Other Studies

Exodo Lección 20 Capítulo 20 continuación 3

Éxodo

Lección 20 Capítulo 20 continuación 3

Al nosotros continuar con nuestro estudio del Decálogo, de los Diez Mandamientos, nosotros hemos finalmente terminado con las partes más controversiales y vamos a entrar a áreas que son un poco más cómodas. Así que, se pueden relajarse.  

Volvamos a Leer Ex.20:12

La 5ta Palabra ordena a los hijos a mostrar respeto apropiado, y a dar cuidado propio, a sus padres. También nos da la razón por la cual nosotros debemos ser obedientes a este principio: para que nuestros días en la tierra sean prolongados. Ahora, dependiendo de su traducción, usted puede decir, bueno, eso es VERDADERAMENTE judío, porque Dios obviamente se está refiriendo a la tierra de Israel cuando ÉL dice “tierra”. Y, ciertamente ese es un aspecto del significado aquí. Pero, como nosotros ahora estamos llegando a entender (afortunadamente), que aun cuando Jehová dio estos principios en el Pacto de Moisés a Israel, estos principios no SOLO son para Israel; en realidad son acerca de cómo el universo que Dios creó prometió ser operado. Estos son principios por el cual los humanos REDIMIDOS deben vivir. Nunca debemos olvidar que Israel fue la decisión de Dios, por Su gracia, de ser el receptor y guardián de la Palabra de Dios para toda la humanidad….no solo para ellos mismos.   

La palabra usada aquí en el verso 12 para la tierra, en hebreos, es Adamah. Y, si, está relacionada al nombre del primer hombre creado, Adán. La mayoría de las veces Adamah sencillamente quiere decir tierra, refiriéndose a barro, suelo, lodo, pero puede significar tierra refiriéndose a nuestro planeta. En ocasiones ha sido traducido como país o pueblo, (como en la tierra de Canaán), pero eso verdaderamente nos da una impresión incorrecta del significado. Por ejemplo, cuando la Biblia nos dice que Moisés estaba parado en tierra Santa, en hebreo es parado en Adamah Santa. La idea es que, generalmente, adamah NO debe ser tomado como referencia a una región en específico o un país. En ocasiones vemos Israelitas en la Biblia referirse a la tierra de Israel solo como “la tierra”. Pero una palabra hebrea completamente diferente es usada en ese caso: eretz.  

Lo que estoy tratando de demostrar es que Jehová está diciendo que nosotros vamos a recibir bendiciones de una vida más larga y abundante en la tierra al tratar a nuestros padres con amor y respeto y cuidado como Dios espera de nosotros. De hecho, esto es nuestro deber.  

Parte de la razón para este principio es la crucial importancia de la familia en el plan del Señor para la humanidad. La estabilidad familiar es mantenida con el cumplimiento propio de la estructura de autoridad que Dios establece para las familias, con los padres en la parte más alta de esa jerarquía. La transgresión a este mandamiento trae desintegración familiar; la transgresión a este mandamiento al llegar a ser una norma de la sociedad trae desintegración nacional. En el libro de Ezequiel (22:7) Ezequiel culpa a la ruptura de la familia como una de las razones primordiales por la cual el Señor permitió que Judá fuese exiliado a Babilonia.  

Volvamos a Leer Ex.20:13

The 6ta Palabra es una prohibición en contra de la matanza a los seres humanos. Pero, para poder entender la manera tan estrecha en la que debemos tomar este mandamiento, subraya la palabra “asesinar”. Este mandamiento no trata acerca de matar en el sentido general. En hebreo la palabra usada aquí es “ratsach”. Se refiere al a matar injustamente y SOLO a matar injustamente…ya sea intencionalmente o sin intención. La misma no quiere decir “ejecutar” en un sentido de llevar a cabo una sentencia judicial completamente legal. No quiere decir “ejecutar” como llevando a cabo una sentencia judicial completamente legal. No quiere decir matar a un enemigo en una batalla, o matar a un intruso en defensa propia o en defensa de otro. Asesinar es una muy buena traducción de la palabra ratsach, y la manera en la cual el mundo Occidental piensa sobre la palabra asesinar u homicidio involuntario es exactamente lo que este verso quiere decir.    

Ahora, la próxima pregunta es, ¿qué exactamente quiere decir el matar a un ser humano justamente versus injustamente? Bueno ese es uno de los muchos temas que Jehová va a explicar comenzando en el capítulo 21, en las regulaciones y ordenanzas que han de seguir….lo que comúnmente se refiere a la Ley, las 613 leyes del código civil hebreo. Nosotros discutiremos eso cuando lleguemos al mismo.  

