Levítico

Lección 6 Capítulo 4

Vamos a repasar un poco. Hasta ahora, nosotros hemos visto 3 sacrificios diferentes, también llamados “ofrendas”: el ‘Olah……la Ofrenda de Holocausto; el Minchah…..la Ofrenda de Grano; y el Zevah…….la Ofrenda de Paz. Cada una tenía un propósito y ocasiones diferentes para su uso.  

Todas tenían en común que la ofrenda, ya sea animal o grano, tenía que ser quemada en el Altar de Bronce. Pero, también es clave entender que NINGUNA de estas ofrendas tenía que ver con la perpetración de pecados…..ninguno trataba con expiación por violaciones en contra de Dios per se. Más bien, las mismas trataban con varios aspectos de la naturaleza corrupta del HOMBRE delante de Dios. Ósea si un hombre no pudiese romper ni tan siquiera UNA de las leyes de Dios, ese hombre nunca podría escapar el hecho de que la ausencia de un pobre comportamiento no cambiaba su naturaleza; y es su naturaleza el factor determinante para su aceptabilidad a Dios. Nuestra aceptabilidad a Jehová no era, y todavía no lo es, basada tanto más en nuestro comportamiento como nuestra naturaleza. Y la naturaleza del hombre, como siempre, estaba predeterminada; desde Adán y Eva, toda la naturaleza de los hombres era maléficas ante los ojos de Dios. Punto. Y Dios no puede aceptar una naturaleza pecaminosa (como está) ni tampoco puede aceptar acciones pecaminosas sin que haya consecuencias dentro de Su sistema de justicia.    

Pero Dios proveyó un medio legal para que el hombre hiciera expiación por su naturaleza maléfica natural. Cuando yo digo legal, yo lo digo en el contexto que fue hecho de acuerdo con las “leyes” y “regulaciones” que Dios emitió como parte de Su sistema legal…..Su mishpat. Y el ‘Olah era primero entre estos remedios. El ‘Olah primero llamaba la atención de Dios, y luego proveía un medio para que Dios viera al devoto favorablemente….ósea el devoto llegaba a ser aceptable a Dios por medio del ’Olah. El sentido hebreo de la palabra es que al devoto se le permite “venir cerca: al Señor….acercarse al Señor.  

El Minchah es hecho sobre lo que fue logrado por el ‘Olah. Tras el ‘Olah, el mismo hacía al devoto accesible  y aceptable a Dios (nadie puede acercarse a Dios hasta que PRIMERO sea aceptable a Dios), luego el devoto puede ofrecer un regalo a Dios. Este regalo es en su naturaleza como un tributo.....ósea, es un regalo obligatorio….un pago. Y, al hacer lo que era obligatorio….ósea, un regalo obligatorio, el devoto (al pagar el precio prescrito) de este modo expresa su dedicación a Jehová y el deseo de ser obediente.    

Luego la Ofrenda de Paz es hecha sobre el trabajo del ‘Olah y el Minchah. La Ofrenda de Paz establece una camaradería, shalom, entre el devoto y el Dios Todopoderoso, que no podía ocurrir hasta que a) Dios encontrara al devoto aceptable a ÉL, y b) y se ofreciera un tributo…..que podía ser visto como un pago hecho. Las 3 ofrendas juntas, ‘Olah, MInchah, y el Zevah, establecían y mantenían paz y camaradería con Jehová a pesar de la inherente naturaleza pecaminosa del hombre.

Ahora vamos a tomar un vistazo del patrón y los principios que están surgiendo aquí; porque un tiempo más en el futuro una transformación va a ocurrir en el sistema de sacrificios, y Yeshua va a llegar a ser el “tipo” de cumplimiento que es presentado aquí en Levítico.  

 Nosotros encontramos que hay una MANERA prescrita en que debemos tratar con un Dios santo, hay una secuencia prescrita en la que nosotros debemos acercarnos a Jehová, y ese pecado está presente en un sinnúmero de maneras entre individuos y grupos, y ese pecado no solo está presente en nuestra conducta sino que está en la misma fibra de nuestro ser. Y nadie puede acercarse a Dios usando un método diferente, o en una secuencia diferente, y nadie está exento de su condición de maldad de nacimiento natural ni de la responsabilidad de la obligación de obedecer las leyes y regulaciones de Dios.

