Levítico

Lección 8 Capítulo 5

Nosotros debemos ver el capítulo 5 como una continuación del capítulo 4. De hecho, el rito específico de sacrificio del capítulo 4 se extiende a los primeros 13 versos del capítulo 5…..pero luego cambia. Puesto de otra manera, los usos para el sacrificio de Hatta’at, la Ofrenda de Purificación, son ordenados desde Levítico 4 verso 1 hasta Levítico 5 verso 13; en el verso 15 las cosas cambian a una ofrenda diferente pero complementaria.  

Al igual que muchos traductores de la Biblia han llamado la ofrenda de sacrificio de Levítico 4 la “ofrenda de pecado”; ellos también tienden a llamar las varias ofrendas de Levítico 5 “ofrendas de pecado” (aunque algunos traductores sustituyen las palabras, “ofrenda de culpa”). Ten en mente que en Torá Class nosotros estamos llamando la ofrenda de sacrificio de Levítico 4 la Ofrenda de Purificación, el cual traduce la palabra hebrea Hatta’at.  

En realidad, aunque, un nuevo tipo de ofrenda es presentado a nosotros a mitad del capítulo 5. Para la nueva clase de ofrenda que comienza en el verso 14 del capítulo 5, nosotros la llamaremos la Ofrenda de Reparación. La palabra hebrea que yo estoy traduciendo como “Ofrenda de Reparación” es asham. Yo creo que al nosotros continuar nuestro estudio de Levítico 5, se nos hará evidente porque yo he escogido usar esa palabra y aún más importante los diferentes asuntos que los sacrificios del Hatta’at y el ‘asham tratan.   

Abre tu Biblia en Levítico capítulo 5.

LEER LEVITICO CAPÍTULO 5

Los versos 1-13 del capítulo 5 tratan con un tipo específico de pecado que es generalmente llamado el pecado de omisión; cosas que nosotros debimos haber hecho pero que no hicimos. Y, si nosotros fuésemos a entender el resto del AT, entonces nosotros tenemos que captar y RECORDAR que hay varias clases, categorías y niveles de pecado. Ya les he presentado el concepto de pecados intencionales versus pecados sin intención como el primer gran cruce en la carretera; ósea, si un pecado es sin intención, no de “alto orden” (o mayor), entonces uno o más de los muchos ritos de sacrificio del sistema de Sacrificio de Levítico puede expiar por el mismo. Aunque, si el pecado es intencional, entonces no hay remedio; el pecador debe ser ejecutado. Hasta ahora nosotros hemos visto la clase de pecados No intencionados, y Levítico 4 nos presenta una subdivisión de pecados no intencionados llamados “involuntarios”….una acción que fue un error, un accidente. Levítico capítulo 5 versos 1-13 ahora nos muestra otra subdivisión de tipos de pecados no intencionados llamados “pecados de omisión”. La idea es que algo era necesario en la Ley, pero no fue hecho….y ocurrió porque alguien honestamente olvidó, o no estaban prestando atención, o por alguna razón eran incapaces de hacerlo (ya sea por enfermedad, un accidente, o algo parecido). Y, se nos dan ejemplos de qué clase de cosas esta clase de pecado (omisión sin intención) abarca.     

El primer ejemplo es de alguien que escucha de una proclamación publica que cualquiera que sepa los hechos de un incidente que necesita ser adjudicado debe presentarse, pero no lo hace, es culpable por pecado de omisión. Esto no es una persona que estaba involucrado en el incidente; ellos solo posiblemente saben algo que puede traer luz al asunto. Lo que es interesante para mi es que la definición Bíblica…..o  hebrea de las palabras “involuntario” y “omisión” no va casi con MI definición. Me pareciera a mí que esta persona que rehúsa presentarse lo está haciendo intencional Y activamente. Aunque, en la mente de Dios, ESTE es un ejemplo de un tipo de pecado que ÉL define como pecado de omisión. Además, el Señor dice que esta persona es culpable, queriendo decir que un castigo técnicamente le toca a él….aunque puede evadir este castigo por medio del sacrifico apropiado. Ahora los comentaristas hebreos de antiguedad se percataron de este problema y llegaron a la conclusión que como esta persona que rehusó presentarse solo tenía información, y de otra manera no hubiese cometido ningún crimen, entonces lo que la persona hizo fue de alguna manera ser algo como “negligente” en su deber….él fue descuidado de hacer su obligación cívica.  