Esto es lo que sucede con matar: Dios dice que SOLO Él tiene el derecho de quitar la vida humana. Aunque, la Torá específicamente da al gobierno humano la tarea de determinar la culpa o la inocencia de una persona acusada de este crimen, Y ÉL delega esa tarea de extraer la sangre por penalidad de sangre. Génesis 9 establece esta dinámica en lo que se refiere a la lógica del Señor para el castigo capital: “Quien fuera que derrama la sangre de un hombre, por el hombre la sangre del culpable debe ser derramada”. ¿Por qué el matar injustamente a un humano es tan serio? Nuevamente en Genesis 9 se nos dice, Dios hizo al hombre a Su imagen y semejanza”. El hombre es derivado de Dios así que para un hombre ser asesinado es algo bien serio y la justicia de Dios requiere la penalidad máxima.    

Lo que es tan irónico es que al pasar de la historia la humanidad piensa de sí mismo como a llegar a ser más civilizado y humano, y por lo tanto la mayoría de las sociedades ahora han abolido la pena de muerte. Esto es una rebeldía directa con las leyes y principios de Dios y de hecho al NO tomar la vida del asesino de acuerdo al sistema de justicia del Señor la vida humana es DEGRADADA. Permitanme hacer algo claro: la Biblia no le da al hombre absolutamente libertad alguna de conmutar la sentencia de muerte a un asesino.   

Pero esta práctica de conmutar la sentencia de muerte a encarcelamiento (o la paga de un rescate a la familia de la víctima), o abolir el castigo capital totalmente no es un fenómeno moderno; durante el periodo del 2ndo Templo (al mismo tiempo en que Yeshua estaba vivo) la imposición de la pena de muerte por el Sanedrín era algo raro.   Es popular en círculos cristianos decir que fue debido a que los romanos le habían quitado el derecho a los judíos de llevar a cabo ejecuciones; pero eso es muy simplista. En realidad los registros muestran que lo único que la ley judía tenía que hacer era ir a la autoridad romana local  con su decisión de ofensa capital, el gobierno romano  revisaba el caso y a menos que el gobierno tuviera serias dudas (y cómo podemos ver con la ejecución de Jesus a veces no importaba si el TENÍA serias dudas), los romanos aprobaban y llevaban a cabo la ejecución para las autoridades judías religiosas. En otras palabras los judíos eran absolutamente capaces de ordenar la sentencia de muerte; es solo que los romanos tenían que estar de acuerdo con la decisión y ser los agentes que llevaban a cabo la penalidad.    

Los judíos habían decidido por un largo tiempo que la misericordia era un mejor camino y en ocasiones conmutaban sentencias de muerte a los asesinos. En el Mishnah tractate Makkot (comentarios judíos) nosotros vamos a encontrar una declaración de la opinion del Sanedrín que el tomar una decisión de pena de muerte una vez cada 7 años era demasiado. Un Rabino que comentó sobre esa declaración (Rabbi Ben Azariah) dijo que una vez en 70 años era demasiado. Rabbi Akkiva dice que si él hubiese estado en el Sanedrín él nunca hubiese permitido NINGUNA sentencia de muerte bajo ninguna circunstancia.     

Rabbi Gamaliel respondió a esta mentalidad pervertida que sí el Sanedrín hubiese  adoptado este punto de vista de la mayoría de esos Rabinos radicales y NUNCA hubiesen dado la pena de muerte, la cantidad de sangre inocente derramada en Israel hubiese aumentado dramáticamente. ¿No es eso lo que hemos visto en los EU donde la pena de muerte ha sido abrogada en muchos estados y el sistema legal hace el extraerla casi imposible en los estados donde es permitido? El derramamiento de sangre no ha disminuido como consecuencia de conmutar penalidades de muerte, las mismas han aumentado.   

El principio del Señor es que la vida de un asesino es para realmente PROTEGER la vida, la vida inocente.

Volvamos a Leer Ex.20:14

Ahora, dependiendo en su versión el 7mo mandamiento es el verso 14 o es parte del verso 13.  

