristo ascendiendo y el Espíritu Santo llegando; y sigue el modelo bíblico que vimos en la Torá y en el Antiguo Testamento.

Nosotros obtenemos otra información importante: ¿de qué principalmente Cristo pasó Su tiempo enseñando a Sus discípulos? Se trataba del Reino de Dios. Y por cierto, a veces veremos lugares en el NT que habla del Reino de los Cielos; es sinónimo del Reino de Dios. Y sin embargo, como veremos en un par de versículos más adelante, había aspectos sobre el concepto del Reino de Dios que los discípulos aún no podían comprender.  

 Fue durante ese período de 40 días en una de esas reuniones posteriores a la resurrección que Yeshua instruyó a los 11 discípulos que no debían abandonar Jerusalén, sino esperar lo que el Padre había prometido. Así que obviamente en esta reunión en particular no estaban en Galilea; más bien Jesús se reunió con ellos en Jerusalén. Luego, en el versículo 5, Cristo dice algo muy interesante que tiene más profundidad de lo que se ve a simple vista. Dice que, aunque Su primo Yochanon (Juan el Bautista) bautizó a las personas en el agua, los discípulos serían bautizados en el Espíritu Santo. Fíjate que con Juan, el bautizador era el ser humano, Juan. Pero Yeshua no dijo que saldrían y bautizarían en el Espíritu Santo en lugar de agua, sino que serían bautizados con el Espíritu Santo. Uno sólo puede imaginar lo que esto podría haber significado para ellos; Sospecho que fue desconcertante. Así que aquí es donde vamos a hacer una pausa y hablar de esto, porque como estos 11 discípulos son todos judíos, y ya que su contexto cultural y religioso es el judaísmo del segundo templo, cualquier charla entre ellos sobre el bautismo fue en el marco de cómo los judíos bautizaban y lo que el acto significaba para ellos.

Primero; la palabra en español bautizar proviene del verbo griego bautizim, y es un término genérico que significa sumergirse. Así que lo que sea que se pretende simbolizar, la acción implica físicamente la inmersión de algo, por lo general en un líquido. Y el propósito de estar sumergido es asumir las cualidades del líquido en el que se está sumergiendo esa persona u objeto. El término se utilizaba regularmente en lo que respecta a la tela pintada; por lo que un paño liso se sumerge en una tina de tinte y toma la calidad de ese tinte, que es cambiar el paño a un cierto color.

Desde la perspectiva judía del segundo período del Templo, por la cual el judaísmo se había convertido en una amalgama de tradiciones que se superponía y se entremezclaba con los mandamientos de la Torá con respecto al acto de inmersión ordenado por Dios, el propósito de la inmersión era generalmente llegar a ser ritualmente puro o limpio. Había muchas maneras en que la pureza ritual podía perderse, pero la inmersión era invariablemente la manera de recuperar esa pureza perdida. De hecho, la inmersión para recuperar la pureza ritual no era sólo para los seres humanos, sino para objetos inanimados como utensilios de cocina. El lugar preferido para la inmersión fue en un Mikveh; un baño ritual que tenía escalones hacia abajo en un depósito de agua, y por lo general separan los escalones hacia arriba. El depósito de agua tenía que ser lo suficientemente profundo como para que todo el cuerpo, de la cabeza a los dedos de los pies, pudiera ser envuelto en agua. Pero cuando un Mikveh no estaba disponible un río o un lago alimentado por el manantial era aceptable.  

 Hablé de la inmersión como un cambio de estatus. Cuando alguien o algo no está ritualmente puro no es utilizable para Dios. Cuando alguien o algo está ritualmente limpio, se vuelve utilizable para Dios. Y por lo tanto era común que una persona u objeto fuera ritualmente limpio, luego hecho ritualmente sucio, sólo para ser hecho ritualmente limpio de nuevo a través de la inmersión.

Ahora para estar claros: el agua utilizada para la inmersión es en sí misma sólo simbólica y no tiene una calidad mágica. Más bien al entrar en el agua y sumergirse (bautizar), indica que usted (o el objeto) está cambiando intencionalmente su estado de una condición a otra; de ser alguien que Dios no es capaz de usar porque no eres lo suficientemente puro ante los ojos de Dios, a alguien que Dios es capaz de usar, porque ahora eres puro ante los ojos de Dios. En cuanto al bautismo del creyente, el mismo es un símbolo de establecer nuestra propia voluntad y someternos a la de Dios. Es la muerte y el entierro de nuestra identidad y lealtad a sí mismos, y por lo tanto tener nuestro estatus cambiado de tal manera que nuestra nueva identidad y lealtad es el Mesías.