Lo que nosotros encontramos cuando leemos el Nuevo Testamento y los pasajes acerca de la vida y trabajo de Cristo, por nuestra parte es que la primera cosa que Su muerte y resurrección hizo para aquellos que ponen su confianza en ÉL, es que nos hace a nosotros, los creyentes, aceptables a Dios. Todo comienza allí. Y Dios no tiene interés en nuestros regalos para ÉL si nosotros PRIMERO no somos aceptables a ÉL….si nosotros no somos aceptables, entonces nuestros regalos, o mejor nuestro pago, a ÉL no es aceptable. Y si nosotros no somos aceptables a ÉL, y nuestros regalos, nuestro pago, no son aceptables a ÉL, entonces no puede haber paz entre ÉL y nosotros.   

Nuevamente, date cuenta, que el asunto acerca de la aceptabilidad del hombre para Jehová, por medio de Cristo, no tiene que ver con nuestras acciones o conductas pecaminosas….la misma tiene que ver con nuestra naturaleza pecaminosa. Pablo en ocasiones usa la expresión “el poder del pecado” cuando él se está refiriendo al problema de nuestra naturaleza corrupta. Yo creo que a veces nosotros tomamos lo que Pablo dijo un poco erróneo, porque nosotros pensamos que la expresión “el poder del pecado” se está refiriendo al poder como en el término “poder eléctrico”, o “caballo de fuerza”, o “que hombre tan poderoso”. Más bien, yo lo veo más en el sentido de lo espiritual….como en principados y poderes. O los poderes del infierno o del mal. Ósea, Pablo se está refiriendo las entidades controladoras que no son vistas, al dominio del mal, esa naturaleza espiritual oscura que vive dentro de todos nosotros, hasta que es remplazada con el Espíritu Santo. Por lo que cuando Pablo dice, “el poder del pecado”, él lo está haciendo en referencia a la condición pecaminosa natural del hombre que influye todos los aspectos de nuestras vidas. Al igual que con los sacrificios ordenados en Levítico, hay mucho que tiene que suceder antes de que Dios esté al menos interesado en tratar con nuestra conducta pecaminosa. Primero hay que tratar con nuestra naturaleza; para luego tratar con nuestra conducta. Este es el orden de las cosas ordenadas por Dios.      

Como creyentes nosotros no llegamos a ser aceptables a Dios porque paramos de transgredir en contra de Dios. Dios no nos limpia primero un poco, y cuando nosotros alcanzamos un nivel de conducta que es lo “suficientemente buena” entonces Dios dice, “¡Bingo! ¡Ahora eres aceptable ante mí!  No. Más bien, Cristo es como el ‘Olah, la ofrenda de holocausto, la ofrenda que nos permite llegar acercarnos a Dios. La muerte de Yeshua, y ÉL siendo nuestro sacrificio, me hace a mí y a ustedes aceptables al Padre…SI nosotros nos apropiamos de lo que Jesús hizo simplemente creyendo y confiando en Él. Solo DESPUÉS que nosotros llegamos a ser aceptables a ÉL….los bautistas lo llaman ser salvos, los evangélicos lo llaman nacer de nuevo…….entonces ÉL comienza a tratar con nuestras transgresiones en contra de ÉL. Primero nosotros tenemos que tener nuestra NATURALEZA HECHA aceptable al Padre. Y, esto es logrado por el sacrificio de Cristo y el intercambio simultáneo de naturalezas dentro de nosotros: el instante en que nosotros aceptamos a nuestro Mesías nuestra vieja NATURALEZA es intercambiada por una nueva, una naturaleza pura y santa. Y esto es en la forma del Espíritu Santo que viene a morar en nosotros.   