La 7ma Palabra es que una mujer casada no debe cometer adulterio. Ahora, mientras nosotros no vamos a profundizar en esto (aunque probablemente lo deberíamos hacer), yo quiero hablarles acerca de este mandamiento un poco, porque el mismo establece un principio de Dios que la mayoría de nosotros no captamos completamente. La primera cosa que debemos entender es que el concepto entero de adulterio, por definición, SOLO ocurre dentro de la institución del matrimonio; fuera del matrimonio, el adulterio no tiene significado. Y, el matrimonio no es solo un elemento del plan de Dios para la humanidad, sino que juega un papel en la relación de Dios con la humanidad.    

El concepto entero del matrimonio es que una  “unión” ocurre; en lo que se refiere a relaciones de humanos con humanos, bíblicamente, esta unión matrimonial es entre un hombre y una mujer. Mientras muchos de ustedes en ocasiones pensamos del matrimonio como un asunto físico o sexual, o en  nuestra sociedad Americana como un asunto legal o financiero, en realidad la unión que Dios está hablando acerca en el 7mo mandamiento es PRIMORDIALMENTE una unión espiritual. Ciertamente, en el mundo actual los aspectos físicos del matrimonio existen, y en absoluto la razón para ser, siendo la propagación de la raza humana. Pero eso va a terminar en un futuro no muy cercano.  La razón que yo digo eso, es que desde la perspectiva de Jehová, el pecado de adulterio tiene que ver menos con un esposo y una esposa teniendo una unión física sexual fuera del matrimonio que de nuestros espíritus entrando en una unión no autorizada con otro. Dios ha autorizado que un hombre y una mujer, delante de ÉL, sean unidos en cada nivel de unión entre ellos mismos; pero SOLO entre ellos mismos. La única otra unión permitida dentro del matrimonio es con Dios, a través de Cristo (uno puede discutir que una clase de 3ra unión es permitida, entre la pareja casada y el cuerpo de Cristo, la verdadera iglesia. Pero, esa unión NO es casi la misma cosa, el cual es porque se habla en términos de unidad, no unión.)    

Ustedes probablemente han notado que nuestra unión con Cristo es hablada en ocasiones en la Biblia usando terminología de matrimonio; y el uso de esa terminología de matrimonio NO es una analogía Ni es una ilustración. Es absolutamente real, y ese hecho también nos debe ayudar a estar más al tanto de como nosotros debemos de considerar la esencia del matrimonio desde el punto de vista de Jehová, y como nosotros debemos considerar la naturaleza de nuestra relación con Cristo. Al igual que el matrimonio terrenal ES un hombre y una mujer estando en unión el uno con el otro, la Salvación ES nuestro ser en unión con Cristo.  

Ahora, permítanme explicar eso un poco más. En el futuro va haber una gloriosa fiesta de matrimonio, en ocasiones llamada Las Bodas del Cordero, en el cual la novia de Cristo, la iglesia, (significando todos los creyentes), van a entrar a un matrimonio con ÉL. Esto nos dice que aun cuando nosotros somos inmediatamente en unión con Cristo por medio de la aceptación de su Señorío (cuando somos Salvos), nosotros no estamos todavía COMPLETAMENTE y FORMALMENTE en una unión como de matrimonio con ÉL. Así que nuestra unión y unidad con Cristo va un día a llegar a ser algo aún MÁS completo al final de esta era actual de lo que es hoy en día. A principio esa declaración pudiera ser como decir nada. ¿Cómo puede ser posible que nosotros estamos como casados pero como que todavía no estamos casados con Yeshua ahora, con el matrimonio llegando a estar completo más tarde? Aun cuando ese concepto nos puede molestar un poco, el mismo hubiese hecho sentido perfectamente para los hebreos del tiempo de Cristo. Porque al igual que hoy donde PRIMERO hay un compromiso para casarse, el compromiso antes que la ceremonia de la boda ocurra, así mismo era en aquellos días. Antes el compromiso llevaba consigo una promesa más seria y tangible cuando el compromiso ocurría de lo que conlleva ahora. Al llegar su momento, vamos a estudiar más profundamente todos los aspectos ceremonias del matrimonio hebreo, los cuales no solo son interesante sino que instructivos. Por ahora solo entiende que al momento del compromiso un hombre hebreo y una mujer eran tratados como si ellos estuvieran casados; eso es, la unión, hasta cierto grado, comenzó una vez hubo compromiso. Un Chethubah, un contrato legal de matrimonio, era escrito y aceptado y estaba inmediatamente en efecto una vez estaban comprometidos; y una pareja comprometida no puede DEScomprometerse sin un decreto de divorcio formal y legal. La infidelidad durante el periodo de compromiso era considerado adulterio; aun comprometidos, la propiedad de la mujer era considerada que le pertenecía a su prometido a menos que el renunciara a los derechos del mismo. Todo lo que quedaba después del compromiso de matrimonio de ser completado 100% era la consumación del matrimonio, la unión física, la cual ocurría DESPUÉS de la fiesta ceremonial de la boda.  