No es poco común en el mundo de la iglesia para una persona darse cuenta de un pecado……vamos a decir que ven a alguien hurtando un himnario, o entrar en áreas del sitio donde no pertenecen….y ellos deciden no decir nada acerca de eso. Generalmente la razón es que ellos quieren ser misericordiosos, o ellos no quieren ser un soplón, o ellos no quieren meter a nadie en problemas. Bueno, el Señor dice piénsalo de nuevo; cuando uno hace eso uno acaba de incurrir en culpa ante Sus ojos. Es nuestro DEBER reportar cualquiera que fuera la información que uno tiene acerca de cualquier pecado a la autoridad apropiada.   

El próximo ejemplo de un pecado no intencional de omisión es lo que sucede cuando una persona tiene contacto con cualquier cosa impura. Y, en el verso 2 se nos da 3 categorías de “cosas” impuras…..y todas tienen que ver con cosas muertas. Estas categorías son  1) el cadáver de un animal SALVAJE, 2) el cadáver de un animal DOMESTICADO, y 3) el cadáver de un reptil, una serpiente, o cualquier clase de animal que se arrastra en la tierra.  

Pero, también se nos dice que la persona que llega a ser impura al tocar una de estas cosas pero que no lo sabía….pero mas tarde la persona se da cuenta, y por ende han estado por ahí en un estado impuro sin saberlo. Por lo que la idea es que la persona ha llegado a ser impuro, pero luego pasa un tiempo sin dares cuenta de su estado impuro y ESTO lo hace culpable. Por lo que el acto de llegar a ser impuro y no hacer nada al respecto era un pecado.

¿Cómo es que uno puede llegar a estar en contacto con un animal impuro y no darse cuenta? Bueno, puede ser tan simple como caminar y pisar un pequeño sapo y no estar al tanto…pero, cuando regresas a tu tienda, tu esposa dice “¡ooo, yuk….hay un sapo muerto pegado a tu sandalia! ¡Salte de aquí!” pero, la mayoría de las veces tenía que ver con comer reses u ovejas que bajo circunstancias normales eran perfectamente aceptables para comida…..ritualmente pura….pero por alguna razón ESTA vez NO estaba ritualmente pura. Por ejemplo, debido a que casi toda la carne que comían era parte de un sacrificio, tal vez el sacrifico era defectuoso de alguna manera…..en términos de procedimiento….y uno no lo sabía hasta después de comerse la carne. O talvez alguien le da carne a uno, uno se la come, y luego sale que el animal de donde vino fue matado por una bestia salvaje.    

Un tercer ejemplo es cuando una persona toca impureza HUMANA….por ejemplo, un hombre toca a su esposa después de dar a luz pero el tiempo asignado no ha pasado y ella todavía tiene que llevar a cabo la ceremonia de purificación necesaria. Esto es porque inmediatamente al dar a luz, la mujer es considerada estar en un estado impuro. O un hombre tiene sexo con su esposa, que de repente tiene su periodo. Una mujer durante su ciclo, es considerada impura por lo que el hombre ahora accidentalmente ha llegado a estar impuro….pero él no se da cuenta hasta más tarde.  

 Estos tipos de impureza son de menor severidad en lugar de una de las clases MÁS severas de impureza, tocando un cadáver humano. Date cuenta que la impureza de tocar un cadáver NO es incluido porque purificación estricta debe ser llevada a cabo en ese caso.   

Yo espero que ustedes estén comenzando a ver este IMPORTANTE principio desarrollarse que la culpa, ante los ojos de Dios, no es un asunto de una persona estar al tanto de su culpa. Es un asunto de no hacer algo que debió de hacer….o de hacer algo que él no debió de haber hecho….todo de acuerdo con los mandatos y leyes de Dios.  Para continuar un poco más con este tema: el hecho de que alguien no esté al tanto que, por naturaleza, el nació siendo un pecador (algo que realmente no es su culpa) no cambia la realidad que para Dios esa persona es culpable. En otras palabras una persona que nunca ha escuchado el evangelio está en la misma condición básica de alguien que lo ha escuchado, pero que lo ha rechazado. Ambos cargan la culpa porque el percatarse o desconocer la culpa no tiene ninguna relevancia en el asunto. Y, ese mismo principio que estaba en efecto en el AT, permanece en efecto hoy en día.

