Other Studies

Exodo Lección 27 Capítulos 26, 27, y 28

Éxodo

Lección 27 Capítulos 26, 27, y 28

 Nota al calce: Si desean ver las ilustraciones que están disponibles para esta y todas las lecciones pueden ir a la página en Inglés y buscar bajo “Old Testament Studies”- Exodus en la parte superior derecha donde dice “Illustrations PDF”.

En el capítulo 25, Jehová le da instrucciones para los 3 mobiliarios principales que deben ser ubicados dentro del santuario del Tabernáculo: el Arca del Testimonio, la Mesa del Pan de Su Presencia, y la Menorah (el candelabro en oro). Comenzando con el capítulo 26 nosotros obtenemos las instrucciones para la construcción del tabernáculo mismo.  

Nosotros vamos a movernos bastante rápido esta noche y vamos a cubrir todos los capítulos de Éxodo 26, 27 y la primera parte del 28 al igual que algunos escritos del Nuevo Testamento que son pertinentes a nuestro tema; así que mantén la Biblia abierta y a la mano.  .

LEER EL CAPÍTULO 26

Nosotros ya hemos discutido que el Tabernáculo estaba dividido en 3 zonas de diferentes grados de santidad: el Lugar Santísimo siendo el mayor, el Lugar Santo con un poco menos de santidad, y el Atrio Exterior con lo mínimo de santidad. También recuerda que el  perímetro del Tabernáculo era básicamente una verja hecha en tela que rodeaba un patio abierto. La porción de la tienda, que consistía SOLO del Lugar Santísimo y el Lugar Santo, era la única porción del Tabernáculo que tenía techo.

Entendiendo que hay un poco de desacuerdo sobre exactamente cuan largo, en medida moderna, un codo Bíblico era, el consenso en general es que el perímetro del Atrio Exterior era cerca de 150 pies de largo y 75 de ancho. El Tabernáculo siempre estaba levantado en una orientación Este-Oeste, con la porción de la tienda más hacia el Oeste. Una entrada grande de 30 pies de ancho estaba ubicada al final del lado Este del patio; y la entrada hacia la tienda también miraba hacia el Este.

Debido a que el Tabernáculo tenía como propósito ir hacia donde Dios dirigía a Israel moverse, el mismo tenía que ser portátil. Y, su diseño era bastante ingenioso para lograr esto; las especificaciones fueron dadas, aquí, obviamente con el propósito que fuera ensamblado y desarmado, y luego transportado, múltiples veces. Debió de haber sido hecho para resistir las abrumadoras condiciones del desierto, con la resequedad y vientos recios con arena fina que eran presentes siempre. Aunque, el mismo no estaba hecho de materiales livianos; el mismo tenía que ser duradero. Así que, debió de haber sido bien pesado. No vamos a entrar en detalles sobre eso hoy, pero el libro de Números nos dice que los metales preciosos solo eran un total de 8  toneladas, y la madera usada para la construcción también debió de haber pesado varias toneladas. Aun la tela y la piel de carnero  debieron de haber sido considerablemente pesada. El libro de Números también nos dice que varias carretas cubiertas, haladas por varios equipos de bueyes eran usados para transportar el Tabernáculo. Aunque, todas las indicaciones son que el mobiliario del  Tabernáculo, el Arca, la Menorah, la Mesa de Su Presencia, y el Incienso, eran cargados en mano. Varios clanes que formaban la tribu de Levi se les dieron artículos específicos que debían cargar; el manejar cualquier otro era una violación en contra del Dios de Israel.  

La cortina que rodeaba el Atrio Exterior estaba hecho de hojas de lino FINAMENTE tejidos, y estaban sostenidas en su lugar con pilares de madera de acacia cubiertos con bronce. Clavijas de bronce eran ubicados al final de cada pilar, y sogas eran amarradas desde el tope de cada pilar hasta el piso, y sostenidas en su lugar con estacas de bronce. Date cuenta del uso de bronce, aquí. Debido a que esta área exterior era donde la humanidad podía entrar, este metal no –preciado era usado en su construcción. Y, desde un aspecto práctico, el bronce era mucho más duro y mucho más útil para construcción que el oro o la plata. En la parte superior de cada pilar, había una chapa de plata, y algunas barras de plata o ganchos, de donde las cortinas eran colgadas.      

