Números

Lección 3 Capítulos 2 y 3

Nosotros estábamos terminando Números capítulo 1 la semana pasada cuando nos quedamos cortos de tiempo. Y el tema era la tribu de Levi (los Levitas), quienes fueron asignados a convertirse en la tribu sacerdotal de Israel, quienes serían separados de esta nación de Israel, que ya había sido separada, para esta tarea santa. Pero para entender COMO Levi era separado es igual de crítico como el hecho que ellos eran separados.

Históricamente y Bíblicamente los Levitas fueron adoptados fuera de Israel (para ya no ser contados como Israelitas); ellos fueron adoptados en masa de Israel por Dios. Esto corresponde mucho al patrón de una sorpresiva adopción anterior que nosotros estudiamos en Génesis 48. Vamos a repasar esto por solo un minuto o dos.

LEER GEN. 48:1 - 6

Aquí, por alguna razón que no nos dicen, Jacob (llamado Israel) adopta a los dos hijos de José (recuerda que José era el hijo más favorecido de Jacob). Jacob hace a Efraín y Manasés, los dos hijos de José, sus propios hijos. En otras palabras estos dos nietos suyos tienen un cambio de estatus a hijos de Jacob. Ciertamente, algo muy raro y a nosotros nos dejan meditando en su significado. Pero aquí en Números nosotros encontramos a Jehová haciendo precisamente la misma cosa con Israel: El adopta de Israel la tribu entera de Levi para ser Sus siervos especiales.

Mira lo que pasa: Efraín y Manasés debieron de haber sido clanes de la tribu de José. Pero como ellos fueron adoptados, ellos ahora son elevados de ser posibles clanes a estatus de ser sus propias tribus: 2 tribus de Jacob (Israel). Levi por otra parte ya no es contado como una tribu de Israel; más bien ha sido removido como una tribu de Israel y ahora es la tribu de Dios. Es importante descifrar lo que sucede de aquí en adelante en la Biblia y que nosotros reconozcamos y entendamos el impacto de esta separación de Levi de Israel.

Y aquí nosotros obtenemos un importante principio espiritual que completamente pasa desapercibido en la cara del mundo moderno. Un principio que si la mayoría lo entendiera, seria denunciado como la posición más intolerante y arrogante que una persona pudiera guardar. Y la misma es esta: Dios separa a Sus siervos de todos los demás, los eleva, tiene expectativas mayores para ellos, y les da atención especial. Ellos son diferente. Es Jehová quien le da un estatus diferente; esto no viene por nada que ellos hayan hecho para merecer tal favor sino porque Dios lo ha declarado así. Sus siervos (Levi) son tan especial que ellos ni deben ser contados como entre todos los demas de su nación separada y especial, Israel. Todo esto está conectado al primer principio importante de Dios que les enseñé hace tiempo atrás: Dios divide, elige, y separa. El hace distinciones. Este no es un Dios que dice somos todos una gran familia felíz.

EL NO ve a todo el mundo igual y el NO es tolerante o políticamente correcto para así poder acomodar nuestras preferencias y vanidades que siempre cambian.  

¿Eres tú un verdadero creyente y discípulo de Yeshua? Entonces esa canción de hace años atrás, “We are the World” (Nosotros somos el Mundo) no aplica a nosotros. TÚ, por la sangre de Jesús, has sido separado de todos los humanos. El Señor te ha dado un estatus elevado y te ha dado favor. TÚ eres el equivalente espiritual moderno de los Levitas (NO, tú no te has convertido en un Levita físico). ¿Qué tu hicistes para merecer este favor? Nada. Tu sencillamente aceptaste la realidad de lo que Yeshua HaMashiach hizo por ti.

Por lo tanto, hermanos míos, TÚ no debes ser contado entre los otros de este planeta. TÚ no debes comportarte como los otros en este planeta. De hecho TÚ has sido asignado a la obligación como guardianes de la santidad de Dios en la tierra. Ya que TÚ eres el tabernáculo terrenal de Dios, y algún elemento misteriosos que nosotros llamamos el Espíritu Santo, el Ruach HaKodesh, verdaderamente mora adentro de ti. En todos lados que te encuentres, ÉL está. Todo lo que experimentes, lo sujetas a ÉL y haces que ÉL reaccione de acuerdo. Por lo que como siervo de Dios tú NO debes unirte voluntariamente a nada ni nadie que también no haya sido separado para Dios. Y tú NO debes permitir que nadie ni nada que no ha sido separado para Jehová se una a ti si tienes control alguno sobre el asunto.