 Así que mientras que Juan, un ser humano físico, sólo podía sumergir a una persona en el agua física como una muestra de simbolismo, ahora a través de Cristo, y sin la ayuda de un ser humano, Dios sumergiría a una persona en Su Espíritu Santo y no era simbólico sino real. ¿Y qué obtuvo uno con la inmersión en el Espíritu Santo? ¡Poder! Finalmente, alabemos al Señor, finalmente el poder de escuchar a Dios y de obedecerlo; para hacer Su voluntad en circunstancias imposibles. Poder para seguir adelante con las Buenas Nuevas y entregarla a los demás. Y con los discípulos de Cristo al menos, el poder de hacer milagros como su Maestro había hecho.

 Para mantenernos en curso hablemos de Yeshua y el Espíritu Santo. El Espíritu Santo descendió sobre Cristo. Fue el primero en recibir al Espíritu que moraba en su interior. Y sin embargo, como Yeshua era Dios, el Espíritu Santo era tanto una parte para Él como para Su Padre. Sólo hay un Espíritu Santo, no muchos. Por lo tanto, esencialmente el mismo espíritu que estaba dentro de Yeshua, compartiría con Sus 11 discípulos y también con todos los que llegaran a la fe en Él. Creo que una buena manera de verlo es que Yeshua compartió Su Espíritu Santo con Sus discípulos como el medio para empoderarlos para hacer lo que Él había hecho, y lo que quería que hicieran. Fue la primera vez, ¿verdad? ¡No! Dios es un Dios de patrones; y todo lo que vemos que sucede en el NT, fue un patrón primero en el Antiguo Testamento.  

Números 11:24-26 LBLA

24 Salió Moisés y dijo al pueblo las palabras del Señor. Reunió después a setenta hombres de los ancianos del pueblo y los colocó alrededor de la tienda.

 25 Entonces el Señor descendió en la nube y le habló; y tomó del Espíritu que estaba sobre él y lo colocó sobre los setenta ancianos. Y sucedió que cuando el Espíritu reposó sobre ellos, profetizaron; pero no volvieron a hacerlo más.

26 Pero dos hombres habían quedado en el campamento; uno se llamaba Eldad, y el otro se llamaba Medad. Y el Espíritu reposó sobre ellos (ellos estaban entre los que se habían inscrito, pero no habían salido a la tienda), y profetizaron en el campamento.

¿Qué te parece eso? El precedente y el modelo ya habían sido establecidos con el primer mediador, Moisés, por el cual el espíritu de Dios que descansaba sobre él era COMPARTIDO con sus "discípulos", los 70 ancianos.

¿Y qué hicieron como resultado? Profetizaron; lo que significa que hablaron como Dios los dirigió. Otros dos que se habían quedado en el campamento de la tienda también tenían el espíritu sobre ellos y profetizaron en el campamento. Pero fue de corta duración. Ahora vemos lo que hemos hablado una y otra vez; Yeshua, el segundo y mejor Mediador, vino a llevar a la Torá y a los Profetas a un nivel de cumplimiento completamente nuevo y más alto. Con Yeshua como Mediador, el Espíritu Santo no sólo descansaba sobre los fieles, sino que Él moraba en ellos. Y el efecto no fue de corta duración, fue de por vida. Cuando tú y yo y todos los que han confiado en Cristo fuimos ungidos con el Espíritu Santo, el mismo estaba destinado a ser para toda la vida. No necesitamos rehacerlo de vez en cuando.

 Pasaremos al versículo 6 ahora, y a otro tema impresionante, pero no quiero dejar el asunto del bautismo antes de decirles esto: sí, es simbólico. Pero también es mandado por Yeshua y eso lo hace vitalmente necesario. No es opcional. Y uno de los propósitos del bautismo es hacer una confesión pública a los hermanos creyentes que has decidido dejar tu corona, tomar la cruz y unirte a la comunidad de creyentes. ¿Sumergirte bajo el agua te cambiará? No. El agua no puede entrar en las partes más internas; pero el Espíritu Santo puede y lo hará. Al ser obediente a Dios y seguir el mandamiento del Mesías de sumergirse y al estar dispuesto a dejar que los demás a su alrededor sepan de su cambio de estatus, usted será cambiado.