EL 4to ejemplo dado es (verso 4) cuando una persona hace un juramento, promesa de hacer algo….ya sea que esa promesa sea hacer el mal o el bien…y luego pasa el tiempo y él se olvida del mismo….ósea, que él no hace lo que el prometió que iba hacer…..entonces él es culpable ante Dios por un pecado involuntario de omisión.  

Ahora, esto es bastante interesante….particularmente la parte acerca de si la promesa es hacer el mal O el bien. Primero, la idea aquí es que la persona ha jurado en el NOMBRE DE DIOS de hacer algo. Es un juramento, porque por definición esta persona ha invocado el nombre de Jehová. Segundo es que no importa cuál era la naturaleza de la promesa; pudo haber sido que uno impulsivamente prometió venganza…hasta matar a tu esposo por haberte enfurecido; quizás no lo dijiste de verdad, solo lo dijiste precipitadamente; ¡pero el NO cumplir hace de la persona que hizo la promesa culpable de un pecado de omisión!

El punto, claro que, NO es que uno debe llevar a cabo una promesa aun cuando es algo maléfico. Más tarde en el AT, y nuevamente en el Nuevo, nosotros obtenemos una advertencia en contra de hacer promesas a Dios EN GENERAL. Por ejemplo,  se nos dice que nuestro “sí” sea si, y nuestro “no”, no. Invocar el nombre de Dios carga unas serias consecuencias y es mejor que nosotros lo evitemos.

Nosotros tendemos a invocar el nombre de Dios muy casualmente y descuidadamente….y mientras más lo hagamos, más rápido se hace un hábito inconsciente….y probablemente nosotros podemos olvidar cualquiera que fuera lo que prometimos en primer lugar.

Ahora, en los días de antigüedad, los juramentos y las promesas eran asuntos más serios de lo que son en nuestros días porque habían menos códigos legales y por ende menos abogados y contratos escritos. Juramentos y promesas eran el método tradicional de hacer acuerdos legales. En la sociedad occidental promesas o juramentos ESCRITOS, llamado contratos, era la norma; y parte de nuestro sistema legal es que un contrato ilegal no es obligatorio. Lo que eso significa es que, por ejemplo, uno firma un contrato (en términos Bíblicos uno hace un juramento) con un hombre para robarse un carro y vendértelo a un precio barato…uno le da la mitad del dinero al hacer el acuerdo de hacer la sucia obra, y el resto cuando él le entregue el carro robado a uno. Pero, en vez, él toma el dinero de uno y nunca se presenta con el carro. En nuestra ley moderna occidental uno no puede llevar a esa persona a la corte demandando que se devuelva el “anticipo”….porque la naturaleza del contrato era un acto ilegal; y el contrato que tiene que ver con un acto ilegal (en términos Bíblicos, un acto “maléfico”) no es obligatorio.  

Pero aquí en Levítico nosotros vemos que hacer una promesa de CUALQUIER clase en el nombre de Jehová, ya sea que la naturaleza de la promesa sea hacer algo en contra de la Ley de Dios o de acuerdo con la Ley de Dios……como prometer matar a alguien o robarle a alguien….lleva consigo un doble peso.

La conclusión aquí es que ustedes y yo podemos impulsivamente e hipócritamente hacer un juramento invocando el nombre de Dios….y luego no hacerlo….olvidarnos….o cambiar de idea porque nosotros realizamos que era una cosa mala…pero Dios no se olvida de eso. Eso nos hace culpable ante Sus ojos cuando nosotros no cumplimos un juramento hecho en SU nombre. Por lo que apliquemos el consejo Bíblico y vamos a evitar hacer juramentos en primer lugar…a menos que sean de naturaleza seria Y necesaria.  

El verso 5 nos presenta con un aspecto ignorado y muy importante del sistema de sacrificio: la confesión. Es común para los cristianos pensar (y acusar a los judíos de antigüedad) de “legalismo mecánico” por su seguimiento del sistema de sacrificio. De hecho el primer paso de búsqueda de perdón de pecados en el sistema de sacrificio es CONFESIÓN a Jehová de que HAS pecado en contra de Él. Nosotros vamos a encontrar pasajes a través del AT que hace claro que uno debe tener un corazón contrito y arrepentido (mente) para que los sacrificios de animales sean eficaz. Definitivamente nosotros vamos a leer una y otra vez en la Biblia de esos hipócritas que hacen todos los ritos pero son interiormente orgullosos e impenitentes; pero nosotros vemos esa misma cosa suceder en la cristiandad moderna. Nosotros tenemos muchos creyentes ir a través de las movimientos exteriores pero la confianza y la condición del corazón están completamente deficiente.