Los Levitas fueron separados para santidad y ahora tú eres separado para santidad. Punto, y fin. Ese es el trato y tu única verdadera elección si tú no aceptas este papel y obligación es renunciar a tú alianza con Jesús. Ahora al igual que los Levitas no se fueron y vivieron completamente separados de los Israelitas, nosotros no debemos vivir completamente separados del mundo. Aunque a los Levitas se les dió sus propias ciudades ENTRE las otras tribus de Israel para que pudieran estar cerca y pudieran servir su función divina en ayudar a pastorear a Israel y en ayudar a mantener a Israel en una relación correcta con Dios. De hecho los Levitas no solo sirvieron a Dios directamente en el Tabernáculo por medio de ofrecer los sacrificios requeridos, ellos le sirvieron a ÉL indirectamente por medio del servicio a Israel.

Como creyentes nosotros debemos servirle directamente a Dios. Pero según dijo Jesús, nosotros también debemos servirle a ÉL indirectamente. ¿Y, cómo nosotros hacemos eso? LBLA Mateo 25:37 37 Entonces los justos le responderán, diciendo: “Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te dimos de comer, o sediento, y te dimos de beber? 38 “¿Y cuándo te vimos como forastero, y te recibimos, o desnudo, y te vestimos? 39 “¿Y cuándo te vimos enfermo, o en la cárcel, y vinimos a ti?” 40 Respondiendo el Rey, les dirá: “En verdad os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos hermanos míos, aun a los más pequeños, a mí lo hicisteis.”

Nosotros le servimos a ÉL, al servirles a otros (ESPECIALMENTE nuestros hermanos y hermanas en la fe) bajo SU dirección. Los paralelos entre los Levitas y nosotros los discípulos de Yeshua, ya sea judío o gentil, son tan exhaustivos y de gran alcance que nosotros no podemos ignorarlos y luego decir que tenemos conocimiento verdadero de la membresía en el Reino de Dios.

Por lo que al nosotros continuar nuestro estudio de la Torá pon mucha atención de lo que Dios espera de los Levitas; la mayoría de estos principios nos aplican a nosotros.

Yo no voy a entrar en detalle por el momento, pero déjenme decirle una de las razones que Jehová separó a los Levitas de todo el resto del mundo y los hizo Su propiedad: esto tiene que ver con el principio que todos los primogénitos automáticamente le pertenecen a Él. Dios ha establecido un principio en Éxodo que las vidas de todos los primogénitos son de Él. Cuando ÉL tomó las vidas de todas esas personas y del ganado en Egipto, ÉL mató SOLO a los primogénitos; ÉL estaba sencillamente tomando lo que ya era Suyo, el primogénito.

Pero ahora con el tomar los Levitas de su padre biológico Jacob, el Señor está substituyendo los Levitas como rescate por todos los primogénitos de todas las otras tribus de Israel. En vez de Dios tener las vidas de todos los primogénitos de Israel, ÉL las ha intercambiado por los Levitas. Acepta eso por el momento aun cuando yo no lo he explicado completamente, y en las próximas semanas nosotros vamos a ver este principio con mayor profundidad.

Permítanme terminar este pensamiento con otro paralelo entre los Levitas y los creyentes. Los Levitas debían proteger la santidad de Dios de los invasores. Porque si una persona no autorizada (alguien que Dios ve como no apto) invade la santidad de Dios, la comunidad entera va a sentir Su furia. ¿Y quiénes eran visto como no aptos? Todos aquellos que Dios no considera santo.

Los Levitas al proteger la santidad de Dios, a la misma vez protegen a la gente común de Israel de la furia de Dios al guardar aquellos quienes no eran los suficientemente santos lejos de Él. Si los que no son santos podían acercarse a la santidad de Dios, Su furia caería sobre la comunidad entera como retribución divina. Igualmente uno de los propósitos de los creyentes es retrasar la furia de Dios sobre lo no santo; el mundo. El día va llegar cuando todos los creyentes van a ser tomados de esta tierra en un evento que los evangélicos llaman el Rapto, y DESPUÉS la furia de Dios va ser derramada sobre este planeta. Una parte principal de TÚ propósito como tabernáculo de Dios andante, vivo, que habla, respira es proteger a este mundo de la furia de Dios al proteger la santidad de Dios de lo impuro y lo no santo del mundo. Mientras nosotros estemos aquí, ÉL está aquí. Cuando nosotros nos vayamos, ÉL se irá. Ahora si esa responsabilidad no hace que sus rodillas tiemblen y se te seque la boca, entonces tú o no me crees o no lo captaste. Todo lo que estuvo entre la aniquilación total de Israel y Dios era los Levitas. Todo lo que está hoy en día entre la aniquilación del mundo y Dios, eres TÚ.