Los colores de la lana para hacer las cortinas, azul, violeta, y escarlata, hacían el empeño todo mucho más caro….porque estos colores en particular eran muy difíciles de hacer. Y, se nos dice, que aparentemente algunas o todas estas hojas de lino tenían retratos de Querubines tejidos. Yo no puedo realmente explicar el significado de los misteriosos Querubines como yo quisiera poder hacerlo, excepto decirle que ellos eran obviamente un elemento importante. Debido a que esto era Jehová dando esta narrativa en los detalles de Su Tabernáculo, y como ha sido hecho claro numerosas veces que el Tabernáculo del Desierto es una representación física terrenal de lo celestial, del Tabernáculo espiritual, el mismo debe ser que Dios empleó numerosos Querubines en servicio a ÉL, generalmente como guardianes de Su Santidad. Y,  aun mas ese Querubín tiene el extraordinario privilegio de estar cerca de Dios, interactuando con Dios, en su cuarto de trono.  

Ahora, la tienda, el santuario, era cerca de 45 pies de largo, 15 pies de ancho, y 15 pies de alto. El mismo estaba dividido en dos cuartos: el Lugar Santo era el más grande de los dos cuartos, acerca de 30 pies por 15 pies, y el Lugar Santísimo era 15 pies por 15 pies cubico. Como es de esperar la madera de acacia usada en el santuario estaba cubierta en oro, en vez del bronce que era usado en el área del patio de las personas. El oro debió de haber reflejado la luz en una manera más útil y magnifica. ¿Puedes imaginar el tibio color del ámbar que el cuarto debió haber tomado con la luz siendo reflejada de las paredes dorados?   

Las tablas de madera de acacia eran usadas para ayudar formar la estructura del santuario, y estas tablas estaban completamente revestidas en oro.  

La estructura completa de oro y madera de la tienda estaba cubierta y protegida con una cubierta que consistía de 4 capas. La cubierta más íntima era de lino fino; le seguía pelo de cabra tejido. Pelo de cabra era el material más común usado para hacer tiendas; la mayoría de los Israelitas usaban pelo de cabra tejido para sus tiendas, ya que era abundante, duradero, fuerte y dependiendo de cuan apretado era el tejido, de cierto modo a prueba de agua (aun cuando la lluvia no era tanto un problema donde ellos estaban deambulando). Cubriendo el pelo de cabra estaba una capa de pieles de carnero, el cual habían sido teñidos de color rojo, y finalmente, la capa exterior, la cual era expuesta al clima duro del desierto. Esta capa exterior es un poco misteriosa, porque la palabra hebrea para la misma era “tachash”. La misma se refería a algún tipo de piel de animal. Muchos traductores hacen de este “tachash” ser simplemente una mejor calidad de piel, pero eso desafía la lógica como piel curtida, de reses, el cual era común y una palabra comúnmente entendida era usada para describirla. Tachash es una palabra inusual, una palabra no común, y es usada SOLO en el contexto del Tabernáculo de Desierto; estudiosos judíos han asegurado por siglos que la cubierta exterior era piel de foca o marsopa…..obviamente porque hubiese sido impenetrable, repelente al agua, y ofrecía protección del polvo extrafino que era parte de la vida del desierto. No debe  ser sorpresa que tanto la foca como el marsopa, o tal vez AMBOS, fueran usados, ya que los Israelitas estaban bien cerca del Mar Rojo y esas dos criaturas abundaban allí. Yo me imagino que ellos intercambiaban por ellas de los residentes locales cerca del mar o si no algunos de los Israelitas pudieron haberlas traido con ellos de Egipto……pero yo lo dudo porque el mismo no era un material común usado en Egipto.   

La entrada principal a la tienda, el cual llevaba al Lugar Santo, se llamaba la “puerta” (en hebreos Masakh). Uno tenía que caminar a través del Lugar Santo para poder entrar al Lugar Santísimo. Un velo, una cortina (llamada parokhet en hebreo) separa el Lugar Santo del Lugar Santísimo. En hebreo el nombre del Lugar Santo es “Kodesh”…..el Lugar Santísimo se llama  “Kodesh ha-kodashim”.

