image_pdfimage_print

Deuteronomio Lección 49 – Capítulos 33 y 34 (Final del Libro)

Deuteronomio

Lección 49 – Capítulos 33 y 34 (Final del Libro)

 

Esta semana completamos nuestro viaje de casi 5 años a través de la Torá. Después de completar la Torá comenzaremos el libro de Josué. Parte de la razón para proceder de esta manera, es porque Josué a menudo se llama el sexto libro de la Torá. Josué habla del cumplimiento de la Torá en el sentido de que completa el viaje de los israelitas desde Egipto hacia la Tierra Prometida. Si nos detuviéramos al final de Deuteronomio, entonces tendríamos a Israel preparado para entrar, de pie en la frontera a la espera de que la señal del Señor llegara al lugar de descanso que él ha preparado para ellos, pero el objetivo del éxodo no era el viaje en sí; el objetivo estaba al final del viaje, la posesión de la verdadera tierra.

La última vez terminamos con Deuteronomio 33:9, la bendición de Moisés sobre la tribu sacerdotal de Leví. Yo terminé con algo que quiero tomar un momento para repasar y comentar. Las mismas son las palabras del versículo 9 a la luz de su contraparte en el Nuevo Testamento, Lucas 14:25.

Deuteronomio 33:9 dice lo siguiente:

LBLA Deuteronomio 33:9 el que dijo de su padre y de su madre (los Levitas):«No los conozco[k]»;y no reconoció a sus hermanos, ni consideró a sus propios hijos, porque obedecieron tu palabra,
y guardaron tu pacto.

Esto se refería a la tragedia de éxodo 32 cuando Moisés regresaba de la cumbre del Monte Sinaí con los 10 mandamientos en sus brazos sólo para encontrar a todo Israel siendo feliz y adorando a un becerro de oro que Aarón, el próximo Sumo Sacerdote de Israel, había creado para la gente porque lo presionaron para que lo hiciera. Moisés pronunció que Dios destruiría a todos los que se quedaran en lealtad a ese dios falso, y luego dijo que todos los que estuvieran con Jehová debían venir y estar con él. Aarón, los hijos de Aarón y la mayor parte de la tribu de Leví corrieron al lado de Moisés, al menos parcialmente porque Moisés era levita (así que esto no era más que una simple lealtad tribal). Por otro lado, los que corrieron hacia Moisés creyeron en las palabras de Moisés de que ese era el punto de decisión; este fue el momento en que el pueblo sería separado en aquellos que estaban para Dios contra aquellos que se unieron con otro dios diferente.

Entonces se convirtió en la desagradable tarea de aquellos leales al Señor Todopoderoso, ponerle la espada a los miles de hebreos rebeldes que se negaron a apartarse de su idolatría; y entre los que se negarían y así se convertirían en objetivos estaban las mismas madres, padres e hijos de algunos de los levitas que estaban del lado de Moisés. ¿Se imaginan el tormento de aquellos que metieron sus espadas y dagas en el corazón de sus propios padres, y en algunos casos de sus propios hijos e hijas? Sin embargo, a pesar de este lamentable y terrible deber de aquellos que muestran su lealtad a Jehová, no era de sus propias mentes, sino de Jehová que lo hicieran. No querían, por sí mismos, hacerlo ni sentir ninguna animosidad y mucho menos odiar a sus familias y amigos. Era una cuestión de obediencia. Y era la manera típica de Dios, en realidad, de hacer justicia sobre los seres humanos; Él utiliza regularmente a los seres humanos para llevar su justicia a buen estado.

Es en este telón de fondo que tenemos las inquietantes palabras de Yeshua de Lucas 14 que tantas veces han sido mal interpretadas por los propios discípulos del Mesías. Allí, en el versículo 25, Yeshua dice esto a algunos judíos que estaban considerando seguirlo a Él:

LBLA Lucas 14:25 Grandes multitudes le acompañaban; y Él, volviéndose, les dijo: 26 Si alguno viene a mí, y no aborrece a su padre y madre, a su mujer e hijos, a sus hermanos y hermanas, y aun hasta su propia vida, no puede ser mi discípulo.

Aunque Yeshua no estaba sugiriendo que los nuevos discípulos mataran a sus parientes, o los “odien” en el sentido común de la palabra “odio” hoy en día, sí significa que estos discípulos potenciales deben “ignorar” a estos parientes si se interponen en el camino de entregar sus vidas al Mesías. El mensaje es que si tu familia te hace elegir entre una relación con Cristo y una con ellos, debes aceptarlo y rechazarlos.

