Deuteronomio

Lección 18 - Capítulo 14

La semana pasada terminamos de forma parcial a través de Deuteronomio capítulo 14; y pasamos la mayor parte de nuestro tiempo discutiendo el principio de Dios del propósito de la voluntad humana. Durante esa discusión les dije que el propósito de la voluntad humana es tomar decisiones morales; y que una elección moral no es más que elegir entre la obediencia o la desobediencia a las leyes y mandatos escritos de Dios según lo indique el Espíritu Santo. Todo lo que cae fuera de la elección moral no es más que una preferencia personal y las preferencias no se rigen (en términos generales) por las leyes y los mandatos de Dios. Una preferencia es algo así como elegir entre plantar rosas rojas o rosas amarillas; o entre ir a un servicio de la iglesia a las 9 AM o 11 AM; o elegir poseer una Biblia NVI en lugar de una Biblia RV. Ninguna de estas opciones implica pecado, mientras que todas las decisiones morales sí implican pecado.

La conclusión fue que, como dijo Pablo, sin la Ley no puede haber pecado. Por lo tanto, la Ley DEBE seguir existiendo (tal como dice Yeshua), de lo contrario, ¿cómo nosotros tendríamos que tomar cualquier decisión moral? En el caso de Adán y Eva y el Árbol del Conocimiento del Bien y del Mal, vemos que si no hay reglas o límites, entonces no hay decisiones morales. El pecado es el acto de tomar una decisión moral que está en contra de Dios (tales como violar directamente Sus leyes Bíblicas y Mandamientos). Y si, como lo fue para Adán y Eva ANTES de que se les dió la primera ley (la ley en contra de comer esa fruta en particular), la humanidad no tiene reglas, entonces pecar se convierte en una imposibilidad así que ¿por qué tendríamos que ser salvos de pecados que ni tan siquiera se pueden cometer?

También comenté que debemos tomar nota de que la primera ley que Dios creó para la humanidad se refería a la comida (comiendo el fruto del Árbol del Conocimiento del Bien y del Mal) y de lo que hablan en el capítulo 14 es de la comida. El Señor usó originalmente los alimentos para demostrar que Él hace distinciones; que Él divide y separa. El Señor define límites para la humanidad; Él prohíbe y Él permite. Dividir y separar es quizás la principal actividad característica de Dios y nos muestra lo que Él aprueba y desaprueba. Espero que hayas oído lo que acabo de decir. Probablemente la actividad más visible y preeminente de Dios es la división y separación (la actividad que Él parece utilizar tan predominantemente para alcanzar Sus metas es división y separación). El acto de salvación es precisamente dividiendo y separando porque algunos obtendrán la salvación y otros no, de acuerdo a la línea en la arena que el Señor ha trazado. Aquellos que eligen pararse en un lado de la línea ganan la salvación y la vida eterna, aquellos en el otro lado no la tienen.

Dios comenzó a dividirse y separarse cuando Él dividió la tierra seca de las aguas de los mares; cuando Él dividió la noche del día; Cuando Él dividió el bien del mal. Uno podría decir que Él también dividió los sexos masculinos de la femina. Eventualmente Él dividió y separó a la humanidad en tribus, luego naciones; luego Él dividió y separó a la nación de Israel como una nación separada de todas los demás. Luego Él dividió y separó a la tribu de Leví lejos de las otras tribus de Israel, y las dividió aún más en Sacerdotes y no Sacerdotes.

