Levítico

Lección 3 Capítulo 1

Nosotros pasamos las primeras dos semanas de nuestro estudio de Levítico simplemente preparando el trasfondo y estableciendo la base para hacer a Levítico más comprensible, placentero, y con esperanza de que sea significativo. Me gustaría reiterar unos cuantos principios de una lección anterior que nosotros necesitamos mantener en nuestra mente durante este estudio:

1. Dios divide, elige, y separa. Jehová establece unos límites muy estrictos y hace distinciones duras y rápidas entre las personas, naciones, y prácticas de adoración. Él es intolerante hacia la maldad y el pecado, y ÉL se reserva en Sí Mismo el derecho EXCLUSIVO de pronunciar cual es cual. El excluye, aquellos que no son “Su Pueblo”; en el tiempo de Levítico, Su pueblo era SOLO las personas de Israel. 2. Levítico nos ofrece la forma de ver la vida de los sacerdotes. Está escrito a través de los ojos del grupo nuevo de sacerdotes ordenados por Dios, quienes vienen exclusivamente de la tribu de Levi. 3. Dios clasifica el pecado en dos categorías básicas: intencional y sin intención. Esto es bastante diferente de la manera típica en la que nosotros los humanos queremos pensar del pecado…..el cual es más como grande o pequeño, trivial o terrible, sin importancia o en riesgo a la salvación. 4. El sistema de sacrificio que nosotros estamos a punto de estudiar NO trata con pecados intencionales y por lo tanto no provee un medio de reconciliación con Dios para pecados deliberados. El mismo SOLO trata con pecados sin intención. Nada de lo que nosotros leamos en Levítico va a reconciliar al delincuente con Dios si el pecado de ese delincuente es considerado “mayor”….el cual es la manera Bíblica de llamar “intencional”. 5. El sistema de sacrificio tiene que ver MÁS que expiar por los pecados. Vamos a ver que varios de los sacrificios ordenados por Dios tienen muy poca relación con el pecado. 6. Aun cuando Yeshua cumplió con el Sistema de Sacrificio, ÉL también cumplió mucho más que las habilidades limitadas del Sistema de Sacrificio para expiar por ciertas categorías de pecados. 7. El principio básico detrás del Sistema de Sacrificio es sustitución. Ósea, las muertes de los animales iban a tomar el lugar de, sustituir por, lo que con derecho debió de haber sido la muerte de los humanos que eran culpables de pecar en contra de Jehová. 8. Levítico es el libro del medio de la serie de libros de Éxodo, Levítico, Números. Nosotros tenemos que leer a Levítico como solo una continuación de Éxodo, el cual eventualmente pasa directo a Números.  

LEER LEV 1:1 – hasta el final

Las primeras palabras de Levítico, “Llamó Jehová a Moisés”, son en hebreo vayikra….y vayikra es el nombre que los hebreos le dan a este libro que los gentiles llaman por su nombre griego, Levítico.

Aun cuando las palabras, Llamó Jehová a Moisés , suenan un poco singular para nosotros, las mismas cargan un gran significado que es importante que captemos: Jehová está a punto de hacer un dictamen muy formal e importante. Al igual que cuando nuestro Presidente puede ocasionalmente hacer un discurso desde su escritorio en su oficina presidencial, nosotros entendemos que lo que está a punto de decir carga más importancia y significado que cualquier conferencia de prensa regular o entrevistas….cuando ocurre desde la oficina presidencial, la misma es un evento especial. El protocolo aquí al comienzo de Levítico es más como lo fue en Éxodo cuando Jehová llamó a Moisés desde el tope del Mt. Sinaí para darle a Moisés la Ley; pero esta vez Jehová llama a Moisés para darle el importante Sistema de Sacrificio que apaciguaría la ira de Dios con el hombre, cuando ofenden a Dios.