El sentido hebreo de lo que comúnmente se traduce en inglés, como “odio” es rechazar o no tener en cuenta, a diferencia de nuestro sentido moderno de la palabra “odio”, que es tener el nivel más intenso de aversión y desdén posible para alguien. Así que Jesús no está diciendo a Sus aspirantes discípulos que deben desarrollar una animosidad casi sociopatica para sus parientes, les está diciendo que no deben mostrar ningún respeto por los deseos de estos familiares cercanos si insisten en que el discípulo potencial no debe dar lealtad a Yeshua como Señor y Salvador.

A menudo este versículo de Lucas se sostiene (equivocadamente) en contra del mandamiento de “honrar a su madre y a su padre”. Es decir, Yeshua habló un nuevo mandato que abolió el primero. Sé personalmente de casos, y otros me han hablado de casos, donde un joven o una mujer ha decidido que él o ella quería entrar en el ministerio cristiano y los padres lo han prohibido. Él o ella sigue adelante y lo hace de todos modos y esto se considera como una tensión entre el mandato de la Torá de “honrar a su madre y padre” y el mandamiento de Cristo de “odiar a su madre y a su padre” si es necesario para hacer la obra de Nuestro Salvador. Si bien esto no responde necesariamente a la pregunta de qué debe hacer ese joven en esta circunstancia, el punto es que la declaración de Jesús en Lucas no está en contraste con el mandamiento de la Torá de “honrar a nuestro padre y madre”, la misma es en comparación con lo que ocurrió en el incidente del Becerro de Oro a los pies del Monte Sinaí.

Por cierto; nunca piensen que lo que se requería de los leales de Dios en el desierto es cosa del pasado con el que usted y yo no podemos enfrentarnos porque en la batalla de Armagedón la línea será nuevamente trazada con los aliados de Jehová en un lado y aquellos que están en contra en el otro lado y otros sin un punto medio posible. Y así como en un momento dado fueron todos los israelitas los que se unieron en la idolatría del becerro de oro, pero al llamado del Mediador algunos se dieron cuenta de lo que estaban haciendo y se arrepintieron y se pusieron de nuevo con Dios, así que es con todo ser humano que es creyente. Cada uno de nosotros nació en contra de Dios, poniéndonos en una posición similar a aquellos israelitas que adoraban al becerro de oro; y en algún momento tuvimos que tomar una decisión consciente de aceptar el llamado de Dios de dejar el viejo camino con sus lealtades y en su lugar venir y estar con Él.

Como el Libro del Apocalipsis deja brutalmente claro, será nuestro trágico deber (como aquellos que eligen estar con el Mesías Yeshua) seguir Sus órdenes de unirse a Él en una Guerra Santa, y como Guerreros Sagrados para ir en contra y matar a todos aquellos que todavía se oponen a Dios; y eso en algunos casos incluirá a nuestros propios miembros de la familia al igual que lo hizo con los levitas. Así que, si nunca has encontrado la urgencia dentro de ti mismo para llevar las Buenas Nuevas a los miembros de tu familia, tal vez quieras considerar que en un futuro no muy lejano puedes estar de pie ante ellos, espada en mano, sin otra opción que ser el que actúa como agente de Dios para poner fin a su existencia de herederos y enviar sus almas oscuras en el fuego eterno. Esta es la condición humana de la cual Dios está en el proceso de salvarnos; esta es la consecuencia devastadora del pecado.

Por lo tanto, como resultado de lo que hicieron los levitas en el versículo 9, han sido recompensados con los privilegios del versículo 10; serán los instructores del pueblo de Israel en rectitud y santidad, y servirán al Señor directamente por los diversos rituales establecidos en la Ley.

Vamos a volver a leer parte de Deuteronomio 33:

VOLVER A LEER DEUTERONOMIO CAPÍTULO 33;9-HASTA EL FINAL

La siguiente tribu en recibir la bendición de Moisés fue Benjamín. Benjamín ocuparía un pequeño territorio como una especie de región amortiguadora entre las dos tribus más poderosas: Efraín y Judá. De hecho, Jerusalén y el Santo Templo se construirían en la frontera sur del territorio asignado de Benjamín. Veo en el apóstol Pablo una especie de ilustración espiritual profética de la posición geográfica y política de Benjamín; Ya que Pablo era un Benjamita, y se le asignó interactuar con los gentiles (que iba a ser un amortiguador entre los judíos de Judá y los gentiles).