Ahora, yo estoy seguro que muchos de ustedes tienen que estar diciendo, ‘¿y qué pasa con Cristo pagando por nuestro pecado (pecados, plural), nuestras transgresiones, nuestra mala conducta? Si, el hace eso también. Pero en una manera muy real el PRIMER paso obligatorio es que ÉL paga un precio para darnos la habilidad de acercarnos al Padre, de ser aceptable al Padre. Ahora, yo no quiero dejar la impresión de que estoy describiendo un programa de 3 pasos para tener paz con Dios; asi no es como funciona. En lo físico hacemos las cosas de una manera en pasos; un paso detrás del otro. EL Sistema de Sacrificios Levítico funcionaba de esa manera; había altares físicos, sacrificios físicos etc. Por lo que había un orden de ritos de secuencia y cada rito trataba con un aspecto en particular del proceso. Dios estaba mostrándonos SU plan, en pedacitos, en una manera sencilla en la que un ser humano pudiera entender; nos estaba mostrando los principios, los patrones, las muchas facetas del pecado, expiación, y perdón. Y en esta manera ÉL nos estaba mostrando SU Santidad y SU justicia.

Luego de tratar con nuestra naturaleza pecaminosa en los primeros 3 capítulos de Levítico, ahora, en el capítulo 4, Jehová va a comenzar a tratar con nuestra conducta pecaminosa.

LEER LEVÍTICO CAPÍTULO 4

Aun cuando nosotros no vamos a comenzar con el capítulo 5 hoy, ni probablemente vamos a terminar con el capítulo 4, nosotros necesitamos saber que los capítulos 4 y 5 están atados el uno al otro, ya que, juntos, definen un nuevo tipo de sacrificio. Los estudiosos, llaman a los 2 sacrificios de Levítico 4 y 5, cuando son tomados juntos como una clase o un tipo particular, expiatorio. Ósea, los mismos estan diseñados a expiar por los pecados. De hecho el titulo usual para la ofrenda de sacrificio del capítulo 4, y en ocasiones usada para el capítulo 5, es “ofrenda de pecado”. Pero nosotros no vamos a usar ese título porque realmente le hace daño al propósito del mismo.     

En hebreo el sacrificio de Levítico capítulo 4 se le llama “Hatta’at”. Y la misma lleva consigo el sentido de ser un sacrificio para el propósito de purificar al pecador para asi poder liberar a la persona de la culpa delante de Jehová, PORQUE este ser humano a cometido una trasgresión en contra de Jehová. En otras palabras no es la acción a la que están dirigiéndose, sino que es el resultado de la condición contaminada del devoto DEBIDO a este acto de trasgresión la que están tratando. Se asume que el devoto ha estado en un estado puro de rito; que él estaba des-contaminado de la culpa de pecados pero que AHORA  hizo algo en contra de la santidad de Dios, algo tenía que ser hecho. Ahora que él había cometido esta ofensa el ya no estaba puro delante de Dios….y por lo tanto, él debía ser purificado. Por lo que en la clase de Torá nosotros vamos a llamar este sacrificio de Levítico 4 la “Ofrenda de Purificación”.  

Para que ustedes no piensen que yo estoy redefiniendo las palabras y presentando mi propia nueva teología, es importante entender que la traducción típica al inglés de “ofrenda de pecado” (cuando es traducida del término hebreo Hatta’at) NO es una traducción directa de la palabra; más bien es una, llamada, traducción funcional. Ósea que no HAY tal cosa como “traducción” para la palabra  Hatta’at; Hatta’at no tiene una palabra equivalente en otro lenguaje. Sino que todo lo que se puede hacer es volver a exponer el propósito del Hatta’at; su función, en español (o en el lenguaje que sea). Debido a que el Hatta’at NO es técnicamente una ofrenda para expiar por LA conducta inaceptable que ha sido cometida, el llamarla una “ofrenda de pecado” nos da la impresión equivocada de su propósito. Desde un aspecto funcional el Hatta’at repara la condición del devoto que ha cometido un pecado…la misma purifica al devoto. Por lo que una mejor traducción de la FUNCIÓN del Hatta’at es que es una ofrenda de PURIFICACIÓN.  

El verso 1 comienza haciendo claro que lo que está a punto de suceder era TODAVÍA una orden de Jehová para Moisés; esto no era una proclamación por parte de la personas en autoridad esto era Dios hablando. Y el verso 2 nos dice que el Hatta’at tiene que ver con la purificación del devoto de los pecados sin intención. Y nosotros vamos a discutir este aspecto “sin intención”, el cual en el capítulo 4 tiene que ver más con la idea del pecado ser más accidental, un poco más cuando lleguemos al capítulo 5.   