Permitanme repetir algo que dije la última vez que nos reunimos: el Sistema de Sacrificio y la Ley son dos componentes primarios que, juntos, componen el sistema de justicia de Dios…..en hebreo, mishpat. Y aun cuando en conversaciones diarias y comunes el hebreo generalmente llamaría todo elemento del sistema de justicia de Dios La Ley, con el Sistema de Sacrificio visto como parte de la Ley, la manera en la que el Sistema de Sacrificio y La Ley funcionan las hace algo separados. La Ley y el Sistema de Sacrificio CADA UNO tienen funciones diferentes y propósitos muy diferentes. La Ley lleva a castigo mientras que el Sistema de Sacrificio lleva a expiación, perdón unido con reconciliación.

El término, La Ley, ha llegado a ser muy general; tanto que es, ampliamente mal usado y mal interpretado, hasta entre los judíos. Es especialmente mal usado y grandemente (y yo pienso que hasta cierto grado deliberadamente) mal usado dentro de la iglesia cristiana. Déjenme explicar: aun cuando nosotros no vemos a Jehová pronunciar lo que con precisión puede ser llamado La Ley hasta mediados del libro de Éxodo, los judíos comúnmente van a usar el término “La Ley” como sinónimo para TODA la Torá. Ósea, ellos van a llamar TODOS los primeros 5 libros de la Biblia, La Ley, aun cuando La Ley no es dada hasta Éxodo. En adición nosotros debemos recordar que la gente judía también tenía otra “Ley”, tomada de fuentes que no eran Bíblicas como el Talmud, que ellos llamaban Ley. Asi que los judíos tendían a llamar cualquier y toda instrucción religiosa fuese de las Escritura o de dictámenes de líderes religiosos, hasta de comentarios generales de grandes rabinos, La Ley. La Ley puede ser un término muy confuso. La mejor analogía que yo puedo pensar de la misma es que en la iglesia nosotros tenemos muchas personas con SOLO el Nuevo Testamento en sus manos; a veces un recién cristiano solo tiene el libro de los 4 Evangelios. Si les preguntásemos que tienen en sus manos, generalmente ellos contestarían, “La Biblia”. Ahora eso realmente no es correcto, ya que lo que tienen es solo una PORCION de la Biblia; pero nosotros sabemos lo que ellos quieren decir. Nosotros comúnmente escuchamos a pastores o ministros predicar y decir que están enseñando la Biblia. Cuando la mayoría de las veces lo que están predicando es una doctrina…..una tradición de una denominación de la iglesia que dice representar un principio Bíblico. En ambos casos nosotros los creyentes gentiles que hablamos el lenguaje cristianizado completamente entendemos lo que ellos están diciendo….aun cuando técnicamente no está completamente correcto. Esta analogía es la misma como si fuera con los judíos cuando usan el término, La Ley….el mismo podría significar un sinnúmero de cosas y nosotros tenemos que discernir del contexto cualquier uso en particular al cual ese término se está refiriendo en ese momento.

Date cuenta aquí en Levítico como Dios hace una separación formal entre La Ley y el Sistema de Sacrificio. Recuerda la importancia de esta pequeña frase, “Jehová llamo a Moisés”….la misma denota que un evento cardenal está a punto de suceder, algo de gran magnitud. Nosotros recibimos esencialmente el mismo preámbulo de Dios cuando el instruyó a Moisés que subiera al Mt. Sinaí para recibir La Ley. Ahora, en un evento aparte, Jehová NUEVAMENTE pronuncia este importante preámbulo….Jehová llamó a Moisés…..y esta vez Dios le va dar a Moisés el Sistema de Sacrificio. Por lo que, anteriormente en Éxodo, Dios le da a Moisés la definición del pecado, el cual está contenido en la Ley, y las consecuencias por pecar al romper cualquiera de las ordenanzas de ese código de Ley. Al dar la Ley el Señor ha establecido las elecciones morales para Israel; elecciones morales que la voluntad de cada Israelita decidirían si iban a obedecer o desobedecer. Ahora, en Levítico, Dios está dando a Moisés la otra parte de Su sistema de justicia…la parte que provee la EXPIACIÓN para cuando una persona peca, y rompe el código de Ley. Y claro que, como nosotros ahora sabemos, esta expiación es solo disponible para una cierta clase de pecado…….los pecados sin intención. De hecho: yo les voy a recordar de esto una y otra vez, porque es primordialmente ESTE atributo del Sistema de Sacrificio que provee expiación SOLO por los pecados que no eran deliberados el que hace que Pablo caracterice el sacrificio de Cristo como uno superior y a la parte del Sistema de Sacrificio de la Ley como inferior cuando los dos son comparados.  

