Números

Lección 12 Capítulo 11

Nosotros acabamos de concluir algunos capítulos en Números que nos dieron mucha información detallada que ha sido un poco difícil de estudiar pero era algo necesario, al igual que aprender las tablas de multiplicación es necesario si nosotros queremos poder usar las matemáticas en nuestra vida. Números capítulo 11 aunque comienza con una sección de la Torá que, para mí, es una de las más fascinantes e informativas. La misma nos dice la historia de los 38 años que Israel deambuló por el desierto. Y los próximos capítulos tienen como tema la falta de fe, quejas, y rebelión. Aun más ellos registran el severo castigo con el que Jehová responde por estas ofensas en contra de Él.

Esta sección de la Torá también parece fascinar al Apóstol Pablo. Él se refiere extensivamente al libro de Números en sus escritos, particularmente cuando él le estaba escribiendo y hablando a los Corintios. Aparentemente él vio grandes paralelos entre el comportamiento y la condición de esos Corintios, judío y gentil, quienes habían venido a creer en Cristo y aquellos Israelitas que hicieron la travesía por el desierto de la zona desértica de Oriente Medio, en su mayoría al sur de Beer-Sheva, 13 siglos antes de su día.

Vamos a prepararnos para esta sección de Números leyendo primero un poco de lo que Pablo tuvo que decir cuando comparó a los cristianos de Corintios con los Israelitas del Éxodo.

LEER 1CORINTIOS 10:1 - 12

La Torá emite muchas advertencias serias para aquellos quienes siguen al Dios de Israel; Pablo, un Rabino judío muy educado completamente entendió esto y se percató que, claro, la venida de Cristo no cambia esa situación. La desobediencia hacia Dios, aun con la redención alcanzada, no inmuniza de alguna manera al Creyente en contra de la posibilidad de castigo divino. Pablo escribe en Romanos 15 lo que es quizás el fundamento para todas sus enseñanzas: “…….lo que sea que fue escrito en los días antiguos fue escrito para nuestra instrucción….” Lo que fue escrito en los días de antigüedad se refiere a la Biblia hebrea, el Tanak, lo que nosotros llamamos el Antiguo Testamento. O en un sentido más general lo que fue escrito antes de la venida de Yeshua.

El punto de Pablo de lo que acabamos de leer en 1 Corintios es este: ¿si Dios trata severamente con Su pueblo separado y escogido, Israel, porque tú vas a pensar que Él no va tratar severamente con Su pueblo separado y escogido que están en unión con el Mesías Yeshua? ¿Acaso aquellos que nosotros comúnmente llamamos “la iglesia” ya no están sujetos a la furia justa de Dios?

Los primeros versos de 1 Corintios 10 establece una situación paralela: aquellos quienes atravesaron el Desierto fueron TODOS bautizados en Moisés (el cual es una manera corta para “el Pacto de Moisés”). En otras palabras ellos fueron TODOS redimidos, y ellos TODOS estaban bajo el Pacto de Dios.

Ellos TODOS recibieron el mismo espíritu; ellos todos fueron llenos con el Agua Viva de la Roca. Luego Pablo dice este impactante recordatorio: a pesar de su redención y la relación personal con Dios, muchos de ellos no sobrevivieron cuando Dios esparció sus rebeldes cuerpos a través del desierto.

Su conclusión de lo que esto significa para los seguidores de Jesucristo está en el verso 11: LBLA 1 Corintios 10:11 11 Estas cosas les sucedieron como ejemplo, y fueron escritas como enseñanza para nosotros, para quienes ha llegado el fin de los siglos (acharit-hayamim).

Ahora la mayoría de las denominaciones cristianas alegorizan esto al explicar que es una advertencia sobre cosas que no pueden ser posible que sucedan a los verdaderos creyentes. Un tema común entre los cristianos de hoy en día es que el Dios del Antiguo Testamento ya no es más; o más exactamente que ÉL ha cambiado fundamentalmente de tal forma que ya no hay más severidad (aun cuando Pablo lo dice en Romanos 11); ya no hay más castigo de pecados y rebelión para los creyentes (aun cuando Yeshua lo dice en Mateo 7).

LBLA Mateo 7:21 "No todo el que me dice: “Señor, Señor”, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. 22 Muchos me dirán en aquel día: “Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros?” 23 Y entonces les declararé: “Jamás os conocí; apartaos de mí, los que practicáis la iniquidad.'