Para cada uno de estos primeros 4 casos de pecado involuntario de omisión enumerados en Levítico 5  los sacrificios prescritos son confrontados en el verso 6; y es el sacrificio del Hatta’at  el que consiste de una oveja o una cabra.

Nosotros no vamos a repasar el procedimiento; ustedes pueden referirse a las últimas lecciones si quieren saber más acerca de eso.  

Desde los versos 7 al 13 nosotros obtenemos una lista de cuales animales pueden ser sustituidos cuando el devoto simplemente no tiene los medios económicos para traer el animal prescrito (una oveja o una cabra) para su ofrenda de Hatta’at. Por ejemplo si él no podía proveer una oveja para su ofrenda de Hatta’at entonces dos palomas eran suficiente. Aun cuando las aves eran económicas y abundantes si esa persona era completamente indigente y no podía pagar las palomas, entonces el podía traer dos cuartos de galones de sémola…..harina fina….para  sacrificio el aceite de oliva y el incienso (un lujo costoso que tenía que ser añadido a la mezcla) era condonado.  

Por lo que, nosotros vemos aquí como una clase de escala establecida no solo de acuerdo a la clase en la cual la persona pertenecía (Sumo Sacerdote, la congregación entera, líder de tribu, o un individuo), sino que cuanto más esa persona podía razonablemente proveer. Recuerda, que esto concierne SOLO a este sacrificio en particular….el Hatta’at. Pero también date cuenta, que bajo ninguna circunstancia ni la persona más pobre era excusada de ofrecer una ofrenda de sacrificio. Por lo menos algo de sémola era obligatorio. Nuevamente, nosotros vemos un importante principio de Dios establecido: NADIE está exento de pagar un pago por su pecado al Señor. Con la venida de Cristo, la escala terminó; Cristo es el precio fijo e inalterable para todo el mundo, rico o pobre.  

Permítanme mencionar algo aquí que es bastante interesante y yo no estoy seguro de tener una contestación: un principio Bíblico fundamental es que solo la sangre puede expiar por el pecado; aunque aquí nosotros vemos que la persona más pobre puede en este caso proveer grano, vida vegetal, y no vida animal para asi poder expiar por su culpa. La única razón por la cual yo puedo explicar esta anomalía es que lo que realmente están tratando aquí es impureza. El PECADO viene de uno no realizar su impureza accidental; NO es que el pecado de uno ha hecho a uno impuro. Yo he dicho esto en un número de ocasiones  que la típica doctrina Cristiana que Dios no clasifica los pecados simplemente no sale de las Escrituras. Aquí hay uno de los ejemplos más claros. Pecados involuntarios de omisión a través del cual aún el grano puede ser usado para pagar por la culpa. Esta es la categoría más baja de algo que puede ser llamado pecado, y obviamente Dios hace una clase especial de concesión.  

Esta sección también me da la oportunidad de mostrarles como nosotros debemos entender el concepto de tomar la Biblia “literalmente”. Como yo les he enseñado anteriormente “literal” quiere decir que nosotros debemos buscar lo que las palabras y las frases realmente significan, en lugar de tratar traducción directa de palabras, el cual en ocasiones puede producir una oración que nosotros ni tan siquiera entendemos. En adición el significado de una frase debe ser tomado en su sentido cultural EN EL MOMENTO EN QUE FUE ESCRITO, y NO debe ser alegorizado, o tomado como una metáfora a menos que el contexto indique que eso es lo que la frase se supone que sea. El verso 7, dependiendo de la versión, comienza así: “y si no tuviese lo suficiente para un cordero”….otros pueden decir “pero si no tiene lo suficiente para ofrecer un cordero…” o algo como eso.

Ahora las palabras hebreas traducidas aqui son “im ‘ein yado masseget”. Esas palabras al traducirlas palabra por palabra, dicen, “si sus manos no pueden alcanzar”. Eso no hace sentido, ¿verdad?  Esa frase “si  sus manos no pueden alcanzar” es un modismo hebreo fosilizado, el cual simplemente significa en nuestro español occidental “si esa persona no lo puede pagar”. Por lo que aquí nosotros tenemos una buena traducción literal….pero NO es una traducción palabra por palabra sino los estudiosos Bíblicos del hebreo de antigüedad estarían perdidos tratando de entenderlo.

