Levítico

Lección 12 Capítulos 9 y 10

Al nosotros seguir adelante con Levítico capítulo 9, el mismo señala una variedad entera de principios de Dios que a simple vista y leyendo rápidamente pueden pasar por alto. Por lo que, aun cuando no vamos a pasar mucho tiempo en los detalles de los rituales, nosotros vamos a mirar más detalladamente a lo que estos rituales tienen como intención de enseñarnos.  

En el capítulo 9 la consagración del sacerdocio y el Tabernáculo mismo será completada y Moisés se desvanecerá en el fondo y los sacerdotes asumirán sus obligaciones como los oficiantes de todos los ritos y rituales prescritos. La ordenación, o la consagración, los rituales del sacerdocio continúan, como es instruido en el capítulo 8, y los mismos continuarán por un periodo de exactamente una semana. Eso quiere decir que esta misma serie de procedimientos de rituales son repetidos cada día por 7 días….y los mismos son oficiados por MOISÉS, no Aarón. Porque hasta el final del periodo de consagración, Aarón y sus hijos NO están autorizados a comenzar sus obligaciones como sacerdotes.  

Es bastante interesante y singular que Jehová usa a Moisés como Mediador entre ÉL y el pueblo, y hasta entre Dios y el sacerdocio. Cuando Josué toma el liderazgo después de la muerte de Moisés, el NO heredó el papel de Moisés como intermediario. Quizas esto nos ayude a entender porqué los judíos hasta este día admiran a Moisés tan grandemente. Jehová hizo claro que cualquier cosa que Moisés hablara era hecho bajo la autoridad de Dios; que cualquier cosa que Moisés hablara era como si Dios lo hablara. Obviamente no todo lo que Moisés hablaba durante esos 40 años en el desierto es dicho en la Biblia. Nosotros obtenemos en realidad pocas de las preciadas palabras de Moisés; y nosotros también encontramos que no todo lo que Moisés ordena es introducido con las palabras “y Dios instruyó a Moisés”. Esto quiere decir que Moisés no necesariamente obtiene una revelación directa de Jehová antes de que un asunto de cualquier clase fuera tratado. Por lo que vamos a corregir como vemos esto: aun cuando no había duda alguna que Moisés estaba actuando a veces por órdenes directas y específicas de Jehová, otras veces Moisés estaba actuando bajo instrucciones generales y principios establecidos que Jehová le había enseñado a ÉL al pasar de un periodo de tiempo; por lo que la mayoría de las veces era el propio juicio de Moisés en los diferentes asuntos que estaban sucediendo…y Jehová dice que las personas debían tomar el juicio de Moisés en los varios asuntos que estaban sucediendo…..y Jehová dice que las personas debían tomar el juicio de Moisés en TODOS los asuntos como si fuera de parte de Dios Mismo.

La única persona en las Sagradas Escrituras que le fue dado tan increíble autoridad y que cada declaración debía ser tomada como……buena……Evangelio….fue Yeshua….quien ciertamente no solo era el Mediador sino que también Dios hecho carne. Por lo que vamos a darle a Moisés su crédito y reconozcamos la cercana posición incomparable de poder puesta sobre él por Jehová. Definitivamente no hay nadie que podamos comparar a él en el Antiguo Testamento.

Pero también vamos a reconocer el importante principio de Dios presentado en la vida de Moisés para nosotros los creyentes del siglo 21: el mismo es que a veces Dios nos va mostrar directamente y claramente SU voluntad específica en algunos asuntos de nuestra vida…pero en muchas ocasiones y usual, después de enseñarnos Sus caminos, leyes, y mandamientos, ÉL nos va permitir que ejerzamos nuestro propio juicio. Y si nosotros hemos prestado atención a Él nosotros vamos a escoger sabiamente y correctamente….nosotros vamos hacer nuestros juicios de acuerdo con la voluntad del Padre y por lo tanto SU voluntad será llevada a cabo……”en la tierra como en el Cielo”.   

 Vamos a leer Levítico capítulo 9 juntos.