Pablo y Yeshua dicen no, esto no es una advertencia vacía, una amenaza inoperante. Hermanos míos escúchenme: esta es otra de esas doctrinas cristianas que nos complace escuchar porque la misma elimina todas las repercusiones de nuestras decisiones y nuestra conducta, pero la misma no tiene ninguna base Bíblica. Más bien de lo que nosotros estamos protegidos es de lo que la Biblia alternadamente llama “la paga del pecado” (la muerte espiritual) y “la maldición de la Ley” (el cual también es muerte espiritual) que son dos frases que significan la misma cosa. Los dos términos son lo mismo solo que el primero es dicho en términos del Nuevo Testamento y el otro en términos del Antiguo Testamento.    

¿Todavía crees que Dios no tiene un lado severo? ¿O que el estar en Cristo de alguna manera te perdona de ser disciplinado o castigado (en el sentido de recibir consecuencias naturales o divinas) por tu pecado? Y, claro que estás perdonado de la muerte eterna PROVISTO que no renuncies a tu alianza a Yeshua por voluntad propia. Pero el ser inmune de la justicia mortal de Dios no es conocido en ningún sitio del NT mucho más que en el Antiguo.

Vamos a escuchar un poco más a Pablo en Romanos 11; una sección del Nuevo Testamento que es frecuentemente saltado o alegorizado en los tiempos modernos.

LEER ROMANOS 11: 13 - 22

Pablo enseña que (como siempre ha sido) Dios es severo y ÉL es amable. Él es amable para aquellos quienes confían y obedecen, Él es severo para aquellos quienes caen y se rebelan.

La naturaleza esencial de Dios no ha cambiado. Recuerda que Pablo está hablándole a los CREYENTES gentiles específicamente y las personas judías generalmente. Él está hablando a ustedes y a mí por lo que nosotros no podemos pretender que esto no es para nosotros.

Por lo que, lo que vamos a estudiar en Números en las próximas semanas establece los principios fundamentales que guiaban a Pablo en su vida y son reflejados en sus epístolas que son la base por lo que debe ser la doctrina de la iglesia, aunque en ocasiones no lo es.  

En Números nosotros vemos que virtualmente la primera cosa que Israel hace al irse del Mt. Sinaí es rebelarse. Hasta Moisés se pone a quejarse. En los próximos 15 capítulos nosotros vamos a ver en detalle 6 rebeliones identificables y cada una de ellas era real y representaba una “clase” de rebeldía en contra de Jehová. Algunas de las rebeliones eran de las personas en general, algunas por los líderes de las tribus, algunas por los Levitas, y algunas hasta por Moisés. En esencia al igual que las 7 iglesias de Apocalipsis son ambas reales y clases, también las rebeliones del pueblo de Israel en Números nos presentan con un patrón que nosotros podemos esperar que ocurra dentro de la iglesia.  Y cuando yo digo iglesia no empiecen a pensar en términos de Bautista, Metodista y Católicos, etc. No hagas un retrato de denominaciones e instituciones y edificios. Más bien piensa en creyentes individuales y luego varios grupos de creyentes.

En una vista más amplia nosotros estamos a punto de pasar varias semanas estudiando los problemas de relaciones humanas, liderazgo humano, limitaciones del hombre, las expectativas y demandas de Dios, y las consecuencias divinas por nuestras fallas.

Vamos a leer Números 11.

LEER NÚMEROS 11

El capítulo 10 con esta optimista, gozoso, poema en forma de oración, el cual expresa el estado mental y emocional del pueblo de Israel al ellos comenzar a desmantelar el campamento para su jornada a la Tierra Prometida:

LBLA Números 10:35 Y sucedía que cuando el arca se ponía en marcha, Moisés decía: ¡Levántate, oh Señor! y sean dispersados tus enemigos, huyan de tu presencia los que te aborrecen. 36 Y cuando el arca descansaba, él decía: Vuelve, oh Señor, a los millares de millares de Israel.

La próxima oración de la Torá, el verso 1 de Números 11 dice esto:

LBLA Números 11:1 Y el pueblo comenzó a quejarse en la adversidad a oídos del Señor; y cuando el Señor lo oyó, se encendió su ira, y el fuego del Señor ardió entre ellos y consumió un extremo del campamento.

