Levítico

Lección 7 Capítulo 4 continuación

Nosotros nos quedamos estudiando Levítico capítulo 4. Y, en el capítulo 4 nosotros obtenemos una nueva clase, un nuevo tipo, de ofrenda de sacrificio llamado Hatta’at…..Ofrenda de Purificación. Algunos traductores lo llaman la Ofrenda de Pecado. Aunque, yo pienso que este nombre al que es traducido pierde el significado del mismo ya que esta ofrenda no tiene que ver mucho con el pago por el acto pecaminoso o la conducta; esta ofrenda tiene que ver con la persona que necesita restaurar su pureza debido a que ha pecado. La ofrenda es un remedio para el estado de corrupción en el que la persona se encuentra cuando peca. La ofrenda tiene que ver con la restauración del pecador, y la reconciliación con Dios, no un pago por el pecado. Yo uso esta analogía de una persona siendo envenenada y el Hatta’at el antídoto para ese veneno el cual ha infectado esa persona. Cómo ocurre el envenenamiento, y la naturaleza precisa del veneno es insignificante….solo la condición de la persona que ha sido envenenada es el punto de discusión.     

Yo sé que a veces es difícil para nuestras mentes ver la diferencia entre la persona que comete un pecado, y el pecado mismo, o aun como ese pecado cambia la condición del pecador. Por lo que permítanme intentar otra ilustración del propósito de la Ofrenda de Purificación. Un hombre entra a un hospital tambaleándose a la sala de emergencia con una herida de bala  en el pecho, sin poder proveerle a las enfermeras y doctores ninguna información; el personal del hospital inmediatamente entra en acción y determina el grado de las heridas, y como tratarlo….con el solo propósito del bienestar del paciente. Su único intento, todos sus esfuerzos, están dirigidos en salvarle la vida a esa persona. Cómo la herida sucedió….dónde sucedió…..quien haló el gatillo……si fue un intento de suicidio o un accidente…..si fue hecho en defensa propia, o si esta persona era el atacante…….ninguno de estas cosas es importante en este momento. La conducta que llevó a esta condición de riesgo de muerte es secundaria aun cuando fue esa conducta la que llevó a este hombre a esta condición precaria. SOLO la condición de la persona, este paciente, con la herida de bala es lo que importa. Los doctores y enfermeras NO están tratando la conducta, ellos están tratando a la persona. Aun cuando este hombre fuese un criminal, herido por la policía mientras cometía un crimen, eso no importa. El propósito de los doctores es salvarle la vida a la persona…..no alterar su conducta o administrar justicia.  

El Hatta’at es así. Dios se preocupa por esa persona, y se asegura que los efectos de la conducta pecaminosa en esa persona sean contrarrestados. Y los efectos del pecado son siempre los mismos; la paz con Dios está en peligro. Pero hay una advertencia: el Hatta’at solo concierne asuntos cuando la conducta pecaminosa la cual ha dejado a la persona impura era sin intención…..y aún más específico, involuntario. El mismo fue un error, involuntario.    

En nuestra última lección nosotros vimos que a diferencia de las primeras 3 ofrendas de sacrificio, (el ‘Olah, el Minchah, y el Zevah) el Hatta’at la ofrenda de Purificación clasifica a las personas, y también les asigna ciertos animales de sacrificio específicos a cada clase de persona. Las clases son: el Sumo Sacerdote, la nación de Israel como un entero, el líder de tribu, y el ciudadano común (un individuo). Como el Sumo Sacerdote es el mediador entre Dios y el pueblo de Israel, el Sumo Sacerdote puede hacer el mayor daño a la relación entre Dios y las personas hebreas. Cuando el Sumo Sacerdote peca, su pecado, tiene el efecto de contaminar a la nación completa de Israel y a EL mismo. Por lo que la ofrenda de sacrificio debe ser mayor: y, ese sacrificio es un Toro Maduro de al menos 3 años de edad.  