Nosotros, que somos de Cristo estamos actualmente en un estado de compromiso con Él. Nosotros estamos en el PROCESO de matrimonio. Ahora mismo, Cristo está con nosotros en Espíritu, y por ende nosotros estamos en unión con ÉL en espíritu; pero en la Fiesta de la Boda del Cordero Él va estar con nosotros en PERSONA, y nosotros vamos a estar en unión con Él, en persona. Así que aun durante nuestro ACTUAL tiempo  terrenal de compromiso con Cristo, el estar  en unión con algo que está prohibido, el nosotros entrar en un estado de infidelidad con Cristo, nos pone en un estado de adulterio en nuestra relación con Cristo ante los ojos de Jehová. 

La palabra griega en el NT  “moichos” (moy-kos) el cual típicamente  correctamente es traducido “adulterio”, DEBE ser entendido en el sentido hebreo del AT para nosotros poder entender completamente lo que Dios nos está diciendo acerca del adulterio. Cuando los hebreos hablan del adulterio, ellos querían decir infidelidad a tu compañero de unión. NO tenía que ser un acto de conocimiento público de tener sexo con otro para ser considerado adulterio, aunque en la mayoría de las ocasiones eso era lo que ocurría. Lo que constituía adulterio, y las pruebas propias y castigos para el mismo, cambiaron considerablemente con el tiempo. Durante el tiempo de los Patriarcas, el adulterio requería que la mujer tuviera sexo con otro hombre. Ninguna otra prueba aparte de la sospecha del esposo era necesaria, y el mismo podía ejecutar. La ley de Moisés trajo el requisito para condena de no menos de 2 testigos. Para el tiempo de Cristo mucha prueba era necesaria, una corte de justicia dictaminaba en el asunto, y la muerte era todavía una de una gama de muchos castigos posibles, pero la mayoría de las veces una humillación pública de alguna clase era el castigo. No fue tanto DESPUÉS de la muerte de Cristo, que la pena de muerte fue removida para el pecado de adulterio porque llego a ser desenfrenada e imposible de controlar; y el número de mujeres que hubiesen sido ejecutadas era tan grande como el llevar a cabo la sentencia de muerte inimaginable. Durante todos los tiempos BÍBLICOS, el adulterio era considerado PURAMENTE un crimen y pecado femenino….el hombre no era sometido al mismo. Y claro, que Cristo hizo claro que eso ciertamente NO era el punto de vista de Dios y en Levítico nosotros vemos que el hombre y la mujer eran sometidos a las mismas consecuencias.    

Infidelidad de una mujer a su compañero de unión en la forma de fraternizar con otro hombre, o tomar el lado de otro hombre en un desacuerdo en contra de su esposo, era en ocasiones adulterio en tiempos Bíblicos. Así que adulterio en lo que respecta a Dios,  carga consigo este amplio sentido de infidelidad de sí mismo a Jehová en un nivel espiritual; y aun incluía la idea de halar a otra persona junto contigo a esta infidelidad, porque toma a dos hacerlo, ¿verdad? 

La cosa es que hay ciertas uniones disponibles para la humanidad de las cuales nosotros estamos prohibidos de entrar, especialmente si nosotros deseamos también estar en unión con Cristo. En otras palabras hay otras uniones que son mutuamente exclusivas. Las Escrituras explican que en esencia con QUÉ o QUIÉN estamos en unión, define como Dios nos ve. Un ejemplo obvio seria si nosotros entramos en unión espiritual con Satanás, nosotros no podríamos estar en unión espiritual con Cristo….esas dos uniones siendo mutuamente exclusiva. Hay otras uniones prohibidas, todas ellas destructivas, y Pablo provee una lista de ellas en 1Corintios 6, pero ese no es nuestro objetivo así que nosotros no vamos a estar tratando con cada una de ellas. El punto es que nuestra unión con Cristo es CASI similar a nuestra unión de matrimonio humano, desde el punto de vista de Dios. Por lo tanto, para un creyente unirse a una unión prohibida mientras está en unión con Cristo, o un esposo o una esposa entrar en una unión fuera de su matrimonio, la biblia va a usar el mismo término para ambos: “adulterio”. Así que, nosotros tenemos que entender la naturaleza seria de este pecado en particular en un MAYOR contexto del que nosotros típicamente podemos pensar.      