Ahora yo hablé hace unos minutos atrás acerca de los principios y los patrones que estaban siendo establecidos en los primeros 3 sacrificios de Levítico, y como estos continúan vivos en el resto de las Escrituras, hasta el ministerio y propósito de Cristo. El Hatta’at, el 4to sacrificio, trae otro aspecto a la naturaleza del pecado, su efecto, y el asalto a la santidad de Dios que causa. Lo que nosotros estamos haciendo cuando estudiamos Levítico es lo que yo llamo “caminar alrededor de la piedra”. Para aquellos de ustedes que no han sido bendecidos con esta pequeña sabiduría anteriormente, Permitanme explicar: si ustedes encuentran una roca bien grande, y desean examinarla y describirla ustedes tendrían que comenzar en un punto y caminar alrededor toda su circunferencia. Al ustedes caminar alrededor de esa roca, si ustedes pausan y toman nota de como exactamente se ve (su color, su superficie, como se siente, si tiene bordes filosos o mas curveados) lo que ustedes escriben dependería de donde ustedes están parados en un momento dado; al moverte y mirar la roca desde una posición un poco diferente su apariencia también cambia. Para poder tener un entendimiento propio y completo de TODOS los aspectos físicos de la roca ustedes lo tendrían que ver desde muchas posiciones y ángulos; y esto es porque la roca es una figura aleatoria. La misma se ve un poco diferente dependiendo de dónde paras y las miras. Y si decides pararte en un cierto lugar y describir la piedra de solo un ángulo, vas a obtener una vista muy distorsionada e incompleta del retrato y naturaleza de esa roca…..aun cuando el punto preciso en el que esté parado ciertamente estas reportando lo que estas observando.       

Cuando discutimos pecado y expiación pasa lo mismo. En nuestra era, nosotros tendemos a pensar que podemos reducir casi todo principio de las Escrituras a un puñado de clichés cristianos y dichos astutos. Y estos dichos puede que estén erróneos; pero en ocasiones son tan simple que son inútiles. Por lo que Levítico nos lleva a un largo camino alrededor de la piedra de pecado y expiación, parando para examinar sus muchas facetas en un sinnúmero de lugares. Y nosotros vamos a encontrar que el pecado es un asunto complejo y que quizás es más serio, y presente en más formas de nuestras vidas, de lo que nosotros jamás hemos pensado. 

El problema principal con el pecado es que puede destruir la relación entre el hombre y Dios. El pecado presenta el peligro más grande a la relación de pacto que Dios creó para que el hombre pudiera vivir en paz, en Shalom, con Él. Y el pecado trae consigo consecuencias que eran en ocasiones involuntarias, imprevistas, y a veces no tienen ninguna solución. Una de las consecuencias más catastróficas para el hombre es que el pecado precipita la furia de Dios. Yo les voy a decir sin rodeos que yo he encontrado MUCHOS cristianos que han dicho algo como esto, “Yo no creo en la furia de Dios”. O, en ocasiones, “Yo no quiero escuchar sobre la furia de Dios”. Si ustedes no creen que Dios derrama SU furia en juicio, o que ÉL no es un Dios de amor Y juicio, entonces yo temo por ustedes porque ustedes no entienden la seriedad de la naturaleza del pecado y sus consecuencias. Cuando nosotros completemos el libro de Levítico ustedes van a ver CUAN serio Dios toma el pecado….y el mismo no es un retrato bonito.   

Esta 4ta clase de sacrificio en Levítico (el Hatta’at) trata con el estado precario donde se encuentra la persona que peca. Es como si la persona que ha pecado ha sido envenenada con una toxina tan poderosa que él está propenso a no vivir. El Hatta’at, la Ofrenda de Purificación, es el antídoto para neutralizar ese veneno. Como la persona llegó a ser envenenada, y la precisa naturaleza de la toxina, llega a ser algo secundario….provisto que haya sucedido accidentalmente. Lo que es importante es traer a la PERSONA de regreso a buena salud…..removiendo los efectos debilitantes de ese veneno en la persona…..trayendo a la persona de REGRESO a una condición de buena salud espiritual para que su relación con Jehová no sea destruida.  ¿Hace sentido esto para ustedes? El sacrificio de Hatta’at es el Dios Todopoderoso en una misión de rescate para rescatar a la persona de esta peligrosa condición delante de Dios que puede ser ESPIRITUALMENTE fatal.