Pero el Señor también dividió las cosas de otras maneras, y la comida es una de esas maneras. Dividió los alimentos en los adecuados e inadecuados; el ritualmente limpio e impuro, lo aceptable y lo inaceptable. Antes de volver a leer la sección de alimentos de Deuteronomio 14, permítanme indicar algo del que soy inequívoco e inflexible acerca de: la separación que Él hace entre artículos puros e impuros para comer no tiene nada que ver con cualquier concepto humano de razones racionales, lógicas o higiénicas. El que la salud dietética pudiera entrar en la ecuación en ciertos casos, es completamente secundaria y no es absolutamente NADA que debemos señalar como el método que el Señor utilizó para crear la división entre alimentos puros e impuros. De hecho, esta noción entretenida hoy por los judíos y por un creciente grupo de cristianos de que los alimentos enumerados como puros son inherentemente más saludable que la lista de alimentos impuros simplemente no se sostiene en sí misma. Eso no quiere decir que al comer una dieta Biblíca Kosher no hay bendiciones de salud que se nos otorgan de una manera espiritual y sobrenatural como bendición divina, debido a nuestra obediencia a la Palabra de Dios. Pero los alimentos en sí mismos no necesariamente tienen un beneficio de salud inherentemente directo (y otros directamente negativos de salud inherentemente, aunque es ciertamente posible que algunos podrían). Los japoneses, por ejemplo, son igualmente famosos por comer alimentos del mar que están específicamente prohibidos como impuros, al igual que son conocidos como vivir una vida extraordinariamente sana y de largo tiempo. Los chinos y muchas otras culturas comen animales que tienen patas (algo específicamente excluido como alimento) y no hay evidencia de que vivan vidas más cortas o vidas menos sanas que cualquier otra persona. La idea de que la lista de alimentos puros bíblicamente se basó en la higiene y la salud es incorrecta. Esa noción provenía de escritores judíos de la edad media, muchos de los cuales se habían convertido en médicos famosos; y se ha demostrado que tiene poca base.

Más bien, el Señor declara enfáticamente que la única razón para obligar a Israel a comer kosher es que Israel es santo y el seguimiento de las leyes dietéticas de Dios es uno de los componentes de su mantenimiento de su santidad cuando es logrado dentro del contexto apropiado de confiar y amar a Jehová. Nosotros vamos a encontrar secciones del AT donde algunos de los cananeos realmente decidieron obedecer algunas de las leyes dietéticas de Israel, e incluso otras leyes relativas al cuidado y mantenimiento de los campos utilizados para los cultivos, porque veían un cierto valor y ventaja para el mismo; pero su confianza no estaba puesta en Jehová, así que lo que era sagrado para Israel, para ellos era simplemente imitar lo santo y por lo tanto era simplemente común. Ahora, a modo de ejemplo, los cananeos ciertamente pueden haber ganado una ventaja física al dejar que sus campos descansaran cada 7 años, si ellos no hubieran hecho esto antes. Pero ellos NO obtuvieron las bendiciones de santidad de Dios (o las cosas que vienen con la misma) simplemente obedeciendo algunos de esos mandamientos de manera mecánica.

Al dividir y separar los alimentos en puros e impuros, el Señor nos está dando otra demostración física y visible de un principio espiritual celestial: Él declara lo que es santo (por sus propias y misteriosas razones) y todo lo demás que no lo es. Sin embargo, las cosas santas están destinadas sólo para la gente santa.

Por lo tanto, le sigue que una persona separada sólo debe comer alimentos que han sido separados y declarados puros (lo que significa aceptable para el Señor). Sé que muchos de ustedes finalmente han aceptado este principio de que la santidad es definida sólo por Dios, y sin embargo, puedo decirles que otros han venido donde mí todavía sin entender bien el punto que estoy diciendo aquí (esta es la razón por la que lo traigo a colación tan a menudo). NADA y nadie más que el Señor tiene una santidad auto creada. Cada procedimiento, ritual, animal, instrumento, objeto o ley que Dios considera santo es santo sólo porque así Él lo considera; y el mismo sostiene la santidad sólo cuando se utiliza en el contexto adecuado. TÚ, como discípulo de Yeshua, eres santo SÓLO porque Dios ha tomado la determinación de DARTE un estatus santo y lo aceptaste; y esa determinación es que SI demuestras tu confianza en Él por medio de la fe en Su hijo, entonces Él considerará tus pecados pagados, tu relación con Él restaurada, y te dará la vida eterna. ¿Podría el Señor haber escogido otra forma de determinar el estado santo? Imagino que podría haberlo hecho; probablemente todos podríamos pensar en una serie de maneras interesantes en las que el Señor podría emplear como criterio para que un hombre sea salvó y maneras de seguirlo. Pero, Él no lo hizo. Por lo tanto, una manera es santa y la otra no, y no se nos da la opción de elegir otras maneras, no importa cuán lógicas o tolerantes o tradicionales o cómodas puedan parecernos.