Nosotros también vimos que en este rito del Hatta’at en lo que concierne a los pecados del Sumo Sacerdote, solo cierta grasa del Toro debe ser quemada en el Altar de Bronce; y ninguna parte del Toro puede ser usada por el sacerdote o las personas. Más bien tiene que ser removido completamente del campamento de Israel, y llevado AFUERA DEL CAMPAMENTO, y quemado allí en un fuego de madera común. La idea es desechar el Toro, ya que el Toro es el sustituto por el pecado del Sumo Sacerdote.  

Aun cuando yo no voy a profundizar en esto todavía, permítanme recordarles que el sacrificio de la Vaca Roja también es hecho de una manera similar como el Hatta’at para el Sumo Sacerdote. Y, que los hebreos nos dicen que Cristo fue crucificado AFUERA DEL CAMPAMENTO. Puedes referirte a la lección de la semana pasada para más detalles sobre esto.  

Por lo que, vamos ahora a ver el próximo grupo de personas y el rito al que es llamado en la ofrenda del Hatta’at: toda la congregación.  

Después del Sumo Sacerdote, el pecado de la congregación completa es visto como uno muy serio. Ahora, solo para estar claro, no es que hasta el último Israelita pecó el mismo pecado a la misma vez. Más bien, es que la conducta, juicio, y decisiones de la mayoría del grupo llegó a ser representativo del grupo entero. Es bastante irónico que en nuestra mentalidad Cristiana Occidental nosotros tendemos a ver el pecado como un asunto puramente personal e individual. Que el único pecado que tiene un efecto negativo en UNO es el pecado que UNO comete. Que si, en un grupo, uno es la excepción a la regla, que de alguna manera uno va escapar las consecuencias de la conducta de otros.   

Los hebreos siempre han tenido el concepto de grupo colectivo y responsabilidad individual. Y ellos lo sacan de las Escrituras. En la Biblia nosotros encontramos a Israel siendo removido de su tierra, exiliado y esparcido porque como grupo ellos trajeron la furia de Dios sobre ellos mismos. Tanto las personas inocentes  como las culpables sufrieron. Nosotros encontramos a través de la Biblia entera que naciones, comunidades, hasta familias van a sufrir nefastas consecuencias debido a los pecados de algunos miembros de su grupo….pero no todos. En los últimos tiempos se nos dice que naciones enteras van a ser juzgadas basado en la manera en que trataron a Israel. Aunque les puedo asegurar que cada nación en la tierra en ese momento va a tener muchos creyentes entre ellos que aman y bendicen a Israel. No obstante, estas naciones como un entero van a ser juzgadas en su política nacional y su acción colectiva; Dios nos va a tomar a TODOS responsables, como un grupo, por las acciones de nuestra nación. Aquellos creyentes (aun cuando ellos pueden amar a Israel) quienes viven entre esas naciones que van en contra de Israel, van a ser afectados de acuerdo al juicio de Dios sobre el grupo entero del cual ellos pertenecen.

Ahora yo NO estoy hablando de salvación, aquí. La salvación personal es un asunto entre un individuo y el Señor. Tu familia entera, o nación pueden ser No-creyentes….pero si UNO acepta a Cristo, uno es elegido y salvo de la separación eterna de Dios. Vamos a recordar, que, la salvación personal es muy bien definida. Tristemente, debido a que nuestra cultura occidental ha llegado a ser tan individualista, y ha abandonado familia extendidas en favor de la familia inmediata…padres y sus hijos y nadie más… nosotros tendemos a extender ese concepto muy lejos; y nos distanciamos nosotros mismos del grupo o comunidad, de la cual somos parte. Nosotros pensamos que podemos quedarnos en nuestras casas y olvidarnos del mundo y escapar todas las injusticias y rechazos de nuestro Señor que es expuesto a un nivel corporativo por nuestro gobierno. Bueno, asi no es como Jehová nos ve a nosotros. Él nos ve como individuos teniendo en cuenta nuestra salvación, pero como parte de un grupo en lo que respecta a la conducta en general de ese grupo y el juicio divino al cual ese grupo va estar sujeto.  