LEER LEVITICO CAPÍTULO 9

Las primeras palabras del capítulo 9 son “en el 8vo día”, y el mismo se refiere al día cuando el sacerdocio va a poder ser  autorizado a llevar a cabo los rituales ordenados por Jehová dentro de los terrenos del Tabernáculo; Moisés ya no va a oficiar….Aarón, el primer Sumo Sacerdote, ahora lo podrá hacer. Y, lo que nosotros vemos es que un conjunto entero de rituales, que abarca virtualmente toda clase de sacrificio EXCEPTO por la Ofrenda del ‘Asham, la Ofrenda de Reparación, es llevado a cabo. Este conjunto de ofrendas es bastante único porque es el PRIMER ritual de sacrificio que está siendo llevado a cabo por el nuevo sacerdocio de Israel que ha sido formado; por lo que esto es verdaderamente un evento trascendental, y nosotros probablemente debemos de hacer una marca especial en nuestras Biblias para identificar este momento con el tiempo.

Ahora, permítanme comentar en algo que es controversial e importante. Durante estos 7 días de la ceremonia de consagración ha habido muchos sacrificios y muchas cosas quemadas en el Altar de Bronce. Pero es SOLO al final de este capítulo que nosotros vemos al Señor PRENDER el fuego del Altar de Bronce con Su propia mano. Y como ya se nos ha dicho en la Torá, y se nos dirá nuevamente más tarde, este fuego NUNCA debe ser permitido que se apague porque el mismo es fuego divino y SOLO fuego divino puede ser usado para quemar los sacrificios. El acuerdo general entre los eruditos hebreos de antigüedad es que lo que estaba sucediendo era como una clase de “ensayo” durante esos 7 días de consagración. El fuego que estaba siendo usado NO era fuego divino (el hombre lo había prendido), pero era considerado como aceptable por Dios para el propósito en el cual se estaba usando: la consagración de los sacerdotes y el Tabernáculo. Una vez la consagración estaba completada, entonces Dios prende de nuevo el fuego en el Altar con “fuego santo” y desde ese momento en adelante ningún otro fuego hecho por hombre podía ser usado para hacer de los animales sacrificados y los granos humo porque ahora el propósito era diferente.    Interesantemente cuando nosotros estudiemos los rituales de  Yom Kippur, (Día de Expiación) más tarde, una serie de sacrificios similares es ofrecido; excepto que en los sacrificios de Levítico 9 no hay chivo expiatorio como lo hay para Yom Kippur, y en su lugar nosotros encontramos una Ofrenda de Paz….la Ofrenda Zevah. Por lo que Yom Kippur es un día para ser conmemorado en la serenidad y seriedad máxima, este primer día de operación del sacerdocio Israelita es tratado con júbilo.   

En el verso 1 se nos dice que aparte de Aarón y sus hijos, Moisés invita a los “ancianos de Israel” a la ocasión de estos primeros sacrificios sacerdotales. Yo les dije la semana pasada que en ocasiones cuando nosotros tenemos las palabras en la Torá que “toda la congregación” de Israel debía venir al Tabernáculo, “toda la congregación” NO siempre quería decir toda la población en general de Israel. Más bien, era generalmente los representantes de las personas, llamados ancianos, o en otros tiempos eran aquellos que eran clasificados como ciudadanos completos de Israel a los que se estaban refiriendo. Aquí específicamente usa la palabra “ancianos” (en hebreo zekenim), y esto ha causado a algunos estudiosos creer que en este caso, era solo los ancianos lideres los que vinieron. Debieron de haber cientos de ancianos, y sin duda alguna ellos debieron haber sido organizados en alguna clase de jerarquía. Por lo que ciertamente era solo los de liderato que fueron llamados para esta ocasión en específico pero eso es solo una especulación de los estudiosos.   

 El verso 2 dice que uno de los animales de sacrificio debía ser un ternero. Algunas Biblias en lugar de “ternero” dice Toro. Estas estarían correctas; ya que la palabra hebrea para becerro es “egel”, el cual quiere decir un becerro macho. Nosotros discutimos algunas semanas atrás que dos categorías diferentes de Toros eran usados para sacrificio: becerros jóvenes y becerros maduros (un becerro mayor siendo de mayor valor). Un toro joven, aquí llamado un egel quiere decir que es de un año de edad. Un toro maduro debe ser 3 años de edad. Es interesante que la elección de la palabra hebrea egel es usada aquí, porque no es normal en Levítico referirse a toros jóvenes como egel; más bien, es típicamente llamado ben par….el cual quiere decir un “toro joven”. Probablemente nosotros obtenemos una clave del porque este uso inusual de la palabra egel es presentada en este verso en hecho del infame Becerro de Oro, el cual Aarón y sus hijos ayudaron a construir solo unas semanas antes, TAMBIÉN era llamado egel. Uno coge el sentido que el Señor estaba haciendo un punto aquí….haciendo una conexión…y recordándoles a Aarón y a sus hijos acerca del incidente del Becerro de Oro….y mostrándole el contraste entre el sistema de Dios de adoración pura y el sistema pagano egipcio de adoración falsa. Ya que en el sistema de Dios un animal nunca era adorado como estando sobre el hombre como en ocasiones sucedía en la adoración pagana; más bien un animal era sacrificado para el BENEFICIO del hombre porque Jehová pone el valor de los animales como menos que los hombres.