¿Cuánto tiempo pasó entre Números 10:36 y Números 11? ¿Cuánto tiempo tomó para que sus actitudes y conductas cambiaran tan radicalmente? ¡Tres días! Cuan a menudo nosotros hemos caído en nuestras rodillas o hemos levantado las manos a nuestro Señor en adoración y alabanza, y luego en unas pocas horas estamos derrotados. ¿Debemos nosotros estar deprimidos sobre esto y rendirnos? No. En alguna manera lo debemos esperar. No en el sentido de esperar a ser derrotados antes de que comencemos la jornada, pero en el sentido que mientras nosotros tengamos el Espíritu de Dios dentro de nosotros, nosotros vamos a cargar estas tiendas carnales Y la inclinación del mal que es inherente a nuestras naturalezas. Por lo que una cantidad de fracasos es inevitable.

Con eso dicho la cantidad de fracasos está grandemente conectada con nuestra voluntad. ¿Solo cuánto nosotros estamos dispuestos a creer en Dios, y poner nuestro tiempo y energias en conocer a Dios? ¿Cuánto nosotros estamos dispuestos a resistir al Diablo y nuestros propios deseos en favor a la obediencia al Señor? Hay una toma y daca directa establecida en el AT y el NT en ese respecto. Apártate del Señor, toma tu propio camino, y fracasa más.

Tú ves de todas las miles de razones que DEBEMOS tener a Yeshua es porque la humanidad y el fracaso delante de Dios va mano a mano. Cuando nosotros estudiamos Levítico nosotros vimos cuan multifacético e inevitable el pecado es. Cuan insidiosa la impureza es. Cuan inútil es nuestra condición……sin Nuestro Salvador. Nosotros pecaríamos. Nosotros fallaríamos. Pero nosotros podemos minimizar la intensidad de nuestro pecado y fracaso SI nosotros nos comprometemos a los mandamientos de Dios, y el poder del Espíritu, y a la Salvación de nuestro Mesías.

El verso 1 dice que las personas se convirtieron en un grupo de personas quejándose. Realmente no se nos dice exactamente de que ellos estaban quejándose. Pero nosotros podemos inferir que tenía que ver con la difícil marcha que ellos estaban pasando porque los versos anteriores a 11:1 (eso es los últimos versos del capítulo 10) tienen que ver su marcha y seguir a la nube de fuego.

Y para ser justo el grado de dificultad que ellos estaban enfrentando era formidable. ¿Puedes imaginarte la cantidad de polvo que se levantaba en el aire por 2-3 millones de personas y cientos de miles de animales? Ellos no estaban pasando por una carretera bien preparada aunque ellos debieron de haber estado siguiendo algún tipo de vereda; pero donde yo creo que ellos estaban (al norte de Median en el desierto rocoso) era muy difícil caminar. Cada familia tenía niños pequeños. Cada familia tenía ancianos y enfermos. En el invierno las temperaturas en la noche en ocasiones bajaban a niveles de congelación; cada día durante el tiempo de verano extendido las temperaturas estaban sobre los 100 grados. Esto no era, las mejores circunstancias, un tiempo placentero.

Pero ellos llevaron sus quejas directamente al Señor. Y el texto dice que eran quejas adversas. Realmente la palabra para queja adversa en hebreo es " 'al ra'". Al queriendo decir queja y ra literalmente queriendo decir maligno.

Aun cuando adverso está correcto, nosotros tenemos que entender que la esencia de la palabra adverso tiene como raíz en el mal. La idea de esta frase es que los Israelitas respondieron al tov de Dios…..Su bondad, Su bien……..con ra'....... maldad, adversa.

El resultado de este increíble desvergonzado acto, fue que Dios los castigó con fuego. ¿Qué era este fuego? Bueno, primero que nada el mismo era uno divino y sobrenatural. Pudo haber sido un rayo. Pudo haber sido similar a lo que Jehová hizo llover sobre Sodoma y Gomorra. Cualquier cosa que fuera, esto NO vino del Tabernáculo del Desierto que estaba en medio de ellos; y nosotros ahora podemos saber esto porque dice que el fuego explotó en las “afueras” del campamento.