El verso 2 hace muy claro uno de los principios que yo les enumere hace unos minutos atrás: Jehová le está hablando a benei Yisra’el. EL le está hablando a Israel, quienes son Su pueblo…nadie más, hasta este momento, son SU pueblo. Ahora, el AT está positivamente cargado con este término hebreo, benei Yisra’el, el cual literalmente quiere decir el joven de Israel. Aunque, generalmente es traducido “los hijos de Israel” en nuestras Biblias. Aunque el SIGNIFICDO, es mejor expresado en nuestra manera de pensar Occidental como “la gente Israelita”. Esta expresión no quiere decir SOLO los jóvenes, ni tampoco los niños; ni tampoco se refiere a SOLO aquellos del linaje de sangre de Jacob en sus venas, aquellos que son genealógicamente descendientes de Abraham, Isaac, y Jacob….ya que miles de miles extranjeros (ger) ya han, y van a continuar uniéndose a Israel. Benei Israel es un término nacional…el mismo se refiere al grupo como un entero…en este caso, es como decir “el pueblo Americano”.  

Con este trasfondo…..nosotros sabemos quién está hablando (Jehová), donde esto está sucediendo (en el Tabernáculo del Desierto), y que Dios se está dirigiendo EL Mismo a Moisés y luego a la nación de Israel….a nosotros ahora se nos es dado las instrucciones de la primera clase de ofrenda, o sacrificio. La misma es la ofrenda de holocausto. En el verso 2 cuando se nos dice “cuando alguno de entre vosotros ofrezca una ofrenda a Jehová”…la palabra usada para ofrenda es korban. Esta es una buena palabra para memorizar porque es una palabra hebrea muy común que quiere decir ofrenda…cualquier clase de ofrenda. Es como en la iglesia donde el término ofrenda puede significar desde dinero, propiedad o tiempo personal. Y la ofrenda puede ser para el fondo general o puede ser para algo específico. Puede significar nuestro diezmo regular o tal vez una donación que damos cuando visitamos una iglesia o sinagoga.

Por lo que, korban NO es un nombre específico para esta clase en particular de sacrificio llamado ofrenda de holocausto. Cada clase de ofrenda, cada clase de korban que nosotros encontremos va a tener un nombre hebreo especifico. En el caso de la ofrenda de holocausto, es la ‘olah. ‘Olah es la palabra hebrea original que nosotros universalmente traducimos como “Ofrenda de Holocausto”. Me gustaría ponerme un poco técnico por solo un momento. El término “Ofrenda de Holocausto” es lo que los estudiosos llaman una “definición funcional” o una “traducción funcional” de la palabra hebrea ‘olah. Nosotros nos vamos a encontrar con muchas de estas traducciones funcionales en la Torá. Lo que eso quiere decir es que NO es una traducción literal del término hebreo porque la traducción literal no significaría nada para nosotros. De hecho a veces la traducción literal ni tan siquiera es conocida o hay un acuerdo entre los estudiosos y traductores de la Biblia. Literalmente se piensa que ‘olah quiere decir “ascender”, o “ir hacia arriba” o “traer cerca”. Por lo que mayormente ‘olah seria traducido literalmente como una “ofrenda cerca”, o una “ofrenda de ascender”. Es tan peculiar para nuestra cultura que los traductores pensaran que realmente no sirve ningún propósito traducirlo de esa manera. Asi que, en vez de dar una traducción literal de la palabra ‘olah la misma fue determinada que sería mejor darle al lector la FUNCIÓN o el propósito de “ofrenda cerca”; y esa función es una ofrenda para el Señor que es quemada con fuego en el altar…..una ofrenda de holocausto. Por lo que “ofrenda de holocausto” es como típicamente traducen la palabra hebrea ‘olah……y no está incorrecto……lo único es que no incluye el sentido que al quemar la ofrenda, la misma emite humo, el cual lo trae cerca a Dios al ascender a ÉL en el Cielo. Yo no voy a analizar necesariamente los nombres de todos los sacrificios, hasta el más mínimo detalle, como acabo de hacer con el ‘olah…..la ofrenda de holocausto. Yo sencillamente quiero que ustedes entiendan lo que una traducción funcional es y muchas veces en la Biblia vamos a ver traducciones de palabras funcionales, en vez de literal. Y no hay nada malo con eso. Aunque a veces nosotros podemos obtener mucho más conocimiento si nosotros TAMBIÉN examinamos la palabra en el hebreo original y la traducimos literalmente porque la misma expone la mentalidad hebrea y la cultura del Medio Este de esa era. Esto nos ayuda a tener una mejor idea de lo que era el retrato mental de esas personas cuando ellos estaban haciendo esas cosas. Y en el caso del ‘olah, la “ofrenda cerca” que nosotros comúnmente nos referimos como la ofrenda de holocausto, al mirar las palabras literalmente nosotros vemos que es el humo, y a donde ese humo está yendo, que es el elemento clave de la efectividad de esa ofrenda. Yo les voy a mostrar porqué el humo es tan clave en solo un momento.