En los versos 3 y 4 nosotros obtenemos una lista de animales y granos que debían de ser usados en esta inauguración especial de sacrificio. Y nosotros obtenemos la contestación del PROPÓSITO de este ritual en particular siendo un poco diferente que lo del el futuro, estándar, rituales de sacrificio diarios serán: es porque “Hoy, Jehová se les presentará a ustedes”. Esta es una ocasión importante ciertamente; y en el verso 6 el concepto de Jehová apareciéndosele a ellos es refinado un poco más: es la GLORIA (o presencia) de Jehová es la que se le aparecerá a Israel. Es el kavod del Señor.  

 Israel ya estaba comenzando a entender que sin la presencia de Jehová en el Tabernáculo, el Tabernáculo no era nada sino que una tienda muy costosa.

Y que a veces la presencia de Jehová estaría allí, y  otras veces no estaría; por lo que Israel siempre estaba en gran anticipación de la presencia de Dios llenando el Tabernáculo.

Vamos a pensar en eso por un momento y aplicarlo a nuestras vidas; ¿qué es de un ser humano sin la presencia de Jehová dentro de nosotros? ¿Sin el Espíritu Santo morando dentro de nosotros que somos nosotros? Nada solo una tienda costosa…un caracol vacío que no sirve ningún propósito. Y, como tiendas, algunas son más lindas que otras pero en general un área es solo un lugar donde vivir. Una persona puede hacer todas las cosas correctas, tener moral, honorable, amable, productivo, caritativo…..lo que el mundo llama verdaderamente una buena persona. Pero al igual que el Tabernáculo que está lleno de todos esos muebles maravillosos, metales preciosos, y hermosas artes, el mismo no sirve ningún propósito  a menos que Dios esté allí presente. Ciertamente era significativamente más maravilloso de ver que la tienda promedio, tiendas comunes y corrientes de pelo de cabra  en la que los Israelitas vivían…..pero sin la presencia de Dios no había mayor valor a ese fabuloso Tabernáculo que lo que había para todas esas otras tiendas comunes, llenas de polvo y apestosas.  

Hoy nosotros somos la elección de Dios de ser SU tabernáculo….SU morada terrenal. Oremos por todas las tiendas de carne vacías en este mundo….las preciosas y sencillas; aquellos en su comunidad, tal vez en tu familia….y ciertamente por todas esas millones de tiendas vacías en Israel.  

En el verso 7, con las palabras “acercarse al Altar” Moisés oficialmente entrega la administración de los rituales sacerdotales a Aarón, y nosotros entramos a una nueva era en la historia de Israel; ellos tienen un sacerdocio. Las primeras ofrendas que Aarón hace son por parte de él mismo y sus hijos; es una admisión publica que aun los sacerdotes cargan pecado dentro de ellos…esto debió de haber sido una experiencia llena de humildad. Y nosotros vemos la típica ofrenda de ‘Olah, la ofrenda de holocausto, siendo llevada a cabo. Después de esto, en el verso 15, Aarón ahora ofrece sacrificios POR PARTE DEL PUEBLO DE ISRAEL. Mira como era una cabra la que era sacrificada por parte de las personas. ¿Por qué un becerro para los sacerdotes y una cabra para el pueblo? Porque el pecado de un sacerdote es de mayor consecuencia que el pecado de las personas. Nosotros hemos hablado numerosas veces acerca de cómo Dios clasifica los pecados…algunos siendo más serios…..queriendo decir más PELIGROSOS…que otros. Y como el sistema de sacrificio establece una jerarquía de animales para responder por las varias clasificaciones de pecados….el Toro Maduro siendo el más valioso para expiar por los pecados más serios, y las aves siendo las menos. Aun cuando debemos prestar mucha atención a esto, el propósito fundamental de esta enseñanza de Dios que nosotros encontramos en la Torá NO es para que vayamos corriendo por ahí y comparemos los pecados de otros con los pecados de nosotros, y decidamos cuales son peores. El propósito es para que nosotros veamos la naturaleza multifacética del pecado, como puede afectar e infectar aquellos que entran en contacto con el pecado, cuan serio y devastador el pecado es, y que no es tan sencillo y directo como en ocasiones nos han enseñado.