LEER ÉXODO CAPÍTULO 27

Al igual que el Arca era el artículo más sagrado e importante dentro del santuario en la tienda, así mismo el Altar del Holocausto es el artículo más sagrado y  más importante FUERA del santuario de la tienda. Por lo tanto el diseño y ubicación del gran altar de sacrificio es de suma importancia. Aquí es donde innumerables millones de animales inocentes tendrían sus vidas tomadas….su sangre derramada, sus cuerpos quemados a cenizas….todo necesario para expiar por los pecados de la humanidad para así poder estar en paz con Dios.   

En ocasiones este altar es llamado “el Altar del Holocausto” (en hebreo se le llamaba mizbah ha-‘olah). En inglés se le llama “Brazen Altar” y “Brazen” simplemente quiere decir que era hecho del metal más duro que ellos trabajaban en aquellos tiempos, el bronce (una mezcla de hierro y cobre). Así que Altar, Altar de Sacrificio, Altar de Ofrenda de Holocausto, Altar de Holocausto, todas estas se refieren a la misma cosa. Para todo propósito práctico el Altar era una cavidad de fuego, una caja que fue construida con madera de Acacia como marco y luego cubierta con bronce para que no cogiera fuego. La misma era cerca de 7 ½ pies de largo en cada lado y un poco menos de 5 pies de alto. Cuatro “cuernos” fueron moldeados en el mismo, uno en cada esquina. Estos cuernos eran usados para amarrar a los animales que iban a usar durante el procedimiento de sacrificio. Ya sea que hubiese significado espiritual para los cuernos, o si los cuernos estaban allí estrictamente por razones prácticas es una pregunta abierta. Altares de los Cananeos han sido encontrados y los mismos también tenían estos cuernos.

Muchas herramientas e instrumentos de uso con el Altar eran requisito, y los mismos debían ser fabricados de bronce…..palas para tratar con las cenizas, tazones para recoger la sangre del animal, braceros para cargar el carbón caliente, y palas/ollas especiales para cargar las cenizas fuera del campamento para desechar. Al igual los anillos de Arca del Testimonio estaban adjuntos a los lados del Altar para que los postes de madera pudieran ser insertados a través de los anillos como medio de transportar el Altar cuando Jehová diera la instrucción de mover el Tabernáculo. El Altar no debía ser puesto en una carreta para moverlo; el mismo era cargado a mano de lugar en lugar, por tanto se usaban los postes.  

EL Altar era ubicado justo adentro de la puerta del Atrio Exterior. Ahora, como yo les he señalado la semana pasada, cuando se le dijo a Moisés que construyera un Altar en el cual sacrificara animales para sellar el pacto entre Israel y Jehová, el pacto de Moisés, Dios hizo que él lo pusiera fuera del área Santa, Monte Sinaí; el mismo debía de ir a un área, el terreno del valle, más allá de la verja de piedra que actuaba como barrera; un área donde la gente podía ir, de día y de noche. Y como es esperado, el Altar del Holocausto fue ubicado fuera del área Santa del tabernáculo, el santuario, y en el Atrio Exterior donde las personas tenían acceso constante al mismo. De hecho esto probablemente quiere decir que el Altar de piedra donde había ocurrido ese pacto, sacrificio y donde había sido sellado debió de haber sido desmantelado una vez el Altar de Holocausto fue construido y estaba operando.    

La ubicación del Altar era significativo. El mismo estaba entre la puerta del Atrio Exterior y la entrada al Lugar Santo. Uno tenía que pasar por el Altar para entrar al santuario. De hecho, cada vez antes de que un sacerdote pudiera entrar al santuario, él tenía que hacer un sacrificio. Esto es una enseñanza profética y simbólica del propósito de Yeshua. Nosotros tenemos que ir a través del sacrificio de Cristo, para poder entrar al santuario de Dios.    