Vamos a volver a leer el capítulo 14 de Deuteronomio a partir del versículo 3 y hasta el final del capítulo.

LEER DEUTERONOMIO 14:3 – hasta el final

Como hemos cubierto todo esto en detalle en nuestro estudio de Levítico sólo vamos a tocar ligeramente sobre la cuestión de la comida aquí en Deuteronomio. Si necesitas un repaso te sugiero que te refieras a algunas de las lecciones anteriores de la clase de Torá.

El versículo 3 establece el tono de lo que sigue, al igual que el establecimiento de una regla general: ningún hebreo debe comer nada desagradable, o mejor dicho abominable. En hebreo la palabra es to'evah; en inglés otra buena elección de palabra podría ser abominable. La idea es que comer cosas que el Señor no ha apartado como alimento legítimo está entre las cosas más desagradables que uno puede hacer ante Dios. To'evah es un término hebreo muy fuerte que es reservado para cosas que son especialmente impuras, impía, ilegales, y no tienen absolutamente ningún lugar en la vida de alguien que llama al Dios de Israel su Dios. Pero no se confunda; Esta regla general de to'evah no es separada o diferente de la lista de animales impuros que el Señor está pronunciando en los próximos versículos. Más bien estos animales impuros SON to'evah, abominables, al Señor cuando Israel los usa como alimento.

Permítanme recordarles otro principio interesante que los rabinos han sido muy buenos en observar: aquello que técnicamente PUEDE ser comido y digerido por un humano NO lo hace un alimento legítimo. Ninguno de nosotros iría afuera, haría un roto en la tierra, y comería lombrices porque esto no es comida (aunque probablemente no nos haría mal).

En otras palabras, ninguno de nosotros tendría gusanos de tierra en nuestra lista de compras cuando vayamos al supermercado. Los gusanos pueden ser técnicamente comestibles, pero no se clasifican bíblicamente como alimento. Funciona de la misma manera más adelante en la Biblia; los alimentos impuros ni siquiera se habla de ellos o son clasificados como "comida". Si es impuro, aunque técnicamente podría ser comestible, NO ES COMIDA. El término "alimento" no es aplicable a los artículos que Dios ha declarado impuros.

Tenga en cuenta que en los versículos 4 y 5 se enumera un sinnúmero de animales diferentes que son aptos para alimentos y, por lo tanto, "puros". Sólo tres de esos animales son animales domesticados y el resto son salvajes. Canaán tenía un abastecimiento abundante oferta de caza silvestre y los israelitas terminaban comiendo mucho ciervo, antílope y cabra de montaña, y así sucesivamente; completamente aceptable como alimento.