Yo no sé ustedes, pero yo estaría molesto cuando un predicador me dijera que todos los pecados son lo mismo delante de Dios….que no hay pecados pequeños y pecados grandes.  Que robarse un dulce no es nada diferente que matar ante los ojos de Dios, porque ambos son pecados, y Dios no hace distinción. Bueno eso es completamente lo opuesto de lo que la Torá dice. No confundamos lo que Pablo dijo en el NT, “por cuanto todos pecaron y no alcanzan la gloria de Dios”….versus lo que nosotros vemos una y otra vez en lo que concierne al pecado. Pablo está hablando en lo que concierne a nuestra naturaleza corrompida y el resultado inevitable…la imposibilidad de que esa  naturaleza corrompida nunca puede ser aceptable a Dios. Y, por lo tanto, nunca ha habido un humano (excepto por Yeshua) que no haya cometido al menos un pequeño pecado causado por su naturaleza corrompida. Por lo que todos los hombres están en el mismo bote en ese contexto. El sistema de sacrificio Levítico demuestra el principio del que Pablo está hablando, por medio de los sacrificios del ‘Olah y el Minchah el cual debían ser llevados a cabo a diariamente para TODO Israel…nadie, incluyendo el sacerdocio, estaba exento.  

Aunque la naturaleza del hombre es un asunto aparte del de la conducta del hombre…el cual el sistema de sacrificio TAMBIÉN demuestra. Las diferentes clasificaciones de pecados (y el ritual de sacrificio exigía expiación para cada clase) conciernen a la conducta misma, el intento, y la posición que un hombre tiene en la sociedad. Puesto de otra manera: Pablo en su pronunciamiento que todos los hombres han pecado y no alcanzan la gloria de Dios, está hablando más acerca de quién SOMOS y menos acerca de lo que hacemos. Y quién nosotros SOMOS es lo mismo entre todos los hombres, ante los ojos de Dios. Nosotros somos TODOS igualmente culpables de haber nacido de una naturaleza pecaminosa…..sin exepciones. Lo que nosotros HACEMOS es otro asunto. Dios no equipara robar un dulce con un asesinato. Dios no equipara decir una mentira con cometer adulterio. Lo que nosotros HACEMOS es ciertamente categorizar con algunos de nuestros actos siendo ofensas menos serias y otros siendo lo que la Palabra llama una “abominación”. Y nosotros no necesitamos preguntarnos cuál es cuál. La Torá nos dice a nosotros eso detalladamente.  

Lo que nosotros debemos entender es que aun cuando las clasificaciones de pecados permanecen en efecto hasta hoy en día….ciertamente hay desobediencias más serias y otras menos serias….el sacrificio necesario para expiar  por cada uno de esas conductas  diferentes ha sido reducido a solo uno: la sangre de Jesús. Y es ese MISMO sacrificio que también es necesario para expiar por nuestras naturalezas. La sangre de Yeshua ha reemplazado cada procedimiento de sacrificio….ÉL es, el único, la única expiación autorizada; pero, el hecho que la conducta pecaminosa puede ser más o menos seria, más o menos ofensiva a Dios, y más o menos peligrosa a la comunidad de creyentes, permanece.      

Uno de los momentos más emotivos de esta ceremonia especial de inauguración debió de haber sido lo que está registrado en el verso 22. Aarón levanta sus manos sobre las personas, y los bendice.

Aunque no se nos dice en este momento que palabras fueron habladas, el Sifra, seguido por Rashi y algunos grandes eruditos hebreos, dicen que la bendición que Aarón pronunció es la que está registrada en Números 6:22-27.  