El versículo 12 dice que Benjamín es “el amado de Adonai”; en otras palabras, Benjamín fue visto con un favor especial y que el Señor descansaría junto a Benjamín. Creo que esta es una referencia directa al Tabernáculo del desierto que descansaría durante mucho tiempo en el territorio de Benjamín y luego se construiría el Templo en la Jerusalén Benjamita.

El versículo 13 trata sobre José o mejor dicho, las tribus de José. Y los atributos principales de las tribus de José (que están representadas por Efraín y Manasés) son la fecundidad y el aumento. Esta fecundidad se expresa incluso en los significados de los nombres de José (que aumente) y Efraín (Dios me ha hecho fértil). Y en esa época el requisito número uno para la fecundidad era la lluvia y el agua; el no tener lluvia significaba que no había cultivos ni pastizales, lo que significaba la declaración sobre el rocío del cielo.

En la CJB vemos el uso 6 veces de la palabra “mejor” para lo que vendrá a las tribus de José. La palabra hebrea, sin embargo, es meged y probablemente una palabra mejor para traducir es la generosidad o abundancia. La recompensa de las profundidades se refiere a los manantiales y fuentes subterráneas de agua. La abundancia de sol es necesaria para los cultivos, y en Israel hay tanto sol que generalmente pueden producir cuatro cultivos al año. Dado que los meses y las estaciones se midieron por las lunas y sus fases esta mención de la abundancia de la luna es (como todas las referencias anteriores) agrícola.

La abundancia de las montañas y colinas eran árboles, madera, piedra caliza, metales preciosos y varios tipos de comida. Y luego se dice que toda esta fecundidad debe estar en la cabeza de José, que es el príncipe entre sus hermanos.

Permítanme recordarles porque a menos que y hasta que entendamos la posición de José y sus tribus representativas de Efraín y Manasés, y la posición de Judá, entonces podemos malinterpretar mucha profecía y muchos pasajes del Nuevo Testamento. José recibió LA MITAD de la bendición de primogenitura de su padre Jacob. La otra mitad de esa bendición de primogenitura fue a Judá. La tradicional bendición del primogénito hebreo consistía en dos partes: una parte era la transferencia de poder y autoridad sobre la tribu o nación al primogénito, y la otra parte era la entrega de más riqueza material al primogénito que al resto de los herederos. Esta última parte fue llamada la bendición de “doble porción” porque, en general, el primogénito recibió el doble que cualquiera de sus hermanos. En un acto muy inusual que violó la costumbre de Oriente Medio, Jacob dividió la bendición de primogenitura y dio la autoridad sobre la nación a Judá, y la doble porción de riqueza a José. O mejor aún, la bendición de doble porción fue asignada a los dos hijos de José, Efraín y Manasés, que habían sido elevados a un estado a la par de los hijos de Jacob en lugar de su posición natural como nietos de Jacob.

Pero luego recibimos este extraño epíteto sobre las tribus de José en el versículo 17, que dice que es como un toro de primera en majestad y que tiene cuernos como un buey salvaje. Un toro de primera es uno de los sacrificios más altos que se pueden ofrecer en el Tabernáculo, 2ndo sólo al toro maduro de 3 años y denota gran fuerza. Un Buey Salvaje que engorda a sus enemigos es un símbolo de un guerrero fuerte que es poderoso en la batalla. Así que pasamos de ser fructíferos a las tribus de José a ser también grandes en número, poseer un gran ejército y ser buenos guerreros. Entonces las proporciones relativas de las tribus de José, Efraín y Manasés se hablan en términos proféticos: Efraín consistirá en innumerables (decenas de miles), Manasés consistirá en miles. Esto ha demostrado ser preciso; Efraín finalmente dominó las regiones septentrionales de Israel con otras 9 tribus del norte (incluyendo su tribu hermano Manasés) bajo su dominio. También finalmente extendieron su alcance hasta los confines de la tierra, pero llegó de una manera irónica; fueron conquistados por los asirios y esparcidos a la fuerza por todo el vasto continente asiático. La mayor parte de la gente de las 10 tribus que fueron esparcidas rápidamente se convirtieron en gentiles, ya que se mezclaban tan a fondo con las muchas razas gentiles de Asia que perdieron su identidad hebrea (esto fue profetizado por Oseas e Isaías, y en el Libro de Oseas Dios dijo que esas 10 tribus se convertirían en un lo-ammi, un no-pueblo, para él). Sin embargo, como hemos descubierto recientemente, se ha encontrado un remanente representativo de todas y cada una de esas supuestamente 10 tribus perdidas y extintas, intactas, y cada una con una fuerte identidad a su antiguo nombre tribal israelita y patrimonio. No es de extrañar que una de las tribus “perdidas” descubiertas sea Manasés, y muchas de ellas están haciendo aliyah (inmigración) a Israel.