El versículo 6 nos da los criterios generales sobre cómo determinar un animal puro que NO esté en esta lista de los 10 animales específicos; el mismo debe rumiar y tener la pezuña que se divida en dos. Como el versículo 7 explica por medio del ejemplo, los camellos, las liebres y los Conejos (animales abundantes y comunes en Canaán) rumian pero NO TIENEN una pezuña dividida, por lo que NO son puros y no deben ser comidos. Luego dice que la razón por la que los cerdos son impuros para Israel es porque mientras que un cerdo tiene una pezuña dividida, el mismo no rumia. Aquí está el ejemplo perfecto de lo que hablé anteriormente: una vaca no es necesariamente más higiénica o más saludable para comer que un cerdo a pesar de que Dios clasifica uno como puro y el otro no. Esta idea de que los cerdos comen cosas malas y por lo tanto su carne es comparativamente poco saludable no hace sentido porque muchos animales salvajes aceptables para Israel (incluso los animales domésticos como la cabra) comen CUALQUIER cosa. Incluso las gallinas comen prácticamente cualquier cosa. Nunca olvidaré cuando era sólo un niño, viviendo en las comunidades agrícolas y tierras rancheras del Valle Imperial, en California, cuando me estaba quedando un fin de semana con un amigo en la granja de su familia. Salimos a recoger algunos huevos del gallinero justo a tiempo para ver un pequeño ratón tratando de pasar a través del gallinero cuando el mismo fue capturado y comido instantáneamente por una gallina y las otras gallinas tratando de unirse a la fiesta. Y la gallina ES una comida bíblicamente Kosher.

Más abajo se enumera qué tipos de criaturas marinas pueden utilizarse como alimento y en general, la regla es, que deben tener aletas y escamas; por lo que cosas como anguilas, mariscos, langostas, cangrejos, calamares, pulpo y ballenas no son puras para comer.

Algunas aves podrían ser consumidas como alimento como se demostró en Éxodo en el desierto cuando Dios envió la codorniz como carne para los israelitas que se estaban quejándose en voz alta. Dado que realmente no hay una característica física visible para distinguir fácilmente (y así clasificar) un pájaro de otro (como puro o impuro), no se dan las características generales.

En su lugar, se nos da una lista específica de aves que son IMPURAS; presumiblemente todos los demás están bien para comer. Por lo tanto, el pollo siempre ha sido considerado como un alimento bueno y puro para los Hebreos y lo encontraremos hoy en los platos de muchas comidas durante los días santos judíos.

Ahora en la práctica, debido a que hay cientos y miles de especies de aves, los sabios hebreos de antiguedad determinaron que ciertas características conductuales de las aves enumeradas aquí (aves impuras) podían determinarse y aplicarse a otras aves no mecionadas que muestra comportamientos similares con el fin de determinar que debe evitarse. En la parte superior de la lista de comportamientos de aves impuras son aquellos que comen carne muerta o son aves de presa. En realidad, hay algunas otras características técnicas que los rabinos han determinado que hacen que ciertas aves sean impuras, pero no vamos a entrar en eso hoy porque demasiada explicación sería necesaria. En general, las aves que comen principalmente granos (incluso si ocasionalmente pueden complementar con insectos) se consideran puras; Aunque también se creó una lista de aves preferibles. Pájaros como pollos, codornices, palomas, perdiz, patos y gansos, pavo, gallinas de Cornualles, y otros de este tipo son la comida estándar para las mesas judías.

El versículo 19 (al menos en inglés) parece un poco como evasivo. Parece decir que todas las cosas con alas son impuras, y luego se da la vuelta y dice que algunas de ellas son puras. La clave para entender este párrafo es la palabra "enjambre" (en hebreo sherets). Los sherets se refieren a criaturas vivientes que se enjambran o se arrastran: insectos, o ratas, o ranas, y ciertas criaturas marinas que caminan sobre el fondo del mar (como langostas y cangrejos entre otros). Las únicas criaturas con alas PURAS que son reconocidas por los hebreos antiguos son ciertos insectos con alas tales como ciertas variedades en particular de langostas que saltan usando sus dos poderosas patas de atrás. Por lo tanto, las hormigas, las termitas, las larvas y otras criaturas similares caen en la categoría de los sherets y, por lo tanto, se les prohíbe clasificarlas como alimento.