Ahora, yo estoy seguro que algunos aquí les gustaría discutir un poco acerca de los aspectos del “adulterio” moderno y del volver a casarse. Yo no creo realmente que esto es apropiado para esta lección, pero me gustaría hacer unos cuantos comentarios breves acerca de esto. Primero, el cometer adulterio, ya sea siendo infiel a su esposo, o tal vez (dependiendo en su teología) divorciándose y volviéndose a casar, es en ninguno de los casos un pecado imperdonable. No hay pecado que nosotros podamos cometer que Yeshua no haya pagado el precio. Y, también por favor entiendan que en el significado común del término de estado de adulterio en la Biblia, el mismo tenía que ver con una mujer casada viviendo con un hombre que no fuese su esposo……el cual era visto mal por la sociedad. Ósea, ella nunca había obtenido un divorcio legal, típicamente porque era la prerrogativa del esposo el otorgarle el divorcio o no. El hombre, por otro lado, comúnmente se divorciaba de su esposa con el solo propósito de estar con otra mujer. Mientras que esto era socialmente aceptable en aquellos días, esto NO era aceptable para Jehová, y Yeshua hablo de esto bastante, tratando de hacerlo bastante claro.    

Segundo, la Biblia lucha grandemente con el divorcio y el volver a casarse. Pablo abunda en gran manera sobre este asunto, y provee ciertas reglas generales para eso…. Algunas de las cuales ÉL dice que son de Cristo, las restante siendo su opinión personal. Aun así, ÉL (y Jesús) hacen claro que la razón para dirigirse al asunto del divorcio y de volver a casarse es que Jehová está muy al tanto de la dureza actual del corazón del hombre, y aun cuando ÉL de ninguna manera está excusando el divorcio, Él está haciendo provisión para que nosotros no pequemos aún más si nuestro matrimonio se va por la cuneta.  

Ves, este es el contexto en el cual Pablo hace su declaración cuando dice que es mejor en algunas maneras que, SI no puedes estar casado….porque hay un enigma de que el estado actual corrupto del hombre se enfrenta en el cual las personas solteras puede ser que no puedan mantenerse célibe (para evadir la fornicación),  pero también las personas casadas pueden ser que no puedan permanecer fieles el uno al otro (para evadir el adulterio), o aun poder llevarse lo suficientemente bien para obtener suficiente paz para así permanecer casados. Y, en ambos casos, cuando nosotros fracasamos, eso afecta nuestra relación con Jehová, el cual es lo que tanto preocupa a Pablo. El problema que nosotros enfrentamos hoy en día en lo que concierne a este asunto NO es nada diferente que en el tiempo de Cristo.  

Y, finalmente, nosotros debemos ver la gracia de Dios en todo esto. Por amor a Dios no vayan a pensar que si ustedes están divorciados y ahora volvieron a casarse que ustedes están en una unión desautorizada y, para poder estar bien con Dios, debes terminar esa relación. ¿Fue el pecado el que nos puso en primer lugar en esa situación? Claro que is. Y, a eso es que Cristo y Pablo se estaban refiriendo, porque muchos divorciados, el hombre en particular, no siente ningún remordimiento sobre el divorcio. Su manera de pensar es que bajo la ley de Moisés (y más tarde algunas tradiciones) habían procedimientos legales establecidos para que las parejas se divorciaran. Así que si ellos escrupulosamente seguían esos procedimientos legales todo estaba bien y todo también estaba bien con Jehová. Ellos están equivocados. ¿Si ustedes están divorciados, y se vuelven a casar, acaso has buscado el perdón por eso, y todo lo que les condujo a eso? Si lo has hecho, entonces acepta Su perdón, y reconoce el pago completo de Cristo por parte tuya por esa transgresión, y continúa hacia delante con gratitud por la maravillosa misericordia que Él te ha mostrado al darte una nueva unión, dentro de la cual puedes operar en la manera que el hombre y la mujer fueron diseñados e intencionado que operara, aun cuando SU intención era que nosotros nunca necesitáramos una unión adicional a la original. Oye, ESO sí que es el amor de Dios. Es por ESO que necesitamos a Cristo.    