Probablemente el mejor símbolo que nosotros pudiéramos usar para que nos ayude a entender la conexión entre el Altar del Holocausto y Jesús seria la Cruz. Oséa, la Cruz era para Cristo como el Altar del Holocausto era para los animales sacrificados. Los animales tenían que ser levantados hacia el Altar, atados a los cuernos del Altar, y allí su sangre derramada para expiar por los pecados de Israel. Cristo tuvo que ser levantado en esa cruz, a la cual fue atado, y ahí tuvo Su sangre derramada para expiar por los pecados de Israel. Ciertamente el plan también hizo provisión para los gentiles, los que no eran Israelitas, para que fuesen misteriosamente unidos a Israel para que así nosotros pudiéramos tomar parte en los pactos de ellos con Dios. Pero, eso es la ÚNICA manera que podía pasar…..uno tenía que ser injertado dentro de Israel y sus pactos con Jehová para poder así beneficiarse de lo que Cristo hizo. Para aquellos de ustedes que son nuevos a esta clase no quiero que entiendan esto incorrectamente, yo NO quiero decir que uno tiene que convertirse en un JUDIO FÍSICO para convertirse en un creyente….ni uno tiene que convertirse y comenzar a practicar judaísmo. El término “injertado” es una metáfora, y es usada desde un punto de vista espiritual……no físico; y ocurre cuando, POR FÉ, confías en Yeshua como tu Salvador y Señor.      

Escucha lo que Pablo dice en Romanos 2 y 3.

LEER ROMANOS 2:17 HASTA ROMANOS 3:1-4

A veces nosotros los cristianos tendemos a sobre generalizar y tomar un punto de vista racional científico de la Biblia donde todas las cosas deben ser esto o lo otro. Bueno, así no es como Dios opera. ¡Aquí en el libro a los Romanos se nos explica que solo porque muchos judíos no siguieron la lógica conclusión del plan de Salvación de Dios para ellos, no quiere decir que se cancela el plan de Dios o Su fidelidad hacia ellos! Aún más nosotros tenemos que comenzar a entender que mucho antes que Israel fuera creado en la tierra, el ideal celestial de Israel (el cual era los principios de Dios siendo vividos entre los humanos) ya existía. Israel fue creado en la tierra para servir a Dios al registrar estas leyes y principios y demostrándolas para que toda la humanidad fuese testigo, y bajo ciertas condiciones se beneficiaran de, el ideal celestial.  Israel triunfó hasta cierto grado y falló hasta cierto grado. El judío que se sujetó a este ideal celestial, de acuerdo a Pablo, es el que aceptó al Mesías que Jehová les envió a ellos, Yeshua. Pablo explica aún más que el judío que se sujetó a ese ideal celestial el los etiqueta como el “judío verdadero” desde una perspectiva celestial. Contrariamente, el judío que simplemente hizo los rituales y prácticas aparte de un amor verdadero y confianza en Dios y rechaza al Mesías de Dios permanece físicamente un judío pero ha fallado en su propósito.

Pero, aquí, otro concepto es también presentado: de un gentil quien confía en el Mesías de Israel Yeshua y por consiguiente se esfuerza por el ideal celestial. Este gentil (que, hoy, nosotros llamamos a una persona salva o un creyente) es agrupado en una categoría que Pablo etiqueta como el “verdadero judío”. Nuevamente: no que un gentil de repente tiene genes hebreos implantados en sí, sino más bien que este gentil es visto por Dios como un miembro de esos que reflejan el ideal celestial de Israel.  

Esta noción no debe de ser tan difícil para nosotros entender como el principio cristiano (correcto) ha sido arraigado que cuando somos salvos por la sangre del sacrificio de Yeshua, Dios ya no nos ve como un hombre o mujer pecadora sino más bien puros y limpios. La realidad es que nosotros todavía tenemos maldad en nosotros; nosotros vamos a continuar pecando aun cuando nosotros no queramos hacerlo; y nosotros vamos a pelear hasta la muerte el deseo de hacer mal en contra de Dios. Nuestro DNA no ha cambiado; nosotros somos completamente humanos, las maneras viejas de pensar están todavía ahí junto con el conocimiento de Dios, aun cuando el Padre decide vernos libres de pecado; ÉL nos ve justificados a pesar de la realidad física. Otra manera que Dios escoge ver a los gentiles creyentes es como esos que poseen los atributos de la gente  que se suponía que personificara el ideal celestial: Israel. Nosotros no somos judíos, pero en cierto sentido Él escoge vernos de esa manera.

Nosotros somos recordados una y otra vez en la Biblia de la deuda de gratitud que nosotros los gentiles le debemos a Israel. No solo un SENTIR de gratitud pero una acción de EXPRESAR esa gratitud en manera tangible. Esta noche toma tu tiempo y lee Romanos 9, 10, y 11. Lee estos capítulos uno detrás del otro….ignora completamente los marcadores de capitulo, ya que Romanos es una carta larga. Pon de lado toda la enseñanza alegórica que probablemente has recibido acerca de estos capítulos; más bien tómalo al pie de la letra como se supone que la tomarás. La misma va hacer este proceso espiritual de injertar a los gentiles a Israel uno más claro e indiscutible para ti.  