Nosotros vemos el orden de importancia entre un grupo y un individuo aquí mismo en Levítico capítulo 4. Después del Sumo Sacerdote, Dios pone más importancia y responsabilidad en los grupos como un entero, luego los líderes del grupo, y finalmente un individuo actuando solo.

Por lo que, en el verso 13, se nos dice que si la asamblea entera, la nación de Israel como un entero, comete una clase de pecado……en la forma de error, un acto que es en contra de los mandamientos y leyes de Dios…..y luego de repente ellos se percatan de lo que hicieron, ellos deben buscar expiación por medio de la ofrenda de Hatta’at.  

Vamos a volver a leer parte de Levítico capítulo 4.

LEER LEVITICO CAPITULO 4:13 hasta el final.

Ahora, el sentido de esto no es que la comunidad de Israel completa SABÍA, que estaban haciendo una violación en contra de Jehová y como que lo escondieron o rehusaron aceptarlo. Más bien ellos sencillamente no estaban al tanto de lo que ellos hicieron, pero luego algo hizo que ellos estuvieran al tanto. Aun cuando ellos no tenían ninguna intención de hacer mal, Dios los declara viviendo en un estado de culpa. Ahora ustedes y yo podemos mirar esto y decir, hombre, eso es bastante fuerte….no parece ser justo. Es como guiar en una zona de 55 mph, y encontrándote una zona de 35 mph, pero el letrero de 35 mph está detrás de un arbusto que creció alto y lo cubrió. Luego un policía con un radar te para y te da una multa, y te dice que no importa que el letrero este tapado…..la ley es la ley. Eso parece ser injusto para nosotros. Pero como nosotros vamos a ver al final del verso 20, al seguir el procedimiento prescrito por Dios de expiación el grupo va ser perdonado y la camaradería con el Señor va ser restaurada. Y, realmente, eso tampoco es justo porque el precio para restaurar al grupo a una condición pura es pagado por un animal inocente, no las personas que eran responsable. El sistema de justicia de Dios no es el sistema de justicia del hombre. Dios declara culpa y perdón de acuerdo a SUS estándares. Nosotros somos declarados culpables de acuerdo a las reglas de Dios, no las de nosotros. Y ese principio es la piedra de tropiezo más grande para la mayoría de las personas cuando viene el momento de aceptar a Yeshua como Salvador; nosotros preferimos juzgar nosotros mismos lo que es bueno y malo, y aún más cuál debe ser el precio para poner las cosas en orden.

Cuando la congregación completa peca el animal necesario para sacrificio es un novillo. Un novillo era generalmente definido como un tusón. El toro maduro, el cual era requisito cuando el Sumo Sacerdote pecaba, era generalmente al menos 3 años de edad. Por lo que la misma clase de animal es usado cuando el Sumo Sacerdote peca y cuando la congregación entera peca….la única diferencia es en la edad del toro, pero la diferencia en la edad también crea valor. Esto también indica cuan similar en seriedad y responsabilidad son los pecados del Sumo Sacerdote comparados a los pecados de la congregación entera.   

Y nosotros vemos que el rito es que el novillo es traído al Tabernáculo, y los ancianos de la comunidad deben poner sus manos en el animal. En hebreo este acto de poner las manos es llamado  Semikhah. Los ancianos (en hebreo zekenim) eran los representantes de las personas. Como los escogían no está completamente seguro; pero la clave es entender que estos no eran líderes de tribu que heredaban la autoridad. Más bien ellos eran personas común y corriente que de alguna manera se distinguían por tener mucha sabiduría, mucho juicio, destrezas de liderato y un corazón para las personas. Y debieron de haber cientos, si no más, de estos ancianos para servir a 3 millones de Israelitas. Ellos tenían una jerarquía entre ellos mismos por lo que debió de haber sido los jefes de los ancianos los que fueron llamados a poner las manos en el toro. Y, nuevamente, el concepto de poner las manos es para simbolizar la transferencia de culpa de las personas al animal inocente, quien perdería su vida como pago por remover la culpa de las personas y restaurarlos al Señor.    