El verso 14 nos lleva a un nuevo tipo de ofrenda de sacrificio, la ‘asham, porque nosotros vamos a ser presentados con una nueva clase de pecado. Aquí se nos presenta con el concepto de pagar una penalidad por un acto de mala conducta. Esto es completamente diferente de lo que está en los primeros 13 versos del capítulo 5, a través del cual una persona NO se comportaba mal; más bien él accidentalmente contrajo una impureza y cuando él no se dio cuenta eso lo hizo culpable. Pero una mejor palabra para “penalidad” es reparación; porque reparación indica que se debe algo. Cuando nosotros obtenemos una infracción de tráfico y pagamos una multa, la misma es una penalidad es su sentido más puro. No es que nosotros estamos pagando lo que se debe, es que nosotros hemos hecho un error legal, hemos sido multados, y ahora COMO CASTIGO, nosotros pagamos la multa. Luego de pagar la multa, nosotros no somos excusados o perdonados. El pagar la multa no hace que de alguna manera se  “sustituya” el que nosotros hayamos roto la ley. Y, como nosotros sabemos en la Florida, el obtener una multa de tráfico y pagarla no hace que el proceso termine; se nos evalúan los puntos, el cual puede afectar las tarifas del seguro.     

Una reparación en el sentido intensionado aquí en Levítico 5, de hecho SI trae restauración y perdón. La misma NO es acerca del castigo. Y debido a que uno ha transgredido en contra de la santidad de Dios, el sacrificio del ‘asham paga la reparación para la persona quien era el transgresor, para que ÉL ciertamente tenga esta deuda obligatoria pagada por completo a Dios….y es por lo tanto restaurado en la relación a Dios. Por lo que nosotros vamos a llamar la ofrenda de ‘asham, la Ofrenda de Reparación.   

 Ahora pudiera parecer que estos diferentes tipos de sacrificio que nosotros hasta ahora hemos discutido (el ‘Olah, Minchah, Zevah, Hatta’at, y ahora el ‘asham) son realmente diferente el uno del otro en una manera menor, y que estamos profundizando mucho al nosotros tratar de hacer distinción entre los mismos.  Aunque es mi esperanza que después que nosotros hayamos sido presentados a cada uno de ellos, y luego más tarde en Levítico verlos siendo aplicados, nosotros vamos a comenzar a desarrollar un sentido completo de los mismos que yo pienso fue la intención; y es que el pecado y ese perdón son complejos y multi-faceticos. 

Una manera de pensar de todo lo que hemos aprendido hasta ahora acerca del sistema de sacrificio es que nos da un conjunto de herramientas y ejemplos que describen no solo lo que es el pecado, sino que sus efectos y lo que puede ser hecho acerca de esos efectos.  

Gordon Wenham describe estas herramientas y ejemplos como “modelos”.

Por lo que usando su teérmino de “modelos”, el ‘Olah, la ofrenda de holocausto, nos da un modelo el cual es personal en su naturaleza; ósea, nosotros vemos a  un ser humano  quien es declarado culpable por Jehová por naturaleza de pecado, y luego nosotros vemos un animal teniendo que morir en su lugar, como sustituto, para que la comunicación y la paz entre Dios y ese hombre en particular pueda ocurrir. El Zevah, la ofrenda de Paz que la mayoría de los traductores llaman la “ofrenda de pecado” (incorrectamente desde mi punto de vista), usa términos médicos para mirar a otro aspecto de pecado. Yo uso el ejemplo de una persona siendo envenenada. El pecado hace al mundo tan contaminado (al igual que el veneno contamina los órganos humanos y tejidos) que Dios ya no puede morar allí. Por lo tanto la sangre de un animal inocente llega a ser el antídoto, el cual contrarresta este veneno…o la sangre desinfecta el santuario contaminado….el cual después Jehová hace nuevamente estar con SU pueblo. El ‘asham, la ofrenda de reparación nos da otro punto de vista del pecado al darnos un modelo comercial; como nosotros vamos a ver en nuestro estudio del ‘asham, el pecado TAMBIÉN crea una deuda el cual el hombre contrae con Dios. La deuda es pagada….la reparación es hecha….por medio de la sangre de un animal inocente. 