Tomen un momento, e imagínense ustedes mismos en una mar de personas, allá afuera en el prístino desierto; la brisa seca está azotando como remolinos de polvo, y el valle al pie del Monte Sinaí actúa como un megáfono natural que amplifica la voz de Aarón.  Humo grueso con el olor de la carne de animales subiendo hacia arriba del Altar de Bronce, y Aarón, con su espléndida vestimenta de Sumo Sacerdote pausa el ritual, se acerca a uno, levanta sus manos, y de parte del Dios del Universo pronuncia esta bendición sobre ustedes: LBLA “El Señor te bendiga y te guarde; el Señor haga resplandecer su rostro sobre ti, y ponga en ti paz”  

Con eso Moisés y Aarón entraron al Tabernáculo y la presencia de Jehová se aparece a TODAS las personas. Dios confirma SU placer y aceptación de todo lo que había sido hecho en estricto acuerdo a Sus instrucciones y mandamientos, al enviar fuego divino y consumir todo lo que estaba en ese momento ardiendo en el Altar de Bronce, y de esa manera cambiando el carácter del Altar de Bronce de meramente glorioso a divino.  

La multitud suspiró en asombro. Las rodillas de las personas se tornaron débiles de tratar de tomar todo eso a lo que habían sido testigos. Como una reacción espontánea ellos cayeron de rodillas, por temor, respeto, y agradecimiento al Padre de Todas las Cosas. Que gran día fue ese. No muy lejos en el futuro, con la reconstrucción del 3er Templo en Jerusalén, un evento muy similar va a ocurrir y yo sospecho que va a producir una reacción muy similar.  

Vamos a continuar con Levítico 10.

LEER LEVITÍCOS CAPITULO 10

El capítulo 10 toma un  desvió interesante por un corto tiempo. El mismo comienza diciéndonos la sorprendente historia de los dos hijos de Aarón, Nadab y Abiú, quienes son asesinados por  Jehová por  hacer una ofensa en contra de Él. Nosotros vamos a ver sus muertes y su causa muy cuidadosamente porque 1,300 años más tarde un incidente similar va a ocurrir y el mismo, también, es registrado en las Escrituras.

Primero, aunque, nosotros tenemos que detenernos y mirar este capítulo desde un punto de vista más amplio; y entender que une mucho de lo que nosotros hemos aprendido. Hasta ahora Levítico nos ha retado primordialmente estableciendo largas listas de rituales minuciosamente detallados, cada uno cuidadosamente con propósitos definidos; todos asociados con asuntos de pecado, y al otro lado de la escala, santidad. Yo estoy seguro que para muchos de ustedes este estudio de Levítico ha sido nada de difícil de entender, es tedioso. Pero al igual que cuando nosotros estábamos en la escuela y estábamos aprendiendo por primera vez aritmética básica, era necesario meterse por una serie de reglas, memorización, y conceptos nuevos y principios ANTES de que uno pudiera hacer ningún sentido del mismo, o que comience hacer alguna clase de aplicación útil y práctica. Yo les aplaudo por permanecer en el curso…..el mismo está a punto de comenzar a recompensar.  

Varios años atrás en una clase dominical de adultos que yo estaba enseñando, en la clase fue necesario examinar cierto aspecto del carácter de Jehová; y ese aspecto era SU disposición a juzgar, castigar, y hasta destruir cuando sea necesario. No pasó mucho tiempo dando la clase concerniente a estos atributos de nuestro Señor, un hombre (junto con su esposa) que regularmente asistía la clase levantó la mano e hizo un brusco comentario…..”Yo no vengo a la iglesia a escuchar sobre el juicio de Dios, yo vengo a escuchar sobre Su amor. Mi Dios es amor, y eso es todo lo que me interesa”. Ese fue su último domingo con nosotros; él nunca regresó.    

Su reacción me tomó de sorpresa y yo pensé sobre eso por varias semanas. El mismo me causó aceptar la realidad que ciertamente nuestro Dios es un Dios de muchos contrastes; y por lo que al leer las Escrituras, AT o NT, nosotros podemos leer de SU increíble amor y misericordia que permitiría  a SU propio hijo morir una torturada muerte por nuestro bien y en otras páginas nosotros leemos de SU destrucción del mundo entero, de Su matanza de cientos de miles de egipcios debido a la terquedad del Faraón, y de Su orden de matar a miles de Israelitas por construir un Becerro de Oro.  