En resumidas cuentas aun cuando en la superficie podemos típicamente pensar del adulterio como un asunto de la carne, el cual ciertamente lo es, en realidad es también un asunto espiritual muy importante….aquí vemos esa dualidad una vez más, lo físico y lo espiritual existiendo simultáneamente….y el adulterio gira alrededor de “uniones” prohibidas. Así que nosotros debemos de estar claro que este 7mo mandamiento trata no solo con nuestras relaciones de matrimonio humano sino que también con nuestra relación con Jehová, y más específicamente con Yeshua, al cual todo creyente está comprometido.    

Volvámos a Leer Ex.20:15

Este es otro que puede presentarse  en el verso 13 en su Biblia. La 8va Palabra es  acerca de robar y es bastante directa, así que no hay necesidad de pasar mucho tiempo estudiándola. La misma quiere decir exactamente lo que dice. Aunque, la palabra hebrea para robar es, ganab, que lleva consigo la idea de sigiloso…..furtivo. Así que la idea aquí es que el tomar algo que no te pertenece legítimamente por medio de ser sigiloso o furtivo es igual como robar en una tienda y ponerte algo en el bolsillo. Obviamente, el ponerte algo en el bolsillo es un crimen. Pero en la economía de Dios el obtener algo por medio del engaño, aun si es técnicamente LEGAL y por ende no es un crimen  para procesar, el mismo también es robar.    

Volvámos a Leer Ex.20:16

LA 9na Palabra: Ahora, esto en ocasiones es solo presentado como “no mentir”. Y, ciertamente, eso es parte del significado de este Mandamiento. Pero, esta Palabra está escrita con un sentido legal/judicial, y habla primordialmente de la idea de decir algo falso en contra de alguien en una corte de justicia. Y eso  cae muy bien con el marco de referencia de la Torá, la Ley. Ósea, que todos los eruditos hebreos de antiguedad veían la Torá como siendo acerca de la justicia de Dios. Así que, el contexto de esta Palabra es bastante igual a perjurio. Ósea, en un juicio si tú das una contestación falsa, o si acusas a alguien falsamente, sabiendo bien que la acusación no es cierta, entonces TÚ eres el que es culpable. Al igual que nosotros debemos ser MUY cuidadosos cuando nosotros ocasionamos usar el nombre de Dios, nosotros debemos también ser muy cuidadosos de lo que nosotros decimos de otras personas…..particularmente si es de una naturaleza negativa. Cuando nosotros murmuramos, o acusamos a alguien de algo que nosotros no tenemos conocimiento inmediato, nosotros estamos en peligro de transgredir el principio de esta 9na Palabra.  

Volvámos a Leer Ex.20:17

La 10ma Palabra es que “no codicies la casa de tu vecino”, o su esposa o sus siervo o sus animales o cualquier cosa que le pertenezca a él. Ahora, en lenguaje sencillo, el codiciar quiere decir que quieres algo con mucho capricho. Que tú harías cualquier cosa para obtenerlo. O que alguien tiene lo que tú no tienes y eso te hace que lo envidies tanto que te amarga. O, aun más común, que alguien tiene algo que tú no tienes, y para ti es injusto….porque tú te lo mereces más que ellos. Ahora, la lista de cosas en esta Palabra que uno puede ser tentado a codiciar, mientras que es completamente literal, tambien está bastante en el contexto de la vida y la cultura hebrea antigua. En la cultura de tribu, como Israel, la manera típica PAGANA de alguien ganar (el cual de hecho Jehová estaba tratando de que Israel se moviera lejos de eso) era el tomar lo que le pertenecía a otra persona. Casi siempre era alguien fuera de su tribu al que ellos le cogían, pero no necesariamente. La referencia a los esclavos, o a los hombres y criadas, era mayormente acerca de la propiedad o las riquezas. Los sirvientes eran generalmente comprados, o ellos tenían que voluntariamente servir ellos mismos (a veces llamado servicio voluntario) por un periodo de tiempo, para si acaso poder pagar una deuda familiar, o aprender un oficio, o porque ellos eran tan pobres que era una de las pocas maneras de sobrevivir. Pero, el coger, el secuestrar, la esposa de alguien, o los hijos, y los esclavos era un método pagano muy común usado para aumentar su poder personal el tamaño de su familia o la tribu. Y, de hecho, esta práctica es una que aun ocurre hoy en día en culturas de tribus de África y Asia.

La mención de los animales es nuevamente acerca de riquezas. Debido a que los Israelitas eran primordialmente pastores, ahora, los animales representaban cualquiera que fuera sus riquezas. Mientras más animales tuvieras, más rico eras.  