El tipo de ofrenda de holocausto que nosotros vemos aquí en el capítulo uno es lo que yo mejor llamaría una ofrenda “personal”. Es que esta ofrenda (y las próximas que estudiemos) son hechas por individuos, personas privadas, de parte de esa persona. Esto es lo contrario a más tarde en Levítico donde vamos a ver estas ofrendas especiales, sacrificios, incluyendo ofrendas de holocausto que son hechas de parte de la NACIÓN de Israel…..ofrendas nacionales. Esto establece un principio importante que es usado a través de la Biblia en que Dios trata con Israel, y nosotros, en AMBOS y a nivel individual y en un nivel corporativo, o de grupo. Ese nivel corporativo puede ser la iglesia, que es, todos los creyentes…o puede ser como una nación….una nación literal como pensamos hoy en día. Cuando nosotros leemos profecías de los últimos tiempos nosotros leemos de Dios haciendo distinción entre individuos; por ejemplo Él pone una marca en la frente de ciertas personas, elegida persona por persona, con el propósito de mantenerlas segura Y, con el propósito de identificar a esos quienes van a ser salvos al contrario de los que no van hacer marcados y serán condenados. Pero nosotros también vamos a ver a Dios tratar con naciones enteras; por ejemplo se nos dice que las naciones que vengan en contra de Israel van a ser destruidas.

Por lo que la ofrenda de holocausto de Levítico 1 es una ofrenda de sacrificio personal e individual….y también es, técnicamente, considerada una ofrenda de grano. Para el tiempo de Moisés y aun para el tiempo de Yeshua la carne era un lujo. Asi que aun cuando el animal completo era usado para una ofrenda de holocausto y matado y echado al Altar para ser quemado completamente, ese NO era el caso con otros tipos de sacrificios de animales. Más bien había un procedimiento en el cual ciertas partes del animal de sacrificio eran puestas en el Altar de Bronce para ser consumidas por el fuego, y el restante era usado para comida…..dependiendo en la situación la misma era comida para los sacerdotes, o para la persona que trajo el sacrificio, o en algunos casos para ambos. De hecho eran los hebreos más adinerados los que comían la carne que no era usada PRIMERO como sacrificio porque la misma era cara. Déjenme decir esto otra vez: para el Israelita promedio, toda la carne que comían era la porción que quedaba del sacrificio aun cuando la Ley le daba permiso a comer carne que no era parte del sacrificio.    