Zebulón es la próxima tribu discutida. El versículo 18 dice al pueblo de Zebulón que se regocije en sus viajes; Zebulón siempre ha estado asociado con ser comerciantes. A Isacar también se le dice que se regocije en sus tiendas; tiendas de campaña eran los hogares permanentes para los pastores porque eran móviles. Isacar siempre ha estado asociado con el pastoreo y la ganadería.

Una fuerte tradición sobre Isacar y Zebulón también se hace eco en el versículo 19; formaron una sólida asociación y lealtad con otro que les trajo prosperidad a ambos.

Gad recibe su bendición en el versículo 20. Agrandar a Gad significa aumentar la población. Gad fue una de las 3 tribus que, total o parcialmente, decidió aceptar territorio FUERA de la Tierra Prometida como su porción. Gad recibió quizás las tierras de pastos y cultivos más sobresalientes de cualquiera de las tribus. Gad también era conocido por tener tropas altamente entrenadas, aunque no necesariamente el ejército más grande, por lo tanto, el simbolismo de los guerreros feroces se utiliza como el verso dice que Gad yace allí como un León listo para atacar. El versículo 21 trae este asunto de que Gad eligiera quedarse fuera de la Tierra Prometida cuando dice que eligió para sí mismo lo mejor. “Lo mejor” significa supremo, excelente; Tierra.

Se dice que Dan, como Gad, tiene fuerza de león y habilidad de batalla. A la tribu de Dan se le asignaron originalmente tierras bajas que colindan con el infame territorio de los filisteos, y más tarde (principalmente como resultado de ser acosados por esos filisteos) emigraron al extremo norte más lejano de Canaán. Allí ellos conquistaron la ciudad de culto de Laish, cambiaron su nombre a Dan, y cayeron lejos de Dios y en terrible idolatría.

Neftalí fue bendecido con un territorio muy fértil que se encontraba en la orilla oeste del Mar de Galilea. Estaba muy bien irrigado; la tierra era rica y el clima templado. Tener la ventaja de la abundancia del mar, más la tierra fértil, le dio a Neftalí un lugar casi idílico como sabe cualquiera que ha viajado a esa zona. También se les dio el privilegio de ser el territorio donde el Mesías sería criado en la ciudad de Nazaret.

Asher también es bendecido con fertilidad porque se estableció en la alta Galilea entre Neftalí y el Mar Mediterráneo. La frase que dice que Aser era el “favorito de los hermanos” está mal traducida; significa el “más favorecido” entre los hermanos en el sentido de que Aser fue muy bendecido. Decir que Aser “sumergiría su pie en aceite” no se refiere al petróleo; significa aceite de oliva. Y de hecho esa región era conocida por el aceite de oliva de alta calidad que producía. Sumergir el pie en el aceite significa que había una gran abundancia de aceite de oliva en su territorio.

Como Aser ocupó la zona que cruzaba una importante ruta comercial y la carretera militar, tenían tanto el beneficio y el peligro que venía debido a esa zona. Por lo tanto, Moisés bendice a Aser con la sabiduría y la fuerza para aprovechar la situación económica y protegerse de los ejércitos extranjeros mediante la construcción de defensas fuertes para la seguridad.

Comenzando en el versículo 26, habiendo bendecido a cada tribu individualmente, Moisés concluye celebrando la buena fortuna de Israel como congregación entera para estar bajo la atenta mirada de Jehová. Pero antes de ir allí, me pregunto si alguien se ha dado cuenta de que no todas las tribus han sido mencionadas en esta bendición. Una se ha omitido: Simeón. Hablemos de eso por un momento.

Simeón y Leví fueron los dos hijos de Jacob que recibieron lo que esencialmente equivalía a maldiciones en lugar de bendiciones por la bendición de Jacob a sus hijos.