Yo les llevé un poco en esta tangente porque nosotros hemos todos escuchado a predicadores y maestros presentar su opinión sobre el pecado y el efecto del pecado. Y, usualmente cada denominación va a escoger dentro de toda la doctrina uno o dos aspectos del pecado como su “efecto de elección”, y declaran que los otros efectos del pecado son de alguna manera no válidos, o de menos importancia, o no dignos de discusión. Lo que nosotros vemos en Levítico es que Dios está tratando de enseñarnos a nosotros criaturas de la Tierra algunos de los aspectos más básicos de pecado y sus terribles consecuencias. Y la manera que ÉL parece lograr esto es rompiéndolo en pedazos pequeños (y de alguna manera simple) para que nosotros podamos digerirlo. Estos pequeños pedazos físicos son las varias clases de sacrificios y ritos y su propósito específico que Dios está enseñando a SU pueblo. Después de todo, cuando nosotros tratamos con el pecado, nosotros estamos tratando con un asunto espiritual….y en nuestra actual condición física nosotros simplemente no podemos comprender mucho acerca del universo espiritual. Las personas no salvas pueden comprender mucho menos que nosotros, los cristianos nacidos de nuevo si somos capaces.     

¿Por lo que, para qué exactamente era el ‘asham? Al nosotros continuar en la Torá nosotros encontramos que muchas de las leyes, mandamientos, y ritos especificados en Levítico son examinados detalladamente, ampliados, y muchos más detalles son dados en Números y Deuteronomio….el’asham no es nada diferente. Asi que, por ahora, vamos a cubrir primordialmente lo que encontramos en Levítico.  

Comenzando en el verso 14, el primer caso de la clase de pecado que el sacrificio de ‘asham tiene la intención de expiar es descrito como “pecados en contra del Señor”….o más específico, “pecados involuntarios en contra de la propiedad sagrada del Señor”. Una gran cantidad de comentarios han sido escritos por Rabinos judíos y eruditos hebreos de antiguedad en lo que, qué exactamente constituía un “pecado involuntario”, y que exactamente era la “propiedad sagrada del Señor”.

Yo espero que ustedes obtengan pronto una perspectiva del honesto intento de estos judíos religiosos de antiguedad de tratar de definir lo que en ocasiones son mandamientos y ritos muy generalizados  que nosotros encontramos en la Torá….porque estos comentarios son los que forman la base del Talmud. Nosotros no debemos de ser tan ligeros de juzgar estos escritores como vanidosos o como hombres quienes tratan de alterar los mandamientos de Dios. Su propósito, generalmente pero no siempre, era noble…..su intención era tratar de encontrar formas de llevar a cabo los mandamientos de Dios…..muchos de los cuales eran muy difusos en su explicación Bíblica, como podemos ver aquí en Levítico 5.   .

Algunas de las posibilidades que estos hombres educados incluían en la categoría de “pecados involuntarios en contra de la propiedad sagrada de Dios” eran: comer de la Comida Sagrada (nosotros encontramos referencia de esto en Lev. 22:14) el cual es generalmente definido como una persona que no es sacerdote ingiriendo alimentos en su casa que era dada como sacrificio, el cual SOLO podía haber sido ingerida en el área del Tabernáculo. Otra era no cumpliendo algunos tipos de voto, o no presentando un diezmo prescrito en el santuario para algún tipo de ceremonia de dedicación. Aun en ese momento, Levítico 5 parece romper estas en dos tipos diferentes: involuntariamente pecando en contra del Señor ESTANDO AL TANTO DE HACERLO, e involuntariamente pecando en contra del Señor Y NO estando al tanto de haber pecado hasta un tiempo más tarde.   

Lo que es importante de captar es que estos pecados en particular, o violaciones, son de un nivel más serio porque los mismos son considerados ser DIRECTAMENTE en contra del Señor. Todos los pecados son de una manera en contra de Jehová porque cada pecado por definición implica ir en contra de los mandamientos, leyes de Dios, o SU voluntad. En nuestras Biblias en Lev. 5:14, nosotros encontramos la palabra en ingles “pecado” o “violaciones”…..y la palabra hebrea que esto está traduciendo es “ma’al”.  Ma’al es una de varias palabras hebreas que terminan siendo puestas juntas y luego traducidas al español como “pecado” o “violación”. Pero Ma’al es usada en hebreo para denotar primordialmente los pecados más SERIOS…y más tarde en la Torá nosotros encontramos esta misma palabra hebrea usada para describir pecado, el ma’al, de adulterio; y el ma’al de adoración a otros dioses (idolatría). Nosotros vamos a encontrar una cierta clase de Judá cometiendo un “ma’al” porque él quería personalmente quemar el incienso en el Altar de Incienso para honrar a Jehová, aun cuando este privilegio era asignado SOLO a sacerdotes. De hecho nosotros encontramos que dependiendo de si el pecado en contra del Señor era conocido inmediatamente, o se daban cuenta más tarde, traía consigo unos ritos un poco diferentes para expiación.  