En la ofrenda de holocausto el animal ENTERO (excepto por la piel, el cual se le daba a los sacerdotes) era consumido por el fuego en el Altar. Imagínate como se sentía la gente que tenía bien poquita carne cada vez que llevaban una oveja o una cabra al Altar, y la veían levantarse en llamas. Esto era una ofrenda costosa y ciertamente representaba un sacrificio personal para la típica familia Israelita el dar este animal valioso. Estas familias carecían para poder darle a Jehová lo que Él les instruyó que le dieran. Ahora el sacrificio de holocausto podía usar una gran gama de animales domesticados para sacrificar que cubría desde un toro, a una oveja, hasta una paloma. La razón para esto era una práctica: las personas más pobres sencillamente no tenían el dinero o los medios para sacrificar un carnero o un toro. La semana pasada yo señalé que el tamaño del animal de sacrificio, o su valor inherente…..un toro generalmente siendo el más grande y el de más valor y una paloma siendo de menos valor…..no tenía nada que ver con la medida de seriedad de un pecado del cual era expiado, o de agradar mucho o menos a Dios. Date cuenta también que yo dije animales “domesticados” eran específicamente usados para sacrificios de animales….animales que típicamente eran criados para propósitos de alimento eran la clase que debían ser usados para sacrificar. NINGUN ANIMAL SALVAJE era permitido para propósitos de sacrificio….uno no podía matar a un venado o una cabra montesa y usarla para sacrificio.

La ‘olah era el tipo de ofrenda de sacrificio más común, ofrecido en la mañana y en la tarde todos los días….y es ofrecido más frecuentemente durante el día en días especiales Sagrados. Como regla general el animal de sacrificio tenía que ser al menos un año de edad, macho, y sin mancha alguna. Ósea, el mismo no podía ser uno enfermo, cojo, deformado, golpeado….ni tan siquiera cosméticamente anormal, cuerno torcido o un color no usual. El mismo tenía que ser su MEJOR animal, cercano a la perfección como pudiese ser posible.

Ahora, asi es como el ritual trabajaba: primero el devoto traía su animal al Tabernáculo para ser inspeccionado por los sacerdotes para asegurarse que el animal estaba conforme a los requisitos de estar sin defecto y de la clase y edad propia. Cada devoto traía su animal por los portones grandes al lado este del patio exterior que rodeaba la Tienda de Reunión. Ellos se paraban en la esquina noreste del patio esperando su turno.

Luego cuando un sacerdote estaba disponible, como se nos dice en el verso 4, el devoto ponía sus manos en la cabeza del animal. Ahora el “poner las manos” es algo que nosotros probablemente pudiéramos pasar una lección entera aprendiendo acerca de eso. Pero, generalmente, la idea era esta: al devoto poner las manos en el animal ANTES de que lo mataran, ese acto, era un reconocimiento que este animal en particular estaba siendo asignado como el sacrificio por parte del individuo que estaba poniendo sus manos en el animal; y en ese momento la vida del animal estaba siendo entregada a Dios. La palabra hebrea para “poner las manos” es semikhah y es usada la mayoría de las veces en la Biblia para referirse a una persona en autoridad asignándole a alguien o algo, una tarea. O es acerca de la transferencia de autoridad. Por ejemplo cuando Moisés le entregó la tarea de dirigir a Israel a Josué, él puso sus manos sobre él reconociendo la transferencia de autoridad de Moisés a Josué. La misma idea aplica aquí con el sacrificio….el dueño del animal, al poner sus manos en el animal, quiere decir que este animal ha sido diseñado con el propósito de ser sacrificado específicamente de parte de su dueño. Pero eso no es lo único que quiere decir.  

También parece haber algún elemento de transferir la culpa del dueño del animal hacia el animal en este acto de poner las manos, semikhah; y por lo tanto al transferir la culpa al animal, el matar al animal sustituye la muerte del devoto. Aunque ese significado SOLO aplica a ciertos tipos de sacrificios…….ofrendas de grano y ofrendas de acción de gracias, por ejemplo, no tenían nada que ver con pecado por lo que no hubiera sido apropiado. Mientras que el poner las manos en ciertos sacrificios indica una transferencia y una sustitución…..la culpa o el pecado del devoto es transferida al animal, y luego el animal llega a ser el sustituto para el devoto…. Era primordialmente fascinante la ofrenda de rito del chivo expiatorio (animal que toma los pecados de otros) donde el concepto de la transferencia de pecado es mejor demostrado. En el ritual del chivo expiatorio era de parte de todo Israel al chivo expiatorio que los pecados de la nación entera eran transferidos (eventualmente nosotros vamos a estudiar esto más de cerca).