Algunos años más tarde Levi mostró gran mérito en el incidente del becerro de oro y así terminó siendo seleccionado como los sacerdotes designados por el Señor a pesar de la maldición de Jacob sobre ellos que se manifestaría de otras maneras. ¿Pero qué hay de Simeón? Simeón fue maldecido junto con Levi porque juntos conspiraron los dos para atacar a los residentes indefensos de Siquem en tiempos pasados, por venganza familiar. La historia demuestra que Simeón terminó como una tribu muy pequeña y no influyente y se encontró completamente rodeada por el territorio de Judá, por lo que estaba bastante bien condenada desde el principio. Poco después de que las tribus de Israel se establecieran en Canaán, la tribu de Simeón fue absorbida por Judá y desaparecieron como territorio separado y en general hablando como una tribu autónoma separada. Sin embargo, como era habitual en las sociedades tribales, la memoria de la familia de Simeón continuó y muchos hebreos se identificaron como tener esa herencia tribal a pesar de que ya no funcionaba como una tribu.

Esto es lo que me parece interesante: tenemos las últimas palabras de Moisés en Deuteronomio 33, tal como se ha dicho a las 12 tribus, pero una de las tribus (Simeón) había sido maldecida y así se queda fuera, dejando sólo 11 tribus. Siempre se ha notado que, así como había 12 tribus originales de Israel, también había 12 discípulos originales de Jesús. Uno de estos discípulos era un hombre infame llamado Judas Iscariote. Hay algún argumento sobre lo que significa “Iscariote”; algunos dicen que se refiere a una región geográfica llamada K’riot. Otros dicen que es una obra de teatro sobre la palabra “Sicarri”. Recordemos que Judas era un militante fundamentalista que intentaba fomentar otra rebelión judía contra el opresor de los judíos, Roma. Las acciones de Judas muestran lo radical que él era al entregar a Yeshua a las autoridades, cuando decidió que Yeshua no iba a ser el Libertador de Israel que Judas había esperado, porque Jesús simplemente no era un líder militar con insurrección en Su mente.

Judas era un Zelote; Zelote era el nombre de un partido político judío. Podrían compararse con los sionistas hoy en día; personas que sienten que sólo los judíos deben ocupar y/o gobernar las Tierras Santas. Una facción del partido Zelote se llamaba Sicarri; estos hombres eran asesinos que trataron de hacer cumplir su marca de judaísmo y patriotismo en todos los demás por intimidación. Todo lo considerado tiende a caer del lado de Iscariote de hecho es un juego de palabras del término Sicarri, y Judas probablemente siendo un conocido radical Sicarri, porque simplemente se ajusta a las circunstancias.

¿De dónde Judas sale y quien era su familia? Los otros discípulos eran galileos, pero no se conocía mucho de Judas; aunque nosotros encontramos un pedazo de información muy importante en la Biblia Juan 13:26 Yeshua respondió: “Es a quien le doy este pedazo de matzah después de que lo sumerja en el plato.” Así que mojó el pedazo de matzah y se lo dio a Y’hudah Ben-Shim’on (Judas hijo de Simeón) de K’riot.

Lo que hace que esto prometedor es que aquí encontramos que Judas se llama el hijo de Simón, o como dice aquí en la CJB, Shim’on.   Aquí está la cosa: Simón, Shim’on, y Simeón (como en la tribu de Simeón) son todo el mismo nombre hebreo, solo es transliterado en variantes ortografía en Inglés. Era la norma en la era bíblica identificar a una persona por su tribu, por lo que se esperaría que un hebreo con el nombre de la familia De Shim’on generalmente estuviera unido por herencia a la tribu de Shim’on, Simeón.

Por ejemplo, no nombrarías a una persona Leví si fuera de la tribu de Efraín, o De Manasés si fueran de Dan. Así que casi con toda seguridad Judas era de la tribu de Simeón, hace mucho tiempo absorbido en la tribu Judá, pero todavía recordando su herencia familiar conservando el nombre de la familia Simeón.