Y nosotros encontramos que el asunto de pecado es lo suficientemente serio que (dependiendo de QUIÉN llega a estar en este estado pecaminosos debido a sus violaciones y cuál es la posición del violador dentro de la comunidad de Israel)  hay diferente procedimientos de ritos prescritos. El Sumo sacerdote tiene un procedimiento si él peca, el líder de tribu otro, un miembro común de la población otro, y aun cuando la nación completa comete una transgresión en contra de Jehová, la misma tiene un antídoto diferente. 

Vamos brevemente a mirar cada uno de los niveles de la sociedad de Israel nombrados en el capítulo 4 y vamos a discutir los varios procedimientos de purificación apropiados para cada uno.  El orden de importancia de posición y estatus dentro de la sociedad hebrea es establecida en este capítulo; es el Sumo sacerdote, luego todo Israel (la congregación completa), luego el líder de tribu, y finalmente una persona común. El Sumo sacerdote, como el más importante entre estos, se le trataba con el primero.

Algunas versiones de la Biblia van, en el verso 3, usar el término sacerdote ungido”…..esto se está refiriendo al Sumo Sacerdote, ya que el Sumo Sacerdote es el único sacerdote ungido con el aceite de unción. Debido a que el Sumo Sacerdote es el mediador entre Dios y el hombre, su pecado es una cosa terrible y se pone no solo él en peligro, sino que a la NACIÓN entera. Cuando el Sumo Sacerdote viola en contra de Dios el principio establecido aquí el mismo tiene el efecto de contaminar a TODO Israel. ahora vamos a ser claro que en el contexto de Levítico 4 estos pecados del Sumo Sacerdote NO eran necesariamente pecados personales de mala conducta….generalmente eran errores hechos cuando llevaba a cabo de sus funciones como Sumo Sacerdote. Había otros sacrificios que trataban con sus pecados personales. Debido a que las funciones del Sumo Sacerdote eran primordialmente el llevar a cabo los varios rituales ordenados por Dios que eran DE PARTE de las personas, cuando el Sumo Sacerdote se equivocaba, él se equivocaba de parte de las personas por lo que ellos cargaban igual culpa como él.  

Como resultado el Sacerdote tenía que usar el animal de sacrificio que estaba en el tope de la jerarquía de sacrificios, un toro maduro. Mientras que en el ‘Olah, la ofrenda de holocausto, la selección del animal que sería usado para la ofrenda de sacrificio variaba….desde un toro hasta un ave…..el mismo no tenía nada que ver con el grado de la naturaleza pecaminosa de la persona….el mismo tenía que ver con lo que la persona razonablemente podía pagar…..un toro siendo lo más costoso y extravagante, un ave siendo lo menos. Aquí en el Hatta’at es un poco diferente. En la Ofrenda de Purificación mientras más alta la posición en la sociedad Israelí la persona pecadora tuviese más costoso y grande tenía que ser el animal. El Sumo Sacerdote, por lo tanto, era responsable para nosotros del animal de sacrificio más grande y costoso, un toro de 3 años de edad.     

Al igual que en la Ofrenda de Holocausto el animal tenía que ser traído al Patio del Tabernáculo, y allí el devoto…..en este caso el Sumo Sacerdote…llevaba a cabo el semikhah (el poner las manos). Y recuerda que el poner las manos generalmente cargaba la idea de transferir la culpa del devoto al animal….pero también cargaba la noción de oficialmente designar ESE animal en particular como ESA ofrenda particular de sacrificio del devoto. Luego el Sumo Sacerdote mataba al animal y recogía la sangre en el recipiente del rito.  