Yo no quiero dejar esto tan rápido. Permítanme explicarles algo a ustedes: los Levitas no eran como monjes pacifistas que le suplicaban a un invasor que se quedara lejos y si el invasor no prestaba atención los Levitas se comportaban como Gandhi o como ovejas de sacrificio. Los Levitas estaban armados y eran peligrosos; ellos inmediatamente mataban a cualquiera que se acercaba a los terrenos santos. Esto no tiene que ver con justicia como nosotros podemos pensar. La simpatía era irrelevante. Un sencillo error traía muerte tan rápidamente como una terca determinación y un intento malicioso.

¿Recuerdas en Génesis la descripción gráfica del querubín con la espada en llamas que guardaba el camino al Jardín del Eden? ¿Y cualquier persona no autorizada lo suficientemente tonta para acercarse era inmediatamente destruida por esos querubines? Los Levitas debían comportarse como aquellos querubines se comportaban. Los Levitas no pidieron permiso para matar al intruso, se esperaba que lo hicieran sin titubear; ellos no arrestaban al invasor y lo llevaban al sacerdote para una vista, el Levita estaba obligado a matar esa persona en el momento o si no perdían su vida por no hacerlo. La santidad de Dios es un asunto serio. Dios ciertamente pone gran valor en la vida humana; pero Él también pone el valor MÁXIMO en Su propia santidad. Y las Escrituras hacen claro que Él sacrificaría TODA vida humana para mantener Su santidad.

Como creyentes nosotros necesitamos hacer nuestro trabajo, al igual que los Levitas hicieron el suyo; y esto era para el beneficio del devoto y el pagano. Pero este trabajo no puede ser hecho sentado a un lado. Ahora obviamente nosotros no estamos en el negocio de matar a las personas no santas. Pero como guardianes de la santidad de Dios nosotros debemos ser activos y vigilantes y atacar al verdadero enemigo, Satanás, cuando sea que ÉL se acerque. Y nosotros hacemos esto cuando estamos parados en la Palabra de Dios y lo seguimos sin importar el costo. Esto nunca debe de ser una acción frívola o rápida de nuestra parte, ni algo que nosotros debemos actuar sin antes orar y buscar consejo.

Vamos a continuar con Números capítulo 2.

LEER NÚMEROS 2

La organización de la nación de Israel para las Guerras Santas venideras continúa. Y a los Israelitas se le da instrucciones de como ellos deben instalar su campamento y hacer uso del mismo cuando estén quietos. Vamos a recordar que afuera en el desierto los Israelitas no se movían tanto. Ellos permanecían en un lugar por muchos meses a la vez (años en algunos casos) antes de que ellos eran dirigidos por el Shekinah de la nube de fuego a moverse nuevamente. Por lo que cuando ellos instalaban el campamento, ellos no los hacían para un fin de semana o cómo podemos montar una caseta para propósitos recreacionales. En vez de tener un tipo de desorden era necesario tener un orden. Y con los 2-3 millones de personas era necesario que la organización y la estructura fuese aún más precisa y codificada que si fuese unas cuantas personas. No nos debe sorprender que una jerarquía bastante rígida es presentada para los Israelitas.

De extrema importancia es que ellos debían instalar su inmensa aldea de tiendas alrededor del Santuario Santo. Una clase de formación en cuadrado seria establecida con cada división consistiendo de 3 tribus asignadas a un lugar en particular. Y ese lugar era designado por los puntos cardenales este, oeste, norte, y sur.

¿Por qué un cuadrado? ¿Por qué el Tabernáculo del Desierto en el centro? Bueno aparte de las razones obvias que por medio de las personas rodeando el Tabernáculo el mismo estaba mejor protegido, nosotros también encontramos que históricamente Rameses II usó esta misma formación durante sus campañas de batallas.