Ok con ese trasfondo, mira esto: Moisés estaba dando sus últimas palabras a las 12 tribus sólo unas horas antes de su muerte. Y en sus últimas palabras (palabras que equivalen a una serie de bendiciones proféticas individuales sobre las tribus) Moisés misteriosamente deja fuera a Simeón a quien Jacob le había dado un futuro profético maldito. Así que la bendición de Moisés fue sólo para 11 de las 12 tribus. Avanzamos 13 siglos a la época de Yeshua. La noche antes de morir, Jesús está dando Sus últimas palabras a Sus discípulos por medio de ofrecer bendiciones en la mesa de la Pascua. Los 12 discípulos están allí, pero uno, Judas, desaparece y trae a la Guardia del Templo que arresta a Yeshua y lo entrega a los romanos para ser juzgado y ejecutado. Judas que es de la tribu de Simeón (como su apellido indica) es maldecido por su acto y luego se suicida, y ahora sólo hay 11 discípulos.

Conociendo el poder de los patrones de Dios, es difícil para mí no ver el modelo profético establecido en la Bendición de Moisés sobre las 12 tribus llevadas a las bendiciones del Mesías Yeshua sobre los 12 discípulos. Las circunstancias son muy familiares, el hecho de que Moisés y Jesús estaban los dos bendiciendo a 12 es el mismo, que fue inmediatamente antes de su muerte eso es el mismo, que uno de los 12 fue removido es el mismo, y que el que fue removido está asociado con la tribu de Simeón, la tribu maldita, es la misma.

Volviendo a la bendición de Moisés en Deuteronomio 33; Moisés se dirige ahora a todas las tribus en grupo y al comenzar sus últimas palabras reconociendo la grandeza del Dios de Israel, termina esas palabras con el mismo mensaje que al principio. Suplica a Israel (una vez más conocido como Jesurún, el recto) que entienda que no tiene sentido caer nunca en la adoración de otros dioses porque ninguno está a la altura de Jehová. Entre las cosas que Jehová hace por Israel desde Su trono celestial es ayudarlos en tiempo de necesidad, ser un refugio para ellos y apoyar a Israel…. ser un fundamento para Israel. Y como Dios es eterno, Él siempre estará allí para ellos.

Moisés le recuerda a Israel que fue el Señor quien expulsa al enemigo antes que ellos.

Es el Señor quien hace que Israel more en seguridad.

Es el Señor quien da a Israel abundante lluvia lo que produce abundante grano y vino.

Es el Señor quien ha liberado a Israel de Egipto.

Es el Señor quien constantemente vela por Israel y los protege contra los peligros conocidos y desconocidos.

Y si fuesen fieles al Señor, el Señor hará que los enemigos de Israel se encojan, caigan sobre sus rostros ante Israel, e Israel pondrá su pie en la espalda de su enemigo. Esta es una imagen bastante estándar para ese momento; un vencedor empuja al vencido al suelo y coloca su pie en la parte superior de la espalda junto a su cuello como una indicación de que el antiguo enemigo está ahora completamente bajo el control del vencedor.

Vamos a movernos a Deuteronomio 34.

LEER DEUTERONOMIO 34

El abuelo Moisés, después de bendecir a aquellos a quienes ha cuidado día y noche durante los últimos 40 años como mano derecha de Dios; y después de tener unas horas o tal vez uno o dos días para tomar el resplandor de cuán lejos Israel había llegado y la tremenda oportunidad que se les avecinaba, ahora asciende al monte Nebo para morir. El versículo 1 dice que Nebo está en la cordillera de Pisga y frente a Jericó (Nebo está en la orilla este y Jericó en la orilla oeste del río Jordán). Jericó, por cierto, es ampliamente reconocido incluso por los arqueólogos seculares como la ciudad conocida como más antigua del mundo.

Desde el monte Nebo a Moisés se le mostró, por Dios, la Tierra Prometida que el pueblo de Moisés heredaría. El orden de los territorios de las tribus llamados aquí en Deuteronomio 34, es como si Moisés girara la cabeza hacia la derecha y luego la deslizara lentamente hacia la izquierda en un panorama. Es como si sus ojos estuvieran barriendo desde la parte más septentrional de la tierra hacia el oeste, y luego hacia el sur. Y dice el Señor, ESTA es la tierra que he jurado a tus antepasados.