Nosotros tenemos registros de otras culturas de esos dias, y aún de antes, llevando a cabo actos similares por razones similares. Por ejemplo en la cultura Hitita una mujer que espera salir embarazada tocaba el cuerno de una vaca fértil como esperanza de transferir la fertilidad de la vaca a ella misma.

Aun cuando no se nos dice, es muy probable que algún tipo de oración era dicho o un Salmo era cantado al poner las manos en el animal…probablemente ambos eran hecho por el devoto y el sacerdote. Hay muchos Salmos Bíblicos y otras canciones de tradición hebrea que mencionan ofrendas de holocausto, y probablemente era una o más de una de estas que eran usadas. Salmos 40, 51 y 66 era casi seguro que eran usadas eventualmente durante esta parte del procedimiento de sacrificio. Yo digo eventualmente porque primero, los Salmos no fueron escritos hasta 300 años después que el Tabernáculo del Desierto fue construido; y segundo, porque como yo les mencione en mi introducción a Levítico, nosotros sabemos que los procedimientos de sacrificio cambiaron y evolucionaron con el pasar de los siglos.

Después de poner las manos en el animal, el animal era matado. Era el devoto, NO el sacerdote, el que mataba al animal y esto era hecho en el lado norte del altar. Probablemente el animal, dependiendo de la clase, era atado a uno de los 4 cuernos del Altar; luego su garganta era cortada. Realmente lo que el procedimiento hacia era cortar la arteria principal que iba a través del cuello del animal (eso proveía sangre al cerebro) causando casi que quedara inmediatamente inconsciente y muerto. La Biblia usa una palabra específica para el matar al animal de sacrificio, shahat, y su significado incluye la manera exacta que el animal debía ser herido, para que fuese lo más rápido, humano y menos doloroso posible; y era hecho de una manera que permitía que alguna o toda su sangre fuese atrapada en el recipiente de sacrificio autorizado. La sangre entonces era ofrecida a Dios finalmente roseada en los lados del Altar de Bronce.

Luego, se le quitaba la piel al animal y se cortaba, en secciones, y en pedazos. Típicamente el devoto también era responsable de hacer esta tarea, al igual que lavar los órganos interiores con agua; pero eso disminuyó con el tiempo y los sacerdotes y los Levitas cogieron más y más de esa tarea. Luego el sacerdote que estaba asistiendo ponía los pedazos de carne en el Altar, uno por uno, para ser consumido por el fuego. Un procedimiento un poco diferente ocurría si la ofrenda de holocausto, ‘olah, era un ave, porque su tamaño y anatomía hacía el cortar de la garganta y el seccionarlo impráctico. Date cuenta que el devoto, el hombre común, ejecutaba la mayoría de las tareas, y el sacerdote simplemente oficiaba, tomaba la sangre en el envase del rito, la roseaba en los lados del Altar, y luego ponía la carne dentro de las llamas. Cuando nosotros podemos visualizar esta escena, nosotros comenzamos a entender cuan pasivo y estéril la iglesia ha llegado qAFFcrificio.

Ahora, ¿cuál era el PROPÓSITO para la ofrenda de holocausto? Bueno como les dije en mi introducción a Levítico no todos los rituales de sacrificio en el Sistema de Sacrificio eran acerca del pecado. Interesantemente el primer sacrificio ordenado en Levítico, el ‘olah, No era para expiación de un pecado que un devoto hubiese cometido…..al menos no en la manera típica que uno piensa. Más bien tiene que ver, como nos dice el verso 3, con el pedirle a Dios que nos acepte al permitirle, al devoto que trajo el sacrificio, acercarse a Dios. La meta es paz con Dios. El ‘olah era visto como un regalo del devoto para Dios; una clase de combinación de regalo y pago. Y, aun cuando el ‘olah es técnicamente clasificado como una ofrenda de grano, no es que los hebreos pensaban que el animal era algo como alimento para Dios. Más bien, como les mencioné anteriormente, lo que estaba en sus mentes tenía que ver más con el humo que salía de la carne que estaba quemándose e iba en ascenso hacia Dios en el Cielo. Para que cuando Dios “oliera” el humo, fuese agradable para ÉL…..le diera a ÉL placer…. Porque indicaba a) paz, Shalom, estaba tomando lugar. En otras palabras Dios desesperadamente quiere que el hombre este en paz con Él. Tanto que El establece un sistema que le cuesta a Jehová millones y millones de sus preciadas criaturas vivientes, criaturas que ÉL ama; pero la humanidad significa mucho MÁS para ÉL, que ÉL, por nuestro bien, no escatimó de esas criaturas bellas e inocentes….y le agrado a ÉL obtener Su meta de paz con el hombre. Cuando Cristo muere se nos dice que le “plació a Dios” que SU propio hijo fuese sacrificado…porque trajo al hombre un paso más cerca de la paz universal y eternal con Jehová.