 Desde que has venido al Mesías, ¿has estado inmerso? ¿Tal vez has dejado una fe o denominación que estaba bien fuera de la marca y desea sumergirse en la verdad de Yeshua, y la verdad de toda la Palabra de Dios, y no sólo en la imagen o fantasía de lo que solías pensar que era? ¿Quieres decirle con valentía al Padre y a tu familia y congregación que ahora sabes que por medio de la fe en el Mesías has sido injertado en los pactos de Israel; los pactos que prevén que un Salvador judío pague el precio por tus pecados? ¿Quieres declarar que el Señor te ha preparado, lleno de poder y finalmente utilizable por Dios? Entonces sumérgete (estaré feliz de hablar con cualquiera que quiera saber más al final de este mensaje).

 En el versículo 6 vemos que los discípulos todavía no entienden esto del Reino de Dios, ni siquiera con Dios mismo (Jesús) enseñándoles personalmente al respecto (una razón más por la que la venida del Espíritu Santo que vemos en el capítulo dos, era tan necesario). Así que los discípulos le hacen esta pregunta a Yeshua: "Señor, ¿vas a restaurar el autogobierno a Israel?" Verás, todo el judaísmo estaba esperando sin aliento que un Libertador, ungido, viniera y no sólo rescatara a Israel de las manos de los romanos; sino también para restaurar el gobierno propio. Esa regla de sí mismo vendría en la forma de un Rey Davídico. Y los discípulos comprendieron bien que Yeshua provenía de la línea real de David, por lo que estaba calificado para el puesto. Y, por cierto, había muchas líneas que vinieron de David a través de sus muchas esposas. Pero sólo la línea que llegó a través del hijo de David, Salomón, fue considerada como la línea real, lo que significa elegibilidad para sentarse en el trono de Israel como rey. Así que a pesar de que a través de todo lo que Yeshua había hecho y les enseñó a los 11 todavía parecía albergar la noción de que, en Su cuerpo ahora resucitado, Él guiaría a Israel en una exitosa rebelión militar contra Roma. Esta expectativa particular de un Mesías estaba presente en prácticamente todos los judíos, ya fueran que vivieran en Tierra Santa o en la diáspora.

Y como Cristo había demostrado en todos los sentidos que era el Mesías, ¿cuál habría sido la pregunta más lógica que el que los discípulos le presentaron acerca de Israel y su autogobierno?

 Los discípulos no entendieron que, al menos por esta vez, Yeshua vino sólo a morir como rescate por el pecado. La respuesta de Yeshua a su pregunta es fascinante e importante. No dijo "no". Esencialmente dijo "más tarde".

 Hechos 1:7-8 LBLA

 Y Él les dijo: No os corresponde a vosotros saber los tiempos ni las épocas que el Padre ha fijado con su propia autoridad;

 pero recibiréis poder cuando el Espíritu Santo venga sobre vosotros; y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea y Samaria, y hasta los confines de la tierra.

Así que la respuesta de Cristo a la pregunta 'volverá Israel al autogobierno' es sí, Israel lo hará. Y por cierto se les había restablecido el autogobierno en mayo de 1948 y han estado bajo autogobierno desde entonces. Sin embargo, eso todavía no es el cumplimiento de lo que Yeshua estaba hablando; porque la preocupación de Yeshua no era simplemente la tierra de Israel teniendo independencia, y que sea dirigido por un judío; sino más bien que Israel sería el núcleo del Reino de Dios. Y ese acontecimiento sigue en el futuro, y es lo que el cristianismo moderno llama el Reino del Milenio. Así que, aunque va a ser una sorpresa para muchos creyentes, no debería sorprenderlos saber que Israel y el Reino de Dios algún día serán los mismos. Y Jerusalén como capital de Israel también será la capital del Reino de Dios mundial con Jesucristo gobernando en la tierra como rey.

 Pero Yeshua les dijo que no necesitaban saber cuándo sucedería esto; de hecho, el Padre es el único que lo sabe y lo guarda para sí mismo. Así que en lugar de recibir conocimiento de cuándo ocurrirán estos acontecimientos (eventos que aún no tienen en cuenta), recibirán poder (en cuestión de días) cuando el Espíritu Santo venga sobre ellos. Su respuesta también elimina por completo el concepto cristiano de Teología de Reemplazo o que los judíos ya no tienen derecho a Tierra Santa; y en su lugar ahora pertenece a la Iglesia gentil.