He hecho este punto antes, pero permítanme hacerlo de nuevo tan enfáticamente como sé hacerlo; la tierra de Canaán era la Tierra Prometida para Israel, y ninguna otra. No hay lugar alternativo que el Señor haya preparado para Israel, y no hay gente alternativa que tenga derecho a ocupar esa tierra. No hay ninguna opción A o B. A lo largo de los siglos, e incluso en los últimos 100 años, ha habido serios esfuerzos de hombres poderosos y líderes nacionales para establecer una NUEVA patria judía en Europa, en África, en cualquier lugar, excepto en el lugar que el Señor apartó para los hebreos. Desde el mismo día de hace poco más de 60 años en que la ONU votó para permitir que el pueblo judío tuviera una nación judía en su antigua patria, los líderes del mundo lo han lamentado abiertamente y nunca han dejado de intentar revertir esa realidad.

No tengo intención de hacer una declaración política, pero es obvio que la actual Administración de Obama, la Administración Bush que reemplazó, y la Administración Clinton antes de ella, no tenían y continúan sin tener ningún interés en honrar las tierras sagradas bíblicas para lo que son; un lugar santo (como ningún otro lugar en la tierra) que pertenezca sólo a Dios, y se reserva para un pueblo específico. No importa cuántas fotos haya de estos presidentes inclinando la cabeza orando, o invocando el nombre de Jesús en público, o de pie y hablando de defender a Israel e Israel el derecho a existir; el Israel que desean defender es un Israel que desean inventar y definir en sus propios términos. Esto es muy ofensivo para el Señor y todos pagaremos un precio enorme, más pronto que tarde, por tal arrogancia de nuestros líderes electos que presionan por un Estado palestino en la Tierra Prometida, para declarar que el Islam debe tener el derecho legítimo de mantener un templo pagano a un dios falso en el Monte del Templo, y por nuestra indiferencia a sus decisiones. Las naciones y los imperios han surgido y han caído por subestimar o ignorar al Señor y tratar de tomar de Su mano lo que le pertenece solo a Él.

¿Podría Moisés haber visto con sus ojos humanos desde Dan en el norte hasta Zabulón en el oeste y Judá en el sur? Claro que no.

Ningún pico de montaña era de altura suficiente para permitir eso. Pero como las Escrituras dicen que “el Señor le mostró toda la tierra” sospecho que Jehová le permitió a Moisés “ver” de una manera sobrenatural una tierra que de otra manera no podría ser vista excepto desde el espacio exterior o un satélite en órbita.

La tradición es que Moisés murió 6 meses después que su hermano Aarón, el Sumo Sacerdote, muriera. Fue en el mes que más tarde se llamaría Adar, que corresponde a finales de febrero o principios de marzo. El Señor mismo enterró a Moisés y su lugar de entierro real se mantuvo en secreto. ¿Cuál podría ser el propósito del Señor para hacer esto? Sin duda para que no se construyera un santuario engrandeciendo a Moisés y para que el lugar no se convirtiera en uno donde los ejércitos lucharan en nombre de una religión u otra (como los hombres no han hecho desde que había ejércitos) sobre lo que las autoridades religiosas declararían ser un lugar santo. Creo que es significativo que a pesar del increíble registro del ministerio y la pasión de Jesús en la cruz, no haya un mapa definitivo de donde Su cuerpo fue enterrado (sepultado, en realidad) incluso durante ese corto período de 3 días de tiempo.

La Tumba del Jardín que uno visita hoy en Jerusalén no es más que una suposición, y no hay absolutamente NINGUNA evidencia de que esta era la tumba de Yeshua, aunque es muy parecida a la tumba en la que en realidad fue puesto a descansar. ¿Cómo es que un evento tan ampliamente presenciado y atestiguado no tendría la ubicación exacta de esa tumba identificada? Porque si fuera seguro, allí se haría un santuario y la gente adoraría el lugar en lugar de Dios. Todo lo que uno tiene que hacer es visitar la Vía Dolorosa, el camino tradicional que Jesús caminó mientras se dirigía hacia el Calvario, para ver las llamativas, iglesias y santuarios incrustados en oro con sus estatuas, y sus suelos de mármol con lugares marcados donde Jesús supuestamente se puso de pie, o se arrodilló, o sangró.

El versículo 7 nos dice que Moisés tenía 120 años cuando murió y que estaba en buen estado de salud y su vista intacta. Cuando volvemos al Génesis, encontramos que el Señor pronunció que 120 años fueron dados como una vida para los hombres; sin embargo, también encontramos que muchos vivían vidas mucho más allá de esa edad, y otras mucho más cortas. 120 años es algún tipo de vida idealizada en la mente del Señor, por lo que no es casualidad que Moisés viviera precisamente tanto tiempo.