Al final del verso 15, nosotros tenemos una pequeña frase que sería bueno que la pusieran en su banco de memoria. Y la misma ocurre donde dice “y en presencia de Jehová degollarán aquel becerro” esta frase “en presencia de Jehová” es significativa porque nos dice DÓNDE la acción asociada debe de ocurrir. Durante los días del Tabernáculo del Desierto, y más tarde en la 1ra era del Templo, y aun más tarde en la 2nda era del Templo del NT, cuando la frase “en presencia de Jehová” es usada la misma indica que cualquiera que sea la acción, la misma debe ocurrir al ESTE de la puerta hacia el Santuario…..el Lugar Santo. Y la idea es que si uno estuviese parado en la puerta que da hacia el Santuario la persona podía ver la acción de rito que estaba ocurriendo. Yo le demostré esto a ustedes en la ofrenda de la Vaca Roja….la misma debía ser una ofrenda “en presencia de Jehová”. Pero también tenía que ocurrir al menos 3000 pies lejos de la puerta que daba para el Santuario porque era requisito que el sacrificio sucediera FUERA DEL CAMPAMENTO. Asi que para que ambas de esas condiciones se llevaran a cabo, el rito tenía que ocurrir en un lugar lo suficientemente alto, con suficientemente elevación para que el sacerdote que estaba oficiándolo pudiera ver la puerta hacia el Santuario, desde una distancia. Por lo que el lugar seleccionado para el Altar Miphkad, el lugar donde la Vaca Roja era quemada, estaba cerca del tope del Monte de los Olivos…..el cual estaba más allá de 3000 pies de la frontera del campamento y lo suficientemente alto para ser visto desde la puerta del Santuario. 

La idea detrás de todo esto es que en las mentes de los hebreos Bíblicos Jehová habitaba el Lugar Santísimo en el Santuario, y el Santuario daba cara directamente hacia el ESTE. Por lo que con el Señor sentado sobre el Asiento de Misericordia, en el Lugar Santísimo, SU vista era para el Este. Si un ritual debía ser “en presencia de Jehová” el mismo tenía que ser llevado a cabo al Este y a la vista de la puerta que daba para el Santuario. Ahora nosotros podemos mofarnos de este concepto un poco, pero ese no es el punto; el punto es que cuando en las Escrituras nosotros vemos la frase, “en presencia de Jehová” generalmente está indicando algo que es hecho a la vista de la puerta del Santuario, al Este del mismo, por lo que nos ayuda a ubicar el lugar de esa acción.   

Por lo que los ancianos de las personas pusieron sus manos en el novillo, lo sacrificaron, y la sangre fue recogida en un envase. Luego el Sumo Sacerdote rosea la sangre en el Parokhet, el velo que separa el Lugar Santo del Lugar Santísimo, y frota un poco de sangre en los cuernos del Altar de Incienso al igual que hizo en el rito para expiar su propio pecado, con el resto de la sangre derramado al pie del Altar de Holocausto. Con excepción de la edad del Toro el ritual de Hatta’at para el Sumo Sacerdote y para la congregación entera son idénticos, demostrando la cercana igualdad de la seriedad y responsabilidad extrema de sus pecados.   