Moisés intercedió (el cual era su trabajo) y Dios paró el castigo. El lugar donde ellos estaban cuando esto sucedió fue llamado Taberah; en hebreo Taberah quiere decir, “quemando”. Era común en la antigüedad (y en especial entre los hebreos) nombrar lugares después que los incidentes ocurrieran en al lugar. Y por lo que nosotros tenemos la rebelión número 1 junto con sus consecuencias.

El verso 4 esclarece la PRÓXIMA rebelión, el cual concierne a la comida. Para comenzar permítanme señalar que hay un poco de desacuerdo sobre el lugar de esta 2nd rebelión. Algunos estudiosos dicen que ellos desmantelaron el campamento en Taberah y se movieron y luego sucede esta rebelión. Otros dicen que ellos se quedaron en Taberah por un rato y que fue en Taberah que esta 2nda rebelión ocurrió. Yo pienso que ellos estaban todavía en Taberah debido a lo que leemos en el texto. El que ellos añadan otro nombre (Kibroth-Hataavah) al mismo lugar no es inusual.

Lo que nosotros vemos comenzar a formarse, es que va haber un paralelo entre el viaje de Egipto a Mt. Sinaí, y luego el viaje del Mt. Sinaí a Kadesh. Aquí nosotros tenemos un ejemplo: hay un clamor para carne. Nosotros vimos esto anteriormente en Éxodo y el Señor respondió enviándoles codornices para comer.

Ahora las primeras palabras del verso 4 indican que fue un cierto grupo quien comenzó la queja por la carne y luego la queja se esparció a través del campamento. Y ese grupo de personas que se estaban quejando en hebreo se llama, 'asafsuf; y esto quiere decir tumulto, gentuza. Este término es construido muy similar a otra palabra hebrea que fue usada en Éxodo: 'erev rav, el cual quiere decir una mezcla de multitudes. Los estudiosos están más o menos unánimes que 'asafsuf se está refiriendo a una mezcla de multitudes; los miles de no-Israelitas que le siguieron de Egipto y fueron requeridos acampar en las afueras del campamento Israelita. En otras palabras estos quejosos eran extranjeros; ellos eran las personas que NO eran hebreos; ellos eran extranjeros que deseaban permanecer extranjeros. No hay duda que la referencia al fuego explotando en las afueras del campamento en la primera rebelión está conectado con el uso de la palabra 'asafsuf para describir solo QUIÉN fue el que comenzó toda la queja de tener más variedad en sus dietas. Estas primeras dos rebeliones comenzaron debido a los paganos que se habían pegado a Israel, pero que también no compartían su fe ni su misión. Ellos solo querían cualquiera que fuese el beneficio que ellos pudieran obtener de solo estar cerca de estas personas que tenían favor de Dios, pero también querían evadir dificultades.

Ahora el próximo verso añade algo muy interesante. ¿Por qué ellos estaban quejándose de la carne? Ellos tenían ganados y rebaños. ¡La carne que ellos querían era pescado! ¿Por qué pescado? Porque era su dieta principal para proteína cuando ellos eran esclavos en Egipto.

Una facinante serie de hallazgos alrededor de Avaris, y a los pies de las pirámides de Giza, y cerca de las fabulosas tumbas subterráneas en el Valle de los Reyes en Egipto, todas confirman que la dieta básica para los obreros, los que trabajaban en construcción ya sea hebreos o egipcios era pescado. Grandes cantidades de huesos de pescados fueron encontradas en todos lados esparcidos en lo que obviamente era áreas de comida muy bien equipadas que podían alimentar a cientos a la vez. Y eso hace sentido. El Nilo era un gran recurso de pescado. El mismo era un rio BIEN largo que se estiraba a lo largo de Egipto. Por lo que en cualquier lugar que estuvieras en Egipto el pescado era abundante y disponible. Y, el pescado fácilmente podía ser disecado, preservado y transportado. El ganado solo se podía criar en ciertas áreas de Egipto donde había suficiente pasto y la carne no se echaba a perder en horas. Por lo que la carne roja era más costosa y estaba menos disponible excepto para la sociedad más adinerada.

Y claro que en el desierto ellos también no podían tener un jardín excepto si ellos paraban por periodos extendidos de tiempo, el cual ellos a veces lo hacían. Por lo que en el verso 5 ellos también se quejan de que no tienen frutas frescas o vegetales.