Y, para ser justo a estos 3 millones de hebreos deambulando, ¿en qué más podían ocupar su mente, día y noche, sino era el querer lo que otra persona tenía que ellos no tenían? Ellos no empacaban y deambulaban todos los días. Después del Monte Sinaí, ellos solo se movieron unas cuantas veces más. Durante sus 40 años en el Desierto, ellos permanecieron bastantes meses en un solo lugar, hasta que el pasto o el agua se acababa, o se movían bajo la dirección de Dios. Una vez establecidos, debieron de haber tenido mucho tiempo para solo sentarse y pensar. Y, la gente siendo gente, especialmente cuando la insatisfacción de su situación los consumía, ¿qué otra cosa iban ellos a QUERER en ese desierto, que no fuese lo que sus vecinos tenían?  Nosotros estamos todos al tanto, o al menos debemos de estar, que en una sociedad de beneficios sociales, donde hay mucho ociosidad, el codiciar lo que otros tienen llego a ser el pasatiempo nacional favorito.

Bueno, eso completa nuestro vistazo de las 10 Palabras, las cuales son los 10 principios sobre los cuales Dios va a basar todos los otros mandamientos e instrucciones que Él le da a la humanidad. Por tanto, esta es solo la preparación de lo que ha de venir.  

Volvamos a Leer ÉXODO 20:15-23 (en algunas Biblias puede ser del 18-26)

¡Que día ha sido este para Israel! El fenómeno físico que había estado estremeciendo la montaña, humo como una masa nebulosa ascendiendo a la cima, el sonido del trueno de la voz de Jehová al ÉL presentar los principios de SU sistema de justicia para que TODO Israel escuche, y las notas del shofar haciendo eco por el valle el cual servía para  poner un temor reverente de Dios en las personas. ¿Podría ser que Pedro sintió que él no podía estar en la presencia del Señor cuando el finalmente entendió quien Yeshua era, y así mismo pasó con los hebreos…..que sus piernas casi no podían sostenerlos en pie lo suficiente para que ellos se retiraran de la montaña Santa?  

Así que, las personas le preguntaron a Moisés que hablara con Dios POR ellos, y que Dios hablara con Moisés, y luego Moisés les informara a ellos lo que Dios dijo. Desafortunadamente, esto no era completamente un “temor” espiritual el que causaba que ellos le pidieran  a Moisés que interviniera. Y, Moisés instantáneamente reconoció esto y le dijo al pueblo en el verso 20 que no tuvieran miedo; ya que habían tres razones por la cual Jehová se había presentado a ellos con tal maravillosa demostración de poder y gloria: 1) para probarlos, a ellos…. Para poner a prueba a Israel. Aquí la palabra hebrea para prueba es nacah, y la misma imparte la idea de que los hebreos son siendo los objetos del sistema de justicia de Jehová. Demasiadas veces tenemos el retrato mental de la frase “siendo probados” o “prueba” como una serie de retos u obstáculos puestos en nuestro camino por Dios, viendo como reaccionamos a ellos; y luego, dependiendo como nosotros hacemos, nosotros somos juzgados. Mientras que hay, en ocasiones, retos y dificultades en nuestras vidas que Jehová nos permite enfrentarnos, que no es el principal impulsor de esta idea; más bien, es que el Señor está continuamente enseñándonos Su camino de justicia a SU pueblo: como vivirla y como administrarla. La 2nda razón es que las personas deben tener un TEMOR REVERENCIAL de Dios, no un terror de Dios. La idea es tener reverencia para SU Santidad. Aquellos que aman a Dios NUNCA necesitan tener HORROR por Dios….pero aquellos que NO aman a Dios, ciertamente deben tener miedo. Y, 3ro, que los hebreos aprendieron a no pecar. Dios a través de las 10 Palabras que ÉL les acaba de dar y las próxima serie de 603 “leyes” más, está enseñando a las personas de qué se trata SU naturaleza Santa, cuáles son sus estándares de justicia y rectitud……no solo para que ellos desarrollen una filosofía acerca de la vida como sus paganos vecinos, o para hacer doctrinas religiosas, o para tener discusiones intelectuales sobre las mismas.  Más bien, para que las personas que ÉL separa para ÉL Mismo no ofendan, no pequen en contra, del MÁS Sagrado que los separa de acuerdo a Su gracia.