La sangre era llevada al santuario, la tienda de reunión, y el Sumo Sacerdote mojaba su dedo en la sangre del Toro y la roseaba, 7 veces, hacia el Parokhet, la cortina o el velo que separaba al Lugar Santísimo del Lugar Santo. Vamos a estar claros: el Sumo Sacerdote estaba parado en el Lugar Santo, NO en el Lugar Santísimo cuando él hacia esto.  Ahora este “rito de sangre” en particular era inusual. La única otra vez que el mismo ocurría era en Yom Kippur, el Día de Expiación; pero en Yom Kippur el Sumo Sacerdote realmente entraba al Lugar Santísimo. Después de esto, el Sumo Sacerdote tocaba suavemente un poco de sangre en los cuernos del Altar de Incienso que estaba parado al lado del Parokhet en el Lugar Santo. La restante sangre era vertida a los pies del Altar de Holocausto MAS BIEN que a lo que hasta ahora, había sido prescrito, el cual era que la sangre del animal debía ser roseada en los 4 lados del Altar.  

Luego, el Toro era cortado; la grasa era removida de ciertas partes de sus organos internos y quemado en el Altar de Incienso. Es aquí, en el verso 12, que nosotros tenemos una partida radical del típico rito de sacrificio; todo lo que quede del Toro no es consumido, ni se les da a los sacerdotes para usar como comida, ni es quemado en el Altar de Incienso. Más bien es llevado a un lugar designado como FUERA DEL CAMPAMENTO y allí es quemado en un fuego con leña común, y las cenizas son puestas en una pila de cenizas que esta también localizada fuera del campamento.   

Ahora si no tenemos cuidado algunos detalles importantes pueden escapar de nosotros debido a los problemas de traducción del hebreo original al griego, luego del griego al latín, luego del latín al inglés (en el cual la mayoría de nuestras Biblias han recibido sus traducciones). En el verso 10 se nos dice que ciertas partes del Toro, mayormente la grasa, son “quemadas” en el Altar de Incienso. La palabra hebrea usada  para quemarlo es qatar.  Y  qatar  es una palabra que indica el acto de quemar que  pasa la ofrenda de sacrificio en humo….un humo que agrada a Dios. También es la palabra usada cuando se refiere a quemar el incienso en el Altar de Incienso en el Lugar Santo. La idea es que el quemar es una cosa positiva, un procedimiento santo.

Pero en el verso 12 donde los restos del Toro son cargados a un lugar fuera del campamento y quemados en un fuego con leña común, la palabra en hebreo usada para “quemar” es diferente; y luego lleva consigo un significado casi opuesto a la palabra en el verso 10 para quemar. La palabra para describir el quemar en esta ocasión es saraph. Y saraph quiere decir destruir con fuego….destruir quemando. La idea es que  estas deshaciéndote de algo que es indeseable e impuro. Saraph podría ser usado para describir cuando se quema la basura. Por lo que qatar trata con quemar sagrado, y saraph con la destrucción por medio de quemar; qatar es constructivo, saraph es destructivo. Lo que es quemado en el Altar de Incienso es sagrado y constructivo, lo que es quemado fuera del campamento en fuego con leña común es destructivo.

Y, si la palabra  saraph…..s-a-r-a-p-h…..suena familiar a sus oídos, la misma debería de serlo. Porque es la palabra raíz de la criatura que fue levantada en la vara por Moisés en el Desierto…..un Seraph….s-e-r-a-p-h. Y, generalmente es llamado un dragón ardiente, o una serpiente ardiente…como fuego que quema. Nosotros también vamos a encontrar que un Seraphes es descrito en la Biblia como servicio para Dios. Pero date cuenta que la palabra raíz saraph y seraph gira alrededor de destrucción. Y eso es probablemente la clave para entender uno de los  propósitos del ser-espiritual que la Biblia llama Seraph (el cual nosotros traducimos Serafín) el cual guarda el lugar del trono de Dios. El trabajo del Serafín es visitar destrucción absoluta sobre todos aquellos que no están puros pero que se atreven entrar a la presencia del Señor.  