Ya que es el aroma del humo del ‘olah que agrada a Dios. No sería incorrecto decir que el humo del sacrificio conforta a Dios y esto permite a Dios tener una actitud más favorable hacia el hombre que estaba haciendo el ‘olah. Aun asi, tenemos que recordar, que un hombre no traía una ofrenda de holocausto cuando cometía un pecado….ese NO era el propósito de la ofrenda de holocausto. La misma era traída regularmente por la razón primordial de mantener una buena relación con Dios, por medio de buscar agradarle a ÉL por medio de la obediencia a los rituales de sacrificio ordenados por Dios. El ‘olah NO removía el pecado NI tampoco de ninguna manera cambiaba al devoto. Ósea, la naturaleza pecaminosa del devoto no era transformada como resultado de la ofrenda de holocausto…solo la actitud de Dios hacia el pecador era alterado. Aunque hay suficiente evidencia en Levítico y de los varios profetas del AT y hasta de los escritos de los Salmos que algún tipo de proceso de expiación tomaba lugar con el ritual de la ofrenda de holocausto. La mejor manera que yo puedo describírselo a ustedes es que la ofrenda de holocausto tiene que ver con la condición pecaminosa en general, no con un acto en particular de pecado que alguien ha cometido. Y yo creo que “expiación” probablemente no es la mejor palabra para nuestra cultura Occidental, porque expiación lleva consigo la idea que algo que hiciste fue traído delante de Dios pero con este rito de sacrificio ahora estaba “borrado” y perdonado. Y parece muy claro que la ofrenda de holocausto no es para borrar limpio algo que se hizo; más bien es un regalo de pago por QUIÉN eres tú: una criatura cuya naturaleza es pecaminosa. Y este regalo es necesario para permitirnos, a nosotros, criaturas imperfectas acercarnos al Dios más santo y perfecto. Un ‘olah es una ofrenda voluntaria para el individuo. Es hecho como un asunto del corazón. Es reconocer nuestra condición corrupta y significa entrega completa al sistema de justicia de Jehová y Su voluntad. Por lo que aun cuando la semántica pueden ser difícil cuando se trata del AT, yo creo que la mejor manera de entender el ‘olah es que prepara el camino de reconciliación entre el hombre corrupto y el Dios perfecto. Tampoco sería erróneo decir que la ofrenda de holocausto ofrecía una protección de la ira de Dios.

Como uno de los mejores ejemplos en la Biblia del significado espiritual de la ofrenda de holocausto, es lo que ocurre antes de que el Sistema de Sacrificio fuese dado a Moisés, el sacrificio-cercano de Isaac por su padre, Abraham. Los elementos son que Isaac debía ser matado y quemado en un altar. Y, nosotros podemos ver de la historia que esto no tenía que ver con un pecado que Isaac o Abraham habían cometido. ¿Asi que, de qué se trata? Como una ofrenda de holocausto, un ‘olah, tenía que ver con entrega total y obediencia a Dios por parte del devoto….Abraham. También demostraba el principio de sustitución cuando Isaac fue reemplazado por un carnero que había sido atrapado por sus cuernos en unos arbustos con espinas que estaban cerca. Y el sacrificio muestra la idea del pago….que Isaac era un precio pagado, voluntariamente, para que la humanidad pudiera estar en paz con Dios.