Este hombre que estaba tan molesto conmigo por enseñar acerca de los atributos del juicio de Dios representa una Buena porción de la iglesia moderna que prefieren poner a un lado el punto de vista Bíblico divino de retribución en favor de algo que se siente bien. Como yo he escuchado decir de una forma u otra de pulpitos más de lo que puedo recordar: “Dios siempre nos perdonara. Este es Su trabajo”.  

Es importante entender que esta percepción que el supuesto Dios del AT que juzga y es estricto y que ha dado camino a un Dios misericordioso y tolerante del NT es solo teología moderna y progresiva. Examina las enseñanzas de los eruditos bíblicos hace más de un siglo atrás y vas a ver gran preocupación en lo que respecta a la adoración propia; y para examinación constante que asegura que nosotros estamos esforzándonos para obtener pureza y obediencia a nuestro Señor…y esto para evadir acción disciplinaria, o peor, pérdida de la bendición de Jehová sobre nosotros. Hoy nosotros describimos sermones en el tema del juicio de Dios como siendo algo acerca del “Fuego del Infierno y Perdición”…y la mayoría de los pastores no tocan ese tema ni con un palo de 10 pies de largo. ¿Por qué? Porque los cristianos del siglo 21 no lo quieren escuchar. 

Ciertamente, como creyentes nosotros no debemos enfocarnos día y noche en el pecado. Ni nosotros debemos vivir una vida de ansiedad y preocupación por alguna ofensa imaginaria en contra de Jehová que nosotros no podemos completamente identificar…o tal vez acerca de un pecado grave que hemos cometido que nosotros vemos como algo horrible que ni la sangre de Jesús puede expiar. El deseo de evitar la furia de Dios, Su condena a una eternidad en el infierno, y a ser obediente a una culpa dirigida a una mórbida introspección que llegó a ser toda la furia en la Edad Media; mutilación propia acompañada con largas oraciones que pueden durar por horas, y la confesión de cada pecado percibido (real o imaginario) que pueda existir dentro de esa persona, gana popularidad especialmente con la mente piadosa.    .

Aun cuando todo eso era desequilibrado el mismo no era más que un desequilibrio en donde la mayoría de los cristianos modernos han llegado; y es que nosotros no tenemos nada que temer de nuestro Dios. Eso porque hemos confesado lealtad a SU Hijo, Yeshua, toda nuestra desobediencia y descuidada adoración y estilos de vida frívolos serán logrados con una guiñada e inclinación de la cabeza del Todopoderoso.   La idea siendo que ahora que nosotros hemos comprado seguro de fuego en la forma de la Salvación nosotros podemos jugar con fósforos en nuestros trajes a prueba de fuego sin importarnos nada en el mundo.

Bueno yo espero haber puesto un poco de progreso en esa clase de mentalidad peligrosa y teología falsa al mostrarle ejemplos del AT y el NT de como Jehová reaccionó severamente a la desobediencia de Sus Creyentes. Yo voy a usar algunos ejemplos que nosotros hemos escuchado anteriormente, pero debido a que probablemente no teníamos el trasfondo y contexto apropiado que los principios y lecciones intentaban enseñar los mismos estaban oscuros.

Primero vamos a examinar la historia de Nadab y Abiú el cual es relatado en los primeros versos de Levítico capítulo 10; luego compararemos eso con los recuentos en el NT de Ananías y Safíra como es dicho en Hechos 5. En ambos casos el elemento común es que Jehová toma las vidas de estas personas por haberle ofendido a ÉL. En ambos casos tiene que ver con creyentes; de hecho Nadab y Abiú eran sacerdotes…Ananías y Safira eran de los primeros discípulos de Jesús. Y en ambos casos las ofensas parecían, en la superficie, ser un poco más que una infracción de protocolo; lo menos que uno pudiera esperar de un Dios que pone tanto valor en la vida, amor, y misericordia es que pronuncie una sentencia de muerte.  

El verso 1 del capítulo 10 comienza introduciéndonos a los hijos mayores de Aarón, Nadab y Abiú. Aarón ahora estaba completamente consagrado como Sumo Sacerdote de Israel, y Nadab y Abiú estaban completamente consagrados como sacerdotes comunes. De hecho debido a la línea normal de sucesión, Nadab probablemente pudo haber sido el PRÓXIMO Sumo Sacerdote al Aarón morir.  