En el versículo 21 tenemos algunas prohibiciones sobre CUÁNDO podemos comer los animales puros, y el mismo centra en la manera en que estas criaturas vivientes mueren. Si murieron de una muerte natural (edad o enfermedad o lesión accidental) generalmente NO se pueden comer. Y para probar mi punto sobre el concepto de que no es necesariamente una cuestión de higiene inherente o nutrición que hace que un animal sea puro u otro impuro, aquí tenemos una instrucción de que aun como pueblo separado de Dios, los israelitas, se les prohíbe comer de un animal que de otra manera puro que ha muerto por causas naturales, un animal que ha muerto como consecuencia de causas naturales, puede ser entregado al GER o vendido al nokri. Este no es un caso de Dios diciéndole a Israel que le dé alimentos no seguros, insalubres o venenosos a los no israelitas. Un GER es una persona que no es hebreo que vive entre Israel y ha acordado formar parte de la comunidad hebrea y (en su mayor parte) honra al Dios de los hebreos y a las leyes de Moisés. Sin embargo, un GER es también una persona que no ha llegado tan lejos como para unirse a una de las tribus israelita oficialmente. Un nokri es aquel que no habita entre los hebreos; más bien, habita al lado de los hebreos y fuera de su campamento.

Él no necesariamente honra a Jehová. Si el animal de un hebreo muere, el hebreo puede ofrecerlo como un regalo para el GER o también está libre de venderlo por dinero al nokri.

Ahora bien, aunque he trazado una línea bastante firme y bastante fácil de determinar entre lo que es un GER y un nokri, en la práctica la diferencia más representaba el estatus social y económico; una especie de sistema de clase prevaleciente en prácticamente todas las sociedades de esa época.

Y esta ley de no comer un animal que murió de causas naturales, pero que otros pueden, se explica en la oración que sigue inmediatamente: "porque usted es un pueblo consagrado (o en algunas versiones, Santo) al Señor tu Dios." En otras palabras (tal como he hecho un punto de repetición) Israel debe seguir diferentes leyes alimenticias que las otras personas, ya que la comida es parte de lo que los separa de otras culturas.

Antes de pasar a la próxima sección de Deuteronomio 14 que trata de diferentes asuntos, me gustaría hacer un comentario muy breve sobre la alimentación kosher en lo que concierne al Nuevo Testamento y a los cristianos de hoy en día. Está muy claro en las Escrituras mismas, y en los escritos hebreos de esa época, de los Documentos Comunitarios de los Rollos del Mar Muerto, y un depósito lleno de otros documentos judíos de antes y después de la época de Cristo, que los rabinos habían aumentado y exagerado las reglas de la comida Kosher, en las que el propio Moisés probablemente no las habría reconocido. Si tuvieras que mirar los varios tratados del Talmud en los que se trata la dieta, y los comparas con Levítico y especialmente con Deuteronomio (lo cual simplificó los requisitos una vez que Israel entró en Canaán) tendrías que preguntarte de donde fue que estos sabios hebreos sacaron estas ideas para exigir tales procedimientos detallados. El Mesías hablaba alto y claro sobre este tema y dijo que estas y otras tradiciones habían reemplazado virtualmente la Palabra de Dios y que al final esto nunca fue una cuestión de lo que entró en la boca de una persona (comida) que hizo que esa persona pura o impura ante los ojos de Dios, sino lo que salió (es decir, el discurso que reveló los pensamientos más íntimos de esa persona). Esto ciertamente no quiere decir que Jesús está abandonando las leyes dietéticas de la Torá; porque Él mismo dijo en Mateo 5:17-19 que ni una sola jota ni una tilde de una pluma serían removidos de la ley hasta que el cielo y la tierra hubieran pasado. Y cuando nosotros suponemos elaborar doctrinas que hagan exactamente lo opuesto a esto (supuestamente por lo que Pablo dijo), tengan en cuenta que si bien la mayoría de la iglesia tal vez no conozca mejor, ¡ustedes en la clase de la Torá SÍ conocen!