Y claro que esto no fue llevado a cabo porque Jehová paró el proceso justo antes de la muerte de Isaac. ¿Asi que, porqué hacer todo esto….cuál era el punto de poner a Abraham, Sara e Isaac por esta terrible prueba, solo para después pararlo? Ambos eran una sombra del futuro sistema de Sacrificio Levítico (el incidente de Isaac tomó lugar más de 500 años antes que el Éxodo), y de Jesús que estaba MÁS en el futuro. Al final, Dios el Padre tomó el papel de Abraham, y Yeshua de Nazaret tomó el papel de Isaac. Solo, que esta vez, Jehová no paró el proceso, porque este era el verdadero…..el sacrificio de Jesús fue lo que Dios había estado preparando desde antes que ÉL creara a Adán.   

Nosotros vamos a ver al continuar con nuestro estudio que la ofrenda de holocausto en ocasiones era hecha en combinación con otros tipos de sacrificios…particularmente si esos otros sacrificios eran hechos para expiar por haber cometido un pecado. Pero es en el capítulo 11 los principios básicos detrás de todos los sacrificios están siendo establecidos. Y el principal entre estos principios es que un sacerdote de la tribu de Levi TIENE que oficiar el sacrificio de lo contrario no solo es inválido, sino que el mismo es responsable de traer corrupción sobre el santuario sagrado. Esto es una gran desviación de la manera en que las cosas eran para Israel hasta ese tiempo; porque justo hasta que estas leyes de sacrificio fueron dadas a Moisés cada familia hebrea ejecutaba sus propios ritos y rituales con el primogénito de la familia actuando como una clase de sacerdote familiar. Esta tradición vieja de siglos ahora era ilegal y fue dada al nuevo Sacerdocio de Israel que había sido establecido. De hecho: Israel no aceptó esta nueva realidad fácilmente y los primogénitos en particular no apreciaron la pérdida del estatus que estas Leyes de Moisés habían sido arrebatado de ellos.

La otra cosa que nosotros encontramos es que solo los sacerdotes están autorizados a bregar con la sangre de la criatura sacrificada; aún más una cantidad de sangre de CADA sacrificio tenía que ser recogida y roseada en el sagrado altar. Si la sangre del animal NO era roseada en el Altar el sacrificio entonces nunca debió de haber tomado lugar. La sangre es el enfoque completo de un sacrificio. Nosotros superficialmente hemos cubierto la razón para el requisito que la sangre debe ser roseada en el Altar de Bronce en nuestras lecciones de Éxodo, y nosotros lo vamos a cubrir nuevamente; pero por ahora es suficiente decir que era SOLO por medio de la sangre de un animal en contacto con el Altar que la santidad del Altar infectaba la sangre de sacrificio con santidad. Un principio Bíblico preminente de santidad es que una vez Dios declara un objeto o persona para ser santa, ese estado de santidad puede ser transmitido de objeto a objeto, objeto a persona, persona a persona, y persona a objeto meramente por medio de contacto. De la misma manera un objeto profanado o persona que tocare un objeto sagrado o persona los infectaba con impureza. Esta es la razón que lo que fuera santo TIENE que ser separado de cualquier cosa que es común o profanada.

Para que la sangre del animal sacrificado sea eficaz la misma TIENE que de alguna manera, obtener un estado de santidad o sinó no puede ser presentada a Dios. Ni el animal de sacrificio ni su sangre es intrínsecamente santa; ninguna magia sucede cuando el animal es elegido como sacrificio y su sangre es derramada. Pero esa sangre LLEGA A SER santa al instante en que viene en contacto con el Altar de Bronce, y el estado increíble de santidad del altar de Dios transmite su propia santidad a la sangre que ha sido roseada sobre el mismo. AHORA la sangre es apta para su propósito. La semana que viene vamos a continuar con Levítico capítulo 2 y vamos a discutir el próximo sacrificio más común llamado en hebreo Minchah.

925 N. Courtenay Parkway, Suite 19, Merritt Island, FL 32953