Date cuenta de lo que dice al final del verso 20: “….el sacerdote hará expiación por ellos y estarán perdonados”. Nosotros hemos hablado sobre esto anteriormente y vamos a volver hablar otra vez porque tristemente la iglesia está casi unánime en el malentendido de este principio. La palabra hebrea usada en esta oración para expresar la traducción “hacer expiación” o “expiar” (dependiendo de su versión de la Biblia) es kipper. El hebreo siempre ha sido muy claro en el significado: el mismo quiere decir limpio, limpiar, o desinfectar. Nosotros también discutimos que el hebreo es un lenguaje similar del Acadio y en el Acadio está la palabra semejante kuppuru….el cual también quiere decir hacer limpio o limpiar. Aunque es un axioma dentro de la cristiandad Occidental desde los tiempos de Constantino que los pecados en el Antiguo Testamento NO eran expiados, sino que eran “cubiertos” por la sangre del animal sacrificado, y es costumbre en diccionarios en hebreo-ingles que han sido editados por gentiles definir la palabra kipper como “cubierto sobre”. ¿Cuántas veces has escuchado que la diferencia entre lo que hicieron los sacrificios de animales hechos por los sacerdotes y lo que Cristo hizo es que en el AT el pecado del hombre solo podía ser “cubierto” pero no “limpio”? ¿O que sus pecados REALMENTE no eran perdonados, que solo eran “cubiertos” el cual es una clase de perdón inferior? Nada puede estar más lejos de la verdad. Una y otra vez nosotros vemos en la Torá que si un sacerdote hacía kipper para el devoto sus pecados eran salach…..perdonados….como un acto de gracia por Jehová.     

Permitanme decir esto otra vez para que no haya duda: los pecados de un Israelita que hacia sacrificio propio  y los hacía con un corazón contrito y sincero tenía ese pecado perdonado por el Padre. Él estaba relevado de su culpa y no tenía que enfrentarla nuevamente. Por lo que NO pienses que estos sacrificios de animales eran de alguna manera inefectivo; los mismos eran completamente efectivos para lo que fueron creados hacer. Aunque…..lo que NO podían hacer era hacer expiación y asi obtener perdón por TODOS los pecados. Algunos pecados, generalmente clasificados como “intencionales”, NO podían ser perdonados; no había sacrificio diseñado para expiar por esos pecados, y esa persona moría en su pecado y era por lo tanto permanentemente separado de Dios. También con cada acto nuevo de conducta pecaminosa otro animal era necesario. Aún más, aun cuando el Israelita era perdonado de sus pecados su naturaleza era todavía tal que él no podía estar delante del Padre en Su cielo.  Cristo fue el remedio para cada uno de estos términos y condiciones del sistema de sacrificio. Como uno que confía en Yeshua aun los pecados intencionales pueden ser expiados; Su sacrificio fue de una vez y por todas y no se necesita otro (o disponible), y por medio de SU muerte para una preparación de la morada del Espíritu Santo nuestras naturalezas son hechas limpias para que nosotros PODAMOS pararnos ante la presencia del Padre en Su cielo.      

A mí me han preguntado tantas veces esta pregunta: “¿entonces que pasó con los hebreos del Antiguo Testamento que guardaron la Torá y murieron beneficiosamente con el Señor? O como el Nuevo Testamento a veces se refiere a ellos, “los Santos de antiguedad”. De acuerdo a Lucas 16 los justos fueron a un lugar llamado el Seno de Abraham mientras que aquellos que no guardaron la Torá fueron a un lugar diferente, en ocasiones traducido como Hades. Aun cuando de ninguna manera yo soy dogmático  acerca de esto porque hay muy poca información para estar absolutamente seguro, parece que había un lugar temporero donde aquellos que habían sido obedientes fueron después de la muerte. Y los mismos estaban cautivos allí (sano y salvo) HASTA que Cristo anunciara las buenas nuevas que ellos ahora estaban libres de ir al Cielo. Date cuenta que fue DESPUÉS de su crucifixión pero ANTES de Su ascensión que ÉL fue “abajo a la tierra” para confrontar tanto a los muertos en pecado y los muertos en la Torá. Un espacio es descrito; una separación entre los dos compartimientos y aquellos en el lugar de la oscuridad y tormento, solo en espera del destino y destrucción eternal, podían ver aquellos que se habían unido a Abraham en un espacio de gozo, luz y shalom. Ese espacio del Seno de Abraham esta ahora vacío ya que no tiene propósito alguno. Aquellos que estaban allí fueron libertados por el sacrificio de Yeshua, y aquellos que han confiado en Cristo van directamente a la presencia del Padre (ausente en el cuerpo, presente con el Señor).       