 Permitanme también decir que nosotros vamos a encontrarnos con un retoño de este Toro quemado, fuera del campamento, en el sacrificio de la Vaca Roja. Ahora, la mayoría de las personas han escuchado ese término Vaca Roja, y algunos saben que los judíos están en busca de una Vaca Roja perfecta, porque va a ser necesaria al construir el nuevo Templo en Jerusalén. Yo no voy a entrar en detalle ahora pero date cuenta que la diferencia primaria entre el sacrificio del Hatta’at y la Vaca Roja es que el Sumo Sacerdote tiene que usar un MACHO (un Toro) para la Ofrenda de Purificación; mientras que la ofrenda de la Vaca Roja (como puedes ver por la manera en que se llama) envuelve sacrificio de una HEMBRA (una vaca o una novilla).  

En ambos casos el quemar los restos del animal tiene que ser FUERA DEL CAMPAMENTO, por lo que la clase de quemado es la saraph…..esa es, la clase de quemado destructivo. ¿Por lo que, exactamente qué quiere decir FUERA DEL CAMPAMENTO?  

Realmente, es bastante literal. Dios instruyó a Moisés que los Israelitas debían acampar alrededor del Tabernáculo del Desierto. Y esta área de campamento es llamada “el campamento de Israel”. Esta área es considerada pura…. no limpia como higiénica (aunque la higiene era una parte necesaria de la pureza). Ahora exactamente donde la frontera del exterior del campamento y el Tabernáculo existía en los tiempos de Moisés es algo que no nos dicen; pero debió de haber sido en algún lugar más allá de donde las tiendas de las 12 tribus de Israel estaban levantadas. Cientos de años más tarde cuando la tienda portátil que era el Tabernáculo del Desierto dio camino a un edificio permanente de madera y piedra llamado el Templo, una medida real fue establecida para determinar lo que estaba puesto adentro, y por lo tanto lo que había afuera, del campamento. La medida siempre era circular, y el centro del círculo era el Lugar Santísimo. Por lo que en el tiempo de Jesús el área del “campamento de Israel” fue establecido a un alcance de 200 codos alrededor del Lugar Santísimo….cerca de 3000 pies. Un círculo imaginario fue dibujado alrededor del Lugar Santísimo en la montaña del Templo, con un alcance de 3000 pies. Todo lo que estaba dentro del círculo estaba adentro del campamento, y todo más allá del círculo (generalmente hablando) estaba “fuera del campamento”.      

Ahora lo que yo les acabo de decir está muy bien documentado en el Mishnah y la única parte debatible es la definición exacta de un codo, el cual varia de cultura a cultura…pero generalmente era alrededor de 10 pulgadas.  

Lo que es bien interesante para mí es un comentario hecho por el escritor de Hebreos (el cual generalmente se presume ser Pablo pero eso no es del todo seguro) que concierne al lugar donde Cristo fue crucificado. Vamos a buscar en la Biblia Hebreos 13: 10-13.   

LEER HEBREOS 13:10-13

Date cuenta que Pablo (o quienquiera que sea el escritor del libro de Hebreos) hace una analogía: él dice que al igual que el Sumo Sacerdote trae una ofrenda de sangre al santuario como una ofrenda de pecado  (un Hatta’at, la ofrenda que nosotros hemos estado estudiando en Levítico) pero el cuerpo del Toro es quemado FUERA DEL CAMPAMENTO, también Jesús fue destruido FUERA DEL CAMPAMENTO y por lo tanto es allí donde nosotros debemos unirnos con él.

Ahora algunas Biblias, incluyendo la CJB (Complete Jewish Bible), dice en el verso 12 “fuera de la puerta”; la puerta a la cual se están refiriendo es probablemente la Puerta del Este. En los días de Jesús había un puente de dos pisos fuera de la Puerta del Este que alcanzaba el valle de abajo y conectaba la Montaña del Templo al Monte de los Olivos. Era sobre este puente que la Vaca Roja y el chivo expiatorio eran tomados para los ritos asociados, y sobre los cuales los restos del Toro para la Ofrenda de Purificación, el Hatta’at, eran transportado. Como puedes ver hasta ahora en nuestro estudio de la Torá nosotros hemos identificado dos altares usados como parte del sistema de sacrificio en general….el Altar Dorado de Incienso que estaba adentro del Lugar Santo y el Altar de Holocausto que estaba justo fuera de la puerta hacia el Templo, de hecho había un TERCER Altar, llamado el Altar Miphkad. Este Altar Miphkad estaba localizado cerca del tope del Monte de los Olivos, justo FUERA de la frontera del campamento de Israel, y era allí donde la Vaca Roja era quemada, los restos del Toro eran hechos cenizas, y por lo tanto de acuerdo al escritor de los Hebreos probablemente muy cerca estaba ese Altar Miphkad donde Cristo fue crucificado.  