 Otra cosa importante que sucedió aquí y que es instructivo para nuestro día, y juega en una aversión mía. Jesús los reenfocó de mirar ansiosamente al futuro y en su lugar les dijo que se concentraran en el ahora. Lo que esté por delante en la profecía es importante y podemos contar con ello; pero no debemos vivir nuestras vidas en modo de espera. O como con el de hoy entre demasiados creyentes, constantemente pensando en los próximos Tiempos Finales mientras los días pasan y sobre todo nos preocupamos y nos preocupamos por las terribles cosas que leemos sobre los Tiempos Finales, en lugar de que seamos productivos. Amigos, hay casi todos los días una serie de falsos profetas que envían boletines en Internet o escriben libros y tratan de decirle que tenga cuidado para este mes o esta luna de sangre, porque el Espíritu Santo les dijo que la destrucción de los EE.UU. se acercaba, o el Anticristo aparecería, o el mundo entraría en guerra, o tendríamos un colapso financiero completo o "llenaríamos el espacio en blanco con cualquier catástrofe que esté actualmente de moda". Suenan tan convincentes; pero cuando ese mes o día pasa y no pasa nada particularmente importante, simplemente pasan a su próxima profecía falsa. ¿Por qué escucharlos?

¿Te hace sentir más religioso, o simplemente juega en tus miedos y por eso estás feliz de no estar solo en esos miedos? ¿Cómo ayuda esto al Reino de Dios, o a ti mismo o a tu familia, el estar lleno de miedo y tembloroso sobre un futuro que nadie puede saber... porque Yeshua mismo dijo que no podías? ¿Sabes por qué esos falsos profetas siguen haciendo esto? ¡Porque siguen consigo una audiencia!

 Cristo dice que nos ha dicho lo que necesitamos saber acerca del resultado del plan de redención de Dios; pero el cuándo no es para nosotros saber. Más bien como Sus devotos seguidores debemos seguir adelante con el negocio de hacer la voluntad de Dios, vivir vidas santas, cuidar de las ovejas de Yeshua y hacer todo lo posible para traer a los perdidos al Reino.

Yeshua diciéndole a los discípulos que sean testigos de Él en Jerusalén, en Samaria y hasta los confines de la tierra nos dice un par de cosas importantes. Primero, nos dice que Jerusalén es el punto de partida, como el epicentro de un terremoto masivo, y el Evangelio debe ondear hacia afuera desde allí. Es para extenderse junto a Samaria (un lugar que los judíos, incluyendo los creyentes, simplemente despreciaron a pesar de que la mayoría de los samaritanos tenían algo de sangre hebrea en sus venas). Y luego después de Samaria a cada rincón de la tierra; significado para el mundo gentil, pero sin duda también para la diáspora judía. De hecho, no tengo ninguna duda de que desde este momento Yeshua se trataba 100% de ser el Mesías Judío que vino por el pueblo judío, que cuando los discípulos escucharon esta instrucción de Jesús su primer pensamiento fue para sus hermanos judíos de la diáspora (que representa más del 90% de todos los judíos vivos) que vivían en ciudades y pueblos lejanos en todo el norte de Africa, Asia y Europa. Poco entendían todavía que los gentiles iban a ser una parte importante de su trabajo. Y es por eso es que vamos a ver tanto enfoque en Pablo, el Apóstol designado para los gentiles, en algunos capítulos más adelante.  

 Pero decirle a Sus discípulos que fueran testigos de Él, se dijo y se entendía, dentro de la comprensión jurídica judía común del término. Un testigo era parte del proceso de justicia del sistema legal. Un testigo era más que un observador ocasional de un evento; más bien un testigo era importante y llevaba poder real y sabía cosas. Un testigo en el sistema legal judío era a menudo el acusador. Se le creía a un testigo su testimonio porque si no eran veraces podían ser procesados. Dos testigos cuyo testimonio coincidía era típicamente suficiente para la condena. Y si la condena fue por un delito capital, los testigos también lideraron el proceso de ejecución. ¿Quieres ser testigo de Cristo? Entonces comprendan la seriedad de su oficio, y que sólo la morada del Espíritu Santo puede darte la autoridad y el poder necesarios para funcionar en esa posición.

925 N. Courtenay Parkway, Suite 19, Merritt Island, FL 32953