Lo principal para ellos desde que salieron de Egipto fue maná. Y ellos ya estaban cansado de lo mismo. Freían el maná, hervían el maná, asaban el maná, horneaban el maná……se comían el maná crudo. Aparentemente tenía un buen sabor según lo explica los versos 7 y 8. Pero esto NO es una dieta a la que ellos estaban acostumbrados, ni proveía una gama de sabores como a lo que ellos estaban acostumbrados en la tierra de Gosén.

Al igual que las personas estaban cansadas del mana, también Moisés lo estaba. Él estaba exhausto y disgustado y abatido. Seria gracioso si no fuese tan triste, porque el verso 10 dice: la ira del Señor se encendió en gran manera, y a Moisés no le agradó”. Moisés completamente desmoralizado va donde el Señor que estaba airado y básicamente dice: yo prefiero estar muerto que tratar más con estas personas. Moisés continúa diciendo, ¿qué hice yo para merecer esto? Yo no creé a estas personas. Yo no pensé este grandioso plan. Este no era MI pacto que fue hecho para que TU pueblo tuviera su propia tierra. ¿Entonces porqué ellos deben de ser MI carga?

Moisés dice, ¿en dónde se supone que yo obtenga toda esta variedad de comida de la que ellos se están quejando? ¿Cómo se supone que yo complasca a todo el mundo a la misma vez? Uno quiere esto y el otro quiere otra cosa. Moisés estaba realmente de mal humor. Interesantemente después que Moisés explota con Dios, Dios no lo castiga por eso. Más bien ÉL se dirige a su pedido. Yo recuerdo a mi amado difunto padre diciéndome hace muchos años atrás, que estaba OK enojarse con Dios y decirle como uno se siente. Él lo puede aguantar. Y sabes que, en realidad, mientras más cerca tenemos una relación con alguien más libres nos sentimos de comunicarnos y compartir nuestros temores y decepciones y preocupaciones.

Y eso es realmente lo que Moisés está haciendo. Moisés tenía una relación honesta con Dios. Él le dijo a Dios sus frustraciones. Él le dijo a Dios lo que estaba sucediendo dentro de él. Y Dios no lo castigó o le dijo “no te atrevas hablarme así”. Ves, Jehová no es inseguro; ÉL sabe quién Él es y quien tú eres. Se nos dice que nos acerquemos a Dios, que oremos, en espíritu y en verdad. Bueno Moisés se acercó a Dios en verdad, aun cuando no fue en un espíritu edificador. Nosotros debemos seguir ese ejemplo.

Así que esta es la solución de Dios para las quejas: toma 70 ancianos (líderes laicos de Israel) y tráelos al frente del Tabernáculo. En otras palabras, preséntalos a Dios para que ellos puedan ser autorizados a compartir la carga. Recuerda que Dios pidió 70 ancianos que subieran por el lado del Mt. Sinaí, con Moisés, en Génesis. Entiende: esto no era un concilio diseñado para darle a Moisés más consejos (ya él tenía más consejos y sugerencias de las que él podía manejar). Más bien estos hombres debian tomar parte de la carga. Ellos debían de HACER, no sugerir.

Ahora los próximos versos hablan de algo que nosotros debemos prestar atención: los mismos hablan del ruach de Dios, SU espíritu. Yo no estoy seguro que dentro del cuerpo de creyentes haya un aspecto más controversial de la Deidad de Dios que el trabajo del Espíritu Santo. Pero me parece que aquí hay una oportunidad para obtener un poco de entendimiento sobre el Espíritu.

En el verso 17 Dios dice que ÉL va a ungir a estos 70 ancianos como líderes asistentes para Moisés. Pero para que estos 70 ancianos no sean supervisores regulares y contadores y jueces, Dios iba a poner sobre estos hombres el mismo espíritu que estaba sobre Moisés. Esta era la ÜNICA manera que estos hombres iban a llevar la autoridad de Dios, el cual era absolutamente necesaria para llevar a cabo sus nuevas obligaciones. Realmente lo que dice es que Dios iba a COMPARTIR o RECURRIR AL Espíritu que estaba sobre Moisés, con los 70 ancianos. El hebreo es ve-'atsalti min, y literalmente quiere decir guardar o retirar.