La tienda real de Faraón fue ubicada en el medio y ciertos batallones fueron asignados en una clase ventajosa de orden alrededor de la tienda. Estos Israelitas que habían pasado generaciones en Egipto, estaban completamente familiarizados con este método.

Yo solo les digo esto para recalcar que, generalmente hablando, Dios trata con nosotros usando maneras y formas a las que nosotros estamos familiarizados en nuestra cultura. La mayoría de los rituales que Dios le dió a Israel, y la forma en que las Leyes y las ordenanzas fueron presentadas (hasta el uso de la Menora, y de las ofrendas de holocausto, y del incienso, y de la circuncisión, y así sucesivamente) tenían un paralelo que ya existía hacía tiempo en las sociedades del Medio Este. Nosotros no debemos pensar que Jehová mantuvo un aluvión continuo de instruirle cosas a los Israelitas, y en maneras, que eran completamente extrañas para ellos y totalmente nuevas para este mundo. No. No había necesidad de esto. Siglos de costumbres civiles habían sido desarrollados y Dios usó muchas de esas costumbres imperfectas para Sus propósitos. Para Israel algunas de las costumbres Él cambió, algunas Él prohibió por ley, y otras Él le dio un significado profundamente diferente.

El punto es que la mayoría de lo que Israel hizo, ellos lo hicieron porque ya era muy bien conocido para ellos. A partir de los siglos de seguir los caminos de Dios y de entender mejor los propósitos de Dios para ellos, las costumbres de Israel comenzaron a verse diferente de las otras personas. Sus caminos se convirtieron más y más extraño para el resto del mundo y ciertamente eso SÍ parece ser el plan de Dios para Su pueblo.

Nosotros como discípulos de Yeshua debemos operar de la misma manera. Cuando nosotros somos redimidos (salvos) nosotros aun vivimos en casas. Nosotros nos levantamos por la mañana y vamos a nuestros trabajos. Nosotros nos ponemos zapatos y nos ponemos ropa. Nosotros guiamos carros. Nosotros todavía leemos periódicos. Los límites de velocidad permanecen igual, nosotros todavía tenemos impuestos que pagar, nosotros votamos y continuamos usando electricidad. Nosotros comemos con un cuchillo y un tenedor y nosotros leemos libros. Externamente nosotros fuimos salvos ADENTRO del ambiente y cultura con la que nosotros estamos familiarizados. Y generalmente nosotros vamos hacer nuestra jornada del reino con Jehová adentro de la cultura que nosotros estábamos familiarizados antes de que nosotros nos sometiéramos a Él. Y Dios también probablemente nos envía hacer SU llamado adentro de la misma sociedad que nosotros conocíamos antes de que fuésemos redimidos. Cuando nosotros primero somos redimidos generalmente TODO el cambio es interno. Es con el tiempo (si es como mi vida, periodos LARGOS de tiempo) que los cambios internos comienzan a mostrarse externamente. Por lo que eventualmente nosotros comenzamos a vernos bastante extraños para el mundo, y el mundo se ve más extraño para nosotros. O nosotros comenzamos a parecerle al mundo como un reto a sus esperanzas y aspiraciones al nosotros movernos de ser percibido a meramente ofensivos a ser un enemigo. Así fue como era para Israel en aquel momento y (si no lo reconoces) como es para nosotros ahora.     

El verso 2 hace explícito que las 12 tribus deben acampar alrededor de la Tienda de Reunión A UNA DISTANCIA. Es muy peligroso estar muy cerca.

Y usando frases comunes de esos días dice luego que cada Israelita debe acampar con su unidad (eso es, dentro de su grupo de batalla) y no como algunas traducciones dicen “con su estandarte” como generalmente vemos escrito. Por lo que cada Israelita debe acampar con la unidad de batalla a la que él pertenece según ha sido determinado por el censo, y sobre su unidad debe volar una bandera representando su unidad. Ahora esta bandera era una clase de tela con color con la insignia del grupo estampada sobre la misma. La mayoría de los Targums (comentarios judíos escritos por Rabinos) y el Talmud están de acuerdo que cada una de las 12 tribus tenía una distintiva bandera incorporando un color específico y el color de cada bandera coincide con una de las 12 piedras semi-preciosas que adornan el pectoral del Sumo Sacerdote. Lo que la insignia que estaba en cada bandera significaba es algo que no sabemos; nada ha sido preservado que nos diga con alguna certeza. Por lo que cualquiera que fuera el conjunto de símbolos para cada tribu de Israel que puedas ver en un libro, es solo conjeturas y tradiciones.