Hebreos 13:13 dice que Cristo llegó a su fin FUERA DEL CAMPAMENTO. Ahora, si uno dibuja un círculo de 3000 pies alrededor del Lugar Santísimo, quiere decir que Cristo NO pudo haber muerto EN NINGUN SITIO adentro de ese círculo o ÉL hubiera estado ADENTRO del campamento. Y el lugar tradicional donde Cristo fue crucificado cae ADENTRO DEL CAMPAMENTO.  

Este es el punto, y hay varios puntos: primero, Cristo probablemente fue crucificado en el Monte de los Olivos, porque el “Campamento de Israel” terminaba en una parte del camino de la cuesta del Monte de los Olivos, y por lo tanto estaba “fuera del campamento”. Y se nos dice en los Evangelios que aquellos que vieron la muerte de Cristo, al experimentar un terremoto en el momento en que ÉL entregó su espíritu, se viraron y miraron y vieron el velo del Templo rasgarse desde arriba hasta abajo. Bueno, como ese velo exterior daba cara al este, hacia el Monte de los Olivos, el ÚNICO lugar que esas personas pudieran haber estado para poder VER el velo rasgarse, era en el Monte de los Olivos. Virtualmente en cualquier otro lugar, hubiese estado fuera de su vista. El 2ndo punto es que hay GRAN significado en Jesús muriendo FUERA DEL CAMPAMENTO. Porque nos dice que la muerte de Cristo fue muy similar a la ofrenda de Purificación PARA EL SUMO SACERDOTE….y se nos dice varias veces que Cristo es nuestro Sumo Sacerdote. Este procedimiento del sacrificio siendo destruido fuera del campamento era solo usado cuando el Sumo Sacerdote llegaba a estar corrupto por el pecado (esto no aplica al líder de la tribu, o a la gente común). Y este sacrificio en particular tenía que ser destruido. ¿Qué fue lo que Jesus dijo?.... ¿Mi Dios, Mi Dios, porque me has abandonado? El Padre, por un momento, se movió lejos de Yeshua. Y,      la furia de Dios, el cual es absoluta aniquilación, completa destrucción, cayó sobre Cristo para que la llevara…..en vez de nosotros.

Ahora, yo no estoy del todo dogmático acerca del lugar de la muerte de Jesús; el escritor del libro de Hebreos provee claves, no evidencia absoluta. Pero esto demuestra  cuán importante es para nosotros estudiar y entender la Torá y el Sistema de Sacrificios  Levítico. El solo decir que Cristo fue “el sacrificio” para nosotros es cierto. Pero, ¿qué clase de sacrificio? ¿Cuál de las muchas clases de sacrificios? Cuando Hebreos dice que Cristo fue ofrecido como ofrenda de PECADO, ese es una CLASE de sacrificio en particular….……un Hatta’at……y un Hatta’at tiene un propósito muy específico. El mismo no es una clase de sacrificio general o universal. Recuerda que aquellos que originalmente escribieron el NT y los sucesos de la muerte de Cristo eran judíos. Ellos muy bien entendían la complejidad del Sistema de Sacrificio porque era de conocimiento común para ellos. ¿Por lo que acaso Pablo dijo este pedazo de información acerca de Jesús muriendo “fuera del campamento” porque era dramático o acaso él no pensó que eso significaba? No este pedazo de información era bastante significativo para cualquier judío. De todos modos, yo no quiero dar la impresión que el Hatta’at, la Ofrenda de Purificación, era el ÚNICO elemento del Sistema de Sacrificio que Yeshua cumplió. Pero, ciertamente, la porción de la Ofrenda de Purificación era tema principal en el libro de Hebreos y nosotros debemos de prestar  atención a esto.