¿Acaso lo que tenemos aquí es un trasplante de Espíritu de Moisés a los 70 ancianos? ¿Acaso el solo pensar de un trasplante de espíritu le suena un poco extraño a ustedes? Bueno esto va a volver a suceder nuevamente más o menos 13 siglos después en Pentecostés. Durante la fiesta de Shavuot (Pentecostés en Griego) inmediatamente después de la muerte de Cristo, el mismo espíritu que empoderó a Yeshua ahora debía ser compartido y conferido entre los hombres. Es interesante que Yeshua dice que el Espíritu no podía venir hasta que ÉL se fuera. ¿Por qué no? Bueno esto es un asunto que requiere un poco de especulación. ¿Era acaso, posible, que como Su bautismo y el Espíritu de Dios descendiendo sobre Él, que Yeshua era el ÚNICO recipiente del Espíritu Santo en la tierra por un tiempo?  ¿Era esto, tal vez, todo un patrón después que Moisés a través del cual por un tiempo pareció ser el ÚNICO ser humano a quien Dios le había otorgado Su espíritu? Por lo tanto cuando llegó el momento en que la autoridad y obligaciones de Moisés fueron compartidas, las mismas tuvieron que ser sacadas DE Moisés (el único recipiente en la tierra de esto) sobre los 70 hombres.

Y claro que yo pienso que esto es lo que está sucediendo….de alguna manera esto es casi imposible de verbalizar.

Nuestro Mesías nos instruyó que es el trabajo de cada Creyente lleno del espíritu alimentar al rebaño; cuidar por el cuerpo de discípulos; llevar Su mensaje al mundo y hacer nuevos discípulos. Es el trabajo de ciertos Creyentes llenos del espíritu dirigir a otros creyentes. Pero nosotros no debemos de hacer nada de esto en nuestro propio poder……aun cuando podemos ser exitosos (al menos exteriormente) hasta cierto grado. Y, nosotros debemos de comenzar hacer esto después que Jesús se fue, y en el mismo poder y autoridad que ÉL tenía: el Ruach HaKodesh…..el Espíritu Santo. Cuando Jesús estaba con nosotros en persona ÉL llevo la carga Él Mismo. Ahora NOSOTROS debemos compartir la carga con Él. Esto es lo que quiere decir el tomar nuestra PROPIA cruz y seguirlo a ÉL. Esto tiene que ver todo con compartir la carga. Francamente, toda esta enseñanza hace nuestra apatía Cristiana en general verse bastante irresponsable, ¿verdad?

Déjenme ser claro: no es que el Espíritu Santo tenga cierta cantidad de fin o límite a Él. alguna totalidad finita a ÉL. Pero solo hay UN espíritu de Dios. Yo no creo que lo pueda explicar mejor ni tampoco creo que hay una mejor palabra o descripción de como el Ruach, el Espíritu Santo trabaja, que la que vemos aquí mismo en Números con Moisés y los 70 ancianos. Y como fue que siguiendo este patrón que su versión del NT, primero en Cristo y entonces de Cristo para la comunidad de creyentes, se manifestaría.

De hecho: date cuenta que los 70 ancianos TUVIERON que ser traídos delante del Señor….ser traídos al Tabernáculo del Desierto. ¿Por qué? Porque era Dios haciendo el trasplante de Espíritu, no Moisés. Y al hacerlo en el Santuario de Dios estaba claro a todos que NO era por el poder de Moisés, sino que por el poder de Dios que el milagro del Espíritu sería atribuido. Lo mismo es con nosotros. Nosotros podemos ser testigo a otros y nosotros podemos decir que trajimos a personas al Señor. Cierto. Pero al igual que Moisés quien dirigió a esos 70 al Tabernáculo, el lugar de la morada de Dios, eso es lo más que podemos hacer. En cierto sentido nosotros podemos persuadir y hacer que estén de acuerdo a venir delante del Señor, pero desde ese punto en adelante es estrictamente un milagro y trabajo de Dios que el Espíritu Santo sea trasplantado en cada nuevo creyente.

Ahora la semana que viene nosotros vamos a continuar y contemplar como Dios les da a los Israelitas…..y a los extranjeros…..carne. Codorniz, de hecho, es igual a como lo hizo anteriormente. Pero va haber un gran diferencia. Es que la primera vez, ÉL lo hizo en Su gracia de proveer una necesidad real y tangible. Esta vez, Él lo va hacer en ira, para hacer un punto. Y, va haber un enorme precio a pagar por provocar a Dios de esta manera.

925 N. Courtenay Parkway, Suite 19, Merritt Island, FL 32953