El orden de las tribus (o, literalmente como son llamados aquí, tribus) es que Judá, Isacar, y Zebulón acampan juntos como una unidad en el lado este (el frente) del Tabernáculo del Desierto. Esta es la posición primordial de honor. Judá es el líder de esta división de 3 tribus. Judá obtiene este derecho de dirigir porque Judá reemplazó a Rubén (quien era el primogenitor de Jacob (Israel) debido a una indiscreción hecha por Rubén en contra de Jacob.

Aun cuando Rubén ya no tiene la posición preeminente como primogenitor y por ende líder supremo de Israel, él es todavía un líder y es aparentemente segundo en comando a Judá. Por lo que a él se le da instrucción de acampar en el área más prestigiosa del lado sur del Tabernáculo. Permítanme decir aquí que cuando yo llamo a una tribu por su nombre y digo “él” no me estoy refiriendo a que el hombre, por ejemplo, Rubén aún estaba vivo. Él había muerto hacía mucho tiempo y según nosotros vimos en los registros del censo había un hombre llamado Elizur quien actualmente era la cabeza de la tribu de Rubén. La única cosa que quedó de los hijos originales de Jacob a esta fecha era sus descendientes y sus nombres que continuaron como los nombres de las tribus de la que ellos fueron padres.

Por lo que el líder de la tribu de Judá tenía el estatus más alto, seguido del líder de la tribu de Rubén como el 2ndo más alto.

Rubén acampó con Simeón y Gad, y esos 3 juntos formaron la división del Sur.

Próximo, al oeste, estaba Efraín como la cabeza de su división y acampaban junto con Manasés y Benjamín.

Por último, en una menos prestigiosa posición, en el Norte estaba la división dirigida por Dan. Aquellos que estaban con él eran Aser y Neftalí.

Ahora estas posiciones de acampar (colocadas de acuerdo a las direcciones cardinales) también indicaban el orden de marcha: eso es quien marchaba al frente, quien le seguía y así sucesivamente hasta quien estaba al final. La división de Judá dirigía la columna seguida por Rubén.

El verso 17 nos dice que después de la división de Rubén, pero antes de la próxima división (la cual era Efraín), el Tabernáculo del Desierto debía ser cargado. En otras palabras los Levitas, cargando y protegiendo la tan importante tienda santa, debían estar en el medio de la columna marchante. En la parte de atrás estaba la división de Dan.

¿Ahora podemos nosotros verificar porqué ciertas tribus estaban designadas acampar juntas en un grupo o división en particular? Sí, hay una razón y patrón para esto. Al Este tenemos compuesto lo que se llama las tribus de Lea. Esa es la madre biológica de Judá y las otras dos tribus con las que el acampaba era con Lea. Al Sur nosotros encontramos 3 tribus más de Lea; aunque hay una pequeña diferencia. El líder de la división del Sur, Rubén, era el hijo biológico de Lea al igual que Simeón. Pero Gad NO era el hijo biológico de Lea; más bien él era el hijo de la sirvienta de Lea, Zilpa. Aunque por ley Zilpa, como sirvienta, era una madre gestante para Lea por lo que Gad era contado entre los hijos de Lea.

Al oeste estaban las tribus de Raquel dirigidas por Efraín; estos eran todos los hijos procreados por la esposa más amada de Jacob, Raquel. Ahora nuevamente yo tengo alguna explicación para hacer porqué aun cuando la madre biológica de Benjamín era ciertamente Raquel, Efraín y Manases, las otras dos tribus que hacen esta división, NO tenían a Raquel como madre biológica. ¿Así que, porque ellos se llaman las tribus de Raquel? Porque Raquel ERA la madre biológica de José, quien era el padre biológico de Efraín y Manases; y como hijos de José ellos estaban actualmente cargando la autoridad de José, algo que había sido ordenado por esa maravillosa bendición de cruce de mano de Génesis 48. De hecho, podemos pensar de la misma, biológicamente hablando Efraín y Manases eran NIETOS de Raquel. No obstante debido a las costumbres de esa era Benjamín era considerado un hijo de Raquel y en la bendición de las manos cruzadas Jacob (el esposo de Raquel) había adoptado a Efraín y Manasés.  