Una de las secciones del Nuevo Testamento en la que una gran cantidad de daño ha sido hecho por eruditos cristianos desinformados está en el libro de Hechos cuando la sábana se deja caer del cielo y está llena de animales que son impuros para comer. Sólo cito a Duane L. Christensen, editor del Comentario Bíblico Mundial (un libro cristiano evangélico conservador) sobre el tema: "....... La visión de Pedro de una gran sábana, soltado por cuatro esquinas sobre la tierra que contenían toda clase de animales impuros, fue principalmente una comunicación simbólica sobre la cuestión de incluir al hombre gentil Cornelio con el pueblo de Dios.... "

Permítanme abundar un poco: esta visión de Pedro era una metáfora. Tomó lo que era quizás el principal símbolo visible y conocido del judaísmo en esa época, comer kosher, y lo usó como una metáfora para los muchos pueblos gentiles del mundo que Dios deseaba incluir en Su plan de redención. El judaísmo había desarrollado dos doctrinas, sin embargo, que iban mucho más allá de la intención bíblica y estas doctrinas crearon un muro insuperable entre los judíos y los gentiles; primero fue que los judíos decidieron que los gentiles NO eran simplemente personas "comunes" (contrario a santos), sino que eran inherentemente impuros. Y para un judío estar en una aproximación cercana a un gentil automáticamente lo contaminaba. En segundo lugar, era que leyes dietéticas kosher hacían una práctica imposible el que un judío pudiera comer alimentos que un gentil preparara. De hecho, incluso comer en la mesa de un gentil, o con un gentil presente (sin importar quién preparó la comida), hacía a cada judío presente ritualmente impuro de acuerdo a la Tradición.

Por supuesto, que esto no sólo fue una visión popular pero una muy desequilibrada y un punto de vista que no era Bíblico, sino que también fue una más que un poco ofensiva para los creyentes gentiles. Así que, por medio de una visión divina, Pedro vio que el Señor ciertamente no apoyaba esas creencias tradicionales hechas por el hombre y por lo tanto le dijo a Pedro que ciertamente podía estar en compañía de los gentiles porque los gentiles no eran inherentemente impuros. Con el tiempo, Pablo tomó ese entendimiento queriendo decir que cuando él estaba en el hogar de un gentil y ese gentil le ofrecía comida que no era estrictamente kosher, Pablo debía comer ese alimento porque la necesidad del entendimiento y la camaradería entre los discípulos judíos y los gentiles de Yeshua sobrepasa las leyes de comida para esa situación. Sin embargo, eso no significa que Pablo jamás pensó que esas leyes fueron abolidas. Más bien, esto no fue más que una demostración del principio de Kal V'homer (el principio de lo liviano y pesado) por el cual cuando hay un conflicto obvio entre dos principios de Dios por los cuales ambos no pueden ser obedecidos simultáneamente, entonces el que tiene más peso debe ser escogido.

La sección sobre la ley dietética ahora termina y las leyes concernientes a dar y trato justo comienzan en el versículo 22. Este conjunto de leyes continuará en Deuteronomio 15 y 16 y es realmente es sólo otro aspecto del enfoque humanitario que Moisés está exponiendo en su sermón en las montañas de Moab. Esto es un fenómeno interesante que si uno mira atentamente al judaísmo tradicional, nosotros vamos a ver una gran preocupación por la justicia social y la imparcialidad, y es Deuteronomio lo que impulsa esta preocupación en ellos. Desafortunadamente, como nosotros en las que alguna vez hemos pertenecido a una u otra de las 3,000 denominaciones cristianas que han observado, cuando nos centramos demasiado en un área de la Escritura a la exclusión de otra nuestras doctrinas, tradiciones y conducta se desequilibran. Es por eso que tenemos la aparición de doctrinas de prosperidad como los inquilinos centrales en algunas iglesias; o tenemos otros que creen que manipular serpientes venenosas es una prueba de la verdadera fe. Otro ejemplo más reciente de este desequilibrado cristianismo doctrinal es la llamada "iglesia de la risa" que cree que si mostramos más gozo por medio de reírnos mucho (particularmente durante los servicios de adoración) entonces podremos ser sanados de las enfermedades.