Moisés sería llorado por el período de duelo estándar, de 30 días. Durante esos 30 días Israel permaneció en su campamento en Moab, preparándose para entrar a la Tierra Prometida, para ser dirigido por su nuevo líder militar y civil Josué. Se nos dice que Josué hijo de Nun se llenó del espíritu de sabiduría “porque Moisés le había puesto las manos encima”. Este es un verso ampliamente mal interpretado. Suena en español como si Moisés de alguna manera, sobrenaturalmente, pusiera el espíritu de sabiduría en Josué por medio de poner ritualmente sus manos sobre él. De hecho, se trata de una expresión idiomática que describe un acto común que involucra a los nuevos y antiguos líderes de una nación.

El líder saliente pondría sus manos sobre el líder entrante en una ceremonia pública como un gesto y confirmación física de la transferencia de autoridad sobre la nación. Nada sobrenatural se insinúa en ese proceso. Más bien se aclara en las Escrituras que Dios da el espíritu de sabiduría a todos los líderes de Israel.

Porque Josué llegó a ser el líder de Israel (como lo indica Moisés poniendo las manos sobre Josué) entonces DIOS le dio a Josué un espíritu de sabiduría para guiar adecuadamente a Su pueblo.

Moisés nunca fue igualado por otro profeta…….hasta Yeshua de Nazaret 1300 años después. Los judíos, aparte de los mesiánicos, discrepan vehementemente de esa declaración, por supuesto. Y la razón de esta declaración del versículo 10 es dejar claro que tan grandes, venerados y válidos serían los profetas venideros como Isaías, Ezequiel, Jeremías y otros que no eran como Moisés en estatus. Nada de lo que dirían podría anular lo que Moisés dijo. Nada se añadiría a la Escritura en el futuro por medio de esas palabras que los profetas de Dios pronunciarían que podrían anular los principios y las leyes contenidas en las palabras de Moisés. Y permítanme decirles iglesia, si los profetas de Dios no podían anular a Moisés tampoco un pastor, o un sacerdote, o un Papa un obispo o un rabino, o incluso un evangelista popular. Permítanme también decirles con total confianza que las palabras de Yeshua tampoco anularon las palabras de Moisés. No tengo que especular sobre esto porque eso es exactamente lo que dijo el Mesías. Te remito (esta última vez antes de completar nuestro estudio de la Torá) a las propias palabras indiscutibles de Yeshua de Mateo 5:17–19.

LBLA Mateo 5:17 “ No penséis que he venido para abolir la ley o los profetas; no he venido para abolir, sino para cumplir. 18 Porque en verdad os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, no se perderá ni la letra más pequeña ni una tilde de la ley hasta que toda se cumpla. 19 Cualquiera, pues, que anule uno solo de estos mandamientos, aun de los más pequeños, y así lo enseñe a otros, será llamado muy pequeño en el reino de los cielos; pero cualquiera que los guarde y los enseñe, este será llamado grande en el reino de los cielos.

Jesús pone en soporte el tema de si vino a hacer algo o algo a los libros de la Torá y a los Profetas de esta manera: Dice en estos versículos de Mateo que por un lado no vino a eliminarlos en su totalidad, y por el otro que no vino a cambiar ni una letra diminuta. Eso es una declaración minuciosa que un judío podría hacer sobre el tema.

Ahora Cristo era en verdad un profeta más grande y un mediador más grande que Moisés. Yeshua fue y permanece y siempre será el profeta y mediador supremo porque también es nuestro Redentor. Pero incluso Él, con tanta autoridad absoluta de Jehová, dijo que si me has visto has visto al Padre, dijo rotundamente que no vino a abolir, cambiar, restar, sumar o incluso desafiar las palabras de Moisés.

Por lo que, en las próximas semanas, meses y tal vez años (como el Señor lo diga), a medida que estudiemos juntos más del Antiguo Testamento e incorporemos a nuestro estudio las palabras del Nuevo Testamento, guarda lo que acabo de decirte como piedra de toque. Porque apegarse a la Torá es vida, desviarse de ella es la muerte.

Esto termina nuestro estudio de los 5 libros de Moisés, la Torá.

6355 N Courtenay Parkway, Merritt Island, FL 32953

Copyright © 2022 Seed of Abraham Ministries, Inc.
All Rights Reserved | Copyright & Terms