El pecar en contra de la propiedad sagrada del Señor y estando al tanto en el momento, es a lo que se están dirigiendo aquí en los versos 14-16. El pecar en contra de la propiedad sagrada del Señor y NO estar al tanto de la afrenta a Dios hasta un tiempo más tarde es discutido comenzando en el verso 17.

Si el devoto estaba al tanto de su transgresión en el momento en que ocurrió el debía traer un carnero, (el cual debía de ser al menos 1 año de edad), como ofrenda.

Este debía ser un carnero PERECTO  (no todos los sacrificios requerían que el animal fuese perfecto, pero este tenía que tener las cualidades más altas de perfección). Como una definición más extensa del sacrificio de reparación nosotros obtenemos una muy ambigua y en ocasiones una instrucción muy debatible que el sacrificio se supone que iguale algún valor monetario como es medido por los estándares del templo por shekels de plata. Permitanme descifrar esto un poco más, porque este sistema monetario estaba todavía en uso en los días de Jesús y esto nos va ayudar a tener un mejor retrato de algunas de las historias Bíblicas que sucedieron en los tiempos del NT.

 Primero, un shekel es una unidad monetaria fija. Al igual que el dolar es una unidad monetaria fija. Aunque, en tiempos de antigüedad, cuanto metal había en un shekel variaba. Shekels podían ser hechos de cobre, bronce, o plata. La persona que hacia las monedas podía ser un rey, o un hombre muy adinerado, o las autoridades del Templo. Todas estas diferentes clases de shekel estaban flotando alrededor a la misma vez por lo que había disparidad entre el valor de los varios shekels dependiendo en quien lo hacía y que clase de metal consistía.  

Anteriormente en la historia de Israel era determinado que cuando el dinero era para usarse en propósitos religiosos el estándar debía ser las medidas y el peso usado por las autoridades del Templo. En los días de Jesús (mucho antes, realmente) un sistema fue establecido por el cual las casas de cambio intercambiaban shekels hechos por aristócratas o reyes por shekels hechos en el Templo. Naturalmente estas casas de cambio cobraban una comisión por este servicio y en ocasiones les hacían trampa a las personas las cuales no tenían ninguna otra elección que usar las casas de cambio oficiales quienes obligatoriamente le daban una porción de sus ganancias al Sumo Sacerdote. De eso se trataba el asunto de Jesús volcando las mesas de las personas que cambiaban el dinero en los perímetros del Templo……todo había llegado a ser simplemente un intercambio de dinero comercial y exterior.   

Parte de la razón que un valor monetario del carnero que debía ser usado en el sacrificio tenía que ser establecido, era que en la ofrenda de ‘asham por pecar en contra del Señor y estar al tanto del pecado, había una cantidad adicional que debía ser añadida como penalidad; y esa cantidad era un 20%. ¿Cómo es que uno da un carnero en adición a un 20% más del carnero? Bueno la idea era que el 20% se daba en dinero, shekels. Por lo que al carnero se le asignaba un valor monetario….vamos a decir que 100 shekels de plata de acuerdo a los estándares del Templo….y luego el devoto se le requería añadir otro 20% al mismo. Por lo que, en mi ejemplo, el traía un carnero MÁS 20 shekels de plata como el total de su ofrenda de ‘asham. Eventualmente llegó a ser posible simplemente dar al Templo el valor monetario del carnero (más el 20%) en vez de dar el animal.    

El verso 16 termina con estas palabras, “y él será perdonado”. El devoto estaba completamente absuelto de su pecado si el confesaba su pecado, venía con un corazón contrito y un corazón arrepentido, y producía la Ofrenda de Reparación. El sistema de sacrificio no estaba defectuoso; el sistema de sacrificio hizo exactamente lo que se suponía que hiciera.  

La semana que viene continuaremos con el verso 17 en Levítico capítulo 5.  

925 N. Courtenay Parkway, Suite 19, Merritt Island, FL 32953