Al Norte (representando el punto más bajo en las tribus en el orden jerárquico) estaban las restantes 3 tribus, dirigidas por Dan. Lo que los hacía a ellos los más bajos era que todos eran los hijos de las concubinas de Jacob (las sirvientas de Lea y Raquel).). Dan y Neftalí eran hijos de Bila, y Aser el hijo de Zilpa.

Lo que es importante ver en todo esto es que Judá, es la tribu principal y por lo tanto tiene el estatus más alto, y Dan es el más bajo. Y eso a parte de lo que nosotros podamos ver como justo, el tribalismo era brutal en su determinación de rango y poder y el mismo era absoluto y no era nada diferente con Israel. La única esperanza para una tribu de rango más bajo era de alguna manera llegar a ser más poderosos que una tribu de rango mayor o absorber a esa tribu mayor o sencillamente llegar a dominarla. Mantén esto en mente al continuar y ver el progreso y desarrollo de Israel en el Antiguo Testamento porque esto era el contexto por el cual las fluctuaciones de poder eran determinadas. De hecho esto es generalmente como las sociedades de tribu aun trabajan.

Otra pieza de información que yo creo que van a encontrar beneficioso para entender la Biblia es: el este era la dirección preeminente al igual que el lado “derecho” era el lado preeminente.

Por lo que, para poder entender porque las direcciones del norte, sur, este y oeste en la que las varias divisiones acampaban denotaba rango, nosotros vamos a comenzar con el Este.

Ponte en la mente mirando hacia el este, ¿Si tu sacas tu mano derecha vas estar señalando en qué dirección? EL Sur. Por lo que como es clasificada #1, a la derecha inmediata del Este es la clasificación #2, sur. Ahora voltéate y mira hacia el sur. ¿Saca tu brazo derecho a tu lado derecho y ahora vas a estar señalando hacia dónde? Al oeste. Por lo que eso es la clasificación #3. Una vuelta más a la derecha y vamos a estar mirando hacia el norte, el cual es la última clasificación, la clasificación #4.

Este mismo protocolo es usado a través de toda la Biblia. Por lo que siempre comienza con el este y trabaja hacia la derecha para entender la clasificación y el orden de las direcciones, ya que cada una de estas direcciones también simboliza rango y orden de poder y autoridad.

Vamos a ir a Números capítulo 3.

Este capítulo gira alrededor del censo tomado de la tribu de Levi. Y, es importante entender que la localidad de donde esto tomo lugar es en el Mt. Sinaí, hasta el verso 13, pero luego cambia a un tiempo durante los viajes en el desierto DESPUÉS que salen del Mt. Sinaí en el verso 14. Vamos aleer Números capítulo 3.

LEER NÚMEROS CAPÍTULO 3

Bíblicamente hablando la genealogía siempre ha sido importante. Por lo que los primeros versos del capítulo 3 elaboran en la genealogía de Moisés y Aarón (pero mayormente Aarón). Realmente a parte del hecho que Moisés es el hermano de Aarón, ninguna de la genealogía puesta aquí aplica directamente con Moisés.

Permítanme reiterar un principio que puede llegar a ser un poco confuso pero que es esencial para nosotros poder entender la estructura social de Israel, así que vale la pena repetirlo: Aarón y su familia eran uno de los varios clanes principales que forman la tribu de Levi. Aun cuando habían varios clanes Levitas, Jehová asigna el clan de Aarón con un estatus santo que estaba un poco más superior a los otros miembros de la tribu de Levi. Específicamente solo los miembros del clan de Aaron podian ser los sacerdotes de Israel. Todos los otros Levitas estaban alli para ser siervos y ayudantes para el sacerdote; o tal vez mejor dicho, siervos para el sacerdocio. Los sacerdotes eran los únicos que podían llevar a cabo rituales y ceremonias. Las otras familias Levitas tenian obligaciones diferentes; cosas como guardar el Tabernaculo y cargarlo, llenar de agua las vasijas, limpiar, avivar el fuego, tocar música, cantar Salmos y así sucesivamente.

Por lo que de alguna manera al igual que los Levitas fueron removidos para el servicio de Dios de su familia regular de Israel (todas las otras tribus), también la familia de Aarón fue removida de la familia regular de Levi y se le dió un estatus elevado para el servicio MAS ESPECIAL para Dios.

Por lo que el Sumo Sacerdote (y había SOLO un Sumo Sacerdote a la vez) debía salir solo de un hijo especifico de Aarón, Eleazar.