¿Porqué era necesario un lugar temporero (Seno de Abraham)? Nuevamente: era porque aun cuando los pecados podían ser perdonados ABSOLUTAMENTE por medio de los sacrificios de animales junto con arrepentimiento, el hombre tenía que tener un “intercambio de naturaleza” para poder ser lo suficientemente puro para ser admitido al Cielo de Dios. Ese intercambio de naturaleza sucedió en Shavuot, Pentecostés, con la morada del Espíritu Santo en los creyentes.   

Vamos a continuar.

Próximo en la jerarquía en importancia de la sociedad Israelí (y por lo tanto responsabilidad delante de Dios) están los líderes de tribu. Y aquí nosotros vemos un cambio definitivo porque el animal de sacrificio ya no es un Toro, sino que un chivo macho. Este chivo macho es un paso menor en valor al de un Toro. Los mismos pasos básicos son tomados: la cabra es traída al Tabernáculo, el líder de tribu que es culpable  pone sus manos en el chivo para que su culpa sea transferida al chivo escogido, el chivo es sacrificado y parte de su grasa es quemado en el Altar de Bronce.   

Otras diferencias adicionales entre el rito del Hatta’at para el líder de tribu comparado con el del Sumo Sacerdote y la congregación entera son presentadas. Ciertas porciones del chivo son dadas a los sacerdotes como alimento (esto lo sabemos porque el verso 26 explica que el carcasa del chivo debe ser usado como en la ofrenda  Zevah Shelamim….en vez de destruir el resto del chivo FUERA DEL CAMPAMENTO como era hecho con los Toros. Además, el rito de la sangre que era rosear la sangre del chivo, toma lugar en la parte exterior del Santuario….y es llevado a cabo por un sacerdote común, NO el Sumo Sacerdote. La sangre también NO es untada en los cuernos del Altar de Incienso, sino que en los cuernos del Altar de Bronce (afuera del Santuario).    

Por lo que con el rito de la expiación para el líder de tribu nosotros vemos un significativo paso más bajo en la importancia del animal de sacrificio y el que debe llevar a cabo el sacrificio, en comparación a los pecados del Sumo Sacerdote o los pecados de la congregación entera. De un Toro, nosotros bajamos a un chivo. Del animal completo ser destruido fuera del campamento, ahora partes del chivo pueden ser usadas para comida. Del Sumo Sacerdote teniendo que llevar a cabo el sacrificio, ahora un sacerdote común puede oficiar el rito.   

Todo lo que vamos a encontrar en Levítico va a volar en partes el concepto estándar de la cristiandad Occidental que un pecado es un pecado delante del Señor. Que Dios no clasifica los pecados; que el hurto de un dulce  te hace igual de culpable que cometer un asesinato premeditado. Que ya sea como el Presidente de los EU, pastor de una congregación, o miembro de una iglesia, ÉL nos toma igualmente responsable a todos. En lo que respecta a la salvación eso es correcto; en lo que respecta a responsabilidad en nuestras responsabilidades terrenales y la seriedad de esas ocasiones en la que nosotros pecamos, eso está completamente equivocados. Tanto la naturaleza de esa conducta pecaminosa y la posición que uno tiene en la sociedad es importante.  