Más sutiles son los que hacen a uno de la Trinidad más importante que los otros (ya sea el Espíritu Santo para algunos o Jesús para los demás) o tal vez por el cual Dios es el Padre es estrictamente el Dios del Antiguo Testamento y por lo tanto casi irrelevante hoy en día, y así sucesivamente (hay demasiadas doctrinas geniales de las que podemos abordar en nuestra lección de hoy).

Históricamente, los judíos se han centrado tan excesivamente en la justicia social humana que ellos han permitido que esa preocupación invalide los otros mandamientos de Dios y (apenas con la misma frecuencia) el sentido común también ha tomado lugar secundario. Cuando nosotros estudiemos a Josué y luego a Jueces, vamos a obtener muchos ejemplos de esa propensión hacia el desequilibrio que en realidad equivale a una desobediencia bastante severa. Nosotros veremos que muchos de los líderes de Israel en la Tierra Prometida permitirán que su deseo humano de justicia y compasión por los extranjeros, los conduzca a hacer las mismas cosas que el Señor les dijo que no hicieran tal punto de prohibición; es decir, hacer tratados con los cananeos, permitir que el culto pagano continúe dentro de sus límites, e incluso unirse con algunos de los cananeos en matrimonio para mostrar respeto y tolerancia y, con suerte, obtener una coexistencia pacífica.

Encontramos cosas similares sucediendo en Israel hoy en día. El gobierno israelí parece ser conducido a la autodestrucción (y aplaudido, por cierto, por la mayoría de la población judía estadounidense) haciendo todo lo posible para ayudar e incluso hacer avanzar a sus enemigos que hacen saber en términos no inciertos que la paz con Israel es una imposibilidad. Sea como sea, una cosa es que el mundo pagano exija a Israel renunciar a la tierra, la soberanía, incluso el dinero y la vida por la causa Palestina; y otra cosa es que el pueblo judío y el gobierno israelí aboguen virtualmente por lo mismo.

Esto es exactamente la mentalidad que el protegido de Moisés, Josué, y sus sucesores, van a fomentar. Todo en nombre de su ideal humano de justicia social, y de amor y misericordia, ellos harán exactamente las cosas que Jehová les dijo que no hicieran con sus vecinos extranjeros.

Mis hermanos creyentes escúchenme: este principio no se aplica sólo a nuestros hermanos y hermanas judíos y no sólo a Israel. Nosotros, al aceptar al Mesías judío cuya misma autoridad descansa en los pactos Bíblicos entre Dios e Israel, no podemos apartar las leyes y los principios de Dios por nuestra conveniencia y capricho. No podemos contar con el amor y la misericordia como el solvente humanista universal que disuelve los mandamientos específicos del Señor de no mezclar nuestra adoración a Él con las prácticas de adoración pagana; ni celebrar días sagrados paganos ni mezclar esas observancias con las nuestras; ni tolerar la presencia de dioses paganos entre nosotros. El que algunas congregaciones ahora estén esencialmente pronunciando que no hay diferencia entre Jehová y Alá, rompe el mandamiento de adorar a otros dioses. Nosotros debemos definitivamente esforzarnos por la justicia social, de la que hacemos demasiado poco; pero nunca debemos nosotros hacerlo en el contexto de las filosofías de los hombres y el relativismo humano.

Los valores y principios que el Señor nos ha dado son mejores que los del mundo, aun cuando el mundo no lo crea.

Un diezmo anual del fruto de la tierra debía ser entregado a Jehová. Él era, después de todo, el dueño de la tierra y por lo tanto legítimamente tenía una porción del aumento de la tierra para Él. Pero incluso más que la propiedad fue Él quien dio a la tierra su fertilidad y aumento. El diezmo (que significa 1/10mo) debe ser llevado al santuario central. No fue hasta que el rey Salomón construyó un Templo permanente para Dios en Jerusalén a mediados del año 900 A.C., la ubicación de la tienda sagrada, el Tabernáculo del Desierto, fue movido varias veces. Por lo tanto, no vemos un lugar específico donde se encontraba el Altar (sin embargo, pasaría la mayor parte de su tiempo descansando en Shiloh).