Permitanme decir algo adicional, aquí: un principio de Dios eterno está siendo hecho visible y claro por medio del Altar del Holocausto para todos nosotros ver y el mismo es este: sin sacrificio de sangre NO hay expiación para nuestros pecados. El constante sacrificio día a día en el Altar era un recordatorio visible y terrible para el pueblo de Israel de este principio. Yo sospecho, que al igual que como nosotros podemos hablar del sacrificio de Jesus Mismo de una forma distante, directa, talvez algunos de aquellos Israelitas no estaban aguantando las lágrimas por la manera en que esos innumerables reses, ovejas, cabras eran asesinadas en representación de los Israelitas. O los millones de pájaros que tenían sus cuellos torcidos, y aquellos enormes toros que tenían que luchar y amarrarlos ya que se resistían a que los mataran, pero para el Israelita promedio que regularmente era testigo del proceso de sacrificio, debió de haber resultado en un entendimiento agridulce de la verdad de todo….NO hay expiación por el pecado sin la sangre del sacrificio. La amargura estaba en la realidad del aparente interminable oleada de sangre que fluía del Altar; la dulzura era saber que todo esto estaba organizado por el Dios más misericordioso para que SUS propias vidas pudieran ser salvas, y para que pudieran tener una continua relación con el Dios Santo del Universo…..pero a un gran costo.  

Quizás esa película de Mel Gibson, la Pasión, era el elemento visual moderno que necesitábamos para ayudarnos a entender el horror de Yeshua las últimas horas de vida. Yo sé que en ocasiones yo hacia un gesto de dolor y viraba la cabeza, trataba de no ver Su sangre, SU sangre de sacrificio, salpicar y manchar por todo el pavimento. Pero, hermanos, esa es la horrible verdad acerca del sacrificio; el sacrificio no es agradable. Aquellas muertes de  animales en el Altar no eran de manera pacífica y fácil y estéril, ni hecha en privado. Las mismas eran escandalosas, y desagradables, y maloliente y devastadoras. Aquellos que traían sus animales para ser sacrificados o tenían que hacer el acto ellos mismos, o en conjunto con, el Sacerdote. No había manera de contraerse de la misma, ni separarse ellos mismos, ni esconderse de su deber. Sus pecados, nuestros pecados, traen consigo un  terrible precio. Gracias a Dios que no hay más necesidad para el Altar de Holocausto. 

Comenzando en el verso 20, el combustible para la Menorah del Tabernáculo es discutido. El mismo debe de ser aceite de oliva puro, refinado como el mejor. Aquí está la instrucción que las luces de esa Menorah deben arder día y noche. Y es reiterado que la Menorah debe ser puesto AFUERA de la cortina, el velo, el parokhet que separa el Lugar Santísimo del Lugar Santo…..en otras palabras, debe ser puesto en el Lugar Santo, y que Aarón y sus hijos deben ocuparse del mismo. Permítanme mencionar que Aarón NO representa la tribu entera de los Levitas. Él es uno de los varios clanes dentro de la tribu de Levi. Otros clanes Levitas serán seleccionados para ciertas clases de servicios, deberes, para el Tabernáculo. Al igual que mucho, esos que se encargan del Menorah TAMBIÉN deben venir de la línea de Aarón. Otros clanes de los Levitas van a ser identificados como responsables para otros deberes específicos.     

Date cuenta que en el último verso del capítulo 27 que el uso de la Menorah, y ese clan  especifico de Levitas que ha sido asignado a ocuparse del mismo, debe de ser un estatuto perpetuo. Obviamente, aunque, hubo al menos dos ocasiones en la historia de Israel donde este estatuto era simplemente  imposible de hacer: el 1ro fue durante el exilio a Babilonia, y el 2do comenzó con la destrucción del Templo en el 70 DC, y continúa hasta hoy en día. El tiempo está cercano cuando el Templo va a ser reconstruido, en Jerusalén, en el Monte del Templo que hoy está ocupado por una Mezquita Musulmana, y la Menorah una vez más va arder. Pero, la única razón para que los Creyentes tengan esperanza para que este increíble evento suceda es porque quiere decir que el regreso de Cristo va a estar literalmente semanas y meses de venir, como será el final del mundo como nosotros lo conocemos. Ese templo va suceder debido a la incredulidad de las personas judías.  Incredulidad que Cristo ha expiado por nuestros pecados, una vez y por todas, casi 2000 años atrás. Incredulidad que el Espíritu del Dios Vivo, vive en nosotros….no en algún edificio lujoso. Incredulidad que el Templo, y antes que eso el Tabernáculo, eran solo copias, sombras, de lo que era REAL…y Yeshua Ha-Mashiach es la realidad.   