Y finalmente, el verso 27 trata con los individuos, la clase más baja del Hatta’at. Permitanme decir que cuando yo me refiero a clase, esto no tiene nada que ver con el valor de un individuo versus al valor de un grupo de personas o un líder siendo más o menos. Esto se refiere a la realidad que los pecados del Sumo Sacerdote son más peligrosos a la relación de paz de Israel con Dios que cuando la congregación entera peca; la congregación entera unida en un pecado es más peligroso que cuando un líder de tribu peca; y los pecados de un líder de tribu son más peligrosos (porque él puede influenciar a esos que están bajo su autoridad) que cuando un individuo común peca.   

Esto es una verdad importante a la que nosotros no tenemos elección alguna sino que aceptarla. En los términos de hoy en día, por ejemplo, los pecados de la congregación en general de creyentes…ya sea Torá Class, o una Iglesia Bautista, o una congregación Luterana o una Sinagoga Mesiánica…..lleva consigo una consecuencia mayor y más importante que aun lo que lleva el líder del grupo. Y, los pecados del líder de ese grupo llevan consigo una mayor importancia y peligro que los pecados de un individuo. Y, de hecho date cuenta que brinqué al Sumo Sacerdote y comencé con la congregación entera en mi comparación. Favor de NO considerar igual un maestro, un pastor, un arzobispo, o lo que sea con el Sumo Sacerdote. La posición del Sumo Sacerdote está permanentemente tomada, y hay solo UNO de ellos, Yeshua, y ÉL ya pasó SU prueba. Permitanme decir esto otra vez: la congregación como un entero es más responsable, y crea un mayor peligro, en lo que respecta a pecar delante del Señor, que el líder de la congregación. Nosotros tendemos a querer verlo de la otra manera. Por lo que, cuando te unes a un grupo, particularmente un grupo de creyentes, esto no es una decisión liviana. Si ese grupo opera fuera de la dirección del Espíritu Santo, y uno pertenece al mismo, uno no puede renunciar al mismo y quedarse en unión con el grupo a la misma vez. Uno no puede determinar por uno mismo que uno está sobre todos ellos….asi dice el Señor aquí mismo en Levítico. No me mal entiendan, la idea de cada individuo va a estar de acuerdo sinceramente con cada otro individuo en el grupo no es el problema ni es tal cosa probablemente bajo las mejores circunstancias.    

Por lo que el individuo debe traer su ofrenda de Hatta’at una cabra, o como nos muestra el versículo 32, opcionalmente una oveja puede ser ofrecida. Un animal hembra es generalmente considerado de menos valor que un animal macho de la misma clase. Por lo que nosotros  vemos otro paso hacia abajo en el precio de la paga por un individuo llevando a cabo el Hatta’at que por ninguna otra clase. El rito ahora es familiar para nosotros: la cabra o la oveja es traída al Tabernáculo donde el individuo pone sus manos en el animal para transferir la culpa. Luego el animal es sacrificado, un sacerdote común riega la sangre en los cuernos del Altar de Bronce, y el órgano de grasa es sacado y quemado en el Altar de Bronce. Se nos recuerda otra vez del propósito de quemar las partes del animal en el verso 31: el mismo es para crear HUMO el cual contiene un aroma agradable al Señor. Y, el verso 35 refuerza la práctica donde el sacerdote puede quedarse con ciertas partes de la oveja o la cabra para alimento de uso personal, como Dios dice este aspecto del rito debe tomar la forma de Zevah Shelamim.

Date cuenta nuevamente (y yo voy a señalar esto en ocasiones al continuar con nuestro estudio de Levítico) que las Escrituras dicen….y estas son las palabras finales de Levítico capítulo 4…..que el sacerdote hará kipper y el pecador será perdonado. El rito de sacrificio “limpia” la corrupción del que pecó, y asi el pecador es restaurado a una completa relación con el Padre.  .

La semana que viene comenzamos con Levítico capítulo 5.

925 N. Courtenay Parkway, Suite 19, Merritt Island, FL 32953