Se nos dice que Nadab y Abiú cada uno tomo su incensario  (sus Biblias pueden decir “censor”, el cual simplemente es una vasija diseñada a transportar una pila pequeña de carbones calientes), puso incienso en el mismo, (para crear humo) y luego ellos se lo ofrecieron a Jehová como parte de los rituales del Tabernáculo. Pero había un problema; lo que ellos ofrecieron a Jehová las Escrituras lo llama un fuego “extraño”, cualquier cosa que fuera ellos lo estaban haciendo en el momento….el mismo NO fue algo que Dios había ordenado.  

De repente nosotros vemos que el Señor lanza fuego y quema a Nadab y Abiú….matándolos instantáneamente…por haberle ofendido a ÉL. Inmediatamente Dios le da a Moisés una enigmática explicación de lo que acaba de suceder…..básicamente diciendo que lo que los hijos de Aarón acababan de hacer era una gran afrenta a la santidad de Jehová y como tal la misma no será tolerada….especialmente por los líderes del sacerdocio que deben de saber mejor que eso.   

Vamos analizar minuciosamente esto por unos minutos porque es de vital importancia entender ya que tiene que ver todo con lo que Jehová dice que es.   

Primero, lo que normalmente es traducido como “fuego”, refiriéndose a este fuego que Nadab y Abiú ponen en los censores, es en hebreo esh….y el mismo quiere decir “carbones calientes”. Por lo que ellos ponen los carbones calientes en sus censores, sus sartenes de fuego, y no una pequeña llama de fuego. Luego se nos dice que era un “fuego extraño” el que ellos usaron. En hebreo, esto es  esh zarah, y el mismo en realidad se está refiriendo al incienso en vez de al fuego mismo. Por lo que un significado más preciso de esta frase que es generalmente traducida como “extraño” o “ajeno”, puede ser:…una ofrenda de incienso ajeno ofrecida por fuego. El significado queriendo decir que había algo malo o defectuoso con la ofrenda en general que trajeron a Jehová.  

No hay un acuerdo universal entre los grandes eruditos hebreos de antigüedad ni entre los estudiosos modernos de la naturaleza precisa del defecto de esta “ofrenda de incienso por fuego” que causó las muertes de estos dos hijos de Aarón. En el Sifra, el cual básicamente es un comentario en Levítico, un sinnúmero de sugerencias nos dan a nosotros el mejor escenario posible de lo que sucedió allí.

La naturaleza de la ofensa comienza con el hecho que estos dos hombres eran sacerdotes ordenados. Ellos, por su posición de privilegio, estaban especialmente cerca a Dios, (o, en la manera hebrea de decirlo, ellos estaban “CERCA” a Dios); y por implicación, cualquier cosa que hicieran mal ellos debían de haber sabido mejor y estaban, por lo tanto, sin excusa alguna.  En unas pocas ocasiones yo les he leído a ustedes de una traducción llamada la Biblia Schocken; la misma es una traducción muy literal palabra por palabra, y como resultado puede ser difícil de seguir. En ella había un término o frase muy específico que era repetido en ocasiones cuando se refería a los sacrificios del templo y a los rituales que eran traídos a Jehová, y aquellos quienes eran autorizados a traerlos; en hebreo es la palabra kirvah; en español es la palabra “cerca”. Porque la misma específicamente se refiere a ciertos sacrificios, el significado literal es “ofrenda cercana”.  

Así que, ¿de qué se trata esto? Que significa “cerca” en su sentido más simple? Cerca, contiguo, al lado. Cerca es lo opuesto de lejos. Un familiar cercano es uno que genealógicamente es cercano a ti…..un familiar cercano de sangre. Por lo que cerca puede hablar de una asociación cercana o puede hablar de una proximidad cercana. Los sacerdotes estaban “cerca” a Dios en asociación con Él….ambos en el sentido que ellos eran sus siervos separados con obligaciones que llevar a cabo que SOLO ellos eran permitidos hacer; y a ellos se les era dado el privilegio de estar “cerca” en proximidad a ÉL al ser permitido entrar en Su morada terrenal…..el Santuario del Tabernáculo.  