El propósito del diezmo según es ordenado por Dios era inusual para esa época. Un diezmo (o algo así) era generalmente, entre los paganos, meramente los impuestos pagados al rey. Pero aquí ese no fue el caso. El diezmo fue utilizado para sostener el mantenimiento del Tabernáculo y de todos aquellos que fueron asignados a servirlo: los Sacerdotes y los Levitas.

Debido a que Israel iba a vivir esparcido por varios miles de millas cuadradas en la tierra de Canaán, la distancia para llevar sus productos al santuario central como ofrenda era un problema. En algunos casos esto simplemente se estropearía durante el largo viaje. En otros casos (si se trataba de animales) probablemente unos pocos se perderían por animales salvajes o accidentes a lo largo del camino. Y aún más prácticamente si uno poseía campos sustanciales, y por lo tanto debía un diezmo sustancial, hubiese tomado una gran cantidad de vagones y mano de obra para transportar todo ese producto agrícola al Tabernáculo. Por lo tanto, en el versículo 24, se obtiene el principio de que los productos pueden intercambiarse por dinero. Eso es que un valor de dinero podía asignarse a ese producto y el dinero podía simplemente ser dado en su lugar. Esto incluso ha conducido a la tradición judía que el dinero puede ser visto como mano de obra congelada. En otras palabras, nosotros trabajamos por salarios y el dinero es representativo de nuestro tiempo de trabajo; entonces damos de nuestro dinero y es esencialmente lo mismo que el dar de nuestro trabajo.

Luego, en el versículo 27, hay una amonestación para estar seguros de no descuidar a los levitas que viven entre ellos. Esta es la cosa: a los levitas se les dieron 48 ciudades para vivir en todos los 12 territorios tribales. Era el deber de las tribus mantener a los levitas y sus ciudades. Sin embargo, los levitas de los que se habla aquí son aparte de los Sacerdotes. Recuerden que sólo ciertas familias entre la tribu de Leví podían ser sacerdotes. El resto (la mayoría) eran trabajadores, obreros alrededor del tabernáculo y esencialmente trabajaban para los sacerdotes. Por lo general, las escrituras hacen esta distinción llamando a los Sacerdotes, sacerdotes, y llamando a esos obreros de cuellos azul que no eran sacerdotes Levitas. Los sacerdotes recibieron la mayor parte de su sustento de la porción de los sacrificios rituales que se les debían. Los levitas generalmente NO recibían una porción de los sacrificios rituales por lo que era de los diezmos y las ofrendas que recibían su sustento.

Ahora una interesante bola curva se lanza en la mezcla; cada 3 años los diezmos anuales que se debían NO debían ser llevados al santuario central, el Tabernáculo; en su lugar debían almacenarse en cualquier pueblo o pueblo al que uno perteneciera. Este fue el núcleo del sistema de bienestar hebreo. Era de estas tiendas comunales que los pobres y los enfermos podían sacar comida para sobrevivir. Además a los Levitas se les permitió tomar de este almacén de alimentos. Y, el almacén también incluía dinero ya que a partir de ahora los productos podían ser intercambiados por dinero y dinero dado para diezmos y ofrendas. Ten en cuenta también que el almacén de alimentos debía ponerse a disposición de TODAS las personas desfavorecidas; viudas, huérfanos, incluso extranjeros.

El principio expresado aquí es que en todo momento los intereses de los pobres y los necesitados están ante el Señor y Él mira a su pueblo sobre todos los demás para llenar esa necesidad entre los hombres. Y si bien las necesidades de la familia de uno, y luego su comunidad de creyentes pueden tener alguna prioridad, no puede ser una excusa para ignorar la caridad activa dondequiera que sea necesario.

Comenzaremos el capítulo 15 la próxima semana ya que amplía aún más las medidas que Jehová ordena para proteger a los pobres y los discapacitados.