Luego, Jehová le dice a Moisés que le recuerde a las personas (y francamente, yo creo que esto era más para el beneficio de las futuras generaciones y no para los que estaban allí) que fue Dios Mismo el que habló estas palabras, y No solo a Moisés. Todos lo escucharon. Esto fue hecho públicamente para que no hubiese duda que fue a la manera de Dios y no la de Moisés.

Jehová parece nuevamente dirigirse al asunto de “otros dioses”, y de hacer imágenes. ¿Está ÉL solo repitiéndose Él Mismo….repitiendo el 2ndo Mandamiento? Yo no creo. La 2nda Palabra ciertamente decía “ningún otro dios”, pero luego continúa hablando acerca de hacer símbolos e imágenes  y representaciones….de ÉL. Y, esto cae muy bien con la mentalidad hebrea de antigüedad sobre este tema, y fue confirmado en la construcción del Tabernáculo del Desierto en que NINGUNA imagen de SU persona ÉL instruyó que construyeran, y ciertamente ninguna fue hecha.   

El continúa e instituye otro principio importante: Jehová va a determinar dónde los altares a ÉL deben ser construidos, y CÓMO deben ser construidos. Hay SOLO un propósito para un altar: sacrificio. Un altar NO es un simple monumento, un recordatorio de una persona o un evento. No es un podio dónde alguien habla o actúa. Ya sea de lo pagano o lo Divino, un altar es un lugar donde la adoración de una deidad toma lugar y el sacrificio a esa deidad ocurre.  Y dondequiera que sea que Dios decida que un altar sea puesto, ahí, presumiblemente en conjunto con un sacrificio propio, Dios va a bendecir a Su pueblo. Pero SOLO ahí, no en cualquier lugar que la gente escoja. Y, ÉL no quiere un lugar donde construyan el altar con grandes lujos; porque nosotros TODOS entendemos, profundamente, lo que sucede cuando tratamos de construir edificios fabulosos para Jehová….nosotros terminamos construyendo edificios fabulosos para nosotros mismos…nuestros propios esfuerzos…nuestros propios talentos y regalos…nuestra propia prosperidad…alrededores que solo nos placen a NOSOTROS. Jehová dice aquí que simplemente  acumules un poco de tierra para hacer el sacrificio sobre el mismo. Y, ÉL tambien les da a los Israelitas permiso para construir un altar de piedra, si así ellos lo deciden. Pero debe ser simplemente piedras puestas unas encima de las otras, igual como las cogen de la tierra. Porque el tomar una herramienta y tratar de hacer de la piedra algo mejor que su forma natural, ante los ojos de Dios, PROFANA el altar. Bueno, si ALGUNA vez hubo una instrucción de Dios que ha sido ignorada por los hebreos y los cristianos, es esta. Acaso nosotros no construimos las catedrales, iglesias, sinagogas más fabulosas PARA Jehová….nosotros las decoramos con los materiales más finos y hacemos lo mejor para mantenerlo inmaculados. Y no debemos confundir el Tabernáculo del Desierto que sería construido con materiales costosos, y más tarde el Templo (el cual era solo la versión permanente del Tabernáculo), con lo que Dios está hablando aquí. Él Tabernáculo fue construido como una herramienta de enseñanza y un lugar donde Dios iba a morar con el hombre. Todo lo que concierne a ese Tabernáculo tendría un gran significado; un significado profético…era aún un modelo de la morada celestial de Jehová. En nuestros días, Dios no quiere templos de piedra y madera y de oro y plata. NOSOTROS somos SU templo. Al igual que aquí en Éxodo lo único que ÉL quería era el polvo de la tierra como el lugar de sacrificio, así mismo ÉL quiere el polvo de la tierra del cual NOSOTROS fuimos creados como el lugar donde SU Espíritu vive con el hombre. Los lugares donde nosotros nos reunimos para tener camaradería y adoración comunal NO son equivalentes al Tabernáculo o el Templo….Dios ni tan siquiera quería un Templo fijo que fuese construido….EL solo lo hizo porque el rey David insistió tanto que lo construyó. No, yo creo que yo puedo decir sin equivocarme que Jehová preferiría que nosotros le sirviéramos a ÉL con nuestra obediencia que con estructuras magnificas; que nosotros usáramos todo el dinero y tiempo que toma construir  y mantener hermosos edificios y en vez alimentar a los hambrientos, sanar a los enfermos, bendecir a SU pueblo Israel, y llevar el evangelio a todo el mundo.    

 

 

 

925 N. Courtenay Parkway, Suite 19, Merritt Island, FL 32953
(321) 459-9887