Por lo que la tribu de Levi fue removida de Israel para el servicio del Tabernaculo; la familia de Aarón fue removida de los Levitas para el servicio sacerdotal; y de la familia de Aaron un hijo específico debía proveer la linea continua de Sumos Sacerdotes. Dividiendo, separando, y eligiendo.

En el verso 2 nosotros obtenemos los nombre de los hijos de Aarón y un triste recordatorio de la suerte de dos de ellos. Los cuatro hijos de ellos son Nadab, Abiú, Eleazar, e Itamar. Nadab era el primogenitor de Aarón. Él, bajo circunstancias normales, hubiera sido el próximo Sumo Sacerdote después de que su padre muriera; y luego Nadab hubiera producido la línea del cual todos los futuros Sumos Sacerdotes saldrían. Pero Jehová mató a Nadab y a su hermano Abiú en represalia directa por su ofrenda de un fuego “extraño” para el Señor. Eso es que ellos estaban llevando a cabo sus obligaciones sacerdotales, pero ignoraron las instrucciones directas sobre algunos procedimientos rituales por lo que Dios los envolvió en llamas y los quemó justo al frente de los ojos de su padre, Aarón. Como el primogénito de Aarón, Nadab, estaba muerto y el 2ndo, Abiú, también estaba muerto, le cae a Eleazar ser el próximo en línea para ser el futuro padre de los Sumos Sacerdotes.

Además se hace claro que la genealogía de Nadab y Abiú muere con ellos porque ellos no tuvieron hijos en el momento de su muerte. Sus árboles genealógicos fueron cortados y su genealogía terminó.

Ahora los próximos versos, comenzando con el 5, definen las obligaciones de los Levitas (queriendo decir los que no son sacerdotes). Y si tu lees esto en Inglés esto está un poco confuso a lo que exactamente se supone que ellos hagan. La mayoría de los textos dice algo para el efecto de que ellos ‘a llevar a cabo sus obligaciones…..hacer el trabajo del Tabernáculo….una obligación por parte de los Israelitas’….etc.

De hecho, el hebreo hace las obligaciones bastante específicas. En el verso 7 lo que generalmente es traducido como sencillamente “llevar a cabo las obligaciones” en hebreo es, shamar mishmereth. Y esto quiere decir, "mantener la guardia". Por lo que el verso 7 debe leer, “Ellos (los Levitas) deben mantener la guardia para él y para la comunidad entera delante de la Tienda de Reunión….” Según hemos discutido anteriormente una de las asignaciones primordiales de los Levitas era guardianes de la santidad de Dios y de Su morada.

Más tarde en ese mismo verso donde la mayoría de las traducciones dicen, “haciendo el trabajo del Tabernáculo” (o algo similar) el hebreo usado para “haciendo el trabajo” es abad bodah. Y esto verdaderamente quiere decir “haciendo trabajo pesado”. Por lo que la primera obligación asignada a los Levitas era shamar mishmereth, mantener la guardia, y luego hacer abad bodah, hacer el trabajo pesado del Tabernáculo.

Los versos 9 y 10 esencialmente ponen la idea que los Levitas son dedicados hacer el trabajo de cuello azul (clase trabajadora) asociadas con el Tabernáculo, y que ellos deben seguir las direcciones de los sacerdotes.

El verso 11 comienza una fascinante instrucción divina que está casi perdida para el cristianismo y el judaísmo.

Esto es una instrucción que yo les dije a ustedes la semana pasada y que les dije que íbamos a profundizar un poco más tarde…..por lo que aquí estamos. Y la instrucción toma lugar en los versos 11-13; la misma es que los Levitas deben REEMPLAZAR al primogénito de las otras tribus de Israel. Eso es, por medio del cual Dios de una manera especial consideraba todos los primogénitos varones de las tribus de Israel como especiales y separados para ÉL….una clase de propiedad o adopción por Dios….AHORA ÉL ha tomado a los Levitas, en total, como SU propiedad en sustitución de todos los primogénitos de Israel. Ese estatus especial de los primogénitos Israelitas como por encima de los primogénitos de otras naciones pasó en Éxodo 11, cuando los primogénitos de Israel fueron conmemorados a Dios como una rememoración de su salvación en la Pascua.

La semana que viene comenzaremos discutiendo la sustitución del primogénito de Israel por la tribu de Levi.

925 N. Courtenay Parkway, Suite 19, Merritt Island, FL 32953