Por lo que hay un principio que nosotros encontramos a través de las Escrituras que cualquiera que esta “cerca a Dios” se espera un estándar más alto que aquellos que no lo están. La razón es sencilla: tú solo puedes estar cerca del Señor si Él te da tal privilegio. Por lo tanto, en un sentido general, Nadab y Abiú no tenían lugar para cometer errores porque ellos eran los  privilegiados “siervos cercanos” de Dios. Ellos eran lo más cerca de Él.

Y mientras más cercano a la santidad de Dios uno está, mayor es la responsabilidad que uno asume debido al peligro de contaminar SU santidad que la cercanía a ÉL trae consigo. Una y otra vez Yeshua nos advierte que los maestros de la Ley que enseñan falsas doctrinas a las personas, en vez de la verdad Bíblica, enfrentan una mayor consecuencia que aquellos que ni tan siquiera conocen a Dios.

¿Cuál fue la naturaleza exacta de la ofensa de Nadab y Abiú? Nuevamente, nosotros no estamos del todo seguros. Dos violaciones parecen haber sucedido. Una es que entraron al Santuario del Tabernáculo y fueron más allá de donde se les permitía entrar. Los sacerdotes solo podían entrar al cuarto del frente, el cual se llamaba el Lugar Santo. Pero…SOLO el Sumo Sacerdote le era permitido entrar al cuarto de atrás, el cual era llamado el Lugar Santísimo. (Durante la vida de Moisés, debido a su singular posición, Moisés se le era permitido entrar al Lugar Santísimo en muchas más ocasiones que Aarón, el Sumo Sacerdote. Pero, después de la muerte de Moisés, las reglas de entrada hacia el Lugar Santísimo eran más estrictamente impuestas, y el Sumo Sacerdote solo podía ir a ese cuarto una vez al año, en Yom Kippur.)

Esta conjetura que los dos hijos de Aarón entraron al Lugar Santísimo y les fueron dado la sentencia de muerte es reforzado por una advertencia dada por Dios a Moisés concerniente a su hermano Aarón. Nosotros encontramos esa advertencia en Levítico 16; permítanme citarla para ustedes: Levítico 16:1 Habló Jehová a Moisés después de la muerte de los 2 hijos de Aarón, cuando se acercaron delante de Jehová y murieron y Jehová dijo a Moisés: “Dile a Aarón tu hermano que no en todo tiempo entre en el Santuario detrás del velo, delante del propiciatorio que está sobre el Arca, para que no muera; porque yo apareceré en la nube sobre el propiciatorio.”  

La próxima razón probablemente para el juicio de Dios sobre Nadab y Abiú es que ellos violaron la orden citada en Éxodo 30, verso 9:  

 Exodo 30:8-9 “Y cuando Aarón encienda las lámparas al anochecer, quemará el incienso; rito perpetuo delante de Jehová por vuestras generaciones. No ofreceréis sobre él incienso extraño, ni holocausto, no ofrenda, ni tampoco derramareis sobre el libación.” 

Por lo que a la mitad de camino de examinar este punto nosotros podemos ver que el gran privilegio de estar cerca de Dios, trae gran responsabilidad igual que peligro…. y más grande que consecuencia normales cuando esa responsabilidad es abrogada.

Ahora, imagínate si puedes: aquí están Aarón y sus dos hijos llevando a cabo el primer ritual de sacrificio desde que llegaron a ser consagrados como sacerdotes. En frente de los ancianos quienes rodeaban el tabernáculo, y en vista de cientos de miles de Israelitas quienes trepaban las montañas que rodeaba para tener un vistazo de este evento trascendental, Dios en Su desagrado mandó fuego, el cual instantáneamente cremó el primogénito de Aarón y su segundo hijo.

Sí la muchedumbre queda estupefacta, imagínate al pobre Aarón al ser testigo de la muerte más horrible de sus dos hijos. ¿Puedes imaginarte estando en una sinagoga o una iglesia y vas al frente con tus dos hijos a orar, y de repente sin ninguna razón aparente ellos estallan en llamas y mueren justo delante de tus ojos? ¿Qué estaba pasando por la mente de Aarón? Su tristeza y choque debió de haber sido abrumador? Su miedo y su horror deben haber sucedido cerca de un segundo. ¿Qué sucedió aquí? ¿PORQUÉ Jehová HARÍA tal cosa?  

 Profundizaremos en eso la próxima vez que nos reunamos.