LEER EL CAPÍTULO 28:1-5

Luego de mucha preparación, Jehová hace un dictamen que Aarón, y sus hijos Nadab, Abiú, Eleazar  e Itamar han sido escogidos y separados para ser “cohanim’, sacerdotes.  

A la misma vez, Dios instruye a Moisés que una vestimenta especial debe ser hecha para estos sacerdotes, el cual también los separa del resto. Se nos dice en el verso 2 que la ropa de Aarón, en luz de su posición como el primer Sumo Sacerdote, debe de ser más especial; la misma debe reflejar, en lo que sea posible, la propia Gloria de Dios, y dignidad, y esplendor.   

El uso de la ropa especial para la secta sacerdotal no era nada nuevo en varias de las culturas del Medio Este. Pero, era algo nuevo para Israel, porque hasta este momento en su historia…..por ahora la línea de Israel, Jacob, había existido alrededor de 6 siglos….……ellos no TENÍAN sacerdotes oficiales. Cualquiera que fuera su adoración hasta el Éxodo y el Mt. Sinaí, debió de haber sido bien simple, personal, y francamente un poco descentrado. Los hebreos estaban sujetos a los dioses y el sistema religioso de Egipto por la mayoría de su historia como pueblo, y por lo tanto ellos adoptaron, de alguna manera inconscientemente yo supongo, el entendimiento general de como los dioses y la religión trabajaba. Eso es, el sistema religioso de los egipcios llegó a ser el lente a través del cual Israel miraba el mundo espiritual. Así que no debe sorprendernos que por eso es que Jehová era tan preciso, definitivo, e inflexible en Sus instrucciones para Israel de qué adoración verdadera debía consistir, y de qué NO debía consistir. De qué justicia verdadera es y qué no es. Y, quién Dios es, que ÉL es uno, y que cada persona o nación NO tiene su propio real dios, dedicado solo a ellos. Tomó muchos años después del Mt. Sinaí para que Israel tuviera esto claro. Y, todavía, a través de su historia justo hasta Cristo, ellos tuvieron fallos hacia la idolatría.    

Ahora que Jehová ha designado que parte de Israel, la tribu de Levi, era separada para el servicio a ÉL, Sus sacerdotes, ÉL dejó poco detalle de adoración y servicio ser decidido por el hombre; justo hasta lo que los sacerdotes debían ponerse. Ahora, permítanme ser claros: esas vestimentas debían ser usadas SOLO durante el tiempo de servicio de los Levitas en el Tabernáculo. Cuando ellos no estaban en servicio, ellos usaban lo que el resto de las personas usaban.   

Nosotros vamos a mirar principalmente a lo que el Sumo Sacerdote usaba, porque sus vestimentas estaban increíblemente llenas de enseñanzas y simbolismo; y porque a través del Antiguo y Nuevo Testamento, nosotros vamos a escuchar de ciertas piezas de su uniforme cada una de ellas cargaba significados muy precisos. Déjenme decirle por adelantado, que  las vestimentas del Sumo Sacerdote eran bien proféticas, también.  

Antes de hacer eso, vamos a obtener un entendimiento general de lo que los sacerdotes regulares Levitas se ponían: la vestimenta era simplemente de lino blanco. La misma consistía de una túnica, un turbante sombrero llamado una mitra, un accesorio como una correa llamado cinturón (en inglés girdle), y  pantalón bombacho (pantalones que en ocasiones servían como ropa interior). El color blanco simboliza justicia y pureza.

La semana que viene vamos a estudiar la vestimenta del Sumo Sacerdote.

 

Old Testament Bible Study for a New Testament Unde

925 N. Courtenay Parkway, Suite 19, Merritt Island, FL 